Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 74 al 103 
AsuntoAutor
nº 81 - España rob Andalucí
nº 82 - Cañamero - Andalucí
nº 83 - Cronica Na Andalucí
nº 84 - Marcha a R Andalucí
nº 85 - Andalucía/ Andaluci
nº 86 - Cajas Podr Andaluci
nº 87 - Especial E Andaluci
nº 88 - EPA e Indi Andaluci
nº 89 - Financiaci Andaluci
nº 90 - Especial M Andaluci
nº 91 - Solidarida Andaluci
nº 92 - Crisis PCE Andaluci
nº 93 - Estado de Andaluci
nº 94 - ESPECIAL R Andaluci
nº 95 - Reforma Es Andaluci
nº 96 - Blas Infan Andaluci
nº 97 - Financiaci Andaluci
nº 98 - Tiempos in Andaluci
nº 99 - Andalucía Andaluci
nº 100 - Especial Andaluci
nº 101 - EEUU atac Andaluci
nº 102 - 20 años E Andaluci
nº 103 - Andanzas Andaluci
nº 104 - Marruecos Andaluci
nº 105 - Congreso Andaluci
nº 106 - Escandalo Andaluci
nº 107 - ¡¡Estalló Andaluci
nº 108 - Testimoni Andaluci
nº 109 - Euro - Pa Andaluci
nº 110 - Especial Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 105     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nº 93 - Estado de la Nación - SOC - Especial Magreb: Sahara, Marruecos, Argelia... - Escocia
Fecha:Sabado, 30 de Junio, 2001  22:40:26 (+0200)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nº 93
 
En este Correo:
 
* ANDALUCIA, Debate sobre el estado de la Nación
* Polemica en el SOC,
   Manuel Lara, Obreros del campo
ESPECIAL MAGREB:
* Sahara Occidental
   El nuevo plan de la ONU propone la autonomia y descarta la autodeterminación
   Entrevista a Mohamed Abdelazis, presidente de la RASD
   Prorogan la MINURSO - Nueva Resolucion 1359 del Consejo de Seguridad.
   Opinión: Sahara,
   Enlaces: Sahara, ONU, Marruecos.
* Marruecos - Colonias de Ceuta y Melilla:
   El contrabando con Marruecos de alimentos y tabaco triplica las exportaciones legales
   Opinión: Colonias
* Argelia, Sami Zakaria, El Poder en un callejón sin salida
* Euskadi, Pepe Rei en Libertad
* Escocia, Murray Smith, El SSP sigue progresando
Sugerencias, Enlaces, Directorio, Música.
 
--oOo--
 
 Andalucía.
Parlamento andaluz: Debate sobre el estado de la Nación
Andalucía Libre
 
Manuel Chaves,
Presidente de la Junta de Andalucía
 
 
Al día siguiente de terminar en Madrid en el Parlamento español el llamado debate sobre el estado de la nación, el Parlamento andaluz realizó su debate sobre el estado de la comunidad, es decir, de la nación andaluza.
 
El rito parlamentario anual no rompió este año la tónica de convocatorias anteriores: un nivel político patético en fondo y forma por parte de los intervinientes, abundantes dosis de demagogia y ausencia absoluta de propuestas de fondo, al margen de los recursos artificiosos al uso para salir de estos trances.
 
En este contexto, el mejor resultado de debates como éste volvió a ser -como en años anteriores- el conocer a su través algunas cifras relevantes sobre la situación de Andalucía, convenientemente dispersas por sus redactores en los discursos preparados a sus respectivos portavoces. Así, si gracias a los asesores del Presidente Chaves (PSOE) pudimos saber de algunos de los múltiples robos y discriminaciones españolas contra Andalucía (por supuesto, presentadas con un alcance restringido y limitado al color partidario del Gobierno español del PP): dotación insultante para Andalucía en el Plan de Infraestructuras estatal (10%); porcentaje en relación con la media estatal de inversiones por habitante (56%), etc. Los de Teofila Martínez (PP), por su lado, deslizaron datos sobre desigualdades en cobertura sanitaria provincial -por cierto, mostrando que en esto Sevilla o Cádiz están a la cola- tremendo fracaso escolar (33%), diferencial de desempleo o trabajo precario (con altas dosis de desvergüenza, por cierto). El discurso que leyó Antonio Romero (PCE-IU) aportó, entre otros, datos sobre la contratación temporal en Andalucía (96% de los contratos, con un 40% de ellos con duración inferior a un mes) y el numero vergonzosamente ridículo de viviendas de protección oficial construidas en Andalucía.
 
Estos datos y cifras se presentan obviamente de forma interesada y parcial. De parte del PSOE, su objeto es eludir sus responsabilidades, derivándolas hacia las agresiones del Gobierno español del PP; de parte del PP, su pretensión es mostrar la incompetencia del PSOE en las áreas que son competencia de la Junta. Sumadas ambas, sin embargo y conociendo la intima relación entre unas y otras y las coincidencias políticas básicas entre PSOE y PP, el cuadro resultante no deja de ser esclarecedor, por encima de los respectivos triunfalismos y las acusaciones mutuas; dejando nítida la culpabilidad compartida de todas las fuerzas implicadas en el entramado estatutario en la génesis, desarrollo y perpetuación de la dramática situación nacional.
 
El PSOE llegaba a este debate tocado por el desgaste sufrido a cuenta del conflicto de las Cajas de Ahorros. Tras renunciar de hecho al proyecto de Caja Única ante la presión combinada de las oligarquías locales y sus propios aparatos partidarios provinciales, el Gobierno Chaves tuvo que emplearse a fondo para sofocar la insubordinación de sus militantes Benjumea y Beneroso, empeñados en autoperpetuarse en los cargos directivos de las cajas sevillanas, fusionadas a este efecto, con el apoyo del PP, la patronal, Pacheco, CCOO e IU y la ambigüedad del PA. De todo este episodio trascendía la imagen de mezquinos intereses personales en conflicto, la perdida de autoridad política del Gobierno en el seno de su propio partido y la ausencia de todo proyecto y coherencia nacional de todas las fuerzas implicadas.
 
El PSOE quedaba también afectado por el claro posicionamiento favorable al PP por parte de Álvarez Colunga, presidente de la sucursal andaluza de la patronal española, después de haberle regalado el enésimo pacto de concertación social. Álvarez Colunga criticaba con énfasis y contumacia el balance de toda la gestión del PSOE, al tiempo que defendía la privatización de las cajas de ahorro. Esta reacción desagradecida y ofensiva, desde la muy bien tratada patronal andaluza, generaba preocupación y amargura en el PSOE.
 
El Gobierno Chaves transmite una imagen de agotamiento, rutina, incompetencia... Ante la constatación evidente de que Andalucía sigue sin conseguir no ya reducir sino ni siquiera mantener el diferencial negativo que distancia a Andalucía de la media estatal y europea, Chaves insiste en refugiarse tras comparaciones cuantitativas absolutas, torcidas estadísticamente y deshonestas políticamente, entre la situación nacional actual y la de hace veinte años.
 
Para  salir del paso, Chaves ha introducido este año en el habitual decálogo retórico que suele incluir en estos debates (y que suele incumplir monótonamente), la propuesta de estudiar la posibilidad de reformar el Estatuto. No es siquiera un compromiso de reformarlo, sino de iniciar el estudio sobre la hipotética conveniencia de hacerlo. Por supuesto, no incluye la menor referencia autocrítica sobre lo que significa políticamente el marco estatutario y constitucional, se plantea desde la lealtad a ese marco y ni tan sólo referencia críticamente lo que significan como elementos centralizadores reforzados, iniciativas del PP como la Ley de Estabilidad Presupuestaria o la Ley de Coordinación. La propuesta -con toda su artificiosidad e inconsistencia- ha cogido desprevenidas a las otras fuerzas parlamentarias, circunstancia que sólo evidencia su escaso bagaje intelectual y político, ya que en la practica lo que hace Chaves es reproducir a su modo en Andalucía tácticas ya puestas en practica en Cataluña por Maragall. Aparte del interés coyuntural y oportunista por desviar la atención sobre los problemas de su Gobierno, su discurso no va más allá de ser una adaptación y concreción de la propuesta de readaptación y desarrollo federalista del Estado de las Autonomías español que desde hace tiempo lleva asumiendo el PSOE como referencia estrategica. La reforma de Chaves forma parte obligada del mismo paquete en donde se sitúan la reforma del inútil Senado español y el establecimiento de mecanismos de coordinación regulados entre las instituciones autonómicas, que tienen como objeto político básico conferir estabilidad y mayor operatividad al Estado español y oponerse a las demandas de soberanía nacional y autodeterminación desde las naciones sin estado. Entretanto, el PSOE no sólo no extrae todas las menguadas posibilidades competenciales del Estatuto sino que también renuncia a tomar poderes de hecho, prefiriendo esconderse tras los limites constitucionales y estatutarios.
 
Aún así, el eje argumental básico del PSOE volvió nuevamente a asentarse en la conocida secuencia: Dado que el PSOE es la izquierda, todo lo que haga el PSOE es de izquierdas; consecuentemente, todo lo que se oponga a lo que hace el PSOE es de derechas y además es irreal. Este paraguas multiuso, que hasta ahora le ha dado buenos resultados, es el que permite, por ejemplo, que Chaves defienda que la promoción del llamado empresariado emprendedor es una política de izquierda. A este recurso conocido, Chaves sumo el que se otea refuerzo clave en su discurso futuro a cuenta de la inmigración: que mejor prueba de lo bien que está Andalucía que haya gente que se ahoga en el estrecho de Gibraltar por llegar a ella, o dicho de otra manera, vivimos en un paraíso y nosotros sin enterarnos.
 
 Teofila Martínez, recitó con su voz castellana el discurso de la derecha; por cierto sin cortarse un pelo al hablar reiteradamente de "nosotros los andaluces" con su vigoroso acento de Santander.
 
El PP volvió a realizar un ejercicio desbocado de demagogia sin limites. No deja de tener su miga tener que escuchar precisamente de su boca reaccionaria acusaciones como oligárquicos, fascistas o corruptos destinados al PSOE. No porque estos no sirvan a la oligarquía, no tengan comportamientos autoritarios o no hayan institucionalizado el clientelismo hasta limites extremos sino porque, como es obvio, si todo esto forma parte de la practica del PSOE en Andalucía en el caso del PP constituyen su misma esencia. El PP, además, tuvo la desfachatez de postularse simultáneamente como más españolista que el PSOE a la vez que se reivindicaba portador de la dignidad andalucista; un andalucismo, por supuesto, alejado y confrontado explícitamente a cualquier veleidad nacionalista y orgulloso de su españolidad.
 
Y si, dado el foro, no realizo apología explicita del localismo, no por ello dejó de defender la fragmentación de las cajas de ahorros, que viene a ser su correlato y sostén financiero.
 
Pudo verse claramente como el PP, a partir de un cinismo ilimitado, sigue apostando por una imagen de oposición frontal que a partir de aprovechar todas las contradicciones, incoherencias y desgastes del PSOE y del hastío, la despolitización y la confusión generadas por decenios de su gestión social-liberal y españolista terminen por llenar sus alforjas de votos en pos de una alternancia sin alternativa.
 Antonio Romero, por el PCE-IU, volvió a lamentarse de que el PSOE les despreciara como socios y escogiera al Partido Andalucista para formar Gobierno y completar mayoría.
 
No hizo un diagnostico político de la situación nacional ni de la coyuntura. Se limitó a amontonar datos estadísticos políticamente inconexos, los mismos que habitualmente pueblan los documentos internos de IU para ilustrar sus informes, pero sin engarzarlos en un análisis coherente de sus causas y responsabilidades políticas. Al margen de sus limitaciones personales, lo que Antonio Romero dejó traslucir por enésima vez era precisamente la ausencia de proyecto y contenido nacionales alternativos de IU y su complementariedad estéril e impotente en relación al PSOE.
 
¿Como delimitarse con credibilidad del PSOE cuando se reitera el ofrecimiento a incorporarse a su Gobierno, en unas condiciones que de antemano aseguran la continuidad de la política que formalmente se critica?. ¿Cómo presentarse como una fuerza específica cuando se comparte con el PSOE un modelo federalista españolista -el mil veces reclamado "Estado federal solidario"- que reiteradamente se presenta como mera cobertura del agravio comparativo y de una actitud resignada y defensiva, desde una españolidad no por doliente menos compartida y reivindicada?. Forzado por las circunstancias y constreñido por sus limitaciones políticas y conceptuales, Romero no pudo más que reconocer que su federalismo significaba simplemente reformar el Senado, el fondo de compensación interterritorial, hacer participes a las comunidades autónomas de la gestión de la Agencia Tributaria (nada que ver con el concierto vasco, por favor) y cambiar la financiación a la manera del PSOE, con la diferencia de que mientras este tiende a excluir o limitar al IRPF, IU lo incluye en la cesta de impuestos. Ni una sola referencia en el momento de la verdad -como es costumbre- a la Soberanía Nacional andaluza o a su derecho a la autodeterminación, para vergüenza de los pretendidos nacionalistas de izquierda que vegetan en su seno. Aviso a navegantes de lo que realmente vale la coletilla "de libre adhesión" que IU suele añadir a su federalismo, sólo allí donde la izquierda nacionalista es fuerte social y electoralmente. 
 
Romero ni siquiera se atrevió a denunciar frontalmente el escandaloso pacto social CCOO-UGT-Patronal, hecho bajo el amparo de la Junta; no fueran a enfadarse demasiado Julio Ruiz o Fidalgo. Prefirió realizar un inconsistente ejercicio medido de parabienes y criticas parciales. No por ello se libró de recibir en la replica la consabida respuesta desde el PSOE de que cómo y con qué autoridad se atrevía a criticar lo que hacían los representantes de los trabajadores andaluces (es decir, los sindicatos mayoritarios).
 
Aún así, hubo de soportar que Chaves para rechazar su ofrecimiento le recordará la pinza y calificara a IU de cero a la izquierda. Romero tuvo que recordarle que gracias a IU el PSOE disfrutaba de alcaldías y presidencias de diputaciones. Chaves retiro el epíteto, pero políticamente quedó clara la función de IU y su valor en la política andaluza.
 
El andalucismo reflejó en el Parlamento su ultima escisión. De un lado Pedro Pacheco, ubicado en el Grupo Mixto, en periodo de reflexión sobre su futuro aunque a la vez investido del carácter de portavoz pactado del nuevo PSA. De otro, el PA oficial representado por Calvo Poyato.
 
El inefable Pacheco se  presentó en la tribuna declarando finiquitado el ciclo político del PSOE, reivindicando la alternancia como solución (¿quizá se refería al PP?) y reclamando elecciones anticipadas. Pacheco describió apresuradamente la falta de competitividad andaluza achacándola a la crisis del modelo de gestión del PSOE; haciendo un análisis que parecía inspirarse en la caída y descomposición del régimen del PRI mexicano. El núcleo de su argumentación partía de su postura favorable a Benjumea-Beneroso en el turbio asunto de las cajas de ahorros.
 
Chaves, aparte de recordarle su condición de escindido con la retórica al uso en estos casos, puso de manifiesto la evidente incoherencia política de Pacheco al criticar ahora el mismo pacto PSOE-PA que había apoyado y defendido vigorosamente no sólo en la anterior legislatura sino también al comienzo de la presente. No tuvo que esforzarse mucho el Presidente para espetarle a Pacheco que sólo hacia política por intereses personales y que su regla era el oportunismo y la falta de criterios. Pacheco, como era de prever, fue incapaz de explicar (mucho menos de argumentar) porqué apoyó lo que ahora denuncia. Por cierto, aparte de referirse en varias ocasiones al ámbito español calificándolo de "nacional", lapsus ilustrativo sobre la solidez política de un sujeto que lleva 25 años de militancia andalucista, la autopostulada cabeza del andalucismo progresista tampoco hizo referencia alguna ni a la carencia de Soberanía Nacional de Andalucía ni a su derecho a la autodeterminación.
 
Calvo Poyato, el portavoz del PA, respondió a las alusiones despreciativas de su excompañero Pacheco endilgándole al alcalde de Jerez el calificativo de mercancía averiada que anteriormente este había adjudicado al PA. Tras reivindicar la honestidad y desinterés del PA al formalizar coalición con el PSOE, justificada de nuevo por la búsqueda de la estabilidad gubernamental, rechazó enfáticamente que el PA estuviera en el Gobierno andaluz sólo por acumular cargos (excusatio non petita, acusatio manifiesta). Luego, se dedico a rellenar los minutos de su turno demandando la transferencia a Andalucía de las competencias sobre el agua y la confederación hidrográfica del Guadalquivir (olvidando, por cierto, que este despojo cuenta, como tantos otros, con respaldo constitucional); atacando al PP por sus incoherencias manifiestas y reafirmando la salud del Gobierno PSOE-PA(+Los Verdes) desde la sana discrepancia. Calvo, eso sí, tuvo el detalle de decir en varias ocasiones que participaba en el debate del estado de la Nación. Por supuesto, no hizo ninguna referencia a la soberanía andaluza. 
 
Tanto Calvo Poyato como Chaves, reafirmaron su posición favorable a la ampliación al Este de la Unión Europea; demostrando con ello que su inclusión dentro del consenso establecido y su adopción del pensamiento único europeísta es más fuerte, no ya que un inexistente compromiso nacional con Andalucía sino que un mínimo instinto de conservación política. PP e IU no hicieron lo propio, simplemente porque no cayeron en la cuenta de hacer referencia alguna a tan sustancial condicionante político para el futuro inmediato de Andalucía. Desgraciadamente, no hay irlandeses entre las fuerzas parlamentarias andaluzas; así le va a Andalucía.
 
 
Al margen de lo dicho, quedaron para el anecdotario, una nueva entrega de José Caballos (portavoz del grupo parlamentario del PSOE) en su papel de azote deslenguado de la oposición y paladín del PSOE, cínico hasta el paroxismo -el mejor orador en la forma del día, junto a Calvo- y el espectáculo habitual de las bancas vacias. Si el PP se salió en masa del salón de Plenos en cuanto termino su actuación -su portavoz Martinez se ausentó de prácticamente todo el resto del debate- los de IU hicieron lo mismo en bloque en cuanto finalizó su parte, para no volver más. Teniendo en cuenta que el pleno era televisado y la impresión deplorable que estos abandonos provocan en la audiencia no ducha en las intimidades parlamentarias, los del PSOE se beneficiaron de la circunstancia de que dado que Chaves cerraba el debate no podían dejarle solo; asi que aguantaron hasta el final.
 
 
Polémica en el SOC 
Obreros del campo
Manuel Lara Castejón*| El Coronil (Sevilla) EL PAIS

A principios de este año, el Sindicato de Obreros del Campo inundó Andalucía con carteles en defensa de un salario mínimo de 6.000 pesetas diarias y jornada laboral de 35 horas semanales. Una subida media de un 20% y una reducción de cuatro horas semanales.

En el mes de mayo pasado el SOC, junto con CC OO y UGT, hemos mantenido tres días de huelga en el campo de la provincia de Sevilla para el sector hortofrutícola y con la amenaza de extenderla a otras faenas. En tres días de una huelga dura se ha firmado el convenio, con una subida media de un 6,5%. Evidentemente, un salario bastante por debajo de lo reclamado en esos carteles y con una parte de trabajadores, los fijos, que representan el 9% del total, a los que les ha tocado la peor parte pues la subida para sus salarios no llega ni siquiera a esa media. La patronal agraria Asaja sólo estaba dispuesta a subir un 4%.

Por otro lado, se ha recogido una reducción de 15 minutos en la jornada de trabajo, pero sólo en el caso de jornada intensiva y como tiempo de bocadillo. Logro que ya estaba conseguido en el anterior convenio.

Sin embargo, se hipoteca la mejora salarial para los próximos tres años a la subida del IPC, al haberse firmado este convenio por una duración de tres años. De esta forma, se renuncia a recuperar poder adquisitivo en estos próximos años.

Este convenio ha supuesto mejoras, pero está lejos de conseguir convenios dignos. Tampoco puede venderse como éxito la firma, por primera vez, del SOC de este convenio. Este será un éxito partidista de nuestra organización, que no tiene nada que ver con sueldos y horarios decentes para todos los trabajadores. La firma de convenios y acuerdos por nuestra organización nunca debe ser a costa de firmar lo que nos pongan por delante.

También es poco presentable que se defienda con firmeza estos derechos y sin embargo los trabajadores de las cooperativas del Humoso en Marinaleda reciban un sueldo bastante por debajo de lo firmado o que el Ayuntamiento de El Coronil haga contratos basura o pague con 'gratificaciones' de entre 27.500 a 70.000 pesetas a varios 'medio pensionistas' que realizan su jornada laboral completa.

Qué hipocresía es ésta de que luchamos por los derechos de los trabajadores, los mismos que no aplicamos donde tenemos poder y obligación de dar ejemplo de la causa por la que luchamos.
 
*Manuel Lara es un dirigente histórico del SOC
 
 
 
ESPECIAL MAGREB
 
 Sahara Occidental
El nuevo plan de la ONU impone la autonomía y descarta la autodeterminación del Sáhara
La propuesta del secretario general es un duro golpe para los independentistas saharauis
 
 
ISABEL PIQUER | EL PAIS Nueva York

Desalentado por el estancamiento del referéndum sobre el Sáhara occidental, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, propuso ayer en su Informe al Consejo de Seguridad cambiar completamente de estrategia y proponer a los saharauis una autonomía transitoria de cinco años hasta que se celebre una consulta que ya no sería de autodeterminación. Aunque el texto no lo precisa, Annan se inspira en buena medida en una oferta marroquí de autonomía para la ex colonia española. Después de 26 años de conflicto, esta puede ser 'la última oportunidad' de llegar a una solución en el Sáhara, según el secretario general.

El informe recuerda, en un tono muy duro, las frustraciones de estos últimos diez años por alcanzar una solución. 'Mi enviado especial [James Baker, ex secretario de Estado norteamericano] ha llegado a la conclusión de que hay pocas posibilidades de que el Plan de Arreglo, en su actual formato, llegue a implementarse. Estoy plenamente de acuerdo con él'.

Por ello Annan ha decidido adoptar una estrategia completamente distinta y proponer la aplicación de un acuerdo marco que Marruecos, el Polisario, Argelia y Mauritania deberían negociar en los próximos cinco meses, un periodo de tiempo durante el cual se prolongaría el mandato de la Minurso (fuerzas de la ONU en el territorio).

Durante este periodo, el Plan de Arreglo no será abandonado pero sí suspendido, así como las actividades de la comisión de identificación, que se dedica a establecer el censo de los votantes en el referéndum. El nuevo plan, como se especifica en uno de los anejos, 'no trata la cuestión de la independencia del Sáhara occidental, sino la de una entidad autónoma bajo administración marroquí'.

El pasado 5 de mayo, el enviado especial de Annan, el ex secretario de Estado norteamericano James Baker, presentó estas ideas al Gobierno argelino y al Frente Polisario durante una visita secreta a la región. Ambas lo han rechazado en terminos contundentes. El próximo 26 de junio, Baker viajará a Nueva York para informar personalmente al Consejo de Seguridad, que aprobará un nuevo mandato de la Minurso antes de finales de mes.

El plan de Annan y Baker establece un periodo transitorio de autonomía de cinco años, durante el cual se crearán instituciones para determinar el estatuto final del Sáhara occidental. Durante ese lustro los saharauis tendrán competencias limitadas a la administración interna y a asuntos tales como cultura, educación o pesca. Rabat seguirá controlando las fronteras, la seguridad nacional y la hacienda pública.

El primer año será elegido un consejo ejecutivo por los votantes identificados por la ONU, unas 86.700 personas, y un consejo legislativo, designado por un censo más amplio en el que está incluido todo residente en el Sáhara desde el 31 de octubre de 1998; es decir, numerosos marroquíes que se instalaron en el territorio a partir de su descolonización, en 1975. El informe presenta esta atípica propuesta como una solución salomónica 'que da a las dos partes la misma oportunidad para competir en el referéndum'.

Al cabo de cuatro años, cuando expiren los mandatos de ambos órganos, el consejo legislativo, antes de disolverse, elegirá al nuevo consejo ejecutivo. Éste es el que negociará con Rabat la celebración de un referéndum sobre el estatuto final, en el que podrá votar todo aquel que haya residido un año antes en la zona.

El representante del Frente Polisario ante la ONU, Ahmed Buhari, rechazó airado el informe. 'Éste es un intento de forzar la mano al Consejo de Seguridad para aceptar una conspiración franco-marroquí vestida con el traje de Baker. No caeremos en la trampa'.

Nota: El Consejo de Seguridad de la ONU está integrado en 2001 por cinco miembros permanentes: Estados Unidos, China, Francia, Gran Bretaña y Rusia (con derecho de veto), más diez temporales: Bangladesh, Colombia, Irlanda, Jamaica, Mali, Mauricio, Noruega, Singapur, Túnez y Ucrania.
 
Marruecos teme que sus regiones quieran disfrutar de autogobierno
I. CEMBRERO | Madrid

Desde el Frente Polisario hasta Argelia, pasando por numerosos diplomáticos acreditados en Nueva York, han indicado que el plan enunciado ayer por el secretario general de la ONU, Kofi Annan, y su emisario, James Baker, se inspira ampliamente en la propuesta marroquí de una autonomía limitada, inferior a la de cualquier comunidad española.

Con mucho retraso sobre las fechas inicialmente previstas, Rabat entregó a la ONU a finales de abril una oferta de autonomía cuyos principales rasgos fueron descritos el 16 de mayo en Lisboa por el primer ministro, Abderramán Yussufi. Coinciden en buena medida con los expuestos por Annan.

El Ministerio marroquí de Asuntos Exteriores publicó ayer, sin embargo, un comunicado en el que 'desmiente categóricamente' que exista una propuesta marroquí y que Annan y Baker la hayan asumido en gran parte.

Dos razones explican, según fuentes diplomáticas, la prudencia de Rabat. Primero se trata de demostrar que Baker, que cuenta ahora con el pleno respaldo de la Administración del presidente George Bush, lanza una iniciativa equidistante de las partes en conflicto desde hace 25 años. La segunda razón es de orden interno. A la monarquía y al primer ministro marroquí les ha supuesto grandes esfuerzos elaborar una oferta que suponga relajar ligeramente su control sobre el Sáhara y lo han hecho con gran sigilo, hasta el punto de que sólo Baker y su equipo la conocen.

En un país con menos de medio siglo de independencia y en el que subsisten tensiones regionales, especialmente con el Rif, marginado durante años por el rey Hassan II, las autoridades marroquíes temen que otras zonas acaben reivindicando un estatuto similar al que podría ser otorgado al Sáhara. La propuesta de Baker gusta, no obstante, en Rabat. Prueba de ello es que, a diferencia de Argel o del Polisario, nadie la ha criticado.

MOHAMED ABDELAZIZ / LIDER DEL FRENTE POLISARIO
«Si la ONU se rinde al colonialismo marroquí, nosotros no»
 
EDUARDO DEL CAMPO. Enviado especial
EL MUNDO / 25 de Junio de 2001

TINDUF(ARGELIA).- El corpulento Mohamed Abdelaziz, presidente de la autoproclamada República Arabe Saharaui Democrática (RASD) y líder del Frente Polisario, recibe a EL MUNDO en su despacho vestido con su uniforme caqui de campaña, como si la guerra con Marruecos no hubiera acabado. Le come la indignación: la ONU le ha dado la espalda, y las posibilidades de que su bandera ondee un día en la ex colonia española se esfuman por momentos.

En el desierto argelino al sur de Tinduf viven 155.000 refugiados saharauis y el Polisario mantiene contra viento y marea la sede de su gobierno en el exilio. El paisaje está tan muerto como parece estarlo el referéndum de autodeterminación, asfixiado por las más de 130.000 apelaciones de Marruecos al censo elaborado por la misión de la ONU, la MINURSO, pero, sobre todo, por la ausencia de medios para hacer ejecutar a Rabat el resultado de la votación.

Kofi Annan terminó de apuntillar el jueves esa vía de las urnas tal como estaba concebida. El secretario general de la ONU presentó su informe ante el Consejo de Seguridad y, para sorpresa de los saharauis, apostó fuerte por una oferta de autonomía de Marruecos retocada al alza por la ONU.

¿Se sienten traicionados por la ONU?

Nuestro sentimiento de frustración y decepción es muy crudo. [El informe] ha sido para nosotros una gran sorpresa. Es una maniobra para hacer asumir en nombre de la comunidad internacional el statu quo actual de colonización, y un reconocimiento fáctico de la anexión definitiva del Sáhara a Marruecos. La ONU se ha saltado a la torera el referéndum y ha hecho como si los saharauis hubieran votado por la anexión. Es una aberración. El secretario general se rinde a la lógica del colonialismo. Es una subversión de los papeles de la ONU.

La situación hoy por hoy a raíz del informe no tiene precedentes en los últimos 10 años. Pretende decirnos «el Sáhara es marroquí y vosotros los saharauis no tenéis ningún derecho». Sobra decir esto: no lo aceptamos ni lo aceptaremos nunca. Le corresponde al Consejo de Seguridad salvar la situación en los cinco días que quedan [para decidir sobre la propuesta de Annan].

Pero Annan sufre muchas presiones.

Francia ha jugado un papel pérfido y ha sido determinante en este desvío del proceso de Naciones Unidas. Ha influido en la casi totalidad del informe. Annan cierra la puerta a todas las perspectivas de que alguna vez se aplique el plan de paz y se celebre el referéndum. No puede inclinarse por una propuesta, la marroquí, y alentar al Consejo de Seguridad para que la apruebe. Cuando menos, pedíamos que la ONU conservara su posición de imparcialidad. Lamentablemente, no está siendo así.

P.- ¿Qué le dijo James Baker [el representante especial de Annan] cuando estuvo aquí la última vez?

R.- Baker vino a vernos el 5 de mayo, en una visita relámpago muy discreta. Estuvo con nosotros alrededor de dos horas. Nos hizo una propuesta que contiene a grandes rasgos la anexión gradual del Sáhara a Marruecos. Le dijimos que está concebida al margen del plan de paz en cuya ejecución nos encontramos desde hace 10 años, que constituye un atentado flagrante al derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación, reconocida por la ONU. Le dijimos que no y le dimos nuestras propuestas para resolver los problemas técnicos que según la ONU interfieren en la aplicación del plan de paz. 

¿Cómo va a contrarrestar este cambio de posición?

Inmediatamente después de hacerse público el informe mantuvimos contactos con casi todos los miembros del Consejo de Seguridad. Les hicimos un llamamiento urgente para que no escatimen esfuerzos en rectificar esta peligrosa desviación. La impresión que nos embarga tras estas consultas es que todos, con la excepción de Francia, se han quedado impresionados. El informe es una declaración de guerra contra el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación. No nos deja más opciones que continuar nuestra legítima lucha.

En los últimos años han amenazado con reanudar la guerra. Puede que esas advertencias no cumplidas les hayan restado credibilidad. ¿Ahora la vía militar es una alternativa real?

Nunca hasta ahora ha habido ruptura del plan de paz, siempre ha habido un resquicio de esperanza; eran amenazas, digamos, como factor de presión. Hemos tolerado muchas dilaciones deliberadamente impuestas por Rabat, hemos cooperado más allá de los márgenes de la prudencia. Pero ahora las cosas están clarísimas.

Según Annan, aquel que haya vivido un año en el Sáhara tendría derecho a participar en ese supuesto referéndum dentro de cinco años. Tiempo suficiente para que Marruecos haga emigrar allí a toda su población y vote por su tesis. Y tras cinco años de administración y control policial marroquí, los saharahuis se verán reducidos a ser una minoría, inundados por colonos marroquíes.

¿Argelia les permitiría recurrir a las armas?

Argelia siempre ha defendido los derechos del pueblo saharaui.

¿No están cansados?

En 1975 estuvimos expuestos a condiciones mucho más difíciles. Los saharauis han sabido resistir. Hemos librado una guerra de más de 16 años con un desequilibrio de esfuerzos enorme. Hoy, este mediador, la ONU, anuncia su fracaso para encontrar una salida pacífica y se rinde al colonialismo. Si la ONU está dispuesta a abdicar, nosotros no. Si es necesario sacrificarse, lo haremos. Tenemos fe ciega en que lograremos restaurar nuestros derechos.

¿Cree que España se ha alineado con Francia?

No, no pensamos que España haya adoptado esta seudopropuesta francomarroquí con ropajes de la ONU. Cuando menos, el Gobierno español siempre ha dicho que defiende una solución consensuada por las dos partes. Hemos hablado con la embajada española ante la ONU. Nuestra impresión es que España está aturdida por la sorpresa.

¿Ha dado alguna instrucción a los militares?

Aún no. El eco de la noticia ha bastado para poner a todos [los refugiados] en pie de guerra. La movilización requiere una situación psicológica, y eso es lo que existe en este momento.

POR CINCO MESES
Prorrogan la misión de la ONU para el referéndum del Sáhara
Se invita a las partes a estudiar una nueva solución política, pero sin abandonar el Plan de Arreglo

EFE / NUEVA YORK (EEUU).- El Consejo de Seguridad ha aprobado la prórroga de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) por cinco meses, durante los cuales se apoya una invitación a las partes para estudiar una nueva solución política, pero sin abandonar el Plan de Arreglo.

La Resolución 1359 fue aprobada por unanimidad de los quince miembros del Consejo de Seguridad, que decidieron la extensión del mandato hasta el 30 de noviembre de 2001.

El Consejo de Seguridad "apoya completamente los esfuerzos del secretario general para invitar a todas las partes a reunirse, a través de conversaciones directas o indirectas, bajo los auspicios de su enviado personal".

También "alienta a las partes a dialogar acerca del proyecto de Acuerdo Marco para el Estatuto del Sahara Occidental y negociar los cambios específicos que quisieran ver en la propuesta".

No obstante, el Consejo de Seguridad admite "examinar otras propuestas para una solución política, que pudieran presentar las partes, para llegar a un acuerdo mutuamente aceptable".

Además, afirma que "mientras progresan las conversaciones a que hace referencia se examinarán las propuestas oficiales presentadas por el Frente Polisario con el fin de superar los obstáculos que impiden la celebración del Plan de Arreglo".

El Consejo de Seguridad también recuerda que "nada será acordado hasta que se haya acordado todo y, por tanto, hace hincapié en que al participar en estas negociaciones las partes no prejuzgan sus posturas definitivas".

La decisión fue adoptada tras la publicación de un polémico informe del secretario general de la ONU, Kofi Annan, en el que se revelaba una propuesta que su enviado personal a la región, James Baker, modeló con Marruecos.

La propuesta contiene la previsión de celebrar un referéndum para decidir el estatuto final del Sahara Occidental. En esa consulta popular podrá participar cualquier residente en el Sahara Occidental durante un año antes de su celebración, lo que el Frente Polisario rechaza por estimar que eso alienta a Marruecos a enviar cuantos millones de colonos quiera para que en la votación final se elimine la posibilidad de la independencia.

La propuesta prevé un periodo de transición de cinco años antes durante el cual habrá una delegación de autonomía a los habitantes del territorio, aunque otra parte de soberanía, entre ellas las competencias de Exteriores y Defensa, quedarían en manos de Rabat.

En la resolución el Consejo de Seguridad se limita a señalar que "ha examinado el informe" de Annan, sin hacer mayores comentarios sobre su oportunidad o sus ventajas. El plan ha sido rechazado completamente por el Frente Polisario y por Argelia, cuyo memorando en contra de la propuesta ha sido "tenido en cuenta" por el Consejo de Seguridad.

Enlace ONU: MINURSO-ONU, Resolución CS-ONU 1359, 29/6/2001
Enlaces Reino de Marruecos: Sahara Marroquí, Sahara MINCOM
 
Opinión
Sahara
 
A principios de 1958 una operación militar combinada francoespañola, con la anuencia de la Monarquía marroquí, acabó con el Ejercito de Liberación que combatía simultáneamente al colonialismo español en el Sahara, al francés en Mauritania y colaboraba con la lucha independentista del FLN argelino. Los aviones franceses de la operación Ecouvillon que bombardeaban a los guerrilleros despegaban desde Marraquesh. El año anterior, 1957, los ataques del ELN habían forzado a las tropas coloniales españolas a recluirse dentro del perímetro de Sidi Ifni. La Monarquía marroquí que, tras años de colaboración con el ocupante colonial, se había reinstalado en el poder con el sostén interesado del Istiqlal, tenía evidente interés por desactivar un foco de poder y movilización incontrolado como el ELN. La compensación colonial por esa colaboración fue la cesión española del espacio comprendido entre el Uad Draa y la frontera rectilínea norte de lo que se conoció como Sahara español, justificada jurídicamente a partir de recuperar su calidad de Zona sur del Protectorado español en Marruecos. Muchos saharauis huyeron por entonces del dominio español para refugiarse en Marruecos. Muy pronto tuvieron amarga conciencia de haber sido traicionados por el Régimen monárquico marroquí. A esta experiencia histórica traumática se sumó posteriormente la decepción y el rechazo al infame espectáculo de la dictadura hassaniana; un régimen despótico neocolonial, asentado en la corrupción, la represión y la utilización por parte de la Monarquía de la colaboración de las fuerzas políticas toleradas (Istiqlal, USFP...). No es de extrañar que diez años después, primero a través del "Partido" y luego del Frente POLISARIO, cuyos primeros iniciadores se habían formado como exiliados en Marruecos, habían formado parte de organizaciones de la izquierda marroquí y conocían por tanto muy bien al régimen de Hassan II, las aspiraciones de emancipación anticolonial saharaui rechazaran la integración al Marruecos hassaniano y optaran por la independencia.

Las relaciones entre el régimen franquista y el hassaniano, con todas sus oscilaciones, nunca trascendieron el nivel de confrontación controlada y limitada. Ni el franquismo quiso nunca poner en peligro la estabilidad y la continuidad de la Monarquía marroquí ni ésta ultima fue nunca más allá de jugar al amago en sus tratos y presiones con su aliado español. Por encima de los enfrentamientos diplomáticos sucesivos sobre la pesca, las propiedades españolas en Marruecos, Ifni o incluso el Sahara, el régimen marroquí nunca traspaso la línea de conflicto irreversible; nunca postuló seriamente el reconocimiento de la naturaleza colonial de Ceuta y Melilla como territorios no autónomos en la ONU para ser inscritos en la agenda de la descolonización. Cuando más cerca estuvo aparentemente de hacerlo -otra finta más- en enero de 1975, en plena escalada sobre el Sahara, el simple farol de una carta al correspondiente Comité de la ONU bastó para que el franquismo terminal entendiera el mensaje y se preparara para la entrega del Sahara a Marruecos contra la voluntad de sus habitantes. A continuación, el Régimen marroquí dejó morir el procedimiento sobre las plazas norteñas, congelando el contencioso y limitándose desde entonces a rituales inclusiones anuales de la cuestión en los discursos de los representantes marroquíes en la ONU que a su vez son sistemáticamente respondidas por rituales reservas españolas. Las eventuales alharacas reivindicativas de la prensa istiqlali sólo forman parte del folclore.

En 1976, el Régimen marroquí ocupó el Sahara por decisión del Estado español -no de sus habitantes-, merced al apoyo de EEUU y Francia y a los errores y ambigüedades del régimen argelino de Bumedian al que también limitaba su política de confrontación limitada con la Monarquía marroquí: presión pero sin poner en riesgo su continuidad.

Entre 1976 y 1988-91 hubo guerra entre las tropas polisarias y marroquíes en el Sahara. Marruecos contó durante las hostilidades con el apoyo político, financiero y militar de EEUU, Francia, Arabia Saudita, Israel y el Estado español. La RASD, con el de Argelia y el oscilante y eventual de la Libia de Gaddafi. Pero entonces, las revueltas del pan y de la sémola en Marruecos y Argelia indujeron a ambos regímenes a un cambio de actitud y de escenario. Se pactó un cese el fuego, el Régimen marroquí reconoció que había que hacer un referéndum de autodeterminación en el Sahara bajo la supervisión de la ONU y la OUA (para lo que se constituyó la MINURSO) y comenzó el periodo que dura hasta hoy.

Lo que en un principio iba a ser asunto de un año fue dilatándose indefinidamente a cuenta de disputas sobre las condiciones de celebración del referendum. La pelea -una vez que se había aceptado por el POLISARIO la continuidad de una limitada presencia marroquí en el territorio hasta la celebración de la consulta- se concentró en el censo. De una parte, Marruecos pretendía inflarlo no sólo con la incorporación de saharauis oriundos instalados en territorio marroquí después de 1958 sino con el máximo de votantes marroquíes posibles, en tanto el POLISARIO pugnaba por mantenerlo en los parámetros del ultimo padrón colonial español. Ambas partes entendían con razón que el resultado de un hipotético referéndum se ganaba o perdía en primer lugar, no tanto el día de las votaciones sino en el momento en que se estableciera quienes eran los autorizados a votar. En esa confrontación, el Régimen marroquí hacia todo lo posible por alargar indefinidamente el procedimiento.

Mientras el POLISARIO quedaba recluido en los campamentos de Tinduf (Argelia), el régimen marroquí promovía la instalación de marroquíes en el territorio y seguía ganando tiempo. En esa situación de pretendido empate (que realmente favorecía al Régimen marroquí), comenzaron a aparecer propuestas conocidas como de Tercera Via. En resumen, lo que venían a decir estas propuestas era que dada la imposibilidad de resolver la cuestión totalmente en un sentido u otro, convenía orientarse hacia una solución intermedia. Esta se formulaba de diversas formas: desde una confederación democrática entre Marruecos y la RASD (Abraham Serfaty, 1994) hasta una simple autonomía regional, más o menos amplia, en el seno del reino de Marruecos. El problema de todas estas propuestas es que necesitaban para concretarse que el POLISARIO renunciará previamente al derecho a la autodeterminación de los saharauis (que implica poder escoger entre diversas opciones, ciertamente, pero que para ser real ha de incluir forzosamente entre ellas a la independencia) y que no tomaba en cuenta el importante hecho de que nada democrático ni nada creíble puede esperarse de un Régimen marroquí majzeniano. En la practica, desde el punto de vista del Majzen marroquí la propuesta de autonomía se limitaba a ser una cobertura para ampliar la compra y corrupción de las elites que pudieran implicarse en una salida de estas características.

