Inicio > Mis eListas > abrailovsky > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1 al 20 
AsuntoAutor
Dos - ¿Van a segui Antonio
Sensibilización co Antonio
Tres - ¿Van a seg Antonio
"La Tierra permane Antonio
Buscamos voluntari Antonio
Primera: Una nueva Antonio
Segunda: Una nueva Antonio
¿Irregularidades e Antonio
Defensoría Adjunta Antonio
Uno: LA ECOLOGÍA E Antonio
Dos: LA ECOLOGÍA E Antonio
Brasil y Chaco ya Antonio
Fortalecimiento de Antonio
Río Cuarto y Baril Antonio
Suspendemos la reu Antonio
Paraná también pro Antonio
Sensibilización co Antonio
"No pueden descart Antonio
Ezeiza: una contam Antonio
Ezeiza: una necesa Antonio
 << -- ---- | 20 sig. >>
 
Defensoría Ecológica
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Dos: LA ECOLOGÍA EN LA DEFINICIÓN DE UN PROYECTO NACIO NAL
Fecha:Martes, 22 de Abril, 2003  15:17:41 (-0300)
Autor:Antonio Brailovsky <abrailovsky @..............ar>

 

Queridos amigos:
 
En nuestra entrega anterior ustedes recibieron la primera parte de nuestro trabajo sobre el rol de la ecología y el ambiente en la definición de un proyecto nacional. En ésta reciben la segunda y última parte de ese trabajo.
 
Se trata, simplemente, de un aporte a una discusión sobre el proyecto de país que necesitamos para los próximos años, discusaión que parece estar casi completamente ausente en la campaña electoral que está culminando. Más que buscar un acuerdo con nuestros puntos de vista - como ustedes saben, la Defensoría del Pueblo es absolutamente neutral en términos electorales- lo que nos interesa es contribuir a la reflexión sobre temas que deben analizar los argentinos en vez de serles impuestos por los organismos financieros internacionales.
 
Un gran abrazo a todos.

Antonio Elio Brailovsky
Defensor del Pueblo Adjunto
de la Ciudad de Buenos Aires
 
Una sociedad sabia y pacífica
(Ilustración de "La ciudad de las damas", de Christine de Pisan, París, 1405)


LA ECOLOGÍA EN LA DEFINICIÓN DE UN PROYECTO NACIONAL (Última parte)

 

Coordinación del equipo:

 Antonio Elio Brailovsky

Nélida Harracá

Integrantes:

Liliana Álvarez

Gladys Leiva

Mabel Santoro

La Gestión de cuencas en nuestro país

 

La Subsecretaría de Recursos Hídricos, dependiente de la Secretaría de Obras Públicas del Ministerio de Infraestructura y Vivienda, es el organismo encargado a nivel nacional del manejo del recurso agua.

 

Como tal, participa en los organismos interjurisdiccionales de gestión de cuencas que existen actualmente:

1)     Comisión Regional del Río Bermejo (COREBE)

2)     Autoridad Interjurisdiccional de las cuencas de los ríos Limay, Neuquen y Negro

3)     Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (COIRCO)

4)     Comité Ejecutor del Plan de Gestión Ambiental y de manejo de la cuenca hídrica Matanza-Riachuelo.

 

También tiene participación en los organismos internacionales de gestión de cuencas:

1)     Comisión Binacional Administradora de la Cuenca inferior del río Pilcomayo

2)     Comisión Trinacional para el desarrollo de la cuenca del río Pilcomayo

3)     Comisión Binacional para el desarrollo de la Alta Cuenca del Río Bermejo y el Río Grande de Tarija.

4)     Comité Intergubernamental coordinador de los países de la Cuenca del Plata (contrapartes técnicas)

5)     Comisión de coordinación interjurisdiccional del programa Hidrovía Paraguay-Paraná.

 

Por otra parte, existen otros organismos internacionales cuyo objetivo es la intervención en alguna cuenca, en las que nuestro país participa:

1)     Comisión Administradora del Río Uruguay.

2)     Comisión Mixta Paraguayo Argentina del Río Paraná.

3)     Ente Binacional Yaciretá

Estos organismos han sido creados con distintos fines. Algunos nacieron con el objetivo de llevarse a cabo un proyecto de inversión importante en la cuenca (como el caso de la Hidrovía Paraná); con la intención principal de desarrollar económicamente la zona (caso Río Bermejo); o con la prioridad de la recuperación ambiental de una cuenca degradada (Matanza-Riachuelo). Esto significa que no todas tienen por objeto, aunque algunas lo enuncien formalmente, la gestión integral de la cuenca. Muchos de estos organismos mueren en la práctica, una vez finalizada la obra por la que fueron creados, porque se agotaron los recursos financieros para sostenerlo. De allí que sea tan importante la formulación clara y realista de los recursos con los que se valdrá el organismo para mantenerse y llevar adelante sus propósitos. 

Hasta ahora, ninguno de estos organismos interjurisdiccionales o internacionales han incorporado de manera formal en el proceso de la toma de decisiones a los usuarios de las cuencas. Esto se refleja en reclamos no escuchados, que son tomados a veces por la prensa y por alguna institución gubernamental como la Defensoría del Pueblo, los Entes Reguladores o de control (cuando existen), las Comisiones de las Cámaras Legislativas, etc. Las ONG ambientalistas cumplen un rol fundamental en la formulación de estas demandas.

Veamos algunos ejemplos de estos reclamos:  

Comisión Regional del Río Bermejo:

La COREBE está integrada por un Ministro del Poder Ejecutivo Nacional y los señores Gobernadores de las Provincias del Chaco, Formosa, Jujuy, Salta, Santa Fe y Santiago del Estero, que pasan a constituir el Consejo de Gobierno de dicha Comisión.

En todos los casos las decisiones se toman por mayoría absoluta de los miembros del Consejo de Gobierno, esto es, con un mínimo de cinco votos.

El Objeto de la Comisión Regional del Río Bermejo es adoptar las decisiones políticas y ejercer la dirección de las acciones necesarias para el aprovechamiento integral, racional y múltiple de los recursos hídricos de la Cuenca del Río Bermejo.[1]

No obstante lo escrito precedentemente, existen denuncias de algunos de los miembros, como la presentada por la provincia del Chaco.

Chaco se quejó de que las pocas acciones que se realizan no son acordadas con las provincias ni siguen una estrategia seria de manejo y gestión integrada del recurso hídrico de la cuenca.

El problema más grave que se presenta se debe a una falta de verdadera democratización de las decisiones que se toman, dado que las mismas no han sido consultadas con los directores de las respectivas provincias. Hasta la fecha la doctora Guzmán no logró efectuar ninguna reunión de directorio, con quórum, desde que asumió la presidencia de la COREBE en junio de 2001.

Por otro lado, el gobierno del Chaco, al constatar a través de un funcionario de la Administración Provincial del Agua (APA) la contaminación del río Bermejo por residuos de petróleo, realizó una denuncia a la Comisión regional del Bermejo (COREBE).[2]

Sobre esta cuenca se han proyectado tres represas: Cambarí (en territorio de Bolivia, sobre el río Grande de Tarija, 95 MW de potencia instalada y un embalse de 2.750 hectáreas), Las Pavas (binacional Argentina-Bolivia, 75 MW y 3.250 ha de embalse) y Arrazayal (también sobre el Bermejo, 85 MW y 4.115 ha de embalse). Las Pavas afectará 660 ha de rica biodiversidad del Parque Nacional Baritú y otro tanto en Bolivia.

Debido a que varias ONG se quejaron públicamente sobre la inconveniencia de la ejecución de estas obras, aludiendo la nula participación de las comunidades afectadas en la cuenca, los cuestionamientos legales que implican inundar parte del Parque Nacional Baritú, o los fuertes procesos sedimentarios que acortarían sensiblemente la vida útil de los embalses; la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Diputados de la Nación organizó una reunión con representantes de la COREBE y dichas ONGs., en la cual la COREBE, admitió que hay incertidumbres, pero la Comisión decidió licitar con la información disponible.[3]

Comisión Mixta Paraguayo-Argentina del Río Paraná:

La Comisión Mixta Paraguayo-Argentina del Río Paraná (COMIP) está en el proceso de licitar los estudios de impacto ambiental y social de la represa de Corpus, cuya producción energética estará destinada principalmente a proveer al mercado brasilero.

 

A causa de la terrible experiencia de las comunidades afectadas por Yacyretá, la mayor parte de la población de la zona se opone a la construcción de Corpus. Por un plebiscito, legalmente vinculante en la Argentina, llevado a cabo en la provincia de Misiones en 1996, el pueblo misionero manifestó su rotundo rechazo a la construcción de la nueva mega-represa. El Centro de Derechos Humanos y Medio Ambiente (CEDHA) de Córdoba, Argentina, presentó el 26 de octubre de 2001, una denuncia ante el Defensor del Pueblo de la Nación Argentina para frenar lo que llamaron "la construcción de un nuevo Yacyretá sobre el río Paraná".

 

Con su salto de 22 metros, la represa de Corpus, ubicada unos kilómetros aguas arriba de Encarnación y Posadas en la cola del embalse de Yacyretá, formaría un embalse que llegaría hasta el pie de la represa de Itaipú. Con Corpus, todo el tramo del Alto Paraná aguas arriba de Yacyretá sería convertido en una escalera de embalses. Los impactos que la muerte de este tramo del Alto Paraná tendrán sobre la vida acuática se pueden vislumbrar con lo que sucedió a causa del embalse de Yacyretá: la desaparición de especies de peces de enorme importancia para la vida y la economía de miles de familias ribereñas, como el dorado, el surubí y el pacú.

 

Aparte de sus impactos sobre los peces, el embalse de corpus desplazaría a miles de familias campesinas en Itapúa y Alto Paraná en el Paraguay y en Misiones, Argentina, y a comunidades indígenas Mbya Guaraní, además de inundar parte de las últimas porciones de la selva paranaense en esta región. Por otro lado, la exposición de comunidades ribereñas a las enfermedades de transmisión hídrica se extendería desde la zona de Encarnación y Posadas, ya gravísimamente afectada por el embalse de Yacyretá, hasta el pié de la represa de Itaipú. [4]

 

Comisión de Coordinación Interjurisdiccional del Programa Hidrovía Paraguay-Paraná:

 

El proyecto de la Hidrovía —suscripto por presidentes de Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay y Uruguay durante un encuentro celebrado en junio de 1992— fue adjudicado en 1994 a la empresa Hidrovías, formada principalmente por capitales belgas y argentinos, cuya inversión total alcanzará los 650 millones de dólares.

 

La obra apunta a transformar el eje Paraguay-Paraná-Uruguay en una salida fluvial de 3.442 kilómetros navegables a 10 pies de profundidad, entre el puerto de Cáceres (Mato Grosso del Sur, Brasil) y Buenos Aires y Nueva Palmira (Uruguay).

 

Por esta vía, se pretende que la producción agrícola y de minerales llegue al mar más rápido y con fletes reducidos. Es decir, se quiere garantizar la navegabilidad y reducir costos.


Desde hace aproximadamente ocho años, organizaciones ambientalistas, científicos, pescadores artesanales, organizaciones gremiales y numerosas entidades no gubernamentales de Brasil, Bolivia, Argentina, Paraguay y Uruguay vienen manifestando públicamente su oposición con argumentos sólidos a cualquier intervención estructural sobre los ríos que altere su naturaleza y suponga una transformación ecológica y socialmente negativa. Estas organizaciones sostienen que barcos y navegación deben adaptarse a los ríos y ecosistemas que integran.

 

Esta posición ha estado fundamentada en estudios independientes que exponen que las obras de ingeniería previstas afectarían no sólo el Pantanal (uno de los ecosistemas más ricos en biodiversidad del mundo y que juega un rol fundamental en la regulación del ciclo hidrológico) sino también el ciclo hidrológico de la cuenca en su conjunto y a los recursos naturales que permiten la supervivencia de muchas poblaciones ribereñas.

 

Las obras en la alta cuenca de la Hidrovía Paraná-Paraguay, suspendidas meses atrás a raíz de una decisión de un juez federal brasileño de Mato Grosso, quien hizo lugar a un pedido del Ministerio Público Federal de Brasil para anular una serie de licencias de obras de dragado y balizamiento en el tramo norte de la Hidrovía.

 

Ya dos años antes de esta última decisión judicial, otra medida había paralizado las obras que una draga argentina realizaba en la zona del Canal Tamengo, en Bolivia, ya que se argumentó que ponía en riesgo la toma de agua de la ciudad de Corumbá.[5]

 

Estos hechos indican que no existe un verdadero consenso político, ni que hablar social, con respecto a este  proyecto.

 

La gestión del agua en el marco de la Agenda 21

 

El Capítulo 18 de la Agenda 21 está dedicado a la “Protección de la calidad y el suministro de los recursos de agua dulce: aplicación de criterios integrados para el aprovechamiento, ordenación y uso de los recursos de agua dulce”

 

Para el sector de los recursos de agua dulce se proponen las siguientes áreas de programas:

 

a)     Ordenación y aprovechamiento integrados de los recursos hídricos

b)     Evaluación de los recursos hídricos

c)     Protección de los recursos hídricos, la calidad del agua y los ecosistemas acuáticos

d)     Abastecimiento de agua potable y saneamiento

e)     El agua para la producción sostenible de alimentos y el desarrollo rural sostenible

f)       Repercusiones del cambio climático en los recursos hídrico.

 

En cuanto a las principales propuestas de la Agenda 21 se pueden mencionar:

 

La ordenación integrada de los recursos hídricos, incluida la integración de los aspectos relativos a las tierras y a las aguas, tendría que hacerse a nivel de cuenca o subcuenca de captación. Deberían perseguirse cuatro objetivos principales, a saber:

a)     Promover un enfoque dinámico, interactivo, iterativo y multisectorial de la ordenación de los recursos hídricos, incluidas la protección y la determinación de posibles fuentes de abastecimiento de agua dulce, que abarque consideraciones tecnológicas, económicas, ambientales y sanitarias;

b)    Planificar la utilización, protección, conservación y ordenación sostenibles y racionales de los recursos hídricos con arreglo a las necesidades  y prioridades de la colectividad dentro del marco de la política de desarrollo económico nacional;

c)     Elaborar, aplicar y evaluar proyectos y programas que sean tanto económicamente eficientes como socialmente adecuados dentro de unas estrategias definidas con claridad y basadas en un enfoque de plena participación pública, incluida la de la mujer, la juventud, las poblaciones indígenas y las comunidades locales en las medidas y decisiones sobre la ordenación del agua;

d)    Determinar y fortalecer o implantar, según sea necesario, en particular en los países en desarrollo, los mecanismos institucionales, jurídicos y financieros adecuados para lograr que la política sobre los recursos hídricos y su ejecución sean un catalizador del progreso social y el crecimiento económico sostenibles.

Cuando se trate de recursos hídricos transfronterizos, será necesario que los Estados ribereños formulen estrategias relativas a esos recursos, preparen programas de acción para su utilización y tengan en cuenta, cuando proceda, la armonización de esas estrategias y programas de acción.

 

ELABORACIÓN DE UNA POLÍTICA HÍDRICA PARA NUESTRO PAÍS

 

En la actualidad, la Subsecretaría de Recursos Hídricos está trabajando en el primer paso del programa de Política Hídrica: la definición y búsqueda de consenso sobre un conjunto de principios que regirán las actividades de gestión de los recursos hídricos en todo el país, los cuales están siendo elaborados y discutidos, para luego ser adoptados formalmente por todas las jurisdicciones. Estos principios han sido plasmados en un documento sobre política hídrica que todavía se considera borrador, hasta tanto sea consensuado con las provincias. Su última versión es de Enero de 2002.

 

Cabe destacar la importancia que se da a la gestión integral de cuencas. A continuación se ofrecen algunas partes del mismo:

 

“Varios son los problemas que ponen en peligro y limitan severamente la eficiencia de uso de nuestros recursos hídricos. Los miembros de la comunidad hídrica del país identificaron varias áreas críticas, comprometiendo sus esfuerzos para darles una pronta solución. Entre ellas se encuentran:

1.     Frenar y revertir los procesos de contaminación de acuíferos debido a la explotación irracional de los mismos (salinización por sobre-explotación, contaminación industrial, presencia de nitratos).

2.     Alcanzar niveles de servicio de agua potable, cloacas y tratamiento de efluentes en todo el país acordes con los estándares de países desarrollados.

3.     Mitigar los efectos devastadores de las recurrentes inundaciones rurales creadas por la deficiente infraestructura vial y obras de desagüe sin control adecuado. Similar objetivo se persigue en las áreas urbanas, problema exacerbado por el asentamiento de población en zonas de alto riesgo hídrico.

4.     Mejorar las muy bajas eficiencias de suministro de agua en los sectores de agua potable y riego, procurando así bajar drásticamente las dotaciones actuales.

5.     Recuperar tierras salinizadas de las zonas áridas y semiáridas del país, situación a la que se llegó por el deficiente manejo del riego y falta de drenajes.

6.     Realizar un exhaustivo inventario de las disponibilidades de recurso hídrico en todo el país, tanto superficial como subterráneo.

7.     Pasar de una administración y legislación sectorial y fragmentada de los recursos hídricos a una gestión integrada, moderna y eficiente.

 

Podemos agregar que un aspecto fundamental para la adecuada administración de los usos del agua es la participación de los usuarios, así como un seguimiento especial a los siguientes aspectos:

a)     Mejorar el conocimiento de la disponibilidad del agua, mediante la modernización de las redes de medición de la ocurrencia y calidad del agua.

b)     Intensificar la creación de los organismos de cuenca

c)     Conjuntamente con los usuarios, establecer las acciones para reducir la sobreexplotación de las fuentes de suministro de agua en el marco de los consejos de cuenca.

d)     Reestructuración y desarrollo de la capacidad institucional de la autoridad del agua

e)     Mejorar la calidad en la atención al usuario a lo largo del proceso de otorgamiento de las concesiones y permisos, así como en el control de la transmisión de derechos de agua.

f)       Mejoramiento de los sistemas de información para el registro y control de la atención de las solicitudes de los usuarios y el cumplimiento de sus obligaciones administrativas y fiscales, con el fin de apoyar la toma de decisiones en los niveles directivos con información confiable y oportuna.

g)     Considerar la participación de la sociedad a través de los organismos de cuenca, instancias de coordinación entre los usuarios, autoridades federales, estatales y municipales, cuya finalidad es aprovechar el recurso en las condiciones que defina la sociedad.

 

Al convertirse el agua en un bien escaso como resultado de la competencia por su aprovechamiento, ésta adquiere valor en términos económicos, condición que introduce racionalidad y eficiencia en la distribución del recurso. Más específicamente, reconocer el valor económico del agua implica identificar e incentivar todos los posibles usos que aporten desarrollo económico a la región, con particular atención a aquellos usos que generen el mayor crecimiento del producto geográfico y demanden mayor empleo de mano de obra por unidad de volumen de agua utilizada.

 

Todo uso o vertido de agua abonará un canon de gestión hídrica para cubrir los gastos de planificación, administración y protección de las fuentes de agua (diferenciado de acuerdo al riesgo y complejidad que el uso o vertido en cuestión implique). Adicionalmente, y según corresponda, se estipularán tasas por servicios para cubrir los gastos inherentes al manejo propiamente dicho del recurso, tal el caso de la operación y mantenimiento de los sistemas hídricos y el valor de la nueva infraestructura. Por último, para aquellos usos del agua con probada rentabilidad, se cobrarán regalías por el uso diferenciado de un bien público.

Las estructuras tarifarías asociadas al cobro por el uso del agua deben incentivar el uso racional del recurso y penalizar ineficiencias. Asimismo, el cobro por vertido de efluentes debe inducir al desarrollo de procesos productivos / industriales limpios. Los recursos económicos así recaudados se reinvierten parte en el sector hídrico que los generó (canon de gestión hídrica y tasas de servicio) y parte retornan a la sociedad (regalías). De este modo el sector hídrico obtiene recursos económicos genuinos para llevar adelante una gestión hídrica independiente y con continuidad en el tiempo y la sociedad se ve retribuida.

 

Finalmente uno de los aspectos claves para lograr el desarrollo sustentable del agua es la educación, por lo tanto es necesario que desde los primeros grados de enseñanza se cree conciencia sobre la importancia del uso eficiente del agua y la preservación de su calidad.

 

El rol institucional

 

Una adecuada y efectiva gestión del agua, conlleva tener claramente definidas los roles institucionales y es obligación de la autoridad de aguas, difundir las mismas, aplicarlas, orientar la participación tanto de los actores públicos como privados.

 

La demanda por el agua es creciente y también lo es su conflictividad. No tener claramente definidos los ámbitos de competencia institucional, obstaculizarán la administración de los recursos hídricos y la resolución de los conflictos, prolongándolos en el tiempo, perjudicando al propio recurso, las inversiones y la estabilidad social.

 

Se recomienda concentrar la planificación y gestión integrada de los recursos hídricos de cada provincia en una única autoridad provincial del agua, responsable de llevar adelante su misión -por sí misma o a través de organismos de cuenca- en un marco de uso múltiple del agua. Dicha autoridad deberá también articular la planificación hídrica con los demás sectores de gobierno que planifican el desarrollo socio-económico de la provincia. Estos nuevos roles requieren reorientar las tradicionales estructuras operacionales de la administración hídrica hacia funciones de planificación, administración, supervisión y control. La autoridad hídrica debe disponer de la necesaria autonomía institucional y financiera para garantizar una adecuada gestión del recurso.

 

Dada la conveniencia de institucionalizar la cuenca como una unidad de gestión, se promueve la formación de "organismos de cuenca" abocados a la gestión integrada del recurso hídrico dentro de los límites de cuencas ubicadas dentro de una misma provincia como así también en aquéllas con recursos hídricos compartidos (interjurisdiccionales). Dotados de la necesaria autoridad por parte de cada autoridad hídrica provincial, los organismos de cuenca son efectivos en la coordinación intersectorial e interjurisdiccional por el uso del agua y en la vinculación de sus usuarios con la autoridad hídrica provincial. De ello se desprende el importante rol de los organismos de cuenca como primera instancia para la resolución de conflictos.

 

6.  LA ECOTECNOLOGÍA

 

Una característica del ecologismo como movimiento social es su cuestionamiento de las tecnologías vigentes. Detrás de cada tecnología, no hay solamente una forma (mejor o peor) de hacer las cosas. Hay también un conjunto de condiciones sociales vinculadas con esa tecnología. Con frecuencia, una tecnología es una forma de apropiación o de concentración del ingreso. El monopolio tecnológico puede significar imponer a poblaciones del Tercer Mundo tecnologías innecesariamente sofisticadas y costosas, que a menudo tienen un alto impacto ambiental, absolutamente evitable.

 

Por el contrario, las ecotécnicas están basadas en recuperar las grandes líneas de los conocimientos populares tradicionales. Con esos criterios se desarrollan prototipos tecnológicos que permiten integrar conocimientos antiguos con formas modernas de desarrollo industrial.

 

La ecotecnología, es toda aquella tecnología que se utiliza para el mejoramiento del medio ambiente, debe ser una tecnología apropiada  y autóctona y su finalidad es precisamente la de mejorar el entorno social- ambiental. Los trabajos del ingles E.F. Schumacher, iniciaron el concepto y el movimiento de “la tecnología apropiada”, por la década  de los 60, quien, escribió el libro "Small is beautiful" ("Lo pequeño es hermoso").

 

Schumacher sostiene como tesis fundamental que la economía moderna esta basada sobre un principio erróneo, pues se considera como renta lo que se debería considerar y conservarse como capital. Se refiere al uso indebido de las fuentes de energía no renovables, de la tierra y, de manera más general, de la vida, la naturaleza y el medio ambiente.

 

La tecnología apropiada y la tecnología intermedia, surgieron otros conceptos tales como ecotecnología (eco de ecología), tecnología progresiva, etc. La voluntad de diferenciarse de la tecnología moderna, es decir, oponerle una alternativa, es el elemento común entre ellas. Sintetizamos estos conceptos en uno solo, al cual llamamos Tecnologías Alternativas.

 

Se pueden resumir los criterios básicos de las tecnologías alternativas en un capital por unidad de producto, por nivel de inversión o unidad de trabajo. La mano de obra en estas tecnologías deben generar un máximo de empleos, lo más cercano al saber- hacer de la artesanía local. Las maquinas utilizadas deben ser resistentes, sencillas, fáciles de manejar, con posibilidad de mantenimiento local.

 

Pretenden economizar al máximo los recursos no renovables y utilizar fuentes energéticas inagotables (sol, viento, geotermia e hidráulica). Utilizan y valorizan principalmente las materias primas locales. Se procuran montar pequeñas unidades de instalaciones, a escala "humana".

 

En primera instancia se producirán bienes de primera necesidad con el propósito de dar cierta autonomía a los sectores de menores recursos. Procuran mantener el equilibrio ecológico, respetar el medio ambiente y evitar la contaminación. El ambiente de trabajo debe ser satisfactorio, creativo y no alienante.

 

Los criterios mencionados reflejan los principios filosóficos difundidos por el Mahatma Gandhi y  opuestos a los de la actual tecnología moderna.

 

Las tecnologías alternativas ha acompañado al desarrollo del mundo  permitiendo aportar innovaciones en campos tan distintos como el uso de energías renovables; elevación y conservación de agua: tratamiento de desechos; técnicas agrícolas, forestal, acuífera y pesquera; procesamiento de los productos agrícolas y producción de alimentos; técnicas artesanales, técnicas de construcción de viviendas; salud.

 

El uso de la energía solar se vio como el milagro que iba a salvar y resolver el problema energético de las zonas rurales. Pero, surgieron dificultades para utilizar esas tecnologías, en especial en aspectos vinculados con la transferencia y en los aspectos económicos (elevado costo de la tecnología).

 

            Actualmente,  puede verse como han evolucionado algunas tecnologías: se racionalizaron, por ejemplo, métodos para conservar las mejores tecnologías alternativas para construcción de viviendas; el uso de la energía solar ha dado origen a aparatos solares eficientes e interesantes, tales como secadores, calentadores de agua, hornos, destiladores, refrigeradores. Ciertas tecnologías dieron origen a otras más sofisticadas, como las microcentrales hidráulicas, las pilas solares o las técnicas geotérmicas.

 

La tecnología autóctona es una de las formas de expresión cultural de una sociedad; tan es así que la historia de las civilizaciones se conoce sobre todo gracias a las técnicas por ellas implantadas.

 

En el terreno de la alimentación, la relación tecnologia-cultura es aun más evidente. Cuando se habla de valorizar las tecnologías autóctonas, se habla de valorizar las tecnologías apropiadas de un país o de una región, es decir, valorizar parte del patrimonio cultural, lo cual no implica juicio alguno sobre el tamaño o la complejidad técnica de los equipos [6].

 

            Los modelos de desarrollo, construidos más "mirando hacia fuera" que hacia las características propias de las sociedades autóctonas, plantea el interés de buscar también "hacia adentro", conocer nuestras propias fuerzas en lo que concierne a los nuestros recursos tecnológicos.

 

            Todas estas tecnologías, influyen sobre una fuente de trabajo e ingresos en las zonas rurales, a disminuir relativamente los flujos migratorios hacia las grandes ciudades. También están asociadas a una mejor utilización de los recursos regionales y a la descentralización geográfica de la producción.

 

Asimismo, existe un control local de la tecnología. Los equipos son fabricados, en su mayor parte, en el orden local, lo que implica economía de divisas y la inducción de otras actividades económicas.


 


[1] De acuerdo con la Ley 22.697 Anexo A de Creación de la Comisión Regional del Bermejo.

[2] Diario Norte. Resistencia, Chaco. 9 de Enero de 2002

[3] Red Latinoamericana de Conflictos Ambientales. Noticia: Represas del Bermejo: Representantes de Ríos Vivos cuestionaron a la COREBE en el Congreso Nacional.

[4] Revista Sobrevivencia. Amigos de la Tierra, Paraguay. 26 de Octubre de 2001

[5] Diario Entre Ríos. 1 de Julio de 2001

[6] Los Incas utilizaban por lo menos 200 especies de vegetales comestibles, aprovechando los distintos ecosistemas en que estaban asentados. En cambio, nuestro país actual parece incapaz de aprovechar el enorme potencial alimentario de zonas como la Puna o las áreas inundadas de la Provincia de Buenos Aires.

 


 Estamos en Venezuela 842 - 3º Piso, Tel.: 4338-4900, internos 7538; 7544; 7545 y 7547 La página de Internet de esta Defensoría Adjunta es: 

 http://www.ecoportal.net/defensorecologico

 

 Vea también nuestra ECOCOLUMNA en http://www.holistica2000.com.ar Escuche nuestro programa de radio en FM PATRICIOS, 95,5 MHZ, los miércoles de 15 a 15.30 horas. Todas nuestras informaciones pueden reenviarse, reproducirse o publicarse libremente sin necesidad de autorización previa.
Para darse de alta en nuestra lista y recibir nuestros boletines: abrailovsky-alta@elistas.net
Si no desean seguir recibiendo nuestras informaciones, envíe un mail en blanco a abrailovsky-baja@elistas.net
El teléfono particular de Antonio Elio Brailovsky es 4957-3465. El celular es: 15-4413-9389. El mail de su domicilio es: brailovsky@infovia.com.ar