Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 289 al 318 
AsuntoAutor
nº 290 - Cataluña Andaluci
nº 291 - 'PA no ac Andaluci
nº 292 - Cataluña Andaluci
nº 293 - Andalucía Andaluci
Cataluña: Diguem N Andaluci
nº 294 - Andalucía Andaluci
nº 295 - Neolibera Andaluci
nº 296 - Sevilla: Andaluci
nº 297 - CUT/BAI - Andaluci
nº 298 - Estatuto Andaluci
nº 299 - Brasil - Andaluci
nº 300 - Hitos de Andaluci
nº 301 - Andalucia Andaluci
nº 302 - Hitos de Andaluci
nº 303 - Carta abi Andaluci
nº 304 - Manifiest Andaluci
nº 305 - 'Andaluci Andaluci
nº 306 - Venezuela Andaluci
nº 307 - Venezuela Andaluci
nº 308 - El SOC vo Andaluci
nº 309 - Sumarios Andaluci
nº 310 - Trotsky i Andaluci
nº 311 - Declaraci Andaluci
nº 312 - Cambiar p Andaluci
nº 313 - Desarroll Andaluci
nº 314 - El NO de Andaluci
nº 315 - Ofensa y Andaluci
nº 316 - Vota NO - Andaluci
nº 317 - Andalucía Andaluci
nº 318 - DELPHI, D Andaluci
 << 30 ant. | 19 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 385     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[AndaluciaLibre] nº 299 - Brasil - Venezuela - Cataluña
Fecha:Domingo, 8 de Octubre, 2006  23:17:06 (+0200)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>

Porque el Estatuto reformado es neoliberal y españolista. Sólo cabe VOTAR NO
Por la Independencia Nacional de Andalucía: No a otro Estatuto de Dependencia

nº 299
 
En este Correo:
 
*Brasil, Un triunfo con sabor amargo para el PT, Agencias
*La campaña comenzó y apunta a Heloisa, Darío Pignotti
*Posición del P-SOL sobre el Segundo Turno de la Elección Presidencial, Ejecutiva nacional del PSOL
*Brasil en Andalucía Libre
*Venezuela, Repercusiones: Lula/Cúpula del PT, únicos responsables por no haber ganado, PRS
*PRS respalda reelección Presidente Chavez,
*'Lucha contra burocracia y corrupción y por derechos obreros, será muy importante en 2007", Entrevista a Stalin Perez (UNT)
*Acercamiento al Sindicalismo en la Revolución Bolivariana - Dossier: origen UNT, Debates II Congreso...
*Cataluña - Opinión Elecciones Catalanas del 1 de Noviembre
*La Autodeterminación, sin referentes, MDT - Editorial de La Veu
*Preparar una alternativa antiliberal, Revolta Global - Editorial
*
La izquierda ha de romper con el social-liberalismo, Anna Gabarró, Diosdado Toledano, Lluís Rabell
*Solidaridad con Palestina y la Nación Arabe
*Directorio de Andalucía en Internet
--oOo--
 
 Brasil
Un triunfo con sabor amargo para el PT 
Ganó Lula pero habrá segunda vuelta -
Heloísa Helena: "espero que Lula no sea reelegido"
 

El presidente Lula se impuso con el 49,06% de los votos, un punto menos de lo necesario para evitar una segunda vuelta. El derechista Alckmin obtenía el 41,11% de los votos para asegurarse un lugar en el ballottage y la candidata del Frente de Izquierda Heloisa Helena consiguió el tercer ugar con el 6,87% de los votos.

Los resultados fueron una derrota para el PT, que no logró ganar gobernaciones en ninguno de los tres estados donde se decide políticamente el país: San Pablo, Minas Gerais y Río de Janeiro, aunque Lula se impuso claramente en las últimas dos. La performance petista en las disputas estaduales fue pobre, aunque hubo algunas sorpresas favorables. En Río Grande do Sul, que fuera el laboratorio del Foro Social Mundial, el ex gobernador Olivio Dutra logró un lugar en el ballottage contra los pronósticos que lo dejaban afuera, igual que su compañera, la candidata Julia Carepa, que disputará la gobernación del estado amazónico de Pará el 29 de octubre. En Bahía, con el cuarto mayor número de electores, el oficialismo estaba logrando una victoria histórica, con Jaques Wagner, ex ministro de Trabajo lulista. Además, triunfó el petista Binho Márquez en el estado de Acre. Por primera vez el PT gobernará el principal estado del nordeste brasileño. Sería un golpe rotundo al caudillo conservador Antonio Carlos Magalhaes, antipetista de paladar negro. El PT también se impuso en los pequeños estados nordestinos de Piauí y Sergipe, irrelevantes en el cuadro nacional.

El resultado dio aire a la oposición encabezada por el ex gobernador de San Pablo Geraldo Alckmin, cuyo equipo estaba seguro de que lograba el salto crucial a la segunda vuelta, prevista para el 29 de octubre. Lula, quien llegó con cierto desgaste a la elección por una andanada de denuncias de corrupción muy mediáticas lanzadas contra su partido en los últimos días por la oposición, reunió 48,91%, apenas a un instante de alcanzar el límite de 50% para evitar el siguiente examen. Su adversario finalizó con 41,30% de los sufragios. El ministro de Relaciones Institucionales de Brasil, Tarso Genro, admitió anoche que la elección presidencial será definida en segundo turno. "Faltó un poquito. La votación fue muy expresiva", dijo el ministro. La histórica votación, en la cual participaron 125,9 millones de electores, la tercera democracia en tamaño del mundo después de la India y EE.UU., se desarrolló en calma pero con un reducido entusiasmo popular en comparación con la elección que hace 4 años consagró al actual mandatario.

En la votación también se presentaron dos ex aliados del mandatario. La senadora Heloísa Helena, quien rompió con el oficialista PT en repudio al giro ortodoxo de sus lineamientos económicos. Anoche, esta mujer joven y de discurso encendido que se dirigió a la urnas proclamando "espero que Lula no sea reelegido", reunía poco más del 6 por ciento de los votos, un caudal que escapó de la agrupación del presidente. El otro es Cristovam Buarque, un centroizquierdista que fue ministro del actual gobierno y logró alrededor de 2 por ciento. En una segunda vuelta, esos sufragios difícilmente irán a Alckmin, un médico anestesiólogo, vinculado con la Iglesia Católica, el empresariado y firme partidario de la libertad de mercado.

En toda la jornada se eligieron a 19.000 candidatos, de 27 partidos, para 1.627 cargos desde diputados distritales, gobernadores y presidente. Se renovó además la Cámara de Diputados, de 513 escaños, y un tercio del Senado. Según las cifras preliminares, el PT de Lula obtenía más de 40 millones de votos, es decir un caudal superior a lo logrado en la segunda vuelta de hace cuatro años, cuando ganó la presidencia. El oficialismo retenía, además, 16 estados, contra 10 de la alianza solcialdemócrata y del derechista Partido del Frente Liberal que sostiene a Alckmin. Esa agrupación opositora concretó un previsible y amplio triunfo en San Pablo, el mayor y más rico estado del país, que aporta el 35 por ciento del producto bruto nacional.

La elección nacional fue el colofón de una campaña enredada, cruzada de denuncias y niveles de agresión sin precedentes. Aunque los sondeos garantizaban hace un mes que Lula se impondría con facilidad, perdió votos en el camino particularmente con un escándalo que involucró a militantes menores del PT que fueron pescados in fraganti cuando intentaban negociar con la prensa un dossier con información comprometedora contra José Serra, el opositor que ganó en San Pablo. La alianza de Alckmin se tomó de esa denuncia para sostener una ofensiva constante contra el Partido de los Trabajadores, sugiriendo en todo momento que el presidente estaba al tanto de esa maniobra ilegal.

El último debate de campaña con todos los candidatos no contó con Lula, convencido de que sería una trampa. Pero esa actitud también, según fuentes del campamento oficialista, le pudo recortar votos. "El dossier perjudicó una elección que estaba ganada", declaró ayer uno de los asesores del presidente, Gilberto Carvallo.

El ex presidente Fernando Henrique Cardoso, la figura de mayor peso en la alianza opositora, no perdió la oportunidad de golpear a Lula describiéndolo como un agente de corrupción. La oposición, entre tanto, mantiene su compromiso de no darle sosiego al próximo gobierno de Lula, que, dados los cálculos, parece muy improbable que pierda la reelección. Hay una serie de pasos judiciales que la gente de Alckmin ha puesto en marcha con la intención de lanzar un impeachment contra el presidente y expulsarlo del poder. Es la síntesis de un futuro no muy halagüeño, no sóio para el presidente sino para su país.
 
Lula y Alckmin ya afinan sus candidaturas para la segunda vuelta
La campaña comenzó y apunta a Heloisa
Tanto petistas como socialdemócratas comenzaron a sondear a la ex candidata presidencial Heloisa Helena, del izquierdista Partido Socialismo y Libertad (PSOL), un electorado crucial para resolver la contienda del próximo 29.
Darío Pignotti, desde San Pablo -
Página/12, Buenos Aires, 3-10-06
 
Ni un minuto de sosiego. La campaña hacia la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil comenzó ayer, horas después de que ningún candidato obtuviera el 50 por ciento más uno de los votos en el primer turno celebrado el domingo. Aparentemente distendido, Lula concedió una conferencia de prensa en la residencia oficial, el Palacio Alborada. “(Ya) estamos dispuestos a salir a la calle para hacer campaña otra vez. Vamos a ir a la contienda con la misma fuerza con que disputamos el primer turno.” Reconoció, implícitamente, que uno de los motivos de la derrota fue haber rehuido al debate con los demás postulantes en la noche del jueves en la TV Globo, y prometió que participará de cuantos duelos le sean propuestos.

Lula volvió a criticar a sus compañeros del Partido de los Trabajadores (PT) envueltos en el dossiergate, escándalo por la negociación ilegal de documentos contra miembros del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), al que pertenece Alckmin. El dossiergate será el argumento más explotado por Alckmin en los próximos 22 días de contienda, cuando repetirá su convicción de que el presidente fue el artífice de la trama. Ayer Lula reiteró que el escándalo no mancha al partido que él fundó en 1980. “No puedo culpar al PT, porque el PT es mucho más grande (que los acusados).” En este tramo de la campaña será clave la participación de los 860 mil afiliados a ese partido, que el domingo apenas conquistó cuatro de las 27 gobernaciones en juego, todas en el norte y nordeste del país. Los tres principales distritos, San Pablo, Río de Janeiro y Mina Gerais, serán gobernados por la oposición. Un dato que preocupa a los estrategas lulistas.

A pesar del semblante sereno de Lula, una evidente frustración se percibía en el palacio presidencial desde la noche del domingo, cuando fueron divulgados los últimos guarismos electorales. Muy distinto era el ambiente entre los socialdemócratas, que festejaron hasta entrada la madrugada de ayer el pase al ballottage. Lula estuvo a menos de dos puntos de la victoria, al obtener el 48,6%, 46.661.741 votos. Pese al alto caudal conquistado nadie asegura que será reelecto el 29 de octubre. “El juego comienza ahora”, sentenció en su tapa el Jornal do Brasil ayer. En la batalla que dio inicio ayer los contendientes arrancan, prácticamente, de foja cero. A eso apuesta Geraldo Alckmin cuando subraya que es él quien viene creciendo, mientras su rival estaría en declive. “Ahora ya estamos allá (en el ballottage)” dijo ayer antes de viajar a Brasilia para atar acuerdos con referentes de otros partidos. Su inusual euforia tiene motivos de sobra: logró 39.968.167, equivalentes al 41,6%, superando las expectativas más optimistas y desmintiendo las encuestas de opinión, que también fallaron en sus pronósticos sobre la participación ciudadana.

Las del domingo fueron las elecciones con menor número de abstenciones de los últimos años, el tercer colegio electoral del mundo, con 126 millones de inscriptos. Sólo el 16 por ciento faltó a las urnas. Tanto petistas como socialdemócratas comenzaron a sondear a la ex candidata presidencial Heloisa Helena, del izquierdista Partido Socialismo y Libertad (PSOL), ubicada tercera en el primer turno con el 6,85%, nada menos que 6.430.000 votos, un electorado crucial para resolver el pleito. Ayer Lula se refirió cautamente a la ex candidata. “Heloisa ya dio una declaración diciendo que va a liberar a su partido (PSOL) para votar (por quien quiera). Es una sobria decisión.” Por su lado, Alckmin adelantó que tomará contacto con dirigentes del PSOL, para discutir alguna forma de entendimiento. En la primera vuelta hubo conversaciones entre socialdemócratas y representantes de la legisladora.

Helena fue expulsada en 2003 del PT por no haber acatado la orden de votar una ley previsional que contradecía el programa defendido por Lula antes de asumir la presidencia. Entre lágrimas rompió su cartera de afiliada y desde entonces devino en una rotunda opositora, que no se refiere a Lula por su nombre, sino como “su majestad barbuda”. Su campaña estuvo centrada a criticar a Lula antes que a Alckmin, circunstancia que incomodó a una parte de sus bases.

Sin una estructura sólida y con menos de dos años de existencia, el PSOL es, en rigor, una corriente de opinión articulada en torno del liderazgo de Helena, que ayer confirmó su neutralidad en el ballottage: Lula y Alckmin son “la misma cara” de la “moneda neoliberal” disparó. Esa postura, aclaró, no arrastra al PSOL, cuyos militantes son “inteligentes” y “sabrán qué hacer”. Hoy se reunirá la dirección del PSOL para discutir el tema que ha generado intensos debates internos. El diputado federal de esa formación, Ivan Valente, advirtió que el partido evite pronunciarse para salvaguardar la unidad interna.

Lula confía en persuadir a los que respaldaron en la primera vuelta a la ex candidata. A ellos se refirió ayer cuando dijo que “el elector no se queda esperando a la burocracia de un partido, él va y toma una posición”.
 
Más información:
Posición del P-SOL sobre el Segundo Turno de la Elección Presidencial
Ejecutiva Nacional de P-SOL
Brasília, 3/10/2006.

Queremos agradecer a los electores de nuestra candidatura presidencial, Heloísa Helena. Nuestros 6.575.393 votos vinieron de personas que no se dejaron arrastrar trás de la falsa polarización de los medios de comunicación y que no fueron trás del voto útil de las encuestas electorales. Fueron votos de negación de los partidos que defienden el modelo neoliberal -con su corrupción generalizada- y que marcaron la posibilidad de construcción de una alternativa de izquierda y coherente para Brasil.

Agradecemos a todos los que votaron en nuestros candidatos a gobernadores, senadores, diputados federales y estaduales. A los votos que permitieron la reelección de Luciana Genro, Chico Alencar y Ivan Valente. A nuestros dos diputados estaduales nuevos de SP y un diputado estadual en Rio de Janeiro. Sentimos la no reelección de João Alfredo, de la Maninha, Fantazzini y de Babá, cuatro guerreros socialistas que honraron  y siguen honrando nuestro partido. Algunos de nuestros diputados estaduales no fueron reelectos, pero también siguen firmes en la lucha por la construcción de una alternativa socialista y democrática.

Al hacer un agradecimiento muy especial a los electores de todos los candidatos del P-SOL, del PSTU, del PCB, de nuestro Frente de izquierda en todo el Brasil, queremos también agasajar a nuestra candidata presidencial, cuyo esfuerzo y abnegación en la campaña electoral fue un ejemplo militante para todo nuestro partido. Las flores, las oraciones, el cariño, los besos y los abrazos recibidos por donde pasó demuestra una inmensa identidad de una parcela importante de nuestro pueblo con nuestra principal expresión pública. Tenía mucha gente que decía: "Heloísa, es nuestra última esperanza", o aún en mayor número: "No desista. Tenga salud. Tenga fuerza. si no da en ésta, dará en la próxima."

Así, es evidente que los 6.575.393 votos representaron un triunfo político importante. Este triunfo se pone más claro cuando sabemos que nuestros electores remaron contra la corriente, nadaron contra la marea del voto útil, de la falsa polarización PT y PSDB y votaron nuestra candidatura.

En el segundo turno, la ejecutiva Nacional de la P-Sol deliberó y decidió no indicar el voto ni a Lula ni a Alckmin.

La responsabilidad del voto es enorme. Sin embargo, el PSOL entiende qué las candidaturas que disputan el segundo turno defienden políticas económicas neoliberales y reformas que continuarán atacando derechos de los trabajadores, de empleados públicos y de los jubilados brasileños y que en el campo de la ética, ambos partidos y coaliciones representados por Lula y Alckmin, tienen dirigentes y parlamentarios envueltos en prácticas de corrupción, robo, tráfico de influencia en gobiernos, estafas en licitaciones y otros delitos contra el patrimonio y la administración pública.

El PSOL hizo una campaña con Heloisa Helena defendiendo los intereses del pueblo brasileño por un gobierno honesto y ético, y por un programa de profundos cambios en el modelo económico, político y social del País. Logramos más de 6 millones de votos de brasileños que creyeron en nuestro propuestas y programa de gobierno para atender los reclamos de la clase trabajadora y del pueblo pobre.

En nombre de esta parcela de electores, no podemos tener otro posicionamiento que el denunciar las candidaturas de Alckmin y de Lula como sustentáculos de un modelo político, económico y social injusto, cuyo desdoblamiento es también la corrupción generalizada, modelo éste que mantendrá millones de brasileños en la miseria y en la dependencia de limosnas gubernamentales, sin dignidad y sin perspectivas de empleo y de salarios mejores. Además, cualquiera que sea el electo, el cuadro político nacional ya está definido en favor de una alianza conservadora de centro derecha, con el PT o con el PSDB, sin cambios en la economía y en el mundo del trabajo, esto es, con la continuidad del sometimiento al capital financiero, superávit primario, intereses elevados, congelamiento de los salarios y desmonte de los servicios públicos. No habrá reforma agraria y ni una política de recuperación del empleo y de la renta de los trabajadores y de la clase media.

Pasamos ocho años contra el Gobierno de Fernando Henrique Cardoso (FHC) y sus políticas. Y cuatro años más denunciando y combatiendo el Gobierno Lula, con sus propuestas de continuidad del neoliberalismo. Ahora, en dos días, no negaremos lo que hicimos en éstos doce años.
 
La posición de la P-SOL es para los afiliados de la P-SOL. Nuestros afiliados, en la urna, tienen el derecho de hacer lo que quieran. Públicamente no pueden. No puede el diputado, la senadora, ni el concejal ni el dirigente sindical. Para estas figuras públicas esta regla es aún más importante, porque declaraciones en la prensa por un lado u otro serán caracterizadas como campaña, y por eso nuestra resolución tiene carácter prohibitivo. Hay personas de bien y de paz, hombres y mujeres de lucha en todos los lugares y votando a todos los otros candidatos. Nuestras electoras y nuestros electores son mujeres y hombres libres, y tienen el derecho de escoger como votar. Pero el P-SOL tiene definición: no indicar el voto en favor de ninguno de los dos candidatos. Por tanto ni PT ni PSDB necesitan nos buscar porque ya tenemos una posición política.

Llamamos el pueblo brasileño a no confiar en ninguno de ellos y a disponerse para resistir y combatir las políticas que cualquiera de ellos intentará implementar ganando las elecciones. No vamos a desgarrar 12 años de militancia política en dos días. El P-SOL no se queda sin tener posición. Estamos al lado de los trabajadores y del pueblo, en el combate en defensa de los derechos de los trabajadores, en el campo de batalla, haciendo lo que tenemos el deber de hacer, o sea, diciendo que las dos candidaturas representan el mismo proyecto neoliberal.
Brasil en Andalucía Libre
 Venezuela
Repercusiones en Venezuela de la situación de Brasil
"Reiteramos el llamado a votar por Chávez"
Lula y cúpula del PT son únicos responsables por no haber ganado en primera vuelta
Comunicado del Partido Revolución y Socialismo (PRS) de Venezuela.
Caracas, 4 de Octubre 2006

El lunes 2 de octubre publicamos en nombre del PRS un saludo de felicitación a la dirección del Partido Socialismo y Libertad (P-SOL) de Brasil y en especial a su candidata presidencial Heloisa Helena por los 6.5 millones de votos obtenidos en las elecciones presidenciales de ese país desarrolladas el pasado domingo 1 de octubre. Igualmente, fue publicado en aporrea.org, una declaración en el mismo sentido, firmada por los compañeros Stalin Pérez y Orlando Chirino, dirigentes de la UNT y de nuestro partido. Agradecemos sinceramente las notas y comentarios enviados por numerosos compatriotas sobre nuestra posición con respecto al proceso electoral vivido en la nación hermana. Y nos causa una inmensa alegría constatar que la mayoría de las personas que nos enviaron sus mensajes reconocen y nos felicitan por lo acertado de nuestra postura política de respaldo a la candidatura de Heloisa Helena en dicho debate electoral.

Pero, también debemos decir que no faltaron los comentarios adversos de personas que se auto-proclaman como chavistas y revolucionarios. Ellos han colocado el grito en el cielo, y en una demostración de intolerancia política, tratan de polemizar con nuestra posición, mediante descalificaciones. Lo peor es que hacen graves acusaciones contra la compañera Heloisa Helena, a quien catalogan como una “persona fuera de sus cabales, como agente de la CIA, y en últimas como responsable de los resultados electorales de Lula y del PT”. Sin duda esa es una forma además de intolerante, irresponsable para desarrollar un debate político que ayude a desarrollar una polémica entre revolucionarios y buscar las causas de esos resultados electorales. Podríamos no expresar respuesta alguna a estos inquisidores, que quieren imponer a toda costa su forma de pensar, no importando si para ello se encubre la verdad o se mancha la trayectoria de militantes revolucionarios, siguiendo el nefasto método de la escuela stalinista, que ha educado e incubado a muchos el virus de los métodos de las calumnias, las falsificaciones y el chantaje.

Sin embargo, por la seriedad del tema y para contribuir a un debate que es de candente actualidad en las filas del movimiento revolucionario en nuestro país y el mundo, consideramos oportuno presentar nuestra visión sobre los recientes resultados electorales en Brasil.

¿Por qué no llamamos a votar por Lula en la primera vuelta?. Por todos es bien sabido que el Presidente Chávez expresó desde hace mucho tiempo su simpatía por la reelección de Lula en Brasil. Sus argumentos son conocidos, los respetamos, pero también tenemos todo el derecho de no compartirlos, ya que observamos la realidad brasilera de otra manera.

El gobierno de Lula se distinguió durante todo su mandato, como un gobierno anti-popular, anti-obrero y al servicio de las multinacionales y el Fondo Monetario Internacional. Aplicó las recetas neoliberales emanadas de los organismos financieros internacionales, redujo sustancialmente el presupuesto para la atención de los asuntos relacionados con la educación, la salud y la vivienda entre otros. Impuso un acuerdo con los partidos de la oposición burguesa, para aprobar en el parlamento la reforma al sistema de pensiones para los empleados públicos, arrebatándole derechos adquiridos a decenas de millones de servidores públicos. Negó el derecho a la tierra solicitado por millones de Sin Tierra existentes en Brasil. Guardó silencio cómplice frente a la ola de crímenes desarrollada por las bandas paramilitares creadas por terratenientes y ganaderos. Atendió todas las exigencias de las multinacionales, especialmente de las vinculadas al sector petrolero, agro-alimentario y automotriz, al punto que terminó de hipotecar la precaria soberanía nacional brasilera. Pagó la dolosa deuda externa contraída por los gobiernos anteriores, entregando millardos de dólares al sistema bancario internacional, sacrificando la atención a las necesidades primarias de la población.

Más nefasto aún, junto con los gobiernos de Kirchner de Argentina y Lagos de Chile, encabezó las operaciones militares en Haití ordenadas por el imperialismo yanqui y francés a través de la Organización de las Naciones Unidas y ha avalado con su silencio cómplice todas las acciones criminales que el imperialismo a nivel mundial ha desarrollado en el Medio Oriente, razón que le ha valido el cariño y el respaldo de Bush y Condolezza Rice.

Por último y no menos importante, el gobierno de Lula y el PT ha vivido escándalo tras escándalo, convirtiéndose en el gobierno más corrupto de la región. No han sido inventos de la oposición burguesa ni de la extrema izquierda, como suelen decir nuestros adversarios políticos. El presidente Lula ha tenido que salir en varias oportunidades a lavarse las manos por las acciones de sus subalternos, pero que fueron ordenadas y justificadas desde la cúpula del PT y de la Presidencia.

Por las anteriores características del gobierno y su presidente no mereció el apoyo nuestro y de muchos revolucionarios en Brasil y de otros países del continente. Y esas, para quienes suscribimos, son las razones de fondo que explican por qué Lula no ganó en la primera vuelta, en tanto que un sector importante de la población se sintió traicionado y llegó a la conclusión que el gobierno de Lula es muy parecido a sus antecesores. Es por esta forma distinta de ver la realidad brasileña que no coincidimos con la posición asumida por el presidente Chávez de respaldar a Lula. Y por supuesto también discrepamos de los críticos que quieren engañar al pueblo venezolano, mintiendo sobre lo que ha sido la gestión y la esencia del gobierno de Lula y del PT.

Heloisa Helena fue expulsada del PT por no avalar la política neoliberal de Lula. Los pocos críticos que tenemos en Venezuela por nuestros respaldo a la candidatura de Heloisa Helena, le quieren ocultar al pueblo venezolano y al mundo la realidad que se vive en Brasil, la traición manifiesta de Lula y el PT a su programa originario y la actitud reaccionaria de expulsar a los valientes senadores y diputados federales que se opusieron en el parlamento y en las calles a tan criminal política neoliberal. Heloisa, Luciana Genro y Joao Batista “Babá” y tantos otros diputados, dirigentes y militantes del PSOL no son disidentes del PT, fueron expulsados por la camarilla de ese partido y por el gobierno de Lula, por ser fieles al programa y la política que le dio vida al Partido de los Trabajadores de Brasil hace más de 20 años. Heloisa, “Babá” y Luciana se negaron a votar a favor de leyes anti-obreras, anti-populares que acabaron hundiendo en la miseria a millones de brasileros. Ellos estuvieron denunciando permanentemente la decisión del presidente Lula de enviar tropas a reprimir al pueblo haitiano y tuvieron una posición digna cuando el gobierno de Evo Morales en Bolivia impulsó la nacionalización de los hidrocarburos, enfrentando a Petrobrás. Nuestros críticos ocultan eso y quieren sólo mostrar bondades de un gobierno que jamás fue intérprete de las necesidades populares, que se distinguió por ser agente del imperialismo.

Nosotros no ocultamos esa realidad, la decimos por la calle del medio y por eso decimos que el gobierno de Lula no es ningún aliado del pueblo venezolano. ¿Cómo puede ser aliado de nuestro pueblo un gobierno que envía tropas para derrotar un levantamiento legítimo del pueblo haitiano? ¿Qué aliado puede ser un gobierno que intenta vender como una integración progresiva el acuerdo MERCOSUR, cuando sabemos que ese es un instrumento de expoliación y control ideado por el imperialismo, las multinacionales y respaldado por los capitalistas explotadores de Brasil, Uruguay y Argentina? ¿Cómo puede ser aliado de los trabajadores y el pueblo venezolano un gobierno corrupto que le quitó a los empleados públicos reivindicaciones fundamentales, tal como hizo Caldera con las prestaciones? En realidad, el gobierno de Lula le hace un flaco favor a la profundización de la revolución en Venezuela y en toda América Latina.

Tenemos autoridad política y moral. También queremos decirle a los que nos critican por nuestra posición respecto al gobierno de Lula, que los militantes del PRS tenemos autoridad política y moral, ya que la mayoría de nosotros acompañamos durante muchos años el proceso de construcción del PT, respaldamos en elecciones presidenciales anteriores a Lula, incluso muy a pesar de que sabíamos cuál iba a ser su final, ya que presagiábamos que los cambios en el programa y en la política del PT lo conducirían inevitablemente a ser un partido al servicio de los intereses de las multinacionales y los capitalistas, como lo es también el gobierno del Partido Socialista de Chile que preside la señora Bachellet.

Por eso reivindicamos y disfrutamos que el PSOL y Heloisa Helena hayan obtenido 6.5 millones de votos, porque nos indican que en Brasil sigue existiendo esperanza, que no todo está perdido, que se han levantado viejos y nuevos dirigentes para rescatar las banderas progresivas de lo que una vez fue el PT. No es el PSOL el responsable de la tragedia del PT, es la cúpula de ese partido y el gobierno de Lula los únicos responsables del retroceso.

A nuestros críticos en Venezuela, que se reivindican chavistas les decimos que no sigan utilizando el malsano método de descalificar posiciones o de responsabilizar a otros por lo que hacen los partidos y sus dirigentes. Seguramente los veremos en un futuro, tratando de acusarnos de que nosotros somos los responsables del descontento y desconfianza que en Venezuela, tienen el pueblo y los trabajadores por el MVR, el PPT, Podemos. Desde hoy se lo decimos: esos partidos son los únicos responsables de sus actuaciones.

No obstante, todas estas consideraciones en contra de los gobiernos de Lula (Brasil), Bachellet (Chile), Kirchner (Argentina) y Tabaré (Ururguay), y cualquier divergencia que tengamos sobre esta posición u otra con el presidente Chávez, no tenemos duda de apoyar su reelección y llamar a votar por él, y lo haremos con la misma fuerza y determinación con la que hemos enfrentado los intentos de la derecha criolla y el imperialismo de darle un golpe de Estado, de tumbarlo con un paro patronal o con el referéndum revocatorio, y con ello liquidar el proceso revolucionario abierto en el país.

Por el Comité Nacional Impulsor del PRS: Orlando Chirino; Stalin Pérez Borges, Gonzalo Gómez, Richard Gallardo, Vilma Vivas, Emilio Bastidas, José Bodas, José Meléndez, Ismael Hernández, José Barreto, Edgard Caldera, Miguel Angel Hernández, Jackson Bautista.

Partido Revolución y Socialismo respalda reelección del presidente Chávez, 16/09/06 

Sindicalismo en la Revolución Bolivariana
Entrevista a Stalin Pérez Borges
'La lucha contra la burocracia y la corrupción, y por los derechos de los trabajadores, será muy importante el año que viene'
 
Stalin Péréz es miembro de la coordinación nacional de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), de la corriente sindical C-CURA (Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma), y del comité impulsor del proyecto del Partido Revolución y Socialismo (PRS). Josep Maria Antentas y Esther Vivas lo entrevistaron en Valencia (Carabobo) para Viento Sur
 
 
-¿Cuáles son los retos que tiene el proceso bolivariano en el momento actual?
El proceso revolucionario que encarna ahora como gobierno Chávez, aunque es un proceso abierto desde muchos años antes que Chávez fuera presidente, tiene varios retos. Tiene como reto dotar de grandes conquistas sociales a la mayoría de la población y de los sectores populares que son el respaldo con que ha contado Chávez.
 
El gobierno ha dado pasos importantes en el tema de resolver el problema de la educación y la salud, pero son eso, pasos, y no se ha logrado quebrar la espina dorsal donde descansan grandes insuficiencias económicas y sociales para la población, incluido en el sector salud y educación. La población ha carecido de conquistas sociales importantes, y este es uno de los retos fundamentales. La Misión Barrio Adentro pone al servicio de millones de venezolanos, sectores populares, atención médica primaria. Pero siguen habiendo muchas necesidades.
 
Nosotros consideramos que a esta altura, con siete años de gobierno, contando con inmensos recursos, producto de los altos precios petroleros y del hecho que este gobierno ha tenido la capacidad de empezar a hacer que se paguen impuestos sobre la renta, todavía el saldo no es muy satisfactorio. Desde el año 2002 hay aprobada una Ley de Seguridad Social y no se ha podido llevar adelante. Producto de la situación de desigualdad social, hay un alto índice de inseguridad personal, la gente anda con temor en la calle, y esto son temas que el gobierno tiene que saldar.
 
Ahora, en esta coyuntura, hay preocupación de todos los sectores sociales que apoyan el proceso por el hecho de que, en paralelo a la lentitud en resolver los problemas sociales, avanza mucho la corrupción y la burocracia. Cuando uno dice corrupción, hablamos de sectores, capas, dentro del gobierno, que se van ligando a sectores económicos del país. Entonces, los retos son como hacemos para brindarle mayor seguridad social a la gente, como combatimos la corrupción y la burocracia que siempre terminan acabando con los procesos revolucionarios... Hay proyecto, y lo positivo es que este proyecto sigue entusiasmando a la inmensa mayoría de la gente en Venezuela. Pero para encararlo hay que trascender el capitalismo, hay que hacer una revolución en Venezuela, y no será posible lograr los desarrollos sociales, económicos, sólo desde Venezuela, si el resto de los países de América Latina no se enrumban por un camino de tener un gobierno de independencia de clase, de independencia ante el imperialismo.
 
El gobierno por un lado dice que vamos a hacer el socialismo del siglo XXI, pero vemos lento las medidas que podríamos decir que apuntan al socialismo del siglo XXI. Ahí hay, por ejemplo, el balance de la cogestión. Nosotros empezamos a apoyar, a darle vida al proceso cogestionario que lanzó el gobierno, no cogestión en el sentido que los trabajadores fueran socios, sino en el sentido de control de los trabajadores de las empresas y los medios de producción, para ver si era posible acabar con la propiedad privada... Todo esto está retrasado gracias al burocratismo del gobierno, hay desmoralización donde se ha implementado. El más significativo era el de Invepal y allí hay problemas, porque los trabajadores no se sienten de verdad con el poder de decisión sobre las cosas que están ocurriendo.
 
-¿Cómo caracterizan al gobierno de Chávez y cual es su relación con el gobierno?
Este es un gobierno todavía capitalista, sui generis en el sentido de que ha tomado medidas populares, es independiente ante la política del imperialismo norteamericano, pero sigue siendo un gobierno capitalista. Siguen existiendo los patrones, las relaciones de producción no se han cambiado. Para darte un ejemplo, los trabajadores seguimos teniendo nuestra relación entre el capital y el trabajo bajo la misma Ley que ha imperado des hace años. Nosotros apoyamos al gobierno del Presidente Chávez, como parte de un proceso revolucionario abierto desde 1989. Pero como dirigentes sindicales siempre hemos querido que haya una autonomía de las organizaciones donde estamos respecto al gobierno, para tener la capacidad suficiente de hacer los análisis más objetivos, y para exigirle al gobierno los derechos de los trabajadores cuando consideramos que puedan ser vulnerados, o bien tratar de lograr conquistas que sean posibles ahora en el marco actual.
 
-¿Cuál es la situación de la UNT?
La UNT es la conquista más importante que han tenido los trabajadores estos últimos años. Los trabajadores tenían sobre sus espaldas una losa pesadísima, la burocracia sindical, representada en la CTV. Aquí los sindicatos son distintos a Europa, son de empresa, y son pocos los que hay por rama e industria. Muchos de estos sindicatos están afiliados a una Federación, pero el poder lo tiene el sindicato. Los trabajadores en estos sindicatos duraron hasta 30 y 40 años sin hacer elecciones. Estaban ahí bajo un gobierno democrático-burgués que cambiaba cada 5 años, pero los sindicatos no. Hace tres años cuando no se pudo sostener mas esta losa por la traición más que evidente de la CTV, por el paro petrolero y antes con el golpe de Estado, los trabajadores en masa querían abandonar la vieja central, y por esto fue posible que se diera a nivel nacional la UNT. A los pocos meses, la UNT se llenó de trabajadores. En paralelo a su crecimiento fuimos comprobando las diferencias que había, sobre el proceso y la relación con el gobierno, y aparecieron los problemas. Hoy hay una situación de crisis de la UNT en la dirección, pero sigue siendo el instrumento de los trabajadores.
 
La UNT se constituyó de manera horizontal. Al no haber suficiente confianza entre las distintas corrientes políticas que la componíamos, se decidió hacer una dirección horizontal, y que al lapso de un año se llamara a unas elecciones donde participaran los trabajadores. Pero aún no ha sido posible hacerlas. Cuando se den, esto será una conquista de los trabajadores, porque en ninguna parte del mundo se eligen las direcciones de las centrales obreras directamente, como se elige a un Presidente de la República. Son elecciones cuando más de segundo grado, sino acuerdos de corrientes políticas. Esto hay que acabarlo si queremos estar en corresponsalía con lo que establece la Constitución de democracia participativa y protagónica. Pensábamos que esto iba a tener una enorme pegada y servir de ejemplo para los trabajadores del mundo o del continente, con quienes necesitamos empalmar para hacer posible este sueño de socialismo con democracia.
 
-¿Cuáles son las diferencias entre vuestra corriente y las otras dentro de la UNT?
La reflexión de las otras corrientes es ésta: se está construyendo el socialismo en Venezuela y como es así, la UNT debe ser parte de ello y apoyar lo que haga el gobierno. Nosotros decimos: hay que construir el socialismo y para que sea posible los trabajadores deben jugar un papel protagónico y sus instrumentos tienen que tener independencia respecto al gobierno y al Estado. La UNT y los sindicatos van a contribuir a elevar la conciencia de los trabajadores para llegar al socialismo y a contribuir a que se den luchas para lograr conquistas e ir al socialismo, porque el socialismo son conquistas. Es apoderarse de los medios de producción, cambiar el modelo de producción existente. Si hay que reconocer algo bueno del gobierno lo reconocemos sin empachos, pero si hay que señalar algo negativo, también lo decimos. Pero la discusión sobre una organización independiente es más compleja. Porque si estuviéramos en el socialismo, donde los medios de producción los tuvieran los trabajadores, nosotros pensamos que los sindicatos seguirían siendo útiles. En el mismo sistema socialista, donde hayan desaparecido los patronos, pero hay Estado, yo creo que los sindicatos deben existir y ser independientes del Estado, aunque sea el Estado de los trabajadores. Esta es la mayor garantía de que siempre habrá alguien que defienda los derechos de los trabajadores. Pero a pesar de las diferencias nosotros pensamos que todos tenemos que convivir en la UNT, y cuando ellos se retiraron del congreso nosotros lo que dijimos fue “si hay diferencias, vamos a discutirlas con los trabajadores”. Este es un punto clave.
 
-¿La creación de la UNT se ha hecho a través de la creación de nuevos sindicatos o de antiguos sindicatos de la CTV que se desafiliaron de ésta? Y ¿la emergencia de una nueva central ha supuesto un aumento de la afiliación?
Ha sido un poco la combinación de todas estas cosas. La UNT se hizo con los sindicatos existentes allá donde pudieron llegar nuevos dirigentes sindicales. Se hizo también con sindicatos que llamamos alternativos, sindicatos que surgieron no como un afán divisionista sino por el hecho que los trabajadores no tenían otro camino que salir del marco donde estaba la burocracia. Antes la burocracia mandaba despedir de la fábrica cuando veían a un trabajador con posiciones críticas. Y para esto tenían la complicidad del patrón y del Estado, que avalaba el despido. El gobierno de Chávez rompió con esta práctica, y para la burocracia era difícil hacer estos despidos. Se fueron haciendo sindicatos nuevos paralelos. Y el fenómeno más importante es que empezó a crecer la sindicalización. Aquí siempre los niveles de sindicalización fueron muy bajos. Ahora son del 24% [dentro de los trabajadores formales].
 
Entonces, ha sido una combinación de sindicatos nuevos, sindicatos alternativos, y viejos sindicatos de la CTV que fueron obligados a hacer elecciones, en los que surgieron nuevas direcciones. La formación de la UNT no es un proceso puro. Hay dirigentes reformistas en la UNT. Lo que prevalece en la UNT es una nueva carnada de dirigentes sindicales que quieren salir de esta losa pesada que era la burocracia, sin elecciones, de sindicatos que hacían pactos con los empresarios, que aceptaban el discurso neoliberal que la globalización era buena. Pero tenemos el reto de enrumbar las cosas. Muchos de estos nuevos dirigentes sindicales no tenían ninguna experiencia política. Algunos habían sido dirigentes estudiantiles cuando eran estudiantes, y los que más tenían experiencia, para darte un ejemplo, eran los que tenían alguna experiencia de afiliación religiosa, sobretodo en los sectores evangélicos, que han crecido mucho y se han insertado en los sectores populares. Muchos de los que han sido grandes dirigentes sindicales habían tenido la experiencia de hablar en público en los cultos religiosos y de organizar. No venían de organizaciones de izquierda. El reto de la dirección de la UNT, de los sectores clasistas, es de acompañar a estos compañeros, y aprender también junto a ellos lo que ha pasado en el mundo.
 
-La mitad de las y los trabajadores venezolanos son informales. ¿Cuál es su estrategia para organizarlos sindicalmente o de otra forma?
Bueno, hay unos 11 millones de personas en edad comprendida para trabajar, de los que unos 5.6 millones son formales y unos 5.4 son informales. De los formales, hay un 24% sindicalizado y los informales no están organizados. Se empezaron a organizar en asociaciones y ahora están conformando sindicatos. Ya tenemos un porcentaje alto de trabajadores informales dentro de la UNT. Están pidiendo su participación en la dirección, pero esto no pudo resolverse en el congreso. Al comienzo pusimos en marcha una Misión con dos funciones: formar a los nuevos dirigentes, lo que es un reto, porque sino se van a burocratizar, y sindicalizar a nuevos trabajadores, formales e informales. Pero no hemos podido desarrollar la Misión por toda la situación interna de la UNT. La afiliación es baja, incluso en los formales, para un proceso revolucionario. Tenemos el obstáculo de la propia situación de la UNT y de la propia Ley del Trabajo. Para hacer un sindicato hacen falta 20 trabajadores. Muchos empresarios que tienen a más trabajadores en su empresa hacen varios registros, para que ninguna llegue a 20. También hay una realidad de muchas empresas y comercios con menos de 20. La Ley es un obstáculo y también el propio modelo estructural de sindicatos de empresa.
 
-¿Cuál es la relación de la UNT con los otros movimientos sociales?
Estamos a favor de establecer vínculos con todos los movimientos existentes en el país y fuera del país. Tenemos muy buena relación con el Frente Campesino Ezequiel Zamora, que es un organización desarrollada en distintas partes del país y que está impulsando una lucha feroz por el derecho a la tierra. Participan en tomas de tierras y son los que más están enfrentando al problema del sicariato.
 
Estamos creando junto con ellos un movimiento que se llama “Por todas nuestras luchas”, donde también está la Asociación Nacional de Medios Comunitarios Libres Alternativos (ANMCLA). Uno de los grandes logros del proceso ha sido que miles de personas han entendido la importancia que tienen los medios de comunicación alternativos. Pensamos que para avanzar, o profundizar la revolución como dice el mismo gobierno, esto va a ser muy difícil que se haga a través de los partidos que apoyan al Presidente y que tienen cargos electos. Son sectores reformistas en su mayoría. La única manera es que surja un poderoso movimiento que vaya más allá. La UNT va a ser uno de estos movimientos, y los sectores campesinos también van a ser importantes.
 
El año que viene será un año estelar. Al Presidente Chávez lo vamos a reelegir. Los trabajadores vamos a participar en la reelección. Se reelegirá con votos suficientes para hacer una demostración de fuerza. En los últimos meses los trabajadores siguen protagonizando luchas, que son expresiones para profundizar el proceso, el control de las empresas...La marcha del 19 de julio fue significativa, con unas 9.000 personas venidas con medios propios, sin apoyo. Más que el número fue la calidad de la gente. Todos expresan apoyo al presidente pero quieren que haya medidas para solucionar sus problemas económicos y sociales. Pero a la par que en los sectores populares crece este sentimiento, los sectores burocráticos cada vez están ocupando importantes cargos del gobierno. La lucha contra la burocracia y la corrupción, y por los derechos de los trabajadores será muy importante el año que viene. ¿quien va a ganar? No es optimismo por sí, de propaganda, sino por los hechos que han ocurrido en los últimos años, pero pensamos que podemos derrotar esto. Pero va a ser una lucha fuerte.
 
-¿Qué demandas programáticas concretas plantean ustedes para avanzar en la profundización del proceso?
Reclamamos sobre todo que se implemente la Ley de la Seguridad Social, también profundizar el proceso de control obrero y cogestionario. Algunos sectores oficialistas plantean la posibilidad de una relegitimación de los poderes, con una nueva elección de la Asamblea Nacional o una nueva Constituyente. Pensamos que si hay elecciones los candidatos no pueden ser nombrados a dedo como anteriormente.
 
-Háblenos del proyecto del PRS. ¿En qué situación se encuentra?
El PRS es parte de las necesidades de un sector de los trabajadores. Todo el mundo tiene partido, los militares, los evangélicos, los campesinos... Entonces surge la cuestión de porque los trabajadores, los revolucionarios y los socialistas no podemos tener uno. Cuando íbamos construyendo la UNT este problema se planteó. Nosotros estábamos entonces como un comité, un grupo de opinión, la OIR, y varios dirigentes sindicales se acercaron planteando porque no creábamos un nuevo partido, revolucionario, internacionalista..., y lanzamos la propuesta. Pero tenemos un problema concreto. Por la situación de la UNT muchos de nosotros estamos ocupando cargos sindicales y es difícil estar construyendo la UNT, respondiendo a la situación interna de la UNT, y al mismo tiempo crear el PRS. Por estro hemos ido lentos en la construcción del PRS, pero es un proyecto que está vigente, aunque no tenemos los cuadros suficientes para atender a la construcción del partido. Además por nuestra tradición, no estamos insertados en el sector campesino, ni en el movimiento estudiantil.
 
-¿Que relación tienen desde el PRS con otros sectores de la izquierda radical como el Proyecto Nuestra América-Movimiento 13 de abril?
Tenemos buenas relaciones pero es una parte a desarrollar. No tenemos ahorita ningún acuerdo PRS-13 de Abril, pero respetamos su espacio, ellos saben lo que hacemos en el movimiento sindical...
 
Acercamiento al Sindicalismo en la Revolución Bolivariana
 Cataluña
Opinión - Elecciones Catalanas del 1 de Noviembre
La Autodeterminación, sin referentes
Editorial de La Veu, num. 74, Septiembre de 2006
Traducción al castellano: Andalucía Libre
 
 
El miércoles 1 de noviembre están convocadas elecciones al Parlamento regional de las 4 provincias, elecciones con qué se cerrará definitivamente la etapa de reformas estatutarias abierta con el acceso al gobierno autonómico del Principado del denominado Tripartito.
 
Efectivamente, con las vergonzosas reformas de los estatutos del Principado y del País Valenciano ya cerradas desde el punto de vista jurídico-político y con la del estatuto de las Islas Baleares bastante encaminado en el mismo sentido (el de la incrustación de nuestro pueblo dentro de un Estado ocupante y expoliador), las fuerzas autonomistas se disponen a establecer quienes serán las encargadas de gestionar las migajas resultantes, dentro un clima de frustración nacional generado por la actitud botiflera y colaboracionista de buena parte del establishment político catalán.
 
El espectáculo es ciertamente lamentable. De un lado, PSOE y CiU se presentan con el bagaje del vergonzoso pacto Mas-Zapatero; pacto que pretendía, además de silenciar cualquier debate soberanista, consolidar los acuerdos para una clase de "regeneración liberal" del Estado español, repartiéndose sus firmantes diferentes áreas de poder.
 
Así, la operación Montilla, a la vez que supone el destierro definitivo de cualquier vestigio de catalanismo que pudiera hacer sospechar de la existencia del PSC como ente diferenciado del PSOE, establece, de hecho, las bases para el regreso de CiU al que considera su "hábitat natural": la gestión de la autonomía catalana. Paralelamente, el PSOE contará a partir de ahora con unos aliados (CiU y las otras derechas regionalistas) en el Parlamento español mucho más cómodos y digeribles que los anteriores ERC o IU-ICV en orden a llevar a término las políticas liberales exigidas por los poderes económicos y las reformas necesarias para liderar durante muchos años la política parlamentaria española.
 
Con respecto a ICV, la "marca blanca" del PSOE en Cataluña, continúa su proceso de degradación ética y política y ni siquiera es capaz, tras su triste papel en el debate estatutario, de disimular mínimamente su dependencia casi orgánica del partido de Montilla. Esta asociación de vividores del dinero público constituye, de hecho, uno de los principales muros de contención para el despliegue de las fuerzas sociales y políticas que deberán hacer posible una alternativa de izquierdas al liberalismo, la corrupción y el españolismo encarnados por el binomio CiU-PSOE.
 
Por su parte, ERC llega a estas elecciones víctima de la línea política sumisa de Carod y sus acólitos (el denominado 'clan de la avellana'), que arrastró este partido a las aguas del regeneracionismo español. A pesar de la rectificación final, debida a la presión de sus bases, ERC es en estos momentos una organización sin estrategia política (el federalismo como supuesta vía intermedia hacia la independencia ha fracasado, como era previsible, antes de nacer). Y su dirección no está dispuesta a corregir los errores y poner su horizonte político en la autodeterminación, cosa que implica necesariamente una voluntad de ruptura respeto los estados ocupantes, sino que continúa sin hacer autocrítica de su carencia de valentía política y su exceso de integración en el sistema (y en los recursos que este le suponen al partido y a sus dirigentes y responsables políticos).
 
Hace falta recordar que ERC tenía  la oportunidad de denunciar las miserias del pacto Mas-Zapatero haciendo caer el gobierno y forzando elecciones desde una posición de firmeza antes del cierre del proceso de reforma del estatuto y optó, en cambio, por mantener el Tripartito a cualquier precio hasta ser finalmente desalojada.
 
Este lamentable espectáculo se completa de nuevo con una ausencia destacada: la de un referente político del pueblo en lucha por la autodeterminación. Las importantes movilizaciones soberanistas del último curso político, el universo asociativo de la órbita independentista, los diferentes movimientos populares de resistencia y de lucha por los derechos sociales y políticos de nuestro pueblo, las crecientes experiencias de lucha municipal que tienen en las CUP su máximo exponente y, en definitiva, los anhelos de justicia social y libertades nacionales de buena parte del pueblo trabajador catalán, restarán de nuevo silenciadas y sin representación en el parlamento de las cuatro provincias.
 
Este año no se daban todavía las condiciones para que nuestro movimiento presentara una alternativa electoral a las miserias del autonomismo. Ahora bien, si la Izquierda Independentista no contempla en su horizonte la necesidad de disponer de referente(s) en varios terrenos de la lucha institucional, no podrá construir un movimiento político de masas capaz de hacer avanzar a nuestro país hacia la ruptura democrática y el ejercicio del derecho de Autodeterminación. Ni que decir tiene que para que esto sea posible la Izquierda Independentista necesita antes que nada reforzarse organizativamente con un referente unitario (movilizador, institucional y organizativo) y clarificarse estratégicamente.
 
*El MDT es una organización de izquierda independentista catalana. Otras organizaciones que forman parte de este espacio político y social son Endavant, Maulets, las CUP y el PSAN.
 
Opinión - Elecciones Catalanas del 1 de Noviembre
Preparar una alternativa antiliberal
Editorial Revolta Global*, 28 octubre 2006
Traducción Andalucía Libre
 
Las elecciones al Parlamento de Cataluña llegan enmedio de un clima de incertidumbre. Hace tres años, la formación del Gobierno Tripartito (PSOE-ERC-ICV/EUiA) reflejaba, en el terreno de la representación parlamentaria, un giro de la situación hacia la izquierda, propiciado por los grandes movimientos ciudadanos contra la guerra, el trasvase del Ebro o la crisis del “Prestige”. El fin del largo reinado pujolista fue el preludio de la derrota del PP en Madrid y del advenimiento consiguiente del gobierno Zapatero.

Estos años dejan, no obstante, un regusto más bien amargo para las clases populares. El Tripartito se ha revelado como un gobierno social-liberal. Es decir, un gobierno respetuoso de las leyes del mercado, que mira, tirando por lo alto, de apaciguar algunos efectos mediante la distribución más equitativa de unos recursos presupuestarios limitados, pero que acaba deveniendo vector de políticas privatizadoras y, finalmente, un juguete entre las manos de los grandes poderes económicos. Desde Samsung hasta Taurus y Braun, pasando por Miniwatt y SEAT, deslocalizaciones industriales y expedientes de regulación de empleo han llovido sobre trabajadores y trabajadoras –muy a menudo ante la connivencia de la Generalitat con las multinacionales...- por no hablar del papel de las burocracias sindicales afines al gobierno en el aislamiento y la derrota de las resistencias en las empresas. 

El Gobierno “catalanista y de izquierdas” habrá sido, pues, profundamente decepcionante en este ámbito, como en el terreno de las libertades nacionales. De hecho, el Tripartito ha estallado antes de poner en marcha su anunciado “giro social”. Por el contrario, ha manifestado déficits en una gestión pública honesta y transparente –como en el asunto del Carmel-, ha hecho toda clase de concesiones a la patronal de la enseñanza, ha cedido ante las exigencias del mundo de los negocios – reculando, a manera de ejemplo, con respecto a las propuestas gubernamentales más adelantadas en materia de vivienda...

Pero, lo más característico del fracaso de esta experiencia radica en el hecho que el Gobierno catalán –y el propio presidente Maragall- hayan sido sacrificados por el gabinete “amigo” del PSOE... en función de una alianza de Zapatero con la derecha nacionalista y en base al escandaloso recorte del nuevo Estatuto de autonomía. Deseoso de aliviarse de la presión del PP y, a la vez, decidido a echar adelante la agenda neoliberal de la construcción europea, el gobierno socialista ha operado un viraje hacia el “centro”. Aún con las buenas disposiciones de IU y ERC – que se han ido tragado presupuestos continuistas, leyes educativas y de defensa nacional, etc.-, CIU y el PNV representan unos socios más seguros y creíbles por proceder a nuevas desregulaciones del mercado laboral o introducir reformas fiscales que, un golpe más, favorecerán los más ricos.

No hace falta insistir en la miseria del Estatuto: el asunto de aeropuerto del Prat o el caso de la inmigración hablan con más crudeza que el más crítico de los discursos. Pero, en las vísperas de estas elecciones, sí que hace falta insistir en un punto capital. Si el aparato del PSOE, profundamente incrustado en la maquinaria de Estado español y el PSC han jugado la carta del respeto al marco constitucional monárquico y de un reformismo provinciano, la responsabilidad de la izquierda del tripartito – ERC y ICV-EUiA – ha sido muy grande en el curso que han tomado los acontecimientos.

El partido republicano que ha dudado, que ha girado tarde y sin demasiada convicción hacia el rechazo de un Estatuto rebajado, vuelve a hablar ahora confusamente de “equidistancia”... La denominada “izquierda transformadora”, por su parte, se ha mostrado incapaz de distinguirse y de hacer frente al social-liberalismo en ningún terreno. Antes al contrario: ha contribuido a desguazar el movimiento ciudadano por el derecho de decidir que, tal y como se puso de relieve el 18-F, hubiera podido desbaratar todo el panorama político, vinculando mismo tiempo las reivindicaciones catalanas al proceso de paz en Euskadi.

Al fin y al cabo, nos deja un panorama dónde las salidas derechistas parecen tener más posibilidades. La patronal reclama con insistencia una “sociovergència” [alianza PSOE-CiU] que seria vista con buenos ojos desde Madrid. Incluso cuando evoca – con bien poco entusiasmo – la posibilidad de reeditar un Tripartito de izquierdas, el candidato Montilla [PSC-PSOE] define un perfil relleno de garantías para los intereses de la burguesía. Bajo estos parámetros, un nuevo gobierno de las izquierdas, sembraría desaliento y confusión entre las clases populares, allanando definitivamente el camino a las fuerzas conservadoras. Y es indiscutible que un regreso de la derecha al gobierno, o bien la alternativa de una “gran coalición” entre el PSC y CiU, sólo agravarían las políticas liberales que ya estamos sufriendo.
 
El 1 de noviembre, en un plano estrictamente electoral y a falta de una alternativa más firme, claramente anticapitalista y arraigada en el pueblo, la clase trabajadora y la juventud poca cosa podrán hacer si no es mirar de oponerse a al fin y al cabo votando ICV-EUiA o ERC. Aunque comprensible, la abstención, que seguramente se nutrirá del legítimo disgusto provocado por la gestión de estos años, no resolverá ni aclarará nada. Finalmente, hará falta estar en guardia ante la irrupción de nuevas formaciones que pretenden recuperar una parte del electorado tradicional socialista con un discurso demagógico y españolista.

En estas circunstancias, el voto a la “izquierda del Tripartito” deviene profundamente crítico y reviste un marcado carácter de provisionalidad. Contrariamente al proyecto de la izquierda posibilista de un Saura (ICV) o a la perspectiva de variables acuerdos institucionales, se trata de ir hacia un enfrentamiento con estas políticas liberales y de reencontrar el camino de la lucha por la autodeterminación. No hay ninguna otra vía de progreso social y democrático.

Necesitamos un auténtico gobierno de izquierdas, un gobierno antiliberal, que no tema enfrentarse a los grandes intereses privados y que se apoye decididamente en la movilización social para vencer las resistencias del capital. Por ahora, sólo podemos evocar la perspectiva. Por esto mismo, es urgente preparar las condiciones: desde las luchas obreras, juveniles y feministas, favoreciendo la convergencia de los esfuerzos – todavía fragmentarios y dispersos – de la izquierda anticapitalista, del independentismo revolucionario y de los sectores más combativos de la izquierda social. He aquí el camino de la construcción de una alternativa. El balance severo de un Tripartito social-liberal y la necesidad de cambiar de rumbo ya forman parte de este proceso.
 
*Revolta Global (RG) -fruto de la fusión entre Batzac y el CEA- es la organización en Cataluña de Espacio Alternativo, formación que ejerce como sección española de la IV Internacional. RG forma parte de Esquerra Unida i Alternativa, pequeña segunda versión catalana de IU. EUiA integra, además de a RG, al hoy mayoritario PCC -heredero de una escisión brezneviana del PSUC- que defiende la alianza estable con ICV; al PSUC 'vivo' -afín al PCE- y al POR, ideológicamente 'trotskista, pero políticamente muy moderado. Este frente forma a su vez coalición con Iniciativa per Catalunya-Verds, autodenominada 'ecosocialista', heredera mayoritaria del PSUC, que fue en su momento la primera versión catalana de IU hasta su autonomización y que ahora actua como fuerza social-liberal moderna, complementaria al PSOE catalán. (Nota de Andalucía Libre)
 
Opinión - Un balance del Tripartito y de EUiA
Anna Gabarró, Diosdado Toledano y Lluís Rabell (en castellano)










[Adjunto no mostrado: Br Jobim Desafinado.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters