Inicio > Mis eListas > abbacristica > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 651 al 670 
AsuntoAutor
La paz de Dios dordaz
Vuela Alto.... alejo ca
Si Puedes Amar... alejo ca
No Todo es Facil alejo ca
Balas Y Semillas.. alejo ca
Rv: Título: Profec reberard
Profecías de los ú reberard
Tengo Un Sueño... alejo ca
Solo Por Hoy alejo ca
Una taza de café p Daniel O
Semana santa Daniel O
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Abba_Cristica
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 666     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[abbacristica] EXPLORANDO LA EPÍSTOLA A LOS ROMANOS
Fecha:Lunes, 5 de Mayo, 2003  20:38:52 (-0500)
Autor:Mªnella DSilva <marianelladasilva @.....com>

¿Quién es Jesús? (Primera parte)

 

“Apartado para el evangelio… acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne” (Romanos 1:1, 3).

 

 

E

ste versículo aparece precisamente a la mitad del análisis preliminar de seis puntos que Pablo hace del evangelio para el cual Dios lo ha apartado. Su primer punto es que el evangelio proviene de Dios; el segundo, que el Antiguo Testamento lo predijo; y el tercero (el pasaje de hoy), que a Jesús se dirige y en él se concentra el enfoque del evangelio.

 

            Pero… ¿Quién es este Jesús? Pablo contesta esta pregunta en los versículos 3 al 5, del capítulo 1 de esta epístola. La primera parte de su respuesta es que Jesús es “del linaje de David”, en lo que respecta a su carne, o sea, a su naturaleza humana.

 

Al oído no acostumbrado, ésta parecería una manera rara de referirse a Jesús. Al fin y al cabo, ¿no tenemos todos “naturaleza humana”? Sí, sin duda; pero no exactamente como la de Jesús.

 

En el versículo de hoy, Pablo se refiere a dos aspectos de la naturaleza de Jesús; destaca uno de ellos, clara y abiertamente; pero el otro, de manera más sutil, más velada. La alusión más velada se advierte en las palabras “según la carne”. Con ellas, Pablo nos recuerda que Jesús no era meramente un ser humano —el esperado Hijo de David—, sino también el mismísimo Hijo de Dios. Una de las grandes enseñanzas  del Evangelio según San Mateo es, precisamente, que Jesús fue hijo de María, pero no de José; Jesús fue hijo de María y del Espíritu Santo (Mateo 1: 18). Por lo tanto, Jesús no fue exactamente como los demás seres humanos. Fue humano y divino a la vez; fue, como diría Mateo, “Dios con nosotros” (Vers. 23). Es por esto que pudo decirse de él que “salvará a su pueblo de sus pecados” (Vers. 21).

 

¡Alabado sea Dios! Jesús no sólo es el Hijo de David, sino también el Hijo de Dios; y como tal, el Agente Divino para la salvación del hombre. ¡Y éstas si son buenas nuevas!: el evangelio por antonomasia.

 

Sin embargo, el aspecto de Jesús que le identifica como Hijo de David, también es crucial. “Hijo de David” era el título mesiánico por excelencia, reconocido mundialmente por entonces, y se remontaba a los días en que Dios prometiera establecer el trono de David para siempre (2ª Samuel 7:12, 13).

 

            He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra... Y éste será su nombre con el cual le llamarán: Jehová, justicia nuestra” (Jeremías 23: 5, 6).

           

Pablo escribiría su Epístola a los Romanos basándose en el hecho de que Jesús es, en efecto, “justicia nuestra”, esperanza nuestra, Salvador nuestro…

 

            Bendiciones para todos,

                                                          

Mªnella Da Silva.

 

Fuente: Por la Ruta de Romanos, Dr. George Knight.

 



Do You Yahoo!?
Todo lo que quieres saber de Estados Unidos, América Latina y el resto del Mundo.
Visíta Yahoo! Noticias.