Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 151 al 180 
AsuntoAutor
nş 158 - Andalucía Andaluci
nş 159 - No a la G Andaluci
nş 160 - Andalucía Andaluci
nş 161 - La Guerra Andaluci
nş 162 - Euskadi - Andaluci
nş 163 - Andalucía Andaluci
nş 164 - Andaluces Andaluci
nş 165 - Ya pasó e Andaluci
nş 166 - Los Cient Andaluci
nş 167 - Acciones Andaluci
nş 168 -Tambores d Andaluci
nş 169 - Movilizac Andaluci
nş 170 - Vergüenza Andaluci
nş 171 - Reflexion Andaluci
nş 172 - ASESINOS Andaluci
nş 173 - Resistenc Andaluci
nş 174 - Guerra co Andaluci
nş 175 - La Nación Andaluci
nş 176 - La Guerra Andaluci
nş 177 - Estudiant Andaluci
nş 178 - Marcha a Andaluci
nş 179 - La Guerra Andaluci
nş 180 - La Guerra Andaluci
nş 181 - La Humill Andaluci
nş 182 - Especial Andaluci
nş 183 - Andalucía Andaluci
nş 184 - ¡Viva la Andaluci
nş 185 - Paro anda Andaluci
nş 186 - Tocan Ele Andaluci
nş 187 - Sondeos - Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 214     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nş 182 - Especial Cuba
Fecha:Jueves, 17 de Abril, 2003  06:06:03 (+0200)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nş 182
 
ESPECIAL CUBA
 
En este Correo:
*Declaración del III Encuentro Andaluz de Solidaridad con Cuba
*Argumentos de Cuba, Embajadora Isabel Allende
*Extractos de Leyes Cubanas
*Enlaces, La situación de Cuba, Declaraciones de Pérez Roque y Fidel Castro
*Enlaces Cubanos
*Testimonios sobre las actividades gusanas en Cuba
*Sobre Cuba, George W. Bush
*Enlaces Gusanos
*Treinta Opiniones sobre Cuba
*Opinión, Seguimos con Cuba. Andalucía Libre 
*Solidaridad con Palestina
*Directorio, Musica de Fondo, Ayuda Urgente
--oOo-- 
 
 
 
 
  Documento
Declaración del III Encuentro Andaluz de Solidaridad con Cuba
 
 
El III Encuentro Andaluz de Solidaridad con Cuba, que se celebra en Sevilla los días 11 y 12 de abril, ante los dramáticos acontecimientos ocurridos en estas últimas semanas en el mundo y en Cuba acuerda manifestar lo siguiente:
 
PRIMERO: Que el llamado Nuevo Orden Mundial no es sino la denominación para una época caracterizada por la hegemonía de una nación, los Estados Unidos, sobre el resto del mundo y de un capitalismo desregulado y fanatizado que condena a las tres cuartas partes de la Humanidad al hambre y al sufrimiento y a la propia destrucción del planeta y de sus recursos. Los Estados Unidos, al frente de unos cuantos paises occidentales, han destapado sus planes de recolonización y dominio imperialista a escala mundial y su voluntad de hacerlo al margen de la legalidad internacional, de los organismos y convenciones internacionales y de la soberanía de los pueblos y naciones.
 
SEGUNDO: La conquista y el genocidio en Iraq por una maquinaria militar sin precedentes en la historia y contra la voluntad de los pueblos del mundo es el vivo y claro ejemplo del peligro que se cierne sobre la Humanidad. Contra esta campaña militar, guerra de rapiña y terrorismo de estado a gran escala, se ha movilizado un potente movimiento internacional que también denuncia la globalización neoliberal, porque el mundo no es una mercancía, y continuará para exigir que los asesinos, Bush, Blair, Aznar y sus huestes paguen sus crímenes ante la justicia.
 
TERCERO: No sólo el pueblo de Iraq, también están en el punto de mira de los Estados Unidos y de sus aliados, otros pueblos que luchan por su dignidad y por su soberanía: el pueblo palestino, otros pueblos de la nación árabe, como el sirio, el pueblo saharaui, y, naturalmente, Cuba. Bajo el pretexto de la lucha contra el terrorismo, los poderosos de la tierra no sólo financian y promueven el terrorismo en otras partes, sino que, además, lo ejercen directamente. La tragedia que imponen al mundo y, particularmente, a algunos pueblos les arrastra hasta la desesperación y hasta el uso, en ocasiones, de una violencia extrema como último recurso que les queda.
 
CUARTO: Cuba, en el ejercicio de su legalidad vigente, ha aplicado la pena capital contra tres terroristas cubanos que en días pasados secuestraron con extrema violencia y amenaza de muerte a los tripulantes y viajeros una embarcación de transporte de pasajeros, con gravísimo peligro para la vida de decenas de personas, convertidas en rehenes, que estuvieron a punto de perecer.
 
La Coordinadora Andaluza de Solidaridad con Cuba lamenta estas muertes y quiere reflexionar sobre el uso de estas medidas de castigo y sobre su significación política, ideológica y moral. Sin embargo, estas actuaciones extremas se inscriben en un contexto de defensa de Cuba frente al permanente hostigamiento y agresión que practican los Estados Unidos. Cuba, como el pueblo palestino o el iraquí, es víctima de la violencia criminal de los poderosos de la Tierra: su recurso a la violencia para defenderse no es equiparable en magnitud ni en calificación moral. Siempre se realiza en medio de situaciones extremas y en medio de la desesperación, para defender que sus casas sigan en pie, que sus niños puedan acudir a la escuela, que sus enfermos puedan recibir asistencia médica, frente a agresiones de rapiña, de devastación y de dominio. En un mundo angustiado por la violencia que ejercen los poderes siniestros que lo gobiernan, la defensa de los pueblos se traduce, a veces, en acciones radicales y dolorosas, como las de los guerrilleros palestinos, o las referidas ejecuciones en Cuba. La estrategia desestabilizadora del Gobierno de EE.UU, está dando lugar a una escalada de dramáticas situaciones que han propiciado condenas de penas de muerte a 3 acusados por actos de terrorismo. No estamos a favor de la pena de muerte. Solo en un contexto de "guerra de baja intensidad" como a la que está sometida Cuba desde hace mas de 40 años, se puede entender tan dramática decisión de la que hacemos responsable a los EE.UU
 
QUINTO: Los Estados Unidos mantienen durante décadas una agresión global contra Cuba, en lo económico, en lo diplomático, en lo militar, financian y promueven el terrorismo de la ultraderecha cubana de Miami contra Cuba, alientan desde su Sección de Intereses en La Habana los secuestros de aviones, los ataques a instalaciones turísticas, etc. Los responsables de estos actos terroristas andan libres por Florida. Los EE.UU. presionan a terceros países para que no tengan relaciones con Cuba y mantienen presos y rehenes a cinco cubanos cuyo único delito era investigar las tramas terroristas en el propio territorio norteamericano.
 
SEXTO: El movimiento andaluz de solidaridad con Cuba sigue reconociendo el desarrollo educativo, sanitario, cultural, deportivo, social de esta pequeña nación de hombres y mujeres dignos y solidarios, a pesar de 43 años de hostigamiento y agresiones de la mayor potencia económica y militar que ha conocido la Humanidad, y sigue defendiendo su derecho a la soberanía y a vivir en paz. Asimismo, seguiremos trabajando para estrechar los lazos que unen a Andalucía con Cuba, para ayudarnos y tratarnos como pueblos hermanos y queridos entre sí.
 
SÉPTIMO: Denunciamos la política intervensionista y agresiva de los Estados Unidos contra Cuba, y de otros gobiernos como el español que la secundan, y que no buscan la democracia o la libertad para el pueblo cubano, sino su rendición y su dominio. Exigimos la libertad de los cinco presos cubanos en EE.UU., retenidos ilegalmente y sometidos a un régimen carcelario de torturas. Pedimos al pueblo andaluz que se ponga del lado de los más débiles, de los mayoritarios en todos los sentidos, de los pueblos.
 
CON CUBA, CONTRA LA GUERRA, OTRO MUNDO ES POSIBLE
Andalucía, 12 de abril de 2003
 
 
 
 Argumentos de Cuba
Isabel Allende, Embajadora de Cuba en el Estado español
Intervención inicial en Conferencia de Prensa del 15 de Abril de 2003
 
Estimados señores:
 
Desde hace varios días los acontecimientos internos en Cuba vienen ocupando gran parte de la atención de los medios en España. Acaparan tanta atención que se han convertido en un tema de la política interna española. Es evidente el interés del pueblo español por Cuba, los enormes lazos de todo tipo que  unen a españoles y cubanos. Por tanto parecería lógico que cualquier cosa que suceda alrededor de nuestro país despierte atención en España. Lo que no parece lógico y  provoca grandes dudas y sensibilidades en la gran mayoría del pueblo cubano es la forma inusualmente desmedida, insultante, manipuladora y parcializada con que se presentan en España los acontecimientos internos de Cuba. Es ello lo que motiva esta convocatoria con el propósito de reiterar algunos de los aspectos más importantes de la información brindada por el Canciller Felipe Pérez Roque en conferencia ante la prensa extranjera acreditada en Cuba.
 
Abordaré por tanto aquellos relacionados particularmente con los juicios sumarios a 75 ciudadanos cubanos que trabajaban en contra de los intereses de la seguridad del estado cubano y en connivencia con los Estados Unidos. Abordaré también algunos elementos relacionados con la sentencia de pena de muerte a los tres piratas secuestradores de la lancha Baraguá.
 
Creo que todos ustedes conocen las circunstancias especiales en que vive nuestro país. No les voy a cansar mucho con ellas, pero es bueno recordar que Cuba es el único país del mundo que vive hace más de cuarenta años la anormal situación de ser un país sometido a un férreo bloqueo, que le ha ocasionado pérdidas materiales por alrededor de 70 mil millones de dólares; que ha sufrido entre 1959 y 2001, 697 actos  terroristas, en los que han perdido la vida  3.478  personas 2.099 han sufrido afectaciones a su integridad física. Si desean comprobar estos datos, pueden buscarlos en el Informe  presentado ante el Comité correspondiente de Naciones Unidas, bajo el título de “Informe de Cuba de conformidad con el párrafo dispositivo 6, de la Resolución 1373 (2001)  del Consejo de Seguridad”.
 
El 22 de abril conmemoraremos el asesinato de una mujer que trabajó aquí en esta Embajada y murió, junto a otro compañero, víctima de un atentado con bomba a nuestra Embajada en Portugal. No estamos hablando por tanto simplemente de cifras, de muchas de esas víctimas conocemos muy bien sus rostros. El 11 de septiembre de 1983 moría en un atentado en Nueva York  un diplomático cubano en Naciones Unidas. 10 años después del golpe de estado en Chile y 18 años antes del cruel atentado terrorista a las Torres Gemelas en esa propia ciudad. Podemos citar también más de 600 planes de atentados y asesinatos contra el Jefe del Estado cubano. Podemos recordarles que cuando todos estos intentos no hicieron mella en la unidad del pueblo cubano y en sus propósitos de construir una sociedad distinta, donde imperara la igualdad y la justicia social, los enemigos del régimen social existente en Cuba, de la Revolución Cubana y por ende de la independencia y del socialismo en nuestro país, vieron los cielos abiertos con la caída del campo socialista europeo y del Muro de Berlín.
 
La decisión fue reforzar el muro de bloqueo a Cuba, con medidas muy concretas y efectivas. Comenzaron con la enmienda Torricelli en 1992; fortalecieron la ayuda a las organizaciones terroristas cubanas asentadas en Estados Unidos, principalmente a  la Fundación Nacional Cubano Americana, extendieron sus tentáculos a Europa, sobre todo a aquellos lugares que habían servido de refugio a los que abandonaron Cuba por su identificación con la sangrienta dictadura de Batista o por sus vinculaciones con los elementos terroristas que en aquellos primeros años, con armas y dinero de Estados Unidos, organizaron bandas armadas y sabotajes de toda índole.  Al calor de la euforia que significó lo que muchos consideraron el fin de la historia, el derrumbe de los países socialistas de Europa del Este, era necesario acabar con el socialismo en el hemisferio occidental. Una verdadera cruzada comenzó entonces, apareció en España la filial de los terroristas de Miami: la Fundación Hispano Cubana; aparecieron otras organizaciones, cuyo único fin no es otro que el derrocar el régimen cubano. No tengo temor a usar la palabra que peyorativamente usan otros, en Cuba hay un régimen socialista que los cubanos han demostrado decisión de defender, no sólo en lo que constituyó en la práctica un gran referendo hace unos meses, sino con el sacrificio que ha comportado las dificultades económicas, consecuencia de  la pérdida de nuestros mercados y del reforzamiento del bloqueo.
 
A la ley Torricelli siguió la Ley Helms Burton.  Se habla mucho de los capítulos III y IV de esta ley que merecieron `primero el rechazo y luego el llamado “entendimiento” de Europa. Poco se comenta y se conoce que esa ley tiene otros dos capítulos, el primero y el segundo, dignísimos continuadores de la enmienda Platt abolida en los años 30, por lo que significan de injerencia en los asuntos internos cubanos, incitación a la subversión y preparación de las condiciones para propiciar el derrocamiento del régimen socialista que los cubanos queremos tener, al amparo del derecho internacional, en la Carta de Naciones Unidas y en la de la OEA, organización de la que no somos miembros (aunque parece que tampoco se conoce  que una de las primeras medidas que tomaron los yanquis con la connivencia de los gobiernos latinoamericanos de entonces fue suspender la membresía de Cuba  en esta organización). La ley Helms Burton es la sombrilla que ampara al gobierno de los Estados Unidos para organizar, financiar, proteger, aupar, unificar, organizar a grupos, bandas, individuos, mercenarios que sirvan a los intereses de los Estados Unidos de atentar contra la estabilidad y la seguridad del estado cubano, a distribuir y propagar informaciones falsas, a desestimular la inversión extranjera en Cuba, a impedir el desarrollo económico de nuestro país, en fin a facilitar la aplicación de la política de estrangulamiento económico que significa el bloqueo, para acabar con un país independiente a 90 millas de los Estados Unidos.

La ley la pueden encontrar fácilmente. Les pido que la consulten. Muchos abogados españoles la conocen con el objetivo de proteger los intereses de España que pudieran verse afectados. Vean la Sección 109: “Autorización del apoyo a los grupos democráticos y de derechos humanos” y la 115 “Repercusión de esta ley sobre las actividades lícitas del gobierno de los Estados Unidos”. Esta ley no inhibe el apoyo que se da por otras vías y por eso la propia ley dice que “nada de lo dicho aquí.....prohibe ninguna de las actividades de investigación, protección o inteligencia jurídicamente autorizadas de un organismo encargado de hacer cumplir la ley o de un organismo de inteligencia de los Estados Unidos”....
Así, podemos decir que los Estados Unidos han dedicado buena cantidad del dinero de sus contribuyentes al financiamiento de las actividades de todo tipo contra Cuba, desde la propaganda de Radio y TV Martí, hasta las bombas que  han matado a cubanos y no cubanos. Recordemos a Fabio Di Celmo, el joven turista italiano asesinado por los terroristas en un Hotel de La Habana el 4 de septiembre de 1997.
 
Son cifras verdaderamente millonarias las dedicadas a esto. Sólo una para citar un ejemplo: el cubano Adolfo Franco, administrador para atender América Latina y el Caribe en la Agencia de Ayuda al Exterior de Estados Unidos (USAID) declaró el 27 de febrero de 2003 ante un subcomité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, que esta agencia había invertido 22 millones de dólares para poner en práctica la Ley Helms Burton en Cuba. Esta propia agencia ha declarado que esto es sólo una mínima parte de lo que se dedica a la subversión en Cuba. Esto es sólo un pálido retrato de todo lo que se hace contra Cuba, fomentado por la Sección de Intereses de los Estados Unidos. A trabajar bajo las órdenes de esta Sección se dedicaban los llamados “disidentes, poetas, intelectuales, periodistas” que según lo que aquí se dice fueron procesados y sentenciados por el delito de disentir. Nada más falso. La denominación de disidentes, acuñada con la misma intención manipuladora que la de los daños colaterales de la guerra de Irak, es la que se utiliza para encubrir a estos ciudadanos que violaron las leyes, que cometieron delitos contra la seguridad del Estado, que trabajaban para una potencia extranjera. Eso  que parece muy duro y radical para algunos,  que se asustan  cuando se usan los términos que en nuestro rico idioma son los apropiados para la colaboración con el enemigo: traición.
 
Todos estos ciudadanos se procesaron con respeto al debido proceso y garantías en virtud de la legislación cubana y de principios generalmente reconocidos y aprobados en el mundo. 1) Todos conocieron los cargos impuestos y tuvieron oportunidad de alegar sobre ellos ante de la celebración del juicio. 2) Todos ejercieron el derecho de contar con una representación letrada. Ejercieron 54 abogados. 44 de ellos ( el 80%)  designados por los acusados, 10 de oficio. 3) Todos ejercieron su derecho de ser escuchados en el juicio por tribunales constituidos. No se creó ningún tribunal especial ad hoc para juzgarlos. 4) Todos pudieron ejercer sus derechos en vista oral y pública. La ley cubana no permite la celebración de un juicio, como en otros países (entre ellos Estados Unidos), sin vista oral. No hubo juicios secretos. Participaron en cada uno un promedio  de 100 personas.  No se autorizó la presencia de diplomáticos porque eso no es parte de sus funciones y privilegios. 5) Los acusados y sus defensores ejercieron el derecho de aportar pruebas a su favor. 6) Todos los abogados defensores tuvieron acceso previo al expediente de la acusación. 7) Todos tienen derecho a recurrir a un tribunal superior. 8) Se ha respetado escrupulosamente la seguridad e integridad física y moral de cada uno de los acusados en todas las etapas del proceso.
 
Los procesos penales se instruyeron con carácter sumario en virtud de la Ley del Procedimiento Penal No. 5 de 1977 lo que significa que el Presidente del Tribunal Supremo tiene potestad para acortar los plazos pero en ningún caso limitar las garantías. Los cargos y sentencias responden a la aplicación del artículo 91 del Código Penal cubano, Ley 62 de 1987, que dice “Actos contra la independencia o la integridad territorial del Estado. El que en interés de un Estado extranjero ejecute un hecho con el objetivo de que sufra detrimento la independencia del estado cubano, o la integridad de su territorio incurre en sanción de privación de libertad de 10 años a 20  o muerte”. Se aplicaron los artículos 5.1, 6.1 y 7 de la Ley No. 88 de Protección de la Independencia Nacional y la Economía de Cuba, adoptada cuando se proclamó la Ley  Helms Burton. Supongo que, como bien informados, ustedes conocen que Cuba no fue el único país que adoptó leyes para protegerse de la Ley Helms Burton. Lo hizo Canadá, lo hizo México.  Nosotros por supuesto teníamos que adoptar una ley que nos protegiera de todos los capítulos, y muy particularmente el uno y el dos.
 
A pesar de que todo esto ha sido informado a la prensa extranjera en Cuba, los que no hayan tenido acceso a la conferencia ofrecida por el ministro Pérez Roque lo único que han podido conocer por diferentes manifestaciones de todo tipo es que se trata de personas procesadas y sentenciadas por el simple hecho de opinar, que todos son intelectuales, que ha habido una verdadera persecución de lo más selecto de la intelectualidad cubana, que son periodistas que pretenden dar otra visión de nuestro país que no sea la de la prensa oficial.  De 37 procesados considerados periodistas, sólo 4 habían ejercido el periodismo en algún momento de su vida y sólo 14 son graduados universitarios, incluidos esos cuatro. A ninguno se les ha procesado por sus poemas o su obra intelectual. Todos se procesan por el delito de colaborar con la aplicación de la Ley Helms Burton, que se conoce en nuestro país como la ley de la esclavitud.
 
Otro acontecimiento que ocupa la atención de los españoles en estos momentos es la sanción y ejecución de la pena de muerte de tres ciudadanos que cometieron los delitos de piratería y secuestro de la lancha Baraguá. ¿Saben ustedes que es la lancha Baraguá? Es una nave pequeña, de transporte público, que se usa para el traslado de un lado de la bahía a otro. Había cincuenta personas entre ellas 8 niños y cuatro turistas extranjeras en esa lancha que fueron tomadas de rehenes. ¿Es o no un acto terrorista el secuestro de naves? ¿Es o no un acto terrorista la toma de rehenes? No pretendo que se atengan únicamente a las leyes cubanas. Les pido que revisen los instrumentos, pactos y acuerdos de Naciones Unidas sobre terrorismo, suscritos por Cuba el pasado año y en virtud de los cuales se han incorporado a nuestras leyes algunas figuras delictivas, previamente no contempladas como es el de la toma de rehenes. Sin embargo, en España parecería que las personas sancionadas por estos delitos no han cometido más que el de la disensión. Hay algunos medios que dicen que se han fusilado a “tres disidentes”, otros comentan que “se trata de personas que querían salir del país en busca de la libertad”,  que es lo que quieren el 80% de los jóvenes cubanos que sólo han conocido la férrea dictadura cubana (y añado yo que quien ha dicho esto desconoce que esos jóvenes, por el solo hecho de haber nacido en la Cuba que quiere ser independiente de los Estados Unidos, están castigados a vivir bloqueados).
 
Se obvia que Cuba ha sido víctima de 54 actos de piratería de aeronaves; que existe una Ley de Ajuste cubano que fomenta la emigración ilegal hacia los Estados Unidos; que los Estados Unidos no cumplen sus compromisos migratorios con el otorgamiento de visas; que los Estados Unidos han sido y son cómplices de todo esto. Comprendemos las sensibilidades de todos los ciudadanos que en Europa han tenido la posibilidad de abolir la pena de muerte. Nuestra filosofía puede compartir esas sensibilidades pero debido a las condiciones de particular asedio a nuestro país nos hemos visto en la necesidad de aceptarla con carácter excepcional, cuando la gravedad de los hechos, su repercusión y los daños que origina o pueda originar, deben recibir una condena explícita y ejemplarizante. Entre estos actos está el asesinato, los crímenes sexuales a menores, el terrorismo  y otros que lastiman la sensibilidad de la opinión pública. Porque nuestra opinión pública, que es la de un país civilizado, pero acosado, tiene sus propias sensibilidades. Ningún país es igual a otro,  cada país tiene sus propias características y condicionamientos que no siempre tienen que ser compartidas, pero que deben y tienen que ser respetadas.
 
Parecería que Cuba es el único país del mundo que aplica la pena de muerte. Yo me pregunto ¿cuántas ejecuciones sumarias se producen en otros países, sin que la prensa se entere?.  En este caso fuimos nosotros los que dimos a conocer esta información, con estricto apego a la verdad. Habría que preguntarse también en cuántos lugares de este mundo, donde la pena de muerte está formalmente abolida, se ejecutan individuos sin ni siquiera la oportunidad de un juicio.  Este tema podría trascender lo legal, pero ateniéndonos a la legalidad tengo que decir que la aplicación de la pena de muerte en Cuba cubre las siete salvaguardas que contempla la ONU, que en el caso de la legislación cubana la toma de rehenes fue incorporada a partir de nuestra adhesión a los 12 convenios contra el terrorismo aprobados por la Asamblea de la ONU y que la caracterización del terrorismo y de la comisión de actos terroristas se corresponde absolutamente con lo acordado por Naciones Unidas.
 
Se nos acusa de ser un país incivilizado, de tener una terrible dictadura, feroz, alguna gente dice que se siente horrorizada por lo que ocurre en nuestro país, otros dicen que aprovechamos la guerra de Irak, para pasar inadvertidos; que queremos canjear a los cinco héroes prisioneros en los Estados Unidos, por los colaboracionistas mercenarios procesados. Algunos piden sanciones y consciente o inconscientemente, a pesar de decir que son muy críticos de los Estados Unidos, se suman a la Ley Helms Burton cuando piden que no haya ni inversión ni cooperación en Cuba; cuando reclaman que se nos castigue, que se tomen medidas bilaterales, en la UE y multilaterales. No puedo menos que asombrarme de que en el año 2003 todavía se manipulen los sentimientos y convicciones de la gente de una manera tan burda, con una campaña tan pérfida. Los que conocen un poco nuestro país, saben muy bien que Cuba nunca ha enmascarado sus verdaderas posiciones para alcanzar aceptación o supuestos beneficios. Esa componenda se nos ha ofrecido en varias oportunidades por algunos ilustres políticos españoles en su momento y no la hemos aceptado.  Cuando el gobierno cubano ha dicho que se compromete a algo no es por componenda o politiquería barata, sino porque está convencido que actúa en virtud de los más legítimos intereses de nuestro país y de nuestro pueblo.
 
No hemos sido nosotros los que hemos mezclado la guerra con nuestros asuntos internos. Si se quiere ver esto con objetividad, recordarán ustedes que los primeros que utilizaron la guerra fueron los terroristas de Miami que salieron a la calle con letreros de Irak ahora, Cuba después.  Eso es mundialmente conocido. No hemos sido nosotros los que para desviar la atención de  temas muy complejos y difíciles,  hemos introducido en el debate interno de España  los acontecimientos en Cuba, los que hemos incitado, exigido pronunciamientos de condena, los que han dado como razón para no hacer la guerra a Irak el hecho de que no se haya hecho la guerra a Cuba. ¿Cómo se puede ser tan ingenuo? ¿Cómo se puede usar como argumento para combatir una guerra que no se haya hecho otra? ¿Cómo se puede manipular la vida y el destino de un pueblo tan ligado a España como el cubano de esa manera?. Por supuesto que eso no puede menos que indignarnos. ¿Cómo en medio de la contienda electoral y en búsqueda de ganar votos de una u otra parte, se usa el tema de Cuba para acusaciones mutuas de los contendientes? ¿ Por qué se hace esto por quienes dicen que quieren para Cuba lo que tiene España?.
 
¿Quién en este mundo tiene derecho a determinar lo que es bueno o no para un país soberano? Lo hicieron los Estados Unidos en Cuba con la Enmienda Platt,  luego de haber expulsado a los españoles y desarmado al ejército libertador que sí había ganado con su sangre y su honor la independencia. Lo hicieron para convertirnos en protectorado primero y en una neocolonia después. Nos independizamos verdaderamente en 1959 y nos bloquearon y  elaboraron la Ley Helms Burton.  Nos amenazan con el favor o no de intervenir, de ponernos o no en la lista del eje del mal, porque formamos parte de los oscuros rincones de este mundo, que no tienen el privilegio de estar en el mundo de los ricos, de los desarrollados, de los que forman la minoría de este mundo que ha vivido durante siglos a costa de la mayoría.
 
Nosotros no vamos a canjear a nuestros Héroes. Los vamos a defender por todos los medios porque son inocentes. Vamos a seguir su ejemplo. No se doblegaron ante la propuesta de un juicio pactado. No se prestaron a reconocer un delito que no habían cometido. Nosotros vamos a afrontar las consecuencias de nuestros actos, como lo hemos hecho siempre. Vamos a defender nuestro derecho soberano, refrendado en la carta de Naciones Unidas y otros instrumentos internacionales. No vamos a permitir, que bajo la supuesta defensa de los derechos humanos y del derecho de opinión o asociación se nos conculque lo esencial. En Cuba se libró hace más de cien años la batalla entre el anexionismo y el independentismo. Triunfó la última corriente. Esa es la que prima en nuestros sentimientos. Vamos a defender la independencia, porque nos asiste un derecho legal y moral. También tenemos el deber de proteger al pueblo cubano frente a la agresión abierta o solapada, tenemos el deber de cumplir el legado que nos dejó Martí, mucho más cuando conmemoramos el sesquicentenario de su natalicio. Martí, hijo de españoles, que luchó por nuestra independencia pero no contra España, Martí que minutos antes de morir dijo que lo hacía para impedir, con la independencia de Cuba que los Estados Unidos, cayeran con esa fuerza más sobre América.
 
Creo que los españoles que dejaron su sangre en Cuba, los que descienden de aquellos, o los que tienen lazos de parentesco con los que volvieron a aquel terruño, pueden entender que si algunos amigos de Estados Unidos u otros que no lo son, consciente o inconscientemente, pueden prestarse a favorecer sus intereses hegemónicos con Cuba, nosotros los cubanos, estamos dispuestos a impedirlo. Es un derecho y un sagrado deber.
 
Muchas gracias, estoy a su disposición.
Madrid, 15 de abril de 2003 
Leyes Cubanas
Ley No.88, "Ley de Protección de la Independencia Nacional y la Economía de Cuba", aprobada  en febrero de 1999
 
Artículo 4.1: El que suministre, directamente o mediante tercero, al Gobierno de Estados Unidos de América, sus agencias, dependencias, representantes o funcionarios, información para facilitar los objetivos de la Ley "Helms-Burton", el bloqueo y la guerra económica contra nuestro pueblo, encaminados a quebrantar el orden interno, desestabilizar el país y liquidar al Estado Socialista y la independencia de Cuba, incurre en sanción de privación de libertad de siete a quince años.
 
Artículo 6.
1: El que acumule, reproduzca o difunda, material de carácter subversivo del Gobierno de Estados Unidos de América, sus agencias, dependencias, representantes, funcionarios o de cualquier entidad extranjera, para apoyar los objetivos de la Ley "Helms-Burton", el bloqueo y la guerra económica contra nuestro pueblo, encaminados a quebrantar el orden interno, desestabilizar el país y liquidar al Estado Socialista y la independencia de Cuba, incurre en sanción de privación de libertad de tres a ocho años o multa de tres mil a cinco mil cuotas o ambas.
 
2. En la misma sanción incurre el que con iguales propósitos introduzca en el país los materiales a que se refiere el apartado anterior.
 
3. La sanción es de privación de libertad de cuatro a diez años cuando concurra en los hechos a que se refieren los apartados anteriores, alguna de las circunstancias siguientes: si los hechos se cometen con el concurso de dos o más personas; si los hechos se realizan con ánimo de lucro o mediante dádiva, remuneración, recompensa o promesa de cualquier ventaja o beneficio.
 
4. La sanción es de privación de libertad de siete a quince años si el material, por la índole de su contenido, produce graves perjuicios a la economía nacional.
 
Artículo 7.1: El que, con el propósito de lograr los objetivos de la Ley "Helms-Burton", el bloqueo y la guerra económica contra nuestro pueblo, encaminados a quebrantar el orden interno, desestabilizar el país y liquidar al Estado Socialista y la independencia de Cuba, colabore por cualquier vía con emisoras de radio o televisión, periódicos, revistas u otros medios de difusión extranjeros, incurre en sanción de privación de libertad de dos a cinco años o multa de mil a tres mil cuotas o ambas.
 
Artículo 9.1: El que, para favorecer los objetivos de la Ley "Helms-Burton", el bloqueo y la guerra económica contra nuestro pueblo, encaminados a quebrantar el orden interno, desestabilizar el país y liquidar al Estado Socialista y la independencia de Cuba, realice cualquier acto dirigido a impedir o perjudicar las relaciones económicas del Estado cubano, o de entidades industriales, comerciales, financieras o de otra naturaleza, nacionales o extranjeras, tanto estatales como privadas, incurre en sanción de privación de libertad de siete a quince años o multa de tres mil a cinco mil cuotas o ambas.
 
Artículo 11: El que, para la realización de los hechos previstos en esta Ley, directamente o mediante tercero, reciba, distribuya o participe en la distribución de medios financieros, materiales o de otra índole, procedentes del Gobierno de Estados Unidos de América, sus agencias, dependencias, representantes, funcionarios o de entidades privadas, incurre en sanción de privación de libertad de tres a ocho años o multa de mil a tres mil cuotas o ambas.
 
Artículo 91 del Código Penal vigente (Ley No. 62), "El que, en interés de un Estado extranjero, ejecute un hecho con el objeto de que sufra detrimento la independencia del Estado cubano o la integridad de su territorio, incurre en sanción de privación de libertad de diez a veinte años o muerte." En 1999 la Asamblea Nacional del Poder Popular, aprobó también la Ley 87, donde se introdujo la condena de Cadena Perpetua como alternativa a la de muerte.
 
 
Testimonios sobre las actividades gusanas:
 
 
 Sobre Cuba
Presidente George W. Bush
 
Bienvenidos a la Casa Blanca para celebrar el centenario de la Independencia de Cuba. Hoy rendimos homenaje a los vínculos de amistad, familia y fe que unen al pueblo cubano y al pueblo de Estados Unidos.
 
Rendimos homenaje a las contribuciones que los cubanoamericanos han hecho en todos los aspectos de nuestra vida nacional. Y hoy estoy formulando una propuesta y un reto que pueden poner a Cuba en el camino de la libertad.
 
Agradezco que nuestro Secretario de Estado esté aquí presente. El y yo tomamos este asunto muy en serio. El ama la libertad tanto como yo la amo. Quiero agradecer a Mel Martínez, un Pedro Pan, por estar acá; Sr. Secretario, usted está realizando una gran labor. Bienvenido.
 
Agradezco la presencia de los miembros del cuerpo diplomático. Gracias a todos por venir; es un honor para mí tenerlos en esta ocasión. Quiero agradecer al senador George Allen del Commonwealth of Virginia. Igualmente al congresista Dan Burton; Sr. Presidente. Y, por supuesto, a dos magníficos miembros del Congreso de los Estados Unidos, personas que tienen mucho que ofrecer, muchos buenos consejos que brindar: Ileana Ros-Lehtinen y Lincoln Díaz-Balart. Gracias a todos por venir.
 
La Independencia de Cuba alcanzada hace hoy un siglo fue inspirada por grandes personajes, tales como Félix Varela. Fue el resultado de la determinación y el talento de grandes estadistas, tales como José Martí, y de grandes soldados, como Antonio Maceo y Máximo Gómez. Por encima de todo, la Independencia de Cuba fue el producto de la gran valentía y sacrificio del pueblo cubano.
 
Actualmente y cada día por los últimos 43 años, ese legado de valentía ha sido ultrajado por un tirano que utiliza métodos brutales para hacer cumplir una visión quebrada. Aquel legado ha sido ultrajado por una reliquia de otra era que ha convertido una bella isla en una prisión. En una carrera de opresión, el Sr. Castro ha importado misiles balísticos nucleares y ha exportado sus fuerzas militares para fomentar las guerras civiles en el extranjero.
 
Es un dictador que encarcela, tortura y exilia a sus opositores políticos. Lo sabemos. El pueblo cubano lo sabe. Y el mundo lo sabe. A fin de cuentas, apenas hace un mes, en la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, una resolución propuesta por los países de América Latina hizo un llamado a que el gobierno de Cuba finalmente -finalmente- comenzara a respetar los derechos humanos de su pueblo.
 
En medio de todo su dolor y privaciones, la aspiración a la libertad del pueblo cubano no disminuye. Vemos esto hoy en La Habana, donde más de 11,000 valientes ciudadanos han pedido a su gobierno un referéndum sobre las libertades básicas. Si se permite el referéndum, puede ser un preludio, un inicio de cambios verdaderos en Cuba.
 
Estados Unidos no tiene ningún designio sobre la soberanía cubana. No es parte de nuestra estrategia ni parte de nuestra visión. Pero ciertamente, Estados Unidos ha sido un sólido y constante partidario de la libertad para el pueblo cubano. Y es importante que aquéllos que aman la libertad en esa bella isla sepan que nuestro respaldo nunca les faltará.
 
Hoy estoy anunciando una Iniciativa para una Cuba Nueva que ofrece al gobierno de Cuba una ruta hacia la democracia y la esperanza, y mejores relaciones con Estados Unidos.
 
Cuba tiene programado celebrar elecciones para su Asamblea Nacional en 2003. Permítanme leer el Artículo 71 de la Constitución Cubana. Dice así: ''La Asamblea Nacional se compone de diputados elegidos por el voto libre, directo y secreto de los electores''. Eso es lo que dice la constitución. Sin embargo, desde 1959, ninguna elección en Cuba se ha acercado a satisfacer esos estándares. En la mayoría de las elecciones, ha habido un solo candidato, el candidato de Castro.
 
Todas las elecciones en la Cuba de Castro han sido un fraude. Las voces del pueblo cubano han sido reprimidas y sus votos han carecido de peso. Esa es la realidad. En las elecciones para la Asamblea Nacional de 2003 en Cuba, Cuba tiene una oportunidad de ofrecer a los votantes cubanos la esencia de la democracia, no sus procedimientos vacíos y carentes de fondo de siempre.
 
Los partidos de oposición deben tener la libertad de organizarse, congregarse y expresarse con acceso equitativo a los medios de difusión. Se debe liberar a todos los prisioneros políticos y permitir que participen en el proceso electoral. Las organizaciones de derechos humanos deben tener la libertad de visitar Cuba para garantizar que se creen las condiciones necesarias para unas elecciones libres. Y las elecciones del 2003 deben ser supervisadas por observadores objetivos y externos. Estos son los pasos mínimos necesarios para garantizar que los comicios del próximo año sean una verdadera expresión de la voluntad del pueblo cubano.
 
También reto al gobierno de Cuba a que afloje su dominio, que acabe con su control de la actividad económica privada. Las libertades políticas y económicas van de la mano, y si Cuba crea apertura en su sistema político, se harán aun más visibles los problemas fundamentales de su atrasado sistema económico.
 
Si el gobierno cubano realmente quiere promover la causa de los trabajadores, de los trabajadores cubanos, sin duda permitirá que los sindicatos existan fuera del control del gobierno. Si Cuba desea crear puestos de trabajo mejor remunerados, los empleadores privados podrán negociar con los trabajadores de su elección y pagarles sin que el gobierno les diga a quiénes pueden contratar y a quiénes deben despedir.
 
Si Cuba desea atraer la muy necesitada inversión extranjera, deben respetarse los derechos a la propiedad. Si el gobierno quiere mejorar la vida cotidiana de su gente, los bienes y servicios producidos en Cuba deben ponerse a la disposición de todos los ciudadanos cubanos. Los trabajadores empleados por compañías extranjeras deben ser remunerados directamente por sus empleadores, en vez de permitir que el gobierno incaute sus sueldos en moneda dura y les pase una cantidad mísera en pesos. Y finalmente se deben quitar los letreros en los hoteles que dicen ``Solamente turistas''.
 
Sin pasos importantes por parte de Cuba para abrir su sistema político y su sistema económico, el intercambio comercial con la isla no ayudará al pueblo cubano. Es importante que los estadounidenses entiendan que sin reformas políticas, sin reformas económicas, el intercambio comercial con Cuba simplemente enriquecerá a Castro y a su camarilla.
 
Las ideas bien intencionadas sobre el comercio simplemente apuntalarán a este dictador, enriquecerán a su camarilla y fortalecerán el régimen totalitario. Así no ayudarán al pueblo cubano. Con reformas políticas y económicas verdaderas, el comercio puede beneficiar al pueblo cubano y permitir que participe en los avances de nuestra era.
 
Si el gobierno cubano da todos los pasos necesarios para garantizar que las elecciones del 2003 sean certificadamente libres y limpias -certificadamente libres y limpias- y si Cuba también comienza a adoptar reformas significativas basadas en el mercado, entonces, y solamente entonces, colaboraré con el Congreso de los Estados Unidos para relajar la prohibición del comercio y los viajes entre nuestros dos países.
 
A una reforma significativa por parte de Cuba seguirá una respuesta significativa de Estados Unidos. La meta de Estados Unidos no es mantener un embargo permanente sobre la economía cubana. La meta es la libertad del pueblo cubano.
 
Nuestra iniciativa de hoy invita al gobierno cubano a confiar en sus ciudadanos y respetarlos. Insto a otras democracias en este hemisferio y más allá a hacer uso de su influencia sobre el gobierno de Cuba para que éste permita elecciones libres para la Asamblea Nacional y promover reformas verdaderas, significativas y verificables.
 
La normalización total de las relaciones con Cuba -el reconocimiento diplomático, el libre comercio y un programa vigoroso de ayuda- sólo será posible cuando Cuba tenga un nuevo gobierno que sea plenamente democrático, cuando se respeten las leyes y cuando los derechos humanos de todos los cubanos estén plenamente protegidos.
 
Sin embargo, bajo la Iniciativa para una Cuba Nueva, Estados Unidos reconoce que, a veces, la libertad crece paso a paso y exhortaremos a Cuba a dar dichos pasos. La historia en la actualidad favorece la libertad. Nuestro plan consiste en acelerar el avance de la libertad en Cuba de todas las maneras posibles, así como Estados Unidos y nuestros amigos y aliados democráticos lo hicieron exitosamente en lugares tales como Polonia o Sudáfrica. Aun al procurar acabar con la tiranía, nos esforzaremos por mejorar las vidas de las personas que viven bajo el dominio de Castro y le oponen resistencia.
 
Hoy quiero anunciar una serie de medidas que beneficiarán directamente al pueblo cubano y le darán mayor control de su destino económico y político. Mi gobierno suavizará las restricciones sobre la ayuda humanitaria por parte de organizaciones estadounidenses religiosas legítimas y otras no gubernamentales que sirven directamente a las necesidades del pueblo cubano y que ayudarán a forjar la sociedad civil cubana. Estados Unidos proporcionará a dichos grupos ayuda directa que pueda utilizarse en actividades humanitarias y empresariales.
 
Nuestro gobierno ofrecerá becas en Estados Unidos para estudiantes y profesionales cubanos que tratan de forjar instituciones civiles independientes en Cuba, y becas para los familiares de los prisioneros políticos. Estamos dispuestos a negociar el servicio postal directo entre Estados Unidos y Cuba.
 
Mi gobierno también continuará buscando maneras de modernizar a Radio y TV Martí, porque aun los muros de opresión más sólidos no pueden quedar en pie cuando se abren las compuertas de la información y el conocimiento. Y en los meses venideros, mi gobierno continuará trabajando con los líderes por todo nuestro país, líderes que aman la libertad para Cuba, para implementar nuevas formas de dar poder a las personas en la isla con vistas a alcanzar mayores oportunidades de alcanzar la libertad.
 
Estados Unidos continuará haciendo cumplir las sanciones económicas sobre Cuba y la prohibición de viajes a la isla hasta que el gobierno de Cuba demuestre que está comprometido a realizar reformas reales. Continuaremos prohibiendo la financiación estadounidense de compras cubanas de bienes agrícolas norteamericanos porque esto sería simplemente un programa disfrazado de ayuda exterior, lo cual beneficiaría al régimen actual.
 
La iniciativa de hoy ofrece al gobierno de Cuba un sendero distinto que lleva a un futuro distinto, un futuro de mayor democracia, prosperidad y respeto. Con reformas reales en Cuba, nuestros países pueden comenzar a desmantelar cuatro décadas de desconfianza y división. Y la decisión recae en el señor Castro.
 
Hoy, sólo existe una nación en nuestro hemisferio que no es una democracia. Sólo una. Existe solamente un líder nacional cuyo poderío se debe más a las balas que a las boletas. Fidel Castro tiene ahora la oportunidad de escapar de este solitario y estancado aislamiento. Si acepta nuestra oferta, puede obtener ayuda para su pueblo y esperanza en nuestras relaciones. Si el señor Castro rehúsa nuestra oferta, estará protegiendo a su camarilla a costa de su pueblo. Y eventualmente, a pesar de todas sus herramientas de opresión, Fidel Castro deberá rendirle cuentas a su pueblo.
 
José Martí dijo: “Trincheras de ideas son más fuertes que trincheras de piedra". Para beneficio del pueblo de Cuba, ya es hora de que el Sr. Castro eche a un lado sus ideas antiguas y fracasadas y comience a pensar de otra manera sobre el futuro. Esta fecha podría señalar un nuevo amanecer en una larga amistad entre nuestros pueblos, pero sólo si el régimen de Castro ve la luz.
 
Hace un siglo se logró la independencia de Cuba. Fue luego secuestrada hace casi medio siglo. Sin embargo, el espíritu independiente del pueblo cubano nunca ha flaqueado. Y nunca ha sido más fuerte que en la actualidad. Estados Unidos se enorgullece de ponerse del lado de todos los cubanos y de todos los cubanoamericanos que aman la libertad. Y continuaremos de su lado hasta que la libertad vuelva a la tierra que tanto aman. Viva Cuba Libre. 20 de Mayo de 2002
NOTA: Los destacados son nuestros, Andalucía Libre. Recomendamos el ejercicio de contrastarlos y confrontarlos con la trayectoria de George W. Bush; el funcionamiento del sistema politico yanqui y en general de los paises capitalistas; la historia de las relaciones de EEUU con Cuba y América Latina; y especialmente, valorar su sintonia con las acciones y reivindicaciones de la oposición gusana en el interior de Cuba y su complementariedad con la posición mayoritaria de la radicada en Miami, que considera, de momento, obsoletas anteriores estrategias,que ahora no le parecen convenientes ni presentables
 
Treinta Opiniones sobre Cuba
1. La democracia y la política de EE.UU hacia Cuba, Tom Crumpacker; 2. Publican documentos secretos cubanos sobre su participación en África, Peter Kornbluh; 3. Las elecciones en Cuba, Angel Guerra Cabrera; 4. La politica antiterrorista de Bush y Cuba, Ricardo Alarcón; 5. Las armas biológicas de Cuba, Richard Levins; 6. Estados Unidos nuevamente contra Cuba, Eduardo Tamayo G.; 7. Cuba se defiende: Estados Unidos apoya el terrorismo, Eva Björklund; 8. Los cinco cubanos y la seguridad de la patria, Mumia Abu-Jamal; 9. Cuba: La justicia según la fuerza, Enrique Ubieta Gómez; 10. ¿Qué pasa en Cuba?, Angel Guerra Cabrera; 11. La inaceptable campaña contra los juicios en Cuba, Miguel Urbano Rodrigues; 12. Procès des dissidents cubains, Rouge; 13. La suerte de la oposición, Octavio Rodríguez Araujo; 14. En Cuba no hay estatuas de Fidel, José Manzaneda; 15. Más alla de los disidentes, Haroldo Dilla Alfonso; 16. Contra la pena de muerte, sobre todo, en Cuba Juan Torres López; 17. Declaración de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba ; 18. Declaraciones del Jefe de la Sección de Intereses norteamericanos en La Habana a la televisión de Miami; 19. Topos y condenas, Miguel Bonasso; 20. Tres fusilados en Cuba, Heinz Dieterich Steffan; 21. Amplia reacción contra ejecuciones, Dalia Acosta; 22. Hasta aquí he llegado, José Saramago; 23. Ahora, ¿a por Cuba?, Mariano Hormigón; 24. Acusación contra Cuba en la ONU, el  reparto del dinero, Gustavo Espinoza M.; 25. Irak, Cuba y las "lecciones" de Bush, Miguel Ángel Ferrari; 26.  Doble rasero, Carlos Pérez Uralde; 27. Saramago, no se quede, Ud. no merece retroceder ante el fascismo, Daniel Aragonés; 28. Cuba fusiló a tres terroristas y condenó a otros a severas penas, Emilio Marín; 29. Saramago se pasa a la disidencia, Josep Pernau; 30.  Saramago, Castro y los nacionales Eduardo Haro Tecglen
Opinión
Seguimos con Cuba
Andalucía Libre
 
Cuba, 1962
 
Seguimos con Cuba, lo decimos claramente. El debate abierto a partir de los últimos acontecimientos en la Isla obliga a definiciones claras. No somos neutrales ni equidistantes: seguimos con la Revolución cubana.
 
A pesar de los errores, torpezas, degeneraciones; a pesar del burocratismo, las unanimidades inducidas, de los privilegios de algunos, de las desigualdades; a pesar del paternalismo carismático omnipresente de Fidel; a pesar de la parte vergonzosa de la historia de sus posiciones internacionales; a pesar de las dudas sobre la continuidad de la Revolución cuando muera Fidel... A pesar de todo esto, mantenemos la convicción de que la Revolución sigue siendo hoy la mejor opción practica para la vida de la inmensa mayoría del pueblo cubano y para la dignidad e independencia de la nación cubana y que su persistencia en un valor positivo para Latinoamérica en particular y el mundo en general. Sabiendo que Cuba es un país latinoamericano pequeño y pobre y que no es un paraíso, no podemos olvidarnos de sus meritos y de sus esfuerzos, de sus múltiples ejemplos (incluso también de los de Fidel). Sabemos que los errores, carencias y frustraciones cubanas son ininteligibles sin la actuación contrarrevolucionaria permanente del imperialismo yanqui desde el mismo inicio de su proceso. El rigor y la perspectiva, a la hora del balance, impiden ver y valorar éxitos y fracasos cubanos sin a la vez tener radicalmente presentes las influencias y consecuencias de los fracasos ajenos, sean continentales o mundiales. Sin autolimitaciones previas, la critica, sin embargo, por dura que sea, ha de partir de reconocer las dificultades y complejidades del empeño iniciado en 1959; criticando siempre con la precaución de hacerlo, intentando ponerse seria y honestamente en el lugar de los criticados.
 
La ejecución de tres secuestradores y la condena a prisión de unas decenas de gusanos no es precisamente el peor momento ni el episodio más oscuro de la historia del Régimen revolucionario. A partir de esta constatación, no escurrimos el bulto para pronunciarnos al respecto.
 
La ejecución de los tres secuestradores nos parece un error. No mataron a nadie (quizá porque no se les dejó) y por tanto, por mucho que sea legal, su ejecución aparece como un castigo desproporcionado fuera de Cuba y muy posiblemente tambien en sectores significativos dentro de Cuba. Aún reconociendo la influencia del contexto de ofensiva y amenazas imperialistas y aún siendo conscientes de las graves y concretas implicaciones que tienen los secuestros de aviones y barcos en Cuba para dirigirse a EEUU, el coste de una valoración errónea como la realizada supera con mucho, hasta posiblemente anular, incluso sus pretendidas ventajas como acción ejemplarizante. La severidad desaparece cuando puede confundirse con arbitrariedad. El mensaje de resolución y contundencia que se ha querido transmitir podía haberse perfectamente conseguido con una condena de años a trabajos forzados. Otra cosa sería, si hubieran matado, pero entonces, incluso así y salvo circunstancias agravatorias especiales, lo suyo hubiera sido conmutársela, endilgándoles 30 años de similar modo, en unas condiciones de cumplimiento que aún preservando sus derechos inherentes (por ellos y por su efecto educativo social) fueran suficientemente disuasorias frente a futuros imitadores. En general, la pena de muerte sólo ha de aplicarse en circunstancias muy singulares, propias de un estado de excepción (lo que no ocurre ahora mismo en Cuba), cuando su irreversibilidad y radicalidad aparecen justificadas por su mismo contexto. Si es verdad que hay muertes necesarias (y el que lo niegue es tonto o hipocrita) estas tres muertes no lo han sido y cada muerte innecesaria es un cargo muy grave. Ahora bien, incluso tres muertes no pueden sobreponerse como elemento de juicio terminal a las millones de vidas en dignidad que protege aún la Revolución cubana.
 
A la hora de referirse a los juicios a los gusanos del interior, conviene tener claras algunas cuestiones. Primero, estos sujetos y grupitos son indisociables de la actuación y presión del imperialismo yanqui, que es quien los sostiene y ampara. Son objetiva y subjetivamente traidores a su país, como ha quedado nuevamente evidenciado. Segundo, a la manera de la hidra, aunque sean multiformes y se presenten con variopintas adscripciones ideológicas (que si socialdemócratas, que si socialcristianos, que si tal o que si cual) comparten exactamente el mismo programa político: la restauración del capitalismo y la reinstauración de la dependencia cubana frente a Washington (1). Tercero, no cabe disociarlos -como algunos interesadamente intentan- de la oposición gusana tradicional de Miami, presentándolos como una presunta oposición razonable en contraposición a la batistiana, violenta, ultra, revanchista y desprestigiada del exilio. Conviene escucharlos tanto a unos (2) como a otros (3) para así constatar que lo que hay actualmente entre las alas del interior y de la Florida, es un simple reparto de funciones táctico que intenta superar la parálisis política y aislamiento social de la gusanera. Que mayoritaria que no unanimemente, los de dentro se pronuncien por el levantamiento del bloqueo yanqui o que hagan ostentación de la reconciliación nacional como consigna son simplemente precondiciones necesarias que cumplen para poder hacer alguna agitación, utilizar los problemas de la vida cotidiana en Cuba y ganar algún apoyo. A fin de cuentas, lo que hacen es aplicar la receta que ya gráficamente en su día resumió un tipo como Carlos Andrés Pérez, cuando al explicar porque estaba por el levantamiento del embargo, argumentó: "A la Revolución Cubana hay que matarla de amor", es decir, quitándole el argumento del bloqueo y el temor a la revancha y el despojo y facilitando la penetración exterior. Cuarto, estos grupitos hay que verlos en su doble naturaleza. De una parte son una cabeza de puente del imperialismo; expresión también de las influencias inevitables que produce la existencia a 90 millas de Cuba del centro imperialista; de otra intentan convertirse en canal de expresión y organización en clave reaccionaria de las contradicciones y frustraciones sociales que surgen naturalmente de la realidad cubana en las condiciones en que ha de desenvolverse, intentando aprovecharse también de los errores, carencias e inconsecuencias practicas del Régimen cubano. De ahí que no tengan escrúpulo alguno en sumar demagógicamente demandas evidentemente contradictorias (4). 
 
Estos grupos han sido tolerados durante años; realizando sus actividades publicas abiertamente. Las razones inmediatas para que precisamente en este momento se haya procedido a su detención, juicio y condena, se nos escapan y suponemos que responden a datos y análisis con los que trabaja el Régimen cubano. Sin entrar en esas razones de oportunidad, sí procede afirmar que resulta completamente legitimo considerar, en las condiciones cubanas, la connivencia y colaboración con el enemigo extranjero, condición suficiente para proceder sobre estos sujetos. No merecen ningún apoyo, simpatía o solidaridad.
 
Ciertamente, hay que reconocer -sin ahondar ahora en ello- que las mayores restricciones o defensas preventivas responden en Cuba -en contraste a lo que ocurre con otros estados- a su mayor debilidad comparativa de partida frente a sus muy potentes enemigos. En todo caso, el tratamiento que merecen depende de las circunstancias e intereses del Régimen, o dicho simplificado de otra manera, hay que aplicarles dinámicamente -en las condiciones concretas de allí- similar escala de situaciones con la que los suyos nos tratan y amenazan aquí a nosotros.
 
Aún así y precisamente por esto, el régimen cubano debería tomarse en serio la polémica con las posiciones y argumentos de la gusanera interior. Esto a su vez conduce a la necesidad, evidente por otras muchas razones, de afrontar, organizar y estructurar el debate y la contraposición plural de posiciones y propuestas políticas dentro de la Revolución, superando el verticalismo, reconociendo la diversidad, abriendo paso a la ubicación, reconocimiento y valoración de errores, sin esperar ni depender de lo que en cada momento tenga a bien decir Fidel. No se entiende porqué no puede haber más candidatos a votar y escoger que plazas de diputados; ¿porque no pueden presentarse planteando sus opiniones y propuestas especificas sobre la situación económica y social inmediata y nacional, entrando en debate abierto y publico sobre ellas, recuperando y potenciando lo que era natural en los primeros años de la Revolución?. A la Revolución cubana le convendría superar la falsa dicotomía entre monopartidismo frente a pluripartidismo, situándola donde realmente está: entre unanimismo/despolitización y pluralismo/participación. Granma no debería tener miedo, en reproducir, por ejemplo, la Propuesta de 36 Puntos de la gusanera y abrir un debate abierto y participativo para desenmascarar sus falsedades, incoherencias y reales objetivos políticos y sociales, sin eludir los aspectos más espinosos, al contrario.
 
Y es que seguir con Cuba, implica, desde nuestro punto de vista, querer que siga viva, sin acartonamientos, porque eso es condición necesaria para que se mantenga fuerte y resistente. Sin pretender ser modelo pero sí patrimonio fraterno de quienes pugnan, también en otras partes, por otro mundo.
Notas:
 
--oOo-- 
Solidaridad con Palestina
Música: Hasta siempre Comandante, Carlos Puebla 
 
 
Ayuda Urgente a ANDALUCÍA LIBRE

a nombre de J.G.P., en la Cuenta Corriente del BBVA:

0182  3344  24  0202889151

La ultima puñalada: 146 Euros, Ayudanos a que no nos callen

 Publicidad del Servidor E-Listas:















[Adjunto no mostrado: Carlos Puebla, Hasta Siempre Comandante.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters