Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 181 al 210 
AsuntoAutor
nş 188 - Inquisici Andaluci
nş 189 - ONUMierda Andaluci
nş 190 - Balance E Andaluci
nş 191 - Resaca po Andaluci
nş 192 - ¡Jodeles! Andaluci
nş 193 - Crónica v Andaluci
nş 194 - Resistenc Andaluci
nş 195 - Brasil: L Andaluci
nş 196 - Brasil: D Andaluci
nş 197 - Chile, 30 Andaluci
nş 198 - Nacional Andaluci
nş 199 - Euskadi: Andaluci
nş 200 - Bolivia e Andaluci
Ante la encerrona Andaluci
nş 201 - Cuentos, Andaluci
nş 202 - Vísperas Andaluci
nş 203 - Tensa IU Andaluci
nş 204 - Cataluña Andaluci
nş 205 - 4D - Mamp Andaluci
nş 206 - Contra la Andaluci
nş 207 - Andalucía Andaluci
nş 208 - La Burla Andaluci
nş 209 - Brasil. E Andaluci
nş 210 - Segunda M Andaluci
nş 211 - Debate Es Andaluci
nş 212 - Sumarios Andaluci
nş 213 - Elec.14M Andaluci
nş 214 - Granada Andaluci
nş 215 - Trifulca Andaluci
nş 216 - Cuentas y Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 220     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nş 188 - Inquisición en Sevilla - Basta Ya de "Bas ta Ya"
Fecha:Sabado, 24 de Mayo, 2003  17:11:07 (+0200)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>

En relación al último atentado de ETA contra un jefe de la policía en Andoain, el siguiente artículo muestra  cómo la plataforma Basta Ya, supuestamente "pacifista", "cívica" y "espontánea", forma parte de la estrategia de la burguesía españolista, no de luchar contra lo que ellos llaman terrorismo, sino de quitarle el poder a la burguesía vasca y contrarrestar a los movimientos sociales históricamente existentes en Euskal Herria.

Basta Ya, por primera vez, ha conseguido aglutinar y a la vez disimular sectores de ultraderecha que estaban latentes en la sociedad pero que no se expresaban de forma directa. Este movimiento inocula, como virus mentiras usando a los medios de comunicación convencionales como el virus que usa ADN perverso para adentrarse en las celulas. Una de las mentiras más usada y la que intentaremos deshacer es la de que es un movimiento cívico nacido de la espontaneidad. Claramente tomamos a Andoain como campo de operaciones y observamos que el primer día mismo del atentado aparecen rápidamente gentes del movimiento por las calles de Andoain.

Esto no debería de crear sospecha alguna puesto que aparecen siempre, pero la labor de organización sobre el campo es impecable y calculada. Ya que a la mañana no daba tiempo a preparar nada, el movimiento se pertrecha para la tarde para el pleno de Andoain. Si observamos las imágenes del pleno podemos observar (nosotros) que la participación popular es mínima, casi nula y que los primeros puestos están ocupados por miembros no conocidos por el pueblo y si por la gran pantalla como lo es Savater el más conocido de ellos. Esto fue así porque los miembros de Basta Ya ocuparon en algunos casos hasta obligando a gente a levantarse (por motivos de seguridad)los primeros puestos para que se sentaran estos personajes. En el pleno se usaron pegatinas y panfletos fotocopiados horas antes en una tienda justo al lado del lugar del atentado por dos miembros del movimiento del que desconocemos sus nombres. En ningún momento participa nadie del pueblo de Andoain. Todo es por lo tanto artificial. En la manifestación posterior la que estaba convocada por el PSOE alguna gente del pueblo si que salió de verdad a apoyar la manifestación. Pero otra vez el movimiento aprovechando la conglomeración de gente hizo acto de presencia distribuyendo entre sus militantes y simpatizantes carteles en contra del PNV, Ibarretxe y agrediendo verbalmente a Ibarretxe (fijense que los ataques no están dirigidos contra ETA). En un intento de llenar el pueblo de propaganda usaron pegatinas con los lemas “BASTA YA!”, “NO AL NACIONALISMO OBLIGATORIO” etc. y curiosamente aparecieron pintadas amenazantes contra ediles de Socialista Abertzaleak o frases como “Garzón, herria zurekin”, “Euskal Presoak Melillará”, “ETA EZ” etc. fijense de la tolerancia de la que hacen gala estas pintadas sobre todo la de Euskal Presoak Melillará que contiene su toque racista.

Amanece en Andoain, Lunes. Hoy hay convocada una manifestación de Basta Ya por la tarde. Otra vez el movimiento prepara su maquinaría y sobre todo esta vez ya que la manifestación es sólo convocada por ellos empiezan a venir autobuses para llenar las calles para evitarse tener que “fracasar” en su convocatoria (es más fácil llenar las calles de un pueblo pequeño que las de Donosti ¿verdad?). Ni más ni menos que 10 autobuses por lo menos, unos se paran en las cercanías del ambulatorio de Andoain y otros en la parte de arriba del colegio de La Salle. Los lujosos coches comienzan a llegar hacia las 6 de la tarde (la manifestación esta convocada para las 19:00). La convocatoria es en Goiko Plaza donde se hace un discurso. Lo hacen la hermana de Joseba y Rosa Diez. En los dos casos no es un discurso de dolor como se podría esperar sino de agresión verbal y confrontación. Lo que sorprende sobre todo en las declaraciones de Rosa Diez es que no cita en ningún momento a ETA como responsable de nada sino ataca directamente a Arzallus diciendo “Yo me siento amenazada por Arzallus”. Luego comenzó la manifestación y aunque los medios de comunicación digan que fue silenciosa, dejo de serla en muchos momentos. Al final con una ofrenda de flores en el lugar de la muerte y puesta de velas termino el acto y se disolvió. Luego volvieron aparecer pintadas en la Herriko taberna Irunberri con los lemas antes descritos. Durante toda la manifestación tenemos que decir que eran muchas más las personas pertenecientes al movimiento, a los partidos políticos que la gente del pueblo. Esta manifestación fue mucho menos multitudinaria que la anterior.

Yo creo que todos ya sabíamos de donde salía el movimiento pero por si quedaba alguna duda. Lo que más canta sobre todo es la impunidad con la que pueden hacer las cosas. Pintadas inclusive sin la oposición de ningún miembro de las fuerzas de “seguridad” de los que estaba lleno todo el recorrido. El otro día respecto a los actores que denunciaron la agresión contra Irak en los Goya alguien dijo: “Qué esto era parte de la tradición de panfleto y pegatina, ridícula e inútil”. Estas cosas y peores se tuvieron que escuchar sobre ellos. Ahora no hemos escuchado nada de este tipo. La verdad es que no nos resulta raro por lo menos a nosotros.

Que nos quede claro, Basta Ya no es ni cívico, ni tiene las manos blancas sino que las tiene más bien manchadas de sangre hasta el codo y además es un movimiento artificial, antisocial y ultraderechista nacido del aparato del Estado para contrarrestar verdaderamente a los movimientos sociales históricamente existentes en Euskal Herria.

Enlaces de Basta Ya:
 
 
 
 
--oOo-- 
Solidaridad con Palestina
Enlaces:
 
 Música de fondo: El Muro, Pink Floyd 
 
 
 
Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE

a nombre de J.G.P., en la Cuenta Corriente del BBVA:

0182  3344  24  0202889151

Ayudanos a que no nos callen

 Publicidad del Servidor E-Listas:

nş 188
 
En este Correo:
 
*La Sevilla Eterna reactiva la Inquisición en Sevilla
*El Remate, La Sevilla Eterna, Euskadi, la izquierda e IU.
*Basta Ya de Basta Ya (I):
*Los dos registros de ETA y “Basta Ya”, Francisco Letamendia
*“Basta ya”: comunidad del miedo y de la fractura, Ramón Zallo
*Sobre la plataforma fascista Basta Ya
*Enlaces de Basta Ya
*Solidaridad con Palestina,
*Directorio, Musica de Fondo, Ayuda
 
--oOo-- 
 
 Andalucía
PP, PA y PSOE atacan a Juan Carrique (candidato nş 5 de IU) por su trayectoria militante y profesional en relación a Euskadi.
La Sevilla Eterna reactiva la Inquisición en Sevilla
Andalucía Libre
Juan Carrique
 
La persona
 
Juan Carrique es abogado. Ha pertenecido sucesivamente a la LCR, PST y ahora compatibiliza militancia en el PRT-IR, CUT-BAI e IU, en donde se integra en la Corriente Roja (de la que forman parte PRT y CUT-BAI). Tambien ha sido secretario de acción social del sindicato CGT de Sevilla y de la organización de apoyo a los inmigrantes ODITE, participando en la Red de Apoyo al Encierro que tuvo lugar en la UPO de Sevilla. Igualmente, es un miembro conocido del Foro Social de Sevilla.
 
Juan Carrique encabezó una lista alternativa -apoyada sustancialmente en Corriente Roja- a la propuesta por el PCE oficial en el proceso de configuración interna de la candidatura de IU al Ayuntamiento de Sevilla. Los votos obtenidos, le ubicaron en su numero 5; un puesto que se presume testimonial (IU paso de 4 concejales en 1995 a 2 en 1999) mientras la lista oficial copaba los puestos de salida.
 
El contexto
 
Si ya en general, la campaña electoral ha ido endureciéndose, convirtiéndose claramente en unas primarias entre PP y PSOE y en una especie de plebiscito pro y anti Aznar, en la ciudad de Sevilla, tiene especificidades propias.
 
Sevilla es una de las contadas grandes ciudades andaluzas (junto a Algeciras) en las que el Partido Andalucista ha tenido amplia representación municipal. Ha ostentado la alcaldía y ha gobernado con continuidad, pactando y apoyando alternativamente al PP y al PSOE, manteniendo el control sobre el urbanismo durante años. Precisamente su actual candidato a la alcaldía, José Núñez, fue entre 1991 y 1994 delegado de Urbanismo. Al PA, que en Sevilla es partido de gobierno -con todo lo que eso implica- y no fuerza marginal o de oposición como en las otras ciudades, se le adjudica pues la responsabilidad de la situación urbanística de la capital andaluza y consecuentemente carga con todas las sospechas que suelen acompañar este ámbito de gestión. Digamos también que la situación y trayectoria de Sevilla en esta parcela es similar a la de las otras capitales que han sido gobernadas o gestionadas por PP y PSOE. En Sevilla, tanto PP como PSOE han necesitado al PA para gobernar y obtener la alcaldía.
 
En esta ocasión, el PSOE parece que considera la posibilidad -si le acompañan las cuentas- de sustituir como socio de gobierno al PA por IU, una vez que esta ultima ha dado suficientes pruebas de lealtad en otros municipios y especialmente en la resolución del conflicto de las Cajas de Ahorros. El PA sabe, por su parte, que el juego de restos electorales le sitúa en competencia directa con IU (con la que además también compite por el puesto de socio menor futuro del PSOE en el Gobierno andaluz tras las próximas elecciones autonómicas). El PP, finalmente, también sabe que sus posibilidades de llegar al gobierno dependen de ganarse el acuerdo del PA y debilitar al bloque PSOE-IU.
 
La coyuntura y el linchamiento
 
El lunes 19, IU arremete contra el PA proponiendo un pacto contra la especulación. Onda Giralda (televisión local afín al PA) pregunta en rueda de prensa a la cabeza de lista de IU, Paula Garvín (PCE) por la inclusión de Carrique en su lista, haciendo referencia a que Carrique había defendido como abogado a los activistas que, disfrazados de mascotas, intervinieron en la inauguración de los campeonatos mundiales de atletismo celebrados en Sevilla en 1999, demandando que los presos de ETA cumplieran sus condenas en el País Vasco. La televisión emite destacadamente la respuesta de Garvin que se excusa aduciendo que Carrique está en la lista de IU a consecuencia del sistema de cuotas interno de la coalición y que, en todo caso, "había que alegrarse de la evolución política de Carrique". Al día siguiente, Rafael Carmona (del PA), delegado de urbanismo, dice a la prensa -interrogado por las denuncias de IU sobre el urbanismo sevillano- que "el PA no quiere hablar de una formación como IU que lleva en sus listas a un representante legal de Batasuna". El candidato del PP, Jaime Reynaud, toma el testigo del PA y hace declaraciones dirigiéndose al PSOE y a sus perspectivas de coalición con IU: "Me preocuparía que se diera en Sevilla una coalición con un partido que parece que uno de sus miembros participó activamente en una demostración de ETA en Sevilla".
 
Paula Garvin (PCE-IU) responde negando la vinculación política de Carrique a la izquierda abertzale, afirmando de su compañero de lista que "Siempre ha pertenecido al grupo trostkista internacional (sic), en contra de cualquier tipo de nacionalismo (re-sic)".
 
La prensa (EL PAÍS, ABC, Diario de Sevilla...) destacan  a renglon seguido la participación de Carrique en las luchas y protestas más caractyerizadas y combativas contra la leyes educativas y de extranjería del PP. El diario ultraderechista ABC publica una cronica haciéndose eco de unas declaraciones off-the-record desde el PSOE en las que se que califica a Carrique de "filoetarra". Inserta una entrevista a Carrique, al tiempo que descubre, con varios errores, que Carrique -que por entonces militaba en la LCR- fue interventor en representación de HB en las elecciones europeas de 1986. Alejandro Rojas Marcos, presidente del PA, declara: "Nos podemos encontrar con un miembro de Batasuna sentado en los escaños del Ayuntamiento de Sevilla".
 
La respuesta
 
Ante el chaparrón que va cayendo, el sector oficial del PCE-IU, decide que toca contraatacar y Garvin denuncia que el nş 2 del PP, Tarno, "organizaba novatadas vejatorias a las nuevas estudiantes en la Facultad de Derecho de Sevilla". Valderas -más contundente y efectivo- explicita que "Tarno es un significado miembro de lo que es la derecha más extrema" y recuerda, entonces, que el PP "tiene entre sus filas restos de Fuerza Nueva" (partido fascista activo durante la Transición).
 
Carrique, por su parte, explica en EL PAÍS que "Soy marxista troskista y nunca he pertenecido a ninguna organización nacionalista, ni andaluza ni vasca". Niega su pretendida relación con ETA y afirma que todo forma parte del marco de la campaña electoral y que las acusaciones "No perseguían hacerme daño sólo a mi sino dañar a la formación a la que pertenezco. Hablan de imputaciones con unas connotaciones violentas cuando el partido que más se ha caracterizado por ejercitar la violencia es el PP, que es que nos ha metido en una guerra ilegal ".
 
El jueves 22, Carrique -acompañado de miembros de IU y del Foro Social de Sevilla- presentaba en el juzgado las declaraciones de Reynaud y Rojas Marcos con el objetivo de que el juzgado las "investigue" y pueda iniciar diligencias previas, sin descartar el presentar una querella criminal por estas imputaciones que se le han hecho y que, según repitio, son "absolutamente falsas".
 
Luego, la campaña electoral, continuó...
 
El Remate
La Sevilla Eterna, Euskadi, la izquierda e IU.
El linchamiento mediático sufrido por Juan Carrique se explica coyunturalmente por las necesidades del PP y del PA en la campaña electoral sevillana. Pero trasluce fenómenos más profundos y generalizados, como avalan las reacciones habidas tanto del lado del PSOE como la secuencia, extremadamente significativa, de declaraciones y actuaciones desde el PCE.
 
A Juan Carrique se le ha tachado prácticamente de terrorista -con todo lo que ello implica- simplemente porque como militante de izquierda -bien en su faceta de activista y a lo largo de su trayectoria personal, bien como profesional- ha mantenido criterios elementales de afirmación y solidaridad democráticas y no ha participado del españolismo inquisitorial dominante desde la Transición, impuesto como falso consenso y único y excluyente terreno de juego político permitido y aceptado.
 
En 1986 la hoy desaparecida LCR -donde entonces militaba Carrique- y el MC (ahora, Acción Alternativa- etc) apoyaron la candidatura de HB al parlamento europeo encabezada por Txema Montero -que luego abandonaría HB- como ejercicio de solidaridad internacionalista con Euskadi. En aquel momento, como contraste y contexto, gobernaba Felipe González (en cuyo mandato como presidente actuaron los GAL) y el PCE-IU presentaba como numero uno a Estrasburgo a Pérez Royo. La campaña tuvo una gran repercusión y Montero salió electo, gracias en buena parte a los votos obtenidos fuera de Euskadi. Al poco de terminar la campaña, ETA colocaba una bomba en el supermercado Hipercor de Barcelona provocando una masacre. Hoy, en el ámbito de la izquierda, puede decirse con claridad que aquella iniciativa fue un error, en el que tuvo mucho que ver el enorme peso interno de las respectivas organizaciones vascas de las fuerzas apoyantes y que las razones de solidaridad y radicalidad democráticas no justificaban, ni siquiera entonces, el enorme riesgo de transferir -bien fuera momentáneamente- apoyos a una corriente política sobre la que no se tenia influencia ni responsabilidad, confundiendo una causa legitima con quienes administraban su dirección. De hecho, el episodio generó un antes y un después en la visión sobre Euskadi y la izquierda abertzale, especialmente en Andalucía. Pero, en todo caso y frente a los siervos del régimen, es un error del que, además de aprender y no olvidar, procede estar orgulloso.
 
La prueba de ello es que, en un totum revolutum interesado, la Sevilla Eterna ha mezclado la labor de Carrique como interventor de HB en la campaña europea de 1986 con sus opiniones políticas actuales y con su tarea profesional de asistencia jurídica a activistas pacíficos en un acto de desobediencia civil por reivindicaciones democráticas y humanitarias, sumándoles como propina referencias manipuladas a episodios de luchas que han polarizado recientemente la vida política y social sevillana. La vengativa e innoble respuesta denota que se esconde tras la Sevilla Eterna en sus diversas encarnaciones: desde la del gelatinoso alcalde Monteseirin (PSOE) -el de la torpe palabra- hasta al aristocrático Rojas Marcos (PA) o el grisaceo Núñez, pasando por los señoritingos de la caverna local y los burocratillas cagados de siempre. La misma yuxtaposición de actuaciones diversas y papeles distintos condenados en amalgama denota con claridad el talante inquisitorial del intento. La ausencia de escrúpulos es evidente y la voluntad calumniosa notoria: ni Carrique ha sido nunca ni es de Batasuna, ni ejercer de abogado de unos manifestantes o defender la libertad de expresión y organización pueden convertir a nadie en "filoetarra", salvo para unos filofascistas. Ante esta agresión, es obligado remarcar que sus acusadores no tienen derecho ni legitimidad ni para abrir la boca. Los que apoyaron siempre al Régimen español que dejo impunes a todos los ladrones y criminales del franquismo; los que niegan el derecho a la autodeterminación (con ETA o sin ETA); los responsables de la opresión y humillación de Andalucía o los que han sostenido guerras imperialistas no tienen ningún titulo democrático para exigir cuentas ni plantear nada a nadie. En el plano en el que se han presentado los sucesos y frente a sus perseguidores, Carrique puede reivindicar con plena rotundidad un fundado orgullo por su trayectoria consecuente y destacar con todo derecho y fundamento que toda la legitimidad democrática está de su lado y no de la de estos epígonos del Santo Oficio. Los postfranquistas o los que capitularon ante el postfranquismo no pueden dar lecciones de nada. Ni ahora ni nunca. Ante la Sevilla Eterna, como decían los de antes, respondemos con dos palabras: ¡Puerta y Candela!
 
Con Carrique, hoy quienes hacemos este boletín -como es obvio- tenemos amplias diferencias (en la cuestión nacional, en su postura política hacia la inmigración, en su misma pertenencia a IU...) pero estas opiniones encontradas no nos hacen dudar lo más mínimo al afirmar que, con casi plena seguridad, podrá haber en todas las listas que se presentan en Sevilla alguna persona igual de digna y merecedora de respeto que Carrique, pero ninguna más. De hecho, si no fuera porque para hacerlo habríamos de votar también a Garvin y a Torrijos -que le preceden en la lista y que serían, además, con la politica que representan, quienes se beneficiarían realmente de nuestro sufragio- contaría con nuestra papeleta como muestra de solidaridad. Confiamos en que un militante avezado como Carrique entienda que nuestro apoyo en esta hora, que es sincero y total, se detenga justo ante la urna.

 <-> 
Dossier
BASTA YA DE BASTA YA (I)
Basta Ya y sus organismos afines intentan cumplir en el ambito vasco y en el resto de naciones del Estado español un papel que recuerda al de la Orden de Orange unionista en Irlanda. Surgidos al amparo y bajo la protección del mismo Estado y formando parte de su estrategia política, ideologica y mediatica, su función y objetivos políticos trascienden sobradamente el rechazo a la concreta actuación de ETA para abarcar la defensa de la indisoluble unidad del Estado español, la apologia de su regimen, el rechazo a los proyectos independentistas y la cobertura al nacionalismo español. Sus efectos e influencias, inevitablemente, tambien superan el especifico marco vasco para contaminar el espacio de todas las naciones del Estado, incluida Andalucía.
 
Nos ha parecido interesante aportar aqui tres acercamientos desde la izquierda vasca al fenómeno y una selección de enlaces del entorno Basta Ya, con los que conocerlos de primera mano, en sus diversos y complementarios planos. Razones de espacio, nos obligan a dejar para una próxima ocasión, otras entregas en las que poder comprobar hasta donde llega su influencia y cómo sus alegatos impregnan incluso a sectores políticos que en principio parecerían en abstracto llamados a ser inmunes a su influencia, en conexión con debates mal saldados o irresueltos en esta izquierda que inicia el nuevo siglo. Que os sea leve.
Los dos registros de ETA y “Basta Ya”
Francisco Letamendia*
Rebelión - 18 de febrero del 2003

Las dinámicas cruzadas de ETA y "Basta Ya" son un territorio privilegiado para comprobar in situ las teorías de la Ciencia Política sobre la acción colectiva. Esta tiene dos registros: el racional-utilitario; y el cultural-identitario. Desde el punto de vista racional, las personas son maximizadoras de utilidades, y toman decisiones basadas en previsiones racionales que calculan si los costos de su actuación serán o no inferiores a los previsibles beneficios que se derivarían de ella.

El registro identitario plantea problemas más complejos; es el que explica acciones que desde el punto de vista racional serían imposibles. Las identidades colectivas hacen inversiones emocionales que permiten a los individuos su reconocimiento recíproco, generando la polaridad nosotros-ellos: el nosotros, investido de afectividad, es cálido; el ellos, producto de la alteridad, es frío. El cierre del campo identitario se produce cuando se bloquea la interacción del nosotros-ellos. La personalidad que adhiere a este bloqueo identitario suele ser de tipo "autoritario", caracterizada por una identificación intensa con el poder; las orientaciones cognitivas adoptan la forma de los estereotipos hostiles; y las orientaciones afectivas sustituyen la pareja del ellos- nosotros por la del amigo-enemigo.

Los estereotipos son la forma mitigada de la hostilidad grupal: constituyen la justificación de la antipatía hacia un grupo en una situación dada, y la racionalización de la dominación de un grupo sobre otro. Los procesos de conformación del enemigo, siempre malignos, se asocian a las patologías ideológicas: crean un universo mental fantástico dominado por la agresividad y el fantasma del poder. Se basan en el mecanismo de la falsa proyección: el sujeto proyecta sobre el mundo exterior como malas intenciones las pulsiones agresivas procedentes de su capa más profunda: todo cuanto es violento y peligroso para él lo atribuye a la víctima potencial. La figura del enemigo, alguien a quien debo destruir una vez identificado para que no me destruya él a mí, responde a una concepción satanizada de la política.

El proceso de formación proyectiva de la imagen del enemigo interior ha devastado la civilización occidental, desde los procesos de brujas de la Edad Media hasta el antisemitismo de la II Guerra: el anti-islamismo en Occidente y el anti-vasquismo en España son algunas de sus expresiones actuales. En estos dos casos, lo patológico se alía al pragmatismo maquiavélico, de carácter racional: las élites de un Estado pueden concitar un consenso polarizando a las masas contra el enemigo exterior o interior, con la seguridad de que la guerra en un caso y la persecución en otro aumentarán la cohesión social, y con ella su poder y prestigio.

No hace falta insistir en la polarización hostil identitaria de una actuación, la de ETA, cuya consecuencia es la muerte de la persona a la que se considera enemigo. El registro racional del discurso de ETA se sitúa en el medio plazo; según la Alternativa Democrática, su actuación está encaminada a conseguir del Estado la autodeterminación y la territorialidad, tras de lo cual será el conjunto de la sociedad vasca quien se pronunciará sobre la fórmula concreta de la autodeterminación. Pero todos y cada uno de sus atentados producen sobre la base social favorable a la autodeterminación los efectos exactamente contrarios: corta los lazos que pudieran unirla a una izquierda mundial, la del movimiento anti-globalización, que hace actualmente de la defensa universal de los derechos humanos, y por tanto de la vida, una de sus principales señas de identidad; concita sobre ella una enorme masa de odio; y reduce la respuesta popular a la feroz agresión de que es objeto por parte de los tres poderes del Estado. Todo esto se traduce en el descenso de las perspectivas electorales de la izquierda abertzale. A ello contribuye el autismo de unos acciones olímpicamente indiferentes al contexto externo; el condenable asesinato de Pagazaurtundua ha resucitado a un PP asfixiado por el chapapote y por su servilismo bélico pro-americano.

Identificar a la izquierda abertzale con ETA es indignantemente falso, e imputar sus asesinatos a electos que muy posiblemente abominan de ellos en su fuero interno como lo muestran las encuestas al respecto una gran injusticia; pero Batasuna debiera reflexionar sobre el enorme error que ha cometido al atarse al principio de no criticar públicamente los efectos políticos de unas acciones que tan negativas consecuencias están teniendo sobre sus bases.

"Basta Ya" es la expresión más polarizada de la reacción identitaria que ha provocado la violencia de ETA, la cual ataca desde 1995, más que a uniformes, a grupos de la sociedad civil. Las leyes de la esterotipia y de la configuración hostil proyectiva rigen su comportamiento. Su enemigo no es ya ETA ni a la izquierda abertzale; es el conjunto del nacionalismo vasco, y muy especialmente las instituciones vascas a las que éste que ha accedido no hay que olvidarlo en virtud de la expresión democráticamente expresada de la población vasca. En el registro identitario, el hecho muy real de estar en la lista de los posibles objetivos de ETA les lleva a vivir en un universo mental fruto a partes iguales de la alucinación y de la patraña consciente.

Cuanto más emblemáticos y respetados sean en su mundo los personajes del nacionalismo vasco, tanto más les insultan: de ahí su fijación con el lehendakari Ibarretxe, con Arzalluz y con Setién.

El poder real de las gentes de "Basta Ya" es grande, y procede de tres esferas: dos que no han sido transferidas, la judicatura y la universidad, y otra en las que su predominio es aplastante, la prensa escrita. Su grotesca presentación de la Universidad vasca, institución en la que campan a sus anchas, como un medio hostil en el que necesitan ir encapuchados, obedece en realidad al objetivo de profundizar aún más la limpieza que ha comenzado ya en materia de promoción académica.

Cuando recurren a los jueces lo anuncian en la prensa de un modo que parece estar diciendo: ĞAhora vais a ver lo que es buenoğ o Ğa mí el Séptimo de Caballeríağ. De ahí que prolifere, en los medios escritos de Madrid y en algunos de los del país, una nueva figura: la del insultador profesional, que injuria tanto más cuanto más ignora los datos reales del injuriado, y que se sabe a salvo de eventuales represalias por vía judicial a la vista de los resultados que los perjudicados del mundo nacionalista vienen obteniendo en ella.

Pero esta descripción quedaría incompleta si no se completara con el registro racional- utilitario de "Basta Ya". Y en ese registro, contrariamente a la izquierda abertzale, los resultados obtenidos sí que han coincidido al menos hasta ahora con los objetivos previstos. Basta Ya es en realidad un grupo de presión cuyos miembros quieren transformar su victimismo, real o supuesto, en honores, prebendas, dinero, y promoción profesional y académica a costa de terceros. Los destinatarios de la presión son los grupos civiles y las instituciones públicas del centralismo. Por ello insultan y se movilizan muy especialmente en los períodos electorales contra las fuerzas nacionalistas y el Gobierno tripartito, y por ello son acérrimos partidarios de la coalición de las fuerzas de ámbito estatal, política del PP no compartida por los socialistas; porque con ello incrementan su renta de situación y las expectativas de beneficios personales. Pero finalmente, sus maniobras son tan burdas que, al menos en el País Vasco y tal vez a partir de ahora en el Estado van a acabar desprestigiando y mermando las expectativas de voto de quienes querrían beneficiar, convirtiéndose por lo mismo en irracionales.

*Profesor de la UPV, Diputado en las Cortes Constituyentes por Euskadiko Ezkerra. Posteriormente en HB. Ahora independiente.

“Basta ya”: comunidad del miedo y de la fractura
Ramón Zallo*
 
Savater,
Portavoz de Basta Ya
 
Es desaconsejable que temas enmarañados por una larga historia se pretendan resolver con soluciones simplistas. El tajo sobre el nudo gordiano, el razonamiento sugerido por la víscera o el dudoso milagro del Ğmuerto el perro se acabó la rabiağ, son propios de la derecha autoritaria postmoderna. Es la receta de Bush para Irak y la apuesta del PP para Euskadi.

Lo sorprendente es que a Aznar le acompaña en el viaje un grupo de universitarios que militaron en la izquierda. Desistiendo de las mejores tradiciones, se han erigido desde sus potentes tribunas mediáticas en intelectuales orgánicos de la derecha dura, presionando además a los socialistas para que abdiquen de aspectos elementales de una herencia progresista. ¡Y lo están consiguiendo! El PSOE sólo juega a los fallos del contrario (galipote y guerra) y en el tema vasco vota ilegalizaciones y cadenas perpetuas por miedo a pensar por cuenta propia. Ejerce de fotocopia de una derecha que en cada de sus mutaciones históricas desde Cánovas a la CEDA, desde el franquismo al PP siempre ha creído invariablemente en la crueldad como expresión del Estado y nunca en la sociedad abierta y en su maduración.

No creo que todo el mundo se haya vuelto loco. Es que la mierda de la violencia y el modo en que se hizo la Transición lo empozoñan todo, y hacen aflorar en su caldo de cultivo el lado oscuro de los poderes, de las ideologías y de las mentes, mientras los significados se pervierten. Y así se explica que los embriagados de sacrificio patrio se conviertan en pistoleros contra el pueblo, o que los ultrademocráticos degeneren en liberticidas. Lo malo es que desde ese juego, las identidades culturales personales pasen de concertadas a confrontadas, los aliados naturales se conviertan enemigos, los progres en carcas, y los vecinos en extraños. En ese cuadro maleado, tanto por los hechos como por sus lecturas, el diálogo barrido por la marea negra de la intolerancia, el dolor y el abatimiento resultará imposible.

Por eso conviene recordar todos los problemas colectivos y de todos los que quieren vivir en sociedad sin derrotar al otro. No vale seleccionar algunos problemas ninguneando otros convenientemente; y, aunque haya prioridades, tampoco vale establecer una secuencia que deje temas claves para el Ğdespués ya veremosğ. Por eso es una pésima noticia la afirmación de Zapatero de que Ğen Euskadi no cabe más proyecto que el fin de ETAğ, idea sobre la que se basa el abrazo del oso de las candidaturas únicas propuestas por el PP a los socialistas.

Así, son problemas colectivos, de todos, que no haya asesinatos ni amenazados, que no se conculquen derechos individuales ni libertades públicas y que se puedan cambiar las reglas de juego porque democráticamente lo pide la mayoría.

Es un desastre colectivo que unos y otros problemas se condicionen mutuamente (sólo si tú haces esto yo haré, o dejaré de hacer, esto otro). Nos instala en la dinámica de contrarios, en el maniqueísmo del buenos y malos que chocan en el espejo virtual del espacio público y que reabren sus antagonismos mutuos en cualquier palabra o acción de los Otros. No se trata de caer en el relativismo ético. No todo es lo mismo en el espejo de las coartadas mutuas: hay escalas morales en la jerarquía de la bajeza humana, sin que tampoco exculpe situarse en sus escalones más suaves.

Tampoco es lo mismo ser que no ser víctima, y víctimas se cuentan en los distintos bandos aunque sean en distinto grado. La victimación es un valor añadido a comprender y respetar, aunque ello no da un punto de más ni de menos en la razonabilidad de las soluciones que puedan proponer. Son, desde luego, agentes sociales como tales. Tejen a su alrededor comunidades del miedo propio y también comunidades de la culpa ajena, porque tienen que explicarse su dolor. Asientan sus lazos y propuestas sobre ambas, y sobre factores como la seguridad propia, la particularidad de su experiencia y el sentimiento fuerte.

Cuando se asume el rol de víctima también se corren riesgos comprobables en los distintos colectivos de víctimas: dejar de comprender la comunidad ciudadana basada en las convicciones ideológicas, los proyectos y las reglas; confundir reparación e ideología propia; trasmutar el miedo en odio indiferenciado; o albergar pasajeros interesados. Si la sociedad como tal, se deja arrastrar sólo por la lógica del dolor de unos o el oportunismo de otros, se eternizarán los choques y sus dos vertientes indeseadas: el callejón sin salida o la aniquilación.

Llegados a ese punto, surgen los creyentes de la solución milagrosa. Tanto en ETA como en ¡Basta Ya! se da la ética del compromiso que es firme, muy firme, y la ética de la responsabilidad que es débil, muy débil, porque la Causa marca el destino e impone las tareas por encima de cualquier otra consideración.

a) ETA confía en la crisis o el desestimiento del propio Estado, que corroído por sus contradicciones, sería barrido junto con los partidos timoratos por el viento de las masas movilizadas. Es, desde luego, un escenario con muchas fallas: el daño y el dolor como sistema de vida; la quiebra moral que implica la muerte; el desgaste propio en ausencia de resultados valorables; la fractura con la generalidad de la ciudadanía; la presencia creciente de la pura creencia; o la distorsión de las percepciones y de los escenarios, con riesgo de confundir puntos de partida y de llegada, objetivos y medios, deseos y posibilidades. Claro que si se fracasara cabe desplazar la culpa, dando pábulo a la mayor de las quimeras en las sociedades plurales: Ğsi todos hubieran pensado como yo todo se habría resueltoğ.

b) En ¡Basta Ya! se dan cita dos expresiones diferenciadas. Por una parte, una respetable y necesaria. Se trata de una sobrevenida asociación de amenazados, de víctimas, que están pagando con el terror, y algunos con su vida, un compromiso y que tienen todo el derecho a existir, y los demás el deber de defender su existencia.

Como no matan ni agreden, su acción no tiene parangón ni con el irremediable daño de las armas ni de la violencia de Estado. Por otra parte, un lado inaceptable, el lobby inquisitorial en que se han convertido, cada vez más agresivo, irracional y destructivo, legitimador social de la involución democrática y que ejerce de oráculo del Poder el de verdad y al que eximen de su notoria responsabilidad en el estado de cosas, mientras propugnan formas de exclusión y de fractura social.

La solidaridad con las personas y el derecho de ¡Basta Ya! a existir es compatible con el rechazo más absoluto a sus ideas y papel. Es el macartysmo de la defensa de la democracia frente a enemigos y sospechosos, aderezado con una muy española Inquisición que pretende impedir la Reforma (del sistema de la Transición) mediante la Contrarreforma, la involución.

Propugnan la tolerancia-cero no ya con los que matan, con los culpables, sino con los "responsables": los que no condenan; los que condenando no condenan como ellos condenan; o los que condenando como ellos, piensan distinto. O sea casi todos en la CAPV. Mientras tanto propugnan la tolerancia-total para el antiterrorismo de Estado, sin límites, siempre que sean votables.

La fundamentación teórica está llena de pistas falsas. Devenidos en combatientes por un Estado de Derecho congelado, no aceptan el lado comunitario de nuestra sociedad mientras toman el lado comunitario español como natural y, lo quieran o no, se aprestan a defenderlo, porque todo lo que sea desarrollar la identidad vasca, incluso mestiza, o el vasquismo cultural y político, es una sospechosa iniciativa nacionalista.

La paranoia es obvia.

Bastantes de ellos, vistos sus escritos, están dispuestos a la fractura en dos comunidades y a la polarización extrema, a la socialización del dolor, al desasosiego permanente, porque lo viven como una revancha, la del ¡a por ellos! mientras cortan los lazos necesarios para lograr la paz.

No están dispuestos a buscar salidas dialogadas, a políticas combinadas y a medio plazo, basadas en la profundización democrática y en la persecución del delito. Hay una expresa renuncia a otra política que no sea la de elevar, grado tras grado, la represión. Nos instalan en una ética unilateral y airada que mira a un solo lado, y en una teoría política inmovilista a la que no le importa que la convivencia o la coexistencia se vayan por el desagüe. No tienen que justificar ni sus afirmaciones o propuestas, pues se las supone derivadas de la matriz antiterrorista del ¡todo vale!. En nombre de la ética, se inhiben de los resultados desarticuladores de sus propios comportamientos, para lo que cuentan con los altavoces de buena parte del sistema mediático, que les asegura sobrepresencias y, por cierto, la principal arma electoral de nuestros tiempos.

Claro que denunciar el lado oscuro de ¡Basta Ya! sólo se puede hacer desde las ideas y la política. Hacerlo desde las armas es una iniquidad que también retrata la calidad de ideas y proyectos de quienes las empuñan.
 
*Profesor de la UPV. Antiguo dirigente de ETA-VI, luego LKI(LCR) hasta los años 80. En los ultimos tiempos ha formado parte de un selecto grupo de asesores del Lehendari Ibarretxe (PNV).
 
Sobre la plataforma fascista Basta Ya
Extraido de IMC Euskal Herria
23 Febrero 2003










[Adjunto no mostrado: Euskadi.bmp (image/bmp) ]



[Adjunto no mostrado: Pink Floyd - Another Brick in the Wall.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters