Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 181 al 210 
AsuntoAutor
nş 188 - Inquisici Andaluci
nş 189 - ONUMierda Andaluci
nş 190 - Balance E Andaluci
nş 191 - Resaca po Andaluci
nş 192 - ¡Jodeles! Andaluci
nş 193 - Crónica v Andaluci
nş 194 - Resistenc Andaluci
nş 195 - Brasil: L Andaluci
nş 196 - Brasil: D Andaluci
nş 197 - Chile, 30 Andaluci
nş 198 - Nacional Andaluci
nş 199 - Euskadi: Andaluci
nş 200 - Bolivia e Andaluci
Ante la encerrona Andaluci
nş 201 - Cuentos, Andaluci
nş 202 - Vísperas Andaluci
nş 203 - Tensa IU Andaluci
nş 204 - Cataluña Andaluci
nş 205 - 4D - Mamp Andaluci
nş 206 - Contra la Andaluci
nş 207 - Andalucía Andaluci
nş 208 - La Burla Andaluci
nş 209 - Brasil. E Andaluci
nş 210 - Segunda M Andaluci
nş 211 - Debate Es Andaluci
nş 212 - Sumarios Andaluci
nş 213 - Elec.14M Andaluci
nş 214 - Granada Andaluci
nş 215 - Trifulca Andaluci
nş 216 - Cuentas y Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 222     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nş 190 - Balance Elecciones 2003 - "Andaluz" - Cuba - Marruecos -
Fecha:Jueves, 29 de Mayo, 2003  21:09:16 (+0200)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nş 190
 
 
Ramón en Grupo Joly
 
 Andalucía
Resultados Elecciones Municipales 2003
Andalucía Libre 
 
Resultados Elecciones Municipales en ANDALUCIA
(Cuadro Reducido)  

 

Mayoria de Alcaldes

 

 

Siglas
        Votos  
%Vs.
 Absoluta
 Relativa
 Empate
%Alc.
 Conc.
 
Conc.
 %Vs.
      Votos  
 
Siglas
 
PSOE*
1.492.250
 
38,23
356
 
107
 
1
 
 
46,23
  4.115
 
4.146
  
37,75
 1.412.471
 
PSOE
 
PP
1.203.896
 
30,84
118
 
40
 
1
 
 
15,32
2.339
 
2.394
 
31,15
1.165.682
 
PP
 
IU*
500.484
 
12,82
41
 
36
 
0
 
 
5,32
1.092
 
1.129
 
12,79
478.385
 
IU
 
PA
333.691
 
8,55
17
 
20
 
0
 
 
2,21
670
 
544
 
9,51
355.684
 
PA
 
INDEP.*
154.610
 
3,96
14
 
14
 
0
 
 
1,82
402
 
 
 
 
 
 
 
 
PSA*
62.091
 
1,52
0
 
0
 
0
 
 
0
59
 
 
 
 
 
 
 
 
GIL*
26.346
 
0,67
1
 
0
 
0
 
 
0,13
20
 
74
 
1,81
67.620
 
GIL
 
As-IZQ*
3.729
 
0,10
1
 
0
 
0
 
 
0,13
9
 
 
 
 
 
 
 
 
Upan-A-M*
4.567
 
0,11
0
 
1
 
0
 
 
0
9
 
 
 
 
 
 
 
 
VERDES
22.005
 
0,56
0
 
0
 
0
 
 
0
1
 
 
 
 
 
 
 

 

Votantes: 3.926.438 - 65,07%  (1999: 64,64%) / Abstención: 2.107.307 -  34,93% (1999: 35,36%) /
Blanco: 55.542 - 1,41% / Nulos: 22.606 - 0,58%
Notas: PSOE*: Aparece también con la sigla PSOE-A / IU*: Aparece también con las siglas IULV-CA o IU-LV-CA / Indep*: Hay más candidaturas locales independientes con siglas varias que no se suman / PSA*: Se le suman votos de coaliciones locales con NIVA e IA / GIL*: Derecha de Marbella / AsIzq*: Escisión de IU en Almería / Upan-A-AM*: Votos y concejales de candidaturas de organizaciones componentes de Asamblea de Andalucía (UPAN, NA, AsA) o locales impulsadas
 
Enlaces para Más Información:
Resultados en Ciudades andaluzas de más de 100.000 habitantes:
 
Mirando hacia las próximas Autonomicas...
Para recuperar y refrescar las ultimas, ver:
 
 
 Andalucía
Reflexiones postelectorales
Andalucía Libre 
 
Celebradas las elecciones municipales el pasado domingo 25, procede cumplir con la obligación de realizar el análisis de sus resultados y de sus consecuencias políticas.
 
Participación y carácter
 
Hay que reseñar, en primer lugar, que la participación nacional se mueve en la tónica habitual de estas consultas y también se reproduce el diferencial entre medio rural y urbano, significativamente favorable al primero. Así, toca resaltar que si la media nacional general de voto emitido es del 65,07% sobre el censo electoral, la media nacional de las ciudades de más de 100.000 habitantes desciende al 58,03%, contando además con el llamativo caso particular de Algeciras donde sólo ha votado el 49,62%. Estos datos indican que los diversos acontecimientos que han polarizado en el ultimo periodo el debate político (Decretazo y Huelga General, Subsidio Agrario, Prestige, contrarreforma educativa, Guerra de Iraq...) no se han transformado en acicates suficientes para un aumento de participación, especialmente allí donde parecería más natural que así fuera, como ocurre con el medio urbano. Es en ese ámbito socioterritorial donde era lógico pensar a priori que el doble carácter político que se le ha dado a esta convocatoria -elección de Ayuntamientos pero también primarias, revalida o plebiscito en relación a las opciones estatales del Gobierno Aznar- operaria con mayor fuerza. Los resultados generales permiten al respecto dos líneas de interpretación complementarias: o bien todos estos acontecimientos se han manifestado en muy escasa medida o bien si lo han hecho, lo que han conseguido es, en todo caso, compensar por otro lado otros deterioros y movimientos previos.
 
En lo que respecta al medio rural, parece que el Pacto con el Gobierno del PP con que se saldó el conflicto del Subsidio Agrario* -avalado por PSOE, PCE-IU, PA, PSA, CCOO y UGT y de hecho también por el SOC- y por el cual el PP rectificó en parte sus primeras medidas reimplantándolo -aunque sea a plazo- le ha permitido recomponer el tipo y digerir sus malos momentos.
 
En el medio urbano, los datos sugieren que una parte significativa de quienes participaron en las movilizaciones sociales han considerado que no disponían de ninguna candidatura que pudiera representarles o que les compensara el esfuerzo de acercarse en domingo a los colegios electorales. Las protestas antiguerra en particular se muestran y reafirman a posteriori como expresiones en la calle fundamentalmente del pueblo de izquierdas; la terminación de la guerra con la victoria militar de EEUU en condiciones oscuras y la ausencia casi total de bajas occidentales, también se resienten, evitando trasvases sociologicos. 
 
Planteamientos de campaña
 
Teniendo en cuenta el nivel de movilización social habido y la angustia con la que el PP concurría a estas elecciones, se impone una lectura política dialéctica y compleja de los resultados y del planteamiento de campaña.
 
Es cierto que el PSOE le ha ganado estatalmente al PP por unos 200.000 votos; pero también lo es que es en Andalucía donde el PSOE le saca al PP casi 300.000, compensando otros fiascos en otras naciones del Estado. Es decir, ese dato -que tanto está utilizando ahora el PSOE para vender sus resultados y atenuar sus expectativas defraudadas- es un nuevo regalo que el PSOE ha de agradecer a su sucursal andaluza. Sin su implantación en Andalucía, el PSOE ni siquiera podría enarbolar este consuelo.
 
El PP, con Aznar al frente, ha planteado una campaña de reivindicación de la derecha pura y dura, utilizando un discurso españolista, belicista y derechista (en resumen y en una frase: Defender España frente a los rojo-separatistas) y le ha funcionado, demostrando con ello no sólo arrojo y perspicacia política sino sobre todo una conexión sólida y una notoria capacidad representativa en relación con quienes por interés o ideología forman hoy su electorado. Ha escogido destacar las medidas (entre ellas, el endurecimiento de la Ley de Extranjería) que podían atraer y movilizar a su base social. Así en Andalucía, el PP vuelve a revalidar y aun a ampliar su control y hegemonía municipal en las ciudades, en la costa y en las comarcas de agricultura intensiva, en tanto el PSOE se surte en el interior y medio rural.
 
El PP no se ha hundido, se ha mantenido y aún ha crecido en ámbitos significativos. El PSOE ha ganado globalmente en Andalucía pero ha retrocedido en las ciudades. El PP sale satisfecho de los comicios y el PSOE frustrado. Cara a las generales españolas, las espadas siguen en alto y se intuye que si el dedazo de Aznar (que no se presentará y designara personalmente a su sucesor) acierta, Zapatero (PSOE) lo tendrá difícil y complicado. Mirando a las próximas nacionales autonómicas, Chaves y el PSOE mantienen sus perspectivas, pero tampoco pueden descuidarse.
 
Las Grandes Ciudades
 
El PP repite mayorías absolutas en las ciudades de Huelva, Cádiz, Jaén y Málaga. Arrebata Granada, que había sido gobernada por una coalición PSOE-IU-PSA. Gana por mayoría simple en Almería y si se le suma una escisión local suya, obtiene allí un resultado aplastante. El PSOE pierde las alcaldías de Granada y Almería, sostiene su dominio en Dos Hermanas y aumenta en Sevilla, donde retiene la alcaldía y gana libertad de maniobra. Gana  a los andalucistas en Algeciras (PA) y Jerez (PSA), aunque está por ver que estos resultados le den las alcaldías finalmente. Marbella sigue en manos del GIL, ejemplo de partido-empresa-clan. En Córdoba, Rosa Aguilar (IU) aumenta su mayoría simple y consolida la alcaldía.
 
Planos de análisis: el PCE-IU
 
En su triunfalista balance oficial de resultados, el PCE-IU reconoce, no obstante, que su objetivo real era evitar su desplome en relación a sus resultados de las ultimas generales, es decir, evitar entrar en coma. Andalucía -como en el caso del PSOE- sigue siendo el soporte cuantitativo fundamental del PCE-IU.
 
Conviene anotar que su pequeño aumento de votos nacionales en términos absolutos, procede prácticamente en su totalidad de la subida en Córdoba ciudad, en donde la alcaldesa Rosa Aguilar (que gobernaba sostenida en un pacto IU-PSOE) ha hecho campaña personal con lema (Vota Rosa), discurso y contenidos propios; con un perfil populista, moderado e institucional; hasta el punto que múltiples y diversas fuentes comentan que ha sido capaz de arrebatarles votos tanto a PSOE como incluso al PP. Su éxito personal, confiere a Rosa Aguilar un peso especial dentro del PCE-IU y una autonomía política total.
 
El PCE-IU sostiene el tipo en el computo general, además, gracias a sus votaciones en el medio rural y en las ciudades medias. En las grandes ciudades, aparte el citado caso de Córdoba, sube moderadamente en Sevilla y algo más en Algeciras (incrementando en ambas representación en un concejal, votos y porcentaje). Pero retrocede en representación, votos y porcentaje en Almería, Cádiz, Jerez y Málaga y aun cuando mantenga su anterior numero de concejales, también baja en apoyo popular en Dos Hermanas, Granada, Huelva y Jaén. Merece retener específicamente el caso de Granada en donde el PCE-IU venía de ejercer el gobierno y de poner en practica una estrategia de implantación y actuación que pretendía mimetizar el modelo del PSOE, especialmente en el intento de generación de sectores de fidelidad clientelista.
 
Los pueblos controlados por CUT-BAI mantienen en general sus resultados, con alguna excepción; en la siempre singular Marinaleda, Sánchez Gordillo sube hasta el 71,4% y la contra local opta en esta ocasión por concentrarse en el PSOE. Cabe anotar, también, como ejemplo de la diversidad y complejidad de la casuística municipal, que las experiencias de gobiernos de IU apoyados por el PP frente al PSOE en Carmona y Osuna (prov. de Sevilla) han concluido dando lugar a una mayoría absoluta de IU en el primer caso y a un aumento significativo de su respaldo, en el otro. Igualmente, reseñar que en Las Cabezas (id), donde la organización local de IU había puesto en marcha una experiencia que se difundía como inspirada en el ejemplo de Porto Alegre, ha perdido la alcaldía.
 
Los resultados e intereses mutuos apuntan a que -con las consabidas excepciones locales, especialmente en pueblos pequeños- PCE-IU y PSOE intercambien apoyos y formen gobiernos de coalición municipal, incluso allí donde -caso de Sevilla ciudad- alguno de los socios -en este caso, el PSOE- preferiría en principio otras modalidades de colaboración.
 
Planos de análisis: el Partido Andalucista
 
El resultado electoral del Partido Andalucista es un ejemplo de aparentes contradicciones. Los regionalistas oficiales resienten en términos absolutos la reciente separación de lo que ha dado lugar al PSA, perdiendo votos, pero, a la vez, amplían sustancialmente su presencia territorial en el conjunto de Andalucía, obteniendo nuevas concejalías en pueblos pequeños y ciudades medias e introduciéndose en nuevas comarcas. Simultáneamente, sufren muy importantes retrocesos en ciudades en donde ostentaban tradicionalmente las alcaldías -casos de Algeciras, San Fernando, Cabra...- o han estado en el gobierno ininterrumpidamente con fuertes responsabilidades, como en Sevilla. En la capital andaluza, el desplome deja al PA al arbitrio de la benevolencia del PSOE y sin posibilidad de sustituirlo otra vez en un cambio de alianzas por el PP, poniendo en serio peligro los puestos y contratos en los que sostenía a su clientela. La derrota se ha cobrado ya la cabeza de José Nuñez -el candidato y actual diputado en Madrid- que ha anunciado su dimisión y retirada. Puede aventurarse que allí donde el PA es de nueva creación o bien ha sido fuerza de oposición, dispone aún de capacidad de erigirse en plataforma representativa de intereses y sectores locales mientras que en donde ha sido gobierno el pragmatismo extremo, la inanidad ideológica y simbólica, la opción por el papel de bisagra y la apuesta por el clientelismo le están pasando factura, mostrando un perceptible agotamiento de modelo. Conviene recordar que la practica municipal del PA es, vista dinámicamente, similar a la del PSOE-PP y que nunca ha utilizado su presencia institucional para afirmar simbólicamente elementos de identidad nacional (ha mantenido, por ejemplo, la conmemoración oficial de las Tomas).
 
Parece intuirse que el PA intentará resolver sus necesidades municipales a corto plazo, especialmente en la provincia de Cádiz, a través de acuerdos con el PP, la derecha extrema españolista. Con ello, si bien puede que resuelva sus urgencias de continuidad institucional, incrementará sus contradicciones de fondo, lo que puede resentir aún más en las próximas autonomicas. Si a ello se le añade que su actual candidato y secretario general, Antonio Ortega, es tan ducho en el manejo interno como torpe y malvisto fuera, pintan bastos para el PA.
 
Planos de análisis: el PSA
 
El nuevo Partido Socialista de Andalucía, surgido de una escisión del PA amparada por el eterno -hasta hoy- alcalde de Jerez, Pedro Pacheco, ha pasado su primera prueba con unos resultados que ponen en interrogante su continuidad. En Jerez, su baluarte, Pacheco -que ha hecho campaña con el personalísimo y revelador lema "Pacheco, SI"- ha perdido frente al PSOE -tras ostentar la alcaldía ininterrumpidamente desde 1979- y necesita al PP -al que ya dirige sondeos- para continuar en la alcaldía, a cambio de intercambiar apoyos en otros ámbitos institucionales. En Granada, Jesus Valenzuela, ha perdido la concejalia como consecuencia de su pésima y torpe actuación en el plano de la gestión y de su nulidad e inconsistencia politica.
 
A la hora de la reflexión sobre el PSA, conviene tener presente que, aparte de sus incoherencias programáticas (federalismo, etc), caracteriza al PSA el que se ha conformado a partir de la afluencia en estos últimos tiempos de tres tipos de componentes, muy desigualmente distribuidos según territorios: 1ş. Andalucistas de la vieja escuela, derrotados o excluidos por peleas internas del PA; 2ş. Oportunistas, que simplemente veían aquí una estructura en la que colgar como percha sus ambiciones locales y personales. 3ş. Nacionalistas de izquierda, más o menos moderada, que consideraban a la nueva sigla como una plataforma desde la que recuperar y construir un espacio nacionalista honesto. La valoración de los resultados obtenidos será posiblemente bien diferente según cada uno de los sectores. Cabe prever que el tercer sector nacionalista tendrá en cuenta que, para ser la primera comparecencia, los resultados -representación en cerca de treinta localidades- son discretos pero tolerables. Las perspectivas y prioridades de los dos primeros son bien distintas. ¿Soportará entonces ese tercer sector que la imagen e identidad futura del PSA se hipoteque a cambio de la continuidad de Pacheco en la alcaldía de Jerez, sostenido con los votos del PP?. ¿Como argumentar que el PSA no es un mero calco del PA si se reproducen punto a punto todas sus practicas?.
 
La contradicción esencial que el PSA encerraba desde su misma constitución -soporte de barones frente a proyecto político- tiene por delante un escenario proclive a manifestarse con toda su virulencia. En lo inmediato, una clara y pública delimitación frente a Pacheco, acompañada de una clarificación programática soberanista y de un agrupamiento expreso de los nacionalistas en su seno, sintetizado todo ello en la reclamación de un Congreso Nacional Extraordinario, parecen las únicas salidas posibles para evitar su implosión fragmentada o su paulatino derrumbamiento.
 
Planos de análisis: los soberanistas
 
Los menguados resultados obtenidos son los previstos, se corresponden con la implantación previa y responden a situaciones locales. Las organizaciones agrupadas en Asamblea de Andalucía decidieron acertadamente concurrir libremente bien como tal, bien con sus siglas respectivas ya conocidas o en el seno de algunas listas independientes locales. Los concejales obtenidos identificados corresponden a UPAN, frente electoral del PCPA durante mucho tiempo. Cara a las autonómicas y al margen de otros debates políticos más serios y de mayor enjundia, quizá deberían también valorar si el antinombre que ahora los acoge (Asamblea de Andalucía) no debería ser sustituido por otro, que al menos los identificara con algo cara al electorado.
 
Perspectivas...
 
Chaves tiene ante si un dilema. Reproducir la costumbre y subsumir las elecciones andaluzas haciéndolas coincidir con las generales difuminando el debate andaluz, arriesgándose a reproducir ampliado el mal negocio de las ultimas con Almunia para beneficio del PP o bien convocarlas por separado con la molestia y el peligro de que se produzca un debate específico nacional, aunque con la sensible ventaja de que sus cabezas de cartel competidoras sean en exclusiva Teofila (PP), Ortega (PA) o Valderas**(PCE-IU).
 
PA e IU seguirán disputándose el lugar de futuro socio menor del PSOE en el Gobierno andaluz, aunque los resultados municipales alcanzados inducen a pensar que sus votaciones autonómicas serán aún menores que las actuales.
 
El exterior
 
Del exterior, destacar la victoria simbólica del PP en el Ayuntamiento de Madrid, su recuperación de Baleares desalojando a un frente de progreso hasta ese día defendido como modelo por PSOE y PCE-IU y su consolidación en el País Valenciano. Anotar que en Galicia, aún cuando retrocede puntualmente, el PP resiste la marea del Prestige gracias al hábil juego de ayudas y subvenciones -chute de realismo postfactum- y que, sorprendentemente, es el PSOE y no el BNG -aunque también progresa- quien sale mejor parado. En Cataluña, ERC -fuerza que puede definirse simplificadamente como una socialdemocracia autóctona de referencia independentista- casi duplica apoyos. En Euskadi, la izquierda abertzale conserva desde la ilegalidad, en unas condiciones extremadamente hostiles, 168.000 votos expresados a través del voto nulo. En las colonias españolas en Marruecos de Ceuta y Melilla, con significativo olfato, el voto colonialista español -tras los episodios del islote Leila/Perejil y la guerra contra Iraq- se concentra abrumadoramente en el PP; mientras los marroquíes con ciudadanía española que votan, apoyan mayoritariamente a partidos propios (UDCE y CPM respectivamente) polarizando su escena política y social.
** A Rosa Aguilar no es previsible que se la mueva de Córdoba y a Concha Caballero el sector oficial no le toleraria siquiera postularse; aparte que dejar a Valderas sin la oportunidad de trastabilarse en televisión seguramente le induciría a dar un nuevo salto de sector, alterando la correlación interna de la sucursal andaluza de IU.
 
Movilización, Representación y Alternativas
Andalucía Libre 
La disonancia producida entre movilización social y representación electoral en el espacio de la izquierda llama la atención sobre fenómenos y realidades habitualmente ignorados.
 
La derecha cuenta con la ventaja de la coherencia entre sus intereses, ideología y realidades. Concurre al escenario social a la manera de los señores feudales con su sequito, encuadrados y cohesionados por una cosmovisión blindada. Frente a eso, la izquierda instalada y por tanto españolista, contrapone incoherencias, demagogia y todo lo más, clientelismo. Si se escucha a cualquiera del arco parlamentario andaluz no hay manera de percibir modelos y proyectos socio-económicos diferenciados; cara a la Unión Europea sólo suena el mismo discurso europeista bobalicón del colonizado sumiso con complejo de inferioridad. Todo se queda en diferentes formas de políticas complementarias al neo-liberalismo, de fomento del auto-empleo (el discurso de los emprendedores que promueve la conversión mágica masiva de la clase obrera a la pequeña burguesía) o en el mejor de los casos, de cómo organizar o distribuir subvenciones asistenciales de subsistencia. Es sabido que casi un cuarto de los hogares andaluces no llega a fin de mes; que la cantidad de personas y familias por debajo del índice de pobreza es sustancialmente superior al que recogen las estadísticas y está oculto; que aparte del altísimo desempleo estructural, reina la precariedad, el trabajo negro, la economía sumergida, la indefensión; que los convenios colectivos -ya de por si bajos- se incumplen sistemáticamente en salarios, ritmos y horarios y que por todo ello se producen tantísimos accidentes laborales, debidos al terror a perder el puesto de trabajo. Hasta los funcionarios con plaza -que, de momento, siguen fijos- saben perfectamente que llevan años perdiendo poder adquisitivo. En Andalucía socialmente domina la ley de la selva, la hipocresía, el enchufismo... Nos resta todavía una educación y sanidad publicas semigratuitas y unas pensiones en retroceso pero, aún así, somos, no sólo geográfica sino también socialmente, frontera del primer mundo.
 
A la gente se le ofrece, en resumen, la opción de escoger entre izquierdas que hacen políticas de derechas o derechas que hacen también políticas de derechas. El asfixiante marco español y de la UE convierte incluso a propuestas de tipo keynesiano o desarrollista en extremistas, situadas de antemano extramuros del debate político institucional aceptado; porque su asunción conllevaría conflictos políticos frontales con Madrid y Bruselas que no se están dispuestos a asumir. Condenados al subdesarrollo, hemos de asistir incluso al vergonzoso espectáculo de que fondos europeos destinados a Andalucía se sustraen impunemente por el Gobierno español para emplearlos allí donde mejor le parece (por ejemplo, en Madrid) mientras el diferencial de desarrollo se agiganta, las infraestructuras son incomparablemente peores, la estructura productiva se deforma y todo se apuesta a la agroexportación de hortalizas, frutas y aceite de oliva y al turismo, es decir, a la dependencia. De igual manera y en perfecta consonancia con lo anterior, todas las fuerzas institucionales ofertan también sólo diversas versiones del españolismo como referencia nacional y modelo institucional (reforma estatutaria, federalismo...) que no salen además de los cenáculos políticos establecidos y que, a fin de cuentas, lo que debaten son diversas versiones de la sumisión, la impotencia y el estéril agravio comparativo, lo que finalmente, termina beneficiando a aquellos que son más coherentes y combativos en su defensa de la libre competencia y la alienación y el sometimiento nacional: la derecha españolista.
 
Así no es de extrañar que se produzca reiteradamente la disociación entre protesta y representación o que la derecha españolista mantenga su capacidad de reacción o que mientras una parte de la izquierda acepte el mal menor o vote a la contra o tapándose la nariz, otra se ausente. Con buen criterio intuitivo, una parte de la izquierda social entiende que no hay correspondencia entre lo que expresa en sus horas libres en la calle, lo que vive y sufre en su cotidianeidad laboral y lo que realmente defienden y significan políticamente los aspirantes a representantes que se le presentan. La vida cotidiana la dominan las políticas y practicas de derecha; el rechazo a la guerra o a la globalización es cosa de las horas libres. Incluso la mayoría de aquella parte de la vanguardia que se organiza o toma como referencia a los foros sociales -por prejuicios heredados en comandita de Bakunin, Kaustky y Stalin-  sonámbula sin contexto, deambula estérilmente mientras continua constreñida simultáneamente al localismo y al cosmopolitismo, sin asumir la única perspectiva que podría construir un programa social alternativo: aquella en la que un programa nacional recogiera y plasmara articuladamente en lo concreto -en lo político, social y económico- sus aspiraciones de cambio global. Sin alternativas coherentes implantadas, domina el recurso a la supervivencia individual.
 
La tragedia de los andaluces y el desafío de Andalucía es que su emancipación social y su normalización identitaria, simbólica, cultural e histórica así como su desarrollo económico van indisolublemente vinculados en un mismo paquete a su autoaceptación como pueblo, marco y sociedad distinta y específica; como proyecto nacional. La tragedia y el desafío de la izquierda andaluza es que sólo puede ejercer consecuente y eficazmente como tal si se reconoce en su nacionalidad y actúa como tal frente a España y lo español, siendo capaz de liderar a la nación y construir un programa de alternativa política, económica y social, en el que el soberanismo político articule y de cobertura a la reconstrucción económica, social e identitaria de una Andalucía diferente. La difícil tarea pendiente del movimiento nacionalista es plasmar por los hechos y convencer por las ideas de que su modelo y proyecto de Andalucía es el único racionalmente viable como alternativa a la Andalucía dependiente y alienada de hoy; el único que puede resolver, superándolas, las asintonías entre movilización, representación y alternativas, poniendo realmente en la escena a una Andalucía liberada al servicio de la Humanidad.
Sugerencias
Andaluz - Marruecos - Cuba
 
El Andaluz
 
En el conjunto del movimiento nacionalista andaluz existen varios asuntos (irredentismos territoriales sobre territorios anejos; el lugar simbólico de Al-Andalus...) que periódicamente reaparecen como elementos de debate identitario y que todavía, a estas alturas, polarizan posturas y no están totalmente saldados. Son discusiones que preceden y acompañan a otras relativas al análisis de la realidad andaluza del momento, a las estrategias de construcción y afirmación política nacional, a las opciones programáticas, políticas y sociales más validas para el desarrollo del movimiento nacionalista...
 
Hoy llamamos vuestra atención sobre el que se mantiene más vivo y polémico: la caracterización de lo que hablamos los andaluces y la actitud política a mantener al respecto desde el movimiento nacionalista.
 
Si bien hay acuerdo pleno entre todos los nacionalistas andaluces en cuanto a defender su uso público oral y su dignificación social, existen a partir de ahí diferencias de peso. Hay quienes lo consideran una lengua diferente del castellano/español -con diferentes explicaciones sobre su origen- y proponen dotarle de ortografías para su uso escrito. Hay quienes dejan abierta la cuestión, aunque de forma algo ambigua le otorgan también el calificativo de lengua. Y hay quienes, finalmente, como ocurre en el caso de quienes hacemos ANDALUCÍA LIBRE -un boletín que, como es evidente, se escribe íntegramente en castellano- consideramos al andaluz como una modalidad lingüística de la lengua castellana -que los filólogos definen técnicamente como habla o hablas- de la misma naturaleza que las que existen en América Latina y que, por tanto, valoramos que reconsiderarla arbitrariamente como lengua separada, amen de infundado lingüísticamente, es políticamente nocivo si llegara a asumirse como seña de identidad del movimiento nacionalista. En esta línea se sitúan los trabajos elaborados por Ventura Salazar -profesionalmente, profesor universitario de Lingüística General- que recoge el archivo que os sugerimos; en los que, con tanto rigor como amenidad, se exponen los términos de la polémica en sus planos filologico, histórico y político y se argumenta al respecto.
 
 
Represión en Marruecos
 
Para más información sobre la situación de restricción de libertades en Marruecos (ver Andalucía Libre nş 189), os sugerimos acudir a esta pagina:
 
 
Debate sobre Cuba
 
Desde y a partir de la situación de Cuba y del debate abierto en la izquierda internacional a raiz de los ultimos acontecimientos, Diaz-Polanco y Bernabe dialogan y reflexionan sobre Derechos Humanos, liberalismo y democracia socialista (y sobre las necesidades y perspectivas de Cuba) en textos que hemos recogido en un archivo alojado en nuestro Archivo de Documentos-Documentos Varios y que podeis descargar desde aqui:
 
Hector Diaz-Polanco es dominicano. Profesor-investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (ciesas), México. Director de la revista Memoria. Obras recientes: Indigenous peoples in Latin America. The quest for self-determination (Westview Press, Colorado/Oxford, 1997), La rebelión zapatista y la autonomía (Siglo XXI Editores, México, 1998) y México diverso (Siglo XXI Editores, México, 2002.

Rafael Bernabé, es militante antiimperialista, activista sindical, ha participado en diversos Encuentros del Foro de Sao Paulo y es miembro del Taller de Formación Política, organización que adhiere a la Cuarta Internacional, e integra el Frente Socialista, reagrupamiento de izquierda revolucionaria de Puerto Rico.

--oOo-- 
Solidaridad con Palestina
Enlaces:
 
 Música de fondo: We are the champions, Quens
 
 
Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE

a nombre de J.G.P., en la Cuenta Corriente del BBVA:

0182  3344  24  0202889151

Ayudanos a que no nos callen

 Publicidad del Servidor E-Listas:












[Adjunto no mostrado: Quens.We Are the Champions.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters