Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 37 al 66 
AsuntoAutor
Aniversario de la Andalucí
Cómo está el Mundo Andalucí
Reunion ALE - Cris Andalucí
Plataforma contras Andalucí
nº 48. Palestina. Andalucí
nº 49. Llamazares Andalucí
nº50. Problemas en Andalucí
nº 51. Enlace a Re Andalucí
nº52-Crisis PA-Nue Andalucí
nº 53. Contraanive Andalucí
Nº 54. Tireless-Me Andalucí
nº 55 Andalucí
Nº 56. Crisis PA - Andalucí
nº 57. Solidaridad Andalucí
Nº 58. Gordillo,2 Andalucí
nº 59 - 4 de Dici Andalucí
Nº 60 - Ocupación Andalucí
nº 61 - Andalucía Andalucí
nº 62. Especial Eu Andalucí
nº 63 - andalú - T Andalucí
nº 64 - Informe DD Andalucí
nº 65 - Luto - Tom Andalucí
nº 66 - Carlos Can Andalucí
nº 67 Protesta - I Andalucí
nº 68 Especial con Andalucí
nº 69 -Toma 2001 - Andalucí
nº 70 -IU y Euskad Andalucí
nº 71 - Subsidio - Andalucí
nº 72 - Crónica An Andalucí
nº 73 - Polemica a Andalucí
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 59     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nº 59 - 4 de Diciembre, Dia Nacional de Andalucía.
Fecha:Domingo, 3 de Diciembre, 2000  10:23:45 (+0100)
Autor:Andalucía Libre <andalucialibre @.......es>

 
Andalucía Libre
Independencia   República   Socialismo

Nº 59
 
En este Correo:
 
4 de Diciembre,
Dia Nacional de Andalucía
 
El 4 de diciembre de 1977 millón y medio de andaluces y andaluzas llenaron las calles de Andalucía reivindicando Poder Andaluz, Tierra, Trabajo y Libertad.
Olvidado por las instituciones surgidas de la estafa de esas esperanzas, sin embargo, esta fecha sigue siendo referente y acicate para el movimiento de liberación nacional andaluz.
Por esto, una vez y más y hasta la Independencia y el Socialismo,
4 de Diciembre, Dia Nacional de Andalucía
 
 
 
* Llamamiento: Pon alta la bandera verdiblanca.
* Fragmento Manifiesto Andalucía Libre, 1996
 
 
 
* Llamamiento
Andaluz o andaluza, allí donde estes,
coloca bien alta la Verdiblanca.
 En tu balcón, en tu ventana,
 en tu mesa de trabajo, en tu tajo, 
en tu coche, en tu solapa...
Afirma tu esperanza, tu rabia, tu dignidad;
tu solidaridad con los que luchan y con los que sufren.
El 4 de Diciembre, ¡Viva Andalucía Libre y Socialista!
Sea por Andalucía Libre, su pueblo y la Humanidad
 
Del Manifiesto de Andalucía Libre, 1996 
Nacionalista. 
 
           Andalucía es nuestra Nación. La izquierda andaluza ha de asumir que tiene dos patrias que construir y recuperar: Andalucía y la Humanidad.
 
           Andalucía es el marco histórico, político, económico, cultural, ecológico y social en el que debemos y queremos aplicar y desarrollar los principios socialistas y democráticos universales. Andalucía es nuestro terreno de conflicto entre los intereses colectivos y los privilegios de clase o género. Levantar Andalucía como espacio social, como impulso político para eliminar la desigualdad y la uniformidad, requieren una izquierda nacionalista.           
 
           Construir Andalucía como nación, con un proyecto nacional liberador en el que se sintetice y articule el objetivo socialista de una sociedad autogobernada sin tutelas, consciente de si misma al tiempo que solidaria, es tarea propia de una izquierda nacionalista. Avanzar hacia una Andalucía Libre en una Europa Socialista exige asumir que su emancipación es un objetivo específico que afecta y compete al pueblo andaluz y que ha de conquistarse desde Andalucía. Lleva a constatar que la recuperación de nuestra dignidad y autoestima como nación es condición social y políticamente indispensable para poder diseñar coherentemente su futuro con unos contenidos socialistas, ecologistas y feministas que respondan a los intereses y demandas de la inmensa mayoría del país.
 
           Ante sí, el pueblo andaluz tiene tres salidas: región española subdesarrollada pero subsidiada; región española subordinada dejada al arbitrio del mercado capitalista o bien nación libre y soberana, capaz de intervenir sobre su destino. Construir Andalucía, conduce pues a la necesidad de trabajar por la derrota social y política del españolismo y del regionalismo que, al negar su personalidad nacional y sus derechos políticos consecuentes, colaboran en la perpetuación de su dependencia y marginación. No existe contradicción entre un nacionalismo de izquierda y la asunción de un horizonte internacionalista. Habitualmente, quienes así argumentan encubren tras su cosmopolitismo al nacionalismo español. El internacionalismo real ha de nutrirse a partir de cada personalidad nacional. Si no quiere quedarse en retórica etérea, ha de asumirse que no es un reflejo mecánico sino una tarea consciente y constante. La solidaridad entre los pueblos no es algo dado sino a construir y ha de basarse en la soberanía para decidir y en la reciprocidad. Ni el internacionalismo ni la solidaridad pueden imponerse coactivamente sin desvirtuarse. Defender una Andalucía Libre implica reconocer que España se ha creado a partir del expolio histórico de Andalucía y de la expropiación cultural de la identidad andaluza. 
 
            Andalucía, por el contrario, tiene una identidad claramente singular; fruto abierto, condensado y dinámico de su historia como país; resumen de su devenir político, económico y cultural. El pueblo andaluz ya exigió en su día frente al Estado español, su derecho a disponer de un poder político propio con el que conseguir el respeto y preservación de su identidad y el desarrollo de sus condiciones de vida. Andalucía se afirmó como nación posible y necesaria; como sujeto colectivo poseedor de derechos y reivindicaciones. Sin embargo, el pueblo andaluz no ha conseguido hasta hoy que el Estado español reconozca a Andalucía su derecho democrático a gobernarse plenamente desde la voluntad soberana de los andaluces y andaluzas, sin subordinación a los deseos y límites impuestos por los gobiernos de Madrid.            
 
         El capitalismo español -con la colaboración de la burguesía andaluza- creció históricamente subdesarrollando Andalucía. La Europa de Maastricht y la reestructuración capitalista internacional refuerzan nuestra condición subordinada. Una propuesta nacionalista debe articular las reivindicaciones en el cuadro nacional con las demandas a escala continental. Frente a la tiranía del mercado mundial, una Andalucía soberana es necesaria para que el pueblo andaluz pueda disponer de instrumentos políticos democráticos con los que intervenir sobre su presente y su porvenir; frente a la internacionalización del capital, una izquierda nacionalista ha de laborar a la vez por construir la acción internacional de los oprimidos. 
 
            Así pues, el proyecto nacional andaluz habrá de perfilarse en un proceso colectivo de reivindicaciones políticas y demandas sociales entrelazadas; de autoorganización y movilización popular desde abajo, articulado en torno al objetivo político de arrancar la Soberanía Nacional. Aunque el adversario sea, en ultima instancia, el Gobierno de Madrid; ha de ser la fuerza acumulada por nuestro proyecto nacional entre nuestro pueblo la referencia central para medir sus tareas y desarrollos desde la consideración de que Andalucía es naturalmente el escenario político prioritario de su desenvolvimiento. 
 
           La Constitución española (Arts. 1, 2, 8...) niega a Andalucía su derecho a la Soberanía y a la autodeterminación. El modelo de Estado que establece -en cualquiera de sus posibles lecturas- condena a Andalucía a perpetuarse en la dependencia. El Estatuto de Carmona establece instituciones subordinadas al Gobierno y al Parlamento español, sin poder de decisión sobre nuestros problemas fundamentales y sin capacidad de resolución en función de la correlación de fuerzas nacional. Ambos han de ser modificados. La experiencia histórica ha reafirmado la necesidad de abrir un nuevo proceso constituyente desde nuestra Nación en el que se recoja el derecho de Andalucía a su Soberanía Nacional. Hasta el punto de que una hipotética reforma neocentralista nominalmente federal que no reconociera nuestra Soberanía Nacional, mantendría plenamente vigentes los términos de la cuestión. Dicho de otra manera, para Andalucía conseguir su Soberanía Nacional ha de ser un objetivo político estratégico esencial e irrenunciable. La modalidad de relación a escoger finalmente por una Andalucía soberana con el resto del actual Estado español (Estado nacional federado, confederado o independiente), es accidental y contingente; dependerá de como esta Soberanía se articule y de la respuesta que se encuentre desde Madrid a las demandas andaluzas. 
 
            Todo ello implica que defendamos -tal cual hemos hecho y detallado en reiteradas ocasiones- que sea Andalucía la que establezca qué competencias asume y cuales delega.
Nota: A diferencia de lo expresado en este texto de 1996, hoy pensamos que es conveniente afirmar con nitidez que la conclusión coherente y necesaria del proyecto nacional andaluz y por tanto el objetivo estratégico de la izquierda nacionalista andaluza ha de ser la independencia y la constitución de un Estado nacional andaluz; aunque sigamos compartiendo la centralidad política de la demanda de Soberanía Nacional y Autodeterminación para nuestra Nación.
Andalucía
Independencia y Socialismo

 

 







[Adjunto no mostrado: Estrella Roja.bmp (image/bmp) ]


Free Website Counter
Hit Counters