Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 225 al 254 
AsuntoAutor
nº 231 - Balances Andaluci
nº 232 - Balances Andaluci
nº 233 - Solidarid Andaluci
nº 234 - Bofetadas Boletín
nº 235 - Especial Boletín
nº 236 - XIX March Boletín
nº 237 - Solidarid Boletín
nº 238 - Astillero Boletín
nº 239 - Huelga ro Boletín
nº 240 - ¿Qué hace Boletín
nº 241 - PostEurop Boletín
nº 242 - ANDALUCIA Boletín
nº 243 - Canarias Andaluci
nº 244 - Recopilan Andaluci
nº 245 - Cuba: Ref Andaluci
nº 246 - Pacto Ast Andaluci
nº 247 - Especial Andaluci
nº 248 - Palestina Andaluci
Las músicas de And Andaluci
nº 249 - México 18 Andaluci
nº 250 - Puerto Ri Andaluci
nº 251 - Astillero Andaluci
nº 252 - Sumarios Andaluci
nº 253 - Euskadi: Andaluci
nº 254 - NO Andalu Andaluci
nº 255 - Euskadi: Andaluci
nº 256 - Euskadi: Andaluci
nº 257 - Por Andal Andaluci
nº 258 - Referéndu Andaluci
nº 259 - 28 de feb Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 303     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[AndaluciaLibre] nº 250 - Puerto Rico - PA de Alvarez - Extasis IU
Fecha:Martes, 21 de Diciembre, 2004  03:50:11 (+0100)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>

Porque sólo el pueblo andaluz tiene derecho a decidir en Andalucía sobre ciudadanía e inmigración
VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA

nº 250
 
En este Correo:
 
*Puerto Rico - ¡Viva Puerto Rico Libre!, Andalucía Libre
*Puerto Rico, Colonialismo y Globalización, Norberto Cintrón Fiallo
*Puerto Rico - Debates Independentistas - Recopilación de textos y documentos
*Enlaces de Puerto Rico
*Andalucía, Alvarez gana el XIII Congreso andalucista - Enlaces
*El Remate, Laberinto Andalucista, Andalucía Libre
*Cañamero: "El SOC aceptaría que se retirara el subsidio a jornaleros que rechazaran un puesto de trabajo"
*El Remate, Estrategia y discurso del sindicalismo jornalero, Andalucía Libre - Enlaces
*Memoria Musical: Sevillanas Autonomia, Reniego, En Pie Compañero, repartir la Tierra, Rebuscaores
*España, IU cierra en falso su VIII Asamblea Federal
*El Remate, El éxtasis de IU, Andalucía Libre - Enlaces
*Música de fondo: ¡Que bonita bandera! - Letra.
 
--oOo--
 
¡Viva Puerto Rico Libre!
El pasado 2 de noviembre, el Estado Libre Asociado de Puerto Rico (también llamado Commonwealth of Puerto Rico) celebró elecciones legislativas y a Gobernador. A fecha de hoy todavía no se han proclamado los resultados definitivos.
 
La causa del retraso ha sido un accidentado proceso en el que han podido manifestarse en toda su complejidad las claves institucionales, políticas y sociales del estatus colonial que articula y da cobertura la Commonwealth.
 
En la noche electoral el recuento de las dos cámaras legislativas dio la victoria al PNP (fuerza afín a los republicanos yanquis que defiende la anexión plena de Puerto Rico a EEUU y su conversión en su estado nº 51) frente al PPD (fuerza asimilable al PD yanqui que promueve el mantenimiento del actual estatus), en tanto el independentista PIP había de conformarse con obtener un par de escaños en cada cámara por acumulación de votos a escala nacional.
 
Por contra, en las elecciones a Gobernador -las más importantes en el sistema puertorriqueño- el candidato del PNP, el exgobernador Pedro Roselló quedó con 949.579 votos por debajo de los 953.459 del candidato del PPD, Aníbal Acevedo. El candidato del PIP, Rubén Berrios sacó por su lado un corto 2,67% y 52.660 votos (que al no superar el 3% le hacia perder el registro electoral, forzando al PIP a recuperarlo mediante la recogida de firmas).
 
Buena parte de las 3.880 papeletas que separaban entonces a los dos aspirantes coloniales respondían a lo que en Puerto Rico se conoce como voto mixto (o pivazos): votos que combinaban el apoyo a un partido -el PIP- con el voto al candidato de otro y beneficiaban a Acevedo (PPD).
 
Esta especie de voto útil -recurso legal y habitual en Puerto Rico- respondía al rechazo especifico que levanta Roselló y al posicionamiento político de un sector del independentismo que había promovido lo que en la isla denominan meloneo, es decir, apoyar al menos malo (el PPD) de los dos partidos coloniales. De hecho, el independentismo puertorriqueño tuvo en esta coyuntura al menos tres posiciones: la de reclamar el voto para sí, en el caso del PIP; la abstención, decidida como postura colectiva por el Frente Socialista y el meloneo, opción adoptada por conocidos independentistas no afiliados y que las otras dos fuerzas citadas también consideran extensiva al MINH.
 
Tras el recuento provisional, el PNP reclamó nuevo escrutinio considerando fraudulentos los pivazos. La Comisión Estatal de Elecciones primero y luego el Tribunal Supremo de Puerto Rico rechazaron el recurso pero el Tribunal de Distrito Federal de EEUU en Puerto Rico asumió el proceso, abriendo el conflicto al ordenar que las papeletas cuestionadas se contaran pero no se adjudicaran. El PPD denuncio entonces el intento del PNP de robarle las elecciones y para ello consideró como una intromisión el papel del Tribunal Federal (cuyas competencias forman, por otra lado, parte expresa del mismo entramado que sostiene el ELA que constituye su definición política esencial). El PPD -con el apoyo del MINH- convocó además una Marcha por la Dignidad que reunió a 20.000 personas en protesta por esta intromisión y a la vez recurrió al Tribunal de Apelaciones de Boston. Este Tribunal ha considerado que dentro de la jurisprudencia norteamericana el caso no esta dentro del ámbito federal, dándole la razón al PPD y lo ha devuelto al Tribunal Supremo del territorio, aunque el PNP ha vuelto a presentar otro suplicatorio.
 
Todo el episodio -aun en curso- es buena expresión de la naturaleza colonial del estatus puertorriqueño y constituye una excelente ocasión para profundizar en el conocimiento de la realidad borinqueña, que desde Andalucía y especialmente desde el independentismo socialista andaluz, resulta extremadamente estimulante por múltiples factores.
 
A poco que se profundice, resalta que Puerto Rico suma a su condición de nación economicamente subordinada -con todos sus efectos consecuentes en la conciencia popular- el peso de la emigración y de la inmigración y las opciones estratégicas dependentistas de la burguesía puertorriqueña así como el peso avasallador del imperialismo yanqui. Conociendo su transcurrir, primero bajo el colonialismo español y luego bajo el yanqui y la historia de sus luchas de Lares a Vieques; tomando nota de cómo se ha formulado su estatus colonial e incluso de cómo este se ha pretendido legitimar mediante el recurso reiterado a plebiscitos consultivos para darle lustre a lo que desde 1898 es pura dependencia colonial, las experiencias y los debates del independentismo puertorriqueño -aunque la nuestra no sea una situación colonial como la suya- pueden darnos aportes sugerentes.
  
A facilitar este objetivo -aparte de reiterar nuestra solidaridad con un Puerto Rico con el que esperamos encontrarnos en el futuro como dos naciones liberadas e independientes- dedicamos los materiales y enlaces que reproducimos.
 
Andalucía Libre
Puerto Rico: Colonialismo y Globalización
Norberto Cintrón Fiallo*
Quizás resulte apropiado comenzar este mensaje recordando, ahora cuando se cumplen cien años de su nacimiento, los versos que Pablo Neruda dedicara a Puerto Rico en el primer poema de Canción de Gesta, allá para la década de 1960:

'Tengo elegido un tema caluroso
Con sangre, con palmeras y silencio,
Se trata de una isla rodeada
Por muchas aguas e infinitos
Allí crece el dolor de los que esperan
Y se desangra un río de lamentos,
Es una pobre isla encarcelada.
Van y vienen los días cenicientos.
Vuela la luz y vuelve a las palmeras,
La noche viaja en su navío negro
Y allí sigue, allí está encarcelada
La isla rodeada por el sufrimiento.
Y se desangra nuestra sangre en ella
Porque una garra de oro la separa
De sus amores y su parentesco.'
Desde la situación colonial que nos particulariza, el escenario puertorriqueño representa un texto que puede ser leído, muestra las señalizaciones que inventan el camino. Bajo el dominio del mismo poder que hegemoniza estas globalizaciones hemos vivido los últimos 100 años de nuestra historia.

Dice Antoni Comin en el texto Mundialización: aspectos políticos, que 'la globalización, que supuestamente sería universalización de la economía, la unificación del planeta en un único mercado mundial, es en realidad - básicamente- una occidentalización de la economía mundial y, sobre todo, una norteamericanización de ésta'. Y añade que, 'la guerra fría ha sido una guerra militar en la que el ejército vencedor ha impuesto un sistema económico determinado al resto del planeta para favorecer los intereses económicos del capital de los EEUU, en primer lugar...'

Hace más de 100 años, los Estados Unidos de América, por medio de un tratado en el cual nosotros nada tuvimos que tratar, el llamado tratado de Paris de 1898, nos impusieron situaciones que mucho se asemejan a las que hoy pretenden imponer, mediante el Área de Libre Comercio de las América (ALCA) a toda América Latina. Y podría hasta parecer curioso nuestro caso, pues para la década de 1930, el intelectual puertorriqueño Antonio S. Pedreira, decía, ante la teoría de los defensores del colonialismo, quienes señalaban que Puerto Rico representaba el puente entre dos culturas, que nos declaraban 'puente' para que todo el mundo nos pasara por encima. En la actualidad, aquellos empresarios neoliberales y globalizadotes que impulsan a San Juan como sede del ALCA, también utilizan la metáfora del puente para defender nuestra supuesta capacidad para servir como cabecera de playa del neocolonialismo neoliberalizador. A finales de junio de 2004, el secretario de Estado puertorriqueño sostenía, al anunciar la próxima reunión de la Comisión Económica para la América Latina y el Caribe (CEPAL), que Puerto Rico 'Puede ser -no importa sus estatus político- un enlace extraordinario con cada país de América latina' en esa reunión llevada a cabo en San Juan, desde el 28 de junio al 2 de julio de 2004, Puerto Rico, debido a su carencia de soberanía y a su sometimiento a la representatividad internacional yanqui, sólo pudo participar como país asociado y no como miembro en propiedad. Pero, por arte del virtualismo discursivo ideológico, nuestra condición colonial pasó a ser uno de nuestros haberes, pues se concluyó, luego de la presentación de un estudio económico sobre Puerto Rico, que una de nuestras ventajas es el conocimiento del 'mercado norteamericano'.

Pero esos puentes de que se habla, resultan ser los lazos que unen a sus empresas, pero que a nosotros nos separan. Es a esa separación a la que alude Neruda en los dos últimos versos de su poema: 'porque una garra de oro la separa de sus amores y su parentesco'

Hablamos pues, desde nuestra singularidad colonial, la misma que nos obliga año tras año a incluir, dentro de las resoluciones que se presentan ante la ONU, un párrafo que exprese nuestra identidad latinoamericana y caribeña. Es como si las circunstancias geográficas, históricas y culturales no bastasen para declarar nuestra identidad a menos que se pronuncie y se apruebe el discurso que las devuelva a su verdadera realidad. No hay peor tragedia existencial que aquella causada por el colonialismo en la geografía mental del puertorriqueño. Nueva York o los Ángeles se encuentran más cerca que la República Dominicana o Haití.

El colonialismo norteamericano ha pretendido sacarnos de nuestro entorno antillano, caribeño y latinoamericano. No hay prueba más dramática que las prohibiciones que nos imponen para relacionarnos con los hermanos cubanos. Se trata de todos los impedimentos, de todas las sanciones y re-sanciones inventadas periódicamente por el gobierno de los Estados Unidos contra la Revolución Cubana. Últimamente, Venezuela, hasta hace poco destino turístico para muchos puertorriqueños de clase trabajadora, ha desaparecido de nuestra geografía aérea.

Es necesario recalcar esa realidad colonial que nos caracteriza y es necesario recalcar los visos de neocolonialismo que la actual situación de globalización transporta para Latinoamérica. De la misma manera en que Manuel Vázquez Montalbán, en un ensayo sobre la mundialización y la cultura indica la necesidad de, 'volver a hablar de un planteamiento de lucha de clases dando a la palabra clase otra dimensión, condicionada por una segmentación evidentemente diferente', así mismo se hace necesario hablar de un nuevo colonialismo, esta vez dentro de un marco escénico evidentemente distinto.

Estos son los procesos que el escenario puertorriqueño trae consigo. Desde el 25 de julio de 1898 nuestra historia ha sido la historia del control económico norteamericano, de su dominio militar y político, de los intentos de asimilación cultural e imposición, tanto de su pensamiento como de su visión del mundo. Con la invasión de sus tropas, se aceleró el proceso mediante el cual la economía puertorriqueña pasó a ser un apéndice de la norteamericana. Mediante el acaparamiento de nuestras tierras, sus compañías impusieron el monocultivo azucarero. De ese modo extraían la riqueza puertorriqueña hacia los Estados Unidos. Cinco años después de la invasión las importaciones desde Estados Unidos ascendieron a un 80% mientras las exportaciones hacia ese país se elevaron sobre el 65%. Dos años de gobierno militar sirvieron para que pudieran tomar control de lo económico y de lo político. Cuando, en el año 1900, aprobaron una ley conocida como Ley Foraker, con la intención de concedernos un supuesto gobierno civil, los estadounidenses se arrogaron los derechos relativos a reglamentaciones comerciales con los propios Estados Unidos y otros países.

En función de mantener el control económico se establecieron medidas encaminadas al control de la cultura y del pensamiento. Se reorganizó el maltrecho sistema educativo heredado de la antigua metrópoli española, con el propósito explícito de crear puertorriqueños que pensaran y sintieran a la manera norteamericana.

Se declara inservible la lengua española, patrimonio de nuestra formación histórica y se creó una absurda situación, digna de aquel mundo al revés de que hablaron los pensadores anticolonialistas de la década de 1960. Una situación en la cual los puertorriqueños no alfabetizados recibían enseñanza en una lengua desconocida. Vázquez Montalbán, al describir la situación totalizante creada por el neoliberalismo globalizante en lo cultural, indica que, 'la transmisión de principios de desigualdad instituida y de pesimismo histórico, que invita por tanto a una paralización, a no buscar el cambio, a no intentar experimentos que puedan dañar una situación alcanzada, se ejerce fundamentalmente a través de los aparatos de educación e información, que tienen un control político mediante los planes de educación e información y que luego de la transmisión de ese balance patrimonial y de esa propuesta de creación de una conciencia paralizada, de una conciencia a favor de la lógica del economicismo'. Fueron, tanto la educación como la información, los medios utilizados por el colonialismo para desarrollar una conciencia a tono con sus objetivos en nuestro país. Se trató de una conciencia acrítica respecto al contexto de nuestro desenvolvimiento.

Según Vázquez Montalbán el estado de conciencia que el neoliberalismo contempla instalar está basado en la aceptación pesimista de la inevitabilidad de los procesos en desarrollo. En Puerto Rico, la Cámara de Comercio, organización de empresarios, decía hace ya tiempo atrás, mientras intentaba organizarse para tomar ventajas del proceso globalizador, que, 'para bien o para mal el pasado pasó...' Este es también el mensaje de la inevitabilidad. Con él se intenta apagar la conciencia crítica de quienes levantan oposiciones a las avasallantes explotaciones del escenario actual. Se construye al pensamiento como una manifestación del pasado y obstaculizadora. De esa actitud florece un pesimismo, un fatalismo, que es también característico de las situaciones coloniales.

Por ejemplo, para el año 1934, en su libro Insularismo, Antonio S. Pedreira calificaba al puertorriqueño de 'aplatanado'. Durante la década de 1940, el cuento El Josco de Abelardo Díaz Alfaro, cuento que durante años ha sido parte del currículo puertorriqueño, presentó una situación en la cual la identidad puertorriqueña sucumbía al final inevitablemente, ante el empuje de la americanización. Para la década de 1960, el escritor Rene Marqués, publicó su ensayo El puertorriqueño dócil en el cual planteaba la incapacidad del puertorriqueño para rebelarse. La tesis de una docilidad casi congénita. Durante años, tanto la literatura como el sistema educativo, elaboraron una visión pesimista del mundo que intentaban reflejar en un caso y promover en el otro, el conformismo con la situación existente.

Actualmente los embates del neoliberalismo dentro de nuestro contexto colonial han impulsado un nuevo conformismo relacionado con los sectores obreros. Consiste en postular que para mantener unos puestos de trabajo, el trabajador tiene que aceptar toda clase de sacrificios y cualesquiera condiciones que les imponga el patrono. En otras palabras, tienen que abandonar la lucha antiquísima de su clase. Es parte de la ideología que diseminan los sectores empresariales recogidas por dirigentes obreros. Esta ideología sostiene que en aras de mantener el empleo, el trabajador tiene que aceptar salarios que no solo no le permiten elevar su nivel de vida sino que lo empujan a la muchedumbre de los empobrecidos A los empresarios y a los patronos esta predisposición a la impotencia a la cual nuestra situación de dominio sin soberanía tiene acostumbrados a gobernantes y funcionarios, les ha servido de maravilla para imponer su discurso.

La evolución lingüística de la globalización, ya dígase 'más mercado y menos gobierno' o 'más mercado y gobiernos más eficientes' no significa dentro de nuestra realidad puertorriqueña mucho más que la puesta al día de la función colonial que nuestro gobierno ha realizado durante mas de cincuenta años -a través de nuestro desarrollo industrial- a favor de unos empresarios que abrumadoramente son industriales trasnacionales norteamericanos.

Durante el pasado mes de junio vivimos un ejemplo de ese paso sin fricciones que ha dado nuestro colonialismo en el momento actual. La gobernadora de Puerto Rico desautorizó públicamente al Secretario del Trabajo y con ello lo obligó a renunciar. La razón que tuvo para hacer esto fue que el Secretario hizo unas expresiones que favorecían la aprobación de una nueva ley antimonopolística que regulara de alguna forma las nuevas circunstancias económicas que vive el país. Pedía que se le restituyesen los derechos a los empleados a jornada parcial. Según sus propias manifestaciones, en Puerto Rico en los comercios que emplean de cien o más personas, sesenta de cada cien están a jornada parcial. Wal-Mart, la gigantesca trasnacional, emplea a tiempo parcial hasta siete de cada diez trabajadores. Recientemente compró la cadena puertorriqueña de Supermercados Amigo. Los empleados de estos supermercados denunciaron rebajas en sus horarios de cuarenta a veintidós horas semanales. Despiden todos los meses de sesenta a cien trabajadores para sustituirlos por nuevo personal al que no cubren las prestaciones que rigen para trabajadores con jornada regular o con más de tres meses en el empleo. Contra esta explotación y precarización de los empleos se manifestaba el Secretario del Trabajo cuando fue obligado a renunciar.

El enfrentamiento entre estos dos funcionarios gubernamentales resumió dos visiones de mundo incompatibles en el actual escenario globalizador. El Secretario del Trabajo expresó que 'el desarrollo económico hay que lograrlo sin olvidarse del ser humano, que es el propósito de toda gestión gubernamental. Las leyes laborales no son otra cosa que leyes de vida. El trabajo es esencial para la calidad de vida'. Por otro lado la gobernadora expresó que 'no consideraré ningún proyecto que afecte adversamente al sector que genera los empleos en Puerto Rico'. Con esas palabras apoyó los planteamientos hechos por la Asociación de Industriales y la Asociación de Bancos. La forma y manera como se expresa la globalización en Puerto Rico no es producto de procesos económicos 'naturales' o 'inevitables', sino el acto de una voluntad política. Voluntad política en este caso asumida por el poder ejecutivo en función de socio menor del verdadero poder político: el estadounidense.

El ya citado Antoni Comin ha señalado al describir la globalización actual, 'no se trata de un proceso económico que se vaya desarrollando por sí solo mediante mecanismos exclusivos o prioritariamente económicos, sino que esta unificación económica del mundo se impone principalmente mediante la política de la diplomacia y de las armas.' A partir de un hecho militar -la invasión de 1898- el poder político estadounidense ha manipulado nuestros procesos económicos a tono con sus necesidades, no con las nuestras. Actualmente nuestra economía es un sembradero de centros comerciales que no responden necesariamente ni a nuestros intereses ni a nuestras realidades. Recientemente un legislador puertorriqueño denunció que 'mientras el Producto Nacional Bruto (PNB) ha estado decreciendo desde 1999 y se encuentra por debajo del 3%, el pietaje comercial ha ido creciendo y en los últimos años se ha duplicado de quince millones de pies cuadrados a 31 millones durante el 2004. Así mismo la deuda de los consumidores ha ido creciendo a un ritmo mayor que el PNB'. Las tiendas Wal-Mart generan más de 15 mil millones de dólares en ventas en Puerto Rico. Otras tiendas como la cadena Kmart, que en los Estados Unidos se encuentran bajo las leyes de quiebra, en Puerto Rico informan ganancias colosales.
 
Protesta de independentistas socialistas
contra intervencionismo yanqui en elecciones Puerto Rico

El contenido político del poder norteamericano en Puerto Rico ha evolucionado desde la invasión militar hasta la imposición neoliberal, en función del imperialismo económico. En 1917 el Congreso aprobó la Ley Jones que nos impuso la ciudadanía estadounidense por encima de la oposición de la Cámara de Delegados puertorriqueña que representaba a nuestro pueblo. La imposición de esa ciudadanía daba legitimidad a la extensión del servicio militar obligatorio a los puertorriqueños. Sin embargo, todos los poderes económicos que el Congreso de los Estados Unidos había tomado para sí mediante la Ley Foraker de 1900, se mantuvieron intocados. El latifundio, el monocultivo y el ausentismo marcaron nuestro desarrollo económico hasta la mitad del siglo pasado. Fueron años de enormes ganancias para la industria azucarera absentista, pero de miserias, explotación y enfermedades para los trabajadores puertorriqueños.

Justamente a la mitad del Siglo XX se aprobó en Washington una ley conocida como la Ley 600, cuyo titulo es 'Ley, proveyendo para la organización de un gobierno constitucional en Puerto Rico.' Para el año 1952 entro en vigor la Constitución de Puerto Rico y el Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Esa constitución fue aprobada por el Congreso después de eliminarle secciones completas que habían sido aprobadas por el pueblo de Puerto Rico aunque mantuvo en vigor disposiciones que pertenecían a la Ley Jones de 1917. Estas disposiciones pasaron a llamarse Ley de Relaciones Federales para Puerto Rico.

Entre las disposiciones que se mantuvieron se encuentran las leyes relativas a tarifas, aduanas y derechos de importaciones. El establecimiento de una constitución en Puerto Rico llegó junto con la transformación de la economía de un modelo fundamentalmente agrícola a uno industrial. La transformación económica se organizó sobre una base de exoneración contributiva, subsidios para la infraestructura, salarios bajos y el libre acceso de productos al mercado estadounidense. Fue un cambio llevado a cabo en beneficio de las industrias de los Estados Unidos sin tomar en cuenta la economía del país. Lo que trajo como consecuencia el disloque en los patrones de comportamiento social.

Miles de puertorriqueños se vieron obligados a emigrar a los Estados Unidos en busca de empleos en las escalas inferiores del mercado de trabajo. De modo que el colonialismo en Puerto Rico también operó mediante la exclusión de grandes sectores de la población. Al día de hoy, somos un país dividido. Cerca de la mitad de los puertorriqueños residen en los Estados Unidos principalmente en los guetos.

Durante los cincuenta y dos años de existencia del llamado Estado Libre Asociado de Puerto Rico, los cambios en nuestra economía se han orientado por las estrategias del mercado norteamericano. Nuestro primer desarrollo industrial se basó en la industria liviana. Para finales de la década del 1960 se dio un movimiento hacia la industria pesada. Pero ese último desarrollo se desenfocó como consecuencia de la crisis del petróleo ocurrida durante la década de 1970. Para mediados de esa misma década el gobierno de los Estados Unidos permitió que las empresas en Puerto Rico estuviesen exentas de pago contributivo para todo aquel ingreso que fuera generado como resultado de sus operaciones e nuestro país. Se les permitió una exoneración adicional por concepto de los dividendos remitidos a sus casas matrices. También quedaron exonerados los dividendos derivados de sus inversiones financieras e el territorio. Dichas leyes que se conocieron como sección 936 de la ley de Rentas Internas Federal, quedaron eliminadas durante la década de 1990.

Para entender el estado actual de nuestra economía, producto del colonialismo y del neoliberalismo, hay que escudriñar el resumen que hizo la Cámara de Comercio en el año 2001: 'Puerto Rico es un gran exportador y nuestra economía se basa en el comercio exterior. Nuestras ventas al exterior superan en valor a nuestro Producto Bruto, por ejemplo en el año fiscal 2000 las ventas al exterior fueron $47,980 millones y nuestro Producto Bruto fue de $41,363 millones. El reto es que de las industrias nativas no participan en la gran mayoría de las exportaciones. Nuestra actividad exportadora se concentra mayormente en las actividades de empresas manufactureras subsidiarias de matrices estadounidenses las cuales importan insumos y exportan su producción a la empresa matriz sin que localmente se desarrolle el peritaje para la actividad exportadora, por eso es que el 87.8% de nuestras exportaciones de mercancías registradas son a los Estados Unidos, donde se ubica la mayoría de las matrices de nuestras empresas manufactureras.'

Durante los últimos cincuenta años, los Estados Unidos han manipulado el lenguaje democrático y el ordenamiento internacional mientras impone el control político de nuestra patria, si es necesario, por medio de la fuerza. A mitad del siglo pasado se estableció la llamada Ley de la Mordaza que permitía encarcelar al liderato político que se opusiera a los intentos de perpetuar el coloniaje por medio del Estado Libre Asociado. Al aprobarse la constitución puertorriqueña, los Estados Unidos se presentaron ante la Asamblea General de las Naciones Unidas para solicitar una resolución mediante la cual se eliminara a Puerto Rico de la lista de territorios coloniales porque con el Estado Libre Asociado habíamos alcanzado un grado de gobierno propio que permitía la exclusión de nuestra patria de dicha lista. Con esta falsedad logró su propósito de no tener que rendir informes sobre la situación jurídico-política de Puerto Rico. Todavía, aunque cada vez menos, algunos de nuestros políticos utilizan el lenguaje de esa resolución para defender nuestra actual situación política.

Desde 1948, el gobierno de los Estados Unidos intentó legitimar su régimen en Puerto Rico permitiendo la elección de gobernantes dentro de las circunstancias electorales que pueden existir en territorio intervenido militarmente, controlado políticamente y explotado económicamente. Llevó a cabo la represión y la persecución sistemática de todos aquellos puertorriqueños que han defendido la liberación del país. Se estableció, lo que en nuestra historia ha pasado ha llamarse el 'carpeteo'. Miles de boricuas fueron fichados y vigilados, tanto en sus hogares como en sus comunidades o trabajos. Desde el momento mismo de la invasión, miles de patriotas puertorriqueños han sido encarcelados, desde el periodista Evaristo Izcoa Díaz, en 1899, hasta los más de mil civiles condenados en la lucha por sacar la marina de los Estados Unidos del municipio puertorriqueño de Vieques.

En los momentos actuales varios puertorriqueños como Antonio Camacho, Carlos Alberto Torres, Oscar López y Haydee Beltrán, se encuentran cumpliendo largas condenas en las cárceles de los Estados Unidos como consecuencia de sus luchas por la independencia de Puerto Rico. A lo largo del siglo pasado otros puertorriqueños y puertorriqueñas tales como Rafael Cancel Miranda y Lolita Lebrón, por mencionar sólo dos, han cumplido hasta veinticinco años de encierro en cárceles estadounidenses por sus actos heroicos en defensa de nuestra dignidad, soberanía e independencia.

Como ya mencionamos, el poder interventor se ha apoyado en la educación para crear una mentalidad capaz de aceptar la supremacía del colonizador. A partir de 1898, se le impuso a nuestro pueblo el currículo que utilizaban las escuelas norteamericanas. Se comenzó a conmemorar sus días festivos, se inculcó el culto a sus héroes, a su himno y su bandera y se ocultó nuestra historia de lucha, nuestros héroes de la independencia y nacionalidad y se criminalizó el uso de nuestra bandera. La educación sirvió como medio de indoctrinación militar. Un país carente de ejército propio, inculcaba el militarismo en sus escuelas y universidades. Se sembró en nuestro territorio de bases militares que ocupaban un 13% del terreno cultivable.

En el terreno del idioma el imperialismo encontró un campo fértil para la manipulación. La enseñanza del inglés ha sido siempre en Puerto Rico un proyecto de carácter político. Comenzaron imponiendo el inglés como vehículo de enseñanza. Ante el fracaso de ese absurdo pedagógico, han privilegiado su enseñanza, pero no como vehículo humanizador y de ampliación cultural, sino como instrumento de asimilación. No se busca la creación de un puertorriqueño capaz de comunicarse con sus hermanos caribeños de lengua inglesa. Tampoco profundizan la comunicación con la otra mitad de nuestra nación que vive en los estados Unidos, sino crear los cuadros que necesita la economía norteamericana en estos momentos.

Tanto el asunto lingüístico como el manejo de la educación y de la información, se dirigen a la creación de un pensamiento único favorable al poderío norteamericano. Buscan la formación de un puertorriqueño consumidor y cuyas potencialidades productivas sólo sean posibles si se manifiestan dentro de las necesidades de las grandes empresas. El manejo de las circunstancias lingüísticas del puertorriqueño ha sido y sigue siendo un intento de intervenir en la construcción y reconstrucción de nuestra identidad. En las últimas décadas la educación oficial ha hecho propaganda a favor del constructivismo, el humanismo y el pensamiento critico. Sin embargo, cuando se compara el nivel retórico de las reformas con sus contenidos semánticos o con sus prácticas clasistas, obtenemos el peso real que el colonialismo y el nuevo mercantilismo tienen en nuestro sistema educativo.

En el año 1998 se cumplió un siglo de colonialismo norteamericano en Puerto Rico. Este aniversario se cumplió en los momentos de mayor empuje de un neoliberalismo que nos venía arropando desde la década del 1980. El 1998 nos encontró en medio de una llamada reforma laboral que desmanteló muchas de las reivindicaciones alcanzadas por la lucha de los trabajadores. Esa reforma aprobada para el año 1995 y profundizada en 1998, modificó la forma de hacer pagos por horas extraordinarias, enmendó la ley de salario mínimo y las reglamentaciones concernientes a vacaciones regulares y por enfermedad, propició medidas que permitían el despido de empleados para sustituirlos con nuevos empleados con menos derechos laborales.

En esos años se llevó a cabo también la venta de la Compañía Telefónica. Esta era la mayor compañía nacional puertorriqueña. Su venta constituyó una transacción millonaria. La política privatizadora del gobierno afectó otros haberes nacionales a veces mediante la venta y otras mediante la contratación y subcontratación. Sin embargo, dentro de las políticas neoliberales ensayados en nuestro país, es muy importante destacar lo que ha ocurrido en el terreno de la salud pública. La mal llamada reforma de salud desmanteló un sistema de salud pública que ofrecía servicios de calidad a medico-indigentes a través de dispensarios y hospitales primarios, terciarios y supraterciarios costeados y administrados por el gobierno. Actualmente los servicios médicos se proveen por medio de aseguradoras que controlan el expendio de medicinas, el tratamiento medico, hospitalizaciones, laboratorios y otros servicios relacionados con el tratamiento de un enfermo. El puertorriqueño que requiera servicios de salud está bajo el poder administrativo de estas compañías que lo dirigen todo en función de sus intereses mercantilistas.

Quizás debamos terminar ahora parafraseando al poeta cubano Nicolás Guillén con aquello de: 'Cómo estás tú Puerto Rico de socio asociado en sociedad'. La aliteración desenmascara el carácter colonial del llamado Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Los velos del neoliberalismo no reinventan mucho en su afán de ocultar el dominio político tras los recursos metafóricos del discurso. En el informe sobre la evolución de la economía puertorriqueña preparado por la CEPAL se habla de: 'La falta de experiencia de los puertorriqueños en el manejo de una política de comercio exterior'. También se habla de una supuesta 'aprensión ante los procesos de integración'. Ambos señalamientos nada tienen que ver con actitudes o conductas nacionales. Ambos son manifestaciones del poder colonial en nuestra patria. Tal 'aprensión' frente a los procesos de integración no es otra cosa que 'la garra de oro' que nos separa, al decir de Neruda. Mientras que la inexperiencia en 'el manejo de una política exterior' no es otra cosa que un elemento descriptivo de nuestra condición política actual. Nuestra incapacidad para llevar a cabo relaciones económicas internacionales, junto a la carencia de una política monetaria, la elevación de los costos marítimos provocados por las leyes de cabotaje, así como la existencia de leyes que nada tienen que ver con la realidad puertorriqueña completan el cuadro.

La usurpación de los poderes nacionales por un poder metropolítico es la condición particular del pueblo puertorriqueño que limita su capacidad para manejar las enormes dificultades de un proceso globalizador que se da como manifestación del capitalismo devorador, así como de los esfuerzos de dominio internacional único ejercido por los Estados Unidos. Puerto Rico no tiene la soberanía que resulta indispensable para trabajar el escenario económico de acuerdo con nuestros mejores intereses y nuestras determinaciones de desarrollo. Nuestra economía depende de factores o decisiones que se construyen ajenos a nuestra participación. Para poder integrarnos realmente a unos procesos de desarrollo sustentable, necesitamos del traspaso de los poderes políticos que hoy se encuentran en el gobierno de Washington.

Por eso, hablar nuestra singularidad requiere de una terapia de realidad política y lingüística. Ni los eufemismos, ni las metáforas, ni las aliteraciones puestas al servicio de poderes hegemónicos presentan nuestro caso. Llevamos más de cien años de colonialismo norteamericano. Tenemos todos los impedimentos que esa anacrónica situación política nos impone, pero podemos servir como espejo para reflejar las lecturas que se deben hacer en estos momentos de recolonizaciones. Nuestros cien años de experiencia, resistencia y lucha continuada, nos dan derecho a la esperanza. Por eso, cerramos nuestra exposición con palabras de Leonardo Boff en Tiempo de Trascendencia: 'Ni el sistema militar más duro, ni el nazismo más feroz, ni la represión eclesiástica más dogmática pueden contener al ser humano, que siempre los desborda. Y no hay sistema social, por muy cerrado que sea, que no tenga brechas por donde el ser humano pueda entrar y hacer explotar esa realidad. Por muy aprisionado que esté, en el fondo de la tierra o dentro de una nave espacial en el espacio exterior, porque con su pensamiento habita las estrellas y rompe los espacios.'

Que falta hace Juan Antonio Corretjer

¡Viva Puerto Rico Libre!
¡Viva la República de Puerto Rico!
Tengamos vergüenza no coqueteemos con los colonialistas
No a las elecciones coloniales
Flotara sola aunque se oponga el viento

*Norberto Cintrón Fiallo es integrante de la Coordinadora para la Confraternidad Caribeña y Latinoamericana.
 
Debates en la izquierda independentista sobre estrategia, estatus colonial, relaciones con partidos coloniales...
 
Enlaces de Puerto Rico
Organizaciones políticas coloniales: Partido Popular Democrático (pro-ELA), Partido Nuevo Progresista (proanexión como estado a EEUU) - PNP
Organizaciones políticas independentistas - Corrientes del independentismo puertorriqueño:
1ª.-  Partido Independentista Puertorriqueño (expresión electoral del independentismo, afiliado a la Internacional Socialista; en su sitio hay abundantes articulos y documentos).- 2ª.- Independentismo socialista: Frente Socialista, (frente unitario de la izquierda socialista independentista), Movimiento Socialista de los Trabajadores (en su pagina Bandera Roja en Linea hay buen numero de materiales); Taller de Formación Política; Unión de Juventudes Socialistas; Refundación Comunista de Puerto Rico; Organización Socialista Internacional; 3ª.- Congreso Nacional Hostosiano; (Nota: las paginas del Partido Nacionalista y del EPB-Macheteros no están operativas en este momento)
Portales:  Red Betances (portal independentista muy util, donde ademas se expresa el MINH); Comité de Amigos de Puerto Rico (documentación de interes); Indymedia Puerto Rico
Documentación sobre Puerto Rico: Recursos Historia Puerto Rico-IPRAC (multiples enlaces sobre las diversas etapas de la historia de Puerto Rico, muy interesante); El caso de Puerto Rico en la ONU; Historia Puerto Rico-Guia del Mundo; Estadisticas Puerto Rico; Preguntas Frecuentes sobre la Independencia (Pagina personal, argumenta desde el punto de vista del PIP); Voces pro Independencia Borinqueña (Biografias de independentistas); Constituciones coloniales de Puerto Rico
Prensa de Puerto Rico: El Nuevo Día, Primera Hora
Puerto Rico en Andalucía Libre: Dossier Elecciones en Puerto Rico, nº 55, 26/11/2000; Vieques, nº 154, 16/1/2003;
 Andalucía 
Álvarez gana el XIII Congreso andalucista
De la Prensa/Agencias

El Partido Andalucista (275.940 votos, 6,19% nacional y 5 diputados de 109 en las ultimas elecciones andaluzas de 2004) concluyó el pasado día 5 de Diciembre su XIII Congreso Nacional, al que llegaba dividido y del que sale con una nueva Ejecutiva que ha ganado la cita congresual por tan sólo 19 votos de diferencia con respecto a la candidatura oficialista que lideraba el hasta ahora secretario general, Antonio Ortega. El nuevo secretario general, Julian Alvarez, atribuyó el triunfo de su candidatura (Andalucismo XXI) al trabajo desarrollado por los militantes y su equipo desde el primer día de un cónclave en el que ha dado la vuelta a los resultados en la votación más decisiva, ya que perdió las relativas al informe de gestión del secretario general saliente y la de la ponencia de estatutos. «Poco a poco y pasito a pasito», el sector de Álvarez -en palabras de uno de sus miembros- fue ganando espacio a medida que iban pasando las horas y los últimos discursos y negociaciones acabaron por inclinar la balanza hacia donde al principio casi nadie hubiera apostado.
 
Julian Álvarez, nuevo lider andalucista
recibido por el Presidente Chaves
 
"Esto es una batalla por el poder. No hay debate ideológico", constataba con expresión amarga Antonio Ortega, secretario general saliente y candidato a la reelección de Ahora Sí: PA, después de una de sus comparecencias públicas previas al 13º Congreso. Hace cuatro años, en octubre de 2000, Ortega fue proclamado secretario general del PA por una mayoría no muy amplia: un 58,3% de los votos. Los apoyos de entonces no sirven de referencia para ahora porque en aquella ocasión Ortega iba de la mano de Alejandro Rojas Marcos, ahora ex presidente del partido y a quien Ortega acusaba antes del Congreso de parte de los males del andalucismo. Entre ellos, de aupar a un "falso renovador", el aspirante alternativo de este cónclave, Julián Álvarez, que lideraba la candidatura crítica Andalucismo XXI. A diferencia de 2000, Ortega se presentaba por primera vez ante los militantes sin la tutela de uno de los padres del partido, midiendo el liderazgo que haya podido cosechar en sus dos mandatos como secretario general y con el aliento de algunos de los barones andalucistas que nunca vieron bien el modelo partidario de Alejandro Rojas Marcos como el granadino Juan Carlos Benavides, alcalde de Almuñécar, y Antonio Moreno, regidor de San Fernando, a quien el aspirante oficialista pretendía situar como número dos de su eventual dirección. También Moreno cambiaba de compañero de viaje respecto a la cita congresual de 2000 en la que disputó a Antonio Ortega la Secretaría General yendo de la mano de Alvarez.
 
Ortega hizo suya al principio la máxima de que la mejor defensa es un ataque y nada más tomar la palabra ante el plenario del recién constituido 13º Congreso del PA hizo un recordatorio de los agravios que, según dijo, ha vivido "en estos cuatro años de calvario", acusando directamente al Consejo Andalucista de Gobierno, órgano de máxima decisión controlado por Alejandro Rojas Marcos. En la sesión de apertura del Congreso, los andalucistas escenificaron su particular ajuste de cuentas catartico: de la Comisión Ejecutiva Nacional contra el Consejo Andalucista de Gobierno, del ex delegado de Turismo de Huelva y diputado autonómico, Miguel Romero, contra los concejales que antes "no le hacían ascos a las subvenciones que les daba", según les reprochó sin rubor. No fue más que un ejemplo de los muchos cruces de reproches políticos, y personales que se produjeron durante el áspero debate de los informes de gestión de los órganos de dirección salientes, en el que hubo casi una cincuentena de turnos de palabra, las más variadas adjetivaciones –la oficialista Eloísa Díaz tildó de "fascista" al Consejo– y ánimos muy caldeados en las horas previas a la votación del informe. Ortega venció en esta escaramuza y sacó adelante su informe de gestión por 261 votos afirmativos, 249 negativos y 32 abstenciones.
 
Las fuerzas de uno y otro bando, no obstante, estaban muy igualadas y el debate de las ponencias ideológicas y de los Estatutos fue una muestra de ello. Los críticos de Álvarez ganaron esa batalla de su «renovación» al lograr el apoyo mayoritario a su texto político (94 votos frente a 83) que plantea una actitud más beligerante hacia el Gobierno andaluz del PSOE y una nueva estrategia que saque el andalucismo a la calle. En el debate tuvieron que escuchar que Ortega les acusara de "oportunismo" político por criticar los pactos de Gobierno en la Junta de Andalucía entre el PSOE y PA durante dos legislaturas. Ortega y sus afines recordaban que "todo" el PA avaló esos acuerdos. El lider oficialista se lamentaba así: "parece como si el partido hubiera estado secuestrado y los pactos hubiesen sido sólo responsabilidad mía", aún reconociendo, no obstante, que "no volvería" a firmar los acuerdos en esas condiciones, pero destacando la "influencia" andalucista en los mismos.
 
Por otro lado, los oficialistas de Ortega se apuntaron una victoria en la ponencia de reforma de los Estatutos, al recoger 142 votos frente a 118 (con 11 abstenciones). En la reforma aprobada, el sector de Ortega proponía una ejecutiva fuerte, con más capacidad de decisión y sin «interferencias» del consejo andalucista de gobierno, reconvertido en un comité nacional con una reducción de casi 40 miembros, suprimiendo además la presidencia, cargo que en los últimos años ha provocado una imagen de «bicefalia» en el partido por los enfrentamientos entre Rojas Marcos y el secretario general. El PA tendrá ahora que funcionar con la paradoja de que los estatutos que han sido aprobados en el congreso son los de la candidatura perdedora (Ahora,sí: PA) del oficialista Ortega; unos estatutos que los críticos tildaban de "presidencialistas y piramidales" y que como muestra anecdotica del accidentado discurrir del Congreso, definen al PA como "fuerza de centro-izquierda" mientras que la ponencia política lo caracteriza como de "izquierda". De hecho, estos estatutos elaborados por el grupo de Ortega concentran todas la facultades de poder en la comisión ejecutiva y ofrecen la posibilidad de que ésta designe candidatos incluso para las elecciones municipales.
 
La hora decisiva
 
El discurso que pronunció en el pleno Ortega, el secretario general saliente, cuyo rostro ya reflejaba una cierta derrota, fue nacionalista, quizás para contentar a sus invitados -Eusko Alkartasuna, Partido Nacionalista Vasco y Convergencia Democrática de Cataluña-, pero defraudó a sus seguidores, que esperaban más renovación en su Ejecutiva. La incorporación en su lista del alcalde de Ronda, Antonio María Marín Lara, muy activo durante el Congreso, no fue suficiente para captar el voto de los indecisos.

El candidato del sector crítico, Julian Alvarez, tal vez sabiendose ganador tras una noche maratoniana de negociaciones, acuerdos y promesas, saltó al escenario con un discurso moderado preparado al milímetro. Guiñó a las Juventudes Andalucistas y a la tercera vía, representada por Carlos Baustista, para captar sus votos; pidió disculpas por las salidas de tono de sus compañeros, al tiempo que envió un mensaje de esperanza asegurando que el PA tiene futuro y que jugará fuerte en la vida política andaluza. También fue crítico con su partido. Afirmó que ha cambiado muy poco tanto en su estructura como en sus formas y, por tanto, dijo, «debe soltar amarras». Prometió «un partido abierto, con voz propia y democrático, donde los militantes elijan al candidato del PA a la Junta y al secretario general. Asimismo reclamó «el espíritu de la transición» para conseguir el poder en Andalucía y una autonomía plena. Tampoco olvidó a su rival político, Antonio Ortega, al que le dió las gracias por su labor al frente de la Ejecutiva en los últimos años, pero le recordó que la política «es una carrera de relevo» e insinuó que le tocaba dejar el testigo para que otro lo cogiera.
 
Finalmente, en la votación definitiva del Congreso venció la candidatura de Julián Álvarez, que conseguía 277 votos a favor frente a los 258 del secretario general saliente, lo que representa un 50% frente a un 46%, produciendose 20 abstenciones. Contra los iniciales pronósticos, el dirigente de la corriente «Andalucismo XXI» resultaba elegido nuevo secretario general del PA. El candidato del sector crítico tuvo especial preocupación por enfatizar que en esta nueva fase accede al cargo «sin ninguna tutela», tratando así de desprenderse de la presunta vinculación a Rojas Marcos reiteradamente denunciada por Antonio Ortega. De igual forma, el Congreso Nacional también respaldó -por 271 votos a favor, frente a 260 contrarios- la propuesta de «Andalucismo XXI» al Comité Nacional Andalucista, contando con 22 de los 40 miembros, mientras la candidatura de Ortega tendrá 18 representantes. Por último, la votación de la Comisión de Garantías también fue favorable a «Andalucismo XXI», por lo que contará con la mayoría del órgano, al disponer de cinco representantes, frente a los cuatro de Ortega.

El resultado final se entiende tras la decisión del líder de la tercera coriente en discordia, Alternativa Nacionalista, el exeurodiputado Carlos Bautista, de abstenerse en la votación después de ver que la integración que propugnaba era imposible. Y tambien por la adoptada por Juventudes Andalucistas que, ante la abierta división, optó por dar libertad de voto a sus miembros. Según los resultados, al final la candidatura de Álvarez se ha llevado más respaldos tanto de JJAA como del sector de Bautista.

En una rueda de prensa posterior Álvarez anunció que en los próximos días se estudiarán los «cambios» en la estrategia política y parlamentaria. «Se abre una nueva etapa en el PA tras un Congreso que ha sido histórico y que ha dado el primer paso adecuado para ofrecer un proyecto ilusionante y fuerte que sea alternativa», afirmó. Descartó que la nueva dirección se plantee a corto plazo la celebración de un congreso extraordinario para modificar los estatutos y abogó por aplicar «fórmulas imaginativas» que hagan posible la participación y tengan en cuenta la voz de todos los militantes. El derrotado Ortega, por su lado, ha ofrecido dimitir como parlamentario andaluz. La Vicesecretaria general del Partido Andalucista (PA), Antonia Agudo, ha anunciado que los pactos que mantiene su partido con el PP en pueblos de la provincia de Jaén como Ubeda o Andújar continuarán existiendo a pesar de la "renovación" del PA tras el pasado congreso.
 
El Remate
Laberinto Andalucista
Andalucía Libre
"Nosotros no traemos un giro ideologico. Sí una propuesta que consiste en que la política de nuestro partido se construya en torno a soluciones en vez de tener una obsesión por ocupar puestos institucionales". (...) "No hay necesidad de giros ni radicalizaciones, al contrario". (...)
"El PA hizo bien en garantizar la gobernabilidad de Andalucía" (en referencia al Gobierno PSOE-PA 1996-2004). (...) 
"Por encima de las siglas y sin necesidad de descartar por sistema a ninguna en concreto, la clave es tener muy claro para que se está en el Gobierno de la Junta" (Respondiendo a la pregunta: ¿entra en su política de pactos la posibilidad de pactar con el PP en la Junta de Andalucía?) - Julián Álvarez, candidato de Andalucismo XXI y hoy secretario general del PA, El Mundo (Edición Andalucía), 13 de octubre de 2004.
 
¿"Renovación"?. ¿"Nuevo PA"?. ¿"Cambio"?. ¿"Radicalización nacionalista"?. De momento nada avala estas consignas autoaplicadas desde el PA tras su Congreso o adjudicadas apresuradamente por quienes confunden hasta la alucinación, deseos con realidades. Hay que saber distinguir entre el intercambio de insultos y descalificaciones -profusa e intensamente desarrollado por las dos fracciones esenciales del PA en su proceso congresual- con una real diferenciación política que, hasta ahora, además de ser inaprensible en los hechos y pronunciamientos, ha sido expresamente rechazada incluso por quien encabeza el grupo vencedor.
 
De momento lo que hay en el PA es un cambio de equipo -que por lo demás está dirigido e integrado en buena parte por gente veterana y políticamente caracterizada- que sólo -aparte de ajustar cuentas internas- se adapta a nuevas circunstancias políticas, una vez que las elecciones de Marzo convirtieron en innecesaria para el PSOE la asistencia del PA.
 
Ese equipo es corresponsable de la etapa de Gobierno PSOE-PA, al menos al mismo nivel que el grupo oficialista derrotado y sus criticas a la gestión del acuerdo de coalición son claramente a toro pasado. Es verdad que en sus documentos de polémica precongresual los ahora vencedores incluían elementos de diagnostico autocritico sobre la imagen mercenaria y la trayectoria desnortada del PA pero también lo es que no sólo no han defendido hasta el momento eliminar la practica de pactos al mejor postor que caracteriza al PA y lo convierte en socio de PSOE o PP con similar desenvoltura según conveniencias y circunstancias sino que ya se han pronunciado por su mantenimiento. Más aún, Álvarez no descartó en su día pactar con el PP en la Junta de Andalucía de darse el caso; con lo que la autodefinición de "fuerza de izquierda" que llevaba al Congreso queda devaluada (incluso sabiendo hasta que punto esto no significa demasiado en si mismo; basta recordar que en nuestra Nación hasta el PSOE es o se dice "de izquierda").
 
Es verdad que los documentos aportados por los ahora vencedores describen la realidad de una Andalucía sometida y dependiente, en términos tan estadísticamente veraces como descriptivamente desoladores; pero sin acompañar al relato la enunciación y reclamación de las formulas políticas institucionales y las competencias minimas para poder afrontarla y resolverla, con lo que devienen en mero lamento. También lo es que, al tiempo, no sólo no cuestionan la coalición pasada con el PSOE -que siguen justificando y que algo habrá tenido que ver al menos en la consolidación de la situación nacional que ahora denuncian- sino que -lo que es mucho más grave- siguen empecinándose en reiterar los términos que mantienen encerrada la estrategia del PA y estéril su discurso desde hace años y los coloca en permanente peligro de sustitución u absorción por el resto del arco parlamentario andaluz.
 
A nivel simbólico, ¿de qué vale un congreso cuyo lema es "Andalucía es una nación" -por cierto, una herencia del grupo derrotado- cuando luego el plenario celebra alborozado como propia, con palmas y jolgorio, la victoria del equipo español de tenis en la Copa Davis?. ¿Qué alcance tiene reclamar que se titule nominalmente a Andalucía como "nación" en la reforma estatutaria cuando a continuación no se exige su Soberania Nacional y su derecho a la autodeterminación o no se carga contra la Constitución española?. ¿Que radicalismo hay hoy en ello cuando hasta dirigentes territoriales del PSOE como Maragall y López ya asumen y reclaman que Cataluña y Euskadi respectivamente, figuren como naciones en sus estatutos reformados?. Esas afirmaciones rituales de proyecto nacional andaluz, al mantenerse en ese nivel, son conceptualmente insustanciales, mediaticamente asimilables y políticamente irrelevantes si no se acompañan de un rechazo explicito de la españolidad. Así de simple, pero así de duro: no cabe la ambivalencia nacional en una fuerza nacionalista. Mientras Álvarez no diga públicamente -por poner un ejemplo- que sólo tiene de "español" el DNI (y porque es a la fuerza y de momento), su andalucismo no se diferenciará cualitativamente del de Chaves (PSOE), Arenas (PP) o Valderas (PCE-IU). Mientras no ocurran posicionamientos de este tenor, todas las denuncias internas del PA sobre el asimilacionismo español de la identidad andaluza serán inoperantes como generadores de conciencia nacional.
 
De otro lado y a nivel estratégico, mientras el discurso andalucista siga empeñado en mirar estrábico hacia Barcelona y Vitoria y no a Madrid/España para ubicar el enemigo no saldrá el andalucismo del corral de impotencia regionalista del "agravio comparativo" y seguirá trabajando, de hecho, para beneficio ulterior del PSOE-PP. De igual modo, su énfasis en la "igualdad" o en la "simetría" (incluso en las versiones más avanzadas de la minoritaria Alternativa Nacionalista) o su aceptación de un modelo federal español, no sólo son estratégicamente incoherentes desde un punto de vista nacionalista y especialmente inconsecuentes desde el punto de vista de los intereses nacionales andaluces específicos sino que, como fuerza partidaria, los condenan ineluctablemente a ubicarse en la trasera del discurso españolista en Andalucía (sea en sus versiones PSOE, PP o PCE/IU). No sólo debería resultarles obvio que la justicia con Andalucía implica desigualdad y compensación desde España -incluso antes de entrar a debatir y concretar las formulas de articulación política institucional a defender para Andalucía- también habría de serles evidente -como lo es para cualquier andaluz consciente- que aspirar como meta a ubicar a Andalucía al nivel político de Murcia, Extremadura, Galicia, Aragón... (no digamos ya Madrid o las colonias de Ceuta y Melilla) para así "contrapesar" a Euskadi o Cataluña no sólo es políticamente una estupidez sino que raya en el insulto contra Andalucía.
 
El problema esencial del PA tras este Congreso sigue siendo -como a lo largo de toda su historia- depurar de españolismo su andalucismo. No hacerlo significa autocondenarse a vegetar como fuerza subsidiaria, en riesgo permanente de desaparición.
 
Ocurre también que esta tarea conlleva otras obligaciones y requerimientos. De nada vale intuir que existe en Andalucía un "espacio sociopolítico libre", como parece desprenderse de sus textos, si luego prima entre sus filas la búsqueda inmediata y ansiosa de poltronas, abunda la incompetencia e impera un sacrosanto terror a enfrentarse a los medios de comunicación españoles y al regimen. Construirlo socialmente o tomarlo políticamente exige un arrojo militante para arrostrar costes, una coherencia patriótica y una lucidez políticas para levantarlo que no se ven hoy en modo alguno ni en los papeles ni en las personas que hoy marcan el destino del PA. El espacio citado podrá existir potencialmente pero ahí quedará huérfano y reducido a hipotesis mientras no se resuelvan todas estas carencias.
 
La tragedia para Andalucía es que esas condiciones indisociables -arrojo, coherencia, lucidez- que no se ven en el PA, tampoco se atisban hoy en ningun otro soporte político existente.
Andalucía Libre nº 213 - 15/1/2004
 
Memoria Musical de Andalucía: GENTE DEL PUEBLO
Cronica de las ilusiones que fueron defraudadas y traicionadas
Formato wma - Paciencia al descargar
 
 Andalucía
El SOC aceptaría que se retirara el subsidio agrario a los jornaleros que rechazaran un puesto de trabajo
ABC - A.F.C./Jueves, 25 de noviembre de 2004
 
SEVILLA. El Sindicato de Obreros del Campo lanzó ayer una propuesta a empresarios y administraciones para regular la oferta y la demanda del trabajo agrario. Se trataría de crear Comisiones Locales de Empleo, en las que estarían representados los empresarios, los ayuntamientos, el Inem y los sindicatos, que se encargarían de elaborar un censo de parados y de recibir la demanda de los empresarios.

Según explicó ayer el secretario general del SOC, Diego Cañamero, su sindicato estaría dispuesto a que el trabajador que se negara a aceptar un trabajo en su comarca perdiera el subsidio agrario y aceptarían igualmente que los empresarios eligieran a los trabajadores dentro de ese censo elaborado por la Comisión. En contrapartida, piden que esa Comisión vele porque los contratos se hagan siempre dentro del convenio vigente y que haya un equipo estable de inspectores de trabajo visitando los distintos tajos.

Asimismo, Cañamero contestó las manifestaciones hechas desde la patronal terrateniente Asaja-Sevilla en las que se quejaba de que los empresarios agrícolas de la provincia no tienen acceso a contratar inmigrantes en origen por la larga lista de perceptores del subsidio agrario y que, sin embargo, no se encontraba mano de obra para las campañas. Según Cañamero el número de trabajadores que cobra este subsidio en la provincia «es de 65.000 y no de 120.000 como dijo Asaja, y de esos 65.000, 40.000 están ahora trabajando en la aceituna».

En cualquier caso, Cañamero achacó al mal o nulo funcionamiento de las oficina del Inem la descoordinación entre las demanda de trabajadores de los empresarios y la oferta de mano de obra. Según el sindicalista, ni los empresarios acuden al Inem a pedir los trabajadores ni a estos les llegan ofertas desde el Instituto de Empleo. Por eso, el sindicato propone la creación de las citadas comisiones locales que se encargarían de tener un censo actualizado e informatizado de los parados no sólo del pueblo sino de la comarca para que entre ellos el empresario fichara a los que necesitara. La comisión, en la que estarían integrados empresarios y sindicatos además de Ayuntamientos e Inem, velaría porque los contratos se hicieran cumpliendo los distintos convenios provinciales y, en esas condiciones, el sindicato no tendría ninguna objeción a que quien rechazara trabajar, «no tres veces, sino una sola vez», perdiera el subsidio.

Cañamero destacó la existencia de otro problema con la contratación de personal para los trabajos agrarios: «Los empresarios -dijo- son muy 'delicados': no quieren cuadrillas de mujeres, como mucho cuadrillas mixtas». Según el líder del SOC lo cierto es que en Andalucía ahora mismo hay más mujeres que hombres en el paro agrario «porque el trabajo en el campo no está dignificado y muchos hombres se han pasado a otros sectores como la construcción». Así, el sindicato denuncia que los empresarios despiden a las mujeres alegando «su bajo rendimiento».

Por otra parte, según el SOC no es cierto que los trabajadores del campo no quieran trabajar y como ejemplo destaca que «todavía unos 20.000 andaluces salen todos los años a trabajar a las distintas campañas fuera de Andalucía: desde la vendimia francesa a la de La Mancha, o las hortalizas de Navarra y La Rioja». En su opinión, el motivo por el que estos andaluces hacen la maleta para trabajar de temporeros fuera de su tierra, mientras que aquí se contrata a inmigrantes, es que «son trabajos mejor pagados».

Asimismo, el SOC denuncia que algunos empresarios prefieren contratar mano de obra inmigrante «muchas veces por debajo de convenio, tanto en dinero como en horas». Por esta razón, Cañamero considera importante que haya un equipo estable de inspectores de trabajo en el campo, sobre todo en los lugares donde abunda la mano de obra inmigrantes «porque nunca hemos visto a un inspector en un tajo».
 
El Remate
Estrategia y discurso del sindicalismo jornalero
Andalucía Libre
Dada su entidad, no han tenido el eco merecido las declaraciones de Cañamero del pasado 25 de Noviembre. Su contenido hubiera debido provocar un debate profundo entre la izquierda andaluza y sin embargo han pasado sin pena ni gloria. Aquí las recogemos para recuperarlas e incitar a una reflexión al respecto que parece muy necesaria.
 
El secretario general del SOC -tomemos nota- no reclama la Reforma Agraria; ni siquiera un régimen laboral de fijos-discontinuos por explotación. Se conforma con un censo local de parados que configure un ambito comarcal de contratación en donde los patronos puedan escoger a quien contratan -porque ahora lo hacen a la antigua, en las esquinas y a quien quieren, sin cortapisa alguna- y con reclamar que se cumplan los convenios colectivos (!) y se vea alguna vez a un inspector de trabajo por los tajos. Menos que lo que exigía la reformista UGT en 1931 y que entonces se concretó en los decretos de Laboreo Forzoso, Términos Municipales y en el control sindical de la contratación. Y a cambio de estos cambios se pronuncia a favor de que quien rechace una sola oferta de empleo pierda el derecho a percibir el mísero Subsidio o Renta Agraria.
 
Las peticiones de Cañamero implican priorizar la contratación de trabajadores autóctonos y residentes (que serían lógicamente los inscritos en ese censo); lo que es una forma tangencial de reconocer el impacto social negativo de la inmigración temporera, controlando la oferta en el mercado laboral; sin enfrentarse frontalmente -eso sí- al "pensamiento políticamente correcto" que difunden los del "Papeles para Todos" en sus diversas encarnaciones y tan funcional resulta para los intereses de la burguesía agraria y el estatus dependiente de Andalucía. Tambien conlleva un cambio de énfasis -aunque sea incipiente- en cuanto a su actitud ante el Subsidio Agrario y en lo tocante al papel negativo de la economia sumergida. No hay otra razón que explique su reclamación de actuación de la inspección de Trabajo, sabiendo que esta disuadiría a la contratación irregular tanto de autoctonos como de inmigrantes ilegales.
 
Cañamero constata la huida de los hombres andaluces del trabajo en el campo, traspasados a la construcción -sea por vía abierta o a traves del trabajo negro ilegal compartido con el subsidio- porque los jornales para los temporeros en el campo andaluz -pactados por los sindicatos- son ridículos. Recuerda Cañamero además que estos han venido siendo progresivamente sustituidos en parte por mujeres -cuyos ingresos, segun la percepción social dominante, complementan la renta familiar- e inmigrantes, dispuestos a trabajar por lo que sea. Para responder al discurso patronal, el portavoz del SOC hace referencia a la defensiva a todas estas circunstancias, incluida la propia emigración de trabajadores andaluces. Parecería como si se insinuara un principio de reconocimiento de que la combinación entre Subsidio/Corrupción/Economia sumergida; inmigración temporera a Andalucía y realidad agraria andaluza han afectado buena parte de los tópicos del discurso tradicional del SOC.
 
¿Estas declaraciones serán flor de un día, segun costumbre?. ¿O significan que en el SOC se inicia una reevaluación critica de su trayectoria en los últimos años; una nueva reflexión seria sobre los cambios económicos y sociales ocurridos en Andalucía y en el campo andaluz en el contexto de su inserción dependiente en el Estado español y en la Unión Europea y una reelaboración estratégica consecuente?.  Seguiremos la cuestión con atención.
 
Enlaces relacionados
Andalucía Libre nº 156 - 31/1/2003
 
Recopilación de articulos de análisis y opinión de ANDALUCIA LIBRE - (Ficheros)
 
Memoria Musical de Andalucía: GENTE DEL PUEBLO
Tres Sevillanas que describen la lucha jornalera
y la situación del campo andaluz al inicio de la Transición (1975-1982) 
Formato wma - Paciencia al descargar
 
 España
El actual líder, Llamazares con tan sólo el 49% de los apoyos, deberá competir de nuevo en febrero por la coordinación de la coalición
IU cierra en falso su VIII Asamblea Federal
Una enmienda aprobada, que permitía votar a los coordinadores regionales, enrarece el cónclave
Madrid. Javier Ruiz de Vergara para Fax Press
 
Con gritos de "fuera, fuera" y "dimisión", Izquierda Unida puso punto y final a su VIII Asamblea Extraordinaria que concluye con un claro cierre en falso y un aplazamiento, hasta febrero, de la crisis que divide en dos a la coalición. Gaspar Llamazares fue reelegido coordinador general pero deberá ratificar su cargo en la primera reunión del Consejo Político Federal, que se producirá en febrero, y en la que los "críticos" de Enrique Santiago volverán a plantar cara a la actual dirección. La retirada táctica, tras tensos y acalorados debates, estuvo provocada por la aprobación de una polémica enmienda que concedía derecho al voto a los coordinadores regionales, mayoritariamente favorables a Llamazares.

"Hemos salido mucho peor de lo que entramos". Esta frase de un veterano militante de IU, curtido en mil batallas, resume a la perfección el cierre en falso que ha supuesto la VIII Asamblea Extraordinaria celebrada por la coalición durante este fin de semana. También las cifras confirman la profunda división y las posturas irreconciliables en torno a la coalición y al PCE, partido que la sustenta.
 
[El documento político “oficial” fue aprobado con 363 votos a favor (60,6%), 159 en contra (26,6%) y 77 abstenciones (12,9%), mientras que el documento alternativo titulado “Tesis para una IU anticapitalista, alternativa, federalista, democrática y pluralista” obtuvo 158 votos a favor (27,8 %), 315 en contra (55,4%) y 96 abstenciones (16,9%). La polémica enmienda  a los estatutos que proponía que los coordinadores de las federaciones participen en la elección del coordinador en la reunión de los miembros de la parte del CPF que se elige directamente en la Asamblea federal fue aprobada por 306 votos a favor (55,5%), 235 en contra (42,6%) y 10 abstenciones (2%). Como se puede comprobar, una parte importante de los 877 delegados acreditados no estuvo presente en estas votaciones realizadas a lo largo del sábado 11, ya que paralelamente estaban discutiendo sobre las distintas listas posibles que tenían que formalizarse antes de las 19 horas de ese día.]
 
Así, la candidatura de Gaspar Llamazares (PCE), con Rosa Aguilar, el poeta Luis García Montero, Ángel Pérez y el vasco Oskar Matutes (representando el apoyo de Madrazo), no logró concitar más que 414 votos, un 49,52%. La plancha del semidesconocido Enrique Santiago (PCE) -apoyada por Frutos y Alcaraz y el aparato del PCE y la UJCE, más una parte de la Plataforma de izquierdas- alcanzó los 320, un 38,10%, y la tercera candidatura nucleada en la noche del sábado, encabezada por el alcalde de Carmona, Sebastián Martín Recio (PCE-CpA) -sostenida por Convocatoria por Andalucía y CUT-BAI e incluyendo a PRT-IR, Izquierda Roja, Espacio Alternativo y otra parte de la Plataforma de Izquierdas- sumó 104 apoyos, el 12,38%. Esta votación llevó al nuevo Consejo Político Federal a 54 afines a Llamazares, 42 dirigentes de la plancha de Santiago y a 14 de la de Martín Pozo. Eran estos los 110 miembros del Consejo Político -máximo órgano entre asambleas- que, junto a otros tantos elegidos en enero por las federaciones- deben ratificar al nuevo líder de IU.

Sin embargo, la enmienda citada, introducida en el plenario por la federación de Baleares dinamitó literalmente la clausura de la Asamblea. El hecho de que la mayoría de los coordinadores hubieran anunciado su apoyo a la línea oficial provocó la retirada de la candidatura de Santiago y el aplazamiento de la lucha por el poder. Algunos delegados llegaron a amenazar con recurrir la decisión ante los tribunales. Por eso, será en febrero, cuando el Consejo Político esté al completo, con 220 vocales más los 19 líderes regionales, cuando Santiago, presumiblemente apoyado por la hoy tercera lista de Martín Pozo, dispute a Llamazares la coordinación general.

Tras la votación, en la que el actual coordinador obtuvo 67 votos del Consejo, frente a 51 "noes" y 8 "blancos", la tensión se hizo patente en el plenario, donde se elevaron gritos de "fuera", "tongo" y "dimisión", disimulados por apelaciones a la "unidad"; y en el hall del Palacio de Congresos de Madrid, donde el acaloramiento en las discusiones de los delegados se hizo más que visible.

Sabedores de que la batalla por el control de la coalición sigue abierta, tanto Llamazares como Santiago hicieron una reclamación a la cohesión interna y a la unidad. "Los que nos hemos presentado en la candidatura de la mayoría hemos entendido el mensaje: en esta Asamblea se apoya una dirección colectiva y eso sucederá con toda seguridad", dijo el provisionalmente reelegido coordinador. Por su parte, Enrique Santiago restó importancia al debate sobre la polémica enmienda. "Aquí no ha habido ningún pucherazo", enfatizó.

En su breve intervención ante los 880 delegados, tras ser reelegido, Llamazares abogó por mirar al futuro y por "hacer política, porque la tenemos". Por ello, llamó a los militantes de IU a "salir a la calle" a defender una línea política de izquierdas y la "movilización contra la Constitución Europea". "Ahora, -dijo- a apoyar y promover una alternativa de izquierdas que haga posible que hoy es la duda e indefinición del gobierno socialista tenga que mirar a la izquierda". "Salimos a la calle con unidad en la diversidad", añadió.

En esta misma línea, Santiago explicó en conferencia de prensa que el mandato de la Asamblea ha sido "cambiar los métodos" para que la nueva dirección sea "colectiva, abierta y transparente". "La crisis no queda abierta, hay un mandato claro de cambio en el modelo de dirección", insistió. Como advertencia, lanzó un aviso a Llamazares: "La dirección de IU deberá estar por encima de las distintas familias, deberá actuar "primus inter pares". Santiago reveló su intención de presentar en febrero su candidatura a la coordinación general e insinuó que podría contar con el apoyo de la candidatura de Sebastián Martín Recio de la que elogió su "absoluta sensatez y seriedad" y sus "coincidencias".

Sin embargo, entre los delegados el pesimismo era la nota predominante. Como ejemplo, el secretario general del PCE, Francisco Frutos, verdadero "muñidor" de la alternativa a los "oficialistas" de Llamazares reconoció a los periodistas que esta VIII Asamblea "no ha servido de gran cosa". "No salimos unidos de aquí. No se puede decir en ningún caso que salimos mejor que hemos entrado, sino peor", se lamentó. Especialmente crítico se mostró Frutos con la enmienda de la polémica para favorecer el voto de los coordinadores regionales. "Se han cometido algunas arbitrariedades que vulneran el reglamento de la asamblea que se aprobó en un primer momento y, por tanto, eso puede tener consecuencias desagradables para IU", dijo.
 
[Felipe Alcaraz, por su parte, advirtió que si Llamazares no cumple el mandato de una dirección colectiva ésta «será posiblemente la última Asamblea de IU». «Ahora comienza el asedio de los bárbaros», concluyó. Alcaraz tras años de amagos y mando entre bambalinas decidió presentar esta vez su candidatura a la jefatura máxima de IU apoyado por Frutos e incluso llegó a pactar un apaño con Santiago -la otra apuesta de Frutos- pero fue obligado a retirarse por el veto de sus oponentes andaluces -que así se cobraron cuentas- lo que forzó a retractarse a Santiago del acuerdo de ser su numero 2 y mantener su propia candidatura, a la que se sumaron los fieles a Alcaraz.
 
Previamente, en la sucursal andaluza de IU, la mayoría oficialista de Alcaraz/Valderas -ahora desmarcada de Llamazares- logró 294 votos válidos de los 487 delegados participantes en la XV asamblea andaluza (el 65,47% , 59% en la anterior asamblea), frente a los 155 votos obtenidos (el 34,53%, 41% en la anterior) de la corriente crítica 'Convocatoria por Andalucía' y CUT-BAI, mientras 37 votos fueron en blanco (7,39%) y otro nulo. El sector oficialista ha ampliado pues durante el ultimo año su apoyo dentro de la sucursal andaluza de IU.]
 
El Remate
El éxtasis de IU
Andalucía Libre
 
Sucursal andaluza de IU: dramatis personae
 
A estas alturas, no se sabe si lo de IU -tanto en general como en lo tocante a todos sus componentes- resulta más aburrido por repetido o por confuso o por claro. Ya ni siquiera entretiene su torpeza escénica, pues ahí es nada montar un Congreso para recuperarse mediaticamente de un batacazo electoral y salir de él con una imagen peor de la que se entró (lo que no habla demasiado bien acerca de la profesionalidad política de quienes tienen esta característica como mayor merito reclamado). Incluso la referencia a la contabilidad creativa con la que usan en IU los censos de afiliación o a su habilidad demostrada en la formulación de retruecanos estatutarios para configurar mayorías y minorías a conveniencia segun quien mande, ha dejado de ser noticia por ser cosa sabida sin mayor repercusión.
 
Forzoso es reconocer que hay que dedicarle crónicas a IU porque aún tiene en Andalucía 335.000 votos, un 7,51% nacional, 6 diputados en el Parlamento andaluz y un numero apreciable de concejales; pero el interés político intrínseco de sus peleas y sus propuestas es nulo.
 
Los documentos oficiales o los alternativos repiten una y otra vez los mismos tópicos en debates redundantes -de lo que damos fe, porque aquí somos seguramente de los pocos que nos los leemos todos, incluyendo en esta cuenta al grueso de su afiliación- con el agravante de que no valen el papel en el que están escritos como elementos definidores de la línea política ni de sus firmantes ni de la formación en su conjunto. Tan poco valen esos textos que el esfuerzo de repasarlos y señalar sus incoherencias estratégicas o sus coincidencias implícitas, sus lugares comunes y sus vaciedades parece cada día más gratuito.
 
Sus familias -incluidas las más "radicales"- se mezclan e intercambian de lugar y de alianzas con extrema desenvoltura (bastaría hacerles su seguimiento a lo largo de los últimos años para acreditarlo) y practican el transformismo y el pacto a múltiples bandas según momento e instancia con tal amplitud de criterios o ausencia de coherencia -según se mire- que se diría que sus principios son de goma elástica, tal es la flexibilidad que manifiestan. En la jungla de IU hay quien es "IU del PCE" y hay quien es "PCE de IU" (aunque las dos versiones sigan aún poniéndole cirios a la estalinista Pasionaria) y por haber hay hasta quien es "PCE, por si acaso..". Se separan y rejuntan por sus relaciones con el PSOE en un carrusel interminable, según les toque y sean o no necesarios o tengan posibilidad o no de formar gobiernos y mayorías parlamentarias y con tal diversidad, que algunos de los que hoy aparecen más críticos con el PSOE no han tenido en su momento dificultad en aliarse al PP para acceder a alcaldías. 
 
Si miramos específicamente a los sectores que se autodefinen más a la izquierda (que no pasaran del 5% estatal pero, eso sí, producen su parte de papel y le dan color al invento) hay quien está en IU y en el PCE con las dos patas haciendo entrismo crónico y hay otros con una pata dentro y una pata fuera, que siempre es la misma porque fuera de IU hace mucho frío y con el cuerpo entero fuera se encontrarían pocos, sin rumbo y sin entretenimiento; hay otros que están colectivamente fuera pero individualmente dentro mientras otros están ahora como Corriente (equivalente a frente) vigorosamente fuera y como partido según convenga, sin problema aparente en poner a parir no sólo a Lula y al PT o a Rosetto (lo que está muy bien) sino también al P-SOL brasileño por "reformistas" mientras siguen cómodamente en IU apoyando a Caballero (PCE-CpA) y en la CUT, que estaría bien que explicaran alguna vez en qué están a la izquierda del P-SOL; otros, para terminar, están pragmáticamente dentro para preservar sus alcaldías, pero llevan veinte años en pos de la utopía diciendo que se van en unos meses... porque son muy de izquierdas y nacionalistas y ya no aguantan mas, pero ahí siguen impertérritos en una organización española y defendiendo el federalismo además...
 
IU y el PCE -lo que viene a ser lo mismo- tiene encima una crisis de dirección, ideológica, estratégica, militante, financiera y electoral morrocotuda, que ya hemos descrito y analizado con detenimiento en anteriores ocasiones y que ahora se mantiene agravada. Vista su trayectoria, la definición y descripción de todas sus familias y de su evolución requeriría paciencia de entomólogo; la determinación de quien está a la derecha o a la izquierda de quien -que si Llamazares, que si Santiago; que si Martín Recio o que si Alcaraz- cualidades sofisticas profundas y la previsión de sus futuras alianzas, condiciones de augur. No obstante, la caracterización de su crisis puede resumirse apretadamente como la de una formación que -aunque con diverso origen y con jerga propia- asumió el papel practico y la estrategia de una segunda socialdemocracia españolista sin reconocerlo expresamente y tras una fase de expansión, a costa de los desmanes del felipismo, se dio de bruces con sus limites y su pasado y entró en barrena. Su problema compartido es que con esos mimbres no cabe resistirse establemente al influjo imantador del PSOE, por social-liberal que sea su política.
 
Nuestro problema es que su agonía podrá arrastrarse indefinidamente mientras no surja en Andalucía una fuerza de izquierda andaluza independiente -que no sea sucursal de nadie- capaz de postularse con credibilidad y coherencia como alternativa socialista y nacional.
 
Enlaces Relacionados
La crisis del PCE-IU en ANDALUCÍA LIBRE
Antecedentes previos y génesis (16/11/2003):
Análisis de las posiciones confrontadas en la sucursal andaluza de IU (21/11/2003):
Una crónica del proceso andaluz de IU (4/12/2003):
Un balance del anterior proceso congresual de IU (31/12/2003): 
Rutina de IU; Rutina de CUT
Los "críticos" de IU tras el desastre electoral (23/3/2004):
Críticos de IU en la hora decisiva
La crisis, sigue y sigue... (6/5/2004):
Especial IU: Crónicas del Pudridero
Nuevas vicisitudes y esperpentos (2/6/2004):
La situación de IU
 
Memoria Musical de Andalucía: GENTE DEL PUEBLO
Reniego 1 - Reniego 2 
Resumen de la trayectoria de reformistas, españolistas y regionalistas en Andalucía.
De particular actualidad, referido a los que defienden el SI a la Constitución europea
Formato wma - Paciencia al descargar
 
Articulos en Rebelión
IU en el Rubicón
 
--oOo--
 
 Música de fondo: ¡Qué bonita bandera!
¡Qué bonita bandera!
¡Qué bonita bandera!
¡Qué bonita bandera
es la bandera puertoriqueña!
 
¡Más bonita se viera!
¡Más bonita se viera!
¡Más bonita se viera
si los yanquis no la tuvieran!
 
Azul, blanca y colorada
y en el medio tiene una estrella.
¡Qué bonita bandera
es la bandera puertoriqueña
!
 
 Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE
a nombre de J.G.P., en la Cuenta Corriente del BBVA: 0182  3344  24  0202889151
 
PUBLICIDAD DEL SERVIDOR E-Listas

Algunos de los cientos de artículos en venta o subasta en eGrupos.net
 
  • Se vende casa (Palín, Guatemala) ( 165000 GTQ) 
     
  • BOGOTA, COLOMBIA: APARTAMENTO LUJOSO PARA ESTRENAR ( 140000 USD) 
     
  • Camisetas ( 18 EUR) 
     ¿Tienes algo que deseas vender? ¿O comprar? ¿Quieres ver tu anuncio aquí, gratis? 
    ¡ Visita hoy mismo EGRUPOS.NET !

     














    [Adjunto no mostrado: Puerto Rico - Que bonita bandera.mid (audio/mid) ]

    Free Website Counter
    Hit Counters