Inicio > Mis eListas > abbacristica > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1302 al 1321 
AsuntoAutor
RV: Anclaje del Me Gerardo
2 de Noviembre, dí GALEONES
Análisis carta núm Gerardo
Análisis carta nu Gerardo
Día 288 Alejo Ca
COMERCIAL EXCELENT Alejo Ca
Existe el Mal Alejo Ca
Mensajero del amor GALEONES
Azul y rojo....esp Alejo Ca
Oración matutina Alejo Ca
Aceptad todo cuant GALEONES
No digáis nunca qu GALEONES
Análisis carta núm Gerardo
UN NUEVO DIA... Alejo Ca
Guru =11/ Portal 1 Arnau Sa
RV: Guru =11/ Port Gerardo
"Ya está todo dich GALEONES
Mensaje de Nuestro GALEONES
Maestro Arnau Sarr Gerardo
La Oración de Hoy Alejo Ca
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Abba_Cristica
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1312     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[abbacristica] Aceptad todo cuanto se os dice -
Fecha:Domingo, 6 de Noviembre, 2005  17:05:12 (+0100)
Autor:GALEONES <galeones @.......com>

97-3-2

 

 

 

          

 

        




 «Aceptad todo cuanto se os
dice, y recordad que cuando
entréis en el templo, lo hagáis
con respeto, cuando toméis mi
Cuerpo, hacedlo de rodillas
  
  

         
                         "Aceptad todo cuanto se os dice"

    
Mensaje recibido en Talavera de la Reina, Toledo, a través de
               José-Luis Manzano García - el día 2 de Marzo, de 1997. 
 

El Maestro:  La Paz del Señor es con todos vosotros.
PUBLICO: Y con Tu Espíritu.

El Maestro:  Ave María Purísima.
PUBLICO: Sin pecado Concebida.

El Maestro:
   "
¿Quiénes son para juzgar el acto de un hermano?"  "¿Acaso son ellos Dios?" De la misma forma en que juzgárais a vuestros hermanos, de la misma forma así seréis juzgados.  "¿Quiénes sois para señalar el pecado de un hermano?" "¿Acaso sois Dios?"   Lo que hiciérais en vuestro mundo, se os recojerá para penar o gratificarlo así.  

   "¿Quiénes sois para criticar el acto de un hermano?"  "¿Sois Dios?"
 
  "¿Acaso lo véis todo?”  ¡Cuántos errores cometeréis hijos míos! 

    Y qué ciegos seguiréis una y otra vez, y aunque oigáis lo que oigáis, haréis todo a la imagen que vosotros queréis, y se os diga lo que se os diga, siempre haréis lo más conveniente para vosotros.  Hijos míos:

    El día cuatro de abril vuestras lágrimas regarán este lugar.  Si sois fuertes, habréis comprendido todo cuanto ya habréis oido, si sois debiles, decaeréis y perderéis la Fé en Dios.  El día cuatro de Abril es el último día que mi voz se oye sobre este lugar.  Y vosotros os preguntaréis que ¿Porqué?  

   Porque así lo estima la voluntad de Dios, y así se cumple.  Porque durante mucho tiempo, escuchásteis mensajes que fueron tesoros, y los guardásteis con ahinco para vosotros, y no cumplísteis.  Ahora deberéis de cumplir todo cuanto oísteis..., pues solamente os dejaré de este lugar la pequeña ermita y la IMAGEN de mi Madre, dentro de ella será para vosotros.

     Este lugar permanecerá una hora abierto, de cuatro a cinco de la tarde. No se rezará en este lugar el Santo Rosario a voz en grito, como hasta hoy se hizo. Cada cual durante esa hora, podrá visitar su ermita y orar lo que estime. De todo ello también os aparto el agua, en la cual tuvísteis tanta fé.

    ¿Qué os puede dar un agua, hijos míos?, ¿la salud...?  ¿No es más importante el alma?
 Muchos habréis visto la curación por medio de la oración. El agua fué un medio, y muchos ya no volverán, porque no tendrán su agua. Y otros empezarán a levantar testimonios, pues ya lo hacen

   
Que digan todo lo contrario a cuanto hoy Yo digo. No sintáis dolor ni pena, hijos míos:  Este joven deberá ser como los demás, indistintamente.  ¡Cuidado!, digo indistintamente. No estará en este lugar, ni en la ciudad que lo vió crecer, ¡no!  Deberá marchar, será como los demás, pero indistintamente.  

     El lugar donde él esté, solamente les será permitido saberlo a aquéllos que le aman puramente. Pocos son.  Pero vosotros sed fuertes, pues él lo ha tenido todo y siempre lo tendrá.  ¡Sí, hijos míos!  Hasta hoy Yo en la tierra, le he dado su consuelo; consuelo hay en la tierra, y allá ya lo tiene.

    ¡Sí hijos míos! Todo os parecerá extraño, pero así ha de ser, y más: Es.  El ya no nos verá a partir del día cuatro de Abril, pues siempre sabrá que siempre estaremos con él y sus decisiones serán aceptadas.

    No lo dudéis, porque Yo sé que tú no lo dudas. Todo cuanto oís, os seguirá pareciendo extraño, ¡no lo es!  Sed fuertes y si hay algo que quiero que cumpláis con más ahinco que nunca, es: "Que os améis los unos a los otros como Yo os he amado".  

    No temáis, porque Yo os aseguro hijos míos, que indistintamente estaréis orando en vuestras casas y habrá alguien que toque vuestra puerta, para compartir oración con vosotros. Yo os lo aseguro y así se cumplirá.
 

    Sed fuertes hijos míos, ya que este Domingo, es el último Domingo que habrá BENDICIÓN ESPECIAL. Demostratásteis ser obedientes durante un tiempo, pero hay muchos que ocultaron detrás de la obediencia, una apariencia extraña, que a vosotros os pudieron engañar, pero no a Mí.   

   
Y es más, aún a tí hijo mío, hoy en día, intentan engañarte, pero a Mí no me engañan. ¡Pobres almas! Hijos míos, sed fuertes.  Se os repite hijos míos:  ”Que seáis fuertes y que vuestra Fé no decaiga..” ¡Pedidme, hijos míos!    

  
(El público pide, pero no se entiende lo que dice.)

El Maestro:  
   Durante doce años próximos os he dado a comer de mi manjar hijos míos..., os he dado la Luz a aquéllos que estábais ciegos. Os he dado a conocer la verdad a aquéllos que estábais en lo incierto.  Muchos después de tanto tiempo, volvísteis a Mí, estábais apartados y Yo os acogí. Nunca os despreciaré hijos míos, porque os amo. Pero os importa más vuestro cuerpo aún.  

     
«Cuando lleguéis hasta el Padre, no tendréis que darle cuenta de los dolores sino de vuestras obras.»

  
 ¿Qué le presentaréis entonces? ¿Preocupaciones físicas., humanas, materiales, u obras? ¡Pobres hijos míos...! En tanto tiempo tuvísteis para aprender y desperdiciásteis el tiempo ofrecido.

   ¡Ay, hijos míos! Sed fuertes, se os repite.  Pedid hijos míos.        

PUBLICO:
  (El público pide, no se entiende.)

El Maestro:  Seguid pidiendo hijos míos.
                                  
PUBLICO:
(El público pide.)
                        
El Maestro:  ”Este mundo..., ¡ay, este mundo hijos míos!  El mundo en el que radica la voluntad del más fuerte.  En la que creéis palabras de hombres que se llaman dioses..., "¿qué vísteis? ¿Qué hicísteis...?"

    ¡Cuánto se os preguntará en ese Juicio! ¡Levantad los objetos hijos míos! 

    Con todo mi amor, todo lo que alzáis ante el Cielo, bajo la mirada de vuestro amado Padre, queda bendito:

Padre Eterno:  En Mi Nombre.                         
El Maestro:  En el Mío. 

La Madre: Y con la Luz de mi amado Esposo el Espíritu Santo...

El Maestro:  Ya está bendecido.                     
PUBLICO: Gracias Maestro.

El Maestro:  
   Hoy, hijos míos, bendigo vuestras almas, para que sepáis caminar por los senderos que durante tanto tiempo os ofrecí y renegásteis a ellos. Sed fuertes, se os repite.  Bendigo vuestras almas con todo mi amor, y lo hago así: 

Padre Eterno:  En mi Nombre. 
El Maestro: En el Mío.

La Madre: Y con la Luz de mi amado Esposo el Espíritu Santo...

El Maestro:  Vuestras almas ya están bendecidas.    
PUBLICO: Gracias Maestro.           

El Maestro:  Mi voz dejará de oirse sobre este lugar el día cuatro de Abril.

  
 Y tú recuerda hijo mío: ”Deberás salir de tu ciudad, ser uno como ellos, y salir también de la casa donde te criaste.” Cumple mi  voluntad, porque conmigo te hiciste un hombre hijo mío, y debes demostrarlo.  Hijos míos:   

   «Aceptad todo cuanto se os dice, y recordad que cuando entréis en el templo, lo hagáis con respeto, cuando toméis mi Cuerpo, hacedlo de rodillas.»  
  

    Y  cumplid. Cumplid y sed fuertes, se os repite. Volveré. Y recuerda hijo mío, que sobre la tierra, también te ofrezco consuelo, porque Yo soy quien elige para tí, no los hombres. Y recuerda hijo mío: ”Si hay algo de lo que te privé, fué porque no te correspondió, pero amad y corresponded.” 
  

    Yo soy quien priva de lo que da, aunque muchos no lo creáis, ¿verdad, hija mía?  Cumplid.  Adiós hijos míos.                               

PUBLICO:  Adiós Maestro.

Padre Eterno:  Adiós hijos.              
PUBLICO: Adiós Padre.

La Madre:  Sed fuertes hijos míos, y recordad que el día cuatro de Abril, será un día muy especial aún así, y que vuestras lágrimas regarán este lugar.

   Adiós hijos míos.

PUBLICO: Adiós Madre.

El Hermano:   Que la Paz del Señor quede así con vosotros.     
PUBLICO: Y con Tu Espíritu Hermano.

El Hermano:   Volveremos. Ave María Purísima.                          
PUBLICO: Sin pecado Concebida.

El Hermano:   Adiós hermanos.      
PUBLICO: Adiós Hermano.__


                       
http://es.geocities.com/aparicionesymensajes2002

  


       
 c.f.  
Otros mensajes de Talavera
   
  

  
 -    Extractos de los mensajes más importantes de Talavera -
      
  (Cuadro sinóptico de tan importantes revelaciones.)
 
  

 
  -     Mensajes 1997-2005                

    -     Mensajes 1991-1996      
    -     Mensajes 1990          
    -     Mensajes 1988-1989       
    -     Mensajes 1985-1987