Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 181 al 210 
AsuntoAutor
nº 188 - Inquisici Andaluci
nº 189 - ONUMierda Andaluci
nº 190 - Balance E Andaluci
nº 191 - Resaca po Andaluci
nº 192 - ¡Jodeles! Andaluci
nº 193 - Crónica v Andaluci
nº 194 - Resistenc Andaluci
nº 195 - Brasil: L Andaluci
nº 196 - Brasil: D Andaluci
nº 197 - Chile, 30 Andaluci
nº 198 - Nacional Andaluci
nº 199 - Euskadi: Andaluci
nº 200 - Bolivia e Andaluci
Ante la encerrona Andaluci
nº 201 - Cuentos, Andaluci
nº 202 - Vísperas Andaluci
nº 203 - Tensa IU Andaluci
nº 204 - Cataluña Andaluci
nº 205 - 4D - Mamp Andaluci
nº 206 - Contra la Andaluci
nº 207 - Andalucía Andaluci
nº 208 - La Burla Andaluci
nº 209 - Brasil. E Andaluci
nº 210 - Segunda M Andaluci
nº 211 - Debate Es Andaluci
nº 212 - Sumarios Andaluci
nº 213 - Elec.14M Andaluci
nº 214 - Granada Andaluci
nº 215 - Trifulca Andaluci
nº 216 - Cuentas y Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 249     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nº 214 - Granada
Fecha:Domingo, 18 de Enero, 2004  02:37:04 (+0100)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nº 214
 
 
 Andalucía
Granada: LA TOMA
Vuelta al Principio
Antón Corpas, Cádiz Rebelde 
 
Una de las escasas polémicas que durante los últimos años había conseguido delimitar diferencias políticas y éticas entre derecha e izquierda, se ha resuelto por ahora, con la práctica renuncia del espacio público por la margen izquierda, y una demostración de hegemonía social de la derecha. Ha demostrado la derecha granadina que a su disposición tiene un público masivo y entusiasta. La verdad es la verdad, y estamos ante una derrota en toda regla. Siempre tuvieron ganada la de los medios, pero han ganado la batalla de la calle sin paliativos. Lo que no quiere decir que estemos muertos.
 
 
 
No se puede dejar de lado la influencia de los medios locales en el estado de opinión pública, pero en ese estado de opinión tampoco es inocente la actual oposición (no pienso llamarla izquierda, que me ruborizo), en lo que toca a la esfera institucional. Al fin y al cabo el desenlace de lo que fue una enconada polémica durante los 90, se fraguó durante la anterior legislatura, con un gobierno formado por PSOE-IU-PSA, que fue dando paso atrás incluso en sus más tímidas y torpes iniciativas (como la reducción de efectivos del ejército en el desfile). Del PSOE era de esperar; en sus filas hay mas de un entusiasta de 'la Toma'; de hecho fue Antonio Jara quien la revitalizó durante la primera legislatura. En lo que toca a IU y PSA, falta de interés y cobardía. No solo renunciaron a plantear su retirada o la sustitución por una forzada "festividad de la tolerancia", sino que devolvieron paulatinamente las aguas al cauce tradicional. Bien es verdad que IU presentó una moción en el último pleno, propuesta por algunos movimientos sociales y asociaciones, pero lo hace ahora que está fuera del gobierno y su influencia es nula.
 
HISTORIA Y POLÍTICA 
 
El contexto ha permitido que "los tradicionalistas" de izquierda y derecha se despachen a gusto. Como siempre ocurre cuando los vencedores saborean la mezcla de dominio y normalidad consustancial a la victoria material y psicológica, se han lanzado a una carrera de loas y autoafirmaciones bochornosas.
 
Lo que se ha podido leer y escuchar durante estos últimos días para justificar el mantenimiento de la celebración provoca verdadera vergüenza ajena. Para Jose Manuel Castillo Higueras, concejal del PSOE (y antes del PCE) que recuperó el protocolo de la celebración durante la Administración Jara "esto es una fiesta para conmemorar una tradición histórica. En ningún lugar se reniega de la historia, simplemente es una fiesta para la convivencia y para disfrutar, sin connotaciones políticas". Según Cesar Girón "la fiesta de la Toma fue -y debe seguir siéndolo- inocentona, un tanto boba y si se quiere hasta paleta, pero fiel a su origen sin negar su legado. Sólo eso y nada más: una celebración ni más culpable ni menos inocente que cualquier otra del calendario festivo de Granada" (Granada Digital, 5/2/04)
 
El presunto carácter neutral, apolítico y festivo de la celebración se contradice en los mismos textos de los "tradicionalistas", que por la coyuntura han desinhibido el verbo para conjurar la sombra de Ibarretxe o de Carod Rovira. Francisco Javier Martinez, arzobispo de Granada, afirmó durante la ceremonia religiosa previa al desfile que "defender la unidad de España es un deber cristiano y un bien moral" (La Opinión 3/1/02). En el artículo citado de Cesar Girón, el autor no puede contenerse y en décimas de segundo gira de la fiesta "inocentona, un tanto boba y si se quiere hasta paleta", a una lección resumida pero exacta del consenso transicional y tradicional construido por Domínguez Ortiz o García de Cortazar: "la llegada a Granada de los Reyes Católicos marcó -a Dios gracias- el principio del Estado moderno no sólo para España sino para todo el occidente". Ignacio Pozo, presidente de la Plataforma por Granada, hila mas grueso aún, y culmina la secuencia mítico-constitucional: "Desde entonces y salvo pequeños matices es el que conocemos en la actualidad y en el que sus representantes se incluían en la Corte del Reino; Granada supuso entonces el referente de lo que hoy podríamos llamar el 'estado de las autonomías' refrendado en la actual Constitución española".
 
¿Puede ser mas política la Toma, si sus defensores la utilizan como un elemento para defender el actual edificio institucional?. "Las celebraciones oficiales, los juramentos las banderas y los himnos son algo más que excusas festivas, trámites administrativos, trapos coloreados o simples melodías. Si así fuera no suscitarían adhesiones o rechazos. Son símbolos que sirven para la autoidentificación y afirmación colectivas; útiles políticos que resumen, a manera de iconos, una situación y un proyecto político y social. Cuando su hegemonía es absoluta tórnanse rutina y predomina la estética, pero basta que sean contestados para que su función ideológica vuelva a primera plano" (Javier Gonzalez Pulido, "La Toma", Ideal 8/1/1996, extraido de Andalucia Libre)*. Realmente resulta un sarcasmo el empeño en defender el acontecimiento desde un dudoso y al fin y al cabo estúpido gracejo granadinísimo, cuando lo que se halla detrás es un posicionamiento político que debería afirmarse con claridad.
 
MUCHOS AÑOS POR DELANTE 
 
En cuanto a la disidencia, tanto quienes optaban por la movilización social, como quienes lo hicieron por una presencia testimonial y una estrategia de influencia fundamentalmente mediática, han sido machacados y vencidos por agotamiento.
 
A principios y mediados de los 90 la respuesta era pequeña, mínima. Pero la movilización frente al desfile junto con la posición pública de ciertos sectores intelectuales y artísticos, se alió con el factor sorpresa. A pesar del carácter minoritario y algo suicida de la protesta, esta consiguió frutos notables para los medios y apoyos con los que contaba. La Granada pretoriana no tardó en reaccionar. Y fue perfeccionando la máquina un año detrás de otro mientras que la disidencia a la Toma no encontró los pasos estratégicos necesarios para sostener la protesta.
 
A 2004 lo conseguido está a punto de desaparecer. Las organizaciones independentistas, como Nación Andaluza o Jaleo, que llevaron en estos años el peso de una difícil disidencia, y algunas individualidades que se sumaban a ella, se han terminado encontrando con una situación que ya en los últimos tres años era insostenible. El menguado número de personas, la agresividad tanto de los demócratas asistentes a los actos como de las fuerzas policiales y la ausencia de evolución y resultados no ya respecto al acontecimiento, sino en la propia movilización política, les ha obligado por ahora a renunciar a ese territorio.
 
Por su parte, lo quieran reconocer o no, el trabajo de 'las personalidades públicas' agrupadas en torno al Manifiesto por la Tolerancia, ha demostrado con creces los límites del espacio y las formas elegidas para conseguir sus fines. De poco les ha servido publicar libros o representar cada año mas o menos el mismo texto congelado del anterior. De nada les ha servido 'hacer lobby' frente a la Granada rancia y bajo los cielos de la Granada cobarde. La situación actual -en que prácticamente son obviados- requiere de una reflexión no ya sobre su papel frente a la Toma, sino sobre su propio peso en la ciudad y para sus referentes políticos (IU o PSOE).
 
Aún así, a pesar del terreno político y estratégico perdido, el que algunos movimientos sociales y asociaciones hayan hecho público su rechazo, después de que intelectuales y artistas hayan menguado en presencia y compromiso, y de que la izquierda independentista haya dejado la calle, es significativo. La polémica y el trabajo hecho durante los años anteriores, con todos sus errores, ha tenido cierto calado donde mas o menos podía tenerlo. Hay un espectro social granadino que con sus matices tiene una opinión coincidente en su rechazo al 2 de enero, pero es incapaz de articular una estrategia común y sostenida en su contra. 
 
¿Y ahora que?. ¿Y ahora como?. Los actos 'alternativos' aunque puedan jugar su papel en las horas del 'mientras tanto', son tan expresivos de una derrota, como el silencio o la rutina testimonial del comunicado. Hasta hace poco, el pensamiento en estas fechas era, 'hay un año por delante para hacerlo bien'. Ese tiempo se ha terminado. La Toma ha asegurado su supervivencia por muchos años, así que para mal en principio, para bien si es posible 'hay muchos años por delante para hacerlo bien'. 
 
GRANADA - La toma segun IDEAL
Casi 10.000 personas siguen una fiesta de la Toma sin incidentes
Policías locales y nacionales doblaron su presencia en una jornada que se caracterizó por la convivencia. Un pequeño grupo de ultraderechistas no logró empañar el ceremonial en la plaza del Carmen
 
A las 13,30 horas de ayer, la concejala del grupo del PSOE del Ayuntamiento de Granada, Mar Román, aparecía en el balcón principal del Consistorio portando el Pendón de Castilla. En la Plaza del Carmen y los accesos desde Puerta Real, más de 7.000 personas esperaban para participar en la tradicional llamada: «¿Granada! Por los ínclitos Reyes Católicos...», que fue respondida al unísono por miles de voces con la expresión «¿Qué?». Según los datos de la Policía Local, el 512 aniversario de la Toma congregaba al mayor número de personas de los últimos años: casi 10.000 entre el recorrido procesional desde la Capilla Real al Ayuntamiento y las que se concentraron en la plaza.

La festividad, presidida como en los últimos años por la polémica suscitada por quienes desean que sea una fiesta de la tolerancia y encuentro entre las culturas, se desarrolló sin incidentes. Únicamente un pequeño grupo de ultraderechistas, de tres organizaciones diferentes -Partido Realista, España 2000 y la tradicional Falange- enarbolaron banderas nacionales españolas con escudos anteriores a la Constitución y profirieron gritos en favor de la unidad de España, en contra de la inmigración y de condena al terrorismo. Mostraron también una pancarta con la foto de Bin Laden en la que recordaban que el líder de Al-Qaeda había llamado a la reconquista de Andalucia. Estos gritos, en general, fueron acallados por los aplausos de los asistentes al paso del Ejército o ante la presencia del Pendón en el balcón consistorial.

La Subdelegación del Gobierno y el Ayuntamiento de la ciudad habían doblado la presencia de agentes de policía, especialmente de antidisturbios de la Policía Nacional, en previsión de problemas entre grupos a favor y en contra de la celebración del día de la Toma.

La conmemoración comenzaba a primera hora de la mañana en la Alhambra. La corporación municipal, con el alcalde del PP a la cabeza, realizaba una visita al conjunto monumental con un acto simbólico en el Palacio de Carlos V, en un gesto de respeto a la cultura islámica. José Torres Hurtado (PP) señalaba que se trata de un reconocimiento a las tres confesiones que convivieron en Granada y una muestra de que los granadinos pueden «vivir en paz y armonía». El desfile cívico, que tradicionalmente parte desde el Ayuntamiento a la Capilla Real, fue seguido, tanto al dirigirse a la capilla como al regreso al consistorio, por cientos de personas, muchas de ellas visitantes que se quedaban sorprendidos por el paso de maceros, pertigueros, símbolos de la ciudad y la Policía Local a caballo.

El peso del Pendón

Vicente Aguilera, concejal del PP, fue el encargado de portar y tremolar el Pendón en la Capilla Real. «Para cualquier granadino que se sienta como tal, tremolar el Pendón es todo un honor. Me siento realmente satisfecho», dijo Aguilera, que reconocía, como hizo Mar Román después de tremolarlo en el balcón, que «pesa una barbaridad». Mar Román (PSOE) indicaba también que es absurdo hacer de esta fiesta un motivo de confrontación. «Somos mayoría los que pensamos que es simplemente cumplir con una tradición que debemos hacer en armonía y sin intereses políticos».

Este año, el ceremonial se ha mantenido como marcó la anterior corporación, que recogía el protocolo recuperado en tiempos de Antonio Jara, por el que fuese concejal José Miguel Castillo Higueras. «Esto es una fiesta para conmemorar una tradición histórica. En ningún lugar se reniega de la historia, simplemente es una fiesta para la convivencia y para disfrutar, sin connotaciones políticas», decía ayer Castillo Higueras. El momento más aclamado fue la interpretación de los himnos de Granada, Andalucía y de España, por parte de la Banda Municipal de Música y la del Mando de la Fuerza Terrestre del Ejército, procedente de Sevilla.

Por su parte, la plataforma 'Granada por la tolerancia' emitió ayer un comunicado en el que califica el día de la Toma como una «concentración de y para nostálgicos de la España preconstitucional» y solicita al Ayuntamiento que el dos de enero se convierta en «la Fiesta de las Culturas que Granada se merece». También han solicitado el cambio de denominación por el de 'Festividad del 2 de Enero: La Granada de las Culturas'.
 
 
 
 Andalucía 
Granada: Familias de rumanos pugnan por acaparar el negocio de las limosnas
Los mendigos rumanos no son hampones ni mafiosos, aunque, en ocasiones, puedan recurrir a la violencia para imponerse. En Granada -también en otras ciudades, caso de Madrid- ya ha ocurrido. El pasado día 12, en la misma puerta de la Basílica de las Angustias, dos de ellos propinaron una paliza a un pordiosero local que les estaba haciendo la competencia en una de las 'plazas' más apetitosas para los limosneros. Según fuentes policiales y de los servicios sociales consultadas por este periódico, el episodio no era nuevo -tampoco frecuente, afortunadamente-. Lo que sucede es que las víctimas, los pordioseros granadinos, no acostumbran a presentar denuncia. Es lógico. En ese mundo marginal, el sistema judicial es un extraño. Además -y siempre que no haya agresiones-, la disputa por un lugar para pedir no está en el Código Penal.

Pese a ese comprensible mutismo, los medios consultados por este periódico tienen algo más que sospechas sobre lo que hay detrás de estos sucesos: una guerra larvada por el control del 'negocio' de la mendicidad en Granada, que no es que permita alegrías de millonario pero da para vivir. El 'salario' de un indigente puede rondar los 30 euros diarios. En un bando estarían los menesterosos rumanos y en el otro, el resto de indigentes. «Es cierto que se están haciendo fuertes en el tema de las limosnas. También han ocupado algunos semáforos. Están desplazando a los habituales. Cualquiera puede verlo. No hay más que pasarse por algunos comercios y centros comerciales», admite un policía que prefiere preservar su identidad.

Tiendas, 'parkings'...

Efectivamente, las entradas a las tiendas y los supermercados -también las escaleras de los aparcamientos públicos- son el terreno en el que se mueven con más asiduidad. Las mujeres son las que se encargan de pedir, mientras los hombres vigilan disimuladamente para ahuyentar a la posible competencia.

Las fuentes consultadas se niegan a hablar de una mafia, esto es, una organización clandestina de criminales. Mas bien se trata de clanes familiares que no tienen más relación entre sí que provenir de Rumania, residir temporalmente en Granada y tener las mismas costumbres: la mayoría de los vagabundos rumanos son nómadas que vagan sin un rumbo fijo y no suelen quedarse demasiado tiempo en un mismo sitio. Normalmente, ya se ha dicho, no son violentos y practican todos los 'oficios' propios de la picaresca: hay descuideros -rateros que se aprovechan de los despistes-, 'reventadores' de cabinas telefónicas... pero demuestran una especial querencia por la mendicidad.

En este sentido, cuando empezaron a arribar a Granada, no dudaban en utilizar a menores para limosnear, una práctica que está perseguida al máximo por las autoridades municipales y autonómicas. Son implacables. Cuando se trata de niños, nadie hace la vista gorda. El que se sirva de ellos para dar lástima -sea extranjero o no- sabe que se la juega.

Recientemente, el Ayuntamiento observó un rebrote de esta nefasta actividad y decidió poner en marcha un plan de choque después de navidades para cortarlo de cuajo. Los servicios sociales municipales y los de la Junta, en conexión con las policías locales y autonómica, trabajan conjuntamente para frenar la mendicidad infantil. Agentes vestidos de paisano patrullan las zonas frecuentadas por pordioseros para impedir que exploten a los niños. En 1999, Granada pudo presumir de haber erradicado esta lacra social. El 99% de las personas que ahora están haciendo tambalearse aquel logro son indigentes rumanos.

Ni escuela ni vacunas

Dada la especial idiosincrasia de estos grupos llegados del Este de Europa -son bohemios y trotamundos-, es prácticamente imposible convencer a los padres de que deben llevar a sus hijos a la escuela. Las autoridades lo intentan por activa y por pasiva, pero, en la inmensa mayoría de los casos, fracasan. «Van dos días al colegio y después no vuelven a aparecer. Y, como no tienen domicilio conocido, es imposible dar con ellos», señala un experto en asuntos sociales. Los pequeños tampoco suelen someterse a los controles médicos habituales. Raramente se vacunan.

A pesar de que no suelen echar raíces en ningún sitio, parece ser que, últimamente, hay familias de vagabundos rumanos que están estableciéndose en barriadas de la Zona Norte de la capital granadina. Fuentes consultadas por IDEAL indicaron que están adquiriendo pisos por allí, donde los precios son más que asequibles.

Generalizando, los limosneros rumanos van a su aire. Rechazan sistemáticamente los ofrecimientos de ayuda que les llegan desde los distintos dispositivos de atención. Prefieren valerse por sí mismos. «No es que no estén necesitados, no es eso, pero con lo que sacan pidiendo tiran adelante. Y no del todo mal», concluye un especialista en la materia.
 
Lo correcto es no dar nada
 
¿Cómo se acaba con el 'negocio' de pedir? Es muy sencillo: no hay que dar limosna. Ése es el mensaje de las autoridades. Este llamamiento fue muy útil para erradicar la lacra de la mendicidad infantil. No hay que dejarse arrastrar por la lástima.

El problema es que hay demasiados intereses. Los indigentes rumanos no son una mafia propiamente dicha, pero alrededor de ellos sí pululan organizaciones clandestinas. Por ejemplo, hay líneas de autobuses 'piratas' que cruzan toda Europa para traer a ciudadanos del Este hasta España. Hace unos meses, empresarios del sector denunciaron públicamente este estado de cosas. Con unos precios de risa, los autocares 'piratas' estaban rompiendo el mercado. Dicen que estos autobuses fantasmas también alimentan el contrabando.
 
Fallece un joven rumano al ser arrojado por la ventana de un noveno piso en una reyerta en Granada
Agencias sábado 17/1/2004

Un joven de 27 años y nacionalidad rumana falleció esta madrugada a consecuencia de las heridas que se produjo al ser arrojado desde un noveno piso situado en la carretera de Pulianas de la capital granadina donde tuvo lugar una reyerta, en la que también resultaron heridos de diversa consideración otros cuatro ciudadanos rumanos. 
      
Según informaron a Efe fuentes policiales, los hechos se produjeron entre las 2.45 y las 3 de la madrugada en el noveno piso del portal uno del número 64 de la Avenida de Pulianas, donde seis o siete rumanos irrumpieron encapuchados y se enfrentaron con armas blancas a los cinco compatriotas que habitaban la vivienda. A uno de ellos, de 27 años, lo arrojaron por la ventana, mientras que los otros cuatro sufrieron cuchilladas en la oreja, las piernas y otras partes del cuerpo, según las fuentes. Los asaltantes huyeron, según la Policía, que tomará declaración a los heridos, ingresados en el Hospital de Traumatología de Granada, cuando mejoren de las lesiones sufridas.

Las primeras investigaciones apuntan a un ajuste de cuentas como origen de la disputa, aunque la Policía no descarta otras posibilidades al no haber aún detenidos. Hasta la zona se desplazaron miembros del grupo de la Policía Judicial, que investiga el caso, y del centro de emergencias sanitarias 061, que trasladaron a los heridos al Hospital de Traumatología, donde murió, a las siete de la mañana, el hombre que había sido arrojado por la ventana.

--oOo--
Solidaridad con Palestina
Enlaces:
 
 Música de fondo: Granada, Agustin Lara
 
 Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE
a nombre de J.G.P., en la Cuenta Corriente del BBVA: 0182  3344  24  0202889151
Contribuye, Lee y Difunde ANDALUCÍA LIBRE
Ayúdanos a que no nos callen; transfiérenos mensualmente lo que puedas (5, 10... )
Ayúdanos a trabajar por una Andalucía Independiente y Socialista
 
Publicidad del Servidor E-Listas










[Adjunto no mostrado: And Agustin Lara, Granada.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters