Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 181 al 210 
AsuntoAutor
nº 188 - Inquisici Andaluci
nº 189 - ONUMierda Andaluci
nº 190 - Balance E Andaluci
nº 191 - Resaca po Andaluci
nº 192 - ¡Jodeles! Andaluci
nº 193 - Crónica v Andaluci
nº 194 - Resistenc Andaluci
nº 195 - Brasil: L Andaluci
nº 196 - Brasil: D Andaluci
nº 197 - Chile, 30 Andaluci
nº 198 - Nacional Andaluci
nº 199 - Euskadi: Andaluci
nº 200 - Bolivia e Andaluci
Ante la encerrona Andaluci
nº 201 - Cuentos, Andaluci
nº 202 - Vísperas Andaluci
nº 203 - Tensa IU Andaluci
nº 204 - Cataluña Andaluci
nº 205 - 4D - Mamp Andaluci
nº 206 - Contra la Andaluci
nº 207 - Andalucía Andaluci
nº 208 - La Burla Andaluci
nº 209 - Brasil. E Andaluci
nº 210 - Segunda M Andaluci
nº 211 - Debate Es Andaluci
nº 212 - Sumarios Andaluci
nº 213 - Elec.14M Andaluci
nº 214 - Granada Andaluci
nº 215 - Trifulca Andaluci
nº 216 - Cuentas y Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 246     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nº 211 - Debate Estatuto - Rutina IU - Uruguay
Fecha:Miercoles, 31 de Diciembre, 2003  01:42:45 (+0100)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>

Por la Soberanía Nacional; por la República de Andalucía: NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA

nº 211
 
En este Correo:
 
-Andalucía
*Presentación parlamentaria de la Propuesta del PSOE de Reforma Estatutaria - Intervenciones/Documento
*Economía y Estatuto, Manuel Delgado Cabeza
*El Remate, Palabras sin Poder, Andalucía Libre
*«No contemplo un tripartito como el catalán porque el PA no es un partido de izquierdas», Diego Valderas
*Asamblea IU. Victoria oficialista, Andalucía Libre
*El Remate, Rutina de IU; Rutina de CUT, Andalucía Libre
-Euskadi: ETA sugiere tregua si hay lista unitaria vasca por la autodeterminación - Reacciones
-Uruguay: Frente Amplio: Rumbo a la "victoria"... sin ruptura con el neoliberalismo, Mario Pieri
*Sugerencias: - Tesis de Pulacayo, Bolivia - Novedades en el CEMA
*Solidaridad con Palestina,
*Directorio de Andalucía en Internet,
*Música de fondo - Ayuda: ¡¡LA EXTRA!!
--oOo-- 
 
 
 Andalucía
Presentación parlamentaria de la Propuesta del PSOE de Reforma Estatutaria.
Chaves propone que todos los grupos debatan la próxima legislatura la reforma del Estatuto
Andalucía24horas - 30 de Diciembre de 2003
 

Este martes se celebró una sesión extraordinaria en el Parlamento Andaluz, que cierra la actual sexta Legislatura, y que giró en torno a la propuesta de reforma del Estatuto autonómico, que presentó Manuel Chaves hace unos días. La Cámara será disuelta, previsiblemente a mediados de enero, para que se celebren nuevas elecciones autonómicas.

En la intervención del presidente de la Junta para informar del contenido del documento de bases para esta reforma, planteó la creación en la próxima legislatura de una Ponencia, integrada por representantes de todos los partidos políticos presentes en la Cámara, que elabore una propuesta articulada de reforma de la carta magna andaluza, en la que "todos podamos vernos reflejados". Respecto al consenso afirmó que "fuimos capaces de lograrlo entre todos hace un cuarto de siglo, en condiciones mucho más difíciles, con una democracia incipiente y con problemas gravísimos y fuertes tensiones encima de la mesa". Chaves se mostró convencido de que el debate andaluz puede ser "útil" para el resto de España, ya que Andalucía cuenta con el peso político, demográfico y territorial "suficiente" para "desbrozar el camino del Estado de las Autonomías desde la más absoluta fidelidad a la letra y el espíritu de la Constitución”.

Buena parte de la intervención del presidente ha estado dedicada a desglosar los argumentos a favor de la reforma, cuyos objetivos se centrarían en aumentar la eficacia del autogobierno, incrementar la eficiencia y competitividad del sistema productivo, elevar el bienestar y la calidad de vida, y fortalecer la identidad cultural andaluza. Todo ello se resumiría en un deseo de mejorar y seguir avanzando, además de incorporar nuevos derechos sociales y construir una democracia avanzada y de calidad. El reto, sostiene Chaves, es que Andalucía tenga una mayor capacidad de decisión. En esa línea, el presidente del Gobierno andaluz ha apostado por dar prioridad al conocimiento, la investigación y la innovación. Asimismo, ha insistido en la necesidad de la creación de una Agencia Tributaria propia, a la vez que ha recalcado el derecho andaluz a percibir en cada ejercicio la totalidad de los recursos que se deriven de su participación en los ingresos del Estado. En cuanto a la participación de la Junta en las instituciones europeas, Chaves ha defendido la importancia de "contar con los medios jurídicos y legales necesarios para acudir allí donde los intereses andaluces estén en juego y estar presentes donde se tomen decisiones que van a incidir en las competencias o en el territorio andaluz".

Por último, el presidente de la Junta ha recuperado propuestas ya conocidas, como la reforma del Senado para configurarlo como una verdadera cámara territorial; el traspaso de nuevas competencias; las modificaciones de la normativa electoral para introducir los principios de paridad en las candidaturas o la disolución discrecional del Parlamento por el presidente del Gobierno andaluz. "Lo peor que le puede ocurrir a una norma fundamental es que pueda convertirse en un corsé para el desarrollo de una sociedad dinámica como la nuestra", concluyó el presidente andaluz.

REACCIONES

La presidenta del PP-A, Teófila Martínez, afirmó en su intervención que la democracia puede reformarse todo lo que se quiera, pero con unas condiciones que cree que no se dan en este momento. Aseguró que ni siquiera las propuestas del documento base de Chaves implican una modificación del Estatuto Andaluz.

El portavoz parlamentario de IU, Antonio Romero, aseguró que la propuesta de Manuel Chaves, coincide más con los presidentes de Galicia, Manuel Fraga, y de Castilla-La Mancha, el socialista José Bono, que con el catalán, Pascual Maragall, al tiempo que "asume en la práctica una parte de las tesis del PP y abandona el objetivo de impulsar un modelo de Estado federal y solidario para una Andalucía de plena autonomía".

En el discurso del portavoz del PA, Calvo Poyato, aseguró que la abstención de su grupo en la Junta de Portavoces "no quiere decir que no estemos de acuerdo con la reforma del Estatuto", sino que pretende poner de manifiesto su rechazo a que una cuestión de esta magnitud puede ser utilizada "con fines electorales" o como "arma arrojadiza" entre los grandes partidos en función de intereses que se dilucidan en Madrid.

Por su parte, el portavoz del grupo mixto y dirigente del PSA, Pedro Pacheco, afirmó que la propuesta de reforma del Estatuto del presidente de la Junta carece de credibilidad y aludió a las "distintas y contradictorias" propuestas autonómicas del PSOE.

El debate fue planteado de forma separada por PSOE, PP, IU y Grupo Mixto, mientras que el socio de los socialistas en el Gobierno andaluz, el PA, es el único que en cierta manera se opuso, al entender que el fin de la legislatura no es el mejor momento para plantear cambios en el Estatuto, por la proximidad de las elecciones.
 
 
 
 
 Andalucía
veinticinco años de economía andaluza
Economía y Estatuto
Manuel Delgado Cabeza*
Diario de Jerez
  
A pesar de las limitaciones y recortes con que nació, el Estatuto de Autonomía de Andalucía apuntaba en la dirección hacia la que los andaluces querían ir: hacer realidad los principios de libertad, igualdad y justicia para todos los andaluces, en el marco de igualdad y solidaridad con el resto de los pueblos y regiones del Estado español. ¿En qué dirección nos hemos movido desde entonces?. ¿Hacia dónde hemos ido en relación con el norte al que pretendíamos aproximarnos?. En lo económico, las aspiraciones de autogobierno recogidas por el Estatuto se tradujeron en cinco objetivos. ¿En qué medida nos hemos aproximado a ellos?

El primero de los objetivos se refiere a "la consecución del pleno empleo en todos los sectores de la producción y la especial garantía de puestos de trabajos para las jóvenes generaciones de andaluces". En este sentido no sólo estamos lejos del pleno empleo -en el último documento publicado por Eurostat aparece Andalucía entre las regiones con tasas de paro más altas de la Unión Europea; por debajo, Isla Reunión, territorio dependiente de Francia, Halle y Dessau, dos regiones de Alemania del Este, Guadalupe, Calabria y la Guayana Francesa-, sino que, en las últimas décadas, nuestra participación en el paro español ha sido creciente, de modo que nos hemos ido separando, por el camino de la divergencia, de las regiones más prósperas. La diferencia entre la tasa de paro de Cataluña y la de Andalucía ha pasado de 4,3 puntos en 1981 a 10 puntos en 2002. En el desempleo juvenil, por el que se mostraba especialmente preocupado el Estatuto, Andalucía ocupa también los primeros puestos en Europa. La tasa de paro es en este caso superior al 30%. Diez puntos por encima de la media española, y el doble de la media europea.

La segunda de las aspiraciones recogidas por el Estatuto fue "la Reforma Agraria, entendida como transformación, modernización y desarrollo de las estructuras agrarias, y como instrumento de crecimiento y pleno empleo y corrección de los desequilibrios territoriales". En relación con este asunto, desde la Junta de Andalucía se propuso una Reforma Agraria que nació ya muerta, vacía de contenido, pero que fue ampliamente utilizada para alimentar la imagen de que por fin se emprendía el camino para resolver y superar un problema que en realidad se desactivaba desde la propia Reforma Agraria "virtual" planteada; un ejemplo, entre otros muchos, de hasta qué punto no se ha reparado en daños. Mientras tanto, la agricultura andaluza ha discurrido por los caminos de la profundización de los problemas que se pretendían resolver. Así, la desigual distribución de la riqueza generada por la actividad agraria, uno de los aspectos clave dentro de la problemática agraria andaluza, se ha acrecentado en las dos últimas décadas. No sólo en relación con el descenso permanente del empleo en el sector, sino en cuanto a la participación de las rentas del trabajo en la renta agraria, que han pasado de representar un 32,1% del valor añadido por el sector en 1980 al 20% a finales de los 90. Una mayor desigualdad en la distribución de la renta agraria que se refleja también en el reparto de las subvenciones comunitarias, de modo que, según pone de relieve un estudio de la UPA, en el año 98 las explotaciones agrarias andaluzas que superan las 500 hectáreas -el 0,5% del total-, reciben casi el 40% de las ayudas de la PAC, apropiándose 69 propietarios de más de 4.000 millones de pesetas. La relación de propietarios la encabezaba la Duquesa de Alba, con más de 370 millones, seguida por el Conde de la Maza, el Duque del Infantado, y otros "agricultores" "asistidos" cada uno con más de 100 millones de pesetas de dinero público. A la vez, y también en dirección contraria a lo que se pretendía desde el Estatuto, la agricultura andaluza se ha convertido en uno de los principales mecanismos generadores de desequilibrios territoriales en el interior de Andalucía. En poco más del 3% de la superficie agraria útil se localiza casi la mitad de la producción final agraria, bajo un modelo que convierte al suelo andaluz en soporte físico de procesos de "fabricación" de productos hortofrutícolas hiperintensivos en el uso de energía, capital y trabajo, organizado en función de intereses que, desde lo global, gobiernan la dinámica de los sistemas productivos locales.

El tercero de los objetivos incluidos en el Estatuto se refería a la necesidad de propiciar "el desarrollo industrial como fundamento del crecimiento armónico de Andalucía". Nuestra debilidad industrial tenía su reflejo en una participación muy endeble de la producción industrial andaluza en la española: el 10% a finales de los 70. Un síntoma claro de la desventajosa situación que Andalucía ocupaba en el sistema. Hoy la industria localizada en Andalucía supone entre un 8 y un 9% de la española. Estamos donde estábamos hace 30 años. Con una clara regresión de la parte más importante del tejido industrial andaluz, la industria agroalimentaria, donde ha tenido lugar una disminución del 20% en el número de establecimientos y el de empleos durante las dos últimas décadas, además de un estrechamiento de la especialización productiva alrededor de las actividades de menor rango, más próximas a la agricultura, integradas dentro del sistema en una cadena agroalimentaria cada vez más larga y compleja, gobernada por un capital global de cuyas estrategias dependen hoy los mejores establecimientos de la industria agroalimentaria situados en Andalucía.

El Estatuto de Autonomía de Andalucía se planteaba también el logro de "la superación de los desequilibrios económicos, sociales y culturales entre las distintas áreas de Andalucía, fomentando su recíproca solidaridad". En consonancia con este objetivo, el Gobierno andaluz se compromete en la Ley del Plan Económico 1984-86, (Boja 19-6-1984), al "Establecimiento de un Fondo de Solidaridad de Andalucía para la distribución territorial de las inversiones públicas". Este Fondo, a cuya descripción y funcionamiento se dedican cinco páginas del Plan, no se ha vuelto a mencionar desde entonces.

Por otra parte, para poder articular la política de ordenación del territorio, se especificaba en el citado Plan "la primera medida que se tendrá en cuenta en la política de ordenación territorial: la institucionalización de la comarca como ámbito de acción administrativa y como árbitro, a instancia territorial, de gestión y prestación de servicios públicos". Esta "primera medida" para hacer posible la ordenación del territorio continúa aún pendiente. Mientras tanto, los resultados del Censo de 2001 ratifican la profundización de las desigualdades territoriales en el interior de Andalucía: avanza la concentración de la población en algo menos de la quinta parte del territorio andaluz, básicamente la franja litoral y las capitales de provincia, donde se localiza ya más de la tercera parte de los habitantes de Andalucía, mientras que más de la mitad del territorio andaluz continúa perdiendo población en los últimos veinte años. Los 418 municipios que, a pesar de su ya dilatada trayectoria como áreas de expulsión de población, continúan despoblándose, pasan de albergar un 27,2% de la población andaluza en 1981 al 20,5% en 2001. Representan el declive de un medio rural sumido en una profunda crisis, como se reconoce implícitamente cuando se considera que mantener el subsidio agrario resulta imprescindible.

Como último punto centrado en el ámbito de lo económico, el Estatuto enfatizaba en la necesidad de una mayor igualdad en las relaciones entre Andalucía y el resto de los pueblos del Estado, reivindicando "la constante promoción de una política de superación de los desequilibrios existentes entre los diversos territorios del Estado, en efectivo cumplimiento del principio constitucional de solidaridad". En este sentido, la adversa situación de la economía andaluza se venía asociando a dos cuestiones: 1º. Su capacidad para generar rentas era muy escasa, como ponía de relieve la persistencia de una débil participación en la economía española -en torno a un 13% del valor de la producción con un 18% de la población-. Desde los 80, continuamos en el 13%. También aquí seguimos donde estábamos. 2º. Las razones de esta escasa capacidad de la economía andaluza para generar valores monetarios había que relacionarlas con su dedicación a las tareas peor remuneradas dentro del sistema. De modo que, en la división territorial del trabajo consolidada dentro del Estado español, Andalucía se venía encargando de la producción agraria, la minería, y la pesca, dentro de una especialización que giraba alrededor de la explotación de su patrimonio natural. Andalucía jugaba un papel de rango inferior, subordinado y dependiente.

¿Cuál es ahora el papel que juega Andalucía, desde los 80, en la globalización?. Todos los datos coinciden de manera contundente en subrayar que durante las dos últimas décadas Andalucía ha profundizado su dedicación a las tareas de menor rango, de menor categoría y peor remuneradas en el sistema. Se acentúa su perfil de economía extractiva, con una especialización que se estrecha en torno a la agricultura: abastecedores de hortofrutícolas a los mercados europeos. Por esta vía, la agricultura andaluza ha pasado de representar un 24,4% de la producción agraria española en 1981 a un 30% en el 2000. De modo que, a principios del siglo XXI, en relación a lo que se nos pide desde fuera, cabe decir que Andalucía ha acentuado su carácter de economía agraria. En menor medida, una actividad turística que supone sólo el 14% de los ingresos generados por la hostelería española, y que, con el sector inmobiliario, ha conformado un binomio asociado a una gestión del territorio en la que la inflación normativa se contrapone con el fortalecimiento de una malla de intereses de grupos económicos, instituciones y partidos, desde los que la especulación del suelo se ha convertido en muchas partes del territorio andaluz en primer factor generador de ingresos.

Esta especialización primaria, extractiva, de la economía andaluza, la diferencian y la distancian de los territorios en los que se sitúan las actividades de alto valor añadido, centros de acumulación de capital y de poder, desde los que se definen relaciones asimétricas, desiguales para con territorios periféricos como Andalucía, de manera que el camino seguido en este sentido vuelve a ser el contrario al que se señalaba en el Estatuto. Es el camino de la enajenación, y no el de la autonomía, el de la divergencia, y no el de la convergencia, el del alejamiento del control de la gestión de los recursos y la separación del que debiera ser su objetivo prioritario: el mantenimiento y el enriquecimiento de la vida de sus habitantes.

Contrariado y defraudado el Estatuto vigente, ahora, en un "más difícil todavía", se plantea su reforma, como si su contenido fuera realmente el obstáculo para poder avanzar. En el supuesto de que se llevara a cabo su modificación, y dada la experiencia sobre su "utilidad" como marco de referencia para el que todavía rige, ¿cuáles son las razones por las que tendríamos que confiar en que, esta vez sí, el Estatuto nuevo serviría para algo? Porque plantear la reforma del Estatuto como una jugada de prestidigitación para ganar unas elecciones contiene una dosis de desprecio hacia la gente que supera con creces los límites de lo tolerable.

*Catedrático de economía de la Universidad de Sevilla
 
Andalucía Libre nº 146 (1 de Diciembre de 2002)
 
El Remate
Palabras sin Poder
Andalucía Libre
En su articulo Economía y Estatuto, Delgado Cabeza describe con acierto la situación económica andaluza y su estancamiento estructural en la dependencia durante los más de veinte años de vigencia estatutaria. Confronta con rigor la situación andaluza con las declaraciones de intenciones recogidas en el texto del Estatuto. Los datos que aporta evidencian el flagrante incumplimiento de los propósitos formales del Estatuto y el rotundo fracaso del marco estatutario.
 
¿No estaba este presente implícito en la letra estatutaria?. Delgado compara las palabras con la realidad y aunque constata el fraude, no obstante, deja entreabierta la posibilidad de que otra gestión hubiera dado lugar a diferentes resultados, extrayendo del estatuto todas sus presuntas potencialidades.
 
Sin negar terminantemente la hipótesis en lo accesorio o secundario, más bien parece que el fiasco iba inscrito en la misma estafa política que amparó la gestación y aprobación estatutaria. Basta para ello repasar uno a uno los asuntos que el mismo Delgado enuncia -empleo, reforma agraria, industrialización, desarrollo...- con todas sus implicaciones conexas y recordar las escasas o nulas competencias determinantes y exclusivas que el régimen constitucional permitía endosar a la Andalucía autónoma. En el Estatuto abundaban y abundan las bellas palabras, pero no había ni hay poder detrás de ellas para materializarlas, desde y por Andalucía. El Estatuto permitía gestionar la dependencia pero no gobernar la emancipación ni construir el desarrollo.
 
Este es el núcleo duro de la cuestión. Revertir la situación andaluza (en lo cultural, en lo económico, en lo social) requería y requiere de un poder político nacional soberano fuerte; precisamente por la misma entidad de su dependencia. En otros países, los corsés constitucionales podían ser insuficientes para obtener muchos objetivos pero la misma dinámica histórica jugaba a favor de mantener las preeminencias heredadas; en Andalucía, el marco constitucional español impedía a nuestra nación plantearse seriamente siquiera empezar a salir del subdesarrollo y la subordinación sin previa o paralelamente desligarse de sus limites.
 
En lo que sí cabe coincidir plenamente con Delgado es en su pesimismo sobre el nuevo proceso de reforma estatutaria. Dado su mismo planteamiento y la representación parlamentaria previsible, todo apunta a un nuevo engaño, eso sí, bien repleto de vana retórica.
Manifiesto contra el plan Ibarretxe - Se pronuncian en "contra de la política del Gobierno vasco"
REDACCIÓN 04/12/2003
Córdoba

Nuevas Generaciones (NNGG) del PP y Juventudes Andalucistas en Córdoba han elaborado un manifiesto en contra del plan Ibarretxe, al considerar que éste y los partidos que lo apoyan rompen el consenso que supuso la Constitución. La portavoz de la Asociación Víctimas del Terrorismo en Andalucía, Bárbara Pastor, que participó en la lectura del manifiesto, dijo que se manifiestan en "contra de toda la política del Gobierno vasco, y de la forma que intentan hacer las cosas". El manifiesto dice que confían en que "las instituciones del Estado sabrán hacer frente al desafío de los terroristas y los que lo apoyan con los instrumentos de que dispone el Estado de Derecho".

 Andalucía
Entrevista a Diego Valderas, coordinador de la sucursal andaluza de IU:
«No contemplo un tripartito como el catalán porque el PA no es un partido de izquierdas»
MAR CORREA ABC
-Pese al ambiente de unidad que se pretende trasladar, ¿no cree que se ha vuelto a cerrar la crisis en falso?.
-No, ni en Andalucía ni a nivel nacional. Hay una mayoría más reforzada en torno a una estrategia política y hay una coincidencia en los planteamientos de la Asamblea federal y lo que se ha venido defendiendo en Izquierda Unida de Andalucía. Ese talante permite crear ese escenario de trabajo, por el que he apostado como coordinador general, de unidad y cohesión en el marco de la pluralidad del proyecto. La actitud con la que se ha resuelto la Asamblea andaluza permite tener optimismo de que se va a conseguir.
 
-Pero un respaldo del 63% a su informe y del 59% a su candidatura a la Presidencia de la Junta no parece que refleje mucha unanimidad...
-Más allá de los números, insisto en que hay una actitud de corresponsabilidad colectiva que se va a abrir paso de forma natural en la formación.
 
-¿No ha sido más bien la proximidad de una cita electoral la que ha frenado a los críticos?
-Es cierto, eso siempre cuenta. Pero el hecho de que más del 60% de la asamblea respalde las tesis que ha venido defendiendo la dirección reafirma que estábamos en una política correcta y constata que sólo había diferencia de matices. En la estrategia política de fondo hay un acuerdo muy general y una amplia coincidencia, y también hay una fuerte cohesión en cual es el objetivo que se tiene que marcar esta formación política, con un perfil muy nítido de alternativa y transformación que nos diferencia claramente del PSOE y, por supuesto, del PP.
 
-Pero las acusaciones de los críticos han sido muy fuertes, como la de que se rodea de una guardia pretoriana que lo maneja a su antojo...
-Un proyecto colectivo es un proyecto colectivo. Un grupo de compañeros de la dirección hemos sido capaces de conducir colectivamente el proyecto de una forma adecuada y respaldada por la Asamblea, y cada uno hemos ocupado el espacio que nos ha correspondido. No existe esa guardia pretoriana, este equipo ha sido capaz de sacar adelante esta fuerza con déficits financieros y organizativos y en un momento político difícil, y quizás hubiera merecido una nota más alta de la que ha podido sacar en el exámen.
 
-¿Se va a contar con los críticos a la hora de formar las listas o se va a pasar factura a la rebelión interna?
-Con los críticos hemos contado siempre. He sido muy prudente, pero quiero recordar que no he cambiado a ningún miembro de la dirección en tres años y todos hemos tenido responsabilidades. Luego unos la han asumido y otros no y nunca he visto más motivos que unas disputas de posiciones arriba o abajo. Pero vamos, no estamos en una fuerza política de que quien se mueva no sale en la foto, como ocurre en otros sitios... Lo de Concha Caballero en Sevilla lo despejé yo mismo hace dos meses y soy hombre que cumple su palabra. Todos somos necesarios en el proyecto, del mismo modo que todos somos prescindibles.
 
-Parece que tiene más adversarios políticos dentro de su formación que fuera de ella: Rejón, Caballero, Aguilar, Martín Recio, Gordillo...
-No sé si será por la Navidad, pero he recibido en los últimos días muchas felicitaciones de ellos y buenos deseos por la reelección. Entiendo que la gente sabe pasar página y sabe ganar las batallas con dignidad... y perder también con dignidad.
 
-El sector oficialista consideró que había ganado la primera batalla cuando Caballero decidió retirar su candidatura a la Junta...
-Será alguna gente del sector oficialista en el que yo nunca me he encontrado, porque siempre me he sentido coordinador del todo, no sólo de una parte de IU. La página, insisto, está pasada, y no porque yo haya puesto fin, sino porque ellos se han dado cuenta.
 
-¿Qué pasa si se presenta liderando la lista de Huelva y en esta provincia no saca IU ningún escaño?
-Es mi deseo y mi voluntad política presentarme por Huelva y así lo haré. Es un gesto hacia la cohesión y la unidad, y para hacer valorar el proyecto colectivo por encima de cualquier deseo personal. Uno se debe a su territorio y a su compromiso con la tierra en la que te has forjado políticamente. Y lo hago convencido de que vamos a recuperar el acta por Huelva. Si no salgo no pasa nada, seguiré siendo coordinador y todos los compañeros serán conscientes del esfuerzo que hace el coordinador de esta fuerza política, para que el proyecto prevalezca por encima de cualquiera de sus dirigentes. Y estoy convencido de que todo el mundo va a arropar a Diego Valderas y van a hacer el máximo esfuerzo para que esa dificultad sea superada entre todos.
 
-¿A partir de cuántos diputados consideraría un fracaso el resultado de las elecciones andaluzas?
-Izquierda Unida se mueve muy bien en la horquilla entre los seis y los diez diputados y hay que tratar de alcanzar esos diez parlamentarios.
 
-Hay encuestas que sitúan a IU como supuesta bisagra del PSOE y en otras al borde de la desaparición.
-No quiero hablar de bisagras, por eso obvio ese término. IU no es una fuerza política que pueda ser considerada bisagra, no lo va a ser nunca, tenga más o menos diputados. Es una fuerza con proyecto propio, alternativo al PSOE y al PP, que apuesta por romper el bipartidismo, por pasar página de esa exclusividad del PSOE y que es la referencia alternativa para una política de cambio real. No habrá política de cambio si IU no asume un papel más fuerte en la política andaluza.
 
-Busquemos un paralelismo con Cataluña. Si fuera necesario ¿IU estaría dispuesto a formar parte de un tripartito con el PSOE y el PA?
-No voy a plantear preacuerdo electoral de ningún tipo. IU sale a por todas para ser una fuerza política decisiva y determinante en el panorama andaluz, dispuesta a mojarse para la solución de los problemas de Andalucía. Y si no es con contenido político, con programas y con políticas que giren a la izquierda, se hará más difícil. Ha llegado el momento de impulsar gobiernos plurales de la izquierda y vamos a trabajar para ello, pero cargados de contenido político y de cambios de verdad. Ese escenario del tripartito no lo contemplo porque el PA no obedece, bajo nuestro esquema, a un partido de izquierdas, sino más bien de centro-derecha.
 
-El PSOE no lo ve así...
-El PSOE contempla al PA en el plano de la comodidad que le da pactar con una fuerza que no tiene ni programa ni contenido político.
 
-Parece que ha habido un antes y después de la Asamblea, porque el discurso de IU ha sido el de respaldar al PSOE si lo necesitara...
-IU ha rechazado la pinza y la muleta. Será en función de la capacidad que tengamos de imprimir un giro de izquierdas en la política andaluza, cuando valoraremos qué hacer. Ni pinza, ni bisagra ni muleta. Vamos a ser imprescindibles y determinantes y, como tal, seremos una fuerza política útil con capacidad de diálogo y de acuerdos. Pero acuerdos con cimientos sólidos.
 
-Programa, programa, programa
-No sólo programa, que es un elemento fundamental que tiene que estar sobre la mesa de negociación, pero también la certeza de que la parte del programa de IU que se negocie se va a cumplir. Y eso es fundamental.
 
-Habla de programa y coherencia, pero en las municipales se han alcanzado pactos entre IU y PP que se pueden considerar oportunistas.
-En Andalucía alcanzamos un acuerdo con el PSOE tras las municipales, que se viene cumpliendo y que valoramos positivamente. Pero siempre dijimos que podía haber aspectos en algunos municipios donde, más allá de la política, había asuntos imposibles e incompatibles entre socialistas e IU. En la política local hay un componente de relaciones personales donde se hace imposible cualquier tipo de acercamiento, con independencia de la formación que se sea. Y tanto el PSOE como IU entendimos que esa imposibilidad de acuerdo dejaba libertad de acción a algunos compañeros. Pero eso no quiere decir que me agraden esos pactos..
 
-¿Qué diferencia hay entre su propuesta de reforma del Estatuto y la de Manuel Chaves?
-La reforma de Chaves es excesivamente moderada, porque sólo plantea que se modifique el título tercero de la Constitución, pero no plantea una reflexión serena sobre la reforma constitucional en profundidad, especialmente de su título octavo, que habla sobre el desarrollo de las autonomías y del modelo de ordenación territorial del Estado. A nuestro juicio, es fundamental para una reforma estatutaria que varíe el título octavo de la Constitución, un capítulo que se ha quedado corto para dar respuesta a las reivindicaciones de las comunidades, que reclaman más soberanía, poder, competencia y financiación.
 
-¿Cual va a ser su propuesta mañana en el debate del Parlamento?
-Vamos a plantear un borrador para que se abra un proceso de amplia participación social. Entendemos que el cien por cien de las competencias de Andalucía deben estar cubiertas con carácter de urgencia y que el nuevo Estatuto esté preparado, en tres o cuatro años, para afrontar un referendum. Hay que abrir el espacio a un modelo federal, en el que las competencias de las comunidades sean mayores; siempre teniendo en cuenta que no puede haber desigualdades entre unas autonomías y otras.
 
-¿Cambiaría el modelo de financiación de las comunidades, como ha propuesto Zapatero?
-Por supuesto.
 
-¿Y respalda que Andalucía tenga una Agencia Tributaria propia?
-Es necesaria, pero no como la ve Chaves, que ha resultado más el título que el contenido. Su planteamiento es una Agencia Tributaria que gestione sólo los impuestos fiscales andaluces y los impuesto cedidos, y eso ya lo hace Andalucía. Chaves no plantea nada nuevo.
 
-¿Considera, como Chaves, que Andalucía es una nacionalidad?
-Somos un pueblo con muchas diferencias con otros pueblos y tenemos que profundizar más en su personalidad, en su identidad, en su lenguaje, en su cultura... Nuestro hecho diferencial es que somos un pueblo hecho con la suma y mezcla de culturas, que nos hace ser solidarios, abiertos y tolerantes. Andalucía es capaz de asumir el compromiso colectivo de la cohesión del territorio nacional sin que nadie tenga que perder su seña de identidad.
 
-¿Cómo luchará IU para impedir que el Gobierno catalán resucite las desigualdades territoriales?
-Andalucía tuvo una importante aportación en la contribución al estado de las autonomías hace 20 años, asumió el liderazgo para que no hubiera desequilibrios Norte-Sur. Ahora debe retomar ese liderazgo, pero con propuestas más valientes.
 
-¿Apoya el plan de Chaves para que Andalucía y Cataluña lideren la modernización del Estado de las Autonomías?
-Lo que tengo claro es Andalucía debe retomar el liderazgo para que en el modelo de Estado autonómico reine la solidaridad. Si no se asume este liderazgo se abrirá con más peso los elementos diferenciadores que marcarán las desigualdades.
 
-Esos elementos diferenciadores los marca la izquierda catalana.
-La izquierda catalana plantea que es necesario dar un paso más en el modelo de Estado, y nosotros lo apoyamos, pero Andalucía debe defender con mucha fuerza que ese paso adelante no nos lleve a la falta de convergencia territorial entre el Norte y el Sur.
 Andalucía
Asamblea de la Sucursal andaluza del PCE-IU.
Victoria oficialista
Los pasados 13 y 14 de Diciembre, la sucursal andaluza del PCE-IU celebró su Asamblea andaluza, concluyendo así un accidentado proceso congresual.
Andalucía Libre
 
Caballero y Valderas
en una imagen de unidad
 
La correlación de fuerzas entre los sectores oficial y critico de la sucursal andaluza de IU se fijó en la votación de las listas a la dirección. El sector oficial obtuvo 293 votos (59%) y 48 puestos; el sector critico, 204 (41%) 33 puestos; repartidos a su vez así: 21 para la Corriente Convocatoria por Andalucía, 11 para la CUT y 1 para Espacio Alternativo. En la anterior Asamblea, los porcentajes respectivos oficial y critico fueron del 54% y 46% respectivamente. Participaron en la votación 506 delegados, aunque el numero de delegados previamente electos para asistir a la asamblea era de 546. 
 
En el resto de votaciones (informe-balance de Valderas; documentos políticos...) la ausencia significativa de delegados de todos los sectores -que obviamente las consideraban de menor entidad- impiden su toma en consideración como reflejo fiel de la correlación de fuerzas en presencia. Como ejemplo de ello, la votación de los documentos políticos que se supone estaban destinados a fijar la próxima orientación nacional de IU dio lugar a los siguientes resultados: 100 votos a favor del oficial (56,2%); 42 a favor del de la CUT (23,6%) y 36 a favor del de la Corriente Convocatoria por Andalucía (20,2%). 

Los miembros de la corriente crítica, que habían defendido la candidatura de Caballero a la presidencia de la Junta [es decir, ser el cartel electoral], habían consensuado, antes de que se decidiera no ir a votación secreta para la designación del candidato, votar en blanco, ya que la de Valderas era la única candidatura tras la retirada de Concha Caballero. No obstante, al no producirse la votación a propuesta de la mesa de la Asamblea, la designación de Valderas se llevó a cabo por aclamación y consentimiento de los dos sectores. Antes de iniciarse la asamblea, Caballero ya había declarado al retirarse "por la falta de garantías democráticas en las que se ha desarrollado todo el proceso" que "la unidad no significa eludir el debate, pero IU debe salir fortalecida de la Asamblea para avanzar electoralmente. Esa debe ser la prioridad al margen del debate que se suscite y a partir de ahí todos debemos cerrar filas en torno a Diego Valderas". Caballero ceñía sus expectativas a repetir como numero 1 en la lista de Sevilla al Parlamento andaluz y confesaba también a la prensa sus reticencias a enfrentarse a Llamazares en Madrid, a quien apoyó en 2000 (como el resto de los críticos).

Los secretarios generales de las sucursales de UGT y CCOO en Andalucía, Manuel Pastrana y Julio Ruiz, respectivamente, estuvieron presentes en la primera jornada de la Asamblea de IU y ambos lanzaron en sus intervenciones mensajes más allá de la mera cortesía. Fue la primera vez en mucho tiempo que responsables sindicales oficiales tomaban la palabra en una asamblea de IU. Ruiz, el primero en tomar la palabra, puso especial énfasis en subrayar la larga etapa de desencuentro: "No es que haya habido malas relaciones, es que no las ha habido, que es mucho peor", afirmó echando una mirada al pasado. El responsable de CCOO indicó que su sindicato e IU deben trabajar por objetivos comunes "desde el espacio que a cada uno le corresponde", desde "la lealtad", pero también "desdramatizando" las discrepancias. Puso ejemplos de lo uno, la movilización contra el decretazo de reforma del Subsidio Agrario, y lo otro, la nunca convocada huelga general del 10 abril contra la guerra. Pastrana, por su parte, mantuvo que UGT está en disposición absoluta de colaborar con IU en lo que suponga frenar a la derecha y animó a llegar a una unidad de acción con el PSOE similar a la existente en el contexto sindical. "Sin querer dar recetas no se puede seguir sin compartir proyectos económicos y sociales, sin unir esfuerzos". "Si UGT y CCOO tienen el 86% de la representación de los trabajadores es porque actuamos conjuntamente", sentenció.

Posdata Española

Carrillo (exlider del PCE); Llamazares y Fidalgo (CCOO)
juntos en la asamblea estatal de IU

A la semana siguiente, IU realizó su Asamblea/Congreso estatal. El informé político de Llamazares fue aprobado por 379 votos a favor, 88 en contra y 58 abstenciones. El planteamiento político mayoritario de la Asamblea es dejar abierta la puerta a la colaboración gubernamental con el PSOE bajo un programa social-liberal si las urnas lo permiten; deslindarse del Plan Ibarretxe sin excomulgar a Madrazo y a su federación vasca (EB-IU), mantener buenas relaciones de afinidad con las burocracias sindicales de CCOO-UGT y aplazar a Conferencias específicas de menor eco mediático la resolución definitiva de los temas más polémicos que quedaban en la agenda: posición ante la Constitución europea, cambio de nombre de IU introduciendo estatalmente la etiqueta "verde", restricciones estatutarias ante las minorias...

La asamblea se inicio con un video que recordaba los 17 años de historia de IU y en el que salían de muy joven Gaspar Llamazares y otros de su candidatura; Sartorius y Alonso Puerta (que abandonaron IU para ir hacia el PSOE con el PDNI y parte del PASOC) mientras que se omitía toda imagen y referencia a Julio Anguita -anterior coordinador general- y a otros. La reacción de Sánchez Gordillo en pie gritando y de otros delegados afines clamando "donde está Julio", obligó a Llamazares a retirarlo, pidiendo excusas.

El evento, como signo de apertura, dedicó buena parte de su tiempo en Plenario a los invitados de UGT, CCOO, Jueces por la democracia, Poetas, Unión Progresista de Fiscales, el ex Encargado de Negocios de la Embajada española en Bagdad, Fernando Valderrama y portavoces de diversas organizaciones sociales, como Greenpeace, Movimiento Feminista, Plataforma de Mujeres contra Violencia de Género y el Consejo de Juventud de España, etc. Fidalgo, secretario general de CCOO, aprovechó la ocasión para declararle a los presentes: "Lo que más necesitamos de vosotros es que gobernéis. Es muy importante que no os conforméis con soñar sino en ser capaces de gobernar". Todo el auditorio entendió lo que quería decir. Como el tiempo no es chicle, este reparto de horarios redundo en menor espacio para el debate (además, se exigía un 25% de avales sólo para poder abrir la boca).

La CUT-BAI había reclamado previamente a sus socios críticos en Andalucía que confluyeran en una lista alternativa a Llamazares en Madrid (a quien estos últimos habían apoyado en la anterior Asamblea). Gordillo reclamaba expresamente encabezar la lista: "nosotros nunca hemos pedido nada a IU, siempre hemos dado; ahora, ya es hora de que pidamos apoyos para liderar la lista alternativa frente a la del coordinador general de IU, Gaspar Llamazares. Queremos que Luis Carlos Rejón forme parte de la lista y nos ayude a defender este proyecto, pero en esta ocasión, entendemos que ya es hora de que el CUT-BAI pida, puesto que llevamos 20 años dando". Rejón -apoyo de Llamazares durante todo el ultimo periodo y ahora critico-, sin embargo, no estaba por la labor e hizo oídos sordos a la petición de Gordillo. Tras un accidentado proceso de negociación en el que participaron Corriente Roja, CUT-BAI, Convocatoria por Andalucía, Espacio Alternativo y Plataforma de Izquierdas (una escisión de CR) y que incluso produjo la redacción de un manifiesto político de mínimos, la cuestión de quien encabezaba la lista impidió el acuerdo. Al final se presentaron tres candidaturas: la oficial; la de Rejón (en la que coincidían sectores desgajados de la anterior mayoría -CpA, EA- y otros que ya fueron opositores en la anterior asamblea -PdI-) y la de Gordillo (apoyada por la CUT y CR) que repetía agrupamiento opositor. Cada lista repartió su tiempo de presentación entre sus diversos componentes políticos. Las dos listas alternativas manifestaron criticas hacia la orientación mayoritaria, pronunciándose a favor de una mayor independencia de IU en relación al PSOE, contra la Constitución europea y por el derecho a la autodeterminación, aunque ambas defendieron una posición federalista. Las dos integraban y recibían apoyo de militantes de las dos secciones de la IV Internacional en el Estado español.
 
La lista "oficial" al Consejo Político presidida por Llamazares, al que seguían Francisco Frutos (secretario General del PCE), Rosa Aguilar (alcaldesa de Córdoba) y Marcelino Camacho (el histórico secretario general de CCOO que firmó los Pactos de la Moncloa que facilitaron la Transición); obtuvo el respaldo de 565 delegados de los 738 votos emitidos para las tres candidaturas presentadas, lo que equivale a un respaldo del 76,5%. Las otras dos listas presentadas, encabezadas por el diputado Luis Carlos Rejón y el alcalde de Marinaleda Juan Manuel Sánchez Gordillo (CUT); obtuvieron 102 votos (13,8%) y 71 (9,6%) respectivamente. De los electos al Consejo federal, 74 pertenecen a la lista de Llamazares (PCE oficial y asimilados); 13, a la de Rejón (3 Espacio Alternativo, 2 Plataforma de Izquierdas y el resto PCE críticos de Andalucía y otros sitios) y 9 a la de Sánchez Gordillo (4 CUT y 5 Corriente Roja).
 
El Remate
Rutina de IU; Rutina de CUT
Andalucía Libre
La sucursal andaluza de IU y su matriz española están en perfecta sintonía política. Ambas están disponibles para el PSOE como asistentes y socios. La singularidad andaluza radica en que el PSOE aquí dispone de un bastón alternativo -el PA- que puede hacer innecesaria a IU para continuar en el Gobierno.
En todo caso, ahí esta IU a la espera, por si acaso. Desde el "programa común-listas separadas-Gobierno compartido" del Anguita terminal, pasando por el pacto Almunia-Frutos de las anteriores legislativas españolas, más el rodaje de los acuerdos en Cajas de Ahorros, municipios y diputaciones, ya está meridianamente claro que la disposición existe y que, llegado el momento, el PCE-IU olvidaría todo lo que pudiera incomodar al PSOE para asegurarse el acceso a los gobiernos. La lealtad constitucional del PCE-IU se reafirma; la lealtad al Estado español, se revalida (con el único elemento limitador de la hipotética presión de otras fuerzas hegemónicas o condicionantes -sea el PNV en Euskadi o ERC en Cataluña- a las que fuera necesario satisfacer para acceder a participar en sus gobiernos, que, obviamente, no existen en nuestra nación). 
 
La mayoría orgánica que sustenta esta política es muy confortable. En Andalucía, los mayoritarios parten de un 60% que ampliaran fácilmente con las plazas destinadas a las organizaciones provinciales y al que además, de darse la necesidad, pueden incorporar una porción de los llamados criticos. A nivel estatal, el respaldo sube a un 76,5%; igualmente con la posibilidad latente de sumar algunos "hijos pródigos".
 
La capacidad de influencia practica en el curso político estatal de IU de las corrientes que asumen posiciones a la izquierda de la mayoría es nula. Ni siquiera pueden contar con la benevolencia mediática que tuvieron antaño aquellos componentes de IU que terminaron encontrando su acomodo natural en el PSOE, previa disputa y desgaste interno. Tampoco hay demasiado público en IU que sea potencialmente receptivo a sus posturas (y eso que todavía no hay demasiados puestos a repartir) como para  que puedan confiar en ganar audiencia. La continuidad de estos sectores en IU sólo se explica por la combinación de dos factores: su extrema debilidad organizativa, que las hace ampararse bajo el paraguas de IU aunque sea como "oposición eterna" (a lo que en el caso de los criados políticamente en el PCE hay que añadir el peso irracional de la tradición) y el empecinamiento estéril en estrategias políticas estatalistas -sólo comprensibles, que no justificables, cuando se reside en Madrid- bien que se vistan con ropajes federales, confederales, consociativos o con cualquier otro esdrújulo posible; sea con excusas clasistas o postmodernas.
 
El curso congresual ha reproducido la rutina habitual de IU. Es verdad que en esta ocasión, el aparato mayoritario se ha empleado con alguna mayor contundencia en Andalucía (descalificaciones, algunas amenazas de despido o condena...). Al final, conservan la capacidad de hacer lo que quieran. 
 
Cara al grupo parlamentario futuro en el Parlamento andaluz, los oficiales se han asegurado las cabeceras de Almería (de muy difícil salida), Cádiz, Granada, Huelva (en el aire) y Málaga. Los críticos se pueden quedar a cambio con las de Sevilla (mientras el oficialista Alcaraz repite para el Parlamento español por enésima vez) y la conciliadora de Jaén. En Córdoba, muy posiblemente, oficialistas y críticos pacten un reparto de listas, cuya preparación cabe suponer que ha tenido bastante que ver con los espasmódicos movimientos congresuales del ubicuo Rejón. A Gordillo -para mantener las tradiciones- ya le han ofrecido los críticos públicamente el numero 2 al Parlamento andaluz por Sevilla a cambio de que los pueblos de la CUT voten disciplinadamente a Caballero como numero 1 y también a Alcaraz para Madrid con la ilusión de que -si hay mucha suerte- pueda volver al Parlamento a apretar el botón que le diga la mayoría; y también para que no fastidie en precampaña. Igualmente, como manda la tradición, CUT-BAI ha engordado la oposición crítica haciendo con ella frente común en las listas y se ha fabricado un argumento justificativo con un documento político aparte; irrelevante dada la configuración política y organizativa de IU. Tambien según costumbre, cuando la CUT-BAI ha pedido a sus socios críticos andaluces algo que realmente les importara -con la comprensible excepción de Caballero que ha tenido que hacer mutis forzoso- se ha quedado compuesta y sin novio.
 
Seguramente en Marinaleda deben andar contentos y orgullosos por los minutos de gloria que ha obtenido su alcalde al encabezar una lista en Madrid como candidato alternativo a Llamazares. Aunque el feo de Rejón y el hecho de que al resto de sectores críticos parece que no les acababa de convencer aparecer asociados a la imagen despechugada de Gordillo y su bien conocido discurso encendido, impidiera que se produjera la tan buscada foto bipolar. Ahora bien -aunque esto le importe quizá a poca gente- no deja de ser un acto emblemático de la incoherencia política propia de la CUT que un dirigente de una organización que se autodefine como nacionalista opte por semejante iniciativa; más si cabe cuando la portavoz de su asociada estatal -Corriente Roja- suma, lógicamente y con todo derecho dadas sus ideas, a sus alegatos por la autodeterminación un encendido panegírico de su tan deseada III República española.
 
¿Porque hace la CUT lo que hace?, se preguntara alguien. ¿Como tiene estomago para dentro de poco volver a llamar a votar al pueblo andaluz a una tropa formada por gente como Valderas, Romero, Meyer, Alcaraz, Aguilar, Vaquero, Rejón... que son en si mismos, para cualquiera que los conozca, resumen vivo de lo que debe desterrar la izquierda. ¿Como aguanta persisitir en un sitio cuyo lider Valderas, a poco que le cojan desprevenido y aunque lo tenga recogido en los papeles, aún recurre a circunloquios para evitar afirmar con claridad que Andalucía es una nación?. Lo de menos en ello, seguramente, es la opción política de aquellos contados militantes del PRT -la sección española de la LIT/CI- que lo son a su vez de la CUT, de Corriente Roja y de IU. Teniendo un proyecto de construcción partidaria de ámbito español y una estrategia acorde, es lógico que hagan lo que hacen, articulen sus soportes y que defiendan lo que defienden. Más influencia puede tener la preservación del acceso a algunos puestos orgánicos del aparato de IU, obtenidos tradicionalmente gracias a la alianza con los críticos de Sevilla, que cubren necesidades orgánicas e institucionales de la CUT y tapan huecos. Más aún, la convicción de que estar en IU les asegura en sus pueblos respectivos que no se les presentaran candidaturas alternativas en las municipales desde el PCE compitiendo en su espacio lo que (con la excepción de Marinaleda) es clave -con su actual realidad- para asegurarse resultados, éxitos y hasta representación. Pero, lo determinante, es esencialmente la ausencia de proyecto político nacional en la CUT-BAI; no de retórica, que esa abunda. Simplemente, la CUT como movimiento político no tiene claro qué haría fuera de IU. Se queda a gusto y con la conciencia tranquila pronunciando y escuchando frases incendiarias de vez en cuando, sabiendo que nunca inspiraran la política practica de IU y entretanto cada cual, se dedica a sus cosas, según su leal saber y entender. Por eso mismo, el SOC nunca ha hecho nada realmente efectivo para que exista una Confederación Sindical Andaluza. Por eso también, se actuó como se actuó cuando la pelea de la reforma del Subsidio Agrario: activismo extremo combinado con nulidad de proyecto propio. Por eso se escribe lo que se escribe y por eso se salta a defender a Anguita cuando le ningunean en un video, como si fuera un padre vilipendiado; como si Anguita fuera el santo patrón de la izquierda.
 
¡Que duda cabe!. En la CUT hay alguna muy buena gente... y también tanto en ella como en algunos de los otros sectores críticos, puede pensarse a la hora de echar una mano (o las dos) contra la Constitución europea; contra la Guerra imperialista y en pos de muchas otras buenas causas cuando se van encartando, pero, con eso sólo, no se consigue la independencia y el socialismo para Andalucía (si es que se quieren, claro).
 
Rutina de IU. Rutina de CUT.
Un balance político de las posiciones confrontadas:
Una crónica del proceso andaluz de IU:
Recopilación de ultimas noticias:
 
 Euskadi
propuesta de candidatura unitaria vasca por la autodeterminación
ETA dará «todos los pasos necesarios» para que la propuesta prospere
·acepta la iniciativa de lista conjunta y se declara dispuesta a apoyarla para que «logre su objetivo final»
ETA anunció ayer que «da por buena» la propuesta de lista electoral conjunta lanzada por la izquierda abertzale en Bergara a todas las fuerzas autodeterministas, y proclamó que «está dispuesta a tomar las medidas pertinentes y a dar todos los pasos necesarios para que dicha iniciativa logre su objetivo final». La declaración se produce cuando se inicia la segunda ronda de contactos con la intención de tratar de cerrar un acuerdo.
GARA DONOSTIA 30/12/03 
 
 
ETA hizo pública su declaración a través de una nota de prensa enviada a diversos medios, y que comenzó a difundirse ya anoche provocando las primeras reacciones. En el escrito, remitido a este diario en euskara, castellano y francés, la organización armada anuncia que «da por buena la propuesta presentada el 16 de diciembre de 2003 en Bergara», cuyo objetivo, según destaca, es «constituir entre todas las fuerzas favorables al derecho de autodeterminación una candidatura única para presentarse a las elecciones españolas», convocadas para el próximo 7 de marzo.
 
Los representantes de la izquierda abertzale que lanzaron esta idea ese 16 de diciembre ante la casa de Telesforo Monzón resaltaron además que esta candidatura se convertiría en la interlocución vasca ante el Estado español para reclamar la restitución del derecho de autodeterminación a Euskal Herria.
 
Tras expresar su conformidad con esta propuesta, ETA indica además que «está dispuesta a tomar las medidas pertinentes y a dar todos los pasos necesarios para que dicha iniciativa logre su objetivo final». La breve nota de prensa se inicia calificando de «crucial» el momento político que se vive en Euskal Herria. Junto a ella, han sido hechas llegar varias imágenes de los portavoces autores de la declaración. Esta es la primera opinión transmitida por ETA sobre la iniciativa de candidatura conjunta pro autodeterminación, que ha logrado una amplia difusión pública y privada en las dos semanas transcurridas desde que fuera formulada.
 
En este tiempo, según explicaron el domingo en Bilbao representantes de la izquierda abertzale como Arnaldo Otegi, Pernando Barrena y Rafa Díez, se ha completado una primera ronda de contactos con fuerzas políticas, sindicales y sociales partidarias de la autodeterminación. Al concluir esta fase de presentación y valoración general, los impulsores de la propuesta han valorado muy positivamente la acogida de las fuerzas con las que se han reunido. Hablan en concreto de «gran receptividad» y aseguran que «existe un suelo sólido suficiente para seguir avanzando hacia la búsqueda de un acuerdo». De hecho, han anunciado la puesta en marcha de una segunda fase consistente en volver a reunirse con cada uno de los agentes destinatarios de la propuesta, con el objetivo de tratar de cerrar un consenso. Para ello, la izquierda abertzale avanzó que pondrá sobre la mesa un borrador concreto ­cuyo contenido no se ha dado a conocer por deferencia a los agentes implicados­, y que se acompañará de una fórmula método- lógica que permita «madurar y cerrar» el acuerdo, así como de los criterios de la izquierda abertzale para la designación de los candidatos a Madrid. Este sector ha remarcado desde el principio que el acuerdo propuesto «no es algo meramente electoral», sino que supondría un pacto político de alcance que daría paso a un escenario totalmente nuevo.
 
EA reitera que desea un «bloque vasco» y el PNV ve pocas opciones de acuerdo
·Joseba Egibar considera que la propuesta de Bergara «no tiene excesivos boletos». Ambos emplazan a ETA a situarse al margen del proceso y a «dar la palabra al pueblo»

El anuncio de la posición de ETA ante la propuesta de Bergara motivó rápidas reacciones de dirigentes de PNV y EA como Joseba Egibar y Rafa Larreina, que coincidieron en instar a la organización armada para que se aparte del proceso.
 
Así, en declaraciones a Euskadi Irrati, Joseba Egibar, portavoz del PNV, parafraseó la Declaración de Lizarra-Garazi para emplazar directamente a ETA a «dar la palabra y la decisión al pueblo». Interpretó incluso que de esta manera la organización armada pretende actuar como «gendarme del proceso». Respecto a la iniciativa de fondo, en cualquier caso, Egibar interpretó que la sociedad vasca percibe que la propuesta «no tiene excesivos boletos de consolidación. Entonces, ¿qué pasa? ¿Que ETA no va a dar esos pasos decisivos?». El presidente del PNV en Gipuzkoa, Juan Mari Juaristi, incidió en lo mismo al afirmar que «ETA no debe hacer proposiciones, sino dejar las armas y que el país decida su futuro en paz y libertad, y para ello en este momento tenemos una buena herramienta como es el plan del lehendakari».
 
Antes de conocerse la opinión de ETA, por la mañana la presidenta de EA, Begoña Errazti, se quejó de que la actuación de la organización armada «es aprovechada para ir contra los derechos nacionales». En declaraciones efectuadas a Euskadi Irratia, dirigió buenas palabras a la propuesta de Bergara, pero incidió en que la izquierda abertzale «tiene que dar algunos pasos y tiene que mostrar una actuación independiente de ETA». En cuanto a la oferta de colaboración, en cualquier caso, Begoña Errazti reseñó que «está muy bien defender lo nuestro en Madrid». En este punto, afirmó que su partido está efectuando gestiones «discretas» para tratar de trasladar a otros herrialdes un acuerdo similar al cerrado ya con Aralar y el PNV en Navarra, donde concurrirán conjuntamente a las elecciones estatales bajo la denominación de Nafarroa Bai. Sus candidatos no han sido definidos por el momento. Se quejó, al hilo de ello, de que el PNV ya está eligiendo sus cabezas de lista para el Congreso y el Senado, lo que valoró como «una respuesta», en negativo, a sus intenciones. Por el momento, Errazti expresó su esperanza de que la coalición ya conformada en Navarra tenga una representación en el Congreso de los Diputados, con el objetivo, según dijo, de mostrar allí la pluralidad de la sociedad navarra y defender al conjunto de Euskal Herria desde este herrialde. Por su parte, Rafa Larreina, secretario de Comunicación de EA, indicó a GARA que «lo fundamental no es si ETA dice sí o no a una determinada iniciativa, sea de Batasuna o de cualquier grupo político. Lo fundamental es que ETA diga de una vez por todas que respeta la voluntad de la ciudadanía vasca, que la acata, que está dispuesta a respetar lo que acuerden e impulsen los legítimos representantes de la ciudadanía vasca, siempre que tengan el apoyo mayoritario de la sociedad». En relación al contenido concreto de la propuesta de Bergara para formar listas conjuntas pro autodeterminación, Larreina se limitó a recordar que «EA ya hablaba este verano de la necesidad de promover un bloque vasco a favor de la autodeterminación y a favor de los derechos de este pueblo, los derechos colectivos y los derechos individuales de cada persona. Esa vía sigue siendo válida y EA va a seguir trabajando así».

Nada más conocer el contenido de la nota de prensa de ETA, el dirigente de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi habló de «noticia de calado y noticia positiva», pero planteó que «ahora hay que tener la prudencia, la madurez y la responsabilidad suficiente como para aprovechar esta situación, porque es una situación que vuelve a abrir de par en par las puertas a la paz y a la autodeterminación a este país». Para destacar la importancia del posicionamiento de la organización armada, Otegi recordó que tras lanzarse la propuesta desde Bergara «muchos de los agentes que podrían ser sus receptores pusieron encima de la mesa su preocupación en torno a cuál podría ser la posición de ETA. Hoy ha dejado las cosas muy claras», valoró. «Es una nota escueta, pero potente en el terreno político», agregó. Recalcó que desde el domingo está abierta una segunda fase de interlocución sobre esta oferta. «La propuesta está hoy en un estadio superior. Nos corresponde ahora a nosotros, a las fuerzas políticas, sociales y sindicales interesadas en la resolución del conflicto, poner las condiciones para que esta candidatura y esta propuesta llegue hasta el final, porque eso permitiría aprovechar una oportunidad histórica en la dirección de la paz, la superación del conflicto, la autodeterminación y la democracia para este país». En ese sentido, indicó que «la pelota ahora está en el tejado de las formaciones políticas, y debemos jugar con altura de miras y perspectiva política, porque sería lamentable desaprovechar esta situación».
 
 Uruguay
IVº Congreso Extraordinario del Frente Amplio
Rumbo a la "victoria"... sin ruptura con el neoliberalismo
Mario Pieri *
 
“Este es el congreso de la victoria y a todo se puede renunciar menos a la victoria...”

La frase es del dirigente tupamaro y hoy senador Eleuterio Fernández Huidobro. La pronunció para fundamentar su moción de no juzgar al terrorismo de Estado aplicado por la dictadura militar (1973-1985). Toda una fotografía de los “nuevos tiempos” y de la conversión de antiguos combatientes revolucionarios al más implacable  “realismo” político ante la proximidad del “poder” ...y de miles de “cargos de confianza” a la espera en ministerios, directorios de empresas  públicas y decenas de organismos estatales.

El ejemplo de miles de militantes y cuadros del PT y la CUT de Brasil, integrados a la “responsabilidad de gobernar”, se filtra en el frenteamplismo orgánico y juega un papel político central en la estrategia que el Frente Amplio se ha marcado para alcanzar el gobierno nacional.

Con el telón de fondo de una gravísima crisis socio-económica que ha erosionado profundamente la legitimidad del “modelo” neoliberal y la credibilidad de los dos partidos burgueses (Colorado y Nacional), a pocos días de la victoria popular en el Referéndum contra la privatización de ANCAP (ver Correspondencia de Prensa Nº 154, 9-12-03), y con la casi unanimidad de los analistas, encuestadores y politólogos sobre el triunfo electoral de la izquierda en la próximas elecciones nacionales de octubre 2004,  se desarrolló los días 20 y 21, el IVº Congreso Extraordinario del Frente Amplio. Más de 1.400 delegados (de los 2.200 habilitados) de todo el país, participaron de los debates y las votaciones.
 
Cambio de gobierno anunciado
 
Que el Frente Amplio esté a las puertas del gobierno no es un dato menor. Porque más allá de la estrategia y el programa de gobierno que el FA se apresta a implementar en caso de ganar, la contienda electoral plantea  como nunca antes, la posibilidad de desalojar a una derecha política que gobierna el país desde hace 170 años. Este convencimiento está especialmente destacado por los  propios voceros neoliberales y de la patronal.
 
El semanario Búsqueda en su edición  del 6 de noviembre ya resumía en su nota de tapa:: “A unos quince meses de finalizar el mandato, el gobierno comenzó a dar señales esta semana sobre el agotamiento de los tiempos políticos para concretar grandes reformas estructurales, y aunque mantiene expectativas de acuerdos para lograr modificaciones en la estructura del Estado, se anunció que se trabajará en una agenda sobre el tema, para que eventualmente sea abordada por las autoridades que asuman en marzo del 2005.”

Y en la misma nota, se reproducían comentarios del Citigroup en el sentido “que los “partidos políticos tradicionales han sido incapaces de impulsar reformas que incrementen el rol del sector privado en la economía”, como hicieron otros países de la región en la década pasada. Para el grupo financiero norteamericano, un eventual gobierno del Frente Amplio (FA) a partir de 2005 podría “liberalizar sectores clave en los que el gobierno tiene monopolio y expandir el rol del sector privado en la economía”.

Por su parte, en un seminario de académicos realizado el 5 de noviembre, se insistía en la necesidad de integrar “definitivamente”  al FA en el sistema  político. Uno de los participantes, el politólogo y empresario encuestador, César Aguiar, fue más lejos:  “¿qué puede suceder en el caso de que la izquierda no gane la elección? (...) En ese caso tendremos la argentinización o bolivianización de la política. No creo que el FA resista una derrota en este clima, sobrevendrá la fragmentación y no será posible disciplinar a toda la izquierda”,... “A su vez el que triunfe deberá encarar un gobierno débil como el de Fernando De La Rúa o el de Gonzalo Sánchez de Losada”.(Semanario Búsqueda 6-11-03).

Finalmente,  Ramón Díaz, un fundamentalista neoliberal (miembro de la exclusiva Sociedad Mont Pelerin creada  por Friedrich Hayek y Milton Friedman en 1947 en Suiza) no tuvo pelos en la lengua para afirmar en su columna semanal que la izquierda “podría confeccionar un programa mucho más coherente, en la dirección capitalista, del que ningún partido uruguayo haya puesto por obra ni anunciado.” (Diario El Observador Económico, 20-12-03)

Es decir, la propia derecha política, los círculos capitalistas y hasta los grupos financieros imperialistas, se preparan para el “cambio de gobierno” ante la crisis de los partidos que, hasta ahora, aseguraron el sistema de dominación. Si algún dato mas faltaba, acaba de conocerse esta semana. El 93% de los  patrones no tienen ninguna duda: la izquierda gana en el 2004. (VIII Encuesta Anual de Evaluación y Perspectivas Empresariales)
 
Un programa “progresista” sin medidas concretas
 
En el marco de un Congreso (que prácticamente no tuvo ninguna discusión previa en las bases) se presentaron tres documentos: uno dedicado al “relacionamiento” entre la fuerza política, el gobierno, los trabajadores, y las organizaciones sociales; otro referido a la necesaria “transparencia de la gestión”, llamado “Lineamientos de Conducta  para la Función Pública”; y  el documento mayoritario titulado  “Grandes Lineamientos Programáticos”. (sobre el documento de la mayoría y el presentado por la Corriente de Izquierda, ver Dossier Nº 2 de Correspondencia de Prensa, 16-11-03).

El resultado a favor del texto mayoritario fue categórico: solamente la delegación de la Corriente de Izquierda votó en contra.

Por lo tanto, las puertas hacia un programa “progresista”, de reformas sin reformas, y de contenido social-liberal, está abiertas de par en par. Y al igual que el Congreso del PIT-CNT (central sindical) de hace dos meses, el Congreso del FA terminó por convalidar una línea de colaboración de clases y de no ruptura con la matriz del programa neoliberal.

El “país productivo” es la consigna. Allí se plantea la necesidad de un gobierno de “grandes mayorías” (trabajadores, capas medias, sectores más “vulnerables” de la sociedad y empresarios) Este conglomerado que borra todo interés y frontera de clase, es el nuevo “sujeto social”. Y el “acuerdo social” se convierte en el instrumento de cohesión política para conducir a un Estado neutro que cumpla con su función de articular los “ámbitos diversos de la convivencia social”.

El documento aprobado es un conjunto de buenas intenciones donde no se definen medidas concretas de gobierno de forma de que el equipo que gobierne quede con las manos libres para la implementación de las medidas que considere más apropiadas. Ni una palabra sobre la recuperación inmediata de los salarios y el empleo. Menos todavía, cualquier intención de oponerse a los planes de ajuste del FMI, o al pago de la deuda externa. Como en el gobierno Lula, los “compromisos serán respetados”.
 
En todo caso, vagas referencias a “distribuir el ingreso” y focalizar planes asistencialistas hacia los sectores más pobres. En Brasil se llama “Hambre Cero”, en la Bogotá gobernada por el socialdemócrata Lucho Garzón el nombre es “Un día sin hambre”, en el futuro Uruguay frenteamplista el cuento -inventado por el Banco Mundial- tendrá la denominación de “Plan de Emergencia Alimentaria”.

De todas maneras, toda esta “moderación” programática para nada asegura que la campaña electoral será de guante blanco. Por el contrario, la derecha se apresta a defender su último bastión con todas las armas de que dispone. Como en la campaña por el Referéndum de ANCAP, los “proyectos de país” estarán tanto en los debates...como en la guerra sucia de los medios y las gremiales patronales (que esperan sentarse en la mesa del “acuerdo social” luego de conocer el resultado de las elecciones).

La mayoría de la dirección del FA espera neutralizar la batería pesada  de la derecha con “indefiniciones” programáticas que impidan abrir francos débiles como ocurrió en 1999 con el impuesto a la renta. Simultáneamente, intentará que la conflictividad social se derive hacia una expectativa electoral para, de este modo, eludir la agudización de una lucha de clases que responde al aumento de las demandas básicas y urgentes de los trabajadores, los desempleados,  y las capas populares que viven en la miseria.
 
Debates y tensiones en el Congreso
 
Había una coincidencia entre los delegados de los Comités de Base: la falta de una discusión participativa, amplia y democrática en el precongreso. El grueso de la militancia frenteamplista estaba embarcada en la lucha contra la privatización de ANCAP; los documentos llegaron tarde y además algunos de ellos (como el de la mayoría) tenía más de 80 páginas. Fue notoria la baja asistencia al Congreso con relación al anterior en que estuvieron presentes más de 2200 delegados.

El Congreso se desarrolló en 6 subcomisiones y luego en un plenario general donde se aprobaban las propuestas surgidas de las subcomisiones. Más allá de ello había algunos puntos centrales de la discusión en que se articulaba la disputa entre un programa de izquierda y un programa apenas social-liberal. Así quedaron por el camino las propuestas que planteaban alguna forma de no-pago o de condicionamiento del pago de la deuda externa a algunos indicadores sociales; no se tomó una posición clara contra el ALCA; y tampoco prosperó ninguna propuesta de reforma agraria.

Con relación a los derechos humanos tampoco se logró aprobar la derogación de la Ley de Impunidad, una bandera histórica de las organizaciones que luchan contra la violación de los derechos humanos y que protege  los violadores, torturadores, y asesinos de la dictadura.

Quién jugó un papel central para el bloqueo de esta iniciativa fue el ex guerrillero Eleuterio Fernández Huidobro,  utilizando el argumento del miedo y planteando que se habían comprometido con los militares de que la Ley se respetaría.

De todas formas la moción apoyada por el ala izquierda del Congreso, Partido por la Victoria del Pueblo, 26 de Marzo, Corriente de Izquierda, la Unión de Juventudes Comunistas (que recientemente rompió con el Partido Comunista debido a su política de alineamiento con la mayoría de la dirección del FA) Comités de Base de Montevideo y del Interior del país (fundamentada por compañero Hugo Cores) obtuvo en el plenario del Congreso 569 votos contra los 746 de la mayoría.

En el tema de la reforma educativa impuesta por el BID, si bien los sectores moderados no lograron imponer su propuesta (que fue defendida por la secretaria general del PC Marina Arismendi) finalmente quedó vigente la aprobada en el Congreso anterior que es claramente contraria  a esta contrarreforma.

Dos propuestas concretas, una que restablecía el aguinaldo a los jubilados y pensionistas (que les fuera expropiado durante la dictadura) y otra que proponía el ajuste del salario mínimo nacional al costo de una canasta básica ($ 7000, unos U$S 230) no lograron los 2/3 para su aprobación, allí quienes jugaron un papel central para la derrota de la propuesta fueron la Vertiente Artiguista y el Partido Comunista.

Tampoco prosperó una propuesta de derogación de la ley 16713 que estableció la privatización de la seguridad social, impuesta por el BID, las AFAPs, y el aumento de los años para jubilarse junto con el recorte de otros derechos a los jubilados y pensionistas. Todo esto al mismo tiempo que en el documento aprobado en general se dice: “Y así como fracasó la reforma política, también fracasaron las reformas de la seguridad social, de la educación y del Estado que se introdujeron de la mano de la concepción neoliberal.”

El resultado del Congreso le permite al equipo que gobierne quedar con las manos libres para actuar con discrecionalidad, sin compromisos sustanciales con quienes hoy son la base social de la izquierda, es decir las clases populares, explotados, desempleados, marginados y pobres, es decir quienes han llevado adelante la resistencia, las luchas sociales y las confrontaciones principales contra el programa y la estrategia neoliberales.

Quienes si han obtenido un compromiso son quienes están interesados en que se pague la deuda externa; organismos financieros internacionales, banqueros, tenedores de bonos. Los empresarios ya que no hay ningún compromiso de aumento de salarios y pasividades. Los militares que violaron los derechos humanos que obtuvieron un compromiso de no derogar la ley de caducidad.
 
La izquierda radical
 
Para la Corriente de Izquierda estaba claro que no había posibilidad de modificar la orientación social-liberal mayoritaria. En tal sentido, la fantasía de una “disputa” por el rumbo programático del FA nunca estuvo presente.

En este período de ofensiva neoliberal en que las direcciones mayoritarias de la izquierda tradicional se adaptan a una política de “concertación” con la burguesía y el imperialismo (PS chileno, PT Brasil) nuestra apuesta era dar pasos hacia el fortalecimiento de un ala izquierda y acumular fuerzas en una perspectiva de ruptura con la política neoliberal de largo aliento.

Es en este sentido que presentamos al IVº congreso del FA una propuesta programática “Derrotar a la derecha y terminar con el ciclo neoliberal. Por un Programa de Urgencia Social democrático radical, popular, anticapitalista y antiimperialista” que ponía en primer lugar las necesidades del pueblo trabajador y los pobres. Una propuesta programática que resumía las experiencias de lucha, y de resistencias antineoliberales.

Tomamos iniciativas en temas como el no pago de la deuda, el combate al ALCA, la lucha contra todas las privatizaciones, la derogación de la ley impunidad, la nacionalización de la Banca y el Comercio Exterior, la derogación del secreto bancario entre otros. Con esa ala izquierda,  se lograron acuerdos en puntos como derechos humanos, defensa nacional, y educación. En aquellos temas en que los grupos intentaron marcar perfil solos como en el tema deuda externa ni siquiera se logró que la moción pasara al plenario del Congreso.

El desafío ahora, es que esa ala izquierda que incipientemente actuó en el Congreso, no quede entrampada en las presiones electoralistas y en las ilusiones que, lógicamente, genera la proximidad de “nuestro gobierno”. Y, fundamentalmente, que se organice para la intervención unitaria en las luchas populares junto a los movimientos que resisten y a una izquierda política y social que siendo aún minoritaria, se construye por fuera de los marcos del llamado frenteamplismo orgánico.

El curso social-liberal del núcleo dirigente del FA en cuanto a su adaptación al sistema es irreversible. Sin embargo para el campo popular, el FA sigue siendo su única esperanza, al tiempo que un gobierno de la izquierda puede acelerar “la experiencia” con ese núcleo dirigente que ya tiró la toalla en términos de un programa de transformaciones reales. Para la izquierda radical no solamente se trata intervenir críticamente en este proceso que se abre, sino el de ir construyendo desde ya y pegada a los movimientos sociales, la alternativa revolucionaria. En la medida que el horizonte no permite  hacerse ninguna ilusión.
 
26 de diciembre 2003
 
*Miembro de la Dirección Nacional y la Comisión Política de la Corriente de Izquierda. Integra la Comisión de Programa del Frente Amplio.

Sugerencias

El CEIP Leon Trotsky, dentro de un especial histórico sobre Bolivia, acaba de colocar en la Red las famosas Tesis de Pulacayo, documento programático de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia, 1946, que tanto impacto tuvieron en el curso del movimiento obrero y la izquierda boliviana. Buena ocasión para conocerlas o releerlas y reflexionar al respecto.

El Centro de Estudios Moriscos de Andalucía sigue ofreciendo valiosas recuperaciones de la historia andaluza. Ahora mismo, por ejemplo, sólo en su portada, podemos encontrarnos con artículos como Navidad de 1568: La matanza de Benahadux (Almería); Aproximación a la imagen del musulmán en la España medieval; El papel del Norte de África en la política exterior hispana (s. XVI); Historia Genética de las Poblaciones del Norte de África y de la Península Ibérica o Algunos errores en las Crónicas sobre la conquista de Al-Andalus. En sus diversas secciones encontraremos otros muy sugerentes materiales. Está claro que la visita periódica es obligada... 

--oOo-- 
Solidaridad con Palestina
Enlaces:
 
 Música de fondo: Parole, Mina
 
 Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE
a nombre de J.G.P., en la Cuenta Corriente del BBVA: 0182  3344  24  0202889151
Contribuye, Lee y Difunde ANDALUCÍA LIBRE
Ayúdanos a que no nos callen; transfiérenos mensualmente lo que puedas (5, 10... )
Y AHORA CON LA PAGA EXTRA SI PUEDES... DÉJATE CAER
Ayúdanos a trabajar por una Andalucía Independiente y Socialista
 
Publicidad del Servidor E-Listas














[Adjunto no mostrado: Mina - Parole.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters