Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1 al 30 
AsuntoAutor
Análisis y Balance Andalucí
El imperialismo es Andalucí
Detenciones de Gar Andalucí
Atentados de ETA e Andalucí
Cuentas en IU, cue Andalucí
CUT-BAI en el deba Andalucí
Noticias IU: Gordi Andalucí
Dakar 2000 - Infor Andalucí
Información: Resul Andalucí
Palestina en el co Andalucí
Intifada. Israel, Andalucí
IU, Resaca del día Andalucí
Acciones antiguerr Andalucí
Manifestación dere Andalucí
Novedades IU - Acc Andalucí
Palestina: Articul Andalucí
IU: Hablan los Can Andalucí
Llamazares descoca Andalucí
Sharm - El - Sheik Andalucí
Congreso Partido A Andalucí
Declaraciones. Cor Andalucí
Noticias Varias IU Andalucí
Entrevistas Frutos Andalucí
Equipo político de Andalucí
Crónicas de la Man Andalucí
Datos Asamblea Fed Andalucí
PNV y EH y la emig Andalucí
¿Quien paga los im Andalucí
* Beneficios netos Andalucí
Nuevos proyectos d Andalucí
 << -- ---- | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 36     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] Palestina, Ruido de botas./Resolución sobre Colombia
Fecha:Jueves, 16 de Noviembre, 2000  13:17:25 (+0100)
Autor:Andalucía Libre <andalucialibre @.......es>

Andalucía Libre
Independencia   República   Socialismo

Nş 41
 
En este Correo
* Ruido de Botas, articulo de Michel Warshawsky sobre la situación palestina tras Charm el-Cheik
* Resolución sobre la situación en Colombia, del CEI de la Cuarta Internacional

 
Ruido de botas
  
La cumbre de Charm el-Cheikh, que debía poner fin a los enfrentamientos entre palestinos e israelíes, ha sido un fracaso. Desde entonces la sangre ha seguido derramándose: 16 muertos más y más de 400 heridos del lado palestino. Ningún muerto más del lado israelí. No es Israel el que está en peligro…
 
Si el aparato de propaganda israelí y las grandes cadenas de televisión internacionales ponen en evidencia los disparos realizados por palestinos en Beit Jala sobre la colonia de Guilo en Jerusalén Este, el balance de los muertos de esta semana está ahí para recordar la evidencia: la utilización de tanques se ha convertido en una rutina y los militares israelíes no dejan de anunciar que, si continúan las manifestaciones, no dudarán en utilizar medios aún más violentos.
 
Ni siquiera las presiones combinadas de Bill Clinton y de Hosni Mubarak han conseguido forzar al presidente de la Autoridad palestina a utilizar sus fuerzas armadas contra los manifestantes. Y aunque lo hubiera hecho, las provocaciones del ejército israelí y de los colonos habrían reabierto
inmediatamente los enfrentamientos. Ehud Barak, por su parte, no ha ocultado que la retirada simbólica , y geográficamente limitada, de algunas de sus fuerzas militares estaba ligada a la cumbre árabe de El Cairo, cuyas resoluciones temía. Acabada esta última, puede volver a lo que parecen los tres ejes de su política: golpear, golpear y golpear.
 
Demostraciones de fuerza.
 
¿Con qué objetivo?. Los comentaristas israelíes se pierden en conjeturas, para llegar finalmente a la conclusión de que el brillante militar formado en Standford University no tiene ninguna estrategia, siendo su única preocupación mostrar la fuerza de Israel a los palestinos, con el fin de que no se atrevan a soñar con la autodeterminación. Es lo que se esconde tras la
idea de "separación unilateral".
 
La separación representa una realidad, impuesta unilateralmente por Israel, desde hace más de 5 años. Se conjuga con la prosecución de la dominación militar, espacial y económica, razón por la que se la define cada vez más como una forma de apartheid. En estas condiciones, el "nuevo plan" del primer ministro israelí no es más que un eslogan vacío de contenido, que
debe crear la ilusión de una perspectiva estratégica y permitir un consenso sobre el que podría estabilizarse un gobierno de unión nacional con la extrema derecha.
 
En esta perspectiva, las negociaciones avanza, pero son Ariel Sharon y sus amigos los que fijan las condiciones. Todo parece ocurrir como si, a falta de algo mejor, la clase política israelí se preparara para una guerra generalizada, que no tiene claro que se desenvuelva a su favor, pero cuya técnica, al menos, controla.
 
Ciertamente, la cumbre de El Cairo ha indicado claramente que los principales Estados árabes no estaban dispuestos a tomar medidas reales contra Israel. Ha hecho comprender tanto a Yasser Arafat como a los dirigentes árabes que no querían contentarse con declaraciones, que Egipto,
Siria y Jordania no querían correr el riesgo de una confrontación militar con Israel. La situación es sin embargo demasiado grave para excluir una espiral de la tensión, que conduciría a una nueva regionalización del conflicto. Sobre todo si se tiene en consideración que Barak navega sin
brújula y que pasa su tiempo lanzando ultimátums a los diversos protagonistas del conflicto, si persisten a negarse a bailar al ritmo querido por Israel.
 
El comienzo de despertar del movimiento pacifista israelí es, por ello, aún más positivo, incluso si por ahora permanece limitado. El 21 de octubre, en Haifa, varios miles de manifestantes israelíes, en su mayoría árabes, respondieron al llamamiento de sesenta movimientos y asociaciones, para exigir que el ejército dejara de disparar y que el gobierno retomara las
negociaciones para una paz basada en el derecho. La asociación Paz Ahora se encontraba allí al lado de las organizaciones radicales y de las estructuras representativas de la población árabe de Israel. Entre los numerosos oradores, Shulamit Aloni, antigua ministra de educación del gobierno de Rabin, exigió el desmantelamiento de las colonias y una soberanía palestina
en Jerusalén Este. En cambio, el apoyo del alcalde de Haifa, el general de la reserva Abraham  Mitzna, a Ehud Barak, ha provocó abucheos de una multitud que, en su inmensa mayoría , había votado a favor suyo el año pasado. Sería sin embargo prematuro afirmar que la población árabe y una parte del movimiento pacifista israelí estarían dispuestos a rechazar el chantaje al
voto Barak frente al tandem Sharon-Netanyahu, en elecciones que parecen disiparse para la próxima primavera.
 
Para detener la locura asesina en curso, es precisa una intervención internacional, decidida a imponer al menos la retirada de las fuerzas militares israelíes y la redefinición de un marco de negociaciones que pueda poner fin al diktat israelo-americano. Los palestinos piden una protección internacional y este llamamiento debe ser retomado con vigor por el movimiento de solidaridad que comienza a reorganizarse en todo el mundo, tras siete años de confusión mantenida por los acuerdos de paz.
 
Michel Warshawski,
Desde Jerusalén
 
---------

DETENER EL PLAN DE GUERRA IMPERIALISTA

1. Con la aprobacion por el Congreso de Estados Unidos del llamado Plan Colombia, el conflicto politico, social y militar colombiano se puede convertir en unos de los principales escenarios de confrontación antiimperialista a escala del Tercer Mundo.

La decision norteamericana de financiar y comandar directamente el Plan Colombia, es presentada como una operacion de lucha contra la droga y el narcotrafico; sin embargo, el 80% de los 7.500 millones de dolares del Plan Colombia, tiene un objetivo politico contrainsurgente  y a la vez, de destruccion de los cultivos de sobrevivencia de 400.000 familias campesinas.

Destruccion de cultivos y depredacion ecologica-etnica-cultural, que cuenta con la experiencia cercana de la "Operacion Dignidad" en Bolivia; operación conducida por los "consejeros"  yanquis, los militares de ese pais, y la agencia USAID.

El Plan Colombia, significa la mas grave agresion extranjera de los ultimos tiempos sobre un pais del continente,  y confirma la voluntad imperialista de asegurar su hegemonia sobre America Latina y el Caribe.  Se inscribe en la vision norteamericana de que el "desorden colombiano se transforma en un riesgo regional", aumenta la "inseguridad hemisferica"  y pone en peligro la "seguridad nacional" de Estados Unidos. En tal sentido y con la prepotencia de siempre, el imperio ha resuelto convertir a Colombia -y la region andina- en un nuevo terreno de guerra.

2. El decreto del 23 de agosto emitido por la administracion Clinton que aprobo una "ayuda" militar de 1.319 millones de dolares al gobierno del presidente Pastrana, solo puede tener una lectura: es una declaracion de guerra contra la insurgencia armada (FARC, ELN, EPL), y tambien contra el movimiento sindical, campesino, popular, de derechos humanos, partidos politicos de izquierda y, en fin, contra todos los actores democraticos de la sociedad colombiana.

En el cuadro de un conflicto politico, social y armado que solo en los ultimos años ha provocado 35.000 muertos, 1.000.000 de "desplazados internos"  (una cifra solamente superada por el drama ruandes-congoles) y 800.000 exiliados, el Plan Colombia  lejos de ser una opcion de paz, es un instrumento para fortalecer la capacidad represiva del Estado, tanto como la de las organizaciones criminales del paramilitarismo.

3. Esta redimension de la estrategia intervencionista norteamericana, se ubica en un paisaje latinoamericano dibujado por la crisis economica, el crecimiento de las resistencias sociales, y la perdida de legitimidad del "modelo neoliberal".  En algunos paises, incluso, las elites gobernantes enfrentan situaciones de ingobernabilidad y crisis de dominacion (Colombia, Ecuador, Peru, Bolivia).

Los sucesivos levantamientos indigenas en Ecuador, populares y campesinos en  Bolivia, tanto como la descomposicion del regimen de Fujimori por un lado, y los pronunciamientos nacionalistas de Chavez, por el otro, han activado los vientos de tormenta en la region andina. Simultaneamente,  se asiste a un aumento del descontento y la resistencia antineoliberal en otros paises de America Latina y el Caribe.

El imperialismo norteamericano juega entonces, todas las cartas por obtener una "estabilizacion", al precio que sea. El Plan Colombia no es solo la apuesta por modificar decisivamente las relaciones de fuerzas en el conflicto interno colombiano, sino por establecer un control sobre el Amazonas y las riquezas petroleras del Orinoco, o reafirmar la presencia militar en la zona del Canal de Panama y el Caribe.

4. El argumento de la "seguridad nacional" para Estados Unidos expresa la manifestacion de tutelaje y el desconocimiento mas completo y arrogante de cualquier intencion de soberania nacional sobre aquellos asuntos que puedan "afectar" a Estados Unidos.

Esta politica somete a los paises y a los pueblos latinoamericanos al control economico y al pillaje neocolonial de los organismos financieros internacionales y las firmas multinacionales (pago de la deuda externa, intercambio desigual, privatizaciones) y acelera el camino hacia la creacion del Area de Libre Comercio Americana (ALCA) que busca una "integracion" subordinada a los intereses norteamericanos y que en muchos aspectos, que cuestiona a los bloques regionales actualmente existentes, en particular al Mercosur.

Se pretende con ello, disciplinar aun mas a los gobiernos latinoamericanos, y cerrar el paso a todo proyecto alternativo de desarrollo democratico y soberano propuesto desde la izquierda y el campo popular. Al mismo tiempo, el Plan Colombia persigue una delimitacion de areas de influencia con los imperialismos de la Union Europea, en la disputa por los mercados latinoamericanos, las riquezas bioenergeticas y estrategicas del Amazonia, asignandole a los gobiernos de la Union Europea el papel de donadores "humanitarios" sobre todo para equilibrar los desajustes macroeconomicos, el pago de la deuda publica y privada, y los efectos sociales "colaterales" de la politica de tierra arrasada.

5. A diferencia de otras operaciones intervencionistas norteamericanas, el Plan Colombia utiliza la presion militar para asegurar la aplicacion del Plan de Ajuste antipopular y desnacionalizador que el gobierno de Pastrana y el FMI acordaron en 1999. Este acuerdo establece las condicionalidades para avanzar en las contrarreformas que apuntan a desarticular la educacion y la salud publica gratuita y los sistemas de seguridad social solidarios; profundizar la flexibilizacion laboral; la privatizacion de empresas estatales, carreteras y rios; la venta de la biodiversidad: la explotacion privada de los recursos energeticos; y la negacion de los derechos de los pueblos indigenas. Este Plan de Ajuste, agrava el desempleo y la miseria en un pais donde el 50% de la poblacion sobrevive con menos de dos dolares diarios, y en donde una pequena minoria oligarquica (3%) ostenta el 70% de la propiedad.

Estas contrarreformas que tienen un caracter antidemocratico -y solo pueden aplicarse expropiando derechos sociales basicos y violando derechos humanos elementales- ha venido siendo contestadas por los movimientos sociales a traves de Paros Civicos, huelgas y diversas manifestaciones de masas.

6. Ante la gravedad del momento, y teniendo en cuenta que ya esta en marcha la "Operacion Sur" en la region de Putumayo (como escenario piloto del Plan Colombia),  las organizaciones, redes y movimientos sindicales, campesinas, indigenas, barriales, de mujeres, religiosas, Amnistia Internacional, y el Servicio Paz y Justicia, tanto como los partidos y frentes politicos de America Latina (en particular los agrupados en el Foro de Sao Paulo), comienzan a movilizarse contra esta agresion norteamericana y en solidaridad con el pueblo colombiano. Tambien diversas ONGs, grupos de solidaridad en Europa, Estados Unidos y Canada, junto a personalidades como Noam Chomsky, Eduardo Galeano, Jose Saramago, Dario Fo, y Danielle Mitterrand, entre otras, han firmado un Manifiesto por la Paz y los Derechos Humanos en Colombia. Todas estas movilizaciones y campanas confluyen en exigir el respeto pleno de la soberania nacional y los derechos humanos; el desmantelamiento del paramilitarismo, el cese inmediato del terrorismo de Estado, y el fin de la impunidad para los culpables de las innumerables masacres; el retiro de los 300 "asesores" militares norteamericanos y el rechazo a cualquier intervencion extranjera; tanto como el respeto a la autonomia de los movimientos sociales, campesinos e indigenas -inclusive en las zonas controladas por la insurgencia armada- y la reivindicacion del "dialogo con justicia social"  como condicion para la paz.

7. Las secciones, organizaciones simpatizantes y fraternales de la IV Internacional participan de estas movilizaciones y campañas, y en la batalla contra la intoxicacion mediatica que, bajo el manto de la lucha contra el narcotrafico, apunta a neutralizar las acciones de un gran numero de ONGs y movimientos sociales y democraticos.

Simultaneamente, insistimos en la necesidad de comprometerse con el desarrollo de una campana de solidaridad amplia, plural y unitaria, con los movimientos y organizaciones populares e indigenas tanto de Colombia, como de Ecuador y Peru, que son blanco directo de la estrategia represiva del Plan Colombia.

Las fuerzas de la IV Internacional coinciden, tambien, en la necesidad de poner enfasis sobre la naturaleza de clase de esta guerra, y sobre la legitimidad de las luchas insurreccionales que, de hecho, son luchas de resistencia anticapitalista contra las oligarquias locales y expresion de un antiimperialismo concreto.

En  tales condiciones, la realizacion del proximo Foro Social Mundial(Porto Alegre, enero 2001), es una oportunidad militante para incorporar las consecuencias del conflicto colombiano y regional, a las reflexiones y debates contra la mundializacion capitalista, y sobre los proyectos politicos y sociales de transformacion radical de la sociedad.

Comite Ejecutivo Internacional
de  la Cuarta Internacional
29 de octubre de 2000

Si quieres suscribirte a la Lista de Correo de la Cuarta Internacional envia un mensaje "SUBSCRIBE CI-prensa-l"
Si quieres dejar la lista, envia un mensaje "UNSUBSCRIBE CI-prensa-l"







Free Website Counter
Hit Counters