Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 181 al 210 
AsuntoAutor
nº 188 - Inquisici Andaluci
nº 189 - ONUMierda Andaluci
nº 190 - Balance E Andaluci
nº 191 - Resaca po Andaluci
nº 192 - ¡Jodeles! Andaluci
nº 193 - Crónica v Andaluci
nº 194 - Resistenc Andaluci
nº 195 - Brasil: L Andaluci
nº 196 - Brasil: D Andaluci
nº 197 - Chile, 30 Andaluci
nº 198 - Nacional Andaluci
nº 199 - Euskadi: Andaluci
nº 200 - Bolivia e Andaluci
Ante la encerrona Andaluci
nº 201 - Cuentos, Andaluci
nº 202 - Vísperas Andaluci
nº 203 - Tensa IU Andaluci
nº 204 - Cataluña Andaluci
nº 205 - 4D - Mamp Andaluci
nº 206 - Contra la Andaluci
nº 207 - Andalucía Andaluci
nº 208 - La Burla Andaluci
nº 209 - Brasil. E Andaluci
nº 210 - Segunda M Andaluci
nº 211 - Debate Es Andaluci
nº 212 - Sumarios Andaluci
nº 213 - Elec.14M Andaluci
nº 214 - Granada Andaluci
nº 215 - Trifulca Andaluci
nº 216 - Cuentas y Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 245     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nº 210 - Segunda Modernización - México - ¿Vascos unidos?
Fecha:Lunes, 29 de Diciembre, 2003  05:13:09 (+0100)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>

Por la Soberanía Nacional; por la República de Andalucía: NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA

nº 210
 
En este Correo:
 
Andalucía
*La Segunda Modernización, Isidoro Moreno
*El Gobierno deja pendientes trece leyes a pesar del récord legislativo
*Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para 2004: 460 Euros
*Chaves aboga por "tirar del carro" con Cataluña
*Ortega considera que “la solución para España es más Andalucía y no más Cataluña”
*El Remate, Andalucía Patética, Andalucía Libre
*España - Los presidentes de Madrid y Cataluña polemizan sobre quién es más solidario
*Cataluña - Las Cuentas Claras, Ramon Tremosa i Balcells 
*El Remate, Amnesia catalana y desvergüenza española, Andalucía Libre
*Euskadi - La izquierda abertzale propone una candidatura unitaria vasca
*México, La crisis de la izquierda y sus perspectivas, Edgard Sánchez
*Solidaridad con Palestina,
*Directorio de Andalucía en Internet,
*Música de fondo - Ayuda: ¡¡LA EXTRA!!
--oOo-- 
 
 
 Andalucía
La Segunda Modernización
Isidoro Moreno*
 
Propaganda de la Junta de Andalucía
 
El presidente Chaves acaba de enviar al Parlamento el texto sobre la “Segunda Modernización de Andalucía” elaborado, a petición suya, por veinte  expertos. En él se ha inspirado, como podía esperarse, el programa de gobierno del PSOE para las próximas dos legislaturas, añadiéndole algunas medidas sociales, que ya han sido calificadas en la prensa de electoralistas. No sería acertado, sin embargo, pensar que la significación del documento es sólo coyuntural; antes al contrario, en él están contenidos los diagnósticos, objetivos y estrategias, hasta ahora inexistentes o sólo implícitos, que van a cimentar la política gubernamental en Andalucía en los próximos años, si, como todo indica, el mismo partido va a seguir conduciéndola, sea en solitario o con alguna muleta irrelevante. Y sobre ellos, también, va a pivotar la anunciada propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía.
Aunque en unas pocas líneas no pueden analizarse en profundidad más de 150 páginas, sí conviene señalar, desde ya, que en ellas Andalucía no es definida como un “pueblo”, con identidad histórica y cultural, y mucho menos como una “nacionalidad” –que es el término que figura en el artículo primero del Estatuto vigente-, y ni tan siquiera como “comunidad”, sino como un territorio. Así de simple. Y de etnocida. La filosofía de la que se parte, compartida en los últimos tiempos por algunas revisiones, presentadas como progresistas, de nuestra historia contemporánea, es que aquí no ha sucedido nada realmente singular sino, más o menos, lo mismo que en otras partes de España, e incluso de Europa, aunque a un ritmo diferente. En todo caso, habría habido retraso pero no subdesarrollo, ni dependencia, ni una manera culturalmente diferenciada de vivir y expresar los problemas vitales. Esta homologación histórica acompaña a la homologación del presente: tendríamos hoy, aproximadamente, la misma situación, los mismos valores, los mismos deseos y los mismos problemas que los demás ciudadanos (¿no habría que escribir, mejor, consumidores?) europeos. Poco parece importar que nuestra renta sea apenas un 60% de la media de la UE, ni los costes sociales, humanos y de calidad de vida que produce la homologación en aquellos aspectos de la realidad en que sí se está produciendo convergencia: en el nivel de intolerancia, en la indiferencia ante los problemas que no sean los propios, en la marginación de los perdedores, en el aumento de la exclusión social de cuantos no triunfan en los diversos mercados en que, cada día más, consiste nuestra vida...
La asimilación acrítica de los valores de “nuestro entorno”, es decir de la competitividad y el éxito, constituye el objetivo estratégico a conseguir. Pero esto equivale, y hay que decirlo claramente, a la desaparición de Andalucía como pueblo y como cultura; a su conversión en un simple territorio desidentificado, que no por ello dejaría de ser periférico y que acentuaría su subalternidad respecto a los ámbitos centrales de Europa. Es ese objetivo el que explica que sean  definidos como obstáculos a superar algunos de los valores que son centrales en nuestra cultura, es decir, en nuestras formas de relación y posicionamiento en el mundo: la sociabilidad desinteresada, la identificación con lo propio, la importancia de las redes familiares y vecinales... Cuando se habla de “cultura” se hace casi siempre en abstracto, asumiendo que lo es aquello que se define, excluyentemente, como tal desde los centros de poder. Y en los pocos casos en que se menciona la cultura andaluza, ésta es valorada como “reclamo exterior”, desde una perspectiva descaradamente mercantilista que la despoja de su significación identitaria.
Los co-autores del documento no parecen sino disciplinados devotos de la sacralidad del Mercado, de la Globalización mercantilista –que es a lo que llaman Segunda Modernización- y de la supuesta “Sociedad de la Información y el Conocimiento” que, afirman, ha inaugurado una nueva era para la humanidad. Aunque a alguno de ellos pueda dolerle, esto es neoliberalismo puro y duro. Y, así, internet es convertido en el fetiche cuya presencia taumatúrgica va a solucionar todos los problemas, sobre todo si lo complementamos con el bilingüismo, que no consiste, como podríamos creer, en que nuestros jóvenes aprendan, de verdad, varios idiomas, sino en que nuestra enseñanza, a todos los niveles, se imparta tanto en español como en inglés, indistinta y obligatoriamente, y quizá también, aunque esto no se diga tan claramente, en que nuestra investigación se realice o publique sólo en inglés. ¿Habrá que recordar que nuestra lengua es hablada por muchas decenas de millones de personas en el mundo?. A esta fe ciega en el cosmopolitismo es a lo que Javier Muguerza llama cosmopaletismo.
Practicando sin complejos el darwinismo social –abandonar a su suerte a cuanto no sea competitivo- y rehusando a lo que somos –a nuestra cultura, resultado de un proceso de siglos- podremos avanzar, nos dicen, hacia la Segunda Modernización, globalizándonos a nosotros mismos. Nos invitan, pues, al suicidio colectivo como pueblo. Hace veinte años, se nos decía que deberíamos convertirnos en la California de Europa; ahora, se nos sugiere que seamos la Finlandia del Mediterráneo –ya que Finlandia ocupa, o mejor ocupaba hasta hace un año, el primer lugar en el uso de las nuevas tecnologías-. ¿No sería mejor que fuéramos, sencillamente, Andalucía, fijándonos como meta no la incorporación total al mercantilismo, sino una sociedad más humana, más justa y con mayor desarrollo cultural? Un debate riguroso sobre algo tan importante como esto parece de todo punto imprescindible.
 
*Catedrático de Antropología de la Universidad de Sevilla
 
 
 Andalucía
El Gobierno deja pendientes trece leyes a pesar del récord legislativo
La Cámara aprobó 46 normas, pero quedan en el tintero promesas del PSOE como la de Función Pública, Policía, Cooperación Territorial y Medio Ambiente
NICOL JIMÉNEZ. Europa Sur 
 
El Parlamento andaluz ha batido su récord legislativo en esta VI Legislatura que termina el próximo martes, pero el frenético ritmo de aprobación de normas, sobre todo en la recta final, se ve empañado por la ausencia de leyes importantes prometidas por el Gobierno andaluz y por su presidente, Manuel Chaves, hace ya cuatro años y hasta ocho, en el caso de la Ley de Función Pública Andaluza.

Los frutos legislativos de la VI Legislatura se resumen en un total de 46 normas, siete de las cuales son las leyes de presupuestos y de acompañamiento. El balance normativo sólo es comparable con la I Legislatura (1982-1986) y la V (1996-2000), si bien las 43 leyes que nacieron en la primera etapa se justifican por la necesidad de poner en marcha el autogobierno. En la V Legislatura se aprobaron 44, frente a las 30, de la II y las 24, de la III. La época de la pinza se saldó con sólo siete normas. De las 46 leyes aprobadas en esta VI Legislatura, siete nacieron como proposiciones de ley, es decir, que fueron planteadas por los grupos parlamentarios, y no por el Ejecutivo, mientras que las 39 restantes fueron a iniciativa del Gobierno andaluz. Sin embargo, éste ha remitido al Parlamento proyectos que no han podido completar todos los trámites por falta de tiempo.

Es el caso del proyecto de ley de creación del Cuerpo de Policía Andaluza, una de las exigencias de los andalucistas. La iniciativa fue aprobada por el Consejo de Gobierno y ya recibió allí las críticas de los socios del PSOE, el PA, que la considera poca ambiciosa por no incluir competencias como las de tráfico y seguridad ciudadana.

En la misma situación se halla el proyecto de ley que regula el régimen de las organizaciones interprofesionales agroalimentarias, la creación del Colegio Oficial de Educadores Sociales, el proyecto de ley de Fundaciones y el de creación del Comité Andaluz para la Sociedad de Conocimiento. Todas estas iniciativas han llegado a la Cámara, pero no van a ser aprobadas esta legislatura. Según el Gobierno, se retomarán en la próxima si los socialistas repiten éxito electoral.

Además de estos proyectos que han perecido en el camino por falta de tiempo, el Ejecutivo de socialistas y andalucistas tampoco ha presentado otras siete leyes prometidas por el presidente de la Junta, Manuel Chaves, en su discurso de investidura de 2000. Entre ellos están la ley de fomento y coordinación de la investigación científica y técnica, la de calidad y seguridad alimentaria, la de ahorro y eficiencia energética -pedida por activa y por pasiva por Los Verdes, socios electorales del PSOE en las pasadas elecciones- y la del fondo de cooperación municipal.

Además, el presidente de la Junta se comprometió a presentar en el Parlamento la Ley General de Medio Ambiente, cuyo borrador fue adelantado por este periódico y en el que se aboga por endurecer el control y la prevención medioambiental. El anuncio de la Consejería de que iba a remitir al Consejo de Gobierno este proyecto -aunque no se aprobará esta Legislatura- fue tildado de "electoralista" por PP, IU y PA, quienes criticaron que el Ejecutivo no cumple "sus deberes".

El proyecto de creación del Consejo Audiovisual de Andalucía (promesa electoral socialista y de Chaves para la legislatura) recibió el visto bueno del Consejo de Gobierno el pasado 17 de diciembre, pero no podrá aprobarse en el actual periodo de sesiones, ya que todos los grupos parlamentarios, salvo el PSOE, rechazaron su tramitación por el procedimiento de lectura única. La intención de los socialistas es aprobar un Consejo Audiovisual que actúe como autoridad independiente y vele por el respeto a los derechos, libertades y valores constitucionales y estatutarios en los medios audiovisuales, si bien no prevén que recoja medidas sancionadoras contra la telebasura, sobre la que sólo podrá emitir informes "preceptivos", que no vinculantes.

Otra de las leyes en el tintero es la de Función Pública. Según la Consejería de Justicia y Administración Pública, el retraso en este proyecto se debe a que el Gobierno central no ha aprobado aún la normativa básica estatal sobre esta materia. No obstante, el borrador de la ley andaluza ya está elaborado, aunque no cuenta con el consenso sindical, motivo -según la oposición y algunos sindicatos- por el que no ha afrontado aún los trámites parlamentarios.

Otras de las normas que no verá la luz en esta Legislatura es una de las piezas angulares en las que descansa el discurso de la Segunda Modernización, la Ley de Cooperación Territorial. El Ejecutivo prometió remitirla al Parlamento a principios de 2002, tras anunciarla Chaves en junio de 2001 en el debate sobre el Estado de la Comunidad. No obstante, la Consejería de Gobernación alega que no existe aún consenso entre los ayuntamientos. Esta norma deberá dar paso a la creación de nuevos entes territoriales similares a las comarcas y a la redefinición de las competencias de las diputaciones provinciales y los ayuntamientos.

De las siete leyes aprobadas en esta sexta Legislatura por iniciativa de los grupos, dos fueron reformas de la Ley de Creación del Defensor del Pueblo Andaluz, una de la Cámara de Cuentas y la Ley de Drogas, todas consensuadas por PSOE, PP, IU, PA y Grupo Mixto. Los socialistas plantearon y aprobaron la Ley de Sociedades Cooperativas Andaluzas, la que se regula la investigación en Andalucía con preembriones humanos no viables para la fecundación in vitro y la reforma de la Ley de Prevención y Asistencia en materia de Drogas.

Otra de las leyes anunciadas fue la de Fiscalidad Ecológica que, aunque no ha sido tramitada como tal, sí ha sido incluida, vía enmienda socialista, en la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos de 2004. Esta promesa del PSOE a Los Verdes se traduce en cuatro impuestos: al depósito de residuos peligrosos y radiactivos, las emisiones a la atmósfera y la contaminación del agua. La Junta pretende recaudar 40 millones con una medida cuya fórmula para ser aprobada ha sido criticada por la oposición y el CES por la falta de debate.
 
 Andalucía
Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para 2004: 460 Euros
Zaplana pretende convertir la miseria en propaganda
GARA
 
El Gobierno español mantiene uno de los salarios mínimos interprofesionales más bajos de la Unión Europea, sólo por encima de Portugal. La Carta Social Europea fija que el SMI debe situarse en el 60% del salario medio, lo que en el Estado español (con un salario medio también de los más bajos) debiera suponer unos 600 euros mensuales. Pese a ello, el ministro de Trabajo y portavoz del Ejecutivo de Aznar, Eduardo Zaplana, trató de presentar ayer como un elemento de propaganda positiva la fijación de este salario en 460,5 euros brutos mensuales (76.621 pesetas). Esto supone un incremento del 2%, subida que se sitúa por debajo del crecimiento del coste de la vida y que significa que quienes por su trabajo sólo perciben el Salario Mínimo Interprofesional y todas aquellas personas cuyas pensiones o ayudas públicas se calculan en función de porcentajes de este salario (los no amparados por la negociación colectiva y los perceptores de subsidios, prestaciones del FOGASA, rentas de inserción laboral y salarios sociales), volverán a perder capacidad adquisitiva un año más. Una pérdida que desde que el Partido Popular llegó al Gobierno español se ha elevado ya al 5%. A Eduardo Zaplana, que tras el Consejo de Ministros de ayer ofreció los datos con la mejor de sus sonrisas, cabría preguntarle si sería capaz de vivir tan sólo una semana con esos 460,5 euros. Y a los responsables autonómicos que fijan las ayudas sociales por debajo de esa cantidad, habría que negarles toda legitimidad para protestar ante las actuaciones del PP.-

Grafico: SMI del Estado español - Evolución y comparativa con Unión Europea

 Andalucía
Chaves aboga por "tirar del carro" con Cataluña y "modernizar" el Estado de las Autonomías
El presidente de la Junta cree que el sistema de financiación autonómica tiene que ser "único" para toda España

Sevilla. (EFE).- El presidente de la Junta y del PSOE, Manuel Chaves, abogó hoy por la "modernización" del Estado de las Autonomías desde la Constitución y los Estatutos y aseguró que la "alianza" de Cataluña y Andalucía puede "tirar del carro" del resto de comunidades para una propuesta "integradora y cohesionada".

En una entrevista con la Cadena Ser, Chaves se mostró convencido de que España "necesita una modernización" del Estado de las Autonomías que tiene que tomar como "bases la Constitución y los estatutos de las distintas regiones y nacionalidades". "Podemos hacer una alianza con Cataluña, pero no con carácter excluyente. Cataluña y Andalucía con presidentes socialistas pueden dar una visión integradora y cohesionada de la España diversa, es decir fortalecer mucho más este principio de la Constitución, que no es la visión del PP, ni la de Rajoy ni Aznar, que no creen en el Estado de las Autonomías", explicó. En este sentido, el presidente andaluz se mostró convencido de que Andalucía y Cataluña "pueden ser dos pilares que tiren del carro del resto de comunidades para hacer un Estado de las Autonomías tal y como se concibe en la Constitución". Además, consideró que los que opinan que Andalucía tiene poco que decir en el ámbito nacional mantienen una posición "acomplejada, que yo no tengo", y subrayó el peso político, demográfico y estratégico de la comunidad.

"Lo importante es que Maragall y yo creemos en el marco de la Constitución, en la unidad política de España basada en la diversidad de las autonomías, lo que nos puede llevar a un impulso de modernización del Estado de la Autonomías", señaló Chaves, quien estimó "imprescindible" el diálogo entre las regiones y el Gobierno a través de una conferencia de presidentes autonómicos. También abogó por convertir el Senado en una Cámara de representación territorial y por la presencia de la comunidades en la UE cuando se debaten competencias de las mismas. Respecto al sistema de financiación autonómica, afirmó que tiene que ser "único" para todo el país, "salvo los conciertos vasco y navarro", y esta idea -precisó- "no es incompatible" con la idea de Cataluña, Andalucía y de las comunidades que lo deseen de tener una agencia tributaria propia que se coordine con la Estatal, ya que de esta forma "mejora" la recaudación de los impuestos y se garantiza la autonomía financiera de las comunidades.

El mandatario socialista andaluz relacionó su concepción del Estado de las Autonomías con la propuesta de reforma del Estatuto andaluz, de la que dijo que es "bastante equilibrada y adaptada" a los cambios que se están produciendo en Andalucía.
 
 Andalucía
Ortega considera que “la solución para España es más Andalucía y no más Cataluña” 
ANDALUCIA24HORAS 26/12/2003
 
Ortega, el líder andalucista

El Secretario General del Partido Andalucista y candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Antonio Ortega, incidía, el viernes, en la necesidad de que “Andalucía recupere el protagonismo de 1979 y sea quien realmente tire del carro del equilibrio político y quien posibilite la vertebración del Estado”.

El líder andalucista subrayó, ante el apoyo manifiesto del Presidente Chaves a una alianza política entre Andalucía y Cataluña para la modernización del Estado de las Autonomías, que “para que Andalucía y el Estado no perezcan ante los continuos tirones de Barcelona, Bilbao y Madrid la única alternativa hoy es más andalucismo”. En este sentido, recordó como en el año 79, “Andalucía se posicionó como la única Comunidad con capacidad para generar una España equilibrada, con unas Comunidades Autónomas y pueblos en igualdad de derechos. Por eso –sentenciaría– la solución para España pasa precisamente por más Andalucía y no por más Cataluña”.

A juicio de Ortega, “según el papel que desempeñe Andalucía en la próxima legislatura, que se anuncia ya constituyente, dependerá que no nos instalemos en una España asimétrica, con una Andalucía sin el protagonismo que le corresponde por su peso y dependiente de los relaciones bilaterales que catalanes y vascos insisten en desarrollar con un Estado español, que se dice plural pero que se niega a reconocer las singularidades de todos los pueblos que lo componen. Por eso, –concluiría– corresponde a Andalucía debatir y consensuar sus propias propuestas”.
 
El Remate
Andalucía Patética
Andalucía Libre
Patético resulta el pronunciamiento de Chaves intentando asociarse al Programa Maragall-Carod; incluso hablando de "alianzas". Debe contar con que nadie se lea el Programa del nuevo Gobierno catalán o con que el proyecto se vaya diluyendo por obra y gracia de Maragall o con que el PP retome el ejemplo de Canovas y de la mano de Rajoy haga tras las elecciones generales un nuevo encaje para mantener cómoda una Cataluña privilegiada en España. Ya no es sólo que su proyecto de Agencia Tributaria andaluza se parezca a la de Carod-Maragall como un huevo a una castaña.
 
Resulta que Chaves reincide en defender a la "España uniforme", mientras que el eje del discurso de Maragall-Carod es precisamente el "España a la carta". Es cierto que los dos caben en el marco de la Constitución española -según se interprete y si se aceptan sus limites- pero ello no impide que sean radicalmente opuestos en su enunciación y en sus objetivos. Lo que están defendiendo ahora ERC y las versiones catalanas del PSOE e IU es una Cataluña con algunos espacios de decisión política propia añadidos y sobre todo con más recursos económicos, obtenidos a base de reducir sus contribuciones (pagar menos, recibir más). Lo que practica y defiende Chaves en Andalucía es una sola política a nivel español y administrar la dependencia, tirando a base de caridad (que es cuando lo que se recibe, presentado como "solidaridad" no es voluntario, resulta ridículamente limitado, omite lo que se ha dado y se da como contraprestación y además no se admite conceptualmente como devolución). Quizá radique la coincidencia en que Chaves de antemano ya asume que hipotéticos nuevos recortes se sumen a las miserias actuales y en seguir vendiendo imperturbable, incluso en ese contexto, su Andalucía Imparable.
 
Si Chaves produce grima, lo de Ortega y el PA roza el esperpento. Ahí es nada ver a un presunto y pretendido "nacionalista" reproducir una versión cateta del discurso españolista del PP (hasta anteayer también de uso habitual por el PSOE y con el añadido "federal", del PCE-IU). Quizá si Ortega no se preocupara tanto por "España" (y por las poltronas que van unidas a esa adhesión) encontraría ocasión para inquietarse algo por Andalucía y defenderla con coherencia. Así puede que no nos sorprenderíamos al enterarnos de que -siempre según Ortega- Andalucía ya ha tenido "igualdad de derechos". Vistos sus efectos, no cabe mejor argumento para reclamar a gritos la desigualdad. Pero entonces Ortega no sería Ortega; ni el PA sería el PA. Si patético resulta que Andalucía tenga un presidente como Chaves, ¿qué cabe decir del líder de un partido que se llama andalucista y más bien parece que debiera denominarse "españolista"?.
 
Un nacionalista de verdad y no de pega, como Ortega, tendría que empezar diciendo que España le importa un carajo (y si no lo decía, por aquello de las buenas maneras, darlo a entender) y en lugar de andar prostituyendo a su país ofreciéndolo al Estado español, preocuparse por articular una propuesta de coyuntura sobre la relación bilateral Andalucía-España realmente acorde con los intereses andaluces. Una relación que fuera tremendamente, implacablemente, abrumadoramente, rigurosamente... asimétrica en favor de Andalucía. Ortega, sin embargo, está al mismo nivel que Clavero Arevalo; que se permite pronunciarse contra la extensión de un "sistema de conciertos económicos". ¿Es simple falta de inteligencia, cultura e imaginación o simple translación pontifical de la cobardía política y el histórico sometimiento de la burguesía andaluza?. ¿Tan difícil resulta pensar o plantear, por ejemplo, que dado que Andalucía se encuentra por debajo de la media del actual Estado español en bienestar social y grado de desarrollo económico -medible a partir de una serie de indicadores socioeconómicos objetivos (desempleo, nivel de precariedad, desequilibrios económicos, déficits de equipamientos e infraestructuras, población, necesidades de la caja de la seguridad social andaluza...)- Andalucía cuantificara su cupo negativo en su Concierto y recibiera transferencias netas por esa cantidad del Fondo de Compensación español en aplicación de los principios de devolución histórica, solidaridad y discriminación positiva?. ¿Acaso se han olvidado Ortega, Clavero y los que van en su cuerda, que el subdesarrollo andaluz se creó y engordó al amparo de una Hacienda estatal única?. Más bien parece que lo que no hay en ninguno de ellos es el mínimo valor para plantear la ecuación en los únicos términos políticamente convenientes para Andalucía.
Ver: La Burla Chaves y Maragall y Carod en Luna de Miel
 
 España
Los presidentes de Madrid y Cataluña polemizan sobre quién es más solidario
Esperanza Aguirre y Pasqual Maragall fueron ayer recibidos por el Rey en el Palacio de la Zarzuela
AGENCIAS - Madrid

La presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre (PP), y el presidente de Cataluña, Pasqual Maragall (PSOE), polemizaron ayer sobre la "solidaridad" de sus respectivas comunidades en declaraciones a los medios de comunicación al término de las audiencias que ambos mantuvieron con el Rey.

Los dos últimos presidentes autonómicos en tomar posesión de sus cargos fueron recibidos ayer por Don Juan Carlos en el Palacio de la Zarzuela y cumplieron así con la cortesía institucional de visitar al monarca.

Aguirre, que fue recibida por Don Juan Carlos poco antes del mediodía, declaró a los periodistas que había transmitido al Rey el talante solidario de los madrileños con el resto de las autonomías, aseguró que Madrid es "la comunidad más solidaria de España" y puso como ejemplo de ello que cada madrileño contribuye a la solidaridad general "cuatro veces más, por ejemplo, que cada catalán". Una hora más tarde, Maragall comparecía ante los mismos periodistas tras haber explicado al Rey "los ejes fundamentales" de su gobierno y -al ser preguntado por las manifestaciones de la presidenta madrileña- contestaba irónicamente: "Su fuerte no son las matemáticas, ni la economía que yo sepa". "Es una mujer enormemente agradable, simpática; puedo decir que es una buena amiga", afirmó Maragall, tras recordar que ambos se conocen desde que eran tenientes de alcalde de Madrid y Barcelona, pero añadió que "sus números no están muy al día".

Maragall afirmó que el grado de solidaridad que Cataluña ha mantenido durante 25 años es muy alto y que, ahora, "hay que dirigirse a una regulación de las transferencias económicas entre Autonomías dentro del Estado en términos más de objetivos que de pasado", como "Alemania y otros países".
El presidente de la Generalitat indicó que en la reunión con el Rey, que duró 45 minutos, se habían abordado "los temas más importantes, entre ellos, por supuesto, el Estatuto y la Constitución". Explicó Maragall que su encuentro con el Rey, que él calificó de "reencuentro", fue "muy emotivo" y "cordial" y recordó que entre ambos existe "una antigua relación de respeto, por mi parte, y de amistad mutua". "Como es lógico, el encuentro de hoy ha sido muy distinto de los anteriores", indicó el político socialista para añadir a continuación que "en algunas ocasiones había imaginado que esta ocasión podía llegar". En la audiencia, añadió Maragall que manifestó ante el Rey "los gestos que deben de expresar gráficamente el contenido de nuestro programa". Maragall reiteró que la reunión con el Rey se había conducido de un modo "muy emotivo y muy agradable" y a ello contribuyó que, al final, acudieran a saludarle la Infanta Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarín, que pasan estos días navideños en la residencia de los Reyes.

Por su parte, Aguirre explicó que le había transmitido al Rey "la lealtad" del Ejecutivo madrileño hacia la Corona española, de la que dijo representa "el símbolo de la unidad nacional", y había detallado al monarca los proyectos principales que piensa llevar a cabo en esta legislatura, de acuerdo con el programa de su partido.

 
 Cataluña
Las Cuentas Claras
Ramon Tremosa i Balcells
Profesor de Teoría Económica de la Universidad  de Barcelona
EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

La Agencia Tributaria del Ministerio de Hacienda controla informativamente todos los ingresos de los contribuyentes, por pequeños que sean. Pero ¿sabemos dónde van a parar nuestros impuestos?. En las páginas web de la Agencia Tributaria y de los diferentes ministerios, las estadísticas territoriales de recaudación de los impuestos son escasas y anticuadas, y brillan por su ausencia las informaciones sobre dónde y cuánto gasta e invierte el Estado en las diferentes comunidades autónomas.

El déficit fiscal, una magnitud creciente

En los últimos años, los catalanes estamos sufriendo un desequilibrio creciente entre lo que pagamos al Estado español en impuestos y lo que el Estado gasta e invierte en Cataluña, desequilibrio que los economistas llamamos déficit fiscal. Este déficit fiscal no deriva de un exceso de aportación de impuestos de la ciudadanía catalana al Estado español, sino de una insuficiencia significativa en la recepción de inversiones y de servicios públicos por parte del mismo.

La magnitud creciente de este déficit fiscal catalán con el Estado español limita el crecimiento económico catalán, es la causa principal de la insuficiencia de infraestructuras de transporte que padece Cataluña y también perjudica con incidencia creciente los servicios sociales catalanes (pensiones, guarderías, listas de espera, residencias...)

Asimismo, el gran esfuerzo solidario de Cataluña con el Estado español no está sirviendo para que las regiones menos productivas de España se acerquen a Europa, sino para que Madrid crezca de manera espectacular. Por ello, es imprescindible disponer de la información pública anual sobre cuánto recauda y cuánto gasta e invierte el Estado en cada comunidad autónoma, lo que se conoce como balanzas fiscales, como se hace en los países más avanzados.

Solidaridad y crecimiento

El Gobierno del PP siempre se ha negado a publicar las balanzas fiscales de las comunidades autónomas, a pesar de que existen reiterados mandatos del Congreso. En los últimos años del Gobierno del PSOE, gracias a la presión de CiU, se facilitó información a un grupo de profesores universitarios para calcular y publicar dichas balanzas. Hoy disponemos de las mismas rigurosamente elaboradas para el periodo 1991-1996 por Antoni Castells (Universidad de Barcelona), Ramón Barberán (Universidad de Zaragoza) y otros.

A partir de 1999 la Generalitat ha dejado de publicar su cálculo del déficit fiscal de Cataluña con el Estado, que venía publicando desde 1984, en lo que constituye uno de los episodios más tristes de la supeditación del último Gobierno de CiU a los mandatos del PP.

Gracias al catedrático gaditano Julio Alcalde disponemos de la más reciente estimación del déficit fiscal catalán (gráfico superior): dichas cifras suponen un 8,8% del PIB catalán del 2000, un 9,3% en el 2001 y un 10,3% en el 2002, máximo histórico de aportación al Estado en porcentaje de la generación anual catalana de riqueza.

En Alemania, en cambio, se estima que unas aportaciones de los estados federales a la caja común de solidaridad superiores al 4% de su PIB regional erosionan su capacidad de crecimiento económico futuro. Por esta razón el Tribunal Constitucional alemán ha fijado este máximo como límite a la solidaridad interterritorial.

Todo nuevo modelo de financiación debería poner límite al déficit fiscal catalán (aquí radica la principal crítica al modelo pactado en el 2001 por PP y CiU), reduciendo a la mitad la aportación catalana al Estado para hacer compatible solidaridad y crecimiento. Quien perdería no serían las comunidades menos ricas del Estado, sino la principal destinataria de las faraónicas inversiones del Gobierno español en los últimos cuatro años: la Comunidad Autónoma de Madrid.

El déficit fiscal de Madrid es ficticio

Paralelamente al silencio oficial, están apareciendo en Madrid artículos de prensa e informes económicos en donde se postula que la Comunidad de Madrid sufre también un gran déficit fiscal con el Estado, que incluso sería superior a la secular aportación catalana de fondos sin contrapartida. Con esta operación pretenden zanjar todo tipo de debate al respecto.

Y es precisamente aquí donde radica la causa principal del estancamiento económico catalán en contraste con el espectacular despegue madrileño: sólo Cataluña sufre año tras año déficit fiscal con el Estado, puesto que el de Madrid es ficticio.

Por lo que se refiere a los impuestos recaudados en Madrid, en el cálculo de su balanza fiscal con el Estado, hay que depurar lo que se llama efecto sede: muchas empresas tienen sus fábricas y facturan en otras comunidades, pero su sede fiscal está en Madrid y sus impuestos se imputan íntegramente en esta comunidad. En ella se recaudaron ocho de los 17 billones de pesetas que ingresó el Ministerio de Hacienda (memoria de la Agencia Tributaria de 2000: último año disponible), porcentaje muy superior al 17,5% que Madrid aportó al PIB español en el 2000.

Existe el riesgo de que los impuestos imputados a la comunidad sean más altos de los realmente aportados.

La ‘trampa’ de la balanza madrileña

Pero el principal truco de la balanza fiscal de la Comunidad de Madrid radica en la imputación territorializada de la inversión y del gasto público del Estado. Lo procedente sería imputar estas cantidades de acuerdo con el criterio de imputación llamado del flujo monetario: si el teatro Real se ha construido en Madrid, su coste hay que imputarlo íntegramente en la Comunidad de Madrid. Curiosamente, en cambio, todos los estudios que concluyen que el déficit fiscal de Madrid es muy superior al catalán utilizan el criterio de imputación llamado del beneficio: si el teatro Real es para todos los españoles, hay que repartir la inversión entre todas las comunidades.

Lo mismo sucede con los gastos de los 400.000 funcionarios de Madrid, cuyos ingresos provienen de todo el Estado: no imputarlos en su gran mayor parte a Madrid y diluirlos entre todas las comunidades altera de raíz el cálculo de su balanza fiscal y distorsiona completamente el saldo. Así, gracias a un criterio muy poco defendible técnicamente según la literatura económica, el déficit fiscal de Madrid con el Estado es tan astronómico como ficticio (véanse, en este sentido, las críticas del economista Ángel de la Fuente sobre la utilización del criterio del beneficio para el cálculo de las balanzas fiscales: FEDEA, 2001).

Curiosamente, en el debate sobre las balanzas fiscales se echan en falta referencias al trabajo más riguroso publicado en España hasta hoy, Las balanzas fiscales de las CCAA, 1991-1996 (Ariel, 2000), de Antoni Castells y otros. Según éste, en esos años y de acuerdo con el criterio del flujo monetario, la Comunidad de Madrid presentó (en porcentaje de su PIB) un saldo fiscal medio con el Estado igual a cero, frente a un déficit fiscal catalán con el Estado del 7% anual de nuestro PIB. Hoy, pues, ninguna estadística es más importante para Cataluña que la actualización y el debate sobre las balanzas fiscales.
 
El Remate
Amnesia catalana y desvergüenza española
Andalucía Libre
Al Presidente Maragall le ha dado políticamente un oportunisimo ataque de amnesia histórica. Dice que en lo tocante a las desigualdades nacionales dentro del Estado español hay que mirar "más en términos de objetivos que de pasado". Borrón y cuenta nueva; pelillos a la mar; aquí paz y después gloria. Y lo dice, no el día después de proclamar la independencia de Cataluña sino saliendo de entrevistarse amigablemente en Madrid con el ultimo exponente de la dinastía Borbón.
 
A ese respecto, decíamos en Andalucía Libre en Mayo de 2001: "La situación diversa de las diferentes naciones del Estado no es un hecho que provenga de una coyuntura inmediata. Tiene profundas raíces históricas y ha de analizarse con parámetros de similar naturaleza para ser rigurosos. Es la historia la que ha hecho a unos ricos y a otros pobres; es la historia también la que ha determinado unas relaciones u otras con y en el Estado español. No necesitamos remitirnos al pago de las parias taifas a la Corona de Castilla. Simplemente habremos de recordar que, mientras a unos sus fueros o su pobreza de entonces los mantenían exentos de cargas, otros como los andaluces cargaban con el peso de los tributos hasta la extenuación (hasta el punto de animar movimientos como el de Medina Sidonia y Ayamonte en 1641) para sostener a la Monarquía Habsburgo. Habremos de recordar lo que supusieron el vino de Jerez, el plomo de Almería, el cobre de Huelva... para el mantenimiento de la Hacienda borbónica y luego las remesas de nuestros emigrantes o nuestro mercado cautivo para el despegue industrial de otros. La llamada deuda histórica, el censo no reconocido, el robo español de los fondos europeos... son sólo los últimos eslabones de una cadena que se remonta muy atras. Ahora que el mercado interior se hace europeo, conviene tener presente que los papeles de cada cual no se adjudicaron ayer.
 
Además, convendría recordar también que la tributación puede hacerse en un sitio sobre beneficios y patrimonios adquiridos en otros y que el balance fiscal es sólo una parte del balance economico. Para situarlo en su justa proporción habría que acompañarlo y sumergirlo con otros elementos como los que pueden derivar del control de los recursos del ahorro, del intercambio desigual o de las ventajas diferenciadas que pudieran obtener y haber obtenido unos sectores económicos u otros en función de su entidad y cercanía a los círculos neurálgicos del poder político y económico (acabamos de tener un ejemplo claro de ello con el abandono español del sector pesquero andaluz o podemos remontarnos a la negociación de la entrada en la UE, etc)."*
 
Se entiende que a alguien tan "moderno" como Maragall -el que sustituye a los Países Catalanes por la "Euroregión"- todo esto de los pleitos históricos le resulte incomodo, superado. Suele ocurrirle a quienes se sienten ganadores y además son propensos al pasteleo. Entenderá también seguramente el Presidente Maragall que quienes se saben perdedores no tengan hacia la historia de su derrota y de su expolio la misma actitud. Olvidar la cuantía de las deudas y de donde provienen sería de tontos.
 
Si lo de Maragall tiene tomate, lo de Aguirre -la presidenta de esa cosa que se llama "Comunidad de Madrid"- es desfachatez en estado puro. ¡Alardear de "solidaridad", una presidenta de ultraderecha que ejerce su magistratura en una creación institucional artificial prefabricada en la Transición para mejor sostener España, escindiendo Castilla!. Madrid es un subproducto histórico de la Corte Habsburgo primero y de la Borbónica después, a las que les debe el pasar de aldehuela a capital; una criatura nacida y engordada bajo la protección de España; un vampiro nutrido a partir de la rapiña y que aún hoy se desarrolla gracias a la promoción y el favoritismo español. Las declaraciones de Aguirre muestran bien hasta donde puede llegar la desvergüenza y el cinismo del parásito. Puesta en esos términos, mejor haría en ir pensando cuando devolverá a Andalucía, por ejemplo, los bienes andaluces que tiene en sus museos (desde el Arqueológico al Prado, pasando por el Militar). Porque, llegado el día de nuestra independencia, no creerá la Sra. Aguirre que nos vamos a olvidar en Madrid la Dama de Baza, la espada de Boabdil; o los Velazquez, Murillo o Zurbaran (más nuestra parte de lo que hay en el Prado, el reina Sofía, la Biblioteca Nacional, etc). Habra que ir preparando el inventario...
 
 
 Euskadi
propuesta ante las elecciones españolas
La izquierda abertzale propone una candidatura unitaria vasca
La izquierda abertzale hizo ayer pública una oferta transmitida a «los agentes políticos, sociales y sindicales» abertzales para conformar una candidatura conjunta a las elecciones españolas en defensa del derecho de autodeterminación de Euskal Herria. Arnaldo Otegi repitió en varias ocasiones el carácter histórico del momento, aseguró que la oferta está fuera del «juego politiquero» y destacó que «aquí hay una oportunidad firme para cambiar el escenario». El ofrecimiento se hizo con cuidada solemnidad, y para su anuncio ante los medios se eligió la torre de Telesforo Monzón en Bergara.
Iñaki IRIONDO BERGARA GARA
 
«La izquierda abertzale cree que existen condiciones suficientes» para «constituir, entre todas las fuerzas favorables al derecho de autodeterminación, una candidatura única para presentarse a las elecciones españolas». El llamamiento lo realiza no sólo a los partidos, sino también a «los agentes políticos, sociales y sindicales». El objetivo de dicha candidatura sería constituirse «en la interlocución nacional» de Euskal Herria ante el Estado español, con el fin de «abrir un proceso de negociaciones para que sea respetado el derecho de autodeterminación de nuestro pueblo». Arnaldo Otegi explicó que esta propuesta había sido ya puesta en conocimiento de sus destinatarios antes de hacerla pública.

La presentación ante los medios se realizó con solemnidad. En la torre de Telesforo Monzón ­firme defensor de la unidad abertzale­, con la ikurriña, la bandera de Nafarroa y el Arrano Beltza de fondo, y junto a la característica makila del líder político bergarés y la histórica foto en la que el ex ministro del Gobierno Vasco del 36 se abraza con Argala. Ejerció como introductor de la propuesta José Luis Elkoro, ex alcalde de Bergara y ex miembro de la Mesa Nacional de HB que en su día lideró el unitario movimiento de alcaldes. El texto fue leído en euskara por Rafa Díez Usabiaga, secretario general de LAB, y en castellano por el mahaikide Arnaldo Otegi. Junto a ellos se sentaron Jon Idigoras, Arantza Arruti, Josu Ormaetxea, Pernando Barrena, Emile Laplacette y Xabi Larralde.

Una vez dado a conocer el emplazamiento, Arnaldo Otegi lanzó un llamamiento a «la responsabilidad y la prudencia a la hora de responder» al mismo. Destacó que «ésta no es una propuesta para responder por los medios ni para decir sí o no. Esto no es un juego mediático ni es un juego politiquero. Aquí hay ­apostilló­ una oportunidad firme para cambiar el escenario». El dirigente independentista subrayó que «en la historia de este país son escasos los días en los que somos capaces de construir la esperanza y construir oportunidades históricas». Por ello, pidió «con humildad» a los agentes emplazados y a los medios de comunicación «que se esté a la altura de las circunstancias y que no se juegue con esto con frivolidad ni con interés saboteador».

La propuesta hecha pública ayer por la izquierda abertzale se basa en que en este momento «no está en juego el color ni el modelo de nuestro pueblo», sino que «es nuestro pueblo lo que está en juego». Desde esa perspectiva, considera que ahora no es tiempo de subrayar las diferencias entre los agentes sino de «sumar fuerzas y encarar un proceso que garantice una paz estable y duradera, sustentada en nuestro derecho a decidir libre y democráticamente nuestro futuro». La izquierda abertzale considera que «ha llegado el momento de actuar con valentía y honestidad política», y resaltan que «lo hecho hasta ahora no es suficiente, hay que hacer más». Tras apuntar que «ha llegado el momento de decir con rotundidad y en voz alta que los vascos no somos parte del territorio español», el documento de la izquierda abertzale hecho público ayer señala textualmente que «estamos seguros, además, que la consolidación de esta iniciativa nos acerca a la paz y a la democracia». El texto recoge la convicción de que «los agentes políticos, sociales y sindicales no podemos dar la espalda a una exigencia hoy mayoritaria en nuestro pueblo» y concluye que «sería incomprensible dejar pasar esta ocasión».

 
Documento
Candidatura única en defensa del derecho de autodeterminación para Euskal Herria
Euskal Herria vive momentos difíciles y, al mismo tiempo, esperanzadores. Estamos en una encrucijada política en la que la esperanza está representada por los sectores mayoritarios de nuestro pueblo que luchan y trabajan por reconquistar el derecho a la palabra y la decisión.

Por otro lado, estas ansias de democracia, paz y autodeterminación son respondidas tanto por el Estado español como por el francés con la represión, el insulto y la humillación. Nuestras señas de identidad (la lengua, la cultura, las instituciones y la economía) están siendo salvajemente agredidas por parte de ambos Estados.

Siendo ésta la situación, los agentes políticos, sociales y sindicales tenemos la gran responsabilidad de dar un paso adelante, en la dirección que demanda y quiere la mayoría de los ciudadanos.

Nos corresponde a nosotros, abertzales y sectores que apuestan y defienden el derecho a la autodeterminación, la responsabilidad de unir fuerzas en esta situación.

La gravedad de esta situación no debe de ocultar las grandes diferencias que existen entre nosotros, en materia económica, en modelo social o en estrategias, pero no es el momento para buscar las diferencias. Deben de ser aparcadas para hacer frente a la actual situación. No está en juego el color ni el modelo de nuestro pueblo. Es nuestro pueblo quien está en juego. Es nuestra propia existencia la que se quiere poner en peligro, nuestro idioma, nuestra cultura, nuestro tejido económico, nuestra presencia en Europa.

Esta es la razón por la que proponemos una candidatura única de cara a las próximas elecciones españolas. Hay que dejar de lado las divisiones y los desencuentros para sumar nuestras fuerzas y encarar un proceso que garantice una paz estable y duradera sustentada en nuestro derecho a decidir libre y democráticamente nuestro futuro.

Hace unas semanas planteamos con solemnidad, en el pabellón Anaitasuna de Iruñea, que la izquierda abertzale extiende su mano a todos aquellos agentes políticos, sociales y sindicales, sin excepción, que quieran iniciar un proceso de diálogo para la superación del conflicto político. La propuesta que hacemos hoy se sitúa en esa misma dirección, en la dirección de construir instrumentos y compromisos colectivos que nos lleven a la solución del conflicto definitivamente.

El pueblo vasco debe recuperar la llave de nuestra casa. Esta iniciativa es una buena oportunidad. En definitiva, creemos con sinceridad que ha llegado el momento de actuar con valentía y honestidad política. Lo hecho hasta ahora no es suficiente, hay que hacer más. Ha llegado el momento de decir con rotundidad y en voz alta que los vascos no somos una parte del territorio español. Que somos una nación y que tenemos derecho a decidir tanto nuestras relaciones internas como externas. Las próximas elecciones españolas nos ofrecen una gran oportunidad para avanzar en esa dirección. Estamos seguros además de que la consolidación de esta iniciativa nos acerca a la paz y a la democracia.

La izquierda abertzale cree que existen condiciones suficientes para dar este paso. Los agentes políticos, sociales y sindicales no podemos dar la espalda a una exigencia hoy mayoritaria en nuestro pueblo. Estamos ante una oportunidad y una ocasión inigualable para ganar la batalla definitiva al Estado español e instalar un escenario de paz y libertad para Euskal Herria. Sería incomprensible dejar pasar esta ocasión.

En consecuencia, hacemos una llamada al conjunto de sectores abertzales y democráticos en torno a esta propuesta:

PROPUESTA: Constituir entre todas las fuerzas favorables al derecho de autodeterminación una candidatura única para presentarse a las elecciones españolas. Dicha candidatura se convertiría en la interlocución nacional del pueblo vasco en lo que respecta al Estado español. El objetivo de la candidatura sería, representando a Euskal Herria, abrir un proceso de negociaciones con el Estado español para que sea respetado el derecho de autodeterminación para nuestro pueblo. -

16 diciembre 2003, Torre Olaso BERGARA
La lista proautodeterminación tendría doce diputados sólo con igualar cifras anteriores
·Extrapolando datos de las pasadas estatales y autonómicas, PP-UPN tendría 7 u 8, y el PSOE, 5. La unión ofrecida por la izquierda abertzale parte de un bloque de unos 820.000 votantes.
Ramón SOLA IRUÑEA

El bloque por la autodeterminación propuesto por la izquierda abertzale de cara a las elecciones de marzo en el Estado español se convertiría sin duda en la primera fuerza en Euskal Herria. Según la extrapolación de los últimos resultados electorales, tanto los de las estatales de 2000 como los de las autonómicas de 2001 y 2003, en términos meramente cuantitativos esta unión alcanzaría entre once y doce diputados, dejando a PP-UPN en 7 u 8, al PSOE en 5, sin contar el efecto multiplicador de una propuesta de este tipo. Sería primera fuerza en tres herrialdes y segunda en Nafarroa.

Un ejercicio aritmético de política virtual consistente en sumar los votos de las formaciones partidarias de la autodeterminación que han concurrido a las últimas elecciones concluye que la coalición planteada por la izquierda abertzale anteayer en Bergara sumaría once o doce diputados en Madrid sólo con repetir sus actuales apoyos, cerca de 820.000 en los últimos comicios autonómicos celebrados (en mayo de 2001 en Álava, Vizcaya y Guipúzcoa, y en mayo de este año en Navarra). Similar resultado se obtiene a partir de la extrapolación de los resultados de las últimas elecciones estatales, celebradas en 2000. Aplicando a la izquierda abertzale el voto computado como nulo en las pasadas autonómicas ­en aquellas generales se limitó a abstenerse­, y sumándole los apoyos logrados entonces por PNV y EA en solitario ­parece improbable que otras formaciones como IU entraran en esta fórmula­, la candidatura proautodeterminación sumaría un escaño en Araba, cinco en Vizcaya, cuatro en Guipúzcoa y uno en Navarra, donde no quedaría muy lejos de arrebatar otro a UPN.

Al margen del simple logro de escaños, quedaría claro que los defensores de la autodeterminación son la primera fuerza con diferencia en Araba ­donde el PP ganó en 2000­, Vizcaya y Guipúzcoa, y pasarían a ser segundos en Navarra, superando a la opción del PSOE.

El resultado en diputados de este bloque de fuerzas abertzales y progresistas ganaría todavía un puesto más si la extrapolación se hace en base a los resultados de las últimas autonómicas. La suma de los apoyos de PNV, EA y EH el 13 de mayo de 2001 ascendió a 76.312 votos en Araba, a 395.198 en Vizcaya y a 271.020 votos en Guipúzcoa respectivamente. Y la de los acumulados en Navarra el pasado 25 de mayo entre el voto nulo propugnado por AuB y los respaldos a las listas de Aralar, PNV-EA y Batzarre alcanzó los 76.000.

Con estas cifras y la aplicación de la Ley D'Hont, la unión planteada en Bergara daría como fruto doce diputados favorables a la autodeterminación en el Congreso de los Diputados: uno por Navarra (con los resultados actuales el segundo queda apenas a 4.000 votos vista), dos por Araba (uno más de los logrados según la extrapolación de las últimas estatales), cuatro por Guipúzcoa y cinco por Bizkaia. En estos dos herrialdes, los abertzales conseguirían una nítida «mayoría absoluta» sobre PP y PSOE en el reparto de escaños. Este cálculo meramente aritmético y sin valor científico no tiene en cuenta otras cuestiones que podrían jugar en favor de la lista conjunta, como el lógico efecto multiplicador del que se suelen beneficiar este tipo de coaliciones. De hecho, en la extrapolación basada en las anteriores estatales hay que recordar que entonces EA y PNV concurrieron aún por separado. Y también se podría ver favorecido por el «efecto imán» creado habitualmente por este tipo de alianzas, como quedó de manifiesto en los comicios de octubre de 1998, tras la firma del Acuerdo de Lizarra-Garazi. Además, las cifras de las últimas elecciones en Navarra, base para la extrapolación en ese herrialde, quedaron condicionadas por la ilegalización. La interlocución vasca tendría ante Madrid más fuerza incluso que IU.

En el supuesto de que la propuesta de la izquierda abertzale prospere, al día siguiente de las elecciones el bloque vasco que acudiría a Madrid a reclamar la autodeterminación sería seguramente de facto la cuarta fuerza en la principal cámara legislativa estatal, cuando no la tercera. De hecho, en la actualidad sólo hay tres grupos que tengan más diputados que los once o doce previsibles: el PP, que cuenta con mayoría absoluta de 183 escaños; el PSOE, que tiene 125; y CiU, que cuenta con 15 y para el que se prevé un bajón importante en la línea de los resultados de las recientes elecciones en Cataluña. La lista abertzale superaría así a IU, que pese a su carácter de formación con amplio asentamiento en el conjunto del Estado no dispone más que de ocho escaños en la llamada Cámara Baja española. Allí, hoy día la formación vasca con más representatividad es el PNV, que tiene siete diputados. EA cuenta sólo con uno. Ambos quedan en franca minoría ante los diez logrados en marzo de 2000 por PP-UPN y los seis del PSOE en los cuatro herrialdes.

Reacciones:

 
 
México
La crisis de la izquierda y sus perspectivas
Edgard Sánchez*
 
El resultado de las elecciones del 6 de julio evidenció la crisis de perspectivas de la mayor parte de la izquierda expresada en el terreno electoral e institucional y representada, básicamente, por el PRD. La renuncia de Rosario Robles a la presidencia del PRD responde no simplemente a no haber alcanzado el 20% propuesto para esos comicios, al exceso de gastos de campaña y el necesario plan de austeridad que le impone al partido (lo que es frecuente que ocurra después de cada campaña) o menos aún a la explicaciones vulgares relativas a las conductas personales de dirigentes partidarias como Rosario (explicaciones que nunca se utilizan cuando se trata de dirigentes varones). Se trata, en realidad de la crisis de una perspectiva estratégica, representada por el PRD, y probablemente el inicio del fin del ciclo de hegemonía de una forma de pensamiento y acción políticas en la izquierda.
 
La sobre valoración de lo electoral
 
La lucha de décadas contra el régimen del PRI enfrentó siempre la cerrazón autoritaria y la falta de democracia. Esto fue perfilando una constante en cada lucha que reclamaba por tanto, derechos democráticos y desde el reconocimiento de la izquierda en el terreno electoral (como antes para la derecha representada por el PAN), el respeto al voto y finalmente lograr la salida del PRI del gobierno y conseguir la alternancia en el gobierno. El programa de la revolución democrática fue centrándose, así, cada vez más en la participación electoral. Cárdenas tiene el mérito de haber demostrado y convencido a la izquierda de que era posible la derrota del PRI por la vía electoral, una perspectiva que incluso después de la reforma política que reconoció a la izquierda no parecía viable si no era en el marco de una ruptura democrática y revolucionaria.
 
Pero este peso de la perspectiva electoral y la alternancia en el programa democrático se fueron convirtiendo en vez de un paso necesario para la conquista del resto del programa social y económico de la izquierda en un objetivo en sí mismo. Para ello contribuyó el hecho de que la fundación del PRD implicara el abandono del programa socialista, propio de la mayoría de las organizaciones y corrientes que se disolverían en su seno y la adopción de un nuevo programa que, aunque gustara de llamarse en términos periodísticos y mediáticos, representativo de la izquierda lo fuera en forma abstracta y general pero más bien propio del cardenismo de izquierda y obviamente no de la izquierda socialista.
 
Como la fundación del PRD coincidió con la caída del Muro de Berlín, el abandono del paradigma socialista, sobre todo para aquellas corrientes que habían sido formadas en la creencia de que aquello era el socialismo, o por lo menos el "socialismo realmente existente" (aunque la crisis también afectó a algunos identificados con el trotskismo), la aceptación del programa neo-cardenista no representó mayor conflicto. La crisis de muchos militantes provenientes de la izquierda socialista en el caso de México, después del derrumbe de la URSS, fue mediada por el optimismo y el triunfalismo de las perspectivas de triunfos electorales para el PRD (y la soberbia frente a los que poníamos en duda esa perspectiva). Y decimos PRD porque ciertamente -no podemos negarlo- la absoluta mayoría de la izquierda, con nuestra excepción como corriente y algunas otras también minoritarias, se integró al PRD. De esa manera es que el pensamiento y acción políticas tipo PRD se hicieron hegemónicas estos años en la izquierda. La insistente fórmula de "unidad de la izquierda" como supuestamente condición para el triunfo, finalmente se alcanzó en forma mayoritaria con el PRD. Ahora se entenderá que el éxito o fracaso de la izquierda no tiene que ver, simplemente con la "unidad de la izquierda" sobre todo en el terreno electoral, sino con el programa y la línea política. La unidad, sí, pero ¿con qué programa?
 
Entonces por razones históricas, el primer elemento es el abandono del programa de la izquierda socialista en el seno del PRD (obviamente había otra perspectiva para mantener la unidad electoral sin disolver el programa y la organización socialista que era mantener un Frente Democrático como proponía, en su momento, entre otros Eduardo Montes). En segundo lugar, el hecho de que la dinámica política sobredeterminó la lucha por el respeto al voto, el aumento del financiamiento para asegurar ese respeto al voto, el fin de la militancia de convicción por la actividad de campaña pagada, el objetivo de la alternancia a cómo de lugar, sin importar programa, alianzas o aliados.
 
Esta perspectiva es la que llevó al PRD en su pasada campaña electoral federal a privilegiar la postulación de candidaturas no simplemente de ex priístas, sino provenientes del salinismo [Salinas, expresidente mexicano corrupto, neoliberal, aliado de EEUU]. El resultado fue aleccionador: no solamente el número de votantes no aumentó, sino que el PRD perdió parte de su "voto duro" (alrededor de 2.6 millones, cfr. los datos del IFE en Bandera Socialista 9). En las elecciones locales, habiendo renunciado Rosario, se quiere seguir la misma lógica por medio de alianzas electorales con el PAN contra el PRI (en la Cámara de Diputados es diferente), como la de Colima (que nuevamente no le trajo triunfos) o las que se pretenden en otros estados como Durango o Quintana Roo.
 
¿Qué fue lo que pasó?
 
Los resultados electorales del 6 de julio, con una abstención del 59%, con 3% de electores anulando su voto (aunque se presentaron a la urna) y los tres partidos sin poder aumentar su votación o ganar el "voto útil" del 2000 que ilusionado con "el cambio" votó por Fox y más bien perdiendo votos en números absolutos, como es el caso del PRD y del PRI (aunque  este último gane la mayoría por default) les ha planteado a muchos la búsqueda de explicaciones a lo ocurrido o alternativas de izquierda frente a la actual situación. Como mantener esta línea frecuentemente ha significado sacrificar a compañeros y núcleos de base, como finalmente las resistencias y dudas han sido sometidas y porque la perspectiva de la alternancia y las candidaturas significan formas de promoción social que alejan del origen popular de muchos sectores de base, es que muchos compañeros explican el que el proyecto ha sido "secuestrado" por una burocracia que se ha adueñado del partido y lo conduce con criterios pragmáticos en un curso más bien funcional al sistema.
 
Las denuncias sobre infinidad de casos (y luego el informe de la comisión que encabeza Samuel del Villar que los documenta en relación a las elecciones internas y que ya puede ser consultado en Convergencia Socialista 18) confirman la existencia de un aparato partidario controlado por los grupos hegemónicos en el PRD. Pero la existencia de este aparato o burocracia partidaria expresa la evolución del programa y la línea política que lo aleja de las expectativas, ilusiones o del imaginario de la base partidaria y electoral del propio PRD. Una línea sentada en un programa que privilegia la alternancia y por tanto la gobernabilidad que deben demostrar en sus prácticas de gobierno y legislativas o como partido responsable y no la ruptura con el statu quo. Sobre la base de los primeros éxitos electorales es que, entonces, este pensamiento y acción políticas fueron haciéndose hegemónicos en la mayor parte de la militancia de izquierda y la opinión pública influida por la izquierda. La lucha ideológica rupturista y revolucionaria de la izquierda fue siendo derrotada por una visión de la izquierda que es funcional al sistema, justificada con lemas como los de la búsqueda del "centro" o cuando mucho del "centro-izquierda", en todo caso una postura alejada de todo "exceso" o extremo radical que aleja votos, porque no se quiere una izquierda "testimonial", sino una que tenga acceso a los "espacios de decisión" (supuestamente espacios de poder), que por tanto haga política "realista" y no anacrónica, dogmática, decimonónica, porque la política "es alianza y negociación",etc. Al final, es una izquierda que es parte del sistema, que está representada en órganos de gobierno y administración, pero que obviamente no tiene el poder porque en realidad concilia con los que verdaderamente mantienen el poder.
 
Las bases materiales de esta evolución
 
Esta orientación por tanto no tiene que ver simplemente con deformaciones personales, pasionales o amorosas de dirigentes partidarios (explicaciones sexistas que se usan cuando de mujeres se trata), sino de una política de adaptación al sistema y de abandono de la perspectiva revolucionaria. Y no se trata exclusivamente de un fenómeno propio del PRD. Afecta, en la época del neoliberalismo y del "fin" de los paradigmas colectivos, solidarios, populares, es decir socialistas, posteriores al 89, a toda la izquierda e incluso en ejemplos tan graves como la evolución del PT brasileño y el gobierno de Lula.
 
Por ser parte de esa dinámica de la izquierda, López Obrador hace campaña electoral bajo el lema de "primero los pobres", pero gobierna privilegiando su alianza con sectores de la burguesía como el representado por Carlos Slim e incluso con sectores de la jerarquía católica. Eso explica la entrega del centro histórico, el segundo piso, en vez del desarrollo del metro, la consulta sobre las sociedades de convivencia, etc. Es el adaptacionismo con la justificación de la necesidad de demostrar capacidad de gobierno, condiciones de gobernabilidad sin sobresaltos. En forma similar a los acuerdos de Lula con el FMI o la aprobación de reformas como la de la seguridad social que antes era combatida por la izquierda representada por el PT. O como en México con la aprobación por los senadores del PRD encabezados por Jesús Ortega de la contrarreforma a la de la Cocopa que el gobierno federal había firmado con el EZLN como parte de los Acuerdos de san Andrés. Y en esa lógica, en estos días el mismo Jesús Ortega presenta una iniciativa de ley para reformar al COFIPE de manera que haga más difícil el reconocimiento de nuevos partidos. Iniciativa similar a la que el año pasado promovió, junto con senadores del PRI y del PAN, el senador Demetrio Sodi. El mismo que antes se presentaba como candidato del movimiento ciudadano e independiente de los partidos, pero que ahora promueve iniciativas que protegen a lo que en el movimiento ciudadano denominan "partidocracia".
 
El abandono de la propuesta socialista, la aceptación de otro programa, el convertir la alternancia en un fin en sí mismo sin importar el programa, son evoluciones que se ven soldadas también con ciertas bases materiales. No es que los triunfos electorales sean veneno para la izquierda. Efectivamente no somos testimoniales ni apolíticos. Pero los triunfos electorales con una base programática débil, ambigua o confusa y una línea que subordina el programa social a la alternancia política, sí pueden intoxicar.
 
Desde el triunfo de Cuauhtémoc Cárdenas en 1997 en la Ciudad de México se dio por el impacto de su candidatura una verdadera promoción social de cientos de cuadros del movimiento social, frecuentemente con una débil formación política de izquierda y más bien marcados por las prácticas clientelares y de gestión, que súbitamente -por el arrastre de la figura de Cárdenas- se encontraron en un mundo diferente socialmente y por el peso de las jerarquías y autoridades y la fascinación que produce en cuadros con orígenes ubicados en la pobreza ideológica y social.  El caso emblemático fue el triunfo de la absoluta mayoría de candidaturas del PRD en los distritos por mayoría que nadie pensaba que ganarían y que súbitamente se convirtieron en "señores diputados" de la ALDF. Pero no son los únicos marcados por esta experiencia si se toma en cuenta que el cambio de funcionarios de confianza en la estructura del Gobierno del DF al llegar el PRD significó, según parece, la salida de alrededor de 5.000 personas de confianza del PRI (que habían vivido del aparato burocrático durante años) por otros tantos de confianza del PRD y su área de influencia (incluso aliados del PRD como nosotros mismos que participamos en esa experiencia de gobierno). Pues es también una de las fuentes de crisis de muchas ONGs cuyos cuadros han dejado de ser NG para participar en los sucesivos gobiernos del PRD, así como desde el 2000 otros tantos cuadros de esas ONGs lo están haciendo en el gobierno de Fox.
 
Se trata de la promoción social de una generación política formada en la izquierda institucionalizada. Una generación, por cierto, que incluyó a muchos jóvenes universitarios cuyo origen político viene del CEU [organo estudiantil que dirigio una dura lucha en la Universidad de México] y que en 1997 fueron reclutados a las Brigadas del Sol, coordinadas por Rosario Robles, que fueron decisivas para el triunfo de Cárdenas en la Ciudad de México pero que iniciaron su activismo político partidario con sueldo (aunque no fuera alto, pero que educó con la idea de que la militancia partidaria tiene que ser pagada). Muchos de estos activistas se especializaron en campañas electorales por lo que algunos serán contratados posteriormente por otros partidos como el PT o México Posible.
 
De nuevo, es un fenómeno similar al del PT de Brasil y su evolución. Según dicen Alvaro Bianchi y Ruy Braga en un interesante artículo publicado en la revista Desde los 4 Puntos 55: "esta transformación del partido se ve gráficamente ilustrada por la creciente presencia de funcionarios políticos y por una paulatina disminución del número de sindicalistas en las reuniones del PT. En el XI Encuentro Nacional realizado en 1997, 60% de los delegados eran profesionales políticos; 18% eran parlamentarios; 13% asesores de éstos; 9% eran militantes asalariados de los movimientos sociales; 8% ocupaban cargos de confianza en los gobiernos estatales y municipales, 6% eran dirigentes asalariados del PT; 2% asalariados de corrientes internas del partido; 1% era funcionario-asesor del partido; 1% eran prefectos (alcaldes) y gobernadores, y tan solo 31% no eran profesionales políticos".
 
No conozco los datos relativos a la composición de un congreso del PRD, pero una composición similar de empleados facilita el control de una burocracia partidaria. Eso significa, como han denunciado Marco Rascón, Oscar Moreno y Salvador Nava en la Convención que realizaron hace poco, la decisión del CEN del PRD de que para el siguiente congreso nacional de ese partido no haya elección de delegados, sino que sean los mismos delegados del congreso anterior!
 
Paco Ignacio Taibo II en su célebre artículo El pacto con el diablo (notas sobre la crisis perredista) dice que "hoy el PRD tiene entre 12.000 y 15.000 funcionarios (en comités, consejos, institutos y en representaciones partidarias en ayuntamientos, cámaras estatales, delegaciones, Cámara de Diputados y Senado, más los asistentes y asesores) sin contar a los trabajadores del Estado en puestos de confianza en los lugares que ha asumido el gobierno y a una legión de asistentes-cachanchanes".
 
"Esta legión de profesionales vive en una inercia, la de garantizar la continuidad y el ascenso político. Una parte de esta militancia profesional se ha desgajado de sus movimientos sociales originarios y actúa con la lógica de un aparato que ha cambiado las maneras de hacer política, que prefiere, en un crudo resumen, el desayuno con grillas a la huelga de hambre"  
 
"Alguna vez Trotsky (y eso que no conocía a las tribus perredistas) se preguntó con singular mala leche que quiénes eran los propietarios de qué: ¿los diputados de la Duma de su sillón?, ¿o el sillón de los diputados?"
 
Esta estructura que ha convertido al PRD en un mini partido de Estado en aquellas entidades donde es gobierno (DF, Zacatecas, Baja California Sur o Tlaxcala, por ejemplo) es lo que hace imposible, pienso yo, la perspectiva de aquellos compañeros y compañeras que se han planteado "rescatar al PRD" pues no encontrarán las condiciones para una pelea, un debate, una disputa política en buena lid, en condiciones democráticas. Por eso el aparato insulta a opositores como Rascón diciendo que son resentidos porque no alcanzaron alguna candidatura y piensa que el problema se arregla "políticamente", es decir con concesiones aparatistas. O en todo caso, como denuncia Taibo II con la famosa fórmula de "¿cuántas canicas traes?". Esa base material es la que fortalece posiciones conservadoras e inmovilistas.
 
El reagrupamiento de izquierda anticapitalista, la otra perspectiva
 
El quiebre de esa forma de pensamiento y de acción parece aproximarse en medio de la crisis de todos los partidos y formaciones políticas, en medio del desprestigio de esas prácticas, del abstencionismo electoral ante la falta de credibilidad y la ausencia de alternativas. Muchos militantes están cuestionando esta situación y buscando alternativas de izquierda. Todavía marcados por su experiencia y formación previas, piensan en opciones que aseguren seguridad institucional, es decir partidos con registro, con prerrogativas y recursos.
 
El regreso y reencuentro con una perspectiva política de izquierda radical es posible porque al mismo tiempo hay un crecimiento de la resistencia a los programas neoliberales y también un descrédito creciente del propio neoliberalismo. Si este crecimiento de la resistencia al neoliberalismo se mantiene y da lugar a un ascenso de la movilización popular y de los trabajadores, a la acción directa en la calle, en las manifestaciones y la lucha, las posibilidades de relanzamiento de la izquierda se acercarán.
 
En todo caso, al mismo tiempo tenemos que promover toda forma de colaboración, alianza y acuerdo de reflexión y elaboración, pero también de acción militante, entre los diversos grupos de izquierda o buscando una perspectiva de izquierda diferente a la que se quiso imponer como la única durante estos años. Aun sin que el reagrupamiento de la izquierda anticapitalista vaya a ocurrir a corto plazo en un evento fundacional o decisivo, sino que vayan ocurriendo pasos intermedios, parciales, que aproximan el objetivo y que al mismo tiempo se desarrollen y expresen en el seno del creciente movimiento popular de resistencia. Esa puede ser la otra perspectiva a desarrollarse estos años.
 
*Director de la revista Convergencia Socialista, y miembro del Comité Político del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) de México. El texto es una versión editada de una conferencia del autor que se ha publicado en el mensuario Bandera Socialista  No. 14, diciembre del 2003. -- El PRT (Sección Mexicana de la IV Internacional) ha celebrado en Tianguistenco los pasados días 5 y 6 de Diciembre su XI Congreso Nacional, aprobando una orientación favorable al reagrupamiento de la izquierda socialista.
 
--oOo-- 
Solidaridad con Palestina
Enlaces:
 
 Música de fondo: Sevilla, Miguel Bosé
 
 Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE
a nombre de J.G.P., en la Cuenta Corriente del BBVA: 0182  3344  24  0202889151
Contribuye, Lee y Difunde ANDALUCÍA LIBRE
Ayúdanos a que no nos callen; transfiérenos mensualmente lo que puedas (5, 10... )
Y AHORA CON LA PAGA EXTRA SI PUEDES... DÉJATE CAER
Ayúdanos a trabajar por una Andalucía Independiente y Socialista
 
Publicidad del Servidor E-Listas














[Adjunto no mostrado: Miguel_Bose_Sevilla.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters