Inicio > Mis eListas > abrailovsky > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 61 al 80 
AsuntoAutor
Afortunadamente no Antonio
Zlovsky <brailovsk Brailovs
Afortunadamente no Antonio
Agua sin residuos Antonio
Uno: ¿Qué onda tie Brailovs
Dos: ¿Qué onda tie Brailovs
Tres:¿Qué onda tie Brailovs
Hay PCB en el Río Brailovs
Una biblioteca amb Brailovs
Zlovsky <brailovsk Brailovs
¿Una Reserva Ecoló Brailovs
Nos estamos yendo Brailovs
Uno: ¿Quién contro Brailovs
Dos . ¿Quién contr Brailovs
Transporte ilegal Brailovs
Reanudan el monito Brailovs
Los ritmos de la n Brailovs
Proyectos audaces Brailovs
Los explosivos no Brailovs
Ésta, Nuestra Únic Brailovs
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Defensoría Ecológica
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 75     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Dos . ¿Quién controla el Zoológico?
Fecha:Sabado, 6 de Diciembre, 2003  10:19:36 (-0300)
Autor:Brailovsky <brailovsky @...........ar>

Queridos amigos:
 
En esta entrega, ustedes reciben la segunda y última parte de la investigación sobre la falta de control de la concesión del Zoológico. La misma ha sido conducida por la Dra. María Teresa Mancini, quien ha contado con la colaboración de las abogadas Carolina Malm Morgan y Raquel Fernández.
 
Un gran abrazo a todos.
 
Antonio Elio Brailovsky
 
Alberto Durero: "El rinoceronte", grabado, 1515. (Realizado
para el Rey de Portugal sin haber visto el animal)

 
EL ZOOLÓGICO DE BUENOS AIRES:

LA INVESTIGACIÓN DE LA DEFENSORÍA DEL PUEBLO ADJUNTA (Última parte)

 María Teresa Mancini

Carolina Malm Morgan

Raquel Fernández

II. IV. LA COLECCIÓN FAUNÍSTICA y EL GRUPO PROFESIONAL ACTUANTE:

A fs. 59, obra un pedido de informe fechado el 18 de Octubre de 2002 se le solicitó a la DGCyP, los siguiente: “copia del pliego de concesión del Jardín  Zoológico de la Cuidad de Buenos Aires,  así como toda modificación o agregado que se le haya hecho al mismo. También solicitamos: 1- Información (listado), acerca de los profesionales que se encuentran trabajando allí (veterinarios, biólogos etc). 2- Inventario de la fauna a la fecha de la concesión y  la existente a la  actualidad. 3- Inventario del Patrimonio Histórico.”  Este pedido fue reiterado el 7 de Noviembre de 2002 y luego reiterado por  3º vez el 22 del mismo mes, recordándole además, sus deberes de funcionario público y contestado recién el 5 de Febrero de 2003 (esto es 5 meses después de lo solicitado).

En la respuesta se informan (fs. 108), los siguientes ítem: respecto de los profesionales: dio los datos de 3 veterinarios, 2 biólogos, un técnico veterinario y una estudiante de veterinaria. Respecto de la colección Faunística: Primero se aclara que la DGCyP, jamás contó con un inventario como lo establece la cláusula novena del Contrato de Concesión. Agrega, que ante tal situación y a fin de llevar un control sobre la fauna del Jardín Zoológico, se utilizó el inventario registrado en la Dirección Nacional de Flora y Fauna Silvestre, interpretando que éste resultaba el instrumento adecuado. Remiten además el último inventario de la Dirección de Flora y Fauna fechado en 1999.

Esto quiere decir entre otras cosas que JAMÁS SE REALIZÓ UN INVENTARIO DEL PATRIMONIO FAUNISTICO, lo que determina que  jamás lo controlaron.

Respecto del Patrimonio Histórico, nuevamente informan que “…no existe constancia alguna de la realización de un Inventario del Patrimonio Histórico del Jardín Zoológico.” , nuevamente nos encontramos frente al descontrol absoluto ya que JAMÁS SE REALIZÓ UN INVENTARIO DEL PATRIMONIO HISTÓRICO.

Por otro lado en consultas realizadas con la Dirección de Fauna de la Nación, nos informan que no existe un control metodológico, por parte de ese organismo, de la Fauna contenida en el Jardín Zoológico, sino una simple asistencia en casos concretos.

Lo que indicaría que hoy no hay control permanente sobre la fauna que compone el Zoológico, lo que correlato de lo mencionado precedentemente respecto de la falta de inventario.

II. V. CONTRATO DE CONCESIÓN EN MATERIA FLORO-FAUNISTICA

COLECCIONES FAUNISTICAS Y BOTÁNICAS

Articulo 17: “La presente concesión incluye la colección floro-faunística que se inventariara al momento de la firma del contrato del contrato...

...Las propuestas deberán contemplar el incremento de las colecciones según el pliego de especificaciones técnicas... Los despojos de las colecciones deberán ser destinados a fines científicos y es la municipalidad quien establece su destino definitivo. Queda prohibida la venta de especies y en cualquier caso , la muerte de la especie no hace cesar su valor patrimonial.”

Articulo 33: “El concesionario deberá contratar por su cuenta y cargo los seguros que se establecen a continuación:...

d) Sobre la totalidad de las especies animales y vegetales incorporadas al complejo.

Dichos seguros serán contratados por el termino de un año con renovación automática y cláusula de ajuste con una aseguradora autorizada e incluirán a la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires como coasegurada.”

ANEXO 1:

1.5: FORESTACION DE LOS ESPACIOS PARQUIZADOS Y A PARQUIZAR:

“el concesionario tendrá la obligación de proteger la forestación existente, por formar parte del ambiente natural y constituir el marco paisajístico del mismo...”

ANEXO 2:

DE LA COLECCIÓN FAUNÍSTICA:

La colección faunística deberá ser respetada en cantidad total de especimenes y de especies.

asimismo deberá ser respetada la cantidad relativa de ejemplares por especie representada en la colección y el numero de especies total y por grupo.

A esos efectos se realizarán inspecciones e inventarios semestrales...

...La tendencia general será a tener un mayor numero de especimenes de cada especie en grupos reproductores viables...”

Este punto fue incumplido en extremo, no se realizó inventario y además como se  puede ver in extenso en los informes Tomo 1 y Tomo 2 de autoría del Dr.  Juan Carlos Sassaroli, la colección faunística sufría modificaciones determinantes, para su subsistencia, como por ejemplo la existencia de un solo ejemplar por especie.

Todo esto nos lleva a acordar que uno de los objetivos primordiales de la presente concesión no esta siendo cumplido, lo que a su vez estaría agravado por el hecho de la ausencia en la contratación de seguros sobre los animales, en plena violación al Art. 33 de pliego de bases y condiciones de la presente concesión.

Veamos pues cuales fueron los otros objetivos, según el contrato y el pliego de concesión:

5.-“...La conservación de especies que la mano del hombre y su entorno ha destruido o puesto en amenaza en el medio natural...

6-.”...el control del trafico de fauna...

...Un jardín Zoológico debe actuar como  una aduana y mecanismo de control de la fauna impidiendo el acceso de quienes se enriquecen medrando el patrimonio natural de nuestro pueblo.”

En su cláusula novena, el contrato de concesión indica lo siguiente: “...a partir de la fecha de este contrato las partes comenzaran el relevamiento de  inventario de muebles, semovientes, útiles, instalaciones y enseres mediante la intervención de representantes de ambas. Dicho inventario deberá quedar concluido con antelación de tres días hábiles a la fecha de la entrega de la tenencia debiendo suscribirse un ejemplar del mismo para cada parte ...” Como se menciono precedentemente jamás se tuvo conocimiento de este inventario.

 Atiéndase que estamos frente a un Monumento Histórico Nacional, que debería ser protegido como tal, pero la situación actual lleva a la conclusión que esto es solo un título, y que las autoridades están faltando a su deber de protección y cuidado de los bienes de Dominio Público.

Es necesario aclarar en cuanto a las respuestas de los organismos como Medio Ambiente, Patrimonio Histórico, Cultura  y Museos, que no deben olvidarse que son responsables primarios de los bienes bajo su órbita, estén o no concesionados.

Una Autoridad de Aplicación en una materia tan específica como la que nos ocupa, no debe excusarse jamás de su no actuar deslindando responsabilidad en otra área, que a las claras nada entiende sobre la materia de Patrimonio Histórico, Monumentos, Espacios Verdes, Fauna, sino que solo atiende a la concesión de esos espacios.

Como ya se mencionó fue declarado Monumento Histórico Nacional, la obra de Eduardo Ladislao Holmberg, este bien siempre mereció ser considerada como tal; la falta de conservación y, en algunos casos, la destrucción de estos bienes culturales del dominio público en los que incurrió el concesionario pueden ir más allá de faltas gravísimas. Es necesario profundizar la investigación para determinar si se han cometido delitos.

II. VI. La Entrada General – El Canon

Otro de los temas que incumbe al estudio de esta Defensoria son los aspectos económicos de la inversión realizada, ya que su esclarecimiento es de vital importancia para determinar el canon a pagar por la concesionaria.

Como criterio general se debe considerar recuperada la inversión cuando el concesionario haya obtenido una suma igual a la invertida, y mas allá de ya haberse satisfecho esta premisa ,en la mayoría de las ocasiones la concesionaria incurrió en mora en el pago del canon e inclusive hubo oportunidades en las que no presentó comprobante alguno del mismo.

El canon que percibe el gobierno es en base a la entrada general de $4, pero en la actualidad la misma es pocas veces adquirida por la gente  ya que la concesionaria publicita y ofrece un pase integral para visitar todas las instalaciones , sin el cual ,los particulares que deseen ingresar al acuario o serpentario deberían abonar una suma aparte,  adicional a la entrada general. El mencionado pasaporte es en la actualidad de $7,90 e incluye todos los espectáculos , menos la calesita y el show de los lobos marinos debiendo ser aclarado por nosotros que tanto el serpentario como el acuario eran obras obligatorias y por lo tanto no correspondían a una tarifa diferencial.     

El concesionario publicitó permanentemente ese pasaporte de 7,90, incumpliendo su obligación de incluir en su publicidad el valor de la entrada general.

A fs. 133, obra un pedido de esta Defensoría solicitando, una Verificación respecto del valor de la entrada al Jardín Zoológico, atento a que se tenía conocimiento de que no se estaba vendiendo la entrada general estipulada en el Contrato de Concesión. Esta Entrada General, tiene un valor de $ 4.-, la empresa concesionaria, solo ofertaba un llamado “pasaporte” a un valor de $ 7,90. Los Verificadores de la Defensoría del Pueblo, se presentaron a la ventanilla de el Jardín Zoológico por 3 días informando lo siguiente: “…Las diversas leyendas a la vista del interesado, confunden y conducen exclusivamente al pago de un “valor único” , que es el de $ 7,90…”,(…)”la única referencia al valor entrada de $4.- es la que figura –en letras muy pequeñas- al pie del cartel con la leyenda: “Zoo $4.- mas Adicionales internos: $11,50”.- En el horario de la verificación (11.30 a 13,10 hs.) no hubo personas  que solicitaran entrada por ese valor.- Y una empleada de la ventanilla, Srta Andino, informó que “…en la actualidad ya no se venden entradas a ese precio…”…eso era antes”.- Copia de este informe fue remitido a la DGCyP (Fs. 136) el 4 de Diciembre de 2002 y se le solicitó a dicho organismo verifique tal situación y comunique a este organismo la forma en que se está pagando el canon, de la concesión ya que es de conocimiento de esta Dependencia, que el mismo se contabiliza sobre esas entradas. A Fs. 148, se puede observar la respuesta de la DGCyP, (el 30 de Diciembre de 2002) donde nos informan que como primera medida el 10% que debe pagar la Concesionaria, “habiendo el concesionario recuperado la inversión inicial”, se contabiliza por sobre todos los ingresos gestionales (y aclara que esto es entrada general y/o pasaporte). En segundo término y en cuanto a lo comprobado en ventanilla del Zoológico,  se verificará lo denunciado por el área de Verificaciones de esta Defensoría, pero que sin embargo, la empresa Concesionaria, a dado cuenta de que se están vendiendo entradas generales.

De estos dos puntos corresponde hacer la siguiente lectura: Primero que, nada  dice la DGCyP, sobre el pago o no pago del canon por parte de la empresa concesionaria, y segundo que solo dan cuenta de los informes contables de la empresa, pero no evidencian controles in situ,  por parte del este organismo.

Por ende es absolutamente cuestionable dicha labor de control, mas cuando los inspectores de la Defensoría fueron tres días diferentes y el panorama en las boleterías fue siempre el mismo. Meses adelante (18 de mayo de 2003) se solicitó la constatación -por parte del mismo cuerpo de verificadores-, del mismo hecho, resultando (Fs. 237), que no se estaba anunciando la venta de la entrada general en forma visible, los carteles eran los mismos que en la anterior constatación, sin embargo al solicitar la venta de la entrada general, pudo el verificador Lino Di Giorgio, adquirirla. En su informe agrega sin embargo, que observó las personas que se encontraban adquiriendo la entrada -en los 35 minutos que estuvo en la boletería- y a nadie se le dio la opción de comprar la entrada de $4.-, solo se le preguntaba ¿Cuántas?. A la fecha la cartelería ha cambiado, ya que se observa con mayor claridad la opción de la entrada de $4.-, sin embargo no hemos obtenido informes sobre los balances contables en cuanto al pago del canon.

 

II. VII. LA BIBLIOTECA del Zoológico, “Domingo Faustino Sarmiento”

Tratamiento aparte merece este hecho, que no fue sino la evidencia más aberrante del descontrol del patrimonio del Zoológico.

La Biblioteca Pública Domingo Faustino Sarmiento, que tenía un material bibliográfico riquísimo y colecciones científicas de gran valor (la mayoría de ellas autografiadas por sus grandes redactores), con un volumen de libros y revistas de 12.000 ejemplares aproximadamente, fue desmantelada por el concesionario y en su lugar se instalaron los despachos de los gerentes.

En la oferta se puede leer: “ La Biblioteca del Jardín Zoológico es uno de los tesoros más preciados con que cuenta la Ciudad. Resguardarla, enriquecerla y actualizarla es nuestro compromiso. A través de ella, se organizarán eventos de diferente índole que popularicen la colección y permitan su visita en forma mucho más asidua que la actual por parte del gran público”.

El artículo 184 del Código Penal establece penas de 3 meses a 4 años de prisión al que destruya, inutilice, hiciera desaparecer o de cualquier modo dañare libros, revistas, o documentos en instituciones como la Biblioteca del Jardín Zoológico.

A comienzos de la década de 1990, la biblioteca se cerró al público. Para dar luego lugar a las oficinas de los gerentes de Zoobotánico 2000, los libros pasaron al sótano del edificio de Administración. En marzo de 1996, los despojos de la biblioteca salieron del sótano para ingresar a otro en la cercanía del cementerio de la Chacarita.

Obra a fs. 151, que el 12 de Febrero de 2003, y el 17 del mismo mes y año se le solicitaron informes al Sr. Director del Museo de la Ciudad, a la Subsecretaria de Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires, y a la Dirección General del Libro y Promoción de la Lectura respectivamente. Se les solicitaba que informen respecto del “estado y situación  de los ejemplares en libros y revistas que pertenecen a la Biblioteca Pública Domingo F. Sarmiento…Solicitamos asimismo nos remitan un Catálogo completo sobre los mismos”.

Mediante informe Nº 63-DGLyPL-03, la Directora General de la Dirección General del Libro y Promoción de la Lectura, la Sra. Manuela Fingueret, explica la situación (fs. 155), detallando que a partir del año 1984 se realiza la primera entrega de la Biblioteca, sin ningún tipo de documentación, ni inventario, solo cajas. Agrega que en 1989 el entonces Secretario de Cultura el Sr. Horacio Salas, mediante memorandum Nº 521-SC-89, solicitó la devolución de los ejemplares entregados. Y sigue “…Durante 1996 se volvió a enviar a este Organismo el material entregado en su oportunidad, sin listado y en cajas que sobrepasan las 300”. Es de conocimiento de esta Defensoría que esa entrega fue la definitiva, a partir de este momento los libros quedan guardados en un sótano de una biblioteca local y otros fueron enviados al Museo de la Ciudad. Fingueret  agrega que “Tanto los envíos como los retiros del material existente fue manejado en niveles jerárquicos superiores (Secretaria de Cultura) no dándole a esta dependencia ningún poder de decisión.(…) Se dejan constancia que por expediente 69935/99 se instruye el sumario Nº 23/00 con el fin de aclarar el estado de la Biblioteca…”, finalmente agrega que el 13-02-03 el actual Director del Jardín Zoológico solicitó el material nuevamente.

A Fs. 175 y ss., obra el pedido de informe Subsecretaria de Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires, y a la Dirección General del Libro y Promoción de la Lectura, respecto del sumario 23/00, expediente 69935/99, que fuera iniciado con el objeto de aclarar la situación de la biblioteca del Zoológico. En esa nota se le reiteró el pedido de un catálogo de los libros  en depósito. Mediante informe Nº 123-DGLyPL-03, del 28-05-03, la Directora General de la Dirección General del Libro y Promoción de la Lectura, la Sra. Manuela Fingueret (fs. 181) explica: “a) En cuanto al expediente Nº 69.935/99, el mismo se encuentra en la Dirección de Sumarios desde Marzo de 2003. (…) b) Respecto del inventario solicitado esta Dirección General informa que el material Bibliográfico sen encuentra en cajas cerradas, por tal motivo y en una reunión con la Señora Subsecretaria de Patrimonio Cultural se convino organizar un equipo de trabajo con personal de la Subsecretaría de la Procuración y de este organismo a fin de realizar u exhaustivo inventario, que se llevará a cabo cuando los organismos intervinientes puedan disponer del personal idóneo para realizar la tarea.” Ante esta respuesta la siguiente consulta realizada se refirió al momento y lugar en el que se programarían dichos trabajos (Fs. 188), obteniendo idéntica respuesta  (Fs. 193).

Recientemente (15-05-03) se le solicitó a la GGCyP, (fs. 211): “...información sobre el  inventario de los ejemplares de los libros y revistas pertenecientes a la Biblioteca”.

Mediante el informe 21/1040/2003, (fechado 30-05-03, fs. 214 y 235) la mencionada Dirección agrega un listado de los ejemplares que poseía la Biblioteca al 07-02-03 que obran en esta actuación a fs. 216/17, luego se dan copias de un supuesto inventario, titulado “INVENTARIO DE DOMINIO PRIVADO” (fs. 218/230), estas 13 fojas son el único inventario que presenta la DGCyP. Esta Dependencia no puede decir que el mismo sea completo ya que en el obran solo unos pocos libros no la cantidad de ejemplares de los que se tiene conocimiento componían el valor histórico y patrimonial de la Biblioteca del Zoológico.

Según información periodística publicada por el Diario La Nación, la biblioteca del Zoológico contenía ejemplares muy valiosos también desde el punto de vista económico. Entre ellos estaba la Enciclopedia de Diderot, publicada en Francia en 1751, y cuya cotización en el mercado internacional alcanza las decenas de miles de dólares[1].

II. VIII. Espacios Verdes

Las Direcciones Generales de Museos y de Espacios Verdes, efectuaron un relevamiento sobre el estado de conservación del patrimonio artístico en el Jardín Zoológico en octubre de 1996, a raíz de un pedido de informes del Senado de la Nación. Evidencia el informe (pág. 94/95) la falta de conservación, graves deterioros y una imperiosa necesidad de reparar obras de arte como algunos edificios. En el trascurso de 1997 se procedió a restaurar algunas esculturas.

A fs. 241, el 9-06-03 se le reitera (de sus anteriores 13-09-02 y 14-05-03) a la Dirección General de Espacios Verdes, un pedido de informe de “…todo lo referente respecto al control de los espacios verdes y urbanizaciones que se encuentran dentro del Zoológico de Buenos Aires”.

Contestando el 9 de Octubre de 2002 (pero no llegó a esta Defensoría sino hasta el 10 de Octubre de 2003, un año después), lo siguiente (fs.364): “Atento al pedido formulado a fs. 1, esta Dirección cumple en informar que no tiene ingerencia alguna en los espacios verdes que se encuentran en el interior del Jardín Zoológico”. A fs. 375, el 25  de Julio se fecha un informe de la DGCyP, en el que este organismo determina que la responsabilidad primaria en materia de espacios verdes la tiene la misma Dirección de espacios Verdes “...la Dirección General de Concesiones y Privatizaciones no interviene en lo referente a temáticas específicas de otras áreas de la administración y siendo conforme el Decreto Nº 2055/2001 Responsabilidad Primaria de la Dirección General de Espacios Verdes “...Implementar las políticas relativas a los espacios verdes y al arbolado de alineación, así como la creación, remodelación y/o conservación de espacios verdes, de programas de reforestación, de nuevos monumentos y obras de arte y mejoras de infraestructura de servicios y equipamiento de parques y paseos...” y adjunta copia de un  inventario 99/2000 que fuera realizado por la Dirección General de Espacios Verdes, en tareas de control.

Ante el mismo informe de Espacios Verdes esta Defensoría envió a la actual directora del organismo, la siguiente respuesta: “Es el deber de esta Adjuntía recordarles que el Jardín Zoológico goza de la categoría de Bien de Dominio Publico, lo que implica que es del dominio de todos y de nadie en particular.

Los ciudadanos de esta Ciudad Autónoma gozan del pleno dominio de este espacio, que además ha sido clasificado por el Código de Planeamiento Urbano, como UP, lo que indica que es una Urbanización Parque y nada puede ser modificado en la misma sin ley previa.(...) Cabe aclarar que este  criterio ha sido ampliado, en el caso que nos ocupa, ya que es de especial interés Nacional lo que se plasmo en el Decreto Nacional 437/97, Art. 1, donde se declara la mayor protección de este predio: “Declárese Monumento Histórico Nacional a los siguientes bienes:...f)CONJUNTO EDILICIO, PAISAJISTICO, ORNAMENTAL CONFORMADO POR EL JARDÍN ZOOLÓGICO”.

Queda claro entonces que estamos hablando de un bien del dominio de toda la comunidad y por ende debe ser cuidada y protegida por los organismo que dependen del Gobierno. Así pues, en lo referente al contralor de dichos bienes, si bien es obligación principal del concesionario, en los términos del contrato de concesión,”...proteger la forestación existente, por formar parte del ambiente natural y paisajístico...”, asiste al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires la obligación primaria por su rol de tal, a través de sus diferentes dependencias, del control y seguimiento de dichos bienes concesionados. Ahora bien, atañe a la Dirección General de Concesiones y Privatizaciones, el control y seguimiento del contrato de concesión del citado Bien de Dominio Público, pero en lo referente a temáticas especificas, intervienen otras áreas de la administración, debido a la versatilidad de los objetos  concesionados. En este caso particular corresponde competencia primaria a la Dirección de Espacios Verdes, en todo lo relativo a especies arbóreas y espacios verdes interiores y exteriores al parque del Jardín Zoológico...”.

Una Autoridad de Aplicación en una materia tan específica como la que nos ocupa, no debe excusarse jamás de su no actuar deslindando responsabilidad en otra área, que a las claras nada entiende sobre la materia de espacios verdes, sino a la concesión de esos espacios. Es por todo ello que la Dirección de Espacios Verdes debe responsabilizarse, por la actual situación de los espacios verdes que se encuentran dentro del Bien de Dominio Público, del Jardín Zoológico de Buenos Aires.

CONCLUSIONES

·        Como se puede observar en todo este análisis, se ven diversas irregularidades desde la falta de control por parte de los organismos públicos competentes hasta la pérdida de bienes y ejemplares invaluables del acerbo público de la Ciudad. Entendiendo que lo segundo es una consecuencia necesaria de lo primero.

·        Que es necesario profundizar esta investigación a fin de lograr un efectivo control de este bien de dominio público, que como se dejó claro en este informe constituye gran parte de la Historia Ciudadana de Buenos Aires.

Buenos Aires, noviembre de 2003.

[1] Hace unos meses, la casa Porrúa de España ofreció un ejemplar a 75 mil euros, tal como lo publicitó en la página Web:


La página de Internet de este equipo de trabajo es: 

Todas nuestras informaciones pueden reenviarse, reproducirse o publicarse libremente sin necesidad de autorización previa Para darse de alta en nuestra lista y recibir nuestros boletines: abrailovsky-alta@elistas.net Si no desean seguir recibiendo nuestras informaciones, envíe un mail en blanco a abrailovsky-baja@elistas.net

Mi teléfono particular es: 4957-3465.  El celular es: 154-413-9389. El correo electrónico de mi casa es: brailovsky@infovia.com.ar