Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 301 al 330 
AsuntoAutor
nº 301 - Andalucia Andaluci
nº 302 - Hitos de Andaluci
nº 303 - Carta abi Andaluci
nº 304 - Manifiest Andaluci
nº 305 - 'Andaluci Andaluci
nº 306 - Venezuela Andaluci
nº 307 - Venezuela Andaluci
nº 308 - El SOC vo Andaluci
nº 309 - Sumarios Andaluci
nº 310 - Trotsky i Andaluci
nº 311 - Declaraci Andaluci
nº 312 - Cambiar p Andaluci
nº 313 - Desarroll Andaluci
nº 314 - El NO de Andaluci
nº 315 - Ofensa y Andaluci
nº 316 - Vota NO - Andaluci
nº 317 - Andalucía Andaluci
nº 318 - DELPHI, D Andaluci
nº 319 - Estrategi Andaluci
Historia LCR y Pro Andaluci
nº 320 - '¿Andaluc Andaluci
nº 321 - Aquí de n Andaluci
nº 322 - Nace el S Andaluci
nº 323 - Identidad Andaluci
nº 324 - Memoria o Andaluci
nº 325 - Sindicato Andaluci
nº 326 - Ante las Andaluci
nº 327 - Balances Andaluci
nº 329 - ESPECIAL Andaluci
nº 330 - 20N: ELEC Andaluci
 << 30 ant. | 7 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 429     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[AndaluciaLibre] nº 330 - 20N: ELECCIONES EN TIEMPOS DE LÁGRIMAS
Fecha:Sabado, 19 de Noviembre, 2011  19:59:18 (+0100)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre- @......es>


nº 330
 
En este Correo:
 
Andalucía
*20N: Elecciones en Tiempos de Lagrimas, Andalucía Libre
*Así votaremos el 20N, Andalucía Libre
*Documento: "Por una Andalucía libre, elige soberanía y socialismo. El 20-N elige abstención activa",

Declaración política de la Mesa Andaluza de la Izquierda Soberanista (MAIS)

*Sugerencias: revista Independencia

*Solidaridad con Palestina y la Nación Árabe

 
--oOo--
 
 
 Andalucía
ELECCIONES EN TIEMPOS DE LÁGRIMAS

 

Mañana, 20 de Noviembre de 2011, se celebran elecciones generales españolas mientras la deuda pública del Estado español sufre el enésimo acoso de los mercados. Andalucía llega a estos comicios en situación catastrófica, que se resume bien en su 31% de desempleo: más de 10 puntos sobre la media estatal, 14 más que en Madrid, 20 más que en Euskadi o 23 más que en Francia. Desempleo andaluz que se eleva al 53% en los menores de 25 años. Todas las encuestas vaticinan una victoria abrumadora del PP, tanto en Andalucía como en el Estado español, anticipando previsiones para las próximas elecciones nacionales andaluzas de 2012.

 

Andalucía Libre

 

Son elecciones en tiempos de lágrimas. No sólo por las dramáticas consecuencias económicas y sociales de la actual depresión. O porque Andalucía, no hace mucho, haya sufrido la enesima humillación de quedarse sin incluso una tramposa y limitada administración del rio Guadalquivir y en compensación haya tenido que aceptar que España incremente la presencia militar de EEUU en la base de Rota teniendo que oir, además, que esto es "un recurso para combatir el paro". Son malos tiempos por la ausencia, no ya de alternativas andaluzas reales con presencia social significativa sino incluso de referencias electorales en las que poder llamar simbólicamente a depositar y luego acumular indignaciones y esperanzas. La combinación de todas estas carencias avala y explicita la gravedad de la situación.

 

Las alternancias: PP-PSOE; PSOE-PP

 

La derecha extrema españolista del PP se apresta a suceder al PSOE en plena crisis socio-económica del modelo dependiente; como si la peste fuera acreditado remedio al cáncer. Sería miope achacar este relevo en la inmundicia sólo a lo ocurrido en estos últimos años de crisis, aunque es evidente que estos han acelerado el proceso. Como denunciábamos en este Boletín en repetidas ocasiones, son los treinta años de Régimen de la dependencia -auspiciado y administrado por el PSOE- los que han construido una sociedad andaluza que, de tan alienada y sumisa, puede producir tantos centenares de miles de votos para el PP (y algunos miles más incluso para su segunda marca y subproducto, UPyD) como para acceder a una victoria electoral. Así, la desesperación y la desesperanza social se expresan dentro pero no fuera del marco político y social preestablecido, llamando a una renovada forma masoquista de autocastigo. Nuevo ejemplo de esa secular “Andalucía española”, a la vez causa y consecuencia, no sólo de desprecios sino también de sufrimientos.

 

Esa alternancia previsible es prueba incontestable del –esperemos momentáneo- éxito político e ideológico del Régimen; resultado sólo aparentemente paradójico con su notorio fracaso económico y social, que queda oculto al no ser percibido claramente como tal. En estas circunstancias, ni volvemos ni podemos volver a 1977-1980, incluso después del estallido de la última pompa inmobiliaria que hace evidente que Andalucía sigue –aun con unos cuantos kilómetros más de autovía- en la misma situación de dependencia y fragilidad que entonces.

 

Verdad es que el PSOE es y ha sido desde la Transición uno de los pilares básicos para la estabilidad del Régimen y que por tanto su destrucción como referencia política y sus sustitución por una alternativa real es tarea básica e inexcusable para el acoso y superación del Régimen. Y también lo es que una hecatombe electoral del PSOE –con sus posibles consecuencias en cuanto a su solidez estatal- parece precondición necesaria para este objetivo.  Ahora bien, igualmente parece evidente que instalarse en el quietismo es seguro de desastre. No sólo por lo extremadamente aventurado de apostar a que un porcentaje u otro de derrota del PSOE provoquen mecánica y fatalmente ese tan deseado como hipotético proceso acumulativo de desagregación. También –siguiendo en el terreno de la elucubración- porque, ya que la política no permite espacios vacíos, hay que tener presente que si -ante la ausencia de alternativas andaluzas- en el papel de presunto pilar izquierdo del Régimen, el PSOE hasta ahora conocido fuera sustituido en su caso por una combinación de PSOE disminuido o escindido, PCE-IU y UPyD (o incluso, en una versión extrema más improbable si cabe, por una triada de PCE-IU, UPyD y alguna extrema izquierda sudespañola) nada sustantivo ganaría Andalucía con ese cambio. El Régimen mutaría, pero no para desaparecer sino para persistir porque –recordémoslo- lo único que puede tumbarlo es una “Andalucía andaluza” expresada en forma de izquierda independentista

 

Los otros…

 

Pruebas adicionales del éxito del Régimen es que, a estas alturas, tengamos que dedicar algún espacio a tratar sobre esas otras falsas alternativas que persisten ante la ausencia de alternativas reales.

 

El PCE-IU se relame hoy pensando en un anunciado modesto crecimiento derivado de los cientos de miles de parados existentes que le insufle aire a su viejo aparato, le permita recuperarse y aún plantarse como futuro socio del PSOE en el Gobierno andaluz tras las próximas elecciones nacionales si el crecimiento del PP no capea y resiste el shock de sus primeros meses de Gobierno español. Al mando de un manchego que hace alarde de español como Cayo Lara –y que otra cosa puede hacer, cabría preguntarse, viniendo de donde viene y siendo quien es- el PCE-IU se representa sin hacer ninguna mención especifica a Andalucía, ignorándola; manteniendo su culto a personajes históricos siniestros como los estalinistas José Díaz y Pasionaria; al abrigo simultaneo en sólo aparente contradicción de empecinadas y desconsoladas referencias al presunto incumplimiento de la Constitución monárquica española y de invocaciones mágicas a la III República española y con un recetario de medidas abstractas y genéricas que, por mezcla de cobardía y lealtad al Régimen, omiten precisamente aquellas que, como la denuncia del euro, pudieran afectar de verdad la dinámica de la Depresión y plantear vías políticas de enfrentamiento y salida.

 

Por su parte, la extrema izquierda sudespañola en sus diferentes encarnaciones, que podemos ejemplificar citando sea al PCPE –versión postestalinista- o a Anticapitalistas -versión post-trotskista- siguen negando a Andalucía; bien expresamente al omitirla y esconderla o bien subsumiéndola en salidas españolas, presuntamente generales. Incidiendo todos en esa otra nefasta forma de dependencia que es inocular subordinación haciendo depender la liberación y emancipación de los andaluces del mando, ritmos, preferencias o intereses de otros.

 

Su frivolidad e inconsistencia estratégicas aparecen en un caso –PCPE- enunciando, por ejemplo, la salida española de la UE sólo como mera consigna ritual, perdida en el habitual supermercado de demandas varias. O en el caso de Anticapitalistas, asumiendo propuestas peregrinas como la reconversión de la industria del automóvil -que previamente España se ha encargado de hacer casi exótica en Andalucía por la vía de eliminar de su suelo incluso sus restos en Linares- rematerializandola en productora de “tranvías, coches eléctricos al alquiler o nuevos vehículos no motorizados o parcialmente motorizados eléctricamente (bicicletas, patinetes)”. Ocurrencias que mezcla con una burda apología estratégica de la espera a que se produzcan procesos supranacionales para siquiera plantearse iniciar los propios; a la manera de alguna extrema izquierda francesa siempre atenta a confundir internacionalismo con cosmopolitismo formal.

 

Sea como fuere, renovemos el reconocimiento de que la mera conveniencia de citar a vuelapluma algunas de las inconsistencias inherentes a estas fuerzas manifiesta lo hondo de nuestra crisis. Treinta y cinco años después del inicio de la Transición debería bastar el enunciado de un principio básico: “Todo voto andaluz a formaciones españolas es un voto contra Andalucía”…

 

… y los de más allá.

 

No podemos dejar pasar la ocasión de hacer una referencia a lo que se conoce como 15-M. En las circunstancias sociales actuales era evidente que el malestar social tenía que expresarse de alguna manera. Y lo hizo en forma de un movimiento de protesta en horas libres y fin de semana, que facilita expresar de forma genérica la indignación colectiva sin poner en peligro la continuidad individual en los puestos de trabajo en los casos de aquellos y aquellas que afortunadamente los mantienen. Lo confuso y abigarrado de sus demandas es causa de su fuerza –concitar diversos apoyos- y también de su debilidad –ser manifiestamente incapaz de concretar en proyectos políticos –que no son solo un catalogo de propuestas- sus demandas éticas o vivenciales. Que su eclosión coincida con la gestación de una aplastante victoria del PP evidencia de forma inapelable cuales son algunos de sus más que evidentes límites. En Andalucía, la ausencia de símbolos y contenidos nacionales propios o la dinámica sucursalista o buenista que lo domina, abundan, aún más si cabe, en esas carencias. No obstante, ser cauce de encuentro de insatisfacciones lo convierte en un excelente caladero en donde encontrar personas predispuestas a incorporarse a proyectos realmente emancipadores y escenario en donde presentar, difundir y pelear alternativas andaluzas a los problemas de los andaluces. Estas son sus principales aportaciones al futuro de Andalucía. Nada más ni nada menos.

 

Y los andalucistas…

 

El Partido Andalucista, por su parte, aún en un contexto de ausencia de candidaturas andaluzas, consigue con su practica y sus propuestas vacunar contra cualquier inclinación de ceder ante la tentación de un voto táctico identitario, aun en su versión regionalista más ambigua y primitiva. En justicia, no pueden siquiera reclamar ampararse bajo otro principio básico: “Mejor el peor de los andaluces, que el mejor de los españoles”. Porque ejercen de españoles.

 

En su práctica, cuando el ultraespañolismo del PP (o del PSOE) no tiene problema alguno cada vez que las cuentas lo justifican en llamarles a compartir gobiernos municipales ni ellos en aceptar compartir con ellos poltronas y beneficios, vendiendo día a día Andalucía por un plato de lentejas (o una cuenta de gastos).

 

Y en sus propuestas, cuando tienen la desfachatez (o la estulticia) de proclamarseandalucistas pero también europeístas y defensores de una España federal” y no sólo incluir en su programa una defensa fanática del mismo euro que –junto a España- domina y aplasta Andalucía sino incluso ir más allá reclamando una UE y una Eurolandia con renovados y aún más reforzados poderes, mientras ni siquiera se les ocurre demandar tácticamente una relación económico-fiscal bilateral con el Estado español que plantee claramente en términos políticos nuestro conflicto con España. Usar mañana, tarde y noche la palabra “Andalucía” y la bandera andaluza para hundir aún más a Andalucía en el lodo y la miseria no los hace merecedores más que, como mínimo, del mismo desprecio que cualesquiera otros españoles.

 

Finalmente: ¿Votar o No votar?

 

¿Votar o No votar?. Si en vez de andaluces, fuéramos vascos o catalanes o incluso gallegos, no tendríamos que plantearnos esta pregunta. Estaría claro que siendo patriotas o gentes de izquierda tendríamos el 20N una papeleta (o aún varias) con la que expresar en las urnas cabal o parcialmente nuestra identidad, nuestras demandas y aspiraciones; con la que llamar a otros a expresar su rebeldía y con la que contarnos. Si fuéramos hoy de alguna de estas naciones nadie tendría que esforzarse en buscarle apellidos a la ausencia para evitar diluirse entre la pasividad, la ignorancia, el absentismo o incluso cualquier variante paleolibertaria.

 

Seguro que –por ejemplo- muy pocos de esas decenas de miles de buenos vascos de izquierdas que mañana van a votar Amaiur piensan que la independencia de Euskadi será consecuencia de un mero amontonamiento de votos y diputados ante los que España vaya a inclinarse por la simple fuerza de los argumentos democráticos. No son tan ingenuos. Pero saben tambien que acercarse a ese objetivo y generar la situación que lo haga planteable no sólo como principio sino también como tarea política requiere dar la batalla y ganar también en este terreno de juego. Y lo saben –entre otras razones- por el esfuerzo que ha dedicado España a quitarles de en medio del escenario electoral.

 

Sin asomo de desanimo la verdad es que hoy no hay candidatura de izquierda independista andaluza porque somos débiles.

 

Aún así, como recordatorio de la tarea pendiente y como expresión de futuro no eludimos el viaje a las urnas con un mensaje de esperanza: una papeleta que aunque hoy formalmente cuente como nula, sirva para afirmar nuestro objetivo comun y recordarnos nuestras tareas pendientes, también en día de elecciones: la INDEPENDENCIA DE ANDALUCÍA.

 

Y que más pronto que tarde, el día después de las elecciones tambien deje de ser tiempo de lágrimas para hacerse tiempo de esperanzas

 
Andalucía Libre
ASÍ VOTAREMOS EL 20N:
Nuestra papeleta de voto

Referéndum de Autodeterminación

¿Esta Ud. a favor de la Independencia

de la República de Andalucía?

--oOo--

Este es mi VOTO ÚTIL

Un voto por la

INDEPENDENCIA NACIONAL

de ANDALUCÍA

---------

Por una Andalucía libre, elige soberanía y socialismo.

El 20-N elige abstención activa

Declaración política de la Mesa Andaluza de la Izquierda Soberanista (MAIS)

3/11/2011

El próximo 20 de noviembre habrá elecciones generales en el Estado Español. El imperialismo capitalista se renueva cada cuatro años en este Estado. Frente  a los últimos cuatro años de recortes sociales, nos esperan, con seguridad, cuatro años más de nuevos “ajustes”. Nada importará si el partido mayoritario es el PSOE o el PP, siendo ambos fieles servidores de quienes verdaderamente mandan, que son los mercados, las distintas  oligarquías capitalistas. Nada importaría tampoco si fuesen el PA o IU, pues ambos llevan décadas acatando y colaborando con éste régimen que administra la opresión nacional y la explotación social que dichas oligarquías ejercen sobre nuestro pueblo. En estas elecciones sólo se elegirá a los encargados de mantener dicho régimen.

 

Habrá quien diga que existen los matices, que unas opciones son mejores o peores que otras, pero frente a los prejuicios pequeño-burgueses y visiones reformistas, planteamos la irrefutable prueba de la realidad. La experiencia de lo que pasa y ha pasado, que debe prevenirnos ante lo que nos espera.

 

En Andalucía, tras más de treinta años de supuesta democracia, el grado de dependencia política, de alienación social, de falta de trabajo y desarrollo económico no sólo se mantiene sino que, en algunos aspectos, ha aumentado. El porvenir nos lo muestra la experiencia griega de estos últimos días, donde con un descaro tremendo se ha visto cómo los mercados internacionales, y cómo los gobiernos imperialistas de la UE y EE.UU., han presionado al Estado Griego para que no haga un referéndum sobre el futuro económico de su país, y obligado a que hagan un gobierno de coalición a los dos grandes partidos del capitalismo griego. Ese ataque a la soberanía nacional griega ni viene por sorpresa ni es aislada: el imperialismo capitalista está constantemente violando la soberanía de los países oprimidos. Naciones formalmente independientes pero sometidas a la coacción de burguesías propias y foráneas. En este contexto, las luchas soberanistas de los pueblos por ser dueños de sí, su tierra, su trabajo y sus riquezas, son la primera trinchera de resistencia antiimperialista y anticapitalista.

 

Mientras que el Pueblo Trabajador Andaluz no detente su soberanía, será el capitalismo internacional, el imperialismo, a través del Estado Español, los Estados Unidos y la Unión Europea, quien decida las políticas fundamentales en Andalucía, para que el poder siga estando en manos de unos pocos y que no haya una mínima posibilidad de que la mayoría social, las clases  populares,  puedan decidir su futuro sin injerencias extranjeras.

 

Frente a este oscuro panorama, tenemos que reconocer que en Andalucía la izquierda soberanista no hemos sido capaces aún de construir la cada vez más necesaria alternativa popular que pueda combatir con éxito los ataques del imperialismo español, europeo y estadounidense. Sin embargo, la Mesa Andaluza de la Izquierda Soberanista pretende avanzar por este camino. Estamos trabajando para crear un bloque popular nacional andaluz que apueste por la ruptura con éste régimen continuista, posibilitando un nuevo escenario político realmente democrático, que partiendo del reconocimiento de nuestra nación, la recuperación de nuestra soberanía y la constitución de la República Andaluza de Trabajadores/as, nos proporcione las herramientas para plantarle cara al imperialismo capitalista: una Andalucía libre y una democracia popular para avanzar hacia el socialismo, porque no hay socialismo sin soberanía, ni soberanía sin socialismo.

 

Esto sólo se conseguirá con el protagonismo y el esfuerzo de las clases oprimidas del pueblo andaluz, con un trabajo tanto de concienciación como de creación y potenciación de poder popular. Somos conscientes de que unas elecciones españolas  no van a salvar al pueblo andaluz, sólo el Pueblo Trabajador Andaluz se puede salvar a sí mismo. Nada esperamos y nada queremos de un Estado y unas instituciones ajenas e impuestas, que mantienen secuestrados nuestros derechos. Somos conscientes de que la lucha está en la calle y en el día a día, pero aún así no desechamos utilizar cualquier tipología de acción política que pueda servir para acercarnos a nuestros objetivos, tampoco las elecciones, pero concebidas como modo de lucha contra el Sistema no como medio de participación institucionalista. Lo contrario, hacerle creer al pueblo que puede transformar su realidad o alcanzar cambios sustanciales dentro del propio Sistema es ignorancia o traición. Las candidaturas no son el principio sino la consecuencia del trabajo, y los resultados son sus frutos. Ahora es el momento de sembrar. De crear una base suficiente de conciencia identitaria y anticapitalista en el seno de nuestro pueblo. En un futuro, una vez logrado, serán muchas y diversas las cosechas que recojamos, regadas con el sudor de su sector más consciente y combativo, la clase obrera andaluza. Tampoco consideramos que haya alguna candidatura que nos represente y que represente las necesidades específicas del Pueblo Trabajador Andaluz, ya que ninguna defiende estos planteamientos y metas.

 

Por estas razones, las organizaciones que conformamos la MAIS hacemos una llamada a la abstención activa en estas elecciones. El 20 de noviembre los fascistas tendrán dos cosas que conmemorar: la muerte del dictador y la victoria en unas elecciones que, bien sea para unos u otros, las ganarán la oligarquía españolista, la misma que ya controlaba entonces, quedando así patente que el régimen franquista sigue vivo. Llamamos ese día a la abstención, pero con ello no lo hacemos a quedarnos en casa, sino a salir a la calle a reivindicar y luchar por nuestros derechos nacionales y sociales, como andaluces y trabajadores. A denunciar la farsa democrática y seguir construyendo Pueblo Trabajador Andaluz consciente y combativo. Pero este día más aún, pues tendremos en frente la provocación fascista. Ese día, como cada 20-N, los y las antifascistas debemos repudiar los actos de quienes quieren revivir aquella época de terror y muerte en Andalucía.

 

¡Contra la farsa electoral, abstención activa popular!

¡Por la República Andaluza de Trabajadores/as!

¡Por Andalucía libre y socialista!

 

Mesa Andaluza de la Izquierda Soberanista (MAIS)

-oOo--
Sugerencias
Revista
-oOo--
Solidaridad con Palestina y la Nación Árabe




BeRuby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPAÑA - En BeRuby puedes ganar dinero haciendo lo que ya haces en la red
beruby







[Adjunto no mostrado: =?iso-8859-1?Q?Andaluc=EDa_20_N_-_Papeleta_de_Voto.doc?= (application/msword) ]

Free Website Counter
Hit Counters