Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 225 al 254 
AsuntoAutor
nº 231 - Balances Andaluci
nº 232 - Balances Andaluci
nº 233 - Solidarid Andaluci
nº 234 - Bofetadas Boletín
nº 235 - Especial Boletín
nº 236 - XIX March Boletín
nº 237 - Solidarid Boletín
nº 238 - Astillero Boletín
nº 239 - Huelga ro Boletín
nº 240 - ¿Qué hace Boletín
nº 241 - PostEurop Boletín
nº 242 - ANDALUCIA Boletín
nº 243 - Canarias Andaluci
nº 244 - Recopilan Andaluci
nº 245 - Cuba: Ref Andaluci
nº 246 - Pacto Ast Andaluci
nº 247 - Especial Andaluci
nº 248 - Palestina Andaluci
Las músicas de And Andaluci
nº 249 - México 18 Andaluci
nº 250 - Puerto Ri Andaluci
nº 251 - Astillero Andaluci
nº 252 - Sumarios Andaluci
nº 253 - Euskadi: Andaluci
nº 254 - NO Andalu Andaluci
nº 255 - Euskadi: Andaluci
nº 256 - Euskadi: Andaluci
nº 257 - Por Andal Andaluci
nº 258 - Referéndu Andaluci
nº 259 - 28 de feb Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 310     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[AndaluciaLibre] nº 256 - Euskadi: Perspectivas andaluzas (3)
Fecha:Miercoles, 2 de Febrero, 2005  19:33:58 (+0100)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>

Contra España y Europa, que nos explotan y humillan: VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA

nº 256
 
Abertzales en los tejados
tras la ilegalización de Batasuna
 
  
Euskadi a la hora del Plan Ibarretxe.
Perspectivas andaluzas
Andalucía Libre
 
El 1 de Febrero el Parlamento español rechazó en sesión sumarísima el Proyecto de nuevo Estatuto Político para la Comunidad de Euskadi, también conocido como Plan Ibarretxe, aprobado por mayoría absoluta por el Parlamento vasco el pasado 30 de Diciembre. El Parlamento español despreció la decisión del Parlamento vasco con una votación de 29 votos a favor de su toma en consideración, 313 en contra y 2 abstenciones. Su tratamiento parlamentario se produjo tras una campaña españolista sostenida de ocultación, difamación y manipulación desaforada que se condensó finalmente en los 315 votos españolistas contra el derecho a la autodeterminación. En esa hora se escenificó para la historia, de forma nítida y sin confusión ni excusa posibles, el conflicto de soberanías y legitimidades nacionales: España se impuso a Euskadi en un ejercicio evidente e incontestable de opresión nacional; la mayoría española predominó sobre la mayoría vasca. El Estado español -sostenido por la fuerza, que no por los votos- anuló legalmente en Madrid la legitima propuesta política aprobada en Euskadi por la mayoría vasca de forma impecablemente democrática, negándose al tiempo a reconocer el derecho de la nación vasca a decidir libremente su destino.
 
El día antes, por su parte, las cuatro fuerzas representadas en el Parlamento andaluz -las sucursales andaluzas del PSOE, PP y PCE/IU más el regionalista PA- en un despreciable ejercicio de sucursalismo y seguidismo político a sus jefes españoles acordaban una nueva declaración conjunta contra el Plan Ibarretxe -que formalizaran próximamente en sede parlamentaria- revalidando con ello, para vergüenza de Andalucía, su condición compartida de mamporreros de España. La infamia se ejecutó entre repulsivas declaraciones que rezuman cobardía e hipocresía, ocultándose por enésima vez tras el "agravio comparativo" para reafirmar de hecho su lacayuna lealtad española y su servilismo constitucional y perpetrar así una nueva traición a los intereses nacionales de Andalucía.
 
Recapitulación de recorrido
 
El texto conocido como Plan Ibarretxe es el resultado final de una coyuntura política sumamente compleja en la que el PNV buscó alcanzar simultáneamente tres objetivos: 1º. Salir con una iniciativa propia de una contingencia histórica en la que la ilegalización de Batasuna por el Estado español -apoyada por PP/PSOE/IU- amenazaba con emparedarlo con riesgo cierto de rebajarlo a la condición de Quisling vasco, aprisionándolo entre los empujes opuestos del Estado español que le imponían de una parte el colaboracionismo y de la izquierda abertzale que le reclamaba, de otro, resistencia y dignidad nacional. La oferta concreta de elaboración de nuevo Estatuto permitía al PNV zafarse de la presa y recuperar protagonismo y centralidad políticas al proponer un nuevo proceso constituyente vasco en términos positivos. El énfasis en el proceso le facilitaba, además, eludir la vía de asunción unilateral de competencias a la que se había comprometido, dilatando con ello el momento de una confrontación frontal con España nunca realmente deseada por la fracción dominante del aparato peneuvista. 2º. Ante el agotamiento evidente de la formulación estatutaria vigente -tanto por la actuación española como por las consecuencias de la construcción neoliberal europea- la propuesta de nuevo Estatuto político permitía al PNV trascender su responsabilidad histórica en la imposición del modelo vigente, situándose en vanguardia en un escenario político actualizado creado de su mano y bajo su dirección. Su desmarque y avance le posibilitaba igualmente presentar y fijar nuevos contenidos programáticos para Euskadi con los que estructurar y adoctrinar a su masa social, justificar sus alianzas con EA y EB-IU y ofertar un renovado proyecto nacional vasco que superara limites y debates recurrentes, sorteando -al menos aparentemente- obstáculos sobradamente conocidos. Las previsiones sobre su curso institucional posible, dada la correlación de fuerzas, incluían obviamente utilizarlo como justificación y reclamo para una renovada mayoría absoluta en el Parlamento vasco, dejando implícitamente abierta la puerta a un posterior reencuentro negociador posibilista con el PSOE. 3º. En el diseño político previsto, además, el Plan Ibarretxe debería servir destacadamente para la absorción paulatina por el PNV de la base electoral de la izquierda abertzale, de tal forma que la actuación combinada del Plan como propuesta política de un lado, sumados a los efectos del colapso de la estrategia de ETA y a los derivados de la represión española (ilegalización de Batasuna; arbitrariedades judiciales y penitenciarias; etc) de otro, cuarteara la cohesión de la izquierda abertzale, dejándola huérfana de referencias y propuestas políticas operativas, permitiéndole al PNV avanzar hacia la recuperación de la plena hegemonía política sobre el conjunto del nacionalismo vasco.
 
La respuesta que articuló el Plan Ibarretxe se demostró extremadamente inteligente para resolver conjuntamente estos desafíos políticos, facilitándole al PNV avanzar un significativo trecho con sus dos almas -la autonomista y la independentista- aparentemente conciliadas. El Plan Ibarretxe se sostuvo no en la reclamación aislada de controvertidos principios abstractos de difícil aprehensión y plasmación sin disponer previamente de poder nacional propio (autodeterminación, territorialidad vasca...) sino en la proposición y codificación de todo un modelo institucional completo viable que resultara de una aplicación desarrollada de esos principios, condensados en un ejercicio articulado y unilateral de Soberanía Nacional vasca; sin constreñirse ni someterse a las imposiciones del marco constitucional español resultado de la Reforma del franquismo, aunque aceptando su curso procedimental como plataforma para sostener una negociación bilateral posterior. No se instalaba en la espera o a expensas de una hipotética negociación para iniciar su recorrido sino que, aprovechando la existencia del Parlamento vasco y de una mayoría democrática en su seno, comenzaba desde el primer momento a construirse como referencia y nueva situación. Su resultado definía una relación bilateral entre Euskadi y España a partir de una determinada aplicación de lo que el PNV entendía por derechos vascos: una suma doctrinal -marca de esa casa- del incuestionable derecho nacional democrático de Euskadi a la autodeterminación y de una lectura ideológica interesada de los privilegios históricos de los territorios vascos en el seno de la Monarquía española. Su producto final se manifestaba, ciertamente, con la formulación más adecuada a los intereses sociales que encarna su principal factor pero, a la vez e inobjetablemente, implicaba también un avance democrático cualitativo y una protección reforzada de las potencialidades y expectativas de progreso y mejora del conjunto de la sociedad vasca. El modelo resultante no era "secesionista" ni "independentista" -pese a las afirmaciones de la propaganda española- sino una especie de resurrección de la relación pactada que creó Austria-Hungría en 1867; en la que, bajo el paraguas de la "libre asociación", la soberana Euskadi proyectada por el PNV asumiera los beneficios y ventajas de la histórica posición magiar en un dualismo contractual con España adaptado a los intereses y circunstancias nacionales vascos; sin por ello abdicar ni un segundo de su derecho a posteriores desarrollos.
 
El proyecto contó desde un principio con la persistente descalificación y el boicot del bloque españolista PSOE-PP, tanto en Euskadi como en España. El motivo esencial de esta oposición no radicaba, claro está, en que el nuevo Estatuto confiriera privilegios a Euskadi. Es evidente que los españolistas tienen a su espalda toda una tradición histórica acreditada de favorecer a Euskadi a la vez que le niegan derechos políticos nacionales efectivos -como también a Cataluña- aunque siempre en abultadísima menor proporción que a Madrid, parásito creado artificiosamente de la nada en medio del páramo por la Corte y engordado al calor y amparo del Estado español hasta el día de hoy. Sin necesidad de hacer extensa referencia a la situación privilegiada de los territorios vascos bajo las Monarquías españolas -que tanto contrasta con la anexión y persecución inquisitorial posterior que marcaron la conquista e incorporación de Andalucía- baste recordar al respecto la concesión por Canovas de los Conciertos Económicos a la oligarquía vizcaína en 1878, proporcionándole un régimen tributario y fiscal singular hecho a su medida, que bien le nutrió en españolismo. O citar como la dictadura franquista, incluso cuando se los suprimió en 1937 a Guipúzcoa y Vizcaya -consideradas "provincias traidoras" por su soporte al Gobierno Vasco en la Guerra civil- los mantuvo operativos ininterrumpidamente en Álava y Navarra -sin que ello fuera incompatible con una feroz persecución sobre la lengua y cultura vascas- hasta que los pactos de los postfranquistas con el PNV en 1978-1980 los hicieron nuevamente extensivos al conjunto de Euskadi sur, recuperados en el mismo paquete que la aprobación del Estatuto de Guernica a cambio de no batallar por la autodeterminación (como siguió haciendo en solitario la izquierda abertzale). Como es notorio, la razón nuclear de la oposición españolista, sea de derecha reconocida o de pretendida izquierda, al nuevo Estatuto se ha motivado en que el nuevo Estatuto se sustenta y legitima en la Soberanía Nacional vasca -sea ejercida y concretada como fuese- y no en una concesión otorgada por España, desde una legalidad construida bajo su interés y supervisión. Ni más ni menos.
 
El apoyo de EB-IU al nuevo Estatuto, fundado en su inesquivable necesidad política como condición para integrarse en el Gobierno vasco y para consolidarse como marca vasca, se asentaba precisamente en sus limites -el hecho de no ser independentista- y especialmente en su voluntad conciliadora con España, aún desde el privilegio; argumentos y presupuestos que en su momento compartió expresamente incluso el mismo Llamazares. El sostén de EB-IU se complementó con la presentación durante su proceso de elaboración en el Parlamento vasco de unas esotéricas enmiendas, hechas exclusivamente a efectos de preservación de imagen y predestinadas para decaer y ser olvidadas, cuya aportación más significativa era remitirse frívolamente con insistencia digna de mejor causa a una inexistente e inviable "Constitución de la República Federal Española". Acompañaban a estas de fondo, otras sectoriales de muy diversa entidad y suerte: unas de mayor profundización democrática en el funcionamiento interno de Euskadi; otras de reiteración europeísta y otras de hecho más "separatistas" que la inicial propuesta peneuvista, ahora convenientemente difuminadas fuera de Euskadi para no entorpecer el pacto interno en IU. El tan cacareado "federalismo de libre adhesión" de EB-IU -autoproclamado pretenciosamente como "tercera vía"- se demostró en Euskadi, a la hora de la verdad, conceptualmente arbitrista y desvertebrado y del todo insustancial en la practica. De hecho, el vocinglero rechazo españolista de IU al Proyecto -que se encargó de demostrar lo infundado del apellido adjudicado a su federalismo españolista-acabó eliminando incluso su justificación instrumental al evidenciar que al oportunismo político de EB-IU al apoyar al Proyecto correspondía un simétrico oportunismo -eso si, este de carácter reaccionario- de la IU española al rechazar incluso su toma en consideración parlamentaria, dejando en contradictoria evidencia y orfandad a su federación vasca (que tras la experiencia, por cierto, difícil tiene aducir algún día en Euskadi que sus "hermanos españoles" son un valor como defensa exterior solidaria de los derechos vascos). No obstante, a la orientación de EB-IU cabe reconocerle que conllevó, en esa coyuntura concreta y al margen de cuales fueran sus intenciones, la consecuencia positiva de facilitar la gestación y aprobación de la Propuesta que, desde presupuestos obviamente más serios, abría una nueva etapa política en la lucha de Euskadi por sus derechos nacionales.
 
Un accidente político imprevisto -el medido voto favorable de Batasuna que permitió su aprobación parlamentaria en Vitoria- alteró decisivamente el guión sobre el papel político del nuevo Estatuto casi a final de obra. La inesperada y sorpresiva aprobación cargó irreversiblemente de nuevos contenidos políticos en fondo y forma a la propuesta, más allá de la voluntad de sus mismos impulsores iniciales. La Propuesta, aprobada gracias a Batasuna, quedó inhabilitada como recurso absorbente por parte del PNV en dirección a la izquierda abertzale. Los hechos sobrevenidos implicaban la imposibilidad objetiva para el Gobierno PNV-EA-EB tanto de achacar en adelante la frustración de su estrategia a ninguna fuerza de obediencia vasca como de excusarse ante su bloqueo adjudicándolo a algún conflicto interno vasco, para explicar así un giro posibilista mantenido en reserva. Al ser ya la propuesta del Parlamento vasco (y no sólo de un Gobierno) el escenario resultante dejó nítidamente situado el nudo gordiano del conflicto: la confrontación de Soberanías y legitimidades nacionales mutuamente incompatibles. La mayoría vasca hacía también inocultable el autoadjudicado derecho de veto reclamado por el bloque españolista PSOE-PP -minoritario en Euskadi pero mayoritario en España- para la determinación del futuro vasco y como este operaba amparado en una legalidad constitucional que actúa como instrumento de preservación del Régimen -cumpliendo así los objetivos políticos reaccionarios para los que fue instaurada en 1978- y sobre todo respaldado en la fuerza coactiva del Estado. 
 
El inolvidable portazo a la Propuesta por el arco vertebrado por el eje españolista PSOE-PP, escenificado con toda solemnidad en el Parlamento español, no facilita precisamente la reorientación del PNV para adoptar una "vía catalana" (mayores competencias pero limitadas, algún eufemismo simbólico y más dinero); ya de por si dificultada por la presencia de la izquierda abertzale en el escenario vasco. El NO terminante de Madrid a la propuesta vasca, sin siquiera darle espacio alguno a una negociación incluso a la baja con las instituciones vascas, implica objetivamente que al Gobierno Ibarretxe le resulte mucho más difícil dar por saldada y archivada su propuesta y converger, como si no hubiera pasado nada, con la propuesta "a la catalana" recientemente enarbolada por el PSOE vasco, sin que ello resulte visualmente demasiado cercano a una capitulación en toda regla. El curso avanzado hasta el que ha llegado la Propuesta y su rechazo por el Parlamento español denotan, asimismo, tanto las fuerzas como los limites de una estrategia de satisfacción de las demandas nacionales de base democrática como la asumida por PNV-EA que no contemple indisociablemente, junto al uso de la legitimación parlamentaria, el recurso a la confrontación civil, la insumisión y movilización social y la utilización de todos los resortes, recursos y soportes institucionales y populares nacionales para defender una decisión propia frente a la imposición y la agresión españolas.
 
Repaso de contenidos
 
El Proyecto de nuevo Estatuto ha ido perfilándose a lo largo de su elaboración como una propuesta de federación Euskadi-España respaldada formalmente en "las posibilidades de desarrollo de un Estado compuesto, plurinacional y asimétrico", basada en la voluntad vasca y con clara delimitación dual de competencias legislativas y ejecutivas, desde el sostén y la reserva de Soberanía vascas, sin admitir posibilidades de intromisión arbitraria y veto español en su ámbito de decisión pactado (que incluye la estructura judicial aunque no códigos civiles y penales completos propios). La propuesta no se restringe al marco constitucional español -ni cabe en su seno- porque aspira a un poder democrático vasco realmente actuante, capaz de proponer y ejecutar políticas especificas completas efectivamente alternativas decididas en Euskadi y no meramente un repertorio funcional para la aplicación o gestión de políticas estructurales y determinantes dictadas en Madrid. Tambien garantiza la protección de los derechos democráticos y libertades individuales en Euskadi frente a agresiones aprobadas en España. Aunque inserto expresamente en el marco de la Unión Europea y por tanto condicionado por su contexto neoliberal -aunque fuera parcialmente compensado por una capacidad de presencia directa en la UE- el nuevo Estatuto diseña competencias y orientaciones -en lo que puede caber en un texto constituyente- indiscutiblemente beneficiosas para la población vasca y mucho más receptivas que el marco español actual para recibir una reorientación social que cuestione las líneas habituales del orden neoliberal. El proyecto de Estatuto mantiene y desarrolla la soberanía fiscal que instituye el sistema de Concierto económico -del que hoy también disfrutan cínicamente los gobernantes ultraespañolistas de Navarra y que ahora se reclama en Cataluña en forma expresa o equivalente y en todos los sitios donde se plantea ejercer un autogobierno que merezca tal nombre- y la extiende a la Seguridad Social, dejando en manos vascas su control y gestión; como lógico anexo al ser una parte fundamental de la política económica y social. El nuevo Estatuto vasco contiene una referencia explicita al derecho a la autodeterminación como su sustento (Art. 12); una posibilidad abierta a la reunión democrática de todos los territorios vascos (Art.s 2, 6 y 7) y una vía para plantear la secesión (Art. 13-3).
 
Respuestas españolistas y Definición de situación
 
Los partidos centrales del Régimen español (PSOE-PP) han pactado y desarrollado -bajo el patronazgo de la Monarquía- una respuesta común a la propuesta de nuevo Estatuto vasco (y que muy posiblemente incluye también algún acuerdo reservado sobre el nuevo Estatuto catalán en proceso de elaboración), a la que se han incorporado desde fuera como meritorios los neosocialdemocratas españoles y catalanes de IU-IC y dos regionalismos españoles: la insularista Coalición Canaria y el aragonés Labordeta y su Cha.
 
La posición españolista acordada se asentaba en el rechazo rápido, contundente y pretendidamente irreversible a la propuesta vasca. El PP, en un principio, no quería siquiera que se diera un debate plenario en el Parlamento español sino que el proyecto fuera descartado a priori por inconstitucional, evidenciando así un desprecio expreso a la iniciativa como ejercicio de autoridad española. El PSOE, por su parte, quería atenuar la forma del rechazo sin disminuir su impacto, camuflando en lo posible su coincidencia de fondo con el PP para no afectar sus equilibrios catalanes y sus pactos con ERC y por ello optó por respaldarse bajo la imagen televisiva de una mayoría parlamentaria -expresión de la soberanía española- que se impone a la mayoría vasca y rechaza en sesión única incluso la toma en consideración del proyecto, sin abrir fase de negociación parlamentaria alguna. La marginal IU, acogotada por sus contradicciones y buscando diluir en lo que estuviera en su mano el bochornoso espectáculo de su alineamiento reaccionario con España y su oposición practica al ejercicio del derecho a la autodeterminación, pugnaba por su parte, sin éxito, por oponerse a la Soberanía vasca a plazos, dilatando el acto en el tiempo y a ser posible fuera de los focos públicos y de ahí su interés porque el proyecto pasara primero a Comisión parlamentaria antes de llegar a Pleno.
 
Tras el 1 de Febrero el PNV-EA queda emplazado a cumplir su compromiso de convocar una consulta popular especifica sobre el nuevo Estatuto y a buscar la forma de sortear la imposición española. Si ETA declarara ahora una tregua, el Gobierno Ibarretxe se encontraría de inmediato en una difícil posición, sin excusas para plantearse de una vez el paso del Rubicón en la confrontación con España en defensa de los derechos de Euskadi. Incluso de no producirse esta iniciativa los efectos del 1 de febrero son también inevitables sobre el discurso, cohesión y fundamentación de la estrategia del llamado "nacionalismo democrático" a medio plazo, una vez cubierta la etapa de lucha por renovar la mayoría absoluta en las inmediatas elecciones vascas de la primavera de 2005. Nadie puede dejar de tomar nota de que como consecuencia del rechazo español del 1 de Febrero ya no es sólo la vieja estrategia de la izquierda abertzale la que tiene notorios y serios problemas... porque también la del PNV -valórese como se quiera su nivel de sinceridad- ha llegado a sus limites.
 
La izquierda abertzale por lo que le toca, está embarcada en el desarrollo de la propuesta de Batasuna "Ahora el Pueblo, Ahora la Paz", desarrollada en su Carta Abierta a Zapatero, que parece representar un reconocimiento de la necesidad de resituarse, intentando acabar de forma presentable con la acción de ETA. Unas ofertas que pueden leerse como una propuesta al Estado español en términos más moderados e integrables que la misma propuesta Ibarretxe. La izquierda abertzale comparte una desconfianza profunda y fundada en la disposición del PNV-EA para confrontarse seriamente con el Estado español, viéndolos proclives a alcanzar acuerdos con el PSOE. ETA, por su parte, mantiene desde hace algún tiempo una línea de actuación atenuada, concretada en la colocación de bombas y petardos con escasa potencia y previo aviso, lo justo para hacer proclamación de su existencia y continuidad pero sin mayores alardes. El PSOE mantiene, por su lado, la ilegalización de Batasuna y la continuidad del discurso y practicas diseñadas por el anterior Gobierno del PP. A modo de ejemplo, las ultimas actuaciones amparadas por el Gobierno Zapatero son negarle a posteriori derechos penitenciarios a los presos de ETA para mantenerlos en prisión incluso tras cumplir su condena y enjuiciar a 35 dirigentes políticos abertzales de una tacada. En ese contexto y con la correlación de fuerzas existente no parece fácil el avance. Se rumorea que los términos de un posible acuerdo serían que a cambio de una declaración de la presidencia del Gobierno español sobre el "derecho a decidir de los vascos" en términos inconcretos y con aplicación aplazada, ETA anunciaría un alto el fuego definitivo y Batasuna (o su sustituto) seria legalizada permitiéndole concurrir a las elecciones y que luego, al tiempo que se restablecía la legalidad penitenciaria, se acercaban los presos a Euskadi y se excarcelaban paulatinamente se comunicaría por ETA la destrucción de sus arsenales. Lo que no está nada claro es que el PP permitiera apuntarse un tanto así al PSOE, incluso limitando la cuestión a un pacto "Paz por Presos" ni aún mucho menos que Zapatero esté en disposición política de difundir una declaración sobre el respeto a los derechos vascos, por nebulosa que sea su formulación, que permita darle alguna envoltura política general al hipotético acuerdo. Así pues, cabe el riesgo de que, atenazada por la comprensible urgencia para solucionar "su problema" y salir de su particular laberinto, la izquierda abertzale no enfatice lo suficiente ni articule una estrategia de presión política y social sobre el PNV-EA, para que estos apliquen unilateralmente el Plan Ibarretxe, como parecería lógico prever de no darse todo este cúmulo de circunstancias.
 
En resumen y cara al futuro, demasiadas cuestiones abiertas aún haciendo equilibrios en el tejado vasco y demasiados violinistas que aún deben escoger su partitura...
 
Derivaciones andaluzas
 
Andalucía mi País, España mi castigo
 
El 1º de febrero lo que se votaba en Madrid era el derecho de una nación -de cualquier nación- a dotarse soberanamente de su propio ordenamiento político y social y en todo caso a decidir libremente su destino sin restricción ajena. La definición se planteaba como cuestión previa y precedente a la valoración de la articulación concreta propuesta y sus posibles consecuencias para las otras naciones del Estado. Pese a las intenciones de la mayoría españolista, su propia opción procedimental al imponer una sesión única para aprobar o no la toma en consideración de la propuesta vasca situaba así de forma incuestionable el núcleo conceptual y político del pronunciamiento requerido. 
 
De esta forma, el SI era un SI a la democracia, al derecho a la autodeterminación, al poder constituyente de cada nación y a la dignidad de todas las naciones oprimidas del Estado español. El NO o la Abstención eran, por contra, un apoyo expreso o vergonzante a la opresión nacional, a España y al Estado español y a su régimen político y social, representado formalmente por la Constitución que asegura su perpetuación. Esta era exactamente la misma cuestión planteada como eco previo en ayuntamientos y parlamentos autónomos como el andaluz.
 
El PNV, EA, ERC, CiU y BNG -cada cual, lógicamente, con su especificidad, discurso e intereses- se ubicaron en esta tesitura definitoria en el lado democrático; PSOE, PP, IU-IC, CC y Cha (más el PA, que no pudo hacerlo en Madrid por falta de representación, pero que bien que lo manifestó en Andalucía para no dejar lugar a dudas sobre su ubicación en el lado español) se situaron por su parte juntos en el lado reaccionario.
 
En Andalucía -por enésima vez- las sucursales andaluzas del PSOE, PP y PCE-IU más el PA, coincidieron en oponerse a la Soberanía vasca porque conculcaba la soberanía española y no se atenía a su Constitución. Todas sus referencias a los "intereses andaluces" para justificar esta posición antidemocrática sólo eran recursos demagógicos utilizados como cobertura ya que las manifestaciones españolistas de las cuatro fuerzas citadas no se hacían en nombre de la Soberanía Nacional de Andalucía y su derecho a la autodeterminación -lo que hubiera sido contradictorio en sus propios terminos- sino de la defensa de España y del marco jurídico-político y social que España impone tanto a Euskadi como a Andalucía. Para mayor desfachatez, criticaban envolviéndose en la bandera verdiblanca un texto y un modelo como el vasco propuesto que bastaba comparar con el Estatuto de Carmona vigente para comprobar su mayor adecuación a las demandas y necesidades populares andaluzas (por ejemplo, con un texto como el vasco en Andalucía podría hacerse la Reforma Agraria histórica al margen de cual fuera la decisión de Madrid, mientras que el actual impide acometerla en la practica, dejándola como mera referencia ritual; por no extender la comparación a otros múltiples campos y ejemplos).
 
Al hilo del debate vasco hubimos de soportar en Andalucía una nueva entrega de las manipulaciones y estupideces consustanciales al discurso paralizante, hipócrita y dependentista del "agravio comparativo" que comparten los que hoy ocupan los 109 escaños del Parlamento andaluz. Especialmente repulsivos, de una parte, el empeño por parte del PCE-IU -críticos incluidos- por esconder tras invocaciones litúrgicas a una "izquierda" inaprensible y jesuítica su fe españolista y su sometimiento estricto al Estado, los intereses y el modelo de la derecha española o, de otra, los desvergonzados intentos regionalistas del PA de Álvarez para travestir su reaccionaria lealtad española en posición pretendidamente andaluza, insultando con ello expresamente a la memoria de Blas Infante.
 
Singularmente patéticos fueron los reiterados cantos a coro por los cuatro tenores partidarios -Chaves, Arenas, Valderas y Álvarez- a la "simetría" -sea adjetivada o no como federal- que se prodigaron estos días, olvidando que para ejemplo de "simetría", la de la Restauración decimonónica y el franquismo -por no remontarse más atrás- y que esta no fue obstáculo, sino al contrario, soporte y útil históricamente comprobados para el empobrecimiento, la alienación y la marginación de Andalucía. Sin sentido del ridículo alguno, envalentonados por su coincidencia y considerándose impunes a la lógica y la decencia por su monopolio informativo, las cuatro fuerzas parlamentarias se engolfaron en loas provincianas a la Constitución española vigente (sea intacta o reformada) y a su pretendida "simetría" presuntamente protectora de Andalucía, ocultando la discriminación antiandaluza impresa originariamente en el propio texto constitucional que apoyaron y que condujo al 28-F, el engaño del Fondo de Compensación Interterritorial, el impago español de la deuda histórica y la deuda autonómica o el incuestionable mantenimiento de Andalucía como país subordinado y dependiente bajo el orden constitucional que impide a nuestra nación disponer de poder suficiente para compensar, resarcirse y protegerse del expolio español y el modelo neoliberal que difunde Bruselas. Todo ello, cuando si alguna nación del Estado español -desde la desigualdad históricamente impuesta a Andalucía por España- tiene derecho y necesidad objetiva de Soberanía Nacional y asimetría e interés vital en su singularidad en una hipotética relación bilateral con España y alguna ha de considerar la "igualdad" como agresión nacional, es precisamente Andalucía. Preocupados esencialmente por trincar sus abultados sueldos institucionales cada mes, los representantes andaluces en lugar de plantear valientemente que lo que Andalucía ha de reclamar es Soberanía Nacional y capacidad política y jurisdiccional para hacer su política en función de sus exclusivos intereses y necesidades y exprimir a España hasta extraerle todo lo que nos debe -y a partir de ahí entender y organizar su relación contractual con la otra parte- reiteraron cansinamente sus retóricas referencias a una "solidaridad" que, de hecho, es sólo eufemismo de caridad y que condena a Andalucía a la dependencia, el desprecio y el subdesarrollo. 
 
El cinismo derrochado estos días resultaba particularmente provocador sabiendo que mientras aquí PSOE, PP y PCE-IU decían lo que decían, sus tres secciones respectivas en Cataluña están ya de acuerdo -otra cosa es cómo terminan ajustando los términos porcentuales concretos del trato y el ámbito de competencias de gestión- justo en una propuesta que hace énfasis en lo contrario -asimetría española y resolución del llamado déficit fiscal- como terreno compensatorio sobre el que pactar con ERC y CiU una nueva renuncia a la Soberanía Nacional catalana y a la oficialidad exclusiva del catalán en Cataluña. A la vez que los cuatro espadas mantienen su silencio histórico sobre el injustificable engorde por parte del Estado español de Madrid, cuyo ultimo exponente es todo lo que rodea a su candidatura olímpica para 2012. Instalado en la impotencia política y la subsidiariedad, el discurso españolista andaluz -sea "simétrico" o sea "asimétrico" como copia de la "vía catalana"- resulta claramente inoperante para resolver las carencias andaluzas y plantear una orientación nacional coherente.
 
La realidad política descrita impidió pues siquiera la posibilidad de planteamiento de las legitimas reservas andaluzas ante la Propuesta vasca, fuese por ejemplo en el Parlamento andaluz o en la explicación de un voto positivo andaluz en el Parlamento español el 1 de Febrero a la propuesta vasca. Porque sólo desde el nítido y previo reconocimiento expreso del derecho vasco a la autodeterminación e independencia cabía a continuación -tanto en uno como en otro foro- afirmar que desde Andalucía no era aceptable -con todo lo que ello hubiera implicado en un futuro de seguir adelante la propuesta- un pacto vasco-español que diluyera a nuestra nación en España y que implicara no reconocer paritariamente la entidad nacional de Andalucía como sujeto político soberano o adelantar nuestro rechazo como nación a que los privilegios fiscales y tributarios vascos se mantuvieran y desarrollaran sin automática e inmediata compensación a Andalucía en forma de Concierto propio; todo dicho siempre desde el apoyo expreso a la potestad vasca de que si esas condiciones andaluzas le parecieran inconvenientes pudiera declarar unilateralmente al punto su independencia nacional.
 
No hubo, desgraciadamente, voz andaluza que defendiera esta estrategia de dignidad nacional por la debilidad de nuestra izquierda independentista (expresión esta, por cierto, conceptualmente redundante porque no hay ni puede haber izquierda en Andalucía que merezca tal nombre que no sea independentista). Como históricamente viene ocurriendo siempre en las grandes ocasiones, Andalucía estuvo ausente. 
 
Cómo resolver esta omisión que nos deja inermes e indefensos como nación; especialmente en lo tocante al futuro de esa izquierda, los desafíos a resolver y las tareas a cumplimentar, es cuestión clave para nuestro futuro nacional. Y asunto de otro articulo.
 
Documentación y Análisis
 
Materiales Básicos:
Texto definitivo del Plan Ibarretxe aprobado por el Parlamento vasco
 
 
Texto integro de la sesión parlamentaria del 1 de Febrero de 2005
 
Texto de la Propuesta, Informaciones y reacciones políticas
 
Análisis:
Artículos de análisis recopilados sobre la propuesta de nuevo Estatuto político de Euskadi
 
 ¿Qué es y qué quiere la Propuesta Ibarretxe?,
Andalucía Libre (5/11/2002) 
Andalucía Libre (1/10/2003)
Parlamento andaluz rechaza el Plan Ibarretxe-Parlamento andaluz: mamporrero de España,
ANDALUCÍA LIBRE nº 205, 4 de Diciembre 2003
 
Últimos Acontecimientos - Enlaces vascos:
 
Para comparar realidades y procesos
Estatuto aprobado en 1981, vigente
 
 
Textos de ANDALUCÍA LIBRE sobre el Estatuto de Autonomía de 1981, el debate abierto en 2001 sobre su Reforma,
Propuestas nacionalistas al respecto y critica al federalismo español
 
(Andalucía Libre nº 94, 11 de Julio de 2001)
 
Opinión - VOTA EN LA ENCUESTA
¿Cual crees mejor reclamar para Andalucía hoy (2005)?  
 
Recopilación actualizada de Textos de análisis y opinión de ANDALUCÍA LIBRE sobre Euskadi
 
--oOo--
 
Música de fondo: El Violinista en el Tejado, Jerry Bock y John Williams
 
 Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE
en la Cuenta Corriente del BBVA: 0182  3344  24  0202889151
 
Publicidad del Servidor E-Listas






Algunos de los cientos de artículos en venta o subasta en eGrupos.net
 
  • Cuatros Venezolanos ( 400000 VEB) 
     
  • ALFOMBRA HECHA DE ALPACA ( 45 USD) 
     
  • Sábanas ajustables en jersey de algodón. ( 18 USD) 
     ¿Tienes algo que deseas vender? ¿O comprar? ¿Quieres ver tu anuncio aquí, gratis? 
    ¡ Visita hoy mismo EGRUPOS.NET !

     







    [Adjunto no mostrado: bso - El violinista en el Tejado.mid (audio/mid) ]

    Free Website Counter
    Hit Counters