Inicio > Mis eListas > abbacristica > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 651 al 670 
AsuntoAutor
La paz de Dios dordaz
Vuela Alto.... alejo ca
Si Puedes Amar... alejo ca
No Todo es Facil alejo ca
Balas Y Semillas.. alejo ca
Rv: Título: Profec reberard
Profecías de los ú reberard
Tengo Un Sueño... alejo ca
Solo Por Hoy alejo ca
Una taza de café p Daniel O
Semana santa Daniel O
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
EXPLORANDO LA EPÍS Mªnella
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Abba_Cristica
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 670     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[abbacristica] EXPLORANDO LA EPÍSTOLA A LOS ROMANOS
Fecha:Domingo, 11 de Mayo, 2003  20:35:26 (-0500)
Autor:Mªnella DSilva <marianelladasilva @.....com>

San George de Berrien Springs

 

“A todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos” (Romanos 1:7).

 

 

P

iense. La llamada a los creyentes de Roma no fue sin propósito; se los llamó “a ser santos”.

 

¿En qué piensa usted al oír la palabra “santo”?; ¿en una persona especial?; ¿una Madre Teresa?; ¿gente martirizada a causa de su fe?; ¿algún héroe de la fe cristiana, como San Pedro o San Pablo?

 

La respuesta de las Escrituras es muy diferente. El significado primario de esta palabra es “consagrado, puesto aparte”. La idea es que los cristianos son “consagrados o puestos aparte” por Dios mismo. El término griego implica, además, el concepto de devoción. Así, “santo” es aquel a quien Dios aparta para la devoción; para la “santidad”.

 

El término “santo” viene de la misma raíz que la palabra “santificación”, que también significa “ser apartado para uso santo”. Así, en el Antiguo Testamento, Dios santificó, dedicó y apartó el tabernáculo del desierto, el Templo de Salomón, y también a los levitas y el sacerdocio para su uso santo. Además, el Señor le pidió a Moisés “santificar” (o “consagrar”) para Dios, a todo el pueblo de Israel (Éxodo 19: 10). Los israelitas fueron los santos del Antiguo Testamento.

 

El Nuevo Testamento considera santos a quienes creen en Jesús como Salvador y Señor. Por ello, Pablo pudo decir que aun los integrantes de la bastante desordenada iglesia de Corinto fueron “llamados a ser santos” (1ª Corintios 1:2). ¡Y yo también! Ésas son buenas nuevas. Tal como a Pablo en Romanos 1:1, Dios nos ha llamado  y nos ha apartado para su santo servicio.

 

En cierto sentido, puede decirse que como santos, se nos ha llamado a apartarnos de algo (de los principios y métodos del “mundo”); pero lo que más importa es que se nos ha llamado para Dios.

 

Los santos de Dios son su pueblo. De ahí el título de nuestra lectura de hoy; yo soy San George de Berrien Springs. Puede que usted sea San Jairo de Colombia o Santa Carolina de Buenos Aires; pero todos tenemos una cosa en común: somos siervos de Dios; apartados para hacer su voluntad; se nos ha llamado y se nos ha puesto en el sendero de la salvación provista por Dios.

 

¿Y cómo habré de responder?

 

Tómame hoy, Señor, y úsame para tu gloria. Ayúdame a ser como tú eres. Amén.

 

Bendiciones para todos,

                                                          

Mªnella Da Silva.

 

Fuente: Por la Ruta de Romanos, Dr. George Knight.



Do You Yahoo!?
Todo lo que quieres saber de Estados Unidos, América Latina y el resto del Mundo.
Visíta Yahoo! Noticias.