Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 76 al 105 
AsuntoAutor
nº 83 - Cronica Na Andalucí
nº 84 - Marcha a R Andalucí
nº 85 - Andalucía/ Andaluci
nº 86 - Cajas Podr Andaluci
nº 87 - Especial E Andaluci
nº 88 - EPA e Indi Andaluci
nº 89 - Financiaci Andaluci
nº 90 - Especial M Andaluci
nº 91 - Solidarida Andaluci
nº 92 - Crisis PCE Andaluci
nº 93 - Estado de Andaluci
nº 94 - ESPECIAL R Andaluci
nº 95 - Reforma Es Andaluci
nº 96 - Blas Infan Andaluci
nº 97 - Financiaci Andaluci
nº 98 - Tiempos in Andaluci
nº 99 - Andalucía Andaluci
nº 100 - Especial Andaluci
nº 101 - EEUU atac Andaluci
nº 102 - 20 años E Andaluci
nº 103 - Andanzas Andaluci
nº 104 - Marruecos Andaluci
nº 105 - Congreso Andaluci
nº 106 - Escandalo Andaluci
nº 107 - ¡¡Estalló Andaluci
nº 108 - Testimoni Andaluci
nº 109 - Euro - Pa Andaluci
nº 110 - Especial Andaluci
nº 111 - PSOE neol Andaluci
nº 112 - Venezuela Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 114     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nº 101 - EEUU ataca Afganistan - SOC - Laicos - Gibralt ar
Fecha:Viernes, 12 de Octubre, 2001  18:44:20 (+0200)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nº 101
 
 
En este Correo:
 
CALIDOSCOPIO DE UNA CRISIS MUNDIAL
EEUU ataca Afganistan - Nueva ofensiva imperialista.
* Entrevista a Marina Kamal (RAWA): La lucha de las mujeres y la situación en Afganistán
* Manifiestos contra la Guerra:
   - Andalucía
   - Euskadi
   - Cuarta Internacional
Motril: Padres en defensa del laicismo en la escuela.
   Opinión: Laicismo.
* Siguen Movilizaciones en Educ. Infantil tras el descuelgue de CCOO.
* 25 Aniversario del SOC: Manifiesto y acto en Marinaleda.
* Gibraltar: Gran Bretaña afirma querer normalizar la situación de Gibraltar antes de terminar 2002
* Sugerencias-Enlaces:
   - SOC
   - Rojos y Andaluces
   - Asociación Marróquí de Derechos Humanos
   - ELand-Net, Portal sobre las Naciones sin estado
* Enlaces, Directorio, Música.
--oOo--
 
 
Calidoscopio de una Crisis Mundial
 
 
EEUU ataca Afganistán
Nueva ofensiva imperialista
 
 
 
Los atentados del pasado 11 de Septiembre, la respuesta política y militar del imperialismo yanqui y las reacciones y consecuencias que ambos han provocado merecen una reflexión. Intentamos aquí ofrecer tratamiento a algunos de los aspectos de la crisis y de las cuestiones que esta ha ido suscitando.
Andalucía Libre
 
1. Las hipótesis sobre la autoría.
2. Nueva ofensiva imperialista.
3. La estrategia islamista.
4. El escenario afgano.
5. Reacciones políticas.
6. Ardor guerrero: Las ansias militaristas del Gobierno español.
7. Contra el imperialismo y la guerra.
 
 
1. Las hipótesis sobre la autoría.
 
Las declaraciones a la cadena  de TV Al-Yazira primero de Bin Laden y luego de otros portavoces de Al-Qaeda después del inicio de los bombardeos yanquis sobre Afganistán, han eliminado prácticamente las dudas sobre la autoría de los atentados del 11 de Septiembre. Sus referencias a lo ocurrido hace un mes en Washington y Nueva York y las amenazas de repetirlo, descartan las otras hipótesis que habían circulado hasta la fecha.
 
Ciertamente, es conveniente mantener la mayor prudencia y escepticismo sobre las presuntas informaciones que recibimos. Pero en esta cuestión, no parece razonable pensar que precisamente en el momento en que desde Al-Qaeda se quería dar su interpretación de los hechos y proponerse como alternativa ante el mundo árabe y musulmán, hubieran desaprovechado la ocasión para deslindarse de los atentados, si esa hubiese sido su intención. La forma técnica de esa conexión es algo por establecer, pero la vinculación política está clara.
 
De hecho, aparte de la repugnancia a coincidir con la versión yanqui, los argumentos que exculpaban a Bin Laden se basaban principalmente en una valoración errónea de los atentados del 11-S. Se aducía que estos superaban la capacidad de Al-Qaeda. Los datos que se han ido conociendo desde entonces desmienten esa interpretación. Los atentados no requirieron ni de una gran logística ni de una financiación excesiva. Tuvieron éxito porque fueron obra de una organización o red que tenía una estrategia que asumía el terror indiscriminado en los países infieles como arma política, que fue capaz de planificarlos con tiempo, asegurando su compartimentación y sus comunicaciones de manera que la inteligencia yanqui no pudiera advertir lo que se avecinaba y que disponía del material humano debidamente preparado técnicamente y motivado ideológicamente para llevarlos a cabo (inmolación incluida). Su realización fue debida a la originalidad en el planteamiento, perseverancia en la preparación y decisión en la ejecución. 
 
Cabe deducir que otra fuente de incredulidad provenía de los diferentes parámetros de análisis entre los autores y quienes los valoraban. Considerando al propio imperialismo yanqui beneficiario político de la acción, tendían a buscar en otro lado a los responsables.
 
Había quien simplemente eludía la cuestión, como el líder libio Gaddafi que afirmaba la peregrina adjudicación de los atentados al Ejercito Rojo Japones. Otros, recordando el precedente de Oklahoma, apuntaban a la extrema derecha yanqui sin tener en cuenta que resultaba realmente difícil de creer que ésta estuviera capacitada para intoxicar a ciudadanos árabes hasta el punto de usarlos en la acción y que tampoco resultaba muy sensato pensar que pudiera arriesgarse a una anulación definitiva en su propio país en el momento de un previsible descubrimiento de su hipotética participación. Había quien, por su lado, señalaba como culpable al Estado sionista argumentando que el atentado estrecharía aun más los lazos entre Israel y EEUU y evitaría cualquier tentación de desmarque táctico de Washington en relación a la política represiva del semifascista Sharon. Tampoco tenía un fundamento sólido esta derivación. Las diferencias entre EEUU e Israel son de menor cuantía. Aunque el Likud, en la tradición de su fundador el terrorista Menahem Begin, mantenga una radical renuencia a abandonar una pulgada de lo que llaman Eretz Israel (y que ahora identifican con toda la Palestina bajo las fronteras del Mandato británico), los Acuerdos de Oslo ya evidenciaron que el sionismo estaba dispuesto a admitir un Estado palestino a medio plazo en los territorios ocupados después de 1967; eso sí en la forma más sometida y tutelada posible, inviable, condenado a la dependencia, despiezado y sin control sobre Jerusalén Este. Los acuerdos estratégicos entre ambos socios -que incluyen el apoyo a la dinastía Hashemita en Jordania como seguro de control en la zona- no era razonable que fueran cuestionados hasta ese punto por unas hectáreas de más o de menos o un ritmo más o menos acelerado. Bush acaba de transmitir a Mohamed VI de Marruecos, en su calidad de presidente del Comité Al-Qods, que apoya un Estado palestino sustentado en las resoluciones de la ONU lo que sólo ha alcanzado para que Peres, ministro de exteriores sionista afirme que "comprende perfectamente bien" el gesto de la Casa Blanca. ¿Como pensar entonces que ningún sionista pudiera haberse propuesto arriesgar de forma irreversible la relación privilegiada EEUU-Israel, por unas ventajas tan nimias e inaprensibles?. Finalmente, había quien insinuaba la tesis del autogolpe: bien la propia Administración Bush, bien sectores inconcretos de la oligarquía yanqui, habrían planificado los atentados para hacer posible la nueva ofensiva imperialista que hoy vivimos y por ejemplo, asegurarse una mayor contundencia en la protección de sus ambiciones e intereses en los nuevos yacimientos energéticos del Asia Central y el Caucaso. Esta ultima elucubración no toma en cuenta el alto consenso existente entre los sectores que -con Republicanos o con Demócratas- domina la política yanqui y tampoco valora que una conspiración de esta naturaleza resultaría un esfuerzo tan innecesario como arriesgado.
 
El discurso de Bin Laden, entre otras consideraciones, muestra que los atentados eran elementos centrales no sólo militares sino políticos dentro de una estrategia elaborada.
 
2. Nueva ofensiva imperialista.
 
Bush II en el Congreso
 
La Administración Bush ha optado por adoptar un enfoque político y militar global ante la agresión terrorista, rechazando un mero tratamiento policial de la cuestión. La entidad del desafío a la invulnerabilidad e impunidad yanquis es una de las razones de la opción Bush. El poder yanqui ha de cuidar su imagen no sólo exterior sino también interior de supremacía mundial y satisfacer tanto las ansias de venganza de una parte importante de su población como los presupuestos del nacionalismo yanqui, históricamente unido, primero al expansionismo continental y luego a la hegemonía mundial (por muy plurietnico y muy constitucional que nos lo quieran presentar) y que es bien visible como elemento de cohesión social interno. Además, Bush ha entendido que esta es una oportunidad para afianzar el dominio norteamericano en la postguerra fría (no hay mal que por bien no venga)  institucionalizando y desarrollando pautas y orientaciones precedentes.
 
Asumiendo el carácter político del ataque le ha dado la respuesta política que mejor responde a sus fuerzas e intereses. Ciertamente, la Asociación Francesa de Juristas Demócratas -por ejemplo- puede tener razón formal cuando se escandaliza de la decisión unilateral de Bush de considerar unos actos terroristas como actos de guerra, haciendo fraude al llamado Derecho Internacional que reserva este carácter a los realizados por Estados y no por movimientos o personas y de todo lo que ello conlleva de respuesta extrajudicial. Y también resulta ilustrativa su comparación entre los atentados del 11 de Septiembre y la bomba que estalló hace algunos meses en el Metro parisino de St. Michel de la que se acusó al FIS argelino "sin que al Gobierno francés se le ocurriera enviar tropas a Argelia". Asevera que "la diferencia con el atentado del 11-s no es más que cuantitativa. Si ciertamente este ultimo ha sido más mortífero, más espectacular, mas doloroso en consecuencias humanas y materiales, es fundamentalmente un acto de la misma naturaleza". El problema de esta Asociación es que, quizá por razones profesionales, no acaba de entender que Bush tiene perfectamente claro cual es la función real del Derecho Internacional y que se sabe y se siente poseedor de la principal fuente de Derecho: la fuerza; que sabe también que la disposición y el ejercicio de la fuerza es lo que caracteriza esencialmente a un Estado y que a fin de cuentas, un Estado es una estructura política -como un movimiento- sólo que institucionalizado y estructurado. Por tanto, no es Bush quien tiene que someterse al Derecho sino el Derecho a Bush (como por otra parte ha ocurrido y ocurrirá siempre de forma expresa o implícita).
 
El discurso de Bush tras la crisis no es radicalmente nuevo. Reproduce muchos de los elementos que han inspirado la practica norteamericana antes y después del fin de la Guerra Fria. Lo nuevo de la etapa es que los atentados le han permitido, primero, embadurnar de esa moralina tan cara al imaginario yanqui al unilateralismo radical propio de un imperialismo hegemónico, justificando su intervencionismo irrestricto con la sangre de los muertos del 11-S. Segundo, que la reafirmación de esa dominación mundial haya obtenido el asentimiento servil de otras potencias (al menos de momento) y no sólo de la ONU, en este caso no sólo por omisión sino también por acción.
 
Bush ha afirmado que no existe neutralidad posible. O se está con los EEUU o se está contra los EEUU. Ha dicho también que reclama el derecho a invadir, bombardear, intervenir... en todo el planeta; según las consideraciones exclusivas de los EEUU y sin ninguna limitación ni temporal ni de ningún tipo. No sólo ha hablado de años de guerras oscuras; ha reivindicado las acciones húmedas (asesinatos, secuestros, sobornos, chantajes...) y no porque el imperialismo yanqui hubiera realmente cesado en algún momento de ponerlas en practica (ahí está el reconocimiento por Clinton de sus sucesivas ordenes ejecutivas de asesinar a Bin Laden o las multiples actividades encubiertas en Latinoamérica) sino porque considera -con razón- que le resulta conveniente relegitimar ante el pueblo norteamericano un tipo de actividades que habían quedado muy malvistas públicamente desde los 70. Además, ha remachado la necesidad de usar tropas terrestres buscando superar el "síndrome Vietnam" que debilitaba la capacidad de intimidación del imperialismo (sabiendo perfectamente que lo que hoy vale para Afganistán, mañana puede valer para Colombia) obteniendo, de momento, éxito ante la opinión publica norteamericana (como casi siempre, este tipo de estados de opinión pueden ser revertidos según se vayan recibiendo bolsas de plástico o cajas de madera llenas de héroes muertos, pero aún así es un progreso importante para el imperialismo). En resumen ha reclamado y obtenido vía libre al terrorismo de estado como medio para asegurar el predominio mundial yanqui (por eso, entre otras razones, no ha intentado secuestrar a Bin Laden para someterlo a juicio en EEUU sino que ha organizado el derrocamiento del Régimen taliban).
 
The Wall Street Journal, vocero del capital imperialista y en plena sintonía con Bush, titula el 24 de Septiembre: ¿Adios Seattle?. Tras admitir que el terrorismo y los movimientos antineoliberales que han llenado las calles de Seattle a Génova no son exactamente iguales, sí les encuentra elementos comunes tan importantes como que los dos no se someten a las "normas democráticas aceptadas", resultándole evidente que los "antimundialización comparten ciertos objetivos con los terroristas", concluyendo no sólo con la advertencia de que "las sociedades democráticas serán en adelante menos tolerantes ante sus violencias" sino con un llamamiento a que "la autoridad y las instituciones habrán entendido el mensaje". Los avances en las extradiciones automáticas, la colaboración policial intensificada, las restricciones al derecho al asilo o a la circulación, son elementos consustanciales a la situación y a esta orientación de los gobiernos imperialistas.
 
El imperialismo yanqui ha conseguido situar en su torno un coro de atemorizados socios. La OTAN y la UE (es decir, Francia y Alemania) se han situado firmes y en primer tiempo de saludo. "Tu guerra es mi guerra", han venido a decirle a Bush pero con la importante diferencia entre uno y otros, que es sólo Bush quien establece quien es el enemigo y cuando y cómo combatirlo. Gran Bretaña, de nuevo, ha vuelto a darle por enésima vez póstumamente la razón a De Gaulle, ejerciendo de hermano pequeño fiel. Puede pensarse que todos estos estados imperialistas comparten el interés en asegurar la estabilidad (es decir, la situación actual) de la nación árabe y del Tercer Mundo en general y que por ello van tras la estela de EEUU, pero cabe preguntarse hasta qué punto esa coincidencia ha de traducirse necesariamente en asumir los puntos de vista o los humores dominantes en cada momento en Washington sin poder salirse ni un milímetro del guión, so pena de condena. Recordemos al respecto que la cara amable de la UE, en comparación siempre con EEUU, no es más que la fachada que esconde la búsqueda por responder a intereses propios derivados de la historia o la geografía, por preservar o conseguir espacios de influencia especifica. Esta especificidad es la que ha permitido a Francia o a Alemania, por ejemplo, hacer negocios en Irán o Cuba, mientras EEUU vetaba cualquier contacto. De momento, EEUU ha ganado un asalto: aunque las bombas que machacan Afganistán hoy por hoy sólo salen de los vientres de aviones yanquis o británicos, nadie en el mundo desconoce que Francia se ha definido por dar un paso más en su implicación, que Alemania se ha ofrecido a lo mismo. A los ojos del mundo, desde el punto de vista político y moral, los gobiernos de la UE son cómplices de la agresión, indiscutiblemente. La siguiente prueba será cuando desde el despacho oval de la Casa Blanca se afirme que hay que bombardear o intervenir en otro país.
 
De otro lado, EEUU ha conseguido también la anuencia de Rusia (ocupada en aplastar a Chechenia) y que quizá espera con ello no sufrir la embestida yanqui también en Uzbekistán, Tadjikistan, Kirguizistán y sobre todo Kazajstan. India (que ocupa la mayor parte de Cachemira desde 1947) ha visto la ocasión de acercarse a EEUU a la vez que debilita a su tradicional enemigo Pakistán. China y Japón siguen a lo suyo. Hay que anotar también el significativo detalle de que los dos únicos estados -al margen de Francia, Gran Bretaña y Alemania- citados por Bush fueran otros dos de mayoría anglosajona, estratégicamente situados: Canadá (al norte de la frontera yanqui) y Australia (fortín del Pacifico).
 
La reunión de la Organización de la Conferencia Islámica (¿como sonaría la Organización de la Conferencia Cristiana?) ha evidenciado la situación de la nación árabe y el mundo musulman. Arabia Saudi colabora todo lo que le resulta posible hasta el limite visible que pueda desestabilizar su régimen ultrareaccionario. La dictadura paquistaní del General Musharaf hace lo propio. La Monarquía marroquí lamenta las victimas... pero apoya y comprende la agresión. Y así por el estilo. El presidente de Irán, Mohamed Jatamí, afirmó, por su parte, "Uno dice que quien no esté con Norteamérica está con los terroristas; otro cree que cualquiera que no esté de acuerdo con él es un enemigo(...). El pueblo norteamericano ha sido víctima de crímenes de terrorismo, mientras el pueblo afgano sufre una doble opresión: la de unos gobernantes ignorantes y la de los ataques estadounidenses". Antes, el ministro de Exteriores iraní, Kamal Jarrazi, había asegurado que "Irán considera que los ataques contra el pueblo indefenso de Afganistán son inútiles".
 
3. La estrategia islamista.
 
 
Los acontecimientos desde el 11-s hasta hoy nos aportan algunas claves y consideraciones.
 
Primera. El Régimen taliban (o al menos sus dirigentes) ha supeditado su preservación y continuidad en Afganistán a los lazos que le unen a Bin Laden y Al-Qaeda. No lo han entregado a los EEUU sabiendo perfectamente a lo que se exponian. Ha primado pues la estrategia panislámica internacional sobre la afgana.
 
Segunda. Resulta evidente que la planificación del atentado sobre EEUU implicaba la eliminación paralela de Massud (el líder de la Alianza del Norte) y que a su vez esta acción táctica local se ejecutaba porque, previendo la reacción yanqui, se quería dificultar la cohesión de sus previsibles aliados en el interior de Afganistán y mantener vivo el máximo de tiempo posible el escenario de conflicto afgano.
 
Tercera. Quien ha planificado estas acciones y previsto las respuestas enemigas es lógico que tenga preparados de antemano sus siguientes movimientos. ¿Otro atentado masivo espectacular en EEUU o Europa occidental?. ¿Algo en Arabia Saudí?.
 
Los discursos en la cadena de TV Al-Yazira muestran claramente los objetivos políticos del islamismo. A partir de la ya famosa frase: "no toleraremos que la tragedia de Andalucía se reproduzca en Palestina", los portavoces de Al-Qaeda sueltan una tras otra verdades evidentes: la humillación de la nación árabe, la opresión de Palestina por el sionismo, las muertes masivas en Irak ante la indiferencia occidental... Han denunciado el colaboracionismo de los regímenes arabes. Todo ello para presentarse a si mismos como la alternativa que puede liberar a los árabes y a los musulmanes de la dominación occidental. Han venido a decir a las masas árabes y musulmanas: Aquí estamos nosotros; nosotros somos los combatientes que realmente luchan contra quienes os explotan, quienes os roban, quienes os desprecian. Han justificado su táctica de terror indiscriminado a cuenta de los previos excesos de Occidente. Han afirmado -como Bush- que no cabe neutralidad o tercera vía: Con ellos o con EEUU. Han apuntado especialmente hacia Arabia saudí, refiriéndose al vendaval que pronto barrerá la península arabiga. En resumen, han intentado situar el conflicto de manera que una corriente reaccionaria como son, que de entrada considera globalmente enemigos a abatir a toda la población de los países imperialistas sin mayores distingos, pueda situarse a la cabeza de la protesta y la rebelión contra el orden imperialista.
 
Resulta lógico el malestar de Irán o la incomodidad de los estados arabes. Al-Qaeda, utilizando una combinación de espacios de poder territorial controlados (Afganistán), una acción espectacular (los atentados), una reacción imperialista (la agresión) se sitúa simbólicamente, en primer lugar, como bandera de todo el islamismo político y fuerza a sus adversarios y competidores en ese campo político a tener que definirse en relación a ellos entrando en disquisiciones que contradicen parte de sus historias y muchos de sus intereses y además genera una nueva situación que inevitablemente le marca la agenda a las otras corrientes políticas existentes en la nación arabe.
 
Al respecto, hay que recordar que el movimiento islamista es un campo políticamente fragmentado y heterogeneo. Pueden compartir entre sí la valoración del Islam como fuente de inspiración política valida para la organización social pero aparte de esto -que no es poco- las interpretaciones de lo que esto significa en la practica son extremadamente variopintas. No podía ser de otra manera porque por mucho que el Islam naciera como una religión que incluía muchos conceptos y principios de estructuración política, es obvio que no son traspasables paradigmas del siglo VII al XXI. Por hacer una comparación, en el campo islamista se pueden encontrar fuerzas que serían comparables a un arco que fuera de la democracia cristiana al fascismo. No son tampoco lo mismo los islamistas que extraen su fuerza de su táctica nacional como movimientos de oposición a la ocupación extranjera (casos de Hamas en Palestina o Hezbollah en Líbano) que quienes actúan en Turquía, en Indonesia, en Filipinas... No son iguales las fuerzas islamistas de Pakistán (tradicionales aliados de las sucesivas dictaduras militares) que las que están presentes en la heterogénea Resistencia chechena (dividida entre islamistas laicos y wahabitas); las que colaboran con los Hashemitas en Jordania o las que se oponen a Mubarak en Egipto y estos a su vez son diferentes a los que se definen contra Ben Ali en Túnez o esperan su hora en Marruecos. No son lo mismo todos estos y sus financiadores de Arabia saudi y los estados del Golfo. A toda esta panoplia de organizaciones y Estados (y de rebote, también a quienes desde otras tradiciones o corrientes políticas árabes han utilizado demagógicamente la referencia islámica como el Baas o Gaddafi), Al-Qaeda les ha planteado un desafío político.
 
La estrategia de Al-Qaeda se desarrolla en un momento en que el islamismo no vivía precisamente sus mejores horas. En Irán es notorio el conflicto interno entre duros y aperturistas y los problemas económicos  (porque el islamismo, como es lógico y por mucho que se diga lo contrario en los zuks o en las madrasas, no tiene ni puede tener un modelo de organización social y económica propio y lo que llama economía islámica no es más que un capitalismo asistencial). En Turquía han fracasado en la gestión municipal y de hecho siguen atenazados por la disyuntiva de optar por la colaboración o la confrontación con el régimen militar kemalista (aparte de que comparten con el régimen su política represiva antikurda). En Argelia, recientemente, se han visto claramente sobrepasados y marginados por la revuelta democrática, ubicándose frente a ella y por tanto objetivamente del lado del régimen por sus doctrinas que rechazan -por la consideración del árabe como lengua sagrada del Islam- el reconocimiento de la cooficialidad del tamazight (bereber) y por tanto el reconocimiento del Magreb como una realidad arabobereber. En Sudán, los militares han apartado del poder a Al-turabi (que ahora reclama elecciones libres y una solución democrática del conflicto con el Sur)... Todo este escenario se ha visto afectado y modificado por la acción de Al-Qaeda.
 
Al-Qaeda apunta específicamente a dos escenarios de importancia estrategica. Primero: Palestina. Es un objetivo simbólico y político central, de ahí sus referencias públicas directas. Ha buscado y obtenido un enfrentamiento abierto entre Hamas y Arafat (como se ha podido ver en las manifestaciones de Gaza durisimamente reprimidas por la ANP de Arafat). Al-Qaeda e Israel, por razones diferentes obviamente, comparten la idea de provocar una guerra civil interpalestina. Ante el fracaso evidente de la estrategia de Arafat, la intención de Al-Qaeda es favorecer que la rabia palestina por los sufrimientos que inflinge la ocupación sionista termine por desplazar a Arafat y que la resistencia palestina pase a ser hegemonizada por Hamas. De momento, vivimos un momento de espera tras los pactos de no agresión que han sucedido a la represión de Gaza pero es una situación inherentemente inestable que puede modificarse en cualquier momento. Segundo. Arabia Saudí. A fin de cuentas, Bin Laden es, en ultima instancia, sólo un wahabita ortodoxo que aplica su doctrina de forma coherente y que por tanto desenmascara las contradicciones del tan reaccionario como pragmático régimen saudí. Pese a su desposesión de nacionalidad, es obvio que Bin Laden mantiene vínculos de todo tipo con personas y sectores no precisamente marginales dentro de la estructura política y social saudí. Desplazar a la familia real (o a alguno de sus clanes) y tomar el control de Arabia saudi significaría un cambio de importancia mundial y es muy previsible que junto a las acciones de propaganda tanto hablada como armada que se realizan dentro del Reino, se estén desarrollando otras reservadas. De esa conciencia de fragilidad derivan los equilibrios saudíes y por ejemplo su desaire a Blair, a quien se le ha informado de que su presencia en Riad no sería oportuna.
 
Si por parte yanqui la crisis se prevé prolongada, del lado de Al-Qaeda y lo que representa su interés coincide en extenderla y recrudecerla en el tiempo y en el espacio.
 
4. El escenario afgano y regional.
 
Fuente: Le Monde Diplomatique
 
Es sabido que el régimen taliban es predominantemente pashtun. Se impuso en Afganistán sobre la anarquía de los señores de la guerra que había sustituido al Régimen del PDPA, caído tras el corte de todo suministro desde Rusia una vez que Yeltsin prohibió incluso el envío de suministros pagados. Su éxito se debió en buena parte a la asistencia y apoyo del Régimen pakistaní, siempre preocupado por controlar o influir sobre lo que ocurre al otro lado de la frontera. Los talibanes han practicado una política de opresión nacional sobre las otras nacionalidades de Afganistán (tadjiks, uzbekos, turkmenos, hazaras, nuristanies...). Esta circunstancia es la que sostiene a la Alianza del Norte, que ha recibido apoyos de Rusia, Uzbekistán, Tadjikistán e Irán. Los talibanes han perseguido especialmente a los hazaras (minoría nacional mogol de lengua persa y confesión musulmana chii) considerados herejes -lo que ha indignado especialmente a Teherán- y a los nuristanies, tachados de musulmanes de escasa fe, convertidos a la fuerza al Islam en las postrimerías del siglo XIX.
 
En el juego de fuerzas regionales, Islamabad ha apoyado a los talibanes (hasta el ultimátum de Washington), primero, porque esperaba así asegurar sus espectativas de controlar la terminal marítima de los oleoductos y gasoductos a construir para dar salida a las reservas energéticas existentes en el Asia Central y confiaba impedir de esta forma que fructificase la opción iraní (coincidiendo así con los intereses yanquis). Segundo, porque desde la misma constitución del Estado pakistaní como consecuencia de la división de la India Británica en 1947, siempre ha temido la constitución de un movimiento pashtun en pro del Pasthunistan que pusiera en peligro la integridad territorial de Pakistán (que ya tuvo que sufrir el desgajamiento de Bangla Desh). Los pashtunes están divididos entre Afganistán y Pakistán por una frontera artificial levantada sobre la llamada Línea Durand, trazada unilateralmente por los británicos en 1880.
 
Tanto Afganistán como Pakistán son Estado plurinacionales, plurietnicos y plurlinguisticos. Si en Afganistán el factor de cohesión estatal ha sido la coincidencia en un nivel tribal y una ubicación geográfica que tradicionalmente le ha permitido jugar el papel de Estado tapón -primero entre la Rusia zarista y el Imperio británico; luego entre la URSS y los aliados asiáticos de EEUU), en Pakistán su razón de ser ha derivado de la confesión islámica de sus nacionalidades y la oposición a una India identificada con la hegemonía hinduista y que ocupa por la fuerza la mayor parte de Cachemira desde 1947. De ahí que los sucesivos regímenes militares (desde el de Ayub Khan hasta sobre todo el de Zia Ul Alk) hayan ido acentuando el carácter ideológicamente islámico del Estado pakistaní (para satisfacción de los saudíes) sin que ello haya sido contradictorio con el mantenimiento de alianzas preferentes con EEUU (siempre inquieto por las veleidades neutralistas de India) y China (enfrentada a India por el control de diversas regiones fronterizas en el Himalaya y por el asilo a los partidarios tibetanos del Dalai Lama). Las fuerzas islamistas han servido como auxiliares políticos civiles de los militares (a los que ahora critican por su opción yanqui) y contrapeso al populista y corrupto Partido del Pueblo, controlado por el clan Bhutto. Los diversos territorios de Pakistán mantienen sensibles diferencias sociales y económicas (no es lo mismo el Sind o el Punjab que las regiones pashtunes o baluches).
 
Buena parte de las normas más reaccionarias que desde Afganistán han conmovido al mundo ya se impusieron durante el dominio en Kabul de las fuerzas a las que sustituyó el Taliban y que ahora configuran en parte la Alianza del Norte-Frente Unido (y que además mantienen vigentes en sus zonas de control). Estas fuerzas se han sostenido, entre otras fuentes, con el contrabando de opio. El exilado rey Zahir Shah representa también un pasado de atraso, corrupción y componendas con los jefes tribales y ahora reaparece como cobertura del proyecto norteamericano que aspira a aglutinar a la Alianza del Norte, a jefes tribales pashtunes y a los talibanes que admitan desentenderse de la estrategia de Al-Qaeda. La solidaridad tribal sigue muy viva en Afganistan. Precisamente la incompetencia de los regímenes del PDPA para romperla -convirtiendo en operativas las contradicciones sociales internas intratribales- junto a su torpe autoritarismo, represión arbitraria y dependencia de la burocracia soviética, facilitaron su derrocamiento. No obstante, la tensión Kabul-tribus (que se superpone y atraviesa a los conflictos nacionales citados) ya existía en la época de la Monarquía; siguió con la República de Daud y continua siendo un factor existente hoy, tenido en cuenta por todos los agentes en la zona.
 
Hoy mismo, en Pakistán, el Partido Laborista de Pakistán (con más de 100 militantes en prisión) desarrolla su actividad bajo las amenazas tanto del Régimen militar como de los islamistas y está llevando a cabo una campaña en muy difíciles circunstancias bajo el lema: No a la guerra, No a la agresión imperialista, No al terror de los fanáticos religiosos, y por un Pakistán pacífico y democrático.
 
5. Reacciones políticas.
 
No resulta ninguna sorpresa contemplar como la socialdemocracia internacional social-liberal se alinea nuevamente del lado imperialista, justificando y apoyando su estrategia y sus actos. Sus lamentos hipócritas por la suerte de los afganos civiles no pueden engañar a nadie. Blair, Jospin, Schoreder, Zapatero... mantienen la tradición colonialista de sus predecesores.
 
Los Verdes alemanes (que no pueden escurrir el bulto ante el conflicto, ya que tienen en sus filas al ministro de exteriores alemán, Fischer) no han abandonado el Gobierno federal ni han amenazado con ello. Son pues corresponsables del alineamiento del imperialismo alemán con el angloyanqui. Los Verdes de Andalucía, presentes en el Parlamento andaluz con una diputada gracias a su inclusión en las listas del PSOE y que accedieron a algunos cargos institucionales a cuenta de ello, siguen sosteniendo con su voto decisivo al mismo Gobierno PSOE-PA que apoya la agresión imperialista, el uso yanqui de las bases militares de Rota y Morón y el desprecio más absoluto a la seguridad y los intereses nacionales andaluces. En Francia, tanto Los Verdes como el PCF participan de las movilizaciones antiguerra (bajo una declaración conjunta plena de eufemismos, lugares comunes y sandeces liberales y que ni siquiera cita en una ocasión la palabra imperialismo) pero aún así tampoco han abandonado el Gobierno de la llamada izquierda plural; es decir, mientras se manifiestan en la calle en contra, son corresponsables desde el Gobierno de la participación subordinada del imperialismo francés en la agresión.
 
En el Estado español, el PCE-IU se ha pronunciado contra la guerra y contra la participación española en la agresión en una Resolución bajo el lema: "Por la Paz: no al terrorismo, no a la guerra". De hecho, la ausencia de IU de la manifestación antiterrorista convocada en Madrid al poco de los atentados por PP-PSOE-CCOO-UGT, fue consecuencia de un durísimo debate interno, saldado con el acuerdo de no ir y que finalmente terminó en una presencia separada bajo pancarta propia. No obstante, su discurso no sólo sitúa en el mismo plano el terrorismo y la guerra (lo que podría comprenderse dado el impacto popular del terror indiscriminado) sino que centra su alternativa en que sea la ONU la que desarrolle la respuesta antiterrorista -como si esta fuera algo al margen de los estados que la integran, sin tener en cuenta cual es la correlación interna de fuerzas en su seno y sin ni siquiera atender cual ha sido la actitud de la ONU en la crisis que, nuevamente, ha dado vía libre a la política de Bush- lo que viene a ser un brindis al sol que permitiría la intervención yanqui bajo un paraguas pretendidamente legitimo.
 
En el ámbito internacional se han dado también otras respuestas que merecen atención y comentario. Así en Argentina se ha provocado una dura polémica pública tras la distribución por la revista Resumen Latinoamericano de una intervención de Hebe de Bonafini (de las Madres de Plaza de Mayo) en una sesión de su Universidad Popular el pasado 20 de Septiembre.
 
Allí, Bonafini declaró:
"Yo no hablo en mi nombre, hablo en nombre de las Madres, que somos la voz de nuestros hijos. Hablamos con su boca, miramos con sus ojos, latimos con su corazón. Cuántas veces nos dijeron qué era el capitalismo, qué era la represión, qué era EE.UU, cómo se formaban los militares para torturar. ¿Cuántas y cuántas veces lo escuchamos?. Por eso cuando pasó lo del atentado y yo estaba en Cuba visitando a mi hija, sentí alegría. No voy a ser hipócrita, no me dolió para nada. No me dolió para nada, porque siempre digo en mis discursos, decimos las madres, que nuestros hijos serán vengados el día que el pueblo, algún pueblo sea feliz. Y creo que en el momento del atentado, un atentado sin ninguna declaración de guerra, alguien que declaró la guerra sin portaaviones, sin aviones, sin misiles, sino con el cuerpo, y no es muy fácil declarar la guerra con el cuerpo, por eso fue inesperado, porque tanta tecnología no le sirvió a EE.UU. Yo sentí  que había muchos pueblos en ese momento que eran felices y sentí que la sangre de tantos en ese momento era vengada.  Aunque hablamos en contra de la venganza que quiere implementar Bush, este es otro tipo de declaración de guerra. Ahí no murieron pobres, no murieron poblaciones. No murieron viejos, nosotros vimos que en Yugoslavia bombardearon asilos de ancianos, bombardearon las refinerías, bombardearon los refugios. Vimos los pedazos de personas en Irak, porque EE.UU bombardeó los refugios donde estaban los niños. La cifra es casi de 1.000.000 de niños muertos en Irak por los que queda en la tierra, por el hambre y además por la contaminación, esta cosa del uranio empobrecido, que dura años y años en irse. Lo vimos y lo sentimos y lo sufrimos, y nos duele ,por supuesto que nos duele.  Pero el día del atentado yo sentí que había hombres y mujeres muy valientes. Valientes, como una montaña de valientes, que se prepararon y donaron sus vidas para nosotros, tal vez para nuestros nietos, ni siquiera para nosotros. Declararon la guerra con sus cuerpos, manejando un avión para estrellarse y hacer mierda al poder más grande del mundo. Y me puse contenta, por qué no. A algunos les parecerá mal. Cada uno evaluará y pensará. Yo no voy a ser falsa. Brindé por mis hijos, brindé por tantos muertos, contra el bloqueo, por todo lo  que se me venía a la cabeza. Brindé por los valientes. Brindé por los hombres que hicieron una declaración de guerra con el  cuerpo. Una declaración de guerra inesperada para todos. Pero una declaración de guerra para algo que EE.UU no puede atacar porque no sabe a quién, ni cómo, ni dónde llegar. Afganistán no tiene ni escuelas, está todo destruído, viven en las montañas, ¿qué van a bombardear?¿A un hombre? Ahora tiene que empezar a retroceder,  va a mandar portaaviones, barcos, aviones, todo ese poder inmenso, pero están muertos de miedo. Ese miedo que nos metieron a nosotros todo el tiempo, con la persecución, con la desaparición y con la tortura, ahora lo vive el pueblo norteamericano entero. Ese pueblo que se calló y aplaudió las guerras. Porque las guerras existieron porque el pueblo norteamericano las aplaudió. Si el pueblo las hubiera rechazado, las guerras no hubieran existido. Porque los bombardeos de la OTAN, los bloqueos y los millones de niños que se mueren de hambre en este mundo, es culpa de este poder que los hombres con el cuerpo atacaron. Y todos lo sabemos, y no lo vamos a seguir repitiendo, porque los que estamos acá casi todos sabemos qué significa EE.UU. Cuando hablan del imperio, sí quieren dominar el mundo, y casi lo tenían amarradito, pero también todo lo que se hacía ahí en ese lugar, en esas dos torres, ahí se decidía  todos los que nos íbamos a morir, a quedar sin trabajo, a masacrar, a bombardear. Ahí se decidía. Pero la propaganda es tan brutal, tienen tanto en sus manos, que como decían ellos mismos y ahí muchas agencias, los norteamericanos primero le mienten los poderosos a su pueblo, los gobernantes le mienten tanto, el pueblo se lo cree y después pueden hacer lo que quieren con lo que les cree el pueblo, como pasó aquí. Como decía Viñas: nuestros hijos eran terroristas, y mucha gente se quedó callada porque pensó que estaba bien que había que matar a los terroristas,  porque ¿si eran terroristas qué iban a hacer? Terrorismo. Entonces, nosotras éramos las madres de los terroristas. Se habló y se habló, y mucha gente dijo : no, pero ponen bombas. Sufrimos muchos años, nos costó mucha vida reivindicar a nuestros hijos como revolucionarios, ponerlos lo más alto posible, hacerles sentir al pueblo que dieron y entregaron sus vidas para un mundo mejor, para que nosotros podamos hablar, vivir, sostenerlos,  defenderlos y seguir luchando. Eso es lo que hacemos en esta casa.".
Resulta muy triste leer estas palabras y este pretendido análisis en la voz de una persona que se ha ganado un merecido prestigio por su oposición insobornable al poder y su solidaridad con las luchas populares en su país y en el conjunto del mundo. Sin embargo, esta trayectoria no le habilita para defender una orientación errada tanto desde el punto de vista político como ético. Bonafini aplica apasionadamente un principio equivocado: el que considera que el enemigo de mi enemigo es mi amigo. Ser antinorteamericano no significa ser necesariamente progresista. Y que se disponga de arrojo personal no es un elemento ni de exculpación ni de exaltación. Ni siquiera su interpretación politicamente simbólica de los objetivos es correcta, porque amen de ser sedes de corporaciones, las Torres Gemelas también eran centro de trabajo de miles de personas inocentes. Ciertamente, el imperialismo yanqui es inmensamente cruel, ni cien once de septiembres juntos podrían acercarse a las muertes y a los sufrimientos que ha provocado, pero la responsabilidad política o la degradación ética del imperialismo no autoriza a recurrir a sus criterios o a sus metodos. No tiene nada que ver secuestrar un avión para embestir un rascacielos con la guerrilla; precisamente esa es la tesis de los voceros imperialistas. Tampoco tiene sentido ni coherencia ver estas acciones como una expiación de pasados pecados del pueblo norteamericano tomado como un todo indiviso. No sólo olvida a aquellos norteamericanos que dieron la cara contra la agresión yanqui en Vietnam y en tantas otras ocasiones. Dar el salto de pasar de considerar la estupidez o ignorancia colectivas inducidas como un hecho social a convertirlas en un cargo moral que justifique tamaño castigo es inadmisible. Si en los EEUU la mayoría de la población anda entontecida con el béisbol, ve la Ruleta de la Fortuna o bien vota Republicano-Demócrata o no vota; es obvio que en Andalucía hace lo propio con el fútbol, ve Gran Hermano o vota PP-PSOE así como en Argentina también se extasía con el fútbol, sigue los culebrones o llena las urnas con votos a Justicialistas-UCR. Resultaría absurdo que estas practicas sociales justificaran el asesinato indiscriminado. Finalmente, no sólo es evidente que aquellos con quien se solidariza Bonafini la habrían colgado hace años de una soga de encontrarse en Afganistan. Sus opiniones son nada solidarias con quienes en la zona -como el LPP o RAWA- defienden una posición antiimperialista desde la izquierda. En el siglo XXI no pueden aplicarse raseros distintos, considerando admisibles para otros lo que rechazamos para nosotros. No estamos en el siglo XIX; ni nosotros, ni el imperialismo, ni los islamistas. Podemos entender de donde vienen y de donde captan o aspiran a captar su fuerza social pero no justificar ni apoyar a corrientes reaccionarias; por mucho que se opongan coyunturalmente al imperialismo, porque de hecho su pasado y su proyecto político y social manifiestan con rotundidad que esta no es una oposición de principio asentada en postulados alternativos de organización social sino una mera respuesta bárbara a un salvajismo mayor.
 
6. Ardor guerrero: Las ansias militaristas del Gobierno español.
 
El Gobierno español del PP no sólo ha permitido a los EEUU usar de forma absolutamente ilimitada sus bases militares sobre territorio andaluz. De hecho, nuevamente y como en el caso de Serbia, se encuentra en estado de guerra sin haberlo aprobado el Parlamento español, lo que por otra parte muestra por enésima vez lo que vale el orden constitucional. No sólo ha sido avalista incondicional y entusiasta de la agresión. No sólo ha entregado unidades navales para cubrir los huecos de la flota yanqui. Se encuentra en la vanguardia de la nueva interpretación única y excluyente del mundo que considera extramuros, todo lo que no comulgue con los intereses dominantes. Está empeñado en enviar tropas de tierra, como auxiliares de yanquis y británicos, para cubrirlas de gloria y si hasta ahora no lo ha hecho, ha sido tan solo porque Washington no ha demostrado mayor interes. Por supuesto, hay que rechazar esta opción y el conjunto de la política seguidista de Aznar pero adelantando la reflexión de que esas tropas mercenarias de bandera española en caso de ser desplazadas a la zona no merecerían el menor sostén, apoyo o solidaridad. 
 
7. Contra el imperialismo y la guerra.
 
En estos momentos hemos de pronunciarnos claramente.
1. No a la guerra. No a la ofensiva imperialista. No al intervencionismo yanqui. No a los bombardeos.
Ningún apoyo al Régimen taliban o Al-Qaeda; tampoco al Rey Zahir o a la Alianza del Norte.
2. Rechazo al terror indiscriminado. La violencia revolucionaria es legitima.
3. Las tropas imperialistas no son nuestras tropas.
4. La ONU no es la solución del problema, sino parte del problema. Defensa de la Soberanía Nacional y de la solidaridad entre los pueblos.
5. Por la democracia real en Próximo y Medio Oriente, en el Masrecq y en el Magreb; contra las dictaduras militares y los regímenes teocráticos. Solidaridad con la izquierda y los nacionalistas laicos árabes. Por la Autodeterminación de Kurdistan y Chechenia; por el cese del bloqueo contra el pueblo de Irak.
6. Por un Estado palestino soberano e independiente en todos los territorios ocupados en 1967. POr el desalojo de todas las colonias sionistas en esos territorios. Por la expulsión del Estado sionista de Israel de la ONU, de Eurovisión, de la UEFA... hasta que no cumpla estas demandas. Por la ruptura de acuerdos comerciales Unión Europea-Israel; por el reconocimiento del Estado palestino.
7. Por la defensa intransigente de todos los derechos democráticos, civiles y laborales.
8. OTAN NO, Bases Fuera. Por la prohibición inmediata del uso de las bases yanquis en Andalucía.
9. Por la condonación de la deuda externa del Estado español (sin conversión en acciones de empresas privatizadas).
10. No a la Unión sagrada, no al pensamiento unico.
 
 Afganistán
Marina KAMAL | Activista de RAWA, Movimiento Revolucionario de las Mujeres de Afganistán
«La Alianza del Norte y los talibán son igual de fundamentalistas»
 
Marina Kamal tiene 20 años. Es una chica de tez morena y ojos oscuros y profundos. Su trabajo es peligroso, de ahí que las fotografías no muestren su rostro. Pasó los primeros tres años de su vida en prisión. Su madre fue una de las primeras mujeres implicadas en la lucha contra la ocupación soviética. En su última visita a Afganistán, acompañó a una periodista francesa, ambas camufladas bajo un burka. Está entrevista tuvo lugar en Peshawar, en uno de los campos de refugiados 
 
Afganistán

RAWA es una organización feminista fundada en 1977. En estos 24 años han desarrollado proyectos médicos y educativos tanto en Afganistán como en el exilio. Bajo el dominio ruso, yehadí y talibán han luchado por conseguir un lugar digno para la mujer en la sociedad afgana. Varias de sus activistas han muerto en atentados, entre ellas Meena, su fundadora..

¿Cuánta gente forma parte de RAWA?

Somos alrededor de 2.000 personas, de prácticamente todas las etnias. El 80% de estas personas desarrolla actividades clandestinas dentro de Afganistán. El resto trabaja desde Pakistán, principalmente con los refugiados. Todas son mujeres. RAWA es una organización de mujeres, aunque, por supuesto, tenemos colaboradores masculinos.

¿Cómo es un día para una activista de RAWA en Pakistán y en Afganistán?

Depende del campo en que trabajemos. Cuando estaba en la oficina de publicaciones, trabajábamos a menudo de noche. Teníamos muy pocos medios y era un trabajo muy duro. Ahora visito los cursos de alfabetización y a los profesores, atiendo a los visitantes y a la prensa... En el interior de Afganistán es un trabajo muy variado y arriesgado: hay gente que tiene una pequeña escuela clandestina en su casa, doctoras que realizan visitas médicas, incluso gente que distribuye nuestras publicaciones en el interior de Afganistán, publicaciones que la gente adquiere aún a riesgo de sus vidas.

Inciden mucho en la educación.

Los hombres tienen más poder en todas las parcelas públicas porque tienen más acceso a la educación. Nuestros cursos de alfabetización y los cursos de concienciación política tienen el objetivo de elevar el poder de la mujer y convertirla en alguien capaz de exigir sus derechos.

¿Cómo es su feminismo?

Conocemos el feminismo occidental, pero la base de nuestras ideas surge de lo más elemental, de nuestra experiencia y de la represión sufrida. Tras décadas de ser aplastadas a todos los niveles, exigir igualdad y derechos básicos surge como algo natural. Además, hay una diferencia importante: mientras en Occidente las mujeres luchan por el derecho al divorcio o por igualdad de salarios, nosotras luchamos por poder salir de casa; mientras las mujeres de Occidente exigen representantes femeninas en los parlamentos, nosotras luchamos por cosas tan elementales como poder salir de casa solas o que nuestra vida deje de estar en peligro si accidentalmente se nos ve un brazo bajo el burka.

¿Cómo viven el Islam las activistas de RAWA?

Casi todas somos musulmanas, pero musulmanas que vivimos el Islam como una opción personal, algo que forma parte de nuestras vidas, pero que en ningún caso debe interferir en la política.

¿Tiene cabida en el Islam un movimiento feminista como el suyo?

El Islam es una cosa muy amplia y, por supuesto, muy lejana de la interpretación que hacen los Talibán. El Islam brinda a la mujer el derecho a educarse, a salir a la calle, a trabajar, a exigir sus derechos. El Islam es uno, pero las interpretaciones son múltiples. Para nosotras, feminismo en Afganistán significa tener los mismos derechos que un hombre y tener, sobre todo, el derecho a vivir. Por ello, por supuesto que estas aspiraciones pueden caminar de mano del Islam. En todo caso, es un tema muy controvertido. A lo largo de la historia resulta evidente que las religiones, incluyendo el Islam, han sido las mejores armas en manos de los gobernantes y dictadores para controlar a la población y particularmente a la mujer. Afganistán es un claro ejemplo de la utilización de la religión con fines políticos y personales. Todos los fundamentalistas, tanto los Talibán como los Yehadís han utilizado el Islam de acuerdo a sus propias interpretaciones para justificar sus crímenes y sus atrocidades. La violencia familiar es también uno de los problemas más dolorosos para las mujeres en Afganistán y en la mayoría de los países musulmanes. Este problema se alimenta de las enseñanzas islámicas dadas a los hombres (y mujeres) desde su infancia.

¿Por qué se ven tantas mujeres afganas vistiendo el burka aquí en Pakistán?

El burka es parte de nuestra cultura. Siempre ha habido mujeres que lo han usado. Aún es común dentro de familias conservadoras. Lo que es totalmente nuevo dentro de nuestra cultura es que las mujeres se vean obligadas a usarlo. Algunas mujeres, como Meena, lo utilizaban para no ser identificadas. Y nosotras mismas lo vestimos, en ocasiones, cuando volvemos a Afganistán.

¿Qué se siente dentro de una prenda así?

Imagínate. Apenas se ve nada por las mínimas rejillas a la altura de los ojos, apenas puedes respirar. Bajo el calor del mediodía cualquier esfuerzo se multiplica y el hecho de pensar que si te levantas el burka pueden llegar a matarte aumenta la sensación de ahogo.

¿Cuál es la posición del Gobierno talibán hacia RAWA?

La estrategia tanto del gobierno Talibán como de la prensa más reaccionaria de Pakistán es tratar de desacreditarnos. Nos han tachado de mujeres infieles, de prostitutas y de anti-islámicas.

¿La vida de las activistas de RAWA está en peligro también en Pakistán?

Desde luego, la amenaza no es como en Afganistán, pero algunas activistas han sido arrestadas, y se nos vigila. También hemos recibido amenazas.

¿Qué relaciones tienen en el exterior?

En este momento tan duro es una necesidad para nosotras buscar colaboración y apoyo de todas las organizaciones y movimientos amantes de la libertad, sean de donde sean. Dado que nuestros objetivos políticos, y nuestra situación es casi la misma que la de los palestinos, los zapatistas o los kurdos, es natural que nos sintamos cercanas a esos movimientos progresistas.

¿Dónde se sitúa RAWA políticamente?

Somos una organización socio-política independiente, feminista y anti-fundamentalista, que lucha por la libertad, la democracia y los derechos de las mujeres. No podemos definirnos dentro de una escala política, porque nos circunscribimos en primer lugar a los objetivos citados. Desde la derecha se nos ha etiquetado como de izquierdas, y desde alguna izquierda se ha dicho que somos de derechas.

¿Cómo valora los últimos acontecimientos?

Es una nueva catástrofe para nuestro país. Atacar Afganistán no aplacará el dolor de los americanos por el ataque terrorista. EEUU debería diferenciar entre la población afgana, que atraviesa una época terrible, y los fundamentalistas. Hemos condenado enérgicamente los atentados del 11 de septiembre, pero hay que recordar que Bin Laden fue colaborador de la CIA y que EEUU financió a los fundamentalistas. EEUU no debería atacar Afganistán y matar a miles de civiles por el crimen cometido por Bin Laden y los Talibán. Por otro lado, la Alianza del Norte es la otra cara de la misma moneda. Son igual de asesinos y de fundamentalistas que los Talibán. Nosotras defendemos una solución política y apoyamos la propuesta de paz lanzada por el rey en el exilio, Asir Shah. *

Joseba SANZ

 
 Andalucía
Manifiesto contra la guerra y por la justicia en el mundo
 

1.     Condenamos sin paliativos los atentados del 11 de septiembre en los Estados Unidos. Ninguna causa justifica una matanza indiscriminada de seres humanos. Nos  solidarizamos con  las víctimas. 

2.     Llamamos la atención sobre las penosas consecuencias de esos hechos: la inmediata agravación de la tensión en el Oriente Medio, con el recrudecimiento de la ofensiva militar israelita contra la población palestina; la extensión en los Estados Unidos de un deseo de venganza capaz de propiciar una respuesta militar norteamericana que podría dar pie a una escalada bélica con las consiguientes pérdidas de vidas humanas; el crecimiento de los sentimientos antiislámicos que contribuyen a aumentar la tensión en el mundo y a fomentar el racismo y al xenofobia; la restricción de las libertades y de los derechos humanos con la excusa de la lucha “eficaz” contra el terrorismo

3.     Afirmamos que los países occidentales desarrollados no alcanzarán una seguridad firme y duradera si dan la espalda a la justicia social y a la solidaridad. La soberbia y la ambición de las que han hecho gala los Estados Unidos y, con ellos, sus aliados occidentales son mal cimiento para la paz. Se requiere más que nunca una solidaridad con los pueblos que luchan por salir de la miseria (solidaridad que debería plasmarse en hechos concretos como la condonación de la deuda externa y la aplicación de la tasa Tobin sobre las transacciones financieras internacionales), el reconocimiento de los derechos del pueblo palestino a disponer de un Estado, la renuncia de los EEUU y de la OTAN a hacer valer su superioridad militar para defender sus intereses.

4.     Lamentamos la actitud del Gobierno español en la presente crisis, especialmente las garantías ofrecidas a los Estados Unidos de secundar unas iniciativas militares de las que ignora su carácter y alcance.  Esta actitud irresponsable, además de favorecer un posible desarrollo bélico intolerable, pone en peligro a Andalucía y a los demás pueblos del Estado español.

5.    Pedimos la Junta de Andalucía que haga un  pronunciamiento explícito contrario a la guerra  y particularmente al uso de las bases militares de Rota y Morón, por parte de EEUU,  para cualquier intervención bélica . 

         Por todo ello, llamamos a movilizarse contra la guerra y por una paz con justicia.

Andalucía, Septiembre de 2001
Plataforma Andaluza contra la Guerra-Otro Mundo es Posible
 
 
 Euskadi,
Manifiesto : No a la guerra

Los trágicos acontecimientos del 11 de septiembre en los Estados Unidos y la posterior declaración de guerra del presidente Bush, presentando el atentado como un atentado contra la civilización occidental, han desencadenado una campaña política y mediática para imponer una solución por la vía militar, en vez de indagar en las causas que han provocado los atentados contra el World Trade Center y el Pentágono.

Las políticas neoliberales de la globalización capitalista, la miseria y las injusticia que han sembrado a lo largo del mundo, sometiendo a los pueblos mediante un dispositivo militar policial y la arrogancia de los EEUU, exhibiendo una total impunidad en relación al derecho y a los tratados internacionales (protocolo de Kyoto, controles de armas ligeras, Convención Internacional de Protección de la Infancia...) son los componentes de una realidad que sitúa a este planeta al borde del abismo.

Por eso, responder a los atentados con la arrolladora maquinaria de guerra puesta en marcha por los EEUU, destinando de golpe y porrazo 40.000 millones de $, cuando dos meses antes apenas había fondos para destinar 1.300 contra las plagas del Sida o la malaria que se cobran 20 millones de vidas humanas al año en África, o utilizar sin rubor y gran dosis de hipocresía el sufrimiento que han ocasionado los atentados para alentar la guerra, además de ser un insulto para las zonas deprimidas del planeta que diariamente sufren la violencia de este sistema injusto, no es una solución.

La alternativa de guerra no hace más que militarizar las relaciones internacionales, prolongar la impunidad contra los pueblos oprimidos del planeta (Palestina, Sahara, Irak...), criminalizar al mundo islámico, servir de excusa para restringir los derechos civiles (seguridad por democracia) y hurtar a las ciudadanas y ciudadanos el debate y la capacidad de decisión.

La situación creada tras el 11 de septiembre y la convicción de que los problemas del mundo exigen cambios radicales en el orden social, económico, político y cultural que tomando como base la libre determinación de los pueblos excluyan la fuerza como fuente de legitimación, nos llevan a pronunciarnos en contra de la guerra y a favor de la negociación como método de resolución de conflictos y la construcción de un mundo más justo y solidario en paz.

Por eso, desde Euskal Herria, decimos No a la guerra, que los EEUU y sus aliados detengan su maquinara militar, que sólo puede generar más sufrimiento a la sociedad civil y un aumento del militarismo a escala mundial, que tendrá como consecuencia un recorte y vulneración de los derechos humanos tanto individuales como colectivos, un aumento de la xenofobia y una mayor criminalización de los diferentes movimientos sociales y populares aumentando el control policial y la represión sobre la disidencia política, aquí y en todas las partes del mundo. 

PLATAFORMA CONTRA LA GUERRA de EUSKAL HERRIA: Askapena, Ezker Batua-Izquierda Unida, Komite Internazionalistak, Zutik, Hautsi, LAB, Resumen Latinoamericano, RCADE, Comunidades Cristianas de Base (Begoña, Hemen eta Munduan, EPK-PCE, Eusko Alkartasuna-Gazte Abertzaleak, Batasuna, Gestoras Pro Amnistía, IPES, Plataforma Vasca de Solidaridad con Chiapas, EKI, ESK, Paz y Solidaridad, KEM-MOC, Kakitzat 

 Cuarta Internacional
¡No a la agresión imperialista!
 
El horrible crimen masivo provocado por los atentados suicidas del 11 de septiembre no puede, de manera alguna, justificar el bombardeo abominable a uno de los países más pobres y más desangrado del mundo por parte del país más rico y de sus cómplices.
 
Desde hace diez años, Estados Unidos, continúa llevando a cabo una desenfrenada política donde se arroga el papel de justiciero del planeta, siendo juez y parte a la vez. 

Basándose en unas supuestas “pruebas de culpabilidad” -cuyo conocimiento ha sido reservado incluso para algunos de sus aliados más cercanos- Estados Unidos, con el apoyo de estos últimos, ha iniciado el 7 de octubre una ofensiva de gran envergadura contra Afganistán, lo que agravará, sin dudas, la sangría que soporta este país desde la invasión soviética de 1979. 

Una vez más, Estados Unidos -que contribuyó en su momento al establecimiento del control de Kabul por el Talibán- hace una alianza contra unos integristas con otros integristas: los de la Alianza del Norte. Demostrando así, el poco valor que le atribuyen a los principios democráticos y a los intereses de las mujeres, a los que, en su hipocresía, no adhieren sino cuando están en juego sus propios intereses estratégicos. ¡Vaya coalición democrática ésta que une a Bush y a sus aliados de la OTAN, con el reino saudita y con los rusos que masacran al pueblo chechenio!. 

Contrariamente a lo ocurrido durante la guerra del Golfo en 1991, la ofensiva actual apunta a derrocar el régimen Talibán, más allá de la destrucción de la red en que se apoya Bin Laden. En Irak, Estados Unidos había optado por el mantenimiento del régimen de Sadam Husseim ante el temor de “desestabilizar” la región. En Afganistán el objetivo principal es la instalación en Kabul de un régimen dócil, en un país cuyo interés consiste en ser un sitio de pasaje de petróleo y en permitir el acceso al Asia central. 

Contra esta nueva agresión imperialista ¡la tercera guerra imperialista de gran magnitud en diez años! resulta más urgente que nunca movilizarse masivamente, para poder poner término a la actitud cada vez más agresiva de los Estados más poderosos.  

También, debemos oponernos a las agresiones a los derechos democráticos y a las conquistas sociales que conllevan estos ataques. Este comportamiento del imperialismo no hará sino aumentar la tendencia al terrorismo ciego del que es víctima la población civil de los países agresores. 

Para combatir el “terrorismo” será necesario suprimir la principal fuente: la injusticia reinante en el mundo, de la cual, Estados Unidos es el principal responsable.

Buró del Secretariado Unificado de la IV Internacional
8 de octubre, 2001
 
 Andalucía
Lucha por el laicismo
Motril: Padres piden que retiren de las aulas de un colegio público los símbolos religiosos
La Asociación por la Educación Laica cree que vulneran la libertad de conciencia. El centro sigue los dictámenes de la delegación de educación de la Junta de Andalucía y rechaza la propuesta

Mercedes Navarrete, IDEAL. Motril

La asociación de padres Pi y Margall por la Educación pública laica, cree que la presencia de símbolos religiosos en las aulas donde estudian sus hijos, en el motrileño colegio de primaria Virgen de la Cabeza, vulnera su libertad religiosa y de conciencia.

Los crucifijos e imágenes de vírgenes que persisten en aulas, pasillos, bibliotecas y espacios de uso común constituyen, a juicio de estos padres, una imposición y falta de respeto hacia los miembros de la comunidad educativa que no profesan creencias católicas por lo que, amparados por un informe del Defensor del Pueblo Andaluz, han pedido tanto a la dirección del centro como a la consejería de Educación de la Junta de Andalucía que se eliminen los signos religiosos.

La dirección del colegio Virgen de la Cabeza, ante la inexistencia de una normativa en este sentido, puso en conocimiento de la Delegación Provincial de Educación los requerimientos de estos padres para actuar según los dictámenes de la Administración.

Ésta responde que la presencia de signos religiosos en el colegio no supone un posicionamiento de la Administración ni viola su aconfesionalidad y que debe ser el consejo escolar del propio centro el que apruebe la eliminación de los símbolos religiosos, por lo que hasta la fecha permanecen en el mismo sitio que el día de la inauguración del centro, en 1991. Los padres de la asociación Pi y Margall han pedido que el próximo consejo escolar, que se celebrará a finales de mes aborde el asunto. «Queremos una educación pública en el respeto a la diversidad, el aula es un espacio público, creemos que los símbolos religiosos deben estar en espacios privados», afirma el presidente de la asociación Pi y Margall, Ángel Ramírez.

En este colegio motrileño estudian 438 niños de entre seis y doce años, de ellos 45 cursan la asignatura alternativa a la religión católica.«Es increíble que en el siglo XXI los padres de alumnos aconfesionales padezcamos una presión continua por la presencia de símbolos católicos y tengamos que sufrir las consecuencias de actitudes fundamentalistas», opina Fernando Alcalde.

Opinión
Laicismo
 
Hace algunas semanas vivimos una cruenta polémica publica a cuenta de los despidos de varios profesores de religión católica por parte de diversos obispados. Buena parte de la opinión pública se indigno al conocer que las causas aducidas por la jerarquía para deshacerse de esos profesores eran bien haberse casado civilmente con un divorciado o tomar copas en los bares del pueblo. Luego, se sucedieron nuevas denuncias que mostraron todo un submundo de favoritismos y paternalismos varios. Algunos sindicatos clamaron por lo que entendían una clara violación de los derechos democráticos y laborales. A raíz de estos hechos se publicaron algunas noticias y comentarios que recordaban el carácter leonino de los acuerdos vigentes Estado español-Vaticano que institucionalizan los privilegios de la Iglesia Católica en un estado presuntamente laico como el español. Un Informe del periodista Juan G. Bedoya en EL PAÍS (ver más abajo) llamó la atención sobre el hecho de que el Estado español, a través de sus administraciones central, autonómica y municipal, aporta cada año en torno a 586.000 millones de pesetas (3.521.930.931 €) a la Iglesia católica en sus diferentes y numerosísimas manifestaciones (y sin hacer referencia a su presencia directa o indirecta en cadenas de radio y otros medios de información). Para propina, las informaciones sobre la  implicación de diferentes instancias eclesiásticas en el escándalo financiero especulativo de Gescartera, acabó de llevar a los obispos a declarar públicamente que se sentían objeto de una "campaña de persecución anticatólica".
 
Volviendo al principio, algunos obispos argumentaron en su defensa en cuanto a los despidos, que tenían todo el derecho de exigir coherencia a quienes enseñaban su doctrina en los centros públicos entre los contenidos que impartían y su comportamiento. Hemos de darles la razón. No es coherente reclamar derechos progresistas cuando se gana uno/a el sueldo meciéndoles el reaccionario catecismo católico en la cabeza a niños y jóvenes. Es tan inconsecuente como la actitud de esos padres y madres sin fe católica que envían a catequesis a sus hijos/as durante meses, sólo para darse el gusto de poderlos vestir un día de novia o marinero e invitar a un banquete a amigos y familiares, a cuenta de la primera comunión del niño/a.
 
Lo realmente escandaloso no es el control de la jerarquía católica oficial sobre la enseñanza religiosa sino que esta se de en los centros de enseñanza. La libertad religiosa implica, por supuesto, que se pueda enseñar catolicismo, islamismo, judaismo... pero su sitio natural no es la escuela pública sino la parroquia, la mezquita o la sinagoga. El problema esencial no está en cuantas horas de religión; si cuenta o no su nota para el currículo escolar; la marginación sobre los niños/as que no dan religión o los privilegios del catolicismo sobre otras confesiones sino en la vulneración del laicismo que supone la presencia de presuntos profesores dando doctrina religiosa -de cualquier tipo- en los centros publicos. Lo indignante es contemplar como mientras la enseñanza publica sigue abandonada, miles de millones van a las arcas religiosas para permitir centros ideológicos privados, sostenidos con fondos publicos. El que quiera educación religiosa, que la pague.
 
Durante demasiado tiempo se ha estado mirando hacia otro lado por demasiada gente en relación a este asunto. La protesta en Motril es una buena noticia. Porque en estos tiempos en donde hay que estar ojo avizor ante los fundamentalismos, el primero a combatir aquí es, por supuesto, el católico.
 
Más Información en El poder de la Iglesia Católica, de Juan G. Bedoya: Archivo de Documentos-carpeta Documentos.
 
 Andalucía
Movilizaciones en Educación Infantil
 
Manifestación en Sevilla el 10 de Octubre
 
Desde principios de curso se vienen desarrollando jornadas de huelga en la Educación Infantil Publica en demanda de un programa de mejoras en la calidad de este sector educativo. CCOO se ha descolgado de las movilizaciones firmando en solitario un acuerdo con la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía. Esta decisión ha sido durisimamente criticada por el resto de organizaciones sindicales que la valoran como una capitulación interesada de CCOO ante la Junta. UGT, CSIF, ANPE, USTEA y CGT han convocado una nueva jornada de Huelga el pasado día 10 y una Manifestación nacional en Sevilla. Según USTEA, el documento Junta-CCOO :"es evidente que no habla de monitores de Ed.Infantil, tal como se reivindica, que no habla de reducción de ratios en todos los niveles de la etapa, que no habla nada de la impartición de especialidades LOGSE en Infantil, que deja manos libres a la Consejería para interpretar como quiera otros aspectos, como el de equipamiento y dotaciones y el de adaptación de los centros. El documento no garantiza la dotación de profesorado de apoyo en todos los centros: utiliza al profesorado ya existente, sea o no especialista, y da un plazo de casi cuatro años para llevarla a cabo. Además, ya no contiene el punto donde la Consejería se comprometía a no realizar conciertos educativos en esta etapa. Se aprovechó la ausencia del resto de sindicatos para hacer desaparecer también este punto; por qué se hizo desaparecer este punto se puede dilucidar fácilmente: ni a la Consejería ni a CCOO les interesa que no se hagan conciertos en educación infantil."
 
Más información en:
Unión Sindical de Trabajadores/as de Andalucía (USTEA), Sectores-Enseñanza Infantil/Primaria.
 
 Andalucía
25 Aniversario del SOC
 
 
El 1º de Agosto de 1976 se celebró en Antequera la primera Asamblea de Jornaleros de Andalucía, fruto de las comisiones de jornaleros que venían existiendo en distintas comarcas de manera clandestina durante la Dictadura franquista. Allí se acordó abrir el proceso de constitución del Sindicato de Obreros del Campo, con el objetivo de defender los derechos y la dignidad de todos los hombres y mujeres del medio rural.
 
Con el lema Pan, Trabajo, Tierra y Libertad iniciamos, hace ahora 25 años, un sindicato que tenía ante sí grandes retos. La Reforma Agraria, la repoblación forestal, el desarrollo de las comarcas, los cultivos sociales, el desempleo, la emigración, los convenios colectivos, etc eran grandes problemas pendientes arrastrados desde siglos.
 
Todas estas reivindicaciones nos movilizaron hacia una lucha desinteresada y generosa, a pesar de la represión constante a que nos hemos visto sometidos por los distintos gobiernos.
 
Han sido 25 años de esfuerzo, de entrega y también de muchas incomprensiones, pero todo este sacrificio ha supuesto al mismo tiempo, avances significativos en el Medio rural Andaluz.
 
Los aumentos de fondos para el Empleo Comunitario, la creación del PER, el subsidio de desempleo, los cursos de formación, los repartos de tierras públicas a familias y cooperativas agrícolas, las ayudas a temporeros, etc han sido mejoras en las que el SOC ha jugado un papel decisivo.
 
Aunque el balance es positivo, todavía nos queda mucho camino por recorrer. Por ello pretendemos que el 25 Aniversario no sólo nos sirva como recuerdo, sino como una apuesta para el futuro.
 
Las multinacionales de los poderosos (dirigidas desde los Estados Unidos y la Unión Europea) no tienen en cuenta a los sectores que viven en el medio rural. Sólo buscan beneficios sin importarles a qué precio (vacas locas, fiebre aftosa, productos transgenicos, contaminación de las aguas subterráneas y del medio ambiente, desaparición de especies autóctonas, sobreexplotación de inmigrantes, etc). Representamos para el sistema capitalista y la globalización una masa de gente sumisa que debe consumir todo cuanto sale al mercado.
 
Para celebrar el 25 Aniversario de la fundación del SOC, para potenciar esta lucha que es de todos, te esperamos el sábado 13 de Octubre de 2001 en Marinaleda (Sierra Sur de Sevilla) a las 5 de la tarde bajo el lema ANDALUCÍA, COMPROMISO Y CULTURA.
 
Sindicato de Obreros del Campo de Andalucía.-
 
 
 
    Gibraltar
Gran Bretaña se compromete a 'normalizar' las relaciones de Gibraltar con España en 15 meses
Londres ve la situación 'no sostenible' y busca un nuevo 'status' internacional para el Peñón
 
Gibraltar en el siglo XVIII,
antes de la usurpación británica del Istmo
 
P. E. / P. M. | Madrid (18/9/2001) EL PAIS

El Gobierno británico pretende "alcanzar un acuerdo para normalizar las relaciones de Gibraltar con la UE, con España y con el mundo" antes de que acabe el año 2002, porque "el status quo actual no es sostenible". Así lo aseguró ayer el Ministerio de Asuntos Exteriores británico a través de su ministro para Europa, Peter Hain, que se comprometió a impulsar las conversaciones con España en el contexto del llamado Proceso de Bruselas y pidió la colaboración de los gibraltareños para superar un contencioso de 300 años y encontrar un estatuto internacional para el Peñón en 15 meses.

Las declaraciones de Hain son parte de una entrevista publicada por el diario gibraltareño Gibraltar Chronicle como colofón de una visita a la Roca del ministro para Europa, que ha tratado de convencer al ministro principal (alcalde), Peter Caruana, de que participe en las conversaciones relanzadas el pasado mes de julio por el responsable español de Exteriores, Josep Piqué, y su homólogo británico, Jack Straw.

El esfuerzo público de convicción de Hain no tiene precedentes en la historia del conflicto. "Lo que tenemos ahora es completamente anormal en prácticamente todos los sentidos. No es saludable y no puede durar. El status quo no es sostenible" ni para las relaciones hispano-británicas ni para el funcionamiento de la UE, donde el contencioso de Gibraltar bloquea muchos procedimientos, dice el ministro.

"Si una minoría de gibraltareños insiste en agarrarse al pasado, eso no favorecerá los intereses de Gibraltar", añade Hain, tras afirmar que en Madrid hay nuevas ideas y que "no hay alternativa al diálogo".  

El pasado julio, Caruana aceptó la posibilidad de incorporarse a las conversaciones relanzadas, si se le garantizaba una representación "digna", aunque mostró nula disposición a que Londres y Madrid hablen de la soberanía sobre el Peñón en ese foro. Sin embargo, la esencia del Proceso de Bruselas, que permitió la apertura de la verja en 1984, es precisamente avanzar al mismo tiempo en la negociación de la soberanía y en la normalización de relaciones entre el territorio de la colonia y su entorno español. Las conversaciones estaban suspendidas desde 1998 y los gibraltareños las daban por muertas. 

Hain es vago en cuanto al contenido que van a tener ahora, y mucho más sobre su desenlace. De acuerdo con el principio sentado en la llamada Constitución gibraltareña de 1969 de que la soberanía sobre Gibraltar no podrá ser transferida sin el consentimiento de los gibraltareños, afirma que cualquier acuerdo entre Londres y Madrid tendrá que ser aceptado por aquellos y reitera que Caruana, si se sienta en la mesa, "podrá decir no a cualquier resultado". Pero dado que el Reino Unido respeta el Tratado de Utrecht, que concede a España el derecho preferente sobre Gibraltar cuando Londres renuncie a la soberanía, Hain deja pocas esperanzas a los gibraltareños de que lleguen a ejercer en la práctica el derecho de autodeterminación que reclaman. De cara al futuro más inmediato, el ministro británico sugiere incluso a los habitantes del Peñón que se habitúen a la idea de que su estatuto de puerto franco y paraíso fiscal tendrá que sufrir modificaciones requeridas por la normativa comunitaria. Y no les da garantías de que Gibraltar no vaya a quedar excluida del cielo común europeo, como exige España para levantar su veto a la directiva que la UE espera aprobar el mes que viene en Gante (Bélgica) para mejorar la gestión de su tráfico aéreo. "Se trata de llevar a Gibraltar hacia un futuro en el que pueda vivir tanto consigo misma como con los demás de una manera normal", afirma Hain. La tarea no va a ser fácil. En 1989, el entonces ministro de Exteriores, Abel Matutes, dejó sobre la mesa una propuesta de levantar todas las restricciones al tránsito de Gibraltar y de respetar su status fiscal y comercial durante un periodo de 50 años de soberanía compartida que, finalmente, pasaría a España. Los gibraltareños la consideraron poco menos que ultrajante y la propuesta ha quedado aparcada en este nuevo comienzo.

Las declaraciones de Hain cogieron ayer por sorpresa al Ministerio de Exteriores español, que mañana enviará a Londres a su director general para Europa, Ricardo Díez-Hochleitner, y a su número dos, Javier Pérez Grifo, para una conversaciones técnicas que deberían conducir a la fijación de la fecha de un encuentro a nivel ministerial previsto para antes de finales de octubre. Josep Piqué se felicitó ayer desde Zaragoza porque, dijo, "estamos ante una situación en la que los dos Gobiernos, pero particularmente el del Reino Unido, saben que no se puede continuar con algo tan anacrónico como la persistencia de una colonia de un país europeo en otro país europeo, teniendo en cuenta además que los dos son socios de la Unión Europea y aliados en la OTAN".
 
 
Sugerencias
 
1ª. El Sindicato de Obreros del Campo (SOC), con 25 años ya a a las espaldas, ya está en la Red gracias a una iniciativa de su Unión Local de Espera. Su nueva pagina ofrece contactos nacionales con el Sindicato; una selección de artículos de su revista Tierra y Libertad; un Directorio Rebelde con enlaces nacionales e internacionales; Agenda Rebelde, con convocatorias de movilizaciones o actos; Documentos de Interes, con los textos de diversos Convenios Colectivos o textos útiles para la acción sindical; El Sindicalismo, un resumen de los Principios del SOC y Libro de Visitas, en donde dejar anuncios, saludos... Felicitamos fraternalmente a los compañeros/as del SOC y les deseamos el mayor de los exitos.
 
2ª. Rojos y Andaluces es una pagina no-oficial de IU en Andalucía, hecha desde Jaén. Sigue la actualidad política, reproduce noticias y convocatorias y cuenta con enlaces a las diversas paginas oficiales de IU en Andalucía así como a otras entidades.
 
3ª. Se puede seguir la lucha democrática en Marruecos acudiendo a la pagina de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (en francés y árabe). Su sitio nos ofrece una presentación de la AMDH, Informes sobre la situación en Marruecos, Comunicados, un enlace a su Centro de Información y Documentación y formas de contactar con la AMDH. Un sitio muy interesante para todos/as los que, desde la izquierda, quieran estar al día de lo que ocurre en nuestro país hermano del Sur.
 
4ª.  Accesible en ingles y holandés y realizado en Flandes, E-LandNet es un sitio, organizado por continentes, en donde podemos encontrar enlaces a 3.041 paginas de naciones sin estado, pueblos indígenas de todo el mundo y paginas dedicadas a la cuestión nacional en general. También distribuye un boletín de noticias.
 
 
Solidaridad con Palestina
Enlace en la imagen
 
Musica: Karll Orff, Carmina Burana
 
 
 
Ayúdanos a sostener Andalucía Libre
Andalucía Libre es una iniciativa militante. Aún así, tiene gastos y pagos ineludibles: teléfono, etc.
Si quieres ayudarnos a continuar y a mejorar, realiza un ingreso o transferencia en la siguiente cuenta del
BBVA: 0182 3344 24 0202889151
--------
 
Publicidad del Servidor E-Listas:













[Adjunto no mostrado: Euskadi.bmp (image/bmp) ]
[Adjunto no mostrado: Cuarta Internacional.bmp (image/bmp) ]












[Adjunto no mostrado: Carl Offe, Carmina Burana - Excalibur.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters