Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 121 al 150 
AsuntoAutor
nş 128 - Andalucía Andaluci
nş 129 - Luchas si Andaluci
nş 130 - Marruecos Andaluci
nş 131 - España oc Andaluci
nş 132 - Fortuna b Andaluci
nş 133 - Alternati Andaluci
nş 134 - Especial: Andaluci
nş 135 - Zapatismo Andaluci
nş 136 - Andalucía Andaluci
nş 137 - Economia Andaluci
nş 138 - Eleccione Andaluci
nş 139 - Andalucía Andaluci
nş 140 - Presupues Andaluci
nş 141 - Marinaled Andaluci
nş 142 - Brasil: G Andaluci
nş 143 - Chechenia Andaluci
nş 144 - La Crisis Andaluci
nş 145 - Asamblea Andaluci
nş 146 - Economia Andaluci
nş 147 - 4 de Dici Andaluci
nş 148 - Dos crisi Andaluci
nş 149 - Venezuela Andaluci
nş 150 - Noticias Andaluci
nş 151 - Puntadas Andaluci
nş 152 - Sumarios Andaluci
nş 153 - Palestina Andaluci
nş 154 - Crisis An Andaluci
nş 155 - Urgente: Andaluci
nş 156 - Andalucía Andaluci
nş 157 - Spanish H Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 151     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nş 131 - España ocupa el islote marroquí de Leila-Pe rejil
Fecha:Jueves, 18 de Julio, 2002  07:24:55 (+0200)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nş 131
 
En este Correo:
*Escalada en la Crisis entre Marruecos y el Estado español
*Las Fuerzas Armadas españolas retoman la Isla de Perejil
*Cronologia de la Crisis
*Posiciones oficiales del Reino de Marruecos en la Crisis
*Crisis Marruecos-Estado español-Cronica de la Escalada hasta la ocupación española, Andalucia Libre
*Opinión, Colonialismo español, Andalucia Libre
*La crisis en imagenes - Videos de la Crisis
*Selección de Enlaces de Marruecos
*Opinión, Operación Leila: Fiasco del Majzen, Andalucia Libre
*El falso contencioso de la isla del Perejil, María Rosa de Madariaga
*Solidaridad con Palestina, Directorio, Música
 
--oOo--
 
 
 
Escalada en la Crisis entre Marruecos y el Estado español
España ocupa el islote marroquí de Leila-Perejil
Fiasco del Majzen en la Operación Leila
 
Foto oficial de la ocupación española
del islote marroquí de Leila-Perejil
 
 
Las Fuerzas Armadas españolas retoman la Isla de Perejil
La operación comenzó a las 6.17 horas. - El Rey, la OTAN y los líderes de la oposición han estado al tanto del operativo
 
EL PAÍS| Madrid
 
El Gobierno español "se ha visto obligado" a ordenar el desalojo del destacamento marroquí establecido en la Isla del Perejil, sin que se hayan producido bajas ni heridos, según ha informado el Gobierno en un comunicado.
 
La operación, que fue diseñada durante el fin de semana, comenzó a las 6.17 horas de esta madrugada. Ha sido llevada a cabo por 28 soldados del Grupo de Operaciones Especiales del Ejército de Tierra, con sede en Alicante, apoyado por cinco helicópteros "Superpuma" del mismo ejército. Previamente, dos submarinistas de la infantería de marina de Cádiz habían reconocido la zona.
 
Los seis militares marroquíes que se encontraban en la isla no han opuesto resistencia. Poco después, han sido entregados a las autoridades de Marruecos. El islote está ocupado desde las 8.07 horas por un destacamento del Segundo Tercio de la Legión de Ceuta. Por su parte, efectivos de la Guardia Civil pertenecientes a unidades de élite especializadas en tareas de protección, denominadas Grupos Rurales de Seguridad (RGS) se han desplegado entorno a los perímetros fronterizos de las ciudades de Ceuta y Melilla.
 
Según fuentes de Iberia, los aeropuertos de Jerez y Melilla se cerraron a las 7:30 horas de la mañana con motivo de la intervención. El aeropuerto melillense permaneció varias horas abierto pero con su espacio aéreo restringido "por razones militares". En estos momentos la situación "está totalmente normalizada" tras haberse desactivado la zona de exclusión al tráfico aéreo civil, según han informado fuentes de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena).
 
El comunicado explica también que el presidente del Gobierno, José María Aznar, ha mantenido informado del desarrollo de la operación al rey Juan Carlos I, y que el Ejecutivo, por medio de su representante permanente ante la ONU, ha informado a su Consejo de Seguridad de estas actuaciones.
 
El vicepresidente Primero del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha puesto en contacto con los líderes de los principales partidos políticos con representación parlamentaria para informarles de la operación.
 
Aliados
 
El Ejecutivo, continúa el comunicado, se ha puesto en contacto con sus aliados internacionales para informarles de la operación. Por último, el texto reitera su deseo de mantener "unas relaciones fecundas de amistad y cooperación" con el Reino de Marruecos, y manifiesta desde este mismo momento su disposición a entablar conversaciones "para la consecución de este fin".
 
Esta medida se produce cinco días después de que un grupo de militares marroquíes desembarcará en el islote de Perejil y plantaran la bandera de su país en la peña.
 
Pese a apostar por la vía diplomática, España ha decidido demostrar su intención de recuperar el islote sin descartar ningún recurso, por lo que ya ayer envió a Ceuta en un buque de transporte a un grupo de operaciones especiales de la Armada, dotado con tres helicópteros, lanchas de desembarco y mísiles antiaéreos Mistral.
 
Marruecos restringe el paso por Ceuta
 
Las autoridades marroquíes no han permitido el paso a los "porteadores" que todas las mañanas se dirigen a un polígono industrial y comercial de venta al por mayor para adquirir productos que luego venden en el país vecino. Sin embargo, no se ha restringido el tráfico de vehículos ni el de otras personas, como turistas, que puedan cruzar la frontera. Esta medida no ha producido ningún tipo de incidente en la zona, que permanece en situación de normalidad, según han asegurado fuentes de la Delegación del Gobierno en Ceuta. En Melilla, los puestos fronterizos registran retenciones que afectan a los súbditos marroquíes que entran a la ciudad española. El tránsito en la zona española es fluido, mientras que en la marroquí presenta restricciones tanto en el tránsito de personas como de vehículos.
 
 
El Gobierno dice que su voluntad es "acabar cuanto antes con la presencia militar" 
Palacio y Trillo explican en el Congreso la operación militar en el islote
 
AGENCIAS | Madrid
 
La ministra de Asuntos Exteriores, Ana de Palacio, que ha comparecido junto al ministro de Defensa, Federico Trillo, ante una reunión extraordinaria conjunta de las comisiones de Exteriores y Defensa del Congreso ha afirmado que la voluntad del Gobierno es poner fin "lo antes posible" a la actual presencia militar española en la isla de Perejil y volver "sin dilación" a la situación anterior a la ocupación marroquí del pasado jueves. 
 
De Palacio, que ha comparecido junto al ministro de Defensa, Federico Trillo, ante una reunión extraordinaria conjunta de las comisiones de Exteriores y Defensa del Congreso, ha ofrecido a Marruecos "hablar y dialogar sobre cualquier tema en las relaciones hispano-marroquíes en un plano de igualdad". La titular de Exteriores ha subrayado que el objetivo de la operación llevada a cabo esta mañana es restablecer el "statu quo" anterior al pasado jueves y garantizar "el acceso libre a la isla", como ocurría desde hacía 40 años. Ana Palacio, descartó hoy incluir Ceuta y Melilla en el diálogo que ha ofrecido a Marruecos para intentar devolver la normalidad a las relaciones bilaterales tras el contencioso de la isla Perejil. No obstante, admitió que está dispuesta a sentarse a hablar "sobre sobre cualquier otra cuestión que pueda beneficiar el diálogo". Palacio respondía así, durante su comparecencia urgente en el Congreso donde acudió a dar cuenta de los últimos hechos relacionados con Perejil, a las palabras del portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Felipe Alcaraz, quien dijo ver en el conflicto del Sahara Occidental el telón de fondo de la actual crisis.  "Sobre Ceuta y Melilla no hay diálogo, porque son cuestiones incontestadas en derecho internacional y forman parte integrante del territorio de España, pero sobre cualquier otra cuestión que pueda beneficiar el diálogo, por supuesto, que el Gobierno está dispuesto a dialogar con una mesa abierta", afirmó la ministra
 
El Ejecutivo pretende que la Guardia Civil, como hacía hasta el pasado día 11, pueda seguir en el futuro usando Perejil para labores de persecución del contrabando, del tráfico de drogas y, en su caso, de lucha contra la inmigración ilegal. La ministra ha anunciado también que tiene previsto entrevistarse en los próximos días con el secretario general de la Liga Árabe, Amr Musa.
 
"Operación de legítima defensa"
 
Por su parte, el ministro de Defensa, Federico Trillo, ha dicho en su comparecencia que la Legión permanecerá en Perejil hasta que el Gobierno, en contacto con Marruecos, tome las decisiones para restaurar el "statu quo" de la isla.
 
Trillo ha explicado que 28 militares de operaciones especiales de Rabassa (Alicante) tomaron al alba la isla, a la que llegaron en tres helicópteros "Cougar", apoyados por dos "Volkov", y, sin disparos, retuvieron a los seis militares marroquíes establecidos, que ya han sido entregados a las autoridades de Marruecos.
 
El ministro ha relatado que, a continuación, las tropas españolas izaron la bandera de España, y completaron así una operación de "legítima defensa", que cuenta con el "aval" de la comunidad internacional, a la espera de que se restaure la situación anterior al 11 de julio, cuando Perejil fue ocupada por fuerzas del orden de Marruecos.
 
 
Cronología 
 
El Islote Laila-Perejil desde la costa
  • 10 de julio: Toma posesión del nuevo Gobierno de José María Aznar, que ha relevado a los titulares de ocho ministerios, incluído el de Asuntos Exteriores. 
  • 11 de julio: Un pelotón de gendarmes marroquíes ocupan el islote Perejil, un peñón deshabitado al oeste de Ceuta, cuya soberanía española discute Marruecos. Rabat afirmó ese mismo día por la noche que el islote es marroquí y que no piensa abandonarlo.  
  • 12 de julio: La nueva ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, afirma en la sede de su ministerio que había hablado telefónicamente con su homólogo marroquí, Mohamed Benaissa, y que confiaba en que esa conversación "ayude a dar una solución satisfactoria" a esta crisis. 
  • 13 de julio: La UE presiona a Marruecos para poner fin a la ocupación de Perejil. El primer ministro marroquí, Abderrahman Yusufi, promete al presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, buscar una solución 'muy rápida' a la ocupación por militares de Marruecos de la isla Perejil. 
  • 14 de julio: La presidencia danesa de la UE pide la retirada inmediata de Marruecos del islote Perejil. En un contundente comunicado, la UE adjudica toda la responsabilidad del incidente a Marruecos, expresa su "total solidaridad con España" y exige a Rabat "que retire inmediatamente sus tropas". 
  • 15 de julio: Se celebra en Madrid el debate sobre el estado de la nación. El presidente del Gobierno y el líder de la oposición hacen referencia a la crisis provocada por la ocupación marroquí del islote Perejil. Zapatero ofrece su colaboración al Gobierno y afirma estar puntualmente informado sobre la situación por el Ejecutivo. La OTAN califica de 'gesto inamistoso' la ocupación marroquí de Perejil y exige a Rabat 'la inmediata restitución del statu quo'.  
  • 16 de julio: Marruecos releva a los doce gendarmes que ocuparon el islote de Perejil el pasado jueves por un grupo de doce infantes de marina, un cuerpo de más alta cualificación desde el punto de vista militar. Llega a Ceuta un grupo de operaciones especiales del Tercio de la Armada capaz de tomar Perejil. Por la noche, el Gobierno de Madrid anuncia la retirada indefinida de su embajador en Rabat, que abandona por carretera la capital marroquí en dirección a Ceuta. 
  • 17 de julio:
    • -6:17 horas: Empieza la operación para desalojar a los ocupantes marroquíes después de que dos submarinistas de la Infantería de Marina con base en Cádiz reconocieran la zona. Las fuerzas marroquíes no oponen resistencia y al menos seis de sus miembros han sido entregados a la Guardia Civil.
    • -7:30 horas: Los aeropuertos de Jerez y Melilla quedan cerrados al tráfico aéreo.
    • -8:00 horas: El Gobierno informa a José Luis Rodríguez Zapatero de la operación militar llevada a cabo en el islote Perejil.
    • -8:45 horas: El Gobierno hace público un comunicado en el que explica que José María Aznar ha mantenido informado del desarrollo de la operación al Rey, y que el Ejecutivo ha informado al Consejo de Seguridad de la ONU de estas actuaciones. Por su parte, Mariano Rajoy ha informado de la operación a los líderes de los principales partidos políticos con representación parlamentaria. El Gobierno también ha solicitado al Parlamento la comparecencia urgente de los ministros de Asuntos Exteriores, Ana Palacio; y de Defensa, Federico Trillo. Dichas comisiones se convocan a las 13:00 horas
 Posiciones oficiales del Reino de Marruecos
 
*Antes de la ocupación militar española
Declaración del ministro de Asuntos Exteriores y de la Cooperación referente al islote marroquí Leila
Agencia MAP | Rabat
 
Este es el texto de la declaración, hecha este lunes, 15 de Julio de 2002, por el Sr. Mohamed Benaissa, ministro de Asuntos Exteriores y de la Cooperación de Marruecos referente el islote marroquí Leila:
"El islote de Leila es parte integrante desde siempre del territorio marroquí. La Historia está en efecto llena de hechos que demuestran la marroquinidad de este islote. Después de la firma del Tratado de paz hispano-marroquí de 1860 (que no hace mención alguna a Leila), algunas incursiones se produjeron esporádicamente por parte de los españoles sobre el islote, que fueron contrarrestadas por el sultán Hasán I como lo demuestran las cartas dirigidas por éste al Pachá de Tánger el 26/11/1887, el 28/09/1888 y el 25/11/1892.
 
Fue liberado en 1956, con ocasión del final del protectorado español sobre la zona norte del Reino de Marruecos. Desde entonces, las fuerzas de seguridad marroquíes han asegurado una presencia hasta 1970. A partir de esa fecha, han sido desplegadas cada vez que ha sido necesario, en función de las exigencias de seguridad en la región.
 
El islote está situado a los pies del Monte Musa, a una distancia de 150 metros de la tierra marroquí, a 4 kilómetros al oeste de Ceuta y a 40 kilómetros al este de Tánger. Su superficie es de 13,5 hectáreas, con una anchura de 300 metros. Se trata de un peñón árido e inhabitable, utilizado exclusivamente para el pastoreo salvaje de caprinos por parte de las poblaciones marroquíes el Monte Musa.
 
El islote está incluido en las aguas territoriales marroquíes tal como fueron delimitadas por el Decreto 275-311 del 21/7/1975 que determinaba las líneas de cierre de las bahías sobre las costas marroquíes y las coordenadas geográficas del límite de las aguas territoriales marroquíes.
 
Los servicios del catastro español delimitaron por decreto publicado en el Boletín Oficial de la 'zona del Protectorado español en Marruecos' del 24/01/1949 una zona tutelar entre los dominios de Ceuta y el resto del territorio marroquí. Esta zona, que ha sido llamada 'zona natural de Ceuta' no hace mención alguna del islote.
 
Además, el decreto español 267/1976 del 5/3/1976, relativo a la delimitación de los espacios marítimos españoles en el Mediterráneo, no hace mención alguna del islote de Leila en tanto que territorio español.
 
Es más, cuando el gobierno español previó, en 1986, incluir Leila en el 'territorio municipal' de Ceuta, Marruecos reaccionó oficialmente ante las autoridades españolas a través de una nota verbal fechada en enero de 1987, y esta mención fue después abandonada.
 
Conviene precisar que los instrumentos jurídicos de los dos países relativos a la delimitación de su espacio marítimo respectivo han sido registrados debidamente en la secretaría general de la ONU y puestos en conocimiento por tanto de todos los Estados miembros de esta organización.
 
El islote de Leila no forma parte por lo tanto del contencioso territorial entre Marruecos y España respecto a los enclaves que siguen bajo ocupación española en la costa norte de Marruecos. La presencia de un grupo reducido de elementos de las fuerzas de seguridad marroquíes en el islote no constituye en ningún caso una modificación de los elementos de dicho contencioso.
 
Las medidas de vigilancia desplegadas el 11 de julio de 2002 en el islote de Leila entran por lo tanto en el marco del ejercicio de la soberanía del Estado marroquí sobre su territorio nacional. Se inscriben en el marco de la lucha realizada por las autoridades marroquíes en el conjunto del territorio nacional, en general, y en el estrecho de Gibraltar, en particular, contra el tráfico de drogas, la emigración clandestina y las demás actividades ilegales.
 
No existen por lo tanto otras lecturas que se puedan hacer que las de una simple operación de vigilancia, en una zona sensible, en la que particularmente en las circunstancias actuales el interés común recomienda una vigilancia acrecentada.
 
El reino de Marruecos permanece resueltamente apegado a los principios fundamentales de la legalidad internacional y en particular a la defensa de la integridad territorial de todos los países.
 
Nuestro país reitera igualmente su profundo apego a las disposiciones de la Declaración Conjunta hispano-marroquí del 7 de abril de 1956 y al Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación de 1991. 
 
El Gobierno de su majestad el Rey sigue deseando que las relaciones hispano-marroquíes puedan sustentarse sobre bases sanas, constructivas y de respeto mutuo y sigue convencido de que el diálogo franco, abierto y sereno sigue siendo el mejor camino para construir juntos el futuro de estas relaciones"..
 
 
*Después de la ocupación militar española
Primer comunicado, Mañana del 17 de Julio de 2002
Marruecos exige la retirada inmediata y sin condiciones del ejercito español del Islote marroquí Leila
Declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores y de la Cooperación referente a la ocupación española del islote marroquí Leila
Agencia MAP | Rabat

Rabat, 17 julio - El Reino de Marruecos exige la retirada inmediata y sin condiciones de las fuerzas españolas del islote Leila, parte integrante del territorio marroqui. En un comunicado del Ministerio de asuntos exteriores y de la cooperación, el Reino de Marruecos se opone con fuerza contra esta agresión injustificada en el momento en que se han iniciado unas discusiones, y que Marruecos y España habían decidido resolver la crisis a través la vía.

Este es el texto del comunicado del ministerio de Asuntos exteriores y de la Cooperación:

"Esta madrugada, a las 04 horas GMT, helicópteros del ejercito español, apoyados por varios buques de guerra, aterrizaron sobre el islote marroquí Leila, llamado "Perejil", violando el espacio aéreo y las aguas territoriales de Marruecos.

Las fuerzas españolas capturaron a los seis miembros de la seguridad marroquí, presentes en el islote en el marco de la operación de vigilancia emprendida desde el 11 de julio pasado, e izaron dos banderas españolas sobre el islote marroqui. Los militares españoles embarcaron con fuerza a los miembros de la seguridad marroquí, quienes fueron liberados posteriormente, en las afueras de la ciudad ocupada de Sebta. Marruecos se opone con fuerza contra esta agresion.

Se trata aquí de un recurso a la fuerza contrario a las reglas del derecho internacional que nada justifica en el momento en que se han iniciado discusiones y que Marruecos y España habían decidido resolver la crisis por la vía diplomática, tal como se desprende de las declaraciones oficiales españolas de ayer.

El Gobierno de Su Majestad el Rey quisiera precisar que este dialogo se ha proseguido durante las ultimas 72 horas con el apoyo y el concurso de países amigos y que, para las autoridades marroquíes, la cuestión ha sido entendida y arreglada en la noche del martes a miercoles.

De cara a esta agresión, el Reino de Marruecos exige, ante todo, la retirada inmediata y sin condiciones de las fuerzas del ejercito español del islote Leila, parte integrante del territorio marroqui.

En este sentido, Marruecos ha informado inmediatamente a la ONU incluso al consejo de seguridad así como a la Liga Árabe y a la Organización de la Conferencia Islámica y ha mantenido contactos bilaterales con varios países hermanos y amigos que siguen la evolución de la situacion.

 
Nuevos comunicados marroquíes, Tarde del 17 de Julio de 2002
Marruecos denuncia que la acción de España en Perejil "equivale a una declaración de guerra"
Tras la reunión del Consejo de Ministros, presidida por Mohamed VI, las autoridades han denunciado "la agresión española" contra territorio marroquí

AGENCIAS

RABAT.- El ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Mohamed Benaissa, ha declarado que la acción militar de España en la isla Perejil, "equivale a una declaración de guerra". Según Benaissa, ayer por la tarde, España y Marruecos, con la mediación de EEUU, alcanzaron un acuerdo para una retirada "condicional" de los soldados marroquíes.  

"Esta invasión entra en contradicción con la legalidad internacional y es un acto innoble que equivale a una declaración de guerra", afirmó el ministro en una declaración leída ante los periodistas. "Este islote constituye una parte integrante del territorio nacional", reiteró Benaissa.

Sin embargo, en tono más conciliador, el ministro de Exteriores afirmó que "Marruecos está dispuesto a volver a dialogar siempre que (las fuerzas españolas) se retiren" y haya el compromiso de "no volver a ocupar" el islote. "Somos optimistas y confiamos en que la sabiduría y el espíritu de diálogo van a triunfar", manifestó.

Tras este anuncio de Marruecos, el Gobierno español ha manifestado su disposición a acordar sin dilación la vuelta al 'statu quo' previo al 11 de julio.

Según el ministro de Asuntos Exteriores marroquí, anoche, su gobierno propuso retirar a los soldados instalados en el islote "a condición de tener una garantía expresa" de que España no "pisaría jamás el suelo de esta isla, condición que fue aceptada por España, según Benaissa. Además, el titular marroquí de Exteriores aseveró que su colega, Ana de Palacio, aceptó el acuerdo durante la noche, unos instantes antes del comienzo de la operación militar.

"Agresión flagrante, según Mohamed VI

Antes de la declaración del ministro de Asuntos Exteriores, un portavoz habló en nombre de la Casa Real marroquí. Según éste, el Rey de Marruecos considera la operación española "una agresión flagrante" y que España quiere "transformar una diferencia política en un conflicto militar".

"Su majestad el rey Mohamed VI, acompañado por el príncipe Mulay Rachid, presidió hoy un Consejo de Ministros extraordinario en el transcurso del cual el soberano ha informado al Consejo de la invasión hoy, al alba, de las fuerzas españolas del islote marroquí conocido con el nombre de Leila", señaló el portavoz, Hassan Aourid.  

"La decisión de desplegar fuerzas de ocupación españolas sobre el islote constituye una agresión flagrante contra el Reino de Marruecos. España quiere utilizar esta cuestión y transformarla de una diferencia política a un conflicto militar", explica la nota, que añade que "España quiere imponer por la fuerza los hechos consumados".

Según la nota, la "invasión" se produce "cuando había contactos dirigidos a lograr un acuerdo sobre esta crisis, creada después de que las autoridades marroquíes enviasen a miembros de sus fuerzas de seguridad para operaciones normales de control de contrabando y lucha contra la emigración clandestina, en respuesta a la petición de los países europeos y de España en particular".

"Frente a esta situación -agrega el texto- el Gobierno de su majestad el rey condena y denuncia con fuerza esta agresión española contra territorio marroquí y condena el despliegue militar frente a las costas marroquíes en el Mediterráneo, de navíos de guerra, de un portaaviones, submarinos y helicópteros, lo que no es conforme a la naturaleza y a la dimensión del problema".

Así, se señala que el gobierno de su majestad el rey "pide con insistencia a España retirarse inmediatamente y sin condiciones" y anule todas las medidas adoptadas sobre la isla marroquí, para demostrar realmente la seriedad de su intención de establecer un diálogo franco y constructivo con Marruecos y crea un clima de seguridad en la región estratégica del Estrecho de Gibraltar.

"El reino de Marruecos, que siempre ha expresado su compromiso con las virtudes del diálogo, la sensatez y la paz para poner fin al colonialismo español en el norte y el sur de Marruecos, defenderá su soberanía e integridad de sus territorios siguiendo la vía del diálogo abierto, franco y global y apegándose a la legalidad internacional", añade la declaración.

"Todo ello -agrega la nota- permaneciendo apegados a los principios de la paz, la cooperación y el respeto mutuo para preservar los lazos históricos que unen al reino de Marruecos y España, sus intereses comunes y los intereses estratégicos presentes y futuros".

 

Crisis Marruecos-Estado español
Crónica de la Escalada hasta la ocupación española
Andalucia Libre
 
 
Helicóptero militar español
sobre Isla Leila-Perejil antes de la reocupación
 
La crisis desde Marruecos
 
Desde Marruecos, el argumento es sencillo: No se van del islote, no sólo porque ya han estado antes sino, sobre todo, porque es de soberanía marroquí desde la independencia en 1956. En otras palabras, no se ha alterado ningún status-quo y por tanto no hay razón fundada para la "desproporcionada" respuesta española. Además, -sin renunciar a la reivindicación pendiente sobre los enclaves coloniales españoles en Marruecos- el caso Leila-Perejil no tiene nada que ver con los de Ceuta, Melilla y demás colonias.
 
Este es el eje del discurso oficial marroquí que -como ocurre igualmente en el lado español con su correspondiente versión alternativa- es compartido y defendido sustancialmente, con algunas variaciones y desarrollos específicos, por el conjunto de la prensa marroquí. También hay coincidencia entre los principales partidos marroquíes: USFP (socialdemocrata), Istiqlal (conservador), PPS (comunista oficial), etc.
 
Es importante anotar precisamente que no sólo la agencia oficial MAP sino todos los medios de comunicación marroquíes se han hecho eco del conflicto, ubicando el islote, reproduciendo los comunicados oficiales, ampliando la historia de Leila-Perejil y publicando editoriales y artículos de opinión en los que se defiende la justicia y naturalidad de la acción marroquí al tiempo que se critica la reacción española, relacionándola en muchos casos con la degradación de relaciones bilaterales entre Marruecos y el Estado español desde hace diez meses de lo que se responsabiliza al Gobierno Aznar. Con ello, si durante las primeras veinticuatro horas -con la justificación de que se celebraban los festejos por los esponsales reales- la cobertura de la crisis fue mínima, ahora prácticamente toda la población marroquí está informada de la situación y de los posicionamientos del Gobierno real. También se ha elevado el nivel de los portavoces: de un anónimo alto funcionario del Ministerio del exterior ya se ha llegado a reiterados pronunciamientos del Ministro Benaisssa, con nota incluida.
 
En el islote se ha sustituido la dotación de gendarmes por infantes de marina. Efectivos marroquíes que se estiman en una compañía, están estacionados en tierra firme frente a Leila. Esta presencia militar no ha impedido a varios periodistas andaluces y españoles filmar por sus cercanías hasta justo la misma orilla enfrente del peñasco e incluso realizar entrevistas -de las de color humano- con una anciana vecina de la aldea marroquí ubicada literalmente a tiro de piedra de Leila-Perejil, propietaria de las cabras que utilizan habitualmente Leila-Perejil. Gracias a ello, conocemos de las singulares propiedades de la leche del rebaño que pasta en el islote, de su habilidad y hospitalidad al preparar el te para los intrépidos reporteros y también que ahora esta señora le hace el favor a la escueta guarnición marroquí de prepararles el pan y el cuscus. Aparte de este sustento y de cumplir con sus obligaciones, parece que el entretenimiento preferido de la dotación marroquí del Peñasco es admirar la pericia de los pilotos de los helicópteros militares españoles que hacen repetidos vuelos rasantes sobre la islita. Una patrullera marroquí navega por las cercanias.
 
Por lo que respecta a apoyos exteriores, Marruecos ha de conformarse con los recibidos desde organismos internacionales como la Liga Árabe, la Organización de la Conferencia Islámica y la Unión Parlamentaria Arabe. En un llamativo alarde de hermandad árabe y magrebí, el Gobierno de Argelia, a través del ministro de Relaciones Exteriores, Asuntos Africanos y Magrebíes, Abdelkader Messahel, manifestó que Ğrechaza toda política de hechos consumados y de violación de la legalidad internacionalğ y desea una solución rápida de la crisis entre España y Marruecos, creada por la ocupación marroquí de la isla Perejil, según declaró. El ministro argelino hizo constar que por hecho consumado se refería tanto a la isla Perejil como al caso del Sahara Occidental, poniendo evidentemente a ambos al mismo nivel, desde su punto de vista.
 
Un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la Humanidad
L'Economiste 16 de Julio de 2002
 
 
La crisis desde el Estado español
 
En el Estado español, aún cuando la palabra prudencia no se cae de la boca de los responsables gubernamentales, la crisis toma otro cariz.
 
El Gobierno español exige al Gobierno marroquí que retire sus tropas para restablecer el status-quo, considera la presencia militar marroquí como un acto inamistoso y anuncia que, aun cuando como estado civilizado quiere recurrir esencialmente a los medios diplomáticos para resolver este acto de fuerza marroquí, no renuncia a ningún otro. El Gobierno español no afirma taxativamente la españolidad del peñasco -de eso se encarga la prensa- pero sí enarbola los derechos españoles sobre la roca a los que no renuncia de antemano y en cualquier caso exige como paso previo a cualquier discusión o arbitraje (en la prensa se ha hablado del Tribunal Internacional de Justicia) que los soldados marroquíes abandonen Leila-Perejil. Al comenzar la crisis el vicepresidente Rajoy anuncia que se han detectado también movimientos militares marroquíes en torno a una de las Islas Chafarinas, otro de los enclaves coloniales españoles en el Norte de Marruecos.
 
El primer día, se dice que el Gobierno español optó por mantener el contencioso en el terreno bilateral. De ahí unas primeras declaraciones moderadas emitidas desde la OTAN y la UE. Una vez que tras los primeros contactos, no se consigue el objetivo de la retirada, se ha sugerido a los aliados del Estado español que se pronuncien con mayor contundencia. La OTAN ha afirmado que la presencia militar marroquí en Leila-Perejil es un acto inamistoso. La Unión Europea, por su parte, ha mantenido a través de Prodi y luego de la presidencia semestral danesa contactos con el Gobierno marroquí instándole a la retirada y se han difundido sendos comunicados en los que se ha expresado preocupación y malestar por la ocupación por Marruecos de un territorio de la Unión Europea (sic). También se le ha recordado al Gobierno marroquí que exporta a la UE 3/4 de sus exportaciones (6.202 millones de euros anuales) e importa más de la mitad (7.419 millones de euros), que millones de marroquíes residen como inmigrantes en la UE y que tiene firmado con la UE un acuerdo de asociación que prefigura su integración en su área de libre comercio para 2012. Francia dice que hace lo posible por apaciguar a dos países amigos.
 
En el terreno militar, el Estado español ha ido incrementando su presencia naval y aerea. Paso a paso, ha hecho publica y notoria la presencia de tres fragatas -la Navarra, Numancia y Baleares- que han tomado como base a la cercana colonia de Ceuta. Dos corbetas -Cazadora e Infanta Elena- han hecho lo propio en la colonia de Melilla. El buque de asalto anfibio Castilla se encamina hacia Ceuta, transportando un grupo de operaciones especiales de la infantería de marina, tres helicópteros, lanchas de desembarco y mísiles Mistral. Se supone -aunque lógicamente no se ha hecho ninguna referencia a ello- que hay submarinos españoles patrullando y tampoco se ha hecho mención a por donde anda ahora el portaaviones Principe de Asturias. La prensa publica gráficos sobre despliegues y comparativas de fuerzas armadas.
 
En cuanto a la información, en su practica totalidad, la prensa española sostiene -con mayor o menos énfasis- las tesis historiográficas y políticas de su Gobierno, permitiéndose contadas excepciones a esta orientación. Particularmente, la prensa más derechista sorprende por su descubrimiento del carácter autoritario y antidemocrático del régimen marroquí. Destaca en esta parcela agitativa la publicación de un articulo de Alfonso Rojo en EL MUNDO dedicado a la colonia de Ceuta titulado La 'quinta columna' de Mohamed VI, en el que, por cierto, no se cita en ningún momento al CNI español. Precisamente, en general, en relación al papel del espionaje español en la crisis llama la atención el silencio en los medios de cronistas y comentaristas ante lo que, en principio y salvo nuevos datos u otras interpretaciones, habría que calificar como un grave y evidente fracaso funcional. Tratándose de espías, del único que se ha podido leer algo es del General Abdelhak El Kadiri en DEIA, "número dos del Ejército marroquí tras el monarca Mohamed VI", a quien el diario afín al PNV identifica como "cerebro de la ocupación marroquí" y "desde 1983 hasta 2000, director general de la Dirección General de Estudios y Documentación (DGED), es decir, el servicio de espionaje militar marroquí, que mantiene excelentes relaciones con su homólogo español. El susodicho general fue condecorado por España hace un par de años otorgándosele, muy apropiadamente, la gran cruz de la Orden de Isabel La Católica.
 
De otra parte, la prensa también informa del intento -frustrado- de unas decenas de fascistas en Madrid de sustituir la bandera marroquí de su Embajada por la bandera pirata (la de la calavera y las dos tibias). eso sí un par de día después de los hechos.
 
En otros aspectos de gestión de la crisis, el Gobierno español ha remitido a Ceuta y Melilla a Morenes, numero 2 de Interior, para tranquilizar ánimos y hacerse con el control de la situación y es evidente el esfuerzo por transmitir una imagen y sensación de absoluta normalidad y despreocupación al interior de las plazas coloniales españolas.
 
En el terreno político, junto a los repetidos contactos de la nueva ministra de exteriores Ana de Palacio con su homologo Benaissa, entre declaraciones expresas a la prensa -donde ha destacado el vicepresidente Rajoy y filtraciones- se ha ido dibujando el abanico y secuencia de amenazas sobre lo que le ocurriría a Marruecos de no deponer su actitud y retirarse.
 
Así se ha advertido que el turismo español en Marruecos cae y caerá más; que la crisis implica que se paralice la cooperación al desarrollo con Marruecos; que es posible retener el envío de transferencias a Marruecos por parte de los inmigrantes marroquíes en el Estado español e incluso proponerlo a la UE, cerrando con ello la principal fuente de recursos de la economía marroquí; que se pueden paralizar las negociaciones agrícolas y generales Unión Europea-Marruecos e incluso imponerle sanciones, aunque desde Bruselas se echa el freno al respecto; que se puede llegar a imposibilitar la Península como territorio de transito y retorno de la inmigración marroquí en Europa; que se pueden cerrar las fronteras de las colonias de Ceuta y Melilla (aunque esto pondría de los nervios precisamente a quienes desde las colonias viven a cuenta del contrabando) e incluso en una repatriación masiva de toda la inmigración ilegal marroquí en el Estado español.
 
Aznar se asegura la unanimidad nacional
 
Desde el principio de la crisis -una vez hecha publica la instalación de los gendarmes marroquíes en Leila-Perejil y valorado políticamente así el episodio- el PSOE se sitúa sin fisuras tras el Gobierno español, rechazando la presencia militar marroquí en el islote, exigiendo su retirada y defendiendo lo que desde Madrid se entiende por status-quo. El PCE-IU combina dos líneas: Llamazares viene a decir que el Peñasco no le va a estropear el discurso que tenía preparado para el próximo debate parlamentario y que no merece un tiro. Alcaraz le complementa rechazando la acción militar marroquí, defiende el retorno al status quo (según la versión española) y sugiere la conveniencia de buscar mediadores y Romero, entre medias y con su peculiar sentido analítico del humor, añade que lo de Perejil es una payasada.
 
Tras estos antecedentes no es de extrañar que ante el debate parlamentario sobre política general -también llamado debate sobre el Estado de la Nación- y tomando como modelo al Congreso yanqui, las principales fuerzas parlamentarias acuerdan en un clima de unidad nacional excluir del debate el caso Leila-Perejil y no hacer referencia a la crisis con Marruecos salvo para expresar apoyos al Gobierno español, lo que hacen con especial énfasis PSOE y Coalición Canaria.
 
Por si fuera esto políticamente poco, los Grupos parlamentarios del PP, PSOE, CiU, IU, PNV, CC y Mixto (BNG, PA, IC-V y CHA) rubrican una resolución de "rechazo a la política de hechos consumados de Marruecos en isla Perejil" y de apoyo al Gobierno español "en orden a restaurar la legalidad internacional y el restablecimiento al statu quo anterior a los hechos". La iniciativa, que no tuvo votos en contra y sólo el diputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Joan Puigcercós, apostó expresamente por la abstención alegando que España "tiene que descolonizar el norte de Africa". También se abstuvo la diputada Begoña Lagasabaster de Eusko Alkartasuna y otros dos diputados anónimos no identificados. Con todo, el Gobierno Aznar obtuvo un cheque parlamentario en blanco para su política con 334 votos a favor de su posición colonialista y sólo 4 abstenciones.
Esa misma noche y tras el aval obtenido, el Gobierno español retiraba de forma indefinida y urgente su Embajador en Rabat, ordenándosele desde Madrid que se fuera a Ceuta de inmediato y a las pocas horas el Ejercito español invadía y tomaba Leila-Perejil de forma incruenta y sorpresiva. La operación se había definido, según parece, desde el sabado.
 
Ver también en Archivo de Boletines, Andalucía Libre nş 130
 
La crisis en imágenes
 
 
Opinión
Colonialismo español
Andalucia Libre
 
 
Dejémoslo claro desde un principio: el peñasco Leila-Perejil es marroquí. Lo ha sido siempre. Antes y después de que Marruecos -con la colaboración y aquiescencia de la Monarquía majzeniana- fuera sometido y dividido por los colonialismos francés y español. Antes y después de la independencia de Marruecos. Antes y después de que, hace unos cuantos días, un puñado de gendarmes colocaran allí una tienda de campaña y un par de banderas marroquies. Antes de que, nuevamente, legionarios españoles transiten por sus riscos y despues de que lo abandonen. Es marroquí porque, aún con su ridícula extensión, forma parte de la tierra de Marruecos y ha compartido su destino, para bien y para mal. Es marroquí; al margen de cual sea el régimen que domine Marruecos, por detestable e incompetente que sea.
 
Nadie puede engañarse pensando que esta crisis se ha visto, vivido y resuelto desde el Estado español como algo sólo relativo a ese mínimo islote, aledaño a la costa marroquí. Tampoco cabe esconderse tras las socorridas referencias a status, métodos o juicios de intenciones. Lo de menos en todo este embrollo, desde esta orilla del estrecho, es que los argumentos históricos y formales avalen efectivamente punto a punto la tesis oficial marroquí sobre la islita de marras.
 
Cuando desde el Estado español se ha hablado de status-quo y de métodos en relación a Leila-Perejil de hecho se ha estado haciendo en referencia a Ceuta, Melilla y demás enclaves coloniales menores en Marruecos. Aunque el Majzen dijera que partía de considerar que eran casos jurídicamente diferentes, Madrid ha preferido subrayar su coincidencia y actuar políticamente en consecuencia. El Gobierno español no podía tolerar sin respuesta una iniciativa unilateral marroquí, más aún cuando se hacia con ostentación de símbolos y banderas. Hacerlo hubiera significado transmitir a la población peninsular de las plazas coloniales un mensaje de inseguridad sobre su compromiso en la defensa del hecho colonial (cuestión especialmente delicada mientras se negocia lo de Gibraltar)  y además un reconocimiento de debilidad, incompatible con las aspiraciones expansivas del imperialismo español del siglo XXI.
 
Es un ejercicio de cinismo, sólo propio de pusilánimes o reaccionarios, refugiarse tras la legalidad frente a la justicia. La historia de la Humanidad esta llena de instituciones y situaciones que no por ser legales en un momento u otro, han dejado de ser ni por un segundo aberrantes e inadmisibles. Y contra la injusticia, todos los medios son legítimos, cuando se usan proporcionalmente al objetivo a alcanzar. Otra discusión distinta es la conveniencia u oportunidad de recurrir a unos o a otros en una coyuntura dada y como insertar estas demandas en los procesos de emancipación de los pueblos. Los restos del colonialismo español en Marruecos -como los del colonialismo británico en Andalucía- son hechos injustos que sólo se sostienen por la fuerza -ejercida o potencial- ante los cuales cabe legítimamente recurrir en cada circunstancia a todos los recursos que se consideren oportunos.
 
Resulta tan gráfico como patético el cuadro proporcionado por el posicionamiento de las diversas fuerzas políticas en el Parlamento español ante la crisis del Perejil. Las abstenciones de ERC y EA fueron las únicas excepciones con un mínimo de decencia democrática en ese conciabulo de complicidad colonialista. Unos, ciertamente, sólo manifestaron así su condición de partidos de estado, como PP-PSOE o afines, como los representantes de la burguesía regionalista catalana (CiU) o insularista canaria (CC). Otros, expresaron con nitidez su cobardía y/o estupidez (PCE-IU, PA, PNV, BNG, IC-V, CHA). 
 
Ahora ya pueden algunos (caso del PCE-IU o del PNV) lamentarse de haber sido engañados por el Gobierno del PP e intentar justificarse, aduciendo que lo que ellos creían que apoyaban era sólo una reivindicación colonial defendida exclusivamente por medios diplomáticos. Ya se comprende el repeluz sobrevenido del PNV ante la foto de Perejil a lo Iwo Jima, con la estanquera rojigualda ondeando en el lugar de las barras y estrellas del original y ya puede Ibarretxe decir ahora las tonterías que quiera, que nada puede ocultar que en un conflicto clave para el Estado español el partido que se pretende a si mismo encarnación eterna del alma vasca se ha situado del lado español. O puede entenderse el malestar desde el PCE-IU ante la evidencia de en cuanto y para qué se les valora desde el Estado, pese a todos sus meritos, demostrados cada vez que el Estado español se ha encontrado en un brete. Si en su momento, tanto unos como otros, hubieran optado por lo correcto -denunciando al colonialismo español y defendiendo simplemente que el dichoso islote era marroquí- se hubieran ahorrado no sólo la indignidad sino también el ridiculo. Seguro que tampoco el PSOE es muy feliz -pese a su explicito apoyo al Gobierno- ante una situación que deja a Aznar, tras el alarde de fuerza, casi como a la Thatcher después de la guerra de las Malvinas, pero al menos no por ello pretende exculparse de su responsabilidad a toro pasado.
 
Con todo, tanto en el caso concreto de Marruecos como en general, que el Estado español haya recurrido a su Ejército para resolver el problema no deja de ser instructivo y por la vía de los hechos demuestra que quienes van por la vida creyendo o diciendo que los principios que, por ejemplo, recoge la Carta de la ONU son algo más que declaraciones vacías e inoperantes, sufren de extrema estulticia o de profunda hipocresía (o de ambas).
 
Sobre el colonialismo español en Marruecos, ver Andalucía Libre nş 116, Polémicas sobre las colonias de Ceuta y Melilla en Archivo de Boletines,  o también Documentos: Archivo de Documentos - Colonias
Selección de Enlaces de Marruecos
Prensa en francés:
  • L'Economiste, diario de los medios financieros, critico.
  • Le Reporter, semanario con cierto toque critico 
  • Le Matin, diario oficioso del Majzen
  • Al Bayane, diario del Partido del Progreso y el Socialismo (comunista oficial), gubernamental
  • Liberation, diario de la Unión Socialista de Fuerzas Populares (socialdemócrata), gubernamental
  • Agencia MAP: Agencia oficial de prensa. (Francés, Ingles, Castellano, Árabe)
Organizaciones políticas de izquierda:
Organizaciones sociales:
Varios (en castellano)
  • Ifni, Historia colonial en Marruecos desde el punto de vista español
  • Marruecos, Datos y enlaces
  • Marruecos, Historia, Cultura, Geografia...
  • El Rif, pagina sobre el Norte de Marruecos
  •  
Opinión
Operación Leila: Fiasco del Majzen
Andalucia Libre
 
 
Guardias civiles españoles devuelven a Marruecos
los prisioneros marroquíes capturados en Leila
a través de la frontera de la colonia española de Ceuta
 
¿Qué pretendía políticamente el Majzen* con la instalación de los gendarmes en Leila-Perejil?. La explicación oficial es obviamente increíble y risible. Un vistazo al islote basta para descartar las peregrinas razones  sobre el control del narcotráfico, la inmigración ilegal o Al-Kaeda. 
 
¿Presionar para alinear tras la posición marroquí al Estado español en el contencioso del Sahara?. No cabe pensar en una jugada menos adecuada para obtener beneficios en este asunto, al menos a corto y medio plazo.
 
¿Distraer a la opinión interna para recuperar puntos ante las ilusiones frustradas por el continuismo del nuevo Rey?. Entonces, ¿porqué no se desarrolló previamente en Marruecos una campaña de propaganda y movilización?.
 
¿Introducir la cuestión de Ceuta y Melilla en la agenda a rebufo de los tratos hispano-británicos a cuenta de Gibraltar?. Si fuera así, ¿porque escoger Leila-Perejil y no por ejemplo una de las Chafarinas?. ¿Por qué disociar públicamente uno de otras?. ¿Por qué no preceder y/o acompañar la acción con otras en las Plazas coloniales o en su entorno?. 
 
Ha habido (Ahmed Bennani) quien ha explicado la iniciativa por las luchas internas entre el Ejército, la Gendarmería y los servicios secretos marroquíes, "que se disputan el poder" y ha llegado a afirmar que Mohamed VI "no estaba al corriente" del plan de ocupación de Perejil. No parece creíble esta tesis que implicaría una situación que en Marruecos conllevaría, como mínimo, la pronta sustitución de Mohamed VI en el trono y que además se contradice con la presencia del palacio en la gestión y desarrollo de la crisis a través de uno de sus ministros de designación directa, Benaissa. Sí es posible especular con que el primer ministro Yussuffi (USFP) no estuviera al corriente o incluso que sabiendo lo que se preparaba, no estuviera de acuerdo; un hipotético desacuerdo suyo no sería nunca en el sistema majzeniano obstáculo para que se pusiera en practica un plan inspirado o autorizado por el rey.
 
Sí parece claro que la apuesta táctica del Majzen era aprovechar las circunstancias practicas y formales de Leila-Perejil para abrir un contencioso que pudiera revivificar la vinculación bastarda del nacionalismo marroquí y la conciencia anticolonialista con el Majzen, permitiendo una nueva entrega de la tan repetida utilización y prostitución de los sentimientos y reivindicaciones populares por la Monarquia. Algo necesario ante, no ya  sólo el tradicional colaboracionismo de la Monarquía marroquí con el imperialismo yanqui y francés, sino también ante la crisis económica y social galopante, consecuencia de su entreguismo a la Unión Europea. Y también parece claro que la Monarquía había medido las dosis a usar en la instalación en el islote: uso de la fuerza militar, pero en la cantidad y condiciones que no apareciera ni como prepotente ni como amenazadora. También puede admitirse que el esquema de Rabat contemplaba fases sucesivas y superpuestas de reivindicación-ocupación, difusión y negociación con el Estado español, prolongadas lo suficiente en el tiempo como para entretener a la opinión interna y culminar en un acuerdo que pudiera ser vendido al pueblo marroquí como un nuevo reconocimiento de la soberanía marroquí, incluso insinuando en susurros que abría caminos a la recuperación de Ceuta y Melilla, mientras simultáneamente se tolera el contrabando masivo desde estas dos colonias y toda la corrupción consecuente.
 
Todo esta ultima especulación llama la atención sobre las debilidades e incompetencias en el planeamiento (impensables en la etapa anterior de Hassan II, carnicero y represor cruel pero no tonto, que sintetizaba la sutileza del despotismo tradicional árabe con la sofisticación de su educación francesa). No parece que Rabat contemplara la posibilidad de que Madrid no sólo no admitiera negociar sin previa retirada marroquí ni mucho menos que optara por una intervención militar como la sucedida. La ausencia de dispositivo militar marroquí efectivo en las inmediaciones del islote así lo acredita, porque de haberla previsto -y aún manteniendo el grueso del despliegue en el Sahara y en la frontera argelina- la utilización como autodefensa ante la acción de los comandos españoles de unos cuantos mísiles tierra-aire y tierra-mar hubiera podido convertir el éxito español de hoy en un fracaso estrepitoso. Aún con el claro riesgo de abrir paso a una escalada bélica, no se entiende bien porque jugar con fuego y luego no prepararse; precisamente cuando es claro que una reacción de este tipo sí hubiera provocado a este lado del estrecho una reacción política y social bien distinta: si no hay muchos candidatos precisamente a morir por Ceuta y Melilla no digamos por el Perejil. La explicación de un victimismo previsto tampoco parece muy fundada: ¿qué beneficios pueden obtenerse de un fracaso que ni siquiera es heroico y tiene tantas trazas de provenir de la mera incompetencia?.
 
Tampoco parece que la Monarquía marroquí midiera bien el contexto internacional. Es verdad que los apoyos recibidos por el Estado español desde la UE y la OTAN quizá hayan tenido menos contundencia de lo que ha podido aparecer; que es evidente que la Francia protectora desde la independencia en la interdependencia ha actuado al otro lado y que los EEUU han buscado, ante todo, controlar y restringir la crisis, pero también lo es que el Estado español ha contado con un apoyo exterior innegable por parte de sus socios imperialistas. Los aliados no han olvidado un momento que, aún siendo la Monarquía marroquí un preclaro cliente e instrumento, no están los tiempos como para tolerar que un país árabe, africano o tercermundista realice una acción militar contra una potencia imperialista y luego se salga notoriamente con la suya. Además -aparte del feo argelino- la Monarquía marroquí sólo ha obtenido por su lado apoyos de organismos retóricos como la Liga Árabe, la OCI o la UPA y sólo ha conseguido que un estado árabe -Mauritania- se alineará explícitamente tras Rabat. Es cierto que ahora Marruecos podrá plantear en la ONU el contencioso de Leila-Perejil e incluso ganarlo e incluso también que ello conduzca al posterior reconocimiento de la soberanía marroquí por el Estado español en ese peñasco, pero -partiendo de que este no era el objetivo esencial del operativo- ¿como compensar el desalojo y la imagen de los prisioneros marroquíes entregados por la aduana colonial, como si de uno más de los innumerables inmigrantes ilegales se tratara?.
 
Toda la operación desprende un tufo de imprevisión e ignorancia difícilmente explicables. El desconocimiento de la realidad política del Estado español es manifiesto y sólo comparable al fracaso de los servicios de espionaje español en Marruecos y denota un retroceso significativo en relación a los tiempos de Hassan II que, con toda su formación francesa, no participaba de la aparente prepotencia francófona que ahora parece dominar en Rabat y bien que se preocupaba de acudir a las monterías de su aliado Franco para estar al día de lo que ocurría al norte del estrecho. 
 
Los colonialistas españoles -sea en Ceuta y Melilla, sea en Madrid o en el resto del Estado- tienen especial predilección por olvidar a su conveniencia, la evidencia de que cualquier régimen marroquí alternativo a la Monarquía majzeniana -no digamos una República democrática marroquí- sería incomparablemente más duro con la presencia colonial española y con sus intereses neo-coloniales en Marruecos. Otro régimen seguro que plantearía de otra forma la tarea de conseguir la devolución de esos Presidios, tan unidos a la identidad ideológica española.
 
Sólo desde esta perspectiva -anticolonialista a fuer de solidaria con el pueblo marroquí- cabe valorar positivamente la posibilidad de que el fiasco majzeniano en la operación Leila haya sumado un elemento de fisura adicional en la Monarquía marroqui. No sería Mohamed VI el primer sultán que pierde el trono por manifiesta incompetencia en defender al país frente a la amenaza exterior y cabe también al menos desear que en esa tesitura el pueblo marroquí no se contentara con cambiar un alauita por otro e instaurara la República. No podría provenir de la otra orilla mejor noticia para quienes aquí aspiramos a una República Andaluza, libre e independiente.
 
*Mjzen. Se utiliza este termino en Marruecos para nominar a la estructura de poder político y relaciones económicas que tiene en su cúspide al Rey.
El falso contencioso de la isla del Perejil
María Rosa de Madariaga*
EL PAÍS, 17 de Julio de 2002

En toda la prensa del viernes 12 de julio aparecía en primera plana la noticia del día: un destacamento de gendarmes marroquíes había ocupado el islote del Perejil, situado cerca de Ceuta. Radios y televisiones dedicaron también amplios espacios a la noticia. Alarma, indignación, ¿casus belli con Marruecos?. La mayoría de los lectores, que nunca en su vida habrían oído hablar de semejante islote, tratarían de ver en el mapa que reproducían los diarios su ubicación geográfica exacta. Está situado a 200 metros de las costas marroquíes, dentro de las aguas territoriales de Marruecos, a 40 km de Tánger, 14 km de España y 8 km de Ceuta, y tiene una superficie de 13,5 hectáreas, es decir, 135.000 metros cuadrados. Se encuentra deshabitado, aunque es frecuentado regularmente por pescadores y pastores marroquíes de cabras, que residen en el cercano yebel Musa.

¿A quién pertenece la isla?. Para unos, sin duda, a España; para otros la cosa no está tan clara, y por ello vamos a hacer un breve repaso histórico. Lo primero de todo, de los autores de los siglos XIX y XX que han dedicado obras al tema de Marruecos, son muy pocos los que hacen referencia a la isla del Perejil. En el curso de la guerra franco-británica, siendo todavía España aliada de Napoleón, Inglaterra la ocupó temporalmente en 1808 con el objeto de ejercer presión sobre Ceuta, que también fue sometida a bloqueo naval por los ingleses. La Gazeta de Madrid daba así cuenta del hecho: 'El 28 de marzo, un destacamento de 300 hombres de la guarnición de Gibraltar se posesionó de la isla del Perejil, que pertenece al emperador de Marruecos...' (Carlos Posac Mon, El preludio de la guerra de independencia en el área gibraltareña, Cuadernos del Archivo Municipal de Ceuta, 1997). Inglaterra, que la había ocupado con el beneplácito del sultán, a quien había pedido previamente permiso, sólo se retiró cuando le vino en gana, pese a las protestas de España, que también ambicionaba posesionarse de ella. En el siglo XIX hubo diversos intentos fallidos de ocupación del islote por España. Tras la ocupación de las islas Chafarinas en 1848, durante el Gobierno del general Narváez, España proyectó apoderarse de la isla del Perejil, pero chocó con la oposición de Inglaterra. En su obra La cuestión de Marruecos desde el punto de vista español (1905), Gabriel Maura Gamazo nos dice a este respecto: '...no conseguimos por la hostilidad de Inglaterra adquirir también la isla del Perejil. Este suceso debió servirnos de lección; no podríamos lograr nada en Marruecos mientras no garantizásemos a Inglaterra la neutralidad del estrecho de Gibraltar, o por lo menos nuestra neutralidad en el Estrecho respecto de ella'. De nuevo hubo en 1887 otro intento fallido de ocupación de la isla por España, al que el marqués de Mulhacén (Política Mediterránea de España 1704-1951, Madrid, 1952) se refiere como al 'desgraciado incidente de la isla del Perejil'.

Oposición, pues, de Inglaterra, por un lado, a la ocupación del islote por España, pero también, por otro, de los propios marroquíes, como indica en otro lugar de la misma obra Gabriel Maura en relación con el intento fallido de 1887: 'Una comisión española realizó en la isla del Perejil trabajos encaminados a la construcción de un faro, amojonando el terreno que a tal objeto se destinó con estacas, en que se veían los colores nacionales; enterados los moros de Tánger, desbarataron nuestra obra, derribando las estacas. La prensa española, que no tuvo nunca tacto para tratar las cuestiones internacionales, elevó el incidente a la categoría de agresión a nuestro honor, partiendo del hecho falso, pero que el público aceptó como indiscutible, que la isla era propiedad española'. Tomás García Figueras (Marruecos. La acción de España en el norte de África, 1941) nos da, por su parte, cuenta del incidente en los terminos siguientes: 'España, entretanto, daba un mal paso enviando una comisión para que hiciera estudios en la isla del Perejil; el sultán de Marruecos protestó de que se hiciera esto en su territorio sin previo acuerdo con la autoridad, y lo más grave del asunto fue que se puso de relieve una supina ignorancia en los medios directores de la política española, ya que habíamos enviado esa comisión en la creencia errónea de que la isla nos pertenecía'.

Hemos repasado cuidadosamente todos los tratados entre España y Marruecos o entre otras potencias en relación con Marruecos (Tratados, Convenios y Acuerdos referentes a Marruecos, 1917), desde el firmado el 1ş de marzo de 1799 al de 29 de diciembre de 1916, sin que hayamos encontrado la menor alusión al islote. Los relativos a la ampliación de los límites de Ceuta, como el de Tetuán, el 29 de abril de 1860, después de la guerra de 1859-1860, no lo mencionan. Otros, ya en el siglo XX, como el convenio franco-marroquí del 30 de marzo de 1912, por el que se establecía el Protectorado de Francia en Marruecos, y el convenio hispano-francés del 27 de noviembre del mismo año, por el que Francia reconocía a España una zona de influencia en el norte de Marruecos, no hacen tampoco referencia. Cabe deducir, por ello, que España no llegó nunca a ejercer sobre el mismo derechos de soberanía, y que, aunque no se le menciona, formaba parte de lo que constituía a partir de 1912 la zona del Protectorado español. En este sentido es revelador que en la isla del Perejil nunca se hayan construido fortificaciones, en conformidad con el artículo 7 de la declaración franco-inglesa del 8 de abril de 1904 y el artículo 14 del convenio hispano-francés del 3 de octubre del mismo año, los cuales estipulaban que, para asegurar el libre paso del estrecho de Gibraltar, ambos gobiernos (el francés y el español) convenían en no permitir que se levantasen fortificaciones u obras estratégicas en la costa marroquí comprendida entre Melilla y las alturas que dominan la orilla derecha del Sebú, ya en la parte atlántica. Esta disposición, impuesta por Inglaterra, la recoge de nuevo el artículo 6 del convenio hispano-francés del 27 de noviembre de 1912 antes mencionado, si bien no se aplicaba a las plazas de soberanía española de la costa marroquí, es decir, Ceuta y Melilla, las islas Chafarinas, y los dos peñones, el de Vélez de la Gomera y el de Alhucemas.

Tomás García Figueras, ideólogo del africanismo militarista en la etapa franquista, establecía una distinción neta entre lo que son plazas españolas de soberanía y el Protectorado. Así, en su obra citada anteriormente decía: '... España poseía en el norte de África, con pleno derecho de soberanía, Ceuta, Melilla, el Peñón de Vélez de la Gomera, el Peñón de Alhucemas y las islas Chafarinas. Esta posesión lo era por derecho de conquista, y esos territorios son tan españoles como los de la metrópoli; en ellos el sultán carece de toda autoridad. Las plazas de Ceuta y Melilla tenían, y tienen, un campo exterior, también de soberanía, cuyos límites con Marruecos han sido fijados por tratados. Conviene, pues, distinguir bien, para evitar confusiones que con tanta y tan lamentable frecuencia ha sufrido España, entre lo que son territorios de soberanía, sobre los que España ejerce un completo dominio sin limitación de ninguna clase, y el resto de su zona de Protectorado, donde todos sus actos lo son en nombre del jalifa, que ejerce su autoridad igual a la del sultán, y donde la acción protectora está ejercida dentro de los límites que nos marcan los acuerdos internacionales'. Resulta evidente que la isla del Perejil no formaba parte de las plazas de soberanía, sino del Protectorado, de manera que cuando Marruecos obtuvo la independencia en 1956 el islote pasaría a formar parte del nuevo Estado independiente.

Aunque no se nos oculta que los aspectos políticos del asunto dificultan que se lo examine con espíritu objetivo e imparcial, lo que interesa subrayar aquí es que el contencioso entre España y Marruecos carece de base histórica en que sustentarse y, por lo tanto, no tiene razón de existir.

*Historiadora, autora de España y el Rif, crónica de una historia casi olvidada y de Los moros que trajo Franco... La intervención de tropas coloniales en la guerra civil.  

Solidaridad con Palestina
Enlaces:
 
 
 
Música: La bien pagá
 
Publicidad del Servidor E-Listas:
 

















[Adjunto no mostrado: La bien paga.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters