Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 117 al 146 
AsuntoAutor
nş 124 - HUELGA GE Andaluci
nş 125 - Huelga Ge Andaluci
nş 126 - Balance C Andaluci
nş 127 - Andalucía Andaluci
nş 128 - Andalucía Andaluci
nş 129 - Luchas si Andaluci
nş 130 - Marruecos Andaluci
nş 131 - España oc Andaluci
nş 132 - Fortuna b Andaluci
nş 133 - Alternati Andaluci
nş 134 - Especial: Andaluci
nş 135 - Zapatismo Andaluci
nş 136 - Andalucía Andaluci
nş 137 - Economia Andaluci
nş 138 - Eleccione Andaluci
nş 139 - Andalucía Andaluci
nş 140 - Presupues Andaluci
nş 141 - Marinaled Andaluci
nş 142 - Brasil: G Andaluci
nş 143 - Chechenia Andaluci
nş 144 - La Crisis Andaluci
nş 145 - Asamblea Andaluci
nş 146 - Economia Andaluci
nş 147 - 4 de Dici Andaluci
nş 148 - Dos crisi Andaluci
nş 149 - Venezuela Andaluci
nş 150 - Noticias Andaluci
nş 151 - Puntadas Andaluci
nş 152 - Sumarios Andaluci
nş 153 - Palestina Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 145     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nş 125 - Huelga General 20J: ANDALUCIA PARÓ -
Fecha:Domingo, 23 de Junio, 2002  16:37:26 (+0200)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nş 125
 
En este Correo:
 
* Andalucía: Exito de la Huelga General del 20 de Junio
* Videos de la Huelga General:
 - La Huelga General en Andalucía.
 - La Huelga General en el campo andaluz.
* Los sindicatos continuarán la presión hasta que el Gobierno "suplique" diálogo
* Opinión, Huelga General, Haciendo Balance
* Colombia, Continuidad neoliberal aprovechando la guerra, Presentes por el Socialismo (PPS)
* Euskadi, 19-J: Las razones de los sindicatos vascos, Francisco Letamendia
Tunez, La dictadura tunecina condena a Zouhair Yahyaui  'Ettounsi' a 2 años y 4 meses de prisión.
* Directorio, Sugerencia, Musica
 
--oOo--
 
 
 Andalucía 
El Gobierno español niega la evidencia
Éxito de la Huelga General del 20 de Junio
 
 
Un aspecto de la manifestación de Sevilla
durante la Huelga General del 20-J
 
Andalucía24horas / 20/06/2002  
 
La jornada de huelga general en Andalucía, que con carácter general se ha desarrollado en un clima de normalidad y sin incidentes de importancia, ha estado marcada por la "guerra" de cifras entre instituciones, Gobierno central y Junta de Andalucía, y los sindicatos convocantes, CCOO y UGT, sobre el grado de participación en la protesta y la actuación de los piquetes informativos.

Así, si el Gobierno español ha cifrado el seguimiento del 20-J en Andalucía en un 35%, 19 puntos por encima de la media estatal el Gobierno andaluz lo ha elevado en torno al 90%, mientras que los sindicatos CCOO y UGT lo han incrementado hasta el 93% en el conjunto de Andalucía, llegando incluso al cien por cien en los municipios de menos de 20.000 habitantes.

Por provincias, Cádiz ha registrado el mayor índice de seguimiento de la huelga general, con un 95%, según datos de los sindicatos, mientras que Jaén se sitúa en el último lugar nacional, con un seguimiento del 89%. Por sectores, CCOO y UGT sitúan por encima del 90 por ciento el seguimiento en agricultura (cien por cien), construcción (97%), transportes (96%), alimentación, química y metal (95%), hostelería y comercio (94%) y limpieza y seguridad (93%).

El "cruce" de cifras ha afectado igualmente a los datos de participación en las manifestaciones convocadas en diferentes ciudades de la comunidad contra la reforma del sistema de prestaciones por desempleo aprobada por el Gobierno. De hecho, las discrepancias entre Gobierno y sindicatos alcanzaron su máxima expresión en la manifestación central de Sevilla, donde CCOO y UGT aseguran que la participación superó las 100.000 personas, mientras que la Policía Nacional la cifró en 9.300. Según los datos sindicalers, en Almería se han manifestado 8.000 personas, mientras que en Mojácar lo han hecho 300, en Cádiz 1.000, en Córdoba 3.500, en Granada 12.000, en Jaén 3.000, en Huelva 1.000, en Bollulos 2.500, en Ayamonte 500, en Málaga 20.000, y en Sevilla más de 100.000.

Retirada del decreto 

Precisamente al inicio de la manifestación de Sevilla, los secretarios generales de CCOO, José María Fidalgo, y UGT, Cándido Méndez, hicieron un llamamiento al presidente del Gobierno, José María Aznar, para que "reconsidere en su totalidad" el contenido del Real Decreto Ley sobre reforma del sistema de prestaciones por desempleo tras el seguimiento "masivo" de la convocatoria de huelga general en toda España.

Con anterioridad, el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Santiago Herrero, advirtió del "fracaso" de la "estrategia de paralización" llevada a cabo por CCOO y UGT en toda Andalucía tomando como eje a Sevilla. En la misma línea, la presidenta del PP-A, Teófila Martínez, también habló de "fracaso" tanto de los sindicatos convocantes como del PSOE y arremetió contra la actuación de los piquetes informativos. La dirigente del PP incluso denunció que en las puertas de comercios de Cádiz han aparecido "pegatinas con una señal como las que ponen los de Herri Batasuna en el País Vasco, con una diana diciendo "por aquí vamos a pasar"" y pequeños y medianos empresarios con sus teléfonos "colapsados" con "intimidaciones". A juicio de Martínez "no se ha dado nunca en ninguna huelga general un grado de intimidación y de coacción por parte de los piquetes como se está dando en esta huelga".

Frente a ello, el resto de partidos andaluces, PSOE, IU, PA y PSA coincidió en la necesidad de que el Gobierno retire el Real Decreto Ley sobre la reforma del sistema de prestaciones por desempleo y retome el diálogo con los sindicatos tras la respuesta masiva a la huelga general en Andalucía. Así, el portavoz del PSOE en el Parlamento andaluz, José Caballos, destacó el "éxito" del 20-J en Andalucía, que ha vivido un "paro ciudadano total", y aseguró que "el único dato negativo de la jornada es el autismo político del Gobierno, que no se da por enterado y permanece ciego y sordo ante la respuesta masiva a la convocatoria".

En la misma línea, el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, arremetió contra el Gobierno por intentar "confundir" a la opinión pública rebajando los datos reales de participación. Por su parte, el secretario general del PA, Antonio Ortega, señaló que la sociedad ha puesto de manifiesto una "quiebra del diálogo" entre la opinión pública y las medidas aprobadas por el Gobierno, mientras que el secretario de Organización del PSA, Manuel Cobacho, se mostró convencido de que "a partir de hoy el Gobierno de Aznar tendrá que sentarse a negociar con los sindicatos".

 
 Videos de la Huelga General
 
(En Formato RealPlayer, descarga gratuita AQUI)
 
 
LAS CONSECUENCIAS DEL 20-J
Los sindicatos continuarán la presión hasta que el Gobierno "suplique" diálogo
Los líderes de CCOO y UGT reclaman al Gobierno un debate en TVE sobre la huelga
 
Fidalgo&Mendez (CCOO&UGT) 

CARMEN PARRA / PILAR MARCOS | Madrid - EL PAIS

Las direcciones de UGT y Comisiones Obreras están dispuestas a incrementar la presión social sobre el Gobierno de José María Aznar, con acciones y movilizaciones conjuntas, hasta que éste 'suplique' recuperar el diálogo social. Están convencidas de que la 'campaña de falsa propaganda' que, a su juicio, ha puesto en marcha el Ejecutivo con su interpretación de la huelga general se volverá en su contra y creen que las 'masivas' manifestaciones que culminaron el paro del 20-J son una demostración de ese 'malestar social'. Para confrontar datos, reclaman 'un debate abierto' en TVE.

'La gente se volcó el 20-J en las manifestaciones en todas las ciudades porque quería reivindicar el derecho a su propia imagen. Los que habían hecho huelga sintieron que para el Gobierno se habían vuelto invisibles, y que eran también inexistentes para la televisión pública y los medios afines al Gobierno. Y los jóvenes con contrato precario que no pudieron parar querían demostrar su apoyo al 20-J'. José María Fidalgo, secretario general de Comisiones Obreras, resume así la interpretación que los sindicatos dan a unas manifestaciones que los sindicatos no esperaban 'tan masivas' y con las que se cerró el jueves el paro general. Tanto él como Cándido Méndez, líder de UGT, sostienen que 'los ciudadanos están indignados por la manipulación y las mentiras del Gobierno' y que se 'volverá en su contra haber pretendido convertir el 20-J en la huelga que nunca existió'.

Para convencer al Gobierno de que la huelga 'existió y fue general', las centrales estudian cuál será su estrategia para 'mantener la presión social sobre José María Aznar hasta que suplique por la vuelta al diálogo social'. El alcance de las medidas de presión que pondrán en marcha en los próximos meses se decidirá en función de cuál sea la respuesta que el Gobierno dé en los próximos días. Hasta ayer, ni Fidalgo ni Méndez habían recibido mensaje alguno, ni directo ni indirecto, que les permita saber si 'la mano tendida' que ofreció José María Aznar es algo más que una frase para contrarrestar anteriores 'declaraciones incendiarias' del presidente.

Control de los salarios 

Una de las pocas cosas que Méndez y Fidalgo comparten ahora con el Gobierno es que 'la política de consenso ha sido uno de los principales activos de Aznar'. La docena de pactos que firmaron en la primera legislatura con el PP fueron, según el análisis de Méndez, 'claves para que un señor con una cara tan antipática lograra la mayoría absoluta' en marzo de 2000.

El diálogo social, argumentan Fidalgo y Méndez, 'le hace más falta al Gobierno que a nosotros'. Sobre todo, añaden, 'porque la economía no acaba de repuntar y el único elemento bajo control son los incrementos salariales pactados en nuestro acuerdo interconfederal para 2002'. Lamentan que el Gobierno 'desprecie el esfuerzo' de las centrales para asumir una previsión de inflación del 2% como base para la negociación colectiva de este año, pese a saber que era imposible de cumplir. Ahora, el IPC interanual está en el 3,6%. 'Para salvar la negociación aceptamos pulpo como animal de compañía', ironiza el líder de UGT. Las centrales advierten de que esta 'prueba de confianza y de voluntad de cooperación' para facilitar una recuperación económica será 'difícil de repetir' si el Gobierno no rectifica y no admite el 'verdadero' alcance de la huelga general del 20-J.

Para contrastar públicamente el seguimiento del paro y 'demostrar que el Gobierno miente', los sindicalistas van a reclamar por escrito a RTVE un debate abierto 'con quien quiera' del Ejecutivo. Fidalgo y Méndez sospechan que ese debate no se producirá nunca, porque el Gobierno prefiere mantener su 'guión preconcebido e ignorar la realidad'. Esta actitud es, en su opinión, una prueba de que 'ha empezado el declive del Partido Popular'.

Opinión
Huelga General, Haciendo Balance
La Huelga General del 20 de Junio ha sido un éxito de convocatoria y seguimiento.  En la Andalucía rural el paro fue total y pleno. En la Andalucía urbana, amplísimo y cuasiunanime en la industria y la construcción y muy mayoritario en el resto de sectores productivos. En el transporte también fue un pleno; por mucho que el respeto a los servicios mínimos en algunas ciudades disminuyera la contundencia de la imagen de paralización.  Las ramas donde el paro no fue total fueron las previsibles. De una parte aquellas como el Comercio, la Hosteleria y algunos servicios donde, aparte de la abundante presencia de autónomos y negocios familiares,  la organización sindical es habitualmente inexistente o muy débil, domina la precariedad e impera durante todo el año el estado de excepción patronal. No hay que extrañarse que estas carencias crónicas se noten especialmente en días excepcionales como una Huelga General. Por otro lado, también flaquearon otros como la Banca o la Enseñanza, afectados tanto por recientes decepciones sindicales como por el incremento de la temporalidad y la Administración, donde junto a estas causas hay que sumar la presencia de un sector de derecha que, a partir del corporativismo, ha consolidado presencia, aprovechando las incoherencias de los gobiernos pretendidamente de izquierda. Con todo, a pesar de estos huecos, la huelga fue decididamente una Huelga General, en toda la extensión de la palabra.
 
A la hora del balance puede concluirse que el carácter grosero y descarado de la agresión gubernamental en cuanto a la eliminación de derechos, legitimó la Huelga y permitió que la convocatoria sirviera de cauce de expresión al malestar social acumulado en la Andalucía urbana. La participación masiva en los piquetes y sobre todo en las manifestaciones de la mañana -a destacar los casos de Sevilla, Málaga y Granada- imprevista incluso para los aparatos sindicales convocantes, así lo acredita. En la Andalucía rural el rechazo a las medidas gubernamentales se comprobó que era absolutamente hegemónico, hasta el punto de esfumar toda presencia de la derecha españolista, recluida en el silencio.
 
El Gobierno español del PP apostó desde el principio de la jornada por negar lo evidente, siguiendo la consigna previa de calificar de fracaso a la Huelga General, difundiendo ridículas cifras de seguimiento que se daban de frente con la misma imagen de las calles y las empresas, fácilmente comprobables. Los medios afines al PP (RTVE, Antena 3, especialmente; El Mundo, ABC, La Razón, etc) dibujaban un escenario que no tenía nada que ver con la realidad.  No obstante, su impacto desmoralizador y su pretensión desmovilizadora fue compensado sobradamente por la acción de los controlados por el PSOE (especialmente Canal Sur TV) y sus afines (Grupo PRISA) que,  simplemente con ofrecer lo que estaba ocurriendo realmente, desactivaron buena parte de los efectos buscados. La línea de propaganda del PP se articulo en tres ejes: . Calificar de fracaso a la Huelga. . Caracterizarla como una operación del PSOE y . Achacar los paros a la presión violenta y a la intimidación. La sucursal andaluza del PP optó por darle particular énfasis a estos dos últimos para intentar salir de su aislamiento, aunque sólo consiguió subrayarlo hasta extremos patéticos.
 
La orientación del Gobierno español del PP se explica porque -conociendo de primera mano cual es la naturaleza y la orientación política de las direcciones de CCOO/UGT- confía en que el recurso a la Huelga General sea sólo un expediente aislado, destinado básicamente a reafirmar su capacidad de convocatoria para hacerla valer como respaldo a su función de interlocutor responsable y no cree en absoluto que sea el inicio de una línea política y sindical diferente a la conciliadora que les ha caracterizado hasta ahora y de la que tantas ventajas han obtenido, tanto gobiernos como patronal. Negándole a CCOO-UGT este éxito les están diciendo, primero, que reduzcan sus expectativas y segundo, les desafían a que se nieguen a si mismos, impulsando una orientación sindical diferente para la que en absoluto están preparados ni dispuestos. El Gobierno español del PP lo más que asume hoy, a partir de este análisis, es incluir algunas modificaciones menores en el Decreto-Ley a la hora de su conversión en Ley, aceptando algunas enmiendas propuestas por sus aliados de CiU y CC, que atenúen alguno de los aspectos más punzantes de la reforma. Es obvio que los burócratas sindicales perciben el fondo político de esta reacción del Gobierno español y de ahí la extrema preocupación e indignación de Fidalgo (CCOO) ante la manipulación informativa del Gobierno, que adelanta una estrategia encaminada a situarles entre la espada y la pared. A estos aspirantes a estadistas, como son los dirigentes de los aparatos sindicales, les parece irresponsable desde le punto de vista de los intereses generales del sistema, esta opción gubernamental y por ello recuerdan los favores prestados, como aval de la conveniencia de retomar la colaboración. Por otro lado,  el PP tampoco cree que todavía el PSOE este en condiciones de capitalizar electoralmente esta situación a nivel estatal.
 
Precisamente, la deformación mediática del alcance de la Huelga General ha indignado sobremanera al PSOE; una reacción que, obviamente, nunca ha manifestado con anterioridad cuando en los temas sujetos a manipulación (Euskadi, Monarquía, Constitución, Europa, Guerra, etc) el PP y el mismo PSOE iban de la mano, en abierta y cínica complicidad.  
 
La Huelga General ha sido todo un fenómeno social. Su análisis, no obstante, no ha de detenerse sólo en sus aspectos sociológicos porque, como es sabido, las clases sociales se expresan y articulan a través de organizaciones con iniciativas y actuaciones políticas. Por ello, aunque la Huelga haya sido todo un espectáculo de manifestación de la fuerza social de la clase obrera andaluza, no cabe engañarse trasladando mecánicamente esa imagen a la coyuntura política, confundiendo deseos con realidades.
 
Hay que recordar y tener bien presente que si el 20-J el PSOE  y la Junta han apoyado la Huelga de forma oportunista en todo lo que le ha sido compatible con su cuidado en mantener su marca de partido de gobierno, esta actuación no implica la menor modificación de su línea social-liberal. El PSOE no sólo sigue compartiendo y defendiendo la llamada flexibilidad laboral (precariedad) sino que en Andalucía está en posiciones de vanguardia en cuanto a la asunción de una orientación liberal (subcontratación en la Administración; aceptación del papel adjudicado a Andalucía por el marco europeo y español; promoción de emprendedores y subvención al empresariado como vía de desarrollo, etc).
 
El PCE-IU, por su parte, aparte de reproducir los argumentos del PSOE, ha resumido su posición ante la Huelga en su propaganda distribuida al efecto, reiterando una vez más su identificación política con la Constitución monárquica española, hasta el absurdo de afirmar que las medidas del PP suponían "cambiar el modelo social y laboral, vulnerando la Constitución"(*). Esta obsesión alienante y estéril por parte del PCE-IU por refugiarse tras la Constitución española, mintiendo todo lo que haga falta sobre el significado y fondo político de una Constitución tan evidentemente españolista, capitalista y reaccionaria como la que pactaron en 1978, no sólo evidencia su carencia de alternativas y de valor para defenderlas sino sobre todo su continuidad con el PCE de la Transición y aún de antes(**) y por ello su predisposición a repetir, cuando las condiciones así se lo aconsejes, todos los pactos y conciliaciones que nos han traído a la actual situación degradada. Por supuesto, ha omitido todo análisis o mención de la gestación de la situación para ahorrarse cualquier referencia critica a CCOO-UGT.
 
Los dos partidos andalucistas, PA y PSA, se han sumado al coro de rechazo al decretazo sin aportar elementos propios que los delimitaran de unos o de otros.
 
CCOO, para que nadie se engañe, ha reafirmado que "sigue apostando por el dialogo y la negociación, como lo hizo en 1997 con el Acuerdo Interconfederal para la Estabilidad del Empleo y como lo ha demostrado en 2001 con el Acuerdo de Pensiones y con el Acuerdo Interconfederal para la Negociación Colectiva".
 
El Sindicato de Obreros del Campo (SOC), aparte de alguna iniciativa aislada difícilmente explicable como el mitin conjunto de los secretarios general del PSA y del SOC en Villanueva de Mesía, ha tenido un peso considerable en la movilización previa a la Huelga en el medio rural, con iniciativas de amplio impacto (Asambleas, Cortes de carteras, ocupaciones, Actos de mujeres...) que le han permitido ganar audiencia y marcar de su mano el protagonismo andaluz de la Jornada. El SOC ha demostrado su capacidad para recuperar su nivel de movilización en momentos de confrontación social y ha revivificado su función de referente, teniendo la inteligencia de diversificar su presencia (nuevas zonas de implantación como Jaén; mujeres...). El discurso político, no obstante, sigue siendo el punto débil de la actuación del SOC. Si en un principio eludió sistemáticamente la critica al PSOE y al PCE-IU, parece claro, primero, que no puede seguir confiando sólo en su activismo para afirmar indefinidamente su posición y segundo, que la sola y exclusiva contraposición entre lo justo, barato y compensado del Subsidio-PER en contraposición a las millonarias subvenciones de los latifundistas, es insuficiente para sustentar un discurso propio que sostenga, de cobertura y coherencia a una prolongación de la movilización tras la Huelga General. La exigencia al Gobierno andaluz de que gobierne Andalucía desde la insumisión a Madrid, manteniendo el Subsidio-PER o la exigencia de una Reforma Agraria Andaluza, con todos los complementos políticos necesarios, deberían ser elementos que tomaran ahora mayor centralidad en su discurso.
 
Mirando afuera de nuestra Nación, lo más positivo de la Jornada ocurrió precisamente el día antes y fue el éxito de la convocatoria de Huelga General Nacional en Euskadi por parte de ELA y LAB el 19-J. En Euskadi no sólo se evito la contradicción entre justicia de la convocatoria y oportunismo de los convocantes sino que, teniendo en cuenta el pasado, presente y futuro de la lucha y toda su complejidad, fue enormemente positivo que se impidiera la capitalización exclusiva de la protesta social por los sindicatos españoles (lo que desgraciadamente, todavía no estamos en condiciones de hacer efectivo en Andalucía).(***)
 
En conclusión, la Huelga General del 20 de Junio ha mostrado nuevamente a la vez  tanto que existe la posibilidad objetiva de generar otra situación política y social nacional, como las enormes dificultades subjetivas para que esto se concrete y desarrolle. Políticamente, el gran beneficiario de la Huelga es el PSOE, que se aprovecha una vez más de la inconsistencia de PCE-IU, PSA y PA y de la extrema debilidad de la izquierda nacionalista. Lo más positivo: el recuperado protagonismo y prestigio del SOC, con las limitaciones que imponen sus incoherencias al no llevar al terreno político su actitud sindical y la ausencia de la Intersindical Andaluza como referencia sindical general y una tarea crucial pendiente a afrontar, a expensas de los cambios definitivos en la Ley: leer e interpretar la nueva realidad andaluza que abre la agresión del Gobierno español del PP.
 
(*) En general, como vacuna a la apología constitucional a la que estos pretendidos marxistas del PCE-IU se aplican con contumacia digna de mejor causa, cabe recomendar la relectura del libro de Carlos Marx, El 18 Brumario de Luis Bonaparte, obra extremadamente sugestiva y en lo que toca a asuntos constitucionales, particularmente lucida. En particular, recordar que el PCE voto SI, no sólo a la Constitución española en general sino específicamente a su articulo 38 que sacraliza el capitalismo como sistema economico. El único voto en contra que entonces recibió este articulo provino del diputado de la izquierda abertzale, Letamendia.
 
(**) Aún sorprende comprobar la insistencia y desenvoltura  del PCE en reivindicar su tenebroso pasado. Por ejemplo, aún está fresca la desfachatez del diputado Luis Carlos Rejón al reclamarse en su intervención ante el Pleno del Congreso de los Diputados español de la actitud de la estalinista  Dolores Ibarruri "Pasionaria" (implicada políticamente en la represión e ilegalización del POUM durante la guerra civil) como pretendido precedente democrático para justificar su oposición a la Ley de Ilegalización de Partidos politicos. Lo más llamativo del caso es que nos consta que el diputado Rejón conoce perfectamente la trayectoria política de Pasionaria, con todos sus episodios oscuros. Aunque, teniendo en cuenta que el eje de su línea argumental de su discurso de oposición a la Ley fue su carácter innecesario y la conveniencia de apostar por la vía Garzón para la ilegalización, tampoco hay que extrañarse demasiado de la presencia de  esta incidental desvergüenza histórica en medio de tal  desvergüenza política contemporanea. Genio y figura...
 
(***) Por todo ello, resultaba increíble leer en Andalucía (!!!)  en hojas como la distribuida por la organización El Militante, (sección del Comité por una Internacional Marxista, básicamente conocida aquí por su expresión a través del Sindicato de Estudiantes), no sólo la consideración de que la Huelga del 19 no ayudaba a la protesta sino acusaciones como que ELA y LAB "trataban de crear divisiones entre los trabajadores" , exculpando a CCOO-UGT de sus responsabilidades no sólo en la coyuntura más cercana sino en toda la génesis de la actual situación tanto política como sindicalmente.  Sirva esta referencia como ejemplo de adonde conduce el esquematismo.
 
 Colombia 
Continuidad neoliberal aprovechando la guerra
Presentes por el Socialismo (PPS)

Hemos asistido a las elecciones más antidemocráticas de la historia de Colombia. La violencia conservadora de la década de la Violencia (47-55) queda en pañales frente al cuadro preelectoral que se ha sufrido. Una terrible violencia, coerción y  fraude del cual el Estado se desentiende. Un gobierno que con la ruptura de las negociaciones de paz en el Cagúan decide plegar la opinión pública hacia la candidatura que siempre se opuso a los mismos y a su propio accionar, a cambio de prebendas burocráticas e impunidad futura. Una campaña del candidato Uribe Vélez que sobrepasó los 8 millones de dólares, similar cifra en el candidato liberal oficialista Horacio Serpa, contra los 500.000 dólares que gastó la campaña de Lucho Garzón. Si a esto sumamos una orientación del voto finamente realizada por los medios de comunicación atribuyendo el empobrecimiento creciente exclusivamente a la guerra y a las supuestas concesiones realizadas a la insurgencia, más un accionar de la insurgencia que afecta cada día más a la población civil, tenemos el cuadro de un voto desesperado en las capas bajas y medias de la población, detrás de otro falso Mesías más, junto a un voto conciente de la oligarquía y de las capas altas que aún logran cierta estabilidad económica dentro del modelo.

La presión paramilitar con la complicidad del Estado, prohibió directamente en el campo y las poblaciones intermedias, toda campaña electoral distinta a la del candidato elegido y se llegó a censar casa por casa a los votantes para luego cobrar con la vida si los votos no cuadraban. Al mismo tiempo se lanzaban campañas de rumores en las ciudades, cuando no de agresiones militares a barrios populares como en Medellín, todo dirigido a producir miedo con el argumento  que la elección debía resolverse en la primera vuelta, o de lo contrario las víctimas serían muchísimo mayores. Cientos de activistas sociales que participaban en su mayoría de la campaña del Frente Social y Político, FSP, y el Polo Democrático en cabeza de Lucho Garzón, fueron asesinados sin que se considerara esto una alteración al juego democrático electoral.

Tampoco se considera que la abstención ascendió del 48% al 58%, expresando tanto el rechazo a la presión paramilitar, como la campaña a favor de la abstención que realizó la insurgencia en regiones campesinas de tradicional peso alternativo y de izquierda.

Se puede concluir que gracias a la presión armada que realizó el Estado y su paraestado y a la manipulación de la opinión pública por la vía de los medios de comunicación, surge como elegido un presidente con una altísima mayoría de los votantes, lo cual es asemejado a una gran legitimidad, sin considerar ninguno de los elementos anteriores.

Si este cuadro pudo ser captado por algunos de los miembros de la misión de observadores de la OEA y de sectores independientes, la presión oficial de Estados Unidos llevó a minimizarlos. Bush ganó una nueva elección, donde tampoco esta vez el fraude le fue ajeno. Su apoyo a Uribe se expresó en la actitud sin precedentes de la embajadora de EE.UU de acudir a felicitarlo antes de que se reconociera su triunfo oficialmente, y luego se reafirmó con la inesperada visita relámpago del subsecretario de Estado Otto Reich, quien llegó a darle todo el aval para su política de darle status político al paramilitarismo, pero de paso recordarle que no debe salirse del libreto del FMI. Quieren en Uribe una copia del Fox mexicano, que articule el Plan Puebla Panamá con el Plan Colombia para asegurar la explotación de nuestros recursos energéticos, estratégicos y naturales y de paso afirmar los megaproyectos en comunicaciones y vías de transportes en desarrollo. Han elegido el presidente que por la vía de un nuevo ordenamiento territorial y una reforma política regresivos, les aprobará sin problemas el Acuerdo de Libre Comercio para las América, ALCA, que acabará con lo poco que resta de producción y soberanía nacional y que continuará con los cambios regresivos que EE.UU lidera después del 11 de septiembre.

Estos objetivos imperialistas, más las declaraciones de las empresas evaluadoras del riesgo financiero, representantes de los grandes monopolios transnacionales del capital, hicieron que Uribe rápidamente silencie sus iniciales devaneos acerca de la posibilidad de renegociar deuda y de un cambio en las políticas recesivas del Banco de la República. El nombramiento del Ministro de Hacienda, neoliberal convencido y saliente funcionario del FMI y su anuncio de más “sudor y lágrimas”, mostró que no se le permitirá ningún devaneo populista, si es que realmente tenía algún interés. Lo cual se termina de constatar con el nombramiento de un Ministro del Interior y de Justicia de ultraderecha, defensor de transnacionales, permanente agresor jurídico del Estado, ahora encargado del nuevo ordenamiento territorial y de un sistema de Justicia que siempre despreció. Que mejor que estos dos personajes para facilitar el montaje acelerado del ALCA, condición única de subsistencia del sistema frente a un modelo que se les está derrumbando.

El partido único del neoliberalismo en medio de la guerra

La crisis del bipartidismo liberal-conservador encontró en esta candidatura inventada tras el desgaste de la población frente a la guerra, la opción de reconstruir un nuevo unipartidismo al estilo el viejo Frente Nacional, pero ya no en las plazas públicas sino desde la virtualidad de los medios. Estamos frente a un intento de cambio político cualitativo de la clase dirigente. Es el partido donde la hegemonía es la de los tecnócratas sobre los clientelistas, de los más halcones sobre los menos halcones, lo cual no significa la desaparición de los derrotados, sino su reacomodo. El proyecto preparado para la fase de ajuste final neoliberal, encargado por la vía del autoritarismo pero también de la cooptación, de ajustar la sociedad a las demandas neocoloniales del Plan Colombia y la Iniciativa Regional Andina. El partido de la guerra para aplastar las reacciones populares que se generen. La preparación de un modelo presidencialista autoritario y fascista a mediano plazo para que sea el encargado de la acción preventiva frente a eventuales crisis de estallido económico, financiero y social, a semejanza del caso de Argentina.

Sin embargo no existe toda la confianza entre los empresarios y políticos para jugársela toda, en particular soportando su costos, en este envión guerrerista. Creer que en Colombia existe un 55% de la población que apoya la salida facistoide, sería un gran error. Es un apoyo fácilmente reversible pues angustiosas ilusiones rápidamente se convierten en indignadas desilusiones, lo cual le da poco margen de tiempo al gobierno para desarrollar las contareformas políticas, económicas, sociales y militares, que supuestamente resolverán el conflicto armado y social. Esta fragilidad de la propuesta hace que la crisis del bloque histórico dirigente continúe y que la necesidad de alternativas esté más fuerte que nunca antes.

Los votos al Frente y al Polo en cabeza de Lucho Garzón

Es aparentemente paradójico que en medio de tanta antidemocracia, la izquierda agrupada en el Frente Social y Política y su coalición amplia el Polo Democrático, obtengan tal impacto nacional. Sólo una conciencia de la crisis sin salida de este modelo, en particular en capas medias, obreras sindicalizadas y étnicas organizadas, puede explicar el apoyo popular que la candidatura de Lucho generó, que fue mayor que lo que luego se expresó en las urnas. El resultado electoral es un reflejo importante pero aún insuficiente, de lo que socialmente se expresó. Encuestas que marcaban el 11% para Lucho mostraron que hubo una parte importante de la base de los aliados del Polo Democrático que a última hora cambió su voto. En todo esto pesó la cierta dilución del perfil alternativo lograda en las elecciones parlamentarias, a lo que se agregó la abstención forzada o voluntaria y los no inscriptos que querían votar pero ya no podían hacerlo, el voto útil a Serpa, el voto a Uribe en primera vuelta para eludir el miedo de una segunda vuelta sangrienta y las encuestas dirigidas a elegir y no a medir.

El optimismo general en las filas del Frente Social y Político, se basa en que ya casi marcaba ese 6,2% de los votos antes de la alianza con el Polo Democrático, cuyos votos parlamentarios sumaban casi un 12%, pero que se demostraron no fácilmente endosables para una disputa de proyectos estratégicos como los que se enfrentaron en estas elecciones presidenciales. Lo cual indica que quienes votaron por el FSP son parte de una franja estable, conciente de votantes de la izquierda social y partidista, sobre la cual se puede construir con más confianza el proyecto estratégico de los sectores populares.

Nada de esto quita la importancia del balance autocrítico que desde el Frente Social y Político tenemos que hacer. En primer lugar por nuestra aún baja inserción en los sectores populares, que frente al clientelismo y el peso de los medios de comunicación, sólo se logra con un mensaje que llegue a interpretar y liderar sus necesidades y un mayor trabajo desde abajo que organice sus movilizaciones y empodere programáticamente sus luchas. Si bien la guerra es ya un gran obstáculo para realizar ese trabajo en lo agrario y en las comunas populares, sigue siendo necesario y trascendente, lo cual va de la mano de la construcción desde debajo de estructuras del FSP, aprovechando la audiencia y apoyo electoral ganado.

También es muy importante profundizar en el significado del Polo Democrático, que posee una cúpula dirigente, toda parlamentaria, de la más variada orientación. Oscila entre sectores honestos que rompen con el bipartidismo, mezclado con visiones tecnocráticas, populistas, posibilistas, conciliadoras con el neoliberalismo y con sectores socialdemócratas. Pero con una base electoral que los elige por su carácter de “independientes” frente a los políticos del sistema. La realidad es que la gran parte del trabajo regional y de base de la campaña de Lucho lo realizaron los miembros del Frente Social y Político, y en ese accionar arrastraron a los sectores más consecuentes de las bases del Polo. Por eso decimos que los “activos” del Polo Democrático se vuelven “pasivos” en buena parte de su dirección, pero suman en las bases y regiones.

En el Frente deberemos continuar fortaleciendo esa base social cada vez más golpeada por el modelo, su represión y la guerra, ya que será desde allí donde surja nuestro sustento para ser una real oposición radical frente a una estrategia agresiva de dominación integral neocolonial.

Los ejes de una oposición desde lo social radical y lo político alternativo

Cuando se anuncian reestructuraciones del Estado destinadas a liquidar más puestos de trabajo, privatizar el Instituto de Seguro Social, el Servicio Nacional de Aprendizaje, liquidar el Banco Cafetero y privatizar el funcionamiento del Instituto de Fomento Industrial y el Banco de la República, cuando la liquidación de los regímenes especiales de pensiones de los maestros y petroleros se considera lo inmediato a legislar junto con el aumento de la edad y aportes a las pensiones, todo de la mano de una nueva y regresiva reforma laboral, poco de popularidad le quedará al gobierno de Uribe, y poco sentido tiene pensar en que exista otra alternativa que la oposición radical de los de abajo, apuntalados y apoyando el proyecto político nacional del FSP.

La oposición la realizaremos también en el terreno de la búsqueda de una salida política al conflicto armado, oponiéndonos a la adscripción de todas las empresas de vigilancia al Ministerio de la Defensa, a la nueva ley antiterrorista que viola groseramente los derechos humanos y democráticos.

El tercer eje de la política de oposición a realizar deberá pasar por enfrentar la Reforma Política que anuncia un nuevo ordenamiento regional autoritario y excluyente, similar al de Chile, umbrales electorales altos que reducen las posibilidades de expresión democrática, aumento del presidencialismo acompañado de una reducción del poder cuando no eliminación de los espacios de elección popular, como el Congreso, Asambleas Departamentales, Concejos, Gobernaciones y Alcaldías, apoyado todo en la lucha contra la corrupción y la reducción del gasto.

Frente a estos puntos sólo cabe una fuerte movilización nacional, de Paros Regionales y Nacionales que incluyan a los trabajadores, usuarios de servicios públicos, comunidad educativa y de la salud, usuarios del sector financiero, comunidades indígenas y negras, movimientos por la Paz y los Derechos Humanos y que tenga como eje el rechazo a estos proyectos y el NO PAGO DE LA DEUDA PUBLICA , COMENZANDO POR LA DE LOS DEPARTAMENTOS Y ALCALDÍAS. Unirlo a una abierta investigación popular que lleve a la cárcel a todos los que se han robado el país y pretenden continuar haciéndolo. Para todo esto el Frente Social y Político ya ha resuelto impulsar la convocatoria autónoma de un Encuentro nacional de Organizaciones Sociales, que debata la nueva fase del capital en Colombia y las resistencias políticas y programáticas que deberemos asumir como mandato en todas las instancias del FSP, y para que desde su bancada se lo presentemos al resto del Polo Democrático que quiera convertirse en una verdadera oposición.
 
 
 Euskadi
19-J: Las razones de los sindicatos vascos
Francisco Letamendia - GARA
Profesor de la UPV/EHU

Hay razones más que sobradas para que los trabajadores vascos hayan sumado su protesta contra la injusta Reforma del Desempleo del PP a la de los trabajadores del resto del Estado. Pero también las hay para que el sindicalismo abertzale haya aplicado también en el terreno laboral, respecto al modo y al cuándo de las protestas sociales, el principio del ámbito vasco de decisión. Las consecuencias que traerá la reforma justifican las protestas. Según estimaciones de los propios responsables del gobierno, dentro de un año habrá unas 200.000 personas menos con derecho a estas prestaciones, lo que supondrá un ahorro público de 680 millones de euros, 113.000 millones de pesetas. La ausencia total de motivación económica de las medidas resalta su carácter ideológico. El INEM presentaba en 2001 un superávit de 3.600 millones de euros en el Estado; en Euskal Herria, la diferencia entre las cuotas recaudadas, 1.030 millones de euros, y las prestaciones reales de desempleo, ascendía a 433 millones de euros, detraídos de la protección del colectivo más débil, el de los parados. En estas circunstancias, la actitud chulesca y prepotente del Gobierno de Aznar ha sido un poderoso acicate para la convocatoria de huelga general.

Los sindicatos estatales han abandonado en este punto la actitud de paz social que habían venido ofreciendo a un gobierno cuya orientación anti-obrera, ahora estridente, era sin embargo perceptible desde sus inicios. La moderación de Comisiones Obreras en los últimos cinco años le llevó a respaldar la reforma de las pensiones de 1997, que redujo la cuantía de las pensiones; la reforma laboral de este mismo año, que abarató el despido improcedente y amplió las causas del despido objetivo; otra reforma laboral de 1998, que impulsó la contratación a tiempo parcial; y la nueva reforma de la Seguridad Social de 2001, que volvía a recortar las pensiones. UGT apoyó también las reformas de 1997. Ambos sindicatos han dado su visto bueno este año 2002 a un acuerdo de moderación salarial en la negociación colectiva.

Circunstancias internas y externas han influido sin duda en el cambio de rumbo que ha supuesto su rechazo a la reforma del desempleo: la oposición interna en CCOO contraria a la actitud contemporizadora de su secretario general; el deseo de recuperar la unidad de acción con una UGT algo menos condescendiente; la necesidad de alinearse con el combate sindical europeo contra el neo-liberalismo, ejemplificado por la huelga general de los sindicatos italianos contra Berlusconi.

Ello les honra; pero no ha bastado para disipar los temores de ELA y LAB de que el objetivo no explicitado de la huelga sea el de enseñar los dientes para recuperar la concertación per- dida con el gobierno. Sobre todo cuando no se ha producido ninguna reconsideración de su apoyo a un modelo sindical subsidiado y fuertemente centralizado; como lo demuestra el hecho de no haber tenido para nada en cuenta al sindicalismo de ámbito vasco a la hora de decidir la respuesta a dar a Aznar. Lo que en la CAPV sobre todo, donde la representatividad respectiva del sindicalismo de ámbito vasco y del estatal es del 55-35% a favor del primero, resultaba grotesco.

Esta actitud de CCOO y UGT no es de hoy; se inscribe en una dinámica que parte de la transición. El sindicalismo español asumió en efecto en los años 80 una actitud defensiva y de subordinación, adoptando un modelo dependiente de la financiación del gobierno central. Los Pactos de la Moncloa de 1977 subordinaron los sindicatos a los intereses de los partidos; y dieron vía libre a una flexibilización neo-liberal del mercado de trabajo que produjo en los años 80 la desregulación de las relaciones laborales y la aparición de numerosas formas de empleo precario.

La Patronal CEOE pasó del recelo inicial al apoyo de la concertación, en su forma de pactos tripartitos entre la patronal, los sindicatos y el gobierno sobre salarios y políticas de rentas.

Su apogeo coincidió con la primera fase del gobierno socialista, el cual privilegió a UGT. Pero se produjo en una fase de recesión económica; no aprovechó pues una relación de fuerzas favorable a los trabajadores, sino que persiguió el mutuo reconocimiento como interlocutores recíprocos de las cúpulas patronales y sindicales en su propio beneficio, generando una reducida minoría de élites que negociaban entre ellas. Coincidió además con la reconversión industrial realizada en los años 80, la cual afectó a zonas de vieja industrialización, desarbolando sectores como la siderurgia, la construcción naval y los bienes de equipo que habían sido bastiones de reclutamiento sindical.

Los efectos de la reacción contra la política neoliberal del gobierno del PSOE manifestada en la huelga general del 14-D de 1988 duraron apenas cuatro años; en los años 1992-93 se volvió al modelo subsidiado y centralizador que había iniciado en 1982 el Acuerdo Nacional por el Empleo, ANE, el cual introdujo el principio de la subvención pública a los sindicatos, beneficiando principalmente a UGT. En los años 90, el sistema de formación continua puesto en manos de UGT, CCOO y CEOE con fondos de las cuotas sindicales se ha convertido en un medio adicional de financiación de los sindicatos centrales.

Ello ha determinado un perfil sindical blando ante la patronal y el gobierno, generando un apoyo permanente a la centralización de la negociación colectiva y de las relaciones laborales, respaldada ésta por el trato de favor que la Ley Orgánica de Libertades Sindicales. LOLS, de 1984 otorgaba a los Ğsindicatos más representativosğ estatales en detrimento del sindicalismo de las nacionalidades, sobre todo del vasco. Ello produjo en España la tasa más baja de afiliación sindical de Europa ­algo más de un 10%­, y determinó la escasa importancia de las cuotas como medio de financiación sindical. Todo ello contrastaba con el modelo sindical vasco, de carácter autofinanciado y servicios potentes, que consiguió que la tasa de afiliación doblara aquí a la del Estado.

El sindicalismo vasco ha elegido una fecha distinta para manifestar su protesta contra la reforma del desempleo. Han confluido en ello diferentes razones: su apoyo a un modelo sindical distinto al del Estado, su convicción de que Euskal Herria es un ámbito propio de decisión, y de que por tanto la unidad de acción no puede pasar por la subordinación de la mayoría a la minoría. Los hechos así lo han demostrado: salvando las diferentes sensibilidades y opciones ideológicas creadas por la historia en las distintas comarcas y zonas fabriles vascas, que explican la distinta intensidad de la huelga general del 19 de junio en cada una de ellas, lo cierto es que la participación de los asalariados en la misma ha superado el 60% en el conjunto de Euskal Herria, siendo masiva la participación del sector terciario. Ello ha evidenciado la fortaleza del sindicalismo vasco, respaldado su afirmación de que se basta él sólo para encarar un reto de estas características, y desbrozado el camino para la recuperación de la deseable unidad de acción entre ELA y LAB en un futuro.

Pero no debe olvidarse que los ciudadanos vascos que se han sumado a la huelga convocada por CCOO Y UGT el 20 de junio protestaban contra la odiosa y despiadada política laboral del gobierno Aznar, y que la suma de los movilizados en las convocatorias del 19 y del 20-J representan a la gran mayoría, más de un 80%, de la población activa de Euskal Herria. Ojalá que estas fechas marquen el cambio de rumbo del sindicalismo de ámbito estatal necesario para estrechar los lazos entre todos los trabajadores vascos. –

 
 Tunez
El Tribunal del Regimen condena a Ettounsi por impertinencia cibernetica
La dictadura tunecina condena a Zouhair Yahyaoui 'Ettounsi' a dos años y cuatro meses de prisión
ANDALUCIA LIBRE,
a partir de Correos de Foro Naros y CRLDHT.
 
 
El 20 de Junio, la 4Ş Sala del Tribunal Correccional de Primera Instancia de Tunez ha condenado al joven economista en paro Zuhair Yahyaui*, más conocido como Ettounsi (el tunecino) a dos años y cuatro meses de prisión. Aplicandole el Codigo Penal Tunecino (arts. 306), lo que castiga verdaderamente es la labor de oposición desarrollada desde el anonimato, por Ettounsi a traves del sitio de Internet TuneZine.
 
Ettounsi fue detenido el 4 de Junio y ha sido condenado en ausencia ya que, segun el presidente del Tribunal tunecino, se negaba a comparecer ante la Sala. Posteriormente, Ettounsi ha podido comunicar a sus abogados que se negaba a comparecer ante el tribunal en protesta por las torturas recibidas desde su detención y como protesta por la evidente parcialidad del Tribunal. Desde su detención su familia ha recibido un acoso continuo e incluso su hija pequeña ha sido agredida a la puerta de su escuela por enmascarados. El sitio TuneZine fue retirado de la red desde Tunez, una vez detenido Ettounsi, aunque ha sido nuevamente reinstalado por los otros redactores y colaboradores.
 
De hecho, la Sala no dejó a los abogados defensores ejercer su función ni pronunciar alegato alguno. La condena se pretende fundamentar en la aparición en la pagina TuneZine de un breve haciendose eco del rumor de que había existido un atentado frustrado al Palacio presidencial y de otro, colocado por otro internauta, afirmando que el Presidente de la Camara consultiva tunecina habría tenido dudas y escrupulos para firmar formalmente la convocatoria del ultimo referendum de la Dictadura tunecina. El tercer cargo contra Ettounsi era la presencia en el foro de su pagina de un intercambio de mensajes en donde dos contertulios se interrogaban sobre la conveniencia de promover o no el boicot turistico a Tunez como medio de debilitar al regimen. Finalmente, se le acusa tambien de haberse servido de su colaboración con una ciberagencia-cibercafe para mantener su sitio en Internet. Estos son los "crimenes" por los que el Regimen tunecino lo acaba de condenar a 2 años y cuatro meses de carcel.
 
Ante este evidente y descarado atentado a los derechos humanos y democráticos de la dictadura tunecina, se impone la solidaridad.
*Ver ANDALUCIA LIBRE nş 122
El Comite por el Respeto de las Libertades y los Derechos Humanos en Tunez, llama a dirigirse masivamente ante YOSHIO Utsumi, director de la Unión Internacional de Telecomunicaciones y ante Arthur LEVINE, jefe de relaciones exteriores de la UIT, solicitandoles que -en atención a estos hechos, suspendan la proyectada reunión preparatoria del Encuentro Mundial de la Información que tenian previsto celebrar en Tunez entre el 1 y el 7 de Julio proximo. Su dirección: wsis@itu.int
 
Llamamos la atención sobre la entrevista publicada por Sophie El Warda, una de las plumas de TuneZine, en Afrik.Com
Correos Gubernamentales tunecinos: Ministro de Justicia de Tunez: mju@ministeres.tn ; Ministro del Interior de Tunez : mint@ministeres.tn a los que enviar correos de protesta.
Copias a:
Correo CRLDHT: jkolere@wanadoo.fr, Correo Naros: naros@wanadoo.fr, Correo TuneZine: contact@tunezine.com
 
Sitios: TuneZine, CRLDHT,

 
 
Caetano Veloso en Andalucía
24 de Junio en Granada,
Palacio de Congresos
 
Música: Vose e Linda, Caetano Veloso
 
----------- 
Publicidad comercial del Servidor E-Listas:
ANDALUCIA LIBRE  recuerda que no tiene relacion alguna con las entidades que a continuacion se anuncian ni obtiene beneficio de esta publicidad aparte del mantenimiento del servidor e-listas en que se encuentra gratuitamente alojada para difundirse












[Adjunto no mostrado: Euskadi.bmp (image/bmp) ]





[Adjunto no mostrado: Br Caetano Veloso, Vose e linda.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters