Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 121 al 150 
AsuntoAutor
nș 128 - Andalucía Andaluci
nș 129 - Luchas si Andaluci
nș 130 - Marruecos Andaluci
nș 131 - España oc Andaluci
nș 132 - Fortuna b Andaluci
nș 133 - Alternati Andaluci
nș 134 - Especial: Andaluci
nș 135 - Zapatismo Andaluci
nș 136 - Andalucía Andaluci
nș 137 - Economia Andaluci
nș 138 - Eleccione Andaluci
nș 139 - Andalucía Andaluci
nș 140 - Presupues Andaluci
nș 141 - Marinaled Andaluci
nș 142 - Brasil: G Andaluci
nș 143 - Chechenia Andaluci
nș 144 - La Crisis Andaluci
nș 145 - Asamblea Andaluci
nș 146 - Economia Andaluci
nș 147 - 4 de Dici Andaluci
nș 148 - Dos crisi Andaluci
nș 149 - Venezuela Andaluci
nș 150 - Noticias Andaluci
nș 151 - Puntadas Andaluci
nș 152 - Sumarios Andaluci
nș 153 - Palestina Andaluci
nș 154 - Crisis An Andaluci
nș 155 - Urgente: Andaluci
nș 156 - Andalucía Andaluci
nș 157 - Spanish H Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 163     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nș 141 - Marinaleda - Marruecos postelectoral - Lula
Fecha:Domingo, 27 de Octubre, 2002  01:22:51 (+0200)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nș 141
 
En este Correo:
 
*Andalucía, Marinaleda, del subsidio al pleno empleo, Quico Chirino
*Andalucía, Historia de Marinaleda, Marinaleda.com - Enlaces sobre Marinaleda
*Opinión, Marinaleda, la experiencia tras el simbolo, Andalucía Libre
*Marruecos, El poder marca el camino, Aboubakr Jamaï
*Marruecos, Dos perfiles de Jettu: Un tecnócrata afín a la monarquía,J.ESPINOSA; La cara amable del 'majzén' I.CEMBRERO
*Opinión, Marruecos, Elecciones majzenianas, Andalucía Libre - Enlaces de Marruecos
*Brasil, Lula: "La gente tiene que comer tres veces por día" , Entrevista
*Sugerencias: Tierra y LibertadChechenia, Venezuela
*Solidaridad con Palestina,
*Directorio, Música, Suscripciones-Apoyo
 
--oOo--
 
 
 Andalucía
Los jornaleros de Marinaleda son empresarios, dan trabajo a la comarca y controlan el Ayuntamiento
Del subsidio al pleno empleo
QUICO CHIRINO/ MARINALEDA
SUR Lunes, 21 de octubre de 2002
 
 
Juan Manuel Sanchez Gordillo, alcalde de Marinaleda
explicando los presupuestos municipales en la Barriada Domingos Rojos,
junio 2001
 
De jornaleros a empresarios. Esta ha sido la evolución del pueblo sevillano de Marinaleda en los últimos cuatro años, un feudo histórico de la CUT, organización que lidera Juan Manuel Sánchez Gordillo y que pasa por ser una de las ramas más radicales de IU.

A principio de los ochenta, los vecinos de Marinaleda tomaron una finca de recreo del Duque del Infantado. Más de cien ocupaciones del cortijo, una huelga de hambre de 70 días, encierros en oficinas bancarias y en la propia sede de la Presidencia de la Junta. También cercaron a Felipe González mientras descansaba en el Coto de Doñana hasta que se vio forzado a recibirles. «Le rodeamos como los indios», espeta Sánchez Gordillo, un hombre que levanta filias y fobias, en iguales términos, y que ha sufrido tres intentos de atentado.

Finalmente, la Junta expropió las tierras y cedió 1.250 hectáreas a las ocho cooperativas que formaron los jornaleros. Después de cuatro temporadas, ahora negocian con el consejero Paulino Plata la propiedad de los terrenos. La «utopía» la han aplicado en el cortijo del Humoso, donde trabajan más de 300 jornaleros durante todo el año en las explotaciones de olivares, ajos, pimientos, alcachofas o habas. La cooperativa distribuye sus productos por grandes almacenes con la marca Humar. Más de 150 operarios trabajan en la fábrica de pimientos y esta semana inauguran una almazara. En el Humoso todos ganan lo mismo, desde el gerente al jornalero. El sueldo, pactado en asamblea, es de 32 euros.

Vida política

Los jornaleros ostentan el control absoluto del Ayuntamiento desde la transición: 8 concejales de la CUT-BAI, 2 de PSOE y 1 del PP. Gran parte de los dirigentes de la oposición viven fuera de Marinaleda y muchos de los integrantes de las listas no son del pueblo.

Sin embargo, el pleno municipal es meramente testimonial. En Marinaleda, la CUT ha aplicado el modelo que más tarde se ha hecho popular en la ciudad brasileña de Porto Alegre. Son los vecinos los que deciden el presupuesto y los que tienen el poder del voto. Un senado popular se reúne una vez al mes por las calles y un grupo de acción, integrado por concejales y sindicatos, lleva a la práctica los acuerdos.

No hay sector crítico. Otros dicen que se ha borrado. El sistema no se puede entender si se le aplican los parámetros de cualquier otro ayuntamiento. Los impuestos son los más bajos de toda Andalucía. La tasa anual de recogida de basura es de 12 euros y la temporada de piscina cuesta dos euros. El Ayuntamiento ha comprado todo el suelo que rodea el núcleo urbano. Cuando un vecino quiere construir una vivienda, el gobierno municipal le regala la parcela, paga con fondos del PER la mano de obra y una parte de los materiales. El nuevo propietario tiene que abonar 15 euros mensuales a modo de hipoteca. Con esta estrategia se han construido 350 viviendas y se han proyectado otras 150, en un pueblo que no supera los 3.000 habitantes.

Pero los ciudadanos también tienen otras obligaciones no escritas. Cuando la temporada en el campo baja, se organizan los domingos rojos. Todo el pueblo tiene que trabajar un día gratis en las cooperativas o contribuir a la limpieza de las calles y jardines. Así se reduce el gasto de personal del Ayuntamiento, que apenas es del 6% del presupuesto.

El sistema se sostiene en Sánchez Gordillo. Un joven que iba para futbolista de élite -jugó en la cantera del Sevilla- pero renunció porque comenzó a pensar «de otra manera». No tiene coche -asegura-, tampoco televisor. Enseña historia en el instituto del pueblo y a sus alumnos les habla de la «historia de los pueblos, del comunismo primitivo y la lucha de clases». Y como eso no lo cuentan los libros, simplemente, pasa de ellos.

El ministro que no pudo tomar café, el cura que se fue y el policía que echaron
Q.CH./MARINALEDA
 
Javier Arenas le reprocha a Sánchez Gordillo que le cerró hasta los bares. El ahora ministro de Administraciones Públicas fue a Marinaleda a dar un mitin y le recibió un pueblo desierto con las persianas bajadas. El PP lleva tres legislaturas presentándose a las municipales. En los pasados comicios consiguió por primera vez un concejal. En buena medida, representaban el todo contra Sánchez Gordillo. El presidente del PP-A no pudo ese día tomar café pero el alcalde se defiende: «Es que fue a un bar que cerraba esa tarde». 

Cuando la CUT llegó al Ayuntamiento, eliminó la plaza de policía municipal y al agente que había le quitó la pistola, «por si se equivocaba». Ahora no hay Policía y el cuartel de la Guardia Civil del pueblo vecino se ha trasladado. 

La historia del cura del pueblo es parecida. Hace tres años llegó un párroco joven que terminó por trasladarse finalmente al pueblo de Estepa. Juan Manuel Sánchez Gordillo habló con el obispo de Sevilla para que le «mandase un cura de izquierdas». 

En el pueblo hay dos cofradías y el patrón, San Nicolás, pero el alcalde se niega a presidirlas o a darles cancha en la televisión municipal. «Nosotros no somos santeros», sentencia. Los escasos miembros de estas hermandades han denunciado que la televisión local no retransmite la estación de penitencia. En Semana Santa, como contrapartida, el Ayuntamiento organiza la Semana por la Paz, durante la que actúan chirigotas de Cádiz y hay conferencias de teorías alternativas. «La alegría es un derecho del pueblo», sostiene Sánchez Gordillo. Por eso, 200 hombres y otras tantas mujeres se organizan en turnos para trabajar gratis durante dos días en la feria «autogestionada». Las actuaciones las vuelve a pagar el Ayuntamiento y la comida a precio de coste.  

Historia de Marinaleda
Marinaleda, la larga lucha por la Tierra
Marcha hacia una ocupación, 1980
 
La primera noticia que encontramos de nuestros antepasados se sitúa al final del Neolítico ya cercana a la Edad de los Metales pues se han encontrado restos de viviendas de un poblado de hace unos 5.000 años.
 
En los trabajos arqueológicos realizados se han recogido hachas de piedra, molinos de mano, restos de semillas y habitáculos donde estos primeros pobladores vivían. Este poblado, importante por sus dimensiones, estaba situado a un lado y a otro de lo que posiblemente en la antigua edad fue un riachuelo y que hoy está ocupado por la carretera entre Marinaleda y Matarredonda. 
 
Avanzando en la historia nos encontramos con restos de una calzada romana que unía Estepa con Écija y las continuas apariciones de monedas (denarios) enterramientos y otros resto que dan señal de la presencia romana en los alrededores de la zona donde habitamos. 
 
Más adelante también encontramos ruinas que nos hablan de la presencia árabe en nuestro suelo. Las Torres de Gallape o la fortaleza árabe de Alhonoz son restos suficientemente significativos y que servían de comunicación al paso de los ejércitos y que ponen de manifiesto y la pujanza de una civilización que estuvo en Andalucía durante ocho siglos.
 
En la Edad Media, Marinaleda es un puñado de chozos donde viven los jornaleros que trabajan para los grandes terratenientes especialmente para el marquesado de Estepa. En la Edad Moderna reaparece Marinaleda en concreto en 1751 cuando solo existen unas 60 casas la mayoría chozas donde viven jornaleros sin tierra que cobran dos reales de sueldo por una jornada de Sol a Sol. El número de habitantes es de 80 personas pero eso sí para tan menguado número de habitantes hay tres clérigos aunque no hay médico ni nada que se le parezca y la única venta existente es propiedad del Marqués de Peñaflor que vive en Écija. La única actividad en esta época es la agricultura y los cultivos son el trigo, la cebada, el olivo y los chaparros de un rabioso secano en el que no existen ni una fanega de tierra de regadío.
 
En el s. XIX aparece de nuevo Marinaleda vinculada con los bandoleros y en las partidas de José María "El Tempranillo" natural de Corcoya, "El Pernales" o Juan Caballero donde se agrupan marinaleños formando parte de estos grupos que tanto tendrían que hablar al final de este siglo y a principios del s. XX. 
 
Ya en el s. XX, en la Segunda República con una población de 2318 habitantes y con tan solo 317 votantes, ya que no podían votar las mujeres los resultados electorales de esta época fueron: 12 Abril 1931 ganan los monárquicos; 31 Mayo 1931 Ganan los republicanos; 16 Febrero 1936 Gana el Frente Popular. Vicente Cejas Moreno es elegido alcalde que luego sería asesinado junto a su hijo en la era Empedrá de El Rubio con una crueldad infinita.
 
Cuando Franco da el golpe de Estado se desata la represión indiscriminada que se lleva por delante a más de 30 personas en nuestro pueblo. Desde ese instante por supuesto ya no habrá más elecciones y los alcaldes del franquismo serán elegidos a dedo por los gobernadores civiles.
 
Los años 1945-50 serían muy duros. El hambre llegaba a los estómagos de muchas familias jornaleras que no tenían más remedio que irse a rebuscar aceitunas o bellotas por los campos. La represión continuaba con saña. Un mando de la Guardia Civil de Écija se hizo famoso en la zona porque manda arrancar los dientes de los jornaleros que cogían cogiendo bellotas por los cortijos.
 
En los años 60 hubo una gran emigración. Casi la mitad de la población emigró a Barcelona, Alemania, Francia, Suiza... porque el tren de la huida era la única esperanza de vivir para los que habían caído ya en las redes del paro estructural.
 
En el año 1977 se fundo en nuestro pueblo el Sindicato de Obreros del Campo en el jardín que en aquel momento era de Queipo de Llano y que hoy es la Avda. de la Libertad.
 
En el año 1978 ocupación de la finca de Bocatinaja entre Osuna y Los Corrales. Es la primera vez en la historia de Andalucía que se ocupa una finca durante dos días después de la Segunda República. Al final fuimos desalojados violentamente por la Guardia Civil y varios dirigentes de nuestro sindicato fueron encarcelados.
 
En el año 1979 primeras elecciones democráticas después de la República. La CUT (Colectivo de Unidad de los Trabajadores) obtiene mayoría absoluta al conseguir nueve de los once concejales que forman el pleno del Ayuntamiento.
 
En este mismo año se produce el cambio del nombre de las calles:
 
General Muñoz Grandes, se cambia por Che Guevara
General Queipo de Llano, se cambia por Avda. de la Libertad
José A. Primo de Rivera, se cambia por Andalucía
Acceso de Queipo de Llano, se cambia por Mariana Pineda
Calvo Sotelo, se cambia por Alcalde Vicente Cejas
Castejón, se cambia por Antonio Machado
Ministro Castiella, se cambia por Jornaleros
Miguel Osuna, se cambia por Pablo Neruda
General Mola, se cambia por Boabdil
Plaza de España, se cambia por Plaza del pueblo
Plaza de Franco, se cambia por  Plaza de Salvador Allende
General Sanjurjo, se cambia por Federico García Lorca
General Varela, se cambia por Miguel Hernández
Victoria, se cambia por Blas Infante
 
En el año 1980 Marinaleda protagonizó una huelga de hambre masiva durante trece días y con la participación de 700 personas. Era una hualga de hambre contra el hambre y el motivo era reivindicar más dinero y una regulación más exacta del antiguo Empleo Comunitario. La huelga se saldó con éxito. A partir de ahí comenzaron la lucha por la tierra y las ocupaciones de fincas que nos llevarían a hacer realidad la vieja consigna revolucionaria de la tierra para el que la trabaja.
 
Para ello en el año 1984 ocupamos el pantano de Cordobilla con una consigna, agua para regar la tierra y con una intención, conseguir que se pusieran en riego el cortijo de los Humosos propiedad del duque del Infantado porque este era el único resquicio que dejaba la ley para poder expropiarle la finca a este gran terrateniente. Estuvimos 30 días, el grado interno de solidaridad, convivencia y compañerismo sería el cimiento de las luchas que a continuación tendrían que darse para conseguir el viejo sueño de la tierra.
 
A partir del año 1985 se comienzan una serie de ocupaciones (más de 100) que nos llevaran a realizar todo tipo de acciones pero siempre centrados en la tierra llegando incluso a permanecer en la finca durante 90 días y 90 noches. Ni que decir tiene que la Guardia Civil nos expulsaba a diario y que tuvimos infinidad de procesos judiciales por estas luchas.
 
En el año 1991 nos notifican que tendremos por fin la tierra. Serán 1200 Has. de tierra conquistados tras muchos años de lucha y por primera vez en 5000 años de la historia de Andalucía.
 
En 1992 y en 1994 las luchas contra las peonadas y por un puesto de trabajo llevan a una serie de acciones radicales como la ocupación del Banco de España, la paralización del AVE en varias ocasiones, del aeropuerto internacional de San Pablo de Sevilla o las ocupaciones del Palacio de San Telmo, Canal Sur Radio TV así como manifestaciones todos los días por las distintas calles de Sevilla. Al final las peonadas se reducirían de 60 a 35 no sin antes sufrir el engaño de la delegada del gobierno en Andalucía, Dña. Amparo Rubiales. 
 
En 1997 comenzamos a poner en marcha el Humoso una vez que ya tenemos instalado de riego toda la finca. A partir de ahora ya no se oirá la voz del amo sino la de los jornaleros que a partir de ahora serán los propietarios colectivos para crear y repartir la riqueza que ellos mismos producen.
 
En 1999 comienza a funcionar la primera industria en Marinaleda que también será propiedad colectiva de los obreros y que vienen a multiplicar el empleo y a dar un salto cualitativo y en la apropiación colectiva de los medios de producción. 
 
Cuando llegamos al año 2000 con la tierra y con la industria del pimiento de piquillo, la haba, la alcachofa y la aceituna estamos muy cercanos a alcanzar el pleno empleo. 
 
En 2001 nuestro sindicato convoca una huelga general en el campo sevillano con participación de piquetes masivos de nuestro pueblo en los que cada día han participado más de 100 personas por la conquista de un convenio justo. En La Rinconada ese día fuimos tiroteados por un terrateniente sin que la justicia hiciera otra cosa que como tantas veces hacer "la vista gorda".
 
En 2002 se celebra en Marinaleda un encuentro estatal del movimiento antiglobalización ya que Sevilla y sus autoridades (Diputación y Ayuntamiento) habían negado las instalaciones para este evento debido al miedo que produce la criminalización interesada del mismo. Para nosotros esta celebración ha sido un honor ya que llevamos años luchando por la construcción de la utopía desde un presupuesto básico que hoy defiende el movimiento antiglobalización como es la soberanía alimentaria, el derecho a la tierra al agua y a las semillas por parte de los pueblos porque estamos cansados de la presencia destructiva y opresiva de los terratenientes, los aguatenientes y los semillatenientes que son las grandes multinacionales.
 
Enlaces:
Marinaleda.com, pagina oficial de Marinaleda, que ofrece un detallado y muy interesante repaso de su realidad.
Valoraciones políticas:
 
Opinión
Marinaleda, la experiencia tras el simbolo
El pueblo de Marinaleda se ha ganado por meritos propios figurar en la historia de Andalucía. Un cuarto de siglo de luchas lo han elevado a la categoría de simbolo. Con las lógicas oscilaciones de tiempo y ámbito, según las épocas y los espacios políticos del momento, Marinaleda ha actuado simultáneamente para buena parte de la izquierda andaluza como referente;  como modelo a seguir o, en todo caso, como experiencia a valorar. Incluso, durante algunos años, el mito de Marinaleda llegó a tomar tanto cuerpo como para sobreponerse a su mucho más interesante e instructiva realidad.
 
La experiencia política y social de Marinaleda es inexplicable e incomprensible sin la figura de su alcalde, Juan Manuel Sánchez Gordillo. La Marinaleda que se ha hecho famosa y respetada y que hoy existe, es deudora de su trabajo militante; de sus capacidades y también de sus carencias; de su compromiso, sus prioridades y de su forma de trasladar a un pequeño pueblo jornalero andaluz su lectura política y ética del Che.
 
En 1996 se publicó un interesante libro sobre Marinaleda de Félix Talego Vázquez, Cultura jornalera; Poder Popular y Liderazgo Mesiánico. (Antropología política de Marinaleda)*,  elaborado tras un trabajo de campo que llevó al autor a residir en el pueblo, compartiendo sus vivencias y luchas,  durante un amplio periodo. El trabajo, hecho desde el afecto, denotaba rigor en la observación y espíritu critico en el análisis, sin retroceder ante la exposición de conclusiones desmitificadoras por ninguna autocensura.  Con todas sus lucidas reflexiones, sin embargo, el enfoque académico de la obra y sobre todo, la reducida experiencia política militante del autor -que afectaban especialmente al contexto nacional y a la génesis política general  en las que obligadamente insertar su objeto de estudio- dejaban el cuadro final con demasiados blancos y toques desvaídos como para aportar un retrato completo y plenamente certero de la experiencia marinaleña. Criticas injustas se colocaban junto a otras atinadas; se destacaban elementos criticables secundarios mientras sólo se mencionaban incidentalmente otros mucho más serios. En resumen, demasiada antropología y poca política.
 
A la hora del balance, conviene partir de una constatación y es que la calidad material y moral de vida de la Marinaleda que se ha construido en estos 25 años, la sitúan muchos codos por encima de la media, como se ve obligada a reconocer hasta la prensa hostil y como acredita el odio que despierta entre los reaccionarios y españolistas. También es necesario tener siempre presente que estamos hablando de una población de sólo 2.638 habitantes; sin burguesía ni casi pequeña burguesía local; sin presencia previa a la constitución del actual modelo, de organizaciones políticas o sociales... Estas dimensiones, historia y composición social y política, explican en buena medida la singularidad marinaleña y las aperturas sobre las que el sostenido esfuerzo y la labor militante de Sánchez Gordillo -mezclando discurso, ejemplo, practica y metas concretas- pudieron construir la Marinaleda actual. La combinación de ambas especificidades -social y colectiva y personal- interrelacionadas a partir de una coyuntura especial, dieron lugar a la excepcionalidad de Marinaleda. Marinaleda es, ante todo, una experiencia colectiva de la que, legítimamente, se muestran orgullosos sus protagonistas pero también es un proceso que se ha mostrado incapaz de expandirse y enraizar incluso en localidades muy similares y cercanas, como -por ejemplo- el muy próximo pueblo de El Rubio. Marinaleda forma parte del patrimonio simbólico y político del SOC y de la CUT pero nadie -salvo por ignorancia- podría pensar que Marinaleda representa su resumen o que incluso puede asimilarse a otras experiencias prolongadas de trabajo político y social como las desarrolladas en El Coronil, Martín de la Jara, Osuna, Los Corrales etc, por no seguir citando casos específicos indefinidamente.
 
Marinaleda ha demostrado una meritoria capacidad de movilización estable. Cada vez que ha sido necesario, autobuses llenos de marinaleños y marinaleñas han permitido desarrollar, con las aportaciones de otros pueblos, las acciones que han hecho nacional e internacionalmente conocido al SOC. La entrega, combatitividad y solidaridad del pueblo marinaleño se han hecho proverbiales, elevándose a señas de identidad del proceso popular. La articulación de la que se ha ido dotando, han permitido su persistencia y desarrollo local; como a la vista está. A la vez, toda esta practica y esta formulación -que tan eficaz se ha evidenciado para estos objetivos- no ha sido capaz de crear en la proporción debida y aparentemente previsible, dada la riqueza y duración de la experiencia, un numero suficiente y significativo de cuadros políticos formados y autónomos, capaces de sostener por si mismos la continuidad del proceso y sobre todo de contribuir fuera de Marinaleda a la implantación y expansión del proyecto y el discurso que han inspirado su propia practica.
 
Talego, en su libro citado, daba una importancia -a nuestro juicio, desproporcionada- a los mecanismos de coerción y cohesión moral en el conflicto interno local entre la mayoría identificada y participe del proceso popular -desde nuestro punto de vista, en general correctos y necesarios-  y los elementos minoritarios que gráfica y descriptivamente  son allí conocidos como la Contra. Entendemos, por nuestra parte, que para acercarse ajustadamente a la experiencia de Marinaleda, ha de insertarse esta y su dinámica en su contexto político y social nacional -y en particular en el de la izquierda andaluza- y que es desde este enfoque desde donde cabe medirla en su devenir y comparativamente. En contraste con una visión sociológica aislacionista, mucho más importante y problemático políticamente nos parece reseñar el mantenimiento de Sánchez Gordillo -tras tanto hecho y vivido-como pivote central e imprescindible del proceso.
 
Sustentamos esta percepción critica desde un plano estrictamente político y en absoluto personal, psicológico o ético. Para un encuadre ajustado, esta carencia ha de relacionarse con otra general que afecta especialmente al SOC y, en otra medida, al conjunto de la izquierda andaluza y que deriva de su propia y compartida historia. No puede olvidarse que el SOC surgió como una iniciativa política del desaparecido PTE -insertado posteriormente en su sindicato general, la CSUT primero y luego el SAT- y que, tras encarnar socialmente y por tanto autonomizarse, les sobrevivio. La CUT, gestación paralela y luego sustitutiva, nunca ha ido más allá de ser la versión electoral y/o municipal de los militantes que sostenían la correspondiente implantación local del SOC. Y este a su vez, para bien y para mal, se ha consolidado a partir de un muy reducido numero de cuadros locales, esencialmente sindicalistas jornaleros -perdidos los cuadros políticos nacionales con la extinción de sus referentes generales-  que, con una gran diversidad de resultados y matices según los pueblos, han ido construyendo a su alrededor una sucesión de círculos concéntricos (activistas locales, militantes, afiliados, simpatizantes...) que le han permitido, a trancas y barrancas, mantener su actividad como movimiento socio-político. Así pues, el papel esencial de los lideres locales -esos contados cuadros supervivientes- no es algo privativo de Marinaleda (aunque allí haya tomado formas particulares) como tampoco lo es la metodología, las perspectivas y prioridades básicamente locales -aunque no aisladas- y sus inevitables consecuencias plasmadas en la desestructuración estratégica, falta de generación y formación de nuevos cuadros y militantes, pobreza del debate político y del balance colectivo general, dificultades de expansión... Es el propio modelo activista-asambleario -sin auténtica organización política militante específica- el que si de una parte, les ha servido para transitar este difícil periodo marcado en la Andalucía rural por el Subsidio Agrario-PER manteniendo una influencia social significativa en sus baluartes y una meritoria capacidad de actuación fuera de ellos, de otro ha impedido que el SOC sea capaz, por ejemplo, de capitalizar políticamente su trabajo impulsando realmente una confederación sindical nacionalista o ha facilitado que la CUT se acomode al amparo del PCE-IU, renunciando de hecho a ser más que su complemento y abdicando de la tarea de construir una fuerza de izquierda andaluza nacional. Es esta compleja y contradictoria trayectoria -que resumimos a riesgo de distorsionar- la que permite entender paradojas como la aparentemente inexplicable coexistencia entre actuaciones radicales y dependencias políticas e ideológicas como las que sucesivamente y aún paralelamente han venido manteniendo sus protagonistas con el extinto PCPE de Monereo; Anguita y Rejón del PCE-IU o ahora la Corriente Roja de IU. A todo ello, seamos justos, ha contribuido también la desaparición o debilidad de otras formaciones de izquierda consecuente andaluza, incapaces hasta hoy de ganarse una presencia política suficiente como para dialogar e influir seriamente sobre esta corriente política.
 
Partiendo de estos apuntes de reflexión, es como cabe insertar otros elementos secundarios, materiales e ideológicos, también presentes, en Marinaleda y casi más, fuera de ella.  
 
En todo caso, si ya se sabe que es imposible el socialismo en un sólo país -aunque no lo sea comenzar la construcción de la emancipación- sería absurdo exigir lo propio en un sólo pueblo. Los santos están en el santoral y no en la vida. De Marinaleda, queda una experiencia viva apasionante, con sus aciertos y errores; multitud de ejemplos; una labor militante que, aún desde una perspectiva critica, merece todo el respeto y mucha-mucha buena gente. Gente nuestra, en el más profundo, humano y sincero sentido. Gente como la que Andalucía necesita.
*TALEGO VÁZQUEZ, Félix, Cultura jornalera, poder popular y liderazgo mesiánico. Antropología política de Marinaleda. Sevilla, 1996, Fundación Blas Infante. Universidad de Sevilla
 
Marruecos 
El poder marca el camino  
ABOUBAKR JAMAÏ* EL PAIS
 
 
Parlamento de Marruecos
 
Coincidiendo con la subida al trono de Mohamed VI en 1999, se alzaron algunas voces para reclamar elecciones anticipadas. El razonamiento era el siguiente: la sucesión abría la puerta a una verdadera ruptura con el pasado. Esta ruptura, que se creía que deseaba el propio monarca, sólo podía realizarse si los ciudadanos estaban convencidos de su credibilidad. Pero, ¿cómo se podía creer en ello mientras persistía un Parlamento que, según el propio primer ministro, surgió de unas elecciones amañadas? La prensa del Gobierno y del entorno del rey barrieron de un manotazo este argumento. Oficialmente, se situaban dentro del continuismo oficial y del respeto del calendario electoral; oficiosamente, no contemplaron en ningún momento lanzarse a lo desconocido.
 
Tres años más tarde, el índice de analfabetismo es prácticamente el mismo que entonces y los indicadores socioeconómicos incluso han empeorado. Del puesto 112 de la clasificación del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, en 1997, Marruecos ha bajado a la 123Ș posición.
 
Las elecciones se han celebrado. ¿Acaso el régimen marroquí se ha sumado de pronto a las tesis democráticas? No es seguro. Varios elementos permiten afirmar que en este caso concreto el poder ha marcado el camino. Para empezar, el proceso electoral ha sido técnicamente arreglado para evitar las malas sorpresas. Ya la ley electoral ha marcado la pauta. Así, la edad necesaria para votar ha sido mantenida en los 20 años. Una medida que permite evitar la franja de edad de 18-20 años, considerada proislamista. Asimismo, el proyecto de ley preveía mantener la exclusión de los candidatos Sin Adscripción Política (SAP). Esta decisión fue decretada por Hassan II bajo el pretexto oficial de reforzar a los partidos políticos. En realidad, se trataba de evitar que determinados movimientos prohibidos utilizasen los SAP como caballo de Troya. Una medida anticonstitucional que terminó por hacer reaccionar al Consejo Constitucional que la invalidó en junio pasado. Sin embargo, aceptó que la ley electoral establezca como condición para la candidatura de un SAP el obtener 500 firmas de cargos electos.
 
La distribución electoral también es reveladora de esta estrategia de exclusión. Así, se ha observado un aumento del número de circunscripciones rurales en detrimento de las urbanas. Y el islamismo es un fenómeno urbano, como todos los movimientos contestatarios en Marruecos, por cierto. Por último, escoger el método proporcional para realizar el escrutinio permite, como mínimo, mantener la balcanización de la escena política. La probabilidad de que surja una fuerza política de peso cuya legitimidad pueda desafiar a la Monarquía queda reducida. Conviene también destacar la actitud sumamente conciliadora del partido islamista con representación parlamentaria, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD). El PJD, que desde su nacimiento ha adoptado una estrategia de integración suave dentro de la esfera política oficial, ha afirmado, a través de uno de sus líderes, que no deseaban lograr una victoria aplastante. El partido sólo se ha presentado en 50 circunscripciones de un total de más de noventa.
 
Lo que resulta destacable es la adhesión de los llamados partidos nacionales, actualmente en el Gobierno, a los planes de la Monarquía. Un ejemplo entre otros muchos: aunque la Unión Socialista de Fuerzas Populares (USPF), cuyo secretario general es el propio primer ministro, reivindicó durante su último congreso adelantar a los 18 años la edad mínima para votar, ahora se ha sumado sin chistar a las tesis del Ministerio del Interior. Tampoco ha criticado la distribución electoral cuando en las consultas realizadas no dejó de estigmatizar el incumplimiento de las reglas elementales de la representatividad. En realidad, la alternancia ha desembocado en una domesticación notable del partido de Abderramán Yussufi. Si la relación de fuerzas entre la USPF y la Monarquía no era de por sí favorable para la primera en el momento de la alternancia, lo es aún menos ahora tras cinco años de gobierno. En los discursos de los pesos pesados de la USPF ya no se menciona la reforma constitucional. Los llamados ministros de soberanía, que son nombrados directamente por el rey y que detentan carteras estratégicas como Asuntos Exteriores, Justicia, Interior o Asuntos Religiosos, están en la actualidad totalmente aceptados.
 
Por último, el reducir las prerrogativas del Gobierno en materia económica en favor del gabinete del Rey no parece haber molestado mucho al equipo de Yussufi. Hay que decir que la división del partido con la marcha masiva de los miembros de la dirección de su organización juvenil, por otro lado muy populares, la retirada de un grupo de intelectuales respetados conocido bajo el nombre de Fidelidad a la Democracia y, finalmente, la escisión de la sección sindical, antaño punta de lanza del partido en la relación de fuerzas con palacio, han contribuido en gran medida a que los amigos de Yussufi se hayan vuelto más mansos. Por todas estas razones, el régimen puede permitirse el lujo de organizar unas elecciones transparentes.
 
Los beneficios para el régimen de unas elecciones libres no son nada desdeñables. En caso de éxito, el rey Mohamed VI puede recuperar el lustre que le acompañó cuando accedió al poder y la reputación de rey demócrata lograda al principio de su reinado. Esta reputación ha quedado minada, por un lado, por las numerosas decisiones represivas contra la prensa libre y, por otro, por los escándalos económicos en los que se han visto implicadas personas cercanas al poder.
 
El sistema de Gobierno que conoce Marruecos desde hace cuatro décadas ha fracasado en el plano social y económico. Este fracaso corre hoy el riesgo de barrer las instituciones del país. De nada vale el maquiavelismo político cuando se es incapaz de situar al país en la vía del crecimiento y de la justicia social. 
*Aboubakr Jamaï es director de los semanarios marroquíes Le Journal Hebdomadaire y Assaifa Al Ousbouiya. 
Dos perfiles de Jettu  
 
Driss Jettu
Un tecnócrata afín a la monarquía
JAVIER ESPINOSA, EL MUNDO

En las apresuradas biografías que ayer ofrecían las agencias de prensa sobre Driss Jetu, nuevo primer ministro marroquí, ninguna se hacía eco de sus vinculación con el monumental escándalo que desató la indagación del Parlamento en las cuentas del Banco de Crédito Inmobiliario y Hotelero (CIH). 

La entidad, que Demain calificó como «caja negra del Estado», acumuló en 15 años un agujero de 343 millones de euros gracias a préstamos para proyectos ficticios, cancelación de deudas de manera arbitraria y toda suerte de desatinos financieros, incluida una coqueta mansión que se construyó el director con 1,3 millones de euros de la entidad. 

El órgano de expresión de la juventud del Istiqlal dijo en aquel entonces que gente como Jetu, o André Azoulay, otro de los consejeros más cercanos de Mohamed VI, figuraban entre los personajes ajenos a la institución bancaria que ordenaron la concesión de créditos. La averiguación parlamentaria por supuesto no supuso menoscabo alguno para los altos dirigentes del régimen citados. 

Lejos de ello, en agosto de ese mismo año, Jetu -un diplomado de estudios superiores en física y química, nacido en 1945- era nombrado para dirigir la Oficina de Fosfatos, la primera empresa pública del reino alauí. 

Jetu se confirmaba así como un tecnócrata afín a la monarquía, cuyos intereses financieros en el conglomerado empresarial ONA llegó a gestionar. El fiel funcionario lo mismo integraba el denominado Grupo 14, una asociación de expertos que aconsejaban al soberano en cuestiones económicas, que servía como ministro de Comercio e Industria, cargo al que accedió en 1993, o se convertía en titular de Finanzas en 1997. Finalmente fue nombrado ministro del Interior el 19 de septiembre de 2001. 

Las críticas que ha cosechado por las polémicas elecciones que se celebraron el pasado 27 de septiembre tampoco han mermado su prestigio en el entorno real. Ni tan siquiera el hecho de que no se presentara a esos comicios y que por tanto su nombramiento suponga un retroceso respecto a la designación de Yusufi, que al menos sí concurrió a las votaciones de 1997.  

«Está claro que el rey se queda con todo. Es un escándalo que confirma que vivimos en una dictadura. Ahora espero que se entienda bien el titular de nuestra revista del mes pasado: ¿Elecciones para qué?», afirma Alí Mrabet, director de Demain.

La cara amable del 'majzén' 
IGNACIO CEMBRERO, EL PAIS 

Driss Jettu es un político con amplia experiencia económica y que sabe forjar consensos. Por esas dos razones ha sido, probablemente, designado primer ministro después de haber organizado unas elecciones legislativas más transparentes que sus predecesores al frente del Ministerio del Interior. Nacido hace 57 años en El Jadida, al sur de Casablanca, Jettu no es un político de nuevo cuño. Fue durante cinco años ministro de Comercio y de Finanzas con Hassan II antes de regresar a los negocios como presidente de Siger, el holding que gestiona la fortuna de la familia real. Antes había sido, entre otras cosas, presidente de la federación de industrias del cuero.Mohamed VI le nombró, hace 13 meses, al frente de Interior con un doble cometido: organizar las elecciones y utilizar los resortes de ese ministerio, el más poderoso del reino, para atraer la inversión. El Ministerio de Economía, en manos de un socialista, había, aparentemente, fallado en esa tarea. Nunca se ocupó Jettu de la vertiente policial de su cartera. Los abusos de los servicios le incomodaban cuando, por ejemplo, secuestraban revistas. En alguna ocasión descolgó el teléfono para llamar a un periodista, a punto de ingresar en prisión, y tranquilizarle sobre su futuro judicial. Por eso se le describía como la cara amable del majzén, ese entramado de cortesanos que rodean al rey y ejercen el poder en la sombra.

Opinión
Marruecos, Elecciones majzenianas 
Ni el apresurado aval del Gobierno francés ni la mesura critica de la mayoría de la prensa española o la rápida felicitación de Aznar al nuevo Primer Ministro Jettu, pueden ocultar la evidencia: las ultimas elecciones marroquíes -primeras del reinado de Mohamed VI- han vuelto a ser una elecciones majzenianas, es decir, fraudulentas. Sólo los intereses estratégicos de los imperialismos francés y español en Marruecos pueden explicar las hipócritas felicitaciones sobre la pretendida "transparencia" de los recientes comicios. Nada que ver con unas elecciones democráticas; ni siquiera en el concepto que se usa al efecto mayoritariamente en Europa.
 
Las elecciones marroquíes se han realizado con partidos de izquierda ilegalizados -como las próximas en Euskadi-; tal es el caso de Annahj Addimocrati-Via Democrática. La manipulación televisiva y mediática ha sido total.  Los distritos electorales han sido hechos a medida para asegurar una representación desproporcionada y desigual y la distribución de las mesas y colegios electorales, planificada exprofeso para impedir el control del escrutinio. Se ha elevado la edad de voto para impedir la cuantificación del voto joven. Se ha negado el derecho de voto a la comunidad marroquí en el extranjero; precisamente a quienes con sus remesas permiten la subsistencia de buena parte de la población marroquí y evitan la quiebra total de su economia. El censo ha excluido  a priori a centenares de miles de votantes. Y, dando prueba del carácter controlado y cocinado de la convocatoria, el islamismo oficial encarnado en el Partido de la Justicia y la Democracia (PJD) -también una criatura de palacio- previendo que fuera el receptáculo de demasiados votos de protesta, se ha autolimitado para evitar ganar, presentándose en sólo 56 de las 91 circunscripciones.
 
Y lo más importante: las elecciones no decidían nada. La Monarquía marroquí -según reconoce su Constitución otorgada vigente- sigue dejando todo el poder real en manos del rey y su majzen. El rey nombra al primer ministro que le parece y lo despide si así le place; designa a los ministros esenciales: Interior, Asuntos Exteriores, etc; ejerce el mando directo de las Fuerzas Armadas. Puede disolver el parlamento a su gusto y sustituirlo entretanto en sus funciones. También puede declarar cuando quiera el estado de excepción o convocar referéndum para aprobar leyes en contra de un hipotético rechazo parlamentario o incluso para reformar la Constitución. El Art. 39 de la actual Constitución marroquí sintetiza su naturaleza política cuando establece la negativa a reconocer inmunidad a los diputados en el caso de que alguno se atreviera a expresar opiniones en sede parlamentaria que "cuestionen el régimen monárquico, la religión musulmana o atenten contra el respeto debido al rey".
 
El espejismo se ha desvanecido. Hassan II preparó en sus últimos años antes de su muerte anunciada el escenario de la llamada "alternancia consensual", colocando de primer ministro al usefepeista Yussuffi, para facilitarle una transición tranquila a su hijo.  La represión de los años de plomo se atenuó hasta restringirse y paralizarse. Se liberaron presos y volvieron exilados; eso si, sin castigar a los culpables de robos, corruptelas, torturas y asesinatos, por supuesto. Marruecos pasó de la dictadura a la dictablanda. La apertura se concretó en una mayor tolerancia de hecho -aun acompañada de un endurecimiento legislativo, como en la ultima ley de prensa- que dejaba a Marruecos comparativamente bien en relación al resto del Magreb y la nación árabe. Un sector de las elites se empeñó en creer y defender que su alianza con el Majzen permitiría pasar, a la manera española, vía reforma paulatina a una democracia homologable. Primero, el fraude electoral, aunque haya sido ejecutado en forma distinta a las anteriores y luego, aún más si cabe, la designación de un Primer Ministro palaciego, sin filiación partidaria y por tanto demostrando cuan poco vale ese pretendido parlamento, imponen sobre todas esas fantasías la cruda realidad de la continuidad majzeniana.
 
Las elecciones no consiguieron embaucar al pueblo marroquí. Tres horas antes del cierre, el propio Ministerio del Interior reconocía que sólo había votado un 30%. Posteriormente, de forma milagrosa, llegado al momento del computo final, este índice fue elevado convenientemente al 51,5% y aún así, no hubo manera de camuflar que más de un 17% había votado nulo. En una nueva manifestación de incompetencia, el Gobierno marroquí fue incapaz de hacer públicos los resultados definitivos durante días -pese a contar con sofisticados equipos informáticos- mientras era notorio que el reparto de escaños se negociaba políticamente en palacio  y se cocinaban técnicamente los datos destinados a convertirse en oficiales. La noche electoral que se había preparado para intentar reproducir los modos y formulas occidentales, terminaba en fiasco.
 
El islamista oficial PJD -una criatura creada en su día para sustituir al islamismo real encarnado en Justicia y Caridad, que había llamado al boicot- habría, al parecer, admitido ser relegado del primero al tercer puesto, dejando pasar delante a la USFP y al Istiqlal para evitar el impacto político de su victoria; más imponente si cabe si recordamos su ya citada autolimitación.  En el esquema previsto por el Majzen, el PJD estaba destinado a ser canal de encuadramiento del islamismo y oposición preparada para justificar la unidad majzeniana y el papel arbitral y pretendidamente protector de la Monarquía, frente a la amenaza islamista. De ahí los resultados oficiales.
 
Siguiendo la tradición familiar, Mohamed VI configuró un reparto en el que ninguna formación política pudiera presentarse ante la sociedad marroquí con fuerza suficiente como para creerse alternativa a la Monarquía o siquiera en condiciones de pactar de igual a igual con ella. También concedió representación parlamentaria a casi todas las fuerzas políticas -berberistas oficiales, en sus diversas versiones; sucesivos partidos de palacio; excomunistas oficiales; incluso a la extrema izquierda reconocida de la GSU..., siguiendo así la practica paterna que partía de considerar que, una vez integradas, mejor mantener dentro que fuera a todas las posibles oposiciones. Sólo fueron castigados con la exclusión o la mínima representación parlamentaria las ultimas escisiones -posiblemente por exigencia de sus casas partidarias matrices- o las candidaturas más artificiosas últimamente creadas; una vez cumplida su misión de darle animación al cotarro preelectoral. Este esquema presuponía un nuevo Gobierno de coalición USFP-Istiqlal, complementado con alguno de los partidos de palacio y coloreado con izquierdas satélites y berberistas.
 
No tenemos elementos para afirmar con rotundidad si la opción Jettu era contemplada o no con antelación a las elecciones. Pero cabe especular con que el hecho de que  finalmente fuera la escogida tuvo algo que ver con el comportamiento post-electoral tanto de la USFP como del Istiqlal. Ambos, en lugar de plantearse la reproducción de la Kutla -el bloque que había servido de eje del anterior Gobierno- y seguir el guión, se dedicaron a la carrera a recabar apoyos para encabezar el Gobierno, disputándose el control de las prebendas y cargos que ello conlleva. La USFP obtuvo el sostén del PPS, las FFD, el RNI (uno de los partidos palaciegos) etc; el Istiqlal, por su lado, hizo lo propio con los berberistas del MP, MDS, otros partidos palaciegos e incluso con el PJD. Parecía como si los dos puntales del régimen se hubieran olvidado de que sus posiciones derivaban de la voluntad real y se creyeran actuando en un régimen parlamentario normal. La designación de Jettu sonó como un palmetazo desde palacio que los devolvía a su autentico papel. El tono del discurso real en la apertura del parlamento, primando la eficacia económica sobre cualquier otra consideración, sonó también como una advertencia y un nuevo toque de atención. La operación, no obstante, cabe también interpretarla como una nueva muestra de la torpeza últimamente predominante en el Majzen (recordar la operación Leila-Perejil).  A la vista está que el rey no fue capaz de imponer a USFP y a Istiqlal, especialmente a este ultimo,  que cedieran en sus ambiciones y hubo de salir a escena. Si a corto plazo, este protagonismo aparenta ser un ejercicio de autoridad, en una más amplia perspectiva, implica socavar todo el andamiaje formal de la alternancia, dándole toda la razón a sus críticos y opositores y dejando a la Monarquía majzeniana sola en el futuro con sus responsabilidades y culpas frente a la nación marroquí.
 
Aunque hoy el pueblo marroquí se ocupa prioritariamente de subsistir o en su caso, de buscar las formas de emigrar a Europa o Québec, el panorama político que fijan estas ultimas elecciones majzenianas, sumado a la política dependentista y neo-liberal del Majzen y los terribles costes sociales que conlleva, pueden abrir vías para una politización antimajzeniana del malestar popular. La sensibilidad social y el acierto y valentía políticas demostrados por el PADS y Annahj Addimocrati-Vía Democrática al propugnar el boicot desde la izquierda a esta mascarada majzeniana, mantienen abierta la posibilidad de que esta reacción popular no sea capitalizada en exclusiva por los islamistas y los sitúan en buenas condiciones para perseverar en su ardua tarea.  Una dura batalla política tiene y tendrá lugar en Marruecos. Es una obligación estratégica central de la izquierda nacional andaluza -que corresponde a básicos intereses nacionales de Andalucía- seguirla atenta y estrechamente, desde la solidaridad con la izquierda marroquí consecuente.
Enlaces:
A la hora de ampliar información, hemos optado por ofrecer varios textos de análisis publicados en EL PAÍS, especialmente los redactados por el profesor Bernabé López García, que nos parecen doblemente interesantes porque los datos que aporta están elaborados desde una perspectiva política de apoyo critico a la autoreforma del Majzen y a la estabilidad del Régimen monárquico marroquí, a partir de considerarla la estrategia más acorde con los intereses esenciales del imperialismo español en la región. También reproducimos una selección de crónicas de los últimos hechos acaecidos. Finalmente, un directorio comentado de enlaces marroquíes, mayoritariamente en francés, para quienes deseen acudir a las fuentes y/o realizar un seguimiento de la situación en Marruecos.
 
Textos de Opinión:
Cronicas:
Directorio de Enlaces de Marruecos
 
Prensa: Agencia MAP (Oficial); Le Matin (diario oficioso del Regimen); L'Economiste (diario de la patronal); Resumen de Prensa de la Embajada de Marruecos en Francia; Semanarios: Maroc-Hebdo (oficialista-oficial); La Nouvelle Tribune  (oficialista); La Vie économique (oficialista); L'observateur;  Le Reporter (oficialista, con toques criticos y cierta apertura). Desafortunadamente el semanario critico Demain, no tiene aún pagina en Internet. 
 
Fuerzas Politicas: Le paysage politique (Util introducción a las diversas fuerzas políticas marroquies, selección de articulos y enlaces), Partis politiques (Pagina complementaria a la anterior); USFP (Partido socialdemocrata surgido del tronco comun del movimiento nacionalista marroquí. - Colaborador del Majzen) Liberation (Diario de la USFP); Istiqlal (Partido conservador surgido en 1943 que vertebró la oposición política anticolonial en alianza con la Monarquia - colaborador del Majzen) L'Opinion (Diario del Istiqlal); PPS (partido excomunista oficial, heredero del PLS-PCM - colaborador del Majzen) Al Bayane (Diario del PPS); MNP (Partido berberista, colaborador del Majzen); Gauche Socialista Unifiée (coalición de la OADP y otras pequeñas organizaciones; la OADP es heredera del sector más moderado de la izquierda radical marroquí, evoluciono hacia la derecha, pactó su legalización con Hassan II y apoyó desde fuera al Gobierno Yussufi; PADS-Partido de la Vanguardia Democrática Socialista (pagina en construcción - escisión por la izquierda de la USFP que ha evolucionando a posiciones de izquierda radical. Boicoteo las elecciones); Annahj Addimocrati, sitio oficial mayoritariamente en arabe - Annahj Addimocrati (Vía Democrática) sitio mayoritariamente en frances (organización de izquierda revolucionaria, heredera de Ilal Aman. Llamó al boicot de las elecciones y reclama una asamblea constituyente); ARSO (quizá la pagina mejor hecha de las afines al Frente Polisario). Elecciones Septiembre 2002: Pagina oficial
 
 
   
 Brasil 
Lula: "La gente tiene que comer tres veces por día"
 
Desde el nacimiento, en 1980, el Partido de los Trabajadores de Brasil tuvo la simpatía del diario de izquierda italiano "Il Manifesto". Su especialista en América latina, un amigo de Lula que se tutea con él, interrogó al candidato presidencial sobre Chávez, Bush y lo que hará con la esperanza popular.
 
II Manifesto de Italia y Página 12 de Argentina
Por Maurizio Matteuzzi
 
 
 
Si quieren Dios y los orixás, pero sobre todo los 115 millones de brasileños que integran el pueblo electoral, Luiz Inácio Lula da Silva será electo presidente de Brasil cuando le gane a José Serra, el candidato del mercado y de Fernando Henrique Cardoso. Lula está jugando lo que él llama "tiempo suplementario". Recorre miles de kilómetros para encontrar líderes políticos y empresariales, lanza nuevos spots de televisión y responde a las jugadas sucias, como el dólar a casi cuatro reales.
 
-¿Qué Brasil encontrará después de ocho años de Cardoso?
 
-En los últimos ocho años fuimos más bien para atrás. El Plan Real fue un éxito y logró eliminar la hiperinflación. Desafortunadamente, después, el gobierno de Cardoso perdió la oportunidad histórica de construir sobre los fundamentos de una economía estabilizada el desarrollo que toda la sociedad brasileña esperaba. Al contrario, tomó el peligroso camino de una apertura irresponsable de la economía junto a una política megalómana de tasas de interés y, al menos hasta la crisis del '99, de sobrevaluación del cambio. Resultado: transferencia al exterior de puestos de trabajo, debilitamiento del parque industrial brasileño, vulnerabilidad externa. También, caída de la producción nacional y explosión de la deuda pública, que pasó del 29% del producto bruto interno en el '95 a 62% últimamente. Estos ocho años fueron el período en que Brasil creció menos en términos de ingreso per cápita. Al mismo tiempo, la criminalidad llegó a niveles incontrolables y el riesgo país es uno de los tres más altos del mundo. Nuestra participación en el comercio internacional cayó del 1,4% al 0,9 actual. La concentración de la riqueza continúa siendo tal cual era en tiempos de la oligarquía. Este es el Brasil que deja Cardoso.
 
-¿Cómo será el Brasil de Lula?
 
-Yo propongo un nuevo contrato social para Brasil. Un pacto que ponga alrededor de la mesa de negociación a sindicatos y empresarios, sectores de la sociedad civil organizada y movimientos sociales, para que juntos podamos encarar las reformas estructurales que necesitamos para volver al crecimiento económico y marchar, por primera vez, a la justicia social.
 
-El mercado parece tenerle miedo. ¿Qué política desplegará para los capitales extranjeros?
 
-Hoy Brasil no puede prescindir de ellos. El capital extranjero continuará participando en el desarrollo del país. La diferencia estará en que en nuestro gobierno el Estado no renunciará a planificar y definir las prioridades brasileñas. En lugar de patrimonio público y altas tasas de interés, Brasil debe ofrecer a los inversores extranjeros infraestructura, mano de obra calificada y mercado interno.
 
-Cardoso y Serra dicen que Brasil será la próxima Argentina y Lula el próximo Chávez.
 
-Lo he dicho y repetido: respetaremos los contratos firmados por el actual gobierno. Pero rechazo toda comparación porque es terrorismo electoral y demuestra la irresponsabilidad del gobierno o del candidato del gobierno. Los inversores saben bien cuál es el peso de Brasil en el mundo y la importancia de nuestro mercado. El antídoto más seguro para no llegar a una situación del tipo de las de la Argentina o Venezuela será retomar un nivel de crecimiento no inferior a un 4% anual y estimular el mercado interno. La clave para la economía será la inclusión de 50 millones de brasileños que hoy viven bajo la línea de pobreza.
 
-¿Por qué se opone al Acuerdo de Libre Comercio de las Américas?
 
-Creo en una integración latinoamericana que no sea sólo económica y comercial sino también política y cultural. Por eso pensamos que el ALCA sería una anexión. Pero todos deben tener claro que sin Brasil el ALCA no existe y que una verdadera integración debe incluir hasta a Cuba. Los Estados Unidos, hegemónicos en todos los campos, no parecen tener ninguna intención de proponer políticas de compensación y reequilibrio como las que la Unión Europea realizó para España, Portugal y Grecia. El pueblo brasileño ya pagó un precio muy salado por la sumisión a la globalización neoliberal. El comercio no puede significar la anexión pura y simple sino un camino de ida y vuelta.
 
-Todos dicen que hay un Lula "muy cambiado" y que por eso lo votan incluso muchos que no son del PT y ni siquiera son de izquierda. Se habla de un Lula "light" o "diet" que no tiene nada que ver con el sindicalista duro de antes. Vos mismo hablaste de un "Lulita paz e amor". Y Serra no pierde ocasión de mentar al lobo que pierde el pelo pero no las mañas. ¿Cambiaste?
 
-Los que me conocen saben que soy como aparezco en la campaña: firme y duro para negociar pero a la vez exuberante, afectuoso y espontáneo. Eso es lo que llevo en la sangre. Y también llevo la preocupación por la redistribución de la riqueza, la justicia social, la lucha contra los prejuicios y por la democracia. Obviamente, como el PT ya tiene 22 años ya estamos más maduros. Cumplimos nuestro rol de opositores y ahora los brasileños piden un PT que diga qué hay que hacer. Antes de la primera vuelta ya gobernábamos a más de 50 millones de brasileños. Desde el 6 de octubre nuestra responsabilidad es mayor. Y somos el partido de la mayoría relativa en la Cámara de Diputados, con 91 legisladores.
 
-¿Puntos clave de la política exterior?
 
-Vamos a combatir el proteccionismo, buscaremos abrir mercados para los productos brasileños y sobre todo defenderemos nuestra soberanía (comenzando por la Amazonia). Para Brasil, en este momento, lo más importante es relanzar el Mercosur, que está en crisis pero fue decisivo para dinamizar el comercio entre sus miembros. Reforzarlo implicará agregar a los países andinos y estrechar lazos con la Unión Europea mientras aumentamos el comercio con China, India, Asia, Sudáfrica...
 
-¿Y en política interna?
 
-La prensa habla mucho de la deuda externa, pero la deuda social es enorme. Es con los indios, los negros, las mujeres, los chicos, los discapacitados, los desocupados. Una de nuestras claves es reducir la desigualdad social. Combatiré para que cada persona coma tres veces por día. Y en cuatro años deberemos terminar con el hambre. Ese es nuestro compromiso con la justicia social y con la decencia, y vamos a honrarlo.
 
-Casi 40 millones de votos y el 46,4% el 6 de octubre. Una extraordinaria amplitud política y social en torno de tu candidatura. ¿Es garantía de la futura gobernabilidad?
 
-La adhesión creciente a mi candidatura asume cada día el carácter de un movimiento en defensa de Brasil, de nuestros derechos y de nuestras aspiraciones como nación independiente. Movimientos populares y sociales, intelectuales, artistas y religiosos de las matrices ideológicas más diversas proclaman espontáneamente su apoyo a un proyecto de cambiar Brasil. Gobernadores, intendentes y parlamentarios de partidos no ligados al PT, y ni siquiera sus amigos, anuncian que nos apoyarán. Lo mismo sucede con un sector significativo de los empresarios. Es una coalición vastísima, en muchos sentidos suprapartidaria y transversal, que será esencial para garantizar la gobernabilidad.
 
-En la campaña electoral del '89, con tu primera candidatura, el presidente de los industriales de San Pablo, Mario Amato, amenazó con que 800 mil empresarios se irían de Brasil si Lula fuese electo presidente. Hoy tu vice, José Alencar, es un gran empresario. ¿Quién cambió?, ¿Lula o los empresarios?
 
-Una parte nada pequeña de aquellos 800 mil o cerró su empresa o quebró, gracias a la política económica del gobierno de Cardoso. Por eso hoy el panorama empresario brasileño es distinto. Después de las privatizaciones, las viejas empresas familiares perdieron peso y el empresariado evolucionó hacia una visión más social.
 
-Reforma agraria, salud, educación, desocupación, criminalidad... Son muchos desafíos, y habrá más. ¿No tenés miedo de que la esperanza en torno de tu presidencia sea excesiva y que la presión de las masas populares y los movimientos sociales, como los Sin Tierra, se vuelva insostenible?
 
-Mi gobierno será de negociación permanente. Yo empecé negociando como sindicalista en los años duros del régimen militar. Es una vida entera negociando. El contrato social que proponemos será fundamental para aprobar las cinco grandes reformas: tributaria, agraria, política, del trabajo y de la jubilación. La reforma agraria, por ejemplo, se realizará tras discutir en torno de una mesa donde se sentarán el gobierno, los trabajadores sin tierra, los sindicatos y los propietarios, pacífica y civilizadamente. No habrá necesidad de la ocupación o de la violencia. Pero no se trata sólo de dar la tierra. Hace falta también ofrecer condiciones para producir y estimular las cooperativas de crédito, de consumo y de producción como se hizo en la Emilia Romaña.
 
-¿Cómo serán las relaciones con los Estados Unidos de Bush?
 
-Un gobierno democrático y popular en Brasil no tendrá ninguna hostilidad preconcebida hacia los Estados Unidos. El mercado norteamericano absorbe el 25% de nuestras exportaciones. Los mismos norteamericanos saben que hoy existe un sentimiento anti-EE.UU en todo el mundo, en América latina y en Brasil, pero pueden tener la certeza de que ese sentimiento no prevalecerá en nuestra política exterior. Los Estados Unidos son una gran nación. Esperamos que los Estados Unidos entiendan que Brasil es un país fundamental para la estabilidad del continente.
 
Sugerencias:
Tierra y Libertad
 
de Ken Loach
 
Hoy, sabado 26, en La 2, dentro del programa La Noche Tematica, se emite un reportaje, "Extranjeros de si mismos", que tiene la desfachatez de mezclar voluntarios de las Brigadas Internacionales con gentuza como los camisas negras italianos que lucharon en las filas franquistas o los miembros de la División Azul española que combatio con los hitlerianos en la URSS. Luego, en torno a la 1 de la madrugada, hora andaluza, se proyecta la pelicula Tierra y Libertad. Está claro que esta banda de hipocritas de la televisión pública española quiere poder decir que son tan plurales, tan plurales que hasta dan peliculas de izquierda revolucionaria. Eso si; de sabado a domingo y de madrugada, no vaya a verla demasiada gente. En todo caso, si estais a tiempo, verla o revisarla (y quien lo tenga, que ponga a funcionar el video para guardarla).
 
'Tierra y libertad' (1994). Dirigida por el británico Ken Loach, obtuvo un gran éxito de crítica y público, sobre todo, porque es la historia de unos personajes reales que en la pantalla estuvieron interpretados por Ian Hart, Rosanna Pastor, Iciar Bollaín y Tom Gilroy. 'Tierra y libertad' es una coproducción hispano-británico-alemana y, entre otros, obtuvo el Premio Sant Jordi en 1996 a la Mejor Película; el del Sindicato de Críticos del Cine Francés; el 'Moussinac' a la Mejor Película Extranjera (Francia); el 'César' a la Mejor Película Extranjera (Francia), y la actriz Rosana Pastor consiguió un Goya.
 
Noticias
Solidaridad con Palestina
Música:  Joao e Maria, Chico Buarque
Hasta el 27 de Octubre, Musica Popular Brasileña
 
 
Suscripciones-ayuda a ANDALUCÍA LIBRE

a nombre de J.G.P., en la Cuenta Corriente del BBVA:

0182  3344  24  0202889151

Nos hace falta vuestra ayuda para mantenernos en la Red...  

¡¡¡Cuanto podriamos hacer si cada suscripción nos enviara al menos 1 euro por cada Boletin!!!

 
Publicidad del Servidor E-Listas:

















[Adjunto no mostrado: Br Chico Buarque, Joao e maria.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters