Inicio > Mis eListas > abrailovsky > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 119 al 138 
AsuntoAutor
Crónica de muchas Brailovs
¿Seguimos olvidan Antonio
Una estrategia int Antonio
Un Cromagnon verti Antonio
Los ritmos de la n Antonio
Los ritmos de la n Antonio
Un paisaje cultura Antonio
Contaminación con Antonio
LA ECOLOGÍA EN EL Ezequiel
LA ECOLOGÍA EN LA Antonio
¿DEBEN SEGUIR EXIS Antonio
NUEVA AULA PARA " Antonio
Un texto inquieta Antonio
Procesamiento emp Antonio
Dos - Un texto Antonio
Los ritmos de la Antonio
Uno - ¿Más torres Antonio
Dos - ¿Más torres Antonio
Los gobiernos han Antonio
La construcción Antonio
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Defensoría Ecológica
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 123     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Un Cromagnon vertical
Fecha:Domingo, 13 de Febrero, 2005  21:49:33 (-0300)
Autor:Antonio Elio Brailovsky <brailovsky @...............ar>

 
Queridos amigos:

Hace unos mil años, al comienzo de la Baja Edad Media, el aumento del comercio estimuló el crecimiento de las ciudades europeas. Una oleada inmigratoria proveniente del campo llenó las calles tortuosas, y los recién llegados construyeron casas y mercados, murallas y catedrales. Junto a ellos bajaron los grandes señores, muchos de los cuales tenían sus castillos en el campo.

En esa ciudad medieval, los poderosos construyeron sus palacios, a los que les adosaron grandes torres, que les permitieron dominar militarmente a sus vecinos y se transformaron en la expresión física de su poder. En Bolonia, Italia, las familias Garisenda y Asinelli levantaron dos torres de casi 100 metros de alto, que hoy son el símbolo más conocido de esa ciudad.

En San Gimignano, Italia, el perfil de las torres de los nobles y los ricos se recorta entre las colinas toscanas por encima de la muralla medieval. Por el contrario, en Cáceres, España, las torres fueron desmochadas por orden de Isabel La Católica para reprimir una desobediencia de sus dueños.

Desde el año mil, entonces, las altas torres son el símbolo físico del poder, y el sitio desde el cual los que mandan intimidan a los que deben obedecerles. De este modo, los rascacielos de Manhattan fueron mucho más que una forma de ahorrar espacio construyendo en altura en un sitio congestionado.

Sin embargo, esa contundente expresión de poder económico y político esconde una enorme fragilidad ante cualquier contingencia. El derrumbe de las Torres Gemelas en Nueva York puso en cuestión el modelo de seguir levantando grandes edificios como una forma de exhibir riqueza y poder. Esto hizo que en muchos lugares se abandonaran otros proyectos para edificar nuevas torres medievales en nuestras ciudades.

Son muy vulnerables ante un ataque terrorista”, se dijo en ese momento. El incendio y destrucción de la Torre Windsor, en Madrid, demuestra que estos edificios también son muy vulnerables ante un simple corto circuito. Bastó el roce de dos cables, provocado tal vez por una falla del material, por una pequeña gotera o por la mordedura de un ratón, para terminar con una de las grandes expresiones de soberbia económica de nuestro tiempo.

A pesar de estas advertencias, en algunos sitios se siguen construyendo grandes torres.

Para peor, a veces se llega a acomodar la legislación para disimular sus riesgos. Por ejemplo, en Buenos Aires, la Ley Nº 123 de Evaluación de Impacto Ambiental establece un procedimiento riguroso para analizar cualquier problema que pueda generar un nuevo emprendimiento en la Ciudad, que se debe controlar en una Audiencia Pública. Esa Ley fue sancionada en 1998. Pero en agosto del 2000 se la cambió por la Ley 452, que es casi igual que la anterior. La única diferencia sustancial es que elimina la obligación de evaluar el impacto ambiental de las grandes torres.

Los Diputados que la aprobaron sabían que esa Ley tenía nombre y apellido: se procuraba de que la sociedad no discutiera los riesgos que podían significar las grandes torres de Puerto Madero.

En esta entrega ustedes reciben:

  • Un comentario del Arq. Ramón Gutiérrez sobre los riesgos de que los edificios más altos del país se transformen en un Cromagnon vertical, y
  • Una información periodística sobre el reciente incendio en Madrid, en el que algunos piensan podemos ver el espejo de nuestro futuro.

Tal vez el incendio de la Torre Windsor nos ayude a darnos un debate que todavía tenemos pendiente.

Un gran abrazo a todos.

Antonio Elio Brailovsky.

 

 

Hace mil años, los señores feudales construyeron estas torres para amenazar a sus vecinos

(Torres Garisenda y Asinelli, Bolonia)

 


EL CROMAGNON VERTICAL

Por Arq. Ramón Guriérrez

 

No quisiera que me llamaran agorero, pero cuando las cosas suceden es el momento de prestar atención a problemas similares y reflexionar sobre nuestra circunstancia. El 11 de septiembre, abatidas las torres gemelas de Nueva York por el terrorismo, tuvimos la certeza de que los bomberos mejor equipados no podían subir más allá del piso 33. En las últimas semanas hemos visto a colegas advertir sobre el uso inadecuado de los materiales en las mismas circunstancias que alababan las torres que se construyen en Buenos Aires y que superan raudamente esas alturas.

Alguna de ellas, expresión de la euforia de los 90 del “deme dos”, testimonia el edificio más alto del país. El arquitecto proyectista declaró  ante el municipio que sus torres eran de “bajo impacto ambiental”. Ello violaba las disposiciones legales en vigencia por tratarse una obra de más de 10.000 m2, lo que la ubicaba en otra categoría. Claro está que mediante ese mecanismo y la anuencia del municipio se evitaron tener que hacer una audiencia pública para explicar el proyecto y las medidas de precaución adoptadas. El propio empresario manifestaba públicamente que le hubiera gustado agregar más pisos mientras el arquitecto argumentaba que los “puentes” ubicados entre las torres aseguraban la evacuación en casos de incendio.

Sin embargo, no se explicaba que esos “puentes” pueden transformarse justamente en túneles de succión que trasladen el humo y el fuego de una torre a otra, ni tampoco qué sucedería si, como en las “gemelas” de Nueva York, el incendio era en ambas torres. Probablemente los departamentos por encima del piso 33 se estén vendiendo con paracaídas, pero habrá que asegurar que las ventanas basculantes permitan a los usuarios el lanzamiento adecuado.

El negocio de las torres no sólo atenta contra el patrimonio cultural y la calidad de vida de nuestra ciudad, sino que también puede llegar a generar una catástrofe similar a la que hemos vivido hace un mes. Es tiempo de que se piense más en el bien común y menos en los brillantes negocios de arquitectos y empresarios que, atentos a sus ganancias, soslayan los riesgos de estas decisiones. Está en manos del municipio hacer respetar sus normas y cambiar aquellas que implican riesgo a los habitantes. Pero también está en nosotros, ciudadanos, exigir que se prevean estos problemas, está en la responsabilidad de los profesionales, empresas de la construcción e inmobiliarias el tener más respeto por la vida ajena. Es hora de reflexionar y actuar.

        

¿Es una buena idea seguir eludiendo el impacto ambiental de las grandes torres?
 (Incendio en Madrid de la Torre Windsor)
 

 
13 de febrero de 2005
 
España: el incendio en la torre está controlado pero hay peligro de derrumbe total

El rascacielos Windsor sufrió tres derrumbes parciales durante la noche. Las autoridades investigan las causas del siniestro. Suspendieron hasta el miércoles la actividad comercial y restringieron la circulación en la zona.


Un edificio de oficinas de 106 metros de altura en la zona financiera del centro de Madrid sufre desde anoche, a las 23:30 (hora local), un espectacular incendio que amenaza con derrumbarlo.

Las autoridades sospechan que el fuego se originó en un cortocircuito en el piso 21 de los 32 que tiene el rascacielos. La Torre Windsor se encuentra en obras desde 2003 y estaba actualmente deshabitada.

La principal preocupación actual es la toxicidad del humo que se propaga por la zona norte de la ciudad, y los servicios de emergencia miden el nivel de contaminación cada diez minutos.

Todos los edificios residenciales de los alrededores fueron inmediatamente desalojados, y las calles en el área fueron cortadas, igual que las tres líneas del subte que pasan por esa zona. También se cortó el suministro de gas y se prohibió la circulación de vehículos por el túnel de Azca, una vía subterránea de cinco kilómetros de longitud que pasa por las inmediaciones del lugar.

El vicepresidente segundo de la comunidad de Madrid y consejero de Justicia, Alfredo Prada, señaló que el peligro de que el fuego se extienda a las los inmuebles colindantes se ha reducido gracias a la labor preventiva de los bomberos, que descargaron grandes cantidades de agua sobre los alrededores.

El director general de Emergencias de Madrid, Alfonso del Alamo, reveló que los bomberos esperan controlar el incendio en torno al piso 13.

El fuego, que se puede ver desde numerosos puntos de la ciudad, se propagó rápidamente desde el piso 21 hacio los demás pisos. Unas dos horas después del inicio del fuego, partes de la fachada comenzaron a desprenderse, producto de las llamas, hasta dejar al descubierto la estructura interior de hormigón.

Un vocero del SAMUR (Servicio de Atención Médica Urgente) confirmó que hay entre tres y cinco bomberos heridos leves por inhalación de humo.

Por su parte, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, manifestó esta mañana que el fuego del rascacielos Windsor aún no está controlado y que apagarlo requerirá horas, y calificó el incendio como el más importante que ha sufrido la ciudad.

Además anunció que la actividad de los comercios y de las oficinas situadas en los edificios colindantes a la torre ha quedado suspendida, al menos hasta el miércoles, y que habrá cortes en varias líneas de Metro e importantes restricciones de tráfico como consecuencia de este incendio.

En declaraciones a la prensa en la zona del siniestro, Gallardón admitió, asimismo, que se investiga si el fuego se produjo pasadas las 11 de la noche, cuando no había nadie en las primeras pisos afectadas por el fuego, o si comenzó antes, cuando podría haber personas en el edificio, con lo que se contemplaría la posibilidad de una negligencia.

Según el alcalde, los servicios de emergencia fueron activados a las 23.21, cuando no había nadie en los pisos 21 y 22, que es donde se originó el incendio. Si el fuego comenzó a esa hora, continuó, "podríamos hablar de que la causa es fortuita o técnica", pero si comenzó antes, cuando "pudiera haber personas, se contemplarían otras posibilidades, en su caso de negligencia".

Diez horas después de que se iniciara el siniestro, ya hubo tres derrumbes parciales, que afectaron a las fachadas de las plantas más elevadas del inmueble. El temor principal se centra ahora en la posibilidad de que la estructura del inmueble no resista y pueda derrumbarse la totalidad del edificio.

El presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, regresó desde Vigo a Madrid para seguir de cerca los trabajos de extinción. Sin embargo, según voceros del gobierno, el mandatario y la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, permanecieron informados de la evolución del siniestro durante toda la noche.

La Torre Windsor se comenzó a construir en 1973 y se concluyó en 1979. Está ubicada en la zona financiera de Madrid junto al conocido Paseo de la Castellana. Junto a ella se encuentran construcciones emblemáticas de la capital española como el centro comercial "El Corte Inglés" o la torre del banco BBVA.

Todas nuestras informaciones pueden reenviarse, reproducirse o publicarse libremente sin necesidad de autorización previa. Para darse de alta en nuestra lista y recibir nuestros boletines: abrailovsky-alta@elistas.net

Si no desean seguir recibiendo nuestras informaciones, no me escriban a mí sino que envíen un mail en blanco a abrailovsky-baja@elistas.net

Mi teléfono particular es: 4957-3465.  El celular es: 154-413-9389. El correo electrónico de mi casa es: brailovsky@uolsinectis.com.ar