Inicio > Mis eListas > abrailovsky > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 186 al 205 
AsuntoAutor
Para sanear el Ri Antonio
Gran Hermano te e Antonio
Los perversos mec Antonio
Dos países mirand Antonio
Los ritmos de la Antonio
Que puedas constr Antonio
Ahorro energético Antonio
Cómo organizar una ANTONIO
Dos palitos para ANTONIO
Comenzamos el cur ANTONIO
Los ritmos de la ANTONIO
El monocultivo de ANTONIO
El agua como dere ANTONIO
Buenos Aires rodea ANTONIO
Los que no apagar ANTONIO
Nuevas amenazas c ANTONIO
¿Seguimos usando Antonio
Negros y sudacas, Antonio
La Corte ordena l Antonio
Cómo organizar un Antonio
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Defensoría Ecológica
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 187     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Para sanear el Riachuelo hace falta idoneidad
Fecha:Lunes, 1 de Octubre, 2007  20:19:47 (-0300)
Autor:Antonio Elio Brailovsky <brailovsky @...............ar>

 
Queridos amigos:
 
Muchas personas nos preguntan qué avances se están realizando en el saneamiento de uno de los ríos más contaminados del mundo, el Riachuelo de Buenos Aires.
 
La lamentable respuesta es que ninguno.
 
Ante una demanda de los vecinos, l,a Corte Suprema de Justicia de la Nación les exigió a las autoridades un Plan de Saneamiento, que elaboró la Secretaría de Ambiente de la Nación. Ese Plan fue descalificado en términos muy duros en un peritaje realizado por la Universidad de Buenos Aires.
 
Y aquí todos los actores del drama se quedaron sin  saber qué hacer:
  • Los vecinos esperando que el Gobierno o la Corte Suprema hagan algo para corregir los errores e iniciar el saneamiento.
  • La Secretaría de Ambiente, sin saber cómo corregir un Plan inviable.
  • Y la Corte Suprema, sin saber cómo reclamar un Plan que pueda llevarse a la práctica.
A esta altura, la pregunta que surge es si los encargados de resolver el problema están en condiciones técnicas y profesionales de hacerse cargo de una responsabilidad de esa envergadura.
 
En esta entrega, ustedes reciben:
  • Uno de los informes de la Universidad de Buenos Aires, en lo que hace a los aspectos principales del saneamiento del Riachuelo. Como verán, es de una dureza inusitada. El informe completo,  puede leerse en: 
  • Un comentario mío sobre algunos de esos aspectos, que coincide en parte con los temas tratados en el informe de la UBA. También puede servir como guía de lectura de ese informe, para aquellas personas que no manejen el lenguaje técnico del mismo.
  • La obra de arte que acompaña esta entrega es un óleo de Benito Quinquela Martín, titulado "Azul", que muestra una escena del Riachuelo en plena época de industrialización. Quiero destacar la técnica pictórica: en la parte superior, el óleo ha sido aplicado a pincel, en una capa delgada. Pero sobre el río el artista ha colocado una capa espesa, aplicada con espátula, para reproducir los reflejos del sol sobre un agua aceitosa, ya fuertemente contaminada en ese momento.
Un gran abrazo a todos.
 
Antonio Elio Brailovsky
 
Benito Quinquela Martín (1890-1977): "Azul", óleo.
 

¿Limpiar el Riachuelo?

Por Antonio Elio Brailovsky (*)

Tal vez lo más sugestivo del último intento fallido de limpieza del Riachuelo no haya sido la falta de voluntad política. Estábamos acostumbrados a eso desde septiembre de 1871, cuando la ley de erradicación de los saladeros fue la última acción seria de saneamiento.

Esta vez, lo que más llama la atención es la absoluta incompetencia profesional de las cabezas encargadas de hacer una tarea mucho más difícil que organizar un mundial de fútbol, según la poco feliz expresión de la Secretaria de Ambiente. La diferencia de fondo es que el fútbol se juega a la vista de todos. Aquí, por el contrario, los que protegen a los contaminadores se ocultan entre los pliegues del poder y el público nunca ve a los verdaderos jugadores.

Pero el llamado Plan lo hizo un grupo cerrado, sin aprovechar la experiencia y conocimientos de los profesionales de un organismo como la Secretaría de Ambiente, que hace 35 años viene trabajando el tema. ¿Sabían tanto que no los necesitaban o simplemente no se dieron cuenta de los complejo que es el tema? Por lo visto, el principio constitucional de idoneidad para quienes ocupen cargos públicos no parece regir para los niveles políticos. Recordemos, sin embargo, que entregar la Secretaría de Ambiente a un equipo incompetente es, también, una decisión de prioridades políticas: nadie ha puesto nunca un inútil para dirigir el Banco Central o cualquier otro organismo encargado de manejar el dinero.

En este contexto, discutir un Plan que nadie tiene interés o capacidad para llevar a la práctica es un ejercicio intelectual, pero el que esto escribe es docente y está habituado a hacer en el aula reflexiones que ayuden a pensar un tema, aún sabiendo que lo que allí se diga nunca llegará al mundo real.

·        Necesitamos estudios epidemiológicos continuados y exhaustivos. El Riachuelo no es un tema de recursos naturales. Es una cuestión de salud pública. Allí hay gente que enferma por la contaminación, y, sin duda, hay gente que muere por culpa de ella. El mejor indicador de la negligencia oficial es la reiterada negativa de las autoridades de hacerlos. Del mismo modo que una decisión equivocada en la guerra provoca muertes inútiles, el no detectar a los contaminados a tiempo hará que muchos de ellos enfermen y mueran. Recordemos que el cáncer sólo es curable si hay una detección precoz, y que cientos de miles de personas están sujetos a una importante exposición a cancerígenos. Aún más: nuestros profesionales tienen mucha experiencia en los efectos sobre la salud de tóxicos que actúen en forma individual, pero esta cuenca tiene todos los tóxicos imaginables. Semejante combinación de agentes peligrosos registra pocos antecedentes en la bibliografía internacional. Hay que computar, entonces, un tiempo de aprendizaje de cómo actuar ente los efectos de sinergia provocados por la acción conjunta de tantos tóxicos, que tal vez nos cueste muchas más muertes de las que ya ocurren y que nadie quiere contabilizar.

·        Hay que reglamentar las leyes ambientales. Cuando la Corte Suprema de Justicia le ordenó a las autoridades hacer un plan para el saneamiento del Riachuelo, lo fundamentó con una repetición minuciosa de los artículos de la Ley General del Ambiente. Se trató de un fallo redactado de un modo inusual: generalmente se cita un pedacito de una Ley, pero no la Ley entera, artículo por artículo. Sucede que el Poder Ejecutivo lleva varios años de retraso en la reglamentación de esa Ley. No hay que ser muy sutil para darse cuenta de que la Corte le estaba recordando su obligación de reglamentarla. Sin embargo, las únicas personas que no se dieron cuenta de eso fueron aquellas a las cuales la indicación iba dirigida. Hay varias leyes ambientales de presupuestos mínimos que aún no han sido reglamentadas y que serían herramientas útiles en este proceso.

Por ejemplo, tal vez no hubiera sido necesario sancionar una muy publicitada Ley que creara un Comité de Cuenca en el Riachuelo. Ya hay una Ley de Aguas que ordena lo mismo para todas las cuencas hídricas del país. Bastaba con reglamentarla, aunque tal vez alguien haya pedido que no lo hicieran.

Algo semejante está pasando con la Ley que ordena el retiro del PCB antes del año 2010 y que debería ser una herramienta importante para sacar de la zona al menos ese contaminante. Al no reglamentarse, no se cumplen los plazos de la Ley y se crea la situación para que las empresas pidan una prórroga, siguiendo con los tóxicos hasta más allá del 2010.

·        Cumplir las leyes. Pareciera que, a diferencia del resto de las normas, las leyes ambientales son de cumplimiento optativo. Cuando la Secretaria de Ambiente le dijo a la Corte que más del 80 por ciento de las industrias de la cuenca contaminan, es decir, que están fuera de los parámetros legales, debió haber indicado las sanciones que aplicaría. Se supone que para eso pidió una Ley que le diera el monopolio del poder de policía. Pero hasta ahora ese monopolio del poder sólo ha servido para que ningún otro lo pudiera ejercer. La confesión: “están violando la Ley y yo se los permito”, es otra de las facetas poco explicables de esta situación.

·        Medir realmente la contaminación. Parece redundante, y por eso hay que recordar que todas las fábricas que contaminan tienen preparada una puesta en escena: una pequeña planta de tratamiento de efluentes que depura una porción ínfima de los tóxicos que arroja la empresa y que se opera sólo cuando llega la inspección. De modo que, además de la visita a las empresas es necesario ir con un bote a tomar muestras del lado de afuera de los caños de salida. La diferencia entre lo que parece que arrojan visto desde adentro y lo que realmente tiran puede ser abismal.

·        Depurar los líquidos cloacales. Las medidas propuestas son una especie de entretenimiento hasta tanto se realice la obra principal: un canal subterráneo, que pase por debajo de la ribera sur del Riachuelo (es decir, el partido de Avellaneda) y que saque de la vista del público los líquidos contaminados. Su destino será el Río de la Plata, a través de un largo caño llamado emisario. Los líquidos tendrán un ligero tratamiento (pretratamiento), que no es mucho más de un colador y una licuadora para que no se vean los sólidos.

No es una idea nueva. Esta obra ya fue propuesta por Hipólito Yrigoyen en 1929 y reiterada por María Julia Alsogaray en la década de 1990. Su aspecto más objetable es que no depura los líquidos cloacales sino que cambia la contaminación de lugar. Previsiblemente, no parece haber estudios de la capacidad de carga del cuerpo receptor, ya muy comprometido. Ni sobre el riesgo de que esta obra acerque aún más los contaminantes a las tomas de agua de servicio público.

Además, no se presentaron estudios sobre el impacto ambiental de la obra misma. Tengamos en cuenta que por la pendiente requerirá instalaciones de bombeo, que atravesará la zona del Dock Sud y que pasará por entre innumerables vertidos y rellenos clandestinos de residuos peligrosos. El riesgo de que la obra ponga en biodisponibilidad (es decir, haga circular por el ambiente) una cantidad importante de esos residuos es alto, y si se trabaja con el descuido que todo indica, es casi la certeza.

·        Por supuesto, no dragar el fondo. La Secretaria de Ambiente informó que en algunos sectores se dragaría el fondo para retirar el barro contaminado. Esto significa, nuevamente, poner en biodisponibilidad una cierta proporción de esos tóxicos, que ahora están quietos en el fondo y que navegarían  hacia el Río de la Plata. Por otra parte, la Secretaria no dijo que construirían una planta de tratamiento para su destrucción. ¿Significa esto que los tirarán al Río de la Plata? Me parece que tal vez eso no ayude mucho en nuestra polémica con Uruguay por el uso responsable de los recursos hídricos compartidos.

·        ¡Olvídense de las bacterias transgénicas! La afirmación más pintoresca (y que merecería un aplazo en cualquier curso elemental de medio ambiente) fue la de arrojar al curso de agua bacterias transgénicas, comedoras de petróleo. Por supuesto que esas bacterias se utilizan, pero sólo en la limpieza de sitios absolutamente confinados, como las piletas de desechos de la explotación de hidrocarburos. Allí se reproducen explosivamente, comiéndose el petróleo y cuando se les termina el alimento, simplemente se mueren de hambre. Pero liberar bacterias genéticamente modificadas en  un ecosistema abierto es correr el riesgo de que vuelvan a mutar y se transformen en un organismo peligroso que carezca de enemigos naturales. Una operación que ni el Dr. Frankestein se atrevería a realizar.

Creo que para ejercicio intelectual ya estamos. Nada de esto siquiera se va a intentar realizar. El único aporte creativo fue reemplazar una expectativa de mil días por otra de mil años.


 INFORME Comisión Control Ambiental

 

(Facultad de Ciencias Exactas, Facultad de Farmacia y Bioquímica, Facultad de Ciencias Veterinarias y Facultad de Agronomía, UBA)

Dra. Alicia Fernández Cirelli

Dr. Juan Reboreda

Dr. Juan Agustín Moretton

Licenciada Alicia Fabrizio de Iorio

Licenciada  Cristina Muria

Ingeniero Jorge Adámoli

 

 

La finalidad concreta de todas las acciones a las que se hace referencia en el Plan Integral es mejorar las condiciones ecosanitarias en las que se encuentra la cuenca Matanza Riachuelo en la actualidad. Se reseñan una serie de actividades que están en curso de realización. Para el análisis que efectúa este grupo de trabajo se consideran prioritariamente las realizadas en las áreas técnicas como encuestas a industrias, las mejoras en la provisión de agua potable y de servicios cloacales a las poblaciones ribereñas y las legislativas como la creación de una autoridad de cuenca. Debe notarse que en los “Objetivos generales” (punto 3, pág. 13), se menciona que la Autoridad de Cuenca “tiene como responsabilidad principal la recuperación de los recursos naturales y la restauración de la calidad ambiental de la cuenca”, en el mismo plano deberían considerarse los aspectos productivos y el empleo. En la integración de la mencionada Autoridad de Cuenca, no aparecen los sectores vinculados con la producción y el empleo, como empresas y sindicatos.

 

Se promueven además otra serie de medidas básicas que apuntan a la disminución de vertidos industriales crudos a las aguas mediante una infraestructura que contempla el financiamiento para plantas de depuración y la erradicación, en particular en la zona del Dock Sud, de establecimientos que presentan altos grados de contaminación de suelos y aguas para las que se dispuso un plan de remediación de pasivos ambientales, en este caso deberían hacerse referencias concretas a las implicancias las implicancias laborales del cierre, traslado o relocalización de industrias o de villas.   

 

Todo el esfuerzo que se deberá invertir en estas tareas merece un resultado acorde con la magnitud de las transformaciones que se pretenden lograr. En tal sentido consideramos importante que se tenga en cuenta lo siguiente:

 

En primer lugar existe una notoria falta de balance en la formulación del Plan Integral tal como fuera presentado con su documentación ampliatoria. Los aspectos sociales (pobreza, participación social, educación), acceso al agua potable y saneamiento, así como los aspectos jurisdiccionales y legales (integración de actores en comité de cuenca, participación de gobiernos municipales, provincial y nacional) se ven sobredimensionados en relación a las propuestas de controles físico-químicos y biológicos de la cuenca. Se debería dar una importancia por lo menos similar al tratamiento de del conjunto para conseguir un real plan integral, que garantice la solución al problema de la cuenca.  Deberían relacionarse mejor los objetivos con las medidas propuestas. Ej.: los enunciados referidos al objetivo 2 “Ordenamiento Territorial” son muy vagos, y presentan una marcada desproporción en el análisis y en las actividades, en relación con el largo listado de obras de saneamiento previstas. En el listado presentado por la Dra. Piccoloti a la Corte el 03/abr/07.  Sería importante incluir en el Ordenamiento Territorial, actividades que garanticen la participación pública, así como mecanismos de concertación tendientes a planificar la producción y optimizar el empleo.

 

Otro punto prioritario a considerar es la inclusión de una revisión de antecedentes.

 

Para proceder con cualquier medida destinada a mejorar la calidad del espejo de agua y de los sedimentos del curso es absolutamente imprescindible contar con una información completa y actualizada de las características fisicoquímicas y biológicas del curso MR. Existen muchos ejemplos en Argentina y en otros países donde, ante la urgencia por mostrar la implementación de estas medidas, se ha llegado a los dos peores escenarios posibles que son o la ausencia de efectividad de las acciones emprendidas o el empeoramiento de la situación que se pretendía solucionar, en ambos casos con un alto costo financiero, social y político.

 

En el Plan Integral bajo el rubro Caracterización Geográfica de la Cuenca MR debe notarse lo siguiente:

 

Cuando se trata de determinar las características del agua superficial de la cuenca se nota que en todos los valores aportados en el informe al que se dio vista, los datos son insuficientes en el sentido de que sólo se muestran determinaciones realizadas en algunos puntos de la cuenca sin explicar en todos los casos la representatividad de dichos puntos. De existir esa información sería fundamental relevarla.  También son insuficientes en cuanto a la claridad de lo expresado. Para oxígeno disuelto se indican valores cercanos a 0 mg/l que seguramente no corresponden a toda la cuenca. Se requiere conocer acerca de  valores de demanda bioquímica de oxígeno representativos de distintos puntos de la cuenca pues quizá por ello no se señalan las determinaciones de demanda química de oxigeno que permitirían establecer las relaciones DBO/DQO de suma importancia para planificar las medidas de remediación. En el caso de los contaminantes orgánicos, cuya determinación es crítica para establecer los posibles efectos tóxicos de las aguas y sedimentos, prácticamente no se ha registrado información salvo alguna concentración de DDT determinada 12 años atrás. Aquí nuevamente de existir dicha información sería imperativo relevarla

 

En algunos casos podría cuestionarse la implementación metodológica y/o la interpretación que se hace de los escasos datos expuestos. Para la concentración de coliformes la técnica del número más probable (NMP) no debe usarse cuando el número de microorganismos a determinar es muy alto como en el caso de las muestras de agua de la cuenca MR, los valores expresados se comparan con valores de NMP índices para agua de bebida humana (valor 3 con ausencia de E. coli) y no con las aguas destinadas a otros usos por ejemplo recreacional, navegación, etc., por lo que la comparación carece de pertinencia en este caso.

 

En la tabla ingresada bajo el título “Metales Contaminantes” se consignan compuestos como el cianuro y los fenoles que no son metales. Los valores correspondientes a las concentraciones de metales se cotejan con valores guía del Decreto 831/93 sin considerar los usos que se hacen del agua en los distintos sectores de la cuenca tal como el propio Decreto estipula.

 

Llama la atención la falta de actualización en los datos, prácticamente todos los datos citados corresponden a determinaciones realizadas en 1994 o a campañas anteriores. Considerando los cambios socioeconómicos que se han padecido durante el período 1990 2005 es evidente que muchos de estos valores hayan variado. Existen determinaciones más recientes y completas que no aparecen citadas en estos informes. Como ejemplo puede decirse que las concentraciones de sulfuro, metales pesados,  oxígeno disuelto y compuestos orgánicos realizadas recientemente (no citadas en el Plan Integral ni en la Documentación de apoyo enviada por la secretaría) muestran importantes variaciones con referencia a las utilizadas para la elaboración del informe. En ambientes anóxicos  es importante considerar la dinámica de metales asociada a la concentración de sulfuro  

 

Con  los “datos antes citados” y con “otros datos que se omiten”,  se establecen en el Estado de Avance del Plan Integral conclusiones acerca de la calidad del agua en la cuenca. La ausencia de una cita bibliográfica impide conocer cuáles son los datos que se omiten y  que quizás sean útiles para comprender lo expresado. Tampoco es fácil comprender sin conocer las fuentes bibliográficas a que se refieren los autores cuando en la Tabla ingresada bajo el título Conclusiones se hace referencia a “flora y fauna” y “bacterias y especies filamentosas adheridas a la vegetación y al lecho del río”. En este contexto y con la información aportada las conclusiones citadas como las citadas bajo la enumeración 1, 2 y 3 no pueden ser utilizadas para estimaciones de riesgo o de impacto ambiental.

 

No aparece información acerca de las características del lecho del río situación realmente grave si se considera que es ese lecho el que se moviliza continuamente en procesos de dragado de la cuenca inferior lo que implica un movimiento importante de contaminantes. En la cuenca alta del MR el lecho del río recibe un impacto particular de los contaminantes que más han incrementado su presencia durante la última década y sus relaciones de intercambio con las aguas no pueden ser ignoradas. Los sedimentos del fondo cauce y el agua intersticial interactúan fuertemente con la columna de agua. El grado de contaminación de los sedimentos  según el uso de la tierra es diferente  y condiciona la dinámica de contaminantes. Se recomienda  tener en cuenta este aspecto, tomando sedimentos de diferentes sitios estratégicos., contemplando los diferentes ambientes de la cuenca. La carencia de estos datos, por lo menos en el material técnico entregado para analizar, hace imposible la implementación de cualquier técnica para depuración del curso. Se impone conocer sobre la existencia de estos datos.

 

En la tabla incluida en el título “Fuentes de Contaminación” se hace referencia a las fuentes de contaminación para el suelo cuando en muchos de los casos citados los vertidos con efluentes industriales afectan directamente a las aguas y al lecho del río. De cualquier forma no puede interpretarse lo expresado en la tabla si no se cuenta con los parámetros de categorización adecuados. ¿Cuáles son las líneas de corte para determinar si una contaminación es de alto, medio o bajo impacto? Indudablemente se deben considerar índices que surgen de parámetros como volúmenes vertidos, riesgo de cada uno de los contaminantes presentes en los vertidos, posibilidad de depurar o tratar adecuadamente los residuos, etc. y no solamente el tipo de industria. Como en los casos anteriores no aparecen en el informe las fuentes bibliográficas consideradas para esta evaluación, de modo que sería importante conocer en qué bibliografía se apoya..

 

Se hace mención a la posibilidad de contaminación de aguas subterráneas cuando el análisis de presencia de contaminantes en este tipo de aguas en distintos sitios de la cuenca MR y su relación con los usos de la tierra no ha sido citado en el Plan Integral.

 

Se consigna que en la mitad de los basurales en los que se efectuaron determinaciones se han detectado residuos peligrosos sin referencias metodológicas ni resultados expresados por tipo y cantidad de residuo peligroso en cada uno de los análisis efectuados, lo que resultaría particularmente importante para estimar los efectos de lixiviación hacia el curso del MR. Sería conveniente que luego de la eliminación de malezas se hiciera un análisis de los  suelos, y se tomaran medidas de remediación y control. Además se sugiere no destruir la vegetación nativa en el caso de basurales situados en el plano aluvial.  Aquí también se requiere mayor detalle de información.

 

Para mejorar la calidad del espejo de agua se mencionan taxativamente una serie de medidas a implementar sin mencionar en el Plan Integral si existen antecedentes en el uso de medidas del mismo tipo en cursos de agua con características similares al MR y sobre todo cuales fueron los resultados obtenidos.

 

Para los vertidos industriales se prevé únicamente la eliminación de metales pesados cuando en el cuadro presentado bajo el título “Fuentes de Contaminación” se trata de demostrar que los compuestos orgánicos que aparecen en los vertidos pueden ser tan o más riesgosos que los metales pesados. Además un vertido  también puede contener elevadas concentraciones de nitrógeno y fósforo  dando lugar a un desbalance en la relación de estos nutrientes,  como ocurre en cuenca alta. El proceso propuesto no es aplicable por igual a cualquier tipo de industria, no se explica porqué se lo ha seleccionado frente a otros procedimientos con efectividad comprobada y menor costo.

 

No es comprensible que debe entenderse por “eliminación de las bacterias del fondo”. De cualquier forma la instalación de sistemas de aireación en las cuencas alta y media debería discutirse en un río con un caudal y régimen hidrológico como el MR  y más aún con la información presentada acerca del grado actual de contaminación. Un proceso de aireación mal planificado no sólo implica una importante alteración del ecosistema sino un posible incremento en la toxicidad de algunos de los compuestos presentes en la columna de agua,  a causa de una redistribución de los mismos en las fases geoquímicas del sedimento. Estos procesos están actualmente en estudio para los contaminantes de la cuenca.

 

Fijación de lodos debería considerarse la operatividad de la propuesta contando con la diferencia textural de los sedimentos. Debería además indicarse que resultados se obtuvieron con este tipo de fijación aplicada cursos de agua con características similares a MR. 

 

La eliminación de hidrocarburos presentes en el curso por siembra de bacterias es una medida muy cuestionable. Debería especificarse qué tipos de bacterias se utilizarán y contar con pruebas previas tanto de la efectividad en la eliminación en tiempo y forma de las distintas formas químicas de hidrocarburos presentes como de la adecuada inactivación de las bacterias inoculadas una vez que hayan cumplido con su función en las aguas del río. En la actualidad no se tiende al empleo de especies modificadas genéticamente debido a los riesgos ambientales a los que podría exponerse al ecosistema y a la población humana. Es indispensable previo a su empleo se certifiquen las características, el origen, los usos previos y los documentos de aprobación, emitidos por organismos nacionales e internacionales aprobando la  liberación al ambiente de microorganismos genéticamente modificados. 

 

Eliminación de metales mediante cultivo de macrófitas. Debe considerase que las macrófitas no eliminan los metales sino que los estabilizan reteniéndolos en los rizomas. Para estos fines, además, sería conveniente considerar  el uso de distintas especies, entre ellas se recomienda  tener en cuenta las plantas nativas. Es cierto que tanto juncos como macrófitas flotantes se desarrollan adecuadamente en un medio con abundancia de nutrientes y materia orgánica, todos ellos fijan metales pesados que absorben a través de sus raíces. El proceso continúa hasta que lo metales alcanzan una determinada  concentración tisular de saturación. Por lo tanto, es necesaria la recolección periódica de las plantas, con la consecuente disposición adecuada de las mismas, ya que habrán acumulado metales pesados (entre otros contaminantes).  Esta disposición no está prevista: una de las posibilidades es la incineración, recuperación de los metales de las cenizas, o el confinamiento de éstas. De lo contrario se logrará trasladar la contaminación del agua a las plantas. Los humedales son complejos sistemas ecológicos de elevada fragilidad cuyo funcionamiento depende del estado de equilibrio entre sus componentes, por lo cual es recomendable trabajar con los ya existentes. Debería además considerarse la incidencia de los humedales en la proliferación de  mosquitos y  riesgos colaterales..

 

Oxigenación del agua por actividad fotosintética. Debe estimarse la metodología a emplear, en primer lugar el material particulado presente naturalmente en el curso, mayoritariamente en el curso inferior, no facilita la actividad fotosintética de algas. Además debe considerarse que existe un ciclo de liberación de oxígeno durante las horas del día y consumo de oxígeno cuando la iluminación es insuficiente, en general la siembra de algas ajenas al ecosistema puede generar problemas en el mismo que deben ser atentamente estudiados. Por otra parte, la siembra de clorofíceas, que se propone, podría aumentar  la carga de materia orgánica en el agua, generando floraciones algales nocivas.

 

La complementación de las medidas es también importante. Se propone como primer punto para recuperar la calidad de agua la oxigenación (pag. 42).  No queda claro si la única medida es la siembra de algas verdes, o ésta es una de ellas.  Si las acciones fueran: siembra de algas, dragado y establecimiento de humedales, estas opciones raramente son complementarias.

 

El dragado está propuesto sólo en ciertas zonas, de baja profundidad y baja densidad poblacional.  Al dragar se resuspende material particulado que puede tener adsorbido sustancias contaminantes, que podrían liberarse al cuerpo de agua.  No se especifica el destino final de los sedimentos que se retiren del lecho del río.  Cabe destacar que los metales pesados y los compuestos orgánicos persistentes están concentrados en los sedimentos y no en el agua.

 

Considerando todo lo dicho resulta preocupante que en el cronograma presentado por la Secretaría  en el Plan Integral se proponga aplicar las medidas destinadas al saneamiento del espejo de agua en plazos que oscilan entre 06 y 12 meses. Sería conveniente una reprogramación de lo propuesto y una previa consulta acerca de la factibilidad y las consecuencias de dicha aplicación. Se recomienda considerar los efectos de las medidas en su conjunto y no en forma individual ya que es fácil notar que la aplicación de cualquiera de ellas influye sobre la aplicación de las demás y sobre el cuerpo de agua, el sedimento y las riberas con consecuencias que deben ser monitoreadas mediante  indicadores químicos y biológicos. La ausencia de este tipo de controles, no contemplado en el informe de la Secretaría, equivale a una intervención a ciegas en el ecosistema. En estas condiciones cualquier alteración importante y no deseada no podría advertirse hasta estar completamente instalada y ser prácticamente irreversible como lo demuestra ampliamente la experiencia internacional.

 

Es necesario además establecer criterios de prioridad y una jerarquía de las medidas propuestas, que permitan conocer porqué se optó por determinadas medidas y no por otras. Ej. en el listado de obras, no se exhibe un Plan Maestro que permita seguir la lógica de las obras propuestas. En relación con el presupuesto general para atender a estas obras, deberían justificarse las prioridades, establecer un cronograma de ejecución, un organigrama que permita saber qué recursos se destinarán para cada programa, y establecer cuáles serán los mecanismos de control.

 

Todas nuestras informaciones pueden reenviarse, reproducirse o publicarse libremente sin necesidad de autorización previa. Para darse de alta en nuestra lista y recibir nuestros boletines, hacer clic aquí y seguir las instrucciones: http://www.eListas.net/lista/abrailovsky/alta

Mis mensajes anteriores están en:

http://www.elistas.net/lista/abrailovsky/archivo/indice/1  y también en                                 http://www.holistica2000.com.ar/home.html
Si no desean seguir recibiendo nuestras informaciones, no me escriban a mí sino que envíen un mail en blanco a
abrailovsky-baja@elistas.net
Mi teléfono particular es: 4957-3465. Los correos electrónicos de mi casa son:
brailovsky@uolsinectis.com.ar  y antonioeliobrailovsky@yahoo.com.ar