Inicio > Mis eListas > abbacristica > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 651 al 670 
AsuntoAutor
La paz de Dios dordaz
Vuela Alto.... alejo ca
Si Puedes Amar... alejo ca
No Todo es Facil alejo ca
Balas Y Semillas.. alejo ca
Rv: Título: Profec reberard
Profecías de los ú reberard
Tengo Un Sueño... alejo ca
Solo Por Hoy alejo ca
Una taza de café p Daniel O
Semana santa Daniel O
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Abba_Cristica
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 665     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[abbacristica] EXPLORANDO LA EPÍSTOLA A LOS ROMANOS
Fecha:Sabado, 3 de Mayo, 2003  19:37:06 (-0500)
Autor:Mªnella DSilva <marianelladasilva @.....com>

Las buenas nuevas, ¿no constituyen una idea posterior?

 

“Apartado para el evangelio de Dios, que él había prometido antes por sus profetas en las santas Escrituras” (Romanos 1:1, 2).

 

 

E

l segundo factor que Pablo desea que reconozcamos acerca del evangelio es que no se trata de algo nuevo, inventado por los discípulos. Todo lo contrario. En el Antiguo Testamento se enfoca por entero en Cristo y si obra. La primera alusión aparece en el libro de Génesis 3:15, donde Dios promete que la semilla de la mujer vencerá al demonio. La última alusión se encuentra en Malaquías 4:5, donde se promete a Elías como precursor del Mesías.

           

En pocas palabras, “el evangelio… que él había prometido antes por sus profetas” es la clave para entender todo el Antiguo Testamento. El Antiguo Testamento señala a Cristo, mientras que el Nuevo expone las implicaciones de las buenas nuevas de Dios en Jesucristo y se expande en ellas.

           

No fue accidental que al ver a Jesús por primera vez, Juan el Bautista clamara: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29); ni tampoco que Pablo se refiriera a Jesús como nuestra “pascua” (1ª Corintios 5:7). El símbolo central del Antiguo Testamento es el sistema de sacrificios que representa el sacrificio substitutivo de Cristo, quien morirá por los pecados del mundo.

           

Que Jesús murió por todos y cada uno de los seres humanos —que murió nuestra muerte, para que nosotros pudiéramos vivir su vida— constituye el fundamento mismo de lo que Pablo entiende como “evangelio”.

           

El hecho de que el Antiguo Testamento prometiera el evangelio origina uno de los principales temas de sermones en el Nuevo Testamento. Vemos esto en el sermón de Pedro,  el día de Pentecostés, según se registra en el capítulo 2 de Hechos de los Apóstoles; y también en la predicación de Pablo en el capítulo 13 del mismo libro; así como en el diálogo entre Felipe y el oficial etíope, acerca del capítulo 53 del libro de Isaías y la oveja llevada a la muerte (Hechos 8:32, 33).

 

Jesús mismo ayudó a sus seguidores a reconocer que el Antiguo Testamento señalaba su obra. Al describirse la conversación que sostuviera con sus dos viajeros, camino a Emaús, la Biblia cuenta que “comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían” (San Lucas 24:27).

 

            Padre, te agradecemos hoy, no sólo por haber enviado a Jesús, sino por haber anclado nuestra fe en las profundidades de la historia del Antiguo Testamento. Gracias por hacernos saber que el evangelio no fue una idea tardía ni una ocurrencia nueva, sino parte del plan esencial de tu providencia desde el principio.

 

Bendiciones para todos,

                                                          

Mªnella Da Silva.

 

Fuente: Por la Ruta de Romanos, Dr. George Knight.



Do You Yahoo!?
Todo lo que quieres saber de Estados Unidos, América Latina y el resto del Mundo.
Visíta Yahoo! Noticias.