Inicio > Mis eListas > abrailovsky > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 119 al 138 
AsuntoAutor
Crónica de muchas Brailovs
¿Seguimos olvidan Antonio
Una estrategia int Antonio
Un Cromagnon verti Antonio
Los ritmos de la n Antonio
Los ritmos de la n Antonio
Un paisaje cultura Antonio
Contaminación con Antonio
LA ECOLOGÍA EN EL Ezequiel
LA ECOLOGÍA EN LA Antonio
¿DEBEN SEGUIR EXIS Antonio
NUEVA AULA PARA " Antonio
Un texto inquieta Antonio
Procesamiento emp Antonio
Dos - Un texto Antonio
Los ritmos de la Antonio
Uno - ¿Más torres Antonio
Dos - ¿Más torres Antonio
Los gobiernos han Antonio
La construcción Antonio
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Defensoría Ecológica
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 129     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: LA ECOLOGÍA EN LA BIBLIA
Fecha:Lunes, 2 de Mayo, 2005  16:07:45 (-0300)
Autor:Antonio Elio Brailovsky <brailovsky @...............ar>

 
 
Queridos amigos:
 
Quiero invitarlos a la presentación de mi libro "La Ecología en la Biblia", que acaba de ser reeditado por un esfuerzo conjunto entre la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) y la Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA).
 
Este libro forma parte de un proyecto de mayor envergadura, que es el analizar las relaciones entre naturaleza y sociedad en diferentes culturas y períodos históricos diversos, tal como lo he efectuado en varios libros anteriores. Porque una cosa es creernos que los temas ambientales sonn nuevos y aparecieron en los últimos años, y otra muy distinta es descubrir su incidencia a lo largo de toda la historia de la humanidad.
 
En esta entrega ustedes reciben la invitación al acto (que es de entrada libre y gratuita) y el capítulo introductorio de la obra.
 
Un gran abrazo a todos y nos vemos.
 
Antonio Elio Brailovsky
 
 

PRESENTACIÓN DEL LIBRO “LA ECOLOGÍA EN LA BIBLIA

Panelistas:

Ø   Lic. Javier Corcuera,

Ø   Lic. Antonio Elio Brailovsky

Ø   Prof. Moshé Korin

Jueves 5 de mayo – 19 horas en la sede de AMIA, Pasteur 633, subsuelo.

(Acordarse de llevar documentos

para poder entrar)

 

 
 
 
 
 
 
 

                                    La ecología y la Torre de papel

 

                                                                                                                                             Por Antonio Elio Brailovsky (*)

 

    Hace muchos años, un grupo de pastores de ovejas cruzó el desierto y se asentó junto a un río. En ese lugar, los hombres se dijeron unos a otros:

 

-Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo, y hagámonos un nombre, por si fuéramos esparcidos sobre la faz de toda la tierra.

 

    De manera que los pastores se pusieron a construir una torre de ladrillos que pudiera llegar al cielo, y quizás lo hubieran logrado, si no fuera que Dios descendió sobre ellos y confundió sus lenguas, para que ninguno entendiera el habla de su compañero. Así fueron esparcidos por toda la tierra y dejaron de edificar la ciudad.

 

    Pensemos nosotros en esa torre y en esos pastores, porque si la Biblia es, para nosotros, un punto de encuentro, la Torre de Babel es un punto de partida. Porque, ¿qué clase de torre es ésta que no puede ser construída por señas? ¿Por qué los albañiles tienen que hablar todos el mismo idioma? ¿Qué obstáculo hay, si de ladrillos se trata, en señalar con el dedo: aquí va una pared, allá va una columna?

 

    Entonces, la Biblia está hablando de otra clase de torre, que sólo puede ser construída cuando los hombres son capaces de hablar una misma lengua y unas mismas palabras. Esa torre no está construída con ladrillos, sino que está edificada con palabras. Se trata, en definitiva, de una torre de papel que comenzaron a levantar y que constituye su monumento más perdurable.

 

    Porque mientras otros pueblos decidieron hacer obras de piedra o de madera, de ladrillo o de sangre, estos pastores alzaron una torre de palabras, al mismo tiempo que se daban un nombre, por si fuesen esparcidos por toda la tierra.

 

    Sabemos que los pastores no llegaron al cielo y que su torre está sin terminar. Por eso nos dejaron el mandato de continuarla y por eso cada una de nuestras obras es un intento de agregar más palabras a esta torre, con la esperanza de que alguna vez su cúspide llegue al cielo. Parábola del esfuerzo humano, de la necesidad de alcanzar lo imposible, cada generación aporta sus libros a esta torre de papel.      

 

    El mío habla del modo en que esos pastores veían la naturaleza. En qué cosas su mirada se parece a la nuestra, porque culturalmente descendemos de ellos o porque su mensaje es universal. Y en qué nos diferenciamos, porque la actitud ante la naturaleza es, también, un signo de los tiempos.

 

    Hablar de la ecología en la Biblia es retomar de otro modo el más antiguo de los temas que interesan a la humanidad. El de nuestro lugar en el mundo, el del vínculo con la tierra que nos nutre y a la que volveremos alguna vez.

 

    Hablaremos sobre qué significa para la Biblia ubicar al hombre como el rey de la creación. ¿Era ecologista el mandato recibido por Noé? ¿Por qué un pastor de ovejas tiene que salvar los lobos? ¿Cómo era la tierra de Canaan y cuál era su relación con los ecosistemas del Mediterráneo? ¿Cómo muestra la Biblia las razones ecológicas del nacimiento y la muerte de las ciudades? Allí leemos los testimonios de la deforestación y las catástrofes ecológicas, una mirada particular sobre animales domésticos y salvajes, la relación con el agua y el suelo, las normas sobre población y alimentos. También nos preguntamos de qué manera la Biblia influye sobre la imagen que hoy tenemos de los ecosistemas del infierno y del paraíso.

 

    En este libro no estamos buscando verdades. No le preguntamos al texto bíblico cuál es la verdad, cuál la realidad última, inequívoca, del mundo. Lo que nos interesa es su forma de aproximarse a la ecología. Histórica, como todas las miradas de los hombres, incluyendo la nuestra. En tanto cada época y cada grupo social tienen una relación particular con la naturaleza, es precisamente sobre esa historicidad que nos interesa reflexionar aquí.

 
 
 
¿Cómo eran los ecosistemas de ese jardín donde Dios quita una costilla al hombre para crear a la mujer?
(Mosaico de estilo bizantino en la Catedral de San Marco, Venecia)
 
 
(*) Del Libro "La Ecología en la Biblia", Buenos Aires, AMIA-FVSA, 2005.

Todas nuestras informaciones pueden reenviarse, reproducirse o publicarse libremente sin necesidad de autorización previa. Para darse de alta en nuestra lista y recibir nuestros boletines: abrailovsky-alta@elistas.net 
Mis mensajes anteriores están en: http://www.holistica2000.com.ar/home.html 
Si no desean seguir recibiendo nuestras informaciones, no me escriban a mí sino que envíen un mail en blanco a abrailovsky-baja@elistas.net
Mi teléfono particular es: 4957-3465.  El celular es: 154-413-9389. El correo electrónico de mi casa es: brailovsky@uolsinectis.com.ar