El Frente POLISARIO, por su lado, se dedicaba durante estos años a soñar con la posibilidad de separar a los EEUU del régimen marroquí (dando por sentado que Francia es un aliado inseparable de Marruecos), consiguiendo de Washington una neutralidad amistosa en el conflicto. Pero el imperialismo yanqui nunca ha tenido dudas de cuales son sus intereses estratégicos en la zona y de la disparidad de peso entre el mantenimiento de la estabilidad del régimen marroquí y una hipotética futura relación amistosa preferente con una RASD instalada en territorio saharaui, por mucho que el Frente POLISARIO argumentara que precisamente el abandono del Sahara era la mejor garantía de continuidad para la Monarquía marroquí. Tampoco la moderación del Frente POLISARIO en relación al Estado español en todos los ordenes políticos y diplomáticos, sus guiños publicos o sus ofertas de concesiones economicas futuribles en un Sahara independiente, han dado precisamente grandes resultados.

El revuelo provocado por el ultimo Informe de Koffi Annan (secretario general de la ONU) y su enviado especial, James Baker -exsecretario de Estado de los EEUU- proviene de que este suponía una clara ruptura con la ortodoxia formal de la doctrina de la ONU (buena prueba, por cierto, de en cuanto vale y para qué sirve el llamado Derecho Internacional en general y la ONU en particular). Las noticias y enlaces que hemos reproducido anteriormente nos eximen de resumir su contenido. Lo crucial de la propuesta radica en que desde la ONU, aún manteniendo formalmente el proceso previamente acordado, se apostaba por dar salida al conflicto en forma de autonomía limitada dentro de Marruecos.

¿Porque precisamente ahora esta propuesta?

De una parte es constatable la inestabilidad creciente del Magreb. Argelia en plena rebelión social en demanda de libertades democráticas, derechos para los beréberes y otra política social, con su régimen militar presidido por Buteflika desprestigiado y cuestionado. Marruecos, tras la muerte de Hassan II, con una crisis política soterrada y creciente por la parálisis de Mohamed VI y su Gobierno USFP-Istiqlal, los conflictos de orientación e interés en el seno del Majzen y un hondo malestar social con indicios ciertos de recomposición del movimiento popular. Reactivación de la oposición contra las dictaduras de Túnez y Mauritania.

En ese contexto regional, la resolución del conflicto saharaui en términos favorables para la Monarquía marroquí podría significar un muy conveniente apuntalamiento de su régimen por la vía del prestigio obtenido al acabar con un problema que se arrastra un cuarto de siglo y evitar además cualquier tentación de huida hacia adelante por un régimen en búsqueda de salidas milagrosas para asegurar su perpetuación.

El Régimen argelino, por su lado, acosado en el interior, tiene hoy menor interés que nunca en desestabilizar a su vecino o molestar a sus patrocinadores francoamericanos y teme que una renaudación de las hostilidades actúe como espoleta para agudizar sus contradicciones y problemas internos. De ahí que su primera respuesta al Informe de Annan entrara a argumentar y discutir aspectos parciales, lo que en términos diplomáticos implica aceptar implícitamente su función como base negociadora. La publicación imprevista de esta respuesta por Annan como anexo a su informe ha colocado al régimen argelino en una posición muy desairada, forzándole a reafirmarse en sus principios clásicos y de paso remitir una dura carta al secretario general. Evidentemente, Koffi Annan (y tras el, EEUU y Francia) querían confrotar al regimen argelino en público con sus conversaciones en privado.

El Frente POLISARIO, por su parte, había dado muestras de evidente debilidad a principios de año a cuenta del asunto del Rally Paris-Dakar. Recordemos que la prueba atravesó territorio saharaui ocupado por Marruecos (una clara operación propagandística de normalidad) y que ante el anunció de esta iniciativa unilateral el POLISARIO advirtió que de producirse la etapa no sólo atacaría al Rally sino que reabriría con todas las consecuencias las hostilidades contra las tropas marroquies. Sin embargo, finalmente, el POLISARIO reculó aduciendo que lo hacia por atender los llamamientos al efecto de sus amigos en la ONU, Argelia y EEUU. Es lógico que este episodio agudizara las dudas sobre la autonomía política del POLISARIO en relación a Argelia y sobre su capacidad logística para sostener de nuevo acciones de guerra. Ante el Informe de Annan, el POLISARIO ha expresado un rechazo rotundo y nitido.

La resolución 1359 del Consejo de Seguridad que cierra de momento la secuencia de acontecimientos es un ejemplo de duplicidad diplomática formal, muy al estilo de la ONU, que mientras reafirma todo lo reafirmable autoriza a continuación la continuidad en la exploración de la vía propuesta por el dúo Baker-Annan, pese a que una de las partes implicadas, el POLISARIO, se haya manifestado claramente en contra de siquiera tomarla en consideración. Es decir, sigue abierto el proceso bloqueado que conduce al referéndum de autodeterminación pero a la vez la ONU ampara la exploración de otro paralelo. Incluso esta pretendida ambigüedad y apertura tiene una función: evita colocar ya al POLISARIO en la  tesitura de capitular o reiniciar inmediatamente la guerra, lo que hubiera ocurrido de cerrar formalmente uno para abrir el otro. Con todo, la Resolución supone una clara victoria para el Régimen marroquí y sus aliados que pasan de ser boicoteadores de un proceso normativo con legitimidad onusiana a convertirse en flexibles interlocutores abiertos a una eventual salida en tanto trasmutan la imagen del POLISARIO de victima de maniobras dilatorias en parte presuntamente rígida y doctrinaria.

El incremento del cerco político sobre el POLISARIO deja a este con muy escasas opciones y con el tiempo jugando en contra.

En el Estado español, por cierto, no deja de ser extremadamente significativo el posicionamiento favorable al Informe Annan del diario EL PAÍS (Imposible Sahara, 25/6/2001).

 

Marruecos - Colonias de Ceuta y Melilla
El contrabando con Marruecos de alimentos y tabaco triplica las exportaciones legales
Un estudio encargado por el Ministerio de Agricultura español evalúa el flujo del comercio ilegal

IGNACIO CEMBRERO | Madrid. EL PAIS

El comercio ilegal representa tres veces las exportaciones españolas a Marruecos. Esta estimación oficial concierne al contrabando de alimentos, bebidas y tabaco, pero arrojaría cifras similares para otros muchos productos, desde las piezas de recambio para automóviles hasta los electrodomésticos. Ceuta y Melilla son las dos plataformas del comercio ilegal hacia Marruecos. El contrabando está, sin embargo, amenazado. Esta fuente de riqueza corre el riesgo de agotarse cuando, dentro de una década, entre en vigor la zona de libre comercio entre la UE y Marruecos.

En los hogares de Ceuta y Melilla se comen muchos más yogures y se fuman también muchos más cigarrillos que en cualquier otra familia española. Pero las estadísticas mienten. Buena parte de los productos de consumo que se desembarcan en los puertos de ambas ciudades acaban en el norte de Marruecos.

Un estudio encargado por el Ministerio de Agricultura y elaborado en febrero por la consultora Analistas Financieros Internacionales (AFI) y la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas indica que sólo en este sector el contrabando hacia Marruecos se elevó a 43.310 millones de pesetas en 1994 y a 36.004 millones en 1995.

La zona de libre comercio entre la UE y Rabat pone en peligro la prosperidad de Ceuta y Melilla

'Éstos son los últimos años sobre los que disponemos de datos fiables para hacer una estimación solvente', señala Javier Paredes, uno de los autores del estudio. Su informe cuantifica, por primera vez, el contrabando comparando el gasto medio en productos agroalimentarios por familia en toda España con el de Ceuta y Melilla que triplica la media nacional.

La diferencia se la llevan las matuteras marroquíes que cruzan a diario la frontera escondiendo entre sus abultadas ropas productos que no encuentran en su país o que adquieren mucho más baratos en las llamadas plazas de soberanía.

A ambos lados de la frontera se reconoce, a veces, que el contrabando es la principal fuente de riqueza de ambas ciudades. 'El 85% de la actividad económica es el comercio y, por más señas, el comercio informal (...)', asegura en un artículo Jesús Flores, secretario de organización de Izquierda Unida en Ceuta. 'El volumen de transacciones que se mueven informalmente desde Ceuta y Melilla es superior al que se canaliza oficialmente', añade. Las exportaciones legales españolas a Marruecos ascendieron a 227.716 millones en el 2000.

El contrabando 'ha echado raíces en los hábitos de los comerciantes y de los consumidores', indica Hassan Amrani, director de la Agencia de Desarrollo de las Provincias del Norte de Marruecos, donde viven más de seis millones de marroquíes, el 20% de la población del país. 'Este fenómeno tiende a organizarse de manera irreversible lo que hace que resulte muy difícil luchar contra él', concluye.

El contrabando está, sin embargo, amenazado y, de paso, la relativa prosperidad de Ceuta y Melilla. Hace 16 meses entró en vigor el acuerdo de asociación entre Marruecos y la UE que prevé la creación de una zona de libre comercio de aquí a 2010. Tímidamente, Rabat ha empezado ya a desmantelar sus aranceles. Los productos agroalimentarios comunitarios soportan, por ejemplo, en Marruecos un gravamen medio del 80%.

'El desarme arancelario permitirá la desaparición del comercio ilegal', vaticina el informe de Agricultura. ¿Qué sentido tendrá en 2010 para un consumidor marroquí comprar en Ceuta lo que podrá adquirir en su país a un precio similar y sin desplazarse?. 'Las fuertes implicaciones sociales de esta actividad, tanto para España como para Marruecos, hacen, sin embargo, necesaria la adopción de medidas de acompañamiento que proporcionen a los ciudadanos que viven del comercio ilegal [en Marruecos podría ser hasta el 10% de la población activa] una alternativa de subsistencia', añade Agricultura.

Aunque sospechan que Rabat tardará más de lo pactado en suprimir sus aranceles, varios diplomáticos españoles conocedores del Magreb lamentan que la Administración del Estado no estudie ya soluciones de recambio a un contrabando que dejará de ser el pilar de las economías ceutí y melillense. 'Acaso su porvenir pase por transformarse en centros de servicios para el Rif', especula uno de esos diplomáticos.

'Ese día, en 2010, las ciudades ocupadas de Ceuta y Melilla se convertirán en cascarones vacíos porque su principal resorte económico habrá dejado de funcionar', declaró a este periódico un alto cargo marroquí que no quiso que su nombre fuese publicado. 'Serán un lastre para España que debería aprovechar la ocasión para negociar con nosotros el traspaso de su soberanía', espeta.

Sólo Ana Planet, autora de una tesis doctoral sobre ambas ciudades, se atreve a hacer previsiones optimistas. 'Justo antes de que España ingresase en la UE se hacían vaticinios negros sobre el porvenir de Ceuta y Melilla a las que los peninsulares iban a dejar de desplazarse para comprar artículos más baratos', señala. 'Se hundirán en la miseria, se decía entonces'. 'Ambas fueron capaces de reorientar rápidamente su economía hacia el norte de África', prosigue Planet. 'Es probable que sepan adaptarse de nuevo'.

Peleas con aduaneros en los caminos del Rif

El coronel Mohamed Filali fue, en marzo pasado, el funcionario marroquí con más galones herido de gravedad -sufrió profundos cortes en el rostro- en los cada vez más frecuentes enfrentamientos en las carreteras del Rif entre contrabandistas procedentes de Ceuta y aduaneros. Los relatos de esos choques nocturnos, en los que se utilizan machetes, sables, hachas y armas de fuego -que causaron la muerte de al menos un matutero-, abundan en la prensa marroquí.

Las autoridades de Rabat guardan, sin embargo, silencio. 'No se entiende', se lamentaba el semanario marroquí Demain, 'el mutismo de la dirección de aduanas ni el del Gobierno' ante el auge de la violencia. A falta de versión oficial, el diario Al Ittihad Ichtiraqi, cuyo director es el primer ministro Abderraman Yussufi, ha dado varias explicaciones sucesivas sobre lo sucedido. Primero acusó a la Gendarmería de permanecer de brazos cruzados mientras los aduaneros son agredidos, pero después achacó las peleas a divergencias entre contrabandistas y aduaneros sobre la propina que los primeros debían pagar a los segundos para que hiciesen la vista gorda. Acabó, por último, culpando a bandas armadas islamistas de los asaltos.

Opinión.
Colonias
 
Ceuta y Melilla se conquistaron por las armas y se mantuvieron por las armas. De la misma manera que se ganaron o perdieron Trípoli, Argel, Túnez o Larache. Con su misma función, una vez expulsada su población originaria de su caserío y que hubo de refugiarse en su campo exterior: fortines para controlar y hostigar y presidios donde recluir presos y desterrados o concentrar esclavos qué vender en la Peninsula. Otros presidios similares, como Orán en fecha tan tardía como 1791, simplemente se restituyeron por puro agotamiento.
 
Ceuta y Melilla se mantuvieron por puros avatares bélicos. Luego, tras la guerra de 1860, Ceuta y Melilla se convirtieron en puertos francos desde los que inundar el mercado marroquí, permitiéndose desde 1864 la instalación de otra población. No obstante, fue a partir de la implantación del moderno colonialismo español en Marruecos en la primera década del siglo XX tras la firma del protectorado, cuando su población creció gracias a los trabajos que provocaba el servir de bases de retaguardia al ejercito español. Aún después, el Gobierno español y el británico tanteaban la posibilidad de canjear Gibraltar por Ceuta y otras minucias, operación que no fraguo por que al final los británicos pensaron que no les compensaba. Asociadas administrativamente al Protectorado español -hasta el punto de ser consideradas en 1935 y nuevamente en 1941 como territorios extranjeros- se separaron de él sólo cuando Marruecos accedió a la independencia en 1956.
 
De entonces acá, reproduciendo tanto en su historia como en sus funciones a su hermano Gibraltar, vivieron a cuenta de su guarnición militar y del contrabando y trafico de todo lo contrabandeable y traficable, parasitando a su entorno. Y también como en Gibraltar, la administración colonial se encargo, utilizando todos los recursos posibles, de controlar el registro y establecimiento de población para mantener proporciones acordes con los intereses coloniales.
 
Enclaves coloniales, como Gibraltar, y por tanto susceptibles sólo de devolución al país despojado (Marruecos en este caso como Andalucía en el del Peñón) en aplicación del principio de integridad territorial, su persistencia bajo el colonialismo español es inexplicable sin la complicidad del Majzen marroquí. Así pues, los previsibles cambios por venir tanto en el Magreb en general como en Marruecos en particular es muy posible que alteren el aparente sopor rutinario en que se desenvuelve su situación en los últimos años, una vez rechazada su inclusión en la Comunidad Autónoma de Andalucía al principio de la Transición, controlado el movimiento melillense de los ochenta, convertidas en ciudades autónomas y evitado a finales de los noventa el peligro de su control por un imprevisible Gil y Gil.
 
Ante ese escenario y recordando que tanto PSOE como PCE-IU asumen una posición colonial en relación a ambos enclaves, la izquierda nacionalista andaluza, en defensa de los verdaderos intereses nacionales andaluces, ha de recuperar tensión anticolonialista, afirmando con igual contundencia tanto el derecho a la reintegración de Gibraltar a Andalucía como el de Ceuta y Melilla a Marruecos.
 
Bibliografía útil:
Enrique Carabaza, Máximo de Santos Melilla y Ceuta. Las ultimas colonias,
Talasa Ediciones SL, Madrid, 1993 ISBN 84-85781-90-2 
 
Robert Rézette, Les enclaves espagnoles au Maroc, Nouvelles Editions Latines, 1 rue Palatine 75006 Paris, Paris, 1976
 
 Argelia
El Poder argelino en un callejón sin salida
Sami Zakaria, ROUGE
 
 

Tras casi dos meses y medio de revuelta, el movimiento en Cabilia no presenta ningún signo de agotamiento. Todas las tentativas del poder para ahogarlo y dividirlo han fracasado.

La maduración de la revuelta en Cabilia toma amplitud un poco en todas partes, y se hace palpable a través de la autoorganización de las poblaciones, el control de las manifestaciones espontáneas y su estructuración en manifestaciones y marchas organizadas, aumentando así el número de personas que participan en ellas. Las grandes movilizaciones del lunes 25 de junio, fecha aniversario del asesinato del cantante y militante Matoub Lounès, demuestran una vez más  la abnegación y la voluntad populares de enfrentarse con los militares y el presidente Bouteflika, y son una advertencia seria a este régimen y a sus lacayos en la oposición.

El fracaso del poder.

El movimiento no se plantea a sí mismo como algo efímero, lo que le ha permitido desmontar todas las tentativas de aislamiento, de ahogo y de manipulación orquestadas por el poder desde los primeros momentos de la insurrección. A través de la TV (única), Bouteflika y su gobierno han intentado, en efecto, reavivar la división chauvinista que prevalecía en los años 70 y 80 entre masas arabofonas y cabilas, calificando el movimiento de cólera como actos de vandalismo cometidos  por los habituales malhechores cabiles .

Pero los levantamientos que han conocido varias regiones de Argelia (principalmente  el Este del país) este último mes, los centenares de jóvenes que se identifican al movimiento de Cabilia y que hacen suyos una parte de sus reivindicaciones, son una bofetada para el poder y marcan el fracaso estrepitoso de esta tentativa.

El segundo fracaso se refiere a la tentativa de romper el impulso del movimiento reduciéndole a una simple expresión cultural e identitaria. Ciertamente, la reivindicación cultural e identitaria bereber sigue siendo fuerte y no ha abandonado nunca la calle desde hace más de 20 años en Cabilia, pero el movimiento insurreccional  de estos 70 días plantea problemas sociales que afectan a todos los argelinos. El rechazo de la hogra (desprecio), de la miseria, del paro, de la humillación, de la corrupción y de la arbitrariedad represiva está en el centro de la cólera. El movimiento es claramente social, y la lectura de la plataforma de reivindicaciones de El Kseur (localidad de Bejaia), adoptada por la coordinadora de todos los comités de Bejaia (barrio, pueblos, sindicatos de diferentes sectores, universitarios), es en este sentido elocuente. Combina una  vertiente democrática, enumerando detalladamente las libertades fundamentales y culturales, los derechos de las mujeres, la libertad de expresión y una vertiente social  señalando los problemas de viviendas sociales, de trabajo, de subsidios para los parados, aumentos salariales, política de inversiones y de relanzamiento del sector del Estado, etc.

Insurrección antiliberal.

La realidad está completamente ocultada por Occidente y sus medios que, en su apoyo a la política del régimen militar argelino, se tapan la cara popularizando las consignas de la socialdemocracia representada por el FFS (Frente de las fuerzas socialistas), que la revuelta popular ha hecho sencillamente caducas o  los de otras tendencias liberales, en este caso el RCD (Reagrupamiento por la cultura y la democracia), que goza de una popularidad cierta en el seno de la derecha francesa. La autoorganización de las poblaciones ha creado una situación de “doble poder” y puesto un freno a las reformas liberales del régimen y de las instituciones imperialistas, ya contestadas por las huelgas organizadas por los trabajadores de los grandes sectores industriales tras la llegada de Bouteflika.

La insurrección y su esencia antiliberal son un hecho establecido hoy. Los buitres están al acecho. El poder argelino ha intentado hacer llevar el movimiento por el FFS y el RDC (partidos llamados cabiles) para desviarle de su objetivo, aunque en vano. El rechazo violento de estos dos partidos por la población era patente desde los primeros momentos de la revuelta, y la gigantesca marcha del 14 de junio, organizada por la coordinadora interdepartamental, ha hecho ridículas todas estas tentativas. A pesar de la prohibición de toda marcha sobre Argel, la fecha del 5 de julio está ya en la agenda de la coordinadora, y la reunión de Bejaia que se celebrará el 28 de junio decidirá las modalidades y el futuro inmediato.

 
 Euskadi
Pepe Rei en Libertad
 
El periodista Pepe Rei, director de Ardi Betza,
 en el momento de su puesta en libertad
A cinco meses de que Rei fuera encarcelado por el juez Baltazar Garzón, la sección cuarta de la Audiencia Nacional dictó un auto judicial que señaló que "no se ha encontrado una provocación para cometer delito de terrorismo", ni en los diez números de la revista Ardi Beltza, ni en el video Periodistas, el negocio de mentir, el reportaje que le valió a Rei la acusación de "ser responsable de señalar los objetivos de ETA dentro de los medios de comunicación". Aún así la revista que dirige sigue cerrada. Su espacio periodistico lo cubrirá Kale Gorria.
 
El pasado 14 de Junio, terminaban 150 dias de prisión injustificada para el periodista Pepe Rei por una acusación tan absurda como mailintencionada.
Escocia 
El SSP sigue progresando
Murray Smith, Rouge 14 junio 2001 

La campaña de las legislativas en Escocia ha confirmado el dominio electoral del Partido Laborista, que ha obtenido el 44,3% de los sufragios. Sin embargo, no se trata de una gloriosa victoria para el partido de Blair, y no más en Escocia que en Inglaterra. Pues estas elecciones han conocido la tasa de abstención más elevada desde 1918 –el 42% en Escocia. Esto se ha producido sobre todo en los bastiones laboristas. Así, en la ciudad de Glasgow en la que este partido se mantiene en todas las circunscripciones, el 53% de los electores han dado la espalda a las urnas.

Los laboristas han bajado dos puntos desde las elecciones de 1997. Pero la principal fuerza de oposición, el SNP independentista, también ha perdido terreno, pasando del 22 al 20%. El partido conservador prosigue su largo descenso a los infiernos, cayendo del 17,5 al 15,5%. De los cuatro grandes partidos, solo los liberal-demócratas (centristas), socios en coalición con el Labour en el Parlamento escocés, han salido favorecidos, pasando del 12% al 16%. Este partido gusta presentarse como el ala radical de la coalición, lo que por otra parte no deja de tener fundamento.

El Scottish Socialist Party había hecho la apuesta de presentarse en todo el país, a pesar de un modo de escrutinio que no nos daba ninguna posibilidad de conseguir electos. Nos habíamos fijado el objetivo de 100.000 votos. Hemos obtenido 72.000 (3,1% de los sufragios), un aumento de más del 50% en relación a las elecciones (a la proporcional) al parlamento escocés en 1999. En Glasgow, obtenemos casi el 7% (entre el 4,5 y el 10% según las circunscripciones), con más votos que en 1999. Pero, hecho significativo, si seguimos teniendo los mejores resultados en Glasgow, la diferencia con el resto del país se reduce. El partido obtiene resultados superiores al 4% en las circunscripciones obreras de Edimburgo y del centro de Escocia. En otras partes, los resultados son en general más modestos, sin ser ridículos, y son a veces sorprendentes. Así, el SSP obtiene 4,64% de los votos en la circunscripción de las islas Orcadas y Shetlands...

La campaña ha sido también una ocasión para reforzar la construcción del SSP. En la semana que ha seguido al envío de nuestra profesión de fe, más de 1000 personas han telefoneado para pedir nuestro manifiesto, de las que un buen número se ha adherido. El flujo de tomas de contacto y de adhesiones continúa a un ritmo más lento desde el 7 de junio, y al menos 4 nuevas secciones han sido ya creadas.

Pasadas las elecciones, el SSP va a reforzar su actividad extraparlamentaria, en particular la campaña de defensa de los demandantes de asilo y la que exige el cierre de las centrales nucleares. Asistimos también a un ascenso lento pero seguro de las luchas sociales. Por otra parte, en el movimiento sindical, se ha abierto una brecha mediante el voto del congreso del sindicato de bomberos que autoriza a sus secciones locales a apoyar y financiar partidos diferentes del laborista. Otros sindicatos pueden seguir sus pasos. Esto será un formidable apoyo para el desarrollo del SSP, así como de la Alianza Socialista en Inglaterra y el País de Gales.

Sugerencias
 
Tener actualizado el antivirus siempre viene bien y es una sensata medida de prevención. En esta pagina de HispaSec es posible conectarse y hacerse una revisión y limpieza en linea gratis y con instrucciones en castellano simplemente pulsando una vez allí en la imagen de Hispasec-HouseCall.
 
Si te interesa Africa -y te recordamos, por cierto, que Andalucía esta en su misma frontera- AFROL es un portal en castellano con enlaces y articulos. Obviamente, es muy desigual segun los paises pero puede ser una buena base de partida para cualquier investigación o para la mera navegación curiosa.
 
 
 Granados, Andaluza Playera
-------
Directorio de Andalucía en Internet:
 
 
 








[Adjunto no mostrado: RASD.bmp (image/bmp) ]




[Adjunto no mostrado: Euskadi.bmp (image/bmp) ]


[Adjunto no mostrado: Estrella Roja.bmp (image/bmp) ]


[Adjunto no mostrado: And Granados, Andaluza Playera.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters