Inicio > Mis eListas > abbacristica > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1141 al 1160 
AsuntoAutor
SOMOS LA DIFER Alejo Ca
Seminario Místico Arnau Sa
Saber dar y recibi Alejo Ca
La Importancia del Gerardo
La Importancia del Gerardo
Carta 9: El Mayor Gerardo
Carta 12: La Recep Gerardo
Mensaje ... Alejo Ca
Jesus el Gran Rebe Gerardo
Abandono del Conoc Gerardo
Carta 14: La Confi Gerardo
carta quince: La v Gerardo
Análisis carta 16: Gerardo
al buscador espiri nicol si
CON JESUS Alejo Ca
EN LAS MANOS DE DI Alejo Ca
El Amor de mi Vida Alejo Ca
Seminario en Argen Arnau Sa
RV: Carta 18: La m Gerardo
Padre Nuestro Alejo Ca
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Abba_Cristica
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1152     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[abbacristica] carta quince: La vulnerabilidad.
Fecha:Jueves, 23 de Junio, 2005  18:31:48 (-0400)
Autor:Gerardo Sanhueza <gerardo.sanhueza @.....com>

Análisis carta quince: La vulnerabilidad.
 
Assalamu’ Alaikum hermanos y hermanas.  
 
La carta de hoy tiene directa relación con la actitud del aprendiz. Muy similar al contenido de la carta “la receptividad”, salvo que en esta ocasión se trata de la decisión, de la intencionalidad.
 
Recuerda confiar que con un Maestro cualquier situación, en cualquier momento puede usarse para despertarte. No te protejas. Sé inseguro, sé vulnerable, entrégate y deposita tu confianza en tu Maestro.”
 
Como Chellah del Maestro Arnau, he ido mirando cada vez más mis mecanismos de defensa. Uno de los grandes errores que he cometido es el buscar como perfeccionarlos. El Maestro nos comentaba como es eso típico de los aprendices, y nos decía también que ahí esta la ventaja comparativa que alguien nuevo en el autoconocimiento tendría respecto de nosotros.
Las defensas de quien recién comienza son muy pocas y muy lineales, y por lo tanto no es muy difícil verlas ni pasar sobre ellas.
La Maestría, tal como dice el Maestro Arnau Sarrá, está en ir y mirar, ir de frente a aquello que nos produce trastornos. Las defensas deben ser derribadas, porque son rigieses, y el secreto de la felicidad está en el ser flexible.
El no proteger deja los problemas a al vista, y por eso podemos enfrentarlos inmediatamente, sin perder tiempo en identificar las barreras, ni combatir los “fantasmas”. Así seremos permeables a la sabiduría del Maestro.
 
La historia nos habla de que el Maestro Ekido mata a uno de sus discípulos cuando este equivoca un golpe al gong por estar mirando a una bella joven.
La historia me suena muy fuerte, y me produce cierto bloqueo, pero mirémoslo en profundidad.
 
En el texto se nos dice que era tradición en Japón que el discípulo dijese al maestro: `Mi vida y mi muerte, ambas son tuyas. Si quieres matarme, puedes hacerlo`, luego lo firmaba, dándoselo por escrito”
 
El maestro tuvo la valentía de usar la vida de su discípulo para iluminarlo. ¿Por qué iluminarlo? El Maestro Arnau Sarrá Soler nos enseña que vivir sin conciencia es equivalente a estar muerto. Con el golpe que Ekido dio a su discípulo, lo puso alerta. Fue una técnica dura, pero lo hizo morir conciente del aquí y el ahora, lo hizo morir conciente completamente de la importancia de mantenerse haciendo lo que se está haciendo.
Las lecciones que mejor se aprenden son las que más dolor o miedo nos provocan. Una lección como la que Ekido dio a su discípulo no será olvidada fácilmente.
 
En primera instancia, el maestro nos parece cruel y frío. En realidad el maestro amaba a su discípulo, porque se arriesgó a ser condenado para poder iluminarlo. Los samuráis pedían a su mejor amigo, aquel que más los amara para que los asistiera en su muerte. Esto es porque alguien a quien no le importas no correrá los riesgos necesarios como para dar el golpe con la intencionalidad necesaria. El Maestro fue devoto a su discípulo, y tomó riesgos que podría haberse evitado al hacer lo que hizo.
¿Por qué el maestro estaba parao atrás del discípulo? Sin duda el golpe no fue producto de un ataque de cólera.
 
¿Cuánto vale su iluminación? Esta historia me hace pensar en quienes se quejan porque no creen que la espiritualidad deba ser pagada, y pienso que el Maestro tenía mucha razón cuando nos decía “ni para tontos ni para pobres”. Quien no es capaz de dar un peso por su evolución personal nunca dará su vida por servir a Dios, y el TaoZen que tenemos el honor de recibir del Maestro Arnau, como el mismo dice: “es para servir, NO para SERVIRSE.”
 
Infinitas bendiciones.
 
Gerardo Sanhueza Bustos.
Tâleb:: Muhtadi:: Al Waliy
Iniciado en la luz, el verbo y el sonido
Al Murid- Chellah
 
Orden S.O.M.O.S.

 

http://s_o_m_o_s.tripod.cl/somos/

 

 

 

Sanaciones y Terapias      :  http://rabibinah.tripod.cl/sanaciones_terapias/
Ashram Tao Zen                :  http://rabibinah.tripod.cl/ashramtaozen/
Salto Quántico Planetario   : http://www.egrupos.net/grupo/22-12-2012
Foro lista Tao Zen              :  http://www.elistas.net/lista/tao-zen
Grupo Exclusivo Iniciados  :  http://www.egrupos.net/grupo/somos
Escritos y Currículo Guru Ji :  http://rabibinah.tripod.cl/gurujirabibinah/

 

Para recibir Boletín,  enviar un email en blanco  a  ashramtaozen-subscribe@... y confirmar suscripción en domeus
un E-mail no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido, envíenos un email solicitándolo

 

 

 

Carta 15: La Vulnerabilidad

ecuerda confiar que con un Maestro cualquier situación, en cualquier momento puede usarse para despertarte. No te protejas. Sé inseguro, sé vulnerable, entrégate y deposita tu confianza en tu Maestro.

El Maestro japonés Ekido era muy severo y sus discípulos le tenían miedo. Un día un discípulo se hallaba dando la hora en el gong del templo. Repentinamente erró el golpe, al mirar a una hermosa muchacha que cruzaba las puertas del templo. El discípulo estaba perdido. Ya no estaba más allí. Se convirtió en deseo; con su mente comenzó a seguir a la muchacha, entró en un sueño...

En ese momento el Maestro, que se hallaba de pie detrás de él, le golpeó la cabeza muy fuerte con el bastón, tan fuerte que cayó y murió. En Japón, una de las tradiciones más antiguas era que cuando un discípulo se acercaba a un Maestro, le decía: `Mi vida y mi muerte, ambas son tuyas. Si quieres matarme, puedes hacerlo`, luego lo firmaba, dándoselo por escrito. A pesar de esta tradición, la gente comenzó a condenar a Ekido. Sin embargo la tradición de Ekido se convirtió en una de las más significativas del Japón. Diez de sus discípulos alcanzaron la iluminación, un número poco frecuente.

Y después que murió este discípulo, Ekido siguió como si nada hubiera ocurrido. Siempre que alguien le preguntaba sobre el discípulo, él reía. Nunca dijo que algo hubiera andado mal, o que sólo fue un accidente, reía. Debido a lo que ocurría en su interior, este discípulo logró algo. Su cuerpo cayó, pero dentro él se volvió alerta. El deseo desapareció, el sueño desapareció, todo cayó con su cuerpo, hecho pedazos. En ese estado de alerta murió. Y si tú puedes unir el estado de alerta y la muerte, te has iluminado.

Ekido utilizó el momento de la muerte tan hermosamente, y el discípulo llegó. Era un gran artista, un gran Maestro.

Fíjate en este relato y quizás pienses que el Maestro mató a su discípulo. No es eso lo que sucedió. El discípulo iba a morir de todos modos y el Maestro lo sabía. Esto no se dice en el relato. No puede decirse, pero es así como ocurrió. De no ser así, no era necesario que el Maestro estuviera de pie detrás del discípulo mientras golpeaba el gong, que era una cosa de todos los días, un simple ritual cotidiano... ¿no tenía Ekido nada más importante que hacer?

En ese momento no había nada más importante: la muerte del discípulo debía ser utilizada. Pero éste es un secreto íntimo y yo no podría defender a Ekido ante una corte de justicia. Un Maestro mira profundamente dentro de ti; conoce el momento exacto de tu muerte. Y, si te has entregado, la muerte puede ser usada.

Siempre que leo esta historia me pregunto porqué sólo diez discípulos alcanzaron la iluminación más tarde; este hombre podría haber iluminado a muchos. Los demás deben haberse protegido.

Tu protección es tu pérdida. Cerca de un Maestro sé inseguro, porque él es tu seguridad. Exponte al peligro. Los Maestros sólo están interesados en iluminarte totalmente... pero se necesita una gran disposición. Se necesita madurez y entrega.

Raíces y Alas