Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 289 al 318 
AsuntoAutor
nº 290 - Cataluña Andaluci
nº 291 - 'PA no ac Andaluci
nº 292 - Cataluña Andaluci
nº 293 - Andalucía Andaluci
Cataluña: Diguem N Andaluci
nº 294 - Andalucía Andaluci
nº 295 - Neolibera Andaluci
nº 296 - Sevilla: Andaluci
nº 297 - CUT/BAI - Andaluci
nº 298 - Estatuto Andaluci
nº 299 - Brasil - Andaluci
nº 300 - Hitos de Andaluci
nº 301 - Andalucia Andaluci
nº 302 - Hitos de Andaluci
nº 303 - Carta abi Andaluci
nº 304 - Manifiest Andaluci
nº 305 - 'Andaluci Andaluci
nº 306 - Venezuela Andaluci
nº 307 - Venezuela Andaluci
nº 308 - El SOC vo Andaluci
nº 309 - Sumarios Andaluci
nº 310 - Trotsky i Andaluci
nº 311 - Declaraci Andaluci
nº 312 - Cambiar p Andaluci
nº 313 - Desarroll Andaluci
nº 314 - El NO de Andaluci
nº 315 - Ofensa y Andaluci
nº 316 - Vota NO - Andaluci
nº 317 - Andalucía Andaluci
nº 318 - DELPHI, D Andaluci
 << 30 ant. | 19 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 367     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[AndaluciaLibre] nº 292 - Cataluña y Andalucia (2)
Fecha:Miercoles, 12 de Abril, 2006  16:27:19 (+0200)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>

Por la Soberanía Nacional de Andalucía - No a otro Estatuto de Dependencia

nº 292
 
Especial
Cataluña y Andalucía (2)
 
 
 
ERC cree que no se puede desaprovechar el nuevo clima político y así lo ha trasladado a Zapatero
ERC pide una cumbre al PSOE para arreglar el Estatut mientras CiU se postula para entrar en el Gobierno español
LVD/AL
 
El secretario general de ERC, Joan Puigcercós, planteó la necesidad de celebrar una reunión multilateral con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, con el objetivo de replantear temas como la definición de Cataluña que incluye el proyecto de Estatut y el sistema de financiación aprovechando el nuevo clima político "más respirable" que ha propiciado el alto el fuego de ETA. Puigcercós ya se ha puesto en contacto con Zapatero para comunicarle que ERC "jugaría" si con la nueva coyuntura se producen cambios en el Estatut, a lo que Zapatero se habría manifestado "dispuesto a hablar, aunque sin concretar", según el dirigente de ERC, quedando emplazados para mantener contactos. El secretario general de ERC admitió los problemas de "agenda" del PSOE y lamentó que "tras haber asesinado al Estatut, ahora hay prisa para enterrarlo". No obstante, los republicanos creen que "hay margen para rehabilitar el cadáver" en el trámite del Senado e introducir cambios en financiación, la definición de Cataluña y gestión de infraestructuras.

Puigcercós destacó que Zapatero está hoy "más fuerte y legitimado que nunca", que la estrategia del PP ha cambiado y "Aznar no aparece, Acebes está de fin de semana largo y Zaplana tomando el sol", por lo que pidió al resto de partidos catalanes que "reflexionen" sobre las posibilidades de mejorar el texto. Aseguró que ERC "no pondrá palos en las ruedas inútilmente" y no hará la pinza con el PP en el Senado, lo que impediría el debate y la introducción de enmiendas alli, pero insistió en que "no se puede perder la oportunidad de reabrir el debate", de forma "serena y tranquila", sobre la "composición nacional del Estado". Conviene tener presente que PP y ERC suman en la Cámara alta 129 senadores, uno menos que la mayoría, que podría conseguirse con el voto de Eusko Alkartasuna, partido que rechazó el texto en el Congreso. No obstante, Puigcercós señaló que ERC defenderá las 54 enmiendas que ha presentado, pero que en ningún caso su misión es "entorpecer el texto, sino mejorarlo". ¿Significa eso una abstención?. "No lo sé", respondió. En cualquier caso, Puigcercós confesó no preocuparle la coincidencia de voto con el PP porque ambos partidos "defienden argumentos opuestos".
 
Según Puigcercós, el proceso que se abre en el País Vasco con el alto el fuego de ETA desembocará en una reforma del Estatuto vasco en el que "habrá cambios en el reconocimiento político" de esta comunidad. Por ello, insistió en que Cataluña "no puede mirar hacia otro lado", sino "reivindicar lo que merece" en financiación y reconocimiento nacional. "No puede pesar igual que en la transición", concluyó. Tambien señaló la voluntad de ERC de sumarse al pacto estatutario catalán, pero añadió que dependerá de que el Gobierno mejore el texto en temas clave como la financiación o las infraestructuras y de lo que decida la militancia sobre el voto final en el referéndum. El dirigente republicano agregó que hay muchos aspectos en asuntos sociales del Estatuto susceptibles de mejorar, rechazando así lo expresado por José Luis Rodríguez Zapatero, quien manifestó que "ningún partido de izquierdas en Cataluña puede votar en contra de la reforma". Si finalmente ERC rechaza el texto, tanto Puigcercós como el consejero de Gobernación, Joan Carretero, apostaron por la continuidad del Gobierno tripartito con PSC-PSOE e ICV/IU frente a las presiones de sus socios.
 
El portavoz del PSC-PSOE, Miquel Iceta, alertó ayer de que un no de los republicanos significaría un "golpe mortal" para el Gobierno tripartito. Carretero respondió que la "expulsión" de Esquerra del Ejecutivo supondría un adelanto de las autonómicas.
 
CiU dice que el Estatut está 'terminado' y se postula como socio del PSOE en el Gobierno español
 
Por su parte, el secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, advirtió a ERC que la negociación del Estatut "se ha acabado" y "se ha negociado lo que se ha negociado", de forma que, aunque "queda pendiente el aeropuerto" de El Prat (Barcelona), ya "no hay nada más". De esta forma, Duran aseguró no estar de acuerdo con "lo que se dice estos días" desde ERC de que "a partir del alto el fuego de ETA se abre una esperanza de superar los contenidos del Estatut" de Cataluña. Duran llamó a desvincular las "realidades distintas" catalana y la vasca y a "no mirar de reojo al País Vasco" a la hora de "hacer propuestas para Cataluña".
 
Para Duran la aprobación del Estatut abre una "nueva etapa" en la que "el catalanismo ha de gobernar en España". Duran pronunció una conferencia con motivo del 75.º aniversario de Unió y fue en ese contexto en el que defendió la necesidad de dar este paso histórico que, según dijo, conviene tanto a Cataluña como a España. Artur Mas (CDC) apoyó con su presencia este acto solemne, con casi mil asistentes. "No se trata de que Duran sea ministro, sino de que CiU gobierne con ministros, gobierne en España", afirmó. También señaló que su proclama no tiene nada que ver con la posición de CiU ante el Estatut, negando así contrapartidas políticas o pactos soterrados con Zapatero a cambio del sí. "El Estatut lo votaremos con entusiasmo porque es un buen Estatut. Después, cuando sea la hora, estoy convencido de que CiU tiene que pasar del ahora decidiremos al ahora gobernaremos". Que la voluntad de Duran queda limitada al Gobierno del PSOE quedó clara cuando se refirió a la colaboración que hoy existe en Alemania entre los democristianos y la socialdemocracia, "dos corrientes ideológicas capaces de pactar desde sus fundamentos las bases del sistema social, educativo y económico". De sus palabras se dedujo que la entrada de CiU en el Gobierno no será antes de las elecciones en Cataluña, "en las que CiU puede volver a ganar y gobernar si hace de CiU, porque lo peor que podría ocurrir a Cataluña es que CiU hiciera de ERC".
 
Felip Puig, vicesecretario de CDC y portavoz de CiU en el Parlament, por su lado, consideró que ahora no es el momento de hablar de la entrada de CiU en el Gobierno porque todavía "queda mucho camino por recorrer" y antes "hemos de ganar las elecciones, ser fuertes en Catalunya, ser necesarios en Madrid y ver si hay coincidencias". "Ya se verá en su momento", sentenció el dirigente de CDC, que no rechazó el planteamiento, pero que concluyó que "ahora, más allá de declaraciones, previsiones y pronósticos de futuro y de mirar la bola de cristal, lo que hay que hacer es gestionar bien el día a día"
 
El 'agravio comparativo' de ERC
Puigcercós lamenta: "tanto esfuerzo para tener 'el mismo estatuto que Andalucía"'
Bargalló propone acuerdos en paralelo para buscar el apoyo de ERC
Los máximos dirigentes de ERC insisten en que aún son posibles acuerdos que faciliten que el partido se sume al consenso, aunque no se muestran especialmente optimistas y lamentan tanto esfuerzo para tener "el mismo estatuto que Andalucía".
LA VANGUARDIA - 01/04/2006 - Redacción. BARCELONA

El secretario general de ERC, Joan Puigcercós, admitió ayer que el texto de la reforma del Estatut que el jueves aprobó el Congreso "es mejor que el de 1979", pero lamentó "todo el esfuerzo que hemos hecho para que al final tengamos el mismo estatuto que Andalucía". En declaraciones a RAC1, Puigcercós aseguró que si Cataluña rechazara el Estatut y lo revocara "tendríamos el mismo sistema de financiación que pactó Mas, el que tendrá todo el mundo", y el Parlamento andaluz aprobará que Andalucía tiene un "sentimiento nacional". "¿A qué estamos jugando?", se preguntó.

Con carácter general, el dirigente de ERC señaló que su partido será "patrióticamente responsable" en la tramitación que resta del Estatut en el Senado y en el referéndum, aunque subrayó que "si no se cambia nada, ERC no puede decir que sí", y condicionó el cambio de voto a modificaciones en la financiación y, en concreto, en la consecución de una agencia tributaria que recaude todos los impuestos que se pagan en Cataluña. Puigcercós aseguró que "me gustaría que ganará el sí" en el referéndum, "pero con otro Estatut", y precisó que con el texto actual "no sé qué pasará". Pese a todo, destacó que "la apuesta de ERC es que gane el sí, gane el no, o gane la abstención, el Govern tiene que acabar la legislatura". El secretario general de ERC manifestó que si el trámite del Senado pretende superarse "sin que se toque nada para quitarse de la mesa la carpeta catalana, ERC no puede decir que sí", a pesar de lo que garantizó que "no haremos la pinza con el PP".

 Las limitaciones de ERC y el fracaso del 'independentismo tranquilo'
Andalucía Libre
 
En 2003, gobernaba el Estado español con mayoría absoluta el ultraespañolista PP de Aznar y con buenas perspectivas de continuar haciéndolo.
 
En  Cataluña lo hacia CiU, la derecha catalanista -con el apoyo del PP en la ultima legislatura- tras 23 años de gobierno autónomo ininterrumpido en sus manos y con una practica sostenida de asistencias y alianzas parlamentarias en Madrid con los sucesivos gobiernos españoles de UCD, PSOE y PP. Hay que anotar que CiU ganaba reiteradamente las elecciones autonómicas en Cataluña mientras habitualmente era el PSOE quien obtenía los mejores resultados en las circunscripciones catalanas en las elecciones españolas. Un diferencial producto de la abstención en las catalanas de un significativo sector de trabajadores andaluces emigrados que con esta actitud denotaban sus limites de integración.
 
ERC, a esa altura, había adquirido un papel político clave en Cataluña como consecuencia de ser la principal beneficiaria del desgaste político y social simultaneo de CiU y PSOE. Los resultados electorales de las elecciones catalanas de 2003(1) confirmaron esa situación, doblando los  apoyos de ERC y adjudicándole la llave del Gobierno catalán. El “independentismo tranquilo” de ERC estaba en disposición de decidir si CiU continuaba en el Gobierno catalán o si era sustituida por el PSOE. También dentro de esta posible preferencia podía optar por diversas estrategias: desde limitarse a un pacto de investidura a implicarse en un Gobierno compartido con el PSOE catalán. Escogió apostar por la alianza estrecha con el PSOE para demostrarse como “fuerza de gobierno”. De esta elección de ERC devino el Gobierno tripartito de coalición con el PSOE e ICV/IU. La derechista CiU perdió el Gobierno y sus enrabietados dirigentes declararon que “CiU no apoyaría más ni a PP ni a PSOE”.
 
El Gobierno Tripartito catalán resultante se configuró sobre dos ejes: un programa de gestión social-liberal y un compromiso de elaborar un nuevo Estatuto que redefiniera la inserción de Cataluña en el Estado español. Su alcance no llegaría a afirmar la Soberanía Catalana pero si se aspiraba a que plasmara un modelo de estatus privilegiado de Cataluña dentro de España; un diseño que se había ido perfilando a través de las elaboraciones de lo que vino en llamarse “vía catalana” bajo el amparo compartido de PSOE, ERC, CiU e ICV. Un estatuto que se contaba de antemano que sería previsiblemente rechazado por la mayoría española del PP.
 
En 2004, en la campaña electoral para los comicios españoles, el entonces candidato Zapatero se compromete públicamente en Barcelona en nombre del PSOE a apoyar sin retoques el Estatuto que apruebe el Parlamento catalán. La promesa es un recurso electoral que se presume sin consecuencias. Sin embargo, los atentados islamistas del 11-M y la actuación del Gobierno Aznar desalojan al PP en las elecciones del 14-M y permiten el acceso del PSOE al Gobierno español.
 
ERC, por su lado, revalida su subida y gana un grupo parlamentario propio en el Parlamento español. Se convierte –junto a IU- en sostén necesario del Gobierno español del PSOE. Aparentemente tiene buenas cartas: ahora no es solo el Gobierno catalán sino también el español los que dependen de sus votos. Se olvida que CiU está ahí.
 
De hecho la victoria estatal del PSOE hace que la situación cambie. ERC se encuentra prisionera de su propia retórica. Los tiempos políticos se acortan. El enfoque declarativo de ERC en el eje estatutario –que es el que le confiere singularidad política- se fuerza a reconvertirse en un espacio temporal tasado en demostrativo. Una operación inicialmente orientada a desgastar al PP a nivel español y a consolidar a ERC en el espacio catalán se transmuta en prueba de viabilidad de la estrategia de ERC. Las apuestas de ERC y las promesas del PSOE han de tornarse en hechos.
 
Esta imprevista modificación del escenario terminarán evidenciado las limitaciones de ERC y llevando al fracaso a la estrategia del “independentismo tranquilo”.
 
El camino de ERC
 
La ERC que reaparece en la Transición y obtiene en 1977 un diputado en Madrid en coalición con el maoísta PTE es un partido republicano autonomista que acepta el marco estatutario y que muy pronto –1980- queda reducida a ejercer de satélite en Cataluña de la derechista CiU. La subalternidad política de ERC en relación al pujolismo provoca pronto un descenso paulatino de su apoyo electoral y un riesgo cierto de desaparición. Que esta dinámica no se consume proviene de una modificación de la naturaleza política de ERC realizada a partir de 1985.
 
Escaños de ERC en el Parlamento Catalán (sobre 135)
 
A partir de entonces ERC quedará configurada como la suma de dos factores políticos.
 
Uno, que ejerce de plataforma de sustentación, sigue siendo la tradición histórica del partido republicano catalán de Maciá y Companys fundado en 1930 -expresión política de la pequeña burguesía catalana- en torno al cual gira la historia política de Cataluña durante la II República española. Es una cobertura de legitimación simbólica en la que los episodios de 1931 –proclamación de la República Catalana, luego rebajada de inmediato a Generalitat autónoma- y octubre de 1934 –semiinsurrección y declaración del Estat Catalá- ejercen la función de hitos referenciales a partir de una lectura mitificada y escasamente crítica de su real desarrollo y del papel desempeñado en ellos por ERC. De esta función estrictamente limitada proviene que tanto el curso político de ERC en 1936 -y especialmente a partir de mayo de 1937- como el discurrir de ERC durante el franquismo no merezcan ni de lejos un énfasis similar. De ahí también  que la ERC bajo la dirección de Tarradellas -que facilita decisivamente el control español de la Transición en Cataluña- haya prácticamente desaparecido de su memoria colectiva.
 
La practica 'refundación' de ERC a partir de 1985 es la que configura este imaginario selectivo y sostiene el segundo factor, que es el que realmente confiere a ERC su actual protagonismo político en Cataluña y sobre el que ha basado su crecimiento electoral: ejercer de referente político mayoritario del independentismo sociológico catalán y de contenedor en donde se agrupa una parte significativa de la izquierda independentista, pasada al posibilismo tras sus fracasos de los años 80-90 del pasado siglo.
 
Para llegar ahí fue necesario que se produjeran a su vez dos procesos políticos interrelacionados.
 
De una parte, la decepción política y social producida en Cataluña por la autonomía constitucional dio lugar a la conformación creciente de un sentimiento expresamente independentista, especialmente entre la juventud, en una dimensión  desconocida hasta entonces en la historia contemporánea catalana. Lo nacional ejercía de cobertura y espoleta de la indignación social. (2) Esta resistencia se articuló en principio en torno a la Crida a la Solidaritat en Defensa de la Llengua, la Cultura i la Nació Catalanes y favoreció la emersión de un referente político netamente independentista bajo las siglas del MDT, culminando un proceso cuyos antecedentes se remontan a 1969.
 
No obstante, la consolidación de esta situación en la que la izquierda independentista comenzaba a ser un elemento político operativo en la realidad catalana fue truncada. Intervinieron en ese colapso diversos factores. Uno de ellos fue el mimetismo hacia Euskadi –con la experiencia de la organización armada catalana Terra Lliure- que convirtió en políticamente letales los efectos del atentado de ETA en el Hipercor de Barcelona en 1987. Otro, el sensible desnivel existente entre nivel de sostén social y madurez política de sus fuerzas organizadas. La división y enfrentamiento interno virulentos de los soportes políticos y sociales acumulados –plasmados en la división del MDT- antes de haber alcanzado un mínimo de consolidación, acabó por conducir a una profunda crisis al independentismo de izquierdas y a su desaparición como referente político visible (3).  
 
ERC fue la fuerza que se beneficio de esta crisis independentista. Ya en 1987 ingresan en ERC militantes provenientes de la Crida a la Solidaritat encabezados por Ángel Colom. Luego, ERC tiene parte activa en el accidentado y complejo proceso de liquidación de la agotada Terra Lliure. En 1989 el sector Colom se alía con el sector socialdemócrata de ERC que lidera Carod-Rovira (4) –que también agrupa a sectores provenientes de otras organizaciones de izquierda catalana- y desplazan a los más conspicuos epígonos de la tradición histórica de ERC -los liberales de Hortalà- tomando el control de ERC. Colom deviene nuevo secretario general de ERC.
 
El resultado será una formación que asume en 1991 el independentismo como definición y horizonte y se perfila como una fuerza de tipo socialdemócrata, desde la 'equidistancia' entre PSOE y CiU. El desplazamiento posterior de Colom -más inclinado a CiU- por Carod-Rovira en 1996 afianzará definitivamente el perfil propio de ERC y su imagen socialdemócrata. ERC quedara como una fuerza que se presenta tan o más ‘progresista’ que el PSC-PSOE o los herederos del PSUC y que aspira a integrarse en la Internacional Socialista, como ha vuelto a defender recientemente Puigcercos. Una fuerza que, además, es inequívocamente nacional y por tanto puede competir en este plano con CiU, aprovechando los repetidos pactos 'fenicios' del pujolismo con fuerzas gubernamentales españolas en los que CiU contribuye a acelerar la regresión neoliberal en el Estado español a cambio de incrementos financieros para el Gobierno catalán, sin que ello altere el estatus político de Cataluña. Este será el contexto en que el desgaste del modelo estatutario vigente dará lugar al perfil paulatino de la “vía catalana”. (5)
 
Con estos soportes, ERC se beneficiará del desgaste progresivo del entramado estatutario y especialmente del descrédito de CiU en su ultima etapa de colaboración con el españolista PP de Aznar. 
 
El Gobierno tripartito y los errores de ERC
 
 
Carod-Rovira habla; Puigcercos al fondo
 
Esta situación explica las prioridades de ERC tras las elecciones catalanas de 2003.
 
ERC descarta aliarse con CiU por diversos motivos que funcionan paralelamente en diferentes planos. No quiere vincularse a CiU porque aspira a sustituirla como referente mayoritario del nacionalismo catalán y eso conlleva a sus ojos desalojarla de su función de fuerza de gobierno. También porque considera que un Gobierno CiU-ERC no le ofrece soportes sociales suficientemente sólidos para resistir a la vez la oposición del PP y del PSOE-ICV/IU. Pero más allá de estas razones de coyuntura, ERC descarta a CiU porque -contando con la entonces previsible permanencia del PP en el Gobierno español- su estrategia prima ganar tiempo –sin confrontarse con CCOO y UGT- para avanzar en su penetración social y electoral en el ‘cinturón charnego’ de Barcelona y así afianzar su dimensión nacional, disociando la imagen que aúna aún 'catalanismo' y 'derecha' entre parte de esos sectores.
 
El medio es la alianza en el Gobierno catalán con el PSC-PSOE, bajo un moderado programa social-liberal, a través de la cual ERC confía, de un lado, ganar espacios gracias a su gestión en el gobierno autónomo y por otro, ir favoreciendo una paulatina autonomización del PSC en relación al PSOE.
 
Cara a una CiU que pronto olvida su posibilismo regionalista de siempre para adoptar poses soberanistas, ERC confía en sostenerse a través del recordatorio de sus crónicas transacciones con el españolismo.
 
Las premisas erróneas de su estrategia política pronto comenzaran a manifestarse.
 
Primero, el curso de los acontecimientos demostrará que ERC ha sobreestimado la autonomía del PSC con relación al PSOE y consecuentemente valorado erróneamente su naturaleza política; confundiendo singularidades locales, discursos y preferencias personales con opciones políticas de fondo. El acceso del PSOE al Gobierno español hace aún más evidente el error. La realidad política profunda del PSOE catalán –al que ERC gusta de denominar siempre PSC, quizá para engañarse a sí misma- se manifiesta muy pronto al forzarse la salida de Carod-Rovira del Gobierno catalán tras su entrevista con ETA(6). El pacto estatutario final PSOE-CiU -primero aceptado tranquilamente por el PSC y luego defendido con entusiasmo- lo evidenciará de nuevo. Necesitando al PSOE catalán realmente existente para poner en practica su estrategia, ERC renuncia a asumir que esta sólo tendría algunos visos de viabilidad, previa división y escisión interna del PSC y separación del PSOE. Al no admitirlo, ERC se coloca a sí misma en un callejón sin salida.
 
Segundo, infravalora el carácter orgánico de la relación entre CiU y sectores de la burguesía catalana y las bases políticas sobre las que esta se asienta. CiU es la heredera natural del catalanismo de Prat de la Riba, Cambo y Pujol y cubre perfectamente la función de defender -al nivel que esta burguesía aspira- sus intereses específicos dentro de su apuesta estable por España. Esta función no es contradictoria sino complementaria con los canales y relaciones que también mantiene la burguesía catalana con PP y PSOE. La pretensión de ERC de sustituir a CiU a medio plazo en este papel no se sostiene en ninguna necesidad objetiva de los sectores a quienes pretende ofertarse, al menos en la etapa actual. Constreñida por esta aspiración infundada, sin denunciar esta apuesta y esta triple vinculación, ERC no puede aspirar a desagregar y socavar significa y establemente la base social pequeñoburguesa y popular de CiU, disociándola de su cúpula burguesa. Más aún, al aceptar ubicarse en un escenario constitucional posibilista admite de entrada situarse en el terreno idóneo y preferente de CiU en el que esta puede pasar sin costes y a conveniencia de un lado a otro del espacio de juego.
 
Tercero, al rubricar un programa social-liberal, aliarse con el PSOE y autolimitar su competencia con CiU, ERC renuncia a auspiciar o apoyar la movilización social. El ‘independentismo tranquilo’ de ERC es en la practica un ‘independentismo frígido’. No quiere movilizar en torno a las reivindicaciones nacionales porque sabe que inmediatamente toda protesta tendería a cuestionar tanto el marco político de sus alianzas de Gobierno y su programa como sus ilusiones de presentarse como sustituta de CiU. Y así, cuando la multinacional alemana Volskwagen procede en escandalosas condiciones a los despidos masivos en la SEAT catalana, ERC se mantiene pasiva para no afectar sus relaciones diplomáticas con las cómplices burocracias de CCOO y UGT, renunciando a disputarle el terreno al PSOE e ICV/IU y a ejemplificar lo que significa la defensa de la soberanía nacional en el plano social. Al ratificar su aceptación del modelo neoliberal que comparte el grueso de la burguesía catalana pierde la oportunidad de articular una protesta nacional de alto calado social, lo que revierte en beneficio político de PSOE-IC y CiU.
 
Andalucía y los andaluces: claves en el discurso errado de ERC
 
Frente a esas carencias políticas las limitaciones del discurso de ERC se hacen aún más patentes si cabe.
 
La readecuación del discurso nacional interno de ERC tiene mucho que ver con una apuesta que se sostiene en la hipótesis de que la integración de una parte de la emigración andaluza en Cataluña hace ya factible ganarse a un sector de la inmigración a través del transito de un 'patriotismo identitario' a un 'patriotismo del interés.' Con ello ERC pretende eludir y sortear algunos de los nudos gordianos de la realidad catalana.
 
ERC renuncia a defender a la lengua catalana como única lengua oficial de Cataluña como medio de normalización lingüística y nacional, enfrentándose  políticamente a las imposiciones constitucionales españolas y socialmente a los prejuicios españolistas que existen entre parte de la emigración andaluza y el resto de los castellanoparlantes residentes en Cataluña. En su lugar, enfatiza sobre las demandas de mayor financiación, sin ocultar que estas reivindicaciones se hacen preferentemente no frente a España o al parásito Madrid sino -en una especie de alucinante 'agravio comparativo' inverso- encaminadas a reducir las transferencias que puedan llegar a la que se presenta como 'subvencionada' y 'derrochadora' Andalucía. Con este discurso, que tiene en su versión publica los limites que impone lo 'políticamente correcto', se hace eco y altavoz de prejuicios neoliberales y antiandaluces que confía en que puedan ser asumidos –en un ejercicio de 'autoodio'- incluso por los ciudadanos catalanes de origen andaluz.
 
El resultado es un engendro reaccionario que no sólo recuerda a los berridos de la Lega Norte italiana sino que además resulta finalmente políticamente ineficaz para sus propósitos porque al instante es asumido por todo el resto del arco parlamentario catalán, del PP a ICV/IU y aún más allá, con el Presidente Maragall al frente. De otra parte, al no defender claramente la soberanía fiscal catalana para no enfrentarse al PSOE y al PNV deja paso abierto a las maniobras de CiU y del PP.
 
ERC tampoco hace nada por reconocer la existencia de los andaluces de Cataluña y actuar en consecuencia. Aunque buena parte de su discurso y estrategia sólo se explica a partir de ser bien consciente de su permanencia, paradójicamente su posición parte de negar su presencia. En su discurso oficial sólo parecen existir 'ciudadanos catalanes' y ninguna especificidad andaluza. Todo se apuesta a que la imposibilidad de retorno derive en asimilación o en que la inevitable desaparición biológica de las primeras generaciones elimine por si mismo el problema.
 
Es verdad que este planteamiento es compartido formalmente por el resto del arco parlamentario catalán. Pero también lo es que las otras fuerzas tienen otras vías propias de relación con la plural comunidad andaluza: CiU y PSOE ofrecen cooptación y arterias de ascenso social; ICV/IU heredan del PSUC relaciones sindicales; PSOE y PP hacen de referentes políticos de sus franjas más atrasadas y además tienen especial predicamento en la FECAC que ejerce de portavoz españolista. ERC –que es formalmente una fuerza independentista y que por tanto requeriría de una labor singularmente más intensa- pasa de poner caseta en la Feria de Abril de Cataluña organizada por la FECAC a aparecer como propugnador de su desaparición. Se queda reducida a ofertar integración abstracta y a apoyar el discurso de Els Altres Andalusos, cuya mera formación ya testimonia que existen y que para actuar incluso frente a las pretensiones representativas de la FECAC han de reclamarse de su origen. En la practica todo suena demasiado a una versión actualizada de Els Altres Catalans y queda limitado -al margen de cuales sean sus intenciones- a criticar la celebración de expresiones publicas andaluzas de masas en Cataluña como presunta prueba de buena catalanidad, lo que difumina sus criticas fundadas a la FECAC(7). Como además todo ello se realiza en simultaneo con la defensa de las posiciones sobre financiación anteriormente expuestas y resulta dificilmente disociable, el resultado conjunto termina siendo devastador.
 
A estas carencias internas a Cataluña corresponden en lo externo una actitud ante Andalucía que la erige en vértice en donde convergen algunos de los errores esenciales de la estrategia de ERC.
 
Tratándose de una fuerza política resulta increíble que ERC actúe políticamente sin constatar que las naciones no son 'fenómenos filológicos' –entendidos además en sentido restrictivo- sino hechos políticos, culturales y sociales dinámicos. La insistencia de ERC en que en el Estado español hay sólo cuatro naciones:  Cataluña-Países Catalanes, Euskadi, Galicia y “España y sus regiones” -entre las que incluye Andalucía- no sólo es un insulto para los andaluces conscientes. Es aún peor: es políticamente estúpida. Incluso desde el punto de vista de sus propios intereses como fuerza catalana, la posición de ERC engrosa gratuita y arbitrariamente la fuerza española, tanto dentro como fuera de Cataluña.
 
De hecho en la Península Ibérica los filólogos tienen algunos otros casos –muy respetables por cierto- de los que ocuparse, más allá de los ya citados. Sin embargo, situándonos a nivel político –que es el que aquí nos interesa- en el Estado español naciones son o han de ser consideradas como tales aquellas en las que el planteamiento de su independencia nacional es política, social e históricamente plausible; porque hay fuerzas –por minoritarias que sean hoy- que la reclaman y porque tienen entidad objetiva para solventarla. Es decir: Cataluña-Países Catalanes, Euskadi, Galicia, Canarias y Andalucía (dicho en un orden que no prejuzga en absoluto quien la conquistara primero). El mapa político del momento -tomando como umbral o definidor la presencia o influencia de fuerzas nacionales propias- no es ni ha de ser determinante al respecto, porque si así fuere sólo habría que hacer un apresurado recorrido -incluso sólo en aquellas a las que ERC no discute esa cualificación- para encontrar abundantes problemas de todo tipo.
 
La actitud negacionista ante Andalucía explica en buena parte que el planteamiento de ERC -y por ampliación toda la reivindicación estatutaria catalana- se haya desarrollado en ausencia de toda muestra significativa de solidaridad exterior y subsidiariamente que haya podido ser instrumentalizado en su provecho, primero por el ultraespañolismo del PP y luego por el PSOE. Como manifiestan las declaraciones de Puigcercos quejándose de que el Estatuto catalán se quede a la altura del andaluz o de que se reconozca estatutariamente a Andalucía no ya su condición de Nación sino incluso una mísera ‘realidad nacional’, ERC ha actuado y actúa simétricamente en relación a Andalucía como una versión catalana del peor andalucismo del ‘agravio comparativo’.
 
La crisis de la estrategia de ERC 
En caso de dilación indebida en la tramitación, no tomada en consideración, impugnación o inadecuación sustantiva del resultado final respecto de la propuesta aprobada en el Parlamento de Cataluña que representen una obstaculización o bloqueo del proceso, la ciudadanía catalana será llamada a pronunciarse mediante el procedimiento de consulta general que se estime más adecuada en aquella circunstancia, sobre su adhesión al texto estatutario aprobado por el Parlamento catalán. En cualquier caso, el Gobierno y las fuerzas políticas incorporadas en el Acuerdo Nacional, emprenderán todas las iniciativas jurisdiccionales, legislativas y políticas que conduzcan a hacer respetar la voluntad expresada por el Parlamento de Cataluña”, Pacto del Tinell, por el que se formalizó el Gobierno tripartito PSOE-ERC-IC/IU
Tras la aprobación del proyecto estatutario en el Parlamento catalán ERC renunció a hacer valer y ni siquiera a citar esta cláusula inscrita en el ‘Acuerdo de Gobierno catalanista y de izquierdas’ para defender el texto aprobado en Cataluña. Ante las amenazas de recorte del PSOE en Madrid, ERC podía haber reclamado con toda legitimidad un referéndum-consulta popular sobre el texto estatutario o en su defecto un adelanto electoral. No lo hizo porque hubiera supuesto cuestionar a su socio PSOE en Cataluña (y a su satélite ICV-IU) y hacer saltar el Gobierno.
 
Tampoco lo hizo cuando se firmó el Pacto PSOE-CiU que laminaba el texto aprobado por el Parlamento catalán. Porque entonces el cuestionamiento hubiera incluido también a CiU, el otro presunto aliado forzoso en su estrategia y también salir del Gobierno.
 
Renuncio a enfrentarse tanto a PSOE como a CiU y a reconocer el fracaso de su estrategia. Antes al contrario, en lugar de abandonar inmediatamente el Gobierno catalán ante el fiasco en el desarrollo de su objetivo político primordial, todo su esfuerzo devino en justificar su continuidad en el Gobierno catalán y la de ese Gobierno.
 
Más aún, ante las amenazas de exclusión del Gobierno desde el PSOE, en una escalada hacia los infiernos, sus dirigentes pronto comenzaron a coquetear con el ‘Sí critico’. La manifestación masiva del 18 de Febrero en Barcelona ralentizó por un tiempo el proceso de adecuación de ERC y condujo al NO en el Congreso de los Diputados. Nada extraordinario en lo tocante a oposición ni nada definitorio, porque cabe recordar –a modo de comparación- que el nada radical andalucismo de Rojas Marcos ya voto NO al Estatuto andaluz de 1981 en Madrid, para luego apoyar el en el referéndum en Andalucía.
 
Ahora ERC ya se compromete a facilitar el tramite estatutario en el Senado y aún no tiene definida su posición de voto en el referendum. Las declaraciones efectuadas hasta el momento desde su dirección apuntan hacia alguna forma de voto nulo -si su afiliación se lo permite- como formula de compromiso que le facilite expresar su descontento sin que ello implique poner en riesgo su continuidad en el Gobierno y sobre todo sin deslegitimar al Estatuto resultante. La posición opositora frente al estatuto del ultraespañolista PP -que ya sirve de excusa a otros- puede ser utilizada por la dirección de ERC para argumentar la huida del NO y como justificación para esta nueva capitulación.
 
Con todo ello, ERC quedará como una fuerza de mera gestión, con sus limitaciones a pleno descubierto y desprovista de la carga de ilusiones -que aun sobre bases políticamente frágiles- pudo aglutinar en torno a su "independentismo tranquilo". Su estrategia habrá confirmado por la vía de los hechos sus limites. Está por ver cuales serán las consecuencias y quienes serán en Cataluña sus beneficiarios a corto y medio plazo.
 
Notas
(1). Resultados electorales de Cataluña y valoración en Andalucía Libre nº 204, 21/11/2003; Ver tambien, Resultados 1977-2004  
(2). Para apreciar el alcance  de esta radicalización nacional y de este crecimiento político y social de la izquierda independentista catalana puede señalarse que su emersión y magnitud hizo reflexionar incluso a organizaciones procedentes de otras tradiciones políticas de izquierda, como la LCR catalana, que pasó de defender el derecho a la autodeterminación a reclamar directa y nítidamente la independencia catalana y a comprometerse en el proyecto de los Países Catalanes, constituyéndose transitoriamente como partido nacional soberano en espera de conformarse como partido catalán independiente.
(3). Para un resumen analítico del periodo desde una de las perspectivas de la izquierda independentista ver, Història de l'independentisme (1979-1994), David Bassa, Carles Benítez, Carles Castellanos i Raimon Soler, MDT 
(5). Ver al respecto, por ejemplo, Andalucía a la hora de la Reforma estatutaria, Andalucía Libre nº 266, 24 de julio de 2005
(6). Para tratamiento de este episodio ver en Andalucía Libre nºs  217, 28 de enero de 2004;  nº 218, 3 de febrero de 2004
(7). El hecho de que organizaciones antiandaluzas como UNC y el Lobby per la Independencia hayan utilizado reiteradamente las criticas de Els Altres Andalusos hacia la Feria de Abril, resguardándose a su respaldo, debería provocar algún tipo de reflexión en este colectivo sobre la necesidad de perfilar y redefinir su discurso.
 
ENCUESTA. Mantenemos abierta la Encuesta: ¿Solidaridad con Andalucía?., tanto para votar, modificar el voto remitido o consultar la marcha de la votación. A la pregunta que hemos planteado: "¿Puede la nación andaluza confiar en obtener respeto y apoyo a sus derechos desde las izquierdas de España y los nacionalistas de Euskadi o los Países Catalanes...?"  Recordamos que se puede votar bien vía web en el sitio de la Encuesta, bien remitiendo un correo electrónico a la dirección escogida de las tres opciones propuestas que aquí reproducimos:  1) SÍ, nos respetan y apoyan 2) NO, Andalucía sólo puede confiar en si misma y 3) Nos respetaran y apoyaran sólo cuando seamos fuertes y les interese. Al concluir la votación, daremos cuenta de sus resultados.
 
La izquierda independentista catalana y la Reforma del Estatuto
 
 
Organizaciones Politicas y juveniles de la Izquierda Independentista
Textos y Documentos
 
 Andalusofobia y dignidad andaluza
Andalucía Libre
 
Recapitulemos primero los hechos.
 
El Colectivo editor de Andalucía Libre se adhirió solidariamente a la catalana Campaña Unitaria por la Autodeterminación, apoyando la manifestación organizada al efecto el 11 de Febrero en Barcelona*.
 
Posteriormente, descubrimos entre los adheridos a la Plataforma por el Dret a Decidir -que convocaba otra manifestación el 18 de Febrero- dos organizaciones catalanas de discurso xenófobo y orientación claramente antiandaluzas: UNC y el Lobby per la Independencia. Públicamente reclamamos su exclusión, tanto desde Andalucía Libre como desde otros medios a nuestro alcance, argumentando políticamente al respecto y reproduciendo textos e imágenes emanados de esta organizaciones para sustentar nuestra demanda. Nos dirigimos en ese sentido a la Plataforma y además también directamente a la mayoría de las organizaciones y colectivos adheridos.
 
De esta petición se hizo eco algún medio de prensa y singularmente en Cataluña el programa de Radio Minoría Absoluta de RAC1 de Tony Sales -de amplia audiencia- donde entrevistaron a una de las portavoces de la Plataforma solicitándole un pronunciamiento sobre la petición de Andalucía Libre. Su respuesta fue que "no entraba a valorar las posiciones ideológicas de ningún grupo adherido" y que lo significativo para la Plataforma era la aceptación del Manifiesto en torno a la que se había constituido. Tanto UNC como el Lobby permanecieron en la Plataforma; donde aún continuan. El Lobby en concreto, emitió un comunicado de respuesta -que reproducimos integro en su día en Andalucía Libre- en que se nos tachaba de 'agentes del PP' y 'de los servicios de información españoles' y suponemos que satisfecho del episodio incluye ahora en su sitio en la Red nuevas inserciones en donde vuelve a referirse a "los andaluces que apestan Mallorca con su lolailo y su pescaito frito".
 
No sabemos cuantas personas y colectivos respondieron a nuestro llamamiento de solicitar cortésmente a la Plataforma -y especialmente a las organizaciones políticas en ella integradas- que eliminaran esa presencia insultante para la dignidad andaluza. En cualquier caso, agradecemos ahora a todos los que nos escribieron solidarizándose con nuestra postura. Quede expreso nuestro reconocimiento -aun desde la discrepancia- tanto a aquellos que veían adecuada la expulsión de UNC pero no la del Lobby o la del Lobby pero no la de UNC -que de todo recibimos- como especialmente a quienes compartiendo al pleno nuestros datos y opiniones suscribían la de ambos.
 
Tambien dejamos constancia de que recibimos en días sucesivos varios correos de organizaciones políticas independentistas catalanas. Estat Catalá nos invitó a remitirles un saludo para ser leído en su inmediato Congreso. Maulets de Mallorca hizo lo propio para participar en unas Jornadas que proyecta organizar, exponiendo allí nuestras perspectivas y opiniones sobre la cuestión nacional andaluza. Por su parte, el MDT -ciñéndose a la cuestión- nos informó el 21 de Febrero que tenía decidido plantear el problema en una próxima reunión de la Plataforma "porque considera que la presencia de organizaciones acusadas de xenofobia es una cuestión importante a considerar". Además, apuntaba  que "creía oportuno revisar, en función de determinadas adhesiones producidas" el criterio inicial de la Plataforma de "no excluir a nadie de entrada" y concluía así: "Como consideración final, el MDT es partidario de denunciar estos hechos pero no es partidario de dar publicidad a colectivos que, como las citadas entidades, son anecdóticos, nada representativos, y cuya estrategia es salir de la completa ignorancia que la sociedad catalana les dedica mediante polémicas ficticias y estériles que en nada representan el sentir de la sociedad catalana, ni de la Esquerra Independentista". Tomamos nota y aún manteniendo nuestra opinión, valoramos y agradecemos estos gestos; cada uno en la dimensión que implican.
 
Transcurrido el tiempo, el episodio nos merece aún algunas consideraciones.
 
No es una cuestión menor que en una Plataforma que agrupa a centenares de colectivos catalanes y es capaz de movilizar centenares de miles de personas en Barcelona permanezcan entidades que publica y reiteradamente han llamado a liberar Cataluña de la "chorizada andaluza" y a limpiar los Países Catalanes de la "peste andaluza"; que asocian cultural y lingüísticamente a los andaluces al subdesarrollo, la ignorancia o la delincuencia o que defienden que para ser 'buenos catalanes' los andaluces allí residentes han de renegar obligatoria y completamente de su origen y cultura nacional y renunciar a todo acto publico de significación andaluza.
 
Nunca nos ha preocupado especialmente la entidad minúscula y marginal de los dos colectivos citados que han motivado la cuestión. Lo que nos ha inquietado primero e indignado después -y aún lo hace- es la tolerancia hacia ellos del resto de coparticipes en la Plataforma y de esta misma -que sabemos que no comparten esas posturas andalusofobas- porque su pasividad permite que estas ideas y proyectos puedan ser considerados partes, aún minoritarias, de la pluralidad catalana en lugar de ser franca y nítidamente excluidos extramuros de toda consideración de catalanidad. De ahí que solicitáramos una decisión catalana, que desafortunadamente no se produjo ni aún se ha producido. Por nuestra parte, nunca admitiríamos formar parte de ninguna iniciativa o apoyar ninguna plataforma en Andalucía que incluyera entre sus integrantes a nadie que dijera que "los catalanes son unos explotadores" o epítetos españolistas similares. Nuestras ideas internacionalistas y nuestras posiciones políticas de izquierda independentista nos lo impedirían.
 
Nos duele sobremanera que en Cataluña, sin embargo, sí sea posible compartir convocatorias y pancartas con gentes que dicen públicamente que "los andaluces apestan"; que su rechazo y expulsión se supedite a cualesquiera otras consideraciones políticas -sean de oportunidad o de consideración hacia el denunciante- o que su presencia se considere un asunto secundario que no merece denuncia publica. Para nosotros, andaluces independentistas, obviamente no lo es y trasciende -como en su día manifestamos- la valoración política de la Plataforma en si y de sus acciones, porque afecta objetivamente a las relaciones entre dos naciones llamadas a entenderse y a apoyarse en su lucha especifica por su emancipación nacional: Andalucía y los Países Catalanes.
 
Y nos queda la duda de si la reacción hubiera sido la misma en Cataluña si estos insultos hubieran tomado como objetivo a magrebies o africanos y si los implicados en lugar de llamarse UNC y Lobby hubieran sido, por ejemplo, cualquiera de las organizaciones xenófobas ultraespañolistas de extrema derecha existentes, por mucho que hubieran hipotética e hipócritamente suscrito un determinado manifiesto. Da la impresión de que la sensibilidad existente hacia el racismo contra unos -que lo sufren más, es verdad- no tiene el mismo ímpetu cuando el sujeto sufriente es andaluz. Si así fuere, esa actitud no sólo sería éticamente condenable sino además políticamente errónea para las aspiraciones de emancipación social e independencia nacional catalanas, que seguimos apoyando vigorosamente.
 
Tambien creemos pertinente tomar nota cara al futuro del silencio al respecto de las organizaciones de Derechos Humanos, pro-inmigración y antirracistas, tanto de Cataluña como de Andalucía. 
 
*Ver enlaces a todos los textos citados más abajo en "Cataluña/Países Catalanes en Andalucía Libre"
 
  El discurso españolista del PSA
El PSA estudiará posibilidad de presentar candidaturas en Cataluña cara a las próximas elecciones autonómicas
SEVILLA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -
 
La Comisión Ejecutiva Nacional del Partido Socialista de Andalucía (PSA) que lidera Pedro Pacheco, debatirá "formalmente" en su reunión prevista para finales de este mes la posibilidad de presentar candidaturas de cara a las próximas elecciones autonómicas que tendrán lugar en Cataluña.

Según explicó a Europa Press el secretario de Organización del PSA, Manuel Cobacho, este asunto será tratado por la Comisión Ejecutiva Nacional considerando que "hablando de la igualdad federal que exigimos para todo el Estado, tenemos la obligación de defender los derechos de los andaluces de cara a garantizar la igualdad en todo el territorio". En este sentido, Cobacho hizo referencia a un caso concreto en el que un andaluz que vive en Cataluña se había visto perjudicado al no conocer el catalán. "A este andaluz le ha llegado una multa de tráfico notificada en catalán y como no tenía ni idea, pues no sabía ni lo que le estaban diciendo", apuntó el dirigente del PSA, que resaltó que "para evitar situaciones de este tipo, puede que sea necesaria nuestra participación electoral". Así, el argumento expuesto por los miembros de la Comisión Ejecutiva que realizaron esta propuesta es que "con la presencia de políticos andalucistas en cargos institucionales en Cataluña se podrían defender los intereses de los andaluces que allí residen y de los demás, ya que, según se viene demostrando, esa comunidad autónoma es el lugar donde se toman decisiones que afectan incluso a los ciudadanos, como los andaluces, del resto del Estado Español".
El discurso españolista del PSA
¿Quién defiende a los andaluces de Cataluña?
EDITORIAL SEMANAL - Sitio del PSA
 
Creemos que es una afirmación acertada y consolidada la que dice que los andaluces levantaron Cataluña con su trabajo en la época en la que se vieron obligados a dejar una tierra, la suya, que no ofrecía oportunidades por la consagración del caciquismo. Este fenómeno hizo que hoy en día vivan en Cataluña aproximadamente un millón de andaluces o descendientes directos que no viven una situación precisamente agradable.
 
Creemos que es de sentido común que una persona que llega a una lugar que no es su tierra natal, un inmigrante, tiene derecho a integrarse en la sociedad que lo acoge, en su cultura... pero no hay derecho a que, por ello, tenga que diluir su personalidad, renunciar a sus raíces –a sus costumbres, tradiciones, dialecto... – y decir poco menos que “antes de ahora no ha habido nada en mi vida”.
 
Los acontecimientos de los últimos dos años no han contribuido a hacer agradable la vida de los andaluces de Cataluña, los llamados 'cataluces' con la ruin intención de intentar que asuman que no son una parte completa, sino la suma de dos incompletas. Porque no es agradable verse bajo la cada vez mayor presión de la política de inmersión lingüística del catalán. Ni bajo la cada vez mayor presión social que les obliga a alinearse con posturas políticas extremas que sin duda ni se habrían planteado si no se vieran obligados día tras día a justificar su vida en Cataluña.
 
Especialmente grave es, en este sentido, el caso de la segunda generación, agobiada ahora por una negociación del Estatuto Catalán que incrementa la presión hasta el punto de limitar sus derechos de educación y empleo por mor de un segregacionismo lingüístico.
 
Y, a todo esto, ¿quién defiende a los andaluces de Cataluña?. La Generalitar, por supuesto, no.
El Partido Socialista de Cataluña (PSC-PSOE) lo usó para conseguir sus votos y los ha dejado tirados. Al Gobierno de Zapatero le pilla muy lejos todo esto. Chaves acepta lo que está ocurriendo sin mover un músculo de la cara y esperando a ver a qué fiesta andaluza en Cataluña va ahora para hacerse fotos. Nosotros, desde el PSA, queremos recordar que en las primeras elecciones autonómicas catalanas aquel PSA fuerte y orgulloso de finales de los setenta sacó dos parlamentarios que fueron capaces de meter el miedo en el cuerpo al mismísimo Jordi Pujol que no dudó entoces en dialogar con el enemigo PSC porque no podían consentir que hubiera charnegos en el Parlament. Hay cosas que no cambian.
Enlace relacionado

El discurso españolista del PSA
El PSA pide a Chaves que intente solucionar con Maragall los problemas de 'segregacionismo lingüístico' que padecen los andaluces

El PSA va a solicitar al presidente de la Junta de Andalucía y presidente del PSOE, Manuel Chaves, que se reúna con el presidente catalán, Pascual Maragall, para tratar sobre los problemas de 'segregacionismo lingüístico' que padecen los andaluces. En las últimas semanas se han conocido cientos de casos de andaluces que, por un motivo u otro, han estado en Cataluña y ha recibido notificaciones de multas escritas en idioma catalán.
 
El PSA entiende que asuntos como éste alertan de que la actual situación está yendo más allá de una cuestión política de actualidad y debate en esa comunidad autónoma y afecta ya al conjunto de los ciudadanos, entre ellos, por supuesto, a los andaluces. La cuestión es tan simple como que estos ciudadanos andaluces no saben qué les están diciendo, ni qué tienen que hacer porque les hablan en un idioma que no conocen ni tienen obligación de conocer teniendo en cuenta que en ese territorio hay un idioma oficial que es el mismo que el de ellos. El PSA defiende el autogobierno de los pueblos del Estado Español y el reconocimiento de sus señas de identidad como el idioma, pero siempre dentro de la Constitución y caminando hacia un Estado Federal. Por eso apoya y aplaude el uso del catalán por parte de los catalanes, pero nunca convirtiéndolo en una obligación para las personas que vayan a Cataluña. Sencillamente, los andaluces no tenemos obligación de conocer el idioma catalán.
 
El PSA solicita esa reunión entre Chaves y Maragall para que se pongan de acuerdo en este y otros asuntos que pueden alterar la normal convivencia entre andaluces y catalanes o entre ambas administraciones, dado que está visto y comprobado que Zapatero, en teoría presidente de todos, ni tiene en cuenta los problemas de los andaluces ni sería capaz de emprender una acción que se pudieran tomar mal sus socios catalanes de gobierno.
La situación de la lengua catalana
Andalucía Libre
 
Una de las perspectivas andaluzas sobre Cataluña
 
Para saber sobre la situación de la lengua catalana es interesante partir del Portal que sobre la cuestión mantiene la Generalitat de Catalunya -que tiene versión en castellano- en donde puede accederse a multiples canales de información, estadísticas, leguislación y estudios sobre la realidad del catalán.
 
Para informarse del enfoque específico de aquellas personas no originarias de Cataluña comprometidas con la normalización cultural y lingüistica catalana, es imprescindible consultar el sitio del colectivo Veu Pròpia.
 
Para acceder a más datos y documentos de interes, es muy util visitar y explorar el sitio del Observatori de la Llengua Catalana. La pagina está en catalán e ingles. No obstante, en su sección Documents - Observatori hay algunos tambien traducidos al castellano. Aprovechamos la ocasión para dejar constancia de que en nuestra busqueda no hemos encontrado un sitio especificamente orientado a la información sobre el estado y derechos de la lengua catalana cara a los castellano-parlantes no residentes en los Paises Catalanes.
 
Otro recurso interesante es la revista Llengua Nacional -en catalán- especialmente en su apartado de sociolingüistica. Asimismo, puede consultarse el fondo de información que recoge el Institut d'Estudis Catalans. Para la situación especifica del País Valenciano, puede acudirse al sitio de Acció Cultural del País Valencià y en Baleares a la Obra Cultural Balear
 
Finalmente y para no abrumar, como dos ejemplos del importante tejido asociativo en defensa de la cultura y la lengua catalanas, remitimos a los sitios de la Coordinadora d'Associacions per la Llengua Catalana y de la Plataforma per la Llengua, que pueden ampliarse a traves del Portal Entitats.Info
 
 Los Andaluces de Cataluña y el españolismo del PSA
Andalucía Libre
 
Algunos días antes de que el PSA de Pedro Pacheco acudiera en auxilio del PSOE ofertándose como sustituto del PA en diversas instituciones locales y de que iniciara una campaña de criticas contra el PA por su actitud negativa hacia el Estatuto, el PSA -quizá por una frívola aspiración a hacerse un hueco en los medios a toda costa- hacia publica en Andalucía esta posible pretensión de presentarse en las elecciones catalanas.
 
Lo de menos en este asunto es que esta iniciativa del PSA -de consumarse- este condenada de antemano al fracaso más estrepitoso. El PSA no recuerda quizá que tras el éxito del PA de 1980 -que hay que ubicar en unas circunstancias políticas e históricas muy concretas- hubo el fracaso del PAC de 1988 que obtuvo en Cataluña 5.815 votos (el 0,22%) y que su postulación no responde hoy a ninguna demanda expresada por ningún colectivo de los andaluces de Cataluña, en toda su pluralidad. Ni siquiera tiene en cuenta para sus propósitos que tiene en Cataluña competidores ya instalados y con pedigrí como Ciudadanos de Cataluña, por no citar otros.
 
Lo más preocupante de este anuncio oportunista no es sólo que manifieste un desconocimiento profundo de cuales son las normas vigentes en Cataluña y aún de las que integran el nuevo proyecto estatutario. Lo grave de estas declaraciones y de este proyecto es la concepción españolista de fondo que denotan en el PSA, no sólo sobre la realidad de los andaluces de Cataluña sino también sobre el futuro de la misma Andalucía. Revalida el PSA que no está contra el Estado español sino a su servicio y que no sólo no defiende en absoluto el derecho a la autodeterminación sino que esta radicalmente en su contra, presto a combatir por la indisolubilidad de España. Tambien demuestra que para el PSA la españolidad de andaluces y catalanes es algo innato e indiscutible. Los efectos políticos de todo ello pueden ser extremadamente negativos para Andalucía.
 
A ver si ahora nos aclaramos, hablando breve y claro, valga la redundancia, en el terreno de los principios.
 
1º. Los andaluces de Cataluña sí tienen la obligación de saber hablar, leer y escribir el catalán si viven establemente en Cataluña o en los Países Catalanes y han de atenerse a las consecuencias si no lo saben o no lo quieren saber. Su situación es objetivamente la misma que la de los andaluces emigrantes en Francia o en Alemania que tienen que saber hablar, leer y escribir el francés o el alemán para desenvolverse y a ninguno se le ocurre reclamar por las bravas que en los ayuntamientos de Paris o Berlín les atiendan en castellano. Porque Andalucía y Cataluña (o Andalucía y Canarias, etc) no son el mismo país sino dos países distintos. Ningún andaluz decente puede reclamar amparo de unas normas impuestas a la nación donde reside, de la misma manera que no debería admitirlas en la propia. Más aún, hoy en día, ya va siendo necesario decir que el andaluz de Cataluña que no sabe catalán o no lo usa es básicamente porque 'no le da la gana' y por tanto no merece ninguna consideración, ni apoyo, ni respeto; ni por parte de catalanes ni de andaluces.
 
2º. Los andaluces (y el resto de los castellanoparlantes) no tienen ningún derecho lingüístico intrínseco en Cataluña más allá de aquellas disposiciones que la nación catalana tenga a bien libremente adoptar. Es sólo la nación catalana quien tiene derecho a decidir cual es su régimen lingüístico y tiene toda la legitimidad para definir si desea mantener la actual situación de co-oficialidad, pasar de inmediato o a plazo tasado a un régimen de única lengua oficial con el catalán como lengua nacional o incluso vincular derechos políticos de ciudadanía a una prueba de conocimiento del catalán como medio de normalización. Sobre cada una de estas opciones -u otras- y sobre el futuro del castellano en una Cataluña emancipada caben diversas opiniones -y de hecho existen- pero la decisión es o debe ser únicamente catalana.
 
3º. Los derechos nacionales culturales y lingüísticos de los andaluces se han de ejercer prioritaria y preferentemente en la propia Andalucía; distinguiéndolos claramente en su alcance y naturaleza de aquellos otros que es legitimo reclamar en la Diaspora.  Aquí en la Patria es donde hay que asegurar la equidad y donde hay que preservar nuestro futuro nacional evitando que la educación, por ejemplo, siga siendo un instrumento de alienación y adoctrinamiento españolista o que se sigan perdiendo puestos de trabajo. Ello implica valorar de forma determinante la nacionalidad o el conocimiento de la cultura andaluzas como criterio de acceso a la función publica o a la enseñanza (salvo casos específicos en la investigación o en la enseñanza universitaria que puedan estar justificados y debidamente avalados por otros intereses nacionales de ámbito superior y general).
 
Volviendo al caso concreto, el ciudadano de origen andaluz residente en Cataluña que no entienda una notificación en catalán -aparte de ser un ceporro, a estas alturas- si no quiere seguir recibiéndolas ha de hacer sus maletas y volverse a Andalucía o irse a donde buenamente le apetezca.
 
No hay que confundir "charnegos" con "andaluces". Un andaluz de Cataluña puede sentirse plenamente andaluz (y también catalán) y ejercer como ciudadano catalán; manteniendo su cultura nacional y transmitiéndola a sus hijos, participando de actos públicos andaluces, hablando su lengua con sus compatriotas y defendiendo políticamente a su país de origen... sin que ello implique que no sepa perfectamente y use habitualmente la lengua nacional del país donde vive y también participe de su cultura y contribuya a su desarrollo, tal y como ha hecho y hace con el conjunto del país. Y si es un buen andaluz, es decir, un andaluz desalienado, será a su vez un buen catalán.
 
La Diáspora andaluza esta dispersa por multitud de países, aunque ciertamente se concentra especialmente en los Países Catalanes. La vitalidad de la cultura andaluza de la Diáspora es notable, aunque se manifieste a su manera especifica. Los vínculos de estos andaluces con su Patria, sorprendentemente fuertes. Y testimonio de ello son, entre otros rasgos, la extensión del fenómeno de las 'Ferias de Abril' como lugar festivo de encuentro -con todas sus carencias y contradicciones- no sólo a Barcelona, Palma, Vinaroz o Valencia sino también -en cada caso con su dimensión concreta- a Zumarraga, San Sebastián, Alcorcón, Santander, Aviles, Infiesto o Zaragoza o los diversos actos andaluces que se celebran en Argentina, Puerto Rico o tantos otros paises.
 
Obviamente, como todo fenómeno social estas manifestaciones son susceptibles de instrumentalización política, particularmente en otras naciones del Estado español y especialmente en Cataluña. Ante ello, la respuesta no es ni puede ser ni la españolista del PSA o de la FECAC ni la de aquellos que planteen una renuncia cultural.
 
La intervención política en Cataluña de la que hablamos algunos independentistas andaluces, no tiene nada que ver con comparecencias electorales bajo siglas andaluzas en comicios catalanes. No puede haber un programa político general andaluz para Cataluña, salvo en la forma españolista, estúpida y reaccionaria, que sugiere el PSA. Desde la Patria intervenir significa informar e ilustrar y por tanto opinar y aportar. Desde la Diáspora, en directa oposición a lo que promueve el PSA, ejercer de andaluces conscientes en Cataluña significa en nuestra opinión contribuir a impregnar en doble vía a la sociedad catalana: atraer a la catalanidad a los andaluces y enseñar Andalucía a los catalanes; hacer más consecuentemente catalana Cataluña -sin perder un ápice de nuestra identidad andaluza, más que en aquello en lo que el tiempo y el diferente medio se impongan- para hacerla a su vez retaguardia solidaria para la emancipación de Andalucía.
 
Políticamente, esto significa -en nuestra opinión- que aquellos andaluces catalanes comprometidos con la liberación nacional y la independencia andaluza -aparte de sus actividades culturales y sociales especificas- han de actuar políticamente precisamente en formaciones políticas independentistas catalanas, escogiendo de entre ellas según su criterio.
 
Es en su seno y en la sociedad catalana en general, donde tienen que defender colectivamente además, el derecho al reconocimiento de su existencia como andaluces y de su contribución; el derecho de que como ciudadanos catalanes sus actividades culturales propias recibían apoyo y sostén publico como la del resto de la ciudadanía; el derecho al conocimiento y respeto de la historia y cultura andaluzas por quienes así lo soliciten y a su divulgación entre el resto de los ciudadanos de Cataluña. Allí y a traves de esos medios, tienen el derecho subjetivo y aún la obligación de apoyar políticamente a Andalucía en su lucha emancipatoria como forma también de posibilitar su retorno -en el caso de que así fuera su deseo- y en cualquier caso de contribuir así a la libertad catalana.
 
Nada pues que ver con las propuestas españolistas del PSA.
 
Cataluña / Países Catalanes
en ANDALUCÍA LIBRE
Otras noticias y tratamientos: nº 71, Paises Catalanes, Mani independentista en Mallorca; nº 89, Miniwatt, una lucha obrera ejemplar; nº 114, Cataluña Norte: Ganó Le Pen;  nº 135 - Cataluña 11 Sep; nº 144, Cita en Perpiñan nº 176, Boicot al PP en Reus/ Olé por Reus; nº 200, Veu Propia - Almenara;  nº 233,  Bretaña, Córcega, Cataluña, Euskadi, Resultados electorales Nacionalistas en Francia
 
 Andalucia
El PA recoge firmas para defender a los opositores andaluces
La iniciativa legislativa popular lleva el título: "Ley de capacitación cultural del personal al servicio de las administraciones de Andalucía"
Diario Bahía de Cádiz

El Partido Andalucista ha anunciado el inicio de una campaña emprendida desde el Comité Provincial de Cádiz, conjuntamente con JJAA, con la que pretenden registrar en el Parlamento de Andalucía, para su debate y votación, una iniciativa legislativa popular que tendrá por título: “Proposición de ley de capacitación cultural del personal al servicio de las administraciones de Andalucía”. La campaña de los andalucistas consistirá en la recogida de firmas en todas las localidades de la provincia de Cádiz, mediante la instalación de mesas de recogida, prestando especial atención a los centros formativos en los que cursan sus estudios los jóvenes andaluces, así como solicitando la colaboración de los diferentes colectivos ciudadanos

El Vicesecretario Provincial de Acción Política, Javier Bozada, resumió el contenido de esta iniciativa legislativa, que los andalucistas pretenden llevar al Parlamento de Andalucía: “El contenido de la proposición de ley consiste, básicamente, en la modificación de varios artículos de la Ley de Ordenación de la Función Pública de la Junta de Andalucía; para que se incluya una prueba, en todos los procesos selectivos de todas las administraciones andaluzas, que acredite el conocimiento de las realidades, tradiciones, problemas y necesidades del pueblo andaluz.”  “Esta prueba supondría el 20% de la baremación total de estos procesos selectivos; quedando exentos de realizar la misma, obteniendo la máxima nota, aquellos opositores que hayan cursado sus estudios básicos en Andalucía”

La ley Andaluza de Iniciativa Legislativa Popular y de los Ayuntamientos posibilita que los ciudadanos y los Ayuntamientos eleven sus proposiciones de ley al Parlamento de Andalucía; necesitándose la firma de 75.000 electores andaluces, en el primer caso; y la adhesión –por mayoría absoluta de sus plenos- al proyecto de ley de 35 municipios andaluces -10 si suman entre todos 75.000 electores- en el segundo. Bozada, aclaró al respecto: “vamos a dirigirnos a la ciudadanía en cada uno de sus municipios para informarles y recabar su apoyo a esta proposición de ley; pero también vamos a llevar mociones a los diferentes Ayuntamientos de la provincia porque tenemos mucho interés en conocer si los concejales del PSOE quieren para Andalucía lo mismo que sus compañeros quieren para Cataluña, Galicia o País Vasco”
 
En el mismo sentido, el Secretario Provincial de los andalucistas gaditanos, Alfonso Andrades, aseguró: “El principal problema de la provincia de Cádiz es el paro, con indicadores que nos sitúan como una de las provincias de mayor desempleo de toda Europa; pues bien, con esta iniciativa del Partido Andalucista pretendemos defender el empleo en Andalucía; proteger a los opositores andaluces y evitar que se vean discriminados frente a los opositores catalanes, vascos o gallegos”. Para Andrades: “los opositores andaluces que pretenden acceder a un puesto de trabajo público en Cataluña, País Vasco o Galicia han de enfrentarse a un examen de catalán, vasco o gallego, una prueba que, además, es llave para poder continuar en el proceso selectivo, ya que se califican, en los tres casos, como de apto o no apto; lo que hace prácticamente imposible que los opositores andaluces puedan concursar a estas pruebas; sin embargo los opositores catalanes, vascos y gallegos sí que pueden concurrir a las oposiciones que se convocan en Andalucía en igualdad de condiciones con los opositores andaluces; lo que supone un claro caso de desventaja y discriminación hacia los andaluces y andaluzas.”
 
La nueva reforma laboral sólo contempla recortes a los derechos de los trabajadores
CCOO-UGT aceptan principio de acuerdo en precariedad y despido barato
Agencias/Rebelión

Mientras Francia lucha contra los contratos basura, en España CCOO y UGT acordaron el miércoles una nueva reforma laboral donde sólo se contemplan nuevas cesiones de los trabajadores, todo ello negociado en secreto con gobierno y empresarios.

Las incógnitas sobre la reforma laboral comienzan a despejarse. Gobierno, patronal y sindicatos mantienen reuniones esta semana para cerrar un acuerdo conjunto sobre mercado laboral y Seguridad Social que pretenden presentar este mes. Las partes ya están de acuerdo en que a todos los contratos temporales que se conviertan en fijos se les aplique el despido más barato (33 días por año trabajado), ahora reservado para mujeres, jóvenes y mayores de 45 años. También se rebajarán las cotizaciones empresariales y se limitará el encadenamiento abusivo de contratos temporales.

En la actualidad, uno de cada tres asalariados en España está vinculado a su empresa mediante un contrato temporal. Con la aclaración de que también son temporales el 90% de los contratos firmados en el último año. Éstos son los principales aspectos de la reforma.

- Conversión de temporales. Todo contrato temporal que se convierta en indefinido podrá acogerse a un despido más barato, el de 33 días por año trabajado con un máximo de dos años que ahora se aplica a colectivos con dificultades de inserción laboral (jóvenes, mujeres y mayores de 45 años). En la práctica esto significa el acta de defunción del contrato indefinido habitual, las empresas usarán primero un contrato temporal como si fuera un periodo de pruebas para después poder pasar al trabajador a un contrato con despido barato.

- Rebaja de cotizaciones. Los empresarios pagarán menos por sus trabajadores mediante dos vías. La primera es la rebaja de cotizaciones por desempleo (actualmente las empresas pagan el 6% de la base de cotización del trabajador). Se reducirían 0,25 puntos este año, la misma cantidad en 2007 y 0,5 en 2008. También bajará a la mitad (del 0,4% de la base al 0,2%) lo que aportan al Fondo de Garantía Salarial, órgano que abona los salarios de trabajadores cuyas empresas quiebran.

- Bonificaciones. Las empresas percibirán durante más tiempo incentivos a la contratación de colectivos con dificultades. De los dos años actuales se pasará a cuatro y se creará una bonificación específica para jóvenes.

- Encadenamientos abusivos. Se pondrá freno al encadenamiento abusivo de contratos para un mismo puesto. La fórmula con más posibilidades de prosperar es la de Trabajo, que propone convertir en fijo a todo temporal que haya trabajado dos años en el mismo puesto durante un periodo de tres. El ministerio que encabeza Jesús Caldera quiere que en ese plazo se incluya todo el trabajo realizado para la misma empresa, aunque se haya suscrito a través de empresas de trabajo temporal.

Concesiones de los sindicatos

Para propiciar el pacto, los sindicatos renuncian a su pretensión de regular las contratas y las subcontratas. Y la patronal deja atrás su idea de eliminar las causas del despido en determinados supuestos. Además, se crean grupos de trabajo que estudiarán las empresas de trabajo temporal y la inspección.

Esta nueva reforma acabará con derechos que se consideraban inherentes al Estatuto de los Trabajadores, como por ejemplo la prevista modificación de la Negociación Colectiva, última defensa de fortaleza sindical frente al neoliberalismo salvaje. Todo ello llevado a cabo en negociaciones de las nada se informa a los trabajadores y a la opinión pública en general.
 
El patriotismo también se mide en Euros
Colabora para que continúe en la red
una voz por una Andalucía Libre, Independiente y Socialista
Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE:
Déjate caer e Ingresa tu contribución en la Cuenta Corriente del BBVA:
0182  3344  24  0202889151
 
Sugerencias
 
La Asociación de Amistad con Cuba "Bartolomé de las Casas" de Sevilla acaba de cumplir 15 años de existencia y actividades. Lo han celebrado a lo militante, organizando hace poco un exitoso acto de protesta contra el gusano Raúl Rivero en Sevilla. La gusanera, por su parte, reconoce a su manera su trabajo intentando destruir el sitio que sostiene en la Red: el portal Tiempo de Cuba que ejerce de plataforma en Internet de la Coordinadora Andaluza de Solidaridad con Cuba y de revista informativa sobre Cuba y la solidaridad. Nuestro amigo Antonio Garrido al hilo del aniversario reflexiona al respecto en un incisivo balance en el que relaciona la actividad solidaria, Cuba y la situación de nuestra izquierda: Apuntes en torno a 15 años de solidaridad política con la Revolución Cubana
--oOo--
 
Música de fondo: Com un arbre nu, Lluis Llach
PUBLICIDAD DEL SERVIDOR E-LISTAS:















[Adjunto no mostrado: Lluis Llach - Com un arbre nu.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters