Inicio > Mis eListas > abrailovsky > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 41 al 60 
AsuntoAutor
Hay menos informac Antonio
Charlas para todos Antonio
Uno: ¿qué van a ha Antonio
Dos: ¿Qué van a ha Antonio
¿Cómo defenderá al Antonio
El Dock Sud enferm Antonio
¿Se puede tomar el Antonio
El inverosímil cor Antonio
¿Quince Diputados Antonio
Un joven rodeado d Antonio
Ezeiza: un motivo Antonio
¿Una sentencia que Antonio
Uno: Cinco años co Antonio
Uno: Cinco años co Antonio
Dos: Cinco años co Antonio
Tres: Cinco años c Antonio
Cuatro: Cinco años Antonio
Una alegría que es Antonio
¿Y si aceptáramos Antonio
Un puerto transfor Antonio
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Defensoría Ecológica
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 80     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Los explosivos no son juguetes
Fecha:Lunes, 5 de Enero, 2004  13:58:46 (-0300)
Autor:Brailovsky <brailovsky @...........ar>

 
Queridos amigos:
 
El reciente estallido de locales de venta de pirotecnia vuelve a confirmar nuestros puntos de vista, de que los explosivos no deben ser tratados como juguetes. El Concejo Deliberante de Vicente López, en un destacable acto de madurez, prohibió la venta de todos los artículos de pirotecnia en ese partido, sumándose así a las decisiones semejantes de Ushuaia y Bariloche.
 
Hace varios años presenté un proyecto de Ley en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, en la que pedía la prohibición de venta al público de artículos de pirotecnia. La Legislatura se negó a tratar ese proyecto, en parte por presión de los vendedores de explosivos y en parte por no atreverse a ir contra una costumbre muy arraigada. Me parece que una de las funciones de quienes ejercen el liderazgo en una sociedad es, precisamente, impulsar cambios que mejoren las condiciones de vida de las personas.
 
Los explosivos deben ser manipulados exclusivamente por personal especializado. Un niño y un borracho con explosivos en las manos sólo pueden generar situaciones de riesgo que lleven a la pérdida de vidas.
 
En esta entrega ustedes reciben algunas noticias periodísticas sobre un reciente estallido que causó varias víctimas. Hay algunos comentarios que vale la pena efectuar a partir del análisis de estas noticias:
  • En primer lugar, la diferencia entre pirotecnia autorizada y pirotecnia ilegal es ilusoria. Por una parte, los explosivos están hechos para estallar y en eso no se diferencian los legales de los ilegales. Ha habido accidentes igualmente fatales con pirotecnia autorizada y con pirotecnia prohibida. Además, alguien que falsifica un producto, no tendrá inconvenientes en falsificar también su etiqueta. El cartel "aprobado por Fabricaciones Militares" puede ser tan falso como todo lo demás y el público no tiene maneras de darse cuenta. La advertencia "consuma sólo pirotecnia autorizada" es una forma que tienen las autoridades de eludir su responsabilidad.
  • Los municipìos no están en condiciones de controlar su propia normativa. El local que voló causando cuatro muertos y muchos heridos acababa de ser inspeccionado por el municipio.
  • Después de ocurrida la explosión, el Intendente de Florencio Varela anunció la apertura de un sumario para detectar hechos de negligencia o corrupción en sus inspectores. Esto revela la incapacidad de las autoridades (o de nuestro sistema institucional) para prevenir eventos de este tipo.
  • No existe pirotecnia inocua. Este fin de año, una niña sufrió graves quemaduras en gran parte de su cuerpo al incendiarse su vestido por las chispas de una "estrellita". Recordemos que la ropa de materiales sintéticos arde con facilidad y que al inflamarse se pega al cuerpo.
  • Este año, como todos los años, hubo personas que perdieron dedos y ojos por el estallido de artefactos de pirotecnia. En otros años, ha sido frecuente la pérdida de genitales en el caso de quienes llevaban esos artefactos en los bolsillos.
Estas noticias vuelven a confirmar nuestran opinión de que los espectáculos pirotécnicos deben ser organizados por los municipios o por empresas, y realizados exclusivamente por profesionales con calificación para manejar explosivos.
 
Un aspecto destacable es la escasa reacción de la sociedad civil ante el tema. Es frecuente que las asociaciones vecinales denuncien depósitos clandestinos de pirotecnia o armadores caseros de este tipo de artículos. Sin embargo, han sido muy pocas las entidades que han atacado el fondo del problema, que es la venta libre de explosivos. Es sugestivo que haya habido más entidades protectoras de animales preocupadas por las alteraciones que la pirotecnia provoca en el comportamiento de las mascotas, que otras asociaciones preocupadas por el daño que la pirotecnia causa a los seres humanos.
 
Esto ha sigificado una escasa presión sobre decisores políticos que no han querido tomar la iniciativa en este tema. Por eso me parece importante tomar el tema de la prohibición de la venta libre de pirotecnia e incorporarlo a los temas de reclamo social. La indecisión para definir políticas de fondo sobre el tema sólo puede provocar más muertes y mutilaciones.
 
Un gran abrazo a todos.
 
Antonio Elio Brailovsky
 
 
Francisco de Goya y Lucientes: "Incendio, fuego de noche" (1793).
Óleo sobre hojalata. 43 x 32 cm.Colección José Varez (San Sebastián, España)
 

 
TRAGEDIA EN FLORENCIO VARELA: ENTRE LAS VICTIMAS FATALES HAY UNA MUJER EMBARAZADA; TAMBIEN HUBO 18 HERIDOS, VARIOS GRAVES

Explotó otro depósito ilegal de pirotecnia: al menos 4 muertos

Fue en un supermercado que no estaba habilitado para venderla. La onda expansiva causó derrumbes en casas vecinas. Esta madrugada continuaba la remoción de escombros: temen que haya más víctimas.

Constanza Durán y Elena Peralta.

Un supermercado que vendía pirotecnia en forma ilegal explotó ayer a la tarde en Florencio Varela. Como consecuencia del estallido, murieron al menos cuatro personas (dos de ellos adolescentes). La cuarta víctima fatal es una mujer embarazada que fue encontrada bajo los escombros cerca de la medianoche, según confirmaron a Clarín fuentes policiales. Además hubo 18 heridos, 10 de los cuales son menores y otra mujer embarazada.

La explosión sucedió a las 16.50 en El Ombú 640, en el sur del Gran Buenos Aires. Allí funcionaba el Rey de la oferta, un supermercado mayorista de golosinas. Según aseguró el intendente Julio Pereyra el local no estaba habilitado para vender pirotecnia. Pero varios vecinos comentaron a Clarín que el dueño del lugar, un hombre del que no trascendió el apellido pero que en la zona era conocido como "el ruso", desde hace varios años vendía cohetes y bengalas para fin de año.

"Esto siempre fue un peligro, porque incluso él mismo armaba petardos con pólvora en el negocio. Hicimos muchísimas denuncias pero nunca pasó nada", se quejó un vecino que pidió no revelar su identidad.

Anoche personal de la Fiscalía 3 de Quilmes y de la Policía bonaerense seguían haciendo pericias en el lugar para determinar por qué había explotado el supermercado. Pero según informaron fuentes de la investigación tres testigos habrían declarado que cuando se produjo la explosión había olor a gas en la zona. De acuerdo con esta versión, la detonación se habría producido mientras el dueño entraba al local con sus dos hijos. "Aparentemente, habría encendido la luz y voló todo por el aire", aclararon.

Ni el dueño del negocio ni sus hijos sufrieron heridas. Pero el fiscal de Quilmes Ricardo Maidana informó que hubo tres muertos: un odontólogo que tenía su consultorio en la casa de al lado y al que se le cayó una pared encima por la explosión, y dos jóvenes de 14 y 18 años, uno de los cuales trabajaba en el local.

Además hubo 18 heridos, 2 de ellos muy graves y 4 con quemaduras en más del 50% de su cuerpo. Una de las atendidas fue Carina Anríquez (29), embarazada de 7 meses, quien sólo tuvo golpes leves y fue dada de alta a las pocas horas. Anoche sólo continuaban internadas en el hospital de Varela 5 personas. El resto había sido trasladado a distintos hospitales.

Tan sólo hace 12 días ocurrió un caso similar en Wilde. Ayer a la tarde la escena en El Ombú al 600, a una cuadra de las vías del ferrocarril Roca y en un típico barrio de clase media, era caótica. Del supermercado sólo quedaba un agujero repleto de escombros y las dos casas contiguas estaban destruidas. La explosión fue tan grande que rompió los vidrios de las ventanas de toda la manzana y se oyó a varias cuadras de distancia.

Incluso los primeros policías que llegaron (de la comisaría de Varela Sur, a unos 100 metros del lugar) lo hicieron por el estruendo. "Primero se escuchó un ruido grande y seco y después una serie de detonaciones aisladas; deben haber sido los petardos que tenía guardados adentro", contó Alberto, otro vecino.

La onda expansiva desparramó escombros por todo el barrio. En la cuadra comentaban que fue tan fuerte, que habría arrastrado a un hombre que pasaba caminando frente al local unos 50 metros hasta una pequeña plazoleta frente al negocio, y a una camioneta que estaba estacionada en la puerta, dos cuadras, hasta las vías. Intervinieron 12 dotaciones de bomberos de Lanús, Avellaneda, Quilmes y Berazategui, Defensa Civil de Varela y un equipo de la Guardia de Emergencia del Gobierno porteño.

La causa fue caratulada como "homicidio triple y lesiones múltiples", pero —según trascendió— el dueño del local no habría quedado detenido. Esta madrugada continuaba la remoción de escombros. 

Voló un depósito clandestino de pirotecnia en Florencio Varela

http://www.lanacion.com.ar/04/01/03/dg_560662.asp


Hubo 4 muertos y 17 heridos, 4 de ellos en estado crítico
  • Creen que en el lugar también había garrafas de gas
  • Más de 200 socorristas buscaban sobrevivientes bajo toneladas de escombros
  • Saquearon dos locales
  •  
     
    ¿Seguimos pensado que los explosivos son juguetes?  Foto LA NACIÓN

    Un depósito clandestino de pirotecnia situado en los fondos de un supermercado mayorista de Florencio Varela estalló y provocó la muerte de cuatro personas y heridas graves a otras 17, mientras socorristas buscaban anoche con perros por lo menos a dos desaparecidos bajo toneladas de escombros esparcidos en media manzana.

    La explosión que, se sospecha, ocurrió por la combinación de los fuegos artificiales con el estallido de garrafas de gas, se produjo a las 16.30 en los fondos del supermercado El Rey de las Ofertas, situado en las calles El Ombú y El Zonda, de la zona conocida como Kilómetro 26, del partido de Florencio Varela.

    Tras el estallido, una losa de 300 metros cuadrados que cubría el local se desplomó sobre clientes y la detonación destruyó al menos nueve locales vecinos, las paredes de por lo menos dos casas linderas y todos los vidrios de la manzana. Dos grúas municipales y 19 dotaciones de bomberos trabajaron para despejar los escombros.

    Unos 200 policías, mezclados con empleados municipales y vecinos, se desesperaban por remover piedras y ladrillos, al tiempo que perros entrenados especialmente buscaban sobrevivientes entre los escombros.

    Otros vecinos, en cambio, se olvidaron de la solidaridad y saquearon un local de venta de aberturas y una peluquería.

    Los muertos

    Uno de las muertos como consecuencia de la explosión es un odontólogo identificado como Loyola Segundo García Vázquez, de 45 años, que atendía a unos 30 metros del autoservicio. El hombre murió aplastado cuando una de las paredes de su consultorio le cayó encima.

    Los otros fallecidos son dos empleados del supermercado. Fueron identificados como Jorge Benítez, de 18 años, y Luis Alberto Quintero, de 19. Ambos quedaron sepultados por toneladas de cemento y ladrillos. La cuarta víctima es una mujer cuyo cadáver fue rescatado de entre los escombros al cierre de esta edición.

    Los heridos, entre los que estaban en el interior del supermercado y caminando por las calles a unos 100 metros a la redonda, son 17. Por lo menos dos de ellos están en estado crítico: una señora con fractura de cráneo y un adolescente, de 15 años, con quemaduras en el 50 por ciento de su cuerpo.

    Vecinos dijeron que vieron a los heridos salir ensangrentados de entre los escombros, con cortaduras en el cuerpo a raíz de las astillas de vidrio que estallaron por la onda expansiva.

    El dueño del local declaraba anoche en la comisaría 2a. de Florencio Varela ante los fiscales Ricardo Maidana y Claudio Pelayo en un expediente caratulado, en principio, como estrago culposo, pero la gravedad del episodio y el hecho de que el local no estuviera habilitado para acumular artefactos explosivos podrían determinar su detención.

    El jefe departamental de Quilmes, comisario inspector Norberto García Muñoz, afirmó: "Hay mucha pirotecnia en la calle, podríamos decir que es un supermercado mayorista que tenía un depósito ilegal de pirotecnia"

    Ayer, al anochecer, centenares de vecinos rodeaban la manzana, separados por cintas amarillas y rojas que colocaron bomberos y policías de Florencio Varela y de los partidos de Berazategui y Quilmes. Un equipo de la guardia de auxilio del gobierno porteño también fue a colaborar.

    Todos trabajaban iluminados con reflectores, activados por grupos electrógenos. El temor en la noche es que la tarea de remoción de escombros deje al descubierto nuevos cadáveres. Ayer el comisario Villareal, del Comando de Patrullas de Florencio Varela, con un megáfono en la mano, trataba de ordenar el trabajo de los socorristas. El jefe policial dijo que calculaba que había al menos otras dos personas sepultadas.

    La explosión provocó incendios que fueron controlados a las pocas horas por los bomberos, pero el polvo provocado por los derrumbes seguía en el aire, en medio de las tareas de los bomberos para apuntalar los edificios cercanos para evitar que se cayeran.

    "Es algo increíble, fue una explosión muy grande, volaron todos los vidrios a 35 metros de la puerta principal", dijo a LA NACION el peluquero José Vaca, de 49 años, que tiene el local a 30 metros del supermercado, en la calle Ombú 649. El hombre se quejó de que le robaron todas sus tijeras y máquinas de cortar el pelo. "Lo único que me quedó fue un ventilador."

    A sus pies estaban esparcidos algunos cohetes y cartuchos quemados y restos de productos alimenticios.

    Raúl Fuentes relató que cuando todo explotó casi pierde la vertical: "Por la onda expansiva sentí como si me tironearan de la remera", relató, al recordar el estruendo que se escuchó a seis kilómetros a la redonda.

    Antecedentes

    25/12/95: un incendio de grandes proporciones, que no causó victimas, destruyó un depósito situado en California al 1300, en el barrio de Barracas.

    17/12/97: un hombre murió quemado, en la provincia de Tucumán, mientras fabricaba pirotecnia ilegal en el fondo de su casa.

    24/11/98: cinco jóvenes murieron mientras fabricaban petardos y un chico resultó herido en la localidad de bonaerense de Monte Chingolo, partido de Lanús, al explotar una fábrica clandestina de pirotecnia ubicada en una humilde casilla que quedó totalmente destruida tras la deflagración.

    13/12/99: explotaron tres galpones que se usaban como depósitos de pirotecnia en el predio del ex Batallón de Arsenales 601 Domingo Viejobueno, en el partido bonaerense de Quilmes. No hubo muertos ni heridos.

    23/12/03: un hombre murió y una mujer y tres adolescentes recibieron lesiones de diversa consideración al explotar un local de pesca en la localidad de Wilde, partido de Avellaneda, donde se vendía pirotecnia. El accidente causó destrozos en casas vecinas.



     
    Una mujer y un joven, muy graves

    http://www.lanacion.com.ar/04/01/03/dg_560666.asp

    Paola Perdomo y Hugo Luna se debatían anoche entre la vida y la muerte como consecuencia de las heridas recibidas tras la explosión del supermercado de Florencio Varela.

    Según Osvaldo Camporeare, director del hospital Mi Pueblo, de Florencio Varela, Perdomo, de 32 años, sufrió una severa fractura de cráneo, fractura de muñeca y perdió un dedo. Luna, de 15 años, sufrió quemaduras en el 50 por ciento de su cuerpo y presenta heridas cortantes en la pierna izquierda.

    Ambos fueron trasladados a otros centros de salud. Perdomo se encuentra en terapia intensiva en el hospital Evita, de Lanús, y Luna fue internado en la Clínica ANTA, de Ramos Mejía.

    El director asociado del hospital de Varela, Vicente Ierace, a su vez, informó que otros dos pacientes menores de edad se encontraban con pronóstico reservado. Soledad Soutier, de 6 años, sufrió múltiples fracturas expuestas en tibia y peroné, en ambas piernas. Luego de ser atendida en el hospital de Florencio Varela fue derivada al Hospital de Niños de La Plata

    Adriana Bauzá,de17 años, llegó a la sala de emergencia del hospital Mi Pueblo con graves quemaduras en ambas piernas. Estuvo en observación durante tres horas y luego fue derivada al hospital San Martín, de La Plata.

    Según Camporeare, trece de los 17 heridos presentaban politraumatismos y, en algunos casos, pérdida de conocimiento, pero muy pocos sufrieron quemaduras.

    Según las autoridades del hospital, desde las 20 de ayer, varios pacientes, que pidieron no ser identificados, dejaron la sala de guardia por sus propios medios.

    En el hospital se montó un operativo de emergencia en el que, además, colaboraron profesionales de los hospitales de Quilmes y Berazategui, distritos limítrofes con Florencio Varela.


    Testimonios
    "Se derrumbaron las paredes de mi casa"

    http://www.lanacion.com.ar/04/01/03/dg_560663.asp


    Indignación entre los vecinos del lugar

  • Todos hablan de negligencia
  • Una mujer fue rescatada de entre los escombros
  • El director del hospital dijo que entre los heridos hay una mujer que estaba a una cuadra del lugar

  • La explosión ocurrida ayer en el supermercado mayorista de Florencio Varela indignó a los vecinos de la zona, que se mostraron conmocionados y colaboraron en el rescate.

    "A pesar de las recomendaciones que se hicieron antes de las fiestas, nadie tomó recaudos y pasó lo que pasó por negligencia", dijo Felipe Videla, uno de los vecinos que se acercaron al hospital Mi Pueblo.

    Alejandra Gómez, otra residente del barrio conocido como Kilómetro 26, mientras esperaba que el personal del hospital les comunicara a los familiares de los heridos el listado de los internados, contó: "Estoy muy sentida con todo lo que pasó, me da pena porque soy una vecina del barrio y también me siento afectada".

    Miriam Comis contó a LA NACION que su suegra estaba haciendo compras en El Rey de las Ofertas en el momento de la explosión. "Salió despedida y los bomberos la sacaron, la rescataron porque había quedado bajo los escombros", dijo.

    "Estoy preocupada porque estoy esperando a mi suegra, Rosa González, de 43 años, que llegó al hospital entre los heridos",agregó la mujer.

    Yanet Blanco, que esperaba novedades de su esposo, Mario Castaño, expresó su angustia en la puerta del hospital ante la imposibilidad de poder ver a su marido. "No lo puedo creer, estoy esperando que me dejen entrar y saber cómo está", dijo la vecina de Florencio Varela.

    "Salvé a mi esposa y a mis dos hijas. Lo primero que voló fue la ventana. Me extraña que digan que no había pirotecnia porque las explosiones duraron casi una hora", dijo Octavio Navarrete, otro de los vecinos que tiene su vivienda lindera al supermercado.

    Marcela Arrebola, una vecina de 34 años, dijo que "la explosión fue tan fuerte que las paredes del fondo de mi casa se derrumbaron".

    Un carnicero que tiene su local a pocos metros del supermercado relató: "Estaba en mi negocio cuando ocurrió la explosión. Para mí que volaron garrafas de gas. Ellos tenían pocos artículos de pirotecnia porque ya los habían vendido", expresó.

    También el director del hospital Mi Pueblo, Osvaldo Camporeare, que estuvo presente durante las tareas de rescate, dijo a LA NACION que una de las mujeres que atendió "estaba en la estación de tren, a 100 metros del lugar, y recibió heridas cortantes en las piernas".


     
    Hubo una inspección en el lugar hace 10 días

    http://www.lanacion.com.ar/04/01/03/dg_560665.asp

    Lo confirmó el intendente de Varela

    El intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra, confirmó a LA NACION que "hace poco más de una semana" la municipalidad que él conduce había inspeccionado el comercio que ayer se desplomó tras el estallido presuntamente provocado por pirotecnia y garrafas de gas.

    El subdirector local de Defensa Civil, Franco Risso, agregó que "justamente hace diez días", en un operativo especial, operarios de Florencio Varela habían estado en el local, pero que allí no había sido necesario "ni labrar un acta, porque no se encontraron explosivos".

    Pereyra explicó que el comercio "estaba habilitado como mayorista de golosinas desde hace tres años". Luego agregó: "Por lo que vimos con el fiscal (Ricardo Maidana), coincidimos en que, aunque hubiera tenido pirotecnia escondida, la explosión fue demasiado grande, como si también hubiera existido un depósito de garrafas o de algo similar".

    El intendente de Florencio Varela se refirió enseguida a la inspección que empleados de la comuna que él dirige habían realizado en el local que se desplomó: "Hicimos una inspección hace más de una semana, pero no se constató que hubiera pirotecnia. Por eso, si lo miro como un vecino más, me parece que acá tiene que haber algo más".

    Según el intendente, el responsable de la explosión es uno solo: "Sí, no hay duda, el culpable es el dueño del edificio. De todas maneras, si hemos omitido algo, hay que investigarlo. Ya nos pusimos a disposición del fiscal".

    El subdirector de Defensa Civil, Franco Risso, ofreció su versión sobre la inspección poco exitosa que le cupo al municipio en el negocio que explotó: "Desde el 18 de diciembre último iniciamos un rastrillaje en todos los comercios y lugares donde podía haber pirotecnia ilegal. Encontramos y levantamos alrededor de 400 kilos. Y justamente habíamos estado en el lugar de la explosión hace diez días, pero allí no fue necesario ni labrar un acta, porque no se encontraron explosivos".

    Risso insistió: "Lo que observamos es que no había pirotecnia. Tal vez, podría ser que en la parte posterior, en un galponcito, estuviera guardada, pero eso deberán determinarlo los peritajes".


    La página de Internet de este equipo de trabajo es: 

    Todas nuestras informaciones pueden reenviarse, reproducirse o publicarse libremente sin necesidad de autorización previa Para darse de alta en nuestra lista y recibir nuestros boletines: abrailovsky-alta@elistas.net Si no desean seguir recibiendo nuestras informaciones, envíe un mail en blanco a abrailovsky-baja@elistas.net

    Mi teléfono particular es: 4957-3465.  El celular es: 154-413-9389. El correo electrónico de mi casa es: brailovsky@infovia.com.ar


    .