Inicio > Mis eListas > abrailovsky > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 41 al 60 
AsuntoAutor
Hay menos informac Antonio
Charlas para todos Antonio
Uno: ¿qué van a ha Antonio
Dos: ¿Qué van a ha Antonio
¿Cómo defenderá al Antonio
El Dock Sud enferm Antonio
¿Se puede tomar el Antonio
El inverosímil cor Antonio
¿Quince Diputados Antonio
Un joven rodeado d Antonio
Ezeiza: un motivo Antonio
¿Una sentencia que Antonio
Uno: Cinco años co Antonio
Uno: Cinco años co Antonio
Dos: Cinco años co Antonio
Tres: Cinco años c Antonio
Cuatro: Cinco años Antonio
Una alegría que es Antonio
¿Y si aceptáramos Antonio
Un puerto transfor Antonio
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Defensoría Ecológica
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 56     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Dos: Cinco años como Tribuno de la plebe
Fecha:Martes, 7 de Octubre, 2003  14:13:34 (-0300)
Autor:Antonio Brailovsky <abrailovsky @..............ar>

 
Queridos amigos:

En esta entrega, ustedes reciben la Segunda Parte de mi informe de gestión, en el que rindo cuentas al pueblo de mi tarea como Defensor Adjunto.
 
Un gran abrazo a todos.
 
Antonio Elio Brailovsky
Defensor del Pueblo Adjunto
de la Ciudad de Buenos Aires    
  
Gustave Doré (francés, 1833-1883): Ilustración para Don Quijote de la Mancha, de Cervantes. (La salida de la venta)

Rendición de cuentas al pueblo
 
Por Antonio Elio Brailovsky (Segunda parte)
 
Los criterios de la comunicación masiva:
 
En estos años, hemos trabajado mucho a través de los medios de prensa, informando continuamente de las situaciones de conflicto por las que atravesábamos. Esto ha sido una parte de la tarea a realizar.
 
Con una Administración Pública a la que le importa más el contenido de los expedientes que la solución de los problemas a los que el expediente se refiere, el intercambio de notas con los funcionarios suele ser una tarea estéril. Agregando que, con demasiada frecuencia, el funcionario no se digna responder las notas y los problemas se eternizan.
 
En cambio, cuando el funcionario lee en los diarios, escucha por radio o ve por televisión lo mismo que dice la nota que duerme sobre su escritorio desde hace meses, se ve obligado a reaccionar. Nuestra experiencia indica que cuando la polémica se da en el terreno del expediente, el funcionario gana siempre. En cambio, cuando el reclamo toma estado público, aumentan las posibilidades de que sea satisfecho.
 
Por este motivo, hemos estado en los medios de comunicación en varios miles de oportunidades en estos cinco años. Las páginas Web que reproducen nuestros reclamos ascienden a varios centenares.
 
Un ejemplo menor, pero muy claro, fue el caso de las entradas del Zoológico. El contrato vigente obliga al concesionario a cobrar una entrada general de 4 pesos. Sin embargo, en la boletería se negaba la existencia de esas entradas y se cobraba el doble: un "pasaporte" de 7.90 pesos. Enviamos varias notas a los funcionarios encargados del control, que siempre contestaron lo mismo: que del análisis de la contabilidad del Zoológico surge que se venden entradas de 4 pesos. La maniobra era clara: el Zoo vendía entradas de 7.90, pero rendía cuentas a la Ciudad como si hubiera vendido entradas de 4. Y el público tenía que pagar el doble de lo establecido para asistir al paseo. Todo esto, facilitado por los funcionarios encargados del control.
 
Recién cuando logramos una nota importante en el diario Clarín sobre el tema, y la cuestión trascendiera a la opinión pública, el concesionario cambió el cartel y comenzó a ofrecer entradas de 4 pesos. Cartel que, por otra parte, puede desaparecer al menor descuido y volverse a la situación anterior.
 
Es decir, que en la solución de este pequeño problema (pequeño porque sólo involucra cuestiones de dinero) resultó determinante la comunicación masiva, usada como herramienta una vez que se reveló que expedientes y notas no lograban su objetivo.
 
Al ser la comunicación masiva una herramienta de trabajo cotidiano y no un modo de promoción personal, adoptamos el criterio de que todos los integrantes del equipo a mi cargo tuvieran relación directa con los medios de comunicación masiva. Simplemente, los problemas fueron explicados por las personas que trabajaban directamente en cada uno de ellos.
 
Éste fue también el criterio del programa radial "Ésta, nuestra única Tierra", que tuvimos durante varios años en varias radios de la Ciudad, en condiciones adecuadas a nuestra permanente escasez de fondos. Bajo la consigna de "un programa para ayudar a pensar", establecimos una comunicación reflexiva, centrando cada una de las emisiones en un único tema, de manera de poder dar visiones diferentes sobre nuestros problemas ambientales y urbanos. En nuestras comunicaciones, hemos puesto el acento en divulgar aquellas cuestiones sobre las cuales no existe información disponible o fácilmente accesible en otras fuentes.
 
En muchos casos, la comunicación a la prensa no fue posible. A veces, porque se trataba de temas que queríamos difundir y no respondían al interés periodístico de los medios. En otras ocasiones, afectaban los intereses de alguno de sus anunciantes. A menudo, la gente nos llama para decirnos: "¿Por qué no llevan este tema a tal programa de televisión?".
 
Y nuestra respuesta es decirles que, al igual que en las demás profesiones, no todos los medios de prensa son independientes. Les pedimos que cuando vean un programa periodístico, no atiendan solamente a lo que dice el conductor sino que miren también qué empresas publicitan en ese programa. Es decir, quiénes lo pagan. No es casual que los programas de denuncias más escandalosas suelan ser financiados por las empresas privatizadas, que de este modo se libran de ser denunciadas en caso de cometer irregularidades.
 
Por ejemplo, cuando advertimos a la opinión pública la existencia de un importante derrame de nafta por debajo de la pista y una de las terminales del Aeropuerto de Ezeiza, el tema fue silenciado por todos aquellos medios de comunicación en los que el concesionario de los aeropuertos anuncia. Es decir, casi todos.
 
En otras oportunidades, hubo programas periodísticos que tomaron nuestras denuncias solamente para presionar a las empresas involucradas y obtener publicidad de ellas.
 
Necesitábamos, en consecuencia, de una expresión independiente para comunicarnos.
 
Los criterios de la comunicación electrónica:
 
Para salvar esas dificultades, creamos una publicación electrónica propia que nos permitiera llegar a las personas interesadas en estos temas, como también a los periodistas que querían tratarlos.
 
Hemos diseñado un estilo diferenciado para la comunicación electrónica, contradiciendo todo lo recomendado por los especialistas en informática. Nuevamente, se trata de una acción deliberada. Todos nosotros recibimos diariamente una gran cantidad de boletines electrónicos sobre distintos temas, diversos en su contenido, pero muy semejantes en sus criterios básicos. Todos ellos tienen una serie de títulos con un breve resumen y una indicación del estilo de: "si quiere leer el texto completo, haga click aquí".
 
Nuestra propia experiencia indica que en esos casos separamos el mail para leer después los textos que nos interesan y no lo hacemos nunca.
 
Por eso decidimos enviar los textos completos y abiertos, no como "link" para hacer "clik" ni tampoco como documentos adjuntos. La idea ha sido enviar siempre textos con una fundamentación académica rigurosa, pero redactados en lenguaje de divulgación, de modo que puedan ser comprendidos por cualquier persona aunque no posea los conocimientos técnicos específicos.
 
Un aspecto destacable es el uso de obras de arte como ilustraciones. Hemos distribuído reproducciones de diversos artistas acompañando nuestros textos, desde obras de Bernini hasta Fernando Fader, desde Leonardo da Vinci hasta Francisco de Goya y Lucientes. Hay una razón de fondo que va más allá del mero placer estético y que apunta a tratar de que las personas piensen las cosas de otro modo y desde otro lugar.  Es decir, superando la visión cerrada del expediente municipal y pensando los temas de un modo más amplio.
 
Esto significó utilizar una experiencia anterior que había dado muy buenos resultados. En 1996 fui Convencional Constituyente de la Ciudad de Buenos Aires. En mis discursos utilicé muchas referencias literarias y artísticas. Hablé del agua de los patios de la Alhambra de Granada para referirme al patrimonio cultural y del inmenso parque del palacio de Versalles para proponer políticas para los espacios verdes. Cité las "Mil y Una Noches" para hablar de seguridad urbana y la "Divina Comedia" para describir la contaminación en los ecosistemas del Infierno.
 
El objetivo era tratar de que mis colegas de la Convención Constituyente (hombres y mujeres de diferentes bloques partidarios) pensaran mis propuestas de un modo desprejuiciado, más allá de los lugares comunes a los que nos condiciona el lenguaje político. El resultado fue la aprobación de una Constitución que contiene artículos de un compromiso ecologista inusual en nuestro derecho.
 
La presencia de obras de arte en nuestras comunicaciones tiene el mismo sentido: volver a pensar los temas desde otro lugar, atendiendo más a la universalidad de lo humano que al pequeño interés político o económico en el que estamos involucrados. Esto tiene un sentido especial en un ámbito tan burocratizado como el de la Ciudad de Buenos Aires, en el que a veces nos olvidamos de que ni el expediente ni el decreto constituyen el mundo real.
 
En una Administración Pública pensada para mimar y halagar a los papeles, para volverlos a redactar y cambiarlos de lugar, necesitamos de esta continua apelación a lo que está vivo para no desviar el rumbo y terminar encallando en un arrecife de carpetas inútiles.
 
Al mismo tiempo, el que varios miles de personas reciban nuestros correos electrónicos tiene una influencia significativa sobre funcionarios, políticos y periodistas: cada uno de ellos sabe que los demás también están recibiendo esa información. En los casos en los que hay voluntad de silenciarla, el saber que los demás también la conocen genera un movimiento de opinión que ayuda a que las cosas se conozcan, aunque afecten intereses creados. 
 
Las relaciones con el poder: ecología y derechos humanos.
 
Está claro que nuestra mayor prioridad no fue la atención de las molestias cotidianas (sobre las que trabajó el personal de línea del organismo), sino que pusimos el acento en los temas más graves, muchos de los cuales podían significar amenazas para la salud y la vida humanas.
 
Este tema nos lleva a las cuestiones que dieron origen a las Defensorías del Pueblo en todo el mundo. Su función inicial fue la atención de los derechos humanos antes que los reclamos municipales. Sucede, sin embargo, que  entre nosotros se utiliza a menudo una versión muy antigua y restringida de derechos humanos. Violar los derechos humanos no es solamente secuestrar una persona y asesinarla, como ocurrió durante la última dictadura.
 
También se los viola cuando se niega a las personas el acceso al agua potable, al aire puro, a los alimentos libres de contaminación. En suma, cuando se les niegan los medios elementales para la vida. El ecocidio cometido por los Estados Unidos durante la guerra de Vietnam despertó la conciencia pública: hoy se acepta que los temas ambientales son temas de derechos humanos y que es lo mismo matar a una persona con balas que con sustancias tóxicas. Las compañías de tabaco han ,matado muchas más personas de las que mataron los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.
 
Pero además de cambiar el tema mismo, también cambian los actores sociales involucrados. Para la vieja doctrina de los derechos humanos, los únicos responsables de su violación eran los respectivos Estados. Los particulares podían cometer crímenes pero no violar los derechos humanos. Sin embargo, en un momento histórico en que el Estado se ha vaciado de funciones, transfiriéndolas a grandes empresas privadas, también les transfirió, implícitamente, la responsabilidad por los derechos humanos. Hoy podemos decir que hay empresas que en su accionar violan los derechos humanos cuando amenazan el aire o el agua de los ciudadanos.
 
Esto explica que la Defensoría del Pueblo no pueda restringir su actuación al ámbito de las relaciones con el Gobierno de turno. Si actúa en defensa de los derechos humanos, deberá enfrentarse a algunas empresas privadas que los violan. En una sociedad basada en el lucro, cuando hay contaminación es porque alguien está haciendo un negocio inadecuado y cuando hay mucha contaminación es porque está haciendo un gran negocio a expensas de la salud ajena.
 
Un ejemplo ha sido nuestra campaña de opinión pública para la prohibición del percloroetileno, solvente utilizado en las tintorerías rápidas y que ha provocado abortos y diversas enfermedades (incuyendo cáncer) en las personas que trabajan en ellas. Hemos logrado la prohibición de esta sustancia en diversas ciudades del interior del país.
 
Los aportes a la política ambiental:
 
En un país que ha carecido de una política ambiental coherente, nos pareció útil realizar y distribuir trabajos con propuestas para la definición de políticas ambientales. Algunos de los temas desarrollados son:
  • La ecología en la definición de un proyecto nacional.
  • Ecología social, una alternativa política.
  • Ambiente y participación ciudadana.
  • Deuda externa y deuda ecológica Norte-Sur.
También nos dirigimos a la Comisión de Ecología de la Legislatura con un informe sobre cuál era la legislación ambiental que le falta a la Ciudad y sugiriendo los caminos para completarla.
 
La prioridad por la salud humana:
 
Hemos trabajado en un contexto en el cual el tema ambiental está siendo tratado con criterios excesivamente burocráticos. Por eso hemos puesto el acento en las cuestiones ambientales que puedan afectar la salud humana y que aún tienen en la Ciudad el mismo tipo de tratamiento que la poda de árboles o los baches del pavimento.
 
Reclamamos por el daño a la salud provocado por la contaminación del Riachuelo y el Polo Petroquímico del Dock Sud. En ambos casos pedimos la realización de estudios epidemiológicos, los que suelen ser resistidos por quienes tratan de disimular la gravedad de la contaminación.
 
Hemos reclamado continuamente por sustancias tóxicas, emanaciones peligrosas y contaminación electromagnética, destacando en cada caso los riesgos potenciales y la necesidad de aplicar el principio precautorio.
 
Destacamos el incumplimiento de la prohibición del asbesto, con las direcciones de los vendedores de esta sustancia prohibida. Llamamos la atención sobre el uso de maderas impregnadas con arsénico en juegos infantiles.
 
Advertimos sobre los riesgos de importación de residuos radiactivos a partir de un convenio internacional que no respeta los mandatos constitucionales.
 
Destacamos los enormes riesgos que existen en caso de demolerse con explosivos la ex cárcel de Caseros.
 
También informamos a la opinión pública sobre los problemas derivados de la implementación de medicamentos genéricos y los intereses en juego en cada caso.
 
Informamos a la opinión pública sobre las graves implicancias de haber permitido que el concesionario del servicio de agua potable distribuyera agua contaminada con niveles elevados de residuos peligrosos (fenoles) y lo comunicamos a las autoridades nacionales.
 
(Continuará)

Estamos en Venezuela 842 - 3º Piso, Tel.: 4338-4900, internos 7538; 7544; 7545 y 7547 La página de Internet de esta Defensoría Adjunta es: 

 http://www.ecoportal.net/defensorecologico

Todas nuestras informaciones pueden reenviarse, reproducirse o publicarse libremente sin necesidad de autorización previa.
Para darse de alta en nuestra lista y recibir nuestros boletines: abrailovsky-alta@elistas.net
Si no desean seguir recibiendo nuestras informaciones, envíe un mail en blanco a abrailovsky-baja@elistas.net
El teléfono particular de Antonio Elio Brailovsky es 4957-3465. El celular es: 15-4413-9389. El mail de su domicilio es: brailovsky@infovia.com.