Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 181 al 210 
AsuntoAutor
nº 188 - Inquisici Andaluci
nº 189 - ONUMierda Andaluci
nº 190 - Balance E Andaluci
nº 191 - Resaca po Andaluci
nº 192 - ¡Jodeles! Andaluci
nº 193 - Crónica v Andaluci
nº 194 - Resistenc Andaluci
nº 195 - Brasil: L Andaluci
nº 196 - Brasil: D Andaluci
nº 197 - Chile, 30 Andaluci
nº 198 - Nacional Andaluci
nº 199 - Euskadi: Andaluci
nº 200 - Bolivia e Andaluci
Ante la encerrona Andaluci
nº 201 - Cuentos, Andaluci
nº 202 - Vísperas Andaluci
nº 203 - Tensa IU Andaluci
nº 204 - Cataluña Andaluci
nº 205 - 4D - Mamp Andaluci
nº 206 - Contra la Andaluci
nº 207 - Andalucía Andaluci
nº 208 - La Burla Andaluci
nº 209 - Brasil. E Andaluci
nº 210 - Segunda M Andaluci
nº 211 - Debate Es Andaluci
nº 212 - Sumarios Andaluci
nº 213 - Elec.14M Andaluci
nº 214 - Granada Andaluci
nº 215 - Trifulca Andaluci
nº 216 - Cuentas y Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 231     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nº 197 - Chile, 30 años del Golpe - Inmigración - Al Yazira
Fecha:Jueves, 18 de Septiembre, 2003  13:48:22 (+0200)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>

Contra la "Economia sumergida": VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA

nº 197
 
 
Chile, 11 de Septiembre:
30 años del Golpe
1973 - 2003
 
 
Chile, el sentimiento y la Razón
Andalucía Libre
 
Inti-Illimani,
 
 
Chile fue sentimiento intenso para una generación de la izquierda andaluza. Unos vivieron y siguieron contemporáneamente la experiencia del Gobierno de la Unidad Popular y discutieron polémicamente sobre sus perspectivas; otros se acercaron a Chile y su tragedia después de septiembre de 1973 al compás de los discos de Víctor Jara, Quilapayun e Inti-Illimani, hasta el punto de memorizar sus letras y melodías, convirtiéndolas en cantos propios de combate y dándose incluso la paradoja de que mientras en la izquierda chilena se conocían canciones de la Guerra civil llevadas a Chile por los exilados, acá eran mucho más populares por entonces las producidas por la nueva canción chilena.
 
En aquellos años, el retrato repulsivo del carnicero Pinochet y la represión (los 2.000 ejecutados, los más de 1.000 desaparecidos; las decenas de miles de presos, torturados y exilados) establecían un vinculo intimo con la experiencia propia de la izquierda andaluza. Pinochet no era sino una reproducción austral de Franco y los muertos, presos y exilados producto de la Junta Militar fascista no eran sino una reedición chilena de los 50.000 asesinados andaluces (150.000 en el Estado español), de los 250.000 exilados o los más de 200.000 presos políticos de 1941* consecuencia del franquismo genocida.
 
El final combatiente, simbólico y digno, de Salvador Allende y las imágenes de La Moneda bombardeada  y en llamas establecían una conexión amplia para la identificación y la solidaridad. Luego, Nicaragua primero y toda Centroamérica después, acapararían la atención; aunque el exilio político chileno seguiría manteniéndonos al día de sus infructuosos esfuerzos por derrocar la Dictadura, que tanto también se parecían a los nuestros o a la de nuestros predecesores.
 
Pero el Chile de la Unidad Popular y su final, fue también aquí no sólo experiencia sino motivo de debate político propio intenso, prolongado y apasionado y de delimitaciones principistas y estratégicas. Si en América Latina vino a producirse después de la primera oleada de experiencias guerrilleras, subsumiendo y fusionando multitud de discusiones, acá conllevó polarización política vistas las diferentes lecturas que produjo. Nos referíamos a un proceso de un Gobierno que realmente defendía medidas anticapitalistas y se proponía como objetivo la transición al socialismo (nada que ver con la socialdemocracia al uso en esto) pero que a la vez asumía la misma estrategia de los socialdemócratas, confiando en la presunta neutralidad y reconvertibilidad del Estado. Cada paso del Gobierno allendista, de los distintos componentes de la Unidad Popular, del MIR, del movimiento popular chileno en su conjunto o del imperialismo fueron valorados, utilizados y diseccionados en reiteradas polémicas. Caído Allende, la enseñanza de unos, como el PCE, fue revalidar sus apuestas previas y concluir que para evitar cualquier golpe lo mejor era seguir pactando y defendiendo en nuestra Transición y Reforma sólo aquello que fuera aceptable para los homólogos de los gorilas chilenos y de las fuerzas sociales a quienes respondían, asumiendo sus reglas a cambio de un lugar al sol en sus instituciones. Otros, por el contrario, advirtieron lo difícil y complejo del empeño pero también -desde el respeto personal pero tambien desde la critica a la política que Allende encarnó- que sin violentar y superar las reglas impuestas e instituidas por el enemigo; sin asumir que la emancipación social, de clase y nacional conllevaba preparar y construir la ruptura y el enfrentamiento, no era posible plantearse honestamente un cambio político y social, real y profundo. Aún hoy esa delimitación sigue vigente, traduciéndose políticamente en una diferenciación de campos entre quienes, en resumen, acatan y asumen la Constitución española (ahora cada día más parecida a la pinochetista impuesta en 1980) y quienes, por el contrario, se declaran sin ambages y francamente insumisos y opuestos a esa Constitución y al régimen que simboliza y resume.
 
Treinta años después, el mundo ha cambiado en muchos aspectos. El Programa de la Unidad Popular aparece ahora mucho más radical que entonces; un signo de los retrocesos vividos. Sin embargo, tanto en Chile como aquí, aquellas delimitaciones esenciales en los medios y en las estrategias que entonces produjo aquella experiencia y las reflexiones que las sustentan, siguen vigentes. La derrota de 1973, llevándose por delante decenios de trabajos, esperanzas y una generación militante, aún sigue operativa en Chile tanto en lo económico, social como institucional; aún cuando Pinochet ya no este en la Presidencia donde ahora calienta el sillón un pretendido "socialista" como Lagos, reeducado por el PSOE, que nada tiene del empeño ético y las ambiciones sociales de Allende. Tanto en Chile como aquí, los vencedores se empeñaron, hasta ahora con éxito, en dejarlo todo atado y bien atado. Simboliza fielmente el balance que tanto los criminales de Chile como los de Andalucía y el Estado español sigan impunes por sus crímenes y latrocinios.
 
Este aniversario es una oportunidad especialmente necesaria para quienes por edad no vivieron ni se vieron afectados por aquella lucha para recuperarla y reflexionarla**; sabiendola leer sin mimetismos y separando lo específico de lo genérico. Así, a partir de aprender de las derrotas del pasado, es como se construyen las victorias del futuro. En Chile; en Andalucía; en todas partes...
 
*Santos Juliá Coord., Victimas de la Guerra Civil, Ediciones Temas de Hoy, Madrid, 1999
**Sea a través de los sitios recomendados o de los libros citados de Bruna, Smirnow y Mistral o de otros
 
 Chile 
La dictadura de Pinochet, la democracia y el "milagro económico chileno"
Pepe Viñoles
  
Treinta años después del golpe militar contra el gobierno constitucional de Salvador Allende, y tras sufrir la dictadura hasta 1990, Chile pasó -mediante una transición pactada- a ser actualmente un país gobernado por una alianza de partidos de derecha y centro izquierda agrupados en la denominada Concertación*.
 
Paradójicamente, tanto partidarios de la dictadura de Pinochet -hoy bastante fragmentados- como los sectores concertacionistas, se atribuyen la paternidad del llamado "milagro económico chileno". Fenómeno éste que se exhibe como exitoso logro en el actual contexto de una América Latina que vive una de las peores épocas de depresión económica y social, y donde países "líderes" como México, Brasil y Argentina han sufrido en diferentes momentos graves crisis que repercutieron no sólo en los demás países de la región, sino también en el conjunto de la economía capitalista a nivel internacional.
 
Para cualquier viajero inadvertido que llega a Chile, incluso para el que escribe, quien volvió a visitar Chile tres décadas después del golpe militar de 1973, la apariencia de un país modernizado con altísimos niveles de consumo similares a los norteamericanos y europeos puede superficialmente reafirmar esa visión milagrosa de progreso y bienestar.
 
De ese encandilamiento parece no haber escapado tampoco Nathan Shachar, corresponsal del matutino sueco Dagens Nyheter, un entusiasta del statu quo, quien en una nota enviada recientemente desde Chile ensaya una peregrina tesis política al afirmar que el éxito económico logrado por Pinochet no es de mérito propio, sino de la larga tradición democrática que "puso a su disposición un competente y relativamente insobornable aparato estatal civil"
 
Cabe recordar que Chile, con la dictadura militar a partir de mediados de los años 70, fue el primer laboratorio del neoliberalismo a nivel internacional. Tenía entonces inmejorables condiciones para ese ensayo, facilitadas por la existencia de un régimen represivo cabeza de una restauración capitalista total y como consecuencia de ello sin oposición política ni sindical, así como por una relativa modernización económica productiva en la minería, el agro y la industria ligera, entre otros sectores, que se había ido procesando en el período anterior comprendido entre el gobierno de Eduardo Frei Montalva y los escasos tres años de la presidencia de Salvador Allende.
 
La dictadura, muy tempranamente, no solamente devuelve la explotación de la minería del cobre -nacionalizada por Allende en 1971-, y de otros minerales a sus antiguos propietarios extranjeros con ventajas especiales para ellos que mantienen hasta hoy, sino que en 1974 promulga el Estatuto del Inversionista Extranjero. Esta ley conocida como DL 600, es el punto inicial de la transformación en la estructura de propiedad en Chile a favor del capital extranjero, que en el presente domina todos los rubros económicos y productivos del país, incluso desplazando a tradicionales grupos capitalistas chilenos.
 
El capital transnacional es propietario hoy no sólo de la minería y la agroindustria, sino que a partir de los años 90, (comienzo de los gobiernos de la Concertación), posee además los sectores forestal, pesquero, eléctrico, comunicaciones, sanitario, bancario, previsional y seguros, hasta alcanzar últimamente hasta el comercio (grandes cadenas de tiendas y supermercados).
 
Si en la mayoría de los países de América Latina la ola privatizadora se produjo en la década del 90, en Chile las mismas datan de los años 80, siendo "pioneras" en la región en esa materia, privatizaciones que por otra parte favorecieron en principio a un cierto grupo de capitalistas chilenos, que en los 90 salen a invertir en países vecinos, siendo luego desplazados con la llegada masiva al continente de las transnacionales. Capitales españoles, holandeses, alemanes, franceses, japoneses y de otros países compiten hoy con los estadounidenses en territorio chileno en una lucha despiadada por apropiarse de los recursos del país, y desde esa base de "país estable" realizar operaciones en segundos países de la región.
 
Los dos primeros gobiernos posdictadura de signo democristiano, (Aylwin y Frei Ruiz-Tagle); y el actual encabezado por el presidente Ricardo Lagos, prometieron corregir las inmensas diferencias sociales y disminuir la pobreza que generó en principio la etapa dictatorial en beneficio de una clase alta y media alta, que se enriqueció hasta niveles nunca vistos antes. No obstante las promesas, durante el gobierno de Frei continuó la privatización de empresas públicas.
 
En opinión del economista Hugo Fazio, director de Centro de Estudios Nacionales Alternativos -CENDA, "Si bien hubo en los 80 formulaciones críticas del modelo por parte de la Concertación y que fueron incluso incorporadas en su programa, todos los gobiernos sucesivos prometieron seguir con el mismo y ninguno ha dicho que renunciaría a él. Y en la aplicación del modelo neoliberal, el gobierno de Ricardo Lagos ha sido el más ortodoxo de todos los de la Concertación, pese a su signo socialista". Ese funcionamiento a todo vapor y aparentemente sostenido de la economía, en medio de las crisis que han tenido otros "tigres" como México, Brasil y Argentina últimamente, le han concedido a Chile a nivel internacional la imagen de modelo capitalista solvente, exitoso y estable, que además se ha despegado del resto de la región firmando por separado acuerdos de libre comercio con Corea del Sur, con la Unión Europea y con Estados Unidos. Acuerdos que por otra parte comienzan a ser fuertemente criticados por sectores económicos nacionales y parlamentarios del oficialismo, que ven perjuicios para Chile en los mismos, particularmente en el caso del TLC con Estados Unidos.
 
Otro de los aspectos no mencionados por los panegiristas del "milagro chileno"** es que el éxito entre otros factores externos e internos, se basa todavía y en democracia, en la pérdida brutal de derechos sindicales y sociales que la dictadura le quitó a los trabajadores chilenos. Chile era hasta 1973 uno de los países de América Latina con mayor nivel de sindicalización, y las conquistas y derechos económicos y sociales obtenidas por sus trabajadores de la ciudad y el campo, sectores profesionales etc. en un largo proceso histórico que atravesó todo el siglo pasado, les fueron arrancadas a partir del 11 de septiembre de 1973, sin que hayan podido ser reconquistados. Hoy es menor la cantidad de trabajadores sindicalizados que en el pasado, (sólo un 10% de la fuerza de trabajo), y en lo fundamental prevalecen aún las disposiciones de la época de la dictadura militar que regulan el mercado de trabajo. "Lo que los trabajadores que tienen empleo han 'ganado´ en esta época, es el acceso a bienes de consumo que en la mayoría de los casos deben, (autos, electrodomésticos y otros) y que en la época de la Unidad Popular no eran posibles o no existían simplemente. Mientras que al mismo tiempo, no han podido recuperar todavía lo que antes tuvieron: estabilidad ocupacional y salarial, derechos sindicales plenos, previsión social asegurada, educación y salud gratis, entre otras conquistas perdidas", dice el sociólogo y economista Manuel Hidalgo, asesor de sindicatos.
 
Un factor no despreciable para el "milagro" es que Chile se benefició, a partir de la quiebra bancaria de 1983 y de haber pagado la dictadura la deuda externa de entonces, (fundamentalmente privada), de la afluencia de un torrente de inversiones extranjeras como no obtuviera ningún otro país de América Latina y que llegaron a ser de tal magnitud que sobrepasaron las necesidades de la propia economía chilena. Y por último, otro factor no despreciable, como las disposiciones impuestas entonces por los organismos financieros internacionales que restringieron las fugas de capitales especulativos, y que el nuevo tratado comercial con Estados Unidos exige derogar.
 
En 1994 el Financial Times llegó a decir que Chile era "la joya de la corona para los inversionistas, por su estabilidad tanto económica como política" que provenía de la continuidad dada en los años 90 al esquema económico impuesto por la dictadura militar.
 
Los militares en los cuarteles… y en los negocios
 
Quizás el aspecto más chocante del Chile actual sea la presencia aun del factor militar como convidado de piedra de la restauración democrática. La Constitución pinochetista aún no ha podido ser derogada y ésta, entre otras cosas, le aseguró a las Fuerzas Armadas un poder que si bien no es visible, sigue siendo un elemento político y económico con el cual los gobiernos democristianos y el actual socialdemócrata han tenido que aceptar y manejar como duro dato de la realidad.
 
Los militares están presentes en el gobierno a través de un consejo de seguridad nacional, representados en el Parlamento en forma no electiva, y sobre todo en la vida económica como institución dado que se quedaron con inmensas propiedades inmuebles, industrias militares y de las exportaciones del cobre reciben aún un importante dividendo, mayor que el que percibe el Estado. A ex generales y altos oficiales que provenían en gran mayoría de las capas medias, la dictadura les permitió acceder a un nivel económico y social nuevo. Hoy muchos de ellos son millonarios dueños de empresas agrícolas o industrias, pudiéndose codear no sólo con la antigua y rancia burguesía chilena, sino además con magnates y ejecutivos de las transnacionales.
 
Entre sus negocios más lucrativos se cuentan la venta de armas, empresas de seguridad y otras, además de las muchas veces denunciadas coimas que, se dice, perciben por las adquisiciones de armamentos. Como se ha denunciado, en esos menesteres andaba el ex dictador Pinochet cuando fue detenido en Londres, a pedido del juez español Garzón.
 
Si bien el actual comandante en jefe del Ejército general Juan Emilio Cheyre ha querido mostrar un cierto distanciamiento de la herencia pinochetista, y le ha bajado el perfil de injerencia política a las FF.AA., en cambio no ha cambiado el "principio" corporativo que les defiende y que impide la concreción de juicios y condenas a ex militares y a muchos aún en actividad, acusados de asesinatos y desapariciones durante la dictadura.
 
La propuesta sobre DD.HH. recientemente presentada por el presidente Ricardo Lagos refleja, cómo persiste todavía el propósito en los uniformados de impedir que la negra historia dictatorial sea definitivamente revisada y juzgada. Y no sólo ese capítulo del pasado reciente no ha podido ser cerrado por los gobiernos posteriores. En Chile aún permanecen en prisión un importante número de militantes de organizaciones armadas antidictatoriales, pagando penas por actos cometidos durante el período dictatorial en muchos casos, o por haber participado en acciones dirigidas a los represores militares en el período de transición, cuando la presencia omnímoda de la dictadura aún era mucho más insolente.
 
Así es como la ley de autoamnistía que preventivamente se votó el dictador Pinochet como propia protección y la de sus subordinados, ha impedido hasta ahora que las denuncias de las víctimas sobrevivientes y de los familiares de torturados, asesinados y desaparecidos, hayan tenido andamiento ante la Justicia. Como tampoco los dos gobiernos democristianos ni este socialdemócrata, han resuelto amnistiar a los presos políticos de la resistencia antidictatorial que paradójicamente han sido juzgados tomando en cuenta el andamiaje jurídico sobreviviente del pinochetismo.
 
La elitización de la política
 
Luego del golpe militar y durante todos los años que duró la brutal dictadura, el pueblo chileno y sus partidos de izquierda pagaron un inmenso precio en la lucha por resistir y recuperar la democracia. Socialistas, comunistas, radicales, miristas, cristianos, sindicalistas, sacerdotes, activistas de los Derechos Humanos pagaron con sus vidas, con la cárcel y con el destierro sus esfuerzos por defender al gobierno constitucional derrocado y recuperar lo perdido. Sus mejores dirigentes fueron exterminados por la máquina represora dentro y fuera de fronteras del país andino, mientras Estados Unidos por detrás apoyaba el sucio trabajo.
 
Ya en 1977, los familiares de presos y desaparecidos realizan una huelga de hambre en la sede de la CEPAL en Santiago. Mientras en Naciones Unidas se condena por cuarta vez a la dictadura, como se producen huelgas de trabajadores en 1980. Las luchas de resistencia armada se intensifican y las pacíficas se van masificando, para desembocar con el triunfo del NO de 1988, en un plebiscito convocado por la dictadura.
 
Derrotada políticamente la dictadura militar y con sectores de la derecha económica y política exigiendo su fin, se crean en ese tiempo la Concertación y la UDI, como expresión de la derecha política más reaccionaria. Para poco tiempo después la Concertación con la Democracia Cristiana a la cabeza, comenzaron a negociar una salida pactada con algunas reformas constitucionales que son plebiscitadas, pero que no significan finalmente la derogación de la Constitución dictatorial.
 
Con ese cuadro político se inicia la transición posdictatorial, que deja fuera del gobierno al otrora poderoso Partido Comunista y a otros sectores de izquierda, y que rompe la histórica unidad socialistacomunista que sostuvo el proyecto de cambios de la Unidad Popular y el presidente Salvador Allende, con la incorporación a la Concertación y al gobierno de socialistas, radicales, y de otros sectores de la antigua izquierda.
 
El pueblo chileno que fue durante varias épocas un activo sujeto de la política, lo que le posibilitó organizarse, sostener por décadas la organización democrática del país, contribuir decisivamente al triunfo de la Unidad Popular y comenzar a materializar su programa de cambios sociales históricos, no ha podido recuperar todavía en 13 años de democracia política el protagonismo anterior.
 
Estrechada la política en los marcos del nuevo stablishment, los actuales gobernantes y políticos; naturalmente con honrosas excepciones, pertenecen a una élite que se mueve entre ministerios, instituciones públicas y el Parlamento***, y a quienes la mayoría de la población los puede conocer más por las fotos de los periódicos y los programas televisivos que mediante el contacto y la discusión directa. Los de izquierda se han quitado hoy el radicalismo verbal de antaño, son responsables y pragmáticos, visten elegantemente y viven en cotos reservados.
 
Y en los últimos tiempos entre estos nuevos políticos de la democracia chilena, están también los que han aparecido acusados de estar involucrados en negociados, coimas y tráfico de influencias, lo que ha traído un acelerado desgaste político de la Concertación y bastante dolores de cabeza para el presidente Lagos, que ha tenido que ver salir de los Tribunales a algunos de sus ex ministros, colaboradores cercanos y parlamentarios escoltados por agentes policiales camino a la cárcel.
 
Por otro lado la derecha pinochetista y la tradicional también se han "renovado", y Joaquín Lavín, un antiguo personero de la dictadura y actual alcalde de Santiago, que fue en las pasadas elecciones candidato presidencial único de la UDI y de Renovación Nacional, cultiva el populismo con críticas a la Concertación, alimentando en sectores despolitizados de población que ven con preocupación el ya visible estancamiento económico, y que sienten nostalgia por la "paz y crecimiento" de los tiempos de la dictadura.
 
Fuera de ese marco político parlamentario e institucional, se ubican el Partido Comunista, socialistas críticos y pequeñas formaciones de izquierda radical; están también las organizaciones sociales y gremiales, desocupados por las privatizacioneslo la quiebra de pequeñas industrias, los familiares de las víctimas de la dictadura, y las organizaciones mapuche que lideran luchas muchas veces fuertemente reprimidas en defensa de sus tierras y cultura amenazadas por los megaproyectos energéticos, de comunicaciones y las devastaciones forestales de las transnacionales.
 
Estos últimos protagonistas todavía fragmentados y débilmente organizados, a quienes ni el "milagro económico" ni la política oficial les incluye, no han tenido todavía fuerza suficiente para poder irrumpir en el escenario político y social, como viene sucediendo en países vecinos también emergentes de dictaduras militares.
 
En Chile pocos piensan que la bonanza pueda a corto plazo ser quebrada por una crisis financiera como la de Argentina, pero tampoco nadie está seguro que un día las transnacionales levanten vuelo buscando en el mundo otra "perla" donde aposentarse.
 
Treinta años después, las profundas desigualdades e injusticias que trajo el golpe militar contra el presidente Salvador Allende, no han sido todavía reparadas.
 
*La Concertación de Partidos por la Democracia esta integrada por el Partido Democrata Cristiano, Partido Por la Democracia, Partido Socialista de Chile, Partido Radical Social Democrata. La derecha pinochetista configura la Alianza por Chile, formada por UDI y Renovación Nacional.
 
Enlaces Chilenos
 
Salvador Allende,
resistiendo en La Moneda el
11 de Septiembre 1973
 
Treinta años del Golpe
 
Mario Amorós y Franck Gaudichaud coordinan el especial Rebelión - Chile, 30 Años del Golpe. Aqui puede encontrarse una cuidada y plural selección de artículos, documentos y enlaces relacionados con la conmemoración del 30 Aniversario del Golpe fascista de Pinochet y la experiencia del Gobierno de la Unidad Popular en Chile. Se incluyen manifiestos conmemorativos, balances y analisis varios, testimonios y relatos de protagonistas; unos directos y otros implicando descargas en PDF. Dedicarle tiempo a explorar y leer con atención todos sus epigrafes y enlaces es un ejercicio productivo y necesario para la información y la reflexión de la izquierda andaluza de hoy.
 
Actualidad Chilena
 
Para facilitar un acercamiento a la realidad chilena, seleccionamos algunos artículos reproducidos en Rebelión:
Sobre la Unidad Popular y Salvador Allende
*Chile 1970-1973 Breve Imaginería Política. Un sitio donde se puede encontrar cronología, documentos básicos como el Programa de la Unidad Popular, carteles, enlaces. Muy interesante.
*Salvador Allende, un sitio dedicado a la figura de Allende.
*¿Quiénes fueron los responsables del golpe?. Documento del grupo trotskista Clase contra Clase que presenta una visión critica desde la izquierda del periodo 1970-1973.
Sobre la Dictadura y la Represión.
* Memoria Viva. Archivo electrónico sobre la represión de la Dictadura en Chile.
Prensa y Sitios chilenos de información de izquierda
Organizaciones Políticas:
Bibliografía sobre Chile
 
Ofrecemos una relación bibliográfica sobre Chile y especialmente sobre el periodo de la Unidad Popular, por si rebuscando en librerías de viejo, bibliotecas publicas, de amigos o compañeros; Internet o ferias se topan con alguno de los citados. La orientación es diversa y el interés, desigual o específico.
Introducción General: Luis Vitale, Interpretación marxista de la Historia de Chile - De semicolonia inglesa a semicolonia norteamericana (1890-1970), Editorial Fontamara, Barcelona, 1980; Alan Angell, Partidos políticos y movimiento obrero en Chile - De los orígenes hasta el triunfo de la Unidad Popular, Ediciones Era, México, 1974;
La Unidad Popular, antes del Golpe: Michael J. Francis, La victoria de Allende, Editorial Fco. de Aguirre, Buenos Aires, 1972; Salvador Allende, La Conspiración contra Chile (Recopilación de discursos), Ediciones Corregidor, Buenos Aires, noviembre 1973; Eduardo Labarca, El Chile de Luis Corvalan (Una entrevista de 27 horas con el secretario general del PC de Chile, sep. 1971-nov.  1972), Editorial Fontamara, Barcelona, 1975.
Balances sobre la Unidad Popular después del Golpe: Gabriel Smirnow, La Revolución Desarmada - Chile 1970-1973, Ediciones Era, México, 1977; Carlos Mistral, Chile: Del triunfo popular al Golpe fascista - Economía y Política de la Unidad Popular, Ediciones Era, México, 1974; Andrés M. Kramer, Chile, Historia de una experiencia socialista, Ediciones Península, Barcelona, 1973; Susana Bruna, Chile: La Legalidad vencida, Ediciones Era, México, 1976.
Chile bajo la Dictadura:  Hernán Barahona, Chile Acusa y advierte, Agencia Orbis, Praga, 1979; Rolando Carrasco, Prigué (Prisioneros de Guerra), Novosti, Moscú, 1977; AAVV, Chile Bajo la Junta - Economía y Sociedad en la Dictadura militar chilena, Zero - Zyx, Madrid, 1976
 
 
 Inmigración en el Estado español
Acuerdo PP-PSOE para frenar la llegada de inmigrantes ilegales
Pactan la reforma de la Ley de Extranjería con el apoyo de Coalición Canaria Los empresarios que contraten a irregulares serán denunciados por «competencia desleal». Los que vengan en patera no podrán entrar en España durante tres años.
 
 
PSOE y PP alcanzaron ayer un acuerdo histórico sobre la reforma de la Ley de Extranjería que también fue respaldado por los nacionalistas catalanes y canarios. Los socialistas ofrecieron por primera vez su apoyo al Gobierno en materia de inmigración «para acabar con la marea de ilegales que asola España». El acuerdo penalizará con más rigor la contratación de irregulares por empresarios, que podrán ser denunciados por «competencia desleal» y permitirá a los extranjeros venir a España con un visado de tres meses para encontrar trabajo y prohibirá la entrada, por un máximo de tres años, a los extranjeros que vengan en patera. Asociaciones y partidos lamentaron ayer que el PSOE vaya «de la mano» del Gobierno en inmigración.
 
Rocío Ruiz - Madrid.- La Razón 12/09/2003

Nunca hasta ayer PSOE y Gobierno habían estado más de acuerdo en materia de inmigración. Los socialistas presentaron unas enmiendas a la reforma de la Ley de Extranjería que tampoco estaban tan lejos de los planteamientos del Gobierno. «Enriquecen el texto sin modificar su espíritu», reconoció la portavoz del PP, Ángeles Muñoz. De modo que el Gobierno acabó ayer por dar un sí a 20 de las 24 enmiendas presentadas por la secretaria de Política Social y Empleo del PSOE, Consuelo Rumí. No se trata de un pacto de Estado, pero sí de un «primer acuerdo para no utilizar a los inmigrantes como arma arrojadiza», dijo ayer. El portavoz socialista en el Congreso, Jesús Caldera, explicó que su apoyo hará «más eficaz» la aplicación de la norma y «acabará con la marea de inmigración ilegal que asola a España».

Gracias al acuerdo alcanzado, la reforma de la Ley de Extranjería incorporará los siguientes aspectos normativos que entrarán en vigor en enero próximo.
 
Nuevos visados temporales. Los extranjeros podrán venir a España con un visado de tres meses para buscar empleo. Si transcurrido este tiempo no lo encuentran, estarán obligados a regresar a su país si no quieren incurrir en una infracción grave. La medida ha sido propuesta pensando en los hijos y nietos de emigrantes españoles y con el fin de facilitar la contratación en determinados sectores, como el servicio doméstico.

Se endurecen las penas por la contratación irregular. Además de las sanciones económicas que establece la Ley de Extranjería por la contratación de ilegales y otras responsabilidades penales y administrativas a las que tengan que hacer frente, los empresarios podrán ser denunciados por «competencia desleal» por otros empleadores que podrán exigirles indemnizaciones. Se mantendrán las obligaciones con la Seguridad Social por las cotizaciones no realizadas.

Obligaciones para los transportistas. Las compañías de transporte tendrán que dar una relación detallada de los viajeros y del número de billetes de vuelta no utilizados por turistas. Además, deberán garantizar unas condiciones de vida adecuadas al inmigrante mientras permanezca a su cargo.
 
Reagrupación más flexible. El padre y la madre de un inmigrante reagrupado podrán a su vez reagrupar a sus hijos menores o incapacitados si tiene el permiso renovado y acredita que tiene suficientes recursos.
Devoluciones. Los extranjeros que lleguen en patera tendrán prohibida la entrada en España por un máximo de tres años.
 
Inadmisión de documentos. Los funcionarios que están en ventanilla no decidirán sobre las inadmisiones a trámite de solicitudes de trabajo y residencia porque se definirán perfectamente los casos en los que se deben admitir o rechazar.
 
Contingente: El Gobierno tendrá obligación de escuchar las propuestas de las autonomías, sindicatos y empresarios para determinar el cupo de inmigrantes que podrá venir a trabajar y tendrá en cuenta un informe anual del Consejo Superior de Política de Inmigración. Las comunidades y ayuntamientos participarán en la programación de las campañas de temporada.
 
Padrón. La Policía podrá acceder a los datos de extranjeros pero quedará constancia del usuario y los datos consultados.
 
Límites al autoempleo. Los extranjeros que quieran montar un negocio tendrán que cumplir todos los requisitos que la legislación exige a los nacionales y deberán garantizar que disponen de una «inversión suficiente» y que van a crear empleo.
 
Las mujeres maltratadas tendrán un permiso de residencia independiente del de su marido.
 
Ayudas. El Gobierno financiará programas de retorno voluntario de los extranjeros a sus países. Constitución del Observatorio del Racismo y la Xenofobia.

 Andalucía - Reacciones al pacto PP-PSOE sobre inmigración
Declaración del SOC y USTEA de Almería
Con su Pacto PP y PSOE empeoran la situación de la inmigración.
 
El PSOE ha consensuado con el PP la enésima reforma de la Ley de Extranjería, no da ni un solo paso en el principal problema de la inmigración hoy. Y ese problema es el de las personas a las que residiendo y trabajando en el Estado español no se les permite acceder a la documentación necesaria para poder evitar abusos y tener una mínima seguridad jurídica. Esta situación de indefensión atentatoria contra los derechos humanos además origina innumerables problemas colaterales.
 
Diversas fuentes calculan en medio millón de personas los extranjeros sin papeles en el Estado. En Almería no hay cifras precisas, pero deben ser bastante más de las 8.941 personas cuya regularización fue rechazada en el proceso extraordinario de la Ley de 2000.
 
La única medida que el PSOE proponía para resolver en algo este problema, la regularización por arraigo tras 5 años de permanencia, la ha dejado en el tintero y a cambio ha firmado hace poco más que embellecer técnicamente el proyecto de Aznar.
 
El punto estrella del acuerdo, el visado de tres meses para buscar trabajo, es un auténtico absurdo; pues como la experiencia demuestra fomentará las mafias alrededor de las embajadas españolas en los países de origen y es absurdo pedir nuevos inmigrantes cuando ya tenemos aquí medio millón sin que se les de papeles, e incluso denegando a quienes están incursos todavía en el proceso de regularización subsiguiente a la Ley del 2000.
 
Por lo que parece, viene bien que haya una bolsa de medio millón de excluidos que se ofrezcan a trabajar por miseria y en condiciones subhumanas. Esta es una de las claves del milagro económico. Por supuesto esta reforma que remarca los aspectos represivos, no se enfrenta con el fenómeno de la inmigración. También es lamentable que a las Comunidades Autonómicas y Municipales, a las que luego se les encomienda la resolución de los desvaríos creados por una legislación injusta e ineficaz, no han sido escuchadas en absoluto con lo que el PSOE acepta la visión del centralismo Aznariano.
 
La Reforma de la Ley de Extranjería fue anunciada por José María Aznar en el último Consejo de Ministros anterior a las elecciones municipales y de CC.AA. del pasado 25 de Mayo, con el claro interés de asegurar el voto xenófobo. ¿Por qué la reforma?. En sentencia de 20 de Marzo del 2003  el Tribunal Supremo anula 13  artículos del reglamento de la Ley, porque el gobierno sobrepasó sus competencias al incluir en el mismo un endurecimiento de las medidas contra la inmigración que no figuraban en la ley. Por tanto, el Gobierno lo que quiere hacer con la reforma es dar rango de Ley a los artículos anulados por el T.S. Los artículos anulados y la reforma para que se conviertan en ley se refieren a un endurecimiento de las medidas de reagrupación familiar, así como una serie de medidas encaminadas a privar de una mínima seguridad jurídica a los inmigrantes indocumentados.
 
Es curioso señalar como en el art. 47 de la ley se introduce una rebaja de unas tasas a los nacionales de las antiguas colonias españolas y a los descendientes de los judíos expulsados (a finales del S. XV), sin embargo se niega esa rebaja a los Saharauis, que fue la última colonia española, y a los descendientes de los moriscos expulsados (finales del XVI y principios del XVII).

Almería 15 de septiembre de 2003
SOC y USTEA (miembros de la Intersindical Andaluza)
Por el Sindicato de Obreros del Campo. Gabriel Ataya
Por USTEA, Carmen Gisbert Gallego
 
Andalucía Acoge califica como "vergüenza política" el pacto entre PP y PSOE

El presidente de Andalucía Acoge, Abderrahmane Essaadi, considera como una “vergüenza política” el pacto alcanzado entre el PP y el PSOE en la Reforma de la Ley de Extranjería. Para Essaadi, resulta paradójico que el mismo partido que presentó un recurso de inconstitucionalidad contra la Ley de Extranjería, por incorporar artículos que vulneran derechos fundamentales, negocie ahora una reforma sin reclamar en ningún caso modificaciones que reivindiquen esos derechos y ayuden a la integración social, cultural y educativa de los inmigrantes. Al contrario, lo único que el PSOE ha hecho es plegarse al proyecto del Gobierno de convertir la ley en un método eficaz para perseguir a los inmigrantes indocumentados.

Un ejemplo de ello es que el PSOE no haya hecho alusión alguna en su negociación a la propuesta de los populares de que la policía tenga acceso a los datos de los extranjeros en el padrón municipal, en contra del informe de la Agencia de Protección de Datos. Esta medida, a juicio de Andalucía Acoge, no hace sino ampliar las prácticas de represión y de hostigamiento hacia las personas indocumentadas y tiene visos de ser inconstitucional por afectar al derecho a la intimidad.

Andalucía Acoge se muestra decepcionada por que el PSOE haya aceptado que se elimine la posibilidad de documentarse por razones de arraigo y que con el pacto haya renunciado a su propia petición de elaborar una ley orgánica específica que regule los centros de internamiento. Asimismo, asegura que su comportamiento se asemeja al que mantiene al Gobierno, prescindiendo por completo de la sociedad civil y de las organizaciones sociales para la negociación de dicha reforma.

Para el vocal jurídico de Andalucía Acoge, José Luis Rodríguez, con esta postura el PSOE deja claro que ha hecho dejación de sus ideales para conseguir intereses electoralistas y se muestra sorprendido por que socialistas con notoria trayectoria en la defensa de los derechos de los inmigrantes, tales como Diego López Garrido, Carlos Sanjuán o Delia Blanco, puedan haber olvidado sus ideales al votar esta reforma. Además, la organización critica duramente que dicha reforma se presentara en período electoral y bajo trámite de urgencia, ya que esta materia debería estar sujeta a un trabajo más sosegado y menos precipitado, de manera que el resultado fuera un código coherente, ajustado a la realidad cambiante y no una ley que haya que corregir a los pocos meses, como ya es costumbre.

El presidente de la Federación asegura que esta ley quebranta el derecho que tiene toda persona a vivir en familia, dado que obstaculiza seriamente la reagrupación familiar de las personas inmigrantes, un factor demostrado que ayuda a su integración en la sociedad de acogida. Asimismo, la Federación vaticina que esta reforma será un absoluto fracaso ya que no cuenta con asignación presupuestaria para llevarla a cabo, cuestión que la organización ya denunció a través de las enmiendas presentadas a los grupos parlamentarios.

Por todo ello, Andalucía Acoge entiende que el Gobierno debe aplicar la reciente sentencia del Tribunal Supremo (resuelta gracias a un recurso interpuesto por Andalucía Acoge y Red Acoge) y elaborar una nueva ley que dé respuestas a la realidad de la inmigración.

Enlace Complementario:
Área de Inmigración de la APDHA
 
 El Remate
Inmigración: Miserias y Contradicciones
Andalucía Libre
 
Con la cuestión de la inmigración tal y como esta planteado mayoritariamente el debate en nuestro país y en nuestra izquierda es difícil resistir la tentación de sumarse al coro de los silenciosos o huidizos. La hipocresía y el cinismo de los dobles discursos (aún esta reciente la complicidad sindical en la exclusión de los marroquíes del renovado Subsidio Agrario) y el sucursalismo y neoliberalismo implícito de los análisis, presionan fuertemente de una parte para intervenir; pero de otra, incluso entre quienes mantienen su independencia de criterio y por tanto no reproducen los tópicos dominantes, hay en muchas ocasiones motivaciones practicas comprensibles para optar por eludir o aplazar el tratamiento del asunto. Los riesgos de aislamiento, condena y descalificación furiosa por mantener una posición política alternativa son evidentes; más aún teniendo en cuenta los beneficios materiales, políticos u orgánicos que obtienen de momento quienes desde diversas asociaciones, organizaciones o comunidades actúan en la cobertura e implementación del pensamiento políticamente correcto, situándose de hecho políticamente bajo el paraguas del social-liberalismo. Si subleva escuchar o leer tonterías del estilo de que "en Andalucía no hay problema inmigratorio porque en Luxemburgo, Suecia, Alemania o Suiza hay muchos más inmigrantes" (como si nuestra economía, ingresos y derechos fueran siquiera equiparables a los referentes citados); aún más lo hace condicionar la cualificación de "apertura, generosidad y solidaridad" de un país y una izquierda no a su disposición a la igualdad e integración de los presentes o a su compromiso internacionalista real con la emancipación y la justicia en otros lugares sino a la complicidad en el mantenimiento y agudización de su desarticulación y precariedad. De ahí que, pese a todo, no quepa callarse y sea necesario contribuir en lo posible a situar justamente el problema y eliminar desorientaciones entre quienes honestamente intervienen sobre este sector y esta problemática.
 
Resulta muy clara la razón coyuntural del ultimo acuerdo PP-PSOE sobre inmigración: el PSOE ha querido retirarle al PP munición preelectoral por la vía de sumarse a su ultima reforma de la Ley de Extranjería. La razón de fondo es que -aunque ello implique patéticas sorpresas imprevistas para algunas ONGs afines- PP y PSOE como fuerzas neoliberales que son comparten el núcleo duro de la política inmigratoria. A saber, uno como otro, quieren que exista inmigración temporal, que se determine su regulación y cuantificación en Madrid y Bruselas y que se desenvuelva en condiciones precarias. En otras palabras, quieren una inmigración constante pero indefensa, que contribuya -junto al resto de medidas desregulatorias que afectan al mercado de trabajo- a presionar a la baja a la fuerza de trabajo autóctona, induciéndola a aceptar situaciones de sobreexplotación e inseguridad, sosteniendo la economía sumergida y sustentando la condición dependiente de Andalucía. Y quieren a la vez aparentar que controlan la inmigración para apaciguar el temor social que provoca por sus consecuencias tanto en el mercado laboral como en el terreno social, en un contexto de desmantelamiento y privatización de los derechos y prestaciones sociales. Para desactivar cualquier imagen de mayor debilidad, es por lo que el PSOE se suma ahora expresamente al PP en este ultimo endurecimiento.
 
Esta política neoliberal no se puede combatir cuando se comparte su más profundo fundamento; tal y como manifiesta la APDHA, cuando erróneamente para denunciarla valora precisamente que "son políticas que en la práctica entran en clara contradicción  con la rapidez y las necesidades del mercado de trabajo y de una economía cada vez mas globalizada".
 
La contradicción no está obviamente ahí. Las políticas de PP-PSOE son extremadamente funcionales para las necesidades del mercado de trabajo capitalista de un país dependiente sometido al neoliberalismo. Donde se ubica la contradicción real es en la pretensión de este sector humanitario de compatibilizar la defensa de la integración y regularización de todos los inmigrantes extracomunitarios hoy residentes en Andalucía con la asunción de la falsa concepción de que la inmigración es económicamente necesaria per se para una nación como Andalucía con su realidad de dependencia, desempleo y precariedad o en el fatalismo pretendidamente objetivista que endosa falsamente a la inmigración la caracterización de fenómeno incontrolable. Donde se manifiesta esa inconsecuencia con virulencia es al animar la reivindicación de "papeles para todos", entendida como orientación constante y practica indefinida y no como acto terminal que acompaña a la solución equitativa de una situación heredada con la instauración de una política efectiva de inmigración cero (premisa necesaria, además, para recuperar en la practica, políticas de asilo político), que en absoluto asumen ni PP ni PSOE, operativa al menos por un largo espacio temporal en tanto no se altere la situación andaluza. Con esa contradicción a cuestas, lo único que consiguen estas asociaciones y comunidades es ser inoperantes para conseguir la integración y regularización de todos los inmigrantes ya residentes y a la vez contribuir de hecho a la preservación de los intereses económicos clasistas y egoístas que, presuntamente, deberían combatir.
 
Todavía -pero quizá no por mucho tiempo- es socialmente posible plantear la regularización total y temporalmente indefinida de todas las personas inmigrantes extracomunitarias hoy residentes en nuestra Nación -al margen de cual sea en este momento su status legal- y que esta sea acompañada del reagrupamiento familiar en su caso de padres e hijos; asimilándolas plenamente en sus derechos laborales y sociales a los autoctonos. Pero la credibilidad política y el sostén social de la medida depende de que, al mismo tiempo, se supriman contingentes y se proclame un cierre efectivo y total de la inmigración; imponiendo a partir de ahí medidas de internamiento y repatriación sin fisuras, realmente disuasorias para evitar la reproducción del problema. Cuando la contratación de un inmigrante sin papeles implique el riesgo cierto de años de cárcel y sea denunciable por el contratado, conllevando su inmunidad y automática regularización; cuando el recurso a las pateras sólo conduzca al internamiento hasta la repatriación sin excepciones, se cegará esa vía por si misma. 
 
Aún así, restaría por resolver las cuestiones de las inmigraciones estatal y comunitaria; que responden a otros amparos e implican otras complejas tareas políticas. Y por supuesto, también quedaría pendiente la erradicación de las condiciones políticas y sociales de fondo que impulsan a la emigración en los países emisores pero esta cuestión, en todo caso, como resulta obvio y sabemos además por propia experiencia, depende de la resolución política de sus causas allá y no se afronta ni con la emigración ni con el comercio justo ni con cualquiera de las otras zarandajas políticamente correctas al uso que pretenden eludirla.
 
En tanto se siga como hasta ahora, seguiremos en Andalucía envueltos en paradojas conceptuales, sin capacidad para intervenir eficazmente sobre la situación, al pairo de las hipocresías e intereses momentáneos de PP-PSOE; sin orientaciones políticas para defender tanto a inmigrantes como a autóctonos en tanto trabajadores, acosando y atacando la precariedad, el trabajo  negro, la sobreexplotación, el desempleo... y temiendo además que cualquier día la degradación de la situación tome proporciones de escalada incontrolada dando lugar a escisiones sociales injustificadas y reaccionarias y a la cristalización del neofascismo.
Para más detalle, ver:
- La inmigración, ¿Nos hace falta?, en Andalucía Libre nº 193
Hablemos claro sobre la inmigración, en Andalucía Libre nº 156 y Andalucia y la Inmigración
Para ver la posición patronal:
 
Consecuencias de la Precariedad
Las cancelaciones de contratos temporales se dispararon durante el mes de agosto
Desde el día 4 hasta el 31 desaparecieron 213.499 afiliaciones a la Seguridad Social
ELISA GARCÍA. COLPISA/MADRID
 
El verano dispara la cancelación de contratos temporales que en el otoño se vuelven a suscribir. Ejemplo de este fenómeno es lo que ocurrió durante el pasado mes de agosto. La afiliación a la Seguridad Social (en relación con julio) cayó en 157.049 ocupados y colocó el día 31 el total de inscripciones en 16.660.731 asociados, cifra bastante inferior a la registrada el día 4, cuando el sistema alcanzó su máximo, situado en 16.874.230 trabajadores. Así, según los números facilitados por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, 213.499 afiliaciones se perdieron entre las dos fechas.

Además, este proceso laboral explica, en parte, que en agosto se combinara la bajada del paro registrado en el INEM en 4.281 personas y la de las inscripciones a la Seguridad Social en los 157.049 ocupados. De acuerdo con lo ocurrido en la afiliación, el desempleo registrado en las listas del Instituto Nacional de Empleo (INEM) tenía que haber aumentado considerablemente, pero todo apunta que los trabajadores que se quedaron sin su contrato temporal optaron por la inactividad propia de un periodo vacacional y pospusieron convertirse en demandantes de empleo para más adelante, en el supuesto de que el empresario no les ofrezca otro contrato temporal.

Las prácticas irregulares se concentran básicamente en trabajadores con contratos por obra o servicios determinado y por circunstancias de la producción. Respecto a los sectores más afectados, el procedimiento predomina en el sector de la construcción, seguido del área educativa y, a bastante distancia, de la hostelería.

Connivencia

Desde hace tiempo el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales estudia e, incluso, ha adoptado medidas para paliar esta irregularidad estival, que además se detecta los fines de semana, con contratos terminados los viernes e iniciados los lunes. Ya en 2001, fuentes del Departamento informaron que más de 15.000 empresas daban de baja a sus trabajadores durante las vacaciones y les contrataban de nuevo una vez transcurrido el verano. La medida afectaba a unos 46.000 trabajadores y reflejaba que un 64% de los falsos despedidos regresaba a la misma empresa.

Entonces el Ministerio advirtió de que en la mayoría de los casos existía connivencia para la utilización de este proceso entre el empleador y el empleado. Los responsables del Departamento aprovecharon la ocasión y realizaron un llamamiento a los trabajadores para que rechazaran esos procedimientos tan complejos que, por otro lado no pueden calificarse como ilegales . Igualmente alertaron de sus repercusiones negativas en los expedientes laborales al mermar considerablemente los derechos y prestaciones de los titulares de los contratos.

En paralelo el Gobierno comenzó a adoptar medidas. Entre ellas figuró el incremento en un 36% de las cotizaciones empresariales en los contratos con duración inferior a siete días con miras a evitar el abuso de las colocaciones temporales de cinco días.
 
Sugerencias-Enlaces
 
Actualidad Política Nacional
 
*Estatuto de Autonomia de Andalucía: ¿Reforma o Nuevo Estatuto?, Antonio Luis Calderón Diaz. Una visión sobre este debate del Portavoz Nacional de Liberación Andaluza, organización integrada en la federación Asamblea de Andalucía
- Sobre esta cuestión ver tambien, como anticipo de inmediatos tratamientos, Andalucia Libre nº 94 - ESPECIAL REFORMA ESTATUTARIA y Andalucía - El Debate sobre la Reforma del Estatuto de Autonomia - Contra el federalismo español.rtf - Textos de ANDALUCIA LIBRE sobre el Estatuto de 1981, la propuesta de reforma del PSOE y reacciones, propuestas nacionalistas y critica al federalismo español. 
Sitios y Organizaciones
*Nuevo sitio de Jaleo. Un nuevo punto de cita y encuentro en la Red de este movimiento juvenil de izquierda independentista que se suma a su sitio oficial. Aparte de su foro de debate y chat, pueden encontrarse documentos, imágenes y diversos materiales.
 
*Rojos. Es un sitio articulado a partir de un canal de debate-chat en la Red que merece visitarse. Incluye musica revolucionaria, archivo de imagenes, enlaces, documentos-soporte de debate, biblioteca socialista...
Biblioteca Socialista
*Su Moral y la Nuestra, León Trotsky. Era medianoche en el siglo y en ese durísimo momento (1938-39) colectivo y personal -mientras el fascismo y el estalinismo estaban en su cenit y sus camaradas y familiares eran perseguidos y asesinados- Trotsky escribe este panfleto mordaz y polémico sobre las relaciones entre política y moral... 
Memoria Histórica
*El Canal de los Presos, Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía. Este sitio, acogido por CGT Andalucía, presenta la historia de la utilización de los presos políticos antifranquistas como forzados en la construcción del Canal del Bajo Guadalquivir e informa del proyecto de investigación y actividades realizadas. Muy interesante.
 
*Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Es el sitio de la ARMH, dedicada a recuperar la memoria oculta de la represión franquista (juicios, fosas, desaparecidos...); una de las consecuencias de la Transición y la Reforma. Informa de las actividades y descubrimientos realizados.
 
*Los Campos de Concentración Franquistas (1936-1947). Es la pagina del historiador Joaquín Rodrigo dedicada a publicitar su libro del mismo nombre. Además de lo que aporta directamente, destacar su presentación, enlaces e imagenes.
 
*Paisajes de la Guerrilla Antifranquista. Un sitio dedicado al maquis, bien resuelto en diseño e imágenes y con múltiples datos. Ocasionalmente, su servidor Geocities lo deja suspendido. Cuestión aparte y a sobrellevar es su orientación política actual que es, simplemente, detestable y el tono acritico sobre la orientación política de la guerrilla antifranquista, aparte de su faceta resistente. No obstante, merece la pena molestarse, en su caso, en insistir para visitarlo.
 
*Brigadas Internacionales. Un sitio dedicado a las Brigadas, del que destacan las fotografías de las exposiciones y los enlaces.
 
*Fundación Andreu Nin. Un sitio clave para conocer la historia de la Guerra y la Revolución de 1936. Contiene multitud de textos y enlaces utiles. Conviene advertir que entre sus múltiples colaboraciones se encuentran algunas de algunos veteranos que, a consecuencia de la historia y de su evolución personal posterior, pueden resentir alguno de estos dos problemas: a. Convertir la critica comunista al estalinismo en estalinofobia y/o b. Responder a las simplificaciones analíticas y calificativos destemplados de Trotsky sobre el POUM con simétricas simplificaciones y calificativos. Sabiéndolo, es un caudal de información...
--oOo-- 
Solidaridad con Palestina
Enlaces:
 
 Música de fondo: Venceremos, Claudio Iturra, Sergio Ortega
 
 
- Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE -

a nombre de J.G.P., en la Cuenta Corriente del BBVA:

0182  3344  24  0202889151

Ayúdanos a que no nos callen; ayudanos a trabajar por una Andalucía independiente y socialista

Lee y difunde ANDALUCIA LIBRE

 Publicidad del Servidor E-Listas:
















[Adjunto no mostrado: Chile, Quilapayun Venceremos .mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters