Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 291 al 320 
AsuntoAutor
nē 292 - Cataluña Andaluci
nē 293 - Andalucía Andaluci
Cataluña: Diguem N Andaluci
nē 294 - Andalucía Andaluci
nē 295 - Neolibera Andaluci
nē 296 - Sevilla: Andaluci
nē 297 - CUT/BAI - Andaluci
nē 298 - Estatuto Andaluci
nē 299 - Brasil - Andaluci
nē 300 - Hitos de Andaluci
nē 301 - Andalucia Andaluci
nē 302 - Hitos de Andaluci
nē 303 - Carta abi Andaluci
nē 304 - Manifiest Andaluci
nē 305 - 'Andaluci Andaluci
nē 306 - Venezuela Andaluci
nē 307 - Venezuela Andaluci
nē 308 - El SOC vo Andaluci
nē 309 - Sumarios Andaluci
nē 310 - Trotsky i Andaluci
nē 311 - Declaraci Andaluci
nē 312 - Cambiar p Andaluci
nē 313 - Desarroll Andaluci
nē 314 - El NO de Andaluci
nē 315 - Ofensa y Andaluci
nē 316 - Vota NO - Andaluci
nē 317 - Andalucía Andaluci
nē 318 - DELPHI, D Andaluci
nē 319 - Estrategi Andaluci
Historia LCR y Pro Andaluci
 << 30 ant. | 17 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 377     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[AndaluciaLibre] nē 295 - Neoliberalismo PSOE
Fecha:Viernes, 28 de Julio, 2006  18:26:36 (+0200)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>

Porque el Proyecto de Estatuto es neoliberal, españolista y de derechas. VOTA NO
Por la Independencia Nacional de Andalucía: No a otro Estatuto de Dependencia

nē 295
 
En este numero:
 
*Informe-Dossier: La política neoliberal del Gobierno PSOE
- Presentación, Andalucía Libre
- PSOE, Política neoliberal
- La contrarreforma fiscal, que los ricos paguen menos
- Reforma Laboral: Despido más barato envuelto en demagogia
- La reforma de las pensiones: pensiones más difíciles, mayor sometimiento obrero
- Política educativa: Ejemplo de hipocresía progre
- Empleados públicos: Retrocesos y frustraciones
*Cataluña - Balance del Referéndum: El sueño del Estatut..., Andalucía Libre
*Convocatorias: Acto en Homenaje a Blas Infante, Sevilla 10 de Agosto
*Sobre Blas Infante - Enlaces
*Andalucía con el Líbano - Solidaridad con Palestina y la Nación Árabe
*Directorio de Andalucía en Internet
 
--oOo--
 
 Presentación
La política neoliberal del Gobierno PSOE
Andalucía Libre
 
Que multitud de temas no aparezcan o sean tratados en la proporción debida en ANDALUCÍA LIBRE no significa que no seamos conscientes de su importancia o de sus repercusiones. Simplemente ocurre que, a partir de nuestras limitaciones, hemos de priorizar esfuerzos y ello nos obliga a dedicarnos con mayor continuidad a aquellas cuestiones o aspectos -como el análisis nacional desde un punto de vista independentista y de clase- en los que consideramos que nuestra aportación a la izquierda andaluza es más necesaria como exponente singular de una posición de izquierda independentista.
 
Hoy y aquí recapitulamos algunos de los hitos de la política neoliberal que ha venido desarrollando el Gobierno español del PSOE encabezado por Rodríguez Zapatero. Lo hacemos a partir de una selección de trabajos que abordan el balance general de su política socioeconómica y describen y analizan algunas de sus más significativas disposiciones en las que la ha concretado: reforma fiscal, laboral, de pensiones, educativa y de la función pública.
 
Algunas medidas democráticas como el reconocimiento del derecho al matrimonio de las personas homosexuales o iniciativas de política exterior como la retirada de las tropas españolas de Iraq, entre otras, (compensada con el mantenimiento del sostén logística a la ocupación o la presencia militar en Afganistán) han podido contribuir a dar una imagen de la política de ZP que no se corresponde a su verdadero fondo.
 
A ello contribuye decisivamente la posición derechista extrema del PP que, por reacción y como efecto perverso habitual del bipartidismo, embellece la gestión del PSOE.
 
La oposición del PP es furibunda en todo lo que respecta a las reformas territoriales -estatutos de autonomía- o en el mantenimiento de una pose antiterrorista exterminista en su rechazo al proceso de paz en Euskadi. Tambien derrocha tremendismo el PP en lo tocante a descalificar los medidos gestos de autonomía estética del Gobierno ZP en relación a la Administración Bush o en su función de altavoz de los intereses corporativos y posiciones integristas de la Iglesia Católica. Sin embargo y en contraste, el PP mantiene un perfil general de oposición bajo -prácticamente inaudible- en todo lo tocante a la política económica del Gobierno.
 
No cabe extrañarse de esa aparente incoherencia. Deviene del hecho de que la política socio-económica del Gobierno PSOE es directa continuación de las desarrolladas en el Estado español por los precedentes gobiernos de UCD, PSOE y PP desde 1976 hasta la fecha. Continua, desarrolla y concreta las premisas neoliberales que la han inspirado en los últimos treinta años y responde a la protección de los mismos intereses capitalistas (como se ejemplifica con detalle, en lo tocante a la legislación laboral, en el muy interesante trabajo de Encarna Ruiz Galacho que enlazamos más abajo). El PP no tiene asideros para oponerse a una política que coincide con la suya en todo lo importante.
 
Esta política neo-liberal se ha venido imponiendo sin excesiva dificultad ayudada por dos factores políticos: la cobertura parlamentaria de IU, BNG y ERC al Gobierno PSOE -que se sobrepone a algunos desmarques puntuales- y sobre todo la colaboración de las burocracias sindicales de CCOO y UGT, instaladas solidamente en el marco de esa política neoliberal de la que obtienen compensaciones que erigen a sus aparatos sindicales en estructuras paraestatales.
 
No cabe minusvalorar la entidad objetiva de las agresiones sufridas por la clase obrera a manos del Gobierno PSOE.
 
El Gobierno ZP ha efectuado un autentico atraco fiscal en beneficio de la oligarquía al rebajarle los impuestos (IRPF y sociedades) por valor de 4.500 millones de euros. Ha abaratado aún más el despido debilitando la capacidad de resistencia de la clase obrera y vuelto a blindar la precariedad en la contratación, transfiriendo además otras 4.600 millones de euros adicionales a la patronal en subvenciones. Ha dificultado aún más el acceso a las pensiones de jubilación, alargando el periodo de cotización a 15 años, para regocijo de bancos y empresas. Ha precarizado la función publica y consolidado los privilegios de la enseñanza privada, fundamentalmente católica. Todo ello se desmenuza en los materiales enlazados. Recuérdese, además y por citar sólo dos ejemplos para acabar de perfilar el escenario, su política de vivienda o su decisión de abrir de forma irrestricta anticipadamente las fronteras del Estado español a la inmigración comunitaria eurooriental y el cuadro general resultante será un debilitamiento significativo de la situación y de la capacidad de defensa de la clase obrera.
 
Cada una de estas agresiones tiene consecuencias especificas agravadas en nuestra Nación que estamos obligados a como mínimo apuntar, en espera de tener acceso a trabajos que lo analicen de forma singular y desde una perspectiva nacional. El desarrollo desigual y combinado del capitalismo español en perjuicio de Andalucía y la condena española de Andalucía a la subordinación y dependencia se concreta y manifiesta en cada uno de los aspectos citados, como en todos los aspectos de la vida política, económica, social y cultural de nuestra Nación.
 
Así resulta evidente de entrada que el debilitamiento de la recaudación fiscal dificultará aún más la redistribución social e interterritorial en perjuicio de los países y clases más necesitados. El retroceso en derechos laborales será aún más devastador en una nación como Andalucía de trabajadores precarios ya acogotados por el peso de la economía sumergida y con sueldos sustancialmente más bajos a los españoles. Los recortes en pensiones y prestaciones sociales se resentirán más pronto que tarde y de forma más nítida en una sociedad en la que la supervivencia de muchas familias depende en alta proporción de ese tipo de recursos. La mercantilización de la función publica tendrá especiales efectos cara a la autoconsideración social de la clase obrera en un país como Andalucía en donde ya eran notorios los efectos de la fragmentación social.  
 
Procede aquí constatar que la oposición social a esta batería de medidas ha sido tenue y en sus efectos prácticos inoperante. El Gobierno PSOE en Madrid y su sucursal en Andalucía han salido de este trance sin desgaste perceptible.
 
Cierto es que entre la vanguardia sindical ha habido indignación y que se han convocado manifestaciones -con asistencia que sus organizadores en Madrid o Sevilla incluso han podido considerar positiva- pero lo significativo de esta etapa es que ni siquiera se han podido plantear acciones proporcionadas a la escala de la agresión como la convocatoria de huelgas generales. La profunda atomización y desmoralización social de la clase obrera andaluza, unida a la predominancia de CCOO-UGT como aparatos de control y encuadramiento, han hecho que ni aún como propuesta se haya contemplado esta posibilidad.
 
Esta situación de debilidad de la clase obrera andaluza tiene fundamentos sociales objetivos, obviamente. No en balde se llevan a la espalda treinta años de derrotas sucesivas y eso se concreta en precariedad, desempleo o salarios de subsistencia, con todo su correlato de sometimiento, individualismo y desorganización. La persecución sobre los disidentes es palpable, sea en forma de control en tajos o empresas; sea en forma de maltrato o discriminación en el acceso a la docencia -aquí con particular inquina en contra de los independentistas- o al empleo. De hecho, en parte puede decirse hoy que la militancia y el activismo se han convertido, bien en opciones de altísimo coste personal; bien casi en "lujos" sólo al alcance de esos pocos que tienen en alguna medida las 'espaldas cubiertas' por su previa condición de funcionarios o trabajadores fijos de las contadas empresas sólidas que existen en un país sin tejido industrial como el nuestro.
 
No obstante, junto a este fondo objetivo que se manifiesta de multiples formas es forzoso reconocer que opera también la orfandad subjetiva. Aunque los trabajadores andaluces voten o incluso en menor medida se afilien a partidos y sindicatos, la clase obrera andaluza carece de referentes políticos propios que respondan a la realidad que vive con programas alternativos operativos que sean coherentes a sus intereses colectivos. 
 
El fenómeno no responde sólo a la transposición nacional de un fenómeno universal en cuanto a carencia o debilidad de modelos sociales articulados con credibilidad. El problema en Andalucía no es sólo que -como en casi todas partes- frente a la omnipresencia del culto al mercado capitalista y al librecambismo globalizador se presenten sólo criticas parciales o en negativo a sus efectos o en el caso de pequeños grupos, adiciones a estas en forma de referencias rituales a "revoluciones" inconcretas y no propuestas de transición en positivo. En nuestra especíofica y concreta circunstancia como Nación, el sucursalismo político, organizativo e ideológico españolista -sea en forma expresa o bajo camuflaje cosmopolita- dificulta la misma formulación inicial de las bases de ese programa socialista alternativo al neoliberalismo.
 
Más allá de la lucha defensiva empresa a empresa, del obrerismo genérico, del altermundialismo abstracto o de la reducción sectorial, falta en la inmensa mayoría de la izquierda andaluza perspectiva global, que por fuerza ha de ser política y general y consecuentemente adoptar ámbito, contenido y compromiso nacional. Es esa izquierda que -por encima del tiempo y del espacio- repite monótonamente la frase descontextualizada del 'Manifiesto Comunista' (1848) sobre que "los obreros no tienen patria", transfiriendo su estulticia a Marx; olvidando sistemáticamente que justo a continuación su autor aclara que "No se les puede arrebatar lo que no tienen. (...) por cuanto el proletariado debe(...) conquistar el poder político, elevarse a la condición de clase nacional, constituirse en nación (...) aunque de ninguna manera en el sentido burgués". Sea como fuere y más allá de la exégesis, carecer de programa nacional -no digamos adoptar la posición del Estado o la nación opresora como hacen algunos- no tiene nada que ver con autoconsiderarse internacionalista; como tampoco lo tiene despreciar o minusvalorar lo propio y cercano priorizando lo ajeno o lejano. Ambas actitudes significan sólo -y no es poco- recluirse voluntaria, estable e indefinidamente en la marginalidad y ser por tanto incapaces no sólo de alterar las condiciones de la propia nación y de la propia clase sino también de contribuir eficazmente a la solidaridad con otras luchas y procesos.
 
No es algo casual que, exceptuando a ANDALUCÍA LIBRE y a otros independentistas -volviendo de nuevo a la coyuntura- el grueso de esa izquierda sea incapaz de ver incluso ahora la evidente relación objetiva entre las agresiones neoliberales del Gobierno español del PSOE y el debate de la reforma estatutaria; renunciando a plantear y defender -al menos en el terreno de la formación, propaganda y agitación- la necesidad nacional y de clase de que Andalucía adquiera efectivas competencias soberanas, pertinentes y exclusivas en materia fiscal, laboral, de pensiones, función publica o educativas -entre otras- de forma que pueda plasmar y desarrollar políticas socialmente alternativas en beneficio de su mayoría social*. La torpeza tactica deriva directamente de la esterilidad estratégica. Así pues, el doctrinarismo españolista o cosmopolita de esa izquierda la condena ineluctablemente a la inoperancia e impotencia políticas.
 
En tanto no se produzca esa refundación de la izquierda andaluza a partir de su decantamiento hacia posiciones de izquierda independentista, el neoliberalismo del PSOE y sus acólitos y la politiquería que lo circunda tendrá campo expedito para actuar. Andalucía y su clase obrera seguirán sufriendo sus consecuencias.
 
De momento, el Informe que sigue a continuación esperamos que os ofrezcas cumplida información de sus contenidos y efectos generales.
 
La Política socioeconómica neo-liberal del Gobierno PSOE
La contrarreforma fiscal: que los ricos paguen menos... 
Reforma Laboral: Despido más barato envuelto en demagogia...
La reforma de las pensiones: Pensiones más difíciles, mayor sometimiento obrero...
Educación: Ejemplo de Hipocresía progre
Empleados Públicos: Retrocesos y frustraciones
 Cataluña
Balance del Referéndum
El Sueño del Estatut...
Andalucía Libre
 
El pasado Junio el proyecto de nuevo Estatuto de Autonomía para Cataluña pactado por PSOE-CiU en Madrid fue aprobado en referéndum con una participación de sólo el 49,41% del censo catalán. Se abstuvo de votar el 50,59% (2.631.813). De los votantes, 1.882.650 votaron Sí, siguiendo las indicaciones de PSOE, CiU e ICV-IU (el 73,90% de los votantes); votaron NO, 528.721, el 20,76%, postura que por distintas y encontradas razones defendían ERC y PP. Votaron Nulo 23.046 (el 0,96%) y en blanco 136.061 (5,34%). La presión de las bases de ERC obligó a la dirección de esta formación tras diversos requiebros, dudas y contradicciones a definirse finalmente por el NO. Esta opción provocó su expulsión del Gobierno tripartito catalán a manos del PSOE e ICV-IU. El consiguiente adelantamiento de elecciones -fijadas para el 1ē de Noviembre próximo- ha traído consigo también la defenestración del Presidente Maragall, sustituido como candidato a la presidencia de la Generalitat por el PSOE catalán por el actual ministro José Montilla, un aparatachnick del PSOE nacido en Andalucía pero que ha hecho su carrera en Cataluña.
 
 
Los resultados del referéndum catalán han suscitado abundantes debates y reflexiones.
 
A primera vista resalta el déficit de legitimación posible que arrastra un Estatuto aprobado con una participación de menos de la mitad del censo. No obstante, este factor está hoy reducido al nivel de elemento potencial, porque para pasar de la mera constatación estadística a la operatividad política han de sumársele a las cifras fuerzas políticas y sociales que las consideren base y argumento para cuestionar ese marco estatutario. Sólo hay que recordar que el Estatuto de Galicia de 1981 fue aprobado con una participación ridícula, mucho menor incluso, y que ese hecho no ha afectado ni al funcionamiento ni de las instituciones gallegas ni a su legitimidad social, quedando reducido a la cualidad de mera curiosidad histórica.
 
De hecho, la abstención catalana de Junio parece responder bastante más a una aceptación pasiva trufada de fatalismo unida a la decepción por la gestión del Gobierno tripartito que a una actitud de rechazo activo. No sólo fue una consecuencia derivada de su previsible triunfo -dadas las fuerzas políticas que lo apoyaban- sino también del hecho de que -aún más tras su recorte en Madrid- el texto estatutario era incapaz de entusiasmar y movilizar, tanto a favor como en contra.(1)
 
El hecho de que buena parte del electorado de ERC no siguiera su consigna de voto negativo ha de entenderse como una consecuencia directa de que el PP también votara NO y de su repugnancia a coincidir siquiera en eso con el ultraespañolismo a la hora del recuento. La opción del PSOE y de ICV-IU por incidir en ese factor -en el que de hecho concentraron toda su propaganda- se demostró una táctica electoral inteligente.
 
No obstante, más allá de lo eventual, que este fenómeno se diera muestra no sólo los limites en la estructuración de su base social por parte de ERC olas incoherencias de su estrategia(2) sino también el carácter contradictorio y ambiguo de ese "independentismo sociológico". Por otra parte, la opción de voto nulo que algunos defendieron como recurso para eludir contradicciones de mayor calado se confirmo artificiosa. El énfasis de ERC en contraponer el estatuto aprobado por el Parlamento catalán al recortado en Madrid como consecuencia del Pacto Zapatero-Más se mostró asimismo inoperante como acicate movilizador -sobre todo cara a los sectores populares catalanes- ya que el primer texto tampoco aparecía ni de lejos como nacionalmente soberano y especialmente en el terreno social y de clase, era también anodinamente neo-liberal.
 
En cualquier caso, el nuevo Estatuto nace sin entusiasmo y con debilidad, tras haberse evidenciado hasta que punto son restrictivos los márgenes del Estado español.
 
(1) Perspectivas andaluzas sobre el Estatuto catalán Andalucía Libre nē 290, 1/4/2006
 
 
El patriotismo también se mide en Euros
Colabora para que continúe en la red
una voz por una Andalucía Libre, Independiente y Socialista
Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE:
Déjate caer e Ingresa tu contribución en la Cuenta Corriente del BBVA:
0182  3344  24  0202889151
 
Convocatorias
Sevilla: Acto de Homenaje a Blas Infante 
 
Convocan: Jaleo y JJAA
 
Sobre Blas Infante
Música de fondo: You can leave your hot on, Tom Jones
[De la banda sonona de Fullmonty]
 
PUBLICIDAD DEL SERVIDOR E-LISTAS:









[Adjunto no mostrado: bso - fullmonty Tom Jones You can leave your hot on.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters