Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 74 al 103 
AsuntoAutor
nº 81 - España rob Andalucí
nº 82 - Cañamero - Andalucí
nº 83 - Cronica Na Andalucí
nº 84 - Marcha a R Andalucí
nº 85 - Andalucía/ Andaluci
nº 86 - Cajas Podr Andaluci
nº 87 - Especial E Andaluci
nº 88 - EPA e Indi Andaluci
nº 89 - Financiaci Andaluci
nº 90 - Especial M Andaluci
nº 91 - Solidarida Andaluci
nº 92 - Crisis PCE Andaluci
nº 93 - Estado de Andaluci
nº 94 - ESPECIAL R Andaluci
nº 95 - Reforma Es Andaluci
nº 96 - Blas Infan Andaluci
nº 97 - Financiaci Andaluci
nº 98 - Tiempos in Andaluci
nº 99 - Andalucía Andaluci
nº 100 - Especial Andaluci
nº 101 - EEUU atac Andaluci
nº 102 - 20 años E Andaluci
nº 103 - Andanzas Andaluci
nº 104 - Marruecos Andaluci
nº 105 - Congreso Andaluci
nº 106 - Escandalo Andaluci
nº 107 - ¡¡Estalló Andaluci
nº 108 - Testimoni Andaluci
nº 109 - Euro - Pa Andaluci
nº 110 - Especial Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 115     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nº 102 - 20 años Estatuto-Estafa - Galicia Elecciones - Referendum por el Sahara
Fecha:Lunes, 22 de Octubre, 2001  01:00:38 (+0200)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nº 102
 
 
En este Correo:
 
*Andalucía, Veinte años de Estatuto; veinte años de estafa.
*Isidoro Moreno, Andalucía y el pueblo saharaui. - Enlaces
*Elecciones en Galicia.
  - Fraga Sigue
  - Joám Paz, Introducción al debate lingüistico en Galiza - Enlaces
  - Enlaces Gallegos: Organizaciones políticas, prensa, Sitios, Portales, Otros.
* Sugerencias-Paginas enlazadas
  - Annahj Addimocratti-Vía Democrática (Marruecos)
  - Le Maghreb des droits humaines.
  - Palestina: FPLP y FDLP.
   - Paginas antiguerra: Paremos la Guerra, Rebelión-Especial, Debate Parlamentario.
  - Corto Maltes, Dos paginas.
* Directorio, Música.
--oOo--
 
 
 Andalucía
Veinte años de Estatuto, veinte años de estafa. 
 
Manifestación del 4 de Diciembre -
Las esperanzas del 4-D fueron estafadas con el Estatuto
El 20 de Octubre de 1981 se celebraba el Referéndum de aprobación del Estatuto de Autonomía de Andalucía, conocido como Estatuto de Carmona (por ser esa la ciudad andaluza donde se reunió su ponencia redactora). Recibía el apoyo de la entonces mayor formación política de la derecha españolista, la UCD, mientras Alianza Popular, precedente orgánico del PP, daba libertad de voto;  del PSOE, PCE (ahora componente básico de IU) y del PSA (ahora Partido Andalucista). Todas esas fuerzas habían consensuado y pactado su Texto y hacían campaña presentándolo como el instrumento que iba a permitir acabar con las injusticias seculares, hacer la Reforma Agraria, recuperar la dignidad de los andaluces y andaluzas e igualar en desarrollo y renta a Andalucía con los países industriales del Estado español. Enfrente, con diferentes formulas (abstención, voto no o voto verdiblanco) llamaban a oponerse a este Estatuto las fuerzas políticas y sociales -LCR, MCA, PAU-PTA, SOC- que consideraban que el Estatuto de Carmona estafaba las aspiraciones nacionales y sociales que habían animado la gran movilización popular que había protagonizado el pueblo andaluz y que había tenido como hitos el 4 de Diciembre de 1977 y el 28 de Febrero de 1980. Carlos Cano, por su parte, ya en aquel tiempo, una figura simbólica nacional que trascendía lo cultural, resistía las sugerencias para apoyar el Estatuto y se definía así: "No quiero alimentar con mi opinión la confusa demagogia que envuelve a este hambriento Estatuto, que cada cual vote en conciencia lo mejor que considere y que el futuro sea con nuestro pueblo más generoso y más serio de lo que es hoy". A buen entendedor...
 
Veinte años después han cambiado muchas cosas. Pero el nauseabundo discurso demagógico que domina en monopolio los medios de comunicación oficiales, persiste y sigue con la misma pobreza intelectual y ausencia de honestidad política.
 
Mientras la Andalucía institucional celebra la conmemoración, bien haciendo apología de lo bien que está Andalucía que ahora hasta recibe inmigrantes, bien amparando los localismos divisores de matriz españolista, bien planteando reformas que ni siquiera reforman...; nos ha parecido oportuno recuperar en Andalucía Libre como contrapunto el análisis que de ese periodo hacíamos en la LCR, organización política de la que provenimos quienes hacemos este Boletín. Queremos describir, con las palabras de pocos años después, cómo valorábamos tanto el proceso que abortó en este Estatuto como la etapa política posterior -que aún vivimos- de Gobierno PSOE ininterrumpido (con la incorporación desde 1995 del PA y últimamente de Los Verdes). Creemos así no sólo ofrecer una visión alternativa al triunfalismo oficial presente sino también mostrar que, aunque sea con otras siglas y denominaciones y con sus aciertos y errores, existe en nuestra Nación un vinculo ético y político que une ya diversas generaciones de la izquierda nacionalista en su lucha por una Andalucía Libre, Soberana y Socialista.
 

Politización de la identidad andaluza y lucha autonomista

7. El problema nacional andaluz refleja en términos reivindicativos la resistencia a la subordinación económica, a la prostitución y humillación de la cultura andaluza, a la marginación política de Andalucía.

En la Transición, se da salida al malestar acumulado. La demanda de autonomía se hace unánime.

Las movilizaciones del 4 de Diciembre de 1977 (millón y medio de andaluzas y andaluces en la calle) del 2 de Diciembre de 1979, permiten medir el eco del problema.

El pueblo andaluz expresa el deseo de contar con un Poder Andaluz capacitado para, desde Andalucía, aplicar la consigna de Tierra, Trabajo y Libertad; que ejerza el control de los propios recursos y posibilite así la vuelta de los emigrantes. Se aspira a recuperar la dignidad como andaluces, a obtener la igualdad política y económica con las otras naciones del Estado. No acompañan a estos deseos la conciencia clara de los medios para materializarlos ni una definición política expresa de las implicaciones que pueden encerrar para las relaciones entre Andalucía y el Estado español.

Simultáneamente –y al calor de estas movilizaciones- se produce un amplio y diversificado movimiento cultural de recuperación de la identidad andaluza que remarca las señas diferenciales de Andalucía.

El movimiento de masas muestra su fuerza potencial en los días nacionales pero en lo cotidiano se ubica dentro de los cauces reformistas. Los partidos con mayor influencia en él (PSOE, PCE, PSA, PTE) participan de la línea del consenso constitucional y la colaboración de clases. Todos ellos encorsetan las reivindicaciones andaluzas en el marco de la futura Constitución monárquica española. Lo hacen a sabiendas de que esta Constitución negará cualquier perspectiva de Soberanía Nacional para Andalucía. Sin embargo, cargan demagógicamente de potencialidades transformadoras al modelo autonómico establecido en la Constitución. Actúan así ante la presión social que en ese momento recoge ampliamente el deseo de un Poder Andaluz –de alcances inconcretos- que no tienen excesiva dificultad en identificar con la autonomía.

El resonante éxito electoral del Partido Andalucista (entonces aún PSA) en 1979 –cinco diputados y más de 300.000 votos- reflejará esta situación de separación entre aspiraciones y conciencia.

8. A finales de 1979, la UCD acuerda con el PSOE dar un giro autonómico. Se quiere legitimar la opresión nacional de Cataluña y Euskadi otorgándoles un status singular. Esto supone la ruptura del Pacto de Antequera (verano de 1978) por el que el arco comprendido entre AP y PTE se había comprometido a encauzar en proceso autonómico andaluz dentro de la Constitución pero con un nivel y consideración igual al más alto que ésta permitiera.

La rebaja de Andalucía del Art. 151 al 143 provoca un salto espectacular en la movilización de masas. El cambio de vía es visto como un atentado a la dignidad de Andalucía, como una nueva burla a las aspiraciones andaluzas. La fuerza tumultuosa de la indignación popular empuja a las direcciones reformistas a cabalgar el movimiento. El temor a una hipotética capitalización andalucista y la posibilidad sobrevenida de poder desgastar electoralmente a la UCD, hacen al PSOE sumarse al 151, de la mano de Escuredo. Paralelamente, un movimiento espontáneo de resistencia y afirmación inunda toda Andalucía, abatiendo las tradicionales barreras caciquiles de carácter provincialista (orientalismo...).

Todas las fuerzas comprometidas con la Constitución se esforzaran por limitar el conflicto a una cuestión de vías constitucionales y no de contenidos, presentando al 151 con capacidades desorbitadas y diluyendo las aspiraciones clasistas y nacionales que encierra esta movilización.

En esta situación, el enfrentamiento entre el Gobierno Suárez y un movimiento obrero y popular unificado políticamente como nunca en su contra, se dio en el terreno electoral, es decir, luchando por alcanzar la mayoría absoluta sobre el censo en el referéndum convocado para el 28 de Febrero de 1980. Así se resume su andadura anterior y se muestra el grado de control reformista. Se organizan espontáneamente y con una amplísima participación formas de propaganda por el SI en fábricas, barrios, pueblos, centros de estudio.., pero no se utilizan métodos de lucha más radicales: huelgas, ocupaciones de fábricas y fincas...

El triunfo del 28-f fuerza políticamente al Gobierno de UCD a conceder el 151, homologando formalmente a Andalucía con Cataluña, la Comunidad Autónoma Vascongada y Galicia. Con ello –y aún a costa de violentar la normativa legal vigente- la burguesía y sus aliados pretenden reinstalar plenamente al movimiento de masas dentro del marco constitucional.

La burguesía tiene, no obstante, que pagar un coste político por su incomprensión del proceso de conformación nacional andaluz. Pese a sus limitaciones políticas ya descritas, éste agudiza radicalmente la crisis de dirección burguesa consiguiendo inutilizar políticamente a la UCD como equipo político de la burguesía española. Para esta ya no es útil una dirección que suma a su marginalidad anterior en Cataluña y Euskadi, un rechazo visceral en Andalucía que la convierte en fuerza residual. Se abre una crisis de dirección política que conducirá al 23-f.

Los andalucistas participan débilmente en la campaña y con escepticismo sobre las posibilidades de victoria. Su objetivo fundamental es acceder a instituciones andaluzas sean las que fueren.

El PSOE, ante la homogeneidad del discurso de las fuerzas parlamentarias pro-SI, queda como principal beneficiario del resultado. Capitaliza ampliamente los gestos del Presidente Escuredo.

9. Una vez concluida la campaña del Referéndum, las corrientes reformistas y los andalucistas se esfuerzan por soldar las fracturas nacidas de la lucha que se ha disputado. Se niegan a marginar a la UCD de la elaboración estatutaria y retoman el discurso posibilista. El Estatuto de Carmona plasma de nuevo su estrategia: instituciones andaluzas subordinadas al Gobierno y al Parlamento español, sin poder de decisión sobre los problemas fundamentales (propiedad de la tierra, política económica, orden público...), sin capacidad para eliminar la presencia militar imperialista.

La Junta de Andalucía –constitucional y estatutaria- fue presentada, sin embargo, como ese Poder Andaluz capacitado plenamente para gobernar Andalucía y resolver sus problemas en función sólo de la correlación de fuerzas nacional. Se tiene que maquillar al Estatuto de Carmona como si fuera el fruto natural de los deseos manifestados en el periodo precedente. Que esta maniobra sea necesaria, demuestra el nivel de movilización popular obtenidos con anterioridad. Que tenga éxito, ejemplifica los limites políticos del ascenso anterior. Los sectores que intentan mantener la llama del 4-D y el 28-F dándoles coherencia política son minoritarios y con poca implantación a escala nacional (LCR, MCA, PAU-PTA, SOC...).

El entusiasmo declina según el 28-f se convierte en un recuerdo difuso perdido en la memoria social. Se acentúa el retroceso del movimiento obrero y popular, sacudido por las derrotas estatales repetidas y por la derrota nacional inflingida con el Estatuto.

Si el 28-f es una manifestación peculiar de un movimiento de masas que aún conserva el caudal de combatividad acumulado desde la agonía del franquismo, una expresión de su vitalidad –incluso bajo la batuta reformista- que tiende a verterse en la dinámica nacional, la decepción de sus ilusiones abre paso a un repliegue general.

10. El retroceso del movimiento obrero y popular, su fracaso nacional, revierte en victoria electoral del PSOE. El PCA-PCE, aún conservando una significativa presencia social, reduce su porcentaje electoral. El PAU-PTA se disuelve, integrándose parte de él en las filas andalucistas en aras de la unidad nacionalista. El andalucismo paga con creces sus postreros acercamientos a una UCD en trance de desintegración.

El PSOE recupera para sí el confuso nivel medio de conciencia política andaluza que resta tras el impacto del 28-f. Se recubre de verdiblanco, asumiendo –recordémoslo- la autodefinición de partido nacionalista de clase (!!). Usa hasta la saciedad los símbolos de la nación andaluza (bandera, himno...). Ficha excuadros andalucistas, haciendo ver que puede defender tan bien o mejor que el andalucismo esos inconcretos intereses andaluces con los que el PA justifica su existencia. Reproduce la cháchara vacía contra un centralismo indeterminado, potenciando al tiempo la catalanofobia. Se presenta en resumen como el “gran partido de los andaluces”, el depositario del 28-F. Ayudado por el origen andaluz de sus máximos dirigentes (Felipe González, Alfonso Guerra) aprovecha que el movimiento de masas, aún más pasivo, reorienta su atención hacia Madrid, esperando recibir desde allí –donde se asienta el único poder real- las mejoras moderadas que se ve incapaz de imponer a través de su propia lucha. De esta forma, la mayoría absoluta andaluza sirve al PSOE como trampolín hacia La Moncloa. 28-F y 23-F le han abierto el camino del Gobierno español.
 

Andalucía bajo el PSOE, la subordinación modernizada

11Tras la aprobación del Estatuto de Carmona y el acceso del PSOE a la Junta de Andalucía, la lucha autonomista deja de actuar como horizonte político unificador de las preocupaciones del pueblo andaluz. Surgen aquí a la superficie las barreras objetivas que suponen la gran extensión de nuestro país, su desvertebración económica, la escasa concentración obrera industrial, la amplitud del paro estructural...

El PSOE va a utilizar la Junta y su red municipal para dificultar la acción reivindicativa de los movimientos de masas y su convergencia; para extender el clientelismo y la corrupción, generalizándolos hasta convertirlos en elementos de sostén social básico de su política.

El proyecto del PSOE en Andalucía tiene dos ejes interrelacionados:

I. Afianzar su presencia institucional y social con el objeto de hacer de Andalucía una base estable para proyección partidaria a escala estatal. Identificado con un programa de modernización político económica del Estado burgués español, la socialdemocracia pugnará por imponer en Andalucía la nueva identidad española que propugna. Esto busca dos objetivos:  

a.      Combatir y desactivar una identidad andaluza que ligada a la lucha popular asume elementos de contestación política y cultural frente al Estado.

b.      Utilizar esa integración, que asimila la personalidad andaluza dentro de la identidad española modernizada, como arma arrojadiza frente a otras luchas de Liberación Nacional en el Estado, dificultando la solidaridad con ellas y fortaleciendo así la estabilidad del Estado burgués español.

II. Actualizar el papel subordinado de Andalucía sin cuestionar sus fundamentos. Al defender una política de intensificación productiva agraria y de desarrollo del sector terciario asentado en la especulación urbanística y el crecimiento turístico, el PSOE conecta con los intereses de las franjas más dinámicas de la burguesía andaluza. Actúa en consonancia con los propósitos de la burguesía española en su conjunto y de los imperialismos europeos cara a la entrada en el Mercado Común.

12. Al instalarse casi simultáneamente en la Junta de Andalucía (Mayo) y en el Gobierno español (octubre, 1982) el PSOE pierde todo interés en continuar enarbolando la careta regionalista; abandona prontamente la política de gestos haciendo dimitir a Rafael Escuredo –su más cualificado impulsor- sustituyéndolo por Pepote Rodríguez de la Borbolla.

El PSOE elabora su proyecto andaluz a partir de una identificación plena con el Estado de las Autonomías como mecanismo político integrador y desactivador de los conflictos nacionales y de las luchas contra la opresión nacional. En Andalucía, cuenta a su favor con tres factores interrelacionados: 1. El bajo nivel de definición nacional alcanzado en el ascenso anterior; 2. la debilidad electoral y la ambigüedad nacional del proyecto regionalista populista que encarna el Andalucismo; 3. La reducida fuerza social de los sectores nacionales consecuentes.

El proceso que le da la Junta implica además en el terreno nacional un cambio de actitud social sobre la relación entre Andalucía y el Gobierno español. Si en la etapa precedente la mayoría del pueblo andaluz entiende ésta en términos de reivindicación, de rebeldía frente a la opresión específica que sufre, ahora aguarda la concesión progresiva de sus demandas. La Junta de Andalucía es vista cada vez menos como un instrumento propio de progreso y presión.

La socialdemocracia actuará desde esta realidad potenciándola; devaluando el alcance político de las instituciones autonómicas, conseguirá que su existencia en lugar de actuar como un factor a favor del incremento de la conciencia nacional, funciones como elemento de bloqueo e integración. Más aún, su reducción a un papel casi administrativo favorecerá el resurgimiento de localismos.

La Junta de Andalucía acomete la rebaja sistemática del uso y tratamiento de los símbolos andaluces primando por el contrario a la bandera rojigualda y a la Marcha Real. La presencia exclusiva de la bandera verdiblanca y el Himno andaluz quedará reducida a las movilizaciones populares.

De común acuerdo con las restantes fuerzas del sistema, la Junta de Andalucía abandona la conmemoración del día 4 de Diciembre como Día Nacional de Andalucía, sustituyéndola por el 28 de Febrero. De esta manera, expresa su distanciamiento a una fecha como el 4-D. Esta está unida a una movilización masiva en la calle. A una afirmación de identidad andaluza concretada en la acción y no en las urnas, a un asesinato policial –el de García Caparros, aún hoy impune-, al requerimiento popular preconstitucional de Poder Andaluz, Tierra, Trabajo y Libertad.

13. El proyecto del PSOE en el terreno nacional no se limita sólo al aspecto estrictamente político. En lo cultural, actúa también bajo la idea de favorecer la integración a la identidad española, o lo que es lo mismo, de impedir la consolidación y progresión de los elementos de definición nacional surgidos anteriormente. Además, en el caso de Andalucía –y por el papel histórico ya descrito- no olvida que la afirmación de la singularidad cultural nacional socava la fachada ideológica y cultural del reaccionario proyecto nacional español: construida en buena parte sobre la negación-apropiación histórica de la identidad andaluza.

En este frente juega a su favor la peculiaridad de la opresión cultural andaluza, no asentada fundamentalmente en la imposición lingüística –aunque el habla andaluza haya sido habitual motivo de ridiculización- sino en la manipulación ideológica. Esto dificulta enormemente la resistencia cultural al ligarla estrechamente a la conciencia política nacional.

Así, a través de la Consejería de Cultura, las concejalías municipales, las Universidades, etc, el PSOE actuará en el sentido de marginalizar primero y eliminar después cualquier expresión de contestación cultural nacional.

El PSOE recupera el núcleo de la tradicional caracterización españolista que presenta a los fenómenos culturales andaluces como elementos vertebradores e imagen exportable de la esencia española: literatos (Lorca...); fiestas populares (Semana Santa...); bailes (formación del Ballet Nacional Español –sic-). Se identifica así con la postura clásica de la burguesía andaluza.

La nueva aportación socialdemócrata al proyecto español –la apología de la modernidad- añadirá en Andalucía al viejo discurso, una envoltura de cosmopolitismo asentado en la venta ideológica de la integración a Europa.

Si de un lado la cultura e historia andaluzas se mantienen ocultas o deformadas en la enseñanza, apareciendo todo lo más como rasgos anecdóticos a añadir a la interpretación españolista de siempre (la Reconquista; los moros...) sin constituir nunca eje de la formación cívica de la infancia y juventud andaluzas; de otro se promueve y participa de forma entusiasta en las conmemoraciones –de rancio sentido reaccionario y militar de las Tomas de las grandes ciudades andaluzas por los ejércitos de los reyes castellanos.

La Expo 92 y la celebración del V Centenario de la conquista de América y el genocidio indoamericano, constituyen un buen exponente-resumen de los métodos y objetivos del PSOE. Toma a Andalucía como base para desarrollar un esfuerzo de legitimación de la explotación colonial española y por extensión de la acción presuntamente benéfica de las intervenciones imperialistas. La Expo es un acto de afirmación españolista, de exaltación de la Conquista y la “unidad de España” (Granada, 1492).

14. La intervención sobre la realidad agraria ocupa un lugar preferente en la plasmación del proyecto global del PSOE. Esto deriva de la importancia del porcentaje de población ocupada en el agro –26,7% en 1981- y que éste sea mayor contribuyente andaluz  (23%) al PIB estatal, entre otras razones. Por otro lado, el éxito de su línea de modernización implica obligadamente y de forma combinada, el incremento de las inversiones y la productividad agraria y la desactivación de los movimientos de lucha que puedan dificultarla.

Actúan además factores políticos generales: la paralización del movimiento jornalero asegura a la socialdemocracia el clima social necesario para desarrollar sus propósitos teniendo en cuenta el papel de vanguardia jugado  por dicho movimiento en la lucha social y nacional del pueblo andaluz.

Para actuar contra él, el PSOE va a desarrollar entre 1982 y 1984-85 las siguientes medidas: 

1.      Elabora una Ley de Reforma Agraria Andaluza que crea confusión sobre sus intenciones y le permite ganar tiempo. Esa Ley se reduce a una propuesta de fomento  de la productividad acompañada por mecanismos de arrendamiento temporal del uso de la tierra. Se atiene escrupulosamente a los limites establecidos por UCD en su Ley de Fincas Manifiestamente Mejorables. Además aparece encorsetada por la legalidad constitucional y estatutaria que prohíbe al Gobierno andaluz la posibilidad de imponer una legislación de expropiación propia, quedando esta competencia en manos del Gobierno español.

2.      Sustituye el sistema del Empleo Comunitario por el Subsidio Rural-PER. Este ultimo se concede individualmente, teniendo en cuenta el numero de peonadas firmadas por los patrones. Ata pues a la gente jornalera a la benevolencia de cada patrón, presionando a la baja los convenios, que se tienden a incumplir. Al ser más vital la firma que el jornal, el trabajo se convierte en instrumento para recibir el subsidio, con lo que prácticamente desaparecen las luchas en las temporadas tradicionales. Además, la extendida necesidad de completar las firmas con peonadas de los ayuntamientos, revierte en extensión clientelar del PSOE que es quien, a través de las diputaciones que controla, distribuye las partidas que hacen posible esas peonadas. Si con el Comunitario era usual la lucha colectiva para conseguir un mejor reparto de fondos entre los diversos pueblos –teniendo en cuenta que eran arbitrariamente distribuidos desde los gobiernos civiles- , ahora esto desaparece, desintegrándose la organización sindical y promoviéndose el sometimiento a la fuerza que controla las instituciones de forma hegemónica: el PSOE. No hay que olvidar, sin embargo, que el Comunitario preestablece las condiciones sociales sobre las que se instala el Subsidio: clientelismo local, desvío de la lucha del enfrentamiento con los patrones y por la Tierra a la demanda de remesas, etc.

3.      Ejercita un acoso represivo sobre los sectores radicales que se oponen a esta política (SOC, algunas uniones locales de CCOO). La represión se practica no sólo sobre los sectores políticos; también sobre los únicos medios efectivos de lucha que tiene el proletariado rural en las zonas tradicionales: ocupaciones de fincas, cortes de carretera, huelgas generales con apoyo municipal...

Esta actuación permite a la Junta de Andalucía: 

1.            Dificultar la renovación del combate jornalero y la recomposición del movimiento obrero del campo.

2.            Obtener la simpatía –no por callada menos real- de los sectores más esclarecidos de la burguesía agraria que puede sobreexplotar tanto en los cultivos tradicionales como los nuevos intensivos, sin temor a resistencias.

3.            Consolidar un clima social de atomización, pasividad y sometimiento que revierte sobre el proletariado urbano andaluz favoreciendo el conservadurismo, el corporativismo...

4.            Ganar a través del Subsidio –primer ingreso estable, por reducido que sea, de múltiples trabajadores/as del campo- una base social sustancialmente más extensa; sobre todo donde existe una red minifundista paralela que asegura y extiende su percepción. 

15. La integración en la OTAN –punto básico del proyecto estatal del PSOE- se plasma en Andalucía en una potenciación extrema de las bases yanquis. Rota se afianza como fondeadero a la VI Flota de los EEUU, aumentando su dotación en tropas y medios. Morón consolida sus funciones y aún recibe parte del material de guerra que EEUU traslada de otras bases del Estado español. Gibraltar continúa como punto de apoyo de la Armada británica y de la OTAN. La Junta de Andalucía asiste muda –colaborando por omisión- ante esta militarización imperialista del territorio andaluz, que no sólo pone en peligro la seguridad de la población por el grado de nuclearización que encierra, sino que además supone un claro desprecio a la Soberanía Nacional del pueblo andaluz.

Por otro lado, la Junta de Andalucía acepta impotente –según establecen Constitución y Estatuto- que la basura radioactiva de todo el Estado se acumule en el cementerio nuclear de El Cabril. Simultáneamente progresa la desertización. Su apoyo a la hostelería salvaje y al productivismo agrario (insecticidas...) implican la perpetración de agresiones ecológicas constantes como las que sufre el Coto Doñana. Tolera el mantenimiento impune de focos contaminantes de alta toxicidad (Polo de Huelva). Fomenta la ocupación y explotación de zonas de alto valor ecológico como Sierra Nevada y tutela agresiones de envergadura al urbanismo popular.

16. El proyecto del PSOE para Andalucía consiste en dirigir un proceso de modernización capitalista, manteniendo su tradicional situación subordinada dentro de la economía española. El PSOE es consciente de la nula entidad actual de una serie de mecanismos que se pusieron en practica durante la etapa desarrollista de los años 60 para atenuar las tensiones sociales y reacondicionar la economía andaluza (exportación masiva de mano de obra, polos de desarrollo...). Así –y partiendo de una subalternidad que no pretende destruir- el PSOE conecta con los sectores más dinámicos de la burguesía andaluza interesados en el desarrollo de las ramas que aparecen como más competitivas de la economía andaluza: la agricultura y el turismo. Su potenciación le pretende asegurar una mejora relativa en el concierto general de la burguesía española, teniendo en cuenta como esta ha planteado su ingreso en el Mercado Común. Así pues, el proyecto económico del PSOE responde a los intereses generales de la burguesía andaluza.

Sin embargo, este proyecto no deja de tener problemas. De un lado encuentra dificultades sensibles para liquidar definitivamente el superávit de fuerza de trabajo ligada a la agricultura que sigue residiendo en pueblos y ciudades, lo que no deja de constituir un elemento de presión social a medio plazo.

Por otro lado, no es posible generalizar a toda Andalucía la política agroexportadora basada en las nuevas ramas de la agricultura intensiva (fresas, frutas, hortalizas, flores,...) no sólo por razones geográficas sino, fundamentalmente, porque esto saturaría los mercados europeos y entraría en contradicción con el frágil equilibrio sobre el que se asienta la Política Agraria Común de la CEE. Esta, por contra,  tiende a favorecer la reducción de la producción de una serie de productos básicos (cereales, lácteos, aceites, vid...) subvencionando incluso el abandono de tierras. Simultáneamente,  esta integración crea peligros de quiebra para sectores del pequeño campesinado.

A la vez se ha generalizado en las ciudades el empleo precario (Plan Andalucía Joven...) y la economía sumergida (con un peso particular del tráfico de drogas...); factores que actúan sobre una realidad previamente desprovista de tejido industrial, concretándose todo ello en una tasa de desempleo sustancialmente superior a la media estatal que afecta especialmente a las mujeres y a la juventud.

En resumen, la política del PSOE en Andalucía, tanto en el campo como en la ciudad, ha favorecido una situación que dificulta la unidad y resistencia obreras pero que, por otro lado, tampoco le asegura estabilidad social. 

Capítulos II y III de Los Comunistas Revolucionarios y la lucha por la Liberación Nacional de Andalucía, Declaración Política del Comité Nacional de Andalucía de la Liga Comunista Revolucionaria, Andalucía, Septiembre de 1988. Texto completo de la Declaración en Archivo de Documentos, carpetas Andalucía y Andalucía Libre
 
 
 
Andalucía y el Pueblo Saharaui
Isidoro Moreno, 
El Correo de Andalucía
 
 
James Baker y Mohammed Abdelazis
en Tinduf

Pocos pueblos del mundo con tan gran dignidad y tan calladamente heroicos como el pueblo saharaui. Pocos pueblos, también, más traicionados. La traición mayor fue, y es, la del Estado Español. A pesar de las promesas del régimen franquista de proceder a la descolonización acordada por la ONU, el Sahara fue abandonado en los días de la agonía del dictador ante la invasión militar marroquí enmascarada en la llamada “marcha verde”. El glorioso ejército español huyó a todo correr y el territorio fue ocupado. El pueblo saharaui, constituido por sólo unas decenas de miles de personas, muchos de ellos nómadas, pobre pero orgulloso, tuvo que exiliarse en la zona más inhóspita e increíble del desierto para escapar de la represión y las bombas de napalm. Allí sigue, más de veinticinco años después, en campamentos “provisionales”, alimentados por la ayuda humanitaria internacional y, sobre todo, por la voluntad de no dejarse doblegar y la esperanza de volver a su tierra.

En 1990,  las Naciones Unidas lograron una tregua, con un Plan de Paz que incluía un referéndum de autodeterminación en enero del 92, para que los saharauis decidieran libremente si querían ser independientes o formar parte del reino de Marruecos. Pero los continuos obstáculos puestos por éste, con el apoyo más o menos declarado de Francia y USA, han boicoteado todo avance hacia la resolución del conflicto. Y, por su parte, los sucesivos gobiernos de UCD, PSOE y PP han dado por buena la felonía del postrer franquismo y se han lavado totalmente las manos como si ninguna responsabilidad tuvieran en el tema.

Hace pocas semanas, una nueva traición se ha producido. El propio secretario general de la ONU, a través de su enviado, el norteamericano Baker, en lugar de presionar al rey de Marruecos, el supuestamente reformista Mohammed VI, para que acate la legalidad internacional, han sugerido una supuesta “tercera vía” que coincide en lo fundamental con los intereses marroquíes y pone la situación, de nuevo, al borde de la guerra.¿Qué podemos hacer, ante todo esto, los andaluces, además de acoger entre nosotros, todos los veranos, a varios miles de niños y niñas del desierto en más de doscientos pueblos, en la más significativa acción solidaria y antirracista que hace nuestra gente sencilla cada año?. Un grupo de ciudadanos, con el apoyo de la Asociación de Amistad con el Sahara y el respaldo del Intergrupo del Parlamento de Andalucía –en el que están todos los grupos políticos-, hemos tomado la iniciativa de convocar, el próximo octubre, un referéndum simbólico para pedir a los gobiernos central y autonómico una posición firme de apoyo al Plan de Paz de la ONU, respaldando así la única solución justa y democrática para un problema que corre el peligro de pudrirse o acabar con un genocidio contra el pueblo saharaui, ya que éste jamás va rehusar a sus legítimos derechos.

Entre los días 19 y 21 de Octubre de 2001, la Plataforma Civica por un Referendum Libre en el Sahara ha convocado un simbólico Referendum Andaluz por la Independencia del Sahara en el que "se pide a los andaluces y andaluzas que se definan sobre si están de acuerdo en que los Gobiernos andaluz y español apoyen inequivocamente el Plan de Paz de la ONU y reconozcan oficialmente a la Oficina Diplomática del Frente Polisario como legitima representación del pueblo saharaui.".

Enlaces: Frente Polisario, Sahara ARSO, Andalucía con el Sahara, Asoc. Sahara-Malaga, Asoc. Sahara-Granada, Asoc. Sahara-Estepa, Western Sahara On-Line

 
ELECCIONES EN GALICIA
 
 
 
Nueva mayoría absoluta del PP en Galicia
FRAGA SIGUE
 
Fraga, sigue...
(Vilalba, 1922 -....)
 
 
Si en el Estado español se hubiera producido en 1975 una Ruptura democrática con el franquismo con todas las consecuencias, es muy probable que Manuel Fraga, Presidente de Honor del PP español, Capo del gallego y Presidente de la Xunta, no estuviera hoy celebrando su cuarta mayoría absoluta sino más bien su reciente salida de la cárcel (y desposeído a perpetuidad de derechos electorales). No sería para menos, si se conoce su biografía de jerarca franquista y ministro de propaganda del Régimen, continuada, en la primera etapa de la Reforma, con su paso por el ministerio del Interior.
 
Pero como ellos ganaron, gracias entre otras razones a la entusiasta colaboración de algunos de los que se decían nuestros, y se quedaron (Monarquía y Constitución mediante), Fraga está de presidente de la Xunta desde 1990 y parece que tendrán que sacarle del puesto con los pies por delante (por pura senectud). De hecho, las diferentes encarnaciones de la derecha españolista gallega -que es a la vez muy españolista y muy gallega- llevan gobernando la Xunta desde su constitución en 1982 con el breve interludio del Gobierno de Laxe en 1987-89, fruto de una alianza entre el PSOE y una escisión temporal de esa derecha. 
 
En esta continuidad confluyen, tanto elementos heredados de la historia y la estructura del país como otros sobrevenidos o transmutados como consecuencia de la larga ocupación de las instituciones por parte del PP (a principios de campaña se dieron a conocer los repartos de fondos de la Xunta entre los diferentes ayuntamientos y los porcentajes de distribución, según el color político de las alcaldías, resultaban apabullantemente parciales hasta unos extremos de descaro inusitados, incluso aquí en Andalucía). El viejo caciquismo gallego se ha modernizado y ahora se llama clientelismo. Y también hay un monopolio mediático dominante... pero, al margen de estos datos, algo también habrá hecho o dejado de hacer la izquierda gallega (y particularmente su izquierda nacionalista que prácticamente la encarna) para que esto termine ocurriendo.
 
En las pasadas elecciones de 1997, el BNG le dio el sorpasso al PSOE, obteniendo la formación nacionalista 18 diputados (25,5%) por 15 (19,4%) una versión gallega del Olivo en la que acompañaban al PSOE como figurantes, Los Verdes y un grupo escindido del PCE-IU.
 
El BNG (que había llegado a tener un sólo diputado en 1985) se planteo como objetivo posible desplazar a Fraga y colocar en su lugar a su carismático líder, el catedrático Beiras. Este objetivo se entendió que requería un acercamiento al PSOE gallego y un recentramiento de la imagen del BNG. La formación gallega fue la más entusiasta del proceso conocido como Declaración de Barcelona que, al margen de sus reivindicaciones, buscaba cristalizar en Galicia una imagen de un BNG que tenía como referentes en Cataluña y Euskadi a gentes tan respetables y fuera de toda sospecha como PNV y CiU. Luego vinieron los acuerdos municipales de Gobierno con el PSOE (muy interesantes los datos, por cierto, de la Galicia urbana en estas elecciones) y un esfuerzo consciente por aclarar a la ciudadanía gallega que, si bien el BNG no renunciaba a la autodeterminación como principio, hoy y ahora ya le parecía bien con Gobernar aplicando el Estatuto vigente. Durante todos estos años, Beiras fue el azote de Fraga, su sombra, su vigilante denunciador. El BNG fue acreditando una labor de gestión en municipios y un crecimiento organizativo. Precisamente, esa era la otra cara del BNG, sin la que es imposible entenderlo: su papel como precipitado mayoritario de toda una trayectoria plural de trabajo militante e implantación social de la izquierda nacionalista gallega, que había construido tras muchos años de duro esfuerzo una presencia política y social sensible en toda Galicia, siendo capaces en buena medida de representar las ansias de una Galicia Nueva, distinta. No se consigue desde la izquierda un 25,5% sin ese previo trabajo; sin organizaciones de la entidad de la CIG o el enraizamiento que manifiestan otras tantas como Comités Apertos, su labor en organizaciones campesinas o en las múltiples asociaciones culturales y por la normalización lingüística. Y sin embargo, esa moderación de imágenes y contenidos, no ha llevado al éxito esperado por quienes la animaron sino a una perdida de un 2,2%, siendo incapaz de ganar terreno en la abstención y con el riesgo de que los votos de los 260.000 gallegos residentes en Europa y América (el 10% del censo) termine empeorando incluso la foto final. Aquí hay materia para un serio examen político.
 
El PSOE gallego ha expirado un suspiro de alivio. Ha vivido atenazado desde hace años entre el españolismo rabioso del alcalde de La Coruña, Francisco Vázquez y la necesidad de embadurnarse de un galeguismo light (del estilo del andalucismo que más burda pero eficazmente lleva usando el PSOE andaluz desde el 82) que le permitiera penetrar nuevos sectores sociales. El ultimo candidato de este estilo, Pérez Touriño -un exPCE-, uno de esos del PSOE que nos sorprende los oídos cuando se le escucha referirse a Galicia como "país" y no región o comunidad como por aquí se acostumbra, al subir un 2,5% e igualarse en diputados, de momento, con el BNG consigue cierto seguro frente a las previsibles andanadas de Vazquez. Pues incluso éste ha de reconocer que ha cumplido con el objetivo primario del PSOE: que no es, claro, tirar a Fraga y al PP sino socavar al BNG en concreto y a la izquierda nacionalista en general.
 
A partir de ahora, la política institucional gallega, seguramente, comenzará dentro de cierto tiempo a llenarse de cotilleos sobre la sucesión de Fraga en el PP. ¡Cualquiera sabe en qué terminará esa historia!. Y también es posible que en el BNG y en la UPG -su componente hegemónico- se abra un debate y una reflexión sobre los errores cometidos. Extramuros del BNG, otras fuerzas de izquierda nacionalista como Nos-Unidade Popular (que no se presentó, dando libertad de voto) y la Frente Popular Galega, también es probable que analicen que ha ocurrido y qué hay que hacer en adelante. Desde aquí seguiremos los acontecimientos y los debates que puedan producirse.
 
 
Resultados Elecciones Galicia
   

2001

 

1997

Censo de electores 2.298.857       2.333.064    
Censo escrutado 2.283.133 99,3     2.333.064 100,0  
Participación 1.465.798 64,2     1.547.127 66,3  
Votos válidos 1.455.790 99,3     1.539.873 99,5  
Votos nulos 10.008 0,7     7.254 0,5  
Votos en blanco 25.576 1,8     20.800 1,4  
                 
Candidatura Votos % Esc   Votos % Esc
PARTIDO  POPULAR PP 740.234 50,8 41   793.789 51,5 42
BLOQUE NACIONALISTA GALEGO BNG 339.650 23,3 17   392.810 25,5 18
PARTIDO DOS SOCIALISTAS DE GALICIA - PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL PSdeG-PSOE 318.335 21,9 17   298.313 19,4 15
ESQUERDA UNIDA - IZQUIERDA UNIDA EU-IU 9.684 0,7 0   13.518 0,9 0
DEMOCRACIA PROGRESISTA GALEGA DPG 6.406 0,4 0   0 0,0 0
ESQUERDA DE GALICIA EdeG 4.880 0,3 0   0 0,0 0
PARTIDO DE LOS AUTONOMOS Y PROFESIONALES AU.TO.NO.MO. 4.254 0,3 0   2.091 0,1 0
PARTIDO HUMANISTA PH 3.471 0,2 0   2.324 0,2 0
FRENTE POPULAR GALEGA FPG 2.824 0,2 0   3.112 0,2 0
 
Elecciones al Parlamento Gallego 1997
1997                                                  1993
VOTOS
ESCAÑOS
VOTOS
ESCAÑOS
--PP
832.751
(52,19%)
42
763.839
(52,62%)
43
--BNG
395.435
(24,78%)
18
269.233
(18,55%)
13
--PSG-PSOE
310.508
(19,46%)
15
396.416
(27,31%)
19
 
 
Distribución de escaños en el Parlamento Gallego en las autonómicas celebradas entre 1981 y 1993
Elecciones 1981
Elecciones 1985
Elecciones 1989
Elecciones 1993
PP¹
26
34
38
43
PSdeG
16
22
28
19
BNG
4
1
5
13
UCD¹
23
-
-
-
PCG¹
1
-
-
-
EG¹
1
3
2
-
CG¹
-
11
2
-
Total
71
71
75
75

NOTA 1:
PP:
Concurre como Alianza Popular (AP) 1981, como Coalición Popular de Galicia (CGP) en 1985, y como Partido Popular (PP) a partir de 1989.
UCD: Unión de Centro Democrático
PCG: Partido Comunista de Galicia
EG: Esquerda Galega, concurre a las elecciones de 1985 y 1989 como Partido Socialista Galego-Esquerda Galega (PSG-EG).
CG: Coalición Galega

 

 
Introducción al debate lingüístico en Galiza
Joám Paz
 
Desde el siglo XIX existe en Galiza un debate sobre la forma de recuperar nuestra lengua. En ese debate me defino como Reintegracionista, es decir, partidario de la reincorporación del gallego al mundo del cual nunca se debió separar: el mundo que hoy se denomina Lusofonía y cuya matriz debemos recordar se sitúa en Galiza, porque Galiza fue la tierra donde nació el idioma que hoy de forma internacional se conoce como Portugués. Sobre ello quisiera hacer unas pequeñas matizaciones que quizá,  para quien no conozca nuestra realidad, puedan ser interesantes.

Hoy, aunque sea polémica esta catalogación, en Galiza, desde mi punto de vista, pueden definirse dos posiciones:

- Isolacionismo.- Esta postura defiende que gallego y portugués son dos lenguas diferentes en la actualidad y aunque se reconoce la unidad de la lengua en la época medieval se dice que debido a la separación de Portugal evolucionaron de tal forma que hoy ya no mantienen esa unidad. Casos similares serían el caso del Flamenco y el Holandés, el Catalán y el Valenciano, el Moldavo y el Romano, etc. En ninguno de ellos se sostiene que sean lenguas diferentes...
Ejemplo de esta normativa serian las "Normas ortográficas e morfológicas do idioma galego (I.L.LG.-R.A.G.) del año 1982, que son las que siguen las instituciones oficiales y que también asume la Frente Popular Galega, independentista.

Junto a esta normativa tendríamos los llamados en su día Mínimos Reintegracionistas, normativa elaborada por la A.S.-P.G ("Asociación Sócio-Pedagóxica Galega") y defendida fundamentalmente por el BNG. y organizaciones afines: "Mesa pola Normalización Linguística", semanario "A Nosa Terra" y el departamento de Filología Gallega de la Universidad de Corunha entre otros. En cualquier caso sus promotores se declaraban reintegracionistas pero decían y dicen que había que ser posibilista y que los Mínimos eran el camino a seguir (las comparaciones con la política actual son inevitables). Pero hace unos meses y de forma unilateral y en secreto, suscriben un nuevo acuerdo ortográfico con la parte menos intransigente del I.L.G. y que ahora está por aprobar en la R.A.G. con el fin de enterrar definitivamente esta cuestión y dejar al reintegracionismo al margen de cualquier debate. El acuerdo es prácticamente una cesión absoluta a las normas anteriores y, aunque se desconoce en su integridad, el avance es mínimo y ni tan siquiera algo tan simple como la acentuación histórica se recoge (por supuesto no se reconocen los dígrafos lh y nh, y siguen vigentes la ll y ñ españolas, por ejemplo).
- Reintegracionismo: Esta posición defiende que Gallego y Portugués son la misma lengua. Aquí también tendríamos a su vez dos posturas, no necesariamente enfrentadas, pero si con pequeñas diferencias:   
- Normativa de A.Ga.L ("Associaçom Galega da Língua"): propugna la conservación de trazos gallegos que actualmente han desaparecido en Portugal o que son minoritarios y que siendo absolutamente legítimos conformarían una normativa que, sin cuestionar la unidad de la lengua, permitirían  que la población se sintiese identificada con la norma sin que supusiese en ningún caso más que pequeñas diferencias como a su vez existen entre el portugués de Brasil y el "padrão" lisboeta o entre el inglés británico y el inglés americano. Esta norma es sustentada por la citada A.Ga.L, por diversas entidades reintegracionistas como la "Fundaçom Artábria" (de la que formo parte), "Alto Minho", o entidades que defienden ambas (Agal y padrón) como el M.D.L. (Movimento Defessa da Língua), así como una parte de los partidos políticos independentistas: Primeira Linha, Asamblea da Mocedade Independentista o Nós-Unidade Popular.
 
- Padrão português: defiende directamente la adopción de la normativa oficial portuguesa. Está sustentada fundamentalmente por el Forum de Amizade Galiza-Portugal.
Finalmente unos cuantos enlaces para quienes quieran profundizar:
*Isolacionistas: Instituto da Língua galega ;
 
Enlaces Gallegos
 
Bloque Nacionalista Gallego. Integrado por Union do Povo Galego, Galiza Nova, Inzar (exMC), Partido Nacionalista Galego-Partido Galeguista, Unidade Galega, Colectivo Socialista.
 
 
Secciones en Galicia de Fuerzas politicas de referencia española:
 
Medios de comunicación y Portales:
A Nosa terra, Vieiros, O Xornal, Galiza Livre (Portal independentista)
 
Organizaciones sindicales y sociales:
 
Paginas Gallegas:
Galiza Unida(Galicia Irredenta); Proposta Galiza (Propuesta proGaliza, nombre oficial), Galiza Ceive
 
Otros:
 
Sugerencias
 
 
Militante de Il-Al-Aman, (25 años), de la UNEM y la UMT.
Detenida en 1976, torturada y muerta en 1977 en Prisión
en su tercera huelga de hambre.
Martir de la lucha por la democracia y el Socialismo en Marruecos
 
 
Un sitio, en francés, imprescindible para seguir la evolución política de Marruecos y la actuación de la izquierda marroquí. La pagina de Annahj Addimocratti-Vía Democrática (organización sucesora de Il-Al-Amann) permite conocer no sólo las luchas sino también las reflexiones y posicionamientos de la izquierda marroquí sobre los temas más candentes de la actualidad política nacional e internacional. En ella podemos encontrar información sobre el proceso de formación de Annahj Addimocratti-Vía Democrática; sus referentes políticos e ideológicos, análisis de la situación en Marruecos y su programa político (tocando cuestiones como el amazight y los derechos bereberes o la concepción arabobereber de la nación marroquí, la reordenación lingüística de la enseñanza o su propuesta de estructuración regional del Marruecos democrático por el que siguen luchando). También hay definiciones sobre la lucha de las mujeres y sus objetivos; sobre las movilizaciones obreras y  populares y por los derechos democráticos; su posición ante la cuestión del Sahara "sobre la base de la legalidad internacional que se funda sobre el referéndum de autodeterminación" y por la descolonización de Ceuta, Melilla y Chafarinas. Podemos saber igualmente tanto sobre su postura ante la situación palestina o la crisis mundial abierta con los atentados del 11 de septiembre y la agresión imperialista en Afganistán como sobre su proceso de debate y colaboración con el PADS (Partido de la Vanguardia Democrática Socialista), otra organización de la izquierda marroquí. En resumen, una pagina que, desde Andalucía, hay que visitar y guardar en favoritos para volver...
 
Como hace algún tiempo, volvemos a recomendar Le Maghreb des droits humaines para poder seguir las campañas por los derechos humanos y las luchas en Marruecos, Argelia, Túnez y Mauritania.
 
 
Piedras palestinas contra
tanques sionistas en Belén
 
La represión sionista se incrementa en Palestina. El Ejercito israelí ha ocupado la mayoría de las ciudades autónomas de Cisjordania -Belén, Ramalah, Jenín, Tulkarem y Kalkilia- y mantiene bajo duro asedio Nablús, Hebrón y Jericó. La escalada represiva es visible. Por otra parte, la ANP de Arafat ha ilegalizado las ramas militares de diversas organizaciones palestinas y detenido a militantes del FPLP. Esta organización, como es sabido, ejecutó al exministro israelí de extrema derecha Rehavam Zeevi (partidario de la deportación de todos los palestinos) en represalia por el asesinato de su dirigente Abu Alí Mustafa por los sionistas (uno más de una larguísima lista de eliminaciones de dirigentes populares palestinos con los que Israel pretende descabezar la Intifada, pero de particular significación por su personalidad y responsabilidades). La acción, merecedora de un analisis detallado por sus complejas motivaciones, objetivos y consecuencias, se inserta además no sólo en el escenario mundial de crisis sino también, a escala palestina, en una coyuntura de desgajamientos en Al-Fatah, de activismo de Hamas... Parece pues un momento oportuno para informarse más o refrescar datos sobre esta organización, el Frente Popular para la Liberación de Palestina (en ingles). También del FPLP, la pagina Democratic Palestine. De otra parte, para hacer lo propio -de forma más resumida- con el Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP), puede consultarse la versión inglesa de su pagina en árabe Al-Hourriahh.
 
Para seguir las movilizaciones antiguerra, podemos acudir a Paremos La Guerra y para encontrar análisis desde diferentes puntos de vista, Rebelión-Especial. Tambien hemos colocado en nuestra pagina Archivo de Documentos - Carpeta Documentos, el Diario de sesiones del Congreso de los Diputados español que recoge la trascripción de Pleno dedicado a la Guerra del 18/10/2001 con los posicionamientos al respecto de todas las fuerzas políticas presentes en ese parlamento. Aún no siendo en principio una paginma antiguerra, seguro que de su lectura se extrae nuevo vigor antiimperialista.
 
Corto Maltés
 
¿Que pensaría Corto Maltes de lo que pasa hoy en el mundo?. Podemos imaginarnoslo... Para quien no lo sepa, el personaje de Hugo Pratt, nació en La Valetta (Malta) en 1887, hijo de un marino de Cornualles y de una gitana de Sevilla, apodada la Niña de Gibraltar y se crío en Córdoba; luego anduvo por Irlanda, por Somalia, por Siberia, Italia, China... O sea que aunque trotamundos y aventurero, Corto es prácticamente andaluz, casi un compatriota (¿no dicen algunos que la infancia es la patria?). Dicen de él que su rastro se pierde cuando vino a luchar con los rojos en la guerra Civil de 1936...
Pero, además, es el centro de una de las mejores series de historietas que se han producido; un pozo de entretenimiento y también de hondura. Para todos y todas -tanto quienes ya le hayan sido presentados como para quienes aún no lo conozcan- están a su disposición dos bellas paginas para tomarle el pulso, revisar su biografía, la de sus compañeros y compañeras de cuitas, sus álbumes y por supuesto la historia de su creador Pratt. La Web de Corto Maltes, hecha en Euskadi, obra de Gorka Miranda y Venecia, ciudad abierta, de Lucas Fizman, desde Argentina.
 
 
Música: O Breogan,
Himno Nacional de Galicia
 
 
 
Ayúdanos a sostener Andalucía Libre
Andalucía Libre es una iniciativa militante. Aún así, tiene gastos y pagos ineludibles: teléfono, etc.
Si quieres ayudarnos a continuar y a mejorar, realiza un ingreso o transferencia en la siguiente cuenta del
BBVA: 0182 3344 24 0202889151
--------
 
Publicidad del Servidor E-Listas:




[Adjunto no mostrado: RASD.bmp (image/bmp) ]












[Adjunto no mostrado: Mapa Galicia Estrella.bmp (image/bmp) ]


[Adjunto no mostrado: Corto Maltes 2.bmp (image/bmp) ]




[Adjunto no mostrado: Galicia, O breogan.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters