Inicio > Mis eListas > abrailovsky > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 280 al 299 
AsuntoAutor
Está comenzando nu Antonio
Los ritmos de la Antonio
Una mirada transd Antonio
Electrónica y dere Antonio
Horribles Aires Antonio
La educación ambie Antonio
Nube tóxica sobre Antonio
Los ritmos de la Antonio
Educación para la Antonio
Los derechos huma Antonio
El control de las Antonio
=?UTF-8?Q?Volvemos Antonio
Los ritmos de la Antonio
Inundaciones para Antonio
Inundaciones para Antonio
Los desastres amb Antonio
=?utf-8?Q?Hoy_comi Antonio
Pagar para contam Antonio
EL IMPERIO EN LA Antonio
Mi curso de Hist Antonio
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Defensoría Ecológica
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 286     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: La educación ambiental y el sueño nuclear
Fecha:Lunes, 19 de Noviembre, 2012  11:37:35 (-0300)
Autor:Antonio Elio Brailovsky <brailovsky @...............ar>

 

Queridos amigos:

Quiero contarles que el Ministerio de Educación de la Nación acaba de adquirir 4.500 ejemplares de mi libro "Ésta, nuestra única Tierra", para distribuirlos en las bibliotecas de otras tantas escuelas públicas secundarias de todo el país. Será utilizado en proyectos de educación ambiental.

Más allá del reconocimiento recibido como autor, me interesa destacar que esto refleja un cambio en la concepción del ambiente y la educación ambiental por parte de las autoridades educativas. Desde hace por lo menos 40 años venimos insistiendo que el ambiente es el resultado de la relación naturaleza-sociedad y que, por ende, hay que estudiarlo simultáneamente desde el punto de vista de las ciencias naturales y de las ciencias sociales.

Las ciencias naturales nos explican lo que le ocurre a los seres vivos de un río cuando curso de agua recibe residuos peligrosos. Pero sólo las ciencias sociales pueden ayudarnos a comprender por qué nuestra sociedad tolera que alguien contamine nuestros ríos. Para eludir el debate nuestro sistema educativo omitió, hasta ahora, las cuestiones sociales al hablar de educación ambiental.

Por eso es saludable la incorporación de uno de los escasos textos adaptados a la enseñanza media que incorpora la visión social sobre el ambiente.

Otro aspecto sugestivo es el haber aceptado un libro que, entre otros temas, señala los riesgos de la energía nuclear, incluyendo la que se presenta como para usos pacíficos. Durante muchos años, y bajo gobiernos de cualquier signo ideológico, el mensaje de las autoridades educativas era la aceptación de ese tipo de energía, sin crítica alguna. Los docentes que la cuestionaban debían hacerlo casi siempre en voz baja y a espaldas de sus directivos.

Pero el desastre de la central atómica de Fukushima, Japón, ocurrido en el país más tecnologizado del mundo, marcó que la preocupación por el riesgo nuclear tiene fundamento, y el sistema educativo está empezando a reconocerlo, al llevar este libro a las bibliotecas escolares.

El que haya un solo ejemplar por escuela significa ponerlo al alcance de los docentes, aunque, por supuesto, restringe las posibilidades de usarlo a escala de uno o varios cursos.

Aquellos docentes interesados en el libro pueden consultar con el editor, cuyos datos son:

 

Editorial Maipué – Andrés Gabor: gerencia@maipue.com.ar

 

En esta entrega, ustedes reciben:

§       Un texto de mi libro Ésta, nuestra única Tierra, referido al tratamiento pedagógico del tema nuclear y los riesgos que implica esa actividad. Se titula “Los sueños del Ratón Atómico, para contrastar la promesa nuclear de unas décadas atrás con la realidad.

§       La tapa de mi libro.

§       Una noticia periodística reciente, que informa que la descontaminación de la central atómica de Fukushima costará por lo menos 125.000 millones de dólares, que las obras durarán 40 años y que los afectados por el siniestro son un millón y medio de personas. Es decir, que la actividad nuclear ha sido un buen negocio para los operadores, no para la sociedad.

§       La obra de arte que acompaña esta entrega es “El Alquimista”, de Joseph Wrigth of Derby, pintado en 1771. Muestra el momento en que el alquimista Henning Brandt descubre el fósforo y su propiedad de brillar en la oscuridad. Esa luminosidad lo lleva a arrodillarse y rezar. Una actitud de tanta convicción religiosa, como la que nosotros mismos tuvimos al creer, sin una revisión crítica, en la promesa nuclear.

Un gran abrazo a todos.

Antonio Elio Brailovsky

 

 

Joseph Wrigth of Derby: "El Alquimista", 1771.

 


Todas nuestras informaciones pueden reenviarse, reproducirse o publicarse libremente sin necesidad de autorización previa. Para darse de alta en nuestra lista y recibir nuestros boletines, hacer clic aquí y seguir las instrucciones: http://www.eListas.net/lista/abrailovsky/alta
Mis mensajes anteriores están en: http://www.elistas.net/lista/abrailovsky/archivo/indice/1  
Los cursos que estoy dictando están en:

http://www.ambienteacademico.com.ar

Si no desean seguir recibiendo nuestras informaciones, escríbanme a mí.
Mi teléfono particular es: 4957-3465. Los correos electrónicos de mi casa
son: 

brailovsky@uolsinectis.com.ar  y antoniobrailovsky@gmail.com







[Adjunto no mostrado: Raton_atomico.pdf (application/pdf) ]
Fukushima les cuesta 125.000 millones de dólares a los nipones | AIM Digital

Fukushima les cuesta 125.000 millones de dólares a los nipones

Publicado el 14 nov 2012. Archivado bajo Medio Ambiente.

La catástrofe de Fukushima fue la más grave dentro del campo de la energía nuclear desde Chernobyl en 1986 y  no fue posible atribuirla al atraso provocado por el comunismo, como se hizo con la central ucraniana.

Fukushima, muy cara para Japón.

Las autoridades japonesas deben desmantelar  cuatro reactores que fueron dañados por el tsunami de 2010. Las operaciones durarán unos 40 años y requerirán el desarrollo de nuevas tecnologías.

El costo total del accidente de Fukushima, incluyendo la descontaminación y las indemnizaciones a las víctimas, podría alcanzar 10 mil millones de yenes (125.000 millones de dólares), el doble de lo previsto, según la sociedad TEPCO que administra la central nuclear destruida por el tsunami del 11 de marzo de 2011.

La catástrofe de Fukushima  provocó grandes emisiones radiactivas en el aire, los suelos y las aguas e la región, y obligó a unas 100.000 personas a abandonar sus viviendas.

La suma de 10 mil millones de yenes es solo una hipótesis y no  incluye los costos de desmantelamiento de los cuatro reactores dañados en la instalación. Las operaciones durarán unos 40 años y requerirán el desarrollo de nuevas tecnologías, así como la formación de miles de técnicos. “Tenemos que discutir las necesidades con el gobierno, según varias escenarios”, declaró el miércoles el presidente de TEPCO, Kazuhiko Shimokobe, en relación al riesgo de que el monto de 5 billones de yenes previsto anteriormente por el grupo pudiera duplicarse.

“De momento no sabemos cuál será el coste total, porque estamos revisando las cifras de descontaminación y las compensaciones cada trimestre, pero si supera los 5 mil millones  de yenes, la empresa lo pasará mal”, advirtió.

Como prueba de buena voluntad, la compañía ha prometido ahorrar más de 3,3 billones de yenes (unos 42.000 millones de dólares) en diez años. TEPCO añadió que serán necesarios más fondos del Estado para retirar el combustible fundido y efectuar otras intervenciones vinculadas con el desmantelamiento de la instalación nuclear.

No obstante, es probable que el grupo revise varias veces sus previsiones ya que de momento no se ha decidido nada sobre los dos reactores que se salvaron de la catástrofe en Fukushima Daiichi, ni sobre los cuatro de la segunda central, Fukushima Daini, de esta prefectura del noreste de Japón. La compañía prevé además crear en la región de Fukushima una sede dedicada a la gestión del siniestro, una opción que le permitirá ahorrar algo de dinero.

También se pondrá en marcha un centro de investigación, para idear las técnicas necesarias en la limpieza del sitio y sus alrededores. La compañía, que fue nacionalizada este verano boreal, es incapaz de asumir por sí sola el coste del desastre.

No sólo está obligada a indemnizar a más de un millón y medio de víctimas y a depreciar masivamente sus activos, sino que también tiene que seguir aprovisionando el este de Japón, incluyendo Tokio. Para ello tendrá que hacer funcionar a pleno régimen sus centrales térmicas y, por tanto, gastar sumas astronómicas en la compra de gas y petróleo.
Fuente: France Presse

    URL: http://www.aimdigital.com.ar/aim/?p=124097

    Publicado el 14 nov 2012. Archivado bajo Medio Ambiente.
    AIM Digital - Paraná - Entre Ríos - Argentina
    Dirección comercial: México 360
    Teléfonos: (+54) 343 422 7101
    Dirección: Nidia Peltzer - info@aimdigital.com.ar
    ------=_NextPart_000_00E6_01CDC64A.456D1A30--