Inicio > Mis eListas > abrailovsky > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 61 al 80 
AsuntoAutor
Afortunadamente no Antonio
Zlovsky <brailovsk Brailovs
Afortunadamente no Antonio
Agua sin residuos Antonio
Uno: ¿Qué onda tie Brailovs
Dos: ¿Qué onda tie Brailovs
Tres:¿Qué onda tie Brailovs
Hay PCB en el Río Brailovs
Una biblioteca amb Brailovs
Zlovsky <brailovsk Brailovs
¿Una Reserva Ecoló Brailovs
Nos estamos yendo Brailovs
Uno: ¿Quién contro Brailovs
Dos . ¿Quién contr Brailovs
Transporte ilegal Brailovs
Reanudan el monito Brailovs
Los ritmos de la n Brailovs
Proyectos audaces Brailovs
Los explosivos no Brailovs
Ésta, Nuestra Únic Brailovs
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Defensoría Ecológica
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 66     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Uno: ¿Qué onda tienen los hospitales?
Fecha:Sabado, 25 de Octubre, 2003  15:46:58 (-0300)
Autor:Brailovsky <brailovsky @...........ar>

 
Queridos amigos:
 
La contaminación electromagnética es un fenómeno tan nuevo entre nosotros que todavía estamos analizando todas sus implicancias. A nivel internacional se sabe poco de ella, porque no sólo lo impiden intereses económicos sino que también lo dificultan intereses políticos y militares. El Pentágono ha hecho lo posible (¡y sus posibilidades son muchas!) para retrasar los estudios de la Organización Mundial de la Salud sobre este tema, ya que podría involocrar también a los sistemas de comunicación militares.
 
En este momento, nos hemos puesto a analizar de qué manera las antenas las radios FM, las de telefonía celular y los propios teléfonos celulares interfieren con los equipos de dagnóstico de los hospitales públicos de la Ciudad de Buenos Aires.
 
Hemos comenzado a trabajar junto al  Centro Argentino de Estudios de Radiocomunicaciones y Compatibilidad  Electromagnética (CAERCEM) del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) en un relevamiento electromagnético en los 33 centros de salud  dependientes del Gobierno de la Ciudad, con el fin de detectar posibles  interferencias en el equipamiento médico.

El relevamiento -en el que también participarán funcionarios de la Secretaría de Salud porteña- comenzó en el Hospital Rivadavia. Nos interesa saber, por ejemplo, si esa enorme antena que se instaló dentro del hospìtal (y que, hasta donde nosotros sabemos, no cumplió con el procedimiento de evaluación de impacto ambiental que fija la Ley 123) interfiere o no con los equipos de diagnóstico del hospital.


El estudio tiene por objeto determinar una demarcación y regulación en cuanto al uso de dispositivos personales emisores de radiofrecuencia, establecer la contribución de emisiones externas que puedan interferir con el equipamiento médico, a fin de compararlas y evaluar los niveles de inmunidad del equipamiento y, por último, hacer un diagnóstico de la situación electromagnética en cada establecimiento de salud.

La Interferencia Electromagnética (EMI) debida a fuentes de radiofrecuencia, puede provocar el mal funcionamiento de equipos utilizados en los centros de salud. Si bien existen normas en cuanto a niveles de inmunidad y susceptibilidad de estos equipos, el crecimiento de la industria electrónica trajo aparejado, por un lado, el desarrollo de equipos de diagnóstico cada vez más sensibles -y, por tanto, más susceptibles de ser interferidos- y, por otro, el crecimiento de las comunicaciones celulares, en las que el usuario se transforma en un emisor de radiofrecuencia con acceso a cualquier lugar.

Debido a estas interacciones, los equipos médicos pueden presentar funcionamientos inapropiados. Si bien los valores que reflejan se pueden encontrar dentro de los parámetros normales, los mismos podrían no reflejar la realidad. Digamos que si un termómetro inferido muestra que el paciente tiene una fiebre de 250 grados centígrados, el médico sospechará que hay un error del aparato. Pero puede ser que el paciente tenga 37 grados y el termómetro marque 40 debido a un error provocado por la interferencia electromagnética.
 
En el caso de la fiebre, es sencillo darse cuenta de los errores, pero en otro tipo de diagnóstico, el médico depende casi exclusivamente del aparato. Un aparato que dé señales erróneas puede implicar un diagnóstico equivocado. Por consiguiente, los pacientes pueden sufrir un falso diagnóstico y, por tanto, una incorrecta medicación, lo que pone en riesgo su salud.
 
En esta primer entrega, ustedes reciben una introducción al tema, realizada por la periodista Sibila Camps y publicada oportunamente por el diario Clarín.
 
Un gran abrazo a todos.
 
Antonio Elio Brailovsky
Defensor del Pueblo Adjunto
de la Ciudad de Buenos Aires
Los médicos tienen que poder trabajar sin interferencias
(Rembrandt: "La lección de anatomía del Dr. Thulp", óleo sobre tela, 1632)
 

    Sociedad
Domingo 21 de setiembre de 2003  Año VII   N° 2729
 
UN RIESGO PARA LA SALUD: HACEN UN RELEVAMIENTO EN LOS HOSPITALES PORTEÑOS

Investigan si antenas y celulares afectan los aparatos médicos

Podrían generar interferencias, alterar los datos que registran los equipos y favorecer un diagnóstico equivocado. Es un riesgo que muchos médicos desconocen. El estudio ya comenzó en el Rivadavia.

Sibila Camps.
 
En la ciudad de Buenos Aires acaba de iniciarse el primer estudio a gran escala en el mundo sobre interferencias en aparatos médicos. Un problema sobre el cual existe información escasa, y que la mayoría del personal de salud desconoce. Se trata de un riesgo latente para los pacientes, ya que un aparato puede llegar a dar un dato falso que derive en un tratamiento equivocado.

El relevamiento abarcará los 33 hospitales que dependen del Gobierno de la Ciudad. Está realizándolo, en forma gratuita, el Centro Argentino de Estudio de Radiocomunicaciones y Compatibilidad Electromagnética (CAERCEM), del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), el que, junto con el Instituto Universitario CEMIC, abrieron este año un posgrado en Diseño y Mantenimiento de Equipos Médicos. Y lo hace a instancias de la Defensoría del Pueblo Adjunta, con el apoyo de la Secretaría de Salud porteña.

Un par de ejemplos servirán para comprender en esencia qué es una interferencia: la radio del vehículo, que se oye mal cuando pasa por ciertos lugares; el televisor que deja de verse con rayas cuando una persona se acerca, porque el propio cuerpo humano funciona como antena.

Pero los aparatos de electromedicina son muchísimo más sensibles, en especial los más modernos: un electrocardiógrafo percibe señales tan débiles como los latidos del corazón. "A medida que los instrumentos de diagnóstico van haciéndose más precisos, también 'detectan' influencias ajenas y pueden confundir las señales que reciben", alerta el defensor adjunto, Antonio Brailovsky.

El mayor riesgo reside en que la interferencia produzca un dato esperable —lo que se denomina enmascaramiento de datos— , y quien está monitoreando el aparato no se dé cuenta de que hubo una distorsión.

El poder advertirlo dependerá del mantenimiento de los equipos y de la capacitación del personal de salud, que en su inmensa mayoría ignora que esto puede suceder. "Los médicos, en general no saben que no se puede usar un celular cerca de los aparatos electrónicos de diagnóstico", observa Brailovsky. Existen varias causas posibles de interferencias, explica el director del CAERCEM, ingeniero Benito Alvarez Ovide:

«; Cuando los aparatos están en la misma frecuencia, puede producirse una determinada suma o resta de señales que quizá provoque un error.

«; A través de los cables de alimentación o de los que salen del aparato, cuando funcionan como antena y captan señales de ese equipo o de otro.

«; Por saturación: cuando el aparato está cerca de una señal y su campo electromagnético es muy intenso, esa señal "entra por todos lados".

«; Por alimentación, a través del cable que provee electricidad.

"El fabricante configura el aparato según las normas internacionales, pero en condiciones simuladas, de laboratorio —explica Alvarez Ovide—. Cuando se instala en un centro de salud, su inmunidad a la contaminación dependerá de las características del edificio, de las dimensiones de la habitación, de si las paredes son delgadas o gruesas, de cómo sean las aberturas, del tipo de suelo, entre otros factores".

Cuando se hace una instalación médica siempre se mide la compatibilidad electromagnética de los aparatos para que no interfieran entre sí. Pero, por otra parte, ese centro de salud se halla en una ciudad donde ahora proliferan las fuentes de posibles interferencias:

«; Las antenas emisoras de AM, FM y televisión, las más peligrosas debido a su mayor potencia y a que no hay registro de las radios FM "truchas".

«; Las antenas de telefonía móvil; no son peligrosas por su potencia sino por la cantidad: se ignora cuántas existen en Buenos Aires y para controlarlas sólo hay un inspector y cinco pasantes. Además, como suele usarse una misma torre para varias antenas, el conjunto a veces excede la frecuencia autorizada.

«; Las antenas de radiotaxis, servicios de emergencias y de la Policía, aunque son mucho menos contaminantes.

"También los hospitales están tecnificándose —hace notar Alvarez Ovide—. Tienen sus redes, sus comunicaciones inalámbricas, su telemetría. Interfieren y son interferidos." Y a esto se suman los teléfonos celulares.

Existen áreas más vulnerables, por la concentración de equipamiento debido a la necesidad de monitoreo: la unidad coronaria, la de terapia intensiva y el quirófano; en menor medida el laboratorio de análisis clínicos. Sin embargo, y a excepción de las interferencias en marcapasos, existe poca documentación sobre el tema. De allí la importancia de este trabajo, el primero en el mundo que se encara como campaña. Si bien los técnicos saben que el riesgo de incompatibilidad electromagnética es muy bajo, se trata, en primer lugar, de "detectar problemas para atacarlos a tiempo", anticipa el ingeniero Claudio Muñoz quien, junto con su colega Jorge Cáceres, comenzó el estudio en el Hospital Rivadavia.

El diagnóstico incluirá las soluciones, como cambiar de lugar un aparato; "blindar" un área sensible; restringir la circulación de personas en ciertas zonas; reglar el uso de celulares. La búsqueda servirá también para crear conciencia entre el personal de salud. Y finalmente, los resultados serán tomados por la abogada de la Defensoría Adjunta, María Teresa Mancini, para proponer las normas legales que hasta hoy no existen.


PUNTO DE VISTA

Una zona sensible

Horacio Convertini.

Es una sospecha. Un "tal vez" que inquieta. Hay antecedentes; pocos, lejanos, todavía débiles. Pero las dudas se clavan en una zona sensible de la salud pública: la fiabilidad de los exámenes médicos y el riesgo de que ésta se vea afectada por interferencias provenientes de celulares y antenas. Hay dos opciones: dejar que investiguen otros (países) con más plata y menos problemas. O hacerlo nosotros. Asumir el esfuerzo de relevar hospital por hospital y de buscar la aguja en el pajar. Se eligió el segundo camino. Vale, si se lo desanda seriamente. Está en juego la salud de todos.


 
Registraron seis mil casos en EE.UU.

"Si la piel de un actor se ve azul en el televisor, cualquiera advierte que el aparato anda mal; no así cuando lo que se ve azul es la ropa, porque la ropa sí puede ser azul". Con este ejemplo, el ingeniero Benito Alvarez Ovide, del ITBA, explica qué es el enmascaramiento de datos, el riesgo mayor en la lectura de instrumentos electromédicos.

El experto destaca que recién en 2001, durante un congreso sobre compatibilidad electromagnética realizado en Montreal, Canadá, un médico de ese país alertó sobre este riesgo. En 2002, en un nuevo encuentro en Minneápolis, Estados Unidos, la FDA contó que llevaba registrados 6.000 casos de mala praxis por enmascaramiento de datos.

En ambos países, las investigaciones han respondido sólo a denuncias. Es debido a esta falta de antecedentes que el estudio en los hospitales porteños demanda inventar una metodología.
 

Estamos en Venezuela 842 - 3º Piso, Tel.: 4338-4900, internos 7538; 7544; 7545 y 7547 La página de Internet de esta Defensoría Adjunta es: 

 http://www.ecoportal.net/defensorecologico

Todas nuestras informaciones pueden reenviarse, reproducirse o publicarse libremente sin necesidad de autorización previa.
Para darse de alta en nuestra lista y recibir nuestros boletines: abrailovsky-alta@elistas.net
Si no desean seguir recibiendo nuestras informaciones, envíe un mail en blanco a abrailovsky-baja@elistas.net
El teléfono particular de Antonio Elio Brailovsky es 4957-3465. El celular es: 15-4413-9389. El mail de su domicilio es: brailovsky@infovia.com.ar