Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 301 al 330 
AsuntoAutor
nș 301 - Andalucia Andaluci
nș 302 - Hitos de Andaluci
nș 303 - Carta abi Andaluci
nș 304 - Manifiest Andaluci
nș 305 - 'Andaluci Andaluci
nș 306 - Venezuela Andaluci
nș 307 - Venezuela Andaluci
nș 308 - El SOC vo Andaluci
nș 309 - Sumarios Andaluci
nș 310 - Trotsky i Andaluci
nș 311 - Declaraci Andaluci
nș 312 - Cambiar p Andaluci
nș 313 - Desarroll Andaluci
nș 314 - El NO de Andaluci
nș 315 - Ofensa y Andaluci
nș 316 - Vota NO - Andaluci
nș 317 - Andalucía Andaluci
nș 318 - DELPHI, D Andaluci
nș 319 - Estrategi Andaluci
Historia LCR y Pro Andaluci
nș 320 - '¿Andaluc Andaluci
nș 321 - Aquí de n Andaluci
nș 322 - Nace el S Andaluci
nș 323 - Identidad Andaluci
nș 324 - Memoria o Andaluci
nș 325 - Sindicato Andaluci
nș 326 - Ante las Andaluci
nș 327 - Balances Andaluci
nș 329 - ESPECIAL Andaluci
nș 330 - 20N: ELEC Andaluci
 << 30 ant. | 7 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 27     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] Crónicas de la Manifestación de Donosti
Fecha:Miercoles, 15 de Noviembre, 2000  05:08:42 (+0100)
Autor:Andalucía Libre <andalucialibre @.......es>

29 de Octubre de 2000
 
Andalucía Libre
Independencia   República   Socialismo

Nș 37
 
Noticias de este Correo
* Introducción
* Crónica en GARA (Desarrollo y convocantes)
* Crónica en DEIA
* Prensa Española, Crónica en EL PAÍS
(Le hemos cortado un par de párrafos al final que nada tienen que ver con los hechos noticiados y cuya inclusión en la crónica sólo puede deberse a una opción politica de linea editorial. Como esto no es EL PAÍS, no colaboramos con la manipulación).
* Articulo de Patxi Azparren, miembro de ABK y preso político.
 
Anotar que no están entre los convocantes ni el PNV ni Ezker Batua-IU.
Lo del PNV no es coherente con las declaraciones que en su día hizo Joseba Egibar, portavoz del PNV, donde claramente reconocia el caracter político y antidemocratico de las actuaciones del condecorado Garzón.
Lo de IU-EB si es coherente con su silencio -que se sepa- en este asunto hasta la fecha. Desde luego no es coherente con un minimo democrático; no digamos con una postura de izquierda y nacional. 
 
Prensa vasca
GARA

Decenas de miles de vascos exigieron sus derechos

* La manifestación de ayer fue una de las más numerosas de los últimos años en Donostia * El silencio sólo fue roto por los aplausos de las personas que esperaban incorporarse a la marcha

Martxelo DIAZ | DONOSTIA

Decenas de miles personas secundaron ayer en Donostia la convocatoria de Bai Euskal Herriari ekimena, Autodeterminazioaren Biltzarrak y Herria Mugi! ekimena a favor de los derechos democráticos y en defensa de la desobediencia civil.

Según señalaron los organizadores de la manifestación, cuando la cabeza de la marcha se encontraba en el Boulevard la cola todavía no había entrado todavía en la calle San Martín. «Estos datos demuestran que la de hoy (por ayer) es una de las mayores manifestaciones que se han celebrado nunca en Donostia», destacaron.

Los datos recogidos por GARA coinciden a grandes rasgos con los facilitados por la organización, ya que este diario pudo constatar que cuando la cabeza de la marcha estaba en el paseo de la República Argentina la cola todavía no había llegado a La Perla.

Por otra parte, 55 minutos después de que comenzara la marcha todavía se encontraban numerosas personas en la zona del túnel del Antiguo.

Estos datos sitúan la manifestación de ayer entre las más concurridas de las celebradas en Donostia, entre las que se encuentran la convocada por la coordinadora Lurraldea y la celebrada tras el cierre de "Egin", y muy por encima de otras marchas más recientes, como la organizada por Basta Ya.

Esta asistencia se produjo a pesar de los controles que la Guardia Civil y la Policía española instalaron en las carreteras que conducían hacia la capital guipuzcoana ­como en las inmediaciones de Endarlatsa o a la altura de Berastegi en la A-15­, donde retuvieron a varios autobuses y coches que se dirigían a la manifestación.

Por ello, la manifestación comenzó con casi media hora de retraso. Representantes de los colectivos que habían mostrado su apoyo a la convocatoria y los detenidos en la operación dirigida por Garzón que han sido puestos en libertad portaban la pancarta con el lema «Desobedientzia zibilaren bidetik, Euskal Herriaren eskubide demokratikoaren alde».

La marcha fue totalmente silenciosa, tal y como solicitó EA, ya que únicamente se pudieron escuchar los aplausos de las miles de personas que se encontraban en el paseo de la Concha a esperando incorporarse.

Al llegar al Boulevard, Mertxe Colina, Juanje Soria y Aitziber Pérez de Karkamo leyeron un comunicado en francés, castellano y euskara, en el que se denunciaba que «regresamos a la Inquisición, a la ''caza de brujas'', mediante la cual se criminalizan las ideas».

Pese a ello, advirtieron a Garzón y a los estados español y francés que «no conseguirán apagar este pueblo», en referencia al nombre ­«Itzali»­ que el magistrado de la Audiencia Nacional impuso a la operación policial.

Asimismo, hicieron un llamamiento a seguir trabajando «a favor de los derechos que nos son conculcados, pueblo a pueblo y barrio a barrio».

Un silencio atronador

Dicen que los españoles inventaron la siesta; pues los vascos el empezar siempre con retraso. La cita era a las 17.30, donde siempre tiene lugar cuando Donostia se prepara para albergar una de esas grandes manifestaciones. Falta aún media hora y las inmediaciones del túnel de Ondarreta ya comienzan a poblarse de gente que va y viene, pero todos con un mismo destino. Junto a la zona de descarga de los interminables autobuses se apilan ya decenas de carteles con las imágenes del pasaitarra Xabier Sagarzazu, del portugalujo Joseba Andoni Basterra, y de tantos y tantos otros que desde la lejanía se suman al sentir de la marcha que en breve va a dar comienzo.

Tomás Karrera y Julen Zelarain, de Senideak, son de los puntuales en llegar. Poco después se acercan Juan Mari Olano, de Gestoras pro-Amnistía, e Igor Ortega, de Haika. Saludan a Mertxe Colina, de AB, que aplaca los nervios con un último repaso a las líneas que una hora y diez minutos después leería desde el escenario del Boulevard. Se acerca también por allí el portavoz de Eguzki, Alberto Frías, y el parlamentario alavés de EH Kepa Gordejuela.

Son algunos de los que después marcharán unos metros más atrás de la pancarta principal. El protagonismo hoy no es de los políticos. No falta tampoco «el del paraguas», ese que resguardado del sol o de la lluvia cuando ésta se tercia, no se pierde una sóla manifestación. La hora se acerca y todo parece dispuesto. En la boca del túnel, un enorme letrero invita acudir a Exponieve, a pesar de que el termómetro marca 26 grados.

Es la hora. Las 17.30. Por allí se acercan quienes portan las pancartas por los presos. Pero no se divisa la pancarta. Un niño de meses, atado en la silla, también se apunta a lo de la desobediencia civil y grita sin cesar hasta que su madre decide ejercer de estado opresor. Y es que pasan los minutos y sólo los gritos de «Gora Euskadi askatuta» que alguien pronuncia desde dentro del túnel sobresalen por encima de los murmullos de los corrillos. Llega una docena de Demos, provenientes de Ipar Euskal Herria, vestidos de buzo amarillo. Levantan mucha expectación entre el personal que aguarda. Pero hoy sólo iban a portar su pancarta. También hay quien mata el tiempo releyendo el GARA o aprovecha la demora para pedir dinero para la causa o para vender "La Farola".

A las 17.55, «habemus mani»

A las 17.55 un cohete atruena en el cielo. «Habemus mani», debe de pensar más de uno y es que todos reciben el estruendo con satisfacción. Cinco minutos después, la pancarta portada por miembros de diferentes colectivos sociales y populares inicia su andadura. En ese mismo instante, Solidarios con los Presos hacen volar decenas de papeles de color amarillo con el lema «Euskal Herriak intsumisioak». Un amarillo que contrasta con los profesores despedidos de la UPV y aún en conflicto con el Rectorado y que vestían de buzo naranja.

Al salir de nuevo del túnel, de nuevo papeletas amarillas y dos jóvenes, tapados con caretas, colocan una sábana con las palabras «Sinbologia espainola» en referencia al escudo que corona el puente. El acto es recibido con aplausos.

La manifestación es silenciosa. Sólo los continuos aplausos al paso de la pancarta y algunos gritos de apoyo a quienes la portan rompen el ritual. Eso y el golpeteo de las olas del mar al romperse. Tras estas personas anónimas que abren la cabeza de la marcha se sitúan caras más conocidas, entre ellas varios dirigentes de EH como Joseba Permach, Karmelo Landa o Jone Goirizelaia. Está también el secretario general de LAB, Rafa Díez. Luego se dejaría ver también Arnaldo Otegi.

Por parte de EA han acudido cuatro miembros de su Ejecutiva Nacional, como son Mikel Mintegi, Nekane Alzelai, Joserra López-Luzuriaga y Martín Aranburu. Entre los periodistas asistentes hay dos preguntas que se repiten: si han venido representantes de EA y si GARA va a hacer recuento.

Mintegi explica que acude a esta movilización por las calles donostiarras «por la injusticia que se ha cometido» y porque «se judicializa y criminaliza la desobediencia civil que es un actitud democrática que ya empleó Ghandi».

Intxaurraga excusa su asistencia

A su lado camina el director del departamento de Justicia y Derechos Humanos de Lakua, Juan José Leunda, que acude en representación de su consejero Sabin Intxaurraga. «No puede estar presente porque está de viaje, pero su deseo era estar hoy aquí», quiere puntualizar. «Hubiera sido un puntazo», apostilla Mintegi. Leunda recuerda que quien fuera consejero de Justicia cuando el PSE cogobernaba con el PNV, Ramón Jaúregui, dio el visto bueno al registro de la Fundación Zumalabe «en atención a sus fines de colaboración con el movimiento social vasco se ajustaban y se ajustan a la legalidad vigente».

Quiso subrayar que el departamento que preside «es sensible a la vulneración de derechos humanos e igual que hemos estado en unas jornadas con Covite o el sábado pasado en Bilbao, hoy estamos aquí». También se preguntó si la colaboración de Zumalabe con la UPV o Eusko Ikaskuntza implica también a estas instituciones.

La manifestación camina con paso firme. A ambos lados se concentra numerosa gente que aguarda a sumarse a la cola de la misma. El gentío que espera al término del paseo de la Concha es enorme. Para el abogado Luix Barinagarrementeria, miembro de Bai Euskal Herriari, «los que estamos en la pancarta nos vemos sorprendidos de la respuesta que está teniendo la convocatoria, vemos que hay mucha gente y creemos que a fin de cuentas es una contestación clara por esos derechos no reconocidos. Es una apuesta que hacen los grupos por llevar a cabo unos derechos democráticos de una manera masiva, clara y contundente por la vía de la desobediencia».

Desde la cabecera se pueden apreciar las pancartas con las imágenes de los presos, otras que incluyen diferentes reivindicaciones populares y políticas, banderas verdes en las que destaca la palabra «bai». Aún más atrás, otras pancartas se han sumado a la marcha. Allí están los Solidarios con los Presos, los Demos, los profesores expulsados de la UPV, quienes lideran la campaña por las mil firmas e, incluso, forma parte de la imagen una pancarta en apoyo a las Madres de la Plaza de Mayo. No faltan tampoco los de ABK, enfundados en camisetas en favor de las selecciones vascas.

A la altura del Palacio de Justicia, y cuando la calle se ha hecho ya más angosta, los fotógrafos se aprestan a capturar una imagen que no tarda en producirse. Varios solidarios precintan la puerta de entrada como acto de protesta. La acción es respondida con aplausos por parte de los manifestantes. Con las caretas cubriendo sus rostros, proyectan alcanzar con una escalera quien sabe si el escudo que corona el edificio y martillearlo como habían hecho poco antes con el escudo de un club privado cerca de La Perla. Pero la presencia tras las ventanas de agentes de la Ertzaintza les hace cambiar de idea. Así que, a otro lado con la escalera.

Una hora y diez minutos después

Una hora de recorrido y la manifestación llega a la entrada del Boulevard donostiarra. La cabeza de la marcha encara la recta final del recorrido y lo hace a los sones de la txalaparta y una sucesión de irrintzis. El sonido es perfecto. En un balcón, un grupo de chavales, muy jóvenes ellos, parecen celebrar la ausencia de sus padres. «Viva España», grita uno de ellos cuando aún no ha llegado la marcha hasta ese punto. «Gilipollas», le aplaca otro de sus compañeros.

Marije Intxausti, de EHNE, acompañada por su compañera de sindicato Marta Agirrezabalaga, no duda de que «se ha reunido muchísima gente». Y no le falta razón porque la imagen de la alameda es espectacular. «La gente ha respondido a la llamada y pienso que es una manifestación que tanto el Gobierno español como Baltasar Garzón tendrían que ver y ver que este pueblo quiere sus libertades, que quiere seguir adelante».

Cuando la aguja del reloj marca las 19.10 la pancarta se detiene frente al escenario desde donde se dará lectura a los mensajes de la convocatoria por los derechos democráticos de Euskal Herria. A través de la megafonía, se informa que en ese mismo instante la cola de la manifestación se sitúa aún en la calle San Martín.

Satisfacción de los asistentes

Llegan los discursos, en francés, español y euskara. Un chaval, a lomos de su aita, le pregunta engañado «¿cuándo empieza Takolo?». Tras unos pequeños problemas con la megafonía y los aplausos a cada una de las intervenciones, un irrintzi da por terminado el acto.

Martín Barriuso, del colectivo Kalamudia, no tiene ninguna duda de que «ha sido un éxito que demuestra que la desobediencia es una herramienta de reivindicación absolutamente legítima por la sociedad vasca y que vamos a seguir por ahí, porque desobedecer es el único recurso que nos queda para que un sistema pueda seguir llamándose democrático». Añade que «si se quieren seguir llamando demócratas, por lo menos nos tendrán que dejar desobedecer, porque si no quedará clara su naturaleza dictatorial».

A su lado, un histórico abertzale como Tasio Erkizia tiene claro que «una vez más Euskal Herria ha dicho que quiere vivir y quiere seguir siendo un pueblo. Y que no hay Garzón, ni jueces del Estado español que puedan parar a este pueblo. Este pueblo tiene voluntad de ser euskaldun, de ser libre y a pesar de los pesares seguiremos adelante».

La noche se ha echado sobre la capital donostiarra y poco a poco el Boulevard recupera su imagen habitual. El viento arrecia. Lo han dicho desde la tribuna de oradores: Donostia ha vivido una de sus mayores manifestaciones. Fue en silencio, un silencio atronador.

La convocatoria ha conseguido apoyos plurales

Martxelo DIAZ | DONOSTIA

Los portavoces de las entidades que convocan la manifestación de hoy en Donostia mostraron ayer su convencimiento de que esta movilización «será una de las más numerosas que se haya celebrado nunca» en la capital guipuzcoana.

La marcha partirá a las 17.30 del túnel del Antiguo y concluirá en el Boulevard, donde se leerá un comunicado, después de recorrer el paseo de la Concha, la calle San Martín, el paseo de los Fueros y el de la República Argentina.

Una pancarta con el lema de la manifestación, «Desobedientzia zibilaren bidetik, Euskal Herriaren eskubide demokratikoaren alde», y portada por representantes de los organismos que apoyan la convocatoria encabezará el cortejo.

A continuación, se colocará otra pancarta con el mismo lema portada por miembros de los tres organismos convocantes. Algunos de los colectivos que apoyan la movilización acudirán a Donostia con pancartas propias y otros más realizarán parodias a lo largo del recorrido.

La manifestación se desarrollará en silencio «para poder aglutinar al mayor número de personas».

Un documento que será leído en castellano por Aitziber Pérez de Karkamo, en castellano por Juanje Soria y en francés por Mertxe Colina pondrá fin al acto.

Los organizadores destacaron que la manifestación de hoy «pondrá de manifiesto que en Euskal Herria existe una base social amplia para reclamar los derechos que nos corresponden como pueblo».

Por otra parte, los apoyos a la manifestación siguieron recibiéndose durante la jornada de ayer. Así, Eusko Alkartasuna señaló que hoy «estará presente en la manifestación silenciosa siempre que ésta se desarrolle en las condiciones pactadas: en silencio».

«Con su presencia, EA quiere mostrar su solidaridad con aquellas personas que habiéndose mostrado siempre contrarios a la violencia han sido objeto de detención e, incluso, de encarcelamiento por defender de forma estrictamente pacífica los derechos que asisten a nuestro pueblo», destacó este partido.

En este sentido, subrayó que «la desobediencia civil es, por definición, incompatible con la estrategia de violencia de ETA y con cualquier vulneración de los derechos humanos y que constituye una forma legítima de lucha contra aquellas decisiones que contravengan los derechos democráticos de las personas y de los pueblos».

Zutik, por su parte, llamó a participar en la manifestación de hoy en Donostia, que calificó como «un acto necesario a la hora de poner freno a la criminalización de la disidencia política que el Gobierno del PP ha puesto en marcha».

Elkarri también apoyó la convocatoria «en cuanto denuncia de la persecución de ideas legítimas en la operación policial, judicial y mediática que se desarrolló el pasado 5 de octubre contra miembros de las entidades convocante».

Asimismo, varios colectivos antimilitaristas llamaron a tomar parte en la manifestación de Donostia «para mostrar nuestra solidaridad a los detenidos y rechazar las detenciones».

Estos grupos, que destacaron que su adhesión a Patxi Azparren, denunciaron que «las acusaciones del juez Garzón pretenden perseguir y criminalizar la disidencia política, poniendo al margen del orden establecido cualquier forma de participación social en Euskal Herria».

Asimismo, subrayaron que «siguiendo la lógica de Garzón, la acusación de colaboración con ETA se puede extender a los miles de ciudadanos vascos y de otras zonas del Estado que nos declaramos insumisos en su momento».

Petición a EITB

Junto a ello, los organismos convocantes de la movilización hicieron pública una carta que han enviado al director general de EITB, Andoni Ortuzar, en la que le solicitan que realice «un seguimiento completo de la manifestación mientras ésta se esté produciendo, poniendo para ello los medios que sean necesarios».

Bai Euskal Herriari, ABK y Herria Mugi! recuerdan a Ortuzar en la carta cuyo contenido íntegro reproducimos en la página 17 que el Plan Estratégico de EITB establece que los fines del ente público son «ofrecer información a los ciudadanos vascos para impulsar su participación política y garantizar que los derechos y libertades».

Estos tres organismos se muestran dispuestos a colaborar con EITB para facilitar su labor poniendo a su disposición todo lo que necesite.

Según explicaron ayer, todavía no han recibido contestación de Ortuzar a las propuestas realizadas.


Más de 50 colectivos llaman a participar en la manifestación de hoy en Donostia

M.D. | DONOSTIA

La manifestación convocada para hoy a las 17.30 en Donostia ha recibido el apoyo de numerosos colectivos sociales, políticos y sindicales.

* Ayuntamiento de Bermeo. *Asociación cultural Elgera del barrio Errekalde de Bilbo. * Gernikako Bonbaketako Batzorde Ikertzailea. * A-8 Doan Plataforma. * Bizitzeko. * Hautsi. * Solidarios con Itoitz. * Lurra. * Ekologistak Martxan. * Abiadura Handiko Trenaren Aurkako Asanblada. * Eguzki. * Eki. * ANAT-LANE. * Txingudiren Aldeko Koordinakundea. * EGK * Demoak. * Sortzen-Ikasbatuaz. * Egizan. * Zutik. * ESK. * EHNE. * Hiru. * LAB. * STEE-EILAS. * EH. * Ikastolen Elkartea-Partaide. * AB. * ANV. * Senideak. * ESAIT. * Euskal Herrian Euskaraz. * Haika. * Ikasle Abertzaleak. * Komite Internazionalistak. * Hemen eta Munduan. * Herria 2000 Eliza. * KEM-MOC. * Gestoras pro-Amnistía. * EHGAM. * Kakitzat. * Abokatu Euskaldunen Sindikatua. * Asociación de abogados Eskubideak. * Asociación para el debate Ez-baika. * Fundación Joxemi Zumalabe. * Elkarri. * Asamblea de Objeción Fiscal. * Gasteizkoak. * Gerrarik Ez. * Zarauzko Batzar Antimilitarista. * Armarik Gabe Bardeak 2000. * Grupo de Apoyo a las Madres de Mayo.* Zarauzko Batzar Antimilitarista .       

Organismos ecologistas llaman a participar en la manifestación de Donostia

GARA | DONOSTIA

Solidarios con Itoiz, Lurra, Ekologistak Martxan, la Asamblea contra TAV, Eguzki, Eki, Anat-Lane y Txingudiren aldeko Koordinakundea llamaron ayer a participar en la manifestación convocada para este sábado en Donostia por Bai Euskal Herriari, ABK y Herria Mugi!.

Los citados grupos han suscrito un manifiesto en el que denuncian la operación policial que se saldó con la detención de nueve miembros de Joxemi Zumalabe Fundazioa, Bai Euskal Herriari y ABK, y reclaman la puesta en libertad de las cinco personas que aun permanecen en prisión, entre ellos el militante ecologista Sabino Ormazabal.

También han exigido la excarcelación inmediata de Ormazabal medio centenar de miembros de organizaciones de defensa del medio ambiente de todo el Estado español. Estos han dirigido a Baltasar Garzón una carta de solidaridad con Sabino Ormazabal, en la que rechazan que la desobediencia civil pacífica pueda ser considerada delito. Entre los firmantes figuran, entre otros, los catedráticos José Allende, Pedro Ibarra y Jose Sadaba y el periodista Jordi Bigues.

Por su parte, Democracia Ambiental ha decidido amparar a Sabino Ormazabal. La organización catalana cree que el Estado español quiere criminalizar el compromiso ecologista de Ormazabal.

También la organización juvenil Hautsi se sumó ayer a las voces que apoyan la manifestación del sábado en la capital guipuzcoana, tras advertir de que «con la criminalización de la desobediencia civil, van en contra de cualquier disidencia política».
 
DEIA

Multitudinaria marcha por la desobediencia civil

Manifestacion Miles de personas recorrieron en silencio y con total normalidad las calles de Donostia


Carlos Marcos Donostia

MILES DE PERSONAS participaron ayer en Donostia en la manifestación convocada por los grupos Bai Euskal Herriari, Autodeterminazioaren Aldeko biltzarrak y Herria Mugi! Ekimena bajo el lema “Desobedientzia zibilaren bidetik, Euskal Herriaren eskubide demokratikoaren alde”.

En la protesta para reivindicar la desobediencia civil como medio para conseguir los derechos democráticos de Euskal Herria, participaron cerca de cincuenta grupos sindicales, sociales y políticos, entre los que destacan Euskal Herritarrok, Eusko Alkartasuna y LAB.

La marcha, que transcurrió en silencio y con normalidad, comenzó en el túnel peatonal de Ondarreta a las seis de la tarde, para finalizar algo más de una hora más tarde en el Boulevard donde se realizó un acto político.

En la cabeza de la manifestación, portando la pancarta, estaban diferentes miembros de los tres colectivos convocantes, entre los que se encontraban Luis Barinagarrementeria y Olatz Altuna, dos de los cuatro detenidos por orden del juez Garzón, que han sido puestos en libertad recientemente.

Tras ellos, marchaban miembros de los otros grupos y partidos adheridos, entre los que se encontraban Arnaldo Otegi y Joseba Permach, de EH, Joseba López de Larrinaga y Miekl Mintegi, de EA, y el secretario general del sindicato LAB, Rafa Díez

 
Prensa española
EL PAIS
EA y Elkarri se suman a HB en un acto en favor de la desobediencia civil

La multitudinaria manifestación se cerró con un escrito contra Garzón

M. O., San Sebastián
Varios miles de personas -más de 50.000, según los organizadores- se manifestaron ayer en San Sebastián a favor de la "desobediencia civil" y "por los derechos democráticos de Euskal Herria". La marcha silenciosa, secundada por medio centenar de colectivos sociales, sindicales y políticos, entre ellos HB, EA y Elkarri, se cerró con la lectura de un comunicado que denuncia la operación Itzali (Apagar), dirigida por el juez Baltasar Garzón contra la trama de desobediencia civil diseñada por ETA-Ekin, saldada con nueve detenidos.

Cabecera de la manifestación que recorrió
ayer San Sebastián (J. Hernández).

La manifestación fue encabezada por una pancarta con el lema escrito en euskera Por el camino de la desobediencia civil. Por los derechos democráticos de Euskal Herria, que fue portada por tres representantes de cada uno de los tres colectivos convocantes: Bai Euskal Herriari, Autodeterminazioaren Aldeko Biltzarrak y Herri Mugi.

Miembros y simpatizantes de alrededor de 50 organizaciones sociales, sindicatos y partidos políticos se sumaron a la marcha, que discurrió en silencio, salvo cuando los asistentes respondieron con aplausos a un acto de protesta protagonizado por media docena de jóvenes del colectivo Solidarios con los Presos. Al paso ante el Palacio de Justicia de San Sebastián, con los rostros ocultos, precintaron con cinta adhesiva la verja de entrada de la Audiencia donostiarra y esparcieron por el aire unas octavillas a favor de la "insumisión de Euskal Herria". Arnaldo Otegi, Joseba Permach y Jone Goirizelaia, entre otros, acudieron en representación de HB, y Nekane Alzelai, Joseba López de Larrinaga y Mikel Mintegi, por EA.

Contra el orden constitucional

Otegi manifestó al inicio del acto que el objetivo de los asistentes es "planear una estrategia que pretende alterar el orden constitucional". "Queremos decirle al ministro del Interior y al señor Aznar que estas miles de personas vamos a subvertir el orden constitucional" para "edificar otro asentado en la democracia".

Los más de 50.000 manifestantes -"la manifestación más multitudinaria jamás celebrada en San Sebastián hasta ahora", según la organización- terminaron su recorrido en el Boulevard, donde se leyó en francés, castellano y euskera un comunicado de denuncia por la orden de detención dictada por el juez Garzón contra nueve personas como presuntos miembros de la trama de desobediencia civil de ETA-Ekin.

El abogado Luis Barinagarrementeria, uno de los detenidos que posteriormente fue puesto en libertad junto a otros tres arrestados, criticó al Ministerio del Interior por emprender una estrategia de "criminalización" contra "auténticos actos pacíficos de movimientos de masas que no hacen nada ilegal". En el comunicado, los convocantes se definen como "movimientos populares" que practican la "actividad social y política de una manera pública y pacífica".

Articulo  de miembro de ABK, Preso.

Patxi Azparren Olaizola * Desobediente soberanista, biltzarkide de ABK y preso de conciencia
Desobedientes soberanistas. Presos de conciencia

9 de octubre de 2000, módulo de ingresos de la cárcel de Soto del Real, Madrid. El pasado jueves, a la una de la madrugada, un grupo de encapuchados entró en mi casa encañonándome e identificándose como policías. Con un papel que les permitía legalmente hacerlo, me secuestraron y llevaron a 150 km/h a Madrid, a un lugar indeterminado que al día siguiente supe que era la Jefatura de Investigación de la Policía Nacional. Fui trasladado a la Audiencia Nacional de calabozo a calabozo, incomunicado y sin poder avisar a la por entonces suponía desesperada familia.

Cuando la secretaria del Juzgado me informó, mi sorpresa fue que había sido detenido junto a ocho personas más, acusado de pertenencia a banda terrorista. Sin juicio alguno he sido fichado, he rellenado infinidad de veces papeles con mis huellas, he sido fotografiado, y en todas aparece el epígrafe «pertenencia a banda terrorista». La acusación es: ser miembro de ETA por haber promocionado la desobediencia civil para la construcción nacional.

Siempre he pensado que la reforma del franquismo supuso la creación de un régimen tan sólo pseudodemocrático, pero he vivido en carne propia la confirmación de que este régimen está sufriendo una involución hacia posiciones totalitarias. El Estado español avanza hacia una situación en la que no hay separación de poderes. Los poderes legislativo, ejecutivo y judicial funcionan al unísono.

De este modo se entiende en mi caso, por ejemplo, que a pesar de que mi actividad socio-política, tanto en Lizarra-Garazi como en Autodeterminazioaren Biltzarrak (ABK) ha sido pública, a pesar de que todas las propuestas las hemos hecho ante los medios de comunicación, por orden del señor Garzón y aplicando una legislación de excepcionalidad, en lugar de ser llamado al Juzgado provincial fuera nocturnamente llevado a Madrid para oir una retahíla de falsedades que me han llevado a prisión.

En comisaría supe que había sido seguido y espiado durante al menos un año y medio. Que mis conversaciones habían sido grabadas y mis pasos archivados. Y que, aunque como no puede ser de otra forma, no hay ni una sola prueba que me relacione a ETA o EKIN, la fiscalía y el juzgado me acusan y encarcelan como miembro de ETA.

La tesis es que yo, aun no habiendo prueba objetiva alguna que me identifique como militante de grupo armado, por haber impulsado la desobediencia civil para la construcción nacional soy no ya colaborador sino miembro activo de ETA. Según la fiscalía aceptada por el juez Garzón: «Toda persona que apoya la construcción nacional coincide con los objetivos de ETA, y por lo tanto está a sus órdenes y en ese caso es considerado miembro activo de ETA».

Según esta tesis, que ha supuesto mi encarcelamiento, todos lo abertzales somos miembros de ETA, estemos en contra o no de la lucha armada. De este modo, como según dicen las encuestas al menos el 33% de la población vasca es independentista, la Audiencia Nacional debería juzgar a más de un millón de vascos y encarcelarlos.

En concreto se me identifica como «responsable» de ABK, grupo que como se ha declarado siempre públicamente, promociona la desobediencia civil no violenta por la soberanía. De nuestra actividad política el auto judicial afirma que la promoción del carné vasco es la prueba de nuestra vinculación a ETA. Para el señor Garzón todos los que poseen el llamado ENA y todos los que hemos rellenado la solicitud a Udalbiltza (más de 50.000), colaboramos con ETA.

Mi encarcelamiento y el de otros encarcelados conmigo, son el paso temido que la justicia española y el Gobierno avisaron que iban a dar. La persecución penal no se limita al grupo armado y «entorno», sino que pasando los límites de la izquierda abertzale quiere criminalizar a todo abertzale.

Mayor Oreja y Garzón saben que ni yo, ni ABK, ni otros encarcelados el mismo día, tenemos relación con ETA o EKIN. Conocen perfectamente, ha habido seguimientos, que nunca he militado en la izquierda abertzale, que mi actividad socio-política ha sido siempre pública, que he militado en movimientos exclusivamente no violentos, que en efecto soy independentista, promulgo la desobediencia civil, pero que no comparto que la libertad de Euskal Herria se consiga sin respeto a los derechos humanos.

Todos mis artículos, todas las comunicaciones y ruedas de prensa de ABK insisten en la necesidad de un nuevo marco y del respeto inmediato a todos los derechos humanos; sólo apoyamos métodos pacíficos. Pero es precisamente lo que el Gobierno Aznar quiere castigar.

El auto de nuestra detención abre la puerta a la detención de todo abertzale y quiere cerrar la puerta a las vías pacíficas porque el Estado español quiere que siga existiendo un conflicto violento, que ETA siga actuando, porque en un conflicto con expresiones violentas el Estado siempre será más fuerte.

El auto quiere amedrentar a todos los abertzales, castigar a los más activos y evitar que la izquierda abertzale tenga margen de maniobra, para obstaculizar que evolucione hacia la lucha no violenta. Ese es el objetivo político de nuestra detención y no otro.

Desde la cierta legitimidad que me da estar preso por motivos políticos solicito a la sociedad vasca compromiso, a mis compañeros de la permanente de Lizarra-Garazi que activen el Acuerdo, a todos los independentistas que unifiquemos un proyecto de reconstrucción nacional y social, a todos ayudar a repatriar a los presos, y a ETA un segundo alto el fuego que dé opción a las fuerzas civiles. *(Gara)

 









Free Website Counter
Hit Counters