Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 181 al 210 
AsuntoAutor
nº 188 - Inquisici Andaluci
nº 189 - ONUMierda Andaluci
nº 190 - Balance E Andaluci
nº 191 - Resaca po Andaluci
nº 192 - ¡Jodeles! Andaluci
nº 193 - Crónica v Andaluci
nº 194 - Resistenc Andaluci
nº 195 - Brasil: L Andaluci
nº 196 - Brasil: D Andaluci
nº 197 - Chile, 30 Andaluci
nº 198 - Nacional Andaluci
nº 199 - Euskadi: Andaluci
nº 200 - Bolivia e Andaluci
Ante la encerrona Andaluci
nº 201 - Cuentos, Andaluci
nº 202 - Vísperas Andaluci
nº 203 - Tensa IU Andaluci
nº 204 - Cataluña Andaluci
nº 205 - 4D - Mamp Andaluci
nº 206 - Contra la Andaluci
nº 207 - Andalucía Andaluci
nº 208 - La Burla Andaluci
nº 209 - Brasil. E Andaluci
nº 210 - Segunda M Andaluci
nº 211 - Debate Es Andaluci
nº 212 - Sumarios Andaluci
nº 213 - Elec.14M Andaluci
nº 214 - Granada Andaluci
nº 215 - Trifulca Andaluci
nº 216 - Cuentas y Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 244     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nº 209 - Brasil. Expulsiones en el PT: El entierro de un sueño
Fecha:Viernes, 26 de Diciembre, 2003  22:53:37 (+0100)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nº 209
 
Especial Brasil
 
En este Correo:
*Presentación
*Gobierno Lula acuerda con el FMI
*El triunfo de la razón cínica, César Benjamin
*Senado aprueba por mayoría reforma neoliberal de la Previsión Social
*La difícil lucha por un partido de los trabajadores, Mario Maestri
*Brasil - Diciembre de 2003. El entierro de un sueño
*Expulsión de parlamentarios marca el fin de una era en el PT. Consejo Editorial de Marxismo Revolucionario Atual 
*La dirección se avergüenza de la propia historia del PT, Luciana Genro
*Nos expulsan de un PT que no es ni la sombra de aquel PT que ayudamos a construir, Babá.
*Nuestro tiempo es hoy, militantes de Democracia Socialista
*Declaración del MES
*Declaración política de la CST
*Posición de la TDS
*CPT registra el mayor número de asesinatos en el campo de los últimos 13 años
*Solidaridad con Palestina,
*Música de fondo - Ayuda: ¡¡LA EXTRA!!
 
--oOo--  
 
Presentación.
 
La semana pasada la dirección nacional del PT decidió expulsar del partido a los parlamentarios que se habían pronunciado en contra de las medidas neo-liberales del Gobierno Lula. El Directorio petista hizo oídos sordos a las miles de peticiones llegadas desde dentro y fuera de Brasil en favor de los rebeldes y consumó la purga, a modo de escarmiento. Simultáneamente, el Gobierno Lula amontona elogios proferidos desde las filas de la Internacional Socialista (la organización de los social-liberales); los gobiernos europeos lo bendicen; los organismos multilaterales del capital imperialista le dedican parabienes... 
 
El hecho tiene dimensión y consecuencias políticas no sólo para la izquierda de Brasil sino para la de toda América Latina. Tambien encierra enseñanzas útiles para la izquierda andaluza.
 
Por ello, hemos realizado una selección de materiales distribuidos por Correspondencia de Prensa, para editar con urgencia este Especial Brasil. Los textos están ordenados cronologicamente. Esperamos que sean de vuestro interes.
 
Brasil en Andalucía Libre
 
Gobierno Lula acuerda con el FMI
A cambio del nuevo préstamo, el gobierno se compromete a extender al año 2004 el actual ajuste fiscal  - "Traición a las banderas históricas", declara Heloísa Helena
Correspondencia de Prensa.
Fuentes: EFE, Correio do Brasil, Folha de Sao Paulo.
 
Diputados presentan un Manifiesto de rechazo
 
El primer acuerdo del gobierno Lula con el FMI cayó como un balde de agua fría en sectores de izquierda del PT (algunos de los cuales participan en el gabinete ministerial). Por el lado de la derecha política, se aplaude la decisión de acordar con el FMI.
 
Tras menos de un mes de negociaciones, el ministro brasileño de Hacienda, Antonio Palocci, anunció los puntos básicos del acuerdo que el gobierno firmará en diciembre con el Fondo Monetario Internacional y que le permitirá a Brasil acceder a créditos nuevos por 14.000 millones de dólares. Los términos del acuerdo, mantienen la meta de superávit primario de 4,25% del PIB (Producto Bruto Interno). El ministro, que había dicho que el país ya no necesita de la ayuda exterior como en el pasado, insistió ayer en aclarar que el acuerdo será de "carácter preventivo" y ayudará a blindar la economía brasileña en caso de eventuales crisis internacionales. A cambio del préstamo por 14.000 millones de dólares -ya que el acuerdo prorroga para el próximo año la liberación de 8.000 millones de dólares remanentes del convenio que vence en diciembre próximo y que fue firmado por la anterior administración- el gobierno se compromete a extender al 2004 el actual ajuste fiscal. El futuro acuerdo con el FMI será el primero a ser suscrito por Lula, el ex líder sindical que, hasta hace poco más de un año, era un duro crítico del organismo multilateral.
 
Los primeros en reaccionar al anuncio fueron los diputados del Partido de los Trabajadores (PT), que exigieron una inmediata reunión con Palocci para discutir el asunto. "Las imposiciones del FMI impedirán el desarrollo del país y restringen el ejercicio de nuestra soberanía", dijo el diputado Iván Valente quien, junto con otros diputados del PT y del también oficialista Partido Socialista Brasileño (PSB), promovió ayer en el Congreso un seminario con el sugestivo título de "¿Para qué vamos a firmar un acuerdo con el Fondo?".
 
Mientras tanto, la senadora Heloísa Helena (que esta amenazada de expulsión por negarse a votar la reforma de la Previdencia) afirmo que "lo único que he podido hacer en los últimos meses es lamentarme". Según Helena, la firma del acuerdo representará la peor traición del gobierno a las banderas históricas del partido de Lula, que, cuando era el líder de la oposición, lanzaba duras críticas cada vez que un ministro viajaba a Washington a rendirle cuentas al Fondo. Pese a que los diputados radicales del PT que han votado contra proyectos del gobierno en el Congreso son una minoría, cuentan con la simpatía de casi la tercera parte de los 93 diputados del partido, que consideran la política económica una continuación de la gestión "neoliberal" del ex presidente Fernando Henrique Cardoso. Las críticas de la izquierda al acuerdo no se han limitado a los radicales del PT, ya que también han surgido de otros partidos aliados del gobierno.
 
Aplausos
 
Por su parte, la oposición, liderada por el centrista Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB, de Cardoso) y el derechista Partido del Frente Liberal (PFL), aplaudió el anuncio. "Hay que destacar no el retroceso sino la evolución del PT. El acuerdo demuestra que lo que hicimos cuando estábamos en el gobierno fue lo correcto. Como oposición apoyaremos el acuerdo y no haremos las bravatas que eran típicas del PT en el pasado, cuando solían gritar ‘Fuera el FMI’", dijo el gobernador del estado de Minas Gerais, Aecio Neves, uno de los principales líderes del PSDB.
 
Un documento contra el acuerdo contra el FMI contaba ya anoche con 24 firmas, la mayoría de diputados del PT. Entre los firmantes, están Luciana Genro, Joao Fontes y Babá, diputados radicales amenazados de expulsión por votar en contra de la reforma neoliberal de la Previdencia (seguridad social). Además, ha firmado Iván Valente, Chico Alencar, Walter Pinheiro y Tarcisio Zimmermann. Bajo el título de "Es posible y necesario no renovar el acuerdo de Brasil con el FMI", el manifiesto afirma que el acuerdo "no tiene como objetivo mejorar el desempeño de la economía naciona y, consecuentemente, las condiciones de vida de la población brasileña". El manifiesto, insiste en que es posible (sin ingerencia del FMI) "sobrevivir en un mundo globalizado con un proyecto nacional de desarrollo que recupere la autoestima de la población, refuerce los lazos de solidaridad y construya una sociedad ciudadana soberana".
 
El triunfo de la razón cínica
César Benjamin*
Traducción de Ernesto Herrera
 
El Partido de los Trabajadores (PT) está muriendo, en él ya no queda ningún espíritu transformador, ninguna autenticidad, ningún impulso vital. El PT no tiene, ni quiere tener más, proyecto de sociedad. Apenas tiene proyecto de poder. Hablar de "un gobierno en disputa" era un error hace nueve meses. Hoy, es apenas complicidad con los charlatanes.
 
 
La crisis del PT es la más profunda crisis de la izquierda brasileña; para bien o para mal, el PT fue la vanguardia de nuestra izquierda en los últimos veinte años. El Partido de los Trabajadores está muriendo. En él ya no queda ningún espíritu transformador, ninguna autenticidad, ningún impulso vital. No tiene principios a defender. No tiene mas referencias sobre cosa alguna, pues sus posiciones históricas -sobre la Previsión, los transgénicos, la política económica, el FMI o cualquier otro asunto- están siempre prontas a ser sacrificadas en el balcón donde se hacen las negociaciones del momento. El PT no tiene, ni pretende tener, proyecto de sociedad. Apenas tiene proyecto de poder.
 
Esa voluptuosidad desenfrenada, sin ideal, crea el ambiente propicio al cinismo, la corrupción creciente a que estamos asistiendo, pues es la mejor manera de mantenerse arriba y copiar a los poderosos aliándose con ellos. Hoy, el militante del PT precisa lo que la dirección valoriza: el carrerista obcecado por el éxito rápido y la trayectoria meteórica, dispuesto a decir amén, pronto a desmentir mañana -bajo cualquier pretexto- aquello que defendía hasta hoy. Los que construyeron el partido y no se corrompen, no tienen más lugar. Se tornaron un obstáculo. Son expulsados. Sustituidos por afiliados vía Internet y por gente acarreada por esquemas políticos tradicionales. Esquemas caros, como se sabe, pero vaciados de la militancia voluntaria que impulsó al partido cuando era joven.
 
Para financiar esa operación y ese nuevo modo de ser, cada vez mas tenue, del andar por arriba, de la separación entre política y negocios. Candidatos a diputados, hasta ayer simples asalariados, hablan abiertamente en recolectar 10 o 20 millones de reales para sus campañas y se sabe de que forma. Candidatos a cargos mas altos se aventuran en todos los tableros. Son las reglas del juego. No existe mas el pudor. Todos caminan desnudos por los salones. Valores olvidados. El PT se convirtió en una vía de ascenso individual para la afluencia material y de poder. Se multiplican las personas que súbitamente se creen importantes, sin tener historia ni biografía. Pobres de espíritu, siempre ocupados en las articulaciones del momento -para la próxima Convención, la próxima nominación o la próxima elección- no leen un libro, no se dedican a conocer ningún asunto, no son solidarios a las dificultades del pueblo brasileño, no pretenden ser fieles a una idea de Nación. Sus lealtades se agotan en los límites del grupo de interés al que están vinculados. Valores como humildad, perseverancia e ideal están definitivamente fuera de moda.
 
Todo es cálculo ahora. Liberado para florecer, el oportunismo tiene prisa. Tiempo de poder. La crisis del PT es la crisis más profunda de la crisis de la izquierda brasileña. Para bien o para mal, fue el PT la vanguardia política de nuestra izquierda en los últimos veinte años y dentro de ella, fue vanguardia la Articulación (Redacción: corriente mayoritaria del PT). Más allá de perseguir con coherencia una estrategia política y controlar con competencia los principales aparatos de poder, ella proponía a toda la izquierda una forma de lucha estratégica que, una vez victoriosa, sería capaz de abrir un período nuevo de acción política en nuestro país: la elección de Lula a la presidencia.
 
Participamos de múltiples iniciativas militantes en lo cotidiano y cada cuatro años renovábamos nuestra esperanza en una posibilidad real, la de colocar a Lula allá. Duró menos de un año la transición de un auge a una crisis. Hoy, la Articulación tiene un poder como la izquierda nunca tuvo, pero no es vanguardia de nada, ni para bien, ni para mal. Es simplemente otra cosa: un grupo que ocupa posiciones de mando en un Estado corrompido y conservador, fuerte para premiar y sancionar, débil para trasformar. Adaptado a el, utiliza esas posiciones para negociar todo con todos.
 
Hablar de "un gobierno en disputa" era un error hace nueve meses. Hoy, es apenas complicidad con los charlatanes. La cooptación del PT por el sistema del poder es la mas vergonzosa de todas, pues viene disociada de cualquier ganancia real para la base social que se debería representar. Al contrario, el PT aceptó ser verdugo de esa base social: podremos contar desde el inicio del gobierno Lula a febrero del 2004, un millón de nuevos desempleados, y los rendimientos del trabajo están en caída libre. La Previsión pública fue desmontada, y se anuncia para la brevedad, el ajuste de cuentas con la legislación laboral. Comparativamente a esto, la socialdemocracia europea tuvo una trayectoria brillante.
 
Nadie de nosotros pide que Lula haga una revolución. Nadie desconoce el escenario nacional e internacional que nos rodea. Apenas pedimos decencia, espíritu republicano y compromiso con un capitalismo regulado. Basta eso para que seamos llamados radicales, en un país en que la política y la indecencia siempre fueron la misma cosa mas o menos, en que el Estado siempre fue un espacio de negociados, en donde prevalece el bandidaje. Insistimos en esas tres cosas, porque por menos de ellas, la política ya no vale la pena. Por menos, es mejor irse para la casa.
 
Lo que nos separa del PT no son posiciones adoptadas sobre tal o cual cuestión. Son valores y principios. Y ese ilimitado pragmatismo de quien, una vez en el poder, no puede correr el riesgo, ni incluso, el riesgo de decir la verdad. En lugar de la verdad el marketing, el disimulo, el engorde, una enorme operación de deseducación política del pueblo brasileño. En lugar de una acción colectiva, de abajo hacia arriba, un líder que desmoviliza y que, como todo mediocre, comienza a sentirse como un semidios. En lugar de un proyecto, pillerias; un discurso según el interlocutor. En lugar del diálogo, amenazas, chantajes, nombramientos, despidos. En lugar de la lucha de ideas, movimientos siempre en las sombras.
 
Es el triunfo de la razón cínica. Herencia duradera. El jefe de eso se llama Luiz Inacio Lula da Silva. Su principal herencia, para la izquierda brasilera, no será formada a partir de aciertos y errores aquí y allá, naturales en la trayectoria de cualquier persona. Su herencia mas duradera será construida por la sistemática señalización de valores negativos que él ayudó a difundir ampliamente en los últimos años.
 
Esto es lo imperdonable. Arrogante con "los de abajo" y sumiso con "los de arriba". Se descalifica como un líder popular del cual se espera exactamente lo contrario: que sea humilde con los de abajo y firme con los de arriba. A los pobres, "sus hijos", les pide infinita paciencia, mientras atiende rápidamente los reclamos de los ricos, los financiadores de campañas. Desemplea a un millón de brasileros y se anuncia esto como un rescate de la autoestima del Brasil. Se considera valiente porque les quita derechos a las enfermeras y profesores, conduce los servicios públicos al colapso, mientras que se dispone a pagar puntualmente mas de 150 millones de reales en intereses a los especuladores solo en este año. Es el nuevo líder de los 300 ladrones que denunciaba. Luego les entregará a ellos mas ministerios.
 
Su gobierno pasará, pero su liderazgo dejará en la izquierda un extenso legado: miles de personas sin valores que aprenderán en el PT que hacer política es gerenciar negocios. Esos quedarán todavía tiempo, en la forma de una generación de gente perdida, que nunca luchó y fue derrotada. Ese es el resultado. 
 
*César Benjamin. Por muchos años militante del PT. Economista. Autor junto a Emir Sader y el Movimiento de los Sin Tierra, del proyecto alternativo "Opción Brasileira" (Editora Contraponto, 1998). Escribe un análisis mensual de coyuntura económica en "Outro Brasil"
 
Senado aprueba por mayoría reforma neoliberal de la Previsión Social (Previdencia)
Lula conforme y con el "alma limpia", anuncia su intención de presentarse a la re-elección - Senadora Heloísa Helena vota en contra y afirma que la reforma atiende "a los gigolos del Fondo Monetario Internacional y a los banqueros nacionales e internacionales"
Fuentes: Correio do Brasil, Folha de Sao Paulo, Jornal do Brasil, Sindicato ANDES.
 
Reafirmado su programa neoliberal y de subordinación a los compromisos asumidos con el FMI, el gobierno Lula consiguió hacer aprobar en el Senado, la "reforma" de la Previdencia (Seguridad Social). Como en la votación en Diputados, donde solamente tres parlamentarios de la izquierda del PT, Luciana Genro (PT-Río Grande do Sul) Babá (PT, Pará) y Joao Fontes(PT-Sergipe) votaron en contra, 13 de los 14 senadores del PT terminaron por doblegarse ante los chantajes y las presiones del gobierno y los fondos privados de pensión.
 
Apenas la senadora Heloísa Helena, levantó su mano para votar en contra y ahora enfrenta la decisión de expulsión del partido junto a los otros tres diputados federales. Decisión que el Directorio Nacional del PT tomará el próximo 15 de diciembre.
 
Por 55 votos a 25, el senado aprobó la "reforma" que contó con el apoyo de la mayoría de la bancada de senadores del PT y de lo partidos de la derecha como el PMDB, PSDB y PFL. (ver en detalle la votación y las consecuencias de la reforma en el sitio web del Sindicato ANDES)
 
Al inaugurar el Foro Nacional de Turismo en Brasilia, el presidente Lula declaró sentirse con el "alma limpia", agregando que su victoria obtenida en el Senado, "es una señal que creyendo en el trabajador y haciendo mucho esfuerzo no ya tarea imposible para un ser humano que cree en su propósitos". En cuanto a la senadora Heloísa Helena, el presidente dijo tenerle "un profundo respeto" y "una relación histórica". De todas maneras, insistió en que no habrá "indulto" para la senadora amenazada de expulsión ya que "el PT tiene reglas para ella y para mi".
 
Simultáneamente, el presidente Lula adelantó su intención de presentarse a la re-elección: "Es muy temprano para hablar de cuanto tiempo nosotros queremos permanecer en el gobierno. Nosotros vamos a trabajar para quedarnos el mayor tiempo posible".
 
Soy una mujer libre
 
Con un pie adentro y otro afuera del PT, la senadora Heloísa Helena (PT-Alagoas) protagonizó uno de los momentos mas tensos durante la votación. Visiblemente emocionada, afirmó que "voy a votar en contra de la reforma porque ella no hace nada por los hijos de la pobreza" y porque ella únicamente atiende "a los gigolos del Fondo Monetario Internacional y a los banqueros nacionales e internacionales interesados en continuar recibiendo R$ 120 billones anuales de servicio de la deuda".
 
Para la senadora, los puntos de la reforma que penalizan a los funcionarios públicos, activos e inactivos, serán aprobados debido "a un balcón de negocios instalado por el gobierno". Agregó "no compartir el miedo y la debilidad del gobierno federal" ante el FMI. En cuanto a su identidad política, Heloísa reafirmó: "Nadie es mas del PT que yo. La cúpula palaciega no va a poder ostentar la estrella del PT mas que yo (...) Solo tengo que decir, que a pesar de toda la tristeza pues se del significado de este gesto, que estos profundamente feliz. Soy una mujer libre". Al final de su discurso, la senadora quien declaró no tener miedo a la expulsión del partido, fue largamente aplaudida por los funcionarios públicos que colmaban las galerías de la Cámara de Senadores.
 
Heloísa Helena es militante de Democracia Socialista, tendencia a la cual pertenecen el ministro de Desarrollo Agrario, Miguel Rossetto, y la senadora Ana Julia (PT-Pará) quien votó a favor de la reforma neoliberal de la Previdencia.
 
Brasil:
La difícil lucha por un partido de los trabajadores
Mario Maestri *
La Insignia, Brasil, noviembre 2003
Traducción de Ernesto Herrera para Correspondencia de Prensa
 
Lula da Silva y la dirección del PT cumplieron lo prometido. Apenas desembarcaron en el gobierno, prosiguieron y ampliaron la política de sumisión de los trabajadores y de la nación a los intereses del capital, en general, y del capital financiero en particular.

En los últimos once meses se profundizó la macabra fiesta de los grandes propietarios. A través de la despiadada política recesiva, la llamada deuda fue pagada en forma religiosa y magnánima. Para satisfacción de los banqueros nacionales e internacionales. Para financiar las exportaciones, el empleo, el ingreso del trabajo y el mercado interno fueron sofocados. Se cortaron las inversiones sociales y productivas como nunca antes de había hecho. Explotó el desempleo, la violencia, el desamparo y el hambre.

Lula da Silva y sus secuaces cumplieron también con las promesas de radicalizar las reformas neoliberales iniciadas por Collor de Mello y Fernando Henrique Cardoso, destacándose la reforma de la Previsión, la tributaria, la del trabajo, la del Banco Central, y la Ley de Insolvencia.
 
Décadas perdidas
 
En última instancia, la actual orientación neoliberal del gobierno petista fue permitida por la larga depresión conocida por el movimiento social, bajo el efecto de más de 20 años de crisis económica, de desindustrialización, de privatización, de caída de los salarios, de reducción de los servicios públicos, etc. En este contexto desfavorable, el PT se metamorfoseó de partido anticapitalista gestado por las grandes movilizaciones de fines de 1970 y apoyado en la militancia popular, en una organización volcada a la administración y defensa del orden vigente y controlada por parlamentarios, administradores y empresarios, ligados a las prebendas de la gestión del Estado.

Igual evolución conoció gran parte del movimiento sindical que, de organizador de la resistencia de clase, se transformó crecientemente en correa de transmisión del capital en el seno del mundo del trabajo, siendo remunerada, en forma millonaria, por sus buenos y leales servicios. La respuesta a la orientación neoliberal del gobierno Lula da Silva fue limitada por la fragilidad tendencial del movimiento social, profundizada por la traición de la gran mayoría de las direcciones sociales y políticas, incorporadas a la gestión y protección de un estado de los propietarios que proponían refundar según los intereses populares.
 
Una izquierda como a la derecha le gusta
 
La descomposición de vastas direcciones históricas del movimiento social brasilero permite que el gobierno Lula da Silva sea visto por amplios segmentos populares como producto de la acción de la izquierda, sobre todo en el contexto de ausencia de partidos y organizaciones sociales que defienden los intereses de los trabajadores y organicen su resistencia.

Este último fenómeno es facilitado por la masiva operación populista de los medios de comunicación, que presentan al presidente como un obrero de pocos estudios, a pesar de no conocer una fábrica o un trabajo productivo desde hace más de 20 años.

La rehabilitación y radicalización de la ofensiva neoliberal muestran la perplejidad y la resistencia sobre todo de sectores de la izquierda, activos en el movimiento social, sin vínculos orgánicos con el PT, a pesar de sus fieles electores. Un movimiento de oposición que no se transforma plenamente en acción por la falta de centralización política.

La primera respuesta de masas al gobierno neoliberal de Lula da Silva, fue emprendida por los funcionarios públicos movilizados contra la reforma de la Previsión, impulsada por el ministro Ricardo Berzoni, que acaba de despreciar a la población con su exigencia a los frágiles nonagenarios y centenarios para que hagan una declaración personal en las oficinas públicas demostrando que todavía viven para así recibir sus miserables pensiones.
 
Núcleo radical
 
La acción del minoritario pero combativo núcleo de parlamentarios petistas en la defensa intransigente de los intereses de los trabajadores, potenció y fortaleció la resistencia de los funcionarios públicos, materializada en la gran huelga de más de 50 días y en la movilización del 6 de agosto en Brasilia, de 50.000 funcionarios.

Temiendo que la oposición se ampliara en el movimiento social y se extendiera a su base parlamentaria, el gobierno emprendió una violenta campaña de intimidación de los parlamentarios clasistas definidos peyorativamente de radicales y acusar de defender políticas que hasta hace pocos meses eran parte del programa del PT y del Frente Popular.

El repliegue de la movilización de los funcionarios públicos después de la aprobación de la Cámara de Diputados del proyecto de reforma de la Previsión, facilitada por la omisión de la CUT en esa lucha, llevó a que la campaña de intimidación obtuviese la defección de diputado Lindberg Farías, que renegó públicamente principios que jurara inalienables, y la sumisión de parlamentarios del PT y del Frente Popular poco conformes con la orientación neoliberal.

Sobre todo las jornadas de agosto transformaron a los diputados radicales Luciana Genro, de Río Grande do Sul, Babá, de Pará, Joao Fontes, de Sergipe, y la senadora Heloísa Elena, de Alagoas, en el centro de convergencia de una amplia aunque confusa voluntad de construcción de un movimiento que centralice la defensa de los intereses de los trabajadores y del pueblo brasilero.
 
Un partido de los trabajadores
 
Entre las organizaciones de izquierda fuera del gobierno que se movilizan por la construcción de una organización política clasista en Brasil, se encuentra el Partido Socialista de los Trabajadores-Unificado (PST-U) de orientación trotskista, que participó de la idealización y de la fundación del PT, de donde fue expulsado en 1992.

El PST-U es actualmente la principal organización socialista fuera del gobierno del Frente Popular. Por su combatividad, características y trayectoria ciertamente desempeñará un importante papel en la lucha por la construcción de un partido clasista de masas en Brasil. Con registro legal, este grupo ha participado a todos los niveles de la disputa electoral. Sin embargo, su carácter sobre todo sindicalista-radical coincide comúnmente con sectores de la población que se sirven de la lucha social, pero que no le conceden una confianza política.

Con casi 30 años de existencia y unos 5.000 militantes el PST-U jamás representó sistemáticamente a ningún segmento expresivo del movimiento social, fenómeno que se expresa en su casi nula representación parlamentaria. En el 2002, obtuvo el 0,5% de la votación para presidente y no obtuvo ningún diputado federal o estadual. Para la segunda vuelta electoral, llamó a sus electores a votar por Lula da Silva y el Frente Popular.
 
La revolución está próxima
 
El activismo militante y el empirismo político del PST-U ha venido dificultando su contribución a la elaboración de un programa social para la sociedad brasilera y su transformación en polo de convergencia de los segmentos de la intelectualidad nacional que rompen, plena o parcialmente, con el PT y el Frente Popular.

La convicción del PST-U sobre la proximidad de un período revolucionario y su autodefinición como núcleo del partido de la revolución, parece haberlo llevado a optar por el crecimiento organizativo a través del reclutamiento de militantes, en detrimento de la confluencia con sectores clasistas organizados. Efectivamente, después de convocar a los diputados radicales a que rompieran con el PT para participar de la construcción de un nuevo partido, el 4 de setiembre, José María de Almeida (Ze María) en nombre de la dirección máxima del PST-U, calificó públicamente a los diputados radicales y a otros segmentos sociales como “electoreros” a través de una declaración titulada “un nuevo partido precisa nacer desde las bases”.

La exigencia del PST-U de un largo plazo para la fusión que, en los hechos, inviabiliza la política parlamentaria de los grupos radicales, en el caso de no materializarse la confluencia y su exigencia de organización sin el derecho de tendencia, son vistas como negativas para la confluencia con grupos y movimientos con dirección, perfil y tradición semi-consolidada.
 
De vuelta a los orígenes
 
La volunta de crecimiento aislado del PST-U, tal vez se deba a la dificultad de fusión con tendencias políticas que rompieron con esa organización en los últimos 10 años, y se enraizaron con mayor o menor éxito en el movimiento social: Movimiento de Izquierda Socialista (MES), de Luciana Genro; Corriente Socialista de los Trabajadores de Babá; Socialismo y Libertad, de militantes salidos del PST-U; y el Movimiento Tierra, Trabajo y Libertad, etc.

Por lo tanto, caso de que se mantenga la actual tendencia todo lleva a pensar que se presentarán como forma contrapuesta los proyectos de reagrupamiento de la resistencia clasista: el representado por el PST-U, en forma aislada, y el representado por los parlamentarios radicales en asociación con pequeños grupos organizados, de fuera y dentro del PT, sindicalistas, intelectuales, etc.

En lo que se refiere al PST-U, su proyecto se apoya ciertamente en la confianza de crecimiento orgánico lineal y en la superación del handicap parlamentario a través de la captación de gran parte de la militancia y del electorado popular en discordancia con el gobierno, con el PT y con el Frente Popular.

Por su parte, los diputados radicales tienden a proponer un reagrupamiento político amplio de grupos políticos y segmentos sociales clasistas y populares en ruptura con el PT y con el gobierno, sin pretensiones ni condicionamientos de dirección y de organización.
 
Lucha legal
 
El principal desafío del grupo radical es la rápida obtención de la legalidad electoral, a través del apoyo de medio millón de electores. El handicap legal, que inviabiliza la participación institucional de ésta tendencia en las elecciones (municipales del 2004), aunque puede facilitar su consolidación, para el caso que consiga movilizar, en torno de esa campaña, el amplio prestigio que cuenta entre la población.

La eventual división de la izquierda marxista brasileña en la lucha por la construcción de un partido clasista de masas, constituirá una grave derrota del mundo del trabajo, que ya comienza a ser explotada por la gran prensa y por las fuerzas conservadoras, fuera y dentro del gobierno. Un proyecto amplio de refundación partidaria, unitario y clasista representa ciertamente a la política y a las necesidades del movimiento social brasileño.

Par el caso que se materialice, ese fenómeno no debe ser entendido como un simple resultado de prácticas sectarias y dogmáticas. Sobre todo, expresará el carácter de la movilización social suficientemente fuerte para proponer la lucha por un partido clasista, pero todavía sin vigor para imponer el reagrupamiento de la izquierda por sobre las idiosincracias de grupos e individuos.

También en el Brasil, la superación de la ausencia de representación política de los trabajadores será necesariamente obra de la movilización intransigente de los propios trabajadores.
 
*Mario Maestri, es historiador, y tiene una reconocida militancia en los movimientos sociales y en la izquierda radical de Río Grande do Sul.
 
Brasil - Diciembre de 2003
El entierro de un sueño
Redacción
 
Jueves 11, la Cámara de Senadores vota por mayoría (como la Cámara de Diputados meses atrás) la "reforma" de la Previdencia (Previsión Social) que exigen los mercados financieros y los fondos de pensión privados.
 
Viernes 12, el Directorio del FMI aprueba por unanimidad el nuevo acuerdo con Brasil y el desembolso de un préstamo de 14.000 millones de dólares, calificando de "ejemplar" el desempeño económico del gobierno Lula.
 
Sábado 13, se anuncia que la Junta de Directores del Banco Mundial aprueba una "ayuda estratégica" de 7.500 millones de dólares como firme "respaldo a las propuestas innovadoras" del gobierno Lula.
 
Domingo 14, el Directorio Nacional del PT, reunido en Brasilia, resuelve por una mayoría de 55 votos contra 27, expulsar del partido a los diputados Luciana Genro, Joao Batista Araujo Babá, Joao Fontes y a la senadora Heloísa Helena. El "delito": oponerse al programa de continuismo neoliberal del gobierno Lula, mantener la coherencia, la fidelidad a la historia del partido, y la irrenunciable defensa de los derechos del pueblo trabajador brasilero.
 
Ni la campaña internacional con miles de firmas que reclamaba un alto a las sanciones, ni las manifestaciones en diferentes ciudades de Brasil de militantes petistas y luchadores populares consiguieron impedir la medida de purga política. La fracción dirigente del PT se anota una "victoria" en el camino de gobernar en coalición con el gran capital, al precio de dinamitar las relaciones con la base social que construyó el PT.
 
Heloísa Helena habló de "año nuevo, vida nueva". Y agregó: "Voy a continuar luchando con los que quedan en el PT, muchos de ellos son compañeros generosos, y con los que salen del PT, porque existe vida después del PT".
 
Luciana Genro declaró: "Los que están saliendo ahora se van a dar cuenta de que es necesario construir un nuevo partido". Que no tendrá "ni plazo ni fecha", sino que expresará  "un proceso político" a partir de la experiencia con "este gobierno autoritario" y con la "conversión neoliberal" del PT.
 
Babá sentenció: "el PT cambió completamente desde su fundación y abandonó las promesas que Lula hizo cuando todavía era candidato". El gobierno "adoptó el recetario neoliberal, cediendo a los banqueros y enfrentándose a los trabajadores".
 
Es el fin de una era (ver declaración del Consejo Editorial de Marxismo Revolucionario Atual) y la clausura del PT como partido de izquierda y transformación, como bien lo indica Laerte Braga en su artículo "El PT del lunes" en Rebelión y que reproducimos en un fragmento:
"Por mas que se quiera mantener al PT como partido de izquierda, diferente, los primeros doce meses de gobierno Lula sepultaron esa creencia. Si el polvo de los viajes presidenciales, los impactos de algunos efectos especiales, padrón Duda Mendoca, todavía no bajó, no significa que las dificultades mas adelante serán pocas. Y no importan eventuales éxitos políticos, económicos y sociales, pues la línea ya está marcada: "en Brasil los proyectos sociales cuestan caros". La frase es del ministro Antonio Palocci, de Hacienda. Lo que quiere decir: vamos a gobernar para los que mandan, no vamos a cambiar nada.
 
Fue contra esa traición, ese tipo de deslumbramiento, de pérdida de identidad, que Heloísa Helena, Luciana Genro, Joao Fontes y Babá, se rebelaron. Lo que, ciertamente, marca el inicio del fin del PT como partido de izquierda, con el compromiso de lucha por el socialismo, y lo incluye en el selecto grupo de partido de los dueños.
 
Y va a ser aparente el mantenimiento de la disciplina, del estatuto, en flagrante violación al programa, punto de partida de todo, lo que va a decretar la situación. La reunión del domingo es una farsa, la hoguera está pronta y Genuino sólo está esperando la autorización para encender el fuego".
Expulsión de parlamentarios marca el fin de una era en el PT
Consejo Editorial de Marxismo Revolucionario Atual
Río de Janeiro, 14-12-2003
 
En este fin de semana, por decisión de una amplia mayoría de sus dirigentes, el Partido de los Trabajadores decidió expulsar de sus filas a los diputados Joao Fontes, Babá, Luciana Genro y la senadora Heloísa Helena. La decisión culmina un proceso de por lo menos un año de enfrentamientos entre los parlamentarios llamados "radicales" de un lado y la cúpula del PT y del gobierno por otro. En el mismo momento, algunos de los intelectuales más emblemáticos del partido y de la izquierda brasileña (Chico de Oliveira, Carlos Nelson Coutinho y Leandro Konder), además del ex-diputado deferal y dos veces candidato a la presidencia del partido, Milton Temer, anuncian su apartamiento y la disposición de continuar discutiendo y luchando por el socialismo afuera del PT.
 
Ciertamente, en la historia de la izquierda de nuestro país, este día quedará como un límite. El PT, construido por los trabajadores y por el conjunto de los oprimidos como su instrumento de representación política, después de un acelerado proceso de degeneración y dilución programática, pasó a ser un agente central de la aplicación de los planes neoliberales y dejó de tolerar manifestaciones mas claras de defensa de un proyecto de transformación social en su interior. De un partido clasista, nacido en la lucha contra la dictadura, que reivindicaba el socialismo, pasando por un espacio de resistencia genérica (pero importante) al neoliberalismo, el PT bajo el control de un grupo dirigente burocratizado y apartado de los intereses de las mayorías, se volvió contra sus creadores. Se volvió privatizador, se abrazó a lo más retrógrado que existe en la política nacional, se ocupó de mostrar a la oligarquía financiera internacional cuanto es de confiable.
 
Este proceso de derechización, que merece con seguridad ser mejor estudiado, no podría ser aplicado sin la mano de hierro de una dirección que sigue los viejos mecanismos estalinistas de siempre: servilismo a los de arriba, autoritarismo con los de abajo. Infelizmente, los viejos esquemas han tenido su eficacia; no fueron pocos los que, atemorizados, recularon. También hubo quienes se vendieron descaradamente, y los que precisaban una justificación para optar por la "disputa desde adentro" a través de cargos que algún día tendrán recursos (pero cuyos salarios no se rebajan). Evidentemente, hay todavía miles de petistas (sin la comodidad de los cargos) honestos que se quedan por la razón de desconocer que hay una alternativa por construir. A estos, precisamos de convencerlos.
 
Los responsables de este Consejo Editorial, tenemos en común el de ser militantes del PT desde muy jóvenes. Apostamos, no nos arrepentimos !pero se acabó!. No es una cuestión moral o de carácter emocional o personal. Los hechos son elocuentes: este gobierno encaminó el mayor ataque a los derechos de los trabajadores en la historia del país y, simultáneamente, la mayor privatización de los fondos públicos jamás realizada. Es imposible permanecer en el PT y a la vez defender los intereses y objetivos de la clase trabajadora. El resto es, ingenuidad, falta de coraje para reconocer la realidad o puro interés material. Las tres razones hacen parte de las derrotas de la izquierda: no son nuevas ni nos intimidan.
 
De aquí para adelante, el debate sobre la reconstrucción de la izquierda socialista gana otro aire y otros contornos. Seguiremos acompañando y participando este proceso, convencidos de que no se trata de un punto final sino de un re-comienzo. Ahora, más que nunca, tanto por los "jóvenes" radicales expulsados, como por los "viejos" revolucionarios, estamos muy bien acompañados. Y seremos más.
 
 
La degeneración de Lula
 
Documentos
Pronunciamento de Luciana Genro en la reunión del Directorio Nacional
La dirección se avergüenza de la propia historia del PT
Brasilia, 14-12-2003
 
En primer lugar es preciso decir que no estamos delante de un proceso disciplinario. La mayor demostración de esto es que el proceso de la Comisión de Ética no versó solamente sobre nuestro voto en la reforma de la previdência. A pesar de las innumerables declaraciones del presidente Genoíno, de que el problema fue cómo votaríamos en la reforma, no fue sobre esto que nosotros hablamos en la Comisión de Etica.
 
Nosotros fuimos cuestionados sobre nuestras declaraciones y nuestras actuaciones políticas consecuencia de esas declaraciones. Nosotros fuimos cuestionados con respecto de cada palabra dicha y publicada por la prensa y  por nuestra presencia en las movilizaciones de la huelga de los trabajadores estatales. Por lo tanto nosotros estamos aquí delante de un proceso de contestación de las posiciones políticas que nosotros asumimos a lo largo de este año.
 
Este directorio acabó de votar la expulsión del diputado João Fuentes, voto ésta expulsión en un proceso absolutamente escandaloso, una verdadera caza de brujas. El diputado  reveló una parte importante de la historia del Partido de los Trabajadores, al divulgar aquel video del que nadie contestó su veracidad. Pero el directorio nacional  tiene vergüenza de la historia del Partido de los Trabajadores, tiene vergüenza de los discursos inflamados que hizo el compañero Lula, atacando a quien hoy es presidente del senado con apoyo del Partido de los Trabajadores, senador José Sarney. Tiene vergüenza de los discursos de Lula atacando la reforma de la previdência que el gobierno Sarney intentaba implementar, y que intentaron sucesivos gobiernos ulteriores y que ahora fue finalmente aprobada por el gobierno del presidente  Lula y del PT.
 
Nuestras expulsiones consumadas, cómo lamentablemente la prensa ya viene anunciando desde mucho tiempo, son simbólicas de este proceso de negación del PT. Otras expulsiones que ya ocurrieron en el PT, se dieron por razones políticas absolutamente  opuestas  de las razones que llevan a nuestras expulsiones. Los diputados fueron expulsados porque fueron al colegio electoral, contrariando la lucha del PT por las elecciones directas, votando por Tancredo y Sarney. Hoy, una de las acusaciones que pesa sobre la senadora Heloísa Helena es que ella se negó a votar a Sarney para presidente del senado.
 
Nosotros estamos siendo expulsados por qué denunciamos la reforma de la  previdência, denunciamos que el gobierno del PT, los dirigentes del PT, compraron el discurso a Collor de Mello, pretendiendo mostrar a los servidores públicos cómo privilegiados. Dirigentes que nunca más hablaron de los privilegios de los banqueros, de sus beneficios sin limites que van consumir el año que viene el 50% del presupuesto liquido del país y que en este año llevaron más del 10% de nuestro PIB en intereses de la deuda externa e interna. 
 
Entonces, en verdad, compañeros y compañeras, nosotros estamos delante de un profundo proceso de transformación del PT. Un proceso que no viene de hoy, que ya comenzó hace algunos años, pero que dio un brutal salto de calidad cuando Lula llegó a la presidencia. En ese momento el PT dejó de ser un obstáculo más o menos eficaz a la implementación de los ataques a la clase trabajadora, a la implementación del modelo neoliberal y pasó a ser un instrumento de la aplicación de ese modelo. Ésta es la gran diferencia, es el gran marco que simboliza la muerte del PT como una representación genuina de la clase trabajadora. 
 
No es casual, el PT que nació en las luchas del ABC paulista, en las huelgas de los obreros, en la lucha contra a dictadura militar cierra simbólicamente su vida cómo un partido que defendió a la clase trabajadora, en este hotel, el más fino de Brasilia, "Blue Tree Park".
 
Este es un símbolo de esta muerte. Yo quiero dirigirme a los compañeros del campo mayoritario que ayer escuchaban a los ministros del gobierno decir que este año fue positivo a pesar de los sacrificios. Sacrificios que fueron impuestos a la clase trabajadora brasileña. Quiero decir que en esta lógica económica que ustedes abrazaron ciegamente, estos sacrificios seguirán siendo necesarios. No piensen que el año que viene será el año de la  redención del PT, será el año del crecimiento con distribución de ingreso, del combate a la corrupción, de la reducción de las desigualdades. Este crecimiento capitalista que ustedes tanto pregonan necesita de más y más ataques a la clase trabajadora. Por eso, el destino de cada uno de ustedes será negar, cada vez, más de aquello que ustedes defendieron a lo largo de sus vidas. 
 
El gobierno puede conseguir algún crecimiento económico, algo parecido con el que el Fernando Henrique consiguió en sus 8 años de gobierno, cuando Brasil tuvo un crecimiento de cerca del 20% del PIB. Pero junto creció la desigualdad, creció la miseria y creció el congelamiento salarial. Y este proyecto que ustedes están abrazando es un proyecto donde la flexibilización de la legislación de los trabajadores es una necesidad, por qué el capitalismo precisa abaratar la mano de obra para expandirse y que los capitalistas lucren más. La autonomía del  Banco Central con mandato fijo para su presidente, es una  necesidad de este modelo para que los mercados tengan la tranquilidad de que la política económica no va cambiar. Este es el camino del  crecimiento capitalista.
 
¿La reforma agraria?. En esta lógica que ustedes abrazan, la reforma agraria no puede ser hecha. El gran latifundio ésta asociado con el gran capital, el ejército de reserva en el campo es necesario para mantener los salarios bajos en la ciudad. Ustedes van a alejarse cada vez más y a colocarse en el campo opuesto al de las luchas de la clase trabajadora, por qué las luchas, las huelgas, las movilizaciones, estorban el crecimiento capitalista, la estabilidad. Las huelgas estorban la ganancia del gran capital. 
 
Ni siquiera la corrupción ustedes la van a combatir, por qué los grandes corruptos de este país que pasamos años y años denunciando, son hoy aliados del gobierno. El mayor símbolo de ellos es Antonio Carlos Magalhanes, el mismo que el PT combatió cómo representación máxima de las oligarquías del Noreste que masacran al pueblo pobre para mantenerse en el poder. 
 
Por lo tanto, compañeros y compañeras, nosotros estamos aquí delante de un momento histórico. Ustedes nos expulsan para  poder consolidar este proceso de transformación del PT. La verdad es que todo partido tiene derecho de cambiar, el  laborismo inglés, por ejemplo, se transformó de un partido social-demócrata en un partido neoliberal. Pero  por lo menos lo hizo un congreso antes de las elecciones y aprobó  estos cambios. Pero la dirigencia del partido no hizo ninguna instancia para cambiar el carácter del PT, transformándolo en instrumentalizador de los intereses del Fondo Monetario Internacional, del capital financiero y de la gran burguesía. El partido está cada vez más contaminado por las afiliaciones en masa sin criterios, por las Narriman Zitos, por los Flamarions Portelas. 
 
Pero hoy, no tengo dudas que existe un sector importante de la clase trabajadora que ve la necesidad de continuar levantando esas banderas que el PT dejó para atrás. Hoy nosotros tenemos la noticia  de la desafiliación del compañero Chico Oliveira, del diputado Milton Temer, de Carlos Nelson Coutinho para citar tres ejemplos de los que nunca fueron alineados con los llamados radicales, pero que son honestos y serios en las sus convicciones  de lucha y socialistas. Hay muchos otros compañeros y compañeras, más de siete mil, que  incluso antes de nuestra expulsión ya firmaron este manifiesto dispuestos a seguir levantando estas banderas.
 
Nosotros sabemos que muchos otros  vendrán. Sabemos, inclusive, que muchos que piensan que aun hay espacio  político  para disputa dentro del PT, y nosotros respetamos ésta opinión, aunque creemos que nuestra expulsión es la demostración máxima de que no hay más espacio. Pero tenemos la certeza de que aquellos que no se van a rendir, que no se dejarán captar, que no aceptarán entregar las banderas de  lucha de la clase trabajadora y del socialismo, van más temprano o más tarde a sentirse expulsados junto con nosotros y continuarán junto a la clase trabajadora, junto al pueblo pobre, junto la juventud de este país, defendiendo las banderas que  durante muchos años fueron patrimonio del Partido de los Trabajadores.
 
Luciana Genro
Escritório Político en Río Grande del Sur
mes-rs@uol.com.br
 
Babá: "Nos expulsan de un PT que no es ni la sombra de aquel PT que ayudamos a construir "
14 de diciembre de 2003

Compañeros y compañeras:

Voy a comenzar afirmando que yo nunca estuve tan bien con mi conciencia como en los últimos meses. Hablo esto con la tranquilidad de un luchador que hoy va a ser expulsado del Partido de los Trabajadores, reunido en este templo de la burguesía, el "Blue Tree Park Hotel"... 5 estrellas.

Cuando yo hablé de este "Blue Tree Park Hotel" (y muchos de ustedes se rieron) es porque existe una diferencia brutal con aquel galpón de Vera Cruz, en San Bernardo dos Campos (Sao Paulo) donde fue creada la Central Única de los Trabajadores, la CUT, cuando cada delegado recibió una colchoneta finita para dormir, sufriendo un frío tan brutal que de la delegación de mi Estado, Pará, la mitad volvió con neumonía de aquel fabuloso encuentro que creó la CUT en la cuna de las principales luchas obreras de las cuales surgió el compañero Lula.

Pero en este proceso de años, sucedieron cambios brutales en el PT y esta es la gran discusión que queremos desarrollar. Pero ustedes eligieron aislarse en este hotel, para que la militancia no perciba el debate que va a culminar con nuestra expulsión.

No tengo de qué defenderme. Yo defendí este Partido de los Trabajadores desde 1980, cuando tuve oportunidad de entrar, allá en Pará, en la primera huelga de la Universidad Federal de Pará. Desde aquel tiempo hasta hoy, con muchos compañeros de mi corriente, la Corriente Socialista de los Trabajadores, venimos construyendo el PT y enfrentándonos con los que hoy se volvieron "aliados" del gobierno, como el Sr. Jáder Barbalho (PMDB). Yo estuve preso cuando era diputado provincial, cuando quien gobernaba el estado era precisamente Jáder Barbalho. Y hoy, es muy probable que el PT termine apoyando en el municipio de Ananindeua, ciudad vecina a Belém, al hijo de Jader Barbaho, que es candidato a prefecto. Pero estas son las negociaciones que están siendo realizadas con el mismo Jader Barbalho que garantizó los votos de su bancada para votar la Reforma de la Providencia. La misma Reforma de la que todos nosotros estábamos en contra. No se trataba solo de Babá, todos nosotros en la Cámara de Diputados, todavía en el gobierno de Fernando Henrique Cardoso, votamos en contra; todos nosotros no permitimos la votación que cobraba contribución jubilatoria a los jubilados. Pero hoy, la mayoría de esta bancada votó a favor.

Pero no estamos cuestionando aquí tan sólo la Reforma de la Providencia. Nuestro debate es mucho más profundo, porque en este gobierno está el PT, junto con el PTB, el PPB de Maluf, el PMDB de Jáder Barbalho y Sarney... y después algunos tienen el coraje de afirmar que nosotros estamos del lado de la derecha, como dijo el diputado Adão Preto (del MST y de Rio Grande do Sul) refiriéndose a la diputada Luciana Genro.

¡Vamos compañeros!. ¿Quién no permitió que Antonio Carlos Magalhães (PFL Bahia, representante de la oligarquía nordestina) fuera juzgado? Las articulaciones vinieron de la Casa de gobierno, inclusive se pactó eso con el PMDB. A cambio de salvarlo, vimos al diputado y nieto de este Senador defendiendo junto con los líderes del gobierno la Reforma de la Providencia, para garantizar los votos del PFL (Partido del Frente Liberal) que contó también con los votos del PMDB, del PTB...

Esta es la realidad de los hechos... pero no acaban aquí. Qué política económica es esta de la cual están alardeando, porque "la tasa de interés está bajando, que cae el riesgo país, que bajó el dólar". Nosotros ya escuchamos este discurso con el anterior gobierno. Lula, desgraciadamente, afirmó después de la votación de la Reforma de la Providencia, que estaba "super feliz" por esa votación. ¿Super feliz por cobrarle a los jubilados? ¿Por perseguir a los empleados públicos? ¿Por la represión que hubo en la Cámara de Diputados, cuando sindicalistas fueron arrastrados de los pelos por la policía...? ¿o super feliz porque la tropa de choque de la policía, solicitada por el Ministro de la Providencia, Berzoini, en acuerdo con el gobierno, arrastró a la compañera Heloísa Helena y a otros dirigentes sindicales en el edifico del INSS? ¿Super feliz por eso?

Les digo a los compañeros de la mayoría de la dirección: ustedes creen que eso es la cosa más correcta del mundo? No fue esto lo que yo aprendí dentro de este partido; con absoluta certeza, aprendí a luchar, a enfrentar... yo entré en el movimiento sindical en 1980, y justamente a partir de allí entré en el PT y hasta hoy continúo defendiendo a los trabajadores...

¿Será que Lula está super feliz de ver un millón mas de desempleados solo en este año, por culpa de su política económica? ¿Qué política económica es esta que solo consiguió asentar 13.000 familias en el campo, cuando existen 200.000 familias acampadas en los bordes de las rutas y caminos del país?. ¿Será que también está super feliz porque este año destinó 155.000 millones de reales para pagar intereses a los banqueros, mientras que para invertir en el país solo gastó 1,400 millones? ¿Cuando en saneamiento y agua sólo gastaron 2,8% de lo que estaba destinado en el presupuesto? ¿Será que esta es la política correcta de la cual ustedes se sienten orgullosos?

Correcta para el capital, es obvio, por eso el riesgo país cae, porque los que no corren ningún riesgo son ellos, los banqueros, son ellos los que hacen esos cálculos, son ellos los que controlan la economía y por eso mismo, están en el mejor de los mundos. Esta política entonces es una clara traición a lo que nos comprometimos durante todo el período electoral. Voy a leer lo que Chico de Olivera, fundador del PT y brillante sociólogo, publicó hoy en La Folha de Sao Paulo, anunciando que se desafiliaba del PT: "Me aparto del PT, porque no voté en las últimas elecciones al PT (reiterando un voto que viene desde 1982) para verlo gobernando con un programa que nunca fue presentado a los electores. Ni el presidente ni muchos de los que hoy son ministros, ni otros que fueron elegidos para la cámara de diputados o para el senado, me pidieron el voto para conducir una política económica desastrosa, una reforma de la providencia contra los trabajadores y pro sistema financiero, una reforma tributaria oligarquizada, una inversión de valores republicanos en beneficio del ideal liberal de éxito a cualquier precio..."

Esto no refleja tan sólo el pensamiento de Chico de Olivera, si no también el pensamiento de al menos 7 millones de brasileños, que, según las ultimas encuestas, son los que dejaron de aceptar de creer en el gobierno de Lula. ¿O ustedes no se dan cuenta de esto?

Un millón de trabajadores quedaron sin empleo y más aún quedarán, con la continuidad de esta política económica. ¿Será que también Lula está muy feliz por que hubo 58 trabajadores rurales asesinados en el campo, por culpa de una política económica en la cual no hay dinero para la Reforma Agraria?

Ustedes tienen que entender que antes que nosotros seamos expulsados, existen millares de empleados públicos que están dejando el PT de una forma irreversible. Y esos compañeros fueron los que construyeron el PT. Porque es verdad que surgió en el ABC (cinturón industrial de San Pablo) pero el empleado público tenía estabilidad en el empleo y podía andar con la estrella del PT en el pecho, podía hacer campaña y afiliar... Ellos fueron el alma de la construcción de este partido y yo estoy orgulloso de haber formado parte de este sector, que fue ahora injustamente tratado de privilegiado, desprestigiado frente a la sociedad como si fuese el gran enemigo de la nación.

Yo voy a continuar, junto a los compañeros Heloísa Helena, Luciana Genro y João Fontes y todos los otros compañeros que están saliendo del PT junto con nosotros, y continuaremos luchando porque eso es necesario. Salgo con la cabeza erguida, voy a poder andar por mi Universidad o por donde yo quiera con la cabeza erguida... en tanto, hay hoy compañeros diputados que no pueden participar más de sus asambleas de base, porque traicionaron los compromisos asumidos con los empleados públicos durante la campaña electoral. Pero no se trata solo de los empleados públicos. Hay un problema que es la transformación brutal del PT. No es por casualidad que estamos donde estamos, en este hotel 5 estrellas, porque este es un reflejo mas de este "new PT". De este "nuevo Partido" que prefiere a Heloísa Helena fuera del PT, para abrazar a Roseana Sarney; que prefiere la oligarquía nordestina a los compañeros João Fontes y Heloísa Helena; que prefiere a Germano Rigotto (gobernador del PMDB de RS) antes que a Luciana Genro, que prefiere a Jáder Barbalho antes que a Babá dentro del PT.

Salgo tranquilo, con la cabeza erguida, no por ser superior, porque soy un militante mas, común, pero me gustaría que los compañeros de la izquierda del PT percibieran que existe una política cada vez mas acentuada de afiliaciones que permite afiliar a un Flamarion Portela [gobernador actual del estado de Roraima con pesadas acusaciones de corrupción] o la mujer de Zito de la ciudad de Duque de Caxias en Rio de Janeiro [denunciado por su vinculación con los grupos de exterminio] como si fuera la cosa más natural del mundo...

Cumplí con mis compromisos frente a la clase trabajadora, y tengan certeza, no nos vamos para casa. Ustedes cambiaron la historia del partido y nuestra expulsión es parte de esta nueva historia del PT, de un PT que no es ni la sombra de aquel PT que ayudamos a construir. Pero los trabajadores comprenderán y comenzarán a analizar que no sirve de nada ganar gobiernos en alianza con partidos burgueses como el PMDB, el PPB o el PTB.

Vuelvo así tranquilo, consciente, porque voy a poder mirar a los ojos de todos ustedes, pero sobre todo, a los ojos de mis compañeros de la Universidad, y de la gente de mi estado, a los que convencí durante años de votar por el PT y por Lula.

*
Babá es ingeniero y profesor universitario. Fue concejal, dos veces diputado estadual y está en su segundo mandato de diputado federal
 
Nuestro tiempo es hoy
 
Esta carta marca nuestra desvinculación del Partido de los Trabajadores. Ella se dirije a todos y todas que, de algún modo, participaron de la historia del PT, sea construyendo el partido a lo largo de años al filo, sea como militantes ocasionales, sea votando a Lula en las últimas elecciones. Quienes firman, somos militantes que se han empeñado en la construcción del PT y de la Democracia Socialista (1), y que no aceptamos quedar ni un minuto mas en el partido a partir de la expulsión de aquellos que se animaron a disentir públicamente de las medidas que quitaban derechos a los trabajadores.
 
La expulsión de las compañeras Heloísa Helena y Luciana Genro, y de los compañeros Joao Batista "Babá" y Joao Fontes, es nuestro límite.
 
Por mas que el partido haya tenido antes debilidades democráticas que ya nos habían preocupado, lo que hoy ocurre es inaceptable. Además de sellar la expulsión de compañeros que solo defienden lo que el PT siempre defendió, las expulsiones y los recientes alejamientos de importantes intelectuales de izquierda del partido -como Francisco de Oliveira, Carlos Nelson Coutinho, Leandro Konder, además del ex-diputado federal Milton Temer- dejan claro que en el PT no hay mas espacio para la construcción de una política coherente de transformación social. Se volvió prohibido hacer oposición al retiro de derechos de la clase trabajadora ejecutado por el gobierno social-liberal de Lula.
 
Entendemos la expulsión de los referidos compañeros como la expulsión de todo un conjunto de elaboraciones y propuestas que la izquierda petista viene construyendo a lo largo de su historia, además de ser un claro mensaje de que ningún tipo de divergencia pública de los que permanecen en el partido será tolerada. Así, nos consideramos también expulsados del partido.
 
A partir de nuestra ruptura, estaremos comprometidos en el debate acerca del proceso de construcción de un nuevo polo de referencia partidaria de la izquierda en Brasil, junto a los compañeros que también están rompiendo con el PT (Heloísa Helena, MES, CST, PRS, intelectuales, etc) y otros socialistas que esperamos vengan a juntarse a este proyecto.
 
Este debate ya está en la agenda de un sector significativo de petistas y ex-petistas, empleados públicos, estudiantes y millares de diversas trayectorias con implantación en diferentes movimientos sociales. Creemos que un proceso de recomposición de la izquierda anticapitalista brasileña -como fue definido como prioridad en el XV Congreso Mundial de la IV Internacional- pasará, necesariamente, por esa construcción.
 
Saludos marxistas revolucionarios
15 de diciembre 2003
 
Affonso Cardoso – PR, Ana Sílvia Laurindo – PR, Carla Cobalchini – PR, Carlos Alberto Moreira – PR. Carlos “Fanta” – RJ, Conceição dos Santos – PR, Felipe Longo – RJ, Glasiene Cabral – RJ, Isabel Mansur – RJ, Luciano Barboza – RJ, Luiz Belmiro Teixeira – PR , Márcio Longo – RJ, Marco Antônio Figueiredo – PR, Marcos Teixeira – PR, Marcus Pedroso – PR, Victor Neves – RJ
 
(1) Nota de la Redacción: Democracia Socialista, tendencia a la cuál pertenecen la expulsada Heloísa Helena, y el actual Ministro de Desarrollo Agrario Miguel Rossetto.
Declaración del MES ante las expulsiones de los parlamentarios radicales
 
Las expulsiones de los parlamentarios radicales sellan el destino del  PT. El partido da las espaldas a los intereses de la clase trabajadora, del pueblo pobre sufrido que votó a Lula para cambiar el Brasil. El PT no encabezará los cambios que el  Brasil necesita. No hará ni siquiera reformas progresivas que puedan ayudar en la necesaria acumulación de fuerzas para la conquista de un gobierno de la clase trabajadora, de una sociedad socialista.
 
Para esto tendría que enfrentarse a los intereses del gran capital, de las oligarquías, del latifundio. El PT prefirió aliarse a estos en lugar de luchar para derrotarlos. El PT está, por tanto, de espaldas al futuro. 
 
Junto con Luciana Genro, nuestra militante y portavoz, con  Heloisa Helena, Babá y João Fontes, expulsados por no callarse en la defensa de los intereses de la clase trabajadora, el Movimento Esquerda Socialista (MES) se considera por fuera del PT, decide romper y construir una nueva alternativa.
 
Llamamos a la unidad de todos, que cómo los radicales, no  abandonaron la defensa de las banderas de lucha contra el FMI y el ALCA, por empleo, salario, reforma agraria, que no abandonaron la lucha antiimperialista y socialista, a unir la izquierda consecuente en un nuevo partido. Un partido socialista y antiimperialista, que sea profundamente democrático, no propiedad de parlamentarios caciques, que rescate las banderas históricas de la clase trabajadora y sea una superación del PT, tanto en su programa, en su funcionamiento y en sus concepciones.
 
Muchos ya están convencidos de esta  necesidad. Otros tantos ya negaron el PT, y otros aún están por negarlo al no dejarse cooptar. Queremos hacer este debate con todos, de forma abierta y democrática en un amplio movimiento que siga levantando las banderas que el PT dejó para atrás. 
 
El Directorio Nacional del PT votó por  55  votos contra 27 las expulsiones de los parlamentarios radicales. Ese mismo día, después de la votación de las expulsiones, el compañero Roberto Robaina, entonces miembro del Directorio, anunció su renuncia al PT en nombre de todo el MES.  
 
Porto Alegre, 15-12-2003
 
Declaración política de la Corrente Socialista dos Trabalhadores
 
El día 14 de diciembre del 2003, quedará grabado en la historia del Partido de los Trabajadores como el día siniestro en que la cúpula palaciega y los miembros del directorio que la acompañan, decidieron expulsar a cuatro parlamentarios por el delito de defender las banderas, los compromisos y los ideales con los cuales fue construido el PT durante los últimos 23 años.
 
Esta actitud fue la gota de agua, lo que demuestra con total claridad el giro irreversible del Partido de los Trabajadores, que se convierte en un partido del orden, aplicador del modelo neoliberal, sirviente de los deseos de los banqueros, de los latifundistas y del FMI. Para aplicar este proyecto, era necesario matar la democracia interna, callando las voces de los que defienden el viejo PT de los orígenes, de los que se niegan a bajar las banderas, de todos aquellos que continúan luchando para defender los intereses de los trabajadores y del pueblo pobre, de los que se niegan a los pactos con la burguesía, de los que continúan defendiendo la necesidad de luchar por un Brasil y un mundo socialista.
 
Todos los militantes de la Corrente Socialista dos Trabalhadores, salimos con la cabeza levantada acompañando la expulsión de los cuatro compañeros. Así como muchos otros compañeros, consideramos que la expulsión de Babá, Heloísa, Luciana y Joao, es nuestro límite, y quedamos desvinculados del PT, del cual nos desafiliaremos formalmente en los próximos días.
 
Salimos con la fuerza y el coraje para continuar la lucha, porque sabemos que somos muchos, millares, los que no desistimos, y queremos juntarnos con todos estos compañeros para emprender juntos la tarea de construir un nuevo partido que defienda de forma consecuente las banderas de la clase trabajadora.
 
Hemos recibido miles de cartas, e-mails, telegramas y llamadas telefónicas de apoyo, solidaridad, fuerza y, sobre todo: de compromisos en incorporarse a la ardua tarea de construcción de un nuevo instrumento político. Más de 6 mil compañeros firmaron la Declaración Política en la cual rechazamos el curso del gobierno Lula, repudiamos las sanciones y anunciamos la intención y la necesidad de construir un nuevo partido de izquierda.
 
En el mismo día de las expulsiones, importantes intelectuales de izquierda, como Chico de Oliveira, Carlos Nelson Coutinho, y Lenadro Konder, además del ex-diputado Milton Temer, anunciaron que abandonaban el PT, explicitando que no existe ninguna posibilidad del construir una herramienta de transformación continuando en el PT. Agradecemos a todos los compañeros que nos enviaron mensajes de solidaridad y apoyo. Y, sobre todo, los llamados a no desistir, a seguir juntos.
 
Continuaremos la recolección de firmas de la Declaración Política hasta el día 10-1-04, cuando haremos una versión impresa con el total de firmas y la distribuiremos por todo el país. A los compañeros decididos en asumir la tarea del movimiento por el nuevo partido, les sugerimos que nos ayuden a recolectar firmas y, si fuera posible, a conformar Comités Provisorios del movimiento por un nuevo partido, en su fábrica, ciudad, barrio o centro de estudio. A los que quieran recibir mas material sobre los debates del nuevo partido, les pedimos que nos envíen su dirección para poder enviarle textos y folletos impresos vía correo.
 
El 2003 fue un año difícil, pero de un gran aprendizaje. Identificamos quien está de nuestro lado y quien no. Comprobamos que la coalición con la burguesía llevó a la dirección mayoritaria del partido a capitular frente a los intereses del gran capital. A pesar de estar aislados en el ámbito del Congreso Nacional (Parlamento), no nos sentimos aislados porque permanentemente hemos encontrado el apoyo, la solidaridad y el cariño de miles de trabajadores, que se sintieron representados por nosotros.
 
Comenzaremos el nuevo año sin penas ni resentimientos, recordando la célebre frase de Spinoza: "Ni reir, ni llorar, comprender". Reiterando nuestro compromiso con las luchas y las necesidades de la clase trabajadora. Como nos escribió el compañero Deilson: "Pasado el tormento, la vida sigue. Estoy con la coherencia de los rebeldes y dispuesto a cerrar filas en un nuevo camino". !Año nuevo, Vida Nueva!
 
Pará, 16-12-03
Gabinete del diputado Babá
Diputado Federal de Lucha
 
Posición de la Tendencia Democracia Socialista sobre la expulsión de Heloísa Helena
 
El día 14 de diciembre del 2003 fue un día muy triste en la historia del PT. La expulsión de parlamentarios que defienden posiciones históricas del PT, inclusive las posiciones aprobadas en el último Encuentro Nacional del partido, realizado en diciembre del 2001, por no aceptar los cambios de orientación política que no fueron ampliamente debatidos por el colectivo partidario, no tienen legitimidad democrática.
 
La expulsión de la compañera Heloísa Helena, integrante del Directorio Nacional y de su Comisión Ejecutiva, es la más absurda.
 
La compañera Heloísa Helena fue líder del PT en el Senado de la República, con actuación brillante y combativa. Las posiciones que defendió entonces en nombre del partido son las mismas que defiende hoy. La compañera Heloísa Helena es merecidamente una de las militantes del partido más reconocidas y de mayor prestigio, en todo Brasil y en otros países.
 
La compañera Heloísa Helena nunca se apartó de sus compromisos fundamentales con la clase trabajadora, con todo el pueblo brasilero, con el socialismo y con la humanidad. En nombre de esos compromisos ella enfrentó a la oligarquía nordestina y se empeñó decididamente en la construcción del PT.
 
La expulsión votada es un duro golpe contra lo que el PT representa como partido socialista y democrático. Lleva a un enorme desgaste de la relación del PT con los militantes de izquierda de todo el mundo.
 
Desde el punto de vista ético-político, Heloísa Helena continúa siendo militante del PT socialista y democrático que ayudamos a construir desde su fundación. La DS, coherente con las resoluciones de su última conferencia, reafirma la centralidad de la lucha dentro del PT por retomar una orientación socialista y democrática. Por eso apelaremos la decisión del Directorio Nacional, inmediatamente después de la expulsión, al próximo Encuentro Nacional del PT, proponiendo su anticipación, con la convocatoria de un Encuentro Extraordinario.
 
La compañera Heloísa Helena continúa militando en la DS. Su presencia en el PT y en la DS es motivo de orgullo para todos nosotros y no abriremos mano de ella.
 
Sao Paulo, 15-12-2003
CPT registra el mayor número de asesinatos en el campo de los últimos trece años
Adital - 17-12-03
 
El balance parcial anual de la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) muestra números elevados en lo que se refiere a asesinatos, intentos de asesinatos, familias desalojadas, pero también muestra que el número de ocupaciones en el 2003 también fue más alto. Los índices mostrados por la CPT son desde el 1º de enero al 30 de noviembre de este año.
 
En ese período fueron registrados 71 asesinatos de trabajadores rurales, debido a conflictos en el campo. Ese dato corresponde a un 77.5% mayor que los registros del mismo período en el 2002 y el más elevado desde 1991. En lo que se refiere a tentativas de asesinato, la CPT registró que hubieron 76.3% más que durante el año pasado. Un índice también impresionante es el de familias desalojadas por orden judicial, un 227% de aumento. Por otro lado el número de ocupaciones también creció mucho con relación al mismo período del año anterior: 86.3%. Y los campamentos mostraron un crecimiento del 209%.
 
Según la CPT, la presión de los movimientos populares en el campo realmente creció y la elección de Lula creó dos procesos diferentes en el campo. "Por un lado, los movimientos de los trabajadores del campo sintieron que el momento histórico que vivían era el que posibilitaría la realización de la reforma agraria. Para mostrar la confianza y para presionar al gobierno en la concretización de la distribución de la tierra prometida, aumentaron considerablemente los campamentos, las ocupaciones y las movilizaciones, entre las cuales se destaca la Marcha hacia Brasilia, organizada por el Foro Nacional de Reforma Agraria y Justicia en el Campo. Por el lado de los hacendados la respuesta al aumento de estas acciones fue el recrudecimiento de la violencia que volvió a niveles nunca vistos en los últimos años", defiende la Pastoral.
 
Los conflictos en números
 
Fueron registrados este año, 1.197 conflictos en el campo, o sea un 36% más que el año pasado. De éstos, 181 ocurrieron en el estado de Pará, 160 en Pernambuco y 113 en Paraná.
 
En la visión de la CPT, a pesar de estar surgiendo miembros del Poder Judicial que incorporaron una visión social de su función, en su conjunto este Poder se ha mostrado en los hechos como el gran aliado del latifundio. La propiedad todavía es vista como un valor absoluto. Los datos sobre los desalojos judiciales hablan por sí solos. La detención de un gran número de trabajadores, acusados de asociación ilícita, cuando ya hay jurisprudencia consagrada que niega que la lucha por los derechos pueda ser considerada como tal, da el tono de la "imparcialidad" de buena parte del Poder Judicial.
 
Otro tema relevante destacado por la CPT es el trabajo esclavo, que a pesar de toda la acción de gobierno, también presenta considerable crecimiento. Fueron recibidas denuncias de 223 situaciones donde estaría habiendo ocurrencia de trabajo esclavo, involucrando un número de 7.560 personas. Un 51,7% más que el total del año 2002. Pará continúa siendo el estado con el mayor número de denuncias, 169 involucrando a 4.464 personas. Ochenta de estas denuncias fueron fiscalizadas y 1.765 trabajadores liberados.
 
Enlaces Brasileños
Organizaciones Políticas: Partido de los Trabajadores; Partido Comunista do Brasil; Partido Socialista de los Trabajadores Unificado - Democracia Socialista-PT - Estrategia RevolucionariaOrganizaciones Sindicales y sociales: Central Única de Trabajadores; Movimiento de los Sin Tierra; Sitios y Medios de Información: Agencia ADITAL (castellano-portugués); Revista Caros Amigos; Clip Pirata; Revista Correio da Cidadania; Revista Marxismo Revolucionario Atual (castellano-portugués); Rebelión-Brasil (castellano-portugués); Indymedia Brasil; GuevaraHome-Imprensa Alternativa (castellano-portugués); Outro Brasil; Luciana Genro
 
--oOo-- 
Solidaridad con Palestina
Enlaces:
 
 Música de fondo: Drao, Gilberto Gil
 
Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE
a nombre de J.G.P., en la Cuenta Corriente del BBVA: 0182  3344  24  0202889151
 
Publicidad del Servidor E-Listas










[Adjunto no mostrado: Br Gilberto Gil, Drao.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters