Inicio > Mis eListas > abrailovsky > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 159 al 178 
AsuntoAutor
Plaguicidas prohi Antonio
Comienza Naturale Antonio
Una catástrofe ec Antonio
Cómo organizar un Antonio
Los ritmos de la Antonio
Los fuegos del Am Antonio
Cabezas contamina Antonio
Fw: Fw: SOLIDARIDA Emilce L
RE: Fw: Fw: SOLIDA Rodolfo
Las siliconas pue Antonio
El comercio inter Antonio
Los ritmos de la Antonio
Que en el 2007 pu Antonio
¿Acaso se hunde V Antonio
Los ritmos de la Antonio
Y nos seguimos i Antonio
Cómo organizar un Antonio
Papeleras en Corr Antonio
Otra mirada sobre Antonio
Los esperamos en Antonio
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Defensoría Ecológica
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 141     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Uno: Las respuestas ante desastres ambientales
Fecha:Lunes, 17 de Octubre, 2005  21:48:10 (-0300)
Autor:Antonio Elio Brailovsky <brailovsky @...............ar>

 
 
Queridos amigos:
 
El desastre ocurrido en los Estados Unidos con el huracán Katrina lleva a poner en el centro de la atención las estrategias de prevención de emergencias y desastres ambientales. En el caso de Katrina quedó claro que no se trató de una catástrofe natural sino de la expresión social de un fenómeno natural.
 
Todos estamos de acuerdo en que el Gobierno de los Estados Unidos no estuvo a la altura de las necesidades ante esa emergencia. Sin embargo, queda menos claro lo que habría que hacer como estrategia de prevención y respuesta ante una emergencia de esa magnitud. Como suele ocurrir en estos casos, el debate de fondo no se está dando. (Recordemos que después de la tragedia de Cromañón se saturaron todos los espacios públicos de matafuegos, sin preguntarse si la gente los sabía usar). 
 
Para analizar el tema he convocado a un grupo de profesionales de distintos países de América Latina que están siguiendo el curso de posgrado de "Gestión de la Política Ambiental", que dictamos varios profesores en el marco de la Asociación TOP (Tecnología para la Organización Pública) y la Universidad Nacional del Litoral. Les pedí que expresaran su opinión sobre qué profesiones deberían intervenir en una tarea vinculada con la prevención y respuesta ante desastres ambientales y qué organismos públicos deberían participar.
 
Como ustedes verán, las respuestas son diferentes y responden a distintas concepciones. Más que pensar cuáles de ellas consideramos más adecuadas, creo que lo valioso es encontrarnos con diferentes entradas a un problema para el cual aún no hay una respuesta adecuada. Por su longitud, van en dos entregas.
 
En esta entrega ustedes reciben:
  • Un comentario mío sobre lo que debió haberse hecho en Nueva Orléans y no se hizo.
  • Las respuestas de algunos de los profesionales convocados a expresar su opinión sobre el tema. Las restantes van en la segunda parte, en una próxima entrega.
  • La obra de arte que acompaña a este mensaje es "La Tempestad", del pintor renacentista veneciano Giorgio Zordi, más conocido como Giorgione (que significa "Jorge el Grande"). En esta obra Giorgione relaciona la belleza femenina con un paisaje cargado de símbolos esotéricos, que no pudieron ser descifrados. Noten la particular forma de iluminación de las figuras, por la luz del relámpago.
Un gran abrazo a todos.

Antonio Elio Brailovsky          

                                                                                                

                                                              Giorgione, pintor veneciano (1477-1510): "La tempestad",

Galería de la Academía, Venecia.
      

 
                       LO QUE DEBIERON HABER HECHO CON KATRINA
                                                                                                 Por Antonio Elio Brailovsky
Un breve repaso de lo que debería haberse hecho y no se hizo ayudará a aclarar las cosas[i].

·        No hubo un plan de contingencia previo. Ante la expectativa de cualquier situación desfavorable, es sustancial definir previamente un plan de contingencia que defina el conjunto de acciones a realizar en caso de ocurrencia de dicho evento. No se puede improvisar en el momento en que ocurre un desastre, sino que es necesario definir previamente todas las acciones a cumplir en ese momento. Por supuesto que cuanto más detallado y flexible sea dicho plan, más útil será ante los hechos.

·        No se hicieron las obras de mantenimiento y reparación del dique que protegía la ciudad de Nueva Orléans. Esas obras eran prioritarias para salvar a la ciudad del desastre, el que, por otra parte, había sido largamente anunciado por la propia agencia federal de emergencias. Sin embargo, se consideró que los gastos de guerras eran prioritarios frente a los de prevención de emergencias.

·        No se determinaron las zonas de alto riesgo, así como el riesgo potencial de cada territorio, lo que hubiera permitido desarrollar estrategias de evacuación hacia los lugares más seguros. Ningún área de desastre es homogénea. Una cosa es decir “salgan de la ciudad ahora mismo” y otra muy distinta contar con mapas de riesgo que delimiten los problemas que podrían ocurrir. Por ejemplo, está claro que no se contó con una serie de mapas con hipótesis de inundabilidad bajo determinadas condiciones meteorológicas o de daño a las defensas de la ciudad.

·        No actuaron planificadores físicos, urbanistas y arquitectos, que evaluaran el estado de las edificaciones, construcciones y estructuras urbanas en general, analizaran la vulnerabilidad en estos sitios y delimitaran los sitios de más riegos y los más seguros, y además evaluaran los impactos potenciales en situaciones adversas. Nadie sabía qué cosas podían resistir y cuáles podían romperse ante un evento de desastre.

·        No se ayudó a evacuar a la gente con dificultades para hacerlo. Se avisó públicamente que era necesario evacuar Nueva Orleáns pero se dejó el tema librado a la iniciativa individual. No se definió cuál era la población de riesgo, un aspecto fundamental en el tratamiento de cualquier emergencia. Aquellas personas que no tenían medios de transporte propios fueron abandonadas por las autoridades. Las autoridades no cumplieron con su responsabilidad de ayudar a evacuar a los pobladores que tenían dificultades para hacerlo. Es sugestivo el que pocos días antes de Katrina, las autoridades cubanas evacuaran un millón y medio de personas por el huracán Dennis, en condiciones de perfecto orden.

·        No se desarrollaron estrategias de salud ante la emergencia, ni se determinaran los sitios de evacuación de enfermos. No se instruyó a la población afectada para que desarrollara las medidas para enfrentar la situación epidemiológica al paso del evento. Funcionarios con responsabilidad llegaron a decir ante los medios de comunicación que el estar la ciudad inundada con las aguas llenas de miles de cadáveres no significaba un problema sanitario sino sólo un problema psicológico. Poco después comenzaban a morir las primeras personas por las infecciones originadas en el agua contaminada.

·        No se cortaron a tiempo los servicios de electricidad y gas. Los incendios que acompañan a un desastre de este tipo son consecuencia de la falta de prevención. No se puede esperar a que sea el propio huracán quien corte el servicio, con el consiguiente riesgo de incendios.

·        No se suministró a la población información adecuada sobre la situación. No se dieron instrucciones sobre cómo actuar. Nadie sabía adónde ir ni qué hacer. En una evacuación programada, todas las personas saben adónde ir, ya que tienen un lugar preasignado.

·        No se llevó personal con entrenamiento en emergencias. La alternativa elegida, de llevar tropas provenientes de Irak, con órdenes de disparar a matar a cualquier sospechoso, fue la peor posible. Ante un desastre es necesario lograr restablecer la confianza de la población, no aterrorizarla. Por otra parte, el personal que sabe matar civiles hostiles en una ciudad, no tiene por qué conocer técnicas sofisticadas de apoyo a la población afectada.

·        No se definieron sitios apropiados para recibir a los evacuados. No hubo un adecuado abastecimiento de víveres, agua y medicinas. Las condiciones sanitarias y de seguridad de los sitios de recepción  de evacuados fueron las peores que se pueda imaginar. Se alojó gente durante días en un estadio en el que ni siquiera había agua corriente y baños utilizables. Pasado el episodio se encontraron en las heladeras del estadio de Nueva Orleáns decenas de cadáveres, incluyendo algunos con signos de haber sido asesinadas allí.

·        No se establecieron guardias en las zonas evacuadas para evitar saqueos. Esto hizo que muchas personas se negaran a irse por temor a perder sus pertenencias. Muchas de las muertes se debieron a esta situación.

·        No se hizo una base de datos integrada de las personas evacuadas. Es sorprendente que en un país del nivel tecnológico de los Estados Unidos no se utilizaran las computadoras desde el primer momento para registrar los nombres de las personas evacuadas y el sitio al que iban. Esta base de datos debió ser realizada por organizaciones no gubernamentales, en condiciones mucho más precarias de las que hubiera podido hacer el Gobierno.

·        Se permitió el reingreso de personas evacuadas mientras aún había situaciones de peligro, por la propia situación de la zona afectada y por la llegada del huracán Rita. Esto no sólo las puso en riesgos innecesarios sino que además bloqueó las rutas por las que seguían egresando los evacuados.

·        Se disfrazaron las reales necesidades de organización pidiendo que se donara dinero. En el país más rico del mundo no faltaba dinero para asistir a las víctimas y trabajar sobre la emergencia. Lo que faltaba era la capacidad de organización gubernamental para hacerlo. La mejor prueba es la inmediata contratación de la empresa Halliburton (ligada al vicepresidente Dick Cheney) para realizar tareas de reconstrucción.

Sorprendentemente, la inmediata llegada del huracán Rita, en septiembre del 2005 significó una mejoría en el tratamiento mediático del tema por parte del gobierno norteamericano, pero no una mejor gestión de la emergencia.

  • Se exhibieron imágenes publicitarias, del estilo de los aviones militares evacuando ancianos en sillas de ruedas y se puso el acento en mostrar la preocupación oficial por los afectados.
  • Sin embargo, se lanzaron 3 millones de evacuados hacia las rutas sin haber calculado la capacidad de carga de las mismas, lo que significó tales embotellamientos que anularon las ventajas de la evacuación.
  • A pesar del rol que juegan los automóviles en la vida norteamericana, nadie parece haber recordado que necesitan combustible para funcionar. El agotamiento del combustible y la falta de planificación en su reposición generaron un peligro adicional: ¿qué hubiera pasado en caso de llegar un huracán con toda su fuerza sobre cientos de miles de personas que lo recibían aprisionados en sus automóviles?
  • Se volvió a cometer el error de no cortar los suministros de electricidad y gas a las zonas críticas, lo que provocó importantes incendios evitables.

En otras palabras, que se necesita definir una estrategia de prevención y respuesta ante emergencias y discutirla en la sociedad. La existencia de un gobierno no es razón suficiente para dar por sentando que esa estrategia existe y que va a funcionar adecuadamente cuando se la necesite.

Este tema es mucho más que un ejemplo didáctico. La velocidad a la que se producen las consecuencias del cambio climático global es mucho mayor de lo que se había previsto inicialmente. Esto significa que es probable que aumente la frecuencia de eventos climáticos de extrema violencia y también que comiencen a producirse en zonas en las cuales antes no se producían, como Sudamérica por ejemplo.

Si en un país con todos los recursos tecnológicos y financieros disponibles, que recibe varios huracanes por año, pudo producirse el desastre mencionado, ¿qué puede llegar a ocurrir en un país del Tercer Mundo, con recursos técnicos y financieros limitados, y que no está habituado a este tipo de eventos climáticos?

 


 

María Fernanda Bauleo

El desastre como fenómeno social implica la participación de múltiples profesiones, dado que se necesitará responder al fenómeno social en sí, por medio de áreas de salud (médicos, enfermeros, auxiliadores para la atención y prevención de enfermedades), áreas de defensa civil (prevención, evacuación, logística de recursos y sitios de evacuados, vinculados a distintas profesiones como administración y asistencia social). Lógicamente para la existencia y actuación de las áreas mencionadas se requiere previamente el haber previsto su existencia, entrenamiento y recursos, cuestión que hace a la gestión política y el establecimiento de estrategias para la prevención y actuación en desastres.

Asimismo, no podemos ignorar el invalorable aporte de las ciencias y áreas técnicas para el estudio de los fenómenos posibles y su detección temprana, así como su participación en el desarrollo de técnica y elementos para utilizar durante la crisis, por ejemplo, pastillas potabilizadoras de agua, vacunas, etc. En estas áreas participan desde científicos (geólogos, meteorólogos, físicos, químicos, biólogos hasta incluir todas las ramas de la ingeniería desde sistemas hasta ingeniería civil).

En suma, para poder afrontar un posible desastre debe existir una política que le dé cabida para la creación de un sistema de prevención y respuesta con la participación de prácticamente todas las profesiones.

En cuanto a la participación de organismos públicos, debería existir un comité de emergencias que involucre a todos los otros organismos, tal vez con cabeza en el Ministerio del Interior. Debe este comité prever la participación de organismos de Salud, Defensa, instituciones científicas y técnicas, organismos de de defensa civil y participación de fuerzas para el despliegue de recursos y logística.

En nuestro país podríamos ejemplificar con un posible desastre con productos químicos en Dock Sud, en este caso deberían participar:

  • MINISTERIO DE JUSTICIA: SECRETARIA DE SEGURIDAD INTERIOR – SIFEM (Sistema Federal de Emergencias)-DNPC (Dirección Nacional de Protección Civil)
  • PROVINCIA DE BS. AS.
  • GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BS. AS.

·        FUERZAS FEDERALES.

·        MINISTERIO DE SALUD Y AMBIENTE

·        MINISTERIO DE DESARROLLO SOCIAL

·        ESTADO MAYOR CONJUNTO

 

En asesoramiento técnico:

·        Servicio de Hidrografía Naval. Armada Argentina

·        Comisión Nacional de Actividades Espaciales

·        Servicio Meteorológico Nacional. Fuerza Aérea Argentina.

Desde luego, las políticas y estrategias establecidas a nivel país deben adecuarse a la idiosincrasia del evento posible y a las características de las comunidades que los sufrirían para garantizar su efectividad en el lugar potencialmente afectado con recursos y entrenamiento de las capacidades locales en primer lugar.


Carlos Dorado

En principio en toda emergencia, ligada a situación de catástrofe, los organismos públicos que deberían estar involucrados en forma inmediata son:

§   Bomberos.

§   Cruz Roja, o quien cubra emergencias médicas.

§   Defensa Civil.

§   Policía.

Estos organismos están orientados a cubrir las fases de rescate y salvataje, auxilio médico, logística e infraestructura básica para contención de las víctimas y, por último, seguridad y ordenamiento territorial.

En el caso de una catástrofe de la envergadura del Katrina, deben agregarse organismos que, cumpliendo las funciones descriptas, tengan una envergadura y alcance mayor al local. Estos organismos de alcance provincial o nacional, deben permitir corregir las falencias de los organismos de carácter local.

A las profesiones típicas que accionan en respuesta a este tipo de catástrofes, que atienden la urgencia inicial, es necesario contar con otra serie de profesiones preparadas para actuar en segundas instancias, con el fin de suministrar ayuda material y, al tiempo, brindar contención afectiva y orientación psicológica: psicólogos, asistentes sociales, expertos en logística, en comunicación social. También en aquellos casos donde se vieran involucradas sustancias peligrosas (fábricas o depósitos de productos químicos, explosivos, etc.), se debería contar con el accionar de organismos especializados en este tipo de eventos. Muchos cuerpos de bomberos cuentan con especialistas y equipos para afrontar estos riegos. Una desgraciada situación dio cuenta de la falta de preparación en los equipos de socorro en el caso del Katrina: a 10 días del meteoro, se encontraban sin contacto con sus familias más de 2.000 niños.

El accionar de los esquemas de respuesta, en este caso, tuvo dos circunstancias marcadamente deficientes. La primera ligada a la atención de las víctimas. Muchos de los que no quisieron dejar sus casas terminaron refugiándose en el estadio Superdome, construido en la parte alta de la ciudad de Nueva Orleans. En él se refugiaron más de 23.000 personas, “en cuestión de horas el Superdome se convirtió en una enorme letrina y basurero” (Página 12, pág. 14, 01/09/05). La segunda, ligada al control y seguridad territorial, varios días después de sucedida la inundación, había “francotiradores que disparan a los refugiados y a las fuerzas de seguridad” (Clarín, pág. 28, 04/09/05).

Sin duda todas las previsiones que se pudieran haber tomado ante un huracán de las características del Katrina, no contemplaron que las defensas, diques y estaciones de bombeo, serían superadas holgadamente (o fueron desatendidos los alertas), produciendo la inundación de la ciudad de Nueva Orleáns. Tampoco se contempló la necesidad de la evacuación total de la ciudad, donde la población más expuesta es, en general la de menores recursos económicos y por lo tanto con pocas posibilidades para efectuar autoevacuaciones y, a su vez, poco dispuesta a abandonar sus posesiones, por precarias que estas fueran. Esto explicaría parte de las dificultades para le evacuación total, de dudosa efectividad, que se pretendió hacer.

Por otro lado, llama la atención la escasa previsión en el tema de seguridad. En situaciones de emergencia y catástrofe se destaca gente que aparece con actitud solidaria y que coopera voluntariamente; pero también emerge la otra faz, la de la miseria humana, aquellos que aprovechan la oportunidad para depredar. La tardía intervención de las fuerzas de seguridad, dio origen al descontrol de una pequeña porción de la población, mas con implicancias severas para muchos. Peor aún, la falta de efectivos de la Guardia Nacional, fue suplantada con tropas del ejército. Tropas que entraron en la ciudad con las mismos esquemas y armas utilizados en la ocupación de Irak.

Según acota Eduardo Subirats (Página 12, pág. 12, 20/09/05): “Las catástrofes naturales no existen, Ni existe una naturaleza independiente de la naturaleza humana... La solución a las crisis ecológicas que vendrán, lo mismo que las guerras que se nos han venido encima, reside en poner de manifiesto sus causas para removerlas, no extender sus beneficios financieros y estratégicos”.


Bárbaro Moya 

A partir de las experiencias que se han desarrollado en Cuba, es importante que en las estrategias de prevención y respuesta ante desastres participen de manera integrada un grupo de profesiones, que pueden variar en dependencia del fenómeno natural, por ejemplo ante eventos meteorológicos extremos es necesaria la participación de meteorólogos y climatólogos, mientras en las asociadas a los  sismos es necesario la participación de especialistas en sismología.

La participación en una estrategia de prevención y respuesta ante catástrofes por eventos meteorológicos extremos (EME), entre las que se encuentra el paso del huracán Katrina por el territorio de Mississipi, Alabama y New Orleans entre otros sitios de EE. UU debe contar con la participación de especialistas de diferentes ramas entre ellas, especialistas de la defensa civil (coordinarán y desarrollaran la estrategia y pondrán en funcionamiento el sistema de defensa ante los EME, climatólogos (desarrollaran la vigilancia climatológica, determinaran los periodos de mayor probabilidad de afectación por los EME, así como la probabilidad de ocurrencia, periodos de retorno, etc de los EME), meteorólogos (desarrollaran la vigilancia del tiempo y emitirán los pronósticos y avisos a la población, en algunos casos de manera conjunta con los climatólogos), especialistas en riesgos, determinaran las zonas de alto riesgo, así como el riesgo potencial de cada territorio, que permita desarrollar estrategias de evacuación hacia los lugares mas seguros. Geógrafos o especialidades afines, ( desarrollaran los mapas y SIGs de vulnerabilidades y evaluaran las vulnerabilidades e impactos en diferentes partes del territorio, este trabajo de be hacerse de manera conjunta con hidrólogos, topógrafos, especialistas en paisajes, etc), planificadores físicos, urbanistas y arquitectos, (evaluaran el estado de las edificaciones, construcciones y estructuras urbanas en general, analizaran la vulnerabilidad en estos sitios y delimitaran los sitios de mas riegos y los más seguros, además evaluaran los impactos potenciales en estas situaciones adversas), especialistas en salud y epidemiología, (desarrollaran las estrategias de salud ante EME, determinaran los sitios de evacuación de enfermos, y para la atención  a la población afectada por el meteoro, desarrollara las medidas para enfrentar la situación epidemiológicas al paso del evento), economistas (desarrollaran evaluaciones de costos beneficio que permitan determinar la factibilidad e desarrollar estas estrategias), comunicadores y educadores (Desarrollaran la estrategia de educación ambiental a la población y tomadores de decisión de forma tal que  entiendan la situación y sepan los pasos mas correctos a dar en esta situación. Políticos y gobernantes (son los responsables de la buena ejecución y expresión práctica de la estrategia ante EME).

Como se dijo al principio el desarrollo de esta estrategia tiene que ser con un enfoque holístico e integrador, que permita abarcar el mayor número de necesidades posibles y que no solo se considere cada una de las especialidades necesarias de manera independiente, sino que se tenga en cuenta la relación entre estas. Ejemplo, los especialistas de riesgos, los geógrafos y los de salud deben trabajar de manera conjunta en los lugares donde ubicar los centros de atención de la población lesionada, para lo que tienen que tener en cuenta información de tiempo y clima que aportan los meteorólogos y climatólogos.

Además esta estrategia debe estar enfocada en 3 momentos:

1.                  Preparación para enfrentar el EME

2.                  Enfrentamiento del EME

3.                  Recuperación del EME

Una serie de organismos están involucrados en esta estrategia, entre ellos tenemos en primer lugar al gobierno (es el máximo responsable de salvaguardar la vida de la población y los intereses económicos, organiza el trabajo de defensa y la evacuación y avisa a la población), la Defensa Civil (es el organismo encargado de la ejecución y materialización d el estrategia, el Centro Meteorológico (desarrolla la vigilancia de tiempo y clima y emite pronósticos, avisos y notas informativas, muestran la información meteorológica al órgano en que convergen los organismos necesarios para la defensa ante los EME), Salud (vela por el cuidado y atención a los enfermos y población que pueda ser afectada por el meteoro), Instituciones económicas, agricultura, industrias, servicios, etc ( se encargan de salvaguardar los interese económicos y producción de electricidad, así como el cuidado del personal que deba quedarse trabajando en la situación extrema), Organismos de alimentación y servicios (Se encarga de facilitar la alimentación y servicios indispensables, al paso del huracán y durante el período de recuperación, así como de la atención de los evacuados). Transporte (Se encarga de aportar los ómnibus y equipos necesarios para mover los evacuados y brindar servicio en caso de necesidad) Electricidad (se encarga de ubicar los grupos electrógenos en los lugares que es necesario mantener el fluido eléctrico en caso de afectación total al mismo y participa activamente en la recuperación), Acueducto, hidrología y recursos hidráulicos (garantiza la distribución y acopio de agua potable a la población, evacuados e intereses económicos y de servicios y trabaja activamente en el periodo de recuperación en normalizar este servicio. Evalúa el estado de las presas y planifica evitar el desbordamiento de estas. Indica las zonas de inundación probable). Educación (facilita los locales para evacuar los habitantes de zonas vulnerables y facilita alimentación, conjuntamente con los organismos de alimentos a los evacuados, se encarga de la evacuación y la salvaguarda de la vida de los estudiantes. Planificación física y urbanismo. (Alerta sobre las viviendas en mal estado, vulnerables y las áreas y viviendas que deben ser evacuadas). Medios de difusión masiva (se encargan de alertar a la población sobre la situación, brinda a la población conocimiento sobre medidas y acciones necesarias  y los prepara para el enfrentamiento de los EME.


REFERENCIAS.

 

[i] Sobre este tema, agradezco los comentarios y observaciones de los integrantes del curso de Medio Ambiente organizado por el Centro TOP en el segundo semestre de 2005.


Todas nuestras informaciones pueden reenviarse, reproducirse o publicarse libremente sin necesidad de autorización previa. Para darse de alta en nuestra lista y recibir nuestros boletines: abrailovsky-alta@elistas.net 
Mis mensajes anteriores están en: http://www.holistica2000.com.ar/home.html 
Si no desean seguir recibiendo nuestras informaciones, no me escriban a mí sino que envíen un mail en blanco a abrailovsky-baja@elistas.net
Mi teléfono particular es: 4957-3465.  El celular es: 154-413-9389. El correo electrónico de mi casa es: brailovsky@uolsinectis.com.ar