Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 237 al 266 
AsuntoAutor
nº 243 - Canarias Andaluci
nº 244 - Recopilan Andaluci
nº 245 - Cuba: Ref Andaluci
nº 246 - Pacto Ast Andaluci
nº 247 - Especial Andaluci
nº 248 - Palestina Andaluci
Las músicas de And Andaluci
nº 249 - México 18 Andaluci
nº 250 - Puerto Ri Andaluci
nº 251 - Astillero Andaluci
nº 252 - Sumarios Andaluci
nº 253 - Euskadi: Andaluci
nº 254 - NO Andalu Andaluci
nº 255 - Euskadi: Andaluci
nº 256 - Euskadi: Andaluci
nº 257 - Por Andal Andaluci
nº 258 - Referéndu Andaluci
nº 259 - 28 de feb Andaluci
nº 260 - Mercadona Andaluci
nº 261 - Brasil y Andaluci
nº 262 - Andalucia Andaluci
nº 263 - Francia/R Andaluci
nº 264 - México Ur Andaluci
nº 265 - Estatuto Andaluci
nº 266 - Andalucía Andaluci
nº 267 - IX Congre Andaluci
nº 268 - Economia Andaluci
nº 269 - 70 Aniver Andaluci
nº 270 - PSOE/PP c Andaluci
nº 271 - Ceuta y M Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 304     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[AndaluciaLibre] nº 251 - Astilleros - Subsidio - Euskadi: jugada maestra de la izquierda abertzale
Fecha:Viernes, 31 de Diciembre, 2004  16:19:25 (+0100)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>

Por la Soberanía Nacional; el Trabajo; el Desarrollo y la Libertad: NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA

nº 251
 
En este Correo:
 
Andalucía
*Gobierno español elimina tramite renovación Subsidio Agrario - Enlaces
*Astilleros IZAR presenta regulación empleo
*Trabajadores IZAR aprueban acuerdo - Enlaces
Euskadi - Dossier
*Parlamento vasco aprueba Plan Ibarretxe gracias a votos de la izquierda abertzale
*Reacciones PNV, EA, EB-IU, Aralar, ELA
*Cronica: Se removieron los cimientos
*Reacciones españolistas: PSOE, PP, IU, Gobierno español...
*Reacciones catalanas 
*SA desactiva los planes de Ibarretxe, GARA
*Reacciones y analisis: Editoriales de El Mundo, La Vanguardia, El País, Diario de Sevilla, Deia y GARA
*Documentación y Analisis: Texto Plan Ibarretxe, Analisis; Andalucía...
*El Remate, Euskadi, Jugada Maestra, Andalucía Libre
*Solidaridad con Palestina y la Nación Árabe - Enlaces
*Directorio de Andalucía en Internet,
*Música de fondo - Ayuda
--oOo--
 
 Andalucía
Gobierno español elimina el trámite de renovación del subsidio agrario
Un Real Decreto establece de manera estable las disposiciones transitorias de la norma 
AGENCIAS Madrid.
 
Andalucía - En la aceituna (1950)
 
El Consejo de Ministros aprobó, tras tras su reunión semanal de ayer, un Real Decreto por el que se establecen de manera estable las disposiciones transitorias de la norma que regula el subsidio por desempleo a favor de los trabajadores eventuales, incluidos en el Régimen Especial Agrario de la Seguridad Social (Reass).

Según explica el Ministerio de Trabajo, estas disposiciones, que se prorrogaban anualmente, quedan establecidas indefinidamente a partir del próximo 1 de enero. De esta manera, estima que el número de beneficiarios para el próximo año sea de 29.733 personas en Andalucía y Extremadura.

Asimismo, el ministerio señala que con estas disposiciones acceden al subsidio algunos colectivos que no habían conseguido tener cubierto, en los 12 meses anteriores a la situación de desempleo, el mínimo de 35 jornadas reales cotizadas al Reass, requisito exigido para acceder al subsidio. Así, los mayores de 35 años, o menores de dicha edad con responsabilidades familiares, que tengan al menos 20 o 30 jornadas reales cotizadas al Régimen Especial Agrario, pueden completar las 35 exigidas con carácter general, con las cotizaciones efectuadas al Régimen General de la Seguridad Social con trabajos prestados en obras del programa de fomento de empleo agrario. Permite también el acceso al subsidio con un mínimo de 20 jornadas reales cotizadas al Reass, a los que fueron preceptores del empleo comunitario en el año 1983 y han sido perceptores del subsidio en el año anterior.
Para acreditar la totalidad de esas 20 jornadas, podrán computar las cotizaciones al Régimen General efectuadas con las obras del programa de fomento del empleo agrario.

Las circunstancias de paro y de protección por desempleo del colectivo afectado se han mantenido de forma continuada durante los últimos años y se prevé que, en 2005 y en años sucesivos, subsistirán esas mismas circunstancias especiales.
 
Enlaces relacionados
Andalucía Libre nº 156 - 31/1/2003
 
Campo Andaluz, Sindicalismo jornalero, Subsidio Agrario y PER.rtf 
Recopilación actualizada de crónicas y articulos de análisis y opinión de ANDALUCIA LIBRE
 
 Andalucía
Astilleros Izar presenta expediente de regulación de empleo con 4.028 prejubilaciones
MADRID, 29 Dic. EUROPA PRESS
 
El grupo público de construcción naval Izar solicitó la semana pasada al Ministerio de Trabajo la aprobación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecta a todos los astilleros públicos españoles y contempla 4.028 prejubilaciones, según informaron hoy fuentes de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), su accionista universal. El documento que se trasladó a Trabajo recoge las condiciones laborales del acuerdo que firmaron los sindicatos CCOO, UGT y USTG, y la SEPI el pasado 16 de diciembre, por lo que el ERE afectará a todos los trabajadores que tengan 52 años a 31 de diciembre de 2004, que accederán al 76% del salario regulador bruto integrado por los conceptos que se determine en la Comisión de Seguimiento. Este expediente prevé bajas voluntarias incentivadas y prejubilaciones obligatorias para los trabajadores nacidos antes del 31 de diciembre de 1952. Deberán demostrar una antigüedad mínima de cinco años en la empresa. El expediente afectará al 37,7% de la plantilla total de Izar, que cuenta con 10.661 trabajadores a nivel estatal, según los datos de la SEPI.
 
En concreto, las prejubilaciones en el astillero de Cádiz afectaran a 207 trabajadores (57,5% de la plantilla); en Puerto Real a 622 empleados (49,6%), en Sevilla a 144 trabajadores (42,7%), y en San Fernando se prejubilarán a 203 (15,9%). A nivel nacional, en conjunto se regularan 1.176 andaluces (lo que supone el 29,19% del total estatal de prejubilados) con una media nacional del 55,6%. Las distintas asambleas de trabajadores de las cuatro factorías andaluzas han aprobado las condiciones laborales.
 
La Comisión de Seguimiento, que se abrió el mismo día que se cerró el acuerdo entre la mesa sindical de Izar y la SEPI, estableció los conceptos que integrarán el salario regulador bruto garantizado en el periodo de prejubilación, que están referidos a los valores de este año, y contempla diferencias entre los trabajadores de los astilleros civiles Aesa y los militares Bazán, sociedades que en 2000 se fusionaron en una nueva que derivó en la actual Izar.
 
El personal procedente de la antigua Bazán y que está incluido en el convenio contará con un salario bruto integrado por los conceptos fijos actuales más una cantidad a determinar en compensación de los conceptos variables, computados con los criterios recogidos en el ERE de 1999, bajo las correspondientes actualizaciones. Asimismo, se utilizarán los mismos mismos requisitos que se implantaron en ese ERE para los trienios y asimilaciones, y para calcular el importe a abonar, por una sola vez, a los 65 años. La plantilla fuera de convenio contará como salario el fijo y la media del complemento adicional (DPO) de 2002 y 2003.
 
Los trabajadores procedentes de la antigua Aesa incluidos en el convenio colectivo 2001-2002 tendrán un salario regulador bruto que agrupa lo conceptos fijos actuales, más los variables (primas y pluses) por los valores medios obtenidos durante los seis meses anteriores. Los trienios o quinquenios seguirán percibiéndolos hasta cumplir los 58 años. El salario del personal cualificado pero fuera de convenio contará con la remuneración actual y la media del complemento adicional (DPO) de 2002 y 2003. El acuerdo explicita que ambos casos de Aesa mantendrán hasta los 65 años los seguros de vida.
 
Cada uno de los 4.050 prejubilados de Izar costará al Estado una media de 320.000 euros o, lo que es lo mismo, 24.600 euros cada ejercicio durante 13 años. Esta cifra responde a una primera valoración del Gobierno, para la que ha dispuesto partidas presupuestarias. Pero las mejoras que acumulen en sus remuneraciones los trabajadores afectados desde los 52 hasta los 65 años podrían elevar mucho la cifra final. Sus cálculos apuntan a que la reestructuración supondrá 1.900 millones a las arcas públicas, de las que 1.300 corresponderán a medidas laborales.

El máximo responsable de la SEPI consideró que la cifra de puestos perdidos en el sector auxiliar estará por debajo de 10.000, frente a los 20.000 calculados por la Asociación Española de Industrias Marítimas (Aedimar).
Sobre el acuerdo alcanzado, la Comisión Europea está a la espera de recibir la carta en la que el ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, tiene que aclarar los términos del mismo. En este sentido, el portavoz de Competencia del Ejecutivo comunitario, Jonathan Todd, aseguró ayer, según informa Europa Press, que, «de momento, no estamos en condiciones de confirmar si habrá o no dificultades en lo que respecta a la reglas sobre ayudas públicas de la Unión Europea», aunque indicó que existen posibilidades de que la Comisión tenga que abrir una investigación por posibles ayudas de Estado ilegales.

Los recelos de Bruselas se centran en dos puntos que afectan especialmente a Andalucía. Por un lado, subraya que no se contempla una fecha para el cierre de los astilleros de Fene y San Fernando; y, por otra, muestra su preocupación por el hecho de que con el nuevo acuerdo haya ahora más astilleros civiles que los previstos en la empresa militar.

Los trabajadores de astilleros de la Bahía aprueban el acuerdo
C.B./N.H./J.A.L. Diario de Cádiz

SAN FERNANDO/PUERTO REAL/CÁDIZ. Los trabajadores de los tres astilleros de la Bahía (San Fernando, Puerto Real y Cádiz) ratificaron ayer en las asambleas celebradas en sus respectivos centros de producción el acuerdo adoptado la semana pasada entre la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y los sindicatos.

En la factoría isleña, los operarios apoyaron el acuerdo que contempla la integración de este astillero en la rama militar de la empresa New Izar, que tendrá capital netamente público. Muchos de los 900 empleados que acudieron a la asamblea interrumpieron sus vacaciones para regresar unas horas al astillero con el fin de dar su apoyo al documento. Ningún trabajador votó en contra del acuerdo, aunque sí se contabilizaron tres o cuatro abstenciones. El presidente del comité de empresa, Francisco Fernández Lucas, manifestó que el futuro predeterminado para la Bazán ha cambiado gracias a las movilizaciones de los trabajadores y al apoyo de todo el pueblo de San Fernando.

Por su parte, los operarios de la factoría de Puerto Real aprobaron ayer en asamblea, por una amplia mayoría, el acuerdo sobre el futuro de los astilleros. El presidente del comité de empresa, Ramón Linares, destacó que los puntos que se han valorado positivamente para dar el apoyo al acuerdo han sido conseguir mantener abiertos todos los centros, una garantía de carga de trabajo y un control público de la empresa. Así, el documento contempla el objetivo que perseguían las movilizaciones, a cuyo respecto puntualizó que, "aunque no al cien por cien, se ha recogido lo que se pedía".

Mientras, los trabajadores de la factoría de Izar en Cádiz celebraron ayer una asamblea en la que apoyaron prácticamente por unanimidad para conocer los puntos del acuerdo. Jesús Gargallo, presidente del comité de empresa, se encontraba ayer satisfecho por el desarrollo del encuentro. A su entender, el acuerdo "es el mejor de los posibles" tal y como estaba la situación, y fija como meta la reorganización de la empresa y la recuperación de la normalidad. El presidente del comité gaditano considera que el nivel de empleo de la factoría se mantendrá en su conjunto.
 
Las asambleas de todos los restantes centros de Izar en el Estado español han dado su respaldo mayoritario al acuerdo firmado por la Federación Minerometalúrgica de CC.OO (FM-CC.OO.), la Federación del Metal, Construcción y Afines (MCA-UGT), y USGT y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), según MCA-UGT. En concreto, los empleados de los centros de Manises, Cartagena, Gijón, Madrid, Fene, Ferrol y Sestao ratificaron de forma masiva el acuerdo, por lo que UGT se felicitó por lograr este apoyo unánime y destacó la abstención de los minoritarios ELA y CAT que en un principio rechazaban el documento, informa Ep.
 
Enlaces relacionados
 
 
 
 Euskadi
EL PARLAMENTO DE GASTEIZ APRUEBA EL PLAN DE IBARRETXE
La izquierda abertzale vota por la solución del conflicto y contra la reforma estatutaria
·El Plan Ibarretxe resulta aprobado con el apoyo de tres parlamentarios de SA, mientras que otros tres votan en contra
La izquierda abertzale dio la campanada un día antes de fin de año. Mes y medio después de la presentación de la propuesta del Velódromo de Anoeta, reflejó el afán de buscar una solución al conflicto basada en el acuerdo y la consulta con tres síes en la votación, y otros tres noes dedicados a reflejar su rechazo frontal del proyecto neoestatutario. En medio del fenomenal revuelo producido en la sala, Otegi reclamó «que nadie se equivoque: estos votos son para buscar una solución». Una carta de Josu Urrutikoetxea leída por el portavoz de SA remarcó este concepto.
 
Parlamento vasco: Otegi habla e Ibarretxe escucha
 
En los últimos días, la izquierda abertzale había señalado su posición con un cartel muy difundido que incluye un doble mensaje: «Sí a la consulta popular, no al nuevo Estatuto». Ayer, en su primera intervención, después de cinco horas de tedioso debate, Arnaldo Otegi subrayó esta consideración y anunció qué reflejo iba a tener en la votación de ayer:tres votos en contra y tres a favor. La decisión supuso en la práctica el aval parlamentario ­inesperado totalmente para la mayoría­ al proyecto de Lakua, por lo que motivó un notable barullo en la tribuna. Cuando la grada se fue calmando, Otegi pidió «que nadie se equivoque. No tenéis 39 votos para ir a negociar un Estatuto, sino para buscar solución al conflicto. No son 39 votos para ir adonde Zapatero a buscar un nuevo Estatuto, sino para abrir una dinámica incluyente», añadió.
 
El anuncio de Otegi cambió totalmente la dinámica de la esperada sesión plenaria, que había estado marcada por los mensajes derrotistas del lehendakari, Juan José Ibarretxe, y de otros portavoces del tripartito. El resto del debate se aligeró de forma considerable, y en la votación final no hubo sorpresas: el proyecto obtuvo finalmente 39 votos, uno más de los necesarios para lograr la mayoría absoluta precisa. Tras lo ocurrido con los Presupuestos el pasado martes, esta vez se votó a viva voz, y no hubo ningún desmarque.
 
«Un punto de encuentro real»
 
La satisfacción evidente en algunos portavoces del tripartito como Joseba Egibar (PNV) tuvo su contrapunto en el rostro sombrío de otros compañeros de grupo, que se fue acentuando a medida que Otegi explicaba su voto. El portavoz de SA (Batasuna) incidió desde la tribuna en que la izquierda abertzale no acepta el proyecto de Estatuto para tres herrialdes que impulsa el Gobierno de Lakua, pero sí está dispuesto a poner su capital político en la búsqueda de una solución basada en un acuerdo «entre todos». El mahaikide resaltó este concepto indicando expresamente que «no buscamos un nuevo pacto entre abertzales», aunque el secretario general del PSE, Patxi López, lo interpretó como tal en declaraciones posteriores a los medios.
 
«¿Qué hay que hacer ahora?», se preguntó Otegi: «Tendríamos que intentar llevar una dinámica para ver si podemos hacer un primer acuerdo democrático. La responsabilidad es ésa. Sabemos que esa negociación es algo cansino, pero hay un punto de encuentro que es real y que es razonable: aquí hay un pueblo, una nación, una comunidad nacional ­como dice el PSOE vasco­ que tiene derecho a decidir. Ese debería ser el inicio de un gran compromiso». Como «segundo paso», Arnaldo Otegi detalló la necesidad de «consensuar cómo se hace eso: métodos, instrumentos, garantías de derechos para todos, compromisos de desmilitarización gradual... Es eso lo que hay que hacer: ¡dejémonos de teatros, campañas electorales y mayorías absolutas!», reclamó el portavoz de SA.
 
Carta de Urrutikoetxea
 
El primer punto de inflexión del discurso de Otegi había sido la lectura de la carta de «un compañero» cuya identidad no aclaró hasta el final. Se trataba del parlamentario de SA Josu Urrutikoetxea, actualmente «en la clandestinidad» según recuerda él mismo. Tras constatar que «todos los partidos son conscientes de que el agotamiento del marco actual es cada vez más evidente» y atribuir esta circunstancia a la lucha de la izquierda abertzale, la misiva apunta que «también en el día de hoy, hacemos nuestra aportación concreta para poner las bases de un proceso que tenga como objetivo dar la voz y la decisión al pueblo». Urrutikoetxea subraya que «el reconocimiento del derecho de autodeterminación es la clave» y añade a continuación, en la misma línea argumental de Otegi, que «tendréis enfrente a la izquierda abertzale si se trata de imponer nuevos fraudes a nuestro pueblo y de dar aires nuevos al marco político que deshace nuestro pueblo. Los planes parciales y partidistas que no resuelven el conflicto no sirven». La carta a la que dio lectura Otegi desde la tribuna concluía indicando que «a partir de hoy, proponemos abrir un cambio que hay que hacer entre todos. Que quede claro el sentido de nuestra actitud: La fuerza y el impulso de la izquierda abertzale estarán ahí si es para dar solución al conflicto y para dar la palabra y la decisión a Euskal Herria, trabajando las opciones de consenso y acuerdo. Nuestro llamamiento es claro: preguntad al pueblo, que los ciudadanos vascos decidamos nuestro futuro. Sentémonos y consensuémos entre todos el proceso consiguiente. Sin condiciones previas, sin puntos de vista cerrados, pero también sin límites», manifiesta Josu Urrutikoetxea.
 
Repaso a 25 años
 
Antes de revelar el sentido del voto de sus compañeros y sus motivaciones, Arnaldo Otegi trazó desde la tribuna parlamentaria un recorrido de los últimos 25 años. Su análisis fue muy cuestionado por los portavoces de PNV, EA y EB. «Lo que ocurrió entonces fue algo muy importante. Se desaprovechó una ocasión, y encima se optó por un mal procedimiento y por unos malos contenidos. Lo primero que se hizo fue dividir a la oposición antifranquista y abertzale. Se prefirió ir a Madrid a defender un proyecto partidista, aceptando la ‘ley de punto final’, la monarquía española, la bandera y todo lo que había que aceptar. Se dividió el país y se renunció a la solución. Fue un diseño fraudulento de ‘o lo tomas o lo dejas’». En su opinión, en aquel momento «todo el mundo era consciente ya de que aquel pacto no solucionaba el conflicto», y otro tanto estima que ocurre ahora con el proyecto de nuevo Estatuto. «El modelo del lehendakari es repetir uno por uno los errores de hace 25 años. Renunciar, por ejemplo, otra vez a una interlocución de carácter democrático y nacional con el Estado. Volver a gestionar un marco competencial aun sabiendo que desde la reforma del Estatuto no se soluciona el conflicto. No están abriendo las puertas a la solución», insistió. Y explicó entonces tres motivos para votar no y tres para votar sí:«Sí a la autodeterminación, a Euskal Herria y a la consulta, y no a los errores del pasado, a los proyectos partidistas y a la reforma estatutaria». Añadió una queja final: «Han intentando con claridad y perseverancia, sobre todo la vicelehendakari, hacer creer que la izquierda abertzale está en la estrategia del no. Pero ni estamos en el bloqueo ni en el no, sino en la estrategia de construir la paz».

«Ustedes venían aquí como a Txiberta, les daba igual»
R.S. - GASTEIZ
 
La acción de SA no sólo decantó el resultado de la votación de ayer, sino que modifica sustancialmente el panorama de los próximos meses porque, como subrayó Otegi en tono de denuncia, «ustedes venían aquí a iniciar la campaña electoral. Querían que el plan no saliera aprobado para ir con él a las elecciones y tener mayoría absoluta. Desde esa posición, ¿nos quieren hacer creer que han venido a buscar aquí la solución? ¿Solución de qué?». Trajo a colación, como ejemplo, que a su domicilio ya ha llegado el tríptico de la campaña del PNV por el sí a este proyecto de Estatuto, que fue presentada a inicios de esta semana por Josu Jon Imaz y que se basa en el esquema de la realizada en 1979. «Su plan era ‘votarme de nuevo para que siga cuatro años más dándole vueltas a la cosa’», indicó el portavoz de SA con sorna. En tono más serio, censuró que «ustedes han venido aquí como a Txiberta, sabiendo que se podía producir una quiebra política y humana muy importante, y les daba igual. Pero la izquierda abertzale ha actuado con responsabilidad suficiente para que eso no ocurriera», añadió.
 
Adelantó otro reproche al tripartito para el caso de que no aproveche esta ocasión para resolver el conflicto sino sólo para acudir a Madrid a tratar de cerrar un pacto estatutario: «Sabemos que lo pueden hacer. En fútbol, cuando el portero está lesionado en el suelo también se puede meter gol. Es legal, nadie lo prohíbe. Nosotros sólo les decimos que no vuelvan a cometer los errores de hace 25 años», concluyó Arnaldo Otegi.
 
El mahaikide, como el resto de los intervinientes durante esta larga sesión, esquivó polémicas. El único punto de fricción directo se produjo cuando Joseba Egibar, en réplica a la carta de Josu Urrutikoetxea, leyó varios párrafos de la misiva enviada por seis presos políticos vascos y que fue filtrada a los medios en vísperas de la presentación de la propuesta de Anoeta. Para Egibar, su contenido muestra que la estrategia de la izquierda abertzale de las últimas décadas ha fracasado. Para Otegi, esta maniobra de Egibar resultó «barriobajera y sucia», y así se lo hizo saber al portavoz jelkide. Le recordó que se trata de una carta publicada contra la voluntad de los firmantes y se reguntó «qué quiere demostrar con eso» y «si acaso no tiene más argumentos». Egibar mostró incomprensión ante el enfado de Otegi. Consideró que se trata de un problema de excesiva sensibilidad («epidermis») por parte del mahaikide.
 
Egibar (PNV): «Debemos gestionar bien esta situación»
·Confesó su sorpresa y su alegría y consideró que «esto trasciende lo electoral»

Joseba Egibar no quiso ocultar su satisfacción ante el anuncio de Arnaldo Otegi y consideró que ahora «debemos ser capaces de gestionar bien esta situación». Añadió que lo sucedido «trasciende lo electoral» y apuntó que «la ciudadanía capta y sanciona las actitudes partidistas».
 
Al igual que la inmensa mayoría de las personas que abarrotaban ayer el Parlamento de Gasteiz, el portavoz del PNV, Joseba Egibar, no pudo ocultar su sorpresa ante la decisión anunciada ante el pleno por Arnaldo Otegi. «Tengo que reconocer que no puedo expresar con palabras lo que siento en estos momentos», reveló el dirigente jeltzale, y agregó que «es una alegría inenarrable». Aunque como él mismo adelantó, las palabras del parlamentario abertzale no modificaron su propia intervención, en declaraciones posteriores a Radio Euskadi, Egibar reconoció que «esta situación trasciende el hecho electoral». En su opinión, «la ciudadanía capta y sanciona las posiciones partidistas» de los grupos políticos, y opinó que, después de lo acontecido ayer, «si no somos capaces de gestionar bien esta situación, es mejor que nos vayamos todos a casa».
 
Durante su turno de réplica a Otegi, el parlamentario del PNV aseguró que su grupo «siempre ha estado de acuerdo con dar cauces a la decisión de los ciudadanos», y sostuvo que «ahora ha llegado el momento para dar ese paso». En esta línea, Egibar manifestó que la cita de ayer constituía «un día histórico» ya que «hoy y aquí, este pueblo va a realizar por primera vez una actuación concreta en el camino de ejercitar el derecho a decidir su propio futuro». En cualquier caso, no todo fueron felicitaciones en el discurso del presidente del GBB, quien dedicó gran parte de su intervención en rebatir el balance político del último cuarto de siglo apuntado por el portavoz de Sozialista Abertzaleak.
 
A este respecto, y en referencia a la apuesta que su partido hizo en aquel momento por el actual Estatuto, que Otegi calificó de «error histórico», Egibar señaló que «a pesar de todos sus déficits, este Estatuto se ha erigido en asidero en el camino hacia la libertad que desea este pueblo». Así, afirmó que a raíz de aprobarse el marco estatutario «y apenas diez meses después de constituirse el Gobierno Vasco, se produjo un golpe de Estado cuyo principal objetivo era cercenar su contenido». «Nosotros apostamos por el Estatuto a sabiendas de la situación que se vivía entonces y a pesar de que la estructura franquista seguía vigente», valoró el portavoz jeltzale.
 
Imaz (PNV) cree que el apoyo de SA responde a "pura necesidad interna"
Para el presidente del EBB del PNV, el apoyo de los parlamentarios de Batasuna se debe a la "pura necesidad" interna de la formación abertzale, y ha añadido que la "orientación" de la propuesta no se verá modificada por "el último que llega".

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, el presidente del EBB, Josu Jon Imaz ha explicadoque se encuentra sorprendido porque, "muy pocos esperaban lo que sucedió". Asimismo, se ha mostrado "contento" de que la propuesta, "que ya es proyecto de ley" haya sido aprobada por la mayoría del Parlamento. "Y, a partir de ahí, los representantes políticos están para gestionar una situación compleja pero llena de oportunidades en la que podemos dar paso a un nuevo tiempo político que sirva para servir los problemas que históricamente hemos tenido", ha agregado.

En su opinión, el hecho de que Sozialista Abertzaleak decidiera otorgar tres de sus votos al Plan Ibarretxe responde a "pura necesidad" ya que Batasuna "no tenía otra remedio, porque en sus propias bases la reacción en caso contrario iba a ser muy negativa". De esta manera, ha insistido en que ha sido el propio estado interno de la formación el que le llevó a repartir los votos de sus parlamentarios. En relación a las palabras del portavoz de SA, Arnaldo Otegi, explicando que el voto a favor respondía a la solución del conflicto y no para la negociación de un nuevo Estatuto, ha recordado que las tres formaciones que integran el tripartito, "que tienen 36 votos", han aprobado "un texto en una orientación determinada".

Se ha mostrado convencido de que la negociación con el Estado español no va a ser "fácil", si bien ha indicado que es necesario "llevar la situación a un horizonte de negociación", basada fundamentalmente en el propio Parlamento ya que el Plan Ibarretxe "ya no es proyecto del Gobierno vasco", sino que ha sido asumido por la mayoría absoluta de la Cámara. Por tanto, ésta debe articular la negociación con las Cortes "independientemente de la real institucional, que tendrá su peso, entre el lehendakari y el presidente Rodríguez Zapatero", ha explicado. Por otro lado, se ha referido a las críticas recibidas por el PP y PSOE por el apoyo recibido por el proyecto por parte de los parlamentarios de SA y ha señalado, en este sentido, estas formaciones "no se plantean qué hubiese pasado si, como era previsible, los seis votos de SA hubiesen votado con PP y PSOE".

Matute (EB-IU) replica a SA que «ustedes verán por qué lo apoyan»
El primero en replicar al anuncio de Arnaldo Otegi fue el portavoz de Ezker Batua, Oskar Matute, quien evidenció que las palabras del parlamentario independentista le habían cogido por sorpresa. «Ustedes verán por qué lo apoyan», respondió a los escaños de Sozialista Abertzaleak.
 
Matute utilizó durante su intervención un tono marcadamente defensivo, lo que le llevó a señalar, durante su segundo turno, que «no es cierto que a mí me enfade que vayan a votar a favor». «Lo que pueden interpretar es sólo sorpresa», aseguró. En cualquier caso, el dirigente de EB-IU sí que respondió que «nosotros no deseamos confrontar nada con el Estado español, nosotros queremos negociar con ellos, ya que la solución a nuestros problemas es negociar con nuestros vecinos». Esta fue una idea que reiteró una y otra vez ante la Cámara, y añadió que «tenemos más de lo que nos une que de lo que nos separa».
 
Al igual que hicieron sus compañeros del tripartito, también Matute dedicó la primera parte de su alocución a censurar el balance que la izquierda abertzale hace de los últimos veinticinco años, y explicó que «no compartimos que entonces en este país se perdiera una oportunidad». En su opinión, durante todo este tiempo «hemos alcanzado niveles de autogobierno que eran impen- sables en aquellos momentos», y preguntó si «era tan malo el Estatuto, por qué Herri Batasuna se abstuvo y no votó en contra». Para Matute, el proceso «es convergente con los que se han abierto en otros lugares», y opinó que «no se puede mirar sólo desde Euskadi y no ver lo que está sucediendo en otros lugares del Estado español».

Errazti (EA): «El referéndum está ahora mucho más cerca»
La presidenta de EA, Begoña Errazti, compareció en los pasillos del Parlamento acompañado del portavoz parlamentario de su partido, Rafa Larreina. Sus primeras palabras fueron para describir la «profunda alegría que sentimos al comprobar que la propuesta sigue adelante tras la aprobación del Parlamento». Una aprobación que posibilita, según consideró, que «el referéndum esté ahora mucho más cerca».
 
«Tenemos más cerca también el momento de conocer la opinión de la ciudadanía, y éso era lo que buscábamos», afirmó. La dirigente de EA, reconoció, en cualquier caso, que «tenemos todavía un montón de trabajo por delante», y anunció que «hemos entrado en una nueva fase política, una fase en la que se ha generado un gran interés en este país, y en el que tenemos muchos ojos que nos están mirando».
 
Minutos antes, durante su intervención en la Cámara, Rafa Larreina se dirigió a los representantes de SA para afirmar que «ustedes tienen una gran responsabilidad en este proceso», aunque anunció que, en ese camino, desde su grupo «nos van a tener apoyando su postura a tope». Al igual que la presidenta de su formación, el portavoz de EA también expresó su alegría por la decisión adoptada por el grupo abertzale, y opinó que «esta propuesta puede ser válida para la resolución del conflicto». «Tiene los ingredientes necesarios para ello: territorialidad, soberanía y un compromiso con los derechos de todos los ciudadanos», sostuvo. «Por ello, les respondemos que adelante», respondió Larreina al anuncio de SA, «ahora todos vamos a tener que rendir cuentas ante los ciudadanos».
 
Cronica: Se removieron los cimientos
«Tres votos que si, tres votos que no». con estas palabras, arnaldo otegi puso patas arriba el parlamento de Gasteiz. Carreras por los pasillos, moviles sonando sin parar, sonrisas en algunos, caras palidas en otros la decision de sozialista abertzaleak animo una jornada que hasta ese momento habia resultado completamente anodina
GARA
La mañana comenzó movidita. Con las gradas repletas de periodistas e invitados, el sistema de votación desató los primeros rifi-rafes pasadas las 9.30. Con el antecedente de la votación de los Presupuestos el pasado martes, PP y PSOE pidieron que el recuento no se realizara mediante el sistema electrónico. Tras el intercambio verbal entre los portavoces de estas dos formaciones y Juan María Atutxa, el presidente de la Cámara propuso que cada parlamentario expresara su voto en voz alta. Rafa Larreina (EA) arrancó las primeras risas al señalar que no tenía ninguna objeción, puesto que los siete miembros de su grupo «saben votar con cualquier sistema».
 
Hasta que Otegi habló, ése fue el único momento de cierta gracia. En las tribunas, eso sí, se dieron cita muchas caras conocidas. Líderes políticos como Josu Jon Imaz y Begoña Errazti (sentados juntos durante todo el día tras la firma de la coalición electoral) o Patxi Zabaleta, los mahaikides (miembros de la dirección de Batasuna) navarros Pernando Barrena y Aianara Armendariz, el delegado del Gobierno español Paulino Luesma, la presienta el PP de la CAV María San Gil, el Ararteko Iñigo Lamarka y así un largo etcétera. El padre, la esposa y una de las hijas del lehendakari también siguieron la sesión.
 
La intervención de Juan José Ibarretxe, en cualquier caso, no desató pasiones en las gradas. Algunos prefirieron leer la prensa en vez de atender al orador. Las miradas se levantaron tan sólo cuando el lehendakari comenzó a arremeter contra Sozialista Abertzaleak, PP y PSOE. Tampoco sorprendió el discurso de Patxi López, aunque el líder del PSOE vasco ya dejó entrever la posibilidad de una sorpresa en la votación final. El resto fue una repetición de los argumentos contra el plan Ibarretxe que se llevan escuchando durante los últimos años. Y Atutxa cortó cualquier atisbo de animar la mañana al indicar al público que está prohibido aplaudir en los plenos. La ovación se la había llevado, en su turno de réplica, el portavoz de Ezker Batua, Oskar Matute.
 
El tercer «espada» de la sesión matinal fue Leopoldo Barreda (PP). Tanto en las gradas como en los escaños se empezaron a abrir los claros, hasta tal punto que llegó a haber más gente en la cafetería que en el hemiciclo. Sobre las 14.00 finalizó la primera sesión, que algunos como el presidente de Eudel, Carmelo Sainz de la Maza, aprovecharon para echar una cabezadita. Un auténtico sopor que Atutxa finiquitó citando a los parlamentarios para las 16.30.
 
Correspondía a Arnaldo Otegi abrir la sesión. Lleno hasta la bandera en los bancos de los parlamentarios, pero más huecos en la parte superior. El discurso del portavoz de Sozialista Abertzaleak fue in crescendo. En el ecuador de su intervención, llamaba la atención el silencio que reinaba en la sala. Hasta el jeltzale Iñaki Gerenabarrena aparcó el libro que llevaba leyendo durante todo el día. Y cuando Otegi dijo «tres síes y tres noes», se removieron los cimientos del Parlamento.
 
Xabier Ormaetxea (PNV) resoplaba y se llevaba la mano a la cara. El miembro de la Mesa Carmelo Barrio (PP) se quedó literalmente blanco mientras resoplaba. Entre el run-run generalizado, las sonrisas eran la tónica en los bancos del tripartito. Por contra, en las filas de PP y PSE se llevaba un rictus serio. Más arriba, Errazti mostraba abiertamente su satisfacción. Imaz, cuyo móvil comenzó a sonar a los cinco segundos, no acababa de tenerlas todas consigo.
 
A partir de ahí, los pasillos se convirtieron en una pista de atletismo para los sorprendidos periodistas, que corrían de un lado a otro con el teléfono pegado a la oreja. Las crónicas redactadas con antelación acabaron en el cesto de los papeles. Mientras, en la Cámara estaba todo el bacalao vendido y tan sólo había que esperar a que trancurriera los minutos y se llegará a la votación definitiva.
 
Muy poco antes del escrutinio final, se personaba en las gradas el ex presidente del PNV, Xabier Arzalluz. Su compañera Leire Corrales fue, por sorteo, la primera parlamentaria en hacer público su voto en voz alta. 39 síes y 35 noes. Cuando Atutxa oficializó el resultado, se produjo una gran ovación. -
Reacción españolista
Los portavoces de PSOE y PP coinciden en hablar de un plan «pactado con ETA»
PSOE y PP no tuvieron reparos en calificar lo ocurrido ayer en Gasteiz como la prueba de que el tripartito ha suscrito un «pacto con ETA». En sus comparecencias, los portavoces de ambas formaciones acusaron a Ibarretxe de haber imcumplido su palabra de «no apoyarse en los votos de Batasuna».
 
Como es habitual, PSOE y PP renunciaron a sus turnos de réplica tras la intervención de Sozialista Abertzaleak, por lo que hubo que esperar al final de la sesión para conocer su postura. Mientras el tripartito festejaba el resultado en los pasillos, un Patxi López cariacontecido se presentaba en la atiborrada sala de prensa.
 
Para el secretario general de la sucursal vasca del PSOE, el pleno de ayer supuso «la demostración de que este es un plan que da la llave política a Batasuna, que sigue sin condenar la violencia». A su juicio, la lucha armada de ETA es «el único obstáculo para la paz». López llegó incluso a acusar a Arnaldo Otegi de ser el «portavoz de ETA», debido a la lectura de la carta remitida por Josu Urrutikoetxea. Por ello, preguntó a el tripartito «¿cómo se va a explicar esto a las víctimas?». El candidato a lehendakari lamentó que «la debilidad de ETA de la que todos hablábamos haya encontrado un punto de fortaleza». Añadió que el proyecto de reforma estatutaria «es un plan que recompone el Pacto de Lizarra. Están los mismos, con los mismos planteamientos. Margina y excluye a la mitad de la sociedad». Argumentó asimismo que es «un plan independentista, porque recoge el entierro del Estatuto, la autodeterminación, la territorialidad. Rompe el pacto que nos ha permitido ser Euskadi durante 25 años».
 
Patxi López acusó a Juan José Ibarretxe de haber «incumplido su palabra de no gobernar o apoyarse en los votos de Batasuna». En su opinión, el lehendakari «ha preferido romper el país», ya que «ha conseguido los 39 parlamentarios que quería, pero ha logrado el más estrepitoso fracaso en lo fundamental, el respeto a la pluralidad. Ibarretxe ha sido incapaz de mantener un país unido y cohesionado». Ante el sorpresivo resultado de la votación de ayer y la cercanía de los próximos comicios autonómicos,consideró que «es más necesaria que nunca una alternativa que construya un país para todos». En otro tipo de consideraciones, el líder del PSOE destacó que la coalición PNV-EA «se ha quedado sin programa electoral. El lehendakari ha jugado con fuego, y el que juega con fuego se quema», manifestó.
 
El pago por la no disolución
 
Minutos más tarde fue el turno de Leopoldo Barreda, portavoz del Partido Popular. A su juicio, en el pleno se comprobó que el plan Ibarretxe es «el plan de ETA, de Otegi, Salaberria y el señor Ternera». Ello supone, para Barreda, una «burla a las víctimas». Indicó que los tres votos afirmativos de Sozialista Abertzaleak son el pago a los «esfuerzos» realizados por el tripartito para evitar la disolución del grupo independentista.
 
Durante su discurso, Barreda nombró en infinidad de ocasiones a la organización armada vasca. Así, manifestó que «una sociedad democrática no puede sentirse reconocida en un pacto con ETA para liquidar el Estatuto e imponer su voluntad política. Una vez más estamos ante un pacto excluyente entre nacionalistas y ETA». Al igual que López, arremetió contra Arnaldo Otegi por leer la carta de Urrutikoetxea. Pero hizo extensiva la acusación a Joseba Egibar, puesto que el portavoz jeltzale recordó en una de sus intervenciones varios párrafos de la carta escrita por seis presos y recientemente filtrada a un rotativo navarro. Respecto a la actitud futura de su partido, Leopoldo Barreda aseguró que el PP «seguirá defendiendo las libertades y los derechos de todos los ciudadanos vascos». Remarcó que, vista la votación, se ha «demostrado» que durante la elaboración del proyecto había «poco recorrido para puntos de encuentro con los nacionalistas». Tampoco quedaron al margen de sus críticas quienes «han entrado en las ofertas de planes», en referencia al PSOE y su documento redactado por Emilio Guevara.
 
Críticas matinales
 
Tanto López como Barreda ya habían expuesto duras críticas en sus respectivas intervenciones matinales, antes de que saltase la noticia del día. El portavoz del PSOE acusó al Gobierno Ibarretxe de querer cambiar el marco político con el objetivo de «perpetuarse en el poder. Ustedes creen que el país les pertenece», manifestó mirando hacia los bancos del PNV. Girando la vista hacia los escaños de Ezker Batua, acusó a sus parlamentarios de ser «cautivos» de PNV y EA, un precio que pagan porque «su único objetivo es seguir en el Gobierno». «El plan es una reliquia, construido con los ladrillos nacionalistas del siglo XIX. Y ni siquiera les queda el recurso al victimismo, porque con el Gobierno de Rodríguez Zapatero se ha abierto una etapa de reformas importantes», apostilló. Otro de los argumentos empleados por López fue que «el plan nos deja fuera de Europa, ya que en la nueva Constitución sus planteamientos no tienen cabida».
 
Por su parte, Leopoldo Barreda también había denostado por la mañana el proyecto del tripartito, al calificarlo de «rupturista, antidemocrático y antivasco». El portavoz del PP pintó un panorama desolador ­tanto en lo social como en lo económico­ en caso de que la propuesta saliera adelante, como así ocurrió finalmente. Calificó el texto de «racista» y consideró que «es una puerta abierta a la independencia. No está al servicio de la sociedad y no respeta las reglas del juego, porque pretende una consulta ilegal y se inventa un concepto de autodeterminación».
 
Gobierno español:
«No hay ninguna posibilidad de que esta propuesta se apruebe y se aplique»
 
El ministro español de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, anunció ayer por la tarde, tras conocerse el resultado de la votación del Parlamento de Gasteiz,que el Gobierno español se opondrá en el Parlamento al plan de Ibarretxe y aseguró que éste «no tiene ninguna posibilidad de ser aprobado ni aplicado».
 
En rueda de prensa celebrada en La Coruña, Sevilla dio lectura a una declaración institucional en la que el Gobierno español «quiere asegurar a todos los ciudadanos españoles que garantizará el cumplimiento escrupuloso de la Constitución y del papel que en la misma se asigna a las instituciones democráticas». Al mismo tiempo, el ministro se dirigió a la sociedad vasca para señalar que «los procesos de reforma están previsto en el propio Estatuto y que debe llevarse a cabo con el máximo consenso político, porque cualquier avance en el autogobierno sólo tiene sentido si busca mejorar la convivencia entre los vascos». Sevilla consideró que el plan aprobado ayer en Gasteiz «es inadmisible porque no respeta las reglas de juego, ignora el marco que ha supuesto el Estatuto de Autonomía durante 25 años y dificulta la convivencia entre los vascos».
 
También aseguró Sevilla que el proyecto de Ibarretxe «no ha cosechado ni un solo apoyo más desde su presentación hace más de dos años, excepto el del entorno político de los terroristas». En este punto, el titular de Administraciones Públicas criticó al lehendakari, Juan José Ibarretxe, a quien acusó de «no sólo incumplir su compromiso, sino dar al entorno de los violentos un papel decisivo en la vida política vasca».
 
De esta forma, reprochó que el plan de Ibarretxe «se haya aprobado con los votos quienes están respaldados por la amenaza de la violencia y las armas», en alusión a los votos afirmativos de tres parlamentarios de SA. «Y eso es algo que ni merecen ni pueden admitir los demócratas», dijo Sevilla, quien agregó que «sobre estas bases no se puede plantearun proyecto de convivencia democrática entre vascos».
 
El ministro recordó que la oposición del PSOE al Nuevo Estatuto Político para la Comunidad de Euskadi se remonta al momento de su presentación y observó que José Luis Rodríguez Zapatero reiteró esta postura en el debate de investidura como presidente del Gobierno español. Sevilla anunció a los periodistas que José Luis Rodríguez Zapatero conversó telefónicamente con el líder del PP, Mariano Rajoy, nada más conocerse la aprobación del plan de Ibarretxe gracias a tres votos de SA y que ambos quedaron en reunirse después de Reyes. Junto a ello, aseguró que «ambos comparte totalmente su posicionamiento en este caso».
 
Más Reacciones españolas
Agencias
 
Desde el PP, su secretario general, Angel Acebes, pidió al Gobierno socialista la "inmediata impugnación" ante el Tribunal Constitucional del acuerdo del Parlamento vasco para aprobar el "Plan Ibarretxe", del que dijo que "es desde hoy también el plan de ETA". Acebes ofreció el apoyo del PP para "terminar con la grave amenaza y preservar el marco de convivencia constitucional" y reveló que Rajoy había llamado a Zapatero para transmitirle su preocupación por la "gravedad de lo ocurrido" y pedirle hacer frente al "desafío nacionalista" desde la unidad de los dos principales partidos.

Entre tanto, el secretario de organización estatal del PSOE, José Blanco, aseguró que el plan "no tendrá vida" una vez que entre en el Congreso, y remarcó que "supera la Constitución y el Estatuto de Gernika. El PSOE insistió en un comunicado en su "rotunda y nítida" oposición al plan Ibarretxe y señaló que los votos de la antigua Batasuna prueban definitivamente que se trata de una propuesta de "ruptura e independentista" que "no reúne el consenso ni del pueblo vasco ni del pueblo español". Además, esta formación hizo notar que es "especialmente rechazable que el lehendakari haya pedido y haya necesitado de los votos de Batasuna, una formación política ilegalizada por apoyar el terrorismo, y cuyo portavoz esta tarde ha utilizado la tribuna para leer un comunicado de un dirigente de ETA".

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, dijo que su formación no respalda la iniciativa aprobada por el Parlamento Vasco por su contenido nacionalista y su falta de respaldo social y, del mismo modo, anunció que si no se introducen cambios "profundísimos" no contará con su voto en las Cortes Generales. En declaraciones, subrayó que el texto aprobado con los votos del PNV, EA, IU-EB y Sozialista Abertzaleak "no es el plan que necesita la sociedad vasca", y anticipó que "no lo compartimos y no lo votaremos", si bien dejó claro que el acuerdo ha sido adoptado "legítimamente" por la Cámara vasca. Además, IU dejó claro que el plan Ibarretxe "no es nuestro modelo" y tampoco el de Ezker Batua, a través de un comunicado donde también señaló que Izquierda Unida "al igual que EB" está dispuesta a contribuir "con su propio modelo federal al debate de la futura reforma de los estatutos".
 
Y los catalanes...

El compañero de Llamazares en el grupo de IU-ICV en el Congreso, Joan Herrera, expresó por su parte su "respeto" a la decisión del Parlamento de Vitoria, si bien reivindicó la vía catalana de reforma del Estatuto porque "no divide a la sociedad por la mitad y busca el consenso".

El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, pidió a todos los partidos que respeten la aprobación del plan del lehendakari y que no conviertan este asunto en el centro del debate político, al tiempo que remarcó la legitimidad de la decisión adoptada por el Parlamento vasco. A través de un comunicado, en el que no aclaró si CiU apoyará o no la reforma estatutaria vasca, Duran dijo que "la sociedad española tiene problemas mucho más importantes a los que PSOE y PP tienen que dar respuesta".

Por su parte, ERC se felicitó por la aprobación de la iniciativa, que consideró "una propuesta valiente y democrática que deja el presente y el futuro de Euskadi en manos del pueblo vasco", además del "primer conflicto real que se ha planteado desde la recuperación de la democracia en el ámbito de la plurinacionalidad".

El PSOE catalán emplazó al Gobierno vasco a "hacer las cosas como las intentamos hacer en Cataluña, buscando el máximo consenso" y opinó que el plan "tiene un defecto de origen", puesto que "no tiene el apoyo de una amplia mayoría del Parlamento vasco". La Generalitat expresó su "respeto" por la aprobación del plan, "mediante una votación libre y democrática" pero al mismo tiempo puntualizó que Cataluña tiene una vía propia para aprobar su Estatuto. 

SA desactiva los planes de Ibarretxe
GARA - Opinión
A las 17.03 horas los planes deibarretxe, las estrategias diseñadas por casi todos los partidospara los proximosmeses, saltabanpor los aires. Arnaldo Otegi anunciaba que iban adividir sus votos. Tres dirian si a Euskal Herria, la autodeterminacion y la consulta. Tres, no al Estatuto. Se desataba un Terremoto politico.
 
No se puede acusar a Sozialista Abertzaleak de no haber repetido una y otra vez que su intención era la de decir sí a Euskal Herria, a la autodeterminación y a la consulta popular, y no a la reforma estatutaria. Batasuna lo había representado gráficamente en los carteles que pueden verse en muchas calles. Una mitad de un color. Otra mitad de otro. Todo ello dentro de una misma apuesta política. Pero casi nadie, al menos públicamente, había sabido leer el mensaje de la izquierda abertzale. Quizá porque los prejuicios y las inercias dominan, impidiendo ver lo que resulta más evidente. Como en el cuento “La Carta robada” de Edgar Allan Poe, lo que está más a la vista es lo más difícil de encontrar. En todo caso, cabe reconocer a la izquierda abertzale el mérito de haber sabido mantener un secreto durante semanas, sin que hubiera trascendido la más mínima filtración. Eso, en un país abarrotado de policías y servicios secretos que le tienen constantemente en su punto de mira, es para tenerlo en consideración.
 
El movimiento hecho ayer por Sozialista Abertzaleak es un puñetazo en el tablero de juego diseñado para los próximos meses por Juan José Ibarretxe, la coalición PNV-EA y la mayoría del resto de partidos. En los comentarios de prensa de hoy se hablará mucho de «regalo envenenado».
 
Fuentes del propio PNV reconocen que el anuncio hecho público por Arnaldo Otegi a las 17.03 horas, después de haber manejado los tiempos para acrecentar el suspense, rompe por completo la estrategia perfilada por el partido, que se encontraba metido de lleno en el arranque de su campaña electoral. Es más. Hay quien va más lejos y añade que determinados sectores jeltzales, bien asentados incluso en el EBB, hubieran preferido que el plan no hubiera salido adelante ni ayer ni nunca. En el PNV no faltan los que celebraron el resultado como una victoria interna.
 
De lo acontecido en el pleno a lo largo de todo el día, chupinazo final incluido, llama especialmente la atención la agresividad contra la izquierda abertzale que sin ningún disimulo rezumaba el discurso de Juan José Ibarretxe. Como le ocurriera la fatídica mañana del 11 de marzo, el lehendakari antepuso las tripas al análisis político o, al menos, al más elemental sentido de la prudencia. Volvió a precipitarse y volvió a errar con estruendo. No quiso esperar a que los acontecimientos se asentaran mínimamente antes de pronunciarse con semejante rotundidad, y metió la pata.
 
Porque Juan José Ibarretxe no pronunció ante la Cámara un discurso de explicación y defensa de su proyecto de nuevo Estatuto, lanzó el primer mitin de la campaña hacia la ansiada mayoría absoluta. Para eso necesitaba que del pleno de ayer saliera ­como él mismo dijo­ «una fotografía en blanco y negro». Un retrato que dejara «al desnudo a quienes apostamos por este camino y a quienes se oponen a que la sociedad vasca decida su futuro. Unos lo han hecho bajo el pretexto de la ruptura de España y otros se les han unido bajo la idea de la independencia de Euskadi. A nadie puede extrañarle la posición del PP, pero es simplemente incomprensible que alguien que se diga abertzale niegue la palabra al pueblo».
 
Y como ya no estábamos en un debate sino en un acto electoral retransmitido en directo por radio y televisión, quiso recrearse. Preguntó expresamente «a qué tiene miedo Batasuna para impedir la consulta popular». Abundó en que detrás de la propuesta del tripartito «ha existido, existe y existirá una mayoría de la sociedad vasca, que no entiende que el PP, el PSOE y Batasuna nieguen a los ciudadanos su derecho a decidir democráticamente su futuro».
 
Ibarretxe y el PNV pretendían hacer de este mensaje el eje de la campaña para, con la izquierda abertzale ilegalizada, lograr la mayoría absoluta con la que volver a abrir una nueva legislatura de promesas a cuenta del plan y la consulta, cómodamente instalados en el poder autonómico.
 
Pero el movimiento de la izquierda abertzale obliga a alterar la estrategia. Igual que le ha obligado al lehendakari a cambiar el discurso de fin de año que hoy ofrecerá a través de ETB, e igual que hay quién empieza a pensar qué va a hacer el PNV con los miles de carteles de «Euskadik behar zaitu» y «Nik bai» con los que iba a calentar la precampaña. Tal vez ésta fuera la causa de la cara de preocupación con la que el presidente del EBB, Josu Jon Imaz, acogió el anuncio de Otegi. Casi media hora después seguía sin haber recuperado la sonrisa. Aunque aseguraba que tal gesto de circunstancias se debía a que temía alguna maniobra de última hora de PP y PSOE, por ejemplo, la de votar en favor de la enmienda a la totalidad de Batasuna.
 
Después, cuando la aprobación ya era segura y las cámaras estaban de testigo, desplegó la mejor de sus sonrisas y se prodigó en abrazos con el lehendakari y también con la presidenta de EA, Begoña Errazti, quien, por cierto, ésta sí, ni quiso ni pudo disimular su alegría cuando Arnaldo Otegi puso boca arriba las cartas de la izquierda abertzale.
 
El discurso de Otegi no sólo guardaba el efecto final, sino que incluyó un mensaje de profundo contenido político: la carta remitida por Josu Urrutikoetxea, evidencia de la apuesta del conjunto de la izquierda abertzale por la propuesta presentada el 14 de noviembre en el Velódromo de Anoeta. La última línea de la misiva ­«dad la palabra al pueblo, dad una oportunidad a la paz»­ puede resumir la razón de los seis votos, y uno más por correo, de Sozialista Abertzaleak en el Pleno de ayer.
 
Seis votos que, a buen seguro, hicieron felices a decenas de miles de ciudadanas y ciudadanos vascos. Y que, a buen seguro también, supondrán un desagradable ardor de estómago para una amplia nómina de dirigentes políticos, no sólo de los instalados en Madrid o en sus sucursales regionales, sino también de los que van con la ikurriña por estandarte y el cargo por patria.
 
Llegan tiempos en los que nada es seguro y todo parece mutable. Malos tiempos para los burócratas.-
Otras Reacciones
 
PATXI ZABALETA - Aralar: El coordinador general de Aralar, Patxi Zabaleta, consideró positivo que el plan de Ibarretxe se hubiera aprobado gracias al voto de tres parlamentarios de SA y destacó que «Batasuna ha mostrado audacia porque sus votos se tienen que interpretar como un intento de mantenimiento de cohesión interna». A su juicio, «ésa es también la explicación de que hayan leído la carta de Urrutikoetxea».
 
«Esperanza de una nueva dinámica de acuerdos» GERMAN KORTABARRIA ELA. El secretario general adjunto de ELA, Germán Kortabarria, afirmó que lo sucedido ayer en Gasteiz supone «una nueva dinámica de búsqueda de acuerdos», al tiempo que reconoció que este sindicato «aún no ha analizado el alcance de esta decisión». Pese a ello, Kortabarria mostró su esperanza de que «sea el inicio para otros movimientos y abrir una nueva dinámica de búsqueda de acuerdos».
 
«Da credibilidad a la propuesta de Anoeta» MARINA LLANSANA ERC. La portavoz de ERC, Marina Llansana, consideró que la postura adoptada ayer por SA es «un gesto valiente que confirma la línea iniciada por Batasuna en Anoeta y que le da credibilidad». Junto a ello, la portavoz republicana lamentó «el autismo incomprensible del PSOE y el PP, que basan su estrategia en el rechazo del plan». Josep-Lluís Carod-Rovira felicitó a Ibarretxe por el resultado obtenido ayer.
 
Reacciones y análisis
Andalucía Libre
 
A continuación, como barometro de la reacción política suscitada por la decisión de Batasuna de permitir el pase del Plan Ibarretxe, reproducimos los editoriales de significados diarios de la prensa española y vasca: El Mundo (afin al PP); La Vanguardia (catalán españolista); El País (inspirador del PSOE); Diario de Sevilla (españolismo andaluz); DEIA (PNV) y GARA (izquierda abertzale).
Ibarretxe y ETA retan al Estado, Zapatero tiene que defenderlo
El Mundo - 31/12/04, 
 
El semblante desencajado de Jon Imaz, presidente del PNV, tras el anuncio de Arnaldo Otegi de que tres diputados de su grupo parlamentario iban a sacar adelante el plan Ibarretxe refleja lo sucedido ayer en el Parlamento vasco.
 
El lehendakari estaba absolutamente convencido de que su plan no sería aprobado al subir a la tribuna de oradores, como quedó claro cuando reprochó abiertamente al grupo parlamentario de Otegi su supuesta extraña alianza «tripartita» con PSE y PP para bloquear su iniciativa. Fue, junto a Imaz, el primer sorprendido al escuchar del líder de Batasuna que su plan saldría adelante.

La inesperada ratificación del plan Ibarretxe por el Parlamento vasco no sólo cambia el escenario politíco de dicha comunidad sino que además constituye un desafío de una enorme magnitud al Estado de Derecho y la legalidad vigente.

Hasta ayer, el PNV y sus socios habían manejado el proyecto soberanista como un arma de negociación con los Gobiernos de la nación, confiando siempre en que habría tiempo para limar aristas con un PSE cada vez menos lejano a los postulados nacionalistas y para forzar a Zapatero a plegarse a parte de sus exigencias. Pero Batasuna, que siempre actúa al dictado de ETA, ha roto esa expectativa, dando un empujón al plan que abre la posibilidad de la autodeterminación del pueblo vasco, como Otegi explicó ayer, y que supone de facto el inicio de una camino que lleva a la creación de un Estado vasco «asociado» a España.

Batasuna -varios de cuyos dirigentes habían asegurado esta semana que jamás apoyarían el proyecto de Ibarretxe- ha engañado completamente al PNV, al que ha utilizado como un tonto útil. Ibarretxe contaba con solicitar el apoyo de los ciudadanos en las elecciones de la próxima primavera para sacar adelante su plan. Ahora los comicios se convierten en un plebiscito popular sobre un plan que ya existe y que ha sido impulsado con el apoyo de una pequeña minoría de los ciudadanos vascos.

Según el Euskobarómetro de anteayer, el 66% de los vascos se declaraba satisfecho con el marco autonómico que acaban de romper los nacionalistas y una mayoría todavía superior pedía una reforma consensuada del Estatuto. Pero el contador ha comenzado a correr y el desafío al Parlamento español es ya un hecho.

Según los términos del propio plan, el lehendakari Ibarretxe anunció ayer el envío de su iniciativa al Gobierno español, con el que pretende abrir una negociación que debería estar concluida en el plazo de seis meses. Si el proyecto no fuera aprobado por el Ejecutivo que preside Zapatero -que naturalmente no lo será-, Ibarretxe recurriría a la convocatoria de una consulta popular.

Joseba Egibar, portavoz del PNV, lo explicó con meridiana claridad: el plan Ibarretxe es la expresión de la mayoría de los vascos y, por tanto, diga lo que diga la Constitución, obtiene su propia legitimidad a través de esa consulta.

El problema es que Ibarretxe, con el empujón de una fuerza política ilegalizada y cómplice de una banda terrorista, ha puesto en marcha un proceso que ya no puede parar. Es rehén de sus propios planteamientos y de lo que ha venido defendiendo en los siete años que lleva al frente del Gobierno vasco.

El reto que plantea al Estado español y a los partidos democráticos es, sin duda, el mayor desde la Transición y puede desestabilizar la convivencia en una comunidad, ya dividida por sus convicciones políticas y traumatizada por los asesinatos de ETA.

Probablemente en contra de su voluntad, o al menos de su estúpido cálculo, Ibarretxe ha dado un paso al frente de tremendas consecuencias.El Gobierno de Zapatero debe reaccionar sin restar importancia a lo ocurrido. En primer lugar, el presidente tiene que dejar claro a Ibarretxe, al que se comprometió ayer a recibir en Moncloa, su rechazo frontal y su negativa a entrar en cualquier tipo de negociación o debate de una iniciativa que vulnera la Constitución.Y, en segundo lugar, Zapatero no debe vacilar en utilizar todos los medios legales para responder a este reto. Y tiene muchos.

Pero el primero de los pasos que tiene que dar es llegar a un acuerdo con el principal partido de la oposición para que quede claro que no existe ni la más mínima fisura en la defensa de la legalidad vigente y de la Constitución. Rajoy tiene también la obligación de respaldar al Gobierno, que desde este momento podría y debería recurrir ante el Tribunal Constitucional ya que lo que era un proyecto virtual ha pasado a ser una disposición en vigor con efectos jurídicos inmediatos.

Para ser coherente con su trayectoria y la gran mayoría de sus votantes, IU debería unirse a PSOE y PP en defensa de la legalidad constitucional. Pero sus dirigentes en el País Vasco no sólo apoyan el plan soberanista del PNV sino que además, como su portavoz afirmó ayer, son más nacionalistas que nadie. Gaspar Llamazares debería aclarar hoy mismo si IU va a apoyar con sus votos en el Parlamento la ruptura del Estado español. O, si no, marcharse a su casa.

Zapatero ha intentado manejar la situación vasca con ese «talante» que tan buen resultado le ha dado en otros asuntos. Pero ahora tiene que enfrentarse a la realidad de unas reivindicaciones nacionalistas que, tanto en el País Vasco como en Cataluña, amenazan la unidad nacional.

Hasta ayer, el presidente del Gobierno podía esperar a que Ibarretxe y los nacionalistas movieran ficha. Ya lo han hecho. Ahora le toca responder a él. De la coherencia y la contundencia de su respuesta dependerá no ya su propio futuro político sino la supervivencia del actual modelo de convivencia, refrendado democráticamente por todos los españoles.
 
 
Golpe al plan
La Vanguardia - Barcelona, 31/12/04,
 
El anuncio de que Sozialista Abertzaleak (SA), la antigua Batasuna, prestaba tres de sus seis votos al plan Ibarretxe para que pudiera aprobarse en el Parlamento de Vitoria cogió a todos los partidos vascos con el paso cambiado.
 
Todas las previsiones eran que los radicales abertzales, tal como habían venido anunciando repetidamente, votarían en contra de la propuesta del lehendakari por considerarlo "una herramienta que no sirve para la paz".

Esta sorprendente aprobación del plan Ibarretxe por el Parlamento vasco, gracias al voto de tres miembros de la ilegalizada Batasuna, además claro está de los votos del tripartito (PNV, EA e IU), deja una situación harto complicada. En primer lugar, la pelota queda en el tejado de las Cortes Españolas, donde según el artículo 46 del Estatuto debe ser presentado el citado plan para su aprobación.
 
Es decir, el paquete le cae ahora al Gobierno de Zapatero, que en la cuestión territorial había iniciado un camino de apoyar reformas moderadas, con la promesa de hacerlo con el Estatut que aprobara el Parlament catalán. Una estrategia que, además, ponía contra las cuerdas la estrategia de Ibarretxe.

Hasta la misma mañana de ayer, día del debate parlamentario del plan Ibarretxe, todo parecía indicar que éste no alcanzaría la mayoría para ser aprobado.
 
Es más, mientras el lehendakari presentaba su plan en el hemiciclo, en el exterior un centenar de radicales embozados se enfrentaba violentamente con la Ertzaintza al grito de "No al nuevo Estatuto, sí a la consulta popular". El mismo lehendakari, dando por seguro que SA no apoyaría su plan, acusaba a sus parlamentarios de alinearse con "populares y socialistas que defienden la unidad de España".
 
El lehendakari se situaba así en una privilegiada parrilla de salida para las elecciones autonómicas que deben celebrarse el próximo mayo, y hurgar así en el botín de los votos de la ilegalizada Batasuna para asegurarse la mayoría absoluta. No era ningún secreto, sino una táctica cantada por diversos medios.

Pero el apoyo de los parlamentarios abertzales de ayer hizo añicos esta posibilidad y abre un panorama totalmente nuevo. La táctica de Otegi y sus valedores, aunque pueda parecer incoherente, tiene el objetivo de situar a los nacionalistas vascos moderados ante una situación límite después de que el Congreso de Madrid rechace lógicamente el plan Ibarretxe.
 
Lo definió Arnaldo Otegi cuando justificaba los tres votos afirmativos de su grupo en el objetivo de "cerrar la puerta a la reforma estatutaria y abrirla al diálogo político que permita definitivamente traer a este país una paz estable, justa y duradera". Una paz que implica la autodeterminación, según la carta del dirigente etarra huido, Josu Ternera, que leyó Otegi al final de su intervención. En definitiva, apropiarse del plan Ibarretxe para reconducirlo.

Tensar la cuerda entre proyectos diferentes, renunciando a la vía del pacto, lleva a situaciones complicadas en las que no siempre es fácil volver atrás. La Generalitat, tras mostrar ayer su respeto por la decisión del Parlamento vasco, indicó que la reforma del Estatut tiene una personalidad, una vía de desarrollo y un calendario propios. El camino del consenso.
 
 
Jugar con fuego
El País - 31/12/04,
 
Arnaldo Otegi le ha puesto boca arriba al lehendakari Ibarretxe todas sus estrategias al apoyar la propuesta de Estatuto Político de la Comunidad de Euskadi. No estaba en el guión ni de él ni de casi nadie que la ilegalizada Batasuna diera luz verde ayer en el pleno del Parlamento vasco al plan soberanista auspiciado por el Gobierno tripartito (PNV, Eusko Alkartasuna y Ezker Batua). Pero el líder batasuno le sorprendió con una jugada de pícaro, que muy posiblemente provocará la muerte del llamado plan Ibarretxe, pues será rechazado por las Cortes Generales por inconstitucional, al tiempo que meterá presión al PNV para conseguir que el partido de la izquierda abertzale participe en las elecciones autonómicas del próximo mayo. Ibarretxe sabía que jugaba con fuego ...y se ha quemado.

Otegi le ha gastado aparentemente una muy mala pasada al tripartito, pero sobre todo al propio Ibarretxe, quien daba por asumido que los seis diputados de Socialista Abertzaleak (SA), el grupo parlamentario de la ilegalizada Batsuna, votarían en contra y por consiguiente su plan no contaría con la mayoría absoluta, fijada en 38 votos. Pues bien, logró 39. En su insólita defensa de cómo se adjudican tres votos a una opción y tres a la contraria, Otegi dejaba claro, por si hiciera falta, su reto: un triple sí "a Euskal Herria, a la autodeterminación y a un gran acuerdo que permita abrir las puertas para superar el conflicto", pero un rotundo y triple no "a los errores de hace 25 años", en referencia al Estatuto de Gernika.

Para Otegi, todos los males vienen del Estatuto de 1979 -ahora sí se puede decir que ha muerto tras lo ocurrido ayer-, y propone que sean los propios vascos quienes decidan su futuro. Es decir, nada de pactar con Madrid, sino de apostar por una estrategia rupturista y de reunir en una mesa de negociación a todas las fuerzas vascas para marcar las propias reglas, que contemplen directamente la independencia.

Se trata de una auténtica perversión, pues en cierta manera le obliga a Ibarretxe a comprometerse mucho más de lo que deseaba, a ir más allá de lo que busca su reforma estatutaria -"una relación de amable convivencia" con el Estado español-, porque para la izquierda abertzale su plan no sirve. No se puede descartar que el golpe de teatro de ayer pueda esconder algún acuerdo secreto entre peneuvistas y batasunos. Algunas señales de deshielo se habían producido tras el mitin de Otegi hace un mes en Anoeta, en el que anunciaba que había llegado la hora del diálogo mientras ETA ponía una bomba en un cuartel.

Pero, con o sin enjuagues, la conclusión del debate parlamentario es que el plan Ibarretxe sale lastrado por el apoyo -bastante engañoso- de un partido que fue ilegalizado por su vinculación a las actividades terroristas de ETA. Y eso la ciudadanía vasca debería tenerlo en cuenta. Ya de por sí resulta un insulto a la democracia que Otegi no criticara en ningún momento de su intervención la violencia etarra, que se refiriera a los presos y las torturas, y que incluso se permitiera dar lectura de un mensaje del fugado diputado batasuno Josu Ternera, perseguido por su presunta responsabilidad en el atentado contra un cuartel en Zaragoza en 1987 que causó la muerte de once personas, cinco de ellas niños.

¿Y ahora qué? Teóricamente, el plan debe ser remitido a las Cortes Generales para su aprobación como ley orgánica. Está ya descartado que pase, pues tanto el PSOE como el PP ya han manifestado que votarán en contra por considerarlo anticonstitucional. En su idea inicial, cuando lo formuló hace tres años, Ibarretxe habló de abrir simultáneamente una negociación con el Gobierno que no rebasara los seis meses y someter luego a consulta popular de la ciudadanía vasca su plan, con o sin acuerdo de las Cortes e infringiendo la ley. Anoche mismo llamó al jefe del Gobierno, Rodríguez Zapatero, para solicitarle la apertura de negociaciones. Antes del golpe de efecto de Otegi, el lehendakari volvió a subrayar en el Parlamento que la consulta se haría. Posiblemente se haga en un futuro, pero con otro plan. Además, nadie excluye que el voto sea invalidado y considerado ilegal al haber sido logrado con el respaldo de un partido ilegalizado.

Desde ayer, el guión cambia, y para mal, para Ibarretxe. El PNV y su socio EA habían cerrado días atrás un acuerdo para volver a concurrir en coalición a las elecciones de mayo, junto con Ezker Batua, llevando el plan de reforma estatutaria, que presuponían iba a ser derrotado en el Parlamento de Vitoria, como eje programático y esgrimiendo la celebración de un referéndum a fecha fija como cebo para seguir atrayendo votos de Batasuna. Pero los tiempos no los marca él, sino Otegi.
 
 
Batasuna y ETA avalan a Ibarretxe
Diario de Sevilla - (Grupo Joly) -31/12/2004

EL Plan Ibarretxe quedó aprobado ayer por el Pleno del Parlamento vasco con el aval expreso de los diputados de Batasuna, que prestaron los votos necesarios para que la iniciativa saliera adelante. Se repite así la situación que ya se produjo hace unas semanas en comisión, y el plan auspiciado por el lehendakari deberá de ir ahora al Congreso de los Diputados para ser tramitado como ley orgánica.
 
Dando por descontado un amplio rechazo de la Cámara Baja, la respuesta prevista por el Ejecutivo de Vitoria es la de convocar un referéndum que no será reconocido por el Gobierno, el cual, dicho sea de paso, ha despenalizado recientemente la convocatoria de referendos ilegales.
 
Lo ocurrido ayer en el Parlamento vasco cambia los planes de Ibarretxe. El lehendakari pensaba que Batasuna daría la espalda a su plan y que se podría presentar en la próxima campaña autonómica pidiendo la mayoría absoluta para un proyecto nacional que era rechazado tanto por los españolistas (PP y socialistas) como por los nacionalistas más próximos a ETA (Batasuna). Ahora vuelve a ser, simplemente, lo que era desde su origen: un proyecto secesionista que supera ampliamente el marco constitucional y que está respaldado por el conjunto del nacionalismo vasco, incluido el separatismo violento de ETA, como ayer se encargó de demostrar Arnaldo Otegi desde la tribuna del Parlamento. Es, en definitiva, un proyecto de ruptura con España, aunque se disfrace de "libre asociación" o con cualquier otra etiqueta.
 
El envite para el Gobierno de Rodríguez Zapatero no es pequeño. El plan Ibarretxe constituye un peligro por diversas razones: la mayor es el riesgo de ruptura interna que existe en la población del País Vasco, donde elección tras elección el electorado nacionalista y el no nacionalista se reparten prácticamente al 50 por ciento; lo es porque ETA, quiera o no quiera el lehendakari, es una realidad que no mata porque la Policía le está ganando por la mano; lo es porque rompe los delicados equilibrios territoriales logrados en el consenso constitucional de 1978, y lo es también porque abre una vía que puede ser utilizada por otras comunidades. De la respuesta que se dé desde el Gobierno del PSOE y desde el conjunto de las fuerzas políticas españolas al reto nacionalista que se lanza desde Euskadi dependerá en buena medida la estabilidad democrática en el futuro más próximo.
 
Apasionante futuro político
Deia - 31/12/04,
 
La propuesta de nuevo Estatuto auspiciada por el Gobierno vasco es desde ayer un proyecto asumido por el Parlamento una vez que el Pleno del mismo aprobara por mayoría absoluta su contenido y el camino que traza hacia la reforma del marco legal de la Comunidad Autónoma Vasca.
 
Un apasionante escenario político de futuro que no por complicado tiene por qué dejar de ser ilusionante. Por sorpresa, con una maniobra de fracción del voto propio, Sozialista Abertzaleak aportó los tres sufragios que propiciaron una mayoría absoluta de 39 votos.
 
El primer debate a suscitar es, como era previsible, uno interesado sobre la calidad de los votos que han propiciado la mayoría absoluta. El valor de esos votos es el mismo que hubieran tenido en sentido contrario. Ni más, ni menos.
 
El argumento esgrimido ayer por Leopoldo Barreda en el sentido de que esos votos harían del Plan Ibarretxe el Plan de ETA se desfonda al invertir los términos ya que el parlamentario "popular" no suscribirá nunca el criterio de que la alineación en numerosas situaciones precedentes de SA con PP y PSE frente al tripartito implique la coincidencia de objetivos entre estos partidos y la organización armada.
 
No hay perversión en esos votos, que son representación de voluntad popular expresada en las urnas. Menos aún tras el archivo del "caso Atutxa", que ahoga polémicas estériles. La perversión a la política vasca la aporta la violencia de ETA.
 
Y a ella corresponde ceder el protagonismo de una realidad sociopolítica existente pese a todo a quien lo debe tener, que son los representantes políticos del sentir de ese mundo. Una cesión sólo reconocible en el abandono inmediato de la violencia, como exige la sociedad vasca.

Conviene despejar dudas sobre lo aprobado ayer. El texto que el Parlamento hace suyo es el que es y no otro. No es un texto inmutable, como no debe serlo ninguno legal en la medida de poder adaptarlo a las realidades de la sociedad que se dota de ellos.
 
Pero tampoco cabe interpretar unilateralmente el sentido de lo aprobado en función de la conveniencia de SA ni de nadie. La administración del escenario subsiguiente corresponde a cada uno de quienes lo han propiciado pero sin perder de vista esa realidad. Un escenario que es decisión de la sociedad vasca por vía de sus representantes.
 
De ello hay que felicitarse. De ello y de que el texto consagre ese criterio de decisión, residenciada en la voluntad última del pueblo vasco, que era una de las carencias evidentes del marco legal vigente. El camino viene plagado de dificultades y queda por delante una ruta complicada en la que nuestros políticos deben estar a la altura de las circunstancias; de abandonar posturas encastilladas.
 
La complicación añadida del inminente final de la legislatura es prueba de fuego en la que las cartas del peso parlamentario vuelven a quien tiene en su mano la decisión de repartirlas: el votante. En la expectativa más inmediata no resulta alentadora la primera reacción del PSOE y del Gobierno español.
 
Denota doble rasero que habla de desprecio a las decisiones soberanas del Parlamento vasco cuando se compara con el compromiso a priori de respaldo a la voluntad que exprese la Cámara catalana en relación a su propia reforma estatutaria.
 
La coherencia está en ser fiel a principios democráticos con carácter universal, no a pactos de interés político privado como el tripartito catalán o el de PSOE-PP. Pero el futuro es un período apasionante e ilusionador que requiere lo mejor de la inteligencia política de todos.
 
Ibarretxe tendrá que retratarse
GARA - 31/12/04,
 
El Parlamento de Gasteiz, en una sesión histórica que debe enterrar definitivamente el Estatuto del 79, aprobó una propuesta que ­como se recogía en el editorial de ayer­ tiene la paradoja de basarse en conceptos como una Euskal Herria de siete territorios, el derecho de libre determinación y la necesidad de una consulta, para después constreñir todo ello en un nuevo proyecto estatutario para tres provincias. Sin embargo, el Gobierno de Lakua y los partidos que lo sustentan saben que ese paso ha sido posible gracias a la audaz apuesta política de hondo calado realizada por la izquierda abertzale, cuyo fin, expuesto con toda nitidez, no es el de abrir una negociación sobre competencias o transferencias, sino habilitar un proceso que, con los elementos recogidos en el preámbulo del plan, pueda llevar, desde un acuerdo entre todos, a la definitiva resolución del conflicto.
 
El lehendakari, Juan José Ibarretxe, que tan dado es a la fotografía de las actitudes de los demás ­cayendo en demasiadas ocasiones en la caricaturización de las posiciones políticas de sus adversarios­ tiene ahora una estupenda oportunidad para retratarse a sí mismo. En sus manos está pretender conducir el enorme caudal político existente en estos momentos en Euskal Herria por el embudo de buscar únicamente una mayor capacidad de gestión administrativa para la CAV, un nuevo Estatuto para otros 25 años, o aprovechar esta coyuntura histórica, desconocida hasta la fecha en el país, para buscar un acuerdo político, lo más amplio posible, que abra el camino de la paz y de la democracia.
 
Si los discursos lanzados ayer en la tribuna de oradores del Parlamento de Gasteiz son sinceros, Juan José Ibarretxe debe tener la seguridad de que cuenta, no con 39 votos a favor de su plan, sino con una amplia mayoría política y social del país que considera que el reconocimiento de Euskal Herria como sujeto político y el derecho de autodeterminación son las claves para construir, con el mayor consenso político posible, un país democráticamente normalizado, en el que las vascas y vascos sean los dueños de su propio futuro para decidir lo que libremente quieran. En esa vía, resulta imprescindible contar con la voluntad popular, por lo que la consulta se convierte en un elemento esencial de la misma. Eso es lo que ahora toca. Toca trabajar por el acuerdo y por dar la palabra al pueblo, toca hacer la paz entre todos. Y toca, sobre todo, que el conjunto de agentes políticos y sociales esté a la altura de las circunstancias. -
Enlaces Documentación y Análisis

Texto definitivo del Plan Ibarretxe aprobado por el Parlamento vasco
 
 
Articulos de análisis recopilados sobre la propuesta de nuevo Estatuto político de Euskadi
 
 ¿Qué es y qué quiere la Propuesta Ibarretxe?,
Andalucía Libre (5/11/2002) 
Andalucía Libre (1/10/2003)
 
Para comparar realidades y procesos
Estatuto aprobado en 1981, vigente
 
 
Textos de ANDALUCIA LIBRE sobre el Estatuto de Autonomía de 1981, el debate abierto en 2001 sobre su Reforma,
Propuestas nacionalistas al respecto y critica al federalismo español
 
Recopilación actualizada de Textos de analisis y opinión de ANDALUCIA LIBRE sobre Euskadi
 
El Remate
Euskadi: Jugada Maestra
Andalucía Libre
 
Hoy no tenemos espacio ni tiempo para proceder a un análisis riguroso de los acontecimientos ocurridos en Euskadi en el ultimo periodo y de todas sus implicaciones. Dejamos la tarea pendiente, comprometida para un próximo Andalucía Libre.
 
Nos limitamos ahora  a afirmar -para que quede constancia- que la izquierda abertzale ha demostrado con su voto inteligencia política. Y si tantas veces hemos manifestado desde aquí criticas severas sobre su actuación, obligado es reconocerle ahora el acierto cuando se produce y además con tan notoria y profunda repercusión política. La izquierda abertzale ha actuado y votado en el Parlamento vasco, justo como hubiéramos hecho de encontrarnos en sus circunstancias, asumiendo el protagonismo central del momento.
 
Ante el desconcierto evidente del PNV y el furor desatado de los españolistas, hoy nos confesamos felices porque se haya producido lo que deseábamos y porque no se hayan confirmado los temores que -lo confesamos- abrigábamos sobre su capacidad de leer la realidad y actuar en consecuencia. 
 
El balance y la prospección en detalle (y especialmente en lo referente a su repercusión sobre Andalucía) lo dejamos pendiente. Entretanto pueden encontrarse en los materiales enlazados, elementos para avanzar en la reflexión.
 
--oOo--
Solidaridad con Palestina y la Nación Árabe
Enlaces:
 
 Música de fondo: Nacida Libre
 
 Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE
en la Cuenta Corriente del BBVA: 0182  3344  24  0202889151
 
Publicidad del Servidor E-Listas



Descubre "La otra cara de Papá Noel".
Bájate el vídeo (70 seg.) entrando aquí:


Algunos de los cientos de artículos en venta o subasta en eGrupos.net
 
  • Cámara frigrorífica ( 2500 ARS) 
     
  • Sala de conferencias on line ( 15 EUR) 
     
  • Mercedes 230 C Kompresor ( 15000 EUR) 
     ¿Tienes algo que deseas vender? ¿O comprar? ¿Quieres ver tu anuncio aquí, gratis? 
    ¡ Visita hoy mismo EGRUPOS.NET !

     







    [Adjunto no mostrado: bso - Nacida Libre.mid (audio/mid) ]

    Free Website Counter
    Hit Counters