Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 181 al 210 
AsuntoAutor
nº 188 - Inquisici Andaluci
nº 189 - ONUMierda Andaluci
nº 190 - Balance E Andaluci
nº 191 - Resaca po Andaluci
nº 192 - ¡Jodeles! Andaluci
nº 193 - Crónica v Andaluci
nº 194 - Resistenc Andaluci
nº 195 - Brasil: L Andaluci
nº 196 - Brasil: D Andaluci
nº 197 - Chile, 30 Andaluci
nº 198 - Nacional Andaluci
nº 199 - Euskadi: Andaluci
nº 200 - Bolivia e Andaluci
Ante la encerrona Andaluci
nº 201 - Cuentos, Andaluci
nº 202 - Vísperas Andaluci
nº 203 - Tensa IU Andaluci
nº 204 - Cataluña Andaluci
nº 205 - 4D - Mamp Andaluci
nº 206 - Contra la Andaluci
nº 207 - Andalucía Andaluci
nº 208 - La Burla Andaluci
nº 209 - Brasil. E Andaluci
nº 210 - Segunda M Andaluci
nº 211 - Debate Es Andaluci
nº 212 - Sumarios Andaluci
nº 213 - Elec.14M Andaluci
nº 214 - Granada Andaluci
nº 215 - Trifulca Andaluci
nº 216 - Cuentas y Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 248     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nº 213 - Elec.14M - Rutina andalucista - Balances IU - M arbella -
Fecha:Jueves, 15 de Enero, 2004  02:13:41 (+0100)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nº 213
 
En este Correo:
Andalucia
*Elecciones andaluzas y españolas el 14 de Marzo, Andalucía Libre
*PA, Ortega ofrece integración a Pimentel - Ordago de Ortega en las listas electorales andalucistas
*PSA, Pacheco, en clave electoral - Entrevista
*El Remate, Rutina andalucista, Andalucía Libre
*IU: Balances postcongresuales, Andalucía Libre
Buscando la salida del laberinto y los caracoles ibéricos, G. Buster (Espacio Alternativo); VII Asamblea de IU: ¿Retorno al pasado? Jaime Pastor (Espacio Alternativo); Vuelve a Casa, Julio Anguita (excoordinador general de IU); VII Asamblea de IU: El nuevo proyecto de Llamazares sufre un contratiempo y la oposición amplia su presencia, Ana Gabarró y Diosdado Toledano (CEA(Corriente Rojos de EUiA-Cataluña); Elementos para una valoración de la VII Asamblea de IU, Roberto Laxe (Corriente Roja); Valoración de lo acontecido en la 7ª Asamblea Federal de IU, Texto ubicado en el sitio de Corriente Roja; Rutina de IU; Rutina de CUT, Andalucía Libre
*La contratación irregular de extranjeros reduce el salario medio del resto de trabajadores, CCOO
*Andalucía acoge a más del 12% de los inmigrantes "con papeles" del Estado español
*Marbella, ¿Punto Final?, Antón Corpas
*Euskadi: Del Plan Ibarretxe... poca leche, Sabino Cuadra Lasarte
*Sugerencias Varias.
*Solidaridad con Palestina,
*Directorio de Andalucía en Internet,
*Música de fondo - Ayuda
--oOo-- 
 
 
 Andalucia
Elecciones andaluzas y españolas el 14 de Marzo
Andalucía Libre
 
Chaves y Teofila,
PSOE y PP
 
Chaves ha convocado las elecciones andaluzas haciéndolas coincidir con las generales españolas. Nuevamente será imposible separar campañas y discursos. El debate político andaluz será inevitablemente abducido y contaminado por el español. Andalucía no actuará como espacio político, si no de decisión -al menos- de contraste y reflexión; tampoco se proyectarán discursos andaluces al exterior. Andalucía ha de conformarse, nuevamente, con ser segunda pista de circo.
 
Desde la obtención de la autonomía, sólo se han celebrado elecciones andaluzas separadas en 1982 -las primeras- y en 1990. El PSOE las ha hecho coincidir con las generales españolas en 1986, 1996 y 2000 y en 1994 con las elecciones europeas. Si en este caso ha primado en las motivaciones del PSOE apoyar al frágil Zapatero o buscar una mayor participación para asegurarse correlación y si estas previsiones coincidirán luego con la realidad, es cuestión menor desde un punto de vista nacional.
 
Lo importante es el despojo; incluso de esta mínima consideración simbólica de especificidad. Ya puede haber en el Estado español sólo cuatro comunidades autónomas que accedieron a su estatus por la vía del Art. 151: tres a las que se les concedió en la Constitución -Cataluña, Euskadi-CAV y Galicia- y una que se lo tuvo que ganar a fuerza de movilización y votos en el referéndum de 1980: Andalucía. Que aquí ocurra lo que ocurre -y que no ocurre ni en Cataluña, ni en Euskadi y ni siquiera en Galicia- no es sólo responsabilidad del PSOE. Si somos sinceros, habremos de reconocer que la afrenta no sólo puede cargarse en la cuenta de Chaves, porque si este lo decide, existen también unos socios de Gobierno y una oposición que, por sus acciones y omisiones en todo tiempo y no sólo en vísperas electorales, permiten que se de el escenario que facilita no sólo la decisión sino su impunidad política. Ese es el reflejo de la autentica tragedia andaluza. El problema no se acaba en los 52 escaños del PSOE; el problema son también los 57 restantes.
 
 
 
 Andalucía
Ortega ofrece a Pimentel que se integre en el PA
Cierre de listas andalucistas: órdago y victoria de Ortega
 
SEVILLA. AGENCIAS. 10 de enero de 2004
 
Antonio Ortega, líder del PA

El secretario general del PA y candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Antonio Ortega, manifestó ayer que el presidente del foro Nueva sociedad, nuevas propuestas y ex ministro de Trabajo del PP, Manuel Pimentel, tiene las "puertas abiertas" en el Partido Andalucista.

En rueda de prensa con motivo de la reunión de la Comisión Ejecutiva Nacional del PA, Antonio Ortega definió a Pimentel como un "político honesto y preparado", que "en el PA tendría las puertas abiertas". En su opinión, el foro fundado por Manuel Pimentel, que concurrirá a las próximas elecciones autonómicas, "como aventura política, no tiene recorrido ninguno". Dijo que muchas de las propuestas que hace el foro de Pimentel coinciden con las del PA, por lo que dijo que si el ex ministro quiere hacer una política de progreso, seria y moderada, el PA es el "único sitio". Para Ortega, los andalucistas son los únicos que pueden ofrecer una política con "sello andaluz y moderada". Tambien afirmó: "Desde Andalucía no queremos un modelo contra España, sino distinto de España, en el que seamos capaces de representar nuestro propio papel", indicó Ortega. El dirigente andalucista subrayó que "en el PA aunque no estamos de acuerdo con el PP, somos contrarios a un 'totum revolutum' para desalojarlo del poder".

Por su parte, el secretario general de CiU y candidato al Congreso español, Josep Antoni Duran Lleida, declaraba en La Vanguardia que “ha contrastado ideas” con el ex ministro Pimentel  “y con otros dirigentes políticos de otras autonomías” sobre la creación de una gran federación de partidos autonómicos para articular el espacio político de centro en España. Pimentel desmintió de inmediato esa afirmación asegurando que no ha mantenido ningún contacto con Duran Lleida. "No hay en marcha ninguna operación", afirmó Pimentel y que, por lo que respecta a él, su apuesta política es sólo el Foro Andaluz, con el que concurrirá a las elecciones, una formación que pretende ser "moderada pero muy innovadora".
 
En otro orden, Coalición Canaria (CC) -aliada del PP- y Partido Andalucista (PA) mantuvieron una reunión de trabajo en Canarias para preparar las próximas elecciones europeas como integrantes de la Coalición Europea, junto con otras fuerzas regionalistas de derecha como Unió Valenciana (UV) y el Partido Aragonesista (PAR), que gobierna Aragón en coalición con el PSOE.
 
Cierre de listas: órdago y victoria de Ortega 

La ejecutiva del PA aprobó las candidaturas para las próximas citas electorales en un proceso no exento de tensiones entre Antonio Ortega, secretario general del partido y candidato a la Junta y los críticos.

El detonante de la tensión fue la pretensión de Ortega de imponer a José Calvo Poyato, actual parlamentario por Córdoba, en la cabeza de la lista de esta provincia en contra del criterio de la dirección provincial, que prefería al portavoz en el Ayuntamiento de Lucena, Juan Miguel Martín. Ante esta diferencia, se decidió que fuera la comisión de garantías la que aportara una solución, abogando ésta por un acuerdo político entre los dos sectores y rechazando una imposición. Antonio Ortega también tuvo problemas por su empecinamiento en que Juan Carlos Benavides, alcalde de Almuñécar sobre cuya gestión municipal ha caído sombra últimamente por irregularidades en su gestión, encabezara la candidatura de Granada al Parlamento andaluz. Los críticos consideraban la candidatura de Benavides muy expuesta a los ataques de la oposición. Los órdagos del secretario general fueron tan fuertes que incluso amenazó con presentar su dimisión el pasado fin de semana, durante la reunión del Consejo Andalucista de Gobierno, que debía aprobar las candidaturas.

Finalmente, la intervención de Alejandro Rojas Marcos, líder histórico y presidente del partido, evitó males mayores -esto es, la dimisión del secretario general en vísperas electorales- al proponer que fuera la ejecutiva la encargada de aprobar las listas, como así ocurrió ayer tras un fin de semana pletórico de tensiones y discusiones. Ortega logró ayer imponer sus tesis. Fuente de los críticos dan por hecho que el secretario general ha vinculado su destino al futuro electoral de sus dos apuestas más fuertes: la de Calvo Poyato y la de Juan Carlos Benavides.

Ha repescado para el Parlamento a barones como el gaditano Antonio Moreno, alcalde de San Fernando -excluido hace cuatro años de la lista por el pulso de éste con Pedro Pacheco- y ha desistido en su intención de situar en Málaga al delegado de su consejería en esa provincia, Carlos Bautista, en favor de Ildefonso Dell'Olmo, apoyado éste último por un peso pesado como Miguel Ángel Arredonda, amigo y predecesor de Ortega en la secretaría general. El máximo responsable del PA también ha concedido al sector de Rojas Marcos cuotas al ceder el segundo puesto por Sevilla a la Cámara andaluza, justo por detrás de él, a Juan Ortega, consejero de Relaciones Institucionales y el número uno al Congreso a Paola Vivancos, portavoz en el Ayuntamiento de Sevilla.
La ejecutiva también dio el visto bueno a las candidaturas al Congreso español, con Manuel Tijeras, concejal de Zurgena en Almería; José Antonio González Pavón, ex alcalde de Villamartín y director de Ifeca por Cádiz; Antonio Escámez, concejal de Motril por Granada; Antonio Capelo, concejal de Moguer, en Huelva; Javier Checa, alcalde de Torredonjimeno, por Jaén; Marcelino Méndez Téllez, director general de Fomento y Promoción Turística en Málaga. La candidatura de Córdoba no fue aprobada al no existir propuesta por parte del secretario provincial Antonio Jurado y su elección ha quedado aplazada. En cuanto a las expectativas del PA en las elecciones españolas, Ortega precisó que "la estrategia a la que nos vamos a apuntar es la de intentar repetir los escaños que obtendríamos si se extrapolaran los resultados de las pasadas elecciones municipales", es decir, uno en Sevilla, otro en Cádiz y otro en Málaga.

Enlaces Relacionados:

 Andalucía
Pacheco, en clave electoral

"Le 'daremos' al PP, claro" Pacheco se desmarca de su socio de gobierno en el Ayuntamiento de Jerez ante las próximas elecciones autonómicas y generales: "La necesidad de un cambio en Andalucía y en Madrid es una urgencia inaplazable", manifiesta
David Fernandez. Diario de Jerez
 
Pedro Pacheco, el líder del PSA

El coordinador del Partido Socialista de Andalucía (PSA), Pedro Pacheco, compartió ayer un desayuno con la prensa ya ataviado con el traje de elecciones. Así, en primer lugar y en clave electoral se desmarcó en su discurso de su socio en el Ayuntamiento (PP) para delimitar su territorio y pedir un cambio de gobierno, para abrir boca, en Sevilla y también en Madrid: "La necesidad de un cambio en Andalucía es una urgencia inaplazable y también en el Gobierno de España"; "y al PP le zurraremos la badana, claro que le daremos en campaña", advirtió. Subrayó que Aznar abandona la presidencia del Gobierno con "luces y sombras", y en este último apartado mencionó la guerra de Iraq, la disminución de las políticas sociales y "su estilo en los debates". No acabó aquí: "La política del Gobierno central ha sido una política económica neoliberal, se ha privatizado lo habido y por haber". Más crítico que en los seis meses anteriores, Pacheco lanzó distintos dardos en concreto al Gobierno central. "Tendrá que explicar por qué en los últimos ochos años, como ocurrió antes, no ha saldado la deuda histórica con Andalucía". Incluso se refirió a la Ley de Extranjería para dejar claro que "no tendría que existir".

"Y la unidad de España no está en peligro, es un invento de los conservadores", prosiguió Pacheco, en desacuerdo "total" con el "españolismo trasnochado" de Aznar. Incluso pidió abiertamente que se modernice la Constitución porque, a su juicio, "el Estado autonómico que cuaja con la Constitución es un Estado federal; sólo es necesaria la voluntad política y que se recupere el consenso de 1977". El deseo de Pacheco no es otro que el Estado autonómico culmine en federal, "aunque se llame de otra forma", al tiempo que abogó por que la presencia de las autonomías sea real en los órganos judiciales, en la Agencia Tributaria, y pidió "que participemos en temas europeos que nos afecten". A vueltas con el modelo de Estado, mantuvo que "decir que queremos (por Andalucía) un espacio fiscal propio es crear por crear. Si se crearan 17 agencias tributarias, el Estado, según un estudio, dejaría de percibir 3 billones de pesetas". "Las próximas", auguró, "serán unas elecciones muy duras, centradas en un debate a ver quién es más español". Declaró, al tiempo, que su partido defiende "el principio de igualdad" entre las regiones, al contrario de lo que otros partidos nacionalistas persiguen, caso de CiU, que "quiere la asimetría". "Si las minorías en Andalucía cambian de mentalidad", insistió, "podrán gobernar la región. Cuando culminen las elecciones, veremos las propuestas"

También arremetió contra Manuel Chaves, presidente de la Junta, porque las elecciones generales y autonómicas volverán a coincidir. "Se ha consumado, como me temía, la decisión cobarde y, lastimosamente, volveremos a estar privados de un espacio propio para el debate porque la oleada de las elecciones generales sepultará otras cuestiones", dijo. Con el punto de mira puesto en la Junta, el líder del PSA recalcó que el "hastío" y el "cansancio" se palpan en las instituciones andaluzas, instaladas, añadió, en "la pura rutina". "No hay directrices", aseguró, para agregar: "La segunda modernización ha servido al PSOE para elaborar su programa electoral, y luego Chaves le echa una mano a Maragall con el debate sobre la reforma del estatuto".

En tono catastrofista, vaticinó que "esto tendrá terribles consecuencias para España y se verá a medio y largo plazo". "Si había alguna esperanza para un cambio en Madrid -comentó en alusión a una posible victoria socialista-, con los últimos movimientos ya no existe el efecto vertebrador y cohesionante". "La alianza con Maragall pesará como una losa para el PSOE", remachó.
 
Muy optimista, resaltó el importante papel que las formaciones minoritarias tendrán a la hora de configurar el Gobierno andaluz a partir del 14 de marzo: "La gente -expuso- tiene que darse cuenta de la importancia que tendrán las minorías, ya que entre los partidos mayoritarios apenas habrá diferencias". "Ahora, con 4 ó 6 diputados se podrá gobernar, tal y como ocurre en Cataluña. Lo que hace falta es que quien forme parte del gobierno no se venda por un plato de lentejas", apostilló en clara referencia al PA. Sostuvo el andalucista que "en Andalucía hace falta un cambio de aire fresco, un proyecto que ilusione, y máxime cuando se avecinan negros nubarrones desde Europa", comentó a la vista de la ampliación de la UE a 25 países, lo que a su entender acarrea "un grave peligro" para España. A continuación, lamentó que la política se haya convertido en un espectáculo donde gana "el mejor actor", algo que calificó de "lastimoso" y que responde "a la falta de argumentos y las propuestas demagógicas". Prometió, en tono firme, que su partido no caerá en las "descalificaciones" y que destruirá las propuestas contrarias "con argumentos". Indicó, así las cosas, que entre otros objetivos el PSA se ha propuesto "abrir los ojos a las minorías" para que no dependan de los partidos grades. Para Pacheco, en cualquier caso, "cuatro años más de Chaves serían cuatro años más de lo mismo", por lo que el máximo dirigente del PSA -que no cree que el hecho de que no sea ahora alcalde le vaya a perjudicar-, recordó que "la alternancia es la base de la democracia". Muy gráfico, Pedro Pacheco se refirió al Gobierno andaluz como sigue: "Hace falta un cambio como el comer". "Chaves no tiene proyecto, nadie sabe adónde va la nave andaluza", aseveró.

El coordinador nacional del PSA se mostró convencido de que no le perjudicará en las elecciones el haber cedido la Alcaldía de Jerez al PP. Será la primera vez que se presente a la Junta sin ser alcalde, pero "mi caso es especial", recordó, "hasta hoy detrás mía está una trayectoria que está ahí, y que muy pocos pueden superar. No creo que sea un obstáculo que no sea alcalde. Sí lo será el competir con partidos que son multinacionales en medios económicos y financieros. Y hay que ver el nivel de aceptación de unas siglas, ver en qué medida la gente recuerda quiénes son el PSA". Hasta las elecciones, según Pacheco, durará la "fase de asentamiento" en la que se encuentra el gobierno de coalición municipal. "El gobierno está bien", dijo, y destacó: "La noticia es que dos partidos que nunca se han podido ver ahora cohabitan. Si no dejásemos las diferencias al margen, sería imposible. El pacto lo firman dos partidos muy distintos que se ponen de acuerdo en sota, caballo y rey, que es el pacto por Jerez. Y otros partidos están purgando sus males y pagando sus malas decisiones ahora que no tocan bola". Directamente se refirió al PSOE y en concreto a su portavoz local Pilar Sánchez para recalcar que en los plenos "la líder (de la oposición) sólo interviene durante los ruegos y preguntas". 

El Remate
Rutina andalucista
Andalucía Libre
Últimamente suele escucharse en ambientes andalucistas (sean del PA o del PSA) con especial insistencia argumentaciones que excusan sus propias incoherencias en las inconsecuencias ajenas. Unos -en el PA- justifican su casi decenio de colaboración gubernamental con el PSOE en la Junta (o sus pactos municipales con el PP) tomando ahora como asidero exculpatorio las coaliciones gobernantes en Euskadi-CAV (PNV, EA, EB-IU) o Cataluña (PSOE, ERC, ICV-IU); presuntas muestras de cómo otros también administrarían al modo andalucista ideología, programa y necesidad contingente. Otros -en el PSA- defienden su pacto municipal con el PP en su fortín de Jerez, recordando casos en que partidos del ámbito de la izquierda en Andalucía han hecho lo propio en alguna ocasión y se citan reiteradamente algunos ejemplos perpetrados por el PSOE, IU, PA o incluso también la CUT (Osuna, en el anterior mandato).
Aún con la salvedad de tener presente las diferencias de implicaciones y responsabilidades entre alianzas de ámbito local y nacional, las analogías aducidas son, por contraste, tan reveladoras en si mismas como inconsistentes en tanto intentos de justificación. Conviene tener presente que las alianzas sólo se producen cuando no existe incompatibilidad de hecho en las políticas a defender y desarrollar y cuando -con el correspondiente engrase que acompaña el acceso al poder- se da el mínimo acuerdo en la línea a ejecutar, que conlleva además habitualmente la aceptación de una determinada orientación hegemónica en la coalición.
De entrada, las dos formaciones andalucistas se han demostrado recientemente compatibles con el PP, la derecha españolista extrema. Ni para el PA o el PSA ha resultado impensable colaborar con el PP; ni para el PP ha sido imposible pactar con ambas. Ambas circunstancias son extremadamente descriptivas y aun cuando se produzcan en un ámbito local -con todas sus casuísticas y especificidades- revelan claves políticas y simbólicas profundas que trascienden a lo nacional. Es legitimo inferir que esta disponibilidad mutua deriva primariamente del hecho de que, en el terreno nacional, ni PA ni PSA son fuerzas nacionalistas sino regionalistas (que no se oponen, por tanto, a España y que por consiguiente son, a ojos de lo que encarna el PP, adversarios pero no enemigos irreconciliables) y en el terreno social, tampoco defienden postulados socialistas. Los pecados ajenos (especialmente los del PSOE, a quien ya se le conoce su naturaleza) no pueden lavar ni borrar las culpas propias, salvo que se admita sufrir de su misma condición. 
 
El PA (también cuando Pacheco todavía estaba dentro de sus filas) ha podido gobernar durante años con el PSOE porque comparte los rasgos esenciales de su modelo de Andalucía y su misma lealtad al Estado español. Remitirse al caso vasco no es comparable ni procedente. En Euskadi la pauta del actual Gobierno vasco PNV-EA-EB/IU la marca el PNV y en Andalucía el PSOE, los dos componentes mayoritarios; pero ahí se acaban las coincidencias. No sólo el Plan Ibarretxe -una propuesta de federalismo asimétrico fuerte- aún con todas sus limitaciones y trampas no tiene nada que ver con la política españolista y dependentista del PSOE andaluz, como es obvio. Tampoco es comparable la posición política de los socios minoritarios de ambos Gobiernos. En Euskadi, EA puede argumentar con fundamento que ha influido y contribuido en algo a que el Gobierno en que participa haya constatado el agotamiento del modelo estatutario vigente; aunque el ritmo y los objetivos políticos sigan bajo control peneuvista (si bien, también sea evidente que la presión externa de la izquierda abertzale haya sido incluso mucho más determinante en el giro del PNV). Del PA en Andalucía, por contra, lo único que se percibe es que ha ocupado algunos sillones para desarrollar desde ellos la misma política que ya practicaba y defendía antes el PSOE en solitario y reproducir en estereo su discurso. Ni siquiera pueden compararse los andalucistas con la posición de EB-IU que se singulariza en el Gobierno vasco en proporción incomparablemente mayor que el PA acá y cuya presencia en la coalición se sostiene políticamente por la ambigüedad del programa común en cuanto a la aceptación de los cauces constitucionales y por su coincidencia parcial con sus socios en un proyecto no rupturista de Euskadi privilegiada en España. En Cataluña, por otra parte, la confluencia entre PSOE y ERC (a la que se ha apuntado ICV-IU) se basa también en un acuerdo político sobre la ubicación singular y preferente de Cataluña en España -bien que este acuerdo claramente no sea independentista y ni siquiera soberanista y tampoco sea socialista- que ambas fuerzas pueden presentar como propio y en el que ERC -con el 16,4%- puede argumentar que empuja en su sentido al PSOE -31,2%- obteniendo notorios réditos políticos y protagónicos suplementarios. En los dos países citados puede decirse que los socios minoritarios reciben compensaciones institucionales -plazas y puestos- que han podido contribuir a motivarlos para llegar al acuerdo; también puede opinarse que en los dos casos, podían haber optado por otros cursos políticos que -por mayor contundencia y coherencia con sus propias definiciones- les hubieran imposibilitado acordar coaliciones con PNV y PSOE, pero sería infundado reducir esos pactos sólo exclusivamente al apetito de poder. Aunque ninguna de las fuerzas citadas puede asimilarse a la tipología política de idealismo militante desinteresado de la que participan fuerzas nacionalistas o socialistas revolucionarias, es notorio que su actuar político tiene un sustento programático. En Euskadi el Gobierno Ibarretxe es un Gobierno que implica y corresponsabiliza a PNV, EA y EB/IU; en Cataluña, el Gobierno Maragall-Carod hace lo propio con PSOE-ERC-ICV/IU. En Andalucía, el Gobierno Chaves es un Gobierno PSOE con contratados andalucistas y verdes.
 
En el caso de Andalucía y el andalucismo no sólo no se percibe diferencia estratégica alguna con PSOE y/o PP sino que tampoco puede constatarse que la inclusión andalucista haya movido ni poco ni mucho al PSOE; cuyos movimientos últimos derivan más bien de sus contradicciones internas como fuerza española y de los reflejos reactivos provocados por otros procesos nacionales. En lo tocante a los andalucistas (sean PA o PSA) los elementos de gestión, clientelares o de promoción personal no es que  hayan sido o sean importantes, determinantes o incluso predominantes sobre los políticos (entendidos estos últimos como objetivos y proyectos nacionales o colectivos y no meramente partidarios o individuales) sino que han aparecido como móviles únicos de su actuación. No es de extrañar pues que se de el caso de que una parte significativa de la población andaluza desconozca incluso que hace ya dos legislaturas que está gobernada por una coalición PSOE-PA y siga pensando que el PSOE sigue mandando en solitario o que sea realmente difícil recordar algo significativo de la gestión gubernamental que pueda adjudicarse como aportación singular andalucista. A la vista está que en su día (con Pacheco todavía dentro) el comportamiento del PA nada tuvo que ver con el reciente de ERC en la configuración del Gobierno catalán. Una vez que el PSOE perdió la mayoría absoluta en el Parlamento andaluz toda su preocupación, para plena satisfacción de Chaves, fue acomodarse en el Gobierno y evitar que el hueco lo pudiera ocupar el PCE-IU. Ni por un momento se le ocurrió a la jerarquía andalucista condicionar su acuerdo e integración en el Gobierno andaluz a un giro programático o simplemente continuar como oposición; más aún tuvo la torpeza de explicar públicamente su pacto como "un medio para construir partido". El otro argumento esgrimido reiteradamente -la loa a la estabilidad- sólo puede casar con una actitud satisfecha sobre la orientación del Gobierno andaluz y sobre el lugar y futuro de Andalucía en España, que naturalmente corresponde a una fuerza de las características del PSOE pero que sería impropio que pudiera asumir una fuerza nacionalista.
 
Al PSA, por su lado, llegado su momento, tampoco se le ocurrió tras las ultimas municipales pasar a la oposición en Jerez, una vez que el PSOE buscaba por todos los medios pactar la alcaldía con el PP. El lastre de Pacheco y sus intereses se demostró crucial para el desarrollo y despliegue nacional del PSA. ¿Con qué credibilidad puede continuar entonces el PSA deslindándose del andalucismo oficial del PA -al que acusa siempre de comportamiento mercenario- cuando a la primera oportunidad, reproduce punto a punto sus formas y prioridades?.  No tiene fundamento criticar con ferocidad -aunque sólo sea en aspectos concretos y no estratégicos- al PSOE si a la vez no se hace como mínimo con similar intensidad al PP.
 
Limites

Que Ortega diga con tal desfachatez y desenvoltura que "Pimentel podría estar cómodamente en el PA" no es señal de apertura del PA sino símbolo de cuan poco significa hoy el andalucismo en cuanto a compromiso nacional con Andalucía y en cuanto se ha derechizado simbólica y socialmente. Pimentel, no hay que olvidarlo, es un personaje de derecha al que las circunstancias propias y externas le han hecho adoptar una imagen regionalista, perfectamente compatible con un acreditado españolismo. Al hacer estas declaraciones, Ortega sólo reconoce que sus diferencias con Pimentel no son programáticas, estratégicas o ideológicas sino simplemente tácticas o utilitarias; que el PA es mejor que Foro Andaluz porque puede recibir más votos, porque tiene más tiempo de existencia y más implantación territorial. Ya ocurrió en su día algo similar con Arturo Moya, el exUCD. Conviene recordar aquí que si bien para una formación política tener un ámbito organizativo nacional exclusivo es precondición necesaria para acceder a una referencia y cualificación andaluza,  no es suficiente para adquirirla sin que a este le acompañe un programa y una practica nacional coherentes.  La actuación política del diputado andalucista en Madrid, Núñez -que se ha destacado por su identificación e inclusión en todos los acuerdos bipartitos del PP-PSOE (siguiendo el rastro de la insularista Coalición Canaria)- o el reciente episodio de la campaña conjunta en Córdoba de las Juventudes del PA y del PP contra el Plan Ibarretxe, muestran cómo puede hacerse en la practica el mismo españolismo desde una formación de un ámbito y de otro.
 
Por otra parte que Pacheco identifique como federalismo al conocido agravio comparativo españolista y sea manifiestamente incapaz de articular siquiera un esbozo de posición propia andaluza asimétrica en el contexto estatal y mucho menos siquiera insinuar una definición y unas aspiraciones soberanistas, revela no sólo su sustancial coincidencia básica con el espacio de juego admisible por el Régimen sino que denota que su separación ultima del PA sigue sin implicar una ruptura programática con sus presupuestos políticos básicos.
 
Buena parte de los limites del andalucismo vienen impresos desde su misma configuración política al inicio de la Transición. De hecho, en lo ideológico, simbólico, identitario... el andalucismo nunca fue capaz de trascender del regionalismo al nacionalismo (incluso a un nacionalismo que no fuera expresa o referencialmente independentista). Por eso nunca ha sido capaz de politizar nacionalmente la identificación primaria con Andalucía que le ha dado sostén y supervivencia electoral en esa franja de 200/300.000 votos en que ha venido oscilando y moviéndose desde 1986. Su aspiración política real, fue en un principio desarrollar el papel que luego haría aquí con mayor suerte y coherencia, el PSOE. La combinación entre la estructura social andaluza -con todos sus efectos políticos e ideológicos- y el curso derechista y neoliberal del PSOE lo han condicionado en extremo. Al andalucismo, desde hace tiempo, le encantaría representar a una burguesía nacionalista andaluza. Sin embargo se ha topado reiteradamente con el hecho de que la burguesía andaluza realmente existente siempre ha apostado y se ha sentido naturalmente representada hasta ahora por fuerzas de derecha españolista. Al tiempo, una fracción significativa ha aprendido a intimar y colaborar fructíferamente con el PSOE, en una especie de peculiar maridaje; en el que una formación de origen socialdemócrata vertiginosa y profundamente convertida al neoliberalismo ha ejercido, a partir de su fuerza institucional sustentado en su hegemonía electoral, funciones sustitucionistas en relación a esa burguesía. Así, si el PP se ha quedado como hogar del grueso de la burguesía real y el PSOE como criadero y plataforma de la proyectada; el PA ha debido conformarse con la espectral. En otras palabras, sólo sectores muy minoritarios y marginales de la burguesía andaluza lo han asumido como referente y de hecho -pese a sus intentos en los sectores turístico o urbanístico- continua manteniendo una composición interna similar a la del PSOE y un electorado variopinto socialmente parecido; aunque ideológicamente un pelin menos vinculado a algunas de las tradiciones simbólicas de la izquierda.
 
La volatibilidad de su conexión social nacional y su inconsecuencia programática han permitido al andalucismo simultáneamente asumir la condición de bisagra y muleta entre PSOE y PP y también expandirse actuando a la manera de un ómnibus, siempre dispuesto a acoger a cualquiera que llamara a sus puertas para usarlo como vía de acceso a los gobiernos municipales. El fenómeno ha sido de ida y vuelta. La ausencia de proyecto político nacional específico explica la imagen y realidad andalucista de federación de alcaldes (Pacheco en Jerez, Moreno en San Fernando, Benavides en Almuñecar, González en Algeciras, etc) y su aplastante peso interno. Los municipios han servido al PA de reserva y bodega y el municipalismo de horizontes cortos ha contribuido, por su parte, a consolidar una cultura no ya pragmática sino directamente desprovista de principios y objetivos nacionales, a la que se ha terminado de fortalecer y surtir desde su aparato y cargos institucionales en la Junta.
 
Consecuencia y reflejo de todo ello ha sido que, hasta ahora y pese a su accidentada trayectoria interna, sus debates y rupturas nunca han superado el nivel de disputas personalistas; con discusiones restringidas todo lo más a aspectos tácticos y que aquellos militantes y afiliados con convicciones nacionalistas nunca se hayan articulado y hecho visibles; mucho menos hayan desarrollado algún papel específico frente a la tupida maraña de los personajes que controlan y encarnan públicamente el andalucismo. De igual manera, el andalucismo regionalista ha sido incapaz de penetrar en la intelectualidad andaluza y consolidar una mínima área de influencia propia. Estos limites se han trasladado también al nuevo PSA, acompañando a Pacheco.
 
Así comparecen PA y PSA, sin proyecto nacional; sin capacidad de generar confianza y a la expectativa de los resultados ajenos para ver en cuanto pueden vender los propios. No son los únicos que así actúan pero desgraciadamente, lo hacen envueltos en la bandera verdiblanca.
 
Y es que sin jubilar previamente y mandar a su casa a los Ortega, Pacheco, Del´Olmo, Aroca, Valenzuela, Calvo, Rojas Marcos, Patricio, Benavides y demás de su estilo no cabe siquiera pensar en una refundación que permitiera que desde ese espacio surgiera alguna contribución al desarrollo del movimiento nacionalista y a la emancipación nacional de Andalucía. En tanto sigan estos personajes y personajillos, seguirá la rutina andalucista...
 Andalucía
IU: Balances postcongresuales
Andalucía Libre
 
Tras concluir el ultimo y reciente proceso congresual nacional y estatal de IU, llega la hora de los balances. A este respecto y por su especial interés, hemos seleccionado aquellos que nos han llegado o hemos conocido, que se reconocen ubicados a la izquierda de la actual mayoría de IU. Por la extensión de alguno que, sumado a los demás, imposibilita su reproducción textual conjunta en ANDALUCÍA LIBRE y para no dar pábulo a ninguna especulación sobre discriminaciones por nuestra parte, recurrimos a recogerlos todos como enlaces. 
 
Redactados desde diversas posiciones, exponen valoraciones sobre el momento y el periodo políticos, la línea mayoritaria de IU, la actuación concreta durante el proceso y las perspectivas estratégicas y tácticas de las diferentes corrientes que han configurado las dos listas alternativas a la oficial (incluyendo sus respectivas explicaciones de porqué no consiguieron consumar su confluencia). Siendo textos firmados por militantes destacados de sus respectivas fuerzas y organizaciones  o estando recogidos en sus sitios de la Red, creemos que pueden considerarse representativos de sus posturas colectivas (al nivel que esto puede valorarse en tanto no se disponen de balances orgánicos expresos). Para evitar malentendidos, nos hemos abstenido de incluir textos recibidos a traves de correos privados o escritos personales distribuidos en listas de debate que no especificaran claramente su condición de estar destinados a amplia difusión; incluso cuando contuvieran datos y reflexiones extremadamente interesantes. Aún así, creemos que la lectura y contraste mutuo de los materiales aportados (y también con lo que aquí hemos venido publicando, tanto como información como opinión) pensamos que puede constituir un ejercicio útil para hacerse una ajustada composición de lugar sobre la cuestión.
 
Somos conscientes de que no incluimos ningún texto nacional de IU, hecho específicamente desde Andalucía partiendo de la experiencia política interna vivida aquí. El vacío se debe a que, a día de hoy, no conocemos ninguno de esas características. Con todo, ubicar este dossier bajo el epígrafe de Andalucía, aunque sea sólo con textos de clara referencia estatal, no deja tampoco de corresponderse a la situación y al papel político de IU y de sus componentes andaluces -con todo lo que ello implica en todos los sentidos- reflejándose así la situación actual de una parte significativa de la izquierda social andaluza. Finalmente, incluimos también en la relación nuestro ultimo análisis del proceso de IU en ANDALUCÍA LIBRE, a partir del cual puede accederse también a precedentes tratamientos de la cuestión.
 
G. Buster
(Espacio Alternativo)
 
Jaime Pastor
(Espacio Alternativo)
 
Julio Anguita
(excoordinador general de IU)
 
Ana Gabarró y Diosdado Toledano (CEA
(Corriente Rojos de EUiA-Cataluña)
 
Roberto Laxe
(Corriente Roja)
 
Texto ubicado en el sitio de Corriente Roja
 
Rutina de IU; Rutina de CUT
Andalucía Libre
 
 Andalucía
La contratación irregular de extranjeros reduce el salario medio del resto de trabajadores
Nota de prensa de CCOO - CCOO 
 
CC.OO. acaba de presentar el informe “Trabajadores extranjeros y acción sindical” en el que analiza la situación de los trabajadores inmigrantes, las medidas legislativas llevadas a cabo por el Gobierno en este sentido y las propuestas del sindicato para resolver los problemas derivados de la actual situación.

José Mª Díaz-Ropero, Secretario de Migraciones y Política Sectorial de CC.OO., alertó de la utilización del colectivo de inmigrantes irregulares como medida de presión sobre las condiciones laborales del resto de trabajadores. Para CC.OO. esta situación está provocando una reducción del salario medio en los sectores de mayor afluencia de trabajadores extranjeros. Según la encuesta de costes laborales del INE, el salario medio se ha reducido en un 13% en la construcción, un 6,6% en la hostelería y un 5% en el comercio, precisamente los sectores donde existe mayor proporción de mano de obra inmigrante.

En opinión de CCOO se está creando un nuevo segmento laboral cuya precariedad incide en todo el mercado laboral. Las medidas legislativas que restringen la posibilidad de regularización de los trabajadores extranjeros no han ido acompañadas de las necesarias inspecciones laborales con lo cual se ha fomentado la contratación irregular. CCOO pidió mayor presión contra los empresarios para evitar estas irregularidades y sus consecuencias. La irregularidad en la contratación de trabajadores extranjeros condena a estos a una mayor precariedad. El sindicato propone medidas como que el permiso de residencia dure más que el de trabajo para mejorar así la posición de los inmigrantes en la negociación con los empresarios.

 
 
Andalucía acoge a más del 12% de los inmigrantes "con papeles" del Estado español
El delegado del Gobierno de Inmigración no se pronuncia sobre el número de irregulares que, según estimaciones, estaría en torno a un millón de personas - Los inmigrantes con papeles suben un 24% y superan los 1,6 millones - Andalucía tiene una tasa oficial de paro del 18,70% (EPA 2003 tercer trimestre): cerca de 600.000 personas en desempleo (más de 7 puntos por encima de la media estatal y con una tasa de actividad de sólo el 53%)
De la Prensa

El número de extranjeros en situación regular se triplica en siete años en España, donde durante 2003 se incorporaron como residentes legales más de 300.000 y 92.000 fueron repatriados

MADRID. El aumento de la población inmigrante legal en el Estado español ha batido todas las marcas durante el pasado año. Pese a que durante 2003 no ha habido ningún proceso de regularización extraordinario de extranjeros, la colonia foránea ha crecido más que en ningún otro ejercicio: 323.010 nuevos extranjeros han pasado a engrosar el censo de residentes con tarjeta o permiso de residencia, elevando la colonia inmigrante a 1.647.011 personas, un 24,4% más que el año anterior, cuando se regularizaron 214.941 foráneos. La décima parte de estos nuevos residentes legales (unos 30.000) ha accedido a los papeles gracias a la figura de la reagrupación familiar. Del total de estos, que suponen ya un 4% del total de la población en España, 406.000 pertenecen a países de la UE; 154.000 son europeos no comunitarios; 432.000, africanos; 514.000, iberoamericanos; 16.000, norteamericanos; 121.000, asiáticos; y 1.018 proceden de Oceanía. Por nacionalidades, 333.000 residentes son marroquíes; 174.000, ecuatorianos; 107.000, colombianos; 57.000 peruanos; 56.000, chinos; y 54.000, rumanos. De la UE, destacan los británicos (105.000), alemanes (67.000) e italianos (59.000).

El fuerte aumento de nuevos legales en los últimos meses ha provocado que España haya triplicado su población foránea desde 1996: de 538.000 a 1.647.000. Cinco comunidades superan ya los 100.000 extranjeros residentes y aparecen como motor de la inmigración: Cataluña se afianza con el mayor número de foráneos (383.938), seguida de Madrid (355.035), Andalucía (208.523), Comunidad Valenciana (180.011) y Canarias (113.339). Estas regiones suman el 75% de los legales de todo el Estado español.

El incremento, según el delegado del Gobierno español para la Extranjería, es "asumible" aunque este aumento exponencial de los últimos años se mantuviese en el futuro. Para Gonzalo Robles, las claves para poder absorber a tan elevado número de inmigrantes son la buena situación financiera, un crecimiento económico "superior" a la media de la Unión Europea y las buenas expectativas para los próximos años. "La economía va bien", resumió el delegado del Gobierno.
A nivel presupuestario, Robles señaló que el gasto total del Estado destinado a atender las necesidades de las políticas migratorias ascendió el pasado año 261 millones de euros, de los que 84 se invirtieron en políticas de acción social, 70 millones fueron destinados a la lucha contra la inmigración irregular, 15 millones se gastaron en el desarrollo de las políticas de asilo 93 millones a políticas de desarrollo vinculadas a la inmigración.

Del total de residentes, 963.055 estaban afiliados a la Seguridad Social en noviembre del año pasado, lo que supone un incremento del 15% respecto a diciembre de 2002, y representa el 5,7% del total de trabajadores. Así, un total de 144.425 extranjeros habían obtenido hasta noviembre de 2003 nuevas autorizaciones para trabajar en el Estado, de los que 25.156 corresponden a extranjeros contratados en el exterior a través del Contingente previsto para 2003.
 
Por otro lado, el número de extranjeros sin recursos con tarjeta sanitaria a octubre de 2003 ascendía a 619.598 (un 9% más que en 2002). Tres de cada cinco titulares de estas tarjetas eran iberoamericanos. Robles reconoció que la mayoría de ellas pertenecen a personas en situación irregular, aunque precisó que no se puede saber cuáles siguen o no en vigor. En relación a la educación, apuntó que durante el curso 2002-2003 se matricularon 303.827 alumnos extranjeros, un 4% del total. A ellos se unen, los 18.416 extranjeros matriculados en primer y segundo ciclo universitario y 11.106, en tercer ciclo.

Sobre la lucha contra la inmigración irregular a lo largo de 2003 se ha traducido en un incremento importante en el número de repatriaciones de extranjeros clandestinos: 92.679 inmigrantes han sido expulsados, repatriados o devueltos a sus países de origen.  En relación a las repatriaciones, el secretario de Estado comentó que aproximadamente un 75% corresponde a rechazos en frontera, devoluciones de extranjeros interceptados en patera y retornos. El 25% restante, es decir, 23.169, corresponde a extranjeros repatriados a sus países tras abrírsele un expediente de expulsión por encontrarse residiendo o trabajando de forma irregular en España [cabe recordar que el numero de ilegales se estima en 1.000.000]. Estas cifras suponen un aumento del 20,1% en las expulsiones con respecto a 2002, cuando fueron repatriadas 77.113 personas. Cuatro nacionalidades destacan por encima del resto en las estadísticas de devoluciones: rumanos (32.306), marroquíes (24.146), búlgaros (8.266) y ecuatorianos (6.476) suman casi el 77% de las repatriaciones. Las expulsiones se han elevado y también las detenciones de inmigrantes llegados en pateras a las playas andaluzas y canarias. En 2003 las fuerzas de Seguridad han llevado a cabo 942 actuaciones en el litoral en las que han sido detenidas 19.176 personas, 2.506 más que el año anterior, lo que supone un aumento del 15%. En la zona del Estrecho han sido interceptados 9.742 indocumentados, mientras que en Canarias han sido capturados 9.382 sin papeles. De nuevo, las playas de Andalucía han recibido más inmigrantes que las del archipiélago.
 

 Andalucía

Marbella, ¿Punto Final?

LA PROPUESTA DE ARTURO MOYA

Antón Corpas, Cádiz Rebelde nº78

 

Arturo Moya*, otrora joven y prometedor procurador a las Cortes franquistas; años después mecenas y candidato de un fiasco, la plataforma electoral 'Poder Andaluz' [auspiciada por el PA, nota de AL]; ahora es Director del PGOU de Marbella, nombrado por la alcaldesa Marisol Yagüe. Su primera declaración de intenciones: conseguir una amnistía general para todas las ratas de la galería.

 

Aunque habrá que ver los movimientos políticos a raíz de la propuesta, que no es nueva, no solo es una bolsa de aire para el lobby inmobiliarío y el sector financiero. El sistema de partidos, enfangado hasta las cejas, también saldría beneficiado. La confluencia de la extrema derecha mafiosa y sus residuos con PP, PSOE, y hasta en ocasiones con IU[1], mediante acuerdos institucionales o incluso integraciones orgánicas; muestra que no solo se comparte el modelo de desarrollo y gestión, sino también una perfecta integración dentro del 'sistema de relaciones públicas' de la Costa del Sol.

 

Un borrón y cuenta nueva hace de la impunidad una solución. A los impunes les da la razón: 'quién resiste gana', inscribirán con sarcasmo en la heráldica de sus actos. Además, sentaría un precedente para otros municipios con menor proyección simbólica y mediática, pero afectados por una lógica idéntica a la que domina Marbella.

 

"Una auténtica perversión del sistema para legalizar lo que a todas luces nació ilegal en una clara política de hechos consumados encaminada a beneficiar los intereses concretos y singulares...  todo ello con flagrante vulneración del orden urbanístico y ambiental" (Sentencia del TSJA sobre el 'caso Montenmedio', 10/7/01).

 

Este extracto de la sentencia del 'caso Montenmedio'[2], sin duda es aplicable a la propuesta Moya.  La Solución Final, sería la definitiva victoria de todas las facciones de la Sociedad Anónima de la Costa del Sol mas allá de sus luchas intestinas.

 

VELOCIDAD Y BUROCRACIA

 

Crear y modificar las normas en función de las negociaciones con los constructores, es la práctica de absolutamente todos los Ayuntamientos. La diferencia aquí es la velocidad y el orden de las cosas. Van tan rápido que las normas se dictan siempre a posteriori.

 

Se hace todo a base de buena voluntad. Lo que en las listas de espera de la Seguridad Social es tiempo desesperantemente lento y purgatorio, en manos de técnicos y políticos se reduce ficción burocrática. Burocracia y falta de personal no son nada. Normativas adversas no son nada con buena voluntad. Cada licencia, cada recalificación, dejan de ser una norma que hay que respetar, y son una ratificación de lo que ya se ha perpetrado, un audaz regreso al futuro para cuadrar y actualizar el callejero. El constructor no necesita de la paciencia que requiere sufrir una cirrosis o un glaucoma, ya que se mueve feliz dentro de la ancha manga institucional.

 

Él odia mas que nadie la burocracia. Nosotros no la odiamos, nos enrabietamos y juramos en arameo antiguo, pero al fin lo hacemos como cualquier pelea cotidiana, con una mezcla de rencor y resignación estoica. El constructor no, el si que odia de verdad. Porque es como alguien que encontró la fórmula para atravesar paredes, y de pronto alguna se le resiste. No tiene que domar los nervios en una cola, al contrarío, se arma de impaciencia, porque cuanto mas rápido evolucionan sus negocios, mas velocidad exige a cualquier trámite[3], mas paredes ha de atravesar y mas rápido tiene que hacerlo.

 

En la Costa del Sol los constructores no solo atraviesan paredes, sino que se  teletransportan y además perforan conciencias.

 

Allí el trámite (la licencia, el acuerdo del pleno, el Plan, o la recalificación) ha dejado de ser un paso intermedio entre la realidad y la norma, como establece el derecho en sus aspectos burocráticos. Hace mucho que los plenos deciden después de que la cosa está ya hecha. La licencia se concede cuando la obra está terminada o en curso, y el suelo se recalifica cuando el ladrillo ya lo recalificó de facto.

 

RESPONSABILIDAD Y DERECHO 

 

Hechos consumados-manga ancha institucional-resolución política. Ese es el teorema desarrollista sobre el que gira la vida marbellita y de la Costa del Sol. La amnistía que planea Moya para el stablishment, es su elevación a la máxima potencia. De ella se derivan dos consecuencias: la suspensión de los procesos en curso y la legalización de situaciones no denunciadas aún, invalidando por tanto cualquier actuación futura.

 

En Montenmedio, a pesar de la dura sentencia judicial, salvo IU y Los Verdes, todos los partidos (PP, PSOE, PA y el gilista PBU) optan por una salida política a lo que es una perversión incuestionable desde un punto de vista ético, y sobre la que pesa un mandato judicial nítido.

 

La Solución Final de Moya sigue la misma estela. Pasar página o cerrar el libro (de cuentas y movimientos), quemarlo y tirar sus cenizas como pelillos a la mar del tiempo pasado. Superar la separación de poderes para superar la crisis.

 

Lo que a cualquiera de nosotros nos parece un alarde intolerable de cinismo, es un pleno acto de responsabilidad política. Lo que inútilmente podría denunciarse desde la mirada formalista, como una vulneración flagrante de la Constitución, es precisamente un acto de defensa y fortalecimiento del edificio institucional.

 

El derecho no es un dispositivo neutral de protección de todos, aunque tome ese vestido. Se desnuda cuando conviene, cuando puede y cuando lo necesita. Cuando sus enemigos son demasiado fuertes y esa armadura es pesada para la lucha, o cuando somos tan débiles como para que ninguna aberración surta efecto. Cuando define los derechos y los deberes, el delito y la condena, los impuestos, las normas, es un abuso constante y minucioso. Pero el derecho también puede ser un exceso para sus propios amos. Un exceso de burocracia, si un especulador no puede construir donde y cuando quiere; o excesivamente 'garantista' para los nadie si la velocidad y la proporción de las condenas para los delitos que podemos cometer es 'blanda e insuficiente, para los tiempos que corren'.

 

En este caso, es un obstáculo para la relación entre la política y la economía, para la realpolitik. ¿De que sirven la separación de poderes, la tutela judicial efectiva o la responsabilidad del delito, si dificultan la evolución política y urbanística de Marbella?. La constante secuencia de juicios, filtraciones, enfrentamientos, denuncias, contradenuncias, están haciendo que la marea baje y suba la mierda. No se trata ya de una cuestión de imagen o tiempo, sino de una espiral que va minando la confianza de sus actores en el modelo mismo. Se trata precisamente de frenar esa espiral. No se trata de que la gente de Marbella, Estepona, o mas allá en Barbate, vivan mejor. Ni de proteger el patrimonio ecológico, proteger el formalismo democrático o acabar con la corrupción. No. Todo lo contrarío. Se trata de que los empresarios, los mafiosos, los constructores, los bancos, los políticos, puedan volver a restablecer con un mínimo de garantías la confianza entre ellos, empezando de cero.

 

AMNISTÍA Y PUNTO FINAL

  

Utilizar el término amnistía en este caso es un sarcasmo, sobre todo una perversión del término y su significado histórico. La amnistía es fruto de procesos sociales y políticos, donde la conciencia colectiva ha dispuesto que determinados delitos no son justos ni aceptables, que los supuestos delincuentes condenados por ello no pueden serlo, y que por tanto sus consecuencias penales deben ser abolidas. Que yo sepa nadie, por lo menos de viva voz, se atrevería a decir que la especulación, la corrupción o las agresiones al medio ambiente están injustamente penadas. Nadie ha dicho hasta hoy que un especulador es un ser acusado injustamente por su posición pública, ética o política, o que la prevaricación es un acto virtuoso cuya persecución es deleznable.

 

Si que hay algo en común entre amnistía y amnistía. El carácter político de ambas. Pero mientras que la amnistía se inscribe en los procesos de liberación, la amnistía de Moya en su carácter político, se acerca mas a las tristes leyes de punto final y a ese silencio histórico de nuestra transición. Aunque  se reduzca a la escala de un municipio, parte de premisas, formas y fines idénticos. El derecho deja de ser una vía posible y transitable, dificulta una solución clara y práctica, que asegure la supervivencia de intereses que se consideran por encima del sistema de derecho mismo. Este por tanto, ha de ser temporalmente suspendido hasta superar la crisis.

 

La Solución Final de Moya es la creación de un estado de excepción judicial para el territorio marbellita. Para llegar a buen fin, necesitará tanto del consenso político como de la complicidad del Poder Judicial local, autonómico y estatal. El acuerdo de la patronal y los cuadros políticos locales está asegurada. Solo algún elemento discordante en el Poder Judicial, o atisbos de pudor o miedo electoral en las instancias estatales de PP y PSOE, echarán atrás el plan.

 

SIN RUIDO NI DRAMA 

 

Todo sin ruido ni drama, sin tanques, sin muertos. Un estado de excepción blando. Y no porque yo reclamara un cuanto peor mejor. Todo lo contrarío. Lo que me inquieta no es la falta de drama sino la trágica paz de difuntos entre la que la realpolitik teje y desteje.

 

Dos lecciones salieron de los procesos italianos de Manos Limpias. Una: que si confluyen una crisis del pacto de silencios de la realpolitik, con sujetos de un mínimo sentido de la dignidad dentro del Poder Judicial, las instituciones pueden ser removidas y desnudadas hasta lo peor de sus entrañas. Otra: que como ha demostrado Berlusconni, si la gente no se rebela y se revela ante la crisis del poder, el poder volverá por las mismas, o incluso será peor.

 

Me temo que no hay hoy en el Poder Judicial andaluz ni español la cultura ni los sujetos dispuestos a desnudar Marbella y la trama entera de la Costa del Sol. Tampoco nadie saldrá a la calle ni asaltará los tribunales ni los ayuntamientos ni los parlamentos, ni siquiera para defender la Constitución contra sus abanderados. No habrá que sacar a la policía, decretar ley marcial alguna u organizar una Junta de Salvación Nacional. Solo hará falta que estén de acuerdo San Telmo, Moncloa y la Sociedad Anónima de la Costa del Sol y la tierra seguirá girando sobre su propio eje. Normalidad. A la excepción se le llamará amnistía o de cualquier otra manera. Si al final se produce, no habrá ruido ni gritos, porque eso es lo que la rebelión, con su presencia o ausencia, hace necesario o innecesarío. Hoy se gestará todo entre despachos y pasillos, y por teléfono. Normalidad, pura normalidad. 

[1] Acuerdos PSOE-IU con el postGIL, Los cuatro concejales de IU-CA y el único del PSOE en Manilva (Málaga) votaron como nuevo alcalde al ex componente del GIL Pedro Tirado, ahora del Partido Democrático de Manilva (PDEM) y estos tres grupos cogobernarán. IU apoyó para la Alcaldía a Tirado que, junto a otros ex integrantes del GIL ahora en PDEM, apoyaron en el 2000 una moción de censura contra la entonces alcaldesa de IU, Antonia Muñoz, que ahora será primera teniente de alcalde y responsable de Urbanismo, Vivienda y Asuntos Sociales tras votar a quien ayudó a desalojarla de la Alcaldía. De esta forma deja la Alcaldía Emilio López, expulsado del PSOE por presentar esa moción de censura contra IU con los ex miembros del GIL... Respecto a Estepona, ayer se consumó el pacto de la izquierda con los ex GIL. El alcalde, el socialista Antonio Barrientos, que a IU y al Partido de Estepona (PES), los ex Gil, les ofrecieron «el oro y el moro» para no apoyarle... Valderas anunció también que IU «no va a dar su conformidad» a que la Gerencia de Urbanismo sea para el PES. En El Puerto de Santa Maria, Chipiona, San Roque... el PSOE ha pactado con grupos independientes de similar talante al GIL (de Andalucia Libre n.191)

[2] El complejo urbanístico Montenmedio situado en el término municipal de Barbate, pertenece a Ibercompra, de la que es gerente Antonio Blázquez, amigo de Felipe González. Aunque Blázquez está alargando el litigio a fuerza de recursos, los tribunales han sido tajantes, han declarado ilegal el complejo urbanístico y ordenado su demolición, aunque no han puesto ni medios ni fecha de ejecución. Ver Cádiz Rebelde 76 (Andalucía) y 77 (Cadiz)

[3] Aunque subamos de la costa al interior: "El conocido constructor José Julián Romero quiere cerrar su desencuentro con los funcionarios municipales. Todo se debió a un acaloramiento. Romero ha pedido disculpas oficialmente y por escrito a la responsable del área de Urbanismo, donde reconoce que su comportamiento no fue del todo correcto. En noviembre, los trabajadores del área de Urbanismo se negaron a tramitar expedientes de Romero por el trato recibido. El detonante fue un enfrentamiento vivido entre el constructor y la jefa del área de licencias. Los trabajadores hablaban de «insultos» y de «amenazas». Como consecuencia de este episodio, el concejal de Urbanismo, Luis Gerardo García-Royo, decidió llevar personalmente todos los expedientes que afectaran a JJ Consulting" (Ideal, 23/12/03)

*Arturo Moya: "En su filial sevillana, Trebolquivir, constituida en 1987, Manuel Prado y Colón de Carvajal [intimo amigo y colaborador de Juan Carlos de Borbón] tiene como hombre fuerte a Arturo Moya, exdiputado de UCD por Granada; el secretario es Jesus Bores, amigo personal de Felipe González y de su cuñado, Francisco Palomino", Patricia Sverlo, Un Rey Golpe a Golpe, Arakatzen, San Sebastian, 2000, pag. 238 - [nota de AL]

Enlaces Relacionados:
 
 Euskadi
Del Plan Ibarretxe... poca leche
Sabino Cuadra Lasarte - Abogado
GARA 13/01/04 

¿Qué pasa con el Plan Ibarretxe del que tan poco se está hablando estas últimas semanas? Sin embargo, por pura lógica, debería suceder todo lo contrario. Si realmente aquél trata de materializar «un nuevo modelo de relación con el Estado español basado en la libre asociación», ¿acaso no deberían ser las próximas elecciones ­ya estamos metidos en ellas de lleno­ una ocasión de primer orden para seguir consolidando esa vía?

Del Plan han hablado gentes de toda especie y condición: apologistas de pesebre y zalameros varios, torquemadas imperiales, tertulianos chusqueros, críticos honrados y otros muchos que mezclaban cuarto y mitad de todo lo anterior. Se ha hablado de todo lo que decía, y también de lo que no decía, pero, sobre todo, de la soberanía afirmada y la consulta popular. Desde la izquierda abertzale se ha afirmado algo así como que contiene todos los ingredientes necesarios para la solución del problema, pero mal mezclados.

Quien esto suscribe tiene una opinión muy crítica sobre lo que se está guisando en la cocina de Ajuria Enea en torno al Plan Ibarretxe. Concienciado uno por los mensajes ecologistas y reflexiones baserritarras [campesinas] de la gente de EHNE [sindicato campesino vasco], cree que el asunto no es solamente de ingredientes y recetas, sino de los propios productos a utilizar, pues mala alimentación puede darse a nadie con carne hormonada, maíz transgénico y frutas y verduras fotocopiadas.

Dentro de las competencias exclusivas atribuidas al Estado español en el Plan Ibarretxe se contemplan, no solamente la defensa y fuerzas armadas, el sistema monetario y régimen aduanero (todo esto ha sido ya bastante comentado y criticado) sino también el dictar la normativa legal básica civil, comercial, penal, procesal, penitenciaria y de propiedad intelectual e industrial, amén de la referida a la previsión y seguridad social y la gestión de esta última.

Evidentemente, no se trata de minucias. El Código Civil regula temas tales como la personalidad jurídica, el matrimonio, la patria potestad, la mayoría de edad, la propiedad privada y sus derechos, las sucesiones y herencias, las obligaciones y contratos de todo tipo...; el Código Penal regula los delitos y sus clases (los contrarios al Jefe del Estado, el delito de rebelión, el de sedición, el de desacato...), los contrarios a la propiedad privada, la seguridad y la libertad...; el Código de Comercio regula las funciones de la Bolsa y de las compañías mercantiles (sociedades anónimas, Bancos...), los contratos e instrumentos mercantiles, seguros, suspensiones de pagos, quiebras... Y ¿qué decir de la competencia en materia de Seguridad Social tantas veces reivindicadas por la mayoría sindical vasca y despreciada por el Tripartito?

Pero hay más. Cuando el Plan habla de los principios inspiradores de la economía, la hacienda y el patrimonio de la Comunidad de Euskadi (Título V), señala que los poderes públicos vascos ajustarán el ejercicio de su actividad al respeto y garantía de la «libre circulación de bienes, capitales y servicios, sin que se produzcan efectos discriminatorios ni menoscabo de las posibilidades de la libre competencia empresarial». En esa misma medida, los posibles poderes en materia de planificación económica y fomento del desarrollo se realizarán «de acuerdo con el derecho a la propiedad privada y el respeto a la libertad de empresa en el marco de la economía de mercado», estando sometido el Parlamento Vasco a los principios esenciales de la legislación estatal a la hora de delimitar «la función social de la propiedad privada». Pues bien, la pregunta es: ¿qué proyecto de libre adhesión podrá lograrse, desde un punto de vista económico y social, con semejantes dependencias y ataduras? Uno diría que ha sido la mismísima OMC la que ha redactado este canto a la propiedad privada, la libertad de comercio, la sacralización de la competencia capitalista y, en definitiva, el neoliberalismo; pero no, su artífice, al margen de su aceptación por EA y IU-EB, ha sido el PNV.

En el PNV hay algo más que aquellos ligeros michelines de los que habló Arzalluz en su día. Su problema es el de una celulitis generalizada en brazos, piernas, glúteos, cintura, cuello y cara. Sus ataduras con importantes sectores empresariales y financieros, vascos y no vascos, amén de su simbiosis con el poder institucional conseguido, le impide soltar, no un órdago, sino siquiera un fuerte envite a la pareja contraria (PP-PSE), que pueda poner en cuestión el status de poder alcanzado. Caben, eso sí, movimientos, faroles (Zenarruzabeitia ha sido maestra en esto con sus «plantes» en las negociaciones del Cupo, relaciones con Europa...), pero poco más. Y es que, como se dice en Navarra: «donde no hay mata, no hay patata».

Vistas las elecciones de Cataluña o las nuevas exigencias de reformas estatutarias del PSOE, uno piensa que el objetivo del PNV es ­más aún tras el triunfo de Imaz en las pasadas elecciones internas­, no tanto plantar cara a Madrid con su Plan y realizar la consulta popular del mismo, sino descafeinar cada vez más su propio contenido y desbrozar un marco de encuentro con el PSE (algunas reformas estatutarias, una oficina en Bruselas, asunción de transferencias pendientes...) que permita asentar un nuevo período de gobierno PNV-PSE para la próxima época. Son conjeturas mías, claro está, completamente personales, pero no creo que vayan del todo descaminadas.

De ahí que el PNV esté pasando por completo de todas las iniciativas que, electorales o no, se plantean últimamente en clave de soberanía y autodeterminación ("Nafarroa Bai" es una excepción motivada sobre todo para lograr un hueco en una foto electoral de la que ha estado excluido desde hace veinte años). Y pensando en el período post-electoral, que es cuando van a tener que seguir madurando estas iniciativas autodeterministas, mejor sería olvidarse de ese partido a la hora de asentar éstas. Por el contrario, sería mucho mejor dedicar más energías y esfuerzos a ganar para las mismas a todo un amplísimo sector social presto a la labor (cultural, euskaltzale, sindical, juvenil, feminista, solidario...), pues de ahí se derivarían dividendos mucho mayores en firmeza, convicción, movilización y contenido progresista y social. El PNV se moverá, si lo hace, no por argumentos que puedan dársele en torno a una mesa, sino tan solo si existe un fuerte movimiento social que lo arrastre tras de sí. Quisiera equivocarme, pero creo que las cosas son así. Y si no, al tiempo. -

 
Sugerencias
 
Pedro Antonio Honrubia Hurtado, publica en Rebelión un vigoroso alegato en defensa de la dignidad andaluza: En pos de la República Andaluza.
 
Hace unos pocos meses, varios jóvenes independentistas andaluces, militantes de Jaleo,  estuvieron de gira en Chile estableciendo contactos, recopilando información y también, según se ve, haciendo Patria. La revista de izquierda Punto Final les realizó una entrevista que tituló: Andalucía quiere ser independiente. No os la perdais...
 
Y ya que surge Chile... es ocasión para seguir las vicisitudes de los mapuches chilenos, sus luchas  y la situación de sus presos políticos acudiendo al sitio del Kolectivo Lientur. Sobre los presos chilenos, también puede consultarse el sitio Presos Políticos de Chile - Libertad Ahora.
 
Desde Argentina nos llegan muchos materiales, correos, avisos... Uno de los últimos, nos informaba de que está en la red una revista de izquierda,  Contracultural y nos pedían que diéramos constancia de ello. Hecho está. En este ultimo numero incluyen artículos sobre la Ley de Reforma Laboral y la corrupción; la Semana Trágica argentina; la impunidad; el zapatismo; el castellano americano... Por cierto, aprovechamos para citar a una de las agencias alternativas que nos mandan informaciones que atendemos en cuanto podemos, Rebanadas de Realidad.
 
El Observatorio Vasco de Derechos Humanos edita interesantes boletines sobre la situación de los derechos democráticos en Euskadi. Acaba de distribuir su numero 11. En su sitio pueden encontrarse asimismo documentos, informes y publicaciones de interés en varios idiomas.
 
En próximos ANDALUCÍA LIBRE iremos dando cuenta de otros colegas, corresponsales, escribientes, amanuenses que desde diversos sitios, boletines, revistas y organizaciones nos llenan el buzón con noticias, análisis, luchas y esperanzas.

--oOo--
Solidaridad con Palestina
Enlaces:
 
 Música de fondo: Let it be, The Beatles
 
 Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE
a nombre de J.G.P., en la Cuenta Corriente del BBVA: 0182  3344  24  0202889151
Contribuye, Lee y Difunde ANDALUCÍA LIBRE
Ayúdanos a que no nos callen; transfiérenos mensualmente lo que puedas (5, 10... )
Ayúdanos a trabajar por una Andalucía Independiente y Socialista
 
Publicidad del Servidor E-Listas
















[Adjunto no mostrado: Beatles - Let it be.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters