Inicio > Mis eListas > abrailovsky > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 341 al 360 
AsuntoAutor
Proyectos de Educ Antonio
LA CONTAMINACIÓN, Antonio
FUERA DEL TARRO - Antonio
COMIENZA NUESTRO Antonio
Curso-taller de " Antonio
NO TE PIERDAS NUES Antonio
Otra vez inundaci Antonio
Los ritmos de la Antonio
Aprendiendo de lo Antonio
Para empeorar el Antonio
Los ritmos de la Antonio
Un paisaje cultur Antonio
FUKUSHIMA, PUNTO F Antonio
=?UTF-8?Q?Fwd=3A_E Antonio
=?UTF-8?Q?Centros_ Antonio
La ecología y el Antonio
Los ritmos de la n Antonio
La ecología y la Antonio
Historia ambienta Antonio
Qué hacer con esa Antonio
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Defensoría Ecológica
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 357     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: La ecología y el ambiente en Grecia y Roma antiguas
Fecha:Miercoles, 25 de Mayo, 2016  22:24:00 (-0300)
Autor:Antonio Elio Brailovsky <brailovsky @...............ar>

Queridos amigos:

Quiero compartir con ustedes la aparición de mi última obra, referida a los aspectos ecológicos y ambientales de la Antigüedad clásica.

Este libro analiza las condiciones del medio ambiente en la cultura grecorromana durante la época clásica. Es una herramienta para la educación ambiental. Cada cultura, cada forma de organización de los seres humanos tiene una particular relación con el medio natural que le sirve de soporte. Esa relación es producto de su historia, como todo lo que hacen los seres humanos. Así, la historia ambiental permite comprender procesos sociales que de otro modo quedarían ocultos.

En este libro vemos una megalópolis de hace 2 mil años con problemas semejantes a los actuales, los efectos políticos de la superpoblación, los comienzos de la contaminación en gran escala y un modo de diseñar ciudades que aún influye sobre nosotros.

En Grecia y Roma hay dioses que cuidan que la corriente de los ríos se mantenga limpia, tiranos que mejoran la vida en sus ciudades y bárbaros que se mueven al ritmo del cambio climático.

Veremos un médico que descubre las enfermedades ambientales, un naturalista que denuncia la infame explotación de los mineros y un arquitecto que advierte por qué no debemos usar cañerías de plomo.

En este libro encontraremos una faceta casi desconocida de la rica y compleja vida cotidiana de otros tiempos.

Quiero contarles además que voy a estar a cargo del Observatorio Ambiental de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, organismo conducido por Alejandro Amor. El miércoles 8 de junio vamos a presentar el Observatorio y su primer informe, que es sobre la gestión ambiental de pilas y baterías usadas. Es a las 14 horas, en Belgrano 673, Ciudad de Buenos Aires.

En esta entrega ustedes reciben:

§        Un fragmento del libro, sobre el impacto del Circo Romano sobre la fauna y el ambiente de esa época.

§        El modo de acceder a mi libro sobre el ambiente en la época clásica, con dos opciones:

o       Ustedes pueden bajar gratuitamente mi copia de autor del libro completo en el enlace que les indico más abajo, o

o       Las personas interesadas en comprar la copia impresa pueden ponerse en contacto con la Editorial en el enlace que va al final de este mensaje.

§        La tapa de mi último libro.

§        La invitación a la jornada de lanzamiento del Observatorio Ambiental de la Defensoría del Pueblo.

§        La obra de arte que acompaña esta entrega es una escena de la captura de elefantes para el circo romano. Es un mosaico que se encuentra en Piazza Armerina, Sicilia.

       Un gran abrazo a todos.

      Antonio Elio Brailovsky                                                                      

Había razones políticas para matar muchos elefantes.

Mosaico romano en Piazza Armerina, Sicilia

(Foto: Antonio Elio Brailovsky)


LA TRISTE SUERTE DE LOS LEONES

    Estamos habituados a condolernos de los primeros mártires cristianos y admirar su coraje al enfrentar a los leones y morir por su fe. Tanto, que eso nos lleva a olvidar a los otros protagonistas de la misma tragedia. ¿Nos preguntamos, acaso, qué les pasó a los leones? Les sucedió lo mismo que a los santos, sólo que un instante después, ya que el circo romano fue una de las más formidables máquinas de muerte de la Antigüedad. 

    Roma era un sitio incómodo para vivir, con hambrunas e inundaciones, con pestes, incendios y derrumbes. Para entretener a la gente que sufría éstas y otras calamidades, y para garantizar el apoyo político a las figuras de turno, se inventa la fórmula de panem et circensis, aludiendo al reparto público de trigo y a la reiteración de espectáculos sangrientos que servían para canalizar la violencia colectiva. Y no era sólo el Coliseo: todas las ciudades romanas tenían sus arenas, aún las ubicadas en las colonias de España o de África.

    El Imperio necesitaba de enormes batidas de caza en toda su periferia para alimentar el espectáculo. Era necesario llenar los circos de todas las ciudades romanas de animales de gran porte, los únicos que podían ser vistos a la distancia por miles de personas. Se trata de aquellos que son más escasos en la naturaleza. Ya en el 51 AC, Marco Tulio Cicerón, procónsul en Sicilia (base de operaciones para las cacerías en África) recibe una carta en la que le indican que sería deshonroso para él si enviara menos de diez panteras a Roma. Contesta desconsolado: "Con respecto a las panteras, los cazadores se están ocupando de ellas atentamente bajo mis órdenes, pero su número es extraordinariamente limitado".

    Por la abundancia de fieras que hemos visto en el cine, a menudo nos cuesta percibir hasta qué punto algunos de estos animales son realmente escasos (especialmente los grandes carnívoros). Por ejemplo, se estima que una extensión de selva como la del Parque Nacional Iguazú no podría sostener más de veinte yaguaretés[1], (que son parientes cercanos de las panteras). Se comprende, entonces, la inquietud y las dificultades de Cicerón.

 

EL LLANTO DE LOS ELEFANTES

   Había importantes motivos políticos para matar elefantes en el circo romano. Y es que los elefantes habían sido las armas que aterrorizaron y destruyeron la infantería romana en las guerras en Asia y África. Fueron el arma estratégica con que Aníbal derrotó las legiones de Roma. Durante la primera guerra púnica, L. Cecilio Metelo logra capturar 140 elefantes que lleva al continente transportándolos en balsas fijadas encima de botes. La operación es arriesgada, pero es necesario mostrar al pueblo la victoria de los legionarios sobre esos monstruos.  

   En los juegos organizados por Pompeyo en el 55 AC, "Plinio describe ante todo escenas lamentables de elefantes heridos (el elefante que, con los pies perforados por los dardos de los gétulos, se arrastra sobre las rodillas); el elefante muerto por un sólo  venablo hundido bajo el ojo) y un intento de fuga general por parte de los paquidermos asustados. En aquella ocasión, sin embargo, habiendo perdido ya toda esperanza de fuga los elefantes intentaron el recurso de los afectos y conmocionaron a los espectadores,  asumiendo una actitud tal que hace pensar que se pusieron a llorar. Sus lastimosos berridos provocaron tal turbación en la multitud que todos, olvidados de la presencia de Pompeyo, se levantaron llorando y comenzaron a maldecir al magnífico organizador de los juegos"[2].

 

 

    En el circo había avestruces, leopardos y leones. En el último siglo de la República, se agregaron hipopótamos, cocodrilos y rinocerontes. César mandó un lince de Galia, Augusto exhibió rinocerontes africanos y tigres de la India, y Nerón se dio el gusto de mostrar osos polares cazando focas: "Dio una naumaquia en la que se vieron monstruos marinos nadando en agua de mar"[3]. Los emperadores romanos acostumbraban bajar al circo para matar fieras personalmente. El más apasionado de esta actividad fue Cómodo (el mismo que aparece representado en la película Gladiator): "no había animal que huyese de su furia, desde los salvajes (leones, tigres, panteras, osos, elefantes, hipopótamos, rinocerontes) hasta los inofensivos (ciervos, gamos, avestruces y jirafas). Los hipopótamos eran su pasión, tanto que logró ejecutar a cinco de ellos en una sola oportunidad"[4].

  Estas excentricidades afectaron la fauna en forma significativa. Una exhibición común y corriente podía arreglarse con un centenar de animales, pero tenemos algunos récords interesantes: Augusto hizo matar 3.500 animales en 26 espectáculos. En la consagración del Coliseo, bajo Tito, se mataron 9 mil en cien días. Y la conquista de Dacia por Trajano fue celebrada matando 11 mil fieras.

    Tenemos que aclarar que estas cifras muestran sólo una parte pequeña del efecto del circo romano sobre la fauna. Por razones que hacen a la lógica del espectáculo, sólo se admitían animales vivos y sanos. Pero no todos llegaban en ese estado.

    Lo habitual es que, por cada animal que llega vivo a su destino final (y esto vale también para los zoológicos actuales y las empresas de venta de simpáticas mascotas silvestre), los que lo capturan se vean obligados a matar a unos cuantos que, por ejemplo, estaban defendiendo sus crías. A esto se agrega la mortandad provocada por el estrés del cautiverio y el transporte, lo que multiplica en varias veces la cantidad de animales que efectivamente se pierden [5], [6].

    Existen mosaicos romanos que describen minuciosamente las escenas de caza, lo que nos permite seguir las técnicas utilizadas. Están en Piazza Armerina, Sicilia, en una mansión que parece haber sido de un importante proveedor de fieras para el circo de la época imperial. Pueden verse los jinetes que conducen ciervos hacia una trampa de redes; un jabalí perseguido por los perros, que termina, en una escena siguiente, atado y llevado cabeza abajo por dos hombres que lo sujetan con un palo. Hay también un bisonte enlazado y arrastrado por los cuernos; una tigresa llevada con bozal y arnés; un rinoceronte conducido con cuerdas y un avestruz llevado en brazos, como si fuera un ganso. Una carreta de bueyes arrastra una jaula y un cazador recibe sobre su escudo el ataque de una leona herida.

 


 

 

Si quieren tener este libro:

o       Ustedes pueden bajar gratuitamente mi copia de autor del libro completo en el siguiente enlace:

https://www.dropbox.com/s/qp48snsugfhtc02/GRECORROMANA%20%28copia%20de%20autor%29.pdf?dl=0

Si no funcionara, hay que copiarlo, pegarlo en la parte superior del navegador (Google o el que usen) y darle enter. Como es un libro entero, puede tardar un rato en bajar.

o       O, las personas interesadas en comprar la copia impresa pueden ponerse en contacto con la Editorial en el siguiente enlace:

https://www.morebooks.de/store/es/book/el-ambiente-en-la-civilizaci%C3%B3n-grecorromana/isbn/978-3-8417-6273-3

 


 

[1] Guardaparques del P.N. Iguazú, comunicación personal, julio de 1994.

[2] Fedeli, Paolo: "La naturaleza violada. Ecología y mundo romano", Ed. Sellerio, Palermo, Sicilia, 1990. (Trad. de la Cátedra de Latín y Cultura Latina de la Facultad de Filosofía y Letras de la U.B.A. Buenos Aires, 1990.

[3] Suetonio, Cayo: "Los Doce Césares", Ed. Sarpe, Madrid, 1985.

[4] Fedeli, Paolo: "La naturaleza violada. Ecología y mundo romano", op. cit. Cómodo es el Emperador al que se enfrenta Russell Crowe en la conocida película “Gladiador”. Todo indica que el director Ridley Scott no exageró: el Emperador era tan malvado como allí aparece.

[5] Sobre la relación entre caza y disminución de las poblaciones animales en estado salvaje, según los respectivos nichos ecológicos, ver: Owen, Oliver: "Conservación de recursos naturales", México, Ed. Pax, 1977.

[6] Sobre la relación entre presión de caza y extinción de poblaciones o especies, ver la discusión en: Ehrlich, P.R. y Ehrlich, A.H.: "Extinción", Biblioteca Científica Salvat, Barcelona, 1981. De ambos textos puede deducirse como muy significativo el impacto del circo romano sobre la fauna silvestre.

 

Todas mis informaciones pueden reenviarse, reproducirse o publicarse libremente sin necesidad de autorización previa. Para darse de alta en esta lista y recibir mis boletines, hacer clic aquí y seguir las instrucciones: http://www.eListas.net/lista/abrailovsky/alta

o simplemente enviarme un correo electrónico a antoniobrailovsky@gmail.com

Mis mensajes anteriores están en: http://www.elistas.net/lista/abrailovsky/archivo/indice/1 
Los cursos que estoy dictando están en:

http://www.ambienteacademico.com.ar

Si no desean seguir recibiendo mis informaciones, escríbanme a antoniobrailovsky@gmail.com

Mi teléfono particular es: 4957-3465. Los correos electrónicos de mi casa son: antoniobrailovsky@gmail.com   y eliobrailovsky@gmail.com


 

Libre de virus. www.avast.com

 


Libre de virus. www.avast.com