Inicio > Mis eListas > abrailovsky > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 341 al 360 
AsuntoAutor
Proyectos de Educ Antonio
LA CONTAMINACIÓN, Antonio
FUERA DEL TARRO - Antonio
COMIENZA NUESTRO Antonio
Curso-taller de " Antonio
NO TE PIERDAS NUES Antonio
Otra vez inundaci Antonio
Los ritmos de la Antonio
Aprendiendo de lo Antonio
Para empeorar el Antonio
Los ritmos de la Antonio
Un paisaje cultur Antonio
FUKUSHIMA, PUNTO F Antonio
=?UTF-8?Q?Fwd=3A_E Antonio
=?UTF-8?Q?Centros_ Antonio
La ecología y el Antonio
Los ritmos de la n Antonio
La ecología y la Antonio
Historia ambienta Antonio
Qué hacer con esa Antonio
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Defensoría Ecológica
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 366     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Los ritmos de la naturaleza: el verano
Fecha:Miercoles, 21 de Diciembre, 2016  11:48:43 (-0200)
Autor:Antonio Elio Brailovsky <antoniobrailovsky @.....com>

Im√¡genes integradas 1

Queridos amigos:

La lista de agresiones ambientales de los √ļltimos tiempos es interminable. Sin duda la peor es la negligencia criminal de quienes deber√≠an ocuparse del saneamiento de uno de las peores situaciones ambientales del mundo, la contaminaci√≥n del Riachuelo. No se entiende por qu√© siguen en libertad funcionarios y empresarios responsables de da√Īar la salud de miles de personas.

Pero hay otras muchas: las trampas a la Ley de Bosques en C√≥rdoba y a la Ley de Glaciares en San Juan, los loteos en una reserva ecol√≥gica en El Bols√≥n, la falta de prevenci√≥n de incendios forestales, la continuaci√≥n de la construcci√≥n de centrales nucleares, el enorme poder pol√≠tico de las petroleras, que tienen su propio Ministro en Argentina y dentro de unos d√≠as, lo tendr√¡n en Estados Unidos.

Por detr√¡s de todo, la sombra ominosa de un Presidente norteamericano que considera al ambiente como un obst√¡culo para la realizaci√≥n de sus negocios.

Esta impunidad criminal tiene un punto de apoyo en la cultura: millones de personas est√¡n convencidas de que las tecnolog√≠as que desarrollan las grandes empresas pueden solucionar los problemas que ellas mismas generan.

Esta ilusión se vincula con la creciente artificialización del entorno y el distanciamiento del medio natural al que pertenecemos y nos soporta.

Por eso mi insistencia en recordar los ritmos de la naturaleza.

En esta entrega ustedes reciben:

¬∑¬†Un texto del escritor liban√©s contempor√¡neo Amin Maalouf, tomado de su novela ‚ÄúLas escalas de Levante‚ÄĚ, en el que describe los recuerdos infantiles asociados con este momento del a√Īo.

·   El recordatorio de mi obra "La ecología en la Biblia,y en otras creencias religiosas" y el contacto con el editor, para quienes tengan interés en el libro.

¬∑¬† La obra de arte que acompa√Īa esta entrega es: ‚ÄúRemero con sombrero de copa‚ÄĚ, del artista franc√©s Gustave Caillebotte, (1848-1894) pintor y jardinero, una de las figuras menos conocidas y a la vez m√¡s originales del movimiento impresionista.

Quiero saludarlos en el comienzo del verano (y del invierno para los amigos del Hemisferio Norte).

Un gran abrazo a todos.

Antonio Elio Brailovsky

 

 

Im√¡genes integradas 3
Gustave Caillebotte: 'Remero con sombrero de copa', 1878


Las alegrías de mi infancia las hallé fuera, en mis escasas, demasiado escasas, escapadas lejos de la casa familiar.

¬¿Los mejores recuerdos que conservo de aquella √©poca? Tres a√Īos seguidos, durante las vacaciones de verano, fui con mis abuelos maternos a un pueblo de alta monta√Īa, no lejos de aquel

lugar encantador que llamamos all√¡ Canat-Bakich, el Canal de Baco. Cada d√≠a, nada m√¡s despertarnos, mi abuelo y yo sub√≠amos a pie hasta la cumbre, llevando s√≥lo bastones y algo con lo que apaciguar el hambre: fruta y bocadillos.

Despu√©s de dos horas de escalada, lleg√¡bamos a una caba√Īa de cabreros, construida en tiempo de los romanos, seg√ļn dec√≠an, pero que carec√≠a de esplendor antiguo alguno; era s√≥lo un refugio de piedra sin labrar, con una puerta tan baja que hasta yo, a los diez a√Īos, ten√≠a que agacharme para entrar. En el interior, una silla de patas tambaleantes con la rejilla destrozada, y olor a cabra. Pero, para m√≠, era un palacio, un reino. No bien lleg√¡bamos, me instalaba all√≠; mi abuelo se sentaba fuera, en una piedra alta, apoy√¡ndose con las dos manos en el bast√≥n. Me dejaba entregado a mis ensue√Īos.

¬¡Dios m√≠o, qu√© ebriedad! Navegaba entre las nubes, era el amo del mundo, sent√≠a en mi vientre los c√¡lidos j√ļbilos del universo.

Y cuando el verano terminaba y yo volv√≠a a bajar a tierra, mi dicha se quedaba all√¡ en lo alto, en la caba√Īa. Me acostaba cada noche en nuestra amplia casa, bajo los cobertores bordados, rodeado de tapices, de sables cincelados y de aguamaniles otomanos, pero s√≥lo so√Īaba con la choza de los pastores. Por cierto, a√ļn hoy, en la otra vertiente de la vida, cuando vuelvo a ver en sue√Īos el territorio de mi infancia, lo que se me aparece es aquella caba√Īa.

Fui all√≠ tres a√Īos seguidos, a los diez, a los once y a los doce. Despu√©s, el encantamiento se rompi√≥. Mi abuelo tuvo algunos problemas de salud y le desaconsejaron aquellas largas escaladas. A m√≠, sin embargo, me segu√≠a pareciendo vigoroso, con el pelo tan negro y el hirsuto mostacho m√¡s negro todav√≠a, sin la menor hebra de plata. Pero se trataba de un abuelo, y nuestras chiquilladas no le hac√≠an ning√ļn bien. Tuvimos que cambiar nuestro lugar de veraneo. Fuimos a hermosos hoteles con piscinas, casinos y veladas de baile, pero yo hab√≠a perdido mi reino infantil.

 

Amin Maalouf: ‚ÄúLas escalas de Levante‚ÄĚ. Alianza Editorial, Biblioteca Maalouf. 2010








Todas mis informaciones pueden reenviarse, reproducirse o publicarse libremente sin necesidad de autorización previa. Para darse de alta en esta lista y recibir mis boletines, hacer clic aquí y seguir las instrucciones: http://www.eListas.net/lista/abrailovsky/alta

o simplemente enviarme un correo electrónico a antoniobrailovsky@gmail.com

Mis mensajes anteriores est√¡n en:¬†¬†http://www.elistas.net/lista/abrailovsky/archivo/indice/1¬†¬†
Los cursos que estoy dictando est√¡n en:

http://www.ambienteacademico.com.ar

Si no desean seguir recibiendo mis informaciones, escríbanme a antoniobrailovsky@gmail.com

Mi teléfono particular es: 4957-3465. Los correos electrónicos de mi casa son: antoniobrailovsky@gmail.com   yeliobrailovsky@gmail.com


 

 



[Adjunto no mostrado: Brailovsky.bmp (image/bmp) ]