Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 301 al 330 
AsuntoAutor
nº 301 - Andalucia Andaluci
nº 302 - Hitos de Andaluci
nº 303 - Carta abi Andaluci
nº 304 - Manifiest Andaluci
nº 305 - 'Andaluci Andaluci
nº 306 - Venezuela Andaluci
nº 307 - Venezuela Andaluci
nº 308 - El SOC vo Andaluci
nº 309 - Sumarios Andaluci
nº 310 - Trotsky i Andaluci
nº 311 - Declaraci Andaluci
nº 312 - Cambiar p Andaluci
nº 313 - Desarroll Andaluci
nº 314 - El NO de Andaluci
nº 315 - Ofensa y Andaluci
nº 316 - Vota NO - Andaluci
nº 317 - Andalucía Andaluci
nº 318 - DELPHI, D Andaluci
nº 319 - Estrategi Andaluci
Historia LCR y Pro Andaluci
nº 320 - '¿Andaluc Andaluci
nº 321 - Aquí de n Andaluci
nº 322 - Nace el S Andaluci
nº 323 - Identidad Andaluci
nº 324 - Memoria o Andaluci
nº 325 - Sindicato Andaluci
nº 326 - Ante las Andaluci
nº 327 - Balances Andaluci
nº 329 - ESPECIAL Andaluci
nº 330 - 20N: ELEC Andaluci
 << 30 ant. | 7 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 392     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[AndaluciaLibre] nº 305 - 'Andalucia a Segunda' - Jaleo: NO al Estatuto
Fecha:Domingo, 19 de Noviembre, 2006  18:29:47 (+0100)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>

Porque el Estatuto reformado es neoliberal y españolista. Sólo cabe VOTAR NO
Por la Independencia Nacional de Andalucía: No a otro Estatuto de Dependencia

nº 305 # 2.244 suscripciones
 
En este Correo:
 
*Andalucía, Congreso español apruba Estatuto para Andalucía
*Dirección PA se encierra en Parlamento andaluz como protesta
*Chamizo insta a explicar el estatuto
*Brindis tras la aprobación del estatuto
*Documento - Texto del Estatuto de autonomia aprobado
*Opinión, Andalucía a segunda, Isidoro Moreno
*Analisis General del Proceso Estatutario, Andalucía Libre
*Documentación - IEA: 1. Comparativa Estatutos; 2. Competencias Estatuto Cataluña 
*PSOE - Carta de Chaves a militantes y agentes sociales
*PSA pide 'sí' rotundo a Estatuto
*Escuredo (PSOE) insta al PA a apoyar texto estatutario,
*Ibarra (PSOE) ataca Estatuto andaluz por el Guadalquivir y el flamenco - Replicas
*PP - "El Estado debe recuperar competencias" - Entrevista a Javier Arenas
*Documento PP. "Claves y Datos del estatuto andaluz"
*IU - "El PP debe agradecer que IU y PSOE le permitiéramos incorporarse" - Entrevista a Valderas
*Entrevista a Concha Caballero (IU)
*IU tacha de 'engañosa' la campaña del PP sobre el Estatuto de autonomía
*
El 'efecto Estatuto' apacigua IU, Isabel Pedrote
*Aviso y Oferta a los números 1 de listas municipales de IU, Andalucía Libre
*PA - El discurso andalucista: Tres entrevistas a Julian Alvarez
*Documento - Jaleo ante la Reforma del Estatuto
*Breves: 1. Elecciones Cataluña. 2. México-Oaxaca
*Solidaridad con Palestina y la Nación Árabe
*Directorio de Andalucia en Internet
 
--oOo--
 
 Andalucía
El Congreso español aprueba reforma del Estatuto de Andalucía sin votos en contra
MADRID, 3 Nov. (Agencias) - 
 
Tribuna de invitados Congreso español
Jerarcas de IU y del PSOE aplauden aprobación del Estatuto

La reforma del Estatuto Andaluz pasó ayer su trámite parlamentario con 306 votos a favor y dos abstenciones, convirtiéndose de este modo en la primera reforma estatutaria de la legislatura que sale adelante sin votos en contra. Las dos abstenciones, de BNG y EA, se basaron en el argumento de que la reforma se ha empleado "como arma de la defensa de la unidad de España en contra de los nacionalismos catalán, gallego y vasco". El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cree que la aprobación del texto una "magnífica noticia" y la constatación del "éxito del estado de las Autonomías"

El acuerdo alcanzado 'in extremis' entre PP y PSOE durante su debate en Ponencia y en la Comisión Constitucional sobre el término "realidad nacional" ha sido determinante para conseguir un apoyo tan unánime al texto. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ve en la aprobación de esta reforma "el éxito de la democracia, de la ciudadanía y del Estado de las Autonomías". En una rueda de prensa tras la votación en el Congreso, el presidente destacó que el éxito de la reforma viene acompañado por el "consenso" y por "un gran acuerdo político", que no lo hubo en la redacción inicial de la reforma del Estatuto y sin embargo sí que se ha dado ahora. En relación al polémico término de "realidad nacional", el presidente aseguró que "no hay afectación desde el punto de vista de la esencia y los fundamentos de nuestro orden constitucional".

La práctica unanimidad de los votos que han apoyado esta reforma contrasta con las exiguas mayorías que han dado luz verde a los estatutos catalán o el valenciano o incluso con el vasco, que ni siquiera pasó el trámite de toma en consideración. Sin embargo, EA y BNG se abstuvieron en la votación del texto al considerar que la reforma del Estatuto andaluz se ha convertido en un "arma" para defender la unidad nacional y en contra de los nacionalismos vasco, catalán y gallego.

Sobre la reforma también habló la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, que resaltó el triunfo del "diálogo" y "la fuerza de los argumentos" que ha permitido que -en clara alusión al PP- "los más reticentes se hayan sumado a un acuerdo que permitirá a Andalucía disponer de un texto que será palanca para transformar la sociedad y al mismo tiempo una garantía del estatus de la comunidad en el conjunto del Estado. En ese sentido, elogió el "esfuerzo y generosidad" de todos los grupos durante la tramitación del texto en Ponencia y Comisión hasta lograr el apoyo de la práctica totalidad de las fuerzas políticas a pesar de que tras el debate de toma en consideración los augurios no eran buenos.
  
REALIDAD NACIONAL: NO SIGNIFICA NADA

El presidente del PP, Mariano Rajoy, reconoció que la negociación del término "realidad nacional" que aparece en el preámbulo ha sido el punto más complejo y aunque "no entusiasma a nadie", recordó que comenzó siendo un problema de constitucionalidad y se ha reconvertido en una cuestión "meramente estética" que en su opinión "carece de relevancia" porque "no significa nada". "Hay que transigir con las cosas que carecen de consecuencias", dijo. Rajoy cree que la reforma supone "un buen estatuto; es inequívocamente constitucional, cierra el paso a cualquier veleidad nacionalista y es fruto del consenso entre los dos principales partidos".
 
A partir de mañana la reforma comienza su tramitación en el Senado, donde está previsto que el texto sea aprobado en sesión plenaria el 20 de diciembre. Hasta el momento, el PA es el único partido que ha anunciado su intención de presentar enmiendas al texto que apruebe el pleno del Congreso, algo que hará a través del PNV al no contar con representación en la Cámara Alta.  

La reforma estatutaria andaluza es la tercera que ve el Senado (el llamado 'Plan Ibarretxe' no superó el trámite del Congreso) y será la más que siga una tramitación más larga. El primero en llegar fue el Estatuto de la Comunidad Valenciana, que se fue revisado en tres semanas y aprobado el 8 de marzo. Salió adelante con los votos de PSOE, PP y CC y la oposición de CiU, ERC, PNV, IU-ICV y el Grupo Mixto. El siguiente, el Estatuto de Cataluña, entró en la Cámara Alta el 31 de marzo y fue aprobado en sesión plenaria el 10 de mayo, más o menos el mismo tiempo que los grupos tienen previsto invertir en la reforma andaluza. Salió de la cámara baja con 154 votos en contra (los de PP, ERC y EA) y las abstenciones de CHA y Nafarroa-Bai.
 
intervenciones

El diputado de CiU Jordi Xuclá expresó el pleno respaldo de su grupo al nuevo Estatuto, pero hizo hincapié en recalcar la incorporación al acuerdo del PP, que rechazó apoyar el Estatuto catalán ya en vigor. En este sentido, dijo que 'el PP se ha incorporado hoy a la actualización del Estado de las Autonomías' debido a una 'evolución' de sus posiciones respecto a las reformas estatutarias. También se refirió al Manifiesto Andalucista de Córdoba, el documento histórico al que se refiere el preámbulo del Estatuto andaluz para mencionar la 'realidad nacional', al leer pasajes del mismo y reiterar que, al apoyar esta alusión, el PP 'se ha autocensurado en la línea argumental de su ataque al nuevo Estatuto de Cataluña'.

El portavoz de ERC, Joan Tardá, expresó el voto a favor de su formación a la reforma y señaló que la ciudadanía andaluza 'puede sentirse satisfecha porque 'Andalucía será lo que ella quiera'. Tardá discrepó con el término 'indisolubilidad de España' como se recoge en el nuevo Estatuto e instó a Andalucía a mostrar su 'solidaridad' con Cataluña y 'valorar en el futuro si les merece más respeto su voluntad para ejercer el derecho de autodeterminación o de mantener la patria española como una e indisoluble'.

El diputado del PNV Aitor Esteban, tras mostrar el apoyo de su grupo al nuevo texto, consideró que éste no fijará un modelo para las reformas estatutarias de otras comunidades autónomas, especialmente para el País Vasco, ya que 'somos diferentes y nos sentimos diferentes', por lo que su comunidad tiene 'necesidades distintas'. Asimismo, explicó que su grupo hizo suyas las enmiendas del PA -que no tiene representación en la Cámara Baja- porque entendía que, de esta forma, se podía 'facilitar y prolongar' el debate y conseguir más tiempo para alcanzar la unanimidad. Esteban recordó algunos de los paralelismos que existen entre el texto andaluz, el Plan Ibarretxe y el Estatuto catalán y consideró, respecto a este último, que si el Tribunal Constitucional resuelve que es contrario a la Carta Magna, generará repercusiones en la reforma aprobada hoy en el Congreso.

La diputada del BNG, Olaia Fernández, justificó la abstención porque el nuevo texto 'se emplea como arma para la defensa de la unidad indisoluble de España' y recordó que en la toma en consideración votaron a favor como muestra de respeto a la voluntad del Parlamento andaluz. En su opinión y tras el acuerdo alcanzado con el PP, el Estatuto 'sirve de estrategia para conseguir la homologación del marco autonómico', trata de 'desligitimar las aspiraciones de los nacionalistas' y rechazó que las competencias tengan que ser iguales para todas las comunidades.

La diputada de EA, Begoña Lasagabaster, mostró su 'respeto' a la reforma del Estatuto andaluz, pero anunció que se abstendría en la votación del mismo porque en él figuran expresiones, como la de 'realidad nacional' en el marco de una unidad indisoluble de la nación española, que sirven para 'ir contra otros'.

La dirección de PA se encierra en el Parlamento andaluz a modo de protesta
Sevilla, 3 Noviembre - Agencias

La dirección del PA, encabezada por su secretario general, Julián Alvarez, el grupo parlamentario y dirigentes y alcaldes de varias provincias protagonizan en la Cámara andaluza un encierro simbólico contra la aprobación del nuevo Estatuto de Autonomía en el Congreso, acto al que no asistirán. El encierro, que se mantendrá hasta la aprobación esta noche en el Congreso del nuevo Estatuto de Autonomía, está siendo secundado en la sede del grupo parlamentario andalucista por cerca de un centenar de dirigentes y cargos públicos de este partido como gesto de protesta ante la aprobación de un texto "claramente inferior" al aprobado para Cataluña.

Los andalucistas, que rechazaron el nuevo texto en el Parlamento andaluz y en el Congreso, sostienen que "se va a consumar el mayor agravio político, jurídico y económico a Andalucía en lo que llevamos de democracia", por lo que su secretario general aseguró que hoy es un "día muy negro para esta tierra". El líder andalucista argumentó que su partido ha intentando "desde el principio" que hubiera un acuerdo para que se garantizara la igualdad entre comunidades, pero aclaró que los "amplios recortes y la poda" del texto durante su trámite en el Congreso lo ha hecho "imposible". "El problema es que se ha diseñado la reforma pensando en que el Ministerio de Economía le salgan las cuentas del Estado y porque el Gobierno no quiere tolerar que, además de Cataluña, otras comunidades pidamos dinero", aseveró. Alvarez, que admitió que el PA asume con su posición un "importante riesgo", insistió en que por delante del riesgo está la "defensa" de Andalucía , que es "nuestra razón de ser".

Chamizo insta a realizar "una acción pedagógica" para explicar el nuevo Estatuto
2/11/06  Informativos CanalSur

El Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, instó hoy a los partidos políticos a realizar "una acción pedagógica" para explicar el nuevo Estatuto de Andalucía a la población de esta comunidad, ya que consideró que el proyecto todavía "ha calado muy poco" en los ciudadanos. Así se expresó Chamizo ante los periodistas a su entrada en el Congreso, donde se debate en estos momentos el nuevo Estatuto andaluz. Señaló que es necesaria esta explicación de los objetivos del proyecto estatutario porque "la gente quiere saber para qué sirve el Estatuto en realidad y su incidencia en la vida diaria". Asimismo, manifestó que el nuevo texto supone "un avance" y que con él "se dan pasos en la conquista de derechos sociales que hacen falta a muchísima gente" en su comunidad. Además, apuntó que "hoy es un buen día" para Andalucía, aunque lamentó que el Partido Andalucista no haya apoyado finalmente la reforma.
 
Brindis 'por Andalucía, España y un buen Estatuto'
Madrid, 3 Nov. Agencias -

El presidente de la Junta, Manuel Chaves, hizo esta noche un brindis 'por Andalucía, por España y por un buen Estatuto' en la recepción ofrecida en el Círculo de Bellas Artes de Madrid tras la aprobación de la reforma del texto estatutario en el Congreso de los Diputados. Chaves saludó, a su llegada al Círculo de Bellas Artes, a los ministros de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, Economía, Pedro Solbes, y Fomento, Magdalena Alvarez, quienes le dieron la enhorabuena por la aprobación del nuevo Estatuto.

En una breve intervención en el Círculo, donde se celebra la aprobación de la reforma, Chaves incidió en la idea de que es un texto 'de máximos' plenamente constitucional y se congratuló de que goza del respaldo de todas las fuerzas políticas. 'Ya no pertenece ni a los partidos ni al Gobierno, sino que es del conjunto de los ciudadanos' dijo Chaves, que destacó la importancia del referéndum en el que los andaluces votarán el Estatuto previsiblemente el 25 de febrero. A su juicio, el pacto entre el PSOE, el PP e IU 'garantiza la seguridad y la estabilidad para el siglo XXI'.

Chaves hizo un brindis con fino andaluz, instante en el que llegó la comitiva del PP, integrada, entre otros, por el presidente regional, Javier Arenas, la diputada y ponente del Estatuto en el Congreso Soraya Sáenz de Santamaría y el candidato a la Alcaldía de Sevilla, Juan Ignacio Zoido. No se produjo la foto más esperada -apretón de manos entre Chaves y Arenas- aunque sí alguna de Chaves y Arenas, dándose palmaditas en el hombro. En el acto, en que algunos lucieron corbatas con el color verde de la bandera andaluza, se encuentran también personalidades como el escritor Antonio Gala o la periodista María Teresa Campos, y han pasado por la fiesta en señal de apoyo e identificación, el senador Manuel Fraga (antes lider del PP y antes jerarca y ministro franquista), la diputada sevillana del PP Soledad Becerril, el coordinador de IU, Gaspar Llamazares, y el portavoz parlamentario del PSOE, Diego López Garrido.
 
[en proximo ANDALUCIA LIBRE, cronica de la sesión parlamentaria]
 
El texto aprobado en el Congreso de los Diputados español:
 Opinión
Andalucía a segunda
Isidoro Moreno
Catedrático de Antropología de la Universidad de Sevilla
Malaga Hoy, 10 de Noviembre de 2006
 
En esta misma Tribuna, a finales de abril*, saludé positivamente que en el preámbulo del nuevo proyecto de Estatuto, pactado por PSOE e IU, figurase la expresión “realidad nacional” como definición de Andalucía. Argumentaba, entonces, que ello correspondía a la triple dimensión identitaria del pueblo andaluz: histórica, cultural y política; esta última culminada el 4 de Diciembre de 1977 y el 28 de Febrero de 1980, cuando Andalucía logró situarse, junto a Cataluña, el País Vasco y Galicia, en la primera división autonómica. Tal como se aprobó en el Parlamento Andaluz, en dicho preámbulo se partía de la definición de Andalucía, hoy, como “realidad nacional” que la Constitución reconoce, en su artículo segundo, como nacionalidad.
 
Ahora, el proyecto estatutario ha salido del Congreso de los Diputados, ya también con el apoyo del PP, con modificaciones sustanciales. Es cierto que se han mantenido las dos palabras, pero estas ya no definen a la Andalucía actual sino que refieren a un documento de 1919: el Manifiesto andalucista de Córdoba –por cierto, silenciado hasta hoy por reflejar la antigüedad del nacionalismo andaluz-. “Realidad nacional” queda como una definición histórica, que no se asume para el presente y es citada como se haría en una crónica o en la cita erudita de un trabajo académico.
 
Me gustaría coincidir con quienes piensan que la realidad nacional de Andalucía continúa estando vigente en el nuevo proyecto de Estatuto, pero esto no responde a la realidad. Y ello lo saben bien cuantos han utilizado tijeras y rudos hilos de zurcir para lograr el párrafo del consenso (infumable, además, en su forma de redacción definitiva). El añadido de la consabida jaculatoria, tan cara a la derecha y al jacobinismo españolistas, sobre el “marco indisoluble (¿eterno?) de la Nación Española” deja aún menos dudas al respecto.
 
Pero no se trata sólo del Preámbulo. En Madrid han sido modificados, o “cepillados”, casi 150 de los 246 artículos que salieron del parlamento andaluz. Se ha suprimido la adicional cuarta, por la que Andalucía asumía de forma exclusiva cinco competencias del Estado –entre ellas la cuenca del Guadalquivir y los museos, archivos y bibliotecas- mediante la activación del artículo 150.2 de la Constitución (un artículo que consideran maldito quienes se dicen defensores acérrimos de ésta); se ha ampliado el porcentaje necesario para las iniciativas de reforma estatutaria (de 3/5 se ha pasado a 2/3); se ha cambiado, también negativamente, la adicional segunda referida a la deuda histórica; y, sobre todo, en multitud de artículos se remacha la supeditación no sólo a la Constitución y a la legislación actual del Estado sino también a la futura. En conjunto, el poder autonómico queda reducido, en gran medida, a una agencia administrativa del Estado.
 
Dan cuenta adecuada de esta realidad los jerarcas del PP cuando explican por qué ahora sí dan su voto favorable al Estatuto. Y tratan de esconderla los líderes psocialistas, que pretenden convencernos de que han hecho comulgar con ruedas de molino a los populares, sólo modificando pequeños detalles de poca importancia. Lo cierto es que ambos partidos tenían un miedo enorme a no ir de la mano en el referéndum del próximo febrero: el PP, por temor a quedarse otra vez, como en 1980, fuera de la foto; el PSOE, por pánico a la abstención que podría darse si la derecha no apoyara el texto. A ambos le interesaba entenderse y lo han hecho. ¿Alguien se sorprende? El problema que ahora tienen es que deben convencernos a los andaluces de que es posible la cuadratura del círculo. Sin duda nos toman por bobos; y podríamos terminar siéndolo, tal es la fuerza de la todopoderosa publicidad política. Y mayor desconsideración aún nos hace IU, que, en su patética obsesión por afirmar su paternidad sobre cualquier Estatuto, sigue repitiéndonos que este es de máximos (¡).
 
Como consecuencia, los tres partidos están a punto de bajar a Andalucía a la segunda división de las Comunidades Autónomas. Ello puede consumarse el 25 de febrero. Del recuerdo de cuando estábamos –aún estamos- en primera, sólo quedaría que las elecciones al parlamento andaluz no coincidan necesariamente con las municipales. Pero no se preocupen demasiado los “cepilladores”: desde hace mucho tiempo, Chaves las sitúa siempre junto a las europeas o las generales; y lo seguirá haciendo. Y, mientras, el PSOE de Galicia y el BNG (Bloque Nacionalista Gallego) acaban de proponer el reconocimiento de Galicia, en su nuevo Estatuto, como nación. Sin duda, somos los únicos que vamos a bajar a segunda.
 
*articulo citado:Andalucía, realidad nacional, Diario de Sevilla, miércoles, 26 de abril de 2006
Análisis General del Proceso de Reforma Estatutaria:
Andalucía Libre nº 293, 7 de mayo de 2006 
Andalucía, a la hora de la reforma estatutaria
Andalucía Libre nº 266, 24 de julio de 2005
Andalucía Libre nº 284, 1 de marzo de 2006
Debate: las caracteristicas del Estatuto y el posicionamiento de la izquierda
Andalucía Libre nº 94. 11 de Julio de 2001
 
Documentación del IEA: La visión oficial catalana
 
 Españolismo satisfecho: Versión PSOE
Chaves urge a militantes PSOE a "arrimar el hombro" para "reeditar el 28-F"
Invita a agentes y colectivos sociales a "implicarse" en la defensa del Estatuto andaluz, "que no es una cosa sólo de políticos"
SEVILLA, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -
  
El secretario general del PSOE andaluz, Manuel Chaves, ha remitido cartas a los cerca de 59.000 militantes del partido en la comunidad autónoma en la que les anima a "arrimar el hombro y poner toda la carne en el asador" en la campaña sobre la reforma del Estatuto de Autonomía para desarrollar una "misión pedagógica" sobre su contenido que permita "reeditar el ambiente del 28-F" en el referéndum para la ratificación del texto, previsto para el 25 de febrero. Del mismo modo, Chaves también se ha dirigido por correo a los principales agentes y colectivos sociales andaluces para trasladarles la importancia de su "implicación e identificación" con la reforma del Estatuto, ya que defiende el nuevo texto "no es sólo una cosa de políticos, sino un instrumento necesario para situarnos al nivel de las comunidades más avanzadas" cuyo contenido "atañe, incumbe y concierne a todos los sectores de nuestra sociedad". Estas misivas, a las que ha tenido acceso Europa Press, forman parte de la campaña puesta en marcha por el PSOE-A bajo el lema 'Un Estatuto de diez. Di que sí' y van acompañada de los folletos explicativos editados por el partido, que incluyen epígrafes sobre los principales ejes del nuevo texto: "Avances sociales"; "Educación de calidad"; "Empleo estable de calidad"; "Igualdad para todos y todas" y "Medio ambiente sostenible". 
 
En la carta a los militantes, Chaves asegura que el partido ha cumplido todos los objetivos marcados al inicio del proceso de reforma, "un Estatuto constitucional que nos diera más autogobierno, que contará con un amplio respaldo político y que fuera útil para el conjunto de la ciudadanía", y defiende que "la inclusión postrera del PP en la foto final del Estatuto es una buena noticia para Andalucía  y demuestra que desde el PSOE hemos estado siempre por el acuerdo y que, como partido mayoritario, hemos hecho un ejercicio de responsabilidad democrática, anteponiendo los intereses generales de nuestra tierra a cualquier provecho electoral particular".
 
Junto a ello, el líder del PSOE-A pone en valor que el nuevo Estatuto es un texto "útil, ambicioso, pensado para los andaluces y que afectará muy positivamente a toda la ciudadanía en su día a día, porque otorga nuevos derechos y recoge más avances sociales". "Estamos convencidos de las bonanzas del nuevo texto, y así lo tenemos que transmitir. Tenemos que defender esta nueva herramienta con ímpetu y arrimando el hombro de verdad", subraya Manuel Chaves, que recuerda que el PSOE-A "ha actuado desde el primer momento como el auténtico motor de la reforma estatutaria y, por eso, ahora tenemos que poner toda la carne en el asador para llevar hasta el último rincón de Andalucía la nueva carta autonómica". Tras señalar que "sólo convence quien está convencido, y nosotros lo estamos de verdad", Chaves no duda de que "vamos a ser capaces de transmitir al pueblo andaluz la importancia de que el Estatuto sea respaldado mayoritariamente en las urnas el próximo mes de febrero", por lo que anima a la militancia "trabajar para que haya otra movilización histórica". "Tenemos que reeditar el ambiente del 28-F porque estamos ante una oportunidad que no podemos, ni debemos, desperdiciar", advierte el presidente de la Junta, que considera que "Andalucía tiene que hacer una nueva demostración de fuerza".
 
En su opinión, lograr "una gran participación en el referéndum y unas urnas abarrotadas de síes es tarea de todos", por lo que demanda la "implicación decidida" de los militantes, a los que considera "nuestros mejores agentes electorales". "Si queremos una gran movilización, hay que tocar la sensibilidad del pueblo andaluz. Tenemos que ser capaces de hacerles llegar los contenidos del nuevo Estatuto. Transmitirles que gracias a él tendremos más autogobierno, nuevos derechos y más bienestar", insiste Chaves, que pide "firmeza y convicción" en la "misión pedagógica" de explicar el Estatuto.

Por su parte, la carta de Chaves a agentes y colectivos sociales resalta en primer lugar que "el Estatuto afectará muy positivamente a toda la ciudadanía, en su día a día, porque otorga nuevos derechos, recoge más avances sociales e incrementa el nivel de autogobierno" y subraya que el referéndum de febrero es "una oportunidad que no podemos, ni debemos desperdiciar" para "situar de nuevo a Andalucía como modelo a seguir en el debate territorial". "Con el máximo consenso y con el objetivo de mejorar el bienestar de todos, sin exclusión, hemos sacado adelante un Estatuto avanzado, que atañe, incumbe y concierne a todos los sectores de nuestra sociedad. Por eso, tenemos que implicarnos e identificarnos", añade la misiva, que reivindica que el Estatuto "es justo con nuestra tierra y bueno para todos los andaluces y andaluzas" y "no es una cosa sólo de políticos, sino un instrumento necesario para situarnos al nivel de las comunidades más avanzadas".

Los folletos explicativos que acompañan a la carta de Chaves obvian en su contenido la definición como nacionalidad histórica recogida en el artículo 1 y apenas hacen una breve mención a la referencia a la 'realidad nacional' de Andalucía incluida en el Preámbulo, dos de los aspectos más polémicos durante el debate del texto que se solucionaron con un acuerdo 'in extremis' entre socialistas y populares en la Comisión Constitucional del Congreso. En concreto, el folleto explicativo editado por el PSOE-A para ser distribuido entre sus militantes no se refiere en ningún momento a la definición de Andalucía como nacionalidad histórica recogida en el artículo 1, mientras que la 'realidad nacional' únicamente aparece mencionada de forma breve en el primer punto del decálogo 'Un Estatuto de diez', remitido a los colectivos sociales, en el que se afirma que el nuevo texto "aumenta el techo competencial de Andalucía y reafirma el compromiso con el 28-F con la referencia a la realidad nacional de Andalucía". No obstante, los folletos sí ponen el acento en otras cuestiones polémicas durante la tramitación de la reforma estatutaria, al incluir en su formato publicitario para prensa escrita mensajes como 'Educación pública, laica y de calidad. Di que sí' o 'Andalucía con más recursos. Di que sí', que recoge una referencia a la liquidación de la 'deuda histórica', apartado del texto aprobado sin acuerdo entre los dos grandes partidos, PSOE y PP.
 
Participación

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, aseguró ayer que la participación en el referéndum para la ratificación del la reforma del Estatuto de Autonomía podría tener un punto de referencia en el porcentaje alcanzado el la consulta celebrada en octubre de 1981 para aprobar el texto legal vigente, que se situó en el 53,68%. El presidente del PP de Andalucía, Javier Arenas, ha respondido que habrá que hacer un gran esfuerzo para lograr que el referéndum sobre la reforma del Estatuto supere el 53,68 por ciento del de 1981. «La sociedad andaluza no está enganchada al debate del Estatuto», aseveró. En este sentido, insistió en que habrá que hacer un esfuerzo, sobre todo la Junta de Andalucía, durante las próximas semanas y hacer una gran campaña de divulgación del Estatuto. «Todo lo que no sea conseguir un respaldo mayor del que tuvo el Estatuto vigente en el 81 no será un éxito», concretó. Por otro lado, reiteró que gracias al PP se han cambiado 150 artículos del nuevo texto del Estatuto y se ha eliminado todo aquello que lo asemejaba al articulado de Cataluña.
 
PSA pide un “si” rotundo al Estatuto
Pacheco no ve bien la actitud errática del Partido Andalucista al aponerse al texto
europa press/sevilla
 
El secretario general del Partido Socialista de Andalucia (PSA), Pedro Pacheco, pidió ayer un “sí rotundo” para el Estatuto de Andalucía en el referéndum de febrero de 2007, porque “supone un avance importante en el autogobierno de Andalucía”, al tiempo que criticó “la actitud extraña y errática del Partido Andalucista, que ha presentado argumentos peregrinos para oponerse al texto”.
 
En rueda de prensa, el líder del PSA, que celebró en la jornada de su Convención Nacional en la capital hispalense, señaló que “ya no hay excusa por parte de la clase política, una vez que el texto entre en vigor, para decir que no podemos porque no somos competentes, ya que hemos alcanzado un Estatuto de máximos”. Al hilo de esto, Pacheco apuntó que “aunque hay cosas que al PSA no le gustan, como que no se haya expuesto un límite para el mandato de los presidentes, ni fortalecido la estrategia comarcal, sabemos que no podemos aspirar a todo y seguiremos insistiendo en ese avance nacionalista”. Así, consideró que en el Estatuto “se ha consagrado la asimetría en la vertebración territorial, en el aspecto de reconocer las especificidades, pero nos opondremos frontalmente a esta asimetría si llegase a suponer una discriminación de Andalucía con respecto al resto de los territorios”. Por otro lado en el acto, el secretario general del PSA manifestó que Andalucía siempre ha sido “una cuña de buena madera que se ha impuesto contra la voracidad insaciable de los nacionalistas catalanes” y que es una “torpeza” de la clase política que el modelo territorial español “no se haya terminado de culminar”. Así mismo afirmó que “somos unas siglas históricas en la Transición política española y andaluza, retomadas por gente honesta y convencida de que la solución de Andalucía es el nacionalismo” que defiende el PSA”.
 
Asimismo, el secretario general del PSA no dudó en mostrar su desconfianza ante la "capacidad" de algunos grupos parlamentarios a la hora de poder participar de "este consenso que persigue el presidente de la Junta". Así, subrayó que el PA ya ha demostrado que "no es un partido de fiar y que se trata de una organización que camino sólo por sus intereses y no por los de los andaluces, por lo que esperamos que Chaves no caiga en la trampa de permitir que el PA pueda bloquear la puesta en marcha de nuevas políticas sobre estas materias, que son cuestiones de Estado". Pacheco recordó que el PA de Julián Alvarez ha sido el único partido que "por intereses partidistas ha dado la espalda al pueblo andaluz y se ha posicionado contra el nuevo Estatuto de Autonomía de Andalucía". "El PA y Julián Alvarez han demostrado que no tiene sentido de Estado y que prefieren a perjudicar y maltratar a los andaluces a trabajar en favor del acuerdo y el consenso", apuntó el líder del PSA, que advirtió a Chaves de que "desde el PSA estaremos atentos para evitar que el falso andalucismo que representa el PA pueda bloquear estos acuerdos".
 
Tras esta advertencia, Pacheco ofreció a Chaves la ayuda del PSA, el "único partido nacionalista de Andalucía que está dispuesto a trabajar en favor de nuestra tierra desde la comprensión y desde la seguridad de que Andalucía debe seguir avanzando". "Chaves debe comprender que los acuerdos debe alcanzarlos con el PSA, ya que el PA es el partido del pasado, la fuerza política que los andaluces van a echar del Parlamento en favor del PSA, que llegaremos a la Cámara autonómica tras las próximas elecciones autonómicas", indicó.
 
Escuredo (PSOE) insta al PA a apoyar texto estatutario, 'tras dejarlos tirados los «trileros del PP»'
J. M. SEVILLA.
 
Los ex presidentes de la Junta, Rafael Escuredo y José Rodríguez de la Borbolla (PSOE), tuvieron una importante presencia ayer en el acto organizado por el PSOE en torno al nuevo Estatuto. De hecho, Escuredo fue el más crítico y el que más aplausos se llevó, más, incluso, que el actual presidente andaluz, Manuel Chaves.

Desde el principio, el ex presidente avisó que iba a dar «estopa con respeto» a PP y PA. A los andalucistas les instó a reconsiderar su «no» al Estatuto, tras haberlos dejado tirados al final los «trileros del PP», «porque han sido más listos». Además, afirmó que si el PA defiende que Andalucía es una «nación» también deberían pedir la «autodeterminación y la independencia», y no ser «más papistas que el Papa» al rechazar la definición de «realidad nacional» que propuso Blas Infante. Y censuró al fundador del PA, Alejandro Rojas Marcos, por repetir «los mismos argumentos» del 28-F para rechazar la reforma.

Escuredo criticó a los populares que «tras llevarse 26 años sin llevarse autonomismo a la boca», trasladen en mensaje de que han «niquelado constitucionalmente» el Estatuto. En su opinión, la aportación del PP al Estatuto ha sido que «se pusieran dos comas, dos tildes y cada tres artículos una referencia a la Constitución». Por ello, reconoció el esfuerzo de Chaves para «aguantar declaraciones e ir con la puntita del capote» para terminar de «llevar al huerto al PP».
 
Ultraespañolismo histrionico version PSOE
Ibarra ataca el Estatuto andaluz por el Guadalquivir y el flamenco 
La Junta extremeña estudia plantear recurso de inconstitucionalidad

CRUZ V. VÁZQUEZ / EL PAÍS  -  Badajoz / Sevilla EL PAÍS - 04-11-2006
       
Apenas un día después de que el Congreso de los Diputados aprobase casi por unanimidad el Estatuto de Andalucía, que ayer entró para su tramitación en el Senado, las críticas contra el texto surgieron tanto desde las filas del PSOE como del PP. El socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra apuntó que la Junta extremeña "está estudiando el plantear algún recurso de inconstitucionalidad" contra el Estatuto andaluz porque en él figuran las competencias exclusivas sobre el Guadalquivir y el flamenco. A la par, el portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, escribió ayer en el diario El Mundo contra las reformas estatutarias.

Rodríguez Ibarra, en un encuentro con emigrantes extremeños, dijo no "entender" que en el nuevo Estatuto andaluz aparezca que Andalucía tendrá competencias exclusivas sobre el Guadalquivir y la promoción del flamenco. Por eso, la Junta extremeña "está estudiando el plantear algún recurso de inconstitucionalidad respecto a las competencias sobre el río Guadalquivir y sobre las competencias del flamenco". El presidente socialista añadió: "Nosotros podemos hacer un congreso sobre el flamenco aquí o podemos hacer un seminario para investigar el flamenco aquí. ¿A quién llamarían, a la Guardia Civil para que impidieran que nosotros investigáramos el flamenco? Es un disparate", dijo. También instó al líder regional del PP extremeño a explicar el apoyo del PP al Estatuto andaluz y la diferencia entre la expresión "realidad nacional" incluida en la propuesta andaluza, y "nación", en el Estatuto catalán.

La cuenca del Guadalquivir, que transcurre en un 90,2% por Andalucía, afecta en un 2,4% a territorio de Extremadura, en un 0,2% a Murcia y en un 7,13% a Castilla-La Mancha. El artículo 50 del Estatuto fue modificado en el Congreso para evitar interpretaciones erróneas y deja claro que la comunidad ostenta "competencias exclusivas sobre las aguas de la Cuenca del Guadalquivir que transcurren por su territorio y no afectan a otra comunidad autónoma". También subraya la prevalencia del Estado. Los juristas consideran que, en realidad, se trata de una falsa competencia exclusiva. El uso del adjetivo "exclusivo" se emplea, sobre todo, para destacar que se trata de una tema con una potente carga simbólica.

En cuanto al flamenco, el artículo 67 estipula que corresponde a Andalucía "la competencia exclusiva en materia de conocimiento, conservación, investigación, formación, promoción y difusión del flamenco como elemento singular del patrimonio cultural andaluz". El portavoz del Gobierno andaluz, Enrique Cervera, salió al paso de estas declaraciones y recordó que todas las competencias, exclusivas o no, recogidas en la reforma se ejercerán bajo el principio de la territorialidad, por lo que se desplegarán únicamente en el ámbito de la comunidad andaluza (artículo 43). Cervera dijo a Efe que le parecía "muy bien" que la Junta de Extremadura esté estudiando plantear recurso al Tribunal Constitucional y señaló que el Gobierno andaluz "respeta" la decisión que adopte la administración extremeña "en el ámbito de su estricta competencia"..

Diario HOY de Badajoz:
 
Chaves: "Tenemos competencias sobre el flamenco, pero sólo en Andalucía»
A. M./SEVILLA
¿Qué opinión le merecen las palabras del presidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que anuncia un recurso de inconstitucionalidad por las competencias del flamenco?
Yo creo que eso es un problema de no haberse leído el Estatuto andaluz, ni tampoco el extremeño. En todos los estatutos, en todos, se recogen competencias exclusivas en materia cultural, deportiva..., pero claro las competencias exclusivas solamente se entienden en el ámbito de la comunidad autónoma. Yo tengo competencias exclusivas del flamenco en Andalucía, pero no competencias exclusivas del flamenco en Extremadura. Yo creo que es una polémica absurda.

¿Qué vigencia tendrá el nuevo Estatuto andaluz?
Yo espero que, como mínimo, tenga la misma vigencia que el actual, es decir, 25 años, porque la experiencia del Estatuto vigente nos dice que, gracias a este Estatuto y gracias a las políticas que se han llevado en práctica, la Andalucía de hace 25 años no se parece en nada a la Andalucía de hoy. Y eso mismo esperamos que ocurra dentro de 25 años con este texto.

La próxima reforma del Estatuto, a diferencia de la actual, la tendrán que pactar los dos grupos mayoritarios del Parlamento de Andalucía.
Bueno, espero que dentro de 25 años no me toque a mi acometer la próxima reforma (sonríe). Pero el consenso en un Estatuto, tal y como quedó demostrado en el Congreso, le da vitalidad, seguridad y estabilidad. Este va a ser un Estatuto de larga vida, por eso ninguno de los diputados de ahora participaremos en la próxima.
 
 PP: Ultraespañolismo satisfecho
«El Estado debe recuperar algunas competencias de las comunidades»
«En el PP hay dirigentes que ven el Estatuto andaluz con poco entusiasmo y otros con mucho, pero yo siempre he contado con el apoyo de Rajoy»  «Ganar en Andalucía es difícil, aunque nos estamos acercando al PSOE»
C. Morodo
La Razón - Madrid - Entrevista a Javier Arenas PP:

¿Qué gana el PP de Andalucía con su apoyo a la reforma del Estatuto?
-Quien gana con la aprobación del nuevo Estatuto es Andalucía. En Andalucía no hay ningún problema autonómico ni identitario y la inmensa mayoría nos consideramos andaluces y españoles. Al PP se le va a reconocer su capacidad para consensuar, para evitar un problema y para cambiar 150 artículos y convertir en plenamente constitucional un texto sobre el que había muchas sospechas de inconstitucionalidad cuando llegó al Congreso.

-Y eso, como piensa una amplia parte de su partido, debería traducirse en un beneficio electoral en un feudo, por tradición, hostil.
-En Andalucía hemos vivido una historia autonómica compleja en la que el centro y el centroderecha han sido injustamente maltratados por algún error que se cometió en la etapa de UCD, y mi partido piensa que ya nadie más podrá usar esa arma de manera tan sectaria como lo ha hecho la izquierda en los últimos 20 años. En términos electorales, ganar es difícil con Estatuto o sin él, pero este consenso nos da mucha madurez como alternativa política.

-Lo que ocurre es que es un consenso forzado en torno a un asunto, el cambio estatutario, que ustedes siempre han visto innecesario.
-Si yo hubiera sido presidente de la Junta de Andalucía no hubiera impulsado esta iniciativa porque considero que hay otras reformas mucho más importantes, como la económica, la de educación, la de la sanidad... Pero una vez que hay una mayoría que la impulsa, teníamos dos posibilidades: mirar para otro lado y quedarnos en el «no» o hacer un esfuerzo extraordinario para conseguir un texto constitucional que evitase una confrontación innecesaria.

-El proyecto que finalmente han pactado con el PSOE, ¿qué problemas de los andaluces soluciona?
-Los estatutos no solventan problemas concretos y lo importante es que no representen nunca un modelo ideológico. La gran aportación de este Estatuto es que supone una apuesta por la cohesión, por la unidad, por la igualdad de derechos y por la solidaridad. Es justo lo contrario de lo que representa el de Cataluña, pero nunca podré venderlo como una panacea porque lo que resuelve los problemas son las políticas de los gobiernos.

-El Estatuto catalán incrementa la distancia y los privilegios de esa comunidad con el resto. ¿Con las nuevas competencias, con la consagración de la Agencia Tributaria propia o con la financiación a la medida de la población consiguen con su reforma recortar la diferencia con Cataluña?
-El Estatuto andaluz compensa y reequilibra mucho, apostando por la buena dirección, el mapa autonómico español. Es un modelo de reforma basado en la cohesión social, la unidad de mercado, la solidaridad o la multilateralidad, mientras que el catalán se construye sobre afanes separatistas o deseos soberanistas. En financiación, apostamos por la multilateralidad y por la solidaridad. Dicho esto, creo que en la parte que se refiere a las inversiones, la letra de los estatutos va a ser incumplida porque no salen las cuentas del Estado.

-Usted sabe que hay inquietud en sectores de su partido por las consecuencias en el discurso de Rajoy de haber caído en la «trampa», dicen, estatutaria. Empezó Valencia y uno a uno han ido entrando todos los «barones», lo que, también dicen compañeros suyos, supuestamente «debilita» la fuerza del mensaje nacional.
-Es verdad que nunca hemos considerado prioritarias las reformas de los estatutos y que no figuraban en el programa. A partir de ahí, la reforma de Valencia estaba pendiente desde la pasada legislatura y nuestra posición ha sido muy coherente desde el principio: ajustarnos siempre a la Constitución y al consenso.

-¿Y tampoco ve ninguna trampa en que al final el PSOE se haya asegurado el arma dialéctica de que el polémico término de «realidad nacional» aparezca en el Preámbulo del Estatuto, aunque sea como adorno o descripción?
-Bajo ningún concepto podíamos aceptar que Andalucía se definiese como realidad nacional y, al final, lo que ha quedado, pese al empeño del PSOE, es una mera referencia retórica a un manifiesto de 1919.

-Pero es razonable pensar que si el señor Chaves ha puesto ese empeño en mantener el término, o ha aceptado la modificación de 150 artículos, es porque cree que puede sacar partido del pacto con ustedes.
-El señor Chaves está en su derecho de pensar que le beneficia el consenso. A mí me parece que nos beneficia a todos y que el fracaso hubiera sido perjudicial para todos, ya que habríamos llevado a los andaluces a una confrontación sobre un problema inexistente.

-Por cierto, ¿sigue teniendo sentido que Rajoy se presente a las elecciones generales con el compromiso de una reforma constitucional para fortalecer el Estado después de haberse sumado a todos los cambios estatutarios?
-Sé que dentro de mi partido hay personas que ven la reforma del Estatuto andaluz con menos entusiasmo y otras que la ven con mucho. Yo he contado en todo momento con el impulso de Mariano Rajoy, que me dejó claro que el límite para apoyar la reforma estaba en que fuera constitucional. Un Estatuto que no se parece en nada al de Cataluña, que no tiene ningún artículo de contenido político similar a los que recoge el catalán, y que es profundamente español fortalece el discurso nacional de Rajoy.

 -¿Y la reforma constitucional por la que le preguntaba? ¿Apoyará una propuesta para que el Estado recupere competencias que han pasado a manos de las comunidades a costa de debilitar la eficacia para resolver los problemas de los ciudadanos?
-Siempre he sido partidario de un gran pacto del PSOE y del PP en materia territorial, y la reforma que plantee Rajoy debería enmarcarse en ese gran acuerdo para que queden blindadas, en el marco de la Constitución, determinadas competencias que son exclusivas del Estado. Uno de los cambios más importantes que el PP ha introducido en el Estatuto andaluz es que ha desaparecido el blindaje y se dice que todas las competencias se ejercerán de acuerdo con el Título VIII de la Constitución. Por eso, abunda en la tesis de Rajoy de liderar una modificación de la Carta Magna que blinde las competencias del Estado.

-¿Y no hay contradicción en que por un lado apoyen reformas para fortalecer competencialmente a las comunidades y, por otro, planteen un cambio constitucional para fortalecer el Estado? No me ha aclarado, por cierto, si respaldará una propuesta para recuperar poderes con los que se han hecho las autonomías.
-El sentido común está por encima del Estado de las Autonomías. Así, por ejemplo, cuando en verano se produce un incendio es un disparate que no haya ni una sola autoridad del Estado que coordine todos los medios. Hay determinadas cuestiones que el sentido común nos dice que tendrían que ser recuperadas por el Estado, lo que debería ser apoyado por todas las comunidades. Y el Estatuto andaluz no impide, en absoluto, que eso pueda pasar. En cuanto a las supuestas contradicciones por las que me pregunta, los dirigentes regionales nos sentimos muy identificados con el liderazgo de Rajoy y ninguno ha puesto en marcha una reforma sin contar con la dirección nacional. Defendemos el máximo autogobierno dentro de la Constitución y eso, como ya le he dicho, fortalece el discurso de Rajoy.

-Zaplana ha puesto voz al sector que pide repensar sobre la estrategia territorial. ¿Cómo están sus relaciones con él?
-Son cordiales. Nunca hemos tenido ningún problema personal. Es verdad que en la etapa de la UCD militamos en «familias» distintas, pero ahora estamos en un partido en el que no hay corrientes. Hemos trabajado siempre juntos, nos solemos ver una vez a la semana y en este asunto siempre hemos dicho lo mismo, aunque, a veces, con palabras diferentes. Por ejemplo, él mantuvo que era tremendamente difícil el acuerdo y yo siempre he dicho que no era fácil.

 -La siguiente prueba es la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha dado que su texto, apoyado por el PP, puede colisionar con principios defendidos por Rajoy como el de que el agua es una competencia exclusiva del Estado o el de que los parlamentos regionales no deben decidir sobre los impuestos de todos los españoles.
-En el caso del agua [el Estatuto castellanomanchego pone fecha a la derogación del trasvase Tajo-Segura] habrá que hacer un esfuerzo en el Congreso para satisfacer a todos y para preservar la solidaridad. El artículo del Estatuto sobre la financiación no lo conozco al detalle.

-¿Qué perspectivas electorales tiene en las municipales del próximo año?
-Hemos acortado mucho las distancias. Ganar las elecciones en el conjunto de Andalucía sigue siendo complicado, pero estamos acercándonos al PSOE. En las elecciones municipales podemos ser la primera fuerza en las ocho capitales de provincia y gobernar en algunas diputaciones. Un buen resultado en esos comicios abrirá amplias perspectivas para las generales y para las autonómicas andaluzas.
Documento del PP español:
 
 
  Españolismo de 'izquierdas': Las justificaciones de IU
ENTREVISTA: DIEGO VALDERAS Coordinador de Izquierda Unida en Andalucía
"El PP debe agradecer que IU y PSOE le permitiéramos incorporarse al Estatuto" 
ISABEL PEDROTE  -  Sevilla EL PAÍS - 05-11-2006

"El PP tendría que mostrar humildad. Se ha tenido que tragar la educación laica""El Parlamento debe ampliarse porque somos la comunidad con menos representantes" - Nada más conocerse que el PP había decidido por fin apoyar la reforma del Estatuto, la primera declaración pública de Diego Valderas fue reivindicar el papel estelar de su fuerza política en el proceso y la condición de advenedizos de los conservadores. El coordinador andaluz de IU no disimula su escozor de reina destronada por el protagonismo de fin de fiesta del PP, y afirma, a las claras, que la adhesión de este partido debería haber sido desde la "sencillez y la humildad". Sostiene que el Estatuto es de izquierda y que el PP se lo ha tenido que "tragar".

Pregunta. Se ha quejado de que el PSOE ha cedido demasiado para incorporar al PP al acuerdo. ¿Cree que IU ha perdido protagonismo?
Respuesta. Me parece una falta de responsabilidad por parte del PP que aproveche el esfuerzo de consenso tanto de PSOE como de IU para presentarse exclusivamente como legitimador de un Estatuto al que renunció hasta el último momento. Quien ha empujado el Estatuto ha sido la izquierda, el PSOE e Izquierda Unida, esa es la realidad. El PP tendrá que reconocer que se ha montado en el último andén, en el último vagón, y en el último minuto, y no parece lógico que ahora pretenda saltarse todos los vagones y colocarse en la locomotora. Es decir, ponerse medallas que no le corresponden.

P. ¿Pero siente que el papel de IU se ha difuminado?
R. Yo sólo reivindico a IU como la fuerza política que más responsabilidad ha tenido y que con más capacidad ha jugado. Es un Estatuto avanzado, progresista y con corazón de izquierda.

P. Hay una teoría que sostiene que IU pactó muy pronto con el PSOE, de tal forma que cuando en el Congreso los socialistas limaron aspectos para atraer al PP, ustedes eran ya prisioneros de su compromiso y no podían dar marcha atrás.
R. Eso no se corresponde con la realidad. IU ha sido la fuerza garantista en Madrid del texto aprobado en el Parlamento andaluz. Casi la totalidad de las enmiendas presentadas por el PSOE en el Congreso han sido rectificadas. Lo que ha logrado IU ha sido mejorar el Estatuto que partió de Andalucía, las iniciativas planteadas para acercarse al PP no han tocado fondos ni contenidos. El PP se ha tenido que tragar, se ha tenido que comer algo tanto importante como la educación laica o como la muerte digna. Lo único que ha hecho el PP es poner coletillas allí y acá de la Constitución en un texto que ya era plenamente constitucional.

P. Puestos a comerse... En la nueva redacción sobre la educación, por ejemplo, se ha introducido una mención expresa a la religión católica, que no estaba, y se dice que la educación "será" laica y lo contrario. A gusto de todos.
R. No, no, en cierta medida lo que se menciona es un elemento real en la sociedad andaluza, pero lo que prevalece es la educación laica. Lo que se viene a decir es que hay una decisión de los propios padres en cuanto al elemento confesional. Eso está ahí.

P. ¿Ha merecido el concepto "realidad nacional" tanta polémica? ¿Era clave para Andalucía o para el resto del Estado?
R. Nosotros queríamos un Estatuto con corazón social e igualdad, y en los términos que caben en la Constitución, como los que más. Eso se ha alcanzado. Los preámbulos no marcan, ni en el caso de Cataluña ni en el de Andalucía. En todo caso, el PP tendrá que reconocer que al aceptar el término realidad nacional en relación con el Manifiesto Nacionalista de 1919, las movilizaciones del 4 de diciembre de 1977 y el referéndum 28 de Febrero, en el Preámbulo lo que se reafirma es la identidad de Andalucía como pueblo, ese camino a la realidad nacional a la que lleva aspirando hace mucho tiempo. A poco que alguien lea el Manifiesto Nacionalista de 1919 se dará cuenta que es el manifiesto más soberanista de todos los que ha habido en la historia de Andalucía.

P. Fíjese si se hubiera puesto "nación", como proponía usted.
R. Es verdad que hemos mantenido esa denominación para el Preámbulo, pero nosotros siempre hemos dicho que lo más importante es el texto articulado. Mientras que el PP ha hablado más de gramática, nosotros hemos hablado más de matemáticas, como la financiación. Y el último éxito ha sido fijar la deuda histórica en unos términos muy alejados de los que el PSOE federal pretendía, que quería llevar su cobro al 2013. Mañana mismo se pueden adelantar cantidades a cuenta, y en menos de 18 meses debe estar concretada y en menos de tres años, liquidada. ¿Cuál es el olivo que tenemos que cavar a ahora? El de las cifras, ese será el gran debate.

P. En todas las respuestas le tira al PP. Da la sensación de que en IU se hubieran sentido más cómodos si el PP no se hubiera incorporado al acuerdo.
R. No, no. Desde el punto de vista político, puede parecerlo, pero nadie puede dudar de que IU piensa que un Estatuto de autonomía, una ley de leyes para los próximos 30 años, cuanto más respaldo tenga, mejor.

P. Entonces, ¿qué sugiere? ¿qué el PP se una al Estatuto pero con distancia e indiferencia?
R. Sobre todo con sencillez y humildad. El PP no puede sacar pecho en este Estatuto, en todo caso tendrá que agradecer que fuerzas como IU y el PSOE le hayamos permitido su incorporación sin que se cambie lo sustancial del texto.
P. ¿No es mejor que el PP haga suyo inmediatamente el Estatuto a que diga que sí, pero después promueva la abstención?
R. Está bien que comparta hacerlo suyo, lo que no está bien es que entre el último, pretenda darles codazos a IU y al PSOE porque eso no se corresponde con la realidad. Se han incorporado, bienvenidos; nosotros creemos que, incluso, si todavía queda espacio habría que incorporar al PA.

P. ¿Qué ha pasado con el PA? Al principio hicieron IU y PA una plataforma común, que presentaron dos veces, plenamente coincidente, y luego cada uno se fue a un extremo.
R. Sí, es verdad, acordamos que las dos fuerzas minoritarias nos hiciéramos fuertes. Pero a los 10 días hubo un giro del PA y se apartó. En todo caso, el PA ha equivocado la estrategia porque una fuerza política no puede decir que o hay esto [nación] o nada sirve. ¿Cómo le va a explicar el PA a los andaluces que no está de acuerdo en ninguno de los 246 artículos que mejoran la vida futura de la ciudadanía porque en el Preámbulo no pone "nación"? IU, sin embargo, ha ejercido con responsabilidad y no aspira a estar siempre en la oposición, aspira a gobernar en Andalucía. Ése va a ser el discurso en adelante: que aspiramos a gobernar.

P. ¿A gobernar en coalición con el PSOE?
R. Bueno, nosotros aspiraremos a todo. ¿Qué tengo que poner los pies en el suelo? Es una realidad. Pero nuestro discurso tiene un modelo con propuestas.

P. Manuel Chaves ha dicho que después del acuerdo del Estatuto con IU va a fortalecer la cooperación. ¿No teme que le pase como al PA, que tras ocho años de coalición en la Junta muy pocos andaluces sabían que habían estado en el Gobierno?
R. IU tiene una seña de identidad muy fuerte en el campo de la izquierda alternativa, como muchas diferencias con el PSOE. Estamos muy por delante en discurso político. Nuestras propuestas son siempre recogidas, tarde o temprano.

P. También ha dicho Chaves que nadie se sorprenda si acuerda con IU la ampliación del Parlamento, con el que verán muy mejorada su representación. ¿Teme que se perciba como el pago a servicios prestados?
R. Nosotros defendemos esto con mucho fundamento. Andalucía tiene un territorio similar a Portugal, es la más poblada, tiene ocho provincias, y que eso exige mayor representatividad. Andalucía es la comunidad que menos representantes tiene, somos los últimos de la fila.

Concha Caballero:
«El interés de los grandes partidos estaba más en el pacto en sí que en los contenidos del Estatuto»
Caballero mantiene que IU ha estado «en el centro puro de la negociación» del texto./
Por JESÚS MORILLO - ABC Sevilla
 
-El PSOE sacó el Estatuto adelante con IU en Andalucía y, después, lo pactó con el PP en Madrid ¿se han sentido utilizados?
-No. Ha habido una excesiva atención periodística con el PP. El hecho político nuevo era su incorporación, pero no ha habido ni una sola transaccional que se le haya hecho al PP que no haya contado con la participación de IU. En muy escasos momentos ha habido discrepancias, como la forma final de la «realidad nacional», pero en el resto de casos fue un trabajo PSOE-IU. Hemos estado en el centro puro de la negociación.

-Se cambiaron 120 artículos en el Congreso, hasta el punto de que hay quien dice que éste es el Estatuto de Javier Arenas
-No se dice la verdad en ningún sentido. La mayoría de las enmiendas venían del PSOE, del grupo federal.

-Pero iban encaminadas al acuerdo con el PP
-Iban encaminadas a planteamientos que tiene el grupo federal del PSOE, que no son coincidentes con algunas reformas estatutarias. Al PP realmente se le hicieron unas veintitantas enmiendas reales.

-¿Estaba el PSOE federal más interesado en cerrar un acuerdo con el PP que en sacar adelante el Estatuto andaluz?
-La reforma andaluza era una inmejorable ocasión para poner un poco punto final a la política de confrontación con el PP en materia autonómica. Y ése es el análisis que predominaba en el PSOE en el Congreso, pero no tanto en el PSOE-A, que estaba más preocupado, junto con IU, en conservar el Estatuto que había salido del Parlamento andaluz.

-¿Eso ha hecho que el Estatuto haya sido menos avanzado de cómo salió del Parlamento?
-No. El interés de las cúpulas de los grandes partidos estaba más en conseguir el acuerdo que en su contenido mismo. El contenido del Estatuto apenas si se ha tocado. Zapatero estaba más preocupado en conseguir el fin de la confrontación autonómica: y el PP, o al menos un sector, más interesado en sacudirse la oposición al texto y afirmar una nueva fase política que en los contenidos.

-Los artículos referidos a la enseñanza laica o la muerte digna, se retocaron mucho...
-El segundo queda prácticamente como estaba y muy parecido a la última redacción catalana, a la que el PP se opuso. En enseñanza laica lo que sí se ha hecho, y no éramos partidarios, era introducir una cita literal de la Constitución. Lo que no estaba en la Constitución es el derecho a una enseñanza laica y el PP lo ha votado, eso me parece positivo.

-Pero en la «realidad nacional» ha quedado como una referencia histórica, algo que ha reconocido hasta su compañero de partido Juan Manuel Sánchez Gordillo.
-Sánchez Gordillo lo había criticado antes. Es verdad que aparece como una referencia histórica, pero también como una actualización a través del 28-F. Nos molestó más la cita a la indisolubilidad de la nación Española. No porque queramos disolver España, sino porque nos parecía hasta ofensivo que figurara en el texto.Nunca se ha planteado ningún tipo de ruptura con el Estado, sino un avance autonómico.

-Al final ¿ha primado más el interés particular de los partidos que la reforma del texto?
-Cada partido tiene una estrategia distinta. El interés de IU fue que el Estatuto incluyera una amplia gama de derechos sociales. También conseguir las competencias en la forma que se ha determinado, el Guadalquivir y una solución cierta para la «deuda histórica». Nuestros objetivos los hemos conseguido, que son los de una fuerza que siendo minoritaria en Andalucía, por casualidades, quizás históricas, ha tenido en sus manos un enorme poder: la capacidad de mandar a Madrid un texto en buena medida redactado por nosotros y mejorarlo en el Congreso.

-¿IU es el garante de que los derechos sociales se desarrollen?
-Su aplicación será una nueva batalla política y más con un Gobierno de Manuel Chaves que es incapaz de cumplir los mínimos que se citan de un mes para otro. Hasta que no se apruebe en febrero no se puede reclamar su puesta en marcha. Vamos a lanzar a una campaña fortísima por la aplicación real de cada artículo del texto.

-¿Este Estatuto no se parece en nada al catalán, como dice el PP?
-El Estatuto andaluz tiene muchos parecidos con el Catalán y mucho de Estatuto propio. De esto último tiene todo el capítulo de derechos sociales y la financiación. Pero también comparte gran parte de su núcleo con el catalán, como el marco competencial.

-Pero el andaluz tiene un carácter menos bilateral
-Eso está más en los ojos del que mira, que en el texto. Cuando Cataluña habla de establecer una comisión bilateral, todo el mundo piensa que quieren romper el Estado. Pero cuando la creamos nosotros, nadie piensa que queremos romperlo, sino coordinar mejor las políticas y tener más participación en los asuntos de interés general.

-El proceso de reformas, ¿puede hacer que se incremente la distancia entre comunidades ricas y menos desarrolladas?
-Tengo confianza de que siempre habrá mecanismos de nivelación y que el Estado tienda a una cierta igualdad. Pero la realidad es que en los últimos años empieza a notarse una cierta desigualdad en las comunidades y el presupuesto de la Junta para 2007 lo canta mucho, ya que es el de menor crecimiento de los últimos años.

-¿Este Estatuto es mejor que el anterior?
-No hay color. Hay una cosa envidiable del anterior: el pueblo que lo sustentó. Pero el texto del 81 es muy pobre.
 
-¿El nuevo Estatuto ha enterrado el 28-F? ¿Ya no se puede echar en cara a la derecha no apoyar las reivindicaciones andaluzas?
-Estoy muy sorprendida de que la derecha andaluza haya reconocido por primera vez que tenía una deuda, una espina, con el 28-F. La derecha cometió un error y gracias a eso ahora se ha incorporado a este acuerdo. Eso me parece positivo. No podía decir «no» a un Estatuto que tiene mejoras sensibles, aunque haya algunos aspectos que no le guste. Para una fuerza política y numerosa en Andalucía quedar fuera de un Estatuto es un negocio ruinoso
 
-¿Y el PA, habría que hacer un esfuerzo para incorporarlo?
-Nos hubiera gustado que se hubiesen hecho más esfuerzos y lo hemos dicho en todos los trámites. Pero ellos también se han situado completamente fuera del Estatuto. Creo que el «no» estaba muy predeterminado y que es un mal negocio. El «no» andaluz, que va a ser muy escaso, no va a ser el «no» andalucista, sino que provendrá de una derecha que no acepta el Estado de las autonomías.

-Tras el Estatuto, ¿cree que Chaves va a seguir pactando con el PP temas claves como la RTVA?
-Chaves es muy aficionado a nombrar pactos, que después se quedan en ocasiones en nada. Habrá temas que querrá sacar adelante pero habrá otros que será difícil

-¿Sigue siendo IU socio preferente para Chaves?
-No queremos ser socios preferentes de Chaves, sino el motor del cambio en Andalucía. Si es para cambiar las políticas de comunicación, de inmigración... estaremos ahí. Si no es así, no queremos estar en ninguna preferencia de trato.

IU tacha de 'engañosa' la campaña del PP sobre el Estatuto de autonomía
ABC. MÁLAGA

El diputado de IU, Antonio Romero, remitirá hoy una carta el Consejo Audiovisual de Andalucía en la que solicita que analice la campaña de publicidad «engañosa y de poco respeto a la verdad» que ha emprendido el PP-A sobre la reforma del Estatuto en algunos medios de comunicación.

La campaña de los populares, puesta en marcha tras el acuerdo alcanzado en el Congreso de los Diputados, se centra por el momento en cuñas radiofónicas en distintos medios de comunicación en las que se asegura que gracias al trabajo del PP Andalucía «no es una realidad nacional». En ellas, un primer locutor pregunta: «Es verdad que somos una realidad nacional?, a lo que una segunda voz femenina responde: «No, gracias al PP» y aclara que el Estatuto de Autonomía de Andalucía es el primero que «hace mención a la unidad indisoluble de la nación española». La misma locutora agrega que el presidente del PP-A, Javier Arenas, «ha conseguido que se modifiquen la mitad de los artículos» de la reforma que salió del Parlamento andaluz y se envió al Congreso y concluye diciendo que «el texto andaluz es plenamente constitucional».

Ante estos contenidos, el diputado de IU y ponente de la reforma, Antonio Romero, declaró a EFE que se trata de mensajes engañosos, de poco respeto a la verdad», por lo que acusó al PP-A de trasladar a los ciudadanos una publicidad «manipulada». «Estamos ante una campaña que no se ajusta a la verdad y debe ser analizada y estudiada por el Consejo Audiovisual de Andalucía», recalcó. En opinión de Romero, resulta «sorprendente» escuchar que Andalucía no es una realidad nacional o que Javier Arenas haya «logrado que la unidad de España se garantice con el nuevo Estatuto de Autonomía». El Preámbulo del texto -recordó- reconoce que Andalucía se define en el Manifiesto de Córdoba como una realidad nacional, que es «encauzada el 28-F y en la Constitución española».  
 
El 'efecto Estatuto' apacigua IU 
El trabajo de la reforma permite a IU alcanzar un razonable equilibrio interno después de una década de conflictos
ISABEL PEDROTE  - Sevilla EL PAÍS - 19-11-2006

La reforma del Estatuto de Autonomía ha ocupado la mayor parte del escenario político en el último año y medio. No hay tema que no haya pasado por su tamiz, ha marcado la pauta de tácticas y estrategias, y desde su prisma se han librado las sempiternas batallas entre los partidos. También se ha colado en el interior de las formaciones políticas: a algunas las ha zarandeado hasta hacer saltar sus contradicciones, y en otras ha sido el factor de unión, la pócima apaciguadora, el bálsamo.

Este último es el caso de Izquierda Unida de Andalucía. Es preciso remontarse una década exacta para poder comparar el estado de gracia que vive ahora la organización. Desde 1996, IU ha ido encadenando derrotas electorales y después del último naufragio de las elecciones europeas de junio de 2004, la discordia entre sus cuadros dirigentes (críticos y oficialistas) llegó a asentarse de tal forma que se convirtió en una especie de hecho diferencial, una seña de identidad que la colocaba al borde de la escisión. Hace solo dos años, el coordinador andaluz, Diego Valderas, abrió expediente y amonestó a tres miembros de la corriente crítica para "ejemplarizar a la organización". El bloque díscolo pidió una asamblea extraordinaria para forzar la salida de Valderas, pero a la vuelta del verano sobrevino el trabajo de la reforma del Estatuto.

Tras superar la primera fase de contactos, enseguida el tenaz trabajo de IU se convirtió en decisivo para sacar el texto adelante. La portavoz parlamentaria, Concha Caballero, referente del movimiento crítico, asumió el mayor peso y el reparto de equilibrios internos empezó a nivelarse, empujado por la camaradería que suele generar el esfuerzo común. El buen clima tuvo su primer reflejo oficial en una conferencia de prensa conjunta entre Valderas y Caballero, en el que ambos comparecieron animosos, entusiastas, y entre piropos mutuos e invocaciones a la ilusión, proclamaron que las relaciones entre críticos y oficialistas habían entrado en un ciclo de notable serenidad. El tiempo evidenció que no se trataba de un lapso. Además, la polarización de la crisis en la dirección federal y las diferencias entre ésta y Andalucía por la polémica territorial, y el apoyo de Gaspar Llamazares a la primera propuesta de financiación autonómica del Estatuto catalán y a los Presupuestos Generales, contribuyeron a derrumbar el muro que separaba a los dos sectores. "Es cierto que el Estatuto ha abierto una nueva etapa, ha propiciado la oportunidad de ser generosos y exigentes", opina Valderas, quien no tiene la menor duda de que la unidad y la primacía del trabajo serán premiadas en las urnas. "Siempre habrá opiniones distintas porque es consustancial a una formación como IU", matiza.

El coordinador admite que evitar que las rencillas personales -después de tanto tiempo de conflictos habían terminado por condicionar el reparto de responsabilidades- pesaran en la designación de cargos, ha sido una práctica saludable con un resultado incuestionable. "Es evidente que el trabajo de Concha y el grupo parlamentario es excelente, y el que haya representado ese papel, un acierto". Antiguos miembros de la corriente Convocatoria por Andalucía reconocen que ésta ya ni siquiera funciona como tal y que, si no se tuercen las cosas, se podría hablar incluso de que la correlación de fuerzas en virtud de la antigua división es historia.

Sin embargo, aún queda por resolver un espinoso asunto que puede acarrear más de un problema. Tras dos intentos fallidos de sacar por Huelva un escaño en el Parlamento (2000 y 2004), el propósito de la de la dirección es presentar a Valderas por Sevilla en 2008, circunscripción de Concha Caballero. El temor a quebrar la reconciliación interna -junto con la buena proyección y evaluación pública que atesora la portavoz, sin duda un valor en IU- dejan un margen escaso a la probabilidad de que Concha Caballero sea apartada de un plumazo, y la nominación de Valderas se resuelva por decreto, pese a que pudiera haber algún dirigente aislado al que tal salida le parezca una idea colosal. El entorno del coordinador le está dando vuelta a la ubicación de Caballero, sin que ella se haya pronunciado en ningún sentido. De momento, se barajan varias posibilidades: que vaya de número dos en Sevilla (en IU existe la certeza de que obtendrá dos diputados en esta plaza), trasladar su candidatura al Congreso de los Diputados (que ha ocupado en los últimos años Felipe Alcaraz), el Senado, o algún cargo de responsabilidad que IU estuviera en disposición de asumir en el caso de que la aritmética parlamentaria se lo permita.
 
Habrá que esperar a que pasen las elecciones municipales para que se den los primeros pasos. Si la federación no anda con ojo, el efecto Estatuto puede ser flor de un día.
Nota de ANDALUCIA LIBRE
Aviso y Oferta a los números 1 de listas municipales de IU
Andalucía Libre
 
Dado que, al parecer, el posicionamiento favorable de IU ante el Estatuto se ha saldado ya sin convocatoria de Asamblea o Congreso nacional alguno y que el silencio ante cuestión de tan alto grado de importancia politica sería inevitablemente valorado como complicidad, Andalucía Libre se ofrece a difundir los posicionamientos y pronunciamientos por el NO al Estatuto que suscriban los candidatos y candidatas números 1 de IU en listas para las próximas Elecciones municipales y quieran con ello explicitar su opinión y salvar su responsabilidad política personal, desmarcandose  públicamente en este asunto de la posición política general de IU.
 
Esta oferta está destinada especialmente a aquellos y aquellas candidatos que sean 'independientes' o no afiliados a organizaciones o que pertenezcan a algunas de las que se han pronunciado ya, apoyando al Estatuto.
 
Para evitar malentendidos, damos por 'no recibida' toda comunicación anterior previa a este Aviso; entendiéndose que las que se remitieran a partir de ahora lo serán para su publicación. Tambien rogamos que las explicaciones politicas que acompañen al posicionamiento, en su caso, sean breves y claras y que especifiquen que incluyen su posicionamiento por el voto NO.
El patriotismo también se mide en Euros
Colabora para que continúe en la red
una voz por una Andalucía Libre, Independiente y Socialista
Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE:
Ingresa tu contribución en la Cuenta Corriente del BBVA:
0182  3344  24  0202889151
 
 El discurso andalucista - Entrevistas a Julian Alvarez - secretario general del PA
"Andalucía, si no reclama nada, será un comodín en las cuentas de Solbes"
Javier Oms - Diario Iberico
En esta entrevista concedida a diarioiberico.com, Julián Álvarez ha bautizado la reforma como un "engendro", que, según interpreta, "persigue confundir al pueblo". Pero la naturaleza nacional de Andalucía es, a su juicio, sólo la punta del iceberg de un texto que, en su conjunto, "deja a Andalucía con las comunidades de segundo nivel, y queremos ser del primero". Un nivel en el que considera que se encuentra Cataluña, a la que ha señalado en los últimos meses como la beneficiaria de inversión del Estado a costa de que Andalucía pierda dinero. "No es una crítica contra Cataluña", aclara a este diario, sino que se trata de intentar que "nosotros también entremos en la batalla".
 
Pregunta. ¿Por qué el Estatuto andaluz y la definición de realidad nacional pactada por PP y PSOE no son suficientes?
Respuesta. Esencialmente porque hay abierto un debate sobre el modelo territorial en el Estado, y en ese modelo estamos convencidos de que vuelve a haber dos vías de desarrollo. Una, que significa una autonomía plena, en la que se da un paso adelante en materia de autogobierno y en la que se dota a diversas comunidades autónomas de una mayor interlocución con el Gobierno, además de una mejora en la financiación. Y otras que se van a quedar en segundo plano, entre las que se encuentra Andalucía. Esta situación ya se intentó solucionar con la Constitución, y se aplicó el famoso café para todos. Pero esa teoría parece que ha sido superada. Así que parece que va a haber dos niveles, y en el primero de ellos debería estar nuestra comunidad. Andalucía ya expresó hace 25 años con rotundidad que pretendía estar entre las autonomías de máximo nivel. Y esta condición la identificamos, entre otros aspectos, con el hecho de que somos una nación.

P. ¿Por qué debe considerarse a Andalucía como una nación, tal y como se hace en Galicia, Cataluña o Euskadi?
R. Está claro que tenemos una historia propia. Tenemos todos los rasgos propios de una nación, y estamos convencidos de ello. Pero el debate no existe, porque el PA lo tiene muy claro desde hace años. Desde que Blas Infante nos identificó como tal y explicó los fundamentos de Andalucía como nación. Lo que está en debate es si estamos entre las autonomías de primer nivel o no. Y para eso es fundamental que en el Estatuto se recoja que lo somos. Porque sólo aquellos pueblos que tienen ese reconocimiento tendrán derecho a todo lo que ello significa: autogobierno, financiación, etc...

P. ¿Y el PP y el PSOE no han plasmado eso en el texto?
R. Es un pacto para confundir. El problema es que desde el preámbulo hasta la última línea se ve que seremos una comunidad de segundo nivel. Eso se ve desde los símbolos, hasta el hecho de no poder proteger nuestros derechos o las competencias. Además, en ese aspecto hemos hecho el paso contranatura de blindar al Estado. Es el colmo porque quien tiene la sartén por el mango tiene el derecho a intervenir en nuestras competencias exclusivas. Este texto es peor que el del 81, porque Andalucía se ha quedado sin competencias exclusivas. Este estatuto es tan malo que hasta el PP lo ha aprobado.
 
P. ¿Cómo se explica que el PP y el PSOE hayan basado su descripción de Andalucía como realidad nacional a través de un texto de naturaleza independentista?
R. Yo no creo que el Manifiesto de Córdoba de 1919 sea un texto independentista o separatista. Es un escrito que la propia Junta de Andalucía reconoce como el que confirma a Andalucía como nación. A partir de ahí, es sorprendente y molesto cómo los dos grandes partidos quieren confundir al pueblo a través de un engendro. Este término de realidad nacional sólo persigue confundir.

P. ¿No hubiera sido mejor sumarse al pacto para no ser marginados?
R. Quien queda marginado es quien, al final, acaba por no defender lo que cree. En esta caso está claro que las fuerzas centralistas del PP y el PSOE defienden un modelo de estado unitario, y nosotros federal. Si hablamos de otras cosas podemos ponernos de acuerdo, como inmigración o educación, pero entendemos el mundo de formas diferentes.
 
P. Ustedes son los únicos que han cifrado lo que el Estado debería aportar a Andalucía. Pero incluso Cataluña, pese a toda la polémica organizada a su alrededor, se ha conformado con menos a través del texto pactado entre Artur Mas y Zapatero.
R. Si Cataluña ha sido capaz de poner sobre la mesa una oferta económica, que ha alcanzado los 57.000 millones de euros más en los próximos 10 años, no me cabe en la cabeza porque nadie desde Andalucía hace lo mismo. Además, con los cálculos en la mano es una cifra válida. De hecho, los 6.000 millones anuales de más que va a recibir Cataluña me parecen totalmente aceptables para conseguir sus objetivos. Pero lo que sorprende es que Andalucía, con una situación económica y social mucho peor que la de Cataluña, ningún partido político ha reclamado nada. Además, ahora se escucha en el Parlamento gallego a Emilio Pérez Touriño, también del PSOE y a quien no se puede acusar de ser un nacionalista peligroso, exigir unos 20.000 millones de euros adicionales para los próximos diez años. Y si Galicia es la tercera parte de Andalucía por territorio y población, creemos que nuestra petición es totalmente razonable.
 
P. Usted ha afirmado en sus mítines que Andalucía será la perjudicada y la que pague la mejora en la financiación extra de Cataluña. Explíquemelo.
R. Mire, las arcas públicas del Estado son las que son, y la tarta es la que es. En este momento en el que a través de los Estatutos se están revisando los criterios de financiación, todos debemos entrar en la misma batalla, todas las comunidades deben intentar mejorar sus cuentas. El que no entra, renuncia a obtener la parte que le pertenece. Andalucía, si no reclama nada, será un comodín en las cuentas del señor Solbes. Él mismo ha recordado que es muy difícil cuadrar las cuentas con todas las exigencias que le están llegando de las autonomías, pero o reclamamos lo nuestro o acabarán por darnos lo que quede, lo que sobra. La reclamación catalana no va mal a Andalucía, si no que va mal para todos aquellos que no reivindiquen sus mejoras en la financiación. Mis críticas no van contra Cataluña, porque a nosotros nos parece fantástico que cada pueblo logre lo mejor para ellos. Lo que reclamamos es que Andalucía exija lo que le toca.

Volviendo a Cataluña, ¿qué le parecen propuestas como la del carné del buen inmigrante?
Hay aspectos de algunas propuestas que nos parecen razonables y le tenemos cierta simpatía. Una propuesta para equilibrar derechos y deberes de los inmigrantes es positiva, porque a veces se están planteando vías para la integración que no son válidas. Parece que nos diera igual que los inmigrantes se integren de verdad en la sociedad. En ese aspecto, la propuesta de CiU me parece razonable.
 
¿Cómo interpretan la polémica organizada en torno al origen andaluz de José Montilla?
Hay que respetar el hecho de que pueda ser presidente de la Generalitat, porque ha escogido la opción de ser catalán. El hecho de que viviera sus primeros años en Andalucía no debe cambiar su derecho a ser presidente, porque vive por y para Cataluña, se ha integrado y ha escogido Cataluña. Además no sé si se puede hablar de Montilla como andaluz. Ha optado por ser catalán. Al contrario de muchos de nuestros militantes que se fueron hace 30 años a Cataluña y siguen vinculados a la vida y a la política de Andalucía, algo que, parece obvio recordar que no hace, precisamente Montilla.
 
¿Se comprende el cambio de posición del PP sobre cómo actuar en el estatuto catalán y el andaluz?
El PP ha hecho lo mismo que en Cataluña. Ha presentado más de 100 enmiendas que les han sido aceptadas. Y lo que han logrado es nada, un texto que no tiene ningún tipo de ambición. Lo único, el término realidad nacional, que tal y como lo han plasmado no tiene ningún tipo de valor jurídico ni político.
 
ENTREVISTA: JULIÁN ÁLVAREZ Secretario general del PA
"El PA tiene el papel histórico de servir de referencia en el futuro" 
ISABEL PEDROTE  -  Sevilla EL PAÍS - 06-11-2006
"Me preocupa que Rajoy llame 'veleidad' a lo que yo defiendo. ¿Me va a ilegalizar?" - "Menos mal que vamos a decir que 'no' e impedir que el 28-F se derogue por consenso".
Julián Álvarez está acelerado. El desacuerdo en la reforma del Estatuto ha funcionado en su caso como un incentivo porque piensa que sobre el PA ha recaído ahora la responsabilidad "histórica" de ser el contrapunto, la voz de alerta de lo que para el secretario general andalucista es un retroceso de 25 años. Tanto es así, que se ve a él y a los suyos de "referencia para el futuro".
 
Pregunta. Por fin solos ¿no?
Respuesta. No es ninguna alegría habernos quedado solos en la defensa de Andalucía.

P. El PSOE dice que se trata de pura estrategia electoral, que busca el contraste para rentabilizar una postura única.
R. Más que preocuparse por el PA, lo que tiene que hacer el PSOE es explicar porqué es capaz de firmar el modelo de Estado de Mariano Rajoy, salvándole la cara un partido que nunca ha creído en Andalucía.
 
P. ¿Pero les viene bien electoralmente estar a la contra?
R. Insisto: no. Si la discrepancia fuera del 10%, sería una estrategia electoral, pero la realidad es que no hay nada en lo que nos podamos ver representados.

P. Todos los partidos ven bien el Estatuto. Incluso el PSA. ¿Cómo transmitirá que todos son unos traidores menos ustedes?
R. Hasta hace poco me preguntaban que cómo era que defendíamos el no, estando el PP en el no. Se lo he escuchado a muchos dirigentes del PSOE. Y ahora que el PP está con ellos, ya lo grave no es estar con el PP, sino estar contra el PP. El PA va a prestar un gran servicio a esta tierra, porque lo que no puede ser es que la derogación del 28-F se haga por el consenso de todas las fuerzas políticas. Puede haber tres partidos que se creen muy mayoritarios, ya lo veremos en las próximas elecciones. Vaya a ser que el que es tan minoritario no lo sea tanto. Tenemos que hacer este ejercicio de reivindicación porque lo grave para Andalucía sería que esto se aprobase, para colmo, sin que nadie tuviese un discurso contrario. Entonces si que estaríamos perdidos. Menos mal que el PA va decir que no y va reclamar un Estatuto mejor, será la voz de los que queremos una autonomía mejor. Tenemos que jugar el papel de único partido de obediencia andaluza.

P. Una vez que pase el referéndum y se apruebe, ¿qué hacer?
R. Seguiremos explicando nuestro Estatuto, porque nosotros hemos hecho un proyecto propio, una alternativa. Mientras que en 1918 y 1919 los andalucistas históricos estaban aprobando documentos (la bandera, escudo, el Manifiesto Nacionalista) el PSOE y PP de la época también aprobaban cosas. ¿Hay alguna que esté en el Estatuto vigente? Ni una sola. Lo que tiene trascendencia son los documentos que aprobaron los andalucistas. Y los andaluces del futuro basarán sus reivindicaciones sobre nuestros documentos, los del Partido A. Sabemos que tenemos un papel histórico, el papel de servir de referencia para todo el futuro.

P. O sea, que el PA estará en los libros de historia como ahora lo está el grupo de Blas Infante.
R. Hemos defendido que Andalucía es una nación y sabemos que no van a pasar ni tres generaciones ni dos para que Andalucía aparezca reconocida como nación en un texto legal.

P. Vamos, que se ve usted como el Blas Infante del futuro.
R. (Risas) Espero que no me maten, pero...

P. ¿Cuál es el agravio fundamental del Estatuto?
R. La financiación. Cataluña la tiene resuelta en su Estatuto. Tiene un mínimo de autonomía financiera claro, reduce su déficit fiscal, sus inversiones se harán según el PIB, incorpora al sistema una serie de criterios que son los que le interesa... Y nos tememos que aunque se diga que estas son asignaciones que, bueno, se ponen, como elemento de negociación, pero ya se verá, al final, se apliquen, y nosotros no tengamos nada.

P. ¿Es posible que de los 246 artículos no le guste ninguno?
R. Es que yo no comparto el modelo de Estado con Mariano Rajoy. Es que no es la España en la que yo creo: confundir unidad con uniformidad es un auténtico disparate. Muchos queremos estar en este Estado asumiendo que no somos iguales, y que eso forma parte de la riqueza de este país, de la pluralidad. A mi me preocupa mucho que lo que nosotros defendemos, Rajoy lo llame "veleidad nacionalista". Mire usted, es mi ideología, yo creo en esto, ¿qué va a hacer? ¿ilegalizarme también? ¿Ese es el modelo de Estado que defiende la derecha de este país?

P. Chaves ha dicho que lamenta que el PA se convierta en una fuerza extraparlamentaria.
R. Sí, sí, ya, una de las personas que más se preocupan por lo que le pasa al PA es Chaves, seguro que el segundo es Arenas, y el tercero es Valderas (risas). Les pido que se preocupen más por el futuro de Andalucía que por el de Partido Andalucista. Chaves ha debido de pensar menos en la foto con Arenas (quien le ha estado sistemáticamente ninguneando) y haber reivindicado ante Madrid, y no estar obsesionado por una legislatura más, que estas cosas pasan. Nadie recordará si Chaves estuvo tres o cuatro legislaturas, lo que si recordarán es que fue el presidente que derogó el 28-F.

P. Ahora hace mucho hincapié en la financiación, pero su primer discurso contra el Estatuto fue pedir que figure nación.
R. No era por la palabra. Hace 25 años el debate era si la autonomía se hacía por el artículo de la Constitución 151 o por el 143, y alguien podía decir que por qué nos empeñábamos en el 151. Pues porque uno llevaba a un modelo autonómico de primera y el otro de segunda. Pues lo mismo pasa ahora: nación va a llevar a un modelo autonómico, que lo va tener Cataluña, País Vasco y probablemente Galicia, y no tener nación llevará a otro modelo de segunda. ¿Cómo se llamará esa autonomía de segunda? ¿realidad nacional o lo que sea? Detrás de la palabra viene un tipo de autonomía.

P. Llegaron a un punto de pasar por alto nación.
R. Si hubieran accedido al reflejar el contenido de ese concepto, claro. Siempre he dicho que no es la palabra por la palabra, es que la palabra, insisto, lleva a un tipo de Estatuto.

P. Pero cuando se ha vinculado realidad nacional al Manifiesto Nacionalista de 1919 se añade incluso el espíritu soberanista, tienen que estar contentos.
R. (Risas) Por ser serios, el concepto es el concepto. El resto del Estatuto no es del mismo nivel que Cataluña, y en el Congreso se lo escuché a varios, no sólo a Rajoy. Gallegos y vascos ya han advertido de que no consentirán que se les aplique el modelo andaluz.

P. PSOE e IU dicen que sólo han añadido retórica y latiguillos al texto sobre la Constitución para contentar al PP.
R. ¡Hombre, latiguillos que representan 57.000 millones de diferencia! Se ha eliminado los blindajes en competencias, ya que como hay permanentes referencias a la Constitución y a la legislación básica del Estado, lo que se está decidiendo es que toda competencia de Andalucía está sometida a la injerencia que quiera establecer el poder estatal. Esto es un disparate. En materia de bilateralidad, hemos logrado sólo propuestas retóricas. En derechos, frente a los exigibles a los tribunales que tienen otros, nosotros tenemos únicamente declaraciones de principios que son difícilmente alegables ante una instancia judicial, y se lo digo yo que soy letrado y sé diferenciar lo que es impugnable y alegable ante un tribunal, y lo que son principios retóricos que aparecen en muchas normas, la Constitución incluida... Yo no quiero ser como Cataluña, pero quiero tener los mismos derechos que Cataluña. No sé que razón histórica o cultural les faculta a ellos a tener más derechos que nosotros.
 
«El PA pedirá un no rotundo al Estatuto andaluz, que es la negación del 28-F»
JESÚS MORILLO,  ABC Lunes, 13 de noviembre de 2006
 
-El PA no ha apoyado el Estatuto porque usted entiende que con el nuevo texto se ha desandado el camino iniciado el 28-F
-Un Estatuto se reforma para conseguir algún tipo de avance, como una mejor financiación, un mayor ámbito competencial, una nueva estructuración territorial o por una ambición en materia de identidad. Ninguno de esos objetivos se consigue y, para colmo, respecto a los pasos que han dado las autonomías del 151, nosotros retrocedemos.
-¿Cuál cree que ha sido la razón última de la reforma andaluza?
-Hay una razón de orden interno: Chaves quería permanecer más tiempo en el poder y provocar la reforma que le garantizara una nueva legislatura. En el orden externo, Andalucía debía poner en marcha una reforma simultánea al de Cataluña para cubrir el proceso que se iba seguir allí.

-Qué va a hacer el PA ante el referéndum que se avecina, ¿pedirá el «no» o la abstención?
-Este referéndum se va a plantear en términos de plebiscito acerca de si el PSOE tiene que seguir siendo el partido que gobierne indefinidamente en Andalucía y evidentemente el PA no está de acuerdo con eso.

-¿Eso significa un «no»?
-Esa decisión la tiene que tomar democráticamente el partido. La posición que va a defender la dirección es un «no» rotundo a un Estatuto que representa la negación del 28-F.

-Pero al acuerdo se incorporó el PP, sacándose la derecha andaluza la espina del 28-F
-Todo lo contrario. El PP ha pactado no para entrar en el 28-F, sino para cargárselo veinticinco años después. Ellos están en la misma posición antiautonómica y antiandaluza de siempre. No creen en la autonomía. Quien ha cambiado de posición ahora es el PSOE, que durante años ha dicho que era el partido de la defensa de los intereses de Andalucía.

-Sólo por darle cobertura a Cataluña.
-Sí y, sobre todo, por conseguir ese referéndum en torno a la figura de Chaves. El pacto ha sido que el PP accede a que el PSOE siga cuatro años más y los socialistas le perdonan la vida en el tema autonómico.

-¿No cree que el «no» andalucista en el referéndum se puede confundir con el «no» de la extrema derecha?
-No he escuchado a nadie en Andalucía defender el «no» al Estatuto desde la derecha. Todo el rechazo que he escuchado ha sido en el ámbito de la izquierda y del nacionalismo. Creo que va a haber también un voto de castigo a Chaves entre personas de la derecha que no van a querer votar en este plebiscito, pero más por un voto antichaves que antiestatuto.

-El resto partidos acusó al PA de excluirse del Estatuto.
-Una vez que Cataluña puso encima de la mesa su texto, dijimos: o estamos ahí o preferimos no estar. No creo en las copias miméticas, y tampoco me gustaba la propia filosofía antiespañola de confrontación que emanaba del texto catalán, que no compartíamos. Por ello, una vez aprobado ese Estatuto, no podíamos aceptar lo contrario de lo que se logró el 28-F, que era la igualdad. El Estatuto no nos pone en pie de igualdad, sino a los pies de los caballos.

-¿Va a tener un coste electoral para el Partido Andalucista no apoyar el Estatuto?
-Un partido debe defender siempre aquello en lo que cree y Andalucía necesita un avance autonómico. Los motores de nuestro desarrollo, la construcción y el turismo, están dando muestras de agotamiento. Simultáneamente, finalizan las ayudas europeas y fondos estructurales. Ello nos obligaba a un nuevo Estatuto y una mejor financiación. Pero no se va en esa dirección, sino en la contraria. Las claves ahora van a ser la balanza fiscal y el esfuerzo fiscal de los territorios, lo que es contrario a los intereses de Andalucía.

-Tendrá que convencer de eso a la gente en una campaña en la que PSOE, Partido Popular e IU pedirán el «sí».
-Hemos presentado un texto propio y somos los únicos que vamos a plantear un modelo alternativo.

--¿Cree que los andaluces lo conocen menos porque es un recién llegado o porque lo sacan poco en Canal Sur?
-Canal Sur televisión y Radio son dos medios extremadamente poderosos en manos del Gobierno de Andalucía y nuestra participación allí deja mucho que desear, pero también la de cualquiera que esté en posiciones alternativas al PSOE, que sólo te saca si lo que dices le viene bien.

-Ahora en las municipales, el PSOE buscará el apoyo de IU. ¿Al PA sólo le queda buscar pactos con el PP?
-A nivel municipal, cada ciudad es un mundo y lo que siempre ha hecho el PA es tener en cuenta la situación real de cada ciudad.

-¿Y en unas autonómicas?
-En este caso es distinto, porque aquí la ideología tiene mucho que ver.

-¿Hay un distanciamiento entre PSOE y PA como el que no se ha visto en muchos años?
-Somos un partido que tiene su propia ideología. Tenemos poco que ver con el PSOE. En el Estatuto, han preferido pactar con la derecha porque comparten el modelo de Estado. Lo que no me parece bien es que sigan creyéndose los más andalucistas y centralistas. Las dos cosas no puede ser.
 Documento - Remitido
La posición de la organización juvenil independentista
Jaleo ante la Reforma del Estatuto
Resolución de la XII Asamblea Nacional de JALEO!!!
 
Propaganda del sitio Revalandus
 
Jaleo!!! manifiesta su más absoluto y contundente rechazo al Estatuto de Autonomía aprobado por las Cortes españolas para Andalucía y considera a todas las organizaciones políticas, sindicales y sociales que, por acción u omisión, apoyen dicho texto legal como traidoras a Andalucía y colaboracionistas con el régimen capitalista español que nos condena al subdesarrollo.

Jaleo!!! se opondrá con todas sus fuerzas y con todos los medios de los que disponga a un Estatuto de Autonomía en el que no se ha respetado la voluntad del pueblo trabajador andaluz, puesto que a la salvaje campaña de desinformación de los medios del Régimen se une el desprecio de las Cortes españolas a la decisión del Parlamento Nacional Andaluz.

Jaleo!!! denuncia que el Estatuto aprobado en Madrid por los Diputados y Senadores españoles consagra la segregación dentro del Estado español entre pueblos de primera y pueblos de segunda división tal y como se intentó hacer hace 30 años. Denuncia un Estatuto que niega nuestra existencia como nación, que no establece un sistema de financiación a la medida de nuestras necesidades, que vacía las escasas competencias otorgadas a Andalucía al subordinarlas siempre a la voluntad del Estado español, que no establece un sistema de garantía de los derechos de los ciudadanos, que establece una Administración Pública ineficaz y mojigata, que no cuestiona el régimen de propiedad urbana ni rústica, que asume la dependencia, los principios liberales de la Unión Europea y el agravio comparativo como valores propios. Denuncia un Estatuto en el que la palabra España aparece más veces que la palabra Andalucía. En definitiva un Estatuto que reproduce las relaciones sociales de producción existentes, que reafirma el colonialismo español sobre Andalucía y que es absolutamente inútil para la liberación social y nacional de nuestro país.

Jaleo!!! hace un llamamiento a la juventud andaluza para que se una en defensa sus derechos y no se deje pisotear por las fuerzas políticas españolas. La batalla será difícil. Enfrente tendremos a toda la maquinaria manipuladora de falsimedia y a la represora del Estado. Intentarán hacernos pasar por radicales, insolidarios o minoritarios. Las más de las veces nos ignorarán. Quedan cuatro meses de ardua batalla y hemos de darlo todo porque nuestro futuro está en juego. Por nuestros antepasados y por nuestros hijos gritemos fuerte:
 
¡NO AL ESTATUTO DE LA TRAICIÓN!
¡NO AL ESTATUTO DE LA DEPENDENCIA!
¡NO AL ESTATUTO DE LA ESTAFA!
¡VIVA ANDALUCÍA LIBRE Y SOCIALISTA!
Málaga, 4 de noviembre de 2006.
Breves
 
*Se realizaron elecciones autonomicas en Cataluña. Subió CiU pero no lo suficiente como para impedir la reedición del Gobierno tripartito PSOE-ERC-IV/IU. Para consultar desarrollo de la campaña y resultados Especial Elecciones Cataluña 2006. Resultados detallados por partidos, comarcas, municipios y circunscripciones en Parlamento de Cataluña 2006.
 
*Para seguir la situación de México y especialmente la de Oaxaca, puede consultarse la Sección Mexico de Rebelión y el sitio de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca
 
Música de fondo: Bulerias
PUBLICIDAD














[Adjunto no mostrado: bulerias.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters