Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 151 al 180 
AsuntoAutor
nē 158 - Andalucía Andaluci
nē 159 - No a la G Andaluci
nē 160 - Andalucía Andaluci
nē 161 - La Guerra Andaluci
nē 162 - Euskadi - Andaluci
nē 163 - Andalucía Andaluci
nē 164 - Andaluces Andaluci
nē 165 - Ya pasó e Andaluci
nē 166 - Los Cient Andaluci
nē 167 - Acciones Andaluci
nē 168 -Tambores d Andaluci
nē 169 - Movilizac Andaluci
nē 170 - Vergüenza Andaluci
nē 171 - Reflexion Andaluci
nē 172 - ASESINOS Andaluci
nē 173 - Resistenc Andaluci
nē 174 - Guerra co Andaluci
nē 175 - La Nación Andaluci
nē 176 - La Guerra Andaluci
nē 177 - Estudiant Andaluci
nē 178 - Marcha a Andaluci
nē 179 - La Guerra Andaluci
nē 180 - La Guerra Andaluci
nē 181 - La Humill Andaluci
nē 182 - Especial Andaluci
nē 183 - Andalucía Andaluci
nē 184 - ¡Viva la Andaluci
nē 185 - Paro anda Andaluci
nē 186 - Tocan Ele Andaluci
nē 187 - Sondeos - Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 218     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nē 186 - Tocan Elecciones / Elecciones Tocan
Fecha:Domingo, 11 de Mayo, 2003  19:37:19 (+0200)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nē 186
 
En este Correo:
 
*Andalucía,
*España, El PP solicita cinco años de cárcel para los promotores de la web de 'No a la guerra'
*Inglaterra, Escocia, Gales: Blair paga el precio de la guerra, G. Buster
*Palestina, Dos articulos sobre la coyuntura palestina, Ali Abunimah 
*Solidaridad con Palestina
*Directorio, Musica de Fondo, Ayuda Urgente
 
--oOo-- 
 
 Andalucía
25 de Mayo: Tocan Elecciones / Elecciones Tocan
Andalucía Libre
 
Ya estamos en campaña electoral. El 25 de Mayo se celebran elecciones municipales en Andalucía y en el resto del Estado español. Además, ese día, eligen también simultáneamente sus asambleas autonómicas las naciones o territorios que accedieron a su autonomía por la llamada vía lenta o restringida del Art. 143 de la Constitución española, es decir, todas las del Estado español con las excepciones de las cuatro a las que o bien se les concedió la vía preferencial del Art. 151-disposición adicional 2Ē (Cataluña, Comunidad Autónoma Vasca, Galicia), bien ganaron en referéndum su inclusión formal en esa categoría (Andalucía).
 
Son estas también las primeras elecciones de posguerra, vistas en buena parte como unas primarias o preparatorias de las elecciones generales del próximo año. Asimismo, tras la aprobación de la Ley de Partidos, la ilegalización de Batasuna y las sucesivas sentencias de los tribunales españoles, Supremo y Constitucional, que han avalado la prohibición de presentarse a las elecciones a las nuevas candidaturas organizadas desde la izquierda abertzale vasca, son los primeros comicios en los que el régimen español se reconoce expresamente como una democracia capada.
 
El Plano Micro.
 
Las elecciones Municipales siempre son unas elecciones muy particulares. Aún cuando coinciden el mismo día y luego se suman todos los datos en los cómputos generales, las motivaciones de voto, candidaturas y resultados de los pueblos pequeños y medianos no son estrictamente asimilables a los de las ciudades. Si en estas ultimas, las opciones presentadas vienen a operar y ser vistas como concreciones locales de proyectos generales, en las localidades pequeñas y medias -aún cuando se muevan y se sientan referidas a un espacio político compartido- la casuística de circunstancias que pueden alterar o cualificar un voto son casi infinitas.
 
Disputas y ajustes de cuentas -que bien pueden ser desde familiares a conflictos de notables locales- se resuelven esta jornada. Teniendo en cuenta el peso directo o indirecto de la administración local, es fecha esencial para asegurarse prorrogas o renovación de contratos laborales o accesos o consolidación de empleos; contratas y concesiones municipales de todo tipo; tratos amistosos o preferentes en la gestión administrativa o bien rigurosas y estrictas aplicaciones de la legislación. Es lógico que los directamente afectados por estas circunstancias atiendan preferentemente a ellas y dejen en segundo plano o para otra ocasión, otras consideraciones. Además, la cercanía y cotidianeidad del contacto con los responsables políticos respectivos, modifican en ocasiones el orden de prioridades y convierten, por ejemplo, en primario y preferente el conseguir desalojar del ayuntamiento a tal o cual odiado cacique o reconocido zoquete o por el contrario introducir en el consistorio a tal o cual persona o equipo al que se presume un mínimo nivel de raciocinio o competencia y/o de honestidad para afrontar esta o aquella carencia o abordar este o aquel proyecto de desarrollo o fomento; lo que en muchas ocasiones se concreta en votos que pueden beneficiar indistintamente, según las peculiaridades locales, a un amplio abanico de listas o siglas (PSOE, PCE-IU, PSA, PA, independientes...) en perjuicio vario de otras de similar adscripción, sirviendo como plataforma o a efectos de pantalla de los intereses locales contrapuestos. Por supuesto, no dejan de influir las referencias generales, pero matizadas por toda esta tipología que acabamos de sugerir; especialmente en circunstancias políticas como las vigentes en nuestra Patria en las que no existe un proyecto nacional y social alternativo implantado y por tanto, el nivel de conflicto social y político es bajo y transcurre dentro de márgenes controlados y acotados, particularmente perceptibles en este tipo de poblaciones.
 
El Plano Exterior.
 
Fuera de Andalucía, el 25 de Mayo será ocasión para comprobar y valorar la situación de diversos proyectos. Por ejemplo, en Cataluña, el proceso de convergencia y coordinación del independentismo socialista catalán, se expresa a través del referente unitario de las Candidaturas de Unitat Popular (apoyadas por Endavant, Maulets, MDT...). En Canarias, concurre Alternativa Popular Canaria, consecuencia de una recomposición molecular aún en curso del nacionalismo popular canario, que trabaja por su reinstalación en la escena canaria como opción política operativa. En Galicia, un BNG cada vez más moderado y autonomista pelea por su primacía opositora frente al PSOE en relación al Gobierno del PP, en disputa por capitalizar los efectos de la catástrofe petrolera del Prestige a la vez que la comparativamente débil izquierda independentista gallega, aglutinada en Nos-Unidade Popular se refugia en el voto negro (nulo). En Castilla, otras formaciones nuevas como Izquierda Castellana (IZCA) utilizan la convocatoria como ocasión para la propaganda y la implantación.
 
 
En Euskadi, Autodeterminaziorako Bilgunea (AuB) -la nueva formación nacional de la izquierda abertzale- y más de doscientas candidaturas locales de izquierda han sido prohibidas por el Estado español. El pucherazo está servido y adobado aún antes del recuento. Pese a esta circunstancia de evidente democracia castrada, tanto las fuerzas del Gobierno tripartito vascongado (PNV, EA, EB-IU) como incluso otras de izquierda (Batzarre, Aralar) no han contemplado en ningún momento la posibilidad de boicotear los comicios, prefiriendo someterse a la disputa de los cargos institucionales en las condiciones antidemocráticas impuestas por el Estado español. Más aún, todos se han postulado como receptores sustitutivos del voto imposibilitado de la izquierda abertzale, calificando como un favor a las fuerzas españolistas PP-PSOE todas las papeletas de AuB que puedan depositarse en las urnas -siguiendo su llamamiento- condenadas a ser consideradas legalmente nulas. El escenario resultante de esta situación es terriblemente frustrante y decepcionante, pues muestra que en Euskadi si bien en unos no hay quizá la suficiente valentía política para renovar cabalmente estrategias y consecuentemente defender la congelación de ETA, en los otros el mínimo arrojo y coherencia necesarios para arrostrar los costes de un proceso real hacia la independencia nacional de Euskadi son imperceptibles y a la hora de la verdad, todas sus declaraciones retóricas caducan ante la perspectiva de la rebatiña de poltronas; siempre con la excusa, por supuesto, del bien del país y/o de la izquierda y de pararle los pies a los españolistas y/o a la derecha.
 
El Plano Macro.
 
La derecha españolista del PP acude a las elecciones con la intención de contener su deterioro y ganarse una posición desde la que iniciar una contraofensiva en la perspectiva de las generales. En Andalucía, a los elementos generales (Decretazo, Prestige, Guerra...) que juegan en su contra ha de sumar los especificos derivados del conflicto del Subsidio Agrario, aún cuando el pacto de hecho con que concluyó el expediente -no cuestionado sindicalmente por nadie de forma efectiva- no permita predecir hasta que punto pueda afectarle el episodio a estas alturas. Esta secuencia de hechos es precisamente la que sostiene las expectativas del PSOE de utilizar esta convocatoria como ocasión para repuntar y darle credibilidad electoral a escala estatal a la alternancia Zapatero y nacionalmente poner proa hacia una nueva mayoría absoluta en la Junta. Para el PCE-IU, se trata de alejar las amenazas de entrar en coma. Por su lado, los andalucistas -versión PA- quieren conservar algunos baluartes institucionales por lo que pudiera ocurrir en el futuro o -versión PSA- tomar alguno que permitan darle algún oxigeno a su aventura, dilatando su asfixia. Los Verdes concurren en solitario por cabezonería, una vez que no consiguieron reproducir en los grandes municipios -como aspiraban- su operación de parasitaje al PSOE de las anteriores autonómicas (o a IU, en las anteriores).
 
Por si a alguien todavía le interesa esta cuestión, es obligado recordar que a efectos de programa municipal -es decir, de proyectos y propuestas pero sobre todo, de balances y credibilidad- PSOE, PCE-IU, PSA, PA y Verdes son fuerzas intercambiables -e incluso difícilmente diferenciables en relación al PP- en lo que respecta a políticas de competencia municipal. En el urbanismo, vivienda, tráfico y transporte, gestión de servicios públicos, cultura y símbolos, empleo o ética, son mucho más llamativas sus coincidencias que sus matices. Basta mirar y comparar entre si a Sevilla, Jerez, Málaga, Granada o Córdoba, para ver cómo destacan sus similitudes de administración y cuan secundarias son sus singularidades, cuando existen. Todas son fuerzas que o ejercen orgullosamente de españolistas o bien capitulan ante el. Y lo mismo puede decirse, en la practica real, en relación al neo-liberalismo.
 
A la hora de la administración postelectoral del voto, está cantado que tanto PCE-IU como PSA (Los Verdes tienen casi imposible siquiera entrar en ningún ayuntamiento) tienen compactado su voto con el PSOE, es decir, que votarles es una forma intermediaria y aplazada no sólo de hacerlo al PSOE -para evitar al PP- sino también de facilitarle un cómodo Gobierno de coalición. El caso del PA es aún peor si cabe, porque su tradición es subastar su representación sin distingos apriorísticos entre PP y PSOE para entregarlo al mejor postor, a cambio de las correspondientes contraprestaciones en forma de cargos y parcelas administrativas.
 
En las grandes ciudades, PSOE y PCE-IU (y en menor medida, el PSA) intentan ahora -especialmente cuando se dirigen a la juventud- convertir su voto en la segunda vuelta de las movilizaciones antiguerra. Ante la inexistencia de referencias políticas sólidas que puedan aducir una conexión honesta con el programa que animó estas protestas, es posible que puedan pescar algo utilizando este recurso. Aún así, esta autopresentación carece de basamento real, lo que resulta evidente si se tiene en cuenta que el PSOE hace campaña respaldándose en la ONU y llenando de halagos a Francia y Alemania, justo cuando ambos imperialismos europeos están ya en plena fase de reacercamiento y búsqueda de pactos con el imperialismo yanqui. En lo que respecta al PCE-IU, la solidez antiimperialista en su practica es como mínimo discutible (sin necesidad de remontarse a su fracasado acuerdo con el PSOE de las anteriores legislativas) baste recordar, a modo de exponente reciente, su huidiza y ambigua postura mediática, parlamentaria e institucional a la hora que tocaba defender a la Revolución Cubana.
 
Nuestro Plano.
 
No despreciamos en absoluto todo lo que políticamente significan unas elecciones. De hecho, las convocatorias electorales tienen la virtud de recordarnos periódicamente -bien que sea deformadamente- cual es el estado político real de nuestra nación y de nuestra izquierda. Nos muestran descarnadamente en toda nuestra debilidad y nos dejan frente a frente a nuestras carencias y errores. A este respecto, aparte de todo lo que engloba lo que hemos llamado plano micro, no nos agrada constatar que el proyecto de una Andalucía nacionalmente liberada y socialmente emancipada, no cuenta hoy en nuestra Nación con un referente político vertebrado realmente implantado.
 
Dicho esto, tampoco nos parece razonable amparar ilusiones posibilistas o autojustificativas. No creemos que tenga ninguna base pensar que la consolidación o el crecimiento del PCE-IU, del PSA o del PA sirvan para avanzar en el proceso de construir esa fuerza política y social necesaria. Más aún, pensamos que es de los retrocesos y crisis de estas siglas de donde pueden surgir diferenciaciones y proyectos que concurran de alguna manera a facilitar su cristalización. Ante esto, conviene aplicarse al ejercicio de preguntarse: ¿qué resultados facilitarían al PSA desprenderse del fardo lastrante de los Pacheco y Valenzuela y asumir su refundación?. ¿Con que escenario, los Ortega, Núñez, Del Olmo, Calvo, Benavides o Rojas Marcos quedarían terminalmente tocados en el PA, dando oportunidad de auspiciar un giro radical a todos esos nacionalistas consecuentes que, por ejemplo, dicen dominar las JJAA?. ¿Qué favorecería un debate político real y honesto en la CUT-BAI sobre su futuro en el PCE-IU?; ¿el mantenimiento de los soportes que permiten puestos y contrataciones o su restricción o desaparición?. Sea cual sea el papel y el lugar que se adjudique a estos tres espacios en la configuración de la fuerza nacional alternativa a construir en Andalucía para asaltar el baluarte PSOE, parece lógico pensar que el debilitamiento de sus respectivos aparatos por la via del retroceso electoral facilitaría la liberación de los citados corsés, contribuyendo así a la tarea esencial.
 
Por todo esto, no podemos considerar acertado como pauta apoyar al PA, PSA o PCE-IU (ni por supuesto PP-PSOE). Allí donde no juegue ni el plano micro ni la excepción, queda el recurso a la abstención (aunque no sea más que una salida por defecto).
 
En anteriores convocatorias, la excepción la facilitaban las papeletas de Nación Andaluza, una organización de izquierda independentista, pequeña pero honesta, que, desde su pluralidad y aportando su nombre convertido en símbolo y bandera, permitía -aunque fuera en escala reducida y a modo de testimonio- expresar en forma positiva aspiraciones y deseos, a la vez que solidarizarse con el esfuerzo y la entrega de sus militantes. Hace escasos meses, Nación Andaluza se ha integrado en la federación Asamblea de Andalucía, que es quien concurre el 25 de Mayo en algunas localidades andaluzas. Con el cambio de nombre en las candidaturas, obviamente se ha ganado en heterogeneidad política interna y perdido sensiblemente en simbolismo y facilidad de identificación electoral. Donde estamos quienes hacemos este boletín y se presenta AA, constatamos con suerte la continuidad de personas, talantes y trayectorias, lo que nos permite mantener la excepción y por ello votaremos el 25 con sus papeletas. Donde no estamos y AA se presenta, seguro que quienes comparten nuestros análisis e ideas sabrán valorar si existe esa coincidencia y actuar en consecuencia.
 
 
 España
El PP solicita cinco años de cárcel para los promotores de la web de 'No a la guerra', alegando que les llamaron 'cómplices de asesinatos'
 
MADRID.- El PP ha solicitado una pena de tres meses a cinco años de prisión para los dos acusados, ambos militantes de IU, en la querella por supuestos delitos de injurias y calumnias dirigidas contra miembros del Gobierno y del Grupo Parlamentario Popular en una web, a los que se calificó de "asesinos" y "cómplices de asesinato" por la guerra de Iraq.
 
Así consta en la calificación provisional de los hechos presentada al titular del Juzgado de Instrucción número 17 de Madrid que solicita ordene a las Fuerzas de Seguridad investigar la web "noalaguerra.org", donde se vertieron los citados contenidos, así como una serie de "sitios" en la red bajo la denominación "nodo50", que se autodefine como un “proyecto autónomo de contrainformación telemática orientado a los movimientos sociales", con el fin de "determinar la identidad de sus responsables".
 
Asimismo, fuentes jurídicas explicaron que las investigaciones solicitadas tratarán de determinar el uso de Internet, "consentido" por responsables de las páginas, o "a través de la acción de piratas informáticos", destinadas a promover una campaña de amenazas contra dirigentes del PP, así como anunciar datos de sus agendas políticas para "reventar los actos" mediante la convocatoria de concentraciones.
 
Estas peticiones fueron conocidas al término de dos horas de comparecencia en las que declararon como imputados el profesor de Ciencias Políticas de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, y militante de IU, Juan Carlos Monedero, y el ex-administrativo de la coalición y también militante de la formación que lidera Gaspar Llamazares, Miguel Martín.
 
Según fuentes jurídicas, en su declaración, Monedero no facilitó datos de los alumnos que pidieron elaborar la página web, reconoció ser militante de IU pero negó ostentar cargo alguno en la formación. Por su parte, Miguel Martín aseguró que se desvinculó como administrativo de IU y se acogió al derecho a no declarar.
 
Monedero calificó las imputaciones como "una caza de brujas" y la querella como "un intento de acallar las voces críticas surgidas en la Universidad". Además, explicó, en declaraciones a los periodistas, que decidió financiar la referida página -unos 50 euros- a petición de un grupo de antiguos alumnos de la Facultad "con el propósito de informar sobre la guerra de Irak", y "ejercer sólo crítica política". Igualmente, aseguró que a él le "pareció una idea estupenda", y agregó que se "sintió orgulloso de la iniciativa para informar a ciudadanos críticos por la posición del Gobierno ante el conflicto bélico". Para Monedero, "la querella busca criminalizar a IU, así como a toda la oposición", y agregó que en su opinión se enmarca en "los intentos de acallar todas las voces críticas con su gestión". Además, se refirió al anteproyecto de reforma del Código Penal Militar, "para que cualquier persona que se posicione en contra del Gobierno sepa que el peso del Estado puede recaer sobre ella", concluyó.
Elecciones municipales y regionales en Gran Bretaña
Blair paga el precio de la guerra
G. Buster - Rebelión
 
 
 
Los resultados de las elecciones municipales en Inglaterra no han podido ser peores para Tony Blair. Su Nuevo Laborismo ha perdido 750 concejales, la mayor derrota desde 1979. Como han explicado los diputados del ala izquierda del Partido Laborista, agrupados en el "Campaign Group": "El Gobierno ha ignorado por completo a los jovenes y a la Comunidad Musulmana. Y ahora nos devuelven el cumplido".
 
El Nuevo Laborismo ha perdido 29 consejos municipales, incluyendo las ciudades de Brighton y Birmingham, feudos tradicionales del partido. Pero el descontento de la población hay que medirlo tambien por la bajisima tasa de participación que, a falta de alternativas electorales por la izquierda -como en Escocia-, solo acudió un 30% a las urnas. El Partido Conservador ha ganado 500 concejales, convirtiendose en la principal fuerza política municipal en Inglaterra, y los Liberales Demócratas se han situado terceros con un 30% de los votos emitidos. Más preocupante es el ascenso del ultra-derechista British National Party, que ha ganado 11 nuevos concejales, en especial en la ciudad de Burnley, en los Midlands.
 
En Escocia, el panorama ha sido completamente distinto. Con una participación electoral mucho mayor, los mayores triunfadores han sido el Partido Socialista de Escocia (SSP), una organización de la izquierda anticapitalista y alternativa, y los Verdes. Ambos han pasado de un diputado autonómico a 6 y 7, respectivamente. En Glasgow, la mayor ciudad de Escocia, el SSP ha obtenido 16,02% de los votos. Tommy Sheridan, el único diputado hasta ahora del SSP, lo primero que ha dicho es: "Hoy ha nacido una nueva fuerza política en Escocia, una fuerza que cree que la riqueza de Escocia pertenece al pueblo escocés".
 
El Nuevo Laborismo ha conservado la mayoría del Parlamento de Escocia por los pelos, pero ha perdido 6 escaños. El Partido Nacionalista Escocés (SNP) ha pagado su renuncia al derecho de autodeterminación con la perdida de 8 escaños, aunque sigue siendo la segunda fuerza del Parlamento. La movilización popular ha conseguido llevar también a la Cámara escocesa a la coordinadora de la campaña contra el cierre del Hospital de Stobhill, Jean Thorner.
 
En Gales, las elecciones regionales han dado la victoria al Partido Laborista, que a diferencia de Inglaterra concurría a las elecciones con el programa del Viejo Laborismo, lo que le ha permitido obtener 30 de los 60 escaños en liza. Los nacionalistas de Plaid Cymru han descendido de 17 a 12 escaños, en un sonado castigo de sus electores por su ambigüedad ante la guerra, los temas sociales y su muy moderado autonomismo. La presión de la izquierda del Partido Laborista se concentrará ahora en exigir a su dirigente Rhodri Morgan que rompa la coalición con los Liberal Demócratas.
 
Para quienes dudan si el apoyo a la guerra de Bush tiene costes electorales, aquí esta la primera respuesta. Y la demostración de que cuando existe una alternativa creible a la izquierda de la socialdemocracia, como en Escocia, es posible no solo castigar con la abstención a los Blair y Cia, sino también movilizar a favor de un voto alternativo, como el de los Verdes, o directamente anticapitalista como el del SSP. Su victoria es una estupenda noticia y abre un debate fundamental en Inglaterra y Gales para poner en pie a partir de la Alianza Socialista (SA) una alternativa creible al Nuevo Laborismo en las próximas elecciones generales. Aprendamos la lección para el 25 de mayo.
 
 
 Palestina
¿Quiénes son estos hombres que venden Palestina a precio de saldo?
Ali Abunimah*
2 de mayo de 2003. Electronic Intifada
Traducción de Beatriz Morales. CSCA

En 1996 David Hirst, corresponsal del periódico británico The Guardian constató el temor existente en el entorno de Arafat de que los israelíes "volvieran" los servicios de seguridad palestinos contra su dirigente. Según Hirst, un responsable oficial palestino había declarado que los israelíes habían "penetrado" hasta tal punto en los servicios de seguridad palestinos que "desde ese momento algunos de sus dirigentes cuando menos dependían lo mismo de ellos (de los israelíes) que de Arafat. Ya no está tan lejos el tiempo en el que los israelíes decidirán que Arafat -que incordia demasiado- 'ya no sirve'".

Este representante palestino añadía que "los israelíes están preparando a Abu Mazen (Mahmud Abbas)", uno de los negociadores secretos de los acuerdos de Oslo, "para que ocupe el lugar de Arafat", y precisaba: "apuestan por Mohamad Dahlan, jefe de la Seguridad Preventiva de Gaza, para encabezar el golpe" [1].

Siete años después se podrían desdeñar estos temores y calificarlos de paranoias. Sin embargo, en el momento en el que escribo este artículo, Arafat se agarra desesperadamente a las ruinas de su cuartel general al haberlo declarado los israelíes "fuera de juego", mientras que el "primer ministro", seleccionado conjuntamente por EEUU e Israel, le hace frente en la controvertida formación de su gabinete. El principal escollo es la insistencia de Abbas en el nombramiento de Dahlan a la cabeza del ministerio del Interior. Hasta el más objetivo de los observadores tiene la tentación de ver un complot en esta situación bloqueada.

'Reformas', 'seguridad' y corrupción

Últimamente Abbas y Dahlan tiene buena prensa en EEUU. Los Angeles Times afirmaba que los partidarios de Abbas esperan que éste "ayude al partido Fatah de Arafat a librarse de un pasado carcomido por la corrupción". Por lo que se refiere a Dahlan, un editorial de The New York Times lo calificaba recientemente de "hombre fuerte de Gaza", que ha estado "dando la lata a Arafat para convencerlo de que castigue duramente a Hamas y a otros grupos extremistas", y observaba que este Dahlan "en el pasado ha frecuentado mucho a responsables israelíes y estadounidenses que le tienen en una alta consideración".

Estos cumplidos coinciden con la realidad siguiente: los padrinos más eminentes de Mohamad Dahlan no son otros que Tony Blair y George W. Bush. En esta prensa aduladora es imposible encontrar mención alguna al hecho de que Abbas y Dahlan están implicados hasta el cuello en la corrupción que sufre la Autoridad Palestina (AP) desde sus orígenes. En un artículo anterior yo recordaba la villa de Abbas, valorada en un millón y medio de dólares, que domina soberana justo en medio de la derelicción de Gaza. También Dahlan se ha construido un palacio. Está tan recargado de pesados bloques de mármol que se hunde en el arenoso suelo de Gaza y ha habido que añadir varios millones de dólares para sujetarlo por medio de un sofisticado apuntalamiento.

Un artículo de investigación escrito en 1997 por los periodistas de Haaretz Ronene Bergman y David Ratner con el título "Este hombre que se ha comido Gaza" (4 de abril de 1997) revisaba los orígenes de esta opulencia. Según este informe, Dahlan (y muchos otros) se benefició de un monopolio sobre la importación de carburante a Gaza. Los propietarios palestinos de estaciones de servicio se veían obligados a comprar las materias primas a unos precios inflados, mientras que los servicios de la seguridad preventiva de Dahlan se veían obligados a pasar la mayor parte de su tiempo protegiendo de los camiones-cisterna israelíes.

Sin duda más grave -e igualmente relegado al olvido- es el hecho de que los servicios de seguridad de Dahlan hayan sido objeto de numerosas acusaciones de violación de derechos humanos y, en especial, de la práctica de la tortura, acusaciones formuladas por asociaciones de defensa de derechos humanos tanto palestinas como extranjeras.

El alcance de la corrupción de la AP, en la que durante mucho tiempo han intervenido Abbas y Dahlan, era conocido desde los primeros días de su existencia. Con todo, en los "buenos tiempos", en la época de Rabin, Peres, Clinton y del "coordinador especial para Oriente Medio", Dennis Ross, los únicos que hablaban constantemente de ello y en voz alta y clara eran los propios palestinos y -¡qué ironía!- los opositores israelíes de derecha a los acuerdos de Oslo que, al acecho de informaciones jugosas respecto a esta corrupción, no reparaban en medios para desacreditar a sus enemigos. A la pregunta de la periodista Caroline Glick de The Jerusalem Post formulada a Ross el año pasado de por qué la Administración Clinton nunca había mostrado el menor interés en esta corrupción, Ross respondió: "Bueno, ¿sabe?, no es como si los israelíes hubieran estado particularmente interesados por este problema". (Sobreentendido: si los israelíes hubieran estado preocupados, nosotros también lo habríamos estado -para nosotros sólo cuentan los estados de ánimo de los israelíes, nuestros aliados de toda la vida... Nota del editor).

Por supuesto, Ross se preocupaba únicamente de las prioridades de Israel, que se resumían en la esperanza que Rabin tenía en que Arafat iba a luchar contra el "terrorismo" sin que se entrometieran ni el Tribunal Supremo de Israel ni la Asociación de Defensa de los Derechos Humanos B´Tselem. El hecho de que los diputados y militantes palestinos fueran encarcelados -y cosas peores- simplemente por evocar la corrupción de la AP no ha suscitado nunca la menor protesta de EEUU.

La tolerancia de la corrupción se extendió incluso a la parte que correspondía a algunos israelíes bien situados. El año pasado el periódico israelí Maariv reveló el alcance de los negocios y de las relaciones financieras entre Arafat y sus pupilos por un lado, y Yossi Ginossar, ex -jefe de servicio de los interrogatorios del Shin Bet israelí, por otro. Entre otras cosas Ginossar fue acusado de administrar las cuentas secretas de Arafat en varios bancos suizos.

El fiscal general de Israel llevó a cabo una encuesta criminal de gran alcance sobre lo que muchos israelíes consideran un escándalo que es muestra de alta traición. Ya en 1997 el informe del Ha´aretz avanzaba que Ginossar desempeñaba el papel de intermediario con algunos de los más estrechos colaboradores de Arafat, en la conclusión de mercados mafiosos, y que obtenía para su beneficio personal el cinco por ciento de las ganancias de ambas partes contratantes. ¿Por qué a los israelíes les ha costado tanto tiempo indignarse?. Bajo la apariencia de "reforma" de la AP, "en el interés de la 'paz'", estamos asistiendo a una puesta al día de la fórmula Rabin. Sólo ha cambiado una cosa: los nombres. Las vagas promesas de los Acuerdos de Oslo han sido sustituidas por las vagas promesas de la "hoja de ruta". Si Abbas se ve inesperadamente nombrado Primer Ministro no es por porque represente un futuro para los palestinos, sino porque encarna su pasado catastrófico.

¿Por qué Israel está tan excitado respecto al "primer ministro" Abu Mazen?
Ali Abunimah

Según informaba el diario israelí Ha'aretz el 12 de marzo de 2003, el ejército israelí "ha suprimido de su página web unas declaraciones hechas por el candidato al puesto de primer ministro de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abbas (Abu Mazen), justificando la resistencia armada contra las colonias y los colonos, declaraciones extraídas del periódico en árabe Al-Sharq Al-Awsat".

Probablemente el cambio se ha producido después de que los colonos pidieran que, en el contexto de las declaraciones de Abbas, el Primer Ministro Ariel Sharon y el presidente Moshe Katsav se retractaran de su prudente elogio emitido en el momento de su nombramiento. El periódico informaba de que "en los últimos días unos diplomáticos estadounidenses han pedido a Israel que disminuya la presión sobre Abu Mazen y que le permitan maniobrar libremente" y especulaba que "es posible que la supresión de las declaraciones de Abu Mazen en la página web del ejército sea una respuesta a la petición norteamericana".

Este importante episodio revela por qué el nombramiento de Abbas al nuevo puesto de Primer Ministro por parte de Yaser Arafat ha sido objeto de semejante excitación en la prensa israelí, mientras que era recibido con una indeferencia total por los palestinos.

El descontento popular en relación con este cambio de dirección de Arafat tiene dos orígenes. En primer lugar, los palestinos preguntan, con razón, cuál será la visión política de Abbas en tanto que Primer Ministro. Los palestinos de los Territorios Ocupados (TTOO) viven bajo administración militar israelí y, en consecuencia, no son ciudadanos del Estado que les gobierna, ni de ningún otro Estado. En efecto, son el mayor grupo de no-ciudadanos del planeta, completamente destituidos en un mundo de Estados-nación. En estas circunstancias, introducir a alguien a quien se presenta como "primer ministro" es simplemente ridículo.

De todos modos, esto no cambiará la ecuación de poder entre el pueblo palestino y su soberano de facto. Sean cuales sean los poderes nominales atribuidos a un "primer ministro" palestino, no tendrá poder alguno para poner trabas a las aplastantes medidas que Israel adopta contra la población civil. Un honorable médico palestino, el doctor Haider Abdel Shafi, reflejaba el sentimiento general cuando declaraba a The New York Times "mi sentimiento es que estas personas no están en absoluto entusiasmadas" respecto al nombramiento de un primer ministro, desde que "esto se siente como una sumisión a presiones exteriores y no como una parte de nuestras necesidades reales" (10 de marzo de 2003). [2]

La idea de un primer ministro emanó de Israel y rápidamente fue adoptada por EEUU [3]. Lo mismo que las demás "reformas" palestinas de inspiración israelí o estadounidense, esta "última medida" vuelve a poner el carro delante de los bueyes concentrándose en unos aparatos de independencia (es decir, el puesto de primer ministro) antes que en el desarrollo de un verdadero Estado. El objetivo principal de estas maniobras es cambiar de tema y promover la teoría del conflicto progresivo, que elude su causa fundamental, la ocupación y la colonización de la tierra palestina, y en vez de ello, centra completamente la atención en la política interna palestina. Estas tácticas reflejan una comprensión por una parte del gobierno israelí de que semejantes interpretaciones falsificadas son esenciales para impedir que la opinión pública interna e internacional vea la evidencia, a saber, que la ocupación es la causa del conflicto y su fin la única solución [4].

El segundo origen del descontento proviene del individuo elegido para el puesto de primer ministro. Mientras que la demanda de "reforma palestina" se supone que está inspirada por la inquietud internacional de tener el mejor gobernante, la mayor parte de población [palestina] considera a Abbas como uno de los individuos más notoriamente corruptos de la AP. Poco después de que ésta se estableciera en Gaza, se empezaron las obras de construcción de una villa suntuosa, de un millón y medio de dólares para Abbas cuyos fondos procedían de fuentes desconocidas, y ello en medio de uno de los entornos más miserables del planeta. En respuesta a la amplia indignación, el "ministro de Comercio y Economía" de Arafat, Nasser Sarraj, declaró a The New York Times que "¿quién dice que Abbas no tiene derecho a vivir en una villa valorada en un millón y medio de dólares, o incluso de 10 millones?", y añadía: "quienes lo dicen son espías y colaboradores de Israel" (2 de febrero de 1997).

Por ello, Abbas no goza en absoluto de la confianza de los palestinos, ya que es conocido por ser, en asociación con los israelíes, el artífice de diversos "planes de paz" que dejan de lado los derechos fundamentales del pueblo y mantienen intacta la ocupación aunque con otro nombre. Fue idea de Abbas el tomar el polvoriento pueblo de Abu Dis, rebautizarlo como "Al Quds" y a continuación dejar enteramente en manos israelíes la ciudad de Jerusalén [ocupada]. Abbas es frecuentemente celebrado por personalidades como el periodista de Ha´aretz, Akiva Eldar, por su aparente buena voluntad en negar el derecho al retorno de los refugiados palestinos. Lo que Abbas preconiza ahora no es otra cosa que una vuelta al proceso completamente fallido de Oslo que ha llevado directamente y de forma previsible al sangrante impasse actual.

No es sorprendente que el secretario de Estado adjunto [de EEUU], Richard Armitage, declarara ante unos periodistas el pasado 28 de febrero que Abbas era la opción de EEUU porque, según UPI, EEUU quería ver un líder que pudiera "hablar de manera autoritaria al pueblo palestino". Un buen primer ministro, añadía Armitage, "sería una preciosa ayuda para el pueblo palestino y también le permite dialogar con Israel", evidentemente los palestinos quieren una dirección mejor que la que han tenido hasta ahora, pero Abbas ha sido un personaje central de esta fallida dirección y no representa al pueblo.

Israel, con en beneplácito de EEUU, y sin causar una gran decepción a Arafat, ha anulado las elecciones programadas para el pasado mes de enero que hubieran podido proporcionar a los palestinos algunas oportunidades para hacerse oír y rebuscar nuevos dirigentes. En vez de ello, el desacreditado Arafat, bloqueado desde hace casi dos años sobre un montón de cascotes, ha nombrado a otro desacreditado líder palestino para que se le una. Se podría indicar que Abbas no era la primera opción de Arafat porque desde que EEUU declaró el verano pasado que Arafat estaba acabado, Abbas empezó a tomar posiciones para sustituirlo. Arafat hubiera querido nombrar en vez de a él a una persona transparente que no le supusiera reto alguno o que no sirviera mejor al pueblo palestino

Abbas no es mucho mejor, pero su carrera y las circunstancias de su nombramiento bastan para justificar por qué los gobiernos israelí y estadounidense están mucho más entusiasmados con su nombramiento que con el de cualquier otro palestino.

Notas:

 
Ali Abunimah es analista palestino-jordano que reside en Chicago. Es cofundador de la publicación de internet Electronic Intifada y escribe en el diario libanés The Daily Star. El primer artículo fue publicado en este diario el 23 de abril de 2003 y el segundo en el mismo periódico el 13 de marzo de 2003. Ambos han sido, igualmente, difundidos en Electronic Intifada:
--oOo-- 
Solidaridad con Palestina
Enlaces:
Ingles-Árabe-Hebreo: AIC, Indymedia Palestina, Electronic Intifada,
 
 Música de fondo: Asereje, Las Ketchup 
 
 
 
Ayuda Urgente a ANDALUCÍA LIBRE

a nombre de J.G.P., en la Cuenta Corriente del BBVA:

0182  3344  24  0202889151

Ayudanos a que no nos callen

 Publicidad del Servidor E-Listas:
















[Adjunto no mostrado: Las Ketchup, Asereje.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters