Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 151 al 180 
AsuntoAutor
nş 158 - Andalucía Andaluci
nş 159 - No a la G Andaluci
nş 160 - Andalucía Andaluci
nş 161 - La Guerra Andaluci
nş 162 - Euskadi - Andaluci
nş 163 - Andalucía Andaluci
nş 164 - Andaluces Andaluci
nş 165 - Ya pasó e Andaluci
nş 166 - Los Cient Andaluci
nş 167 - Acciones Andaluci
nş 168 -Tambores d Andaluci
nş 169 - Movilizac Andaluci
nş 170 - Vergüenza Andaluci
nş 171 - Reflexion Andaluci
nş 172 - ASESINOS Andaluci
nş 173 - Resistenc Andaluci
nş 174 - Guerra co Andaluci
nş 175 - La Nación Andaluci
nş 176 - La Guerra Andaluci
nş 177 - Estudiant Andaluci
nş 178 - Marcha a Andaluci
nş 179 - La Guerra Andaluci
nş 180 - La Guerra Andaluci
nş 181 - La Humill Andaluci
nş 182 - Especial Andaluci
nş 183 - Andalucía Andaluci
nş 184 - ¡Viva la Andaluci
nş 185 - Paro anda Andaluci
nş 186 - Tocan Ele Andaluci
nş 187 - Sondeos - Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 198     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nş 168 -Tambores de Guerra contra Iraq
Fecha:Viernes, 14 de Marzo, 2003  05:32:47 (+0100)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nş 168
 
En este Correo:
 
*Tambores de Guerra contra Iraq, Andalucía Libre
*Más Convocatorias Antiguerra en Andalucía
*Enlaces
*Bombas Racimo, El Viejo Luis
*Solidaridad con Palestina
*Directorio, Musica de Fondo
--oOo--
 
Tambores de Guerra contra Iraq
Andalucía Libre
 
Mientras los cabildeos diplomáticos se van sucediendo a velocidad vertiginosa, la agresión imperialista contra Iraq avanza hacia su consumación. La concatenación de hechos incita a confrontar de continuo los acontecimientos con prospectivas globales para mantener la perspectiva de conjunto(1) y poder valorar así el curso de los acontecimientos.
 
 
Los EEUU es la potencia imperialista hegemonica. Tiene un predominio militar indiscutible. Sin embargo, el proyecto de asentamiento y ampliación de su hegemonía que inspira sus planes en 2003 está teniendo más dificultades de principio para ejecutarse que las que tuvo en 1991 en la I Guerra del Golfo.
 
La escena internacional
 
Por supuesto que estas no provienen (como dicen socialdemócratas y liberales) de la contraposición de fundamentos formales entre aquella y esta coyuntura. Que en 1991 se hubiera producido el conflicto a raíz de la incorporación del Kuwait de los jeques al Iraq de Sadam Hussein (una violación, dicen, del Derecho Internacional) y ahora no haya cargo tan espectacular sólo afecta a las funciones de percha, legitimación e intoxicación que cumple esa ideología en cuanto a los hechos, intereses y acciones reales. Darle entidad retrospectiva sería lo mismo que creerse ahora que el desarme de Iraq es el objetivo de esta guerra o que su embargo de doce años (unánimemente sostenido en la ONU(2) por todas las potencias imperialistas) se fundaba en su hipotética y adjudicada condición de amenaza a la paz mundial.
 
Lo que realmente ha cambiado para el imperialismo yanqui de 1991 a 2003 es que su curso de actuación en esta década y las tendencias que manifiesta han alertado y puesto en movimiento a sus competidores imperialistas, especialmente Francia y Alemania. Además, la izquierda social especialmente en Europa occidental, Australia y América Latina, a través de un complejo y contradictorio proceso -del que el llamado movimiento antiglobalización es una expresión- sin todavía estar a la ofensiva ni mucho menos, sí ha comenzado a asomarse del pozo en el que muy diversas derrotas la habían postrado. La interacción de ambos elementos es lo que ha venido en crear dificultades imprevistas para Washington.
 
En poco menos de un mes se han sucedido muchos hechos. Tras las masivas manifestaciones del 15 de febrero se han sucedido nuevas manifestaciones en Marruecos, Egipto (finalmente tolerada), Indonesia...  La Liga de Estados Árabes se ha demostrado nuevamente vomitivamente incapaz de poner coto a la traición de Jordania, Arabia Saudí y los estadillos del Golfo y empeñada en facilitar la victoria previa de EEUU mediante el conveniente exilio de Sadam Hussein (en lo que coincide con Berlusconi y el intragable Panella), mostrando de paso al embajador saudí por televisión amenazando de muerte al libio Gaddafi por recordarle sus alianzas con EEUU.  La Cumbre de los No Alineados en Malasia se ha opuesto a la guerra con un eco que no se recordaba en mucho tiempo. En Turquía, los islamistas del PJD, primero, se han insubordinado en el Parlamento y no han aprobado la utilización del país como base para la agresión -pese a las compensaciones pactadas y la vía libre concedida para agredir al Kurdistan iraquí- pero luego el omnipotente Ejército ha expresado su apoyo a EEUU, se han seguido desembarcando tropas y pertrechos y el recuperado líder islamista Erdogan trabaja por rectificar y dar vía libre formal a los intervencionistas(3), descubriendo lo que oculta el llamado islamismo moderado. Los kurdos de Iraq han reafirmado que consideran a los turcos como enemigos.
 
Los EEUU han recibido el apoyo expreso de los gobiernos de Japón, Australia, Canadá (en forma de propuesta puente), Portugal, Dinamarca y la recua de Europa oriental. Vietnam se ha pronunciado contra la agresión.
 
Incordios
 
Francia, tras asegurarse el vital respaldo y apoyo de Alemania, se ha deslizado hasta amenazar públicamente con el veto en la ONU, boicoteando así el empeño por envolver de presunta legitimidad la agresión. En este proceso, el imperialismo francés ha aprovechado su previsión al pactar la resolución 1441, que le dejaba abiertas las opciones de acompañar o dificultar el proyecto político yanqui, según evolucionaran los acontecimientos. Dado que la Administración Bush ha reafirmado su disposición a entender la remoción de Sadam Hussein como un ejercicio dirigido en exclusiva desde Washington y a su mayor beneficio patrimonial, la suma del acuerdo con Alemania y la presión del movimiento antiguerra han conducido a Paris a valorar que la mejora de su correlación política frente a los EEUU, tanto para negociar en la postguerra o para dejar abiertas otras vías de actuación, pasaba por restarle el aval de la ONU, desplazando desde un principio la intervención del llamado escenario rosa al escenario gris(4). La decisión de Chirac y Schröder ha permitido que Rusia abandone el fatalismo, recuerde sus intereses petrolíferos globales (que van más allá de sus inversiones y perspectivas directas en Iraq) y especialmente las incursiones yanquis en Asia Central y el Caucaso, considerando que con Paris y Berlín cuenta con un colchón suficiente para soportar las presiones de Washington. Al obtener el compromiso del veto ruso, Francia y Alemania no sólo han superado su aislamiento sino que también han podido establecer una relación paralela con China (que a las razones petroleras y de prevención por Asia Central, le añade su papel en relación con Corea del Norte y su interés por condicionar el curso futuro de la orientación japonesa). No es pequeña cosa tanto desde el punto de vista mediático, político y financiero que Francia, Alemania, Rusia y China no sólo no apoyen sino que incluso se opongan.
 
Contradicciones 
 
Esta evolución ha provocado de rebote graves contradicciones entre los tres miembros del eje imperialista agresor: EEUU, Gran Bretaña y España.
 
Los EEUU siempre han dejado claro que piensan invadir con o sin el apoyo de la ONU y que su objetivo no es el desarme sino liquidar el régimen de Sadam e imponer su dictado y dominio en Iraq y la región. Traducido a la jerga de la ONU, significa que el derecho de autodefensa o la resolución 1441 son justificaciones suficientes para la agresión. Washington confía en su capacidad militar de aplastamiento, en la descomposición del régimen iraquí y en una guerra que sea corta (en lo que el cumplimiento de los planes y plazos de despliegue y ataque tiene su importancia). Pero también ha de contar con que para preservar su retaguardia interna y a efectos de imagen le conviene no dar una impresión de absoluta soledad, pensando también en la postguerra. Esto implica tener en cuenta las dificultades y necesidades del Gobierno Blair y el riesgo de que un motín de parlamentarios laboristas al actuar sin amparo onusiano le abra un nuevo flanco en un momento incómodo. De ahí la aceptación de la propuesta de segunda resolución, su intensa participación en la captación y compra de votos y sus mensajes contradictorios, incluyendo el exabrupto del secretario Rumsfeld al declarar indiscretamente que habría invasión de Iraq "con o sin británicos".
 
Gran Bretaña ha apostado por conseguir bien una retractación de Francia, bien una llamada y recién inventada mayoría moral. Nueve votos que vender en Londres mediaticamente como expresión de apoyo de la ONU -aún cuando los vetos impidieran la adopción formal de la resolución- de forma que Blair pudiera esgrimirlos como argumentos frente a sus críticos y opositores, especialmente en el New Labour. El grado de desesperación del Foreign Office puede imaginarse al recordar que entre las seis cláusulas de su propuesta reformada de segunda resolución, destinada a facilitar la compra de los votos de los llamados estados indecisos, haya incluido la peregrina petición de una comparecencia televisiva de Sadam Hussein en actitud de confesión de sus pecados y acto de contricción.
 
España, por su parte, una vez que el Gobierno Aznar no se ha atrevido a explicitar sus razones reales para apoyar a Bush(5) en el interior, sin ningún otro apoyo parlamentario, sin que su argumentario (antiterrorismo, peligro Sadam, legalidad y seguridad internacional, alianza con EEUU) cale en la opinión y con unas elecciones autonómicas y municipales en Mayo, lo que desea es que la invasión empiece cuanto antes y termine cuanto antes. Madrid confió en un principio en que el poder de EEUU permitiera sacar la Segunda Resolución pero al correr de los días y dilatarse el zoco está por no prolongar más esta fase agónica, de ahí que a la ministra Ana Palacio (para incomodo de Londres) fuera la primera en reconocer -aunque luego rectificase- que cabía la posibilidad de que la tan traída segunda resolución, finalmente, no fuera sometida a voto.
 
Lo cierto es que tras varios días de presiones y negociaciones los Estados Unidos, a fecha de hoy, no han sido capaces de asegurarse un mínimo de nueve votos seguros favorables en el Consejo de Seguridad. Su bloque fijo sigue reducido a los tres proponentes -EEUU, Gran Bretaña y España- más Bulgaria. Enfrente, Francia, Alemania, Rusia, China y Siria. Emprendida la caza de los votos, en un arrebato de furia y locuacidad, Bush ha llegado a decir que no le importa no obtenerlos si con ello certifica ante la opinión norteamericana que la ONU es un instrumento inútil y fija vengativamente la imagen de los amigos y los enemigos de EEUU. Otros sectores de su Administración -como su secretario Powel- no entienden qué ventajas pueden obtenerse en evidenciar un fracaso, es decir, que ni siquiera con las amenazas y ofertas combinadas de Washington, Londres y Madrid se consigue en esta coyuntura conseguir el respaldo pleno y completo de potencias como Angola, Camerún, Guinea, Pakistán, Chile o México.
 
El problema con los llamados indecisos es que sólo tienen interés desde el punto de vista del eje imperialista agresor si se consigue el apoyo de, como mínimo, cinco de los seis. Pero si se excluye uno, deja en muy mal lugar a los otros cinco. De ahí el carrusel de intoxicaciones y desmentidos. Además los seis tienen sus circunstancias especificas. Camerun y Guinea saben que optar por Washington no le saldrá gratis ante su tradicional patrón frances. Pakistan -que anuncio en principio su abstención- se sabe necesario a EEUU en todo punto y para dar el salto de la abstención al apoyo, es muy posible que exija contraprestaciones en Cachemira que excedan lo que es posible conceder sin arriesgarse a molestar en exceso a India. Chile acaba de anunciar que, a esta hora, sólo duda entre el no y la abstención, metiendo presión a Fox y dejando más difícil un giro. Chile y Mexico, se arriesgan a despertar una oposición interior que sería más costosa aún si uno de los dos resistiera las presiones entretanto el otro cediera; además tampoco parece que Washington les oferte compensaciones positivas sustanciosas.  Sobre todo este proceso, Kissinger ha señalado en una entrevista a la CNN que la dinámica del Consejo de Seguridad es "rara", ya que ahora países pequeños africanos u otros "de repente son sujetos de visitas del canciller francés y apelaciones del presidente de Estados Unidos, sobre un asunto que el presidente y el público estadounidense considera esencial para la seguridad estadounidense... una dinámica donde se dice que la opinión mundial está definida por este grupo relativamente pequeño de naciones", con lo que ha venido a advertir sobre los costes de prestigio de la operación para el imperialismo yanqui y la conveniencia de cerrarla. 
 
Parar la Guerra
 
La guerra podría pararse si se produjera una fuerte movilización interna antiguerra en EEUU; allí la protesta y el rechazo crecen y se manifiestan tendencias muy interesantes, pero sin llegar al umbral de paralisis. También podría pararse si en Oriente Próximo se produjeran fuertes y continuas protestas que pusieran en riesgo la continuidad de los Regímenes en Riad, El Cairo, Amman... o Ankara, poniendo en riesgo la retaguardia militar yanqui y amenazando sus intereses esenciales. O si coincidieran fenómenos de crisis de alta intensidad -es decir, no meras protestas masivas sino movimientos que pusieran en riesgo la continuidad de los regímenes instituidos- en diversos puntos (Colombia o Argentina y Corea; Magreb y Brasil... u otras combinaciones hipotéticas). Como es lógico, ni siquiera cabe contemplar la reproducción de escenarios de bloqueo similares a los de la guerra fría. No hay datos que permitan pensar en la viabilidad de estas hipótesis en este momento.
 
Así pues, parece que el único camino con alguna posibilidad para obtener éxito en el objetivo de torcerle el brazo al imperialismo yanqui pasa ahora por un rodeo que partiendo de Europa continental (Australia queda lejos), anulara a su socio británico de forma espectacular, incidiendo entonces dramáticamente sobre la opinión pública norteamericana y abriendo fisuras en la clase dirigente yanqui. Siguiendo esta especulación, habría de combinarse el fracaso en el Consejo de Seguridad con una incrementada movilización popular en Europa que legitimara y arropara la escisión en el New Labour, hasta el punto de provocar la dimisión parlamentaria del Gobierno Blair y el consecuente abandono británico de la coalición.
 
Esta movilización popular apuntada sólo cabe traducirla en forma de Huelga General acompañada de fuertes enfrentamientos ciudadanos; una situación de impacto que fuera capaz de saltar el Canal, aunque fuera desde Escocia. Desafortunadamente, la CES sólo ha convocado de momento unos muy cortos quince minutos simbólicos de paro que son claramente insuficientes a priori para provocar esta reacción en cadena y el tiempo se agota. Las manifestaciones del 15 -que se han preparado en menos ciudades que hace un mes- aun cuando repitieran asistencia, si se limitaran a lo hecho hace 30 días, tampoco alcanzarían el nivel requerido. Que la mayoría de la población está contra la guerra imperialista es un hecho sabido y aceptado; la cuestión pendiente es si esa coyuntura de opinión contiene riesgos para la estabilidad política, institucional o social de los estados afectados.
 
En Andalucía, el PSOE aparece cómodo y beneficiado por su posición contraria a la guerra y al alineamiento de Aznar con Bush. La actitud ante la guerra le ha proporcionado el elemento clave de diferenciación con el PP que le faltaba hasta la fecha (dada su común política españolista y su acuerdo de fondo en lo socioeconómico, al margen de matices como los que configuraban el Decretazo). El equipo Zapatero (con el asesoramiento de Marín y Cajal) ha apostado por refugiarse tras el derecho internacional y el multilateralismo; apoyándose en la identificación del europeismo con la posición franco-alemana, situando en su estela la alianza con EEUU. A la hora de optar, apuestan por retomar la discreción en la actuación imperialista española en América Latina y por pactar con Francia la acción imperialista española en el Magreb. Se ha visto a Zapatero criticar en el Parlamento español al Presidente Bush, decir que esta guerra es por el petróleo y sólo por los intereses de EEUU e incluso afirmar que la guerra sería ilegitima con o sin resolución avaladora de la ONU (y a la vez, más discretamente, también se ha podido escuchar a dirigentes como el excomisario europeo Marín, afirmar que no habría problema si el control de Iraq se hiciera conjuntamente sin guerra mediante la desaparición de Sadam Hussein). El PSOE ha auspiciado que el Parlamento andaluz cuestione -aunque sea sin mayores consecuencias practicas- la autorización del Gobierno español para la utilización de las bases yanquis en Andalucía por los EEUU sin un mandato de la ONU. Esta combinación de política y discurso lo ha situado en el centro del escenario interno.
 
Es verdad que las estructuras del movimiento antiglobalización -en muchos casos, plataformas unitarias donde conviven partidos y asociaciones de muy diverso tipo, junto a personas individuales- a través de sus conexiones internacionales han fijado las fechas de movilización y que se han cuidado las formalidades de convocatoria y organización (pancartas, cabeceras...) para preservar su independencia. Pero, amen de las coincidencias espontáneas -por ejemplo en la cuestión del Derecho Internacional- derivadas de la misma composición interna de esos foros, estas precauciones no pueden sobreponerse a los efectos objetivos de la correlación política existente. Lo que queda, en ultima instancia, es la foto y la imagen televisiva de Zapatero (PSOE), Llamazares (PCE-IU), Fidalgo (CCOO) y Mendez (UGT) convocando los 15 minutos de paro... También, por supuesto, la nueva gente que se incorpora a la lucha y está haciendo sus experiencias.
 
Nota:
El efecto narcótico del Derecho Internacional
 
Por poner un solo ejemplo para no extenderse en demasía, conviene recordar que el conflicto de Palestina surge estrictamente de lo que suele llamarse Derecho Internacional -la resolución de partición de la ONU de noviembre de 1947- y desde entonces acá, además, ha conllevado incontables violaciones de ese mismo Derecho con absoluta impunidad, incluyendo la ocupación y anexión sionistas de territorios -desde 1948 parcialmente y desde 1967 en su totalidad- de lo que la misma ONU definió como Estado árabe de Palestina o de Siria, que aún se mantienen (y durante largos años de parcelas de Egipto y Líbano). Amparado en la realidad de las relaciones de fuerza -que son las reales- el Estado sionista de Israel, como es notorio, ha podido vivir y actuar con continuidad contra ese mismo Derecho Internacional sin que ello ni le haya impedido en absoluto mantenerse como miembro pleno de la ONU o incluso firmar favorables acuerdos de asociación comercial con la UE.
 
Por otro lado, convertir al Derecho Internacional (residenciado y emanado esencialmente a partir del Consejo de Seguridad de la ONU) en trasunto de una pretendida regulación democrática y justa de las relaciones internacionales no sólo se da de bruces con la historia y la realidad mundial (que no es democrática ni justa) sino incluso con las más evidentes formulas formales democráticas: el CS vale más que la Asamblea General y además -aunque en estos días lo exijamos y aprovechemos- incluye el privilegio de veto a sólo cinco potencias (lo que, por cierto, implica también que no pueda siquiera pensarse en que una resolución de condena y sanciones a EEUU, Gran Bretaña y España por una invasión a Iraq pueda aprobarse por fundada que estuviera, en el muy improbable caso de que algún país tuviera la coherencia de presentarla a voto). Igual ocurre en relación al pretendido orden penal mundial que desde un principio excluyó de entrada detener y enjuiciar, por poner un ejemplo, a todos los presidentes y altos cargos vivos de las sucesivas administraciones norteamericanas o de otras potencias imperialistas implicados en invasiones y crimenes. Ese orden penal internacional quedó gráficamente retratado en sus funciones y limites al enjuiciar a Milosevic pero ni siquiera plantearse hacer lo propio con Solana o Clinton, por sólo citar dos nombres. Quienes ahora hacen aquí hincapié en todas estas patrañas para defenderse de los ataques propagandísticos de los hoy belicistas, simplemente intentan cubrirse de sus precedentes alineamientos o capitulaciones ante los intereses imperialistas en una anterior etapa de consenso; sea en sus silencios o apoyos en la larguísima lista de agresiones yanquis, sea en su sostén a las intervenciones contra el derecho a la autodeterminación de los pueblos en Bosnia y Kosovo (que implicaban sus respectivas particiones) producidas bajo la excusa de la ingerencia humanitaria (una nueva edición de lo mismo que ya ocurría en los Balcanes en el siglo XIX). De hecho, toda esta verborrea no es más que el correlato de su misma actitud hipócrita y cínica en el ámbito interno ante sus respectivos Estados, cuando asumen y defienden el Derecho y el orden constitucional establecidos para asegurar la desigualdad y perpetuar los poderes dominantes nacionales y sociales.
*(1)Un ejercicio sugerente en C.A. Zaldívar, Invasión de Iraq - Escenarios negros, Andalucía Libre nş 161 - Archivo de Boletines
*(2)Ángel Parra, ONU, Forum de las Naciones o instrumento de recolonización, Archivo de Documentos-Documentos Varios
*(3)Por cierto, el mismo día que el Tribuna Constitucional español confirma la Ley de ilegalización de partidos destinada a poner fuera de la ley a la izquierda abertzale vasca, su homologo turco ha hecho lo propio con el partido HADEP por "sus lazos con los rebeldes kurdos".
*(4)Siguiendo la clasificación de Zaldivar, op. cit.
*(5)Ver, ¿Porqué Aznar sigue a Bush?, Andalucía Libre nş 158 - Archivo de Boletines 
Más Convocatorias Antiguerra en Andalucía.
Huelva: SÁBADO 15 MARZO
Manifestación 12:00 h desde la Plaza del
Estadio Colombino (el antiguo) y llegará hasta la Plaza de las
Monjas. Huelva Contra la Guerra
 
Más Enlaces Internacionales Antiguerra:
 
Bombas Racimo
El Viejo Luis - Correo remitido
 
 
Esto apareció en el diario local de hoy. El epígrafe de la foto dice:  PODER MORTAL: Los norteamericanos preparan bombas racimo, cada una de ellas lleva dentro 202 bombas de distinto poder. O sea que en la foto no hay tres bombas sino 606. PERO ESTO NO ES LO PEOR.

LO PEOR es que las bombas racimo ya se usaron con mucho éxito en Vietnam y que no están destinadas a explotar y matar y destruir sino a herir y aterrorizar... Lo que no explica el diario y lo que la mayoría de la gente no sabe es cómo funciona una bomba racimo. Trataré de explicarlo brevemente.

La bomba racimo se basa en el principio de causar la mayor cantidad de heridas posible entre los civiles y los cuerpos organizados de primeros auxilios... su función no es destruir y matar sino herir, aterrorizar y desmoralizar a la población civil.

Cuando la bomba cae, una explosión principal  se produce al igual que en las bombas convencionales causando la destrucción del objetivo y produciendo muchas muertes pero muchísimos más heridos que quedan desangrándose en el suelo y esperando ayuda o suplicando ayuda a los gritos...

Pero la bomba principal ha esparcido 200 bombas menores en el radio afectado por la explosión...

Estas bombas se activarán luego por mecanismos propios de tiempo, de proximidad, de vibración o de movimiento.

Estas 200 pequeñas bombas están destinadas a explotar cuando los cuerpos de primeros auxilios acudan al rescate de los heridos, ya que detectan (sensores infrarrojos) el movimiento de personas en su zona de influencia y explotan esparciendo pequeños perdigones en todas direcciones con el propósito de causar mas heridos. Lo mismo hacen al detectar vibraciones (de ambulancias, por ejemplo) o la proximidad de alguna persona o animal...

Pero esto no es lo más inhumano, las que tienen controles de tiempo, pueden explotar uno o dos días más tarde cuando ya la zona ha sido despejada y causan más heridos y muertos entre transeúntes que pasan por el lugar ya que no hay señales de ataque aéreo y la gente aprovecha esos momentos para salir a provisionarse de alimentos y agua.

El plan es simple y maquiavélico. Los muertos en la guerra son fáciles de enterrar o de incinerar... pero los heridos requieren cuidados, medicinas, camas en los hospitales, médicos, servicios...

Los médicos y enfermeros no dan abasto... los heridos se cuentan por miles, los servicios de primeros auxilios son destruidos, nadie se anima a acercarse a los heridos por una bomba que mueren gritando su dolor desangrados en las calles o en lo que quedó de sus casas...

Los "Humanos Angloamericanos" han atacado. Con bombas racimo.Destinadas a matar y destruir como todas las bombas... pero principalmente a herir civiles, médicos y paramédicos, voluntarios de la Cruz Roja y voluntarios de primeros auxilios, destruir ambulancias y automóviles o carros para el transporte de heridos, desmoralizar, desanimar, impedir la circulación de civiles...

Los vietnamitas heridos por alguna de estas bombas, solían buscar con la mirada alguna de las bombas del "racimo" y se arrastraban hasta ella hasta arrojarse sobre ella al efecto de terminar pronto con su vida y evitar las heridas de quienes pudieran ir en su socorro...

Imaginen.

Imaginen una madre iraquí cuyo hijo ha sido herido por una de estas bombas en su propia casa y que lo escucha gritar de dolor durante 6 o 7 horas y no puede acercarse a ayudarlo porque el precio de esa ayuda será ella misma o sus familiares heridos por otra de las "bombas racimo".

Imaginen que una sola de esas bombas explotara en el centro de Manhattan...

Imaginen los gritos de dolor de los angloamericanos y los titulares de la prensa servil acerca de los terroristas al día siguiente...

Pero millares de esas bombas explotarán sobre Irak y nadie publicará nada sobre los derechos humanos Iraquíes.

Me alegro mucho de no haber nacido en Irak... pero mucho más me alegro de no haber nacido en USA o en Inglaterra...

Con profundo dolor y deseos de paz.

El Viejo Luis
Movimiento P.U.M.A.S.
Por Una Magnífica América Solidaria
--oOo-- 
Solidaridad con Palestina
Música: Colorada, Papá Levante 
 
Suscripciones-ayuda a ANDALUCÍA LIBRE

a nombre de J.G.P., en la Cuenta Corriente del BBVA:

0182  3344  24  0202889151

Nos hace falta vuestra ayuda para mantenernos en la Red en 2003.  

 
Publicidad del Servidor E-Listas:










[Adjunto no mostrado: =?iso-8859-1?Q?Pap=E1_Levante=2C_Me_pongo_colorada.mid?= (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters