Inicio > Mis eListas > abbacristica > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1521 al 1540 
AsuntoAutor
Mensaje del Angel galeon
Estado del Pacient Roberto
Estado del Pacient Roberto
Mensaje 4-4-2005, galeon
EL CUATRO DE ABRIL galeon
Judas entrega a su galeon
Novena a la Miseri galeon
Grito de Angustia galeon
MAÑANA DE RESURREC galeon
CORONILLA DE LA MI galeon
16 de Abril, festi galeon
Yo iré a recoger s galeon
En el día de la Vi galeon
Zrto Alejo Castro Roberto
Dios prohibe adora galeon
Declaraciones de J galeon
No olvidar el mens galeon
Yo vendré a pedir galeon
Las apariciones de galeon
AVER KE LES SALE Roberto
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Abba_Cristica
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1526     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[abbacristica] Judas entrega a su Maestro
Fecha:Jueves, 5 de Abril, 2007  13:52:21 (+0200)
Autor:galeon <galeones @.......com>

 
             «Judas entrega a su Maestro.»
    
   
MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN, RECIBIDO A TRAVÉS
DE JOSÉ LUÍS MANZANO GARCÍA, EN TALAVERA (Toledo).
                 EL DIA 12 DE ABRIL DE 1990.
  
El Hermano:  La Paz del Señor está así con vosotros.
El Hermano:  Y con tu Espíritu Hermano.
  
El Hermano:  Ave María Purísima.
Publico: Sin pecado concebida.

El Hermano:
 Jueves Sagrado, Jueves de dolor. ¡Cuántas cosas ocurrieron sobre tí,
Jueves Sagrado, en aquella sagrada noche, en la cual dos Corazones se
traspasaban de dolor, uno al ver cómo moriría, y el otro Corazón, al ver
que se cumplía lo que ya sabía desde niña.

  Noche triste para aquellos que aman de verdad sus Corazones Sagrados.
Noche de dolor en la cual una traición inmunda es dirigida hacia Jesús:
Su propio apóstol le entrega..., ¡su propio apóstol!

  Todo está escrito, pero hay muchas cosas olvidadas desde aquel entonces.
Hay palabras que aún se recuerdan, y otras que están olvidadas: "En verdad
os digo que uno de vosotros que estáis aquí, me vais a entregar".

  Todos ellos extrañados comenzaron a preguntarle así, uno tras otro:
  "¿Soy yo Maestro?" "¿Acaso soy yo?"

  Y Pedro enseguida dijo al Señor:
  "¡Maestro!, yo nunca te entregaré, y nunca despreciaré tu Nombre".

 - "¡Pedro!, antes de que cante el gallo tres veces, tú me habrás negado
otras tres".
Y aquellas palabras, a Pedro se le olvidaron, y no las recordó
hasta que aquello que Rabí le dijo se cumplió.

  Y uno tras otro preguntaban: "¿Soy yo Maestro?" "¿Acaso soy yo?",
y Jesús con dulzura contestó:

 - "¡Aquél que moje el pan después de Mí, será el que me entregue!".

  Pero ellos no supieron escucharle, y no se dieron cuenta así. En la cual
se recuerda aquella sagrada, y ULTIMA CENA con estas palabras:

- "Este es pan que en mi Cuerpo se convierte, Cuerpo que será martirizado
y golpeado por vuestros pecados y errores
." Y así lo dió a los discípulos,
para que comieran todos así, del pan convertido así en su cuerpo.

 Cogió el Cáliz, lo levantó hacia el Cielo y dijo:

- "Así es ésta mi Sangre, que pronto será derramada por todos vosotros
para el perdón de vuestras ofensas y para alabar así al Dios Padre
Todopoderoso. Bebedlo así
."  Y todos bebieron.

 Acabado todo, aquella cena, todos se levantaron, Jesús se dirigió hacia
Judas Iscariote, y con una sonrisa de dulzura así dijo:
Judas, lo que has de hacer, hazlo ya!"

  Judas sí sabía lo que Rabí le dijo, y enseguida marchó para estar así
y llegar hasta los Sumos sacerdotes. Pero Jesús se dirigió así hacia el
Huerto de los Olivos. Cogió a Pedro, a Juan y a Santiago, y los demás
quedaron abajo de aquel pequeño monte.

   Pedro, Juan y Santiago dormían,  mientras Jesús con voz de dolor y
de agonía decía: "¡Padre, Padre!, si es posible que pase de Mí este
Cáliz, pero no se haga mi voluntad sino así la tuya"
.

  Y un Angel del Cielo ante él se postraba para consolar al divino Señor.
El Angel así le decía: "Todo está escrito Señor, todo se cumplirá".

  Mientras estas palabras resonaban así en la conciencia del Maestro,
él iba viendo así su dura Pasión, y lloró y sudó gotas de sangre.

  Ya se dirigían todos aquéllos a apresar al Maestro por aquel pequeño
camino que sube al huerto. Judas iba en cabeza con sus monedas en la
mano derecha, por las cuales había vendido al Señor. Su contraseña era:
"Aquél al que yo bese, aquél hay que apresar".

 El Angel le dijo así al Maestro: "Levántate, pues ya vienen por tí."

 Jesús se levantó, se puso en pie. Todos los Apóstoles al oir aquellos
ruidos y aquellas voces se levantaron. Los ruidos que allí se oian eran
los golpes que  así pegaban con sus palos junto a la tierra.

 Judas besó al Maestro, y al momento el Maestro contestó:
 "Judas, ¿con un beso entregas a tu Maestro?"

Y así dijo el Maestro: "Venís a por un inocente con palos y espadas,
como tratáis vosotros a los ladrones y asesinos. Yo soy inocente".


 Enseguida Pedro, con un acto de ira, desenvainó su espada. Y quiero
hermanos, que os deis cuenta de lo que ahora ocurre. Y así Pedro, a
uno de los criados del Sumo Sacerdote, cortó su oreja.

  Enseguida el Maestro le dijo: "¡Pedro!, envaina tu espada, porque
así está dicho: A quien a hierro mata, a hierro muere
".

 Cogió así la oreja que estaba en el suelo, puso su mano, y aquella oreja
quedó curada y puesta en su lugar.  Un milagro que aquéllos que le
apresaron no quisieron reconocer.

   Todos los Apóstoles marcharon corriendo, todos con miedo. Pedro
seguía de lejos al Maestro al igual que Santiago. Y Juan fué a avisar a
María diciendo: "¡María!, ¡corre!, ven, a tu hijo lo han apresado".

   María soltó un llanto de dolor, y enseguida corrió. Detrás iba Juan y
se dirigían así hacia donde tenían a Jesús que así lo iba a interrogar el
Sumo Sacerdote. Judas se arrepintió, pero era tarde.

  Lo que había hecho era un pecado mortal. Fué hacia aquel lugar y dijo:
"Tomad las monedas y soltad a ese hombre, es inocente".

  Y aquellos soldados respondieron: "No queremos tu dinero". Judas
cogió así su bolsa con el cual estaba el dinero, que así había vendido
a Jesús, y lo esparramó por el templo.

  Cogieron así los soldados aquel dinero, y así los sumos sacerdotes
compraron un campo con aquel dinero, llamado ahora "EL CAMPO DE
LA SANGRE", que está así dominado por un monasterio. Aquello sería
el antiguo cementerio de huéspedes. (Extranjeros.)

 Judas corrió hacia un árbol que estaba justamente al lado de un precipicio
hacia abajo. Se quitó así su fajín, lo colgó de una rama y asímismo él se
dió muerte.  La rama se partió y cayó al precipicio, y así se reventó.

  María, que seguía aquel camino donde Judas se había dado muerte, paró
junto al árbol y mirando hacia abajo con lágrimas y dolor dijo: "¡Tú has
sido el causante de tan grave dolor, tú has sido el culpable! Que Dios
sepa perdonarte."
  Y con lágrimas marchó, y Juan detrás.

  Fué entonces cuando el Sumo Sacerdote preguntó a Jesús: "¡Díme!,
¿Tú eres ése que dicen el Mesías?".

  Jesús dijo así: "Tú lo has dicho".

  El Sumo Sacerdote enfurecido volvió a preguntar: "¿Cómo te atreves a
llamarte Rey?"
  Jesús le dijo: "Mi Reino no está aquí, en tu mundo. En
verdad Yo digo: Veréis al Hijo del Hombre volver en las nubes del cielo
con gran poder y seréis juzgados".


  Con ira el Sumo Sacerdote rasgó sus vestiduras y así dijo: "¡Led Patán!,
!ha blasfemado!  ¿Porqué vamos a buscar a más que hablen en contra
de él? ¿Qué os parece si no, a vosotros?"

  Y todos contestaron: "Dadle muerte".

  Pedro estaba allí, y Santiago mucho detrás de Pedro. Alguien reconoció
a Pedro, una mujer, y le dijo: "¿Tú no eres aquél que iba con Jesús el
Nazareno, aquél que han apresado?"
Pedro dijo: "¡No!, yo no soy".

  Se sentó junto a una fogata y volvieron a decirle aquellos hombres:
-
"¡Tú eres el que seguía al que así mismo se llamaba Mesías!"
- "¡Tú eres!, en el acento se nota que eres de allí".
 

Pedro dijo: "¡No, yo no soy!"

 Aparecieron allí unos soldados, y aquéllos hombres le dijeron:
 
"Este seguía al Nazareno, ¡apresadle!"  

 Pedro se dirigió así a aquellos soldados y les dijo:
"Yo os juro en mi nombre que no conozco a ese Nazareno".

  Y aquellos soldados dieron un empujón a Pedro, y lo echaron hacia atrás.
Pedro se encaminó hacia aquel pórtico y de pronto un gallo cantó tres veces.
Pedro empezó a llorar. Y lloró y lloró. Aquello que el Maestro había dicho
se había cumplido. Santiago al igual, que veía que aquello se había
cumplido, cayó en tierra y comenzó a llorar.

  Y así siguió todo aquel martirio hasta que llevaron a Jesús ante el
Procurador Pilato, el cual interrogó a Jesús delante de tres sacerdotes
de la sinagoga, en la cual Pilato decía a Jesús: "¿De qué te condenan?"

  Dicen que Tú eres el Rey de los Judíos. Yo no veo en Tí culpa ninguna.
"¿Qué has hecho para que todo tu pueblo esté en contra de Tí?"

  Jesús callaba y no hablaba.  Pilato, al ver que Jesús no hablaba se enfureció
y le dijo: "¿Acaso no sabes que si yo quiero en este momento puedo
mandar que mis soldados te azoten y así apedreen, según vuestro rito?"

 Jesús levantó la cabeza y dijo:
"Si ese poder te lo concede el de arriba puede que tú lo hagas sobre Mí,
si EL no te lo ha concedido no hables porque EL puede más que tú".

 Pilato, al oir estas palabras maravillosas calló, no habló.

 Apareció enseguida la esposa de Pilato que así le dijo: "No hagas daño
a este hombre, no le mandes al suplicio porque por este hombre he
sufrido mucho esta noche en mis sueños"
.

  La Plaza estaba llena, todos esperaban la palabra del Procurador. Pilato
mandó que azotaran a JESÚS, en aquella columna de mármol blanco, mil
azotes redondeaban sus espaldas y vientre.  Pero aquello, para los soldados
no fué suficiente. "¡Este es el Rey!", y todos reían.

Le escupían en su rostro, le golpeaban duramente, le echaban al suelo y decían:
"¿Cómo me llamo?" "¿Acaso no lo sabes todo?" "¿Quién soy yo?"
"¿Quién te ha golpeado, Rey?"

  Enseguida uno de aquellos soldados dijo: "Un Rey necesita un manto", y fué
así a quitar el manto, así su capa. Y aquel soldado dijo: "¡No!, coge aquel
trapo de color púrpura"
. Se lo echaron en sus hombros.

  Y otro dijo: "Un Rey necesita una corona, bien yo se la traeré".

  Y cogió e hizo una corona de espinas de un zarzal, que en aquel tiempo no
eran las espinas tan pequeñas como en éste, la cual cogieron y pusieron en
su frente. Jesús sangraba y agotado estaba por el suplicio.

  Otro dijo: "También un Rey necesita un cetro, una bara de mando. ¡Toma
esta caña!"
, y antes de dársela en su mano derecha, con aquella caña
golpearon de nuevo sus espaldas y así su cara.

  Pusieron aquella caña en su mano derecha y lo presentaron otra vez ante
Pilato. Lleno de sangre y agotado, caía al suelo, pero volvía a levantarse
sobre sí.  Pilato al ver aquella imagen de dolor se entristeció.

Su intención era de liberar a Jesús . Por aquel entonces se concedía liberar
a un ladrón, en la fiesta de aquella pascua, Jesús de Nazaret y Barrabás.
¿A quién queréis que suelte?  Unos decían: "Suelta a Barrabás".

   Otros decían:
 - "Suelta a Jesús, aunque nos haya engañado no se merece el sufrimiento".

  Allí estaban las TRES MARÍAS. Dos consolaban a María, y así eran las
tres.  María vió que su Hijo estaba envuelto en sangre y una corona de
espinas se incaba en su frente.

 Pilato se lavó sus manos, y antes de lavárselas dijo: "¿Y qué queréis que
yo haga con este hombre?"
Y todos dijeron:

 - "¡Crucifícalo, crucifícalo, crucifícalo, crucifícalo!", "¡crucifícalo!"

 Y el pueblo entero se levantó en esa voz diciendo: "¡Que lo crucifiquen!"

  Pilato se lavó sus manos diciendo: "Que así se escriba según yo digo:
Que la sangre de este inocente caiga sobre vosotros".

  Y así fué todo aquello. Más lo que vendrá mañana en el paso de la calle
de la amargura hacia el monte de la Muerte, por aquél pasadizo de las tres
calaveras,  y por aquellos lugares y aquellas piedras que vieron como su
Dios lloraba, al ver lo que hacían con su amado Hijo. Fué tan triste, fué
vivido. Muchos no saben comprender, otros no tienen corazón.

Padre Eterno:
  Pero en verdad esto fué lo que hicísteis con mi Hijo, y todo esto aún se
vive. Con vuestros pecados y errores, día tras día carga con su cruz y se
encamina al mundo para decir con amor: "Esto es lo que hacéis sobre Mí".

El Hermano:
  En su interior unas palabras gritaban diciendo: "Malán Alín", que quiere
decir: "Todo se cumple Padre".  Le volvía a repetir:
"Malán Alín..."; "todo se cumple Padre", y así se cumplía.

  Y Pronto llegará el dolor en el cual tú, hermano, y todos aquéllos que
tengan corazón, acompañaréis a María hasta el monte Calvario con su
sufrimiento. No solo a María, sino aquellas dos mujeres que se ocupaban
en consolarla. Todo esto es vivido y sufrido a la vez.

  ¡Shalom! Que la Paz quede con vosotros. Adiós hermanos.

PUBLICO: Adiós Hermano.

Padre Eterno: Adiós hijos.
PUBLICO: Adiós Padre.

La Madre:
  Este es mi sufrimiento hijo mío.¡Mira lo que hacen con mi Hijo! Aún
recuerdo cuando era niño, en mis brazos lo cogía, pero recuerdo también
que también lo cogí envuelto en sangre, y golpeado por todo su cuerpo.

Adiós hijos.

PUBLICO: Adiós Madre.
 
El Hermano:  Adiós hermanos.
PUBLICO: Adiós Hermano.___


________________________________________________________
  
- Desde el 4 de Abril de 1985 Jesús y la Santísima Virgen María,
se aparecen en la "Finca de Nazaret
", (Talavera), a José-Luis
Manzano, transmitiendo a través de él centenares de mensajes.
Anunciaron un Aviso,  un gran Milagro
una Señal, tres días de
Tinieblas,  y la Segunda Venida
 de Nuestro Señor Jesucristo. 
________________________________________________


Enlaces:
Enseñanzas de los mensajes de Talavera:

http://es.geocities.com/aparicionesymensajes2002/talavera.html
Extractos de los mensajes más importantes:
http://es.geocities.com/aparicionesymensajes2002/extracto-talav.html
Mensaje 12.4.1990, Jueves Santo: ”¡Judas, lo que has de hacer hazlo ya!”
http://es.geocities.com/aparicionesymensajes2002/90-4-12.html
Mensaje 30.3.1991, Sábado Santo: ”¡Al tercer día volveré!”
http://es.geocities.com/aparicionesymensajes2002/91-3-30.html
Mensaje de Resurrección 1990: ”¡Ratta boni, Maestro mío has vuelto!”
http://es.geocities.com/aparicionesymensajes2002/90-4-15.html

Mensaje 13.4.1995, Jueves Santo: ”Pedro envaina tu espada,
porque el que a hierro mata, a hierro muere.”

http://es.geocities.com/aparicionesymensajes2002/95-4-13.html

Mensaje de Resurrección 1995 - ¡Impresionante mensaje!
http://es.geocities.com/aparicionesymensajes2002/95-4-16.html
Mensaje de Resurrección 1997 - ¡Nos acercamos al fin!
http://es.geocities.com/aparicionesymensajes2002/97-3-30.html
 

(Todos los enlaces funcionan bien pero al sobrepasar
la tranferencia de datos permitida se bloquea la página.
Pruebe una hora después, o al día siguiente
.)