Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 255 al 284 
AsuntoAutor
nº 260 - Mercadona Andaluci
nº 261 - Brasil y Andaluci
nº 262 - Andalucia Andaluci
nº 263 - Francia/R Andaluci
nº 264 - México Ur Andaluci
nº 265 - Estatuto Andaluci
nº 266 - Andalucía Andaluci
nº 267 - IX Congre Andaluci
nº 268 - Economia Andaluci
nº 269 - 70 Aniver Andaluci
nº 270 - PSOE/PP c Andaluci
nº 271 - Ceuta y M Andaluci
nº 272 - Ceuta y M Andaluci
nº 273 - Acuerdo P Andaluci
nº 274 - Así está Andaluci
nº 275 - Manifesta Andaluci
nº 276 - (1) Pacto Andaluci
nº 276 bis - Anexo Andaluci
nº 277 - (2) Andal Andaluci
nº 278 - (3) '¿And Andaluci
nº 279 - (y 4) La Andaluci
nº 280 - Pobreza - Andaluci
Foro Independencia Andaluci
nº 281 - Bolivia: Andaluci
nº 282 - Urbanismo Andaluci
nº 283 - Sumarios Andaluci
Manifestación por Andaluci
Ante la presencia Andaluci
nº 284 - Andalucía Andaluci
nº 285 - 'Andalucí Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 318     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[AndaluciaLibre] nº 263 - Francia/Referendum Europa: Perdió el Poder - Los costes del Euro
Fecha:Miercoles, 1 de Junio, 2005  01:08:04 (+0200)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nº 263
 
En este Correo:
 
Francia - Victoria del No en el Referéndum sobre la Constitución europea
*Reacciones Francia: Bando del NO ve castigo a Europa liberal y pide dimisión de Chirac
*Análisis Le Monde: Amplia victoria del NO, crisis de la política - Enlaces
*Análisis Liberation: Las grandes ciudades francesas -salvo Marsella y Niza- por el Sí.
*Opinión: El Nuevo ensayo de las fuerzas antisistema, J.A. González Cabezas 
*Sondeo Postelectoral: Razones y composición del NO, Le Monde
*Aplastante victoria del NO con un 55%, Declaración política de la LCR
*Reacciones UE: Los posibles escenarios tras el NO francés,
*Opinión, El NO francés puede abrir la puerta a Otra Europa Posible, G. Búster
*El Remate, Referéndum en Francia: Una batalla en la que perdió el Poder, Andalucía Libre
*Sobre la UE y la Constitución Europea, Andalucía Libre
*Andalucía. La cesta de la compra ha subido el triple que los sueldos desde el Euro, María Aparicio
*El Remate, Cuéntaselo al liberado de Comisiones (o de UGT)..., Andalucía Libre
*Opinión, El NO-Lugar de la Ciudad del Sol, Huan Porrah
- Informe Boletín Criminológico: Urbanismo, corrupción y delincuencia organizada en la Costa del Sol
- El Crimen de Marbella, Antón Corpas
- Noticias Operación Ballena Blanca - Mafias y blanqueo de dinero en la Costa del Sol
Sugerencias y Avisos: CUT-BAI - Estalinismo postmortem: José Díaz - Incidente en lista Corriente Roja
*Solidaridad con Palestina
*Directorio de Andalucía en Internet
 
--oOo--
 
 Reacciones en Francia
Bando del "no" ve castigo a Europa liberal y pide dimisión de Chirac
París, 29 may (EFE).-
 
 
Los opositores en Francia a la Constitución europea se mostraron hoy eufóricos por el amplio triunfo del "no" en el referéndum -con casi el 56% de los votos-, que calificaron de castigo a la "Europa liberal", además de pedir la dimisión del presidente, Jacques Chirac.

El "no de izquierda", fundamental en el rechazo, acogió con "esperanza" el resultado, que considera "antes que nada un triunfo de los obreros, los trabajadores, los jóvenes y los parados (...), unidos en las urnas para rechazar la camisa liberal", en palabras de la líder comunista, Marie-George Buffet. (PCF)

"No ha sido un voto de miedo, sino de esperanza", aseguró otro de los rostros más populares del "no", Henri Emmanuelli, que encabezó junto al ex primer ministro Laurent Fabius a los "disidentes" socialistas frente a la dirección del partido, que pedía el "sí". "Estoy orgulloso de Francia y de los franceses, que han reafirmado sin ambigüedad la primacía de la soberanía popular por encima de todos los aparatos político-mediáticos", añadió, antes de denunciar la implicación "abusiva" de Chirac durante la campaña. La corriente disidente que encabeza Emmanuelli insistió en que el voto "es un mensaje para una Europa pujante, que se resiste a renunciar", "es un voto con la voluntad de una renegociación", "es el voto europeo" dirigido a "los que gobiernan Europa para que re-escriban esta Constitución". Fabius, a quien los partidarios del "sí" han acusado de utilizar el referéndum en sus aspiraciones personales para las elecciones presidenciales de 2007, no hizo declaraciones, aunque fuentes de su entorno destacaron que parte del "éxito" de todos los que hicieron campaña por el "no" se debe a la "credibilidad" del ex jefe de Gobierno. [La política económica y, más concretamente, el liberalismo es la línea divisoria que ha fracturado al PS. Mientras Fabius y sus acólitos dicen propugnar una ruptura con el 'liberalismo' de la UE y una apuesta por "más políticas sociales", la mayoría considera que el PS debe jugar la carta de la moderación y no caer en debates del pasado sobre la idoneidad de la economía de mercado. "Reto a que los socialistas que protestan contra la economía de mercado propongan, a partir del 30 de mayo, una alternativa diferente de cara a 2007", comentaba a Europa Press, en una reunión de campaña, el alcalde de París, Bertránd Delanoë. "La victoria del 'no' alejaría del poder en Francia la opción de una izquierda moderada y razonable", explicaba en París, el ex presidente del Gobierno español Felipe González. "No hay que hacer caso a quienes utilizan el nombre de la izquierda para rechazar la constitución", criticó en un mitin en la ciudad de Lille, el actual presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero en referencia a esta división de los socialistas galos. "La izquierda moderna y de futuro y los sindicatos europeos apoyan la constitución. No deberíamos creer a quienes utilizan el nombre de la izquierda para actuar contra sus valores, los de la democracia y la paz que la Constitución europea consagra", apostilló.]

Para Olivier Besancenot, portavoz de la LCR, la victoria del "no" es "la expresión de un hartazgo generalizado" e indicó que "una parte de la izquierda europea debe comenzar ahora una nueva política". "Estoy emocionado, entusiasmado porque esta votación marca la gran vuelta a las cuestiones sociales", añadió, al destacar "la extraordinaria movilización en los barrios populares y entre los jóvenes".

Por su parte, el soberanista Phillipe de Villiers (MPF) pidio inmediatamente después de que los sondeos a pie de urna vaticinaran el rotundo triunfo del "no", la dimisión de Chirac, que había tomado la decisión de someter el Tratado constitucional a la consulta vinculante de los franceses. El resultado refleja "una crisis política trascendental", que Chirac debería resolver con su "dimisión" o con la "disolución de la Asamblea Nacional", aseguró de Villiers. "No se puede hacer como si nada hubiera pasado. Es el pueblo francés el que da una gran bofetada a todo un sistema", aseguró.

En términos parecidos se expresó Le Pen, que se mantuvo en un discreto segundo plano durante la campaña. Este referéndum "abre un futuro en Francia si el presidente de la República saca las conclusiones normales del resultado, es decir su dimisión", aseguró, al considerar que Chirac "está profundamente implicado en lugar de haberse mantenido neutral como su función de árbitro le imponía". "Ha querido imponerse, incluso con amenazas" y "en esas condiciones ya no está cualificado para permanecer a la cabeza del país y tanto él como su Gobierno deben devolver su mandato al pueblo, que esta noche se ha pronunciado sin equívocos", agregó.
 
 
Opinión - El nuevo ensayo de las fuerzas antisistema
La ultraderecha y la extrema izquierda, principales actores de la gran batalla interna en torno al tratado europeo - Comunistas y trotskistas intentan romper el PS y los soberanistas de De Villiers roban terreno a Le Pen 
J. R. GONZÁLEZ CABEZAS - 29/05/2005 LA VANGUARDIA - París. Corresponsal

El frente de rechazo a la Constitución europea es una enorme red de arrastre, sujeta a los dos extremos del arco político, que barre los grandes caladeros del euroescepticismo y el descontento social de las capas medias y populares de Francia. La ultraderecha de Le Pen (FN), sobre todo, y la extrema izquierda trotskista (LCR y LO) ejercen de doble punto de sujeción que tensa desde fuera del Parlamento la gran malla del no en la que fuerzas institucionales de distinto signo y base social explotan las agitadas aguas de la política interior.

Además de los partidos extraparlamentarios o antisistema, el grueso del frente se nutre de los soberanistas de derecha (Philippe De Villiers-MPF) e izquierda (Jean-Pierre Chevénement-MRC) y los comunistas (PCF) dirigidos por Marie-George Buffet. Hasta aquí, la heterogénea relación de fuerzas de la coctelera del no, según la descriptiva imagen acuñada por Lionel Jospin, responde al entramado clásico compuesto por la izquierda radical y antiliberal de tradición marxista, la derecha nacionalista y antieuropea y el republicanismo jacobinista de derecha e izquierda. La inesperada envergadura de este frente procede del doble efecto de la incorporación del ala izquierda del PS, liderada por el diputado Henri Emmanuelli, y una facción de la mayoría encabezada por Laurent Fabius.

La voladura de la mayoría oficial del PS, representada hasta el referéndum interno de diciembre por el ex primer ministro y el primer secretario del partido, François Hollande, ha tenido efectos letales en las bases socialistas y ha desplazado a un amplio sector de electores hacia las posiciones del PC y la izquierda trotskista. Sus tradicionales aliados ecologistas (Verdes: Daniel Cohn-Bendit apoya el Sí), dirigidos por el desconocido Yann Wehrling, sufren un caos similar ante la insubordinación del segmento radical a la línea oficial del partido, que secunda al PS en el sí a la Constitución.

El multicolor conglomerado de izquierdas hostil al tratado constitucional ensaya en torno al debate europeo la idea de un polo radical que dispute el liderazgo al PS, asistido por el movimiento altermundialista (Attac y la Confederación Campesina de José Bové) y con la sintonía de los grandes sindicatos como la CGT. Las diferencias doctrinales y de objetivos de unos y otros refuerzan, sin embargo, el carácter coyuntural de la alianza estratégica contra el tratado europeo, puesto de manifiesto con el extravagante flirt político oficiado en público por Fabius y Bové.

La furia antiliberal y la beligerante oposición a Jacques Chirac constituyen sin duda el único esbozo de programa común de esta nueva izquierda irreal agrupada en contra de la Constitución, como puso de relieve el propio Lionel Jospin al describir las tesis del frente del no. El antiguo líder de la izquierda plural, que en 1997 llevó de nuevo al poder al PS junto a los comunistas, ecologistas y el pequeño Partido Radical, fustigó el carácter "incompatible e irrealista" de las fuerzas del no, desde la LCR del joven Olivier Besancenot hasta el FN del viejo Le Pen. "Si los franceses se expresan en esta dirección, ¿vamos a mezclarlos a todos en un shaker, agitarlo y pedir al presidente de la República que presente el skaker del no a nuestros alucinados socios europeos?", se interrogó el ex primer ministro en su última incursión televisiva.

Una de las claves de la batalla del referéndum es este intento de la izquierda antisistema de desbordar al PS y atraer a un sector hacia un gran polo radical,aprovechando la interinidad que persiste en el partido desde la debacle del 2002, En el extremo opuesto, destaca también el intento de De Villiers por robar apoyos en los sectores soberanistas de la UMP (Chirac) y, sobre todo, del FN, coincidiendo con el declive político y personal de Le Pen. Es otra de las grandes maniobras en marcha en el conglomerado de la oposición en torno al debate europeo, convertido en gran laboratorio de la política interior de Francia.
 
 
Sondeo Postelectoral:
Razones del No y preferencias de Voto
Le Monde
 
LES CAUSES DU NON
La préférence partissane et les raisons de vote NON
Aplastante victoria del "NO” con un 55%
Declaración de la LCR
 
 
El no ha ganado. Es una victoria magnífica para todos aquellos que sufren desde hace muchos años los desastres de las políticas neoliberales aplicadas con constancia desde hace más de veinte años. Una victoria para el mundo del trabajo frente a un proyecto de Constitución que pretendía anular todas las conquistas acumuladas durante el siglo XX. Victoria para las poblaciones sometidas a una mercantilización creciente que destruye los servicios públicos y las solidaridades. Después de una campaña agobiante que movilizó al conjunto de los medios de comunicación y de las elites al servicio del Sí, donde el presidente, el gobierno, la patronal, los partidos institucionales han organizado una campaña del miedo, con chantajes y presiones, el No ha finalmente vencido.
 
Que derrota para las fuerzas que lo han utilizado todo para el Sí: los miedos, los insultos, las amalgamas con la extrema derecha para esconder los debates verdaderos. Han querido plebiscitar una visión desencarnada de Europa y al final el No ha censurado al liberalismo. Es una derrota para todos aquellos que sueñan con una sociedad liberal, sin los obstáculos que representan las resistencias del mundo del trabajo y del pueblo de este país, que nunca ha asumido durante la campaña su proyecto. El sueño de una sociedad basada en el beneficio, la competencia, las desigualdades como fuerzas motrices, en lugar de la igualdad, la cooperación y la solidaridad.
 
Ahora bien, es evidente que esta victoria no cambiará todo frente a la apisonadora capitalista. Europa, tal y como hoy existe, continuará proponiendo directivas que atacan los derechos sociales y los gobiernos continuarán sus ofensivas liberales. Pero en un contexto diferente. El No social y democrático presenta frente a Europa, a los pueblos y los trabajadores, un rechazo de esta sociedad del beneficio para proponer otra. Este No social y democrático se dirige a toda Europa, a los pueblos del Este como del Oeste que sufren plenamente la demolición de los derechos sociales. Es un espaldarazo formidable para las fuerzas numerosas que creen que otra Europa es posible a condición de derrotar esta Europa liberal y capitalista.
 
Nos corresponde a nosotros, que venimos de rechazar esta Constitución, proponer iniciativas europeas que dibujen otra Europa. Una Europa que armonice los derechos sociales y democráticos por arriba. Una Europa que haga criterios de convergencia sociales, que instaure un salario mínimo interprofesional Europeo, una fiscalidad comun sobre los capitales; que cree auténticos servicios públicos europeos. Una Europa que extienda a todas las mujeres el derecho al aborto y a todos los residentes extranjeros la igualdad de derechos. Una Europa de la paz, de la cooperación, solidaria con el Sur del planeta, que gire la espalda a la OTAN y a la remilitarización prevista por el Tratado.
 
Chirac y Raffarin, que impulsan la política liberal inscrita en el Tratado, han sido de nuevo duramente sancionados. Aquellos que nos prometieron el caos, la crisis, son más que nunca ilegítimos. Deben dimitir. El parlamento que habría ratificado esta constitución casi en un 90%, no representa el país real. Esta Asamblea Nacional debe ser disuelta y convocarse nuevas elecciones. ¿Dejaremos a Chirac la capacidad de negociar un futuro plan B que nos robe la victoria del campo del No social?. ¿Dejaremos que el gobierno continúe durante dos años su política antisocial?. Este voto muestra una crisis de representación mayor: si el voto hubiera tenido lugar en el parlamento, casi el 90% de los diputados y de los senadores habrían ratificado el tratado. La próxima Asamblea Nacional debe ser elegida de forma proporcional.*
 
La patronal que se movilizó a fondo para un proyecto que era el suyo ha sufrido un revés. A nosotros nos corresponde aprovechar esta debilidad de la derecha y la patronal, sin esperar el 2007, para tomarnos la revancha social. Imponer otro reparto de las riquezas y del trabajo, salvar y extender los servicios públicos, defender y extender la protección social. Desde este punto de vista, las recientes luchas de los trabajadores de IBM y de Total muestran el camino a seguir. Hace falta generalizar las luchas.
 
En la izquierda, las direcciones del Partido Socialista y los Verdes han querido permitir, en alianza con la derecha, que esta Constitución pasara adelante y fuera aprobada. Ambas direcciones políticas han sido también duramente sancionadas; como lo han sido todas las fuerzas que asumen el balance de su participación gubernamental con esa política liberal. Decididamente hay dos izquierdas en este país. Una izquierda liberal que acepta las constricciones de un capitalismo cada vez más brutal y salvaje y que acompaña las contra-reformas liberales. Esta es la izquierda que provocó el desastre del 21 de abril de 2002**, la que no combate los proyectos de la derecha y que tiene finalmente el mismo proyecto económico y social de la derecha. Pero otra izquierda, otro campo, ha aparecido en esta campaña.
 
El no social y democrático ha sido la revelacion de esta campaña. Ha planteado las preguntas correctas, luchado contra una campaña de mentiras y ha instalado el auténtico debate que atraviesa al país: por o contra el liberalismo, aceptar o resignarse contra la brutalidad de la ofensiva patronal. Miles de debates, centenares de mítines, un millar de colectivos... han venido a perturbar la bella maquina de ratificación y la estafa liberal y antidemocrática que representaba esta Constitución. Reagrupando todos aquellos que luchan, que resisten desde hace muchos años, el No lleva la esperanza de otro mundo, de otra Europa, de otra política. Este No es el futuro. Está representado por las luchas de los jóvenes y de los trabajadores, viene de los combates de los movimientos altermundistas, ha permitido la convergencia de militantes de la LCR, el PCF, ecologistas y socialistas por un No antiliberal, así como el encuentro entre militantes políticos y sindicalistas y militantes asociativos. Esta convergencia de fuerza, este alzamiento de la Francia de abajo, es el gran acontecimiento de esta campaña. Lo que ha permitido superar numerosos obstáculos para la convergencia de estas fuerzas, debe continuar. Luchas contra la derecha y la patronal. Proponer una alternativa al capitalismo liberal en Europa como en Francia, que devuelva la esperanza a aquellos y aquellas cada vez más numerosos que no se resignan a aceptar las leyes de hierro de esta sociedad capitalista. Las fuerzas políticas que se han agrupado en el marco del Llamamiento de los 200 deben igualmente -y así lo proponemos- encontrarse rápidamente para desarrollar y favorecer estas perspectivas.
 
A nivel europeo, un Foro Social Europeo debe permitir en un plazo bastante rápido de diseñar los contornos de otra Europa social, solidaria y democrática. Un proceso constituyente y democrático debe ser puesto en discusión.
 
*Desde el golpe de Estado que dio lugar en 1958 a la instauración de la V República francesa, el sistema electoral frances ha sido mayoritario a dos vueltas para excluir a las minorias y favorecer una bipolarización en torno a los partidos centrales. El Presidente Mitterand (PS)  lo cambió durante su mandato en una ocasión a un sistema proporcional para favorecer la presencia del FN y dividir a la derecha y luego -conseguido su objetivo coyuntural- retornó al mayoritario
**21 de Abril de 2002. Fecha de la primera vuelta de las ultimas elecciones presidenciales francesas que dejaron como candidatos para la segunda al derechista Chirac (19,9%) frente al ultraderechista Le Pen (16,9%) mientras Jospin (PS) se quedaba excluido por su 16,2%. Ese día, entre otros resultados reseñables: Arlette Laguiller (LO) 5.7%; el republicano Jean-Pierre Chevènement, 5.3%; el Verde Noël Mamère, 5.2%; Olivier Besancenot (LCR), 4.2% y Robert Hue (PCF), 3.4%. Para más resultados electorales, ver aqui. (Notas de Andalucía Libre)
***Sobre la composición social, razones y evolución del voto a la extrema izquierda francesa y en genenal a las diversas fuerzas políticas en el ultimo ciclo frances, ver el muy interesante estudio del Institut CSA: Vote d’extrême-gauche ou vote pour l’extrême-gauche?,
Colabora para que continúe en la red
una voz por una Andalucía Libre, Independiente y Socialista
Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE
en la Cuenta Corriente del BBVA: 0182  3344  24  0202889151
 
 Reacciones UE - Opinión
Los posibles escenarios tras el 'no' francés
Renegociar la Constitución, repetir las consultas o trabajar en un 'Tratado de Niza plus' son los posibles 'planes B'. Mientras los Gobiernos de los Veinticinco y las instituciones europeas insisten en que no hay 'plan B' para ratificar o enterrar definitivamente la Constitución Europea, varios expertos han esbozado ya escenarios de lo que será el 'día después' de los referendos en Francia y Países Bajos, el 1 de junio, en análisis publicados por el Real Instituto Elcano* (RIE).
E.D. EUROPA PRESS

"¿Qué se hace con el no? ¿Cómo se satisface? Sería difícil acordar un nuevo texto que constitucionalice el modelo social europeo, porque precisamente es un asunto que divide a los europeos", apuntó el investigador principal del RIE para Europa, José Ignacio Torreblanca, en referencia al principal motivo que esgrimió parte de la izquierda francesa para pedir el no al Tratado, la ausencia de Europa Social. Una opción, aunque arriesgada, sería que Francia convocara un segundo referéndum, pero ya en 2006 o 2007, con Nicolas Sarkozy como sucesor de Jacques Chirac en la presidencia y en el que los franceses, además de pronunciarse sobre la Constitución, se pronuncien sobre el ingreso turco, dado que las negociaciones con Turquía, rechazadas por parte de la derecha, son un tema que se ha mezclado en la campaña. Torreblanca recordó que para que la Constitución europea entre en vigor tienen que ratificarla los Veinticinco, y que no se dará por enterrada si no son al menos cinco los países que no ratifican. "No en Francia significa 'no' en Francia, y la Constitución es de los 25 países y de más de 400 millones de europeos", indicó. Por eso, opinó que, ante el 'no', Chirac debería animar al resto de los Gobiernos a que sigan adelante con la ratificación y pedir la convocatoria de una cumbre para "resolverlo en un escenario europeo". "Lo que Chirac en ningún caso puede hacer es dar la Constitución por enterrada", agregó. En cuanto a la posibilidad de empezar de cero y redactar una nueva Constitución, Torreblanca alertó de que eso sólo será posible si los Gobiernos pactan de antemano una forma diferente de ratificaciones, y sugiere por un lado, la ratificación simultánea por parte de dos tercios de los eurodiputados electos en las elecciones al Parlamento Europeo de 2009 y de un colegio electoral formado por los parlamentarios nacionales de todos los Estados miembros. A dicha ratificación, le seguiría inmediatamente una consulta popular en toda la UE que requiriera la aprobación de cuatro quintos de los Estados y de dos tercios de los ciudadanos. Los Estados en los que triunfara el 'no' automáticamente quedarían excluidos de la Unión y tendrían que replantearse su adhesión. En el caso holandés, un segundo referéndum sería "muy claramente un plebiscito" sobre la permanencia o no en la UE, sobre todo porque un no el día 1 de junio provocaría una crisis en el Gobierno de Jan Peter Balkenende, que se vio obligado por la oposición a convocar la consulta y podría llevar incluso a la convocatoria de elecciones.

Por su parte, el profesor de Derecho Comunitario y vicedecano del Instituto Empresa, José María de Areilza, augura que un 'no' en Francia y Países Bajos "desencadenaría una crisis política en una Unión ya en bajas horas, por la situación económica débil y la falta de un liderazgo político claro tras la ampliación y la guerra de Iraq". "Los principales efectos a corto plazo serían de tipo económico, con un castigo de los mercados al euro y un aumento de la desconfianza de la inversión extranjera", advierte. A su juicio, después del 'no' se abren tres escenarios posibles, empezando por la posibilidad de convocar un segundo referéndum, como en los casos de Maastricht y Niza. Sin embargo, advierte de que "Chirac y Raffarin estarían deslegitimados" para convocarlo tras la derrota el 29 de mayo y, además, recuerda que las razones del 'no' en Francia son de muy diverso tipo, por lo que "sería difícil ofrecer declaraciones políticas del Consejo Europeo que apaciguasen los rechazos antes de un segundo referéndum". Una segunda opción, prosigue, sería "poner en marcha entre París y Berlín y un grupo de Estados afines una serie de medidas de integración diferenciada, para promover un núcleo duro que luchara contra el euroescepticismo", aunque esto supondría "abandonar la Constitución europea y suspender las ratificaciones en los demás Estados". Además, este nuevo "núcleo" sería casi "simbólico", porque no podría afectar a cuestiones como la integración económica, el mercado interior o la moneda, aunque sí "designar un ministro de Asuntos Exteriores común, fusionar diplomacias, adoptar medidas de armonización en derecho civil y penal y lanzar una iniciativa común de defensa europea", opina De Areilza. Como tercer escenario, apunta la convocatoria de una nueva Convención y una nueva conferencia Intergubernamental para pactar otra Constitución, "por ejemplo 'más social'", pero cree que "para ir por este camino los Veinticinco carecen de voluntad política, energías y consenso" para hacer algo "muy distinto" del Tratado actual. Con todo, apunta el profesor, esta opción tiene la ventaja de que es compatible con la construcción futura de un 'núcleo duro', aunque corre el riesgo de tener un precio económico "inasumible, ya que supondría reducir el perímetro del mercado interior".

A juicio de Sebastian Kurpas, analista del Centre for European Policy Studies (CEPS) es "poco realista" tanto repetir los referendos como emprender una "renegociación sustancial" de la Constitución. Por ello, considera que la opción "más plausible es la de un 'Tratado de Niza Plus'", porque el Tratado de Niza, el que rige actualmente, seguiría siendo de aplicación y "los jefes de Gobierno intentarían salvar de la Constitución aquellos elementos que, por consenso, pudieran ratificar a través de respectivos procedimientos nacionales". Este 'plan B', no obstante, se enfrentaría a obstáculos políticos y legales si los Veinticinco tratan de salvar novedades importantes de la Constitución, como el nuevo sistema de toma de decisiones en el Consejo, el nombramiento de un presidente permanente y de un ministro de Asuntos Exteriores. Además, Kurpas considera que la mayoría de los Gobiernos tendrían que "enfrentarse a una considerable presión política" para volver a someter los cambios a referéndum en sus países, y eso "sin el valor añadido de la Constitución" en términos de "coherencia legal" y "compromiso político". El analista considera que otras novedades de la Constitución, como la iniciativa popular que permite que un millón de ciudadanos de varios países puedan pedir normas europeas en algún asunto, serían más fáciles de adoptar sin la necesidad de una Constitución. "Puede que el 'plan B' sea necesario para que muchos de quienes siguen manteniendo una postura escéptica a día de hoy sean conscientes de que la Constitución no era un acuerdo tan malo a fin de cuentas. Lamentablemente, entonces ya será demasiado tarde", concluye su análisis.
 
*El Real Instituto Elcano es una institución de investigación y generación de opinión, financiada con aportes de las multinacionales españolas y que tiene la consideración de centro oficioso para el Estado español. (Nota de Andalucia Libre)
 
Opinión
El No francés puede abrir la puerta a Otra Europa Posible
G. Buster* - Viento Sur/Rebelión
 
La victoria del No al Tratado Constitucional de la UE en Francia y probablemente en los Países Bajos el 1 de junio supone un golpe muy importante al proyecto neoliberal de construcción europea. Un golpe que agravará una profunda y progresiva crisis de legitimidad, de la que son exponentes el ciclo de luchas sociales iniciado con la huelga general del sector público en Francia en 1995 y que se prolonga hasta hoy, con huelgas generales o parciales en casi todos los países de la zona euro; el No del primer referéndum irlandés sobre el Tratado de Niza; la crisis de las Comisiones Santer y Prodi (y ahora Barroso) por escándalos de malversación o corrupción; la división entre la “vieja” y la “nueva” Europa por la guerra de Iraq y la alta abstención en las elecciones al Parlamento Europeo y el referéndum de ratificación español.

Crisis de legitimidad y crisis del proyecto neoliberal europeo

Esta crisis de legitimidad del proyecto neoliberal tiene razones estructurales y subjetivas. El proceso de reestructuración neoliberal de la economía europea, iniciado en su fase actual con el Tratado de Maastricht, responde y agrava a la vez un bajo nivel de crecimiento económico y de capacidad de competir en la economía global con EEUU y Japón. El bajo crecimiento medio de la productividad de la economía europea, resultado de una débil inversión tecnológica, obliga desde los años 90 al capital europeo a buscar un aumento de los beneficios a través de la explotación del trabajo, bien directamente reduciendo salarios y aumentando las horas de trabajo, o desmantelando el llamado “modelo social europeo”.

Pero ese “modelo social europeo”, es decir la extensión del estado del bienestar a los trabajadores europeos, era la clave de bóveda del pacto social construido tras la II Guerra Mundial como consecuencia de la Guerra Fría. Era la base del “europeismo” de las direcciones sindicales cristiano-demócratas y social-demócratas que apoyaron el proceso de construcción europeo. Todo eso se ha ido desmoronando después de Maastricht a golpe de las políticas económicas neoliberales que preparaban la introducción del euro y extendían el mercado único. La ampliación a los nuevos estados miembros de Europa Central ha llevado este proceso más allá, al ejercer una presión exterior sobre los salarios y los derechos laborales con el chantaje de las deslocalizaciones. La precarización y la competencia desregulada con los trabajadores emigrantes están siendo la última fase de este proceso, que no solo esta reestructurando la composición misma de la clase obrera europea, sino también sus identidades y sus lealtades políticas.

La Unión Europea se ha desarrollado por encima de la correlación de fuerzas concreta y del pacto social de la postguerra en cada estado-miembro. Es en realidad una acumulación de regimenes y acuerdos intergubernamentales, gestionados por una burocracia prácticamente autónoma, que aplica las “mejores practicas” de las políticas neoliberales para establecer un nuevo mercado único más allá de las regulaciones internas de los estados miembros. Responde a la necesidad de un nuevo instrumento de gobernanza de las oligarquías europeas que no dependa de los equilibrios de intereses de los estados nacionales, que sustentan en definitiva su legitimidad en el voto de los trabajadores a través de los partidos políticos y el sistema de representación parlamentario y están limitados por ella. Una correlación de fuerzas que es mucho más favorable a las clases dominantes de los EEUU, que cuentan con un sistema constitucional mucho menos vulnerable a las presiones de las otras clases sociales. De ahí que la oligarquía del viejo continente ni es federalista ni quiere en realidad establecer un sistema político europeo basado en la democracia representativa. Lo que quiere es legitimar la situación actual de un aparato administrativo y burocrático capaz de asegurar con los mínimos controles sociales y ciudadanos las condiciones necesarias para el funcionamiento del mercado único europeo y apoyarlo en la economía mundial frente a sus competidores.

El Tratado Constitucional ahora rechazado en Francia intenta convertir en ley esas políticas neoliberales y dotarlas de una legitimidad ficticia. A ellas y al aparato burocrático, la Comisión, dependiente de los ejecutivos de los estados miembros, mediante una parodia de democracia. La derrota sufrida por la oligarquía europea en uno de los dos países centrales de su proyecto de construcción europea es tan importante porque el Tratado Constitucional era la respuesta estratégica a la crisis de legitimidad popular, a los problemas de gestión e integración tras la Ampliación, y a la competencia en el mercado mundial con EEUU, para lo que es imprescindible un aparato administrativo capaz de cumplir muchas de las funciones estatales de la Administración norteamericana, sumando y coordinando los recursos de los estados miembros pero sin crear un estado federal democrático liberal europeo.

El gólgota neoliberal del proceso de ratificación

Solo dos estados miembros, Irlanda y Dinamarca, necesitan constitucionalmente ratificar por referéndum el Tratado Constitucional de la UE. Y la experiencia previa en ambos estados no había podido ser más negativa. La decisión de España, Francia, Países Bajos, Luxemburgo, Chequia, Polonia, Portugal y Gran Bretaña de ratificar el Tratado mediante un referéndum consultivo respondía en buena medida o a la confianza de que un resultado positivo seguro tendría un efecto benéfico para el conjunto del proceso (y se podrían beneficiar internamente frente a sus oposiciones los gobiernos que lo convocasen), o era un paso inevitable ante una fuerte oposición popular que, de no ser consultada en referéndum, pasaría factura a los partidos implicados nacionalmente durante mucho tiempo.

Ni los estados miembros nórdicos, ni Alemania o Italia decidieron correr riesgos innecesarios ante la debilidad de sus propias coaliciones de gobierno, y en muchos de los estados de Europa central, el peligro era simplemente una fuerte abstención tras los referéndum de ampliación de la UE.

La decisión de convocar los referéndums consultivos se hizo en un momento de euforia tras el fin de la Convención y para responder una vez más al problema de la legitimación del Tratado Constitucional. Después llegó la alarmante señal de la abstención en las elecciones europeas, la creciente resistencia social en el 2003-2005 (hasta los Países Bajos tuvieron su primera huelga general en muchos años) y la erosión electoral de Schroder, Chirac como consecuencia de sus políticas económicas, y de Blair por la guerra de Iraq.

En el referéndum español ya se vio que la apuesta podía ser arriesgada, cuando el 57,68% de los votantes se quedaron en casa, aunque el NO obtuvieron solo un 17,24% de los votos. El efecto bola de nieve positivo se empezaba a volver negativo y a amenazar con arrastrar a todo el proceso de ratificación comunitario si Francia decía NO.

La importancia de la campaña francesa

De todos los estados que habían decidido el referéndum consultivo como método político de legitimar su ratificación, Francia es la verdadera clave.

Países Bajos es un país importante como plataforma de inversiones de EE UU en Europa y es con Bélgica y Luxemburgo un eslabón importante en el proceso de toma de decisiones comunitario como representantes de los países pequeños. Pero no tiene peso demográfico propio ni alternativa a una decisión comunitaria mayoritaria. Para Polonia, donde el euroescepticismo es importante, quedar fuera supone debilitar enormemente su posibilidad de ser el principal receptor de ayudas comunitarias en las Perspectivas Financieras 2007-2013 y verse condenada a una marginalidad periférica cuando su clase dominante aspira a jugar un papel político en la UE similar al de España. Gran Bretaña, en el filo del proceso comunitario por su relación estratégica privilegiada con EEUU, es un caso excepcional en el proceso de construcción europeo y, fuera del Euro, puede quedar excluido del núcleo duro de las cooperaciones reforzadas previstas en el Tratado Constitucional y ver reducida su capacidad de influencia política en Europa, sin que ello cuestione el desarrollo del “corazón”de la UE, mientras se mantenga en una periferia definida por la pertenencia al mercado único. Su referéndum además, es el último del proceso y orientado no tanto a la legitimidad global del Tratado Constitucional como a cambiar la orientación de su opinión pública interna.

Francia, por el contrario, es no solo un contribuyente neto y con Alemania el principal motor del proceso de construcción europea, sino que la propia UE es impensable sin la pertenencia y el papel predominante en el proceso de toma de decisiones de la burguesía francesa. No en vano alguien como Giscard ha sido el presidente designado de la Convención por el Consejo Europeo. El relativo debilitamiento de este peso central en la UE tras la reunificación alemana y la Ampliación daba al referéndum francés una importancia nacional mayor, en la medida en que en Alemania la ratificación del Tratado Constitucional ha sido exclusivamente parlamentaria. Y el hecho de que en Francia gobierne la derecha, mientras que en Alemania lo hace una coalición socialdemócrata-verde por muy neo-liberal que sea su política, refuerza también el papel de Francia como defensora de los intereses directos de la gran burguesía europea.

Chirac pensaba utilizar todo ello para reforzar al mismo tiempo su posición política interna: la del gobierno de la derecha frente a las movilizaciones sociales; la del sector más dependiente de su poder presidencial en del partido gubernamental UMP frente a un posible rival como Sarkozy; cara a las elecciones presidenciales francesas del 2007 contra un Partido Socialista, dividido en dos, incapaz de liderar una nueva “izquierda plural”, repitiendo quizás la situación de las presidenciales del 2002 cuando se quedó solo en nombre de la República frente a Le Pen, ahora defensor del NO de derechas. Es decir ocupando ya, con dos años de antelación, todo el centro del espectro político francés.

La experiencia del referéndum sobre Maastricht de 1992 empujaba en el mismo sentido. El PS había utilizado su posición en el Gobierno para estructurar el bloque del SI, arrastrar a sus socios Verdes, a la UDF y a una minoría del RPR gaullista, sobre la base del apoyo del voto de mayor edad (56%); las profesiones liberales (62%) y los titulados universitarios (61%), unas cifras casi idénticas a las que reflejaban las encuestas de opinión en el 2005, y que ahora forman mayoritariamente el electorado de la derecha francesa.

La división del PSF y la campaña unitaria del NO de izquierdas

La crisis del PSF tras la derrota del Gobierno Jospin y la debacle en las presidenciales del 2002, combinada con la creciente resistencia social a la política neoliberal del Gobierno Rafarrin, han ido reforzando el peso relativo interno de las distintas corrientes críticas y de la izquierda socialista, que han confluido tácticamente o por principios en el NO. Incluso una parte del aparato del partido, encabezada por Fabius, comprendió pronto que un SI conjunto con Chirac era un anticipo de derrota en las presidenciales del 2007.

En este contexto, la victoria en la consulta interna del PSF del SI no fue suficiente para que Holland impusiera su disciplina a los disidentes. El PSF se dividió en la práctica en dos partidos que hicieron sus propias campañas y organizaron sus propias estructuras paralelas. El aparato oficial socialista sin poder apoyarse en el Gobierno, mientras que el del sector crítico podía arroparse en la capacidad de movilización en la calle de la CGT, el PCF, la LCR y los movimientos sociales como ATTAC o la Confederación Campesina. La dinámica unitaria de la izquierda social permitió crear una campaña política unitaria por el NO de la izquierda, apoyada en la opinión contraria al Tratado de un 67% de los trabajadores y de una proporción aun mayor entre los jóvenes.

El efecto multiplicador de esa campaña unitaria, con la creación de 900 colectivos unitarios en toda Francia, ha sido enorme. Ha desmarcado además el NO de izquierdas completamente del NO de la derecha lepenista, que podría haber recogido, según las encuestas un 17% del voto. No solo hace difícil una posible recuperación de este movimiento contra las políticas neoliberales en una nueva reedición de la “izquierda plural” hegemonizada por el sector socio-liberal del PSF, sino que plantea políticamente la necesidad de una alternativa más la izquierda, apoyada en las fuerzas políticas y sociales del NO.

El debate de cual debe ser esa alternativa esta abierto y como se plasme dependerá de que forma adopte la crisis de la derecha francesa, de la mayoría del PSF y de la capacidad de mantenerse de las protestas sociales. La LCR ha lanzado ya la idea de unos Estados Generales del No de Izquierdas y ha adelantado un programa de lucha contra las políticas neoliberales del gobierno de la derecha en los próximos meses, cualquiera que este sea tras la inevitable reestructuración.

El Plan B de la oligarquía europea y de la burocracia comunitaria

La campaña del miedo orquestada en apoyo de Chirac por la Comisión, el Banco Central Europeo y las demás instituciones comunitarias, que amenazaban con una crisis institucional, el debilitamiento del Euro, la subida de los tipos de interés y cosas por el estilo, ha estado acompañada por una participación directa de Schroder y Zapatero en la campaña por el SI del PSF. La derrota del SI es su derrota y les pasará factura a nivel interno, sobre todo a Schroder, en pleno declive electoral y con la primera escisión en su partido por la izquierda, aunque sea pequeña, desde hace casi ochenta años.

El famoso Plan B en caso de derrota, que según Giscard no existe, puede consultarse en internet en la web de la Fundación Bertelsmann. Consiste en:
*Continuar con el proceso de ratificación en la UE y reiterar que el Tratado Constitucional no esta muerto ni su contenido es renegociable; *Repetir el referéndum en un año, siguiendo el precedente irlandés; *Comenzar a aplicar por la vía de los reglamentos comunitarios, las decisiones del Consejo y los acuerdos inter-gubernamentales partes sustanciales del Tratado Constitucional; *En caso de no ratificación definitiva del Tratado, ir a una reforma del Tratado de Niza, incorporando capítulos sustanciales del Tratado Constitucional en un nuevo Tratado “Niza Plus”, que no tendría que ser sometido a referéndum mas que en Irlanda y Dinamarca.

El problema de este Plan B, más allá de la voluntad política que refleja, es que es difícilmente imaginable un nuevo referéndum en la situación política francesa antes de las presidenciales del 2007. Que por otra parte daría pie a argumentar que porque no se celebra también en aquellos estados miembros como en España donde el SI ha triunfado con menos de un 50% de participación.

Y la negociación de un Tratado “Niza Plus” es cuanto menos muy complicada en medio de las negociaciones sobre las Perspectivas Financieras 2007-2013, de las que dependen intereses estratégicos como la política agraria común, las subvenciones para la “Agenda de Lisboa”, los fondos de cohesión y estructurales para los nuevos estados miembros, el “cheque británico” y la “fase transitoria española”. Añadamos a ello el efecto político que tendrá el NO francés en las luchas de resistencia a las políticas neoliberales en otros países y en otros referéndum (empezando por el de Países Bajos el 1 de junio), en la crisis de la nueva Comisión Barroso y en la confianza de los sectores empresariales, con la economía ya en recesión en Alemania, Italia o Portugal y a punto de entrar en otros países comunitarios.

El agravamiento de la crisis comunitaria será sin duda grave, aunque hay que subrayar que el triunfo del NO francés es una manifestación de la misma antes de ser una causa añadida. Tampoco conviene olvidar que la oligarquía europea y la burocracia comunitaria afrontan esta crisis desde una serie de instituciones que no dependen formalmente para su funcionamiento de ningún proceso de legitimación que no sean las decisiones de los ejecutivos de los estados miembros y, en el caso del Banco Central Europeo –que controla las tasas de interés del Euro- ni siquiera de ellos, porque es completamente autónomo. El Tratado de Niza sigue en funcionamiento, como estaba previsto en cualquier caso, hasta el 2009 y establece unas reglas de votación para la adopción de las nuevas Perspectivas Financieras que no están en discusión.

Es necesaria una alternativa de izquierdas al proceso de construcción europeo

Que la crisis del modelo de construcción neoliberal de la Unión Europea sea terminal o pueda recuperarse tras el NO francés depende en buena medida si se extienden las luchas sociales en toda la UE y si la izquierda del NO es capaz de ofrecer y construir una alternativa política tanto a nivel de cada estado miembro como a nivel europeo.

Necesita para ello, en primer lugar, una táctica unitaria de acumulación de fuerzas que supere todos los sectarismos del pasado y se plantee las tareas que tiene que acometer en el presente y en el futuro desde nuevas formulas políticas. La campaña unitaria por el NO en Francia es un ejemplo que hay que extender, combinando la movilización social de resistencia con la construcción de plataformas organizativas, como los Comités por el NO. En cada estado miembro de la UE adoptará una formula distinta. Lo importante es que la experiencia conjunta de resistencia cobre una forma organizativa unitaria desde los niveles más inmediatos de barrio, centro de estudio o de trabajo, hasta las coordinaciones sindicales y las plataformas de organizaciones políticas. En ese esfuerzo deben estar desde las izquierdas de los partidos socialistas que, como en Francia o en Alemania han dicho NO, hasta las organizaciones de la izquierda alternativa, los PC, Ecosocialistas y la izquierda revolucionaria, impulsando un programa de acción por encima de debates de identidad ideológica.

El Partido de la Izquierda Europea, que es el principal instrumento organizativo de la izquierda alternativa que existe a nivel institucional europeo, debería convocar una Convención Europea de la Izquierda del NO, abierta a todas las fuerzas políticas que están dispuestas a movilizar en esta perspectiva y debatir un programa de acción europeo conjunto. Al mismo tiempo hay que reforzar el movimiento de los Foros Sociales Europeos como lugar de encuentro y concertación de los movimientos sociales.

En segundo lugar, hay que ofrecer un Plan B de la izquierda para hacer un giro de 180 grados en el proceso de construcción europea, rompiendo con el neoliberalismo. Es necesaria una Constitución europea que recoja los derechos sociales y proteja un auténtico “modelo social europeo”, poniendo las bases de una Europa de los ciudadanos que tenga en un Parlamento Europeo con poderes reales su centro de legitimidad e iniciativa legislativa. Las próximas elecciones al Parlamento Europeo deberían abrir un auténtico proceso constituyente europeo. Un Parlamento Europeo que, en debate abierto y público, elaborase una Constitución europea que fuese sometida a un único referéndum europeo y ratificada por todos los ciudadanos de la UE. Ahora es el momento de concretar esa otra Europa posible que queremos.
*Militante de Espacio Alternativo.

 El Remate,
Referendum en Francia sobre la Constitución europea:
Una batalla en la que perdió el Poder
Andalucía Libre
 
La diferencia clave entre el Referéndum francés de Mayo sobre la neoliberal Constitución europea y el del Estado español de Febrero se resume en que mientras en Andalucía el NO obtuvo entonces un escuálido 11,64% de los votantes, en Francia este se ha subido a un abrumador 54,87%, en tanto el SI, que aquí agrupó al 83,24%, allí se ha quedado en un 45,13%; casi 10 puntos por detrás. La distancia en las cifras es la diferencia que hay entre una victoria política -como la acaecida en Francia- y una derrota, como la que sufrimos en Andalucía (y en todo el Estado español). Contrastes que no está de más resaltar ahora -aún siendo evidentes- cuando tantos analistas de izquierda se empeñaron entonces en maquillar aquel desastroso resultado recurriendo a meterse en la faltriquera la abstención para atenuar el fracaso. Entonces dijimos en Andalucía Libre, sin eufemismos, que aquí aquella batalla la había ganado el Poder[1]; hoy, podemos afirmar con la misma rotundidad que en Francia la ha perdido. Y no es gratuito recordarlo, porque si una izquierda no es capaz siquiera de distinguir entre una victoria y una derrota cuando es tan clara, mal lo tiene para apreciar los múltiples matices de la realidad y perfilar una estrategia con posibilidades de éxito.
 
Para mayor empaque, la abstención francesa ha sido extremadamente baja: un 30,26% (en Andalucía subió al 59,32% en febrero). Nada menos que 9 puntos por debajo de la que hubo en la segunda vuelta de las elecciones generales francesas de junio de 2002 o lo que es lo mismo, el referéndum sobre Europa ha movilizado en Francia más electorado que las mismas elecciones francesas. Dato este que nuevamente diferencia realidades profundas: en Francia se ha conseguido hacer converger el malestar social en el NO hasta el punto de motivar el voto de una parte significativa de los abstencionistas persistentes (los que ya no tienen ni animo ni partido); aquí no. Ciertamente, en ese excelente resultado del NO, hay algunas llamativas sombras: el SI ha ganado ampliamente en París y en casi todas las grandes ciudades de Francia, con las excepciones de Marsella y Niza. En las nacionalidades, el NO ha ganado en Córcega, Euskadi Norte, Cataluña Norte y Flandes pero el SI se ha impuesto en Bretaña y también en ese singular país de franceses-alemanes (o alemanes-franceses) que es Alsacia. En Ultramar, el NO sólo ha ganado en La Reunión.[2]. Con todo, el NO ha vencido porque ha sido capaz de asociar y unir en el voto, política y sociologicamente, a la mayoría obrera y popular de Francia.[3].
 
En Francia se ha dado una importante movilización electoral y social que se ha retroalimentado de diversas luchas y protestas sociales en el ultimo periodo. Aquí no la hubo. En Francia se ha conseguido asimismo romper el frente europeo, merced a la división del PS (y en menor medida, de Los Verdes). Aquí no se consiguió nada ni lejanamente similar, ni en lo partidario ni en lo sindical ni en lo social.

Es verdad que existen singularidades francesas de coyuntura –como el desgaste de Chirac o el interés personal de Fabius en el PS por erigirse una plataforma para sus aspiraciones presidenciales- pero también las había por su parte en el Estado español y de entidad, como la marginación de las lenguas no estatales y de las naciones sin Estado en la construcción de la UE y sin embargo estos importantes y claros factores políticos identitarios fueron insuficientes al sur de los Pirineos para torcer la dinámica y el resultado hacia una victoria del NO.

A la hora de explicar ese curso tan distinto no basta con recurrir a la diferente perspectiva entre dos estados con historias europeas y realidades económicas tan distintas como el francés y el español. Es verdad que Francia -socio fundador de Europa- es un país imperialista central que ha mirado tradicionalmente desde arriba a la UE como su prolongación y por su lado el Estado español es un imperialismo pobretón y casi un recién llegado subsidiario, que ve Europa desde abajo. Pero no puede olvidarse tampoco que mientras Francia ha derrotado la Constitución europea, Alemania –el otro pilar esencial del eje imperialista europeo- la ha ratificado sin mayores dificultades. Puestos a pensar en razones mecánicas, sería aparentemente más lógico que un proceso capitalista neoliberal como el europeo despertara menor oposición social en un país con multinacionales productivas como Francia -que pueden beneficiarse y de hecho lo hacen, de muchas de sus consecuencias y fundamentos- que otro, como el Estado español –que sólo tiene esencialmente entidades financieras, de servicios o extractivas en esa posición- o especialmente y más aún si cabe, una nación dominada como Andalucía -que carece totalmente de cualquiera de ellas- y sin embargo, paradójicamente y como es notorio, no es así. Lo que nos recuerda que la política no es reducible a determinismos simplificados.
 
En Francia se ha dicho NO a las políticas liberales –asociando correctamente la cotidianidad francesa de paro, precariedad, privatización de servicios públicos y recortes sociales con su soporte europeo- y también se ha dicho NO al despotismo burocrático y a la manipulación. Se han extraído consecuencias de los sucesivos engaños: Acta Única, Maastricht, Euro, Ampliación al Este... y todo ello ha confluido en el NO.
 
Realidad y fundamentos del NO francés
 
Como es natural, existe ahora en Francia una feroz disputa política entre los componentes políticos del NO para apropiarse del merito de la victoria; que sigue a la delimitación política de discursos erigida en los últimos años y consolidada en la campaña.
 
El construido y plural NO de izquierdas y europeísta aduce, con razón, que su peso y configuración ha sido determinante para el éxito, al atraer una parte mayoritaria del electorado del PS. Y en esa faena es justo reconocer el papel especial que ha jugado la LCR francesa como factor militante de animación, expresión de protesta, enlace y proyección unitarias (aunque, a la vez, es obligado constatar y reiterar que su trasplante o recuperación como modelo político al Estado español es imposible e incluso inconveniente, entre otras razones, dada la diferente entidad de la cuestión nacional aquí). Otra cuestión es la valoración de la validez de todas sus respuestas y propuestas políticas a las cuestiones estratégicas que la misma LCR ha planteado en esta batalla, que se resumen -pero no acaban- en su muy discutible acercamiento reformista y no rupturista a la existencia y continuidad de la Unión Europea y su consecuentemente erróneo posicionamiento federalista sobre su desarrollo; que tanto la acercan a Atacc y a los PCs, aunque sea en una versión más combativa. En cualquier caso, ese No de izquierda es asimismo fruto ultimo conjunto no sólo de una perseverancia militante sino también de toda una tradición política en la que el movimientismo o el sectorialismo nunca han conseguido arrinconar al debate y a la actuación política central ni se han desvinculado la intervención y movilización social de su encuadre político y partidario general, ni en el análisis ni en la voluntad .
 
De otro lado, los NOes soberanistas euroescepticos (de izquierda -MRC- y derecha republicanas -MPF-)  y de extrema derecha (FN-MNR) pueden también argüir con fundamento que sin su preexistencia -que singularizan a Francia- no existiría el paisaje político que ha posibilitado y dado credibilidad al cuestionamiento del SI como expresión de la verdad liberal, única e incontestable y permitido su asalto por el NO.
 
Es conveniente tener presente, además, que una cosa es que desde las formaciones políticas y colectivos sociales organizados se hayan remarcado con rotundidad las diferencias entre los tres NOes para, entre otros objetivos, responder a las tramposas amalgamas elaboradas desde el Poder y los europeístas del SI (especialmente desde la mayoría del PS y de Los Verdes) que pretendían situar falsamente a todo el NO al amparo y bajo el patronazgo de la demagogia de Le Pen y otra bien distinta es que desde la singularidad de cada electorado no se haya producido transversalidad entre los tres NOes en la asunción de explicaciones y motivaciones para el voto; circunstancia propia de los plebiscitos y que no ocurre en las elecciones partidarias.
 
La existencia de este fenómeno es explicable no sólo por razones de proximidad social ya que -recordémoslo- una de las tragedias de la izquierda francesa de los últimos decenios es que el FN -como nuevamente se manifestó en las elecciones regionales de 2004- es el primer partido francés en recepción del voto de los parados (30%) y el segundo -tras el PS- en el voto de los obreros (25%) y empleados (17%). Esa interconexión deriva naturalmente de los mismos términos en que se ha centrado la atención en el intenso debate político e ideológico ocurrido en la campaña, mediaticamente concretados en el temor al ya famoso "fontanero polaco" -una resurrección implícita del debate no tenido por la impuesta anexión del Este europeo a la UE- o las constantes referencias al rechazo a la incorporación de Turquía a la UE como nuevo país grande, pobre y de mayoría musulmana; aspecto este ultimo que merecería tratamiento específico, por cierto, por todo lo que conlleva.
 
La ira ante la degradación de las condiciones sociales y el incremento del paro y la precariedad ha tendido a unir socialmente en el mismo paquete en el seno de las capas obreras y populares francesas que han nutrido el NO, el incremento de la inmigración (aun cuando este sea en los últimos años sustancialmente menor que en Andalucía) y la consecuente competencia a la baja en el mercado laboral y las deslocalizaciones de empresas; asumiéndolas como dos caras de la misma fenomenológica de la globalización capitalista neoliberal y de los intereses que la articulan. Esta coincidencia no evita, por supuesto, que las lecturas ideológicas y vivénciales de esta vinculación objetiva sean distintas y aun enfrentadas entre quienes se encuentran aún secuestrados bajo el influjo chauvinista y ultraderechista del FN y quienes la afrontan espontáneamente en una instintiva recuperación de clase de lo que fue la practica originaria de la I Internacional. En cualquier caso, evidencian la dificultad para construir una estrategia política coherente de izquierda con aspiración mayoritaria en las condiciones actuales sin tomar nota de la imposibilidad de mantener simultáneamente el apoyo a una y la oposición a la otra y de las actitudes sociales existentes al respecto, especialmente entre la clase obrera.
 
Repercusiones y perspectivas
 
El referéndum ha aumentado en Francia las crisis de la derecha mayoritaria francesa, del PS y de Los Verdes social-liberales. En la izquierda los debates y diversas propuestas de confluencia electoral partidaria y social, están a la orden del día y darán lugar seguramente a variados episodios futuros a la hora de intentar la recuperación del máximo posible de espacios tras la inevitable fragmentación del NO.

Europa ha perdido una importante batalla pero no la guerra. Conserva capacidad de maniobra e institucionalmente puede mantenerse tal cual esta, aún cuando resienta la presión de la deslegitimación social sufrida y de sus crecientes contradicciones internas. No es lo mismo perder un referéndum -aunque sea en Francia- que perder un Gobierno y no hay perspectivas de que sea factible a corto plazo la transmutación del NO en una mayoría alternativa antiliberal.
 
Desde nuestro lado y en nuestra Nación, conscientes de cuan distinto es participar de una necesaria perspectiva continental e internacional para construir una estrategia socialista de Liberación Nacional de adoptar una visión europeísta -por bienintencionada que sea- la tarea continua siendo ahondar la desconfianza, deslealtad y oposición radical frente a la Unión Europea (y su soporte español) y al modelo dependentista y neoliberal que nos impone, sin supeditarse a desarrollos políticos ajenos, favoreciendo la confluencia de malestares. Nuestro principal trabajo sigue, hoy como ayer, centrado en construir un referente nacional que supere al retardatario sucursalismo español y elimine la orfandad política de la clase obrera y las capas populares andaluzas. Un referente nacional de izquierda que desde un principio sea capaz de emitir un discurso político realmente alternativo y prácticamente subversivo, desde la ambición de conectar con la mayoría social obrera y popular andaluza realmente existente.

NOTAS
[1] Ver ANDALUCÍA LIBRE nº 258, Referéndum: Gano el poder
[2]. Para Resultados, ver: Deux tiers des Parisiens ont voté oui - Les grandes villes françaises, sauf Marseille, ont plutôt voté en faveur du traité, Liberation, 30/5/2005. [enlazado en este Andalucía Libre como todos los textos citados]
[3]. Para motivaciones y composición social del NO, Ver: LES CAUSES DU NON, La crainte pour l'emploi est la raison principale du rejet de la Constitution, La préférence partissane et les raisons de vote NON -Référendum : la question sociale au cœur du refus, Le Monde, 30/5/2005. Tambien para su Composición politica, Ver:  Philippe Chriqui y Pierre Christian, Une large victoire du non, nouvel avatar de la crise de la politique, Le Monde, 30/5/2005.
[4]. Para composición social del voto: Ver, Institut CSA: Vote d’extrême-gauche ou vote pour l’extrême-gauche?, pag. 51, site LCR
 
Contra la Constitución europea en ANDALUCÍA LIBRE
Andalucía Libre nº 257: Contra España y EuropaPor Andalucía, vota NO (16/2/2005)
Andalucía Libre nº 254: NO Andaluz a Constitución europea (16/1/2005)
Andalucía Libre nº 192 - ¡Jodeles!: No a la Constitución europea (30/6/2003)
 Andalucía Libre nº 258 - Referéndum: Ganó el Poder(21/2/2005)
Análisis relacionados en Andalucía Libre
Andalucía Libre nº 240 - ¿Qué hacer ante las elecciones europeas?, (2/6/2004)
Andalucía Libre nº 241 - Elecciones Europa 2004: Primeros Apuntes para un Balance (15/6/2004)
Andalucía Libre nº 232 - Balance Elecciones 14-M, Andalucía tal como es (23/3/2004)
 
 AndalucíaLos costes de Europa
La cesta de la compra ha subido el triple que los sueldos desde el euro
Algunas legumbres y productos de consumo instantáneo duplicaron su coste en tres años y medio. Tan sólo mantienen los precios de 2001 el área de higiene personal y limpieza, el arroz y la merluza
MARÍA APARICIO/GRANADA - IDEAL
 
No hay duda. El euro ha disparado los precios. Una cuestión indiscutible para quienes se dejan los cuartos en las tiendas de barrio, mercados o grandes superficies. Nunca nadie se acordó tanto de la peseta como ahora, menos aún cuando circulaba por los monederos antes del 1 de enero de 2002. El panorama ha cambiado mucho. En el momento de la llegada de la nueva moneda, IDEAL se fue de compras y adquirió 30 productos básicos en un céntrico supermercado de Granada. Casi tres años y medio después, ha repetido el experimento y los resultados no dejan lugar a la más mínima duda. Llenar la cesta de la compra cuesta a día de hoy un 37,9% más que en 2001.
 
Cuando la peseta dominaba la economía doméstica de los granadinos, los productos elegidos costaron el equivalente a 61,96 euros mientras que hoy, por la misma cesta de la compra, hay que desembolsar 99,82 euros. Una diferencia excesivamente notable en los bolsillos, sobre todo porque el incremento no es equiparable al de los sueldos, que en Granada sólo subieron un 12,9%.
 
La cuenta ha notado en este tiempo la especialmente dañina escalada de precios de productos tan básicos en la alimentación como la carne, las patatas o las legumbres. Comerse hoy un filete de ternera sale un 30% más que hace algo más de tres años. Si se acompaña de patatas el incremento sobrepasa el 70%. Siempre que sean cocidas, porque si se fríen la cuestión se complica del todo. El aceite de oliva, producto principal de la dieta mediterránea, ha subido un 39,8% desde la entrada de la moneda única. Si una garrafa de cinco litros costaba 9,59 euros, hoy hay que pagar 15,95. El pescado también se ha visto afectado. Comerse una dorada hoy cuesta casi dos euros más que cuando todo se contaba en duros. Subidas más importantes han registrado el marisco, el besugo o la lubina. Hasta un 40% más caros, se ofertan en los supermercados, desde que desapareció la peseta.
 
Productos básicos
 
El sablazo continúa en los productos de primera necesidad. Desayunar un vaso de leche con galletas cuesta en la actualidad un euro más. También se registran subidas importantes en el pan, los yogures o los huevos. La docena que en 2001 se adquiría por 0,60 euros, ya alcanza casi el euro. El redondeo es el gran mal que ha perjudicado a los consumidores. Los céntimos que muchos no aprecian, llenan las arcas de los negocios.
 
La fruta y la verdura son capítulos aparte. «Está prohibitiva», aseguran las amas de casa. Las naranjas, manzanas o tomates han duplicado sus precios. Comerse una pieza es un verdadero capricho para muchas economías familiares. Las 'joyas' del campo suben sin parar, los temporales y la sequía empujan hacia arriba, y nadie sabe si algún día tocarán techo.
 
Tampoco preparar un cocido sale más barato que antes. Según los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística, el cerdo y todos sus derivados se encarecieron un 8,4%, desde el 2001, mientras que la comparativa de IDEAL fija una alarmante subida del 83,84% en los garbanzos, que ya están a 3 euros el kilo, frente a los 'pasados' 0,50 céntimos.
 
El atraco a mano armada continúa con los productos precocinados, muy solicitados en estos tiempos de familias monoparentales y trabajos que absorben todas y cada una de las horas del día. La sopa de sobre vale el doble, pizzas y productos congelados se encarecieron un 20%, mientras que otros clásicos como el café instantáneo, el Cola Cao o la Coca Cola están hoy entre un 30 y un 50% más caros que los últimos días de la peseta.
 
Entre tanto palo a la cuenta corriente, hay todavía lagunas rebajas que alivian la presión. Aunque son mínimas. Pocas y extrañas. Apenas la sal, el arroz, la merluza y alguna fruta costaba menos ayer que hace tres años. Y la caída de precio no es demasiado creíble, si se tienen en cuenta las cifras que publica el INE, en las que, incluso en estos productos marcan una leve subida. tan sólo se produce una contención del precio en aquellos productos en los que aumentó la competencia con la entrada en vigor del euro. Es el caso de los productos de limpieza e higiene personal, como los detergentes, los pañales o el papel higiénico.
El Remate
Sobre el incremento del coste de la vida y la perdida de poder adquisitivo
Cuéntaselo al liberado de Comisiones (o de UGT)...
Andalucía Libre
 
Sí señor. Cuando el liberado de Comisiones (o de UGT) aparezca como inefable golondrina por tu tajo, por tu colegio, tu oficina o tu empresa para venderte alguna moto (como, por ejemplo, manifestarse contra la epidemia de accidentes laborales mortales de la mano de la patronal (!!!), como han hecho hace poco en Granada; ahi es nada la cara dura). Porque toca calentar el ambiente y en la sede le han dicho que hay que ganarse el sueldo y movilizar al personal... Cuando empiece a explicarte, por ejemplo, que hay que reclamar el 1 o el 2,5 o el 4% de incremento salarial, pero con tales cláusulas y cuales plazos... y que para eso hay que hacer tal o cual; refriégale por el morro los datos de este estudio: Llenar la cesta de la compra cuesta casi un 40% más que hace tres años. Haz una fácil resta entre lo que reclaman los de CCOO-UGT -para cubrir el expediente- y lo que has perdido. Recuerda que no llegar a fin de mes, tirar de tarjeta o acumular deudas no es un problema personal; no es consecuencia de que seas una fracasada, un perdedor o un manirroto: es que te han robado en tres años más de un 25% del sueldo -como mínimo- sin enterarte. Recuerda que el Ideal no es precisamente ni andaluz ni independentista ni de izquierdas y que si ha publicado esto es porque sabe que toda la gente dice que con "el euro no se llega" y que los índices oficiales del  Incremento de Precios al Consumo (IPC) que publica el INE no reflejan ni de lejos esa realidad y la percepción social consecuente, que se refrenda cada día que se va al supermercado. Y el Ideal quiere vender periodicos. Y entonces, le recuerdas al liberado de Comisiones (o de UGT), su firma de los pactos de la Moncloa y de  los acuerdos de concertación con la Junta de Andalucía (gracias a los que cobra cada mes sus buenos euros); su apoyo a Maastrich, al Euro, a la Constitución Europea, a España y a lo que se encarte... y le refrescas todas sus mentiras y que el (o ella), visto lo visto, cobran para que a ti te roben. Y si te dice que no tiene culpa o que, pobre infeliz, estaba en desacuerdo con tal o cual y que ahora es otra cosa, le dices que cuando renuncie al sueldo o al puesto o se de de baja o se presente con algo serio, sigues hablando...
 Andalucía
Opinión (Aportación al debate sobre el POT de la Costa del Sol Occidental)
El No-Lugar de la Ciudad del Sol
Huan Porrah*

He aquí una serie de reflexiones escritas como resultado del asombro que me ha provocado conocer el contenido del texto para el Plan de Ordenación Territorial (POT) de la Costa del Sol Occidental. Esperemos que sus responsables enmienden en la medida de lo posible los errores y planteamientos inconvenientes.

Lo primero que resalta en la lectura de la "Justificación y Objetivos del documento informativo" del POT en su Introducción es el contraste y desfase entre diagnósticos, anhelos y propuestas de desarrollo.

No se entiende que tras realizar un análisis histórico de la evolución del modelo de desarrollo en la Costa del Sol desde los años 50 hasta los 80 y 90, en base a términos y calificaciones como "consolidación de los modelos masivos de industrialización turística de las primeras líneas costeras", "inmediatas consecuencias de saturación de los recursos naturales e infraestructuras", "hoy existe la convicción generalizada de que el viejo modelo de desarrollo turístico basado en la intensiva e indiscriminada explotación de sus recursos territoriales y medio ambientales (cuestiones básicas en la actual demanda turística)", etc., se pretenda continuar en la senda del más-de-lo-mismo a una escala infinitamente mayor y con un nuevo envoltorio propagandístico o mercandable según la denominación "Ciudad del Sol".

Si tenemos en cuenta que este mundo es finito, al igual que el territorio de la Costa del Sol en el que pretende este POT sobreimplantar el proyecto de la Ciudad del Sol, es difícil imaginarse que las previsiones de crecimiento, expansión y desarrollo urbanístico de este documento sean factibles en la comarca de la Costa del Sol manteniendo el cánon de turismo de calidad sin dañar gravemente el entorno natural ni pisotear unos cuantos derechos de las poblaciones locales (sobre todo de las áreas rurales).

La Justificación (ideológica) del documento del POT supone la justificación de lo injustificable, la justificación de una megalomanía empresarial que tiene prisas por agotar todos los recursos de nuestra comarca dejando ver su insolidaridad hacia los vecinos actuales y las generaciones venideras, dejándoles como legado un auténtico atolladero caótico en foma de mega o meta-ciudad con casi 2 millones de habitantes (sin contar a Málaga, para dentro de 10 años, ½ millón sólo en Mijas), sin entramado social identitario, desvertebrada socialmente, sin redes humanas que impidan la cada vez mayor penetración e implantación de más mafias internacionales...

De ahí que el envoltorio justificativo de este POT –que reconoce las contradicciones urbanísticas de la propia gestión de sus administraciones anteriores, quizás en un intento de inmunizarse a la crítica– endulce, suavice, remoce y pretenda embellecer una nueva oferta de turismo de calidad ofreciendo la novedad de ¡una ciudad! para atraer nuevas inversiones. En realidad este envoltorio propagandístico pretende encubrir la serie de medidas que en este POT van a ser conducentes a finiquitar el espacio natural, tradicional, etnográfico y humano de la Costa del Sol. La pregunta retórica que cualquier mente lúcida se hace es: ¿acaso va a resultar atractivo a los europeos salirse de su ciudad para irse de vacaciones a otra ciudad?

Luego, por otro lado, está la inconveniente estrategia de pretender controlar o armonizar de algún modo la desorbitada construcción mediante el anuncio de que la Costa del Sol a partir de ahora se va a llamar la Ciudad del Sol, con lo que se está enviando un mensaje nada subliminal a la gente de que se puede construir aún mucho más y más apelotonados en este descontrol urbanístico.

Mi inquietud al respecto es que en lugar de poner freno a los excesos detectados, con este POT se abren nuevas vías para cometer más y nuevos excesos, que siguen siéndolos aunque a partir de ahora se cometan legalmente. Un ejemplo de este tipo de contradicciones lo encontramos en el mismo texto de Justificación, en el punto 3 titulado "Una Ciudad Turística Polinuclear", al declarar que "La oferta turística innovadora requiere romper la tendencia que ha mostrado hasta ahora: la concentración del alojamiento de ocupación territorial masiva en el borde costero. Crear una propuesta novedosa que reconduzca y sea el contrapunto de la imagen especializada de turismo barato y concentración homogénea (...)"

Obviamente –ya que se supone que no van a comenzar a derribar los inmuebles ilegalmente construidos en el borde costero– esto quiere decir que vamos a mantener la ocupación territorial masiva de antes más el añadido de la nueva ocupación territorial del interior, interior que hasta ahora ha conformado el bellísimo paisaje de fondo que ha podido dar la sensación a los visitantes de que estaban en un entorno natural privilegiado. El asalto, ajado y derribo de los espacios naturales y rurales del interior costasoleño difícilmente va a justificar la generación de una oferta turística innovadora o de calidad.

El concepto (que los impulsores del POT pretenden ilusionante) de "ciudad geourbana o «lugar de lugares» cuya naturaleza en 'red' permita propiciar su condición urbanística más abierta y flexible a los nuevos espacios contemporáneos superadores de la vieja y clásica dicotomía de campo-ciudad" es un concepto erróneo, según la terminología del antropólogo urbano francés Marc Augé. Augé utiliza su conceptualización de lugares y no-lugares para referirse casi a lo contrario de lo que engañosamente dicen los redactores del POT, es decir, un lugar es un espacio real en el que quienes lo utilizan mantienen con él una vinculación identitaria, socio-relacional, histórica y simbólica; mientras que un no-lugar corresponde a .un espacio físico en el que ni la identidad, ni la relación, ni la historia están simbolizadas, son espacios en los que la gente coexiste o cohabita sin vivir junta.

En definitiva, que en honor a la corrección de sus propias propuestas, los redactores del POT tendrían que recalificar ese calificativo para la Ciudad del Sol más bien como «no-lugar de no-lugares». Un espacio consumista de cohabitación o coexistencia individualizada de antiguos pueblos ya desnaturalizados y deshumanizados.

Tampoco el concepto de "urbanidad en la Naturaleza" que utilizan los redactores del POT es nada afortunado, pues conlleva ajar o marchitar la naturaleza mediante su humanización, introduciéndole cánones estéticos y de racionalidad que van en contra de su esencia natural salvaje, espontánea y autónoma. La intención de contacto con la naturaleza no puede nunca justificar destruir la naturaleza mediante su conversión en un jardín, por muy bello que nos puedan parecer los Jardines del Generalife en la Alhambra andalusí.

Para finalizar esta reflexión crítica, tampoco parece muy adecuada la ideología o justificación que aparece en la página 7 –"Los Sistemas de Espacios Libres"– por la cual se establece una especie de "carta blanca" de cumplimiento de los deseos del turista eventual o residencial en base a facilitarles su fantasía como individuos, ya que eso, dicen, atraería al turista "a consumir estos espacios liberados de las normas más encorsetadas del espacio urbano".

Desde el punto de vista del costasoleño nativo quiero advertir de lo injusto que es "liberar de las normas (estéticas, suponemos)" a los residentes extranjeros para satisfacerles esas fantasías individualistas –porque manejan muchos capitales, en suma–, mientras que no se plantee ni siquiera el respeto a la fantasía colectiva o cultural de los andaluces de la Costa del Sol, fantasía forjada por varios milenios de sabiduría. Es decir, no es de recibo permitir construcciones de inmuebles demasiado desacordes con las normas estéticas y arquitectónicas propias de la autóctona de la Costa del Sol, es injusto e irrespetuoso para la cultura costasoleña permitir fantasías individuales que, por ejemplo, pinten sus chalés de colores fosforitos o chillones.

¿Y qué va a quedar de Mijas y otros pueblos en la Ciudad del Sol? Pues parece que se convertirá en algo así como un distrito de barrio donde nuestras tradicionales redes sociales de apoyo vecinal y solidaridad basadas en la identidad colectiva tendrán cada vez menos peso debido a la desestructuración social y a la fragmentación individualista como consumidores aislados fácilmente manipulables, por ser habitantes de un no-lugar.
 
*Doctor en Antropología Social y Cultural. Miembro de la Asociación Andaluza de Antropología.
Militante de Nación Andaluza y Vice-Coordinador General de la candidatura local Alternativa Mijeña
 
 
El crimen de Marbella - Anton Corpas
 
(Mafias de Blanqueo de dinero y especulación inmobiliaria en la Costa del Sol)
 
Sugerencias y Avisos:
 
CUT-BAI. Desde febrero se encuentra en la red el sitio del Colectivo por la Unidad de los Trabajadores-Bloque Andaluz de Izquierda (CUT-BAI), más conocida como "la CUT", organización de izquierda integrada en IU que ha ejercido tradicionalmente como expresión política del SOC. Aunque todavía no este del todo concluido, conviene visitarlo e incluirlo en el listado de favoritos como un recurso util para seguir sus posicionamientos.
 
José Díaz, estalinismo postmortem. El reciente entierro en Sevilla de los restos de José Díaz, el que fuera designado por el Kremlin secretario general del PCE desde 1932 hasta su suicidio en 1942, ha sido ocasión para una nueva reivindicación por parte del PCE-IU de su pasado estalinista sin autocrítica alguna, en la tónica que mantiene con sus referentes iconicos. A los embustes habituales sobre su historia se le ha añadido en esta ocasión una distinción del mentado Díaz como "Hijo predilecto" de Sevilla, concedida por su Ayuntamiento con el apoyo del PSOE (con quien gobierna), PP y PA y un homenaje que -según la prensa- convocó a unas 500 personas. Sobre esta línea de estalinismo postmortem en la que persevera el PCE, al hilo de otros actos similares, publicamos en el Andalucía Libre nº 150 (19/12/2002) diversos artículos para ubicarla políticamente y descubrir algunos aspectos de la historia que el actual PCE tiene aparentemente aún tanto interés en ocultar y manipular.
 
Incidente en la lista de Corriente Roja. A propósito de esta cuestión del homenaje a José Díaz, hemos de hacer referencia a un incidente en la lista de correo que patrocina Corriente Roja (formación escindida de IU, integrada por militantes del PCE, PRT-IR, etc) que formalmente es abierta y en la que participábamos hasta entonces, al mismo nivel y con la misma intención que en otras tantas nacionales e internacionales. La administración de esa lista decidió no distribuir a sus suscriptores un correo de Andalucía Libre en que se reproducían crónicas periodísticas del hecho y algunos materiales de ese numero 150, sin explicación alguna. Realizadas diversas gestiones ante varias instancias de esa organización -militantes tanto del PCE como del PRT/IR- para asegurarnos de su conocimiento y de que el incidente no se debía a ninguna razón técnica, su desarrollo y conclusión nos hace considerar oportuno reproducir aquí el ultimo correo que les remitimos:
 
"Estimado administrador y estimados co-listeros: De entrada, afirmar que reconocemos sin reserva alguna todo el derecho de una organización a controlar y administrar sus foros de debate, como es esta lista, según sus propios criterios. A partir de ahí, los hechos: Hemos remitido en tres ocasiones el mismo correo con el asunto "Entierro y Homenaje a José Díaz en Sevilla: PCE-IU siguen reivindicando su pasado estalinista". No ha sido distribuido ni hemos recibido explicación alguna al respecto. Como es sabido, hemos venido remitiendo a esta lista de Corriente Roja desde hace largo tiempo dos tipos de correos: a. Sumarios mensuales de lo editado por Andalucía Libre (al objeto de que quienes no estuvieran suscritos tuvieran noticia de ello y pudieran acudir a nuestro sitio a consultar esos materiales, en caso de ser de su interés). b. De vez en cuando, algunos artículos seleccionados del Boletín y algunos otros envíos de información u opinión. Nuestro criterio al respecto es enviarlos siempre y cuando esos envíos sean asumidos por los receptores como algo no contradictorio con sus criterios de funcionamiento. Y de que esa situación exista hacemos dependiente el mantenimiento de nuestra presencia y remisión de envios. La legitima decisión de no distribuir este correo citado nos hace pensar que parece que esto ya no ocurre en esta lista. Por tanto, consideramos oportuno darnos de baja y cesar en adelante en la remisión de correos (lo que haremos efectivo una vez se distribuya este). No tenemos ningún interés en fomentar polémica alguna. Por ello, adelantamos que no vamos a responder a posibles interpelaciones ni sobre el asunto especifico ni sobre cualesquiera otras consideraciones. Tambien aclaramos que nuestras diferencias políticas con Corriente Roja -que son, como es obvio, de muy alto calado- ni se agrandan ni se afectan por este incidente. Se quedan tal cual estaban. Simplemente, dejamos de remitir correos a su lista. Y si redactamos esta información y solicitamos su distribución es sólo porque así comunicamos directamente a quienes utilizaban este soporte para estar al día de las actualizaciones de ANDALUCÍA LIBRE, que en adelante, bien habrán de buscarla en otros sitios, bien han de suscribirse directamente y nos evitamos tener que hacer ninguna referencia a este episodio en el Boletin. Un cordial saludo, ANDALUCIA LIBRE. (4/5/2005)".
 
Este correo tampoco fue distribuido, pese a ser enviado en varias ocasiones. Procedimos entonces a darnos de Baja en la lista de Corriente Roja y por las razones expuestas, lo reproducimos ahora en este Boletin.
 
--oOo--
 
Música de fondo: La Guerra de las Galaxias
 
PUBLICIDAD DEL SERVIDOR E-LISTAS:










[Adjunto no mostrado: bso - La Guerra de las Galaxias 1.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters