Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 121 al 150 
AsuntoAutor
nş 128 - Andalucía Andaluci
nş 129 - Luchas si Andaluci
nş 130 - Marruecos Andaluci
nş 131 - España oc Andaluci
nş 132 - Fortuna b Andaluci
nş 133 - Alternati Andaluci
nş 134 - Especial: Andaluci
nş 135 - Zapatismo Andaluci
nş 136 - Andalucía Andaluci
nş 137 - Economia Andaluci
nş 138 - Eleccione Andaluci
nş 139 - Andalucía Andaluci
nş 140 - Presupues Andaluci
nş 141 - Marinaled Andaluci
nş 142 - Brasil: G Andaluci
nş 143 - Chechenia Andaluci
nş 144 - La Crisis Andaluci
nş 145 - Asamblea Andaluci
nş 146 - Economia Andaluci
nş 147 - 4 de Dici Andaluci
nş 148 - Dos crisi Andaluci
nş 149 - Venezuela Andaluci
nş 150 - Noticias Andaluci
nş 151 - Puntadas Andaluci
nş 152 - Sumarios Andaluci
nş 153 - Palestina Andaluci
nş 154 - Crisis An Andaluci
nş 155 - Urgente: Andaluci
nş 156 - Andalucía Andaluci
nş 157 - Spanish H Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 174     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nş 149 - Venezuela: "Opiniones imprudentes"
Fecha:Miercoles, 11 de Diciembre, 2002  23:33:00 (+0100)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nş 149
 
En este Correo:
*Presentación
*Opiniones imprudentes sobre la situación de Venezuela, Andalucía Libre
*Venezuela: Entre la Cuarta y la Quinta República. Reinaldo Bolívar
*Enlaces venezolanos.
*Solidaridad con Palestina,
*Directorio, Música,  
--oOo-- 
 
Presentación.
No es nuestra practica normal remitir Boletines monográficos sobre un tema, además al poco de haber sido tratados y menos aún reproduciendo una nota previamente remitida a diferentes listas, en este caso de Venezuela. Pero tampoco la situación de Venezuela es normal.
En muchas ocasiones hemos explicitado aquí nuestras carencias. Ahora queremos nuevamente compartirlas, a la luz de lo que abajo escribimos. Nuestras pretensiones y motivaciones están descritas en su párrafo introductorio y nuestras limitaciones pueden observarse en su cuerpo. No damos más de sí. Pero, con todo, nos pareció que la situación venezolana merecía el riesgo, el atrevimiento, la imprudencia... y aquí y ahora, sobre todo, la llamada de atención.
Para resumir la trayectoria del proceso bolivariano, reproducimos también un articulo de Reinaldo Bolívar, publicado en Rebelión.
En nuestro próximo numero -si la actualidad lo permite- retomaremos nuestro diseño regular y especialmente el seguimiento de nuestras temáticas nacionales. Saludos.
 

  

Opiniones imprudentes sobre la situación de Venezuela
Andalucía Libre
Texto remitido a las listas bolivarianas venezolanas: Café Chavista; Círculos Bolivarianos; Comunicación Alternativa; Expresión Cívica; Revolución Bolivariana y TopVenezuela. miércoles, 11 de diciembre de 2002 18:53
 
Tómense lo que a continuación se escribe de una manera distanciada y critica. Es sólo un ejercicio fraternal de puesta en común de inquietudes, elaborado desde la distancia y seguramente desde el desconocimiento, que en absoluto pretende sustituir o pontificar y además, para mayor pecado, redactado a toda prisa. No teniendo crédito previo no tememos desacreditarnos a fuerza de osados, errados o imprudentes. Son solo unas cuantas notas que ni a articulo llegan. Tómenlo pues como un estimulo polémico o como un aporte sin ninguna pretensión. Puede que se digan aquí muchas tonterías; no nos las tengan en cuenta, si les parece. Si hay algo que merezca la pena, en todo caso, saquen de aquí la confirmación o una nueva perspectiva sobre un aspecto o una interpretación que muy posiblemente ya habrán leído o habran pensado por si mismos a partir de su propia experiencia. Sólo nos anima, en ultima instancia, la identificación con lo más profundo de lo que allí se intenta defender y sobre todo construir y la convicción de que el momento exige tanta sinceridad, como honestidad y decisión y que pensamiento, debate y acción han de ir de la mano.
 
 
1. El pasteleo es el inicio de la derrota.-
 
Venezuela tiene su Constitución, fruto de un proceso de movilización popular vertido en una elaboración constituyente impecable de indudable y sólida legitimidad democrática, incluso desde los más restrictivos parámetros de la ideología liberal. No es una Constitución socialista, desde luego, pero sí democráticamente radical.
 
Si frente a la presión golpista contrarrevolucionaria, se altera esa normativa -como indican, afirman o insinúan despachos de agencia e informaciones de cierta prensa- para pactar un adelantamiento electoral o refrendatario, se estará -que nadie se equivoque- no obteniendo un aplazamiento o una prorroga, sino abriendo paso a un repliegue general desordenado que puede muy probablemente conducir a una acelerada descomposición de las filas populares en los terrenos emotivo, político y social. ¿Quien podrá asegurar que esta no es sólo la primera de una interminable cadena de renuncias?.
 
Este es uno de esos momentos y coyunturas históricas en donde todo lo que retrocede una parte implica un avance de la contraria. Y cada oscilación, por encima de la literatura conciliadora que pueda intentar encubrirla o justificarla, es y será valorada y medida de esta manera por los dudosos o intermedios. Las bicicletas no pueden mantenerse indefinidamente en equilibrio: o avanzan o terminan cayéndose y arrastrando al suelo a quienes en ellas van. Ni económica, ni social, ni política, ni diplomáticamente, es sostenible la actual situación. Un pueblo y una sociedad no pueden instalarse a vivir sobre una navaja abierta ni la crisis puede convertirse en el café cotidiano de media mañana, trasmutando lo excepcional en rutinario. Se puede vivir en la resistencia por largo tiempo pero no en la indefinición preñada de inseguridad.
 
 
2. El coste de la contrarrevolución es infinitamente superior al de la Revolución.-
 
La Revolución en Venezuela es hoy el proceso de movilización, autoorganización y lucha popular; el reflejo simbólico de la institucionalidad bolivariana vigente y las aspiraciones de dignidad, igualdad, justicia e independencia que lo animan.
 
Un proceso de la entidad del ya vivido en Venezuela genera una discontinuidad histórica, es decir, la vuelta a una situación similar a la pre-chavista es quimérica. Ni el Mundo ni Venezuela pueden volver atrás, reproduciendo lo anterior. Las opciones de futuro -regresión o progreso- son proporcionales a la intensidad de la confrontación ya vivida. Los venezolanos y venezolanas bolivarianos saben mejor que nadie hasta donde pretendía llegar en un principio su proceso; de la misma manera que también conocen mejor que nadie todos los intereses oligárquicos y privilegios egoístas que ese mismo proceso amenaza. No cabe extrañarse del fiero intento de preservarlos por parte de quienes ven en riesgo su predominio, incluso a costa de que perezca la Nación. No proceden ensoñaciones sobre cómodos y lánguidos procedimientos trasladados de no se sabe donde, a orillas del Caribe. Un proceso venezolano en búsqueda de imponer justicia en Venezuela ha de afrontar riesgos venezolanos.
 
La experiencia internacional y continental acredita que colectiva, nacional e individualmente el coste directo y personal de la contrarrevolución es infinitamente superior al del mantenimiento, desarrollo y consolidación de la Revolución. Se puede medir en muertos, heridos, desaparecidos... generados por la represión, sea reconocida o encubierta aunque tolerada, en caso de derrota popular (y al respecto hay que tener presente que la polarización creada en los últimos años puede generar limpiezas y sorpresas que entronquen con experiencias venezolanas propias de etapas históricas pasadas, como la independencia o el largo siglo XIX). Pero también cabe verla en paralelo en muerte, miseria, exilio, despidos, relegación profesional y represalias de todo tipo, sin tener que llegar al expediente genocida. Abandono y desmantelamiento de servicios públicos; enajenación culposa y corrupta del patrimonio nacional; disminución o desaparición de derechos considerados hasta el momento intocables... todo cabe y es posible y no hay forma de ejercer de profeta en esta hora para adivinar lo que pudiera ocurrir. Si cabe adelantar -a la luz de otras experiencias- que el retroceso estaría pensado para desmoralizar, paralizar y destruir una generación entera (¿y alguien piensa que, en este mundo que nos ha tocado vivir, habría voz fuera para controlar o restringir su dinámica vengativa?) y especialmente afectaría a todos aquellos y aquellas ya identificados y seguramente listados, a quienes sus saberes intelectuales o responsabilidades sociales les colocan preferentemente en la diana, como elementos a eliminar para arrebatar al conjunto de los desposeídos de quienes pueden ayudarle a estructurarse y reconocerse en su realidad e intereses. Quienes ahora viven en Venezuela estos momentos críticos se están jugando el futuro de su Nación, de su persona, de su familia y de las generaciones venideras de venezolanos y venezolanas. La clave no es perderse en especular sobre las consecuencias de la derrota -pero, eso sí, sabiendo de su existencia- sino en evitarla, aprovechando las bazas presentes hoy inactivas o insuficientemente utilizadas. Si el proceso bolivariano ha aguantado vivo hasta hoy, con todas sus carencias, es señal precisamente de su inmensa fuerza potencial, capaz de barrer a la reacción a poco que se le de fuelle, objetivo, cobertura.
 
 
3. Desde la defensa, organizar el ataque.-
 
Desde la impunidad de la anterior intentona golpista a la actual operación de destrucción de la riqueza nacional petrolera, pasando por el espectáculo surrealista de la concentración permanente de militares insubordinados o los llamamientos reiterados a la sedición, existen en Venezuela: 1ş. Sobrados motivos morales y políticos para una intervención contundente; 2ş. Evidentes contradicciones entre el discurso y la practica y diferencias de ritmo e intensidad entre sectores bolivarianos, según estén o no dentro de las instituciones. Es prioritaria la definición y decantación de unos y otros, ganando por la vía de la acción. Ya pasó el tiempo -si algún día lo fue- de ejercer de Santo Job.
 
¿Existe un Código Penal en Venezuela?. ¿Hay fiscales o están de vacaciones permanentes?. ¿Está castigada en Venezuela la piratería, el robo, la destrucción de bienes públicos, el sabotaje, la procura del desabastecimiento y la enfermedad, la colusión con potencias extranjeras, la omisión del cumplimiento de los deberes públicos, la prevaricación judicial, la calumnia o la difamación?. Hasta ahora, cabe dudarlo. La debilidad no es democrática; es simplemente debilidad. Aplíquese de una vez la justicia y la ley -ambas-, en primera instancia a quienes desde dentro de los aparatos del Estado no actúan como debieran, suspendiéndoles en sus funciones y sustituyéndoles de forma inmediata y ejecutiva por quienes claramente se manifiesten dispuestos a cumplir sus obligaciones con entrega y entusiasmo. Aplíquese a quienes ejercen la traición, bajo ordenes de gobiernos extranjeros interesados en desposeer de su petróleo a los venezolanos. Aplíquese a quienes ejercen regularmente la calumnia y la difamación y así sucesivamente.
 
Desarrollando y validando, a partir de las potestades vigentes, la actuación popular como sustitutivo democrático de ese Estado contradictorio, paralizado, dubitativo o ausente, que no hace honor a su función republicana.
 
Tómense (que es más que rodear por un día) por las organizaciones populares las emisoras y prensas golpistas, sustituyendo la uniformidad reaccionaria por un nuevo pluralismo e integrando sus empresas al patrimonio nacional; mejor con el correspondiente decreto en mano pero si no, también esperándolo desde la toma. Pasó el momento de la queja y de la denuncia y es el momento de la acción. Que todos los medios sean en cadena y por separado, expresión de un nuevo "Aló, Pueblo venezolano", con los profesionales honestos liberados de coacciones.
 
Tómese el control de PDVSA de arriba abajo y de abajo arriba, con el cese necesario de directivos y técnicos desleales sin esperar dimisiones y con desalojo incluido de quienes utilizan sus funciones para atacar al bien público, anunciando a quienes colaboran con la operación golpista que si no cejan les va en ello, primero, el empleo; segundo, sus finanzas, con las que compensar los costes nacionales sufridos; tercero, de demostrarse participación consciente en la conspiración, la libertad. Désele a los trabajadores bolivarianos de buques, refinerías, distribuidoras -que seguro existen en cantidad- no sólo capacidad de protesta sino la oportunidad de ejercer con pleno respaldo la gestión y control en esta situación de emergencia al servicio de la Nación.
 
Impóngase inmediato control publico sobre la actividad bancaria y trafico de divisas para evitar la salida de capitales o los manejos especulativos, implicando a los trabajadores bancarios que conocen como nadie las interioridades de sus empresas.
 
Tómense fincas y empresas de reconocidos golpistas, como ejercicio confiscatorio inmediato, en directo ejercicio de la norma constitucional y como aviso a quienes no cejen en su empeño reaccionario. Asegúrese la distribución de mercancías y suministros bajo el criterio de "persiana echada, comercio expropiado"; "camión parado, camión tomado"...
 
Aplíquese en general en forma creativa la legislación vigente y desarróllese por la espontaneidad popular.
 
Distíngase de una vez en el seno y entre la Fuerza Armada entre quienes tienen claro que su compromiso es con Venezuela -especialmente soldados, clases, suboficiales y oficiales patriotas- y quienes bien se han pasado al enemigo, bien adoptan una neutralidad injustificable en horas de emergencia patria.
 
Créanse e impongan consecuentemente, la irreversibilidad del proceso bolivariano como cuadro y proyecto de emancipación nacional y social de los venezolanos.
 
Defender la Constitución republicana es atacar a la reacción. Defender a la Nación es atacar a los imperialismos intervencionistas de EEUU o el Estado español, negándoles todo derecho a decidir o condicionar el destino nacional, sea directamente o a través de instituciones títere interpuestas, como la ONU o la OEA. Defender al pueblo, es asegurarle su integridad personal en el ejercicio de todos sus derechos políticos y sociales constitucionalmente reconocidos, impidiendo que sean victimas de oscuras maquinaciones provocadoras y permitirle recuperar el control y uso de la riqueza nacional. Existen artículos en la Constitución bolivariana de la República que amparan legalmente todo este ejercicio de coherencia democrática. Lo que es posible es necesario y ha de ser real.
 
 
4. La organización popular es apoyo, pero también y sobre todo es iniciativa.-
 
Los ejemplos son ideas que pueden extenderse y decidir. Los ciudadanos de una República activa tienen todo el derecho a ejercer su obligación de asegurar el cumplimiento de sus derechos reconocidos. En venezuela el proceso se ha articulado desde su historia especifica con una muy propia formulación politica, partidaria y organizativa. Tomandola tal cual es el momento de que quienes andan a la cabeza de mente y cuerpo pongan en comun saberes, ideas y experiencias. La coordinación política y activista es necesaria y también el debate y el consenso entre los que están nítidamente de la parte popular pero ninguna justifica en esta hora la parálisis o la espera indefinidas. El proceso no se ha hecho por y para un hombre, sino que cada hombre y cada mujer, desde su lugar y su capacidad, son y han de ser baluartes coherentes para la defensa y desarrollo del proceso. Las calles han de ser tomadas, ciertamente, pero no simplemente como ejercicio demostrativo ante la televisión sino como trayecto intermediario hasta el control de los centros vitales de la economía, la vida y la seguridad nacional. No hay que simplemente estar; hay que saber adonde se quiere ir.
 
 
5. Digan al mundo por la vía de los hechos la verdad, que es la mejor forma de combatir la mentira.
 
La mentira sobre Venezuela ya se difunde día tras día machaconamente por televisiones, agencias y periódicos al servicio del capitalismo internacional. La mentira sólo admite la capitulación como salida. No tengan miedo a la imagen falsa e inducida de desorden porque esta ya existe. El único orden que le gusta a la reacción es el de los cementerios.
 
No hagan o intenten hacer de ajedrecistas en el tablero internacional, haciendo el tonto por querer pasarse de listos y recuerden al Che cuando hablaba de los dos o tres Vietnams... o a Bolivar; y vean a su lado a Colombia, a Brasil, a Ecuador, a Argentina, a Uruguay, a México y a Cuba y piensen también en el millón de Florencia, en los jornaleros y trabajadores andaluces, vascos, gallegos, canarios... en los portugueses que hoy mismo están de Huelga General... ¡Tienen petróleo a espuertas!, c...
 
Defendiendo sus derechos, su Constitución, su petróleo, su dignidad  venezolanas, echaran por alto todas las mentiras.
 
Y nuevamente, perdónennos si hemos dicho muchas tonterias...
 
Un saludo fraternal y solidario desde Andalucía.
 
A titulo personal, en nuestra disculpa,
Quienes hacemos el Boletín ANDALUCÍA LIBRE.,
Embargados por el cariño y la preocupación por el futuro de Venezuela Bolivariana
 
 
Venezuela: Entre la Cuarta y la Quinta República
Reinaldo Bolívar
Rebelión - 11 de diciembre del 2002
 
La transición
 
En 1997, la exreina de belleza Irene Sáez aún disfrutaba de un primer lugar en las encuestadoras venezolanas, cuya fama de poner a ganar a quien mejor pague es tan reconocida como la belleza de Irene. El 97 era el cuarto año del 2ş gobierno de Rafael Caldera ex líder fundador del Partido Social Cristiano COPEI, de donde sale para fundar Convergencia. Ganó las elecciones de 1993, en estrechas y reñidas elecciones donde por primera vez, cuatro candidatos se disputan el primer lugar. Con una abstención de 60%, es proclamado con un 25% de los votos emitidos. El viejo político, se montó sobre el discurso de descontento y de cambio del Teniente Coronel Hugo Chávez Frías (HCF), quien había intentado acceder al poder político en 1992 a través de un golpe de estado. Esto le costó 20 años de cárcel, pero paradójicamente fue indultado por Caldera, cuando cumplía dos años de prisión a fin de evitar una crisis política.
 
Ya libre, HCF recorre cada rincón del país. En la segundad mitad del 97, el militar retirado se coloca en los primeros lugares de las preferencias electorales. Su ascenso se sostiene en la crisis socioeconómica que no pudieron superar los variados planes económico calderistas. Ni la inflación ni el desempleo cedieron; mientras que el precio del petróleo, principal producto de exportación del país, caía por debajo de los 10 dólares, lo que obligó a imponer un impuesto al consumo de 16% y de 0,75% al débito bancario. Las protestas sociales de trabajadores y estudiantes se incrementan y son fuertemente reprimidas por las fuerzas del estado. El año concluye con la apertura petrolera que posibilitó el regreso, luego de 25 años, de las trasnacionales petroleras. Crecen las denuncias y comentarios sobre corrupción que señalaban incluso a familiares del viejo Presidente.
 
El bipartidismo hace mutis
 
En 1998, se caldean los ánimos electorales. Por un lado, los socialdemócratas de AD se preparan para recuperar la presidencia del país con el llamado "Caudillo" Luis Alfaro Ucero, Secretario General de la organización y que lucía como jefe indiscutido de esa tolda; de otro lado los socialcristianos COPEI, capitaneados por el ex presidente Luis Herrera Campins, imponen la tesis de un candidato extrapartido. Al final en elecciones de segundo grado, Irene Sáez se impone sobre Eduardo Fernández, quien ya había sido candidato presidencial y que venía de otra derrota interna en 1993. No obstante, las entrañas del país se sacudían con el crecimiento sostenido de la candidatura de Chávez que prometía una reforma constitucional para cambiar las agotadas instituciones. HCF es obligado por la ley electoral a cambiar las siglas del Movimiento Bolivariano 200 (MBR200), por Movimiento Quinta República (MVR), una maquinaria electoral a la cual se unieron el Movimiento Al Socialismo MAS —que eligió al candidato en una consulta interna en la cual participó Enrique Salas Römer—, Patria Para Todos (PPT) y los pequeños partidos de izquierda.
 
Para el segundo semestre de 1998, la crisis económica y política del país se acrecienta. La candidata de COPEI se desinfla; el de AD no logra remontar los sondeos, a pesar de los gastos multimillonarios en imagen; Salas Römer quien había sido rechazado por el partido COPEI, aparecía en el escenario por encima de los aspirantes del bipartidismo mientras que Chávez coronaba el primer lugar, aún en las encuestadoras más adversas. Esta situación trastornó las estructuras de los partiditos tradicionales, los cuales en una decisión histórica desplazaron a sus candidatos. El propio Alfaro Ucero fue expulsado de AD, su jefe de campaña, el entonces Alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, se encarga de anunciar públicamente la expulsión de su ex jefe, a quien había jurado hacer Presidente de la República. Por primera vez en 40 años, las toldas políticas tradicionales renuncian a disputar la primera magistratura y se ponen al servicio incondicional del ex gobernador Salas Römer. Cabe destacar que la decisión bipartidista se toma a última hora, por lo que no da tiempo siquiera a que la cara de Salas Römer aparezca en las tarjetas electorales de sus nuevos postulantes.
 
En un intento de detener a Chávez, o al menos no perder en todos los poderes, el Congreso, de mayoría derechista, aprueba una apresurada reforma electoral que separaba de las elecciones generales los escrutinios parlamentarios, de gobernadores y alcaldes. Esto le permitió mantener una importante cuota en esos poderes, pero no evitó el triunfo del militar retirado con casi 60% de los votos emitidos. Concluía así definitivamente el dominio bipartidista en la política nacional.
 
De su seno surgen organizaciones que huyen de su desprestigio: Proyecto Venezuela, Convergencia, Alianza Bravo Pueblo y Primero Justicia.
 
La V República
 
El 2 de febrero, en su discurso de toma de posesión, el Presidente HCF, convoca a un referéndum a fin de conformar una Asamblea Constituyente que redactará una nueva Constitución Nacional. Es el inicio de un histórico año electoral de profundos cambios en las instituciones republicanas. Una etapa inédita en la historia de Venezuela. Los bolivarianos triunfan en todos las votaciones de ese año: El "SI" para la reforma, el 95% de los delegados a la Asamblea Constituyente y el "SI" para la nueva Constitución, con 73%. Este último plebiscito hecho en medio de la tragedia más grande que haya sufrido país alguno en Sur América, como fue el deslave que arrasó con el Estado Vargas, y afectó a otras entidades como Miranda y el Distrito Federal. Fue una tragedia que puso a prueba la capacidad de respuesta del nuevo gobierno, la cual ha sido calificada con el tiempo de acertada por la forma eficiente como se trataron a las familias que quedaron sin casa y por los planes de recuperación que se han implementado en Vargas.
 
La nueva Constitución disuelve y crea poderes públicos. El congreso bicameral da paso a una Asamblea Nacional unicameral; la Corte Suprema de Justicia, aumenta sus salas de 3 a 5 y adopta el nombre de Tribunal Supremo de Justicia; nace el Poder Ciudadano conformado por la Fiscalía, la Contraloría y, la Defensoría del Pueblo una nueva instancia; el quinto poder será el Electoral. La Constitución Bolivariana, otorgó al ciudadano nuevos derechos y garantías y recogió aspiraciones legales de trabajadores, profesionales, mujeres, niños, familia y comunidades aborígenes. Se incorporan nuevos mecanismos de participación ciudadana como los referendos consultivo, revocatorio y aprobatorio. El término V República se hace común en el léxico de los venezolanos para diferenciar el nuevo período del terminado en el 98, al que por contraposición denominan "la cuarta". La nación acoge el nombre de República Bolivariana de Venezuela. La Constitución ordena la relegitimación de todos los poderes.
 
La agenda internacional, se centra en una agresiva diplomacia presidencial que reedita la doctrina del pluralismo ideológico tercermundista de los años 1970, pero teniendo como epicentro lo económico, concretamente la intención de reposicionar a la OPEP como cartel regulador de los precios petroleros. En lo adelante, la multipolaridad guiará la política exterior del país, estrategia que irrita a personalidades influyentes de los Estados Unidos principal socio comercial del país. Esta incidencia será aprovechada políticamente por los adversarios del oficialismo. No obstante, la diplomacia energética dará sus frutos con el aumento sustancial del precio del barril petrolero.
 
A fines de años, se produce el primer rompimiento importante del chavismo, cuando al no alcanzar sus pretensiones burocráticas y por diferencias con el ala civil del MVR, afecta a Luis Miquelena, se retiran los compañeros de 1992 de Chávez encabezados por Francisco Arias Cárdenas, gobernador del Estado Zulia.
 
La oposición intenta reagruparse
 
Los cambios generan fuerte resistencia en los anteriores detentadores del poder político. El primer semestre del 2000 es de transición, mientras se realizan las elecciones. Una comisión legislativa surgida del seno de la Asamblea Constituyente asume el poder legislativo. En la oportunidad de la convocatoria a elecciones generales para relegitimar los poderes, se reconforma una unidad electoral antichavista que sigue la línea de la creada en 1998. El candidato proviene de la disidencia bolivariana: Arias Cárdenas, quien se hace al ruedo con un discurso grotesco y ofensivo contra su hasta hace meses "hermano del alma". También el PPT, se distancia temporalmente del Presidente, merced a diferencia con su secretario general Pablo Medina, quien a la postré se iría definitivamente de su partido, abandonando sus ideales de izquierda para convertirse en un opositor de ultraderecha.
 
Un elemento se hace evidente en la nueva situación política del país. Ante la crisis de los partidos, los medios de comunicación privados, la jerarquía católica, asociaciones civiles de la clase media y alta y la patronal FEDECAMARAS se lanzan abiertamente a la palestra política, usando como núcleo de campaña las simpatías presidenciales por líderes internacionales enemigos de los Estados Unidos, así como los cuestionamientos a la conformación del Poder Electoral. Sin embargo, el Presidente es reelecto con más votos que en 1998. El chavismo obtiene la mayoría de las gobernaciones, las alcaldías y la Asamblea Nacional, en alianza con el MAS.
 
El gobierno implementa el Plan Bolívar 2000 que involucra a los militares en obras sociales; aplica un audaz programa de construcción y reconstrucción de escuelas públicas que denomina Escuelas Bolivarianas, centros escolares que vuelven al régimen de turno completo con educación integral y atención gratuita al escolar. Esto genera un aumento en la matricula y la reinserción al sistema educativo de niños y jóvenes desertores. Sin embargo, se recibirían las primeras denuncias por corrupción en los manejos de los dineros destinados a los planes sociales. Más adelante, se descubriría que altos oficiales que estuvieron frente a estos planes sí cometieron irregularidades y abandonarían el proyecto bolivariano para irse con la oposición.
 
El Presidente participa protagónicamente en los acuerdos de integración como la Comunidad Andina de Naciones. Sus críticas a la propuesta de ALCA y su intención de ingresar como miembro asociado del MERCOSUR generan polémicas reacciones internacionales y sectores académicos y de oposición. En el ámbito petrolero la balanza de pagos continuaba en alza. El gobierno controla los indicadores macroeconómicos como la inflación, el tipo de cambio. Multilaterales como el Proyecto de Naciones Unidad para el Desarrollo (PNUD), registran una disminución de la pobreza y de la mortalidad infantil de Venezuela.
 
Pero, no obstante, la bonanza petrolera y un tipo de cambio bajo no contribuyen a transformar la actitud rentista de los empresarios venezolanos dedicados principalmente a la importación y reventa de productos manufacturados, lo cual ha incidido negativamente en el crecimiento del PIB y en el empleo. Este año, el gobierno central acelera la apertura de las comunicaciones, lo cual incrementa las inversiones extranjeras. La Asamblea Nacional le otorga una nueva Ley Habilitante que lo faculta para elaborar un paquete de 49 leyes socioeconómicas.
 
El año concluye con las elecciones municipales y un referéndum que ordena la reestructuración de los sindicatos, a fin de que sean electos por la base. Entre las principales críticas al gobierno cobra la fuerza la carencia de una efectiva política comunicacional.
 
Las alianzas antihistóricas
 
El 2001 transcurre en medio de un candente debate sindical. Se instalan los representantes del Poder Ciudadano y del Tribunal Supremo de Justicia, designados por la mayoría oficial en alianza con los partidos AD, COPEI y Proyecto Venezuela. El gobierno prosigue con sus políticas económicas y sus programas sociales dirigidos a las clases populares; subsidios a la clase media como el auto popular e intereses preferenciales para adquirir vivienda. Se fundan varios bancos de corte popular. Una oposición sin plataforma programática, centra su estrategia en debilitar la relación Presidente-Fuerza Armada, acusando al ejecutivo de relaciones con la guerrilla colombiana. Chávez se acerca de nuevo al partido PPT con quien intenta conquistar la jefatura de la CTV. No obstante, este objetivo no es alcanzado y en cuestionadas elecciones, la central sindical queda en manos de políticos radicales antigobierno que contra el devenir histórico hacen una alianza con su rival natural FEDECAMARAS para implementar el primer paro obrero-patronal de la historia de la nación tomando como motivo principal el rechazo a la aprobación de la 49 leyes entre las que se encontraban la revolucionaria Ley de Tierras, la de Pesca y Microfinanzas. Por su parte, la oposición, capitaliza las poco diplomáticas —aunque solidarias y humanas— opiniones presidenciales sobre los acontecimientos terroristas en EEUU y la guerra unilateral de este país contra Afganistán. Las relaciones con EEUU llegan a una mayor tensión desde la década de los 70, ayudadas por el lobby que hacen personeros venezolanos antichavistas en Washington.
 
El paro contó con la militancia de la jerarquía católica. Esta acción, la primera hecha con verdadera contundencia por los sectores antioficialistas, da lugar a una sucesión de manifestaciones públicas en pro y en contra del gobierno de Hugo Chávez centradas principalmente en Caracas. Sin embargo, el Presidente, en cumplimiento con los reclamos populares, continúa la promulgación de las leyes. Para muchos analistas la verdadera revolución del comandante Chávez, radica en estas leyes y de allí el rechazo de los sectores más poderosos del país y su alianza estratégica.
 
La violenta polarización
 
El paro de diciembre encontró oxidada a la maquinaria política de V República y sus aliados entretenidos más en cuestiones internas y descuidando "la calle". Por otra parte, el sector miquelenista comienza a distanciarse (4 diputados), cuestión que se concreta en los meses siguientes. El primer trimestre del 2002, supera cualquier campaña electoral por las posiciones radicales, aún siendo el primer año sin elecciones en la V República.
 
La crisis norteamericana afecta los precios petroleros, lo cual causa problemas en la economía nacional. Igualmente, desde el paro decembrino, se empezó a producir una inmensa fuga de capitales, que hizo al gobierno abandonar el sistema de bandas cambiarias. El gobierno, para buscar recurso recurre a nuevos impuestos. Los frentes opositores conforman una alianza con el objeto de forzar la salida adelantada del Presidente Chávez. Para lograrlo realizan una serie de movilizaciones, así como pronunciamientos mediáticos de altos oficiales que desconocen la autoridad presidencial, todo ello unido con las demandas reivindicativas de los ejecutivos de PDVSA, la primera empresa del país que usando la bandera de la meritocracia —que ha cubierto los múltiples problemas de PDVSA— logran activar a la hasta entonces desmovilizada oposición.
 
La acción lleva a un nuevo paro CTV-FEDECAMARAS que decretan indefinido y con intenciones no ocultas de "ir a una transición". Este ambiente caldeado concluye en una rebelión cívico militar, encubierta en los sangrientos hechos del 11, 12 y 13 de abril, manipulados mediáticamente. El país vive en apenas dos días el arribo al poder del Presidente de los empresarios quien es apoyado por un grupo de generales, partidos de derecha, jerarquía católica, la dirigencia de la CTV y los magnates de la comunicación. El presidente de facto, mediante un decreto intenta destruir el edificio institucional construido con la Constitución Bolivariana. Todo esto es trasmitido por la TV (salvo la estatal que fue sacada del aire), pero no sería así con el regreso de Chávez gracias a la toma de calles, cuarteles militares por miles de venezolanos que salieron a restituir la vigencia de la Constitución. A su regreso el Presidente convocó a un gran diálogo nacional con facilitadores internacionales como el Centro Carter, el PNUD y la OEA, sin embargo los partidos opuestos no han secundado esta iniciativa.
 
El golpe de estado fue condenado por la comunidad internacional: Países y Multilaterales.
 
Internamente, el Poder Legislativo y el Ciudadano determinaron lo ocurrido y solicitaron juicio a los golpistas, sin embargo el Tribunal Supremo de Justicia, en polémica decisión política, negó el enjuiciamiento de los militares que planificaron y ejecutaron la rebelión militar como fue demostrado públicamente por un corresponsal de CNN que fue testigo de excepción de la acción. La situación política del país se ha polarizado sensiblemente, lo que mantiene a la nación a la expectativa con las consecuencias en las relaciones económicas internacionales que esto significa. Ahora bien, es necesario precisar que el foco central de esta polarización es la capital, Caracas, y en ella el este de la ciudad, desde donde los canales comerciales venden la idea al mundo de una Venezuela políticamente violenta, lo cual está muy lejos de realidades latinoamericanas o en otras regiones del mundo, lo cual parecen haber logrado.
 
Luego del golpe, el gobierno central redobla sus iniciativas sociales, cambia el tren ministerial y se produce un impactante acercamiento hacia los sindicatos de trabajadores los cuales rechazan las acciones huelgarias de corte político de la CYV y FEDECAMARAS, lo cual hace fracasar un tercer paro. Las principales federaciones como son los empleados públicos, transporte, petroleros y empresas básicas del país que constituyen el 85% del PIB, desconocen en acto público a la CTV. Todo ello en medio del proceso de facilitación y diálogo propulsado por el propio gobierno y que cuenta con la presencia como facilitador de César Gaviria, invitado por el gobierno y que ejerce su función en medio de una convocatoria a paro indefinido sin mayores resultados pero que intenta apoyarse en la insubordinación de parte de la nómina mayor de PDVSA a través de acciones de sabataje a refinerías y buques. Estas acciones han sido magnificada por los medios de comunicación que de manera alarmante han interrumpido su programación para dedicarse a crear un clima de permanente agitación. La población ha comenzado a rechazar en la calle tales conductas, sin emargo hay quienes han caído en la guerra sicológica de los medios.
 
Perspectivas
 
Sectores radicalizados de la oposición, siguen aferrados a una salida extemporánea del jefe de Estado, sea por participación militar, decisión judicial, legislativa, por ahorcamiento económico del país o por un fraude constitucional. Los menos radicales proponen una enmienda constitucional o adelanto de elecciones presidenciales. Sin embargo, expertos en el tema coinciden en que la oposición en realidad, no está tan interesada en una salida electoral debido a la fuerza de Chávez quien, incluso en las encuestas adversas, no baja de 30%, lo que se traduciría en un caudal de votos similar a su reelección en el 2000, si se considera una abstención del 45%, aún presentándose los sectores contrarios con un candidato único.
 
Los grupos oficiales, con el apoyo internacional se inclinan por soluciones constitucionales como la activación de los referendos que prevé la Carta Magna, pero de acuerdo a la letra constitucional. Este escenario se aplicaría para el próximo año. Lo que plantea dos caminos para los venezolanos: Una revocatoria del mandato de Hugo Chávez que colocaría a la heterogénea oposición en el dilema de buscar un líder único entre sus numerosos dirigentes; o una confirmación del mandato reglamentario del actual Presidente de la República, lo que genera el interrogante de sí la oposición aceptará estos resultados y de sí el gobierno hará valer el continuo respaldo popular que entre otras cosas reclama más acciones de gobernabilidad. De otra parte, en conclaves opositores se reconoce el papel de las multitudes que siguen al Presidente, las cuales demostraron el 12 y 13 de abril que no sólo lo respaldan con votos, sino que están dispuestas a hacerse espontáneamente a las calles por defenderlo como unificador del proceso de cambios que atraviesa el país. Son muchedumbres cuyas personas en los últimos tres años, mediante las habilidades comunicativas de Chávez y las organizaciones de Círculos Bolivarianos se han acercado a la compresión y praxis de sus derechos fundamentales. Sin duda alguna, el sentimiento popular es el gran capital que respalda a Hugo Chávez Frías y su revolución bolivariana.
 
En el ambiente flota con fuerza la necesidad de una reestructuración transparente del Poder Judicial, Electoral y Ciudadano a fin de que su idóneo funcionamiento, además de autonomía, ofrezca a la ciudadanía instituciones incuestionables que hagan realidad el gran proyecto que significa la Constitución Bolivariana de 1999. 
Reinaldo Bolívar es Licenciado en Estudios Internacionales. Postgrado en Relaciones Internacionales Contemporáneas y Economía Internacional. Profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela. Escritor y Columnista de Prensa. Editor de la Revista Venezolana de Estudios Internacionales y Director de la Revista Literaria Asteriscos
 Enlaces venezolanos
Solidaridad con Palestina
Música: El pueblo unido, jamás será vencido, Quilapayun
 
Suscripciones-ayuda a ANDALUCÍA LIBRE

a nombre de J.G.P., en la Cuenta Corriente del BBVA:

0182  3344  24  0202889151

Nos hace falta vuestra ayuda para mantenernos en la Red...  

 
Publicidad del Servidor E-Listas:










[Adjunto no mostrado: =?iso-8859-1?Q?Quilapayun=2C_El_Pueblo_unido_jamas_ser=E1_vencido.mid?= (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters