Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 211 al 240 
AsuntoAutor
nº 217 - El Asunto Andaluci
nº 218 - Astillero Andaluci
nº 219 - Astillero Andaluci
nº 220 - Cortejos Andaluci
nº 221 - Compañero Andaluci
nº 222 - Astillero Andaluci
nº 223 - Luchas an Andaluci
nº 224 - Limpiezas Andaluci
nº 225 - Andalucia Andaluci
nº 226 - Cuaderno Andaluci
nº 227 - Acerinox Andaluci
nº 228 - MASACRE E Andaluci
nº 229 - Reflexion Andaluci
nº 230 - Indignaci Andaluci
nº 231 - Balances Andaluci
nº 232 - Balances Andaluci
nº 233 - Solidarid Andaluci
nº 234 - Bofetadas Boletín
nº 235 - Especial Boletín
nº 236 - XIX March Boletín
nº 237 - Solidarid Boletín
nº 238 - Astillero Boletín
nº 239 - Huelga ro Boletín
nº 240 - ¿Qué hace Boletín
nº 241 - PostEurop Boletín
nº 242 - ANDALUCIA Boletín
nº 243 - Canarias Andaluci
nº 244 - Recopilan Andaluci
nº 245 - Cuba: Ref Andaluci
nº 246 - Pacto Ast Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 266     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nº 229 - Reflexiones tras la Masacre
Fecha:Viernes, 12 de Marzo, 2004  19:51:25 (+0100)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nº 229
 
 
 
Reflexiones tras la Masacre
Andalucía Libre
 
 
Ayer, Gerry Adams, líder del Sinn Fein irlandés, tras condenar los atentados de Madrid y calificarlos como "acto terrible", declaraba: "es un error y aquellos que lo han hecho deberían parar. Como todos me he quedado horrorizado con las imágenes de la atrocidad de esta mañana". En esa hora, Adams -igual que muchísimos otros que contemplábamos también como factible la misma posibilidad- estaba pensando en ETA y dirigiéndose obviamente a la izquierda abertzale vasca. Aunque por honestidad política e intelectual no se descartaran otras autorías también posibles -como la de Al Qaeda- la presunción quedaba ahi pendiente(*).
 
Otegi -portavoz de Batasuna- ya había adelantado a primera mañana del 11-M su rechazo de los atentados y había afirmado con rotundidad que "no contemplaba la más mínima posibilidad de que ETA haya sido la autora". Ciertamente, ETA no había ejecutado hasta este momento actos de expreso y deseado terror indiscriminado masivo sin aviso previo y con esta magnitud antes, pero tampoco podían despreciarse sus ultimas y más recientes actuaciones y los objetivos frustrados por la policía en los últimos meses. Y también, dentro de su ya de por si errada estrategia político-militar, venían inevitablemente a la memoria otros episodios significativos como la masacre del supermercado Hipercor de Barcelona de 1987, las bombas en casas-cuartel de la Guardia Civil (donde residen también sus familias), el asesinato de la esposa del concejal Becerril en Sevilla, el "descuido" repetido en la ubicación y aviso de coches-bomba o las inadmisibles y escalofriantes valoraciones de hecho como meros "daños colaterales" de las victimas sobrevenidas en atentados suyos, simplemente por circular casualmente al lado de alguno de sus objetivos. Todos estos datos podían servir de puente explicativo hacia la preocupación por ese salto cualitativo que expresaba la valoración que Adams y que tantos compartiamos. La degradación política y militar de ETA, exponencialmente incrementada tras asumir la línea de "socialización del sufrimiento" que transmutaba a cualquier cargo público de fuerzas españolistas -sea cual fuera su entidad- en objetivo para sus acciones -convirtiéndolos en victimas y por tanto exculpándolos socialmente de forma automática de su responsabilidad política como defensores del Estado español- era indudablemente otro factor operante. El autismo político de ETA -puesto de manifiesto por su ruptura de la tregua de 1998-; su incomprensión profunda de la relación social que mide la proporcionalidad de actos y consecuencias; su encastillamiento estratégico en una vía híbrida de "construcción nacional-negociación" bloqueada de antemano; su desinterés por la división de la izquierda abertzale; su torpe actuación que había facilitado el objetivo primario del Estado español de ilegalizar Batasuna; su falta de respeto y consideración a Andalucía y a las otras naciones del Estado y finalmente, sus caídas y detenciones últimamente tan habituales -que hacían pensar en un significativo grado de control e infiltración policial- acababan de configurar en conjunto el cuadro que hacían imposible un descarte previo de la opción de ETA como hipotética autora, como hubiera ocurrido algunos años antes. ETA había dado demasiadas muestras de estulticia e insensibilidad como para que lo odioso del acto y lo reaccionario de sus consecuencias fueran factores suficientes para excluirla a priori.
 
El Gobierno español del PP, además, a traves de sus portavoces y especialmente del ministro del Interior Acebes, había afirmado con rotundidad a mediodía la responsabilidad de ETA en la masacre. La merecida desconfianza que provocan este Gobierno reaccionario y embustero [más la ganada por su lado por ETA], obligaban en resumen a un punto de prudencia dejando abiertas las hipotesis.
 
La línea del Gobierno
 
A lo largo del día de ayer, fueron filtrándose nuevos datos. Se supo de la ubicación de una furgoneta donde se hallaron detonadores, junto a una cinta grabada en árabe con frases del Coran propias de la preparación para el martirio. Luego, a partir de datos de prensa internacional, se supo también que el periódico en árabe de Londres "Al-Quds al-Arabi" había recibido una reivindicación de autoría de la masacre por parte de las denominadas Brigadas de Abu Hafs al-Masri, en nombre de Al Qaeda. La red islamista venia en ese texto a justificar su crimen por la participación criminal del Estado español en la guerra y ocupación de Iraq -desoyendo sus advertencias- y explicitaba su despreocupación por las victimas civiles parapetándose en el simétrico desinterés de las potencias invasoras por los muertos y heridos civiles de países arabes e islámicos atacados. El dato -conocido y difundido gracias a Internet e imposible de ser ocultado- obligo, a ultima hora de la tarde, al Gobierno español a incluir a Al Qaeda como sospechosa en una nueva comparecencia publica del Ministro Acebes; aunque Aristegui -responsable de política internacional del PP- le restaba a continuación toda credibilidad a esa reclamación de responsabilidad.
 
Los discursos "institucionales" de Aznar y Juan Carlos de Borbón preparados para ser emitidos la tarde del 11-M por televisión fueron redactados de forma que apuntaran por sus contenidos implícitos y explícitos hacia ETA -para mantener viva la tensión y orientar politicamente la indignación popular- pero, eso sí, cuidándose de no citarla con sus siglas; un pudor nada habitual en los comunicados del Gobierno.
 
Por si esto fuera poco, esta mañana del 12 de marzo se conocían filtraciones de los primeros resultados del análisis de una de las mochilas-bomba que no explotaron. Por ellas se sabia que el explosivo utilizado en la matanza de Madrid no era -como se había dicho por el Gobierno- el tidatine usado habitualmente por ETA sino plástico goma2; los detonadores eran diferentes y el mecanismo de activación de las bombas -por control remoto mediante llamada a un teléfono móvil conectado- tampoco se correspondía a nada de lo usado por ETA. El estudio de la planificación de la secuencia de atentados -similar a anteriores actuaciones de grupos terroristas islamistas- y su objetivo ultimo, afortunadamente frustrado, el hundimiento por acumulación de ondas expansivas de toda la estación de Atocha -que de haberse conseguido hubiera multiplicado en forma pavorosa el ya de por si altísimo numero de victimas- y que recuerda inevitablemente al 11-S... inducían a orientar racionalmente la responsabilidad hacia Al Qaeda. 
 
Sin embargo, el Gobierno español del PP sigue, hasta el momento, resistiéndose a abandonar la adjudicación a ETA de la masacre. La línea gubernamental es que no se puede descartar nada, pero que el sospechoso preferente es ETA. Le niega toda importancia a las nuevas, claras y vigorosas expresiones de rechazo desde la izquierda abertzale, que por los mismos terminos politicos que escoge para expresarse, implicarían que de haber sido ETA esta hubiera quedado absolutamente aislada, sin ningun grado de comprensión ni apoyo social por tenue que fuera en la sociedad vasca. El ultimo eslabón de esta cadena es el mismo comunicado de ETA, a traves de sendas llamadas al diario GARA y a la televisión vasca, en que a las 18 horas de hoy declara formalmente que "la organización ETA no tiene ninguna responsabilidad sobre los atentados de ayer". Es verdad que podría mentir, pero aparte de que hasta la fecha ETA nunca ha hecho un comunicado publico para negar su responsabilidad en alguna acción o atentado que hubiera realizado, no se entiende qué ganaría con ello salvo incrementar exponencialmente su descredito en caso de haberlos realizado -si ello fuera posible- una vez que fuera demostrada policialmente su participación.
 
El Gobierno español ni siquiera admite que los sucesivos datos policiales que van surgiendo, inclinan la balanza de la responsabilidad hacia Al Qaeda. Los comentaristas y la prensa afín al PP empiezan por el contrario a utilizar el recurso de hablar de un golpe de una presunta "línea dura de ETA" contra otra "línea blanda" o a teorizar sobre una fantasiosa "colaboración ETA-Al Qaeda", que recuerda en extremo los infundios sobre la presunta "alianza "Sadam Hussein-Al Qaeda" que fueron utilizados por la propaganda imperialista yanqui para encubrir sus propositos de dominación de Iraq antes de la invasión.
 
Aunque PSOE, PNV, IU... siguieran en un principio con disciplina la línea explicativa del Gobierno, las contradiciones entre hechos y adjudicaciones y las implicaciones políticas y electorales de la cuestión ya han salido a la superficie, aunque, de momento, de forma tenue. El discurso oficial del PSOE y demás es limitarse por el momento a la solidaridad con las victimas, la denuncia antiterrorista generica y la llamada a la participación en los próximos comicios. Incluso Chaves ha concedido aún hoy entrevistas en Andalucía donde todavía sigue responsabilizando a ETA. No obstante -por puro espiritu de conservación de aparato- y para indignación de Aznar, el PSOE ha apuntado a traves de su numero tres Blanco -encargado habitualmente de las faenas asperas-un cambio que puede tomar cuerpo segun avancen los tiempos, comenzando a requerir que el Gobierno español sea transparente y no dosifique la información. IU ha exigido a continuación, siguiendo su estela, que se sepa todo antes de las elecciones del domingo.
 
De momento, la televisión oficial y las afines apuestan en sus informativos por llenarlos de relatos personales de las múltiples tragedias que han acompañado a la masacre, sin tocar  ni detenerse en este aspecto espinoso.
 
La Cuestión sobre la mesa
 
 
Lo que se esta dilucidando es relativamente fácil de resumir. Si hubiera sido ETA -como desea el Gobierno español del PP- el recurso al españolismo rabioso y a la dureza antiterrorista serviría para presentar al PP como el mejor instrumento de venganza y castigo. La fuerza española más española -el PP- sería, según el discurso previsto, la naturalmente indicada para culminar la tarea de borrar del mapa a los terroristas, a su entorno, a sus aliados, a los aliados de sus aliados, a los que tienen la desverguenza de no se sienten españoles, a los equidistantes, a los tibios y a quien se encartara poniéndose por delante. La masacre de Madrid sería presentada como el estertor de una bestia acorralada a punto de fallecer que sólo requeriría para ser apuntillada a un San Jorge (o a un Santiago Matamoros) en forma de Mariano Rajoy, el candidato del PP.
 
Pero, ¿qué ocurre si se confirma que ha sido Al Qaeda?. La masacre no dejaría de ser un acto injustificable y repugnante y los asesinos no dejarían de serlo por ello, pero el origen ultimo de su decisión -y por tanto su responsabilidad política originaria- estaría en el previo alineamiento y participación destacada del Gobierno español del PP en la invasión y ocupación imperialista de Iraq. Los islamistas habrían actuado paradójicamente en una de las ciudades del mundo que más engrosó y destacó en la protesta antiguerra, pero ese detalle nada importa a la filosofía parafascista del fundamentalismo islamista. Sería una actuación degenerada y deformada hasta el limite. Pero a nadie podría escaparse que fue la actuación del PP la que abrió la cascada de actuaciones que, tras apoyar la muerte de inocentes en Iraq, terminarían provocando la muerte de tantos inocentes en Madrid y la amenaza de nuevos ataques futuros. Aznar y el PP -los aliados de Bush- quedarían situados junto a Bin Laden como responsables políticos de la masacre y por tanto como merecedores de castigo electoral. La retirada de las tropas españolas de Iraq sería correlato lógico e inmediato. 
 
De ahí que el Gobierno español del PP tenga tanto interés por mantener viva la "opción ETA", al menos hasta el domingo por la tarde. De ahí lo absurdo de admitir compartir pancartas -como han hecho PSOE, PCE-IU, PSA y PA- y manifestarse al lado de reaccionarios hipócritas como el PP (que por otra parte, no se recata en romper "unidades" cuando así les conviene, como hoy mismo en varias ciudades vascas).
 
Todos los acontecimientos vividos acreditan de nuevo la necesidad de fortalecer una izquierda consecuente nacional, democrática y socialmente; una izquierda desleal al Régimen que genera negaciones de derechos como el de autodeterminación, permite intervenciones imperialistas y ampara maniobras como la utilización mezquina y deshonesta de sangre inocente para afianzar expectativas electorales.  
 
Un ultimo apunte
 
La hipótesis Al-Qaeda impone otras reflexiones. Al Qaeda y el islamismo no son ni representan a la Resistencia árabe. Los islamistas son sólo uno de los componentes del mapa político árabe, una fuerza parafascista que intenta jugar con métodos y objetivos reaccionarios y despreciables a aprovecharse de la desesperación y humillación que sufre la nación árabe a consecuencia de la ocupación, la miseria y el dominio imperialista. Su mismo proyecto es primeramente excluyente y represivo para los árabes y musulmanes que no comulgan con sus postulados, como también puede verse en el mismo Iraq.
 
El ataque indiscriminado a la población civil, incluso de una potencia imperialista, es éticamente inadmisible y además torpe políticamente. Ni el vietnamita Vietcong en Francia y luego en EEUU, ni el argelino FLN en la Francia metropolitana recurrieron al terrorismo para apoyar sus luchas de liberación nacional. Una cosa -y conviene hablar claro al respecto- es atacar a las tropas ocupantes españolas en Iraq -lo que es una respuesta legitima hasta conseguir su expulsión o su derrota- y otra esencialmente distinta asesinar civiles de forma indiscriminada -aunque sean ciudadanos o subditos del Estado imperialista agresor- sea en Madrid o  sea en cualquier punto de cualquier nación del Estado español o de cualquier otro. Provocar la muerte masiva y usar obscenamente a los inocentes muertos de Madrid como propaganda política para presentarse falsamente como abanderados de la resistencia árabe -viniendo además de quien lleva a la espalda décadas de colaboración con el imperialismo- descalifica radicalmente a quienes recurren a tales vilezas.
 
En ultima instancia, el surgimiento de fenómenos de semejante depravación son una consecuencia de un mundo desquiciado e injusto dominado por el imperialismo. Consecuentemente, la solidaridad antiimperialista con los pueblos hermanos de Palestina, Iraq, Kurdistan y la nación árabe no puede ni debe verse afectada por el actuar de una corriente políticamente criminal de energúmenos.
 
* Ver, "Masacre en Madrid - Un crimen contra la Humanidad", Andalucía Libre nº 218, 11/3/2004
**Ver selección de artículos, noticias y análisis en Rebelión
 
 
Comunicado de Asamblea de Andalucía
La Comisión Ejecutiva de Asamblea de Andalucía, reunida hoy 11 de marzo con carácter de urgencia, quiere exponer ante la opinión pública el siguiente pronunciamiento:
 
1. Rechazamos firmemente el ataque perpetrado contra la población civil de Madrid, y despreciamos, sean quienes sean, a los autores materiales e intelectuales de esta masacre.

2. Queremos manifestar nuestra más dolida condolencia y sincera solidaridad a las victimas, sus familiares, amigos y ciudadanos madrileños en general.

3. Adelantamos nuestra libre determinación de no secundar convocatorias de repulsa promovidas desde el PP, PSOE o gobierno, pues consideramos que carecen de autoridad moral para condenar la violencia organizada.

4. Hacemos un llamamiento a los andaluces y andaluzas para que manifiesten su pesar colgando una bandera andaluza con crespón negro en balcones y ventanas.
Barbaridad inadmisible
GARA - Editorial
La masacre cometida ayer en Madrid es una barbaridad inadmisible, sea cual sea su autoría. Atentar indiscriminadamente contra el transporte público, en hora punta y con la plena voluntad de causar el mayor número de muertes es un acto inhumano frente al que no cabe ningún tipo de justificación. Ante ello, sólo podemos mostrar el más radical de los rechazos, sin atenuante posible alguno. Los más de 190 fallecidos y 1.400 heridos son una tragedia de enorme magnitud. Cada una de esas muertes es un drama en sí mismo, trunca una trayectoria vital, destroza una familia y genera, además, un terrible terror social. ¿Cómo mostrar nuestra solidaridad a todas las víctimas, a todos los afectados, sin que estas palabras sean entendidas como un discurso estéril? Es tal la conmoción, el impacto de la matanza, que cualquier frase de condolencia se queda pequeña. El dolor y el pánico vividos ayer en la capital madrileña son ciertamente indescriptibles.

La aparición de una furgoneta robada con detonadores y una cinta en árabe con versículos del Corán en las cercanías de las estación de Alcalá de Henares, de la que según la versión oficial partieron los trenes cargados de bombas, y la reivindicación de la masacre en nombre de las Brigadas de Abu Aafs al-Masri al diario londinense editado en árabe "Al-Quds Al-Arabi", hacen que todas las hipótesis razonables apunten a organizaciones islamistas como autoras de los atentados. Así lo contemplaban ya anoche todos los grandes medios internacionales. Se trataría de una de las mayores matanzas producida en Europa fuera de tiempo de guerra y el recuerdo se vuelve inevitablemente hacia el 11 de setiembre de 2001.

En su primera comparecencia ante los medios de comunicación, el ministro de Interior español, Angel Acebes, no dudó en atribuir a ETA la autoría de la masacre. Para ese momento, la izquierda abertzale ya había manifestado, no sólo su absoluto rechazo a la matanza en los términos más contundentes, sino que ni contemplaba la hipótesis de que fuera obra de la organización armada. Sin embargo, Angel Acebes calificó de «miserables» a quienes hicieran referencia a otra posibilidad distinta a la de ETA y les acusaba de tratar de desviar la atención. Los atentados no encajaban ni en la forma de actuar habitual de ETA ni en la estrategia que se dejaba ver en sus últimos comunicados y en la reciente y extensa entrevista publicada el pasado 22 de febrero. Se pudo comprobar en las preguntas que se dirigieron al ministro de Interior. Pero el Gobierno español se negaba a admitir que las explosiones en los trenes fueran obra de organizaciones islamistas, puesto que esto sería tanto como asumir que tan terrible e injustificable tragedia era en alguna medida el coste de haber arrastrado hace un año al Estado español a una guerra contra Iraq que su propia población desaprobaba rotundamente. Tampoco cabe olvidar que los hechos se han producido a tres días de las elecciones generales y que sus consecuencias podrían tumbar a cualquier gobierno.

A partir de las ocho de la tarde, cuando en todo el Estado español se habían desarrollado o se producían las concentraciones de dolor por la tragedia, en las que se acusaba directamente a ETA, Acebes daba cuenta del hallazgo de la furgoneta y abría el abanico de posibles autores a grupos islamistas, aunque se negaba a descartar a la organización armada vasca pese a las evidencias que él mismo comenzaba a aportar en sentido contrario.

La ligereza de algunas actuaciones y declaraciones en torno a la masacre no debe desviar la atención, en todo caso y sobre todo, de las dimensiones de la tragedia vivida ayer en la capital madrileña y llamar a la solidaridad que es preciso mostrar a las víctimas en estos momentos. -

Arnaldo Otegi: "El PP sigue mintiendo al pueblo español"
El parlamentario de Sozialista Abertzaleak se ha mostrado convencido de que el Ministerio del Interior español tiene datos sobre el atentado que "saben quien ha sido pero tratarán de esconder hasta el domingo, cuando cierren los colegios electorales. "El PP miente al pueblo español cuando habla de ETA, de Batasuna y del pueblo vasco".
GARA

DONOSTIA.- El parlamentario de Sozialista Abertzaleak se ha mostrado convencido de que el Ministerio del Interior español maneja iinformación que no quiere publicar y que aclararía la autoría del atentado ocurrido ayer en Madrid.

Otegi, en una entrevista concedida a ETB-2 ha valorado la declaración del presidente español Aznar, en la que sólo ha aclarado -sin nombrar como lo hiciera ayer en ningún momento a ETA- que hay abiertas diferentes líneas de investigación. El portavoz de SA ha insistido en que el Gobierno español tiene datos sobre el atentado que "saben quien ha sido, pero tratarán de esconder hasta el domingo, cuando cierren los colegios electorales".

"Están preparando la pista de aterrizaje de Acebes para que pueda cambiar su versión sobre los hechos. Sabe que ha sido un ataque contra su política exterior -Iraq- y tratará de mantener la confusión sobre quien puede ser el autor de la masacre hasta que pasen las elecciones". Otegi ha dicho que "nosotros tan sólo manejamos una hipótesis, que es la que se defiende en la mayoría de  los medios en el exterior. El PP sigue mintiendo al pueblo español cuando habla de ETA, de Batasuna y del pueblo vasco".  

El PSOE sospecha de que el Gobierno de Aznar está retrasando la información sobre el atentado
El secretario de organización, José Blanco, ha declarado que "quien juega con la verdad en un momento de tanto dolor está incurriendo en un supuesto muy grave".
GARA MADRID.-

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, ha asegurado hoy que su partido "tiene sospechas de que el Gobierno español está retrasando la información" sobre la autoría del atentado que ayer causó cerca de 200 muertos en Madrid.

Blanco ha añadido, en alusión al Gobierno español, que "quien juega con la verdad en un momento de tanto dolor está incurriendo en un supuesto muy grave", ya que, a su juicio, "la opinión que se va conformando en función de la organización del atentado es que presenta características muy diferentes" a los que realiza ETA. Asimismo, Blanco ha rechazado hacer "uso partidista" de un hecho semejante, si bien ha pedido celeridad al Gobierno español para esclarecer la autoría del atentado antes del próximo domingo, día de elecciones, porque "la gente no puede acudir a las urnas bajo la duda y bajo la sospecha". El también coordinador del Comité electoral del PSOE destacó sus sospechas de que "el Gobierno está ocultando información" y subrayó que existen antecedentes en este sentido, "como la ocultación que hay todavía sobre el Yak-42".

Seguimiento Informativo
 
Y el 14 de Marzo...
Con más fuerza; aún con más razón
Porque no hay que ceder ni callar.
Ni ante los criminales,
ni ante los reaccionarios españoles, ni ante quienes capitulan ante sus chantajes
Por la República Andaluza,
por la Soberania Nacional y el Socialismo
 
Vota las listas de Asamblea de Andalucía
 
Análisis y posicionamiento:
--oOo--
Solidaridad con Palestina
 
 
Enlaces:
 
 Música de fondo: Sarabanda, Handel
 
 Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE
a nombre de J.G.P., en la Cuenta Corriente del BBVA: 0182  3344  24  0202889151
 
Contribuye, Lee y Difunde ANDALUCÍA LIBRE
Ayúdanos a trabajar por una Andalucía Independiente y Socialista
Transfiérenos mensualmente lo que puedas (5, 10... )
 
Publicidad del Servidor E-Listas













[Adjunto no mostrado: Handel, Sarabande.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters