Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 181 al 210 
AsuntoAutor
nº 188 - Inquisici Andaluci
nº 189 - ONUMierda Andaluci
nº 190 - Balance E Andaluci
nº 191 - Resaca po Andaluci
nº 192 - ¡Jodeles! Andaluci
nº 193 - Crónica v Andaluci
nº 194 - Resistenc Andaluci
nº 195 - Brasil: L Andaluci
nº 196 - Brasil: D Andaluci
nº 197 - Chile, 30 Andaluci
nº 198 - Nacional Andaluci
nº 199 - Euskadi: Andaluci
nº 200 - Bolivia e Andaluci
Ante la encerrona Andaluci
nº 201 - Cuentos, Andaluci
nº 202 - Vísperas Andaluci
nº 203 - Tensa IU Andaluci
nº 204 - Cataluña Andaluci
nº 205 - 4D - Mamp Andaluci
nº 206 - Contra la Andaluci
nº 207 - Andalucía Andaluci
nº 208 - La Burla Andaluci
nº 209 - Brasil. E Andaluci
nº 210 - Segunda M Andaluci
nº 211 - Debate Es Andaluci
nº 212 - Sumarios Andaluci
nº 213 - Elec.14M Andaluci
nº 214 - Granada Andaluci
nº 215 - Trifulca Andaluci
nº 216 - Cuentas y Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 239     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nº 204 - Cataluña - Pimentel - Sucursal IU - Acoso a E uskadi
Fecha:Viernes, 21 de Noviembre, 2003  13:53:26 (+0100)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>

Por la Soberanía Nacional; por la República de Andalucía: NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA

nº 204
 
En este Correo:
 
Elecciones en Cataluña
*ERC, clave para el futuro de Cataluña, Andalucía Libre
*Enlaces - Documentos
*España juzgada por el Tribunal de Derechos Humanos, acusada de torturas a catalanes - Enlaces
Andalucía
*Cataluña, Euskadi, Andalucía
*El Síntoma Pimentel - Texto y Enlace
*La división interna marca la primera asamblea de Foro de Pimentel
*Andalucía indefensa, Andalucía impotente - Enlaces
*IU: Retratos de la izquierda inútil, Andalucía Libre - Enlaces
Euskadi
*Acoso español
*Declaración del Anaitasuna, Documento
*Solidaridad con Palestina,
*Directorio de Andalucía en Internet,
*Música de fondo - La letra de L'EstacaAyuda
 
--oOo-- 
 
 
Tras las Elecciones Catalanas
ERC, clave para el futuro de Cataluña
 
Carod-Rovira (ERC), En su mejor momento
 
Las elecciones catalanas del pasado 16 de Noviembre las ha ganado en escaños CiU, aun retrocediendo sensiblemente sobre sus anteriores resultados, sobrepasando la prueba del relevo de Pujol gracias a enarbolar su condición de fuerza catalana, presunta garantía de no pasar a dominio directo de Madrid. Las ha perdido el PSOE que, en una ocasión única, no sólo no ha avanzado sino que también ha retrocedido, perdiendo votos hacia ERC, ICV y el PP; sin credibilidad social para avalar un cambio significativo en relación al pujolismo y sin credibilidad nacional suficiente en su doble presentación como fuerza simultáneamente catalana y española. Las ha perdido también el PP, que aun creciendo algo gracias a votos españolistas escapados del PSOE a causa del discurso duplice de Maragall, queda como fuerza irrelevante en Cataluña. Las ha ganado especialmente ERC -recibiendo apoyos desde los nuevos votantes y trasvases desde CiU y desde el PSOE- quedando tras su importante avance como fuerza definidora y clave para el futuro de Cataluña.
 
La abstención, 36,61%, ha sido sólo un 0,71% superior a la de las ultimas elecciones generales españolas en Cataluña celebradas en 2000. La disparidad entre escaños y votos (el PSOE tiene 7.915 votos más que CiU y cuatro escaños menos) un ejemplo -que en este caso juega en perjuicio del PSOE- de las añagazas del sistema electoral no estrictamente proporcional instaurado en la Transición que el mismo PSOE ha tenido hasta ahora interés en mantener.
 
Para la memoria quedan algunas declaraciones como aquella de Mayor Oreja (PP) en la que, de forma alambicada, establecía toda clase de paralelismos entre Euskadi y Cataluña, Pujol y el PNV, para concluir asimilando con toda desfachatez ERC a ETA o la del inefable Felipe González (PSOE) en la que proclamaba a Pasqual Maragall como "el heredero natural de Jordi Pujol" o aquella otra del presidente extremeño Rodríguez Ibarra (PSOE) en la que, dejando bien claro su orden de prioridades, tras expresar su preocupación por "el grave momento que vive España" se descolgaba solicitándole al Presidente Aznar que continuara porque «es más importante la unidad de España y la unidad de la Constitución que cumplir la promesita de permanecer sólo ocho años al frente del Ejecutivo».
 
Los resultados dejan abiertas diversas posibilidades para la formación del Gobierno catalán. ERC, como movimiento de apertura, sigue defendiendo el Gobierno de Unidad Nacional compuesto por CiU, PSOE y ERC (ICV se ha autoexcluido, de momento, de esa hipótesis) que ya propuso en campaña. De hecho, esta propuesta cumple para ERC la función de amparar una doble negociación paralela sin cerrar puertas ante las otras opciones en juego. 
 
Patronales y españolistas extremos como Rodríguez Ibarra (PSOE) ya se han pronunciado favorables a un Gobierno de Gran Coalición CiU-PSOE. La gran coalición bajo presidencia de CiU, pensada exprofeso para excluir a ERC del Gobierno, aseguraría tranquilidad para los negocios y apagaría a corto plazo el riesgo de que desde Cataluña se abriera un nuevo foco de cuestionamiento del orden constitucional español. El problema que implica esta opción es que significaría un reconocimiento expreso del fraude político que conlleva la alternancia bipartidista, supondría el suicidio político del PSOE en Cataluña y conferiría además a ERC la condición de única oposición de peso, con el riesgo cierto de favorecer un mayor incremento futuro de su apoyo electoral. Una variante de este modelo lo está impulsando el PP. A este respecto, el secretario general del PP y candidato a la presidencia del Gobierno español, Mariano Rajoy, ya ha viajado a Barcelona para pedir a los empresarios catalanes que aboguen por un Gobierno de CiU con el apoyo externo del PSOE y el PP, y que impida el acceso de ERC a la Generalitat. Rajoy se reunió con los líderes de las principales organizaciones empresariales catalanas: Joan Rosell, presidente de Foment del Treball; Josep González, presidente de Pimecsefes; Eusebi Cima, presidente de Cecot; Antoni Brufau, presidente del Círculo de Empresarios, y Miquel Valls, presidente de la Cámara de Comercio.
 
El Gobierno tripartito de izquierdas PSOE-ERC-ICV permitiría -bajo presidencia de Maragall- salvar la cara al PSOE en Cataluña e implicarlo desde un principio en los proyectos de reforma estatutaria y financiera que impulsa ERC. Al PSOE le significaría fuera de Cataluña verse sometido al acoso del PP, que lo tacharía de fuerza españolista escasamente fiable que llegado el caso no duda en aliarse con independentistas y dejaría en muy mal lugar al PSOE vasco. CiU atacaría a ERC por entregarle el Gobierno catalán a una fuerza española pero al tiempo, debería acompañar su critica pujando con propuestas estatutarias y fiscales más avanzadas. Chaves (PSOE) preocupado por las consecuencias de la frustración que puede instalarse en el PSOE catalán si sigue sin tocar poder, le ha dado su apoyo a esta opción.
 
El Gobierno nacionalista CiU-ERC, con presidencia de Más, supone la continuidad de CiU al frente de la Generalitat y sería atacado desde PSOE e ICV como ejercicio de continuismo. Ya que ERC exige siempre a todos sus hipotéticos aliados que se rompa todo lazo de apoyo o colaboración con el PP, el Gobierno nacionalista generaría una situación de acoso político y mediático desde el Gobierno español y una mayor confrontación nacional, traspasando a Cataluña una polarización a la vasca,  que no dejaría tampoco de exigir ubicaciones claras a PSOE e ICV.
 
A todo esto hay que tener presente que los programas de gobierno inmediato en asuntos económico-sociales de PSOE, ERC e ICV son muy cercanos, dentro del ámbito competencial actual de la Generalitat y que aunque por parte de CiU existen compromisos previos con intereses corporativos concretos (enseñanza y sanidad privada concertada, por ejemplo) en caso de necesidad como la presente, existe un terreno de encuentro posible entre los mínimos y máximos de unos y otros.
 
Políticas y estrategias de ERC
 
ERC aspira a sustituir a CiU como fuerza hegemónica del nacionalismo catalán y como fuerza dirigente de Cataluña. Ha llovido mucho desde 1980, cuando existía una visión de complementariedad mutua. Y la escena política en donde ERC cree posible proceder a esa sustitución es en el proceso de consecución de un nuevo estatus político para Cataluña dentro del Estado español. ERC es independentista, pero, conviene recordarlo, no es ni el PNV ni la izquierda abertzale ni está en la situación ni de uno ni de la otra; de igual modo que Cataluña no es Euskadi. ERC, de momento, no trabaja por la independencia sino por una Cataluña aun más privilegiada en España como escalón necesario hacia posteriores desarrollos.
 
Para la próxima legislatura, ERC quiere trabajar al amparo de que se visualicen cambios efectivos y palpables para la población catalana en educación y sanidad publicas, infraestructuras, pensiones y ordenación del sistema financiero catalán (cajas de ahorros) [ver Compromisos bàsics]. Todo ello es asequible dentro del marco estatutario vigente. Y factible su consecución tanto si pacta con CiU como si pacta con el PSOE (ICV en todo esto va de palmero).
 
Pero el objetivo esencial de ERC, el soporte desde el que puede avanzar hacia sus metas ultimas, es conseguir pactar una reforma estatutaria en Cataluña antes de 2005 y una reforma del sistema de financiación en forma de Concierto que incremente sensiblemente sus recursos, antes de 2006. El nuevo Estatuto, en cualquier caso, sería bastante menos claro que la Propuesta Ibarretxe. ERC, según el artº 56 del Estatuto catalán, no puede iniciar sola la Reforma estatutaria (tiene 23 diputados y se requieren un mínimo de 27) ni menos aún aprobarla en Cataluña (se necesitan 90 o lo que es lo mismo, el apoyo de CiU y PSOE).
 
De ahí su discurso de unidad nacional que incluye al PSOE y utiliza sus contradicciones en Cataluña. ERC juega a la vez a implicar a CiU y PSOE y a enfrentarlos entre si y con sus respectivas ambiguedades. A CiU la coloca entre su imagen de garante de los intereses nacionales catalanes y sus ataduras a las parciales y pedestres conveniencias de la burguesía catalana. Al PSOE entre su marca como fuerza catalana (PSC) y su vinculación y dependencia de votos que le vienen en tanto sucursal catalana del PSOE. Partiendo del consenso parlamentario existente (con la excepción del PP) sobre la necesidad de un cambio que amplié el autogobierno y confiera una situación privilegiada a Cataluña en el marco español [ver Catalunya Perspectiva 2008], ERC sitúa al PSOE en la tesitura de apoyar su proyecto so pena de marginalizarse y aún a riesgo de dividirse en Cataluña, aunque ello implique que el PSOE español actué a su remolque como cómplice de la operación para darle satisfacción a su organización catalana. Lo que todavía no está claro es cómo considerará más viable la consecución de este objetivo si compartiendo Gobierno con el PSOE o presionándolo en la oposición.
 
El objetivo primario de ERC es conseguir un acuerdo de reforma estatutaria y financiera legitimado en Cataluña con una mayoría parlamentaria; si luego esta tiene mayoría absoluta para aprobarse en las Cortes españolas bien. Si no lo tiene (sea porque el PP tiene mayoría absoluta en Madrid o porque el PSOE no llega hasta el final), bien también, porque estará servido el conflicto de legitimidades nacionales y abierto otro capitulo político donde también puede jugar con ventaja.
 
Veremos como se desarrolla la partida y que pareja escoge ERC para iniciarla.
 
 
 
Resultados 2003         -         Resultados 1999
 
Resultados 2003  -  Participación: 63,39%
PARTIDO ESCAÑOS VOTOS y PORCENTAJE
CiU 46 1.018.115 30.93 %
PSOE(PSC) 42 1.026.030 31.17 %
ERC 23 542.045 16.47 %
PP 15 390.650 11.87 %
ICV 9 240.358 7.30 %
 
 Cataluña
España juzgada por el Tribunal de los Derechos Humanos, acusada de torturas
Remitido

A partir del 18 de noviembre, tendrá lugar en el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo (Francia), una vista sobre las demandas que presentaron trece personas detenidas antes de los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992, y que fueron objeto de brutales torturas por la policía española. Este juicio, donde España se sentará en el banco de los acusados por prácticas de torturas, está siendo silenciado por los medios de comunicación españoles. Es muy importante, por el derecho a la justicia y la verdad que el mundo sepa que está pasando y que pasó.

En los meses de junio y julio de 1992, más de 50 catalanes fueron detenidos por orden del juez Baltasar Garzón, por ser presuntos miembros de la organización independentista "Terra Lliure" (Tierra Libre). Esta operación, conocida con el nombre de "Operación Garzón", y con la cobertura y la complicidad del gobierno
español de la época, su presidente Felipe González, y la mayoría de partidos políticos españoles, se pretendía silenciar las reivindicaciones independentistas durante los Juegos Olímpicos, para que el mundo no conociera la existencia de la nación catalana y sus reivindicaciones de libertad y del derecho a la autodeterminación.

La mayoría de los detenidos fueron trasladados a Madrid, y allí fueron objeto, por parte de la policía española, la Guardia Civil, de brutales torturas y otras prácticas de humillación y atentados contra la dignidad humana. De los mas de 50 detenidos, solo 24 fueron juzgados, de los cuales 6 fueron encarcelados, pero absueltos al cabo de 3 años, y el resto indultados. En definitiva, que eran inocentes, pero fueron torturados por el hecho de ser independentistas catalanes.

Consecuencia de las brutales torturas, los detenidos denunciaron al Estado Español. Empezó entonces, un largo proceso judicial, por juzgados y tribunales españoles que rechazaban el caso, y que ha durado diez años, pero finalmente ha sido aceptado por la Justicia Internacional, por el Tribunal de los Derechos Humanos.

Es la primera vez que España será juzgada por parte de un organismo internacional, el Tribunal de los Derechos Humanos, por la práctica habitual de tortura por la policía española contra el movimiento independentista catalán. El Tribunal de los Derechos Humanos, tiene mas de 30.000 demandas anuales, y el hecho de que está petición haya sido aceptada, es un reconocimiento a la lucha contra la tortura que ejerce España. Es un reconocimiento a la verdad y a la dignidad. En cambio este juicio está siendo silenciado por los medios de comunicación españoles...
 
Más información:
 
  
Cataluña, Euskadi, Andalucía
Andalucía Libre
Cataluña, Euskadi y Andalucía son tres naciones distintas que han sufrido de diversa manera la opresión política del Estado español y el permanente intento, de diferente forma, desde lo que se llama España por negar sus respectivas personalidades y culturas nacionales. Pero si Cataluña y Euskadi han accedido a la condición de países industrializados y desarrollados, incluso bajo el dominio español; en el caso andaluz a las otras agresiones citadas hay que sumarle el pertinaz empeño español por mantener a Andalucía en el subdesarrollo y la dependencia. España ha tolerado o amparado el desarrollo catalán y vasco (y aún ha creado y alimentado artificialmente bajo su regazo a Madrid) pero ha sido implacable con Andalucía también en lo economico.
 
Y sin embargo, mientras en Cataluña y Euskadi -con diferentes expresiones y por variadas vías- se percibe una voluntad de progreso y un compromiso por actuar como sujetos de sus propios destinos, Andalucía vegeta al pairo de lo que deciden otros y de iniciativas ajenas.
 
El fenómeno tiene raíces profundas pero una expresión política simple. En Cataluña y la CAV han gobernado y gobiernan fuerzas catalanas o vascas y han trabajado y trabajan fuerzas que sin recato alguno afirman su voluntad de independencia nacional que han ido, paso a paso, moviendo el escenario. En Andalucía PP, PSOE y PCE-IU son fuerzas españolas y el andalucismo regionalista (PA y PSA) nunca ha actuado como una fuerza que afirmara la incompatibilidad de las opciones andaluza y española. En Cataluña, el peso de las fuerzas catalanas ha obligado a hacer equilibrios al PSOE -que reconoce a Cataluña como nación- y al menos a convertir al referente catalán de IU en algo como lo que es ICV. En Euskadi, las fuerzas vascas han conseguido evidenciar el agotamiento del modelo estatutario. En los parlamentos de Cataluña y Euskadi hay, es verdad, sendos grupos de diputados traidores leales a España pero a su lado, en su diversidad y aún respondiendo a intereses sociales contrapuestos y participando de diferentes vías, hay fuerzas con proyectos para su país. En el Parlamento andaluz, por contra, hay abundancia de nulidades y carencia absoluta de valor y perspectiva política; falta patriotismo andaluz y compromiso socialista y sobra politiquería barata y corrupción moral.  
 
Y de todo ello resulta que ahora, la nación que tendría mayores motivos para demandar si no ya directamente la independencia, si como mínimo y como preámbulo, un tratamiento singular que en su caso sólo seria medio para la devolución de lo previamente expoliado, ejerciendo con contenidos socialistas una asimetría realmente lesiva para el orden capitalista español, se mantiene como mera espectadora impotente del juego que realizan otros y en claro riesgo de volver a ser prostituida, utilizada por enésima vez como mamporrera de España. Las consabidas quejas y los reiterados lamentos andaluces sin asumir los medios e instrumentos que puedan acabar con sus causas son ejercicios inutiles. ¿Nos extrañaremos aún de que no haya elecciones andaluzas separadas o de que paso a paso Europa nos recorte impunemente las contadas compensaciones a nuestra anexión o de que sigamos viviendo a cuenta y no se sabe por cuanto tiempo de la construcción especulativa, el aceite, las hortalizas y el turismo o de que se nos siga insultando y ninguneando cada día en la escuela o en la tele?.
 
Cada voto andaluz por fuerzas que no afirmen sin ambigüedades su compromiso con la nación andaluza y su exigencia de Soberanía Nacional para Andalucía es un voto por la dependencia y la humillación de nuestro pueblo y la explotación de su clase trabajadora. Cada renuncia a organizarse de forma independiente en estricto marco andaluz, una contribución a la alienación de los andaluces y a la impotencia y esterilidad de sus movimientos sociales.
 
La burguesía andaluza ha traicionado históricamente a Andalucía, ejerciendo de española. ¿Por cuanto tiempo todavía la mayoría de la izquierda seguirá instalada en la dependencia o alucinando sobre sueños que desprecian el soporte material inmediato sobre el que habrían de realizarse?.
 
 Andalucía
El Síntoma Pimentel
Andalucía Libre
 
Manuel Pimentel
 
El empresario Manuel Pimentel, exministro dimisionario del PP, ha montado una asociación-foro, Nuevas Propuestas, que el próximo 20 de diciembre tiene apalabrado decidir si se configura o no como partido y comparece en las próximas elecciones. De momento, anda ya haciendo presentaciones, trabajándose adhesiones y aprovechando la columna de opinión que Clavero Arévalo le ha dejado en los periódicos del Grupo Joly para difundir su proyecto.
 
Pimentel aspira no sólo a aglutinar a los desplazados del PP sino también a aquellos insatisfechos con el PSOE y el andalucismo. De hecho su discurso es muy similar al del PA, pero sin el lastre de la imagen cutre que el PA se ha construido a lo largo de su historia y especialmente en sus últimos años de coalición con el PSOE.
 
El PA gestiona un 1,69% del total del presupuesto de la Junta de Andalucía; poco para incidir sobre la realidad andaluza pero suficiente para alimentar un aparato y consolidar una red clientelar, que es a lo que se ha dedicado en estos años; no tiene pues derecho a quejarse por sus propias opciones. Los andalucistas no han conseguido aprobar en ocho años de coalición ni una sola ley significativa que pueda atribuírseles ni han imprimido al Gobierno del PSOE cambio político perceptible. No hay Ley de Comarcas y las próximas elecciones andaluzas volverán a ser sepultadas por su coincidencia con las españolas. Incluso a la hora de la reforma estatutaria, los andalucistas han ido por detrás, instalados en la pura gestión. Bien puede ahora Ortega intentar criticar a su Gobierno o pretender desmarcarse de alguna de sus propuestas (Segunda Modernización) y resultados; que para cualquiera con un mínimo de raciocinio y sensibilidad, esas declaraciones quedan reducidas a simples desmarques de claro tufo electoralista. Tras tantos años de Gobierno, el PA no puede pretender que se le tome en serio cuando intenta eludir su responsabilidad como corresponsable de la situación de Andalucía.
 
Pimentel se reclama de un regionalismo burgués que afirma Andalucía dentro de España. Reivindica parte de su historia; reclama respeto para el habla andaluza... siempre con la pretensión de sustentar un proyecto de mejora de Andalucía dentro del marco español. El PA, de hecho, dice más o menos lo mismo (qué importa que en la intimidad y cuando no les oye nadie, algunos andalucistas digan que Andalucía es su nación, si al momento siguiente no tienen escrúpulo en reconocerse públicamente españoles). La diferencia entre Pimentel y el PA es que el primero -incluso con todo su pasado como dirigente del PP- suena con más credibilidad que Ortega cuando constata el inmovilismo político y la regresión económica andaluza. Y es que Pimentel no lleva ocho años gobernando en la Junta a las ordenes de Chaves. Pimentel toma nota del incremento de la centralización económica amparada por el PP de Aznar y de lo perjudicial que ello resulta para Andalucía o, con sentido común, hace referencia a que el esquema radial de infraestructuras no responde a los intereses andaluces que estarían mucho más atendidos con una mejora de comunicaciones con los Países catalanes y a traves de ellos con Europa (sin pasar necesariamente por Madrid).
 
Pimentel no es ninguna lumbrera. En ultima instancia, su proyecto -"dirigido hacia las clases medias"- se queda reducido a un llamamiento a que desde la Junta de Andalucía se promueva a la empresa privada andaluza -pequeña y grande- como soporte de desarrollo y eso mismo es lo que, con unas u otras palabras, dice no sólo el PA, sino también el PSOE o el PCE-IU. Pimentel es incoherente e inconsistente cuando demanda desarrollo ateniéndose a un marco político que lo imposibilita o cuando se queja de las consecuencias sin atacar las causas; pero no más que el PA, el PSOE o el PCE-IU, que hacen lo propio. No radica precisamente en sus pretendidas alternativas el interés político y analítico que puede despertar Pimentel.
 
Lo que le hace llamativo es que sea un tipo de derechas que constata y reconoce que Andalucía no sólo no está imparable sino que está más bien parada, pero no a la manera demagógica de la sucursal andaluza del PP máximo adalid de la dependencia, sino intentando reproducir un regionalismo burgués andaluz. Lo que puede convertir a Pimentel en síntoma es que plantee la necesidad de una fuerza política de ámbito andaluz como cobertura necesaria de esa queja y ese programa. El PA, derechizado y encanallado, ha terminado andando por latitudes políticas similares pero de forma sobrevenida y con origen degenerativo desde sus iniciales pinitos socialdemócratas, mientras que Pimentel pretende erigirlo de manera orgánica, presentándose como el representante natural de una burguesía regional insatisfecha. Lo que esta por ver -y eso se medirá en euros primero, para ver si cuenta con respaldo para bajar a la arena electoral- es si realmente hay hoy burguesía regionalista suficiente como para asumirlo y sostenerlo como referente político y en el caso de pasar el umbral mínimo -y esto ya se mediría en votos- donde muerde Pimentel, si en la bolsa del PP o simplemente reubica sufragios del PA y del PSOE. Veremos.
 
 
La división interna marca la primera asamblea de Foro de Pimentel
I.N. - ABC 21/11/2003
SEVILLA. El Foro Nueva Sociedad, Nuevas Propuestas, que auspicia el ex ministro del PP, Manuel Pimentel. vive ya discrepancias internas en vísperas de su primera asamblea, a celebrar mañana sábado 22 en Puente Genil. Un sector del mismo, aglutinado en torno a Juan Luis Pérez, ingeniero que ha dirigido varias empresas y autor de un ensayo «Andalucía en crisis. Una nación sin rumbo y a la deriva» actualmente en las librerías andaluzas, mantiene un pulso con Pimentel que, si no se remedia en las próximas horas, marcará fracturas en la primera asamblea del foro.
 
Juan Luis Pérez, uno de los socios fundadores del Foro, reconoció ayer a ABC sus discrepancias con el proyecto, básicamente con las dudas de Pimentel, que ha pospuesto al 20 de diciembre en Ronda la decisión de que el Foro concurra a las próximas elecciones andaluzas. «Hay un grupo -afirmó Pérez- al que queremos quitarle la careta. El día 22, lo que tiene que salir de Puente Genil es un partido y no una serie de divagaciones. Vengo observando que lo que quieren hacer con esto es un ente sin capacidad de acción. Las elecciones están cerca y no es tiempo de divagaciones». Juan Luis Pérez le ha enviado a Pimentel un documento, «El partido y el líder que queremos» en el que resume su posición, esto es, la constitución de un partido crítico y constructivo para una Andalucía fuerte en una España fuerte. Ni más ni menos.
 
Con seis años de militancia en el PP, partido que abandonó, Juan Luis Pérez, criticó a ABC las contradicciones de Manuel Pimentel -citó varios de sus artículos- y su «ingenuidad», que puede dilapidar el proyecto con tanto marear la perdiz. «Somos ya adultos para seguir divagando. El Foro tiene que ser un partido ya (Unión Nacional Andaluza) porque Andalucía lo necesita». Pérez está dispuesto a plantar cara en Puente Genil y habló de «golpe de timón». Si bien se mostró confiado en que el enfrentamiento no se produzca, también advirtió que las diferencias pueden desembocar «en un desacuerdo» sobre el proyecto. Pérez no está solo. Sus posiciones son apoyadas por una parte cuantitativamente importante de los 150-200 presumibles asistentes a la asamblea de Puente Genil. Preguntado sobre si la pusilanimidad de Pimentel se debe a que su interés es sólo sacar uno o dos parlamentarios y ofertarlo al mejor postor, Pérez eludió pronunciarse, si bien otros integrantes del Foro sí han expresado a ABC este temor.
 Andalucía
Andalucía indefensa; Andalucía impotente
Consecuencias de votar partidos españoles
Consecuencias de no tener Estado nacional propio
Enlaces: 
 
 Andalucía
Opinión
IU: Retratos de la izquierda inútil
Andalucía Libre
 
Si hiciéramos el ejercicio de colocar a Andalucía Libre en una pirámide política construida a semejanza de la de la evolución zoológica habríamos de situarla en su escalón más elemental. Estaríamos ante algo que recuerda a un organismo primario unicelular propio de los primeros y titubeantes andares de la vida. Un ente volátil y de existencia virtual. Algo que no es un partido ni tampoco una organización. Un medio que no tiene ni edición en papel ni dominio propio en Internet. Dificilmente puede estarse más abajo en la cadena evolutiva. La sucursal andaluza de IU, por contra, es una fuerza política con grupo parlamentario en el Parlamento andaluz y en el español, que gobierna en municipios y cuenta con representación en la mayoría; con presencia en organismos múltiples; sustentada en miles de afiliados reconocidos, que dispone de sedes y liberados a sueldo con dedicación a tiempo completo...
 
Siendo sideral la distancia objetiva existente entre ambas en cuanto a sus realidades materiales parecería lógico que, aplicándoles el criterio de utilidad como instrumentos emancipatorios, el resultado hubiera de mantener similar y proporcionada diferencia en favor de IU. Este boletín, desde luego, tiene que reconocer de antemano que desde que existe no ha conseguido cambiar en nada globalmente positivo las condiciones materiales de vida del pueblo andaluz ni de su clase obrera. ¿Lo ha hecho IU?. Este boletín sí ha intentado analizar las condiciones de dominación que sufre el pueblo andaluz y su clase obrera -en su origen y en su plasmación- y apuntar propuestas coherentes en medios y metas para subvertir esa situación. ¿Lo ha hecho, lo hace; puede y quiere hacerlo IU?.  Dejemos para otro día el balance político detallado de lo que ha hecho la sucursal andaluza de IU en las instituciones y desde el presente, a partir de las propuestas que se presentan para su próximo Congreso (1), echemos un vistazo hacia el futuro.
 
Preámbulo de ubicación
 
Antes de entrarle a los textos -para ponernos en situación- recordemos brevemente algunos elementos definidores del objeto político que los produce.
 
Ser de IU sólo obliga en principio a aportar una simbólica cuota para figurar en su relación de afiliados. De hecho en muchas ocasiones -nos atreveríamos a decir que en la mayoría- ni siquiera se paga. Habitualmente sólo en época de congresos o de formación de candidaturas institucionales y para poder votar -especialmente si hay pelea- se requiere el cumplimiento de este precepto. Incluso así, el voto de quien sólo aparece para votar en esas trascendentales ocasiones y el de aquellos que actúan con regularidad vale lo mismo. IU no es ni pretende ser una fuerza militante. Llegado el caso, esos afiliados virtuales pueden ahogar y ahogan con su peso numérico -convocados al efecto- a aquellos contados más activos. El valor real de la afiliación en IU se evidencia cuando IU sigue considerando administrativamente afiliado a alguien incluso lustros después de haber desaparecido de toda presencia o actividad. No es de extrañar por ello que, en muchos casos, IU tenga que recurrir a contratar gente para que le pegue los carteles en las campañas electorales o a subastar sus casetas en las ferias. Tampoco es sorprendente por ello que, en ese contexto y en ese ambiente, aquellos con ideas políticas diferentes a las de los fundadores de IU -incluso con toda su disposición militante- sean incapaces de incrementar su presencia y respaldo, salvo por aquellos contingentes que desde fuera atraen hacia IU.
 
IU subsiste materialmente gracias a los recursos estatales y a los prestamos financieros (esencialmente de las cajas de ahorro donde figura en sus consejos de administración). Son fondos que provienen de la compensación de los gastos electorales, de la financiación publica de las formaciones políticas con representación; de las partidas que subvencionan el funcionamiento de los grupos en las instituciones y según establece IU, del diferencial entre las retribuciones que cobran sus cargos públicos (o sus representantes en organismos derivados de su presencia institucional) y sus sueldos anteriores o los que les establece IU. Así pues un arquitecto con empleo previo y un parado que representen a IU en la misma institución perciben de ella lo mismo pero se supone que han de entregar a la organización diferente cantidad, cobrando el arquitecto como arquitecto y el parado como parado, aunque realicen la misma actividad. Que se sepa, IU nunca ha suministrado a nivel nacional a su afiliación una relación nominal de lo que han cobrado y cobran efectivamente sus diputados, alcaldes, concejales y representantes en entidades publicas y financieras, que permita revisar y comparar especifica y nominalmente el grado de cumplimiento de este criterio. Si sumamos esta realidad a la anteriormente apuntada cabe concluir que la presencia institucional es crucial para la pervivencia de IU.
 
Así resulta lógico que pese a que en el discurso de IU desde su fundación lo institucional siempre se haya presentado como una consecuencia de su función global, de hecho el orden de prioridades haya sido justo el contrario. Alcanzar, mantener y aumentar la representación ha sido el objetivo y lo demás, medios de diferente entidad y utilidad a su servicio. IU -y el PCE que sobrevive parasitando a su costa- no se entenderían sin presencia institucional. Sin casi militancia activa, IU se reduce en esencia a lo que es, en tanto representación en las instituciones. Eso explica, por ejemplo, que se den casos como el de una gran ciudad andaluza que decidió gobernarse en coalición con el PSOE en una reunión de muy escasa asistencia con el argumento de que la diferencia entre cogobernar y no hacerlo era conseguir ingresos o dejar de tenerlos. Casualmente, además, resulta que en un 80% de aquellos que apoyaron la coalición se daba la también la condición de ser personas que luego resultarían colocados o bien de ser parientes en primer grado (padres, hijos, hermanos, parejas) de contratados sea en la institución, sea en la organización, gracias a los cargos y fondos derivados de la coalición. Tambien ayuda a comprender, en otro ámbito, hasta que punto puede tener repercusión sobre la política de IU que un diputado se encuentre en las puertas de acceder al derecho a percibir en su retiro la jugosa jubilación que concede el parlamento y que condición para ello sea asegurarse su reelección, previo pase del tramite de nominación interna.
 
En IU se aplica a tope la máxima futbolística de que, llegado el caso, "que pase el balón, pero no el jugador". Si algo caracteriza a IU es su abundantisima producción de papeles, muchas veces redundantes. Documentos, resoluciones, programas... se amontonan. Quienes controlan la casa saben perfectamente cual es su valor. Llegado el caso y si se ha colado por despiste en un Congreso alguna enmienda o propuesta inconveniente, basta con no editar el texto resultante para sustraerle no sólo validez sino incluso llegar a los pocos meses a negar que el incidente se hubiera producido. Realmente la política de IU es la que van marcando aquellos de sus cargos públicos que por su función tienen acceso y audiencia en los medios de comunicación. El resto de la formación, queda como oyente. IU en sus papeles puede decir sobre tal o cual tema "A"; pero lo que importa y lo que define realmente a IU, aunque sea "B", es lo que declaran sus diputados, alcaldes y concejales de grandes ciudades a la prensa. Llegado el caso IU puede tener también en sus papeles escrito "A", justo hasta el momento en que se convierte en tema de actualidad política, para entonces trasmutarse con toda desenvoltura en "B". Tambien pueden votar "B" en lugar de "A" si llega el caso y luego -si alguien inquiere explicación- aducir que lo imponía tal o cual maniobra parlamentaria o municipal o tal y cual compleja disposición reglamentaria, de inasequible comprensión para los simples mortales. La casuística es infinita, los recursos múltiples y la imaginación para su desarrollo, portentosa. Inevitablemente, además, los medios de comunicación son quienes califican a los representantes de IU, tratándolos con diferente grado de hostilidad o de silencio, según su talante, posiciones y comportamiento. Con organizaciones de base de las que habitualmente tiene IU, esa es la imagen que llega a sus afiliados y puede determinar su valoración, con lo que termina siendo para estos representantes extremadamente importante caer bien a la prensa para asegurar su continuidad. 
 
Todo esto, si nos colocamos en el más amplio ámbito de la izquierda, si con algo tiene que ver es con el tipo de funcionamiento propio de la tradición socialdemocrata. La ubicación e identificación profunda dentro del marco político-jurídico del Régimen es otra de sus consecuencias. Por supuesto, IU no es, en abstracto, menos democrática que otras formaciones institucionales -la derecha, el PSOE, los andalucistas, que tienen cada uno sus practicas específicas- lo que provoca esta referencia es que, a diferencia de los otros, IU pretende ser cualitativamente distinta.
 
Así pues, si los cargos públicos son los que aseguran la financiación, tienen tanto que ver en quienes pueden ser sus beneficiarios y son los portadores y definidores reales de la línea política, se entiende bien que la lucha crucial en IU este situada en quien los ejerce, o lo que es lo mismo, quienes ocupan los puestos de salida. Por ello, para ver qué y quien manda en IU adonde hay que mirar no es a sus papeles; ni siquiera a sus órganos de dirección (donde habitualmente vegetan siempre algunos izquierdistas como relleno) sino a quien constituye sus grupos institucionales en municipios y parlamentos y a quien controla y conforma su aparato estable, capaz de orientar la formación de las listas. Esto es lo que se esta discutiendo ahora mismo en la sucursal andaluza de IU.
 
Papeles en contraste
 
Para la próxima Asamblea/Congreso de IU se han presentado tres documentos globales. Uno oficial y otros dos de la corriente critica. Que sean dos se explica porque en tanto uno de ellos la representa en su totalidad; el otro que avala CUT-BAI, permite a esta ultima aparecer formalmente diferenciada en su seno y conseguir para sus dirigentes unos minutos de atención bajo los focos hasta el momento en que se produzcan las votaciones de las listas. El secundario lugar del debate político en este proceso ya ha quedado suficientemente descrito anteriormente y el margen para la participación, bien delimitado cuando se recuerda que las normas congresuales exigen un mínimo del 20% de apoyo para que una simple enmienda o documento alternativo pueda ser planteado y debatido en el escalón superior.
 
Aún con los limites antedichos, es obvio que ninguno de los protagonistas puede presentarse a cuerpo descubierto sin ampararse bajo algo que recuerde a un proyecto político. Las elecciones están a la vuelta de la esquina y tampoco la tradición de la izquierda tolera semejantes ejercicios de franqueza. ¿Porqué tomarse la molestia de leerlos y valorarlos?. Primero, porque, desparramados por los textos, pueden encontrarse datos interesantes sobre la situación nacional, expurgados de diversas fuentes estadísticas; circunstancia natural en documentos de una formación política que tiene profesionales dedicados a estos menesteres. Segundo, porque allí puede encontrarse ejes fundamentales del discurso de la sucursal andaluza de IU que luego son difundidos al conjunto de la izquierda social. Y tercero y fundamental, porque, entre sus paginas y aún en contra de la voluntad de sus autores, puede descubrirse y acreditarse, a poco que se lean con atención, la banalidad de sus argumentaciones y la inconsistencia de su pretensión de ser el referente de la izquierda andaluza.
 
El Documento oficial
 
 
Es el más largo. Pareciera como si el sector oficial hubiera querido apabullar a sus adversarios no sólo por la fuerza de su aparato sino también por el grosor físico de sus propuestas. No obstante, una vez leído, da la impresión de ser una amortización de textos previos colocados en sucesión que un nuevo documento coherente. Sus patrocinadores no deben contar con que haya muchos que vayan mucho más allá de mirarle las tapas, parece.
 
El enfoque global del documento es el tradicional de IU. España es la nación y el contexto y Andalucía sólo la región donde hay que aplicar su política, atendiendo a sus objetivos españoles. Esto, traducido a la jerga de IU, se convierte en la consideración de la obtención de un Estado federal español por vías constitucionales como núcleo del proyecto de la sucursal andaluza de IU. No falta en el papel siquiera la reivindicación vergonzante de la estafa política que supuso la aprobación del texto estatutario y de la defensa persistente del engaño hecha por el PCE-IU a lo largo de los últimos decenios (2). A todo esto, en un enésimo ejercicio de travestismo oportunista, lo llaman "andalucismo de izquierda".
 
El texto describe abundantes elementos de la situación andaluza. Relatando los síntomas y haciendo referencia a casi todo lo divino y lo humano (globalización, Europa...), elude el lógico diagnostico por incomodo y escurre manifiestamente el bulto a lo hora de proponer un tratamiento a la altura de la enfermedad descrita. A estas alturas -atados al marco político del Régimen- siguen defendiendo el consenso con el PSOE y la derecha españolista del PP como formulas para acceder a una nueva situación y un nuevo marco político. Tras repasar las dramáticas consecuencias para Andalucía de la política dependentista neoliberal del PSOE, lo más que se les llega a ocurrir como demanda de instrumentos para revertirla es exigir para el nuevo estatuto la gestión del agua del Guadalquivir (!!). Al renunciar a la Soberanía Nacional de Andalucía y al rechazar la aspiración a un Estado nacional andaluz; renuncian también a todos los instrumentos políticos, jurídicos y económicos necesarios para construir, desde y por Andalucía, un escenario social, cultural y económico desde el que protegerse y recuperarse de las agresiones capitalistas españolas y europeas. Relatan las lacras de la dependencia y del neoliberalismo y las consecuencias del sometimiento a España (citando el crimen pero sin citar al criminal, por supuesto) pero no plantean la obtención por Andalucía de los poderes y competencias necesarios para resolverlas. Sus quejas recuerdan a los hipócritas lamentos católicos por la injusticia social. Ni Código penal y civil propio; ni potestad de expropiación que posibilite realmente una Reforma Agraria; ni legislación laboral andaluza que elimine la precariedad; ni veto efectivo sobre la política europea y presencia internacional andaluza; ni control exclusivo sobre la educación que permita un sistema de enseñanza andaluz nacional, laico y gratuito; ni concierto y Hacienda Nacional... ni nada que al reclamarse implique enfrentarse con el marco español. Es un documento que supura cinismo y cobardía por todas sus paginas al presentar como pretendida alternativa lo que es sólo continuidad conservadora, sin acercarse a esbozar siquiera el catalogo de reivindicaciones mínimo para disponer de medios e instrumentos con los que conformar un proyecto nacional andaluz (3). Cuando el planteamiento de la Propuesta Ibarretxe en Euskadi ha demostrado, por activa y por pasiva, cual es la naturaleza política del Régimen español y por extensión cuales son las formas mínimas para combatirlo, el sector oficial de la sucursal andaluza de IU sigue resguardado tras la letra de la Constitución española y el Estatuto que contribuyeron a imponer; empeñados en nuevas lecturas y desarrollos constitucionales y en reformas que no reforman nada, siempre dentro del marco constitucional. Todo su discurso no es más que la cobertura de sus ansias egoístas de participar con mayor protagonismo en la gestión de la dependencia.
 
Llegan, incluso, al extremo de criticar una hipotética política keynesiana andaluza como eje de un desarrollo andaluz, descalificándola como antigua, sin reconocer que su mismo planteamiento exigiría de poderes y competencias para Andalucía que renuncian de antemano a demandar. Y justo a continuación plantean como presunta alternativa novedosa, un refrito del discurso y la política del PSOE teñido de social -pasar el énfasis de los emprendedores individuales a las cooperativas y sociedades anónimas laborales- envuelto en una presentación apologética del llamado desarrollo comunitario -tan del gusto de los burócratas de Bruselas- que no es más que una nueva denominación de la política de pequeñas subvenciones acompañada de clientelismo y corrupción social.
 
A la hora de las concreciones, sin olvidarse de proclamarse abiertos ante la nueva Constitución europea, concluyen afirmando su apertura a formar parte de "gobiernos plurales de izquierda" (eufemismo para describir su incorporación como socio menor al Gobierno Chaves) aconsejándole al PSOE que no se fíe del PA porque puede cambiar de pareja haciendo con el PP lo que ya ha hecho con el PSOE (lo que dicho de otra forma viene a ser algo así como que, para socios fieles, ahí están ellos).
 
La Propuesta critica
 
 
El documento critico comienza precisamente haciéndose eco del debate sobre la utilidad o inutilidad de IU: "proviene de un reproche social hacia esta izquierda: sois inútiles (porque no tenéis poder), sois inútiles (porque sois pocos), sois inútiles (porque no tenéis bastante respaldo social)". El problema de este reconocimiento -un rasgo de inteligencia política en una corriente que se pretende critica frente al oficialismo- es que lo sustenta tomando prestados prejuicios de otra versión de la izquierda inútil -la oenegera- y lo reduce a argumento para amparar una actitud más reacia a un próximo Gobierno de coalición con el PSOE; una de sus señas de identidad coyuntural en la pugna interna actual. Tras la constatación de la cuestión no hay valentía consecuente en el balance. Por el contrario -consecuencia obvia de haber sido corresponsables de su dirección durante años- participa de la misma manipulación que critica en las tesis oficialistas, proclamando que: "IULV-CA ha sido tremendamente útil para impulsar debates y propuestas sociales, para impulsar valores de ética y de solidaridad, para resistir a ciertas ofensivas ideológicas de fondo, mientras que otras fuerzas políticas, desde su posibilismo y pragmatismo han abierto de par en par las puertas a ideologías conservadoras.". ¿Qué resistencia hay cuando, por ejemplo, se critica el neoliberalismo pero se defiende como solución al desempleo y el subdesarrollo la conversión de los parados en empresarios?. ¿Qué ética al repetir al mismo compás que los hoy oficialistas durante años las ignotas maravillas del marco constitucional español?. El texto no se hace pregunta alguna sobre la trayectoria política de sus más destacados impulsores ni tampoco revisa qué han hecho allí donde tenían poder -aunque fuera limitado- como en los municipios en que han gobernado ni cual ha sido el contenido político del discurso que han difundido en la practica (por ejemplo, como parlamentarios). En lugar de esto, prefiere huir de este espinoso aspecto envolviéndose en la moralina abstracta tan del gusto de esa izquierda oenegera que toma como referente de ocasión: valores, actitudes... Bla, bla, bla.
 
Los críticos, como rasgo positivo, afirman de la Constitución europea con rotundidad que "es un proyecto que eleva a categoría de fundamental el neoliberalismo".  Lo que de inmediato provoca la pregunta: ¿compromete este pronunciamiento, por ejemplo, a Rosa Aguilar, alcaldesa de Córdoba y destacada integrante de la corriente?. ¿Es un adelanto de posición de voto negativo de sus diputados en el Parlamento español?.
 
El texto -como el de sus oponentes- repasa múltiples elementos de la realidad andaluza, añadiéndole como aportación singular una perspectiva de genero, aportando datos escalofriantes sobre el alcance de nuestra dependencia y dominación.
 
Cuando se aterriza en las soluciones, los críticos afirman: "son los andaluces quienes deben decidir el mejor marco competencial, las cotas de autogobierno en un ejercicio de soberanía sin limitaciones. Es decir, no es el Estado [español, se supone] quien debe definir u otorgar el poder político a los andaluces, sino los propios andaluces quienes, de forma autónoma y solidaria, definan el marco de un nuevo estado que necesita una reforma en profundidad". ¿Afirmación de Soberanía Nacional?. ¿Planteamiento de un proceso constituyente nacional enfrentado al Estado español e insumiso a sus corsés?. ¡Quia!. Dos párrafos después afirman con desenvoltura: "Andalucía puede ser la comunidad autónoma que desde una concepción solidaria marque el norte y los ritmos en el necesario proceso o lectura federalizante de la Constitución Española". O sea, el mismo doble lenguaje manipulador de toda la vida propio de IU; el mismo procedimiento sincopado y consensuado con la derecha y el mismo objetivo: la utilización de Andalucía no por sí, sino como pantalla en defensa de España y plataforma territorial desde la que oponerse a otras aspiraciones nacionales más coherentes y ambiciosas que puedan plantearse en Euskadi y Cataluña. Aquí y allá le suman alguna reclamación concreta a las que ya presentan los oficiales; pero el método, las premisas y la estrategia es exactamente la misma. Su orden de lógica política es justo el inverso al que sería propio de una izquierda que mereciera ese nombre y al que demanda la coyuntura nacional, estatal y europea: no parten de las necesidades de Andalucía para reclamar los poderes consecuentes sino que, por el contrario, desde su lealtad al Estado español y a su Constitución, enumeran deslavazadas modificaciones políticamente irrelevantes que puedan acogerse a sus limites. Su propuesta, de aplicarse, dejaría a Andalucía tan sometida e impotente como ahora. ¿No es esta incapacidad de pensar y trabajar por alternativas nacionales y sociales coherentes lo que define realmente a una izquierda inútil?.
 
Parte importante de su discurso es la reclamación de la refundación de IU, como necesidad derivada del descrédito acumulado. A ello le dedican varias paginas sin caer, al parecer, en la cuenta de que el cuadro que describen de IU para basar su aspiración de alternativa es de tal degeneración que provoca irremisiblemente en pura lógica otro debate sobre su lugar en esa IU que dibujan con tan negros tonos. Sin embargo, en ningún momento plantean lo que sería una precondición de credibilidad para sus afirmaciones de cambio: un compromiso por su parte de convertir a IU-CA realmente en una fuerza política andaluza -esa izquierda andaluza de la que tanto hablan- en la que pudieran plasmarse sus reivindicaciones de nuevo estilo de funcionamiento, emancipándose de la tutela burocrática de IU-España. Con toda su pose, no parecen tener interés alguno en sacar conclusiones políticas del hecho evidente -basta hacer algunas cuentas- de que IU-España sobrevive como organización parlamentaria gracias al soporte y uso de los votos andaluces que le suministra su sucursal. Ni siquiera se plantean obtener el estatus de ICV; por el contrario, su silencio reafirma su apoyo a la condición de sucursal política de IU-CA y su sometimiento político e ideológico, también en lo organizativo, a un proyecto español.
 
El documento de CUT-BAI
 
 
Bastante antes de valorar el nivel de coherencia formal del documento y como cuestión previa, lo que de su lectura se desprende son dos preguntas políticas: Primera. Si esa es seria, real y sinceramente la posición política de CUT-BAI, ¿como puede conciliarla con participar de las listas de una Corriente critica con la que tiene de forma tan notoria tan importantes diferencias políticas?. ¿Qué es para CUT-BAI aquí lo importante: el proyecto que recoge su papel o la suma de votos que da acceso al control de las listas electorales y el aparato de IU?. Segunda. Tras haber presentado en numerosísimas ocasiones la misma o similar propuesta, sin haber modificado en nada la línea política y el discurso de IU y sin que ni una ni otro respondan ni remotamente a sus premisas y objetivos expuestos, ¿que necesita CUT-BAI para considerar que el marco de IU es incoherente a los presupuestos políticos que formalmente defiende?. Dos preguntas que llevan a otra. Tercera. ¿Para qué existe CUT-BAI y qué quiere realmente?.
 
Al ir junto con los críticos, CUT-BAI no sólo rejunta votos sino que también les transmite objetivamente un aval como alternativa política. ¿Piensa CUT-BAI que la política que defienden los críticos es sustancialmente distinta que la de los oficiales?. Si piensa así, ¿porque no ha elaborado un documento conjunto que sintetice posiciones?. Y si no piensa así y cree tan grande la distancia que considera necesario plantear una alternativa propia, ¿porque luego, a la hora de la verdad, van juntos en las listas para disputar el poder interno?. ¿Que pinta CUT-BAI -si es una organización de referencia nacional- sosteniendo a Corriente Roja, que es un proyecto español?. ¿Que hará CUT-BAI si nuevamente se rechazan sus propuestas?. ¿Continuar cómodamente en IU, ejerciendo de vez en cuando de Pepito Grillo, para acallar la conciencia dolorida?. ¿Puede pretender ser honestamente útil una izquierda que con su presencia respalda a una izquierda inútil y contribuye a su permanencia?
 
Mientras no se respondan estas y otras preguntas similares, no tiene caso valorar lo que hasta entonces sólo tiene valor como mero ejercicio de literatura política. Palabras sin actos; en una organización que se supone mucho más que un mero boletin.
NOTAS
(1) Sobre el proceso en la sucursal andaluza de IU, ver La crisis interminable, Andalucía Libre nº 203
(2). Ver, sobre la historia del proceso autonómico andaluz:
*A. 25 Aniversario del 4 de Diciembre [Cómo fue realmente el 4-D],  Andalucía Libre nº 147- 
*B. Ya pasó el 28 de Febrero [Cómo y porqué se llegó al referéndum de iniciativa autonómica], Andalucía Libre nº 165 
*C. Memoria de Andalucía [El Pacto de Antequera, Los pasteleos de la elaboración estatutaria],Andalucía Libre nº 120.
(3). Ver, como esbozo de catalogo reivindicativo y estrategia política, La Propuesta Nacionalista, Andalucía Libre nº 94
DOCUMENTOS SUCURSAL ANDALUZA DE IZQUIERDA UNIDA
 
 
 Euskadi
Acoso español
Andalucía Libre
 
Se recordará el intento de boicoteo españolista de la conferencia del Lehendakari Ibarretxe en Granada, acompañado de broncas y amagos de agresión. Pues bien, a los pocos días el PP en el Ayuntamiento de Granada impidió con su mayoría absoluta, la discusión y aprobación de una propuesta del PSOE de condena de los incidentes. El PSOE acusó al Ayuntamiento de amparar a los ultras. El PP alegó que la condena institucional excedía las competencias municipales. El secretario provincial del PSOE, Francisco Álvarez de la Chica, afirmó que el Ayuntamiento amparaba así a cargos del PP, refiriéndose a la presencia del diputado provincial del PP, Francisco Saavedra, y dos de sus hijos, uno de ellos edil popular, en la protesta junto a una pancarta que rezaba "ETA=PNV". El episodio, muestra una vez más cual es el sentido y la intencionalidad que el PP da a "las condenas", su relación de afinidad y complementariedad política con la ultraderecha y cómo plantea la oposición al Plan Ibarretxe.
 
Ya la Declaración Institucional del Gobierno español al presentarse el proyecto en el Parlamento vasco no dejaba lugar a dudas sobre el enfoque ultraespañolista, la ausencia de todo escrúpulo y la disposición a una masiva movilización de todo tipo de recursos con los que el PP planteaba su estrategia de respuesta y acoso.
 
En las ultimas semanas, en sucesión continua, se han venido produciendo hechos que responden a este planteamiento.
 
1º. Con los votos de PP-PSOE, aprueban una resolución en Álava en la que amenazan con su segregación de Euskadi si avanza el Plan, aunque no exista contemplado en el ordenamiento jurídico español forma alguna con la que una provincia pueda salirse de una Comunidad autonoma. Este ejercicio de autodeterminación contra la autodeterminación da lugar a la presentación de un recurso judicial para paralizar el debate y tramitación de la Propuesta.
 
. Por si los pronunciamientos favorables a la Constitución española por parte de la patronal española CEOE fueran insuficientes, salen a la palestra en sucesión orquestada portavoces de empresas como el BBVA o Iberdrola reiterando su compromiso español y su preocupación por los costes económicos que pudiera conllevar la situación.
 
3º. El Gobierno recurre ante el Tribunal Constitucional español prácticamente todo lo que aprueba el parlamento o impulsa el Gobierno vasco. Al tribunal se recurre la formación del Servicio Vasco de Empleo, la Ley Vasca de Cajas de Ahorros, la apertura de Delegaciones vascas en el exterior e incluso se descuentan 32 millones de euros del cupo.
 
4º. Una circular de la consejería de Educación vasca en la que se orienta sobre formulas de integración pedagógica y lingüística de alumnos matriculados en Euskadi procedentes del exterior, provoca una escandalera mediática de aupa -con recurso también incluido- porque en su texto se denomina como "inmigrantes" de igual modo a los venidos de fuera, sean o no del Estado español. El absurdo es total -vengan de Senegal o de Galicia, todo alumno no previamente escolarizado en Euskadi tendrá semejantes necesidades para adecuarse paulatinamente a la enseñanza del vasco, se supone- pero no quita para que desde el Gobierno y sus aliados españoles -destacadamente CCOO- se tache la circular como "racista".
 
5º. Casualmente, fuerzas paracaidistas y de otras unidades del Ejercito español -con toda su parafernalia bélica y destacado despliegue de banderas- se dedican por esos mismo días a realizar "maniobras" dentro de los cascos urbanos de varias ciudades vascas. El Gobierno español dice que son "ejercicios de rutina".
 
. En la cumbre Aznar-Chirac de Carcasona, el presidente francés se pronuncia explícitamente contra la Propuesta Ibarretxe apoyando las tesis de su colega español.
 
7º. PP y PSOE comienzan a presentar y aprobar mociones de condena del Plan Ibarretxe en ayuntamientos de todo el Estado español y en asambleas legislativas de comunidades autónomas (especialmente de aquellas más artificiales). Tambien se informa que están trabajando para que el Parlamento europeo de Estrasburgo se pronuncie contra la Propuesta.
 
8º. Los secretarios generales de los sindicatos españoles CCOO y UGT, Fidalgo y Méndez, condenan solemnemente en rueda de prensa el plan Ibarretxe. Su coincidencia en el análisis con la patronal CEOE y las grandes empresas es portentosa.
 
9º. El Cardenal Rouco, presidente de la Conferencia episcopal española, condena en nombre de la Iglesia católica el Plan Ibarretxe.
 
10º. El Gobierno español presenta ante el Tribunal Constitucional español un Recurso que pretende impedir no ya la aprobación sino, antes incluso, prohibir el mero tramite y debate parlamentario de la propuesta, calificada por Madrid como "totalitaria". Ibarretxe apunta a la iniciativa parlamentaria como alternativa para sortear el obstáculo de la judicialización. El debate sobre las vías se reabre. (Ver: La impugnación ofrece la solución a la suspensión). Ante las circunstancias, Arzalluz -presidente del PNV, afirma «Si el Tribunal Constitucional admite el recurso, se acabaron las reglas de juego».
Recordemos que la Propuesta de Reforma Estatutaria de Ibarretxe no es ni un plan de independencia ni siquiera un plan soberanista* sino una reforma estatutaria que por su entidad implicaría una reforma constitucional.
 
En el terreno político, Eusko Alkartasuna -socio del PNV en el Gobierno vasco- difunden su "Ley de Soberanía Vasca y de Relaciones con el Estado Español" como aportación complementaria al Plan. Aclarando posiciones, Xabier Sarasua e Iñaki Irazabalbeitia, publican Aralar ante el nuevo estatuto que reconoce la autodeterminación y Batzarre (plataforma controlada por el postMCE en Navarra) se define equidistante y conciliador en el conflicto Euskadi/España, en su línea postmoderna habitual, en una declaración titulada Batzarre ante el Plan Ibarretxe.
 
La izquierda abertzale mayoritaria, por su parte, demanda dialogo en su Declaración del Anaitasuna; sin avanzar nada especialmente significativo ni en el  análisis ni en la concreción de propuestas ni en la toma de iniciativas políticas.
 
*Ver, ¿Qué es y qué quiere la Propuesta Ibarretxe?, Andalucía Libre (5/11/2002) y ¿Donde está y adonde va la Propuesta Ibarretxe?, Andalucía Libre (1/10/2003)
 
Enlace:
(Documentos, Opiniones, Enlaces)
 
DECLARACIÓN POLÍTICA DEL ANAITASUNA
Para todo el que quiera analizar objetivamente la situación política actual de Euskal Herria, dicha situación se puede resumir en dos constataciones innegables:
 
Por un lado, el Estado Español nos niega nuestro reconocimiento como pueblo y ha optado por una represión brutal (ilegalizaciones, cierres de periódicos, pucherazo electoral, uso sistemático de la tortura...). El Estado francés, por su parte, ha aumentado su poder represivo y niega o desprecia las peticiones que se le hacen desde Lapurdi, Zuberoa o Nafarroa Beherea. Uno y otro tratan de negar a nuestro pueblo el escenario democrático que tanto necesita; en un intento cada vez más manifiesto. Hoy en día los estados únicamente nos ofrecen imposición, represión, desprecio y fuerza bruta. Su única fuerza es la fuerza del Estado: esa es su única alternativa.
 
Por otro lado, y con el fin de asentar nuestro futuro en bases de carácter nacional y democrático, en nuestro pueblo ha comenzado a desarrollarse un importante debate político. Hoy es el día en que al hablar sobre nuestro futuro político, económico, cultural o institucional, se mencionan conceptos como el respeto a la decisión ciudadana y la importancia de la palabra y la decisión que tome Euskal Herria. Este debate se ha extendido en gran medida en nuestra vida política, y algunas instituciones o foros se han hecho eco del mismo. El Foro Nacional de Debate puesto en marcha hace poco, el debate que se desarrollará en el Parlamento de Gasteiz, el debate impulsado por la Plataforma Batera, o el debate abierto entre las fuerzas abertzales de Lapurdi, Xiberoa y Nafarroa Beherea; demuestran la vitalidad del debate político en nuestro pueblo. En consecuencia, podemos decir que mientras gran parte de la ciudadanía trabaja y lucha constantemente por conseguir un nuevo escenario político, los estados están tratando de evitar dicho cambio.
 
Sin lugar a duda la realidad que hoy vivimos es fruto del proceso político abierto en 1998: un proceso democrático que necesita de nuevos pasos para su desarrollo y madurez. Por eso, en medio de esta trascendente coyuntura, la izquierda abertzale quiere, por encima de otras prioridades, reafirmar el compromiso de actuar con responsabilidad política, y quiere extender esa misma petición a los demás agentes políticos y sociales.
 
Somos conscientes de que vivimos momentos duros y dolorosos. Sabemos que la represión es brutal y que sólo vemos actitudes provocadoras e irresponsables por parte de algunos. ¿Cómo entender sino la actitud con que nos trata la Ertzaintza? ¿Cómo entender que los que se tienen como abertzales y progresistas se aprovechen del apartheid político?
 
A pesar de todo, creemos realmente que ante la nueva oportunidad política que tenemos delante, además de mantener con firmeza nuestros principios, denunciar esas actitudes y dar ante ellas una respuesta contundente; necesitamos de iniciativas que evidencien nuestro talante abierto y nuestra voluntad de acuerdo. Como muestra de nuestro compromiso por buscar vías de solución, queremos tender la mano a los agentes políticos, sindicales y sociales que quieran dar una solución al conflicto político y a los problemas básicos que tenemos como pueblo.
 
En este sentido, cuando se está agotando el marco autonómico y se abre una nueva era, tenemos que ir más allá de la mera resistencia: la izquierda abertzale cree que es necesaria la unión de las fuerzas populares que tienen como objetivo la consecución de un marco democrático. Por eso en el futuro, aparte de responder a los Estados y denunciar las actitudes provocadoras, adoptamos el compromiso de hacer propuestas positivas y constructivas. Para que seamos así cada vez más en nuestro trabajo y lucha diarias los impulsores de una solución democrática. Por tanto, con toda responsabilidad, la izquierda abertzale quiere exponer lo siguiente:
a) El final del ciclo autonómico y el debate abierto en Euskal Herria nos demuestran que se están creando las condiciones objetivas para la resolución del conflicto.
b) Nos encontramos ante un momento decisivo. Sería una irresponsabilidad terrible no resolver el conflicto y dejar como herencia a nuestras hijas e hijos un nuevo fraude para muchos años.
c) Superar el conflicto político y empezar a buscar las vías de solución para poder sobrevivir como pueblo constituyen una necesidad política y una prioridad histórica a afrontar de manera colectiva.
En consecuencia, la izquierda abertzale quiere proponer y dar a conocer públicamente lo siguiente:
1.- Hacemos un llamamiento formal al diálogo a todos los agentes políticos, sociales y sindicales que quieran dar una solución al conflicto político.
 
2.- El mencionado proceso de diálogo será sin exclusiones y sin condiciones.
 
3.- A nuestro entender, el objetivo de este diálogo político debe ser la resolución del conflicto y de los problemas básicos que para nuestro pueblo se derivan de él.
 
4.- Asimismo, la izquierda abertzale quiere subrayar que los conceptos que se están presentando y poniendo a debate en las diferentes propuestas políticas pueden ser importantes bases del diálogo político, constituyendo para la izquierda abertzale la llave misma de la solución del conflicto. Así, conceptos como Euskal Herria, siete territorios vascos, el derecho de autodeterminación, el convenio internacional de derechos civiles y políticos; y la consulta popular en un escenario de no violencia son planteamientos con los que estamos de acuerdo y configuran una base totalmente válida para empezar a debatir.
Nuestro reto es construir un proceso que mediante un diálogo sin exclusiones ni condiciones sirva para hacer un plan para la solución del conflicto que sea de todos. Queremos sumarnos a este diálogo con actitud constructiva, conscientes de que nadie tiene la razón al cien por cien. Solamente así podremos avanzar en el camino hacia el acuerdo. -
 
En Iruñea, a 1 de noviembre de 2003
--oOo-- 
Solidaridad con Palestina
Enlaces:
 
 Música de fondo: Els Segadors, Himno Nacional de Cataluña
(Imaginaros que L'Estaca es España...)
 
 
 Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE
a nombre de J.G.P., en la Cuenta Corriente del BBVA: 0182  3344  24  0202889151
Contribuye, Lee y Difunde ANDALUCIA LIBRE
Ayúdanos a que no nos callen; transfierenos mensualmente lo que puedas (5, 10... )
Ayudanos a trabajar por una Andalucía Independiente y Socialista
 
Publicidad del Servidor E-Listas:


















[Adjunto no mostrado: Cat Els Segadors.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